Your SlideShare is downloading. ×
Folleto 4
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Folleto 4

2,633
views

Published on


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,633
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
55
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 42 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 VI. LAS FAMILIAS SE ORGANIZAN EN BUSCA DE LA SUPERVIVENCIA En esta cuarta etapa de la formación bíblica, usted conocerá uno de los períodos más importantes de la  historia del pueblo de Dios en la tierra de Canaán: el período tribal, cuando el pueblo era gobernado por un  consejo de representantes de las familias que se unieron por la necesidad de garantizar sus vidas y que se  fue transformando en un vínculo de fe. Este  primer   tema  muestra  cómo las  tribus  fueron constituidas  por grupos  de  familias  para  sobrevivir,  compartiendo costumbres y creencias, y creando una identidad común.  1. LAS FAMILIAS SE ORGANIZAN EN BUSCA DE LA SUPERVIVENCIA Anteriormente se han mencionado, principalmente, cuatro grupos de entre los muchos que conformaron el  pueblo   de Israel: los pastores, los campesinos oprimidos  y rebeldes, los que huyeron de Egipto  y  los  beduinos o nómadas. Existieron también otros grupos pequeños que se unieron por una causa común: la  supervivencia en libertad. Por tanto no se puede hablar de un pueblo constituido según el concepto que  tenemos hoy. Se puede hablar más bien de familias o de grupos de familias que se unían en clanes y  después en tribus. Como pueblo o nación, Israel se constituyó después, en el período de la monarquía  unida, con David y Salomón. A. La familia, en los orígenes de Israel, estaba estructurada a partir del padre, de ahí el nombre de “familia  o sistema patriarcal”. Él era el jefe o responsable de todos. Tenía una o más esposas sobre las que ejercía su  autoridad, como lo hacía sobre hijos solteros y casados, nueras, nietos, siervos y extraños o extranjeros  integrados a la familia, es decir, que compartían el mismo techo, la misma tienda (Gn 17, 12­14; 48, 8­22).  La familia del patriarca se llamaba Bet’Ab (casa del padre), en lengua hebrea. El patriarca tenía derecho de  vida y muerte tanto sobre toda persona que vivía en su tienda (Ex 21, 7­11; Gn 19, 8; 38,24), gozaba de  plena autoridad religiosa y jurídica, resolvía problemas que podían surgir entre los miembros, y presidía las  oraciones y ceremonias religiosas (Gn 12, 7; 33, 20). La familia era una unidad socioeconómica, residencial., propietaria de un terreno familiar, autosuficiente,  compuesta generalmente por 2 o 3 generaciones. Aquí no se puede hablar de propiedad privada, pues el  terreno es de la familia ampliada; no se puede vender, pero todos tienen derecho a los productos totales de  la tierra. El terreno es autosuficiente, debe producir todo lo necesario para vivir. Esto excluye un comercio  de producción excedente. Poseen el terreno tanto cuanto la familia dure. ¿Cuáles eran las funciones de la familia?  La reproducción. Es una tendencia de Israel hasta el día de hoy. Esta función es absolutamente  sacrosanta, pues el judío se casa para tener hijos, para perpetuar el linaje, y por ello, en la época  tribal existía la poligamia.  Lo económico. La familia era la unidad básica de producción económica. No existe el negocio, sólo  el trueque. La familia era garantía de subsistencia. La   familia   israelita   era  económicamente   autónoma,  pues  no  debía   nada  de   su  producto  a  autoridades  superiores en forma de impuestos que tanto los agobiaban bajo el yugo de los cananeos. El excedente no se  entregaba a ningún aparato centralizado. Pero sí esta condicionado por la obligación   de ayuda mutua a  otras   familias   necesitadas.   Esto   era   más   un   intercambio   recíproco   que   una   transacción   comercial.   La 
  • 2. 43 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 familia que había prestado ayuda siempre podía contar con la ayuda de otra familia cuando fuera necesario. En   la   familia   se   educaba,   se   enseñaba   el   comportamiento   adecuado,   las   costumbres   y   el   modo   de  proceder. Se tenían  celebraciones cultuales  domésticas y el padre de familia contaba los relatos de sus  antepasados. Se fomentaba la necesidad de autodefenderse, como familia y como tribu. La autodefensa era  una convicción que se animaba y fomentaba como valor familiar.  B. El clan o mishpaha estaba constituido por varias familias que eran o se consideraban descendientes de  ancestros comunes. Era un grupo intermedio entre la familia y la tribu (Jos 7, 16­18; 1 Sam 10, 20­21). Los  pastores, por ejemplo, podían estar organizados en diversos clanes, cada uno de los cuales comprendía un  grupo de familias que se movilizaban juntas, pasando de un lugar a otro con sus rebaños en busca de  pastos. El clan era una asociación económica de protección efectiva, formada por una mutua solidaridad socio­ económica. Estaba formada por familias (50 personas aproximadamente). Su finalidad era proteger las  situaciones más frágiles de los otros. Aquí es donde era efectiva la solidaridad, todos se protegían entre sí.  Sus funciones militares se dirigían hacia la coordinación de la tribu. El clan, entonces, evitaba cualquier  restricción sobre la primacía de la familia. ¿Cuáles eran sus funciones básicas?  La celebración cultual.  Jurisprudencia: aquí se cumplen las leyes de orden social grupal.  Defensa militar. No hay ejército profesional.  Matrimonios. Institución protectora del matrimonio para que los vínculos se establecieran entre  personas del mismo clan o asociación protectora de familias. Estaba prohibido el matrimonio con  extranjeros. En   el   clan   se   protegían   las   familias   cuyas   funciones   eran   preservar   las   condiciones   mínimas   para   la  integridad   de   cada   una   de   ellas,   supliendo   herederos   varones   cuando   era   necesario,   manteniendo   y  recuperando tierras, rescatando miembros de la esclavitud por deudas, vengando homicidios. Todo era  pensado en función de preservar la familia. El clan no tenía propiedad privada en sí. Servía sencillamente para conservar las diversas propiedades  colectivas de las familias, solucionar conflictos de herencias, etc. A través del clan se hacía efectiva la  normalización del pensamiento y práctica religiosa. Allí se imponían las leyes rituales y morales a través  del sacerdocio levítico que fue el principal portavoz del yahvismo en la época pre­monárquica. C. La tribu o shebet era una organización social un poco más compleja, conformada por diversos clanes,  en un territorio específico, agrupados en asociaciones protectoras, que se ayudaban en las dificultades  económicas   y   se   defendían   mutuamente   de   otras   tribus   o   de   quienes   les   amenazaran,   con   lo   cual  garantizaban   sus   vidas.  También   consideraban   común   el   origen  de   sus   miembros,   hablaban   la   misma  lengua, tenían las mismas costumbres, tradiciones e instituciones. Vivían en comunidades bajo la guía de  uno o más jefes. Se podría decir, haciendo una comparación actual, que la familia estaría constituida por  nuestros   abuelos,  tíos,  primos  en  primer   grado  y  sus   hijos.  El  clan  correspondería   a  los   tíos   abuelos  paternos y maternos, y sus descendientes, además de los primos en tercero, cuarto y quinto grados. La  tribu correspondería a la unión de todas estas familias, más lo clanes de las nueras y los yernos, y sus 
