Monografia

1,763 views
1,692 views

Published on

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • esto fue hecho por un retrasado que no diferencia el singular del plural ni sabe redactar
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,763
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Monografia

  1. 1. INTRODUCCIÓN<br />Los canes como animales salvajes han existido desde hace miles de años atrás y su cercana relación con el hombre surge a partir cuando éste empieza a domesticar a los lobatos.<br />Al principio los perros domésticos debían de presentar un aspecto uniforme. Sin embargo, dichos animales empezaron a desempeñar y desarrollar funciones determinadas en la comunidad. Algunos fueron empleados para trabajar con ganado, mientras que otros servían como guardianes. Actualmente, y desde hace 150 años, existe una tendencia a la reproducción de perros para desarrollar unos rasgos físicos particulares considerados como los ideales para cada raza. Por el momento hay por lo menos 300 razas repartidas por todo el mundo según ha ido evolucionando el cuadrúpedo, algunas razas han desaparecido, pero es de esperar que existan otras nuevas.<br />Esto me ha llevado a la investigar a estos animales e inmiscuirme en su forma de vida en la cual quiero destacar que los perros son animales dotados de una gran inteligencia para desarrollar actitudes de aprendizaje en lo que se refiere a adiestramiento de lo cual tratare en los siguientes capítulos.<br />Por otro lado otras de las razones por las cuales me ha llevado a la realización de esta investigación es que en la actualidad existe una gran población de perros que sin lugar a dudas están abandonados a su suerte sin contar con personas responsables que se hagan cargo de ellos por lo que creo que es necesario que los lectores se enteren sobre la manera correcta de criar a estos animalitos, el trato que se merecen, los tipos de enfermedades deben procurar evitar en sus mascotas y en el caso de que las contraigan como tratarlas.<br />Sin más preámbulos pasos a explicar dicho trabajo realizado.<br /> TEMARIO<br /> AGRADECIMIENTO <br /> DEDICATORIA <br /> INTRODUCCION<br /> CAPITULO I<br /> 1. Conozca a su mascota………………………………………………….….6<br /> 1.1. El perro joven……………………………..……………………………..…..6<br /> 1.2. Elegir a su cachorro……………………….…………………………….…6<br /> 1.3. Escoja a un perro adulto de un cachorro…..................8<br /> CAPITULO II<br /> 2. Clases básicas para el adiestramiento de su mascota....10 <br /> 2.1 Primera semana…………………………………………..……………...10<br /> 2.2 Segunda semana………………………………………..……………....14<br /> 2.3 Tercera semana………………………………………...…………..……16<br /> 2.3.1 El salto………………………………………………………………………….16<br /> 2.3.2 El juego del saco………………………………………………………...17<br /> 2.3.3 Psicología de las razas……………………………………………...18<br />CAPITULO III<br /> 3. Cría de perros……………………………………..……………………..37<br />SUGERENCIAS<br /> CONCLUSIONES Y BIBLIOGRAFIA<br />CAPITULO: I<br />1. CONOSCA A SU MASCOTA<br /> 1.1 EL PERRO JOVEN<br /> 1.1.1 ELEGIR A SU CACHORRO<br />Es importante pensar detenidamente antes de decidirse a adquirir a un cachorro. Son animales exigentes que necesitan ser adiestrados para integrarse en la vida familiar.<br />¿Debe adquirir un perro?<br />Tener un perro puede ser una gran satisfacción, sin embargo, son todo el mundo es capaz de dedicar el cuidado y tiempos necesarios para asegurar el bienestar de un perro. Un perro necesita ser alimentado, paseados y cepillado de manera regular, lo que viene a ocupar una hora durante todo el año. Por otra parte, los costes del cuidado de un can pueden resultar una gran carga para la economía, como son los gastos de comida, material médico y cuidados veterinarios. Algunas razas requieren incluso el cepillado de un profesional.<br /> <br />Introducir un perro en casa ocasionará, inevitablemente, algunos problemas domésticos. Por ejemplo los perros suelen desprenderse de los pelos muertos lo cual se acumulan rápidamente la menos que sean recogidos diariamente. Algunos desperfectos en el hogar son también algunos riesgos que corre el propietario de un perro, especialmente de un cachorro. Se le debe dedicar al perro un tanto tiempo como a cualquier otro miembro de la familia.<br />¿Elegiría un perro callejero o un perro pedigrí?<br />Un perro callejero es un cuadrúpedo que no pertenece a ninguna raza específica, mientras que un animal con pedigrí, ha sido cuidadosamente criado durante generaciones para ajustarse a los estándares prescritos para cada raza particular. El probable tamaño y forma de un perro con pedigrí pueden, por lo tanto, puede ser calculado con mayor precisión que los de un perro callejero. De cualquier modo, las patas pueden servir como indicadores del tamaño de un joven perro (con pedigrí o sin él) debe haber alcanzado unas terceras partes de su tamaño adulto definitivo.<br />Los perros sin pedigrí pueden conseguirse cuando son pequeños sin desembolsar ningún dinero, pero la adquisición de un perro pedigrí resultan más caras, pues hay que tener en cuenta el tiempo y los cuidados que han sido invertidos en él para perfeccionar la raza. En el caso de que pensemos presentar a nuestra mascota a un exposición, un animal con pedigrí es sin duda esencial. Se ha dicho que los perros que no son de raza son, sin embargo, menos propensos a enfermar que su homologo con pedigrí. Esto es falso en el caso de las enfermedades infeccionas, pero es totalmente cierto que los perros sin pedigrí tienen menos riesgos de contraer enfermedades hereditarias y congénitas que, en cambio, pueden afectar a la mayor parte de los perros de raza con pedigrí.