• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Método de comprensión teológica n. 10
 

Método de comprensión teológica n. 10

on

  • 2,815 views

¿Cuáles son los criterios para un método de comprensión teológica del hablar-actuar de Dios? ...

¿Cuáles son los criterios para un método de comprensión teológica del hablar-actuar de Dios?

Pareciera ser que a pesar de todos los métodos teológicos que se han ido desarrollando a lo largo de la historia, es claro que no existe un método universal que se pueda implantar, pues la realidades humanas son diversas, y sus experiencias con lo trascendente de una cultura a otra varían, pero lo que sí se puede ofrecer a los teólogos en sus reflexiones y experiencias del hablar y actuar de Dios son unos criterios que pueden servir de fundamento para la elaboración de un método de compresión teológica.

Statistics

Views

Total Views
2,815
Views on SlideShare
2,815
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
11
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Método de comprensión teológica n. 10 Método de comprensión teológica n. 10 Document Transcript

    • Materia: Semillero de TeologíaProfesor: Juan Alberto CasasAlumno: Milton CamargoFecha: 24de mayo de 2010. <br />¿Cuáles son los criterios para un método de comprensión teológica del hablar-actuar de Dios?<br />Pareciera ser que a pesar de todos los métodos teológicos que se han ido desarrollando a lo largo de la historia, es claro que no existe un método universal que se pueda implantar, pues la realidades humanas son diversas, y sus experiencias con lo trascendente de una cultura a otra varían, pero lo que sí se puede ofrecer a los teólogos en sus reflexiones y experiencias del hablar y actuar de Dios son unos criterios que pueden servir de fundamento para la elaboración de un método de compresión teológica.<br />Ahora lo que se pretende en esta reflexión es presentar unos criterios para un método de comprensión teológica, que lleven a descubrir el actuar y hablar de Dios. Estos criterios se presentaran bajo la perspectiva del método teológico de Bernard Lonergan, pare quién es claro que el conocimiento surge a partir de “un proceso dialéctico entre el sujeto que conoce y el objeto que es conocido”, pero por la complejidad de este proceso se hace necesario realizar una separación entre sujeto-objeto, lo cual es posible bajo una estructuración de la conciencia intencional.<br />Lo que se busca con el método de Lonergan, es dejar claro que el ejercicio teológico, debe ser analizado como cualquier otro método científico, de tal forma que lleven a la construcción de unos presupuestos epistemológicos que sirvan como base en la construcción del conocimiento. Para Lonergan es de gran importancia el tener claro y ser consciente del método por medio del cual está conociendo la realidad, es decir el objeto de su conocimiento, en este proceso de conocimiento del sujeto-objeto el método que se está empleando puede variar, pues le experiencia en la que Dios habla y actúa no se encasilla o se somete a unas reglas o parámetros, justamente por lo inabarcable e incognoscible que Él es, es una realidad que desborda al hombre.<br />Por esta razón, lo único que se ofrece son algunos criterios que pueden ayudar para llegar a un conocimiento más certero de esa reflexión teológica que sea capaza de dar razón de lo que dice, bajo unos criterios epistemológicos que validen el conocimiento, por lo tanto en el método que propone Lonergan la conciencia intencional juega un papel decisivo a la hora de establecer los niveles en el proceso del conocimiento.<br /> <br />Esto niveles de conocimiento en el hombre como sujeto cognoscente implica una serie de operaciones de la conciencia: 1. Percibir (empírico, sentidos; percibe, siente, imagina, habla etc.), 2. Entender (sobre la validez y comprensión de lo percibido, el sujeto formula que ha entendido), 3. Juzgar (¿esto qué significa para mí, es verdadero?, se reflexiona, se juzga, certeza de afirmaciones), 4. Momento de de decidir (cómo me lleva a actuar esto, se elabora juicios y se decide el rumbo de la acción), con estos niveles, se puede señalar que es un método, ya que implica una serie de operaciones que se interrelacionan y producen resultados acumulativos, progresivos (a nivel de la ciencia) y es trascendental porque no se restringe su conocimiento a un campo particular, sino que muestra las condiciones y posibilidades de como se da el conocimiento. <br />Así, Lonergan por medio de su método sistemático, lo que busca es conocer la realidad humana en sus acontecimientos históricos en los cuales se ésta dando el actuar y hablar de Dios, por esta razón lo que se busca realizar es una hermenéutica teológica teniendo en cuenta los criterios o niveles anteriormente mencionados, la cual al realizar una lectura se puede ver como una historia de salvación en la que Dios actúa y habla como una realidad dinámica.