  • 3. 44 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 respectivas familias (En cada uno de estos grupos se deben incluir las personas esclavas y extranjeras). En los antiguos poemas bíblicos ­conocidos como la “bendición de Jacob”, en Gn 49, 1­27, y “la bendición  de Moisés” en el Dt 33, 1­29­ se habla de las tribus de Israel. En la “bendición de Moisés” no aparece el  nombre de todas las tribus. Falta la tribu de Simeón, por ejemplo. El “cántico de Débora”, mucho más  antiguo, muestra que las tribus no constituían siempre una unidad perfecta. En él no se menciona las tribus  de Judá y de Simeón, por ejemplo (Jue 5), tal vez a causa de su aislamiento en el sur, o porque aún no se  habían adherido a la confederación de tribus. El gobierno tribal era una forma un poco más democrática y  descentralizada de organizar al pueblo. El modo de vida y de organización comunitaria de esas tribus  constituía una amenaza para los reyes de las Ciudades­Estado de Canaán y para los faraones de Egipto. A manera de síntesis podríamos decir que la tribu era una asociación autónoma territorial, formada por  familias agrupadas en clanes, relativamente homogéneas. La tribu se formaba según el territorio, el trabajo,  la suerte y los productos de la tierra. ¿Cuáles son las funciones tribales?  Funciones cultuales.  Funciones jurídicas: legislativa y jurisprudencia.  Defensa militar.  Matrimonios. Es una necesidad institucional de las tribus. Los órganos ejecutivos de la tribu eran la asamblea de varones y la asamblea de ancianos. D.  Israel o  kol’yisrael. Podemos decir que  Israel  durante ésta época pre­monárquica, políticamente, era  una liga de tribus con elementos fundantes:   Adhesión exclusiva a Yahvé por medio del culto y una ideología. Yahvé es un Dios que elige, que  libera esclavos y oprimidos, que pide una ética grupal. Los intereses limpios del grupo eran la  voluntad   de   Dios.  Lo   propio   del   Dios   de   la   Biblia   es   ser   alguien   volcado   hacia   afuera,   en   la  búsqueda del otro, de la miseria humana. Dios que se revela con los seres humanos. Israel   poseía   un   movimiento   social   con   un   culto   bien   articulado   basado   en   el   desarrollo   de  tradiciones que les daba una sola identidad en medio de sus intereses variados, protegiéndose y  salvaguardando la vida. El culto religioso y la ideología del yahvismo son potentes fuerzas organizativas y militares que son  normativas para la comunidad.  Un compromiso con la tendencia social y económica igualitaria garantizada con un derecho o un  conjunto de leyes  que lo concretizan. El desarrollo de esta ley les llevó a crear un estilo de vida  antifeudal   que   se   constituyó     con   una   contra­sociedad   avalada   jurídicamente.   Israel   resistía  enérgicamente las instituciones y oficios que se basaran en una soberanía superior. Las pretensiones  de mayor riqueza y honor de algunas familias chocaban con los mecanismos de nivelación y de  solidaridad de los clanes.  Una disposición a la defensa militar, como principio. Era necesario defenderse de los sumerios,  hititas, griegos, egipcios, etc. ¿Cuáles eran las funciones generales de la liga de tribus (Israel)?  Función cultual: tenía como objetivo fundamentar la fe celebrando ritualmente la historia pasada 
  • 4. 45 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 como acción de Yahvé. Elaboración de confesiones de fe y creación de tradiciones.  Función jurídica: hacer leyes para que funcione el sentido común.  Defensa militar: era ejecutada por la asamblea de varones de todas las tribus.  La ayuda mutua en el antiguo Israel era un fundamento de su primitiva existencia. Esta solidaridad en  ayuda era la que daba realidad social concreta a la unidad de las tribus. Para reflexionar ¿Cómo fue la conformación social y religiosa en Colombia antes y después de la invasión española? ¿Qué parecido y diferencia encuentra usted entre la historia de Israel y de Colombia, con respecto al tema  de hoy?   ¿Para qué se casan las familias de hoy?  ¿Cuál es el papel del padre de familia hoy en la sociedad?  ¿Se puede definir a mi familia como una sociedad igualitaria y creyente en Yahvé? ¿por qué?   ¿Qué educación doy a mi familia y cómo recibo la educación que me dan?     
  • 5. 46 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4
  • 6. 47 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 2. TRIBUS DE ISRAEL: HIJOS Y HEREDEROS DE LA FE Las tribus de Israel ¿Cómo se organizó el pueblo de Israel y qué manera encontró de escapar de la opresión de los poderosos?  Un poco de contexto histórico de la época puede ayudar a entender mejor cómo la liberación se tornó  posible. Canaán de 1250 a 1030 a.C.  Canaán, según los escritos bíblicos, era habitada por diversas poblaciones muy anteriores a los israelitas:  hititas, amorreos, cananeos, perizitas, jivitas y jebuseos (cfr. Dt 7,1; Ex 3, 8.17). La región estaba formada  por   pequeñas   Ciudades­Estado   servidas   por   las   aldeas   establecidas   a   su   alrededor.   Esto   es   posible  constatarlo en las cartas dirigidas al faraón de Egipto, en Tell el­Amarna. En este período, las Ciudades­ Estado comenzaron a enfrascarse en una disputa por la hegemonía del poder. Egipto perdía cada vez más el  dominio de la región. Sufría constantes amenazas de los filisteos, situados al sur de Canaán. Todo esto  favoreció la evasión de personas y grupos descontentos por la opresión en la que vivían en las aldeas. Estos  fugitivos ocuparon toda la región montañosa. La supervivencia de los grupos en las montañas se volvió posible gracias al hierro, que ya era conocido y  muy usado en aquella época y sirvió para la fabricación de hachas y arados, utilizados en la tala de los  bosques y en la preparación de la tierra para la agricultura. El agua necesaria para la supervivencia era  almacenada en grandes cisternas revestidas con cal. Esto favoreció el crecimiento de poblados en regiones  que antes presentaban dificultades para la supervivencia humana. Tal vez no se pueda hablar, todavía, de una vida tribal organizada en diferentes grupos, así como la Biblia  los presenta ya en este período. Pero podemos considerarlos como el inicio de la vida tribal, que después se  desarrolló, y fue más allá del año 1030 a.C. De hecho, una de las mayores dificultades de todos los escritos  legendarios de la prehistoria de Israel es la cronología. Los textos fueron escritos mucho tiempo después de  haber sido vividos. Al pueblo le interesaba hablar de la experiencia de Dios en sus luchas y conquistas. Hay un escrito egipcio, no bíblico, que habla de Israel en este período. Es la estela del faraón Mernaptah de  Egipto (1224­1204 a.C.), descubierta en 1895 en la ciudad de Tebas. Este monumento en piedra parece  indicar que una parte de la población de Canaán era identificada como Israel y considerada, ya en esa  época, como rebelde al sistema de dominación de Egipto. Sobre este monumento en piedra, el faraón  mandó esculpir las victorias de sus campañas militares contra ciudades y pueblos vecinos. Y dice: “Canaán  es afligida en todo tipo de males. Ascalón está por ser destruida. Guézer fue tomada; Ye­noam es como si  nunca hubiese existido; Israel está en ruinas; no quedó una solo semilla”. Israel aparece entre nombres de ciudades como Ascalón, Guézer y Ye­noam. El texto no deja claro si Israel  es el nombre de una ciudad o de un poblado, o incluso si se refiere a los moradores de las montañas. De  todos modos, se trata de una población rebelde al dominio egipcio en Canaán. Origen de las tribus de Israel. Del arte literario se desprende lo esencial: la fe. La Biblia presenta las tribus de Israel como descendientes de los 12 hijos de Jacob: Rubén, Simeón,  Leví,  Judá, Isacar, Zabulón, José, Benjamín, Dan, Neftalí, Gad y Aser (Gn 35, 22­26). Los nombres de Leví y  José no son citdos en la ocupación del territorio de Canaán. En su lugar aparecen los nombres de dos hijos  de José: Efraím y Manasés (Gn 41, 50­52), nietos de Jacob.
