El Desacuerdo #1
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El Desacuerdo #1

on

  • 830 views

Primer número de El Desacuerdo. ...

Primer número de El Desacuerdo.

- Sean Penn y los ecologistas, unidos contra el rally: Organizar el Dakar es una carrera de obstáculos.

- ¿Estás listo Maduro? Asedio mediático, estrategias opositoras, debilidades y torpezas del "sucesor"

- La USAID se va (al fin). Las pruebas, en clave de documentos desclasificados por EEUU, de la injerencia de la agencia estadounidense en Bolivia.

- Ni Caracas, ni la Habana... ¡Seúl! Un análisis del crecimiento de la presencia surcoreana en Bolivia y las lecciones de su experiencia.

- El fútbol prifesional como parábola de la sociedad boliviana

- Ficciones fundacionales. Edmundo Paz Soldán se pronuncia sobre las 15 novelas fundamentales.

- Jesús Urzagasti: Donde estalla la nostalgia por la hermosura de la vida.

- Geografía y poder. La antigua relación entre las bases económicas y la visión ecológica.

En el número debut escriben: Ramón Rocha Monroy, Pablo Stefanoni, Pablo Cingolani, Edmundo Paz Soldán, Sebastián Antezana, Boris Miranda, Nicolas Laguna, Amaru Villanueva, Manuel Canelas, Verónica Rocha, Paola Soliz Mogro y Luis Dufrechou, Mario Murillo, Juan Pablo Richter, Denisse Arancibia, Elsa Pito y Alfredo Grieco y Bavio.

Sin duda el line-up más fresco y sólido que se ha visto en mucho tiempo.

Statistics

Views

Total Views
830
Slideshare-icon Views on SlideShare
830
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El Desacuerdo #1 El Desacuerdo #1 Document Transcript

