Your SlideShare is downloading. ×
Definición de Resiliencia
Desde la Fundación Rockefeller, el foco - de la mayor parte de las cosas que promovemos – se cen...
Estas situaciones traumáticas son muchas y variadas – desde las causadas por el cambio climático (olas
de calor, sequías, ...
Resiliencia va más allá de la Gestión del Riesgo
La gestión del riesgo es un componente de la construcción de resiliencia,...
Estamos de acuerdo con el hecho de que no sólo las ciudades deben hacerse más resilientes. De hecho,
la Fundación Rockefel...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

100 resilient cities centennial challenge definición de resiliencia

661

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
661
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "100 resilient cities centennial challenge definición de resiliencia"

  1. 1. Definición de Resiliencia Desde la Fundación Rockefeller, el foco - de la mayor parte de las cosas que promovemos – se centra en la resiliencia. Y como tal, tenemos una perspectiva particular en lo que esta palabra significa. Al tiempo que desarrollamos el Desafío del Centenario “100 Ciudades Resiliencias”, creemos que es un buen momento para compartir nuestra perspectiva en relación a la presente temática. De esta forma, quienes apliquen al Desafío, podrán contar con un mejor entendimiento sobre lo que estamos buscando a través de esta Iniciativa. Más allá del Desafío en sí mismo, otros actores de áreas tales como desarrollo, gobierno, y negocios - que también tienen en cuenta la resiliencia para sus propias instituciones y comunidades- podrán beneficiarse del aprendizaje que hemos logrado construir en la última década. Experiencia que se traduce en la manera que, desde la Fundación Rockefeller, definimos, hablamos sobre y construimos activamente resiliencia. Todo ello, orienta nuestra concepción sobre la forma en qué operamos, con quiénes creamos alianzas, y el modo en que asignamos nuestros recursos en el mundo de hoy. En primer lugar, sobre el contexto. La misión de la Fundación Rockefeller, desde el año 1913, ha sido promover el bienestar de la humanidad en todo el mundo. Fue la gran visión de nuestro fundador, John D. Rockefeller, quien planteó una misión lo suficientemente amplia, a fin de que los líderes de las futuras generaciones de la fundación, pudieran definir por sí mismos las amenazas que se presentaban en contra del bienestar común – y cuáles podrían ser las mejores estrategias para hacerles frente. ¿Cuáles son las principales amenazas en el mundo del siglo 21? Nosotros observamos dos. La primera, la distribución desigual de riquezas y recursos a nivel global, que impide la oportunidad de ser compartida con las poblaciones más pobres y vulnerables. En segundo lugar, los shocks y tragedias que irrumpen en nuestros sistemas y estilos de vida de manera impredecible, pero que sabemos con certeza que continuarán aconteciendo con mayor intensidad y frecuencia. Es con esta visión, que nos hemos centrado en dos objetivos principales: lograr un crecimiento más equitativo, a través de la generación de oportunidades en todo el mundo; y la construcción de resiliencia, ayudando a las personas, comunidades e instituciones, a estar mejor preparadas para resistir, superar y salir más fortalecidas de las grandes crisis y situaciones estresantes que se presentan en un mundo cada vez más cambiante, complejo y dinámico. Resiliencia. Un marco conceptual. Fue en el año 2006, cuando la Fundación Rockefeller menciona por primera vez un marco referencial sobre resiliencia. En el mismo, señalamos que nuestra estrategia de inversión social promueve la adopción de capacidades, políticas, e instituciones, que pueden ayudar a individuos y comunidades a resistir el impacto de situaciones traumáticas adaptándose a un cambio estructural.
  2. 2. Estas situaciones traumáticas son muchas y variadas – desde las causadas por el cambio climático (olas de calor, sequías, inundaciones), desastres naturales (terremotos, tsunamis), catástrofes causadas por el hombre (ataques terroristas, crisis económicas), hasta epidemias o pandemias. Sin embargo, mientras que estos shocks son diferentes en alcance, existen estrategias compartidas que ayudan a las comunidades a hacer frente a sus efectos - todo ello recae en un marco referencial de resiliencia. Un Concepto Universal. Resiliencia, como concepto, tiene sus raíces en diferentes disciplinas como lo son la psicología, ecología, e ingeniería. Este concepto ha sido utilizado también en otros campos como la política, ciencia, sociología, planificación de