• Like
El alma buena de tse chuang 2
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El alma buena de tse chuang 2

  • 181 views
Uploaded on

ensayo que opone la esté

ensayo que opone la esté

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
181
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. La confrontación entre un literato y un filósofo resulta productiva porque permite hallaroposiciones y/o semejanzas. Piénsese en las oposiciones y resultará un interesanterecorrido, en este caso la propuesta hace pie en confrontar al filósofo Immanuel Kant y elliterato Bertold Brecht.Del primero se toman, su propuesta del imperativo categórico presentada en Fundamentosde la metafísica de las costumbres y su concepción sobre el gusto estético trabajada enCrítica del juicio; del segundo el análisis se centrará en la obra El alma buena de TseChuang la cual refleja el enfoque particular de Brecht sobre la posibilidad de poner enpráctica la bondad y permite reconocer su postura sobre la expresión artística que sesintetiza en el concepto de `democratización del arte´. Por su parte, Immanuel Kant escribiólos Fundamentos… y los publicó en 1785, donde trata sobre la diferencia entre obrar por labuena voluntad y obrar guiados por la razón; más tarde en 1790 escribirá Crítica del Juicioo Crítica de la facultad de juzgar en la cual argumenta que los seres humanos poseen unatercera instancia para reflexionar sobre la realidad: la de juzgar, es decir, discernir aspectosque median entre el pensar y el obrar, y que es a priori.La confrontación de estos autores evidenciará la oposición sobre los conceptosmencionados y permitirá reconocer la propuesta superadora del literato producida a más deun siglo de distancia de la aparición del pensamiento del filósofo.Bertold Brecht escribió El alma buena de Tse Chuang entre 1938 y 1942 una obradramática que corresponde al período de madurez literaria del autor junto con Vida deGalileo, Madre coraje y sus hijos y El círculo de tiza caucasiano, y es la obra seleccionadapara el desarrollo del presente trabajo.Dice Kant que el imperativo categórico es respetuoso de la siguiente máxima: “obra segúnla máxima que pueda hacerse a sí misma ley universal”1 Parte del concepto de `buenavoluntad´ que es la base de algunas cualidades. “La moderación en afectos y pasiones, eldominio de sí mismo, la sobria reflexión, no son buenas (…) hasta parecen constituir unaparte del valor interior de la persona, no obstante lo cual están muy lejos de poder serdefinidas como buenas sin restricción”2 Entonces opone que “sin los principios de unabuena voluntad pueden llegar a ser extraordinariamente malas” y busca su resolución1 Kant, Immanuel. Fundamentación de la Metafísica de las costumbres. Hallado enwww.infotemática.com.ar, el 25 de diciembre 2011. Pag. 402 Idem 1. Op. Cit. Pág.3
  • 2. mediante la distinción entre inclinación, buena voluntad y deber. Una serie de conceptosque ascienden hasta el imperativo moral que sería la opción natural en un ser humanoporque es a priori y pertenece a la esencia racional del humano. Agrega que “La buenavoluntad no es buena por lo que efectúe o realice ni por su aptitud para alcanzar algúndeterminado fin propuesto previamente, (…) sólo es buena por el querer, es decir, en símisma”3 Con respecto al gusto estético dice que “el gusto es el concepto clave de todo elanálisis emprendido. El juicio del gusto es la facultad de discernir lo bello mediante laimaginación libre. (…) es una actitud autónoma, creadora, con su propia e internalegalidad a priori (…) en su raíz penden de principios a priori” Resulta necesaria la citatextual del filósofo para evitar malos entendidos, por lo cual se agrega que “(…) Los juiciosestéticos puros constituyen las modalidades a priori de estas condiciones que hacenposible la experiencia artística” De esto se puede deducir que la capacidad de gustar oestablecer juicios estéticos dependen del sujeto que observa o contempla y del objetocontemplado y que este resultará bello, agradable, sublime o bueno (gradación establecidapor Kant que responde al compromiso del sujeto al realizar el juicio reflexivo) según lacaptación que el primero realice.Bertold Brech permitirá discutir estas certezas analíticas del filósofo porque en El almabuena de Tse Chuang, está implícito que no hay solución universal posible en el obrar