    • cultura, política y otros desaciertosEditorialEn un país en el que ya está dicho todo, donde se ataca y se defiendecon más pasión que razón, donde están polarizadas las ideas y los de-bates se basan a menudo en una sucesión de lugares comunes, cree-mos necesario hacer un periódico que haga del pensamiento crítico supráctica cotidiana. En ese sentido, hemos dado por buena la idea deacudir a un raciocinio como el de Jacques Rancière; por eso optamospor llamarle El Desacuerdo, en homenaje a uno de sus libros. Por estomismo, tampoco queremos pontificar sobre conceptos como “la objeti-vidad”, “la búsqueda de la verdad”, “la profesión más linda del mundo”,“la libertad de expresión”, palabras que las más de las veces han sidotomadas como coartadas para sostener ideas y actos deplorables.Pero que nuestro lector no vaya a considerar que El Desacuerdo esun medio relativista, producto de un entusiasmo juvenil que no sabedónde está el bien ni dónde está el mal. De ninguna manera. Y por esoaquí va nuestra declaración de principios –ningún periódico que seprecie puede carecer de ellos:Nos gusta: Iberia, Zavaleta, el cacho y el play station, Leonard Co-hen y los Ronish, las montañas rojas, los chips de maíz, todo lo truchoy pirata, el niño que hace de Michael Jackson en San Francisco… el olorde la cera lorito, Kant, la Nueva Constitución, las gradas del Hernan-do Siles, Fellini y Eduardo Mitre, comprar puchos por unidad, el vinode Camargo, el Salar, los Beatles, el Bolívar... Tamayo, Cesáreo Capriles(y su decisión de desaparecer en el Chapare) y la Tesis de Pulacayo, latarde en que velaron a Banzer, Joaquín Sabina, los colibrís gigantes delos Andes, las empanadas de queso que venden en Reyes, Rod Stewart,dormir… Sánchez Ferlosio, el momento antes de que empiece la pelícu-la, la coca y la coca cola, las librerías llenas, los Magnetic Fields, Thalesde Mileto, las tardes de abril en Santa Cruz, leer en el metro (aunqueno tengamos metro), la comida del avión, Marx (Groucho y Karl), lacampanilla de los heladeros, los anticuchos con ají de maní… AndrésIbáñez y sus igualitarios, El Madidi y el Jucumari, comer pastelitos enel puente en Tarija, Edgar Arandia y su nostalgia, el río Guadalquivir yLuzmilaCarpio,elStrongestpeleandoenlaGuerradelChaco,PaulVanDyk, los bulldogs atigrados, Emir Kusturica y sus pelis con gitanos y elPapirri y su primo Ramón Rocha Monroy, los pajpakus y los kenchas…El mar (siempre el mar), Jesús Urzagasti, las guitarreadas, Cinema Pa-radiso,LaUyustusylaEloySalmón,laguerradeguerrillasdelosLanzay las Republiquetas (porque ahí empezó todo este sueño), la bofetadade Busch a Arguedas, uno de los libros de la Silvia Rivera… El tenienteUstáriz y la defensa de Boquerón, The Wall de Pink Floyd, los policialesy los perros de Leonardo Padura, La nación clandestina, una sola frasedel Felipe Quispe (solo una), Hegel y el acullicu… el inevitable illimani yla luna que lo abraza. El Titicaca, por donde navega “ligero de equipajenuestro corazón de viaje”… También la noche, también el fuego, el Sa-jama y el lento taquirari del “Calavera” Melgar…Obviamente, hay muchas otras cosas con las que estamos en des-acuerdo, he ahí nuestra “identidad” -¿qué gracia tiene una publicaciónsi no es capaz de molestar a alguien?- pero eso queda para las páginasde El Desacuerdo, que saldrá quincenalmente desde hoy.Y como si esto no fuera suficiente para que quienes estén interesa-dos identifiquen al tiro nuestra línea editorial, queremos agregar queestamos absolutamente convencidos (y en eso somos excluyentes) deque Bolivia es el país más hermoso del mundo como para comprome-ternos con su historia y jugarnos en ella y con ella nuestro destino…hoy y para siempre!!!Sean Penn y los ecologistas, unidos contra el rallyOrganizar el Dakar esuna carrera de obstáculosMr. Memmott y la injerencia de USAID | Ni Caracas ni La Habana… ¡Seúl! | Geografía y poder en BoliviaAntezana sobre Urzagasti | Edmundo Paz Soldán y las 15 fundamentalesPros y contras de la organización del rally más importante del mundo.Desde la conspiración de Sean Penn hasta el desafío del Estado bolivianode organizar un evento de primera línea a nivel mundial. Ya estamos encarrera.¿Estás listo, Maduro? Asediomediático, estrategias opositoras,debilidades y torpezas del “sucesor”Maduro se ha mostrado como un presidente sin apoyo que vive susúltimos momentos y no como el hombre que acaba de ganar unaselecciones nacionales a 14 años del inicio del proyecto bolivariano.¿Seguimos en campaña? La (falsa) batalla del presidente de Venezuelapor la legitimidad.Año 1 | núm. 01domingo9 JUNIOBs 5.00
    • 2 La Paz, domingo 9 de junio de 2013n Amaru Villanueva Rance¿Qué pasaría si llegan a desaparecer las palo-mas de la plaza? «Sin palomas no existiría laPlaza Murillo. Las palomas nos alimentan»,exclama  el fotógrafo Luis Goldich Valdivia,refiriéndose a las maiceras, heladeros y todosaquellos quienes se ganan la vida en la plaza.Al igual que el gobierno, las palomas hanhechodelaplazasusede,peroadiferenciadelyaconocidodesfiledemandatariosycoalicio-nes, se han sujetado a su base operativa conmayor constancia a lo largo de las últimascuatro décadas.Y no es de sorprenderse: tienen viviendaen las canaletas y tumbados de las casas vie-jas; comida, cortesíade las maiceras y losniños; y agua, quebrota generosamen-te de las fuentes. Unhotel de cinco estre-llas y cuatro esqui-nas.Desde el 2005la población ha ad-vertido su gradualdesaparición, y pocotiempo después seconfirmó una ma-sacre. El 2011 cen-tenares aparecieronmuertasymoribundas.«Ensupiquitohemosencontrado…trigo envenenado parece que leshan dado» lamentaba una señora. Nadie sehacía responsable y abundaban las especula-ciones – muchos acusaban a la Alcaldía.Héctor Mencías, Jefe de la Unidad deZoonosis y Protección Animal de la Alcaldíaprotesta: “Nos echaban la culpa. Todo lo quecompramos está escrito en una lista de insu-mosdentrodelacualnofiguranlosvenenos”.Apunta el dedo a vecinos de la zona quienesveían sus edificaciones afectadas por la in-vasión plumada. Sin embargo, con el fin deprevenir enfermedades la Alcaldía tambiéntiene motivos para erradicar las proliferantesbandadas de palomas.Con seriedad militar, este organismo haadoptado múltiples estrategias para reducirsu población sin tener que matarlas. A travésde campañas de educación pretenden que lagentedejedealimentarlas(ajá).Tambiénhanintentado reencausar la actividad comercialde las maiceras a otros productos (chocola-tes, por ejemplo). Taparon los huecos en lostumbados para que no tengan dónde vivir.Inclusive instalaron dos casitas para aves enla plaza con el fin de que ellas aniden allí, ysepuedaprocederaremoversushuevitosan-tes de que cumplan los 21 días de gestación.“Perolaspalomasnoentran allí, descon-fiadas son” comentauna maicera.En su últimaofensiva las han ali-mentado con Niabi-cina, un anticoncep-tivo para aves. “Enla prensa nos handicho que les hemosdado afrodisiaco yhotel para que sereproduzcan. No esasí”. El Dr Mencíasaclara que el obje-tivo no es erradicarlas, sino controlar su po-blación.A las 6.15 de la tarde quedan pocas palo-mas en la plaza, pero sobre el piso aun abun-da el maíz sin comerse. “¡Ya no hay palomitasmami!” lamenta una niñita con un nudo enla garganta. Satisfechas, centenares retornana los techos para postrar sus siluetas sobrelas majestuosas estructuras circundantes.Del pequeño ojo de alguna creo percibir unflechazo de picardía y complot, como susu-rrando entre chirridos “hemos venido a que-darnos”.Historias urbanasLas Palomas de la Plaza MurilloMasacre, plumas y complotConsejo editorial: Susana Bejarano, Manuel Canelas, Nicolas Laguna, Boris Miranda, MarioMurillo y Amaru Villanueva Rance.Colaboraron en este número: Verónica Rocha, Edmundo Paz Soldán, Ramón Rocha Monroy,Pablo Cingolani, Pablo Stefanoni, Elsa Pito, Juan Sebastián Cárdenas, Paola Soliz, SebastiánAntezana, Alfredo Grieco, Denisse Arancibia, Juan Pablo Richter, Julian LoayzaDiseño: Sergio Vega [refugio del Artillero, estudio-taller]Depósito legal: 4-3-33-13DrHéctorMencías:“Deacuerdoalaliteraturaextranjera,apartirde500palomasporkm2yahayunaepidemia,unaplagadepalomas.Lapoblaciónnoentiendequeestánentrandoenriesgo.Lashecesfecalestieneunsinfíndeenfermedadescomolasalmonela,latoxoplasmosis,criptococosis, clamidiasis; también puede darnos la alveolitis -la cás-pita de la pluma de las palomas puede provocar alergias- o una der-matitis de contacto. Es lo que estamos tratando de prevenir”.cultura, política y otros desaciertos
    • 3La Paz, domingo 9 de junio de 2013La historia de una aldea de no más de 500 habitantes quelucha porque sus vinos sean valor de uso (para tomar)y no valor de cambio (para vender) de las casas de rematede Hong Kong.Alguna vez me preguntaron por qué no hayun plato boliviano y de inmediato respondíque pensarlo siquiera es una aberración, por-quelagastronomía,losvinosylosquesossonpor esencia locales, provincianos, aldeanos.Por eso se inventó la “denominación de ori-gen”, que alude a pequeñas comarcas dondese inventó un guiso, un buen caldo, un quesoúnico. Y bueno, me encuentro con una frasede Charles de Gaulle que viene muy a propos:“¿Cómo se puede gobernar un país con 365variedades de quesos?”Esta es la historia de una comarca muypequeña donde se produce el borgoña másimportante del mundo, elaborado con la uvaPinot Noir, cuya mejor variedad se produceen una pequeña región de Francia. Lo leí enla siempre bien recibida revista colombianaEl Malpensante1, y loque sigue es una páli-da versión de la notaque escribe la eximiaRenée Kantor sobreuna aldea borgoñonade 500 habitantes yde no más de 4 km2de superficie llama-da Vosne-Romanée,ubicada entre lasciudades de Dijon, al norte, y Beaune, al sur,donde se fabrica el mejor borgoña del mun-do sin fines comerciales, para gourmets quelo degusten y no sean intermediarios de lasgrandes casas de remate; es decir, aquellosque aprecian el borgoña como valor de uso,no como mercancía, valor de cambio. Es elDominio de la Romanée-Conti, o DRC, comolo llaman los que saben.–“Las uvas Pinot Noir le dan al vino uncarácter especial –dice Albert de Villaine, 73años, de sangre noble, cabeza de la viña–. Poreso el vino tiene alma, lleva consigo muchomás que el hecho de ser un vino. Y eso, eseplus, es difícil de describir. Se trata de unadimensión cultural a la que uno es o no essensible”.La cepa Pinot Noir se debe a la obstina-cióndelosmonjesbenedictinosycisterciensesdel medioevo, que la plantaron en un terrenoárido y de riego escaso; y luego descubrieronque una franja de terreno producía una uvacomo para hacer vinos de gran calidad. Bau-tizaron el lugar como la Côte d’Or (la CuestadeOro)y,siglosdespués,alrededorde1500,lamonarquía reclamó esas tierras cedidas por elduquedeBorgoñaalosmonjesafinesdelsigloXI. El rey le echó el ojo y los monjes se vieronobligados a ceder su mejor parcela, Cros desCloux en arrendamiento perpetuo. El resto esuna historia situada entre 1584 y 1631 sobreunos viñedos transferidos a la familia Croon-embourg, que cambió ese nombre feo por elde La Romanée. La mala situación económicahizo que los viñedos se vendieran en 1760 aLouis-François de Bourbon, príncipe de Conti,favoritodeLuisXV.Conti hizo famoso el Palais du Temple, enParís, por los excelentes caldos borgoñonesque invitaba a sus amigos, entre ellos a Mo-zart, vinos que el príncipe retiró del mercadopara su consumo exclusivo y el de sus invita-dos. El hijo, Louis-François Joseph continuóduranteuntiempolaelegantetradicióndesupadre, pero se vino la Revolución Francesa yla flamante república subastó su viñedo bajoel nombre de La Romanée-Conti. Con esenombre pasó a los actuales propietarios.Edmond Conti levantó el Dominio, regis-tró el nombre de Domaine de la Romanée-Conti como marca, y en 1933 adquirió elviñedo La Tâche,a pocos metros delas vides que danorigen al vino Ro-manée-Conti. Ellosson los dos mejoresviñedos de Borgo-ña, o del mundo.En esa pequeñaextensión, Aubertde Villaine señalasus propiedades: abajo a la derecha, La Tâche;a la izquierda, La Romanée; detrás de unaslíneas que dibujan una Z en la superficie, losRichebourgs; delante del pueblo, La Roma-née-St.Vivant... Son los climats, o “climas” deBorgoña, es decir, parcelas con un ajayu espe-cial porque en ellas se ha tejido el terreno conel clima y las cepas para dar un vino único,producto de una técnica especial de viticul-tura. Pero a ellos hay que agregar los lieux-dits, o“pagos”, que son 1.015 fracciones deterreno, casi nada para las 800 mil hectáreasque Francia dedica a la producción de vino.“De ellas, 28.000 se encuentran en la regiónde Borgoña, 9.000 en la Côte d’Or, y tan solo600 –unos 6 kilómetros cudrados– producenlos grands crus. No es todo: de esas 600,25 pertenecen al Dominio de la Romanée-Conti”, dice Renée. Estos lieux-dits son obradel hombre, que transmitió la tradición porvía oral, como que los labriegos vinateros tra-bajan esas viñas desde hace dos o tres gene-raciones, de forma manual y con caballos delabor. Es la cultura du terroir (¿del terruño?),que no necesita de tractores o máquinas por-que comenzó hace 2.000 años.La familia de Villaine no siempre se ganóla vida cultivando esos viñedos, pero estabanligados a su terruño. Según explica Aubert deVillaine, la viña no dio ganancias de 1880 a1972 debido a las plagas de filoxera, que des-truían las cepas, pero la familia preservó lapropiedad el terreno de los grupos financie-ros que lo hubieran vendido varias veces. Laprimera cosecha de la nueva viña se remontaapenas a 1952. Aubert estudió ciencias polí-ticas porque vivir de la viña no era nada se-guro, pero acabó dedicándose al noble oficiofamiliar a los 26 años. Hoy pasó los 70 y con-tinúa en el oficio.La viña es visitada por una suerte de pe-regrinosdelbuenvinoquenodejandevisitaruna cruz de piedra de 1723, una croix de ca-rrefour que testimonia la presencia del cris-tianismo en ese lugar durante la Edad Media.Por esas y otras razones culturales, Aubert deVillaine es la figura visible de una campañadestinadaadeclararalos“climas”deBorgoñacomo Patrimonio Mundial de la Humanidadpor la Unesco. Aubert quiere rescatar esosviejos cultivos manuales que se podrían des-naturalizar si se incorpora tecnología actualpara acelerar la fermentación, porque bási-camente los vinos Borgoña están concebidoscon una visión a largo plazo. El suelo deberevelar su mejor identidad, traducida en ungran vino, y para ello “hay que liberarlo detodaintromisiónexterna”.Además,noseuti-liza ningún abono, como no sea un composthecho con sarmientos triturados y pulveriza-dos y una pequeña cantidad de estiércol. Deahí que el rendimiento por hectárea no pasade los 25 o 30 hectolitros. Sin embargo, sesuele aplicar la biodinámica introducida porRudolf Steiner, que es completamente orgá-nica, aunque también se debe usar sulfatode cobre para combatir las plagas. (Hay quepensar que la temible filoxera destruyó los vi-ñedosCarménereenEuropa,ysóloenlos70sse descubrió cepas de esta variedad en Chile,como que hay en el mercado un vino Conchay Toro barato de esta cepa).Aubert agrega que cultivar es escuchar ala viña, sentir sus pulsaciones y preguntarsecómo actuar; y formula un principio: la ca-lidad del alcohol es mejor si la viña producemenos. El resultado es un vino más equilibra-do, con lo que nosotros llamamos una madu-rez fenólica superior, esto es, la madurez de lapepita y de la piel de la uva.El resultado de estos esfuerzos culturalesmilenarios es más bien artesanal que indus-trial: la viña produce unas 6.000 botellas alaño, las cuales son reservadas con muchísi-ma antelación y pueden costar entre 5.000 y10.000 euros. Sin embargo, es difícil librarsede los falsos coleccionistas, que adquierenel vino como mercancía. “Es lo que sucedióen octubre de 2012 en la casa de subastasSotheby’s de Hong Kong, donde una cajade Romanée-Conti de 1990 fue vendida en297.400dólares.Oelcasoexcepcionaldeunabotella de 1945, adquirida por un coleccio-nista privado al precio de 123.919 dólares”,explica Renée.Un coleccionista “de cepa”, François Au-douze, tiene más de 30.000 botellas de vinosantiguos y raros, de los cuales cientos sonDRC, como ese mathusalem de Romanée-Conti, que contiene 8 botellas (6 litros) y lecostó 40.000 euros.Es una lucha permanente con los especu-ladores. “El precio de nuestros vinos es ele-vado. O sea, tratamos de mantenerlo en unnivel accesible para los aficionados que porsupuesto tienen los medios para procurarseuna de nuestras botellas. El tema es lo quesucede después, una vez las botellas entranal mercado. Si hay gente que las revende enuna subasta, su valor puede llegar a preciosabsolutamente irracionales”, dice Aubert.Para seleccionar a los clientes, se les obliga acomprar por una botella de Romanée-Conti,trece o quince botellas de otras variedades.La exhortación a los particulares para noofrecer las botellas al mercado es constante,y los restaurantes conocidos por ofrecer es-tos caldos deben estar atentos a su consumoinmediato.“Tampoco nos interesa vender nuestrosvinosalpreciodelmercado,porquedeseamosque los aficionados puedan comprarlos y noúnicamentelosoligarcasrusosylosespecula-dores”, agrega Aubert. “Producimos vino paraque sea consumido. Un vino no es un cuadro,un objeto cultural no perecedero. Una vezbebido, c’est fini! Me parece absolutamenteirracional pagar un precio tan extravagan-te por algo que no puede ser contemplado”,agrega.Durante la degustación, la periodista re-flexiona: “Es tal el valor de estos vinos y tanexiguo y preciado su nivel de producciónque, una vez se degusta, lo que queda en lacopa vuelve a la barrica. Como un pescadorque devuelve sus peces al mar”. Pero ella escapaz de cometer poesía mayor, como estafrase maravillosa: “El lenguaje que utilizanlos apasionados y conocedores del vino esmuy similar al empleado por los amantes.Las palabras se suceden, poéticas, crípticas,envueltas en los mismos excesos que cuandose habla de amor. De pronto, el vino ya no esuna bebida sino una caricia. Las papilas reci-ben,comounelíxir,lagraciayla eleganciade un Romanée-St. Vivant; la alegría de unRichebourg; la ternura y la seducción deun Echézeaux; la delicadeza y la pasión deun La Tâche o el sabor a pétalos de rosamarchitade una botella de Romanée-Conti.Y así, entre lo que se oye y lo que se bebe, elvino nos va sumiendo en un dulce, profundoy delicioso vértigo”.Nota1  http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=2826Crítica de la sazón pura (del ojo de vidrio)Encomio del BorgoñaLa viña es visitada por una suer-te de peregrinos del buen vinoque no dejan de visitar una cruzde piedra de 1723, una croix decarrefour que testimonia la pre-sencia del cristianismo en ese lu-gar durante la Edad Media.
