2.1. boecio

  • 259 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
259
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
7
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. LA PRE-ESCOLASTICA 2.1. ANICIO MANILO SEVERINO BOECIO (480-524) “Símaco y su yerno Boecio, hombres de antigua nobleza, se contaban entre los más acreditados senadores romanos, revestidos ambos de nobleza consular. Los dos se dedicaron a la investigación filosófica y destacaron por su sentido de justicia. Se mostraron muy dadivosos, llegando a utilizar sus riquezas a favor de sus conciudadanos y de los forasteros; y precisamente por esto adquirieron una gran nombradía, pero también atrajeron la envida de hombres corrompidos por la perfidia. Teodorico, persuadido por las calumnias de éstos, los condenó a muerte bajo la acusación de tramar una rebelión y mandó confiscar sus bienes” (Procopio de Cesarea, en su Guerra de los Godos).
  • 2. Boecio ha sido definido como el “último de los romanos y el primero de los escolásticos”. La tarea que llevó acabo de manera conciente consistió en dar a conocer a los latinos la cultura griega. Él organizará el “marco tradicional” a través del cuál se pudo trasmitir y dar continuidad a la vida intelectual. En una carta a Símaco, Boecio le comenta su intención de estudiar todas las ciencias que llevan a la filosofía: aritmética, música, geometría y astronomía. Con este propósito proyecta traducir al latín y comentar todas las obras de lógica, moral y física escritas por Aristóteles y la traducción y comentario de todas las obras de Platón, con la intención de poner de relieve el acuerdo substancial que existe entre ambos filósofos. Debido a su muerte prematura, no pudo llevar acabo este ambicioso proyecto, pero logra traducir algunas obras de Aristóteles y de Porfirio.
  • 3. LOS UNIVERSALES Y EL “CUADRO LÓGICO DE LA OPOSICIÓN” Según algunos historiadores el problema de los UNIVERSALES ES EL PROBLEMA de la escolástica, y este problema pasó a la escolástica a través de Boecio. Al comentar la Isagoge de Porfirio, Boecio se enfrenta con tres cuestiones propuestas por dicho autor: a) Si los universales subsisten en sí mismos o son simples concepciones del espíritu. b) Si son sustancias corpóreas o incorpóreas. c) Si son incorpóreos, si se hallan separadas de lo sensible o puestas en ellas. Porfirio se planteó esto, pero no propuso ninguna solución. Boecio, siguiendo a Alejandro de Afrodisia, sugiere determinadas respuestas, que pueden resumirse en lo que será denominado “realismo moderado”. El universal existe en cuanto universal sólo en el intelecto, y por esto es incorpóreo. En la realidad no existe el hombre universal, sino hombres individuales. Los universales se obtienen abstrayendo los caracteres comunes de los hombres individuales.
  • 4. “Platón piensa que los géneros, especies y otros universales no sólo son conocidos con independencia de los cuerpos, sino que existen y subsisten fuera de ellos; en tanto que Aristóteles piensa que los incoróreos y los universales son objeto de conocimiento, pero que solamente subsisten en las cosas sensibles. Mi intención no ha sido decidir cuál de estas opiniones es la verdadera, ya que ello corresponde a una filosofía más alta. Nos hemos limitado a seguir la opinión de Aristóteles, no porque nos inclinemos preferentemente por ella, sino porque este libro ha sido escrito en vistas a las Categorías, cuyo autor es Aristóteles” (Boecio, Commentaria in Porphyrium a se translatum, lib. I ; PL 64, 86ª)
  • 5. Además de traducir y comentar algunos escritos lógicos de Aristóteles y de Porfirio. Boecio también es autor de sus propios tratados lógicos: Introductio ad categoricos syllogismos, De syllogismo categorico; De syllogismo hypothetico, De divisione, De diferentiis topicis. Apuleyo se había interesado por las relaciones entre las cuatro proposi- ciones clásicas (universales, particu- lares, singulares e indefinidas) y al analizarlas afirma que es conveniente presentarlas en quadrata formula, y las dispone de la siguiente manera: UA UN PA PN Apuleyo hablará de relaciones contradictorias, contrarias y subcontrarias. Este cuadro será completado por Boecio cuando le agregue las relaciones subalternas. Además Boecio introducirá términos como “sujeto”, “predicado” y “contingente” que serán clásicos en la filosofía. Posteriormente los lógicos medievales utilizarán la simbología de las proposiciones que llegará a ser clásica: A,E,I,O; procedentes de “nEgO; y de AdfIrmo”.