<br />1.1.2 ESCOJA UN PERRO ADULTO EN LUGAR DE UN CACHORRO Un perro joven es más fácil de que adapte que un perro adulto y es sin duda, preferible par una casa que hay niños. Los perros mayores pueden resultar inquietos si han tenido varios hogares antes, y necesitan más tiempo para adaptarse al ambiente domestico algunas dificultades que pueden presentarse son , la incapacidad del perro para responder a un nuevo nombre y su resistencia para permanecer junto a su nuevo dueño cuando se ve libre de la correa. El periodo de adaptación para un perro adulto es muy difícil sobre todo para un dueño novato y especial mente si la procedencia del perro es conocida. <br /> Si pretende exhibir a su perro más tarde, es posible que necesite un individuo de más edad cuya capacidad puede ser apreciada más fácilmente que la de un cachorro. Pero un perro que a vivido la mayor parte de su vida en una perrera tendrá también dificultades de adaptación algunos estudios an demostrado que hay un periodo llamado socialización en la vida de perros jóvenes de edades comprendidas entre 6 y 12 semanas durante le cual necesitan del a compañía humana. Cuanta mayor atención reciba durante este periodo mejor se adataran al hogar. Una dificultad asociada a los perros sometidos a las condiciones de una perrera durante sus primeros meses de vida es que nunca han sido bien enseñados y esto puede constituir un serio problema en la hora d aprendizaje en una etapa posterior. <br />¿Qué es mejor un perro o una perra?<br />Como regla general el perro son más propensos que las perras a escaparse. Pueden resultar también menos sencibles al adiestramiento. Por esta razón, las perras son preferidas como perros guía por los ciegos. Sin embargo los mayores inconvenioentes que se tropiesa el propietrio de una perra son los 2 periodos anuales de actividad repruductora que presenta y el riesgo de un apareamiento accidental. Otra consecuencia molesta pude ser la parición de un embarazo aparente.<br />CAPITULO II<br />2. CLASES BÁSICAS DE ADIESTRAMIENTO PARA SU MASCOTA.<br />2.1 Primera semana: <br /> Andar junto al dueño y sentarse<br />Voces utilizadas: Sentado: sitz <br /> Junto: fuss<br />Durante esta primera semana de cursillo, ataremos al perro con una correa regulable, de un par de metros de longitud, y paulatinamente le enseñaremos a andar junto al dueño, sea cual sea el ritmo o la dirección del paso. Cuando haya asimilado este ejercicio, le enseñaremos a sentarse a la orden.<br />La posición de partida es siempre la misma: a la izquierda.<br />Extrañamente, un animal llevado a la izquierda responde mejor que a la derecha. Es un hecho comprobado con otros animales, como el caballo, por ejemplo, que el jinete monta siempre por la izquierda: así, el caballo parece más tranquilo y receptivo. Confiemos en la naturaleza y respetemos sus caprichos.<br />El perro, pues, está sujeto, lo más corto posible, a la izquierda de su amo, y a la izquierda del perro hay una pared, un vulgar muro, que seguiremos para impedir que el animal se aleje. En el caso de querer alejarse del hombre, presionaremos su cuerpo con la rodilla contra la pared sin detener la marcha.<br />Seguramente, por muy dócil que sea el perro, éste intentará adelantar al dueño o retroceder. En estos casos, actuaremos de la siguiente forma:<br />693039045021500Si se adelanta, colocaremos nuestro pie derecho en la ingle, cruzándolo por detrás de nuestra pierna izquierda, con el fin de trabar su paso. (Para todos estos ejercicios les recomendamos estudiar las fotos que acompañan nuestras explicaciones.)<br />Si el perro se atrasa, efectuaremos un simple tirón sobre la correa, hasta conseguir que su morro venga a la misma altura que nuestras rodillas.<br />711136525755600068637153295650065017651417320006758940257556000759714047815500En principio, este ejercicio puede parecer complicado al dueño neófito, pero con un par de intentos (y con el apoyo de nuestro material fotográfico) se dará cuenta de lo cómodos y eficaces que resultan nuestros trucos. Efectivamente, no debemos, de ninguna manera, obligar al perro mediante tirones, gritos ni enfados. Con tal de aplicar algunos trucos como éste, que el perro no atribuirá al hombre sino a un impedimento físico, los resultados serán espectaculares. Naturalmente, a pesar del cariño y de la paciencia que deberá desarrollar el adiestrador, será precisa una gran dosis de «tozudez». Si el perro intuye que tiene posibilidades de eludir la orden, lo intentará siempre. La voz de mando ha de ser una sola, y el truco corrector simultáneo a la desobediencia. La palabra fuss que aplicaremos en este caso será dicha al principio del ejercicio y una sola vez, ya que si el animal se acostumbra a obedecer a la segunda o tercera voz, será difícil corregirle luego.<br />No hay espectáculo más risible que el de un dueño obligando a su perro a andar a su lado con órdenes cada dos pasos. El perro debe aprender que cuando empieza el ejercicio ha de someterse al dueño hasta que acaben las órdenes y venga la recompensa.<br />Una buena medida es procurar atar al can sólo durante los ejercicios para que relacione la correa con la obediencia. Las primeras clases no durarán más de media hora (media hora por la mañana, y otra media hora por la tarde, por ejemplo), seguidas de un momento de expansión y relajamiento durante el cual el perro podrá jugar, saltar y dar libre curso a su fogosidad.