bienporque el ser humano es junto con sus circunstancias y que éstas, al mismo tiempo actúancomo disparadores que lo capacitan para comprender formas artísticas que recrean esarealidad; de este modo se opone a la concepción kantiana de la existencia a priori de unimperativo categórico o moral, absolutamente racional y de una capacidad para discernir lobello, también a priori. Con esto queda planteada la hipótesis que desarrollará el presentetrabajo.Es necesario comenzar con una síntesis del argumento de El alma buena de Tse Chuang. Laobra representa un espacio de tiempo en que un grupo de dioses bajan desde el cielo paraencontrar un alma buena en un lugar llamado Tse Chuang, con el auxilio de un aguatero, unhombre muy pobre e inculto. Luego de varios intentos y como última opción, llegan a lacasa de una prostituta. La mujer les da refugio y por esto es premiada por los dioses conuna importante suma de dinero. Luego, compra un negocio donde vende productos de3 Idem 1. Op. Cit. Pág. 4
  • 3. primera necesidad; pronto distintas personas del lugar se acercan a pedirle alimentos,cigarros, dinero y algunos se instalan en su pequeño reducto con la excusa de que yaconseguirán donde vivir. La joven es incapaz de negarse a cada pedido. Cuando se dacuenta de que no puede sostener esa situación recurre a un primo al que nadie conoce, es elque se encarga de poner, momentáneamente, las cosas en su lugar; establecer los límitesque Shen Te, así se llama la joven, no logra. Cuando su primo está presente ella se ausentadel lugar, luego se sabrá que este primo es un disfraz que elige para poder salir de su rolsamaritano y negarse a los abusos de solidaridad al que la empujan sus vecinos. La mujer seenamora, queda embarazada y hacia el final de la obra es descubierto su ardid, cuandoencuentran accidentalmente el disfraz. Entonces, es llevada a un tribunal para que déexplicaciones por su actitud. Los mismos dioses que la premiaron con la suma de dineroson los encargados del juicio que finalmente no es tal porque ascienden al cielo y dejan aShen Te desprotegida y librada a su propia decisión: obrar solidariamente como hastaahora, o convertirse definitivamente en su alter ego: el primo que es producto social delmundo egoísta al que pertenece la mayoría.El final de la obra es abierto, la apelación al espectador queda planteada, ambos elementosresponden a la propuesta de teatro épico enunciada por el autor Bertold Brecht:“(…) ¿Cuál es la solución? No hemos podido/encontrarla, ni pagando oro./¿Hacen faltaotros hombres?/ ¿Hace falta/otro mundo? ¿Hacen falta otros dioses?/ ¿O acasoninguno?(…) Buscad vosotros mismos algún medio/para que un alma buena puedahallar/la solución feliz que exige su bondad (…)”4Este final explicita que la bondad, un valor moral, no encuentra eco en la realidad. Quedamanifiesta una búsqueda de un ser humano moral que contenga y responda con bondad aotro ser humano. En el transcurso de la obra hasta promediar su desarrollo, parece que eldeber ser de Shen Te responde a la moral kantiana porque ella sabe lo que debe hacer,según le dicta su racionalidad pero el espectador percibe otra cosa, percibe ciertaingenuidad en el personaje; así se genera una tensión que pone al espectador en el lugar dela crítica, o mejor dicho, en el lugar de repensar la situación e inevitablemente deconfrontarla con su realidad cotidiana. Ni la ética o moral ni la religión escaparán al análisis4 Brecht, Bertold. El alma buena de Se Chuang. Traducción de Raquel Warschaver. Buenos Aires. EditorialNueva Visión S.C.A. 1967.. Pág. 76
  • 4. del receptor. Hacia el desenlace, habrá un cambio radical en el personaje. Esta posibilidadde darle continuidad a la obra más allá de la representación presenciada tiene que ver con elpunto de vista del dramaturgo. Cada espectador realiza su propia obra en esedistanciamiento generado deliberadamente por la propuesta teatral. Se corresponde con lafunción que Brecht le asigna al arte. El alma buena de Tse Chuang propone, entre otrascaracterísticas de la forma épica del teatro, que la existencia social determina elpensamiento por esto se puede considerar que Shen Te es el personaje que asume suresponsabilidad histórica y permite al mismo tiempo que se lea su entorno. Ella representa aese actor social que elige constantemente cuál es el modo en que debe obrar paraacomodarse