  • 7. 48 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Jacob (Yacob) es presentado como hijo de Isaac y Rebeca, hermano gemelo de Esaú (Gn 25, 19­34) y nieto  de Abraham, según las narraciones bíblicas. En ellas se hallan dos explicaciones populares acerca del  origen del nombre “Jacob”. Al nacer, él agarró el talón ('aqeb) de Esaú (v. 26). Ya crecido, suplantó ('âqab)  al   hermano,   robándole   la   primogenitura   (v.   33).   La   raíz   hebrea   de   las   palabras   “Jacob”,   “talón”   y  “suplantar” es la misma, sólo cambian las vocales y su significado. El nombre de “Jacob” era conocido dentro y fuera de Canaán. En Canaán, este nombre fue dado a una  fortaleza conquistada por Tutmosis III, de Egipto; en Mesopotamia, fueron descubiertas tablillas con la  inscripción de este nombre; también tuvo este nombre uno de los jefes hicsos. El pueblo de la Biblia integró en una sola historia familiar la tradición que existía sobre Jacob (Gn 25,  19­34; 27, 32­33), la que puso en evidencia la rivalidad entre dos hermanos, siendo uno de ellos preferido  por el padre, y, el otro, por la madre. Esaú, el primogénito, era el predilecto del padre, Isaac. El menor,  Jacob, era el predilecto de la madre, Rebeca. Los gemelos se entrechocaban en el vientre materno (Gn 25,  22­23). Al nacer, Jacob agarró el talón a Esaú. Finalmente, ya crecidos los dos, Esaú fue suplantado por el  hermano, quien le quitó el derecho de primogenitura y la bendición del padre (Gn 27; Os 12,4). Jacob  aparece siempre como el experto en engañar al hermano (Gn 32, 4­22), y Esaú como el “ingenuo” que se  deja engañar (Gn 33, 1­17). Detrás de la historia de Jacob y Esaú parece esconderse un conflicto entre dos tipos de sociedades (Gn  25,23). La sociedad pastoril, seminómada, que se ocupaba de los rebaños de ganado menor, es identificada  con Jacob, un pastor pacífico y hábil. Esaú, el cazador rudo, finalmente marginado, es identificado con la  sociedad nómada. Esaú representa a Edom; Jacob, a Israel. Los textos del Génesis (25, 23; 27, 27­29.39)  parecen confirmar la intención del autor. Él está más preocupado de hablar de dos pueblos o tipos de  sociedades que peleaban entre sí, que de dos hermanos. La preocupación del autor era demostrar que la  fraternidad entre los pueblos y las sociedades debía estar por encima de las disputas entre ellos. En   la   misma  línea  sigue  el  juego  de  Jacob  con el  tío  Labán  (Gn 29­31).  Entran  a  tallar  nuevamente  relaciones familiares. Jacob se casa con dos hijas de Labán: Lía y Raquel. La preocupación central de la  narración no parece ser el casamiento, sino el hablar del estatuto (jurídico) que había en relación a las hijas  mayores, que debían ser dadas en esposas antes que las más jóvenes. Otra preocupación de la narración  parece ser la de establecer el límite de influencia recíproca entre los dos clanes: el de Jacob (Israel) y el de  Labán (arameos). Finalmente, Jacob es relacionado con los santuarios de Siquém y de Betel, situados en la región central de  la Tierra de Israel. En Betel, tuvo un sueño: vio una escalera que unía el cielo con la tierra, y por ella  descendían y subían los ángeles de Dios. Cuando Jacob se despertó, se levantó, tomó una piedra y erigió  con ella una estela y la ungió (Gn 28, 10­22; 35, 7­14). En Siquém, compró un campo, construyó allí un  altar y lo dedicó a “Él, Dios de Israel” (Gn, 33, 19­20). Incluso en Siquém los hijos de Jacob cometieron un  acto de violencia que parece recordar las luchas que las tribus emprendían para asentarse en la región de  Canaán (Gn 33, 18 – 34. 31). En estas tradiciones hubo una fusión de muchas tradiciones. El hecho de que se le dé a Jacob un nuevo  nombre, Israel (Gn 32, 29; 35, 10) parece indicar la fusión de dos clanes, prevaleciendo el nombre del  segundo. Diversas tradiciones convergen para la unificación en un único clan, presentando la historia del 
  • 8. 49 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 pueblo de la Biblia en la genealogía de una familia, la de Abraham. En estas narraciones simplificadas hay  al menos la fusión de dos ciclos o dos tradiciones ­la tradición de Abraham­Israel, y la tradición de Jacob­ Israel­ que deben ser muy antiguas. A partir de ellas son releídos los orígenes del pueblo de la Biblia, como  si todo hubiese comenzado en la tradición de la familia de Abraham. Éste es presentado como padre de  Isaac (Gn 21, 3); y Jacob, como hijo de Isaac (Gn 25, 26). José y sus once hermanos son presentados como  hijos de Jacob (Gn 35, 23­26). Los dos hijos de José (Gn 30, 25) Efraím y Manasés, en sustitución de las  tribus de Leví y José (Gn 46, 8­27) recibirán parte del territorio de Canaán. Las diferentes tradiciones fueron narradas, vueltas a narrar y fundidas en una sola. En un comienzo, sin  embargo, debían existir los diferentes clanes, y entre ellos se destacaban algunos nombres, a los que fueron  atribuidos   algunos  episodios. Éstos, poco  a poco, son recordados  e integrados  de manera unificada   y  simplificada como el inicio de la historia del pueblo de la Biblia. Nombre y localización de las 12 tribus de Israel: pueblo y tierra, identidad profunda. Las tribus se formaron en Canaán, aunque es difícil establecer con claridad la época exacta, así como la  reconstrucción precisa de los acontecimientos que las implicaron, e incluso el nombre de cada una de ellas.  Algunas montañas son conocidas antes del asentamiento de las tribus (Jos 11, 21; 20, 7; 21, 11; 2 Cron 27,  4; Jos 20, 7; 21, 21; 1 Re 4, 8; Jos 20, 7; 1 Re 4, 15). En Re 4, 7ss., muchos lugares aparecen como distritos  de Salomón; entre ellos se encuentran dos nombres que corresponden a los de dos tribus de Israel: Aser e  Isacar.   Otras   tribus   pueden   haber   heredado   el   nombre   de   sus   ancestros,   como   Zabulón,   Dan,   Rubén,  Manasés, Simeón y Gad. Otras incluso heredaron el nombre de la divinidad adorada por la tribu. El libro de Josué (1­12) presenta la conquista completa del territorio por parte de las diferentes tribus, de  manera rápida, unitaria y muy simplificada. Pero este mismo libro, en muchos pasajes, dice que las tribus  no lograron ocupar determinadas áreas, como por ejemplo las planicies, porque en ellas había carros de  hierro, utilizados para las guerras, los que no poseían los israelitas (Jue 1, 19. 27­36; Jos 16, 10; 17, 12; 15,  63; Jos 17, 11­13). Esto significa que la ocupación de la tierra no fue completa, unitaria y pacífica  como  fue presentada en los primeros capítulos del libro de Josué. No había un órgano político centralizado que  formase o controlase los diversos grupos que fueron ocupando espacios vacíos del territorio de Canaán. Visión del libro de Josué acerca de la ocupación de la tierra. Los israelitas penetraron en regiones poco pobladas. No hay una documentación a manera de anales o  anuarios. Todo lo que se sabe se compone de episodios aislados y de breves relatos. En el libro de Josué,  los hechos relativos a la ocupación del país de Canaán por los israelitas  sucedieron de una sola vez y de  manera militar (ver mapa 1) (Jos 1­12). El estilo de las narraciones sobre la conquista y ocupación del  territorio de la Cisjordania es drástico y algo legendario. En Jos 13­21, el autor bíblico se ocupa en describir las regiones y los límites territoriales de cada tribu, ora  en forma de una distribución bien planeada, ora en la forma de un sorteo. Todo indica que se trata de  tradiciones diferentes. En los capítulos 22­23, el autor presenta el fin de la misión de Josué y su último  discurso. Una vez que Josué realizó su misión, y una vez satisfechas todas las necesidades territoriales de  las tribus, el autor añade el capítulo 24 para resaltar el compromiso de todas las tribus con el Señor, su  Dios. El autor de Josué quiso presentar en una unidad redaccional los episodios de la ocupación de la tierra, las  consecuencias   jurídico­religiosas   de   su   posesión,   la   delimitación   de   los   territorios   de   las   tribus,   y   la 