<br />En Inglaterra, los nuevos adiestradores de perros antidrogas o detectores de explosivos se basan sobre este principio. Han desaparecido los métodos antiguos de enseñanza, con su mecanización militar, a base de gritos y tratos duros. También han dejado de existir los perros drogados que actuaban por la necesidad de encontrar el veneno que les faltaba. Ahora, los adiestradores prefieren el método «psicológico», que consiste en jugar con el alumno. Éste sabe que cuando rastrea y encuentra lo que se le ha ordenado buscar, le espera un juguete, generalmente una pelotita o un aro de goma, o bien un trapo. Para estos tipos de trabajo se utilizan perros jóvenes y alegres, que actúan por complacer al dueño, que a su vez no deja nunca de recompensarles.<br />No pensemos, sin embargo, que el juguete debe ser reemplazado por una golosina: dejemos las golosinas de lado definitivamente. El animal acostumbrado a actuar por interés exigirá siempre su recompensa, y en algunos casos antes de obedecer. No querrá responder en el caso de no oler la ansiada galleta o el trozo de carne. Además, y es lógico, un perro que trabaja debe estar en forma (ver nuestro capítulo sobre alimentación especial del perro de trabajo), y no puede estar en forma si se le acostumbra a comer a todas horas. El cariño le basta y le sobra para su entrega total al adiestrador.<br />Cuando el can se haya habituado a seguir fielmente los pasos del dueño, incluso cuando éste efectúe giros bruscos a la derecha o a la izquierda, le enseñaremos a sentarse.<br /> Hasta ahora el método más conocido era el de aplicar la mano sobre la grupaa y presionar hasta que el perro se Vea obligado a sentarse. <br />Nosotros preferimos un método más sencillo, aunque requiera por parte del dueño un poco de práctica: se trata de presionar la grupa con el pie derecho de la misma forma que lo hemos explicado para el ejercicio de fuss. Al sentir la presión de nuestro pie sobre su grupa, el perro se sentará automáticamente y al repetirse Unas veces este gesto, con tal de levantar un poco el pie el animal obedecerá a la orden sin necesidad siquiera de tocarle. La presión del pie debe siempre ser acompañada de la palabra <<sitz».<br />7825740124396500 Una vez se haya sentado nuestro amigo, nos alejaremos, obligándole categóricamente a quedarse quieto y sentado. Las primeras veces lo dejaremos atado a una correa larga para evitar que huya. Seguramente intentará levantarse cada vez que el dueño haga ademán de marcharse, y aquí el único truco posible es la paciencia. Vuelva a colocar al perro en el mismo sitio donde lo hemos dejado sentado —muy importante— y pruebe otra vez. Algunas veces, el perro no responde durante el primer día al entrenamiento y se niega a entender, o mejor dicho, a obedecer; pero nos dará seguramente la sorpresa de obedecer perfectamente al día siguiente, cuando se haya olvidado de las presiones del primer momento de clase.<br />825436533591500Con el tiempo; el animal se acostumbrará al ejercicio y su amo podrá alargar las distancias alejándose cada vez más, hasta<br />Finalmente dar la espalda al perro, que se quedará impertérrito, a más de veinte o treinta pasos del hombre.<br />797814052641500No olvide premiar al perro cada vez que se comporte bien; hay que recompensar la buena voluntad con caricias y efusiones que tal vez le parezcan al neófito un tanto exageradas. Pero para que el perro trabaje alegremente es necesario recordarle que valoramos sus esfuerzos.<br />Éstos son los ejercicios básicos de la primera semana de cursillo. Le repetimos que son básicos y que deberán ser ampliados y mejorados con el tiempo. De momento contenté monos con un perro que acepta quedarse quieto y sentado mientras se marcha su dueño, ejercicio útil para dejar al perro mientras entramos en un bar o un lugar público prohibido a los de cuatro patas. Durante esta primera semana no pidamos milagros; tan sólo que obedezca estos dos simples ejercicios correctamente y sin rebeldía.<br />2.2. Segunda semana: <br />Orden de echarse y combinación de la orden con los dos ejercicios anteriores<br /> Voz utilizada: platz<br />Para este ejercicio colocaremos al perro como para el ejercicio anterior de sentado, a nuestra izquierda y junto a nuestras piernas. Pero esta vez mantendremos la correa floja y cruzada delante de nuestro pie izquierdo. A la orden de «platz» presionaremos con el pie sobre la correa hasta que el perro se sienta obligado a echarse al suelo. No lo hagamos con violencia para que el perro no se asuste ni confunda la posición de platz (que debe ser con la cabeza ergida y las patas paralelas entre sí) con un aplastamiento al suelo del cuerpo y de la cabeza.<br />Si el perro pretende levantar el trasero mientras presionamos la parte delantera de la correa, rectificaremos con la mano, empujando la cruz y tranquilizándole.<br />Recordemos algo sumamente importante: el perro que está en posición echada nodebe ser premiado, pues volvería automáticamente a levantarse en busca de la mano que le acaricia. Cuando haya efectuado correctamente la orden, le ordenaremos nuevamente que se siente, y entonces le haremos una pequeña fiesta.<br />De lamisma manera que le hemos enseñado a permanecer quieto cuando nos alejamos, en posición sentada, le mostraremos que debe quedarse echado cuando se lo pedimos, incluso al marcharse el dueño.