    • 4 La Paz, domingo 9 de junio de 2013USAID se va (al fin)Mr. MemmottLas pruebas, en clave de documentos desclasificados desdeEstados Unidos, de la injerencia de la agencia estadounidenseen territorio boliviano. Una nota que va con copia al búnkerde la avenida Arce y a su encargado de negocios.n Nicolas lagunaEl primero de Mayo pasado Evo Morales de-cidió (finalmente) expulsar a la Agencia delos Estados Unidos para el Desarrollo Inter-nacional (USAID). Tras los lamentos y ame-nazas de rigor por parte del Departamentode Estado, apareció el Encargado de Negociosde la Embajada de los EEUU en Bolivia, Mr.Larry Memmott, afirmando que no existeninguna prueba sobre la injerencia de USAIDen Bolivia1. ¿Cómopudo Mr. Memmottperder tan abun-dante información?Si busca pruebaspor qué no mira ensus archivos, su ga-veta, su escritorioo su maleta. De todas maneras, durante losúltimos años, al Departamento de Estado sele escaparon unos cuantos documentos queservirán de prueba para Mr. Memmott.A poco más de una década de instalada lacooperación estadounidense en Bolivia, el 23de noviembre de 1978, el periódico Hoy deLa Paz y el Excelsior de México publicaron lasdenuncias del periodista José Manuel Nava,quien había tenido acceso al manual de en-trenamiento de los funcionarios de USAID.Contra el sentido común, dicho manual nocontenía instrucciones sobre como desarro-llarprogramasdecooperación,masalcontra-rio señalaba como identificar y combatir la“subversión”. Según el manual ésta existiríacuando “en un país surgen sentimientos an-ticolonialistas o antiimperialistas o se produ-cen manifestaciones hostiles contra países odignatarios extranjeros...”. Según la USAID lomás recomendable era prevenir estos hechos,para lo cual describen detalladamente -segúnNava – un plan de espionaje y represión a losenemigos del “mundo libre”.Esos son los anales de la “cooperación” deUSAID, pero Mr. Memmot exigirá, y con jus-ta razón, pruebas recientes que demuestrenla injerencia de la cooperación norteamerica-na.En2008,el10deseptiembreparasermásprecisos, Evo Morales declaró a Philip Gold-berg, por entonces Embajador de los EstadosUnidos, persona no grata. Cuatro días mástarde el periodista norteamericano JeremyBigwood le escribe a la Sra. Joanne Paskar,Coordinadora de la FOIA (Ley de Libertad deInformación, por sus siglas en inglés) y le so-licita que deforma expedita se leproporcionetodo tipo de datos referentes a los programasde USAID en Bolivia durante el año 2008, yaque era de utilidad a la opinión pública es-tadounidense, en circunstancias en que unode sus embajadores era expulsado de un paíspor supuestamente haber cometido actos deinjerencia política. La nota es transmitida aKathleen Hearne, especialista en FOIA deUSAID, quien le responde a Bigwood que susolicitud no puede ser atendida ya que, dadala situación política en Bolivia, existe muypoco personal en las oficinas de USAID. Bi-gwood escribe a Hearne insinuándole que, encumplimiento de la Ley de Libertad de Infor-mación, si no pueden buscar en Bolivia, revi-sen lo que tienen en la central de USAID, enWashington, donde no se presenta ningunaconmoción políti-ca. Días más tarde,el gobierno de losEstados Unidos li-beró un conjunto dedocumentos, tantodel Departamentode Estado como dela propia USAID y Bigwood los hizo públicos.Este material muestra la descarada injerenciade estas instancias en Bolivia.Empecemos. En noviembre de 2001 seregistraron violentos enfrentamientos en elChapare, que terminaron con la muerte detres campesinos, incluido el dirigente Casi-miro Huanca. Bajo la mediación de la IglesiaCatólica y el Defensor del Pueblo el gobiernollegó a un acuerdo con los cocaleros para quese lleve adelante una Cumbre de la Coca, laque permitiría alcanzar soluciones estructu-rales. Un mes más tarde, Jorge Quiroga Ra-mírez, presidente de la República, organizóun viaje a los Estados Unidos para reunirsecon representantes de ese gobierno. En el do-cumento titulado Talking Points for QuirogaVisit,PatrickDuddy2,JefeAdjuntodeMisiónen la Embajada de los EE.UU. en La Paz, reco-mienda al Departamento de Estado que, ensus conversaciones con Quiroga, condicionenunfondode20millonesdedólaresdeUSAIDa que él se comprometa a “mejorar significa-tivamente la situación en el Chapare y que elPlan Dignidad sea puesto en marcha nueva-mente de forma visible”. También recomien-da que le manifiesten al presidente bolivianomolestia por la negociación con los cocalerosy le comuniquen que “...una respuesta firmey continua habría debilitado la base políticade Evo Morales aún más”. A cambio de los20 millones dólares exigen: 1) intensificar laerradicación y 2) cerrar los mercados “ilega-les” de coca. Con estas instrucciones Quirogaemite el D.S. 26415, que implicaba el cierre delos mercados de coca de Sacaba y Eterazamayeldecomisodehojadecocaentránsito.Trasla puesta en marcha de esta norma, el 20 deenero de 2002, el diario Correo del Sur titula“El Gobierno inició cacería de los dirigentescocaleros”. El 23 de enero, el diputado EvoMorales es expulsado del parlamento. Unosmeses más tarde, en plena campaña electoral,el Embajador de los Estados Unidos en Boli-via, Manuel Rocha, pronunciaría su famosafrase: “el electorado boliviano debe conside-rar las consecuencias de escoger líderes dealguna manera ligados al narcotráfico y elterrorismo”.Pasadas las elecciones de 2002, en otrodocumento titulado Bolivia’s August 6 tran-sition, the challenges ahead, and the US role3,desde la Embajada de los Estados Unidos enLa Paz escriben al Departamento de Estado:“Un proyecto de reforma a los partidos políti-cosplaneadoporUSAID,apuntaaimplemen-tar una ley existente en Bolivia, la cual haríade los procedimientos partidarios internosmás democráticos y transparentes. Esteproyecto debería ajustarse a la idea de inclu-sión del MNR y, en el largo plazo, ayudar aconstruir partidos políticos moderados, pro-democracia que puedan servir como contra-peso al partido radical MAS o a sus sucesores”. ¿Por qué USAID tenía que buscar generar“contrapesos” entre los partidos políticos bo-livianos? ¿Por qué tendría que definir el tipode partidos existentes en el país? Este es sóloun ejemplo de todo el trabajo realizado porUSAID bajo el Programa de Fortalecimientode la Democracia, que encubría una serie deactividades políticas y fondos destinados alos partidos y organizaciones de derecha. Porestas razones, el mismo fue cancelado por elgobierno boliviano el año 2009.Después de octubre negro, en marzo de2004, USAID lanza el Programa de Iniciati-vas de Transición (OTI), respecto al cual undocumento de USAID titulado The OTI Bo-livia Program dice: “La Oficina de Iniciativasde Transición de USAID inició su programaen Bolivia en respuesta a la crisis políticaque resultó en violentas protestas y forzó larenuncia del Presidente Gonzalo Sánchez deLozada. El objetivo del Programa es, en coor-dinaciónconlasvastasactividadesdeUSAID,reducirlastensionespolíticasyapoyarelpro-ceso democrático”. Para tal efecto -siempresegún el mencionado documento – se debía:1) Reducir la tensión en áreas conflictivas, 2)Difundir información que promueva el diálo-go pacífico y 3) Identificar y apoyar a líderesindígenas moderados. Con este propósitoUSAID invirtió 6.2 millones de dólares. ¿Porqué una agencia de cooperación extranjeratiene que promover agendas y liderazgos po-líticos? ¿Quiere más Mr. Memmott?El personal de USAID y el Departamentode Estado debe recordar muy bien a Alex vanShaick. Éste fue un becario estadounidensede la Fullbright el 2008, como miembro delcuerpo de paz en Bolivia. En febrero de eseaño, denunció ante los medios de comunica-ciones locales e internacionales que el AsesorRegional de Seguridad de la Embajada de losEstados Unidos, Vincent Cooper, le había so-licitado a él y el resto de los integrantes delcuerpodepazqueseconviertanenespíasyleinformen sobre la presencia de personal ve-nezolano o cubano en el territorio bolivianoy que obtuvieran información acerca de losmismos. ¿No es suficiente Mr. Memmott?Un documento del año 2008, cuyo en-cabezado dice “sensible pero desclasificado”manifiesta: “La USAID fue el primer donantepara apoyar a los gobiernos departamentaleselectos democráticamente. El trabajo comen-zó con la OTI en 2004, y ahora está siendocontinuado a través de otros proyectos... ”. Elaño 2004 no existía ningún prefecto demo-cráticamente electo. ¿Cómo podían hacerdonaciones a los gobiernos departamentales“democráticamente electos”? ¿O la elecciónde prefectos era una agenda de USAID?Como vimos el Programa OTI estaba dedica-doalapromocióndelíderespolíticosyposte-riormente a financiar a los prefectos oposito-res en actividades conspirativas, por eso fuecancelado a solicitud del gobierno bolivianoen septiembre de 2007. No obstante este do-cumentorevelaqueUSAIDcontinuóconesteapoyo a través de “otros proyectos”.Un programa, denominado “DiplomaciaPública” era - según el mismo reporte - “crí-tico para contrarrestar los ataques en contradel Gobierno estadounidense (incluyendoUSAID) de los altos niveles del gobierno bo-liviano”. Para seguir avanzando en este pro-grama solicitan a Washington dinero paradar “más apoyo a los pasantes indígenas en laUSAID y la Embajada, para construir y con-solidar una red de graduados que abogan porel gobierno estadounidense en áreas claves”.Variosmillonesdedólaresdela“cooperación”estadounidense se invirtieron en confrontarDurante los últimos años, al De-partamento de Estado se le esca-paron unos cuantos documentosque servirán de prueba para Mr.Memmott…En febrero de ese año, denunció ante los medios de comunicacioneslocales e internacionales que el Asesor Regional de Seguridad de laEmbajada de los Estados Unidos, Vincent Cooper, le había solicitadoa él y el resto de los integrantes del cuerpo de paz que se conviertanen espías y le informen sobre la presencia de personal venezolano ocubano en el territorio boliviano
    • 5La Paz, domingo 9 de junio de 2013al gobierno boliviano y fortalecer a sus oposi-tores (léase prefectos de la media luna), quellegaron a tomar más de 100 institucionespúblicas y dinamitaron pozos y ductos petro-leros. ¿Todavía más Mr. Memmott?La Ley de Libertad de Información de Es-tados Unidos liberó también un conjunto decorreos electrónicos de USAID y sus ONG’sconexas. A inicios de 2007, Patricia Oconnor,Directora de la oficina de estrategia y servi-cios operativos de USAID Bolivia le escribea Eduardo Galindo, también miembro deUSAID: “El Embajador está pensando llevar acabo un almuerzo con líderes indígenas y meha pedido que le dé algunas ideas”. Este mis-mo correo es reenviado a Blanca León, fun-cionaria de la Coperative Housing Fundation(CHF), a quien le dice: “Blanca: tienes algunasideas para el correo [de] abajo, el embajadorse va a reunir con un grupo de indígenas, osea el problema de su territorio [sic]”. Todoesto, por alguna extraña razón huele a TIP-NIS, ¿o no es así Mr. Memmott? Pero siga-mos. Blanca León describe lo que a su juicioes el principal problema de los indígenas detierras bajas y dice, entre otras cosas, que “suprincipal demanda [de los pueblos indíge-nas] es la de fortalecer sus organizaciones debase para hacer frente al MAS”. Como buenafuncionaria de USAID divide a los indígenas-en su largo relato - entre amigos de USAIDy amigos del Gobierno. Traza asimismo laslíneas para generar conflictos entre coloniza-dores e indígenas de tierras bajas. El correofinaliza identificando a los dirigentes “másdignos representantes de sus comunidades”y que “además son aliados nuestros”. Se tratade Joaquín Noe, Urbano Cano, un miembrodel Concejo Indígena del Río Ichilo y Guiller-mo Montaño (varios de ellos dirigentes delTIPNIS). El correo termina con las siguientespalabras: “Si necesitas más nombres a nivelde los departamentos de Beni, Santa Cruz,Pando, Tarija [la media luna!], tenemos con-tacto con más de 20 etnias”. El año 2010 laUSAID organizó el curso Desarrollo de Capa-cidades de Liderazgo y fortalecimiento de laCapacidad de Gestión Territorial, nada másy nada menos que para los dirigentes de laCIDOB, entre ellos Adolfo Chávez y PedroNuni; los mismos que un año después inicia-rían la marcha en contra de la carretera VillaTunari-San Ignacio de Moxos, en permanen-te contacto telefónico con Eliseo Abelo, Ase-sor en temas indígenas de la Embajada de losEstados Unidos en La Paz.Pero si quiere más Mr. Memmott, haymás. Otra importante fuente de informaciónsobre la injerencia de los Estados Unidos enBolivia son los cables diplomáticos filtradospor el soldado Bradley Manning, que enfren-ta más de 23 acusaciones penales en una car-cel estadounidense, y publicados por Wiki-leaks.Entrelos3.865cablesquehablansobreBolivia encontramos el documento 07LA-PAZ1812, en el que el Embajador Philip Gol-dberg comenta una reunión confidencial del28 de junio de 2007 con miembros del Comi-téCívicodeCochabamba,entreellossupresi-dente Oscar Zurita, el General Freddy Vargasy José Orellana. Estos últimos solicitaron alEmbajador “apoyo logístico de la Embajadapara confrontar al MAS”. Este documentoseñala que: “a pesar de haber rechazado unapoyo directo, el Embajador mencionó queel Gobierno de los Estados Unidos si apoyaproyectos de fortalecimiento a la democraciae invitó a los miembros del comité a enviarpropuestas por escrito.” Es decir que derivóa los conspiradores a USAID, al Programa deFortalecimiento de la Democracia.En otros dos cables, 08LAPAZ1645 y08LAPAZ1822 , Mr. Philip Goldberg le escri-bealDepartamentodeEstadoparacomentarlas reuniones que tuvo, el 23 de Julio y el 25de agosto de 2008, con Rubén Costas, Prefec-to de Santa Cruz, Eduardo Paz, Presidente dela CAINCO, Guido Nayar, Presidente de la Fe-deración de Ganaderos, Alfredo Leigue, due-ño de El Nuevo Día y Ernesto Monasterio,dueño de UNITEL. Este grupo de opositoresal gobierno le habrían solicitado apoyo paradetener las reformas llevadas adelante porEvo Morales. En estas reuniones – según es-tos cables dplomáticos – Monasterios llegó adecirleaGoldbergque“estabaoptimistaacer-cadelasutuaciónquevendríadespuésdequehaya una gran confrontación” y Alfredo Lei-gue se habría manifestado con respecto a “laimportancia de controlar ‘nuestro territorio’para detener el avance del MAS en la región”.Tres de los anteriores personajes forman par-te de los investigados por el caso Rozsa y to-dos participaron directa o indirectamente dela toma de instituciones y atentados terroris-tas. Además, el cable 08LAPAZ1822, develaque la Embajada de los Estados Unidos envióunaagendafalsaalosmediosygobiernoboli-vianos, en la que decían que Mr. Goldberg ibaa Santa Cruz para participar de la Ceremoniade Inaguración de las Olimpiadas Especiales,a las cuales USAID había contribuido con10.000 dólares. Para eso sirve la cooperaciónde USAID, para encubrir la conspiración delos embajadores. ¿Seguimos Mr. Memmott?El 27 de marzo de 2012, cerca a la ciu-dad de Trinidad fue detenido el vehículo conmatrícula 27-MI-30 en puertas de la UnidadMóvil de Patrullaje Rural (UMOPAR), condu-cido por el Mayor Costas, Jefe de Seguridadde la Embajada de los Estados Unidos y elcabo García. El carro pertenecía a esa dele-gación diplomática y transportaba armas ymuniciones sin autorización ni permiso delas autoridades bolivianas, como mandan losconveniosinternacionales.Paramayoresirre-gularidadeslamatrículadelvehículonoeralaoriginal, otorgada por el gobierno boliviano,sinodosadhesivos.