a las exigencias de la realidad que lo contiene. Si el autor está preocupado porcaptar la atención del receptor desde una distancia racional, es decir, desde la separaciónentre lo que ve representado y lo que vive cotidianamente, está logrado. La obra estáconcebida de tal modo que el discurso de la protagonista, escrito previamente sobre el papel– la escritura teatral, internalizado por la actriz – desde su relectura personal, en conexióncon el espectador, generan un todo en el cual el trasfondo político que sustenta el actocreativo, está presente. De tal modo, actores y público se distancian, intelectualizan susemociones y concretan el acto político, que es al mismo tiempo creativo y por lo tantoartístico, de transformarse en la escena y en la realidad. Lejos de una concepción del artepara pocos y del arte como meramente popular, la obra de arte busca democratizarse porqueesta es la consecuencia de una conciencia de la realidad y al mismo tiempo de la necesidadde comunicación donde los interlocutores – autor – representación – receptor mantienen suindependencia, su autonomía ideológica. Brecht dice que “(…) si se desea llegar al gocedel arte, nunca es suficiente desear consumir cómodamente y a buen precio sólo elresultado de la creación artística; es necesario participar en la creación misma, ser encierta medida creadores nosotros mismos (…)5Esta afirmación de Brecht hace agua la concepción kantiana sobre el juicio estético, para elliterato es errado considerar que el arte es una función intelectual accesible solamente acírculos restringidos de entendidos, lo mismo que considerarlo como algo de captacióninmediata y espontánea comprensión como tampoco acepta la idea que el arte es algo fácil5 Citado en: Chiarini Paolo. Los hombres de la historia – la Historia Universal a través de sus protagonistas.Bertold Brecht. N° 70. Centro Editor de América Latina. Página 12. (La publicación no presenta lanumeración de las páginas)
  • 5. de entender y de gustar legítimamente. Su ideal habla de la democratización del arte comouna forma de educar al espectador pero desde sus propias concepciones de la realidad, esdecir, cada espectador de forma individual puede captar el sentido que propone la obraartística. En Observación del arte y arte de la observación (1939) Brecht propone que “(…)democrático es hacer del `pequeño círculo de los entendidos´ un gran círculo deentendidos. Porque el arte tiene necesidad de público” la observación del arte, concluyeBrecht, auspiciando el advenimiento de un público especializado, “puede conducir alefectivo goce sólo si existe un arte de la observación” 6Immanuel Kant en su Crítica del juicio dice que “El juicio del gusto es la facultad dediscernir lo bello mediante la imaginación libre. El sentimiento de lo bello es, en efecto,una actitud autónoma, creadora, con su propia e interna legalidad a priori (…) El arte sesirve de los objetos constituidos por el entendimiento, pero los mira desde una vertiente dela conciencia (la cual posee su propia legalidad) para conferirles las cualidades de lobello.”7Bertold Brecht escribe El alma buena de Tse-shuang como una parábola sobre laposibilidad y los límites de la benevolencia en el mundo contemporáneo ya dividido enclases. En esta obra opone la benevolencia de la joven Shen Te a la maldad propia de losseres humanos. Respecto a este valor, Kant lo coloca al mismo nivel que la fidelidad en laspromesas y dice que la benevolencia por principios (no por instinto), tiene un valorinterior.8El drama épico que tratamos expone una parte de la vida de la joven Shen Te quiendemuestra su bondad dando asilo a los dioses. Termina con su vida de prostituta a la que sededicó porque no tenía otra forma de subsistencia. En el rol de la joven, la benevolencia vadesarrollando un papel central porque ella siente que su misión en el mundo es ayudar a losque no tienen. Crece en ella un sentimiento de solidaridad que llegado un punto no puedecontrolar; comparte con sus pares un espacio geográfico y una sociedad dividida en clases.6 Idem 1. Op. Cit.7 Kant, Immanuel.. Prolegómenos a toda metafísica del porvenir. Observaciones sobre el sentimiento de lobello y lo sublime. Crítica del juicio. Estudio introductivo y análisis de las obras por Francisco Larroyo.“Primera parte. Crítica del juicio estético. Su división. Primer libro de la primera sección: Analítica de lobello” México. Porrúa. 1978. Segunda edición. Pág. 175.8 Idem 1. Op. Cit. Pág. 39