  • 6. LAS PROPOSICIONES Y LOS SILOGISMOS HIPOTÉTICOS Boecio trabajó sobre las proposiciones y los silogismo hipotético. Primero distingue entre dos tipos de proposiciones hipotéticas: las accidentales y las necesarias. Y luego, siguiendo a Aristóteles –que utilizaba letras y no números como los estóicos- representa las posibles variantes de los silogismos. 1. Si A es, B es; ahora bien, A es; entonces, B es. 2. Si A es, es B; ahora bien, B no es; entonces, A no es. 3. Si A es, B es; y si B es, C debe ser; pero entonces: Si A es, también C debe ser. 4. Si A es, B es; y si B es, también debe ser C; pero C no es; luego A no es. 5. Si A es, B es; Si A no es, C es; entonces Si B no es, C es. 6. Si A es, B no es; si A no es, C es; Entonces, Si B no es, C es. 7. Si B es, A es; Si C es, A no es; supuesto esto, si B es, es necesario que C no sea. 8. Si B es, A es; y si C no es, A no es; entonces, si B es, C será. 9. Si se afirma “ o A es, o B es” (entonces), en el caso de que A sea, B no será; y si A no es; B será; y si B no es, A será; y si B es, A no será. 10.La proposición que afirma “o A no es, o B no es” significa, sin duda, que si A es, B no puede ser.
  • 7. JUICIO: Boecio, por lo que respecta a la lógica, no es demasiado original: es más refinado que original. En realidad, su importancia no se basa tanto en lo que haya aportado personalmente a la lógica –contribución sin duda escasa- como en las informaciones que nos proporciona sobre la lógica antigua y sobre el influjo que ésta ejerció en la elaboración de la lógica medieval.
  • 8. SOBRE “DE CONSOLATIONES PHILOSOPHIAE” Esta obra está redactada en prosa y verso y la escribió estando en la cárcel de Pavia. Son innumerables los filósofos que la han comentado y en los que ha influido. Presenta a un hombre abrumado por las desdichas de la vida al que se le aparece la Filosofía personificada, conversando sobre temas teológicos, metafísicos y éticos que se consideraban fundamentales. La Filosofía le muestra el contraste entre los bienes mudables de esta tierra y los bienes eternos que se obtienen mediante la contemplación del bien y la práctica de las virtudes, por lo que el interlocutor comprende que está llegando a un reino del cual se halla desterrada toda zozobra, el reino de la ciencia divina “ que precede a todas las cosas” y el reino de una Providencia que tiene siempre presente al hombre. Con ello se engendra un estado de espíritu que es estóico por la voluntad de resistencia y cristiano por la fe en la Providencia.
  • 9. La estructura del libro es la siguiente: Libro I: Todas las cosas son regidas por Dios. El hombre toma conciencia de su origen y de su destino mediante un volver sobre sí mismo. La verdadera felicidad no puede consistir en los bienes aleatorios de la fortuna. Hay que buscarla en la interioridad, en el valor intelectual y moral del alma inmortal. Todos los bienes exteriores son ficticios. Libro II: El verdadero sabio no confía en la fortuna ni en sus bienes ficticios, no pone en los bienes exteriores su afición y se da cuenta, en el momento en que los posee, de que su valor no puede provenir más que del sentido humano y moral con que de ellos se use. Libro III: Sin embargo, no basta buscar la verdad y la virtud en uno mismo, sino que es preciso salir de sí en busca del origen y fin de ellas, que es Dios, que es el Bien universal y supremo. Dios gobierna y dirige las cosas al Bien.
