1. iv historia de la iglesia

  • 375 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
375
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
5
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Historia de la IglesiaAlexis MutabatsiMilton CamargoJhon Mario García31 de mayo de 2011<br />IV<br />DEFINIR LA FE<br />Herejías y ortodoxia<br />Ante el nacimiento eminente del cristianismo caracterizado por la diversidad que va adoptando ante el contacto con el mundo griego, influirán en la elaboración de la doctrina y en la forma de comprensión. Los cristianos tendrán que vérselas con auténticos desafíos como son las fabulas del politeísmo y establecer cimientos intelectuales haciendo uso de la filosofía griega, hay un crecimiento en los terrenos del dogma y la moral al emplear elementos retóricos y dialécticos para hacer frente a las diversas herejías y contradicciones que surgen en la expansión del cristianismo. En esté auge del cristianismo las múltiples Iglesias construyen su identidad, donde predomina un deseo de unidad con un trasfondo de apocalíptisismo. <br />En este mundo de expansión de cristianismo y ante el choque con nuevas culturas, se va a presentar una pugna entre “herejías” y “ortodoxia” en la estructuración de las instituciones, de este modo en surgen tratados contra las herejías, contra los falso profetas. Justino es el primero en generar un tratado en contra de todas las herejías que se han producido, además en los mismos escritos del nuevo testamento hay referencias a estas harireseis (“doctrinas perniciosas”, 2 Pe 2,1-2; Ti3.10), Justino va a utilizar este término para sus tratados con lo que se dará nacimiento a la heresiología. <br />Irineo sistematizará el discurso colocando algunas escuelas en ridículo e introduciendo la sospecha sobre la influencia de la filosofía; Clemente de Alejandría y Orígenes emplearan la apelación en contra de las herejías, finalmente el imperio romano al volverse cristiano, la legislación acabará con la sospecha de las herejías (Código teodociano y justiciano). De este modo gracias a la heresiología en la crisis que atraviesa el cristianismo provocadas por Marción y por los gnósticos, donde los unos rechazan la herencia judía y la ley bíblica con lo que se constituye una Iglesia local y los otros alegorizan la escritura y reivindica el acceso al conocimiento puro que los coloca por encima de los simples y los pastores te la gobiernan. <br />En este contexto del naciente cristianismo y choque de pensamientos, la gnosis y el maniqueísmo construyen sistemas de pensamientos, teniendo como punto fundamental: “el mundo es creación defectuosa de un dios inferior (el demiurgo) donde el hombre está encarcelado”, pero el hombre si logra reavivar su luz interior retrocediendo a su verdadero origen, liberándose de las ataduras del cuerpo, puede volver a la plenitud (pleroma); en este sistema gnóstico hay una identificación del dios creador con el Dios de la biblia.<br />Así, la gnosis fue tachada de herejía, sus seguidores fueron perseguidos y sus textos destruidos mediante una política de represión prolongada contra ellos, sin embargo en el siglo XVIII se recuperaron los textos escritos por los gnósticos (códices, pensamiento de Mani 216-267) en Nag Hamadi (alto Egipto) donde se desenterraron, también se encontraron evangelios, apocalipsis y homilías, informes de filosofía y de mitología; estos textos poseen un contenido esotérico destinados a la instrucción de aquellos que se adentran en el conocimiento gnóstico. <br />Hay que señalar que en el gnosticismo existe una tendencia dualista y la única forma de obtener la pureza es lograr la separación entre las tinieblas y la luz , en este pensamiento gnóstico se debe señalar la figura de Mani, quien fue condenado al suplicio de las cadenas por su pensamiento, dentro de su doctrina cabe destacar “los dos principios y los tres tiempos” (el bien, el mal, la luz y la tiniebla y los tiempos, el de separación y medio donde la luz es agredida por la tiniebla y se mezclan; tiempo final donde se vuelven a separar), además en su doctrina hay una mezcla con otras religiones (budismo, zoroastrismo, cristianismo) al adaptarse a cualquier contexto cultural. Él es considerado poseedor del “sello de profecía”, se creía que en él se había realizado la revelación.