  • 6. Ella ayuda a los más pobres: “Me instalé ayer y espero que podré hacer mucho bien”, diceconvencida de que esa es su obligación.Ante la imposibilidad de recibir la ayuda de Shen Te que se ausenta repentinamente y nadiesabe porqué, comienzan las quejas y el disconformismo, con ello la creencia en que lajoven se convirtió en una desagradecida e inconsciente de las necesidades de la gente de supueblo.La frase de Brecht mencionada antes “la existencia social determina el pensamiento” esjustificación suficiente para considerar que el imperativo categórico no puede considerarseuniversal en un mundo globalizado donde los individuos están cada vez más controladospor los distintos medios de comunicación, obligados a ver lo que el poder hegemónicopretende. En un mundo injusto no se puede ser bueno, no hay lugar para el obrar bienporque si es injusto hay injusticia y esta es la prueba de inviabilidad de lo universalpropuesto en el Deber ser kantiano. Si hay injusticia entonces hay desigualdad, poderosos ysometidos, dominadores y dominados con lo cual se hace imposible e improbable elejercicio del imperativo categórico.La obra épica El alma buena de Tse Chuang fue seleccionada porque en ella se manifiestala decisión de su personaje principal Shen-Te por hacer el bien a todos aún a costa de supropio perjuicio. La evolución de la conducta del personaje mencionado permite ser leídaen oposición con el pensamiento kantiano y, centralmente, en oposición al Imperativocategórico propuesto en Fundamentación de la metafísica de las costumbres. Laexperiencia vivida por Shen Te es una demostración de que el obrar bien individualmenteno lleva necesariamente a que todos lo hagan, que considerar a la humanidad como a lapropia persona, tampoco y que la conducta de un sujeto particular no es necesariamente unapauta universal. En realidad, Shen Te se deja dominar por la inclinación porque ve comonecesario dejar actuar a su alter ego, su primo controlador. Según Kant “la razón doblega ala inclinación”9 Vemos que no es lo que ocurre en Shen Te, ella misma dice:“Condenadme; todos mis crímenes/los cometí para ayudar al prójimo, para amar a miamor/y salvar a mi hijo de la miseria (…)” 10Entonces, hace el bien por buena voluntad nopor deber. El filósofo propone que se debe hacer el bien no por inclinación sino por deber.9 Idem 1. Op. Cit. Pág. 610 Idem 4.Op. Cit. Pág.74
  • 7. Lo que Shen Te busca es su felicidad y la de su hijo por nacer, dice Kant que “Asegurar lafelicidad propia es un deber (…) pues el que no está contento con su estado (…) puede serfácilmente víctima de la tentación de infringir sus deberes.”11 Estas afirmaciones querealiza el filósofo corresponden a la construcción del concepto de Imperativo categórico omoral que supone como ley a la cual deben seguir los seres humanos para desarrollar unaconducta moral verdadera. A cada paso, el accionar de Shen Te que se exhibe como la máscercana a una moralidad aceptable, si es que se puede hablar de moral aceptable y noaceptable, comprueba que está más permeable a infringir la ley que a respetarla. Cabe lapregunta kantiana ¿Cuándo la voluntad es absolutamente buena? Porque la joven tiene labuena voluntad de ayudar pero con esta no le basta: en determinado momento necesitasustraerse al rol samaritano que asumió al comienzo. Aquí debe pensarse en la primeraparte del imperativo categórico: “Yo no debo obrar nunca más que de modo que puedaquerer que mi máxima se convierta en ley universal”12 porque cuando Shen Te decideponer los límites, miente que es otra persona y justamente, una persona que no es solidariapor lo tanto, ¿qué pasaría si la mentira de la joven se convirtiera en ley universal? Shen Tese inclina a actuar contra la razón que apriorísticamente le indica que debe ser solidaria.Esto recuerda los principios del Jansenismo13 que habla de la inclinación de los sereshumanos hacia las cosas terrenales, hacia el lugar del pecado; sólo unos elegidos estánpredestinados a gozar de la Gracia eficaz que les permite elevarse hacia el mundo celestialy evitar el pecado. Esta religiosidad de alguna manera está presente en Immanuel Kantcuando habla de la voluntad divina y la voluntad santa que no necesitan de los imperativos:“(…) él no tiene un lugar