¿Porquésetransportaar-mamento en autos oficiales sin seguir los trá-mites pertinentes? ¿Será porque creen quesomos su patio trasero? Y usted, Mr. Mem-mot, se atreve a decir de que no hay pruebasun mes después de las declaraciones de suCanciller y teniendo al alcance de la manotoda esta y mucha más información sobre lainjerencia de USAID en Bolivia. Prepare supetaca, no somos el patio trasero. Go home,Mr. Memmott.Notas1 EEUU dice que ‘no hay pruebas’ contraUsaid. La Razón, 11 de Mayo de 2013, La Paz– Bolivia.2  Patrick Duddy fue luego Embajador de losEstados Unidos en Venezuela donde fue decla-rado persona no grata por Hugo Chávez el 11de septiembre de 2008.3  La transición del 6 de agosto en Bolivia, losdesafíos futoros y el rol de los Estados Unidos.A veces la historia de los pueblos pone de relieve extraordinarias semejanzas en cuanto a losprocesossociales,vivenciascolectivasypersonajesquelamarcan.Enlaspalabrasquesiguenacontinuación pretendemos desgranar, del mismo modo que hiciera Plutarco al acercarse a lasfiguras más célebres de la antigüedad greco-latina, a las “vidas paralelas” que a nuestro parecerencarnan dos de las personalidades más prolíficas en cuanto a la polémica y el exabrupto serefiere: el ex mandatario ecuatoriano Abdalá Bucarám y el alcalde perpetuo de Santa CruzPercy Fernández.Noesbaladíqueambosseancategóricamentecalificadosenfuncióndesunadaocultodes-equilibrio:uno,elguayaquileño,sejactabadeser“ellocoqueama”;elotro,cruceño,simplementeesgrime su orgullo de ser “el loco Percy”. Enajenación que, refrendada en numerosas ocasionespor las urnas, legitima paradójicamente todas sus acciones y comportamientos en el campo dela política, por más cuestionables que estos pudieran ser. Las coincidencias no terminan conel seudónimo, ni muchísimo menos; los ilustrísimos comparten un estilo comunicativo que,basado en unas coordenadas discursivas concretas, no exentas de buenas dosis de demagogia,consiguieron construir parte significativa del ADN de sus liderazgos erigiéndolos depositariosde las esencias, identidades y aspiraciones populares.Dentro de este acercamiento a sus alocadas y paralelas vidas cabe recordar que ambosnunca han sido, ¡faltaría más!, unos outsiders de la política. Estos señores, bien es sabido, noirrumpieron en el escenario de la noche a la mañana, sino que al calor de esa singular formaque decidieron adoptar y perfeccionar a lo largo de sus dilatadas trayectorias consiguieronconsolidarse en puestos de la máxima relevancia. ¿Cómo lo lograron? Entre los múltiplesfactores que incidieron en su éxito creemos capital el despliegue, como rúbrica propia, deuna retórica que se vino a caracterizar por su manifiesta sencillez y naturaleza jovial más quepor el uso de referencias ideológicas y programas de gobierno sólidamente definidos. Es asíque, en buena medida, lograron enamorar a parte nada desdeñable del electorado huyendodel fondo de los asuntos para premiar las formas. Sus respectivos discursos insistieron demodo recurrente y vehemente en cómo estos compartían con el ciudadano de a pie su na-turaleza y cultura, en un sentido amplio, y por ende también, preocupaciones e hipotéticassoluciones desdibujando así la línea divisoria que separaría al gobernante del gobernado.Ellos eran y son pueblo: tienen huevos, cantan, son amenos, rayan los mercedes, no reprimencomentarios ni actitudes. Estos locos son definitivamente nuestros locos, y es por ello quemerecieron gobernar.Que ambos pertenecieran y representaran a unas élites políticas y económicas concretas;que ninguno de los dos propugnara ningún tipo de cambio estructural en los ámbitos insti-tucional, social o económico, son cuestiones que no eximieron su capacidad persuasiva comolíderes personalistas que, instituidos en showmans, conquistaron y hechizaron los corazonesde unos ciudadanos cuya selectiva memoria pretendió obviar las contradicciones y conflictoslatentes que esto, quizás inevitablemente, connota: el hecho de que muy difícilmente pudieranconciliarsusinteresesconlosdelasmayoríassociales.Asíporejemplo“ellocoqueama”,AbdaláBucarám, decía encarnar desde la tarima “la fuerza de los pobres”, por más que fuera sobrinoy familiar político de dos ex presidentes, y nunca fuera explícito en cómo iba a dotar, precisa-mente, de fuerza a los pobres. Pero esta incoherencia no importa: porque los pater familias delmomento vendrían a simbolizar todo aquello que la gente quiere y necesita.Estos dos colosos de la política, paradigmas de la forma de concebirla como síntesis armó-nica y simétrica de espectáculo, testosterona, humor y providencialismo, lograron tanto a tra-vés del lenguaje como mediante su acción de gobierno tejer una serie de lealtades emocionales,personales e institucionales que en buena medida reposaron sobre unas redes clientelares que,cimentadasyfortalecidasconelpasodelosaños,fueronconfeccionandoprogresivamente.Losgobiernos que presidieron y presiden fueron identificándose así de forma creciente con su lide-razgo individual, abriendo de este modo las puertas a la aceptación acrítica de buena parte dela sociedad en torno a la forma y fondo de sus respectivas gestiones, aludiendo y escudándosecontinuamente en su temperamento y condición carismática.Apesardesuscoincidenciaseldestinodenuestros“ilustreslocos”hasidodistinto.ElcénitylagloriaAbdaláyapasóamejortiempoyallugardelquepeseasuvoluntadtalveznopuedaescapar: los libros de historia. Hoy día, consagrado desde Panamá al desarrollo de su peculiarcarrera artística el antiguo líder ecuatoriano sigue deleitando a sus seguidores, y a quienes nolo son, con su estridente forma de entender la canción protesta y el prolífico manejo que delas redes sociales muestra a la hora de vomitar en público sus opiniones y proclamas. Por suparte el arquetipo citadino de la cruceñidad Percy Fernández, para sorpresa de muchos, resis-te exitoso y relativamente en buena forma el paso de más de tres décadas de política activaatrincherado hoy al frente de su alcaldía, dispuesto a ponerse el sombrero de saó y cantarserenatas a la polis que continúa regentando, por más que meta la pata ante los medios y lamano en donde no deba.¿Este estilo compartido de entender la res publica como espectáculo acaso supone par-te constitutiva de nuestra forma de vivir el juego político? Más allá de juicios de valor delo que no cabe duda es que en política tanto el fondo como las formas que estas adoptan,importan, y mucho.Vidas paralelas Paola Soliz Mogro M. y Luis Dufrechou B.Ilustres locos
    • 6 La Paz, domingo 9 de junio de 2013¿Corea en los Andes?Ni Caracas ni La Habana… ¡Seúl!El aumento de la presencia surcoreana en Bolivia es másvisible día con día. No sólo se trata del Gangam Style y lastelenovelas que se venden en DVD. ¿Hay lecciones paraaprender? Hace 50 años, Seúl era la capital de uno de lospaíses más pobres del mundo. Ahora la nación asiática estácómoda entre los 15 países más ricos.n Pablo Stefanoni “El gobierno del presidente Evo Morales hadado pasos importantes para el desarrolloeconómico de su país, por lo cual es posibleque Bolivia en 20 años alcance a plenitud laindustrialización y la soberanía alimentaria”.Quien dijo eso, con tono seguro y confiado,es el embajador de Corea del Sur, Young-wook Chun, en una conferencia magistral enla Universidad Franz Tamayo de La Paz. Fuea mediados del mes de mayo de este año ycon ella cerró la Semana Coreana 2013. Esta“semana” incluyó un ciclo de cine coreano,música clásica, un festival de baile K-pop, de-mostraciones de taekwondo y una muestraitinerante de fotografía. En otros tiempos,el representante de la pequeña nación asiá-tica –dividida en el sur capitalista y el nor-te comunista- era un perfecto desconocido,hoy es una figura que opina y se atreve a darconsejos, aunque mantiene un perfil bajo ymoderado.Según Young-wook Chun, Corea y Boli-via comparten una historia común, pues am-basnacioneshansufridopérdidasterritoria-les, fueron colonizadas, vivieron la angustiade las guerras y tienen a la industrializacióny la soberanía alimentaria como su punto departida para el desarrollo económico. Pero, adiferencia de Bolivia, tras un periodo de po-breza,hambreysindesarrollo,Coreaalcanzósuindustrializaciónysusoberaníaalimenta-ria. El diplomático explicó que su país aplicóun paquete de políticas en el sector agrícolapara aumentar la productividad concentra-das en cuatro grupos: mejora de semillasy eliminación de bacterias que permitió elaumento en la producción de alimentos; pro-ducción de fertilizantes y construcción de re-presas que garantizarían el riego en época desequía; mejora de la tecnología de cultivo yla mecanización del agro. Todo ello sería útilen Los Andes.Bolivia alista un acuerdo con la coreanaKores –Posco para la instalación y puestaen marcha de una planta piloto de cátodosde litio (el país andino tiene una de las re-servas  más grandes del mundo de ese “mi-neral del futuro”). Esta corporación participótambién en la exploración que concluyó en elhallazgo de un enorme yacimiento de cobreen Coro Coro. Adicionalmente, según infor-mó el embajador Chun, con la producción deamoniaco y urea (para la elaboración de fer-tilizantes), la empresa surcoreana SamsungEngineering por primera vez participa en unproyecto boliviano”. Y agregó que Corea ofre-ció barcos para la exportación del producto.[La “Ciudad del conocimiento”en EcuadorPero si en Bolivia la presencia de esta naciónasiática aumenta día a día, donde la “utopíasurcoreana” parece haber alcanzado mayorcalado es en Ecuador donde se construye laambiciosa Ciudad del Conocimiento. Aunquetiene nombre quechua -Yachay- el proyecto esrealizado con la cooperación de Seúl. Segúnsu página oficial, Yachay es “un eco-sistemaplanificadodeinnovacióntecnológicaydene-gocios donde se combinan las mejores ideas,talento humano e infraestructura de punta,que generan las aplicaciones científicas de ni-vel mundial necesarias para alcanzar el buenvivir”. Se busca, además, “consolidar la prime-ra ciudad planificada del país, como un eco-sistema de negocios de alta tecnología dondeconvive armónicamente una universidad declase mundial, institutos públicos y privadosde investigación y desarrollo tecnológico yempresas de base tecnológica que generan elcambio de la matriz productiva del Ecuador.” Adicionalmente se informa que el desa-rrollo del Plan Maestro para la Ciudad del Co-nocimiento Yachay se realiza con la asesoríasurcoreanadelconsorcioIncheonFreeEcono-mic Zone (IFEZ), que ha logrado consolidar ala ciudad metropolitana de Incheon como lamás dinámica y activa en el noreste de Asia.Todo ello va de la mano de una suerte de “po-pulismo tecnocrático” bastante eficiente, im-plementado por Rafael Correa, que ha hechode la excelencia universitaria uno de los ejes.  No obstante, el científico, matemáticoy especialista en Economía energética, Ar-turo Villavicencio cuestiona el proyecto yseñala que los promotores de Yachay sueñancon un Silicon Valley ecuatoriano. Tambiénpone sobre la mesa el peligro de instauraruna suerte de «zona de desarrollo especial”semi-privatizada y sin conexión real con eltejido económico y social del país, junto conuna universidad productivista, limitada asatisfacer las necesidades del Plan Nacionalde Desarrollo. Otros critican al modelo de“capitalismo felino”, construido sobre alusio-nes a tigres, jaguares y otras especies. Perosin duda, en un contexto de fuertes ansiasde modernización -fuente de la legitimidadde los gobiernos de Bolivia y Ecuador- el mo-delo surconeano tiene su sentido. Corea tuvosu propio gran salto adelante de la manodel régimen dictatorial de Park Chung-hee,antiguo colaboracionista de los ocupantesjaponeses, y hoy es un país ultratecnologiza-do (la actual primera ministra surcoreana eshija del ex dictador/modernizador).[“Buen vivir” made in CoreaEl antecesor del actual embajador en LaPaz, Hong-rak Kim, también intervenía des-de columnas de prensa. Por ejemplo, en abrilde 2011 explicó desde las páginas de El Dia-rio de La Paz el significado del MovimientoNueva Aldea en su país, afectado en los años50 por una cruenta guerra que dejó divididaa Corea entre el norte comunista y el sur ca-pitalista y proestadounidense. Contra lo quepodríapensarsealverimágenesdeSeúlcomogeneradora de tendencias de moda en Asia, oal ver fotos de Corea, hace cincuenta años esanación era una de las más pobres del mundo.Ahora es una de los quince más ricas. Hacecincuenta años era un país rural donde loscampesinosluchabancadanocheporllevarsealgo a la boca. Ahora Caparrós puede escribirunlibroquesellama PaliPali (rápido-rápido),en referencia a la nueva cultura surcoreana;un país jerárquico y competitivo al extremo.El embajador Chun –en la conferencia ci-tada-refierealSaemaeulUndong(Movimien-Corea y Bolivia comparten una historia común, pues ambas nacioneshan sufrido pérdidas territoriales, fueron colonizadas, vivieron laangustia de las guerras y tienen a la industrialización y la soberaníaalimentaria como su punto de partida para el desarrollo económico.Pero, a diferencia de Bolivia, tras un periodo de pobreza, hambre y sindesarrollo, Corea alcanzó su industrialización y su soberanía alimen-taria.
    • 7La Paz, domingo 9 de junio de 2013to de la Nueva Aldea), creado en 1970 con ellema “Podemos lograrlo, lo lograremos”, y enbaseatresdoctrinas:Diligencia,AutoayudayCooperación. “Pienso que sería de gran utili-dad compartir esta experiencia directamen-te acá en Bolivia, por lo que yo solicité a miGobierno el establecimiento de una sede delMovimiento de la Nueva Aldea en Bolivia yrecibí una buena señal cuando me pidieronconsultar con el gobierno boliviano, por loque en breve se harán las consultas oficial-mente”, adelantó el diplomático en su confe-rencia universitaria.En 2010 Bolivia ya se había vinculadoen este movimiento. Catorce miembros dela Asamblea Legislativa Plurinacional par-ticiparon en el programa de entrenamientode SaemaeulUndong. En 2011 lo hicieron 19líderes regionales y periodistas bolivianos. Yvarios expresaron su deseo de establecer uncentro de entrenamiento de SaemaeulUn-dong en Bolivia.Caparrós recuerda que, al tomar el poderen los años 60, el dictador Park se reconci-lió con Japón para conseguir sus capitales ysu tecnología, usó la ayuda americana paraconstruir autopistas y centrales eléctricas ycloacas y viviendas, favoreció a ciertos em-presarios para facilitar su crecimiento perometiópresoaalgunosdeelloscuandolesdes-cubrió negocios sucios, y lanzó planes quin-quenales que organizaban la transformacióndel país rural en un país urbano e industrial,que ponían a los súbditos a construir obraspúblicas y que -sobre todo- intentaban dejaratrás el hambre y la miseria.Al fin de cuentas, Corea es ultracapitalis-ta pero no se desarrolló aplicando las recetasde destrucción del Estado del FMI, sino conun Estado interventor asociado al capitalprivado, y no sin importantes niveles decorrupción, al menos en un principio. “Lasgrandes corporaciones -las chaebol- coreanassiguieron creciendo incontenibles, aumentóla producción -y el uso- de tecnología de pun-ta, los niveles educativos se mezclaron conlos mejores del mundo y el hambre empezó aparecer una historia tan antigua que se hacíararo escuchársela a gente que todavía no ha-bía cumplido setenta años: padres, abuelos”-prosigue Caparrós.[K-pop y telenovelasCoreaestáhoypresenteconsusempresasysus marcas. Pero también tiene cada vez máspeso cultural. Además del “paso del caballo”delGangnamStyle,decenasdejóvenesbailanhoy al ritmo del K-pop y miles de bolivianosmirantelenovelasdeesanaciónasiática(has-ta un canal popular como RTP pasaba una enun horario estelar: El príncipe del café). El pe-riódico Los Tiempos informaba en mayo de2011 sobre este fenómeno con el título “Co-rea influye en Cochabamba”. “Hasta las mon-jitas vienen a comprar DVDs decía una ven-dedora de telenovelas asiáticas” que aseguróvender unas cincuenta por día. En 2000 ATBdifundió Un deseo en las estrellas, y despuésvendrían Sonata de invierno, Escalera al cielo(uno de los éxitos de Unitel) y Mi adorableKim Sam Soon.En las peluquerías de la populosa e indí-gena Ceja de El Alto no es raro ver fotos degalanes adolescentes surcoreanos: el K-pop(pop coreano) tiene cada vez más seguido-res. Este año se organizó el primer un festi-val en La Paz. Un grupo de fanáticos paceñosy alteños ensayó en plena plaza Bolivia confotos de sus grupos preferidos. “Las letrastienen sentido, el ritmo innova y las coreo-grafías son un desafío”, resumió Luis RafaelRamírez -de 18 años- que se identificó comoseguidor de las Girl’s Generation, un exitosoconjunto femenino de K-pop. El diario boli-viano  La Razón  informaba que solamenteen La Paz existen 29 clubes de seguidoresde cantantes de este género y grupos comoSúper Junior, Dong Bang Shin Ki, Big Bang yT-ara son los más aclamados. “La gente creeque el Oppa Gangnam Style es el único, peroel baile del caballo no es el inicio del pop deCorea”, explicó Erlin Calisaya (26), presiden-te de la Sociedad de fansclub de Música Asiá-tica de La Paz.[Tigres y jaguaresPodría parecer sorprendente que dos go-biernos considerados del ala radical del giroa la izquierda sudamericano miren a uno delos países más exitosos del mundo desde elpunto de vista capitalista y más alineadocon Estados Unidos. Por cierto, ni a Evo nia Correa se les ocurrió ir en busca de mo-delos y ayuda a la monarquía comunista dePyongyang.Sin duda, los coreanos prefieren las ‘re-glas claras’ de Chile o Colombia al naciona-lismo popular de Ecuador o Bolivia. Pero esono impide que el efecto Corea pueda aparecermuchomásrealenlosimaginariosqueelmásetéreosocialismodelsigloXXIniquemuchosasocien el “buen vivir” (supuestamente an-cestral) a este modelo de sociedad jerárquicoy autoritario pero eficiente.“El modelo de Correa no es el cubano oel venezolano.  Admira el modelo de Coreadel Sur de gobierno fuerte, autoritario, muyintervencionista en el ámbito económico ycon fuerte inversión en el área educativa. Esun regreso al modelo cepalino de políticas deindustrializaciónporsustitucióndeimporta-ciones y mercadointernistas”, escribió recien-temente el politólogo de la Flacso-EcuadorSimón Pachano. Y la ex becaria en Seúl y ac-tual funcionaria del gobierno en Quito, Ga-briela Jara, afirma que no se pretende copiarelmodelodeCorea,perosíaplicarciertostipsen nuestra realidad. “¿Por qué no?, es un ex-celente ejemplo a seguir”, dice. Así, el modelonoestaríanienCaracasnienLaHabanasinoen… Seúl.  