Poemas para la familia

55,409 views
54,769 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
55,409
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
71
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Poemas para la familia

  1. 1. POEMAS PARA LA FAMILIA A MI PADRE A Dios doy gracias por ser mi padre. y recompensa no pedir. Por tus reproches y consejos. Por enseñarme nobles valores: Por el bien que me enseñaste el amor, rectitud y compasión, y de mi ser siempre cuidaste. justicia, desinterés, trabajo, caridad, verdad y el perdón. Por ser padre bondadoso, lleno de paz y sabiduría. Por todos tus desvelos. Porque amas la verdad. Por tu amor paternal. Justicia y rectitud en demasía. Hombres como tú hay pocos. Eres un padre ideal. Por ser mi padre amado y enseñarme la caridad. Por cumplir con tus deberes. Sentimientos nobles te cubren. porque nunca me fallaste. No conoces la maldad. Porque contigo contar siempre puedo. Caballero noble y parco, Hoy y siempre mi amor te entrego. me enseñaste a luchar. Aspirando siempre a lo más alto Porque siempre estás ahí, y a mis sueños no renunciar. tendiéndome tu cálido abrazo. Por ser modelo en mi vida. Por aborrecer todo lo malo. Por siempre creer en mí. Por tus celestiales valores. Por guiarme de la mano Por todo esto padre, te aprecio, en senderos llenos de flores. y a Dios de nuevo agradezco por en mi vida tenerte a ti Por tus palabras de aliento en mis momentos más tristes. Por tus silencios elocuentes que me calman dulcemente. Por tu mirada sabia y profunda. Por tu expresión tan serena. Por tu paciencia y tesón. Torbellino de cosas buenas. Por ser hombre testarudo aferrado a tu convicción. Por mantener en alto tus ideales sin perder la calma o razón. Por instruirme en la vida y enseñarme a no mentir. Por preocuparte por mis problemas
  2. 2. me cuidaron, me llenaron de abrazos y de besos. Un hogar, una escuela era mi casa donde aprendí a querer, a defenderme, a mirar lo bonito de la vida, a conocer la pena y afrontarla. Los problemas, lo gris y lo molesto, y aprobé bien los cursos ¡ y con nota!. Ahora tengo un hogar, una POEMAS PARA LA casita y lo más importante y FAMILIA verdadero, dos hijos que les quiero con locura, a los que enseño siempre las lecciones que aprendí de mis padres desde niña(o)y copiadas quedaron para siempre Gracia señor te doy, por esta vida cuida siempre a mis padres, a mis hijos pues aunque soy mayor no importa nada necesito tenerles y Que bonito pensar que he abrazarles y decirles "te nacido, que mis padres me quiero" y repetirles que todo lo hicieron con esmero, que les que quieran me lo pidan debo la vida y les adoro, que pues por ellos nací y ahora me amaron de niña (o) existo.
  3. 3. CARTA DE UN HIJO A LOS PADRES No me des todo lo que te pida, a veces sólo pido para ver hasta cuánto puedo tomar. No me grites, te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar a mí también, y yo no quiero hacerlo. No des siempre órdenes... Si en vez de órdenes a veces me pidieras las cosas yo lo haría más rápido y con más gusto. Cumple las promesas, buenas o malas... Si me prometes un premio dámelo, pero también si es castigo. No me compares con nadie, especialmente con mis hermanos. Si tu me haces lucir mejor que los demás alguien va a sufrir, y si me haces lucir peor que los demás seré yo quien sufra. No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer: decídete y mantén esta decisión. Déjame valerme por mí mismo, sí tu haces todo por mí yo nunca podré aprender. No digas mentiras delante de mí ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro... me haces sentir mal y perder la fe en lo que me dices. Cuando yo hago algo malo no me exijas que te diga por qué lo hice, a veces ni yo mismo lo sé. Cuando estés equivocado en algo admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti, y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también. No me digas que haga una cosa y tú no la haces, yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas aunque no lo digas, pero nunca haré lo que tú digas y no lo hagas. Enséñame a amar y conocer a Dios, no importa si en el colegio me quieren enseñar porque de nada vale si yo veo que tú ni conoces ni amas a Dios. Cuando te cuente un problema mío no me digas: no tengo tiempo para
  4. 4. boberías o eso no tiene importancia, trata de comprenderme y ayudarme. Y quiéreme, y dímelo, a mí me gusta oírtelo decir aunque tú no creas necesario decírmelo.

×