<br />Dentro del pensamiento de Mani se encuentran elementos de la traición cristiana, aunque haya un rechazo por la Biblia judía, Jesús es considerado apóstol y paráclito, frente a esta tendencia y doctrina la Iglesia se enfrenta al maniqueísmo acusándolo de herejía por su distinción entre un dios del bien y uno del mal, además el estado romano reacciono en contra el maniqueísmo con el edicto Diocleciano (297), de modo que quedo dilucidado y solo florecerá nuevamente el maniqueísmo en Oriente, para luego llegar a Asia central y China.<br />Finalmente en los siglos IV y V se hace una elaboración doctrinal de una ortodoxia, dando respuesta a las controversias existentes en ese momento en torno a la trinidad, la divinidad del Hijo y la economía de la salvación, pues muchos no creen que Jesús sea el verdadero Hijo de Dios, ni creen en su resurrección, estos temas son fundamental para la identidad de los cristianos, por lo tanto la solución será recurrir a conceptos de la filosofía griega como (ousia, hipostasis, prosopon, phusis), con ello se quería dar respuesta a las herejías como: el modalismo (unidad en la sustancia divina en detrimento), el arrianismo (el Hijo engendrado por el Padre está subordinado y es inferior al Padre), el sabelianismo (el hijo sólo es una modalidad del Padre).<br />Con el concilio de Nicea (325), convocado por Constantino, la iglesia se pronuncia en contra de estas herejías con la humoousios, con lo que se afirmará que el Hijo es de la misma sustancia del Padre, esta postura será adoptada por todas las iglesia y con el edicto del 28 de febrero de 380 se define la ortodoxia a partir de la fe de los obispos de Roma y Alejandría. Con la fe de Nicea se va a reafirmar que “el reino de Cristo no tendrá fin” y se afirmará la divinidad de Espíritu Santo, aunque el debate en torno a la cristología seguirá abierto en cuestión de lo humano y divino, se presentaran dsitintas tendencias entre la Iglesia de Alejandría (monofisista, defienden una cristología de de naturaleza única) y de Antioquia (diofosista, insistía en las dos naturalezas en Cristo y la unidad con la persona real).<br />Frente a esto con el concilio de Éfeso (431) se pretende resolver la crisis de Nicea, donde finalmente se ratificaran las discusiones y solo en el concilio de Éfeso II (449), habrá una tendencia cristológica diofisita, se reconoce en Jesús la unión de las dos naturalezas en la persona de Cristo sin: confusión, modificación, división, separación, esto significará la unión de Nicea-Constantinopla, de este modo Nicea, Constantinopla, Éfeso y Calcedonia figurarán en la historia como concilias “ecuménicos” de los que se puede afirmar que consolidaron y fundaron la doctrina católica. <br />V<br />EDIFICAR LAS ESTRUCTURAS CRISTIANAS<br />En este capítulo observarán algunos interrogantes en relación con el ministerio jerárquico de los apóstoles, lo primero que se debe señalar es que inicialmente no existían los ministerios de: obispos, sacerdotes, diáconos; únicamente se les llamaba apóstoles, de modo que, los discípulos fueron pilares del grupo que se declaró Nazareno.<br />De este modo por ejemplo en la vida misionera de Pablo algunos personajes son identificados, como episcopoi (vigilantes), diakonoi (servidores) o presbyteoroi que hallamos en los hechos de los apóstoles. Después de un cierto tiempo algunos términos han sido sometidos a traducciones. Episcopoi y presbyteroi son entendidos como sacerdotes y obispos. <br /> Al dirigirse a las Iglesias de Asia menor en el siglo II con Ignacio de Antioquía les recomienda la sumisión al epíscopo, ahí se comienza a reconocer algunas funciones y obligaciones eclesiales, pues todos los apóstoles y su actividad tuvieron origen a Cristo, por la efusión del Espíritu Santo son enviados a predicar la buena nueva después de haber sido formados por el mismo Cristo tienen poder de hacer discípulos y instituir a otro que los sucederán en su oficio en caso que estos se mueren. <br />A partir del siglo III, se reconoce la didascália de los apóstoles, donde testifican el nuevo equilibrio ministerial de las comunidades cristianas. El obispo quien después de haber sido elegido por la comunidad y bendecido por otros obispos, asume unas funciones como celebrante principal de la Eucaristía, excomulga, reintegra, organiza los clérigos etc. de esa manera los oficios en la Iglesia se aumentan al punto que hacia los años 250, en la Iglesia de Roma; 46 sacerdotes, 7 diáconos, 7 subdiáconos, 42 acólitos, 52 exorcistas y lectores. <br />Además, se fijan una serie ritos en que son necesarios en la iniciación cristiana y para el culto y la liturgia, entre ellos tenemos en el rito de los cristiano: el bautismo (adhesión plena y entera de la fe en Cristo; integración en una comunidad cristiana; Pablo interpreta como la participación de la muerte y resurrección; sello del Espíritu; baño del renacimiento y de la renovación; circuncisión no hecha por mano del hombre).