<br />Daremos una vuelta a su alrededor, y le daremos la espalda mientras nos alejamos, cada vez mas tranquilos. Decimos “tranquilos”, porque hemos podido constatar que el animal al cual le demostramos confianza tiende a obedecer mejor. Si el dueño teme que su perro huya o se levante al darle la espalda, le contagia su nerviosismo y desconfianza, sentimientos que capta la fina percepción canina, impidiéndole a obedecer con perfección.<br />2.3. Tercera semana: <br /> Saltar y jugar con el saco<br />Esta semana será un descanso para nuestro amigo: tras las tres semanas de órdenes intensivas que le hemos infligido y que le han pedido una gran concentración, le daremos un tiempo de juego. Saltar y morder un saco de yute son ejercicios naturales que le encantarán.<br /> Voz utilizada para saltar : hop<br />Voz utilizada para coger el saco : fass<br /> Fig1.tecnica del salto<br />2.3.1. El salto<br />Esta vez actuaremos como si de una persona se tratara. Para saltar grandes alturas, el niño debe aprender primero a saltar pequeñas vallas, con una cierta técnica, lo que no representa para él ninguna dificultad. Este ejercicio no consiste en pedir grandes saltos al animal, sino a acostumbrarle a saltar a la orden, por muy baja que sea la altura de la valla. Empezaremos con un obstáculo de veinte o treinta centímetros de altura, e iremos ampliando la altura a medida que pase el tiempo. El perro, atado a la correa, no tendrá más que imitarnos, pues seremos nosotros los primeros en saltar. Tomaremos impulso, y al llegar a la valla saltaremos por encima con la orden «hop», procurando que nos siga el perro en nuestro impulso. Si el animal ve que el hombre actúa con alegría y tan sólo pretende jugar con él saltando vallas, no opondrá resistencia y le seguirá. Cuando veamos que ha asimilado la orden de hop con el salto, repetiremos el ejercicio con la correa suelta, obligando al can a saltar sin nosotros.<br />Si no quiere obedecer, procuraremos tranquilizarlo, y pasando detrás de la valla, lo llamaremos, estirándole mediante la correa. Primero, las patas delanteras, luego las traseras, y finalmente la recompensa, que puede consistir en dar unos cuantos saltos de alegría en el campo. <br />2.3.2. El juego del saco y de la mordida<br /> Orden utilizada: fass<br />Para hacer fácil este ejercicio, tendríamos que haber familiarizado al cachorro desde muy pequeño con el saco, aunque un animal de ocho o nueve meses no tendría que presentar dificultades si actuamos con cautela. El saco de yute, o de cualquier otro material flexible y relativamente resistente, será lanzado al aire, colgado de un árbol o movido frente al perro atado. Es una llamada a su instinto de caza, que todo perro posee, incluso los animales de compañía que nunca hayan visto un animal salvaje ni una escopeta. Seguramente el perro demostrara curiosidad y luego procurará coger el trapo para morderlo. No le hagamos la tarea demasiado fácil: excitémosla hasta que veamos que realmente quiere hincar los dientes en el trapo-<br />Una vez lo haya mordido lo moveremos en todos los sentidos, Y seguidamente se lo dejaremos para que juegue un rato con el Si destroza el trapo, significa que tenemos un futuro perro de ataque que no se intimida, y debemos premiarle.<br />El mejor truco que conocemos para los animales tímidos o indiferentes es jugar con el trapo y dos perros, uno de ellos ya enseñado. Cuando el aprendiz vea lo mucho que disfruta el perro enseñado mordiendo y destrozando el trapo, procurará unirse al juego.<br />De hecho, para facilitar todos los ejercicios se tendría que contar con un perro ya adiestrado que sirva de ejemplo a nuestro alumno. Los perros se mimetizan extraordinariamente entre sí.<br />2.4 Cuarta semana: el ataque y la parada de la mordida<br />Orden de ataque: fass<br />Orden de parada: aus<br />Conseguir un buen perro no es tarea fácil, y es preciso, ante todo, evitar los gestos traumatizantes y los gritos violentos.<br />Solo cuando nuestro amigo le haya tomado gusto a la mordida del saco, le lanzaremos al ataque del hombre malo, cuyo brazo será cubierto por el mismo trapo que el animal aprendido a morder.<br />Algunos perros de dentadura joven, mal asegurada o mal formada, necesitan más de una semana para morder correctamente, ya que les duele la boca. El tiempo del ejercicio debe ser progresivo, empezando por solo 5 mm de mordida; respetemos los jóvenes colmillos, y esperemos que el perro haya fortalecido sus encías.<br />Nuestro amigo ya está listo: daremos, pues, el yute a un hombre desconocido del perro, que deberá mover el trapo a una cierta distancia del sitio donde se encuentra el alumno.<br />El papel del dueño es delicado en este momento, ya que es él el responsable de infundir valor al perro, alentándole a ladrar y a hacer frente al individuo amenazante. En cuanto esto se consiga, el hombre malo deberá retroceder fingiendo temor. Cada vez que el perro se adelante a coger el trapo que envuelve el brazo, del atacante, o cada vez que empiece a ladrar con fuerza, el hombre malo deberá huir como presa de pánico. Solo de esta forma crecerá el valor del perro y le entraran ganas de morder sin timidez. La primera vez que logremos que el perro que se consiga que el perro muerda el trapo, el hombre malo se lo entregará y desaparecerá. Dejemos de lado los gestos bruscos, las patadas y los golpes de vara, hasta que el perro no sepa defenderse mejor.