adecuado aquí, porque este tipo de querer coincidenecesariamente con la ley.”14 Ubica la imperfección subjetiva de la voluntad de tal o cualser racional en el ser humano.Immnuel Kant opone el Imperativo categórico dictado por la razón, al imperativo hipotéticodictado por el sentido común y por lo tanto falible y no contundente. El imperativocategórico no deja lugar a la elección y es una máxima universal porque está sustentado por11 Idem 1. Op. Cit. Pág. 812 Idem 1. Op. Cit. Pág. 1013 Movimiento religioso de la iglesia católica del siglo XVII, promovido por Cornelio Jansen (jansenio).Interpretaba que el pecado roba la libertad al ser humano y que este no puede sustraerse porque en su esenciaestá la inclinación hacia las cosas terrenales, el lugar del pecado. Esta inclinación es invencible salvo paraunos pocos elegidos.14 Idem 1. Op. Cit. Pág. 20
  • 8. la razón y es lo que distingue al ser humano del animal, ya que este último no goza deracionalidad. Brecht demuestra que todo se realiza hipotéticamente porque sus personajes,incluso Shen Te, accionan para conseguir algo que quieren alcanzar. El imperativohipotético señala la acción como buena porque permite cumplir con el logro de algo, hayuna finalidad, está direccionado desde la inclinación.Kant responde con el imperativo moral a la pregunta ¿Qué debo hacer? Y así desarrolla suconcepción sobre la Ética y la Moral. Cuando Shen Te se lo cuestiona, opta por el disfraz.Léase como una forma de negación de lo bueno en sí mismo. Al buscar una respuestaentiende que no es posible mantener esa conducta solidaria porque ahora necesita que losdemás pongan en práctica esa bondad y sabe que todos buscan el beneficio individual.En El alma buena de Tse Chuang, Shen-Te también necesita saber qué debe esperar de laspersonas que al final la acucian con sus reclamos, y de los dioses que terminanabandonándola a su propia elección. Se comprueba, al final, que no hay respuestas posiblesfuera de su subjetividad. En contraposición a esta postura terminante y clara de la obra deBrecht, Kant opone que ante la pregunta ¿Qué debo esperar? Hay una respuesta posible, laque da la religión.La lectura de ambos escritores, el literato y el filósofo, también permite plantear laoposición en sus concepciones sobre la relación obra estética - percepción del sujeto. Elfilósofo considera que es una capacidad de la mente del sujeto y el literato la concibe comoun ejercicio de observación que conlleva un aprendizaje.A modo de conclusión, obsérvese que Bertold Brecht deja en claro que el ser humano escon y por sus circunstancias, que como tal, interactúa con otros sujetos y ambas partespertenecen a una sociedad que ya ha sido ganada por el individualismo, el egoísmo, ladivisión de clases y una ideología hegemónica que dictamina cuáles son los principiosmorales que deben guiar al sujeto, vocablo que en esta instancia cobra un sentidoparticularmente significativo porque los individuos, de alguna manera, están sujetados poruna visión hegemónica de la realidad. Entonces, el imperativo categórico kantiano esinviable porque en la propuesta brechtiana está subordinado a los intereses y necesidadescircunstanciales de los seres humanos. Paralelamente, el desarrollo de este trabajo opuso laconcepción sobre el gusto estético propuesta por Kant en la Crítica del Juicio y laconcepción democratizadora del arte de Bertold Brecht planteada en su ensayo La
  • 9. observación del arte y el arte de la observación, en consecuencia se afirma que la miradaactualizada de Brecht invita a resignificar el lugar de lo estético hacia un espacio másabarcativo, amplificador, como una caja de resonancia donde puedan debatirse las formasclásicas instaladas en la creación artística. ¿Por qué pensar que hay algo previo al hechoestético, algo que prescinde de ese espacio que permita la construcción de lo bello, loagradable, lo sublime o lo bueno? Puede afirmarse también, que el dramaturgo propicia loque Kant categoriza como sublime porque instala la experiencia “(…) en donde la razóndebe hacer violencia a la sensibilidad (…) en el juicio estético sobre lo sublime esaviolencia es representada como ejercida por la imaginación misma como instrumento de larazón” Una experiencia similar a la descripta por Kant cuando habla de la estupefacción“que confina con el miedo, el terror y el temblor sagrado que se