<br />Con los criterios propuesto por Lonergan en su método, lo que brinda es “un esquema normativo de operaciones recurrentes y relacionadas entre sí, que producen resultados acumulativos y progresivos”; pero que no se puede quedar simplemente en estos niveles, sino que es necesario pasar a otro nivel o mejor trascender, por lo que surge la necesidad de un método trascendental que permitan al sujeto cognoscente alcanzar un grado mayor de conciencia objetivándola, por esta razón en este método trascendental se tiene el apoyo de la interdisciplinariedad dentro del campo antropológico , lo que le permite a la teología alcanzar un nivel mayor de certeza y especialización mediante la interdependencia de una serie de elementos que se entrecruzan en su método teológico, los cuales comprenden dos fases.<br />En la primera fase, la teología se presenta como elemento mediador en las que va a las fuentes de la revelación de Dios en el pasado (tradición, escritura) y las pasa por la primera fase: 1) asimilación del pasado (investigación-experimentar; interpretar-entender; historia-juzgar; dialéctica-decidir), en esta fase se especifica la experiencia religiosa; 2) fruto de este primer reflexionar es que surge la fase teológica, en la que se afronta y actualiza el futuro mediante la palabra y la tradición revelada, es decir esta palabra y tradición de la revelación de Dios se actualizan y cobran vida y vigencia en la realidad actual. <br />En esta segunda fase lo que se da ya es la objetivación se da: 1) la reflexión de los fundamentos, la cual ya afecta al sujeto de manera que producen en él una conversión religiosa y moral, pues lo que se busca es que haya una trasformación del sujeto y de su mundo (decidir); 2) se establecen doctrinas o datos arrojados por la misma teología (juzgar); 3) sistematización para eliminar las contradicciones (entender); y 4) la comunicación entre la teología y las otras actividades de la vida (experimentar).<br />En esta segunda fase permite una diferencia de especialidades en el conocimiento teológico ya luego comunicarlo, por esta razón con esto método teológico presentado Lonergan, bridan la posibilidad de integrar e interactuar con las demás ciencias humanas con la posibilidad de insertarnos en la realidad actual y de proyectarse hacia el futuro el teólogo en su reflexionar.<br />D esta forma se puede concluir diciendo que, el método teológico de Lonergan, brindan unos criterios para la poder elaborar un método teológico con el fin de poder brindar una reflexión real y certera, con un carácter científico en la que al observar la historia de cómo Dios se ha ido manifestándose en su hablar y actuar en la humanidad, en ese proceso histórico no queda en el pasado como algo que y no sirve, sino que al pasar esa Palabra y tradición por los pasos que presenta Lonergan su primer fase, se actualizan y cobran vida para la realidad de hoy y en la segundo fase no solo se actualiza o se reflexiona, sino que el actuar de Dios y su hablar deben ser capaces de afectar al hombre a tal punto que susciten en él un cambio, una conversión que no solamente afectan la realidad interior del hombre, sino toda la realidad circundante y se proyecta hacia el futuro.<br />En este proceso es el que está llamado a hacer todo teólogo, de tal forma que en su reflexión teológica, no solo hay la expresión de una experiencia de fe Dios (que de hecho es lo más importante), sino que hay una organización sistemática de ese conocimiento, el cual la valida como ciencia, al darse una acumulación del conocimiento como algo progresivo y no estático y gracias a la interdisciplinaridad, hace que este conocimiento sea más científico, por lo tanto más objetivo, ya no es solo el fruto de un sentimentalismos en el que podría en muchas ocasiones tratarse de una mala comprensión del actuar y hablar de Dios.<br />Hoy más que nunca, ante una sociedad que avanza vertiginosamente en lo técnico-científico, se hace necesario que la teología en toda si reflexión adopte un método, unos criterios epistemológicos a la hora de desarrollar su investigación y su producción teológica así, el método que propone Bernard Lonergan es un muy buen derrotero por el cual se puede abrir camino la teología en el mundo contemporáneo en la elaboración de unos criterios de comprensión teológicos que ayuden a descubrir el verdadero actuar y hablar de Dios en la historia de la humanidad.<br />Reflexión personal: Considero que en la elaboración teológica en la que se experimenta el actuar y hablar de Dios, tanto en la vida personal como a la hora de proyectar el hablar y actuar de Dios a los demás, casi nunca se tienen en cuenta una serie de criterios y pasos de cómo uno pueda descubrir que en verdad Dios está actuando en la vida. Pienso que esto es algo mucho más espontaneo, pero que a la hora de hacer una reflexión se podría ver que en verdad estos pasos o criterios teológicos se dan pero no con la rigurosidad del caso.<br />Además considero que la experiencia de Dios cuando se quiere enmarcar en un aparto conceptual, con una serie de ruta o criterios, se puede tornar un poco molesta e incluso puede llegar el caso que ya no se desee ni siquiera continuar viendo el actuar de Dios, y lo que surja sea un alejamiento de lo trascendental. Pero, sin embargo a la vez son necesarios a la hora de reflexionar y más a la hora de validar y argumentar epistemológicamente esa experiencia de Dios que se comunica a lo demás, pero esta experiencia esta ya depurada de alguna forma.<br />