  • 9. 50 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 dotación territorial garantizada por el Señor con el cumplimiento de la promesa para todo Israel. El Señor  hizo posible a cada una de las tribus por medio de la autoridad de Josué que, al final (Jos 24), reúne a las  tribus   en   una   unidad   confederada.   Existen   redacciones   que   buscan   atender   a   intereses   de   la   dinastía  davídica. El libro de los Jueces ignora la participación de Josué en la ocupación de la tierra. El libro de los Jueces narra la ocupación de la tierra de manera diferente del libro de Josué, e ignora  incluso a su protagonista como a aquel que condujo el proceso de ocupación del territorio. El capítulo 1,  como una introducción al libro, trata de hacer un resumen de la ocupación. Aquí, las tribus actúan de forma  aislada y, en parte, colectivamente:  Jue 1, 1­21 habla de las tribus del Sur ­Judá y Simeón­ y de algunos grupos menores como Caleb,  Otoniel u Otniel, quenitas y otros.  Jue 1, 22­26 menciona la casa de José, que toma la ciudad de Betel de una manera traicionera.  Jue 1, 27­36 presenta una lista de ciudades y localidades, afirmando expresamente que los israelitas  no pudieron ocuparlas porque en ellas habitaban los cananeos. Las informaciones dadas por el libro de los Jueces son de gran valor histórico y sirven de llave de lectura  para la historia de Israel en la tierra de Canaán. Entre las ciudades que no pudieron tomar posesión se  hallan las antiguas Ciudades­Estado, que incluso a mediados del segundo milenio a.C. fueron fortalezas en  manos de los egipcios, no sólo en la costa del Mediterráneo, sino también en la parte sur de la planicie de  Meguiddó. A partir de Jue 3, 6 encontramos las narraciones de la actuación de los Jueces, las que no dejan muy claro  el origen de ese cargo. Débora era Jueza, administraba justicia (Jue 4, 4ss.) y defendía a Israel contra los  cananeos; Jefté (Jue 12, 7), Gedeón (Jue 6, 11­24), etc. En los casos especiales, las tribus formaban una  coalición para autodefenderse, reafirmaban su solidaridad, que se prolongaba incluso después de la victoria  común. Esto no significaba que no tuviesen conflictos entre ellas mismas (Jue 19, 1­20.48). Localización de las tribus en la tierra de Canaán. Las tribus de Israel fueron formándose y ocupando gradualmente áreas de la Cisjordania y la Transjordania  en el país de Canaán. El sur de la Cisjordania fue ocupado por los grupos que vinieron de la región de  Cades Barne. Eran las tribus de Judá y de Simeón, y otras menores que posteriormente fueron asimiladas  por la tribu de Judá, como Caleb, Otniel, y otras. En la parte central de la Cisjordania, se establecieron las  tribus   de   Benjamín,   de   Efraím   y   Manasés.   Estos   grupos   habrían   venido   de   la   parte   inferior   de   la  Transjordania, desde las proximidades del río Yabboq. De las tribus que ocuparon la parte norte de la región de la Galilea, ­Isacar (Gn 49, 14; Jos 19, 17­23),  Neftalí (Jos 20, 7), Zabulón (Jos 19, 10­16) y Aser (Jos 19, 24­31)­ no se conoce la prehistoria ni la  procedencia. Todo indica que surgieron en el contexto de la servidumbre a las Ciudades­Estado. En la Transjordania, la ocupación debe haber procedido desde la Cisjordania. Las tribus se establecieron en  las montañas y en áreas próximas al río Yabboq y al Yarmuc. En la región fronteriza con los moabitas, se  establecieron las tribus de Rubén, más al sur. La tribu de Gad y parte de la tribu de Manasés, conocida por  el nombre de su hijo, Makir (cfr. Jos 13, 29­31), se quedaron en la parte central. Una parte de la tribu de  Dan ocupó el norte. Fue la última tribu en establecerse en la tierra de Canaán. Inicialmente había ocupado 
  • 10. 51 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 una parte al oeste de Jerusalén (Jue 1, 34; 13­16; 18, 2), y después, bajo la presión de los cananeos, tuvo  que ocupar la región al norte, junto a una de las fuentes del Jordán (Jue 18). Las tribus se unieron movidas  por la necesidad de defensa de su territorio y para celebrar juntas la propia fe (ver mapa 2). Ocupación de Canaán: lenta historia de lucha y resistencia.  La ocupación de la tierra fue ciertamente un proceso lento, progresivo y no siempre pacífico; no tuvo su  inicio en las planicies, sino en las montañas. Sin duda tuvo que ser hecha en fases sucesivas y de maneras  diversas. Las referencias que tenemos provienen de la propia Biblia y se encuentran especialmente en los  libros de Josué, Jueces y Números. La lista de las ciudades de las tribus que aparece en Jue 1, 1 – 2, 5 se refiere sin duda a un período  posterior, el período de Salomón, cuando el territorio de su reino fue dividido en regiones administrativas.  Los límites territoriales de las tribus fueron establecidos, en el período de los Jueces, por las propias  configuraciones naturales de la geografía, como las montañas, las fuentes y los ríos. Las tribus del Norte recibieron el nombre de Israel (eran llamadas también de la Casa de José) y las del Sur  fueron llamadas de Judá. Es muy probable que Israel y Judá fueran grupos distintos y separados; y que,  ante   los   desafíos   y   las   necesidades   que   enfrentaron,   para   su   autodefensa   nació   la   hipótesis   de   la  confederación de las tribus. Confederación de las tribus: de la fe común nace la vida compartida (Jos 24, 1­28). La unión entre las diferentes tribus es conocida como “confederación de las tribus”, “liga tribal” o “liga  sagrada”. Las tres expresiones se refieren a la misma realidad vivida por las tribus de Israel: su unión para  el culto al Señor, su Dios, en un único santuario, y para tratar otros asuntos de interés común. Diversas  tribus autónomas se unían para celebrar el culto al Señor en el santuario central, donde se encontraba el  Arca de la Alianza. Betel parece haber sido el santuario central de la liga tribal del Norte (Jos 20, 18.26),  después Silo (Jue 18, 31; 1 Sam 2, 14) y, con la destrucción de esta ciudad, Guilgal (1 Sam 10, 8; 11, 14; 13,  4.7;   15,   12.21.33).   En   el   culto   renovaban   el   compromiso   de   fidelidad   a   la   Alianza,   que   consistía   en  someterse   a   la   voluntad   del   Señor.   Los   responsables   de   cada   tribu   debían   marcar   presencia   en   las  asambleas para tratar cuestiones de orden religioso y político, problemas internos de cada tribu y entre  ellas, para contactos comerciales e intercambio de productos. El gran momento confederativo en el que se alcanza una unión de todas las tribus, caracterizándolas  como  “Israel” o “pueblo de Israel”, es la narración de Jos 24, 1­28, conocido entre los estudiosos bíblicos como  Asamblea de Siquém. La tradición bíblica atribuyó a Josué la convocatoria de las tribus para este encuentro  en el cual, después de la presentación del credo histórico, el pueblo es estimulado a afirmar su compromiso  de “servir a Dios y obedecer a su voz” (Jos 24, 24). La comprensión que las tribus tenían de la fidelidad a la Alianza no sólo abarcaba la relación con Dios,  sino que pasaba también por las relaciones sociales, económicas, políticas y culturales. Dios era alguien  que formaba parte del día a día de la vida de ellas. La Alianza y las orientaciones básicas para evaluar la  fidelidad al Señor y para garantizar la vida en todas sus dimensiones se encontraban en el Decálogo, las  Diez Palabras, más conocidas como Diez Mandamientos (Ex 20, 1­17; cfr. Dt 5, 1­22). A partir de este  núcleo, nacieron posteriormente las leyes para la aplicación práctica del Decálogo (Ex 20, 21­24.18; Dt  12­26). Las tribus intentaban vivir el compartir, la participación, la fraternidad, la justicia y la libertad,  pero no siempre les era fácil, en un contexto en el cual aparecían mil obstáculos, dentro (1 Sam 2, 12­25) y 
  • 11. 52 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 fuera de la vida tribal (Jue 4­5).  Cuando una de las tribus era amenazada, las demás eran convocadas en nombre del Señor para unirse en su  defensa. La lucha por la defensa era considerada una guerra santa, en la que el Señor iba al frente para  proteger al pueblo. Su mayor amenaza venía de los filisteos. Estaban ubicados en la franja litoral al sur de  Canaán. Eran militarmente fuertes, poseían carros de guerra y armas de hierro, y controlaban la ruta al  mar, que pasaba por su territorio. En alguna ocasión llegaron a apoderarse del Arca de la Alianza (1 Sam 4,  11). Muchos de los Jueces habían sido funcionarios de la liga tribal o ancianos de las tribus y los clanes. Eran  los encargados de acompañar los proyectos comunes.