<br />A partir de este punto tan solo nos quedara Lanzar al perro cada vez más lejos. El perro será quien busque el brazo del atacante, y no será el atacante quien se lo entregue. Cada vez que el perro pretenda morder, le ordenaremos fass al mismo tiempo que el hombre de ataque retrocederá. En menos de una semana, un perro de fuerte carácter aprenderá a atacar y lanzarse correctamente sobre un hombre ubicado a varios metros de él. Luego aprernde3ra a perseguirle, e incluso lograra encontrarle cuando se esconda detrás de un árbol, un muro o un biombo, en el caso de las pruebas de trabajo.<br />2.4.1 La parada de la mordida<br />Tomaremos el ejemplo del animal que ya muerde correctamente y que disfruta con el ejercicio de ataque. Es imprescindible enseñarle ahora a deterse en su mordida. Con la vos “ aus”, y sujetando el perro en la correa, le apartaremos del hombre de ataque, le felicitaremos por su ataque y le dejaremos en posición sentada frente al hombre malo.<br />2.5 Quinta semana: “aport” y salto<br />El “aport”, consiste en llevar en la bocaun objeto determinado y traerlo al dueño. En primer lugar, debemos encontrar un material que le guste al perro, y generalmente este material es la madera.<br />El tamaño de este será proporcional al perro, el cual no deberá encontrar dificultad a la hora decogerlo. Los objetos exesivamente duros y pesados lastiman, a la larga, la dentadura.<br />Lanzaremos el objeto frente a nosotros a una distancia de un par de metros. Con el perro atado nos dirigimos hacia el objeto, se lo enseñamos y le invitaremos a que lo coja con el hocico. Si rechaza el objeto, fingiremos que es un nuevo juego y se lo pondremos en la bocacon toda una suerte de caricias lo cual permitirá que este se acostumbre a tomarlo como un juguete.<br />Se debe procurara enseñar al can a darle el objeto en las manos.<br />3. La alimentación del perro que trabaja<br />3.1 Los alimentos preparados<br />Los alimentos vendidos en el mercado, secos, húmedos o semi secos, son perfectamente elaborados y posee todas las calorías, proteínas, vitaminas y minerales que el can requiere. En general todas las marcas conocidas son de fiar, lino piense en dar más de lo aconsejado al perro ya que perjudicaría su salud; un can obeso no tendría la misma facilidad que tendría un perro delgado para correr y saltar.<br />3.2 La alimentación casera<br /> La comida hecha en cas aes la que más adeptos, tiene hasta hoy. Tenga en cuenta que el perro que trabaja necesita estar bien proteínas.<br />Los perros que son alimentados de residuos de comida a la larga sufren problemas67589402413000 de colesterol e insuficiencia hepática.<br />El plato debe ser a base de cereales, verdura y no debe faltarle su agua. <br />¡Ojo! Para que su mascota pueda asimilar su comida sin problemas es necesario desparasitarlo cada 6 meses.<br />3.3 Cuidados importantes <br />Si su can esta aconstumbrado a comer 2 platos de comida al dia, procure que estén siempre alejados de la hora de adiestramiento ya que el animal necesita por lo menos 8 horas para digerir la comida<br />y que de no ser asi pueden sufrir en el caso de los perros de pecho profundo como el dobermemn y el pastor alemán un mal poco estudiado por los veterinarios, llamada torsión gástrica.<br />4 Psicología de las principales razas caninas<br />A título meramente orientativo, daré continuación un escueto resumen de las principales características de algunas de las más conocidas razas caninas, las cuales encontramos perfectamente aptas para seguir curso de adiestramiento básico.<br /> Efectivamente, todos los perros tienen un carácter y un temperamento propios, y es tarea del lector utilizar esta información para tratar de entender mejor a su propio perro.<br />4.1 Las razas que trataremos serán las siguientes:<br />pastor alemán <br />pastor belga<br />bouvier de flandes <br />bobtail, o viejo pastor ingles<br />coli o pastor escoses<br />bóxer<br />rottweiler<br />schnauzer<br />mastin español<br />airedale terrier<br />dogo argentino <br />retriever<br />dálmata <br />mestizo<br />El pastor alemán<br />Esta raza no precisa presentación: hace un siglo que ha sido reconocida oficialmente, y desde entonces se ha convertido en la raza del perro de trabajo por excelencia. Es un can polifacético, que ha demostrado en infinidad de ocasiones su gran capacidad. Muy inteligente, incluso listo, con sentido de la iniciativa, escucha a su dueño con toda atención y su anhelo principal es servirle. Es muy sensible y no necesita, en absoluto, una mano demasiado firme. Parece, incluso, que en algunas ocasiones quiera entender el porqué de las órdenes que se le dan. Su adiestramiento debe empezar a los ocho o nueve meses, incluso un poco más tarde {diez u once meses) para el macho. No tiene límite de aprendizaje. Puede perfectamente ser un buen rastreador, un excelente guardián y un compañero juguetón. Últimamente, muchos de los mejores pastores alemanes han muerto de torsión gástrica, por lo que recomendamos que los ejercicios violentos impuestos al animal se hagan siempre antes de las comidas.<br />La tarea más compleja será, sin lugar a dudas, la de conseguir un buen ejemplar. Efectivamente, al ser un animal tan popular, ha sido criado de cualquier manera, durante muchos años, tanto por gente honesta como por muchos desaprensivos. Recomendamos acudan a los más famosos criadores y acepten pagar por un cachorro un precio elevado. Los ejemplares vendidos en las calles o ciertas tiendas de animales por diez o quince mil pesetas no pueden ser de fiar. El perro no debe ser nervioso ni tampoco apático. Su principal cualidad es justamente un gran equilibrio psíquico. Se destacará en seguida su gran fidelidad hacia el amo y su familia, así como su gran entrega. No es raro encontrar perros de cuatro o cinco meses que ya defienden su casa, ladrando valientemente cada vez que venga un extraño. No es tímido, sino valiente, aunque no excesivamente agresivo.