<br />En La Eucaristía (los catecúmenos al ser bautizados se convierten en neófitos, después de un proceso acceden a la Eucaristía, y de esa manera conocen su propio significado), de este modo se va cristianizando el espacio y el tiempo <br />El cristianismo tiempo fuerte bajo Decio, (249-251) y vuelve a recobrar fuerza bajo el reino de Teodosio II (408-450), estas son algunas de las características en este periodo: 1) a finales de los años 310 cruces y crismones son utilizados para proteger los monumentos públicos y privados; 2) construcción de lugares de encuentro para los cristianos, tanto en lo urbano como el rural; 3) el emperador Constantino construye grandes Iglesias y Santuarios; 4) nacen nuevas Iglesias; 5) la especial sepultura para los que murieron como mártires; 6) las de reliquias; 7) durante el siglo II la celebración de una fiesta anual de pascua; 8) a finales del siglo III se estableció la fiesta de la natividad de Cristo, el 25 de diciembre en Roma y el 6 de enero en Alejandría; 9) al mediado del siglo IV, los obispos luchan contra el calendario de los festejos paganos creando su propio calendario que lleva fiestas de los mártires.<br />Ahora, en torno a su misión de acoger a los pobres y la práctica del auxilio, el cristianismo ha tenido siempre presente los pobres y los esclavos, de modo que el amor a los pobres ha sido siempre su objetivo, porque parte del mismo evangelio de Cristo encontrado en los textos de Mateo: donde se señala: “porque yo tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era peregrino y me hospedasteis…” esto quiere decir que la presencia de los necesitado encarna la misma presencia de Cristo. En esto podemos destacar que la Iglesia ha sido fiel radical. De este modo vale la pena recordar las figura importante que han sostenido esa identidad de la Iglesia: Ambrosio de Milán, Jerónimo, Víctor de Vita y Gregorio Magno. Gracias a ellos la iglesia se ha identificado con el pobre, rostro verdadero de Cristo.<br />Se ha presenta el servicio al pobre como misión de la Iglesia que se va ampliando en la historia: para clarificar esto, se parte de la experiencia de la primera comunidad apostólica en atender a los necesitados, así lo señala hechos de los apóstoles donde se habla de las comidas colectivas a favor de las viudas. Después de ello se ve a Tertuliano que cuenta de las cuotas destinadas a la alimentación en el siglo II, la Iglesia preocupada por los indigentes y viudas, la lucha contra la epidemia de peste. Así San Agustín de Ipona crea la idea de hacer edificio para los desafortunados; Gregorio de Nisa proclama la dignidad del pobre y Gregorio de Nacianzo declara que todos los cristianos son mendigos y que necesitan ayuda espiritual. <br />Ahora, los cristianos que están en busca de la perfección, ascetismo y monaquismo en su seguimiento a Jesús abandonaba todo, así sea la casa, la familia para poder cumplir mejor su labor apostólica. En los relatos de los hechos de los apóstoles se encuentra como la primera comunidad cristiana compartía todo, ponían sus bienes en común y se decidían a vivir la pobreza y la castidad por la gloria de Dios, luego aparece la vida del monaquismo que después con Paconio, se vuelve comunitaria.<br /> VI<br />INTELECTUALES CRISTIANOS PARA CONFIRMAR LA FE<br />LOS PADRES DE LA IGLESIA<br />El mensaje de Jesucristo fue revelado por primera vez a los humildes, luego a los Apóstoles, después a Oriente y luego a Occidente, donde la mayoría de ellos no eran letrados. Los primeros cristianos se enfrentaron a múltiples desafíos a causa de ello tuvieron que comunicarse con su hermanos o sus contradictores utilizando los recursos de la dialéctica y de la retórica del mundo griego (filosofía).<br />Basilio de Cesaréa (hacia 330.379): Teólogo y hombre de acción.