  • 12. 53 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 3. JUECES: LÍDERES SENSIBLES A DIOS Y AL PUEBLO. Los Jueces eran suscitados por Dios para la misión de defender al pueblo amenazado por sus enemigos. Los Jueces en la Biblia: líderes libertadores escogidos por Dios. La palabra “Juez”, en el sentido actual, está ligada a diversas funciones que él ejerce en la sociedad: juez  de paz, juez de tribunal, juez de menores, juez de fútbol, etc. Son funciones diversas, pero en todas ellas el  juez tiene el poder de decidir. ¿Será que es en este sentido que la Biblia habla de los Jueces? No. Su  función no tiene que ver con una actividad ligada al foro. Sólo una vez aparece este sentido en el libro de  los Jueces (Jue 4, 4­5), al hablar de Débora, cuando ella resolvía los problemas y pleitos del pueblo. La Biblia no hace distinción alguna entre Jueces Mayores y Jueces Menores. Esta forma de clasificarlos  nació posteriormente, sobre la base de la cantidad de información que se tiene sobre ellos por medio del  propio texto bíblico. Los Jueces Mayores son aquellos cuya historia aparece en la Biblia con más detalles e  informaciones. Sus nombres son Oniel, Ehud, Débora, Baraq, Gedeón, Jefté, Sansón y Samuel. Los Jueces  Menores son mencionados brevemente en la Biblia, y algunos en la forma de narraciones extrañas (Jue 10,  3­5; 12, 13­15). Acerca de ellos conocemos casi nada. Sus nombres son: Samgar, Tolá, Yaír, Ibsán, Elón, y  Abdón. Los  Jueces Menores, según los textos bíblicos, eran suscitados por Dios (Jue 2, 16) para salvar a los  israelitas (Jue 3, 31; 6, 14) de situaciones difíciles. Eran líderes carismáticos y libertadores (Jue 3, 10; 6,  34; 11, 29; 14, 6.19; 15, 4­8). No recibían la función por herencia ni de manera permanente. Ejercían un  liderazgo político y militar. “Restablecían el orden” amenazado en una o más tribus. Eran considerados  salvadores del pueblo (Jue 3, 9; 9, 17). La función de los Jueces Menores parece estar más ligada a la administración de justicia y al gobierno de  la tribu. Algunos textos del libro de los Jueces les atribuyen, de manera general, una autoridad sobre todo  Israel (Jue 4, 4; 10; 2­3; 11, 27; 12, 7­14; 15, 20; 16, 31). Además   de   las   actividades   militares,   políticas,   administrativas   y   de   gobierno,   los   Jueces   ayudaban   al  pueblo a mantener la integridad de la fe en el Señor, continuamente amenazada  por los cultos cananeos  (Jue 6, 25­32; 1 Sam 7, 3; Jue 10, 6). Samuel constituyó como Jueces a sus hijos, en lugar de él mismo (1  Sam 8, 1­ 3), pero éstos fueron rechazados por los ancianos del pueblo, porque lucraban y eran injustos.  Los ancianos pidieron a Samuel un rey que ejerciese la justicia sobre ellos (1 Sam 8, 5). En un comienzo,  Samuel se opuso a la idea de la monarquía, porque consideraba como verdadero rey al Señor, y no a un  hombre (1 Sam 8, 7­22), pero después accedió al pedido de los ancianos. Jueces: período pre­estatal, frágil libertad. Las tribus de Israel, como vimos, vinieron de diferentes lugares y ocuparon la tierra de Canaán en épocas  diferentes. No tuvieron un gobierno y una organización unitarios desde el comienzo. Esto tal vez ocurrió  inicialmente con las tribus del Sur que vivían alrededor de Judá, y con las tribus de la región central. El  segundo asentamiento en Canaán se dio a razón de la entrada de los pueblos del mar y de los arameos.  Todos ellos constituían una amenaza para Israel, que tuvo que conquistar y defender su territorio contra los  intereses de los vecinos. La   primera   fase   de   las   tribus   israelitas   establecidas   en  Canaán   fue  de   auto­afirmación.   Se   trataba   de 
  • 13. 54 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 organizar fuerzas para defender el territorio y resistir al adversario. Las tribus tuvieron que organizarse,  surgiendo entonces la necesidad de una autoridad centralizada, aunque fuera ocasionalmente. Nacieron  nuevas   formas   de   comunicación,   instituciones   que   pudieran   garantizar   una   vida   sedentaria.   En   este  contexto   surgieron   los   Jueces,   para   salvar   a   las   tribus   y   movilizarlas   a   fin   de   rechazar   al   enemigo.  Restablecida la seguridad y cumplida su misión, el Juez volvía al seno de su familia, como los demás  miembros de la tribu. Dos eran los elementos fuertes de la unión entre las tribus y que se evidencian en el “Cántico de Débora”:  la vinculación con el Señor, y los elementos de peligro. En los dos elementos se transparenta la conciencia  grupal, basada en la necesidad de supervivencia, y la motivación religiosa. En el “Cántico de Débora” no  aparecen las tribus del Sur, tal vez en razón de las dificultades geográficas y de la distancia. La unión entre  las tribus del Norte y las del Sur fue un proceso lento y gradual, que no fue logrado en el período tribal ni  en el de Saúl, sino sólo en el tiempo de David. La   transición   de   la   vida   tribal   a   una   nueva   forma   de   gobierno   no   es   fruto   de   decisiones   jurídico­ administrativas, sino que es provocada por las amenazas venidas desde fuera. Estas amenazas forzaron a las  tribus a la decisión  de nombrar a un rey. La decisión de tener un rey no es, por lo tanto, consecuencia de  un cuidadoso planeamiento, sino de la necesidad de tener a alguien para proteger y conservar la vida de las  tribus.   La   consolidación   parcial   o   total   de   las   tribus   no   era   suficiente   para   oponerse   a   las   amenazas  externas. Eran necesarias reacciones rápidas, además de un poder centralizado, lo que no existía en ese  período. El Juez ejercía una función carismática ocasional y temporal. En el cuadro sinóptico que sigue, encontramos los nombres de los Jueces, su clasificación, citas bíblicas  sobre ellos, el nombre de la tribu a la que pertenecían, el número de años de su actuación, y los enemigos  que enfrentaron para defender a las tribus: Nombre Clasificación Cita bíblica Tribu Años de   Enemigos actuación Otniel Mayor Jue 3, 7­11 Judá 40 Arameos Ehud Mayor Jue 3, 12­30 Benjamín 80 Moabitas Samgar Menor Jue 3, 31 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­ ­­­­­­­­­­­­­­­­ Filisteos Débora Mayor Jue 4­5 Efraím 40 Cananeos Baraq Mayor Jue 4­5 Neftalí 40 Cananeos Gedeón Mayor Jue 6­8 Manasés 40 Madianitas Tolá Menor Jue 10, 1­2 Isacar 23 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Yaír Menor Jue 10, 3­5 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­ 22 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Jefté Mayor Jue 10, 6–12, 7 Efraím 6 Filisteos, Amonitas Ibsán Menor Jue 12, 8­10 Judá 7 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Elón Menor Jue 12, 11­12 Zabulón 10 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Abdón Menor Jue 12, 13­15 Efraím 8 ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Sansón Mayor Jue 13 ­ 16 Dan 20 Filisteos