<br />El pastor belga<br />Existen cuatro variedades de pastores belga, el groenendael (de manto uniformemente negro), el tervueren (de color fuego o gris con máscara oscura), el malinois (o pastor belga de pelo corto) y el laekenois (más raro, de pelo más duro). Son animales extremadamente útiles, ya que son vivos, inteligentes y de fuerte carácter. Tal vez sea algo exagerada la agresividad de algunos ejemplares, pero como perro guardián no tienen competencia. El más famoso de todos en los campos de trabajo es, sin lugar a dudas, el malinois. Es el menos espectacular de todos, con su pelo corto y su tamaño mediano, pero su gran capacidad de aprendizaje le hace casi perfecto. Su ataque es rápido y, contrariamente a muchos perros de ataque y defensa, sabe soltar con la misma obediencia que morder. Además, es un animal ágil a quien le encantarán los ejercicios de salto y todos los tipos de deporte. Su educación ha de ser algo más firme que la del pastor alemán, aunque los resultados sean iguales o más eficaces.<br />En las últimas pruebas oficiales para perros de utilidad en Francia (año 1997) se presentaron una gran cantidad de pastores alemanes, y algunos pastores belgas, en su mayoría de pelo corto. Fueron éstos los que se llevaron las mejores puntuaciones, y muchos antiguos criadores de pastores alemanes han optado por la crianza de esta raza, que tantas satisfacciones dan en el campo del adiestramiento.<br /> Fig3. Pastor belga<br />El bouvier de Flandes<br />Potente, con el pelo seco y recio, con una cabeza imponente, masivo y espectacular, es el bouvier de Flandes, poco utilizado en nuestras tierras en el campo del trabajo. Es una verdadera lástima, ya que ha demostrado desde hace tiempo que nada tiene que envidiar a otras razas de bouvier más conocidas. Es tierno y sabe ser un compañero ideal para los niños, pero cuando se le enseña, su ataque puede ser temible. Es extremadamente valiente y conoce sus límites. Es un perro adulto que conviene a un dueño adulto.<br />72256659398000Bobtail o antiguo perro de pastor inglés<br />6930390226949000A decir verdad, el bobtail no puede pertenecer a los perros aptos para la defensa, pero es un compañero ideal para los niños, ya que une una dulzura y una paciencia sin límites a un físico agradable que recuerda algo al de los osos de peluche. Con su enorme pelambrera azul y blanca, su movimiento torpe y sus gruesas patas, es enormemente simpático, y ello le hace el blanco de las agencias publicitarias, que siempre lo usan para dar una imagen de familiaridad, de tranquilidad y felicidad. Como habrá que convivir con niños, es imprescindible enseñarle la obediencia básica. Es relativamente receptivo, algunas veces tozudo, pero lleno de buena voluntad cuando se encuentra en manos de quienes lo saben llevar. La regla de oro con esta raza es paciencia y cariño. Por el lado sentimental, podremos obtener casi todo de este magnífico perro de compañía de más de medio metro de altura.<br />Fig4. Antiguo pastor ingles<br />El collie o pastor escocés<br />Cuánta ternura, cuánta dulzura en la mirada de este viejo9055735191389000 perro de pastor que, con el tiempo, ha sabido unir un físico extraordinariamente estético a un carácter equilibrado y tranquilo. Lo mismo que con el bobtail, tendremos que tratarle con mucho cariño, sin jamás ir en contra de su voluntad, ya que el collie mal tratado sufre enormemente, tal es su sensibilidad. Lo hemos visto como perro actor (el famoso Lassie) y como perro mensajero en las guerras. Hoy día es un perro perfecto para animal de compañía, limpio y extremadamente entregado a la familia. Le podemos adiestrar para que su presencia en los lugares públicos sea lo más discreta posible, y tratar de inculcarle algo de ataque. Efectivamente, su total entrega a la familia le hace ser un perfecto perro guardián cuando percibe el peligro. Es tarea del dueño conocer el carácter de su ejemplar y encauzarle para que se desarrollen sus múltiples cualidades sin llegar nunca a forzarle.<br />i I<br /> Fig5.Collie en posición de sitz<br /> Fig6. Colli ganador del primer lugar en pelaje.<br /> <br />El bóxer<br />Un físico de boxeador con un corazón de niño, tal podría ser la definición del boxer, esa raza tan cariñosa y fiel, traviesa de cachorro y siempre juguetona incluso en la vejez. El boxer debe ser tratado como un niño: a través de los juegos y la alegría se puede conseguir casi todo de él. A la fuerza, le ganará a usted en tozudez. Algunos ejemplares son fuguistas, sobre todo cuando se les tiene atado o encerrado durante largas horas. Practique con el boxer todo tipo de deportes, cánselo y verá que, una vez cansado, responderá perfectamente al adiestramiento que hemos explicado en este libro. Como perro guardián sabe también ser temible, ya que su mordida es fuerte y «duradera». Pero para morder necesita estar enfadado, y para enfadarle hay que insistir mucho. En resumen, un bue-nazo con la fuerza de un titán. (Insista mucho en los ejercicios de aport y salto. El boxer es un atleta y agradecerá estos deportes.)