  • 10. Libro IV: Trata de conciliar la bondad divina con la existencia del mal en el mundo. La desdicha es útil a los hombres. Es importante comprender que Dios gobierna el mundo y que su Providencia tiene en cuenta la libertad humana. Distingue entre Providencia y destino. Libro V: Plantea el problema de la presciencia divina, que conoce nuestra libertad y nuestros actos futuros en el contexto de la eternidad. Establece la existencia del libre albedrío como consecuencia necesaria de la razón. Hay grados de libertad. Dios es justo al premiar o castigar. No es vana la esperanza en Dios, ni son inútiles las oraciones.
  • 11. LA NATURALEZA Y LA EXISTENCIA DE DIOS En el Libro III de “La Consolación” nos dice: “Hay que reconocer que Dios, el ser supremo, contiene en sí el bien sumo y perfecto”. Boecio identifica siempre a Dios con la perfección, y, siendo Dios perfecto, también lo identifica con el Bien. Al hacer esto –unir Dios y Bondad-, Boecio ve en el mal no una forma de ser, sino una carencia de ser –postura similar a la agustiniana-. En el Libro I de “La Consolación” nos dice que lo que nosotros consideramos bienes (poder, riqueza y fama), no lo son realmente; el único Bien es Dios mismo. Pero ¿es seguro que Dios exista? Para probar la existencia de Dios, Boecio sigue tres caminos. a) El argumento aristotélico: Nada puede existir sin una Causa Primera a la que todos llamamos, Dios.
  • 12. b) Esta prueba empieza afirmando que nuestro mundo es imperfecto, en un segundo momento señala que la imperfección es inconcebible si no se compara con la perfección absoluta, es decir, si no se compara con Dios perfecto. c) La tercera se desarrolla en el plano moral y es paralela a la anterior. Señala que en nuestra vida existen males y vicios, los cuales no podríamos entender si no existiera un Bien, gracias al cual existe un criterio para juzgar lo mas o menos bueno. Concluyamos: Para Boecio es claro que Dios es la Suma Perfección, es Providente, es Bueno y Todopoderoso; sin embargo, con esto surge una pequeña dificultad: ¿Cómo compaginar la libertad humana con la infinitud de Dios?
  • 13. PROVIDENCIA Y LIBERTAD Para Boecio una cosa es la previsión divina y otra la libertad humana. En el Libro V de “La Consolación” dice: “Si la Providencia ve algo como presente, es necesario que esto exista, aunque tal necesidad no le venga de su propia naturaleza. Ahora bien, Dios ve como presentes los futuros que dependen de la voluntad libre; tales futuros, pues, referidos a la mirada divina, resultan necesarios por la condición que se les agrega del conocimiento divino, pero en sí considerados, no pierden el carácter de libres, inherentes a su naturaleza”.
  • 14. EL CONCEPTO DE PERSONA Uno de los autores más influyentes en la historia de la noción de persona es Boecio. En su “Liber de persona et duabus naturis”, Boecio proporciona la definición que fue tomada como base por casi todos los pensadores medievales: “Persona est naturae rationalis individua substancia” -La persona es una substancia individual de naturaleza racional-. La persona es una substancia que existe por derecho propio y es perfectamente incomunicable. El ser de la persona es un ser suyo, de este modo podríamos anotar que lo distintivo de la persona es la propiedad.
  • 15. EL CONCEPTO DE ETERNIDAD Boecio, distingue la eternidad de Dios y la posible eternidad del mundo. Para ello acuña dos vocablos. Por un lado, hay la sempiternidad “sempiternitas”, la cual transcurre en el tiempo, “currens in tempore”. Por otro, hay la eternidad “aeternitas”, la cual constituye lo eterno estando y permaneciendo, “stans et permanens”. La eternidad es la posesión entera, simultánea y perfecta de una vida interminable, “interminabilis vitae tota simul et perfecta posessio”.