  • 14. 55 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Nombre Clasificación Cita bíblica Tribu Años de   Enemigos actuación Samuel Mayor 1Sam 1­25, 1; 8, 1 Efraím Toda la vida ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ (1 Sm 7, 15) El libro de los Jueces termina afirmando que “en ese tiempo no había rey en Israel, y cada uno hacía  lo  que le parecía correcto” (Jue 21, 25; cfr, 17, 6; 18, 19, 1). Este texto revela la visión de un autor que vivió  mucho tiempo después, alrededor del 530 a. C., posterior al exilio de Babilonia. Él hace la lectura de su  realidad y la proyecta sobre el pasado, antes de la existencia de la monarquía en Israel (1030 a.C.). En ese  período existían en Canaán los pequeños reinos de las Ciudades­Estado, con las aldeas a su alrededor. Los  faraones de Egipto hasta entonces dominaban la región, pero encontraban la resistencia de los grupos que  ocupaban las montañas. Ciudades­Estado. Sistema de tributarios: la máquina que produce la opresión. Cuando hablamos del sistema de tributarios de los faraones y de los reyes de las Ciudades­Estado de  Canaán, nos referimos a la máquina del gobierno, en la que hay los que hacen las leyes, los que controlan  su observancia, y los que aplican la justicia  sobre aquellos que no las cumplen. El sistema de tributarios se  refiera a las leyes que establecen tributos, las tasas y los impuestos que los reyes y faraones exigían de sus  súbditos. Muchas leyes eran injustas y favorecían a los que estaban al servicio de la máquina del gobierno y  los   intereses   de   grupos   y   minorías   que   detenían   el   poder.   De   esta   manera   funcionaba   el   sistema   de  tributarios de los reyes y de los faraones. Sistema tribal: servicio en favor de todos. El sistema tribal era de estilo comunitario. No tenía como fin el cobro de tributos, tasas e impuestos como  forma de sostener el poder o los intereses de quienes estaba a su servicio. Era un beneficio en favor de  todos. Por eso había muchos conflictos entre los dos sistemas de gobierno. Vamos a ver cómo funcionaba  esto en la práctica, en todas las áreas de la vida humana, tanto dentro del sistema de gobierno de tributarios  propios de los reyes y de los faraones, como dentro del sistema tribal. Sistema de gobierno de los faraones y de los reyes de Canaán. Poder de muerte. Versus Sistema de   gobierno de las tribus: poder de vida. Existen diversos estudios que analizan la situación de Canaán y del pueblo en el período de 1250 a 1030  a.C. Estudian el tipo de sociedad, el sistema de trabajo, las formas de gobierno, el servicio militar, el  servicio religioso, las leyes y su sistema. Estos datos revelan el tipo de gobierno que había  en Egipto y en  las Ciudades­Estado de Canaán, en contraste con el estilo de gobierno de las tribus de Israel. Hay grandes diferencias entre el sistema de gobierno de los faraones y de los reyes de Canaán, y el sistema  de gobierno de la vida tribal. Estas diferencias abarcan todas las relaciones de la vida humana: familiar,  social,   religiosa,   económica,   política   y   cultural.   Está   claro   que   no   siempre   las   tribus   fueron   fieles   y  coherentes con el ideal que proponían, pero tenían conciencia de que ése era el camino que podía llevar a  una relación de igualdad y de justicia entre ellas, a una convivencia según la voluntad de Dios. A continuación se presenta el cuadro comparativo:
  • 15. 56 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Sistema de los faraones y Sistema tribal de los reyes de Canaán Sociedad La sociedad estaba  dividida  en  clases.  En el  La sociedad no estaba dividida en clases.  La base de  vértice de la pirámide estaba el faraón o el rey,  esta sociedad eran las familias patriarcales (cfr. Num  dueño de las tierras, Después venían los altos  1­2; Dt 17, 4­20), y la organización de las familias en  funcionarios,   los   notables,   el   ejército,   los  clanes, y de los clanes en tribus. Todos gozaban de  sacerdotes; en la base estaba la gran mayoría,  los mismos derechos y tenían los mismos deberes. los campesinos (cfr. Jos 11­12). Trabajo El faraón y los reyes exigían de pueblo trabajo  El   trabajo   era   libre   de   impuestos.   Nadie   podía  forzoso.   El   pueblo   era   obligado   a   pagar   los  adueñarse   definitivamente   de   la   tierra   (cfr.   Lv   25,  impuestos, a vender su fuerza de trabajo y a  23). Había la ley del año sabático y del año jubilar  entregar el excedente de las cosechas (cfr. Ex  (cfr. Lv 25; Dt 15, 1­11), que redimía de las deudas. 5, 6­18). Gobierno La forma de gobierno estaba centralizada en el  La forma de gobierno era descentralizada. Había los  faraón   o   en   el   rey.   Ellos   tenían   un   poder  jefes de familia que conformaban los clanes. En las  absoluto. Se consideraban dueños de todo (cfr.  asambleas tomaban juntos las decisiones (cfr. Ex 18,  1 Sam 8, 11­17). Al servicio del faraón y de  13­37; Jos 24; Num 11, 16­25). No había un ejército  los reyes había un ejército estable, que cobraba  permanente.   Cuando   era   necesario,   los   hombres   se  los impuestos y reprimía las rebeliones (cfr. 1  unían voluntariamente bajo el liderazgo de un Juez  Sam 8, 11­12). para defender el bien común (cfr Jue 4, 6­10). Leyes Las leyes eran dictadas por el faraón y por los  Las   leyes   en   la   vida   tribal   protegían   a   todos.  reyes.   Tenían  como  fin  sus   propios   intereses  Defendían   la   libertad   y   la   igualdad.   Los  (cfr. Ex 1, 8­10.22; 5, 6­9).  Mandamientos eran las leyes que regían la vida de las  tribus (cfr. Ex 20, 1­17). Dios Se creía en varios dioses, los cuales protegían  Se creía en un Dios único, el Señor. Él no legitimaba  a los faraones y a los reyes como a sus hijos.  la opresión. Protegía al pueblo como Padre y liberaba  Les comunicaban a ellos su voluntad. Querían  al pueblo de todas las formas de servidumbre (cfr. Ex  que la sociedad quedase como estaba (cfr. 1 Re  3, 1­15; 17, 1­7; 22, 20­26). 11, 7­8; 1 Sam 5, 1­12). Religión El  faraón  y  los  reyes  eran portavoces  de  los  El culto era el momento oportuno para celebrar los  dioses. Manifestaban al pueblo la voluntad de  hechos de vida del pueblo. Era el momento para que  los dioses. Legitimaban la opresión del pueblo  las   tribus   buscaran   juntas   la   voluntad   de   Dios,  por medio del culto (cfr. Jos 24, 14­15). confrontando   la   fe   con   la   vida.   Esta   voluntad   no  estaba fijada de antemano por nadie (cfr. Ex 19, 1­8;  24, 1­11; Jos 24, 1­28). Sacerdotes Los sacerdotes dirigían el culto a los dioses, y  Eran  los  intermediarios  entre  Dios  y  la  comunidad  estaban al servicio del faraón y de los reyes,  tribal,  pero  vivían de  su  trabajo.  No podían poseer  Eran también dueños de tierras y muy ricos.  tierras y vivían al lado de los más necesitados (cfr.  Eran   los   intermediarios   oficiales   entre   los  Num 18, 20; 35, 1­8). dioses y el pueblo (cfr. Gn 47, 20­22). Tarea:  Para la próxima reunión, traer por escrito el recuerdo de dos hechos que consideren más importantes en  su vida.  