<br />16916404635500Fig7. Bóxer macho <br />El rottweiler<br />Desde hace un par de años, el rottweiler está de moda en España. Es un animal robusto, algo basto, con cabeza gruesa y músculos a toda prueba. Pero detrás de este físico de «matón» se esconde un tierno corazón, un can fiel y tranquilo que no pide más que cariño. En el adiestramiento, el dueño tendrá ciertas dificultades de principio: es un perro tozudo y lento de reflejos. En verano, buscará la sombra y no querrá saber nada de ejercicios ni órdenes. Pero, contrariamente a muchos perros de ataque y defensa, cuando haya asimilado una orden y la haya realizado una vez, jamás la olvidará. Es una máquina obedeciendo y una máquina atacando, siempre igual a sí mismo. Dará enormes satisfacciones a su dueño, que, tras luchar un poco con ese carácter de perro rústico, se encontrará con un servidor potente dispuesto a jugarse la vida con tal de defenderle. ¡Ojo con el ataque!: el rottweiler no es un perro ágil y no siempre buscará el brazo para morder; sus preferencias van a la pierna o la entrepierna. El hombre de ataque, por lo tanto, deberá ir vestido con un traje muy acolchado y resistente. La mordida es fuerte, tozuda, y el dueño tendrá que cuidar que el perro no se ciegue con el ejercicio, procurando enseñarle que suelte a la orden.<br />El schnauzer<br />Nos referimos sobre todo al schnauzer gigante (el último en ser reconocido oficialmente), aunque nada tienen que envidiar los schnauzers medianos y miniaturas a sus mayores en cuanto a valor se refiere. Es un perro bravo, algo nervioso, fiel y leal. Es un animal que adora correr, los grandes espacios al aire libre y los juegos. Asimismo, es un perro algo agresivo, y para el adiestramiento del ataque el dueño tendrá que ser muy preciso, insistiendo, sobre todo, en la obediencia, ya que el ataque es casi innato en él. Es un perro ideal para la guarda de una finca grande o de un almacén, aunque siempre al lado de su dueño. Empiece el adiestramiento de muy pequeño, ya que necesitará usted por lo menos dos meses antes de dominar a este independiente, que, demasiado listo, se hará el sordo cuando se trata de obedecer. Para dueños con firmeza solamente.<br />-2051050234696000El mastín español<br />-1708785100330000Valdría la pena escribir páginas y páginas sobre los mastines, ya que su temperamento es realmente extraordinario, y sus cualidades, numerosas. Hemos escogido esta raza por ser autóctona y una de las pocas razas españolas actualmente fuera de peligro. Tranquilo, sosegado, adulto de día, puede convertirse en una fiera temible de noche. Es el perro ideal para una gran finca, donde andará suelto, quedándose seguro el dueño de qué nadie se atreverá a pasar la puerta. De noche, duerme poco y vigila, escondiéndose en las sombras. Suponemos que esta facultad le viene de cuando era pastor, ya que tenía el papel de vigilar los rebaños durante el sueño de los pastores. Es un animal inteligente, algo tozudo como casi todos los perros rústicos, pero de grandes capacidades, sobre todo en cuanto a iniciativa se refiere. No aconsejamos trabajar el ataque: con su tamaño y su voz potente, así como su enorme valor, el mastín no necesita atacar al brazo para inmovilizar a una persona. Además, no suele obedecer a la orden de aus. Lo que tendremos que trabajar es la obediencia. En este terreno, no tiene inconvenientes. Es leal y fiel, y no opondrá resistencia a las órdenes de su dueño siempre y cuando vengan en el momento oportuno. <br />Obligarle a obedecer durante horas sería un error, ya que se cansaría de tantas restricciones. Hay que hablarle en voz baja, tranquilamente, explicándole la situación, y él, con su enorme cabeza, nos escuchará, procurando siempre complacernos.<br />El airedale terrier<br />Es un terrier diferente, una raza aparte... con mucha vitalidad desbordante y una alegría insaciable. Es un optimista que, para ser educado, precisará de un dueño deportista que no dudará en correr y saltar a su lado durante horas.<br />-131826068897500 Es un perro pensado para la utilidad: bien lo demuestran sus hazañas durante las dos últimas guerras mundiales, durante las cuales hizo de mensajero, rastreador, e indispensable aliado de los servicios sanitarios.<br />Fuerte, resistente, audaz, y sobre todo rápido, tiene muchas de las cualidades necesarias para ser un buen perro guardián. Pero no de la misma manera independiente del mastín: el airedale ha de estar al lado de su dueño. En cuanto a la obediencia, es muy vivo y receptivo, el dueño no encontrará ningún tipo de dificultades; y en cuanto a la mordida, es fuerte, franca y bien vale la de un dobermann o de un pastor alemán. No se deja cegar por el ataque, y tras una serie de ejercicios entenderá perfectamente cuándo y cómo debe atacar y soltar. Eso sí, es un impaciente, y en cuanto vea al hombre de ataque ya llorará para salir corriendo. El adiestramiento debe templar un poco su enorme vitalidad.<br /> <br />El dogo argentino<br />-242316089471500Hemos incluido al dogo argentino en los perros de defensa, a pesar de constar como perro de caza, del grupo V, al cual pertenece indudablemente. Pero como hoy día, incluso en Argentina, el deporte de la caza del puma está en desuso, creemos que el futuro de este magnífico perro de presa es la defensa. Blanco, grueso y extremadamente potente, con sus ojos pequeños y sus músculos tensos, es francamente impresionante.