apoderan del espectadoral contemplar masas montañosas que escarban el cielo, (…) que invitan a tristesreflexiones” aunque con un agregado importante, esa estupefacción se entronca con larealidad social, política, cultural del sujeto que vive la experiencia artística que propone laobra. Este sabe que eso que presenció desde su butaca tiene un correlato con su vidacotidiana. Por otra parte, Brecht se opone a que “(…) En el arte “el maestro mismo debehacer primero lo que el alumno ha de realizar después”15 Al contrario invita a laconstrucción colectiva de lo estético.Recuérdese que Shen Te vive en Tse Chuang, un lugar cualquiera donde existe laexplotación del hombre por el hombre, ella es inconciente de esa situación lo que motiva elcompromiso del espectador desde la no aceptación de su pasividad. De esta manera la obraprovoca, azuza, aguijonea al espectador que se reconoce en ese lugar en la realidadcotidiana.Para cerrar la conclusión de este trabajo, recurriremos a citas del texto teatral. En un tramode la obra cuando Wang, el aguatero, tiene una herida importante en la mano y necesitatestigos para demostrar que fue un accidente y así lograr una pensión para poder curarse ysobrevivir nadie quiere ser testigo del ataque que le causó el daño; Shen Te ante la negativade todos a atestiguar dice, incrédula: “¿De modo que ni uno solo de ustedes está dispuestoa decir la verdad? ¡Le han roto la mano en pleno día, todos fueron testigos y nadie quieredeclarar! ¡Oh desdichados!/torturan a uno de vuestros hermanos y cerráis los ojos./(…)15 Idem 7. Op. Cit. Citado en Estudio introductivo y análisis de las obras por Francisco Larroyo. Pág. 179
  • 10. ¡Si la injusticia germina en la ciudad, que la revuelta estalle! Y si no estalla, que la ciudadentera/se consuma en el fuego antes de que llegue la noche.”16Otras frases dan cuenta de lo dicho.“LA CUÑADA: No somos nosotros quienes vamos a cambiar el mundo.”17La voz de Shen Te parafrasea a Kant cuando dice: “No dañar a nadie, y tampoco a símismo,/colmar de dicha a todos, y también a sí mismo,/eso es la bondad”18Para Kant la respuesta a la pregunta ¿Qué puedo esperar? la tiene la religión pero los diosesde El alma buena de Tse Chuang responden que su “misión es observar. Tenemos la firmeconvicción de que nuestra buena alma sabrá vencer todos los obstáculos que se lepresenten en este mísero mundo (…) Conténtate con ser buena y todo irá bien.(…)Mientras Shen Te, desesperada, tiende los brazos hacia ellos, los dioses desaparecen en lasalturas, sonriendo y saludando con la mano, los dioses le responden ¡Loada sea, loadasea/el alma buena de Tse Chuang!”19En el juicio Shen Te se justifica ante los dioses diciendo “(…) No sé cómo ocurrió, pero nopude al mismo tiempo /ser buena para con los demás y para conmigo./ Ayudar al prójimo yayudarme a mí misma fue demasiado duro./¡Ay, qué difícil es vuestro mundo! ¡Cuántamiseria hay en él y cuánta desesperación!/ Tended una mano al desdichado/ y os laarranca/ (…) El peso de las buenas intenciones me tenía agobiada.”20Para Kant la ley moral es una ley universal que rige para todos los hombres, y que reconocela dignidad del ser terrenal dotado de razón, es decir, del ser humano. La ley moral es laque diferencia a las personas de los animales y le da un sentido a la existencia, más allá delas condiciones y los límites materiales. Sintetiza el accionar moral en el Imperativocategórico, para esta afirmación filosófica tenemos la respuesta de Shen Te cuando dice que“Algo debe andar mal en vuestro mundo. ¿Por qué es recompensada la maldad, por quétan duras penas aguardan a quienes prodigan la bondad?(…) La compasión me hacíatanto daño que en loba furiosa me trocaba tan sólo al ver menesterosos. Y me convertía enotro ser (…) “2116 Idem 1. Op. Cit. Pág. 3517 Idem 1. Op. Cit. Pág. 3418 Idem 1. Op. Cit. Pág. 4419 Idem 1. Op. Cit. Pág. 7520 Idem 1. Op. Cit. Pág. 7321 Idem 1. Op. Cit. Pág. 74
  • 11. La confrontación reflexionó sobre las oposiciones entre el filósofo Immanuel Kant y elliterato Bertold Brech como resultado se puede comprobar que este último superó yactualizó, con una mirada de otro siglo una ley que por ser moral podía considerarseindiscutible.
  • 12. FUNDAMENTACIÓN DE LA REALIDAD DEL ALMA GLOBALIZADA Prof: Lucía Rossi – Hernán Nemmi Mat: Estética Alum: Mirta Mercedes Vargas Universidad de Morón – Plan REI