  • 16. 57 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 4. DIOS TRANSFORMA LAS LUCHAS DEL PUEBLO EN PALABRAS DE VIDA. En el período tribal, las tradiciones se consolidan, y surgen los primeros escritos bíblicos. Los primeros escritos bíblicos. Es muy probable que al final del período tribal hayan comenzado a surgir los primeros escritos de la  Biblia. Son todavía pequeños textos que fueron retocados repetidas veces en el transcurso de los años y  luego integrados en los libros que hoy conocemos. Podemos citar como probables escritos de la época  tribal los siguientes: “Cántico de Débora” (Jue 5). En el libro de los Jueces, el “Cántico de Débora” es considerado el texto más antiguo. Celebra la victoria  del Señor concedida a las tribus, por medio de la Jueza Débora y del comandante Baraq, sobre el ejército  de Sísara de Jaróset­Haggoyim, al noreste de la planicie de Yizrael. Decálogo o Diez Palabras (Ex 20, 1­21). El Decálogo es un texto muy antiguo, por sus semejanzas con textos legislativos del segundo milenio a.C.  Y por su forma literaria en la segunda persona del singular, muy semejante a las listas de prohibiciones que  regulaban   el   acceso   al   templo   en   los   lugares   sagrados   egipcios.   De   la   misma   manera   los   hebreos  encontraban en el Decálogo las condiciones para su participación en el culto. A Dios le debían fidelidad,  rechazando los dioses paganos, realizando el culto sin imágenes, respetando el nombre de Dios y el sábado.  En relación con el prójimo, debían respetar a los padres y la vida (no matar, no cometer adulterio) y evitar  el falso testimonio y la concupiscencia. El Decálogo es de fundamental importancia para la orientación de la vida y de las relaciones con Dios y  con los demás. Conocemos al Decálogo con el nombre de Diez Mandamientos. Código de la Alianza (Ex 20, 22 – 23, 19). El Código de la Alianza es una aplicación práctica del Decálogo. Trae leyes y costumbres muy antiguos,  que   reflejan   la   fase   inicial   de   la   vida   tribal,   cuando   había   todavía   la   orientación   de   los   ancianos,  anteriormente a los Jueces. Nombraba el derecho general y civil (Ex 21, 1 – 22, 20), las reglas para el culto  (Ex 20, 22­26; 22, 31; 23, 10­19) y la moral social (Ex 22, 21­27; 23, 1­9). Salmos. Algunos Salmos parecen reflejar este período (19, 2­7; 29; 68; 82; 136). (Se hará un ejercicio leyendo estos  Salmos y recordando el contexto histórico del período tribal hasta la confederación de las tribus de Israel. Textos bíblicos sobre el período tribal. La mayoría de los textos bíblicos que tratan de la época tribal fueron escritos posteriormente a este período.  En   algunos   casos,     pasaron   incluso   más   de   600   años   para   que   alguien   escribiese   algunas   de   estas  narraciones.   No   es   posible   establecer   fechas   exactas   de   redacción   para   todos   los   textos   bíblicos.   Se  intentará tan sólo mostrar, a continuación, algunos ejemplos de cómo el período de las tribus interesó a  mucha gente, incluso mucho tiempo después, particularmente cuando en las redacciones finales fueron  incluidas en los textos memorias de este período. Estas inclusiones ocurren a veces en las narraciones  sobre períodos que anteceden al propio período tribal (cfr. Dt 31­34).
  • 17. 58 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Textos que tratan de la época del gobierno de los ancianos. El inicio de la vida tribal es recordado en algunos textos del Deuteronomio, del Eclesiástico (o Sirácides) y  de Josué. En tales textos encontramos referencias a la primera fase del tribalismo, en la que el gobierno del  pueblo estaba distribuido entre los ancianos (jefes de familia) y clanes, en cada tribu (cfr. Dt 31, 28). Los  textos aluden a la fidelidad a la ley y a la alianza, y a las costumbres religiosas, agrícolas y tecnológicas de  cada tribu (Deuteronomio); destacan a algunos líderes (Eclesiástico) y narran luchas de conquista (Josué). En el Deuteronomio, los textos que hablan de este período tribal se hallan en los cuatro capítulos finales  (31­34), que forman una especie de conclusión general del conjunto del Pentateuco. Reúnen tradiciones de  orígenes   y   épocas   diferentes.   Las   características   de   la   vida   tribal   están   insertadas   en   un   contexto   de  recordación de la despedida y muerte de Moisés. Fueron añadidos al Deuteronomio en la última redacción  del Pentateuco, alrededor del años 445 a.C. El libro del Eclesiástico 46, 1­10 presenta a Josué como sucesor de Moisés en el oficio profético (v.1), y  habla elogiosamente de Caleb, porque caminó en seguimiento del Todopoderoso (v.7). En el libro de Josué, el autor presenta la conquista de la tierra de Canaán desde los preparativos (1­2), al  cruce del Jordán (3, 1 – 5, 12), a la conquista de Jericó (5, 13 – 7, 26), a la toma de Ay (8, 1­29), al tratado   entre Israel y los gabaonita (9, 1­27), a la coalición de los cinco reyes amorreos y hasta la conquista del Sur  (10, 1­43) y del Norte de Canaán (11, 1 – 12, 24). El último discurso de Josué (Jos 23) constituía la conclusión de la primera redacción del libro. Léalo usted,  y observe las semejanzas que tiene con el último discurso de Moisés (Dt 31), la despedida de Samuel (1  Sam 12), el testamento de David (1 Re 2, 1­9) y las últimas palabras de Matatías (1 Mac 2, 49­68). La narración de la asamblea de Siquém (Jos 24) debe haber sido añadida durante el exilio o después de  éste, pero la tradición que ella refiere es muy antigua. Josué presenta a las tribus las intervenciones del  Señor en favor del pueblo en la experiencia del Éxodo y en su revelación en el Sinaí. Todas las tribus que  no   hicieron   estas   experiencias   asumieron   como   suya   la   experiencia   vivida   por   algunas.   Todas   juntas  hicieron un pacto de fidelidad al Señor, llegando a ser el pueblo escogido por Dios. Textos que tratan de la fase final, bajo el gobierno de los Jueces. Los   demás   textos   sobre   el   período   tribal   hacen   alusión   a   las   reglas   relativas   a   la   guerra   santa,   a   la  repartición del botín, a la división de la Tierra Santa y a ciertas costumbres de las tribus (Números y  Josué); y presentan a las tribus siendo gobernadas por los Jueces, hasta el último (Samuel), antes de que  pasaran al régimen monárquico (Jueces). Son textos que reflexionan sobre ésta época:  Números, Josué,  Jueces. Núm  31­32  presentan las  guerras  que las  tribus  enfrentaron; Núm 33, 50­56 da la descripción   de  las  fronteras; Núm 35 habla de la parte que le tocó a los levitas; Núm 36 trata de la herencia de la mujer  casada.  Jos 13, 8­33 retoma Núm 32, añadiendo nombres de lugares, y hace una descripción de las tribus en la  región de Transjordania, aunque sin dar sus delimitaciones; Jos 14­17 describe las fronteras de las tres  grandes tribus del Centro y Sur de la Cisjordania; Y Jos 18­19, las fronteras de las tribus del Centro y  Norte de la Cisjordania.