<br />Es el mayor de los capadocios, formado en Constantinopla y en Atenas, con Gregorio de Nacianzo se dedicó al estudio de Orígenes arrojando como resultado la obra de La Philocalia, que recoge extractos de su obra. Con una profunda formación religiosa y contacto con de vida monástica; en el año 370, al morir el obispo de Casaréa, fue elegido para sucederle, poro sus iniciativas litúrgicas (oficios cantados por coros mixtos), fruto de sus giras por su provincia eclesiástica, sus fundaciones de fraternidades monásticas, sus obras caritativas, sus obras caritativas, su defensa de los humildes y de las víctimas de la administración imperial, redacta un compendio de los deberes del cristianismo, las Reglas morales, el Pequeño Asceticón, el tratado Sobre el Espíritu Santo, las homilías sobre los Salmos, homilías “morales”. El opúsculo a los Jóvenes sobre la manera de sacar provecho de las cartas helénicas. <br />Dejó más de trescientas cartas a clérigos y a numerosos laicos fervientes.<br />Gregorio de Nacianzo (hacia 330-390): un teólogo poeta.<br />Nació en el suroeste de Capadocia (su padre, Gregorio el Viejo), fue elegido obispo de Nacianzo, formado en las escuelas de Cesarea de Palestina, Alejandría y Atenas donde conoció a Basilio. En 361 es ordenado sacerdote, administró la diócesis de Nacianzo para satisfacción de los obispo de la región. Como éstos tardaban en elegir un sucesor, Gregorio huyó a Seleucia de Isauria. En 378, con la llegada de Teodosio, protector de la ortodoxia, la comunidad católica de Constantinopla rogó a Gregorio que fuera su pastor; se destaca por sus notables discursos teológicos dedicados a la defensa de la Trinidad, su vida no fue más que una cadena de abandonos o de huídas, escribió doscientas cuarenta y nueve cartas de gran interés histórico y espiritual, obras teológicas, cuarenta y cinco discursos, decía: “el verdadero peligro es la ignorancia de las letras.<br />Juan Crisóstomo (hacia 344/354-407): la delicadeza del corazón.<br />Nación en Antioquía, formado in situ, alumno del Líbano a lado de Melecio y Teodoro de Tarso. Sus excesos de austeridad lo obligaron a volver a Antioquía, fue sacerdote en el 386 desde allí, se convirtió en predicador de Antioquía, fue desterrado de muchos lugares donde esas marchar obligadas acabaron con él acabaron con él, el 14 de septiembre de 404. No dejó de perseguir al helenismo con sus ataques. Además de los sermones de circunstancias (Al pueblo de Antioquia), su inmensa obra oratoria contempla gran parte del Antiguo y Nuevo Testamento lo que le convierte como el fecundo predicador (“boca de oro”).<br />Jerónimo y la «Vulgata»<br />Jerónimo nace más o menos en el 347 aproximadamente y muere en el 418, es conocido en la actualidad como el autor de la Vulgata, la llamada por el Concilio de Trento “edición vulgata de la Biblia”; en aquel entonces los textos de los dos Testamentos no eran accesibles porque estaban en griego y la lengua latina ya se había expandido bastante, de modo que Jerónimo se ocupó de traducirla de un texto griego de la época, comúnmente los textos hebreos traducidos en griego por los judíos de la Diáspora, la “Septuaginta” porque la confeccionaron setenta judíos. <br />Sin embargo, la traducción dejó mucho que desear, no sólo en términos de exactitud o de conformidad con los textos griegos más recientes, sino también por su escasa calidad literaria. En Roma entre el 382 y el 384, a partir de un texto griego que era común en Oriente, corrige la traducción latina de los Evangelios en uso en Roma y mejora su colorido y fluidez latinos sin empeñarse en ofrecer una traducción totalmente nueva. Desde su estancia en Roma le preocupa el diálogo con los judíos. Admite que el debate judío sólo tiene sentido sobre la base de los textos hebreos ya que son más favorables a la fe cristiana que el texto griego de los Setenta, donde el mesianismo queda velado –el «salterio según el hebreo»-, más que docta, nunca formó parte de la Vulgata.