desastres, y desarrollo internacional. Tanto en las disciplinas académicas, como en el lenguaje común, existe un significado universal en torno a la resiliencia que plantea la habilidad y capacidad de adaptación. La Fundación Rockefeller define resiliencia como la habilidad de un sistema, institución, comunidad, o persona para resistir los choques y tensiones, al tiempo que mantiene sus funciones esenciales, y se recupera de manera rápida y efectiva. En síntesis, resiliencia es lo que permite a las personas sobrevivir, adaptarse, y superarse frente a crisis agudas y situaciones de estrés crónicas. Resiliencia es una capacidad que puede adquirirse, como un músculo que debe ser ejercitado. Las personas, comunidades, e instituciones pueden aprehender la habilidad de resiliencia, así como también, aumentar su flexibilidad, fortalezas, e ingenio a través de distintos campos, incluyendo el económico, ecológico, social e institucional, y generar un cambio sistémico. Características de Resiliencia. Lo que hemos aprendido de nuestras Iniciativas desarrolladas en los últimos años, es que tanto en los buenos momentos, como en las situaciones traumáticas y tragedias, los sistemas resilientes comparten y demuestran ciertamente características centrales: 1. Capacidad de reserva, la cual asegura un respaldo o alternativa disponible, cuando falla un componente de vital importancia. 2. Flexibilidad – capacidad de cambiar, evolucionar, y adaptarse a estrategias alternativas en caso de desastres. 3. Fracaso limitado, que impide que las fallas se expandan entre los sistemas. 4. Rápida recuperación - capacidad de restablecer sus funciones, reorganizarse, y evitar trastornos a largo plazo. 5. Aprendizaje constante – la habilidad de internalizar aprendizajes de experiencias pasadas, cuya retroalimentación permite prevenir situaciones, y diseñar nuevas soluciones a medida que las condiciones cambian. Qué no es Resiliencia. Para entender el significado de resiliencia, es útil analizar lo que la resiliencia no es – o mejor aún, en qué se diferencia de otros marcos conceptuales. 2
  3. 3. Resiliencia va más allá de la Gestión del Riesgo La gestión del riesgo es un componente de la construcción de resiliencia, un proceso analítico de aplicación que puede ser integrado y aprovechado para ayudar al logro de resiliencia. Sin embargo, resiliencia va más allá de la gestión del riesgo – es más amplio que hacer frente a situaciones de supervivencia de corto plazo. Por el contrario, la resiliencia está dirigida a mantener y mejorar la capacidad de adaptarse a la incertidumbre y el factor sorpresa. Pensar en torno a resiliencia cuestiona las nociones comunes sobre estabilidad y resistencia al cambio, implícitas en la gestión de riesgo y peligro. Con el paso del tiempo, cada vez más empresas y gobiernos están aceptando esta diferencia. La Resiliencia aumenta la Sustentabilidad Tanto la resiliencia como la sustentabilidad requieren un entendimiento del mundo como un sistema complejo que exige un cambio fundamental en la forma que las personas piensan respecto a su dependencia. Gestionar resiliencia – construir las capacidades adaptativas para resistir y recuperarse rápidamente de tragedias y situaciones estresantes – aumenta las probabilidades de un desarrollo sustentable en entornos cambiantes donde el futuro es impredecible. Resiliencia responde a Desastres La mayoría de las veces, la resiliencia se presenta en nuestro discurso cotidiano luego de una catástrofe – la resiliencia de los ciudadanos de Boston después del atentado en el maratón, la resiliencia en Budapest luego de las inundaciones. Debido a esta tendencia, la construcción de resiliencia es considerada una actividad que aparece posteriormente a un desastre – por ejemplo, para una mejor reconstrucción después del terremoto en Haití. Al tiempo que la resiliencia permite a las comunidades o a la capacidad de una empresa a recuperarse, no debemos tentarnos en creer que la resiliencia acontece sólo después que un desastre. Sinceramente, ya sería demasiado tarde. Por el contrario, debemos concebir a la resiliencia como lo que se busca lograr en aquellos tramos entre desastre y catástrofe, a fin de asegurar una respuesta para cuando la tragedia suceda. De esta manera, no sólo estaremos resolviendo el último problema. Mientras que los desastres no disminuirán con el tiempo, el tiempo que nos tome recuperarnos después de esos choques, sí podría ser menor. Ciudades Resilientes. Teniendo en consideración la explicación presentada anteriormente, una ciudad resiliente no es aquella que nunca ha experimentado situaciones de estrés o tragedias. En el mundo complejo y dinámico del sigo 21, las tempestades que ocurrían “una sóla vez en la vida”, ahora parecen suceder cada dos años. Es por ello que debemos estar cada vez más capacitados para enfrentar dichas turbulencias, así como también, más preparados para recuperarnos aún de manera más rápida. Una de las formas de medir la resiliencia de una ciudad es aplicando el listado mencionado más arriba. ¿Su ciudad cuenta con redes eléctricas inteligentes que impide que la falla en una de sus partes, interrumpa el servicio de electricidad en toda la ciudad?