  • 18. 59 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Algunos de los territorios descritos en estos capítulos de Josué nunca fueron de los israelitas, a pesar de  constar en el plan de Josué (Jos 1, 4) y del autor de Números (34, 1­12): eran áreas ocupadas, en el sur, por  los filisteos, los guesuritas (1 Sam 27, 8) y los avitas (Dt 2, 23); y, en el norte, por los sidinios y los  fenicios. Jue   1­21   puede   ser   dividido   en   cuatro   bloques:   a)   La   primera   introducción   (Jue   1,   2­5)   presenta   el  emplazamiento de las tribus del Sur. Parece corresponder a los hechos mejor que el libro de Josué (Jos 10).  b) La segunda introducción (Jue 2, 6 – 3, 6) habla de la muerte de Josué, hace una interpretación religiosa  del período de los Jueces y justifica la permanencia de las naciones extranjeras en medio de los israelitas  como castigo y provocación de la fidelidad al Señor. c) La historia de los Jueces (Jue 3, 7 – 16, 31). d) Los  dos apéndices: Jue 17­18 presenta la historia de la fundación del santuario de Dan y la del origen del  sacerdocio; Jue 19­21 trae la narración de las guerras en la tribu de Benjamín. Conclusión: a pesar de las dificultades, el pueblo descubrió a Dios en la historia. Estas narraciones  bíblicas son casi las únicas referencias  que tenemos sobre el período tribal.  Pero  la  preocupación de los autores de la Biblia no era la de contar la historia tal cual sucedió, sino la de narrar la  presencia y la acción de Dios en medio del pueblo. Por eso, hablar de este período es muy difícil, porque  en la fase inicial de la historia del pueblo de Israel el uso del lenguaje era extremadamente restringido. Casi  todos los documentos escritos son muy posteriores al período tribal. Además de eso, son fruto de una  fusión de muchas tradiciones orales de épocas, contextos y grupos humanos diferentes. Lo importante para  nosotros no es saber si los hechos sucedieron así como están descritos, sino descubrir la presencia de Dios  en las luchas del día a día, como lo hizo el pueblo de Israel. En el período de 1220 a 1010 a.C., las tradiciones del pasado de Israel eran narradas sobre todo por medio  de la tradición oral. Conocemos pocas narraciones que hayan sido escritas en esa época. De una manera  general, este período forma todavía parte de las tradiciones orales. El pueblo transmitió, de generación en  generación, las historias que eran narradas y, mucho más tarde, registradas y unificadas en una sola historia  familiar. Comienzan con la historia de Abraham y sus descendientes (Isaac, Jacob, José y sus once hermanos), de  los cuales habrían nacido las 12 tribus de Israel. Sin embargo, de hecho, muchos grupos de orígenes,  situaciones y contextos diferentes integraron las tribus y recibieron nombres según los lugares donde se  establecieron.   La   uniformidad   con   la   que   Josué   presenta   el   asentamiento   de   los   grupos   no   parece  corresponder a los hechos. Hay muchas dificultades para determinar con exactitud el período histórico de las tribus de Israel: la Biblia  y la mayoría de los estudiosos lo sitúan en los siglos XII y XI a.C., en el período pre­monárquico. Lo  importante, sin embargo, es la lectura que el pueblo de la Biblia hizo de su historia, a pesar de la dificultad  de comprender algunos textos. No hay dudas sobre la existencia de grupos marginados que se unieron y se fueron por las montañas  alrededor del año 1300 a.C.: allí recibieron diferentes nombres y son identificados como las doce tribus de  Israel. Éstas eran gobernadas por los Jueces, suscitados en medio de los grupos para su autodefensa, sobre  todo en los momentos de peligro. Los grupos trataban de construir un estilo de gobierno más democrático  y comunitario, en contraste con el sistema de tributarios de los reyes de las Ciudades­Estado y de los 
  • 19. 60 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 faraones   de   Egipto.   Lamentablemente   el   sistema   de   vida   tribal   sobrevivió   apenas   200   años,  aproximadamente.   Hubo   problemas   internos   ­corrupción,   ansia   de   lucro,   idolatría   (1   Sam   2,   12­25)­  además de problemas externos, como la constante amenaza de los   filisteos en la Cisjordania, y de los  edonitas, moabitas, ammonitas y madianitas   en la Transjordania. La causa más importante que el autor  bíblico da sobre el fracaso del sistema tribal es la idolatría (Jue 2, 2­23; 3, 1­6). El fracaso era visto como  castigo de Dios por la infidelidad a la alianza: el Señor ya era su única seguridad y fuerza para llevar  adelante el proyecto de igualdad y justicia. Las tribus sintieron, entonces, la necesidad de buscar seguridad  en otra forma de gobierno: la monarquía. CRONOLOGÍA: PERÍODO TRIBAL (1220­1030 a.C.) Imperio Declina el imperio  egipcio con la muerte  de Ramsés II Año 1220 Personajes no bíblicos Reyes cananeos Personajes bíblicos Josué Josué Período Tribal Tribal Tribal Realidad del pueblo Vivían en planicies.  Vivían en las  Van descendiendo  Ciudades­Estado  montañas, organizados  hacia las planicies.  independientes.  en clanes. Poder  Crece la organización  Servidos por las aldeas.  descentralizado, sin  de las tribus.  Leyes que los  reyes. Autonomía  Distribución  defendían. Ejército  productiva, sin  comunitaria de las  permanente. Dioses  impuestos. Propiedad  tierras. La tierra era un  justificadores de la  colectiva. Leyes  bien colectivo. Guerras  explotación: Baal,  comunitarias. Dios  ocasionales para  Astarté, Aserá. En  liberador: YaHWeH. autodefensa. YaHWeH,  decadencia política y  Dios de Israel  económica. (Siquem). Escritos del período Primeros fragmentos  Primeros fragmentos  escritos:  escritos:  Cántico de Débora: Jue  Cántico de Débora: Jue  5. 5. Mandamientos: Ex 20,  Mandamientos: Ex 20,  1­21. 1­21. Código de la Alianza:  Código de la Alianza:  Ex 20, 22­23. 19. Ex 20, 22­23. 19. Salmos: 19, 2­7; 68; 82;  Salmos: 19, 2­7; 68; 82;  136. 136. Escritos sobre el  Jos 1­12; 23­24. Ex 19­24; 32­34. período Dt 31­36. Núm 31­36.
  • 20. 61 ESCUELA BÍBLICA – CAPITULO 4 Eclo 46. Jos 13­19. Jue 1­18.