<br />El deseo de debatir con los judíos implica otra consecuencia: la imposibilidad de servirse de otros libros que no sean reconocidos por ellos. Éstos, que no fueron objeto de revisión alguna por parte de Jerónimo, entraron no obstante en la Vulgata bajo la forma de un texto que se remonta a una o varias traducciones anteriores a Jerónimo; sin embargo, él ocupado en mil asuntos, no efectuó todas las traducciones con el mismo esmero. Algunos libros (el Génesis o los Profetas) le parecen más importantes; para los cuales, mejora a menudo la lengua y la sintaxis al tiempo que procura acercarse más al hebreo. Ésta traducción fue haciendo un lugar lentamente en el seno de la Iglesia latina, hasta las lecturas litúrgicas, pero al difundirse su texto, sufrirá en la misma transmisión una gran corrupción material. <br />Con Casiodoro (hacia 550) aparece la primera recopilación de los textos traducidos por Jerónimo, pero como una biblia entre muchas otras. Hasta el siglo XX un equipo renovado de monjes benedictinos, dedicará ochenta años a la labor a reunir los múltiples manuscritos de la Vulgata más o menos alterada y a reconstruirlos siguiendo las reglas más estrictas de la filología. <br />San Agustín y la proyección de su pensamiento. <br />Nació en el 354 en Argel, profesor en Cartago y en Milán, emprende su camino de conversión en el 386, dos años después vuelve a África para consagrarse a la vida religiosa. Sacerdote en el 391 y luego Obispo en el 395 en Hipona, donde trabajó en la redacción de su inmensa obra, hasta su muerte en el 430. Su obra tuvo una gran repercusión en Europa donde los intercambios culturales y económicos eran continuos, y la metrópolis cartageniense, segunda ciudad de Occidente después de Roma, conocía una proyección que superaba de lejos las costas africanas, sin embargo actualmente se ha retenido un cierto pesimismo sobre la naturaleza humana, corrompida por el pecado original y proclive al mal, así como un austero rigorismo moral.<br />Fue en África del Norte en el siglo II, donde el cristianismo occidental halló su propia personalidad, intelectual y espiritual, gracias a la marca indeleble del pensamiento y la obra de San Agustín. Él, es el escritor antiguo más prolífico, habló mucho de sí mismo y es de quien más se conoce sus sentimientos y psicología y quien tuvo inmensa influencia y marcó de forma decisiva al Occidente cristiano de la Edad Media y de la época moderna con todo su pensamiento. <br />Tuvo gran controversia con las doctrinas pelagianas, presentándoles de una manera rígida y sistemática, la doctrina de la predestinación, que afirmaba que tan sólo la gracia divina puede salvarnos. <br />Los adversarios de Agustín, que eran el asceta britano Pelagio y sobre todo sus discípulos, reducían el cristianismo a un moralismo riguroso y sin espiritualidad, puesto que ellos consideraban que la naturaleza humana era buena, en su orgullo se consideraban aptos para alcanzar la perfección por sus propios medios, creían de cierta manera que podían hacerlo sin Dios. En éste punto Agustín fue consciente de estar defendiendo un elemento central de la esencia del cristianismo. Entre el 413 y 426 redacta “La ciudad de Dios”. También se vio arrastrado por una comunidad carismática llamada los donatistas quienes pretendían construir solos la Iglesia auténtica; rebautizaban a los cristianos que se afiliaban a su Iglesia; Agustín tratando inútilmente de persuadirlos se une a la represión de las autoridades imperiales. Hasta Agustín el pensamiento teológico y filológico cristiano, era casi exclusivamente en griego y él, conociéndolo poco se vio obligado a escribir en latín, más adelante el pensamiento escolástico toma distancia de él en el siglo XII. <br />En él se inspiraron en el siglo XVI tanto Lutero y Calvino, grandes reformadores, como los adversarios católicos en el Concilio de Trento, aún rechazando algunos de sus aspectos radicales, en el siglo XVII es gran autoridad en Francia, e inspira a muchos movimientos espirituales de la época, y dicha popularidad se va a pique el siglo siguiente, principalmente por los teólogos protestantes y la Europa de la ilustración, la idea de una naturaleza irremediablemente corrupta e imperfecta contrariaba a los filósofos. <br />Fue en Europa occidental, y no en África del Norte, donde a lo largo de la Edad Media se copiaron los miles de manuscritos que nos han transmitido las obras de Agustín. Pero si bien, dejó una huella más poderosa que nadie en la vida religiosa e intelectual del Occidente europeo, dicha influencia disminuyó irremediablemente a partir del siglo XVIII. Él decía, hay que buscar para encontrar y encontrar para buscar otra vez.<br /> <br /> <br />