En Bolivia, el gobierno habla de un –quizás ilusorio- salto industrial. Y l diario ElNacional, de la región sureña y gasífera deTarija, se anima a proponer hace pocos díasque “El ejemplo coreano, por lo tanto, es dig-no de ser analizado y si es posible imitado”. Elex ministro de Hidrocarburos de Evo, AndrésSoliz Rada, lo difundió con entusiasmo.EnEcuador, el Secretario Nacional de Planifica-ción, Fander Falconí, dijo hace poco en TheGuardian – en obvia referencia a los tigresasiáticos - que “el jaguar ecuatoriano empiezaa rugir”. Y sin duda, a diferencia de Bolivia,Ecuador apuesta fuerte a la reforma educati-va y se ha tomado más en serio el “milagrodel río Han”, como se conoce al gran salto so-cioeconómico surcoreano.Tras la refundación estatal, la categoría de la democracia intercultural aspira a reunir no sólola mayor cantidad y mejor calidad de mecanismos en el marco de la democracia liberal-repre-sentativa, la directa-participativa y la comunitaria; sino también los mayores y más intensosprincipios demócratas en la convivencia y construcción cotidiana del Estado Plurinacionalnuestro de cada día.Ante los primeros: los mecanismos de la democracia intercultural existe constantementeuna mirada mediática y de opinión pública cuando menos coyuntural que permite dar cuentade los avances/retrocesos (aunque siempre -o más bien cada vez más- enfrascados en la pugnapolítico-partidaria) por los que atraviesan.Sobre lo que, paradójicamente, no planteamos nuestra mirada mediática y ciudadana conmayorfrecuenciaessobreprecisamenteaquelloquelosylasciudadanasbolivianasdebiéramospracticar en nuestra cotidianidad: la cultura democrática intercultural. Cada vez son menos lasiniciativas de las que se da cuenta en agenda que buscan escudriñar la calidad e interculturali-dad de nuestra comunicación, nuestro compromiso con el debate. Lo traigo a colación porqueno se trata de una dinámica menor; tengo la impresión de que durante el proceso pre-consti-tuyente y el de construcción de la Constitución, la calidad de nuestra deliberación fue mayor,fuimos ciudadanos/as y comunarios/as más comprometidos con un espacio público común;sumábamos más y éramos más responsables al momento de pensar y hacer país.Y es que hasta ahora podemos dar cuenta de que hemos bregado poco por la calidad denuestros debates (internos –ya lo ha planteado el MAS- y externos), así como la capacidad decuestionar su presencia o ausencia. No sólo nos encontramos en un escenario que sustentala convivencia democrática en los cimientos de lo que conocemos como democracia de altaintensidad, sino que además atravesamos por el corazón mismo de lo que conocemos comoSociedad de la Información, con sus lenguajes y dinámicas cada vez más instaladas. Por qué, omás bien cómo, es que ahora nos permitimos dejar en un plano secundario (dirá el optimista)lo que es la deliberación ciudadana y el debate público.La ojalá “segunda” apertura democrática interna (la democratización de la democracia)permitió –como proceso- ampliar los mecanismos a quienes históricamente habían sido re-legados de espacios de deliberación/decisión, todo esto constituido bajo el sujeto históricoubicado al centro del mismo: el y la indígena-originario-campesino/a. Eso se logró ahora queestos sectores/actores individuales y comunitarios permean las bases y estructuras de nuestrademocracia, ejerciéndola a través de sus propios mecanismos. Y enhorabuena por ello, pero noes suficiente. El mecanismo no se adjunta necesariamente a la vocación-dinámica democrática,y es acá dónde debe activarse la ecología de saberes como espacio de aprendizaje de nuevosprincipios que deben dialogar y encontrarse entre ellos, no obstante aquellos principios demo-cráticos innegociables.Lo mismo pasa externamente con lo que de manera global conocemos como espacio pú-blico virtual, que de forma ideal democratiza el acceso a la información y, de forma colindante,amplia la posibilidad de comunicación entre ciudadanos/as virtuales. En el país cada vez sonmás los y las activistas por un mejor internet, bajo estos principios, y de forma más tortuosa ylenta que el resto del mundo y el continente, esperamos que la revolución digital arribe a nues-tro territorio, ¿pero qué hacemos en el ínterin?, ¿no sienten también que nuestros espacios eninternet se han convertido en trincheras digitales y no las ideales ágoras virtuales?.Recuperar la calidad de nuestro debate. Trabajar honestamente por la deliberación infor-mada. Tomarnos un respiro y escuchar al otro, antes de hablar. Volver a escuchar. Ponerse en laposición del o la otra. Acabar con el ruido. Es la mejor forma de apostar por un futuro común,por el que el país ya ha decidido. Alteridad, la llaman: y nos va haciendo falta hace mucho.Otros desacuerdos Verónica RochaAlteridad
    • 8 La Paz, domingo 9 de junio de 2013La otra carreraOperativo Dakar: Bolivia ante eldesafío de organizar un evento mundialPros y contras de la organización del rally más importante delmundo. Desde la conspiración de Sean Penn hasta el desafíodel Estado boliviano de organizar un evento de primera líneaa nivel mundial. Ya estamos en carrera.n Boris MirandaBolivia organizó -hasta ahora- un par de pe-queñas copas América y un mundial de fút-bol de salón que la FIFA saboteó con todoéxito. Fracasó en su intento por ser la sededel Miss Universo y tiene por delante la orga-nización de un mundial juvenil de Ráquetbolal que nadie le da importancia.Cuandoporfinlogramosserlasededeunevento deportivo de nivel planetario, nadamenos que la Federación Internacional deFútbol Asociado nos boicoteó. Exactamenteenlasmismasfechasenlasqueeltorneomásimportante de futsal se jugaba en La Paz,Santa Cruz, Sucre, Oruro y Cochabamba, laFIFA organizó su mundial de “Fútbol 5” enGuatemala. Adivinen donde escogieron ir lamayoría de los equipos.Somos el único país de sudaméricanoque no cuenta con un festival internacionalde bandas al estilo del Lollapalooza en Chile,el Quilmes Rock en Buenos Aires o el Rock’nRio carioca. Es más, cuando Joan Manuel Se-rrat y Joaquín Sabina realizaron la gira DosPájarosdeuntiro,rodearonaBolivia,peronoentraron. Estamos, además, muy lejos de al-bergareventoscomoelfestivaldecinelatino-americano de La Habana o la Fiesta Culturaldel Tequila en Jalisco.La Paz, lo saben todos, es víctima de unveto tácito impuesto por la mayoría de lasasociaciones deportivas del mundo. Así, que-da anulada como potencial sede de cualquierevento internacional. Por si fuera poco, antesde cada eliminatoria mundialista, las federa-ciones de fútbol conjuran secretamente paraque la selección boliviana no pueda jugar enel Hernando Siles.Y a pesar todos estos antecedentes dedesgracia, nos embarcamos en la organiza-ción del rally más importante y famoso delmundo: el Dakar. El evento, que pasará porel país en enero de 2014, es, por lo menos,10 veces más grande e importante que unmundial de fútbol de salón. Pocos meseshan pasado desde que se oficializó que lacarrera de motos y cuadratracks ingresaráa Bolivia y la aparición de problemas no sedejó esperar.Actores de Hollywood rabiosos, oposito-resaúnmásrabiosos,flaquezasorganizativaspor parte del Estado y, también, críticas yadvertencias de parte de los ambientalistas.Antes de que empiece el rally, Bolivia ya estáen una carrera de obstáculos.[Sean Penn contra el DakarMuy lejos del mundo deportivo, el protago-nist de “Yo soy Sam”, ex de Madonna y actualnovio de Scarlett Johansson (lucky bastard),planteó al Congreso de Estados Unidos pro-mover un boicot a Bolivia a través de los pa-trocinadores del Dakar.“Les pido que utilicen su influencia parapedir a los patrocinadores que requieran quese libere al señor (Jacob) Ostreicher comouna primera señal de buena voluntad, mien-tras Bolivia sigue trabajando en los retos desu sistema judicial. O les advertiremos que elrally Dakar no entrará en Bolivia”, dijo SeanPenn ante la Cámara de Representantes enWashington.El estadounidense no habla en broma.Ya comenzó el lobby ante las empresas To-tal, Michelin, Honda, Mitsubishi Motors,Red Bull, Edox, Karcher, Aggreko y MaindruPhoto, las principales patrocinadoras del ra-lly, para presionar al país por la salida de suamigo.“Confío en la buena gente de estas em-presas, que no quieren apoyar la prisión per-petua de los inocentes. Sé que reconoceránla necesidad de una retirada si Bolivia noactúa. Deben hacerlo por razones prácticastambién. Imagínese la tragedia si uno de supropio pueblo o uno de los turistas despuésdel Rally, al pasar por Bolivia, se convertiríaen víctima como Jacob. Tras las rejas, en lacárcel, sin cargos, sin pruebas en su contra ysin derechos”, escribió el ganador del Oscaren su blog en el Huffington Post.El actor ya anunció que no desistirá en suobjetivo e incluso va más lejos. En la lecturade Sena Penn, la cooperación estadounidenseen cualquier tema está condicionada a la libe-ración de su amigo. Así se lo planteó a El De-ber en Washington hace tres semanas: “LosEstados Unidos podría ayudar a Bolivia mu-cho más en sus casos internos como el accesoal mar si no hubiera de por medio el caso deJacob. Es como si Estados Unidos estuvieraesposado. Creo que mientras no liberen a Ja-cob,losbolivianosnopodránrecibirayudadeEstados Unidos para sus temas como el mar,la despenalización de la hoja de coca y otros”.Suena descabellado y en realidad lo es.Más cuando consideramos que los contactoscon la Amaury Sport Organisation (ASO)por parte del Gobierno son permanentes. ElDakar no es un evento menor y prueba deelloesquenoesorganizadodesdeelpequeñoviceministerio de Deportes. Los ministeriosde Cultura y de la Presidencia encabezan elequipo responsable de llevar este aconteci-miento.Armin Franulic, presidente de la Federa-ción Boliviana de Automovilismo Deportivo,reveló que el Ejecutivo ya tiene muy avanza-doslosdesembolsosquedebíahacerparaqueel rally se desarrolle en suelo nacional sin in-convenientes. No serán menos de cuatro mi-llonesdedólareslosqueinvertiráelGobierno(un hombre de la organización me aseguróque será un poco más) para garantizar el éxi-to del Dakar.PabloGroux,ministrodeCulturasyhom-bre fuerte de la organización, confía en que“por cada 100 bolivianos que el país invier-ta” se recuperará un monto similar. El plusse encuentra en la promoción turística inau-dita a la que accederá Bolivia. Paquetes paraviajero de todos los sabores, aparición en lasrevistas de turismo de mayor prestigio, horasde transmisión en 190 países en los días quepase la carrera y el movimiento de fanáticosdevotos al rally año tras año.[Los ambientalistas contra elDakarLos defensores de la ecología han tomadodiferentes posiciones desde que se supo queel recorrido del Dakar incluirá a Bolivia. Lasobservaciones van desde las solicitudes amis-tosas al Estado de prevención a rechazos ver-ticales a la realización de la carrera.Quizás la posición más equilibrada es laplanteada por el biólogo e investigador Ro-berto Daza, de la Fundación para el Desarro-
    • 9La Paz, domingo 9 de junio de 2013llo del Sistema Nacional de Áreas Protegidasde Bolivia. El experto sostiene que el peligroambiental merece los mayores esfuerzos porparte de los organizadores y el Estado para laminimización de los impactos ambientales yel daño al paisaje.“Unavezquesedefinalarutapornuestroterritorio, lo que recomendaría es establecerclaramente los sitios de parada y las reglasclaras de la competencia, para que estos cam-pamentos y los corredores tengan todas lasfacilidades para no generar un impacto ma-yor, como servicios básicos, alcantarillado,baños móviles que deben ser recogidos paraque no se contaminen las aguas de la zona,porque si no hay esa infraestructura adecua-da se utilizará la intemperie”, dijo.El experto aseguró que el impacto de losmotorizados se prueba fácilmente cuandounapersonaseparaalbordedelaplataformadeunacarreteraysientetemblarelsuelobajosus pies, en tanto los gases del combustiblequemado se disipan más fácilmente por ladinámica propia de los vientos en esa región.Elruidodelosmotorestambiénprovocacon-taminación acústica.“Evidentemente una logística tan grandeen un periodo tan corto de tiempo es algoque siempre trae sus riesgos, es tal cantidadde gente movilizada, vehículos, espectadoresademás de los corredores, todos ellos van aocasionar un impacto fuerte sobre el área in-volucrada”, dijo.El Dakar 2014 no contará con la partici-pacióndePerú,dondeelMuseoPaleontológi-co Mayer Hönniger de Lima protestó por eldaño irreparable que ocasionó la competen-ciaenelDesiertodeIca,mientrasqueChilesemantiene como escenario de la competenciaa pesar de que el Colegio de Arqueólogos deese país denunciara a los organizadores de lacompetencia por la destrucción impune desitios arqueológicos.Norberto Ovando, experto de la Comi-sión Mundial de Áreas Protegidas , es más se-vero y señala que este tipo de competenciasproducen visibles daños físicos por la rutadonde pasan y que las consecuencias directasson erosión, pérdida de suelo, daño a costas ymárgenes en los humedales y compactacióndel suelo.“Respecto de la fauna silvestre y domés-tica se registran muertes por atropellos,pérdida de juveniles en zonas de reproduc-ción y anidamiento y efectos indirectos pordisturbios al suelo, agua y vegetación”, indicaOvando.El sitio web energiabolivia.com destacaque, según un estudio reciente de la Univer-sidad Mayor de San Andrés de La Paz, en laszonas aledañas al salar de Uyuni, por dondeprevé pasar el Rally, se registraron 93 espe-cies de vertebrados. El ambientalista CesínCurí explicó que se identificaron 25 especiesde mamíferos (26%), cuatro de ellas consi-deradas amenazadas por el ChaetopharctusNationi, Puma Concolor, Leopardus Jacobitay la Vicugna Vicugna.Curí indicó también que en la zona sedetectaron 61 especies de aves (66%) de lascuales 20 especies fueron acuáticas y 41 te-rrestres, incluyendo cinco especies amenaza-das; 5 especies de reptiles (6%), y dos especiesde anfibios.Hay que reconocerlo, los promotores delrally están más interesados en mostrarle almundo paisajes extremos que en la preser-vación de la biodiversidad. Así lo reconoceEtienne Lavigne, director del Dakar, quienaseguróestarcontento“dequelacarrerapaseporBolivia”.“Encadaversióntratamosdedaralgo nuevo a los participantes. Estamos muysegurosdequeelpaisajelosimpresionara”.Sesabe que los organizadores quedaron maravi-llados con la vista impoluta del salar de Uyu-ni y ese fue un factor decisivo para incluirnosen el recorrido.[A modo de conclusiónUno de los efectos negativos de polari-zada cotidianidad en la que vivimos es quetendemos a ver todo entre blancos o negros,como bueno o como malo. Es muy legítimay necesaria la advertencia que viene desdeel ecologismo por las posibles consecuenciasque generará el Dakar, sin embargo estos ar-gumentos no deben bastar para rechazar laposibilidad de organizar el rally.En un país acostumbrado a los eventosmedianos, con excepciones contadísimas, te-ner al Dakar tan cerca es un acontecimientode primer nivel. Posíblemente sea el único deesta dimensión que se acerque a Bolivia enlos próximos 50 años. Debemos reconocerlo,la FIFA dejará de ser un ente corrupto antesde que un mundial de fútbol se pueda jugaren nuestro país.Otro elemento a tomar en cuenta es eldesafío que representa organizar parte de unevento deportivo tan grande. El Estado boli-viano deberá demostrar que es capaz de ge-nerarlascondicionesparaunacontecimientode primer nivel. ¿Seremos capaces? Apenasfaltan siete meses. Los obstáculos ya estánidentificados. La carrera comenzó. Como lodijimos antes, hasta ahora apenas tuvimosdos copas América y un mundial(ito) sabo-teado de fútbol de salón.En Chile hablan dedaño irreparableSegún un estudio efectuado por el Consejo de Monumentos Nacionales, una entidadgubernamental chilena, la llegada del Dakar causó daños en seis sectores. Se denuncia ladestrucción de piezas líticas, cerámicas, estructuras de piedra y osamentas humanas dehace 9.000 años antes de Cristo. “Cualquier daño al patrimonio arqueológico es invaluablee irreparable”, dijo el secretario ejecutivo del CMN, Óscar Acuña, según la prensa chilena.“Hay una alteración de un 50% de la superficie, destruyéndose completamente la se-cuencia estratigráfica (sucesión de capas naturales y culturales) y quedando todos losmateriales detallados descontextualizados (...) Es factible que se haya afectado de maneraabsoluta otro tipo de evidencias arqueológicas, constituidas por los fogones que utilizó lagente para procesar los alimentos”, expresa el informe.Las cifras del Dakar4 millonesInvertirá Boliviaal menos para contar con el rally ennuestro territorio.67 milTuristas aguarda Uyuni paralos días de carrera que pasen por Bolivia.1.050Camas es lo que tienedisponible por ahora la hotelería enUyuni.12 y 13 de eneroSon las fechastentativas en las que el rally pasará porBolivia en 2014.Vigésimo octavoBolivia es elpaís 28 por el que pasa la carrera desdesu fundación.FOTOS: MINISTERIO DE CULTURAS Y TURISMO