¿Cuenta su ciudad con la capacidad de recolectar datos, analizar la información e implementar los cambios que sean necesarios a partir de una gran base de información? ¿Su ciudad posee relaciones sociales fuertes, las cuales facilitan que la ayuda llegue rápidamente a los más pobres y vulnerables en momentos de crisis? Ésta es sólo una de las formas de medir resiliencia urbana. Sin embargo, en general, una ciudad resiliente se caracteriza por su capacidad de estar preparada para resistir, superarse, y resurgir fortalecido luego de sufrir una tragedia o situación traumática. ¿Por qué Resiliencia Urbana? 3
  4. 4. Estamos de acuerdo con el hecho de que no sólo las ciudades deben hacerse más resilientes. De hecho, la Fundación Rockefeller ha estado trabajando con comunidades rurales de África para ayudar, especialmente a pequeños agricultores y campesinos, a desarrollar su resiliencia frente al cambio climático. Pero son dos las razones que nos llevan a centrarnos, en este momento, en la construcción de resiliencia urbana. En primer lugar, porque nuestro futuro es cada vez más urbano. Se espera para el año 2050, que más del 75 porciento de la población mundial viva en áreas urbanas. Es por ello que nuestros esfuerzos en promover el bienestar de la humanidad tengan en consideración esta concentración de la población. Especialmente, porque al tiempo que la población urbana crece, se estirará también la capacidad de los recursos urbanos, como ser infraestructura y cadenas alimentarias. Observamos que urbanización se asocia a globalización, y por consecuencia, lo que sucede en las ciudades impacta en todas partes. Es el caso de lo sucedido después de las inundaciones en Bangkok en el año 2011, por la que las cadenas de producción sufrieron un derrumbe, interrumpiendo los procesos de producción en las zonas rurales del oeste de los Estados Unidos, al ser interrumpidas Una Responsabilidad compartida. La construcción de resiliencia no es una tarea de un sólo actor o de un sólo sector, sin importar que tan innovador o apasionado por una causa sean. Por el contrario, la construcción de resiliencia requiere el establecimiento de alianzas de diferentes sectores: los gobiernos, quienes deben diseñar políticas adecuadas, así como también, planes de inversión e infraestructura; las empresas, las cuales garantizan el funcionamiento de nuestros sistemas económicos; comunidades y organizaciones de la sociedad civil, quienes deben organizarse con el fin de ser más flexibles, receptivas y fuertes; y las instituciones y los individuos, que cuentan con las habilidades básicas necesarias para adaptarse y superarse. Una forma de operar. Por último, resiliencia urbana permitirá que las personas más pobres y vulnerables estén mejor protegidas frente a catástrofes y situaciones traumáticas, para las que con frecuencia están menos preparadas y con menos capacidades para superarse, que aquellos con mayor acceso a redes de seguridad. Por ejemplo, productos de seguros, que alivianan la responsabilidad del riesgo a los dueños de casa, constituyendo una de las formas de estrategia de resiliencia por las cuales e pueden hacer cambios significativos en la vida de las personas. Otro ejemplo podría ser, un sistema público de autobuses rápidos (BRT- bus-rapid transit) que asegure a trabajadores de bajos ingresos ser capaces de asistir en buenas condiciones a sus trabajos, incluso si el sistema de metro en su ciudad no funciona. Este sistema no sólo constituye un respaldo o alternativa – una de las principales características de un sistema de resiliencia- sino que facilita el viaje diario de las personas para ir a trabajar durante todo el año. Por lo tanto, las estrategias de resiliencia, especialmente en zonas urbanas, son consideradas como parte integral para la transformación de la ciudad. Resiliencia no es sólo para momentos de estrés, sino para lograr una mejor, más dinámica, próspera y pujante ciudad tanto en los buenos como en los malos momentos. 4

×