    • 10 La Paz, domingo 9 de junio de 2013Maduro se ha mostrado como un presidente sin apoyo quevive sus últimos momentos y no como el hombre que acabade ganar unas elecciones nacionales a 14 años del inicio delproyecto bolivariano. ¿Seguimos en campaña? La (falsa)batalla del presidente de Venezuela por la legitimidad.n Manuel Canelas“El día que me quieras”, una de las obras másconocidas del célebre José Ignacio Cabrujas,se representó en Caracas por primera vez afinales de la década de los 70 del siglo pasa-do. Cabrujas fue, cabe recordarlo, una figuracentral de la cultura venezolana de los últi-mos cincuenta años. La pieza es una críticamordaz al socialismo: en la trama aparecencartas dirigidas a Romain Rolland que nuncase escribieron, viajes a Ucrania planificadospor tipos que no saben situar a este país enel mapa y un Carlos Gardel que aparece comodifusapromesadeunaalternativa:elespectá-culo antes que la utopía.En 2005, entre marzo y julio, la obra serepuso con notable éxito de público. El críticoVicente Lecuna se preguntaba el motivo delmismo, y siguiendo algunas ideas de GeorgeYúdice(“enalgunoscasos…laculturanotieneningún ‘en sí mismo’, no es sino un recursoparalapolítica”)apuntaba:“silaoposiciónve-nezolana había fracasado a la hora de despla-zar del poder al presidente Hugo Chávez pormedios no democráticos en el golpe de 2002,y por medios democráticos en el referéndumde 2004, y los partidos políticos y sindicatosya no tenían el respaldo ni el prestigio deotros momentos, “El día que me quie-ras” podría corresponder a lo anterior: unaforma cultural de hacer política, un uso de lacultura como recurso”.Sin embargo, a pesar del éxito de esta re-presentación, o de otros productos culturalesfuertemente críticos con el chavismo (comopor ejemplo el ensayo de la escritora Ana Te-resa Torres, “La herencia de la tribu”, publica-do en 2009, que se convirtió en un best selleren las tradicionales librerías de los distritosmás acomodados de la capital), la oposiciónpolítica no parece haberse conformado conentender la cultura como un recurso parahacer política ni haber renunciado a mediosno democráticos para desplazar al chavismodel poder.[Puesta en escena abril de 2013La estrategia puesta en marcha por Henri-queCaprilesylaMesadeUnidadDemocrática(MUD), después de su ajustada derrota en laselecciones del pasado abril, tiene como obje-tivo central erosionar la legitimidad demo-crática de un Gobierno salido de la voluntadpopular y para ello no tiene reparos en incluirllamamientosalasmovilizacionesviolentas,aldesconocimientodelasinstitucionesylospro-cedimientos establecidos en el país, y a llevar acabo esta peligrosa campaña con el indisimu-ladoapoyodeladerechainternacionaly,sobretodo,delosmediosdecomunicaciónafines.En este último apartado, cabe detenerse,por lo paradigmático, en el comportamientodel principal diario español, El País, cuandoaborda asuntos relacionados con la izquier-da latinoamericana, sobre todo si se trata deVenezuela, hace palidecer a la imaginaciónreaccionaria a la que nos tienen (mal)acos-tumbrados panfletos como el hondureño ElHeraldo o el boliviano El Mundo. Recorde-mos que el editorial del diario español deldía 13 de abril de 2002, titulado “Golpe a uncaudillo”, no solo hacia responsable a Chávezdel golpe de Estado que acababa de ocurriren el país caribeño, sino que lo calificaba de lasiguiente manera: “La situación había alcan-zado tal grado de deterioro que este caudilloerrático ha recibido un empujón”. Empujón…esta muestra de ingenio serviría de inspira-ción para que El Heraldo calificase, años des-pués, el golpe que se le daría a Manuel Zelayacomo “maniobra constitucional”. Como se ve,la tergiversación sobre lo que ocurre en Ve-nezuela y la antipatía por el chavismo sonmarca registrada del grupo PRISA.Quizás convenga recordar cómo se na-rran de modo distinto las elecciones, y susconsecuencias, en países de la región cuandoelresultadoajustadoesfavorableaunodelosfavoritosdeElPaísquecuandoelbeneficiariodel estrecho margen es el heredero del caudi-llo errático. El 2 de julio de 2006 se llevarona cabo elecciones en México, el resultado fuede 0,56 % de ventaja de Felipe Calderón so-bre López Obrador. El diario El País le dedicóvarias editoriales a este tema durante el messiguiente a la elección. Como por ejemplo eleditorial, titulado «Agitación en México»,decía lo siguiente: “El derrotado candidatopopulista tiene todo el derecho a disputar losresultados de unos comicios tan ajustados(...) Pretender trasladar la reivindicación a lacalle, manteniendo en estado de agitación acentenares de miles de personas, es una po-lítica irresponsable. No sólo porque hay unaclara presunción de validez en los comiciosganados por Calderón....”Las instituciones electorales mexicanas nocontaban, ni cuentan ahora, con mayor núme-ro de elogios que el sistema electoral venezola-no;ladiferenciadeCalderónfue3vecesmenorque la de Maduro; las “huestes” (como dice ElPaís) de Obrador no se dedicaron a quemarcentrossanitariosdondeseatiendenlasclasespopulares ni a quemar sedes del PAN. Tuvie-ronuncomportamientomuydistintoaldelashuestes de Capriles, tan distinto, si cabe, comoelcontenidodeloseditorialesqueElPaísdedi-ca a ambas situaciones, porque, como resultasencillodeimaginar,elprincipaldiarioespañolno solo ha publicado varias editoriales sino unsinfíndereportajesquesiembrandudassobreel proceso electoral venezolano y le hacen eljuego, sin ruborizarse, a la estrategia de desle-gitimación de Maduro puesta en marcha porlaMUD.[Pero, ¿seguimos en campaña?La estrategia de Capriles pretende proyec-tar, interna e internacionalmente, la idea deun Gobierno interino: precario en sus alian-zas internas, incapaz para la gestión e ilegí-timo en su origen. Un escenario donde todoestá a punto del desplome y donde solo sevislumbraunaúnicasoluciónenelhorizonte:convocar elecciones nuevamente y que él sal-ga ganador. La estrategia está bien diseñaday no tiene reparos, como se ha visto, en hacerusodemétodosnonecesariamentedemocrá-ticos. También se ha mostrado hábil al dispu-tar como propia, quien lo diría hace poco, lafigura del propio Chávez. De la mano de unextenso abanico de aliados y recursos, hansido capaces de manejar el tempo político y,aunque en más de una ocasión parecía queel guion estaba a punto de fallarles y que elcoro se iba a dar cuenta de la farsa, esto no hasucedido(sobretodoporlaastuciadeRamónGómez Aveledo, hombre fuerte de la MUD).Capriles ha logrado, y esto no es un dato me-nor, conseguir beneficiarse de un trasvasede votos del oficialismo significativo, mismoque no puede ser despachado por el chavis-mo como mera traición, como si fuese culpadel pueblo que se traiciona a si mismo y votacontra sus intereses. Llamarle a esto análisisno pasa de ser un acto de fe.En esta idea de proyectar una imagen deinterinato es necesario mantener cierto cli-ma de campaña, conseguir que el presidenteMaduro se comporte casi como un candidatoasediado, a la defensiva, como alguien a pun-to de perder las elecciones sin recordar quelas ganó en abril pasado. Y en esto la MUDtambién ha tenido relativo éxito, no tantoporque Maduro siga usando la desafortuna-da figura del pajarito (algún lector bolivianopodría pensar que se trataba de una hábil re-ferencia al “Paraíso de los pájaros parlantes”,de Teresa Gisbert, lamentablemente este noes el caso) sino porque se ha dejado arrastrara este ficticio clima de campaña en dema-siadas ocasiones y se ha mostrado como unpresidente sin apoyo que vive sus últimosmomentos y no como el hombre que acabade ganar unas elecciones nacionales a 14años del inicio del proyecto bolivariano y quecuenta, de modo abrumador, con la mayorparte del poder institucional en el país (casitodaslasgobernacionesyunaholgadamayo-ría en la Asamblea).De este modo, por ejemplo, se puedenentender las desproporcionadas reaccionesante las declaraciones del ex canciller peruanoRoncagliolo. Conviene no olvidar que este fue,junto al presidente Humala, el organizadorde la reunión de emergencia de UNASUR quetuvo lugar en Lima pocos días después de laselecciones de Venezuela y de la cual salió unrespaldo firme a la victoria de Maduro. La pe-tición posterior de Roncagliolo de “toleranciay diálogo entre los venezolanos” quizás no erapertinente o, incluso si se quiere especular, noera inocente en la línea de fortalecer el climade inestabilidad y zozobra que busca Caprilespero eso no justifica que la reacción haya sido,primero, puesta en escena por el propio presi-dente Maduro y, segundo, empleando térmi-nosinnecesariamenteduros,quebienpodríanrevelarnerviosismoeimprovisaciónenlabús-quedadeenemigos.Entodocasoparaqueunareacción de molestia diplomática sea severa ytenga consecuencias no tiene por qué ser ex-plicita, es decir, deberían haberse usado otroscanales y el canciller Jaua tendría que habersidoelencargadodelasmismas.Laconclusiónes que la posterior renuncia de Roncagliolo seleyóenPerúcomounprecioqueHumalatuvoquepagaraMaduroy,porsialgofaltase,inclu-so Capriles aprovechó para mostrar su solida-ridadconelexcanciller…Algo parecido ocurre con el reciente im-passe con el presidente Santos por haber re-cibido en audiencia a Capriles. No hay porquepensarqueesunadecisióningenua,Santosesel artífice de la Alianza del Pacífico e inclusodesea que Colombia se integre a la OTAN. Esuna suerte de Piñera pero mucho más hábil einteligente.Ahorabien,fuetambiénSantoselpresidente que, en una larga entrevista al dia-rio El País, recordó que Felipe Calderón habíaganado por un margen tan estrecho o menorque Maduro y que gobernó su país duranteseis años. Para que Capriles y Santos conspi-ren no hace falta una reunión bajo todos losfocos, es por eso que la reacción del Gobiernovenezolano, antes de ayudar sin querer a quese estreche la relación entre ambos, debe sermáscautaeinteligente,máspropiadeunGo-bierno que de un comité de campaña.En la tierra donde más se baila a CarlosGardel, algo similar le vino a decir CristinaFernández a Nicolás Maduro: “Al odio hayque responderle con amor y con gestión,fundamentalmente con gestión y gobiernoporque si uno se detiene a contestar se pier-de tiempo, se pierde energía en las cosas querealmente debemos hacer” Y si, en todo caso,uno encuentra tiempo y decide contestarlea todo el mundo, no hay porque hacerlo conmicrófonos alrededor.¿Estás listo, Maduro? Asedio mediático, debilidades y torpezas del “sucesor”El día que me quieras
    • 11La Paz, domingo 9 de junio de 2013El reino de los doctorcitos: de la judicialización de la política ala judicialización del deporte. Parafraseando a Gary Lineker,el fútbol es un deporte de once contra once en el cual siempregana un abogado.n Mario MurilloAl finalizar en 2012 el campeonato Clausuradel fútbol profesional boliviano, el presiden-te del club Aurora anunció que reclamaríauna “auditoría arbitral”. Según Rodolfo Ace-vedo, había que someter a examen todos losarbitrajes de todos los partidos disputadospor su club durante el torneo. Así Aurora re-cuperaría los puntos que con sus decisionesle arrebataron los árbitros. Esta declaracióndel firme propósito de enmendar en la mesade negocios lo jugado en la cancha expresalimpiamente qué valores mueven a los diri-gentes de la Liga del Fútbol Profesional Bo-liviano (LFPB) y de la Federación Bolivianade Fútbol (FBF).[El reino de los doctorcitosFichar un abogado ducho es mejor que fi-charunbuendelantero:alguienquesepades-hacer los goles que nos hicieron, porque losque hicimos también pueden ser anulados.En el fútbol boliviano cobra vigencia e inten-sidad irónicas la máxima de Marx: “Todo loque ha sido hecho por los hombres puede serdeshecho por los hombres”. El campeonatoClausura 2013 consagró como campeón alBolívar pero se vio empañado por impugna-ciones, fallos, apelaciones, recontrafallos queopacaron los brillos de equipos y jugadores yengendraronunaincertidumbrequemenguóla expectativa por el juego.OrientePetroleroimpugnóelpartidoquejugó contra Wilstermann en marzo de esteaño, por la inscripción antirreglamentariade un jugador extranjero. Con anterioridadotros clubes habían impugnado, alegando lapresencia supernumeraria de jugadores ex-tranjeros en la cancha, en los partidos juga-dos por Wilstermman. El reclamo se fundabaen que el club cochabambino había habilita-do a siete jugadores extranjeros para la tem-porada, cuando el Estatuto dispone que sólopuede habilitarse a seis. Sobre la base de unaserie de argucias e interpretaciones de la nor-ma alegadas por hábiles abogados defenso-res, los tribunales de la Liga sentenciaron queninguna regla había infringido Wilstermann,que retenía así los puntos que le reclamaban.En cambio, la última querella, promo-vida por Oriente Petrolero, eligió un focomás restricto, pero más astuto: exigió que elWilstermann presentara los documentos dehabilitación de Erick Aparicio, jugador ar-gentino, porque sostenía que su inscripciónera inválida. La gambeta tuvo éxito. A pesarde haber desestimado las impugnacionesanteriores, cuando faltaban menos de seisfechas para que terminara el torneo el Tribu-nal Superior de Disciplina Deportiva (TSDD)de la Federación le concedió una victoria aposteriori a Oriente Petrolero: como en lacancha el partido había acabado en empate,el club cruceño recibió dos puntos extra. Sinembargo, después la Liga revirtió el dictamendel TSDD, por reparar en un vicio de forma:descubrióqueelfallollevabasólolafirmami-noritaria de dos de los cinco integrantes delTribunal. Al cierre de esta nota, con Bolívarya campeón del Clausura 2013, los dirigentesde Oriente Petrolero sopesan si recurrir a laJusticia ordinaria para demandar al presi-dente de la Liga por daños y perjuicios.La judicialización del deporteDesde hace una década y media, el niveldel fútbol profesional es cada vez más pobre,cada vez más patente la sequía de resultadosinternacionales. El panorama se complejizadebido a la existencia de campeonatos en elcircuito amateur que no tienen mucho queenvidiarle al fútbol profesional boliviano. EnLa Paz, la Liga Deportiva El Tejar es en mu-chos sentidos un universo paralelo al fútbolprofesional donde jugadores de primer nivelparticipan en este campeonato y prefierendejar de lado el ámbito de Primera División.Entretanto, los dirigentes de la Liga y de laFederación han transformado a estas institu-ciones en corredores judiciales. Los doctorci-tos hacen del fútbol una reñida tragicomediaprocesal antes que aquel deporte competiti-vo que dirimen en la cancha once hombrescontra once hombres. Tanto la Liga como laFederación interpretan a gusto sus propiosreglamentos. Lo hacen con una impunidadque no ha conocido desfallecimientos ni de-rrotas. La popularidad del fútbol y los cam-biosestructuralesquehavividoBoliviaenlosúltimos años parecen no hacer mella en estasinstituciones, islas donde criollos de la clasealta son dirigentes que no rinden cuentas anadie. Encerrados entre cuatro paredes, losdirigenteshacenydeshacen.Nofaltanrasgosgrotescos, que se exasperan en los enfrenta-mientos legales que oponen a los clubes delfútbol profesional boliviano.El logro de ganar en mesa a través de ar-timañas legales lo que se perdió en cancha seha vuelto un aspecto constitutivo del operarde las instituciones que tienen en sus manosel fútbol competitivo en Bolivia.[Todas las veces, una farsaDurante el campeonato Apertura de 2011,un característico cuestionamiento legalistaboliviano irrumpió en el fútbol. San José ha-bía ganado por 1 a 0 el partido de ida de loscuartosdefinal,jugadoenOruro.Desconten-to con el resultado, el club “Aurora impugnó aSanJoséporhaberincluidoacincojugadoresextranjeros en su alineación del partido deida, y que contravenía la norma que obligaa la inclusión de mínimo siete bolivianos deorigen” (La Razón, 11 de diciembre de 2011).El partido de vuelta terminó con un resul-tado a favor de San José por 2 a 0. El tribu-nal debía dirimir el conflicto: qué club debíapasar de ronda. Los resultados “dentro de lacancha” le daban la victoria a San José, peroesteclubhabíaincumplidolareglamentacióndel campeonato.El Tribunal de Justicia Deportiva (TJD)de la Liga fue el ente encargado de zanjar lacuestión. Dio por válida la impugnación deAurora contra San José. Esta decisión, sinembargo,podíamaterializarsededosformas,cada una con soluciones diferentes para elproblema. Si decidían seguir la lógica de quela impugnación significaba perder tres pun-tos pero no la diferencia de gol -como indicael Reglamento del Estatuto Orgánico de laFBF-, San José pasaría de ronda. En cambio,si decidían seguir la lógica de que la impug-nación, además de la pérdida de los tres pun-tos, implicaba la diferencia de gol al respecto-como indica el Código Disciplinario de laFBF-, el club que pasaría de ronda sería Auro-ra. Al no existir una reglamentación única yclara al respecto, la definición que adoptaronlos jueces dependió de la norma en la que eli-gieron apoyarse. En suma, se abrió la posibi-lidad de que las definiciones reglamentariasdependan de intereses, posiciones de poder ynegociaciones tras bambalinas.El asunto no se reduce a simplificar ysostener que los resultados deben “ganarseen cancha y no en mesa”. Si fuera así, un clubpodría ganar un partido con doce jugadores,si para jugarlo contara con el consenso inicialdel adversario. En la práctica, parecen impor-tar poco las reglas básicas de la competición,y mucho cómo se pueden utilizar para el bienpropio en función a las circunstancias.[Nada es para siempreLa manipulación de las reglas no se limitaen Bolivia al fútbol profesional. No es unarealidad disociada del resto del las estructu-ras del país: en términos de las regulacionesque norman la vida de las personas, todopuede ser revisado, porque todo es aparien-cia, todo es artificio.De ahí que lo más importante no sea elcarácter –ni la posible modificación- de lasreglas. Al no estar incorporadas por los in-dividuos, no importa cómo sean éstas, niquienes las administren. Los individuos concapacidad de litigar se valen a gusto y placerde las normas, y aducen interpretaciones en-gañosas y retrocesiones que insultan a la ló-gica. Esta situación constante se hace posibleporque la opinión pública no está en contrade que las cosas se hagan de esta manera.Con sus acciones diarias, la gente aprueba ensu vida cotidiana esta manera de actuar, sindesgarramientos ni reparos. Existe un con-vencimiento colectivo de que las normativasno están para ser respetadas sino antes bienpara negociar con ellas.La cancha y la mesaEl fútbol profesional como parábolade la sociedad bolivianaFichar un abogado ducho es mejor que fichar un buen delantero: al-guien que sepa deshacer los goles que nos hicieron, porque los que hi-cimos también pueden ser anulados. En el fútbol boliviano cobra vi-gencia e intensidad irónicas la máxima de Marx: “Todo lo que ha sidohecho por los hombres puede ser deshecho por los hombres”.
    • 12 La Paz, domingo 9 de junio de 2013Todo lo que puede pasar por la cabeza durante una premiermundial en el prestigioso festival de cine. ¿Dónde quedaBolivia?n Juan Pablo Richter[Fade In.Jueves16demayode2013,smokingnegro,paraguas en la mano izquierda, para la lluvia,y cámara en la mano derecha para tratar deregistrar, aunque sea, un perfil de la grandio-sa Octavia Spencer, quien se roba la atenciónde todos en la alfombra roja del Gran TeatroLumiére. Es la premier mundial de HELI, lanueva película del mexicano Amat Escalante,en el Festival de Cannes 2013.Ya dentro de la sala, inmensa y glamoro-sa, una seductora voz de mujer habla por elaltavoz: “Damas y Caballeros… Amat Escalan-te”. De pronto, todos se ponen de pie y acom-pañan la entrada del director, y su elenco,con aplausos; a unos metros, espera ThierryFrémaux, delegado general del festival, paradarles la bienvenida.Protocolo superado, las luces se apagan;la emoción crece y las cortinas del escenariocomienzan a recorrerse dejando ver una in-mensa pantalla en donde, inmediatamente,aparece una animación que termina en ellogotipo del Festival; los aplausos vuelven allenar el ambiente de la sala. Segundos des-pués, la animación desaparece y comienza lapelícula.En ese momento, en ese lugar… el famo-sísimo Gran Teatro Lumiére; emocionado eimpresionado por el significado, por el am-biente y por la experiencia que se avecinaba…me quedé dormido.[Corte a:El agua del Mediterráneo golpea con suavi-dad la arena de la playa; la brisa, fuerte y fría,se hace escuchar por todos lados. Detrás delTeatro Lumiére, se extiende la “Villa Interna-cional”, que es un espacio grande, junto a lacosta, en donde se acomodan una cantidadgrande de, llamémosles, “cabañitas”; todasblancas, todas con un patio que conecta conel mar y todas con la bandera de su país or-gullosamenteizada,bailandoconelvientodeun lado al otro.Muy emocionado comencé a caminar porcada una de las “cabañitas”, el asombro y laemoción iba creciendo a medida que me to-caba visitar los espacios apropiados por cadauno de los países del mundo; el primer lugarque me recibió fue la India y, se me pone lapiel de gallina, tal vez en mi vida nunca habíasentido tanta envidia. Envidia porque era unespacio tan orgulloso de su cine, de su cultu-ra, de su espiritualidad y de su gente; con unasonrisa en la cara, te recibían mientras te sa-ludaban: “Bienvenido a la India”.Muchomecostósalirdellugar,peroteníaque recorrer el resto del mundo; después devisitar Estados Unidos, Canadá, Alemania,Holanda, Japón, Emiratos Árabes y otroslugares -todos expertos en transmitir suorgullosa nacionalidad, en ofrecer su paíscomo el mejor lugar del mundo para hacercine, para apoyar el desarrollo del cine, paraentender el cine- llegué al espacio colombia-no y la emoción se hizo mas fuerte; no soloporque, en la actualidad, algunos de mis pro-yectos están muy cerca de realizarse con elapoyo de ese país sino porque era el primerpaís latinoamericano que me tocaba visitar yla experiencia fue exactamente igual que enlos anteriores lugares, increíble; después visi-té Brasil, Argentina, México y Chile y, en esemomento, un escalofrío recorrió mi cuerpoy, aunque quería ignorar lo que sentía, unasensación de miedo se apoderó de mi. Fuecuando mi mente me preguntó lo que yo noquería que me pregunte: ¿Dónde está Boli-via? Y continuó… Nosotros podemos ser tannacionalistas como los indios, tan talentososcomo los estadounidenses, tan trabajadorescomo alemanes, tan amigables como los co-lombianos… ¿o no? Y volvió a preguntarme:¿Dónde está Bolivia?Pretendiendo seguridad, pretendiendoignorar a mi cabeza y pretendiendo una res-puestaquehagadesaparecerelmiedo,caminepor toda la extensión de la “Villa Internacio-nal” cientos de veces, tratando de aferrarmea la esperanza de encontrar una “cabañita”que muestre nuestra grandeza como país,como amantes del cine, como dueños de lasmejores historias, como grandes anfitrionesy cuya bandera baile con el viento haciéndosever por todos.Así, caminé y caminé, una y otra vez,pero no me quedó mas que asumir el mie-do, transformarlo en cierta indignación yresponder(me): Bolivia no está acá… estátodo el mundo menos Bolivia; miraba haciatodos lados, veía y escuchaba a cientos depersonas sin rostro haciéndose la burla de misituación. Entre todos ellos logré identificara un gran amigo mío repitiéndome con muybuena onda: “Ven a vivir a Bogotá, aplica anuestrosfondos,haztuspelículasdóndepue-das hacerlas…”.Inmediatamente,sentíungolpefuerteenel codo.[Corte a:Despertésobresaltado.Seguíaenmibutacadel Gran Teatro Lumiére. Y, sin más, traté deretomar la historia de la película; ésta termi-nó con los aplausos del caso y, una vez más,protocolo superado, salí del cine.[Fade Out.Se me viene a la cabeza una frase delcineasta que mas admiro y respeto, StanleyKubrick: “Un hombre escribe una novela, unhombre compone una sinfonía, es esencialqueunhombrefilmeunapelícula”e,inmedia-tamente, se me viene una pregunta que, singanas de parecer moraleja, no dejo de repe-tirme: ¿Llegará el día que, en este grandiosopaís, entendamos al cine como una oportuni-dad y no como un obstáculo?No me importa si es Cannes o en Júpiter,pero quiero aferrarme a la esperanza de queel cine de éste país puede ser el mejor, porquees el reflejo del mejor lugar de la “Villa Inter-nacional” de La Tierra.La Paz, 2 de junio de 2013Hace tiempo me diagnosticaron desorden de ansiedad conagorafobia, estuve como tres años sin poder entrar a una salade cine sin sufrir un ataque de pánico. No podía ir a las pre-miers por la cantidad de gente y las colas, imposible ir a unmiércoles 2x1, hasta esperar mi turno en el Candy Bar eratodo un reto para mi. Gran castigo de la vida para alguien quequiere ser cineasta.De repente recibí un mail que me confirmaba la acredi-tación y apoyo económico para mi participación en el Mar-ché  du Film  de  Cannes, con mi proyecto cinematográfico“Las Malcogidas”, se trataba del Mercado de cine más grandedel mundo…Genial!Cannes, la Meca del cine. Mil personas por todos lados,gente y más gente, filas para la acreditación, para las entra-das, para el café gratis, para el café no gratis, cola para entrar auna peli,parasalirdela peli,paraentraralafiestaalaquenoes-tábamosinvitados,paraentraralaquesífuimosinvitados;paraconseguir una silla en los workshops, cola para usar el baño dela casita que alquilamos, que estaba hecha para dos pero quecompartíamos entre seis. Gente, gente y más gente por todaspartes; el infierno para cualquier agorafóbica; ni modo, no mequedootraquerespirarprofundo,ymeterle nomas…Tenía que verme bien vestida con mi linda ropa de segun-da mano, tenia que sonar segura, estar relajada ante todos,todo el tiempo; repitiendo una y otra vez la sinopsis de mi pe-lícula en mi “fluido” ingles: “Is the story  about a girl trying toget her first or... orgas... orgs.. orgasm” Me cuesta mucho decirla palabra orgasmo en ingles, no puedo pronunciarla con faci-lidad… irónico, right?. Yo Decía: “es un musical” y el productorgringo me miraba asustado; decía: “actuaré yo” y la importan-te productora española respondía: “NO gracias”; trataba dedecireningles:“escinedemujeresparamujeres”yeldistribui-dor alemán negaba con la cabeza.Caminaba por el enorme lugar y veía miles de  afiches,productoras, distribuidoras vendiendo pelis que jamás veré,o tratando de hacer pelis que probablemente jamás se ha-gan, directores que me doblaban la edad matando por cincominutos de atención de algún productor para hacer su ope-ra prima. Nada me aseguraba que yo no fuera uno de ellos,que mi peli no sea una de esas que jamás se harán o verán.El Juan Pablo Richter me preguntó: “¿sientes que al estar acáestas más cerca de hacer tu peli?”, no tenía idea; me veníanmil preguntas a la cabeza desde ¿qué hago acá? Hasta ¿paraqué hacer cine?. Aunque debo aceptar que está de lujo teneruna crisis existencial en Cannes…(la arrogancia de la últimaoración es absolutamente intencional).En fin, después de una semana de caminar mucho, decomer  paninis, conocer atractivos extranjeros, aprendermuchísimo, antojarme todas las carteras  Loui Vuitton  ylas gafas Gucci, de horrorizarme por el nivel de consumoy derroche del primer mundo; de ver las mejores películasen las mejores salas de cine, después de una semana de re-negar porque Bolivia no tiene más presencia en esos even-tos y después de cruzarme a dos metros de distancia conDavid Hasselhoff; por fin apareció ELLA: rubia, muy bienvestida, alemana, hablaba español (thank god) era amigade mi amigo#productor#hermano#Rodrigo Bellott, y fuela que dijo las palabras mágicas: “me interesa trabajar conustedes”.De repente me di cuenta de que todo valió la pena, laagorafobia, el miedo, el ingles mal hablado, las filas, la resaca.Bastó el interés de una sola persona para que yo encontrarala respuesta a la pregunta del Juan Pa Richter: sí estoy máscerca de hacer mi película, por ser lo que soy y por venir dedonde vengo.El anterior domingo fui al cine, acá en La Paz, después detresañospudedisfrutardeunapelículaenterasinsentirnadade miedo y ansiedad. Creo que era ansiedad por el futuro, an-siedad por mis decisiones, tuve que viajar 9 mil kilómetros,de la mano de dos grandes amigos, para sentirme cerca de misueño, para poder estar tranquila y por fin perderle miedo alcine, a ir al cine, a hacer cine.Otra crónica desde CannesMi fluido inglésCrónicas desde CannesEl sueño de(l) Lumiére
    • 13La Paz, domingo 9 de junio de 2013Aciertos, misterios y ¿futuro? de los títulos elegidos paraformar parte del TOP 15 novelístico nacional.n Edmundo Paz SoldánEn los años noventa, uno de los libros delectura obligatoria para los estudiantes deun doctorado de literatura latinoamerica-na en los Estados Unidos era FoundationalFictions, de Doris Sommer. En ese libro, lacatedrática de Harvard proponía que ciertasnovelas del siglo XIX narraban alegóricamen-teciertospactosentreclasesygruposétnicosque se proponían como modelos hegemóni-cos de configuración nacional. Cecilia Valdésy María eran más que novelas; eran ficcionesfundadoras de una nación. Sommer no men-cionaba a Bolivia, pero era claro que ese lugarlo ocupaba Juan de la Rosa.Algunosacadémicosseabocaronabuscarnovelas fundacionales de cada país latino-americano para confirmar las tesis de Som-mer. Con el tiempo, sin embargo, no faltaronlas críticas a ese modelo de lectura. El críticoperuano Gustavo Faverón fue uno de los máslúcidos en su ataque a la lectura alegórica yen su propuesta de que todas las novelas, in-cluso la bienquerida María, eran un abánicode contradicciones que, más que proponer,deconstruían cualquier posibilidad de unalectura nacional. Faverón también criticabala importancia que Sommer le asignaba al gé-nero novelístico en la construcción de la na-rrativa nacional; Sommer no daba ejemplosdel Perú porque el centro del canon decimo-nónico del Perú eran las Tradiciones de Ricar-do Palma, narraciones fragmentarias que noconstituían una novela.Recordé todo esto al ver a fines del 2011lalistade“Quincenovelasfundamentales”deBolivia elaborada por un grupo de especialis-tas bajo el patrocinio del ministerio de Cul-turas. Pensando sólo en el género novelístico,era una lista sensata, que no se preocupabatanto de la idea de una construcción nacionalcomo de la de una propuesta narrativa tras-cendente. Pese a todo el debate que hubo so-brelaincorrecciónpolíticadeRazadebronce,la novela de Alcides Arguedas seguía entrelas “fundamentales” porque, simplemente,nuestra narrativa ha producido pocas obrasde ese nivel (no descarto que en los próximosaños haya renovados esfuerzos por sacarladelcanon).Dentrodeesasensatezsecolabanalgunos misterios: ¿cuántos habían leído deverdad a Arturo Borda? La última edición deEl loco es de hace cuarenta años, así que ima-giné a los especialistas revisando bibliotecascon afán, trasnochándose para terminar deleer sus 900 páginas antes de la votación.Más allá de la sensatez, había algo con-servador en esta lista y tenía con ver con lacrítica de Faverón a Sommer, con el hechode que todavía se seguía colocando al géneronovelístico como responsable de decir algotrascendente sobre la nación. Es cierto quelos especialistas se mostraron más flexiblesde lo que en principio parece e incluyeronen la lista un texto que no es una novela: lasCrónicas de Arzáns. Pero no es menos ciertoque ese texto aparecía como una excepcióna la regla y que, si se había sido flexible conArzáns, los encargados del proyecto debíanhaber desterrado de una buena vez la idea deprivilegiar un género y haber hecho una listade, simplemente, “libros fundamentales”. Así,por ejemplo, se podría haber incorporado –oal menos debatido la posibilidad de hacer-lo— títulos como Creación de la pedagogíanacional, Pirotecnia y Sangre de mestizos, yse podía haber discutido si Cerco de penum-bras no era más central que Aluvión de fuego.La colección de “Novelas fundamentales”ya está circulando. Hay que leerlas, discutir-las y proponer revisiones, porque un canonsiempre está en movimiento, construyéndo-se y desconstruyéndose a la vez. Mi propues-ta para el futuro es la de descartar la idea de“novelas fundamentales” para reemplazarlapor la de “ficciones fundamentales”. Quiénsabe,quizásasítambiénpodríamosincluirenesta lista privilegiada a libros de poesía comoCastalia bárbara o La noche. ¿No que nuestrapoesía es mejor que nuestra narrativa?Sobre las 15 novelas fundamentalesFicciones fundacionales Declaración: La familia Pito es bienJigote.Aviso urgente: Vendo celular chino en 45mil dólares (Satelitales).Escupitajo: Baño de impopularidad(Bachelet).Sean Penn: Bebida espumosa que causaacidez al oficialismo.Sean Walker Penn: Whisky favorito de laoposición.Oposición rottweiler: Navarro-cabezazo.COB: vanguardia jubilada.Librepensantes: unos, chatos; otros,delgados.Nostalgia: Somos republic/anos (Atte.:viudas de Goni).Audios: Carmen Eva 2, exSoza 0.Revolución 1: tigre de papel… higiénico.Revolución2:unos,Jigote;otros,mojigote.Melodía 2025: Do-Re-Re-Re-Mi. (Fdo.TCP).Política pública: cancha de fútbol.Alianza del Pacífico: del ALCA su puntita.PatriaGrande:¿OnTAN?(Fdo.Colom-bia).Deschapando: Jimmy: No te permito. /Ramón: No me permutes.Programa: Bolivia cambia, Evo cunde. ¿YSamuel? Ay, Samuel.Clamor animal: Indemnización para elAnotigato por daños psicológicos.Puente: TiquiNO (Fdo. Estrechos).Clarín-periodismo: Si así es Lanata,cómo será Lacrema.Dakar 2014: Sean o no Sean.Diferencias:Oficialismo: Red Bull.Oposición: Pit Bull.Cunnilingus: deporte extremo (MichaelDouglas).Estrategia marítima: Que Piñera Hayacaído en la trampa.Ortografía feisbukera: Al Tribunal delHaiga.Anonymus Bolivia: Andar con elSmartphone bajo el brazo (ATT).Transiciones: de TIPNIS a TIPNuni(Carmelo).Diabluras: Bolivia al Mundial 2022(Bigotón).Chau chau: USyanoAID.Frente único: Samuel, Costas, Juan,Adrianita y Manfred Presidentes.Consigna: Cocanis y milicos, unidos,jamás serán vencidos.Binomio PT Federal: Manfred-Solares2014.Rozsa de lejos: Novela (per)judicial.Asilo interruptus: Naranjitay, PintoPintitay.Aclaración: Los Pito no tenemos nadaque ver con los Pinto.Política antidroga:Antes: que la DEA no me VEA.Ahora: que la NAS se haga GAS.MNR: ¿Auténticos por decadentes odecadentes por auténticos?Ironías religiosas: Vestir a la virgen conbilletes cuando sale a reclamar sus joyas.Tarifazo de cierre: mono con chicote.
    • 14 La Paz, domingo 9 de junio de 2013Semblanza literariaJesús Urzagasti: Donde estalla la nostalgiapor la hermosura de la vidaConstantes y obsesiones en la obra del escritor. Los motoresde esta narrativa privilegiada.n Sebastián AntezanaTodavía hoy, a meses de su fallecimiento,pienso que las dos mejores novelas de Je-sús Urzagasti son las primeras que publicó:Tirinea, en 1967, y veinte años después Enel país del silencio. Posteriormente escribióvarias otras, pero son estas dos primeraslas que muestran de manera privilegiada laspreocupaciones y constantes de su obra, lacentralidad de la muerte y la memoria en sunarrativa, y el itinerario general que marcaríaen la literatura boliviana.De alguna manera, Tirinea y En el paísdel silencio son dos libros independientes,pero de otra, quizás más entrañable para ellector, ambos son el mismo libro, uno es laprefiguración del otro, o el otro es la versiónenriquecida del uno. Fielkho, el personajecentral de Tirinea, autor del diario que esel libro, es una suerte de primera encarna-ción de Jursafú, centro y uno de los tresnarradores de En el país del silencio. En elprimer caso, la narración en forma de dia-rio –en realidad una serie de fragmentos enlos que la voz narrativa viaja entre Fielkho yun segundo y capcioso personaje– nos cuen-ta el traslado de Fielkho desde las llanuraschaqueñas hasta La Paz, ciudad en la queempieza a estudiar en la universidad, aun-que finalmente la abandona. El núcleo de latrama envuelve una historia de migración ydesarraigo, un traslado del campo a la ciu-dad que durante el siglo XX fue el de granparte de la población boliviana y que aquí senos ofrece por entregas diarias.Ana Rebeca Prada –quizás la más ex-haustiva e incisiva estudiosa de la narrativadel chaqueño– indica en Viaje y narración:las novelas de Jesús Urzagasti: “El diario enTirinea es definido como el lugar en el queFielkho cuenta sus ¨experiencias más ínti-mas¨, en el que despliega una actividad (laescritural) que el cuerpo le exige para vivir,para establecer un equilibrio entre sus ojosy el mundo, en el que ¨arroja un poco de luzsobre su vida¨, y en el que intenta ¨presenciarel mecanismo que moviliza su mundo¨. Estaliteratura tiene, pues, aparte de un estatutotestimonial, un cimiento de corte epistemo-lógicotambiénfabulado,esdecir,unproyectode conocimiento cuyo ¨método¨ es la ficción,la poesía. Un conocimiento, sin embargo, queno está abocado a encontrar el sentido deespectaculares experiencias de vida, sino afundar una mirada, una manera de estar enel mundo, una forma de vida”.La estructura de ambas novelas, como laimaginación mítica, parte de un intento deordenamiento del caos, por lo que los saltostemporales, los cambios de puntos de vista yde narrador, la alternancia de realismo y algomás que realismo, son elementos constituti-vos. En ambas novelas el lector es testigo deuna suerte de fundación de los territorios enque en parte transcurren: Tirinea en Tirinea–“Tirinea es una llanura solitaria, con árbolesfogosos y cálidas arenas expulsadas del fondoazul de la tierra. Perdida como está en la me-moria de los ángeles, la vida no ejerce allí nin-gún control”– e Ipapecuana en En el país delsilencio –“Es tierra parda y humilde, aunquelas ondulaciones de los cerros le atribuyan uncarácter decididamente misterioso. Con serúnica, su estampa se transforma y no se en-trega fácilmente al observador. Si es un indioguaraníquienlamira,asumelaimagendeunaflor silvestre (…) En cambio cuando se aproxi-ma el perverso, lo extravía hasta depurarlo”–.Ambos países exhiben y producen marcas cla-ramente identificables con el Chaco boliviano,tierra que en el universo literario de Urzagastimantiene siempre una misma connotaciónmítica que la vuelve un imán sensorial, y unaformadeestructurarpensamientoyvida,parasushabitanteslejanos.En este panorama se hace necesario esta-blecer lazos, vínculos de comunicación con latierra de origen, sí, pero también con las cosasy las personas que conforman esa tierra deorigen;comosesabe,inclusosiestánmuertos.Jursafú, personaje de En el país del silencio,indica: “La más grandiosa comunión con elUniversosedaatravésdelacomunicaciónconlos muertos”, aquellos que los personajes car-gan consigo, pues “no hay ser humano que notermine cargando a sus muertos; no puede de-jarlos en ninguna parte porque son los héroesdesupatriaincanjeable,eldepuradoterritoriode la nostalgia, el campo santo que alguna veznoshaconsentidolainvulnerabilidaddelapu-reza”. Así, es claro que en En el país del silenciohay un activo intercambio de voces fantasma,apariciones de difuntos, constantes diálogosentre la esfera de la vida y la de la muerte quepermiten pensar que en el universo de Urza-gasti una y otra comparten un mismo planode existencia. Esto mismo puede verse ennovelas posteriores donde la dialéctica vida ymuerte es tan clara como en De la ventana alparque, pequeña novela en la que el narradorcrea un espacio en el que sus muertos puedenencontrarse, charlar, llevarse a cuestas unos aotrosenunacasaingrávidayplenadebelleza.Esta primera obsesión urzagastiana conla muerte encuentra un correlato preciso enuna segunda obsesión con la memoria, queen las novelas se revela como un mecanismode preservación y vínculo con el futuro. Unode los claros motores de la narrativa de Ur-zagasti, la memoria empieza a manifestarsecomo sensaciones –el olor encendido delmonte en la noche, el bochorno de mediatarde que traspasa soplo a soplo nubes deinsectos, la lluvia que cae sobre la leña reciéncortada– para después pasar a ser, como diceFielkho, “la verdadera zona del recuerdo”,aquella en la que todo lo que ha sucedido em-pieza a dejar de suceder para siempre, aquellaen la que se entra plenamente en los territo-rios míticos fundados por las novelas. Frentea la pasión de la lógica occidental, Urzagastiprivilegia las conexiones salvajes y descentra-das de la memoria, la articulación del pasadomás noble, intocado por la razón sistemáticaen las proyecciones del futuro. Así, conformaenlaliteraturaotraformadeestarenelmun-do, crea otro cuerpo social hecho de un tejidofino y puntilloso, incluso capaz de sustraersea los influjos del Estado. No es extraño, por lotanto, y finalmente, que sobre esa memoria yesa corporeidad de la memoria, que sobre esasuma de experiencias sociales e individualesque literalmente se hace carne, Jursafú, aligual que Urzagasti en toda su narrativa, yquizás incluso hoy en la muerte, indique conlentitud que su propio cuerpo “es memoriadormida donde estalla la nostalgia por la her-mosura de la vida”.Uno de los claros motores de la narrativa de Urzagasti, la memoriaempieza a manifestarse como sensaciones –el olor encendido delmonte en la noche, el bochorno de media tarde que traspasa soplo asoplonubesdeinsectos,lalluviaquecaesobrelaleñareciéncortada–paradespuéspasaraser,comodiceFielkho,“laverdaderazonadelre-cuerdo”, aquella en la que todo lo que ha sucedido empieza a dejar desuceder para siempre.
    • 15La Paz, domingo 9 de junio de 2013¿Fue? ¿La vio y escuchó? Tal vez no sea suficiente. Un materialespecial de El Desacuerdo sobre esta notable puesta en escena.n Alfredo Grieco y BavioEntreverada Bella Gente Oficial y Bella GenteAlternativa acudió en el mayo paceño al es-treno local de la ópera de cámara Nomis Ra-vilob. Unas y otros gozaron y reflexionaroncon la música del maestro Cergio Prudencioy el libreto del novelista Juan Pablo Piñeiro.Si el compositor cambió famosamente la Sde su nombre de pila por una rebelde C, ellibretista extremó audacias verbales en sutítulo onomástico. Piñeiro hizo un invertidodel Libertador andino Simón Bolívar y diovuelta, como un guante, las miserias del his-toricismo. El revés de la trama fulgura, grita ysusurra bajo la especie de una rica mitología.El mito encarnó alusivos vestuarios, se paseóentre escenografías fantásticas, y se hizo oírcon virtuosas orquesta de instrumentos na-tivos y voces argentinas.[Comitentes y comedidosNo parece aventurado sostener que des-pués de la crisis de 2001, el gobierno del ma-trimonioKirchnerenArgentinarestablecióelpoder presidencial. Supo asumir el mecenaz-go estatal con regia capacidad de dispendio.El encargo a sus autores de la ópera NomisRavilob es uno de los más felices, más eleva-dos ejemplos de ello. Nunca el Estado gastótanto, ni con mayor puntería, en la Univer-sidad, en las ciencias humanas y sociales, enla promoción de artes y letras. Si para un in-telectual o un artista en la década argentinay menemista de 1990 el mercado ofrecía unhorizonte amplio y complacientemente opo-sitor, en los últimos diez años esos mismostalentos hallaron en instituciones oficialesun ámbito de sostenida prosperidad y espar-cimiento. Altos compositores o simples grou-pies se adaptaron con progresiva plasticidadalosrequerimientosdelosnuevosescenariosdonde la redistribución de papeles y libretosfue tan incesante como alentadora para quie-nes abrigaban esperanzas de vivir del arte. Lamovilidad cultural compensó la inmovilidadsocial, según tematizó el film Francia (2010)de Adrián Caetano.[Ropajes e investidurasEl mismo director uruguayo Caetano habíapresentado en 2001 su film Bolivia, cuandoel país era sólo una República. En la perua-na Feria del Libro de Arequipa (noviembrede 2011), varios autores bolivianos fueronpreguntados sobre qué había florecido paralas artes desde la fundación del Estado Plu-rinacional. Según el narrador y decano de losantólogos bolivianos, Manuel Vargas, el flore-cimiento había tenido su centro, y tal vez sulímite, en las artes escénicas. El aserto centralparece verificarse en la producción bolivianade Nomis Ravilob. La nueva puesta en esce-na, financiada en el país, ha sido una suma deopciones fuertes. La imaginación bolivianano se ha sentido confinada a las fronterasplurinacionales, ni impedida por el lastre dela tradición andina, según dijo a El desacuer-do la vestuarista y escenógrafa Viviana Balz:“Basta de aguayos, nos inspiramos en Gameof Thrones”.Con el ingreso al Mercosur en puer-tas, Bolivia y Argentina parecen coincidir,como por una armonía preestablecida, ensus gustos estéticos. Son conocidos el fa-natismo, el amor, la erudición de CristinaFernández de Kirchner por la sanguinolentaserie norteamericana Game of Thrones. Lapresidenta argentina twitea sus intuicionesy deseos acerca del desarrollo de la trama;llegó a pedirle a la distribuidora de HBOque le adelantara, a título personal, unatemporada completa. “Es peronismo medi-eval fantástico. O real maravilloso”, definea pedido de El desacuerdo el periodista deprensa y radiotelevisión argentinas NicolásWiñazki. Por la resurrección, en sus novelas,del realismo mágico, que nutrió al boom dela narrativa latinoamericana en la década de1960, había sido saludado, no sin mérito, ellibretista Piñeiro.[Entre el cosmos y la vidacotidianaA los oídos del melómano, el título NomisRavilob suena eslavo, tan rusófilo como Bo-ris Godunov. Nunca son inocentes las reso-nancias. La ópera completada en 1873 porModesto Mussorgsky dramatiza el conflictoentreelzarnacionalistaGodunov–fundadorde una breve dinastía- y su Némesis, el falsoDimitri. Nomis Ravilob tiene en su eje de ro-tación y traslación el autocuestionamientodel héroe Bolívar, las presiones de propiosy extraños, los límites y las posibilidades enun continente que progresivamente, graciasa la música vocal e instrumental de Pruden-cio, a las palabras de Juan Pablo Piñeyro, aldinamismo de las imágenes alevosamenteelegidasyatinadamenteproyectadassobrelapantalla por Carlos Piñeyro, se revela menoscomo la América de los mapas imperiales quecomo Abya Yala, qhip nayr uñtasis sarnaqa-pxañani.Todos los años, la revista National Geo-graphic organiza un concurso donde partici-pan todas las escuelas norteamericanas. Lapregunta de la final de 2013 fue “¿Cuál esel punto geográfico más alejado del centrode la Tierra?”. Ganó un niño de 12 años delpueblo de Plainville. Como el globo terrestreen parte alguna es más ancho que en el Ec-uador, la respuesta ganadora es el pico delChimborazo. “El sueño del Chimborazo”, untexto del puño de Simón Bolívar que el grannovelista chaqueño Jesús Urzagasti hacíaleer en la Universidad Católica Boliviana aalumnos como Piñeyro, está en la base de laconcepción de Nomis Ravilob. El sueño, laensoñación diurna y nocturna, el utopismo,el delirio y la acción guiada, o corregida, an-tes que impedida, por ellos, han sido siempremóviles y fines de la obra del libretista.[La más alta esferaEn el foyer del Centro Sinfónico Nacional,mientras otro hermano Piñas, Mario, vendíacupcakes que hacen furor en la Zona Surpaceña, un historiador de la UMSA sugeríaa El desacuerdo que, como por un barrocobasso continuo, la opereta entera se veía sos-tenida por una parodia, acaso de homenaje,al Monumento-Museo a Evo Morales en elpueblo cochalo de Orinoca, redoblando, odesdoblando, su visión chakanista y sus sím-bolos animales andinos. Sin embargo, nadaparece más alejado de la voluntad de NomisRavilob que una parodia de la petite his-toire humana. Prefiere señalar, como la odarenacentista de fray Luis, aquellas vías queconducen a un más allá: El aire se serena yviste de hermosura y luz no usada, Salinas,cuando suena la música extremada, porvuestra sabia mano gobernada. Y el alma,que en olvido está sumida, torna a cobrar eltino y memoria perdida de su origen prim-era esclarecida. Música sabia, reflexión sobrelos orígenes por detrás de aquellos orígenesque se proclaman nuevos, Nomis Rabilovpromete ser a su vez una referencia altacomo el Chimborazo para géneros musicalesy narrativos a los que la Bolivia del Estadoplurinacional comienza a atender, si no to-davía a admirar. A cuyo sonAcerca de la ópera presentada por Cergio Prudencio y Juan Pablo PiñeiroNomis Ravilob: La pesadilla de la historia yel despertar de los mitos
    • 16 La Paz, domingo 9 de junio de 2013Somos un país signado por tres mega formaciones geográficasy ecológicas: los Andes, el Chaco y la Amazonía. ¿Cómo juegaesto en nuestra historia? ¿En nuestras vidas?n Pablo CingolaniVivimos en un país tan diverso, con tantospaisajes y rostros, que no se hace falta leer aKant para darse cuenta de algo que escribióZavaleta: el conocimiento del territorio con-vierte a la geografía en poder.Así nomás es, y es bueno que así tambiénse lo sienta: cuanto más se conoce la descon-certante geografía de Bolivia, no sólo se laquiere más, si no que se la comprende me-jor. De ahí, la gravitación fundamental de logeográfico en todo lo que nos rodea: desde eldía a día, el vivir cotidiano, hasta las políticasestratégicasdelEstado,estánmarcadasporelespacioquehabitamosyesoaquí,insisto,hayque asumirlo. Como bendición, sin prejuicios;como desafío sensible, acaso.Somos un país signado por tres megaformaciones geográficas y ecológicas: losAndes, el Chaco y la Amazonía. La tensióndinámica y creativa entre ellas, nos definecomo el verdadero corazón sudamericano.A la vez, promueve una multiplicidad deecosistemas naturales, y aún careciendo demar, figuramos entre los estados con mayordiversidad biológica del mundo entero. Estono es solamente producto de la causalidadgeográfica: hay todo un saber ancestral,todo un conocimiento en el manejo de lanaturaleza, que convierte a Bolivia en algofundamental, y que muchos menos ateso-ran: nuestra patria es centro de origen, dedomesticación y crianza, de algunas plantasmaravillosas como el ají o la papa. ¿Qué hu-biera sido de Irlanda o de Polonia o de mediaEuropa sin el tubérculo que nació cultural-mente en los Andes? ¿Qué sabor tendría lacomida sin nuestro picante?Con lo que anotamos, estamos transi-tando la huella de dos especialidades de lageografía que en Bolivia deberían tener prio-ridadenlosestudiosacadémicosycientíficos:la geografía cultural y la geografía histórica.Ambas convergen al poner en el centro de lainteracción con el espacio y con el tiempo alser humano, a las personas de carne y hueso,que son las que forjan, a su modo, a veces demanera dramática, a veces de manera armo-niosa, los mil y un rostros de la naturaleza.Nuestros antepasados tuvieron muchomás claro todo esto que nosotros. Me refieroa lo que señalaba Zavaleta: el conocimientodel territorio, y por ello, el respeto, la com-prensión y la interacción armoniosa conlos diferentes ecosistemas que nos habitan,algo que un investigador boliviano medularcomo el orureño Ramiro Condarco Moralesya había analizado y escrito a principios de ladécada del 70 del siglo pasado, estudiando alas culturas indígenas-originarias y a sus he-rederos.Condarco advirtió con precisión relojeraque había una complementariedad o “sim-biosis interzonal” entre los distintos ecosis-temas y que en el espacio-tiempo andino-amazónico se vivió un “proceso que tuvo lavirtud de unir las zonas simbióticas transver-sas relativamente aisladas en un todo socio-político unificado, donde las bases ecológicasy económicas… fueron la base o el secreto delaconstitucióndelasgrandesestructuraspo-líticas, especialmente encarnadas por Tiwa-naku o el Imperio Incaico”.1Lo que expresó don Ramiro, en otras pa-labras, es esto: los grandes Estados de nuestraantigüedad se construyeron y se afirmaronsobre bases económicas que dependían de suvisión ecológica. Ese era su “secreto”, hermosapalabra/conjetura que hasta hoy nos persigue,yaque,traducidoentérminosquenosacucian,Condarco planteó que incas y tiwanakotaspromovieron gobernabilidad y convivenciasocio-políticaydesarrolloeconómicoenbasealasostenibilidadambientaldelasmismas.Esto se empieza a romper, a quebrar, adesestructurar con la invasión europea: losespañoles con las reducciones, la encomien-da, la nefasta mita toledana (por el virrey To-ledo,quefuelomásparecidoaGoniquehubodurante la dominación hispana), la perversaextirpacióndeidolatríasysucodiciaextracti-va, acaban con el modelo o sistema (¿o modode producción?) andino-amazónico, ese queelantropólogorumanoMurra—muchomásconocido que nuestro pionero y meritorioRamiro Condarco— popularizó en el mun-do académico como el control vertical de unmáximo de pisos ecológicos.Atreverse a ser boliviano, como profé-ticamente proclamó Carlos Medinaceli, esatreversetambiénaindagar,explorarysentirlageografíadelapatria,haciaatrásperotam-bién hacia adelante, como búsqueda y hallaz-go, algo que buscaremos motivar a través deestos textos.Nota1 Ver Ramiro Condarco/John Murra: La teoríadelacomplementariedadverticaleco-simbiótica.Hisbol,LaPaz,1987,edicióndeJavierMedina.La (antigua) relación entre las bases económicas y la visión ecológicaGeografía y poderCondarcoadvirtióconprecisiónrelojeraquehabíaunacomplementa-riedad o “simbiosis interzonal” entre los distintos ecosistemas y queen el espacio-tiempo andino-amazónico se vivió un “proceso que tuvolavirtuddeunirlaszonassimbióticastransversasrelativamenteais-ladas en un todo socio-político unificado, donde las bases ecológicas yeconómicas…fueronlabaseoelsecretodelaconstitucióndelasgran-des estructuras políticas, especialmente encarnadas por Tiwanaku oel Imperio Incaico”.