<br />Con sus cuarenta kilos de peso y vitalidad, es un arma cargada, sobre todo con los demás perros, con los cuales se lleva bastante mal. Es una raza para el entendido, para el dueño seguro de su firmeza y de su don de adiestramiento. Una vez más, aconsejamos insistir en el adiestramiento básico, ya que un perro de estas características al ataque, sin una buena base de obediencia, es un peligro. Su ataque es violento, y poco le importa que se planten los dientes en el brazo o en la pierna. Metódicamente y con mucha cautela, le mentalizaremos a morder al manguito y vigilaremos que no se ciegue durante el ataque. Antes de los ejercicios conviene llevarle de paseo y procurarle juegos violentos que templen un poco su enorme agresividad. De todas formas, no es un salvaje, ya que en el seno de una familia sabe comportarse como un señor, limpio, y dulce con los niños. Los resultados dependerán en gran parte del ambiente en el cual se haya desarrollado.<br />El retriever<br />7187565172910500¡Qué magnífico perro para el hombre que desee un can equilibrado que le ayude en todo y nada pida a cambio! Es un verdadero filántropo. Difícil es hablar del retriever sin hacer referencia a sus éxitos como perro lazarillo, detector de drogas o de explosivos, perro de rastreo, mensajero y un largo etcétera de hazañas que siempre ha sabido cumplir con la precisión y la lealtad típicas de su raza. Tenga el pelo corto o largo, rubio, marrón, bicolor o negro azabache, el retriever une una belleza sencilla y tranquila al temperamento del can sosegado amante de los hombres y de todo cuanto nos rodea.<br />Su adiestramiento difícilmente incluirá el ataque: ama demasiado al hombre para este cometido, pero reúne muchas otras cualidades, típicas del perro de caza (pertenece al grupo VIII, de perros de muestra, siendo además un perfecto cazador de aguas). Su aprendizaje, pues, tendrá que ser algo diferente: enséñele la obediencia básica tal como se la hemos descrito: en mucho menos de seis semanas sabrá sentarse, echarse, saltar y responder a todas las órdenes. Hace todo cuanto complace a su dueño. Tiene un magnífico olfato: enséñele a rastrear. Siga el adiestramiento más allá de lo que le hemos dicho: edúquele para que le avise cuando suena el teléfono, cuando desborda la leche por encima del gas, cuando llega el cartero o cuando va a llover. ¿Le parece utópico? No lo es: es un animal casero que se adapta perfectamente al medio ambiente. Vivirá con su familia como si fuera otra persona más. Quedará usted sorprendido de su buena voluntad, de sus esfuerzos continuos por realizar correctamente su tarea. Lo peor que le puede ocurrir a un retriever es encontrarse privado de su dueño: por lo tanto, haga de él un ser educado (de pequeño, puede resultar demasiado juguetón), y lléveselo a donde usted vaya. No lo lamentará.<br /> Fig8.Pruebas para perro lazarillo<br /> Fig9. Ejemplar retriever adiestrado en detectar explosivos rastrea debajo de un coche.<br />El dálmata<br /> Cuanta leyenda corre sobre esta raza, casi desconocida psicológicamente a pesar de sus esporádicos éxitos como perro de compañía. Es una de las razas más adecuadas para guarda y defensa dentro de los animales del IX grupo, al cual pertenece. Es relativamente grande —unos sesenta centímetros a la cruz—, potente aunque grácil, con una personalidad indiscutible con su manto moteado y sus ojos vivos llenos de picardía. Durante muchos años, fue cruzado sin el menor control a base de una exagerada consanguinidad, lo que ocasionó su descrédito: sordera, locura, despigmentaciones, agresividad y neurastenia han manchado su reputación.<br />Hoy día —sobre todo en Madrid— se crían ejemplares de alta categoría, que esperemos lleguen a superar los recelos de los cinófilos. Ante todo, es una raza que necesita un dueño fuerte que le enseñe desde cachorro a plegarse a las exigencias del adiestramiento. El problema más frecuente con el dálmata es... su enorme sexualidad. Es un verdadero «ligón», y tal vez la naturaleza le haya dotado de este sentido para superar las taras que se le impusieron a raíz de la citada consanguinidad. No sería exagerado emprender el adiestramiento cuando el perro tenga seis o siete meses, al lado de una hembra, a la cual deberá olvidar mientras el hombre esté dándole órdenes.<br />El mestizo<br />Provenga del cruce entre dos perros de raza o bien del cruce entre otros mestizos, este tipo de perro es universal. Su inteligencia (o viveza) le viene de la experiencia, y no podemos darles datos ni consejos fijos sobre su carácter, ya que entran demasiados factores.<br />Pero si ha sido criado en familia, tieme un trato normal con los humanos y demuestra cierto interés por su entorno ¿por qué negarle el placer de aprender? Cierto es que nunca podrá presentarse en pruebas oficiales de trabajo (para ello se precisa un pedigree), pero tampoco tiene por qué ser más torpe que otros tantos perros de pura raza. Es más, muchos de estos individuos poseen una viveza que muchos perros puros envidiarían. Según las aptitudes que en él encontremos, probaremos, primero, la obediencia, el salto, luego el apon. Si responde, enseñémosle el ataque. Estamos seguros de que no lo lamentará el dueño, ya que, por experiencia propia, sabemos que muchos de dichos perros poseen un don especial para entender cuanto se les trata de inculcar.<br />El dobermann: <br />¿Por qué es «capítulo aparte» esta raza tan conocida del grupo II? Porque queremos desmitificar todo cuanto se ha escrito y pensado acerca de su carácter. Tanta gente acude a mí en busca de un «verdadero guardián» que infunda temor, un perro fiero «comedor de hombres» que sepa defender una finca sin haber pasado previamente por un adiestramiento básico, que creo adecuado hablar de esta raza al margen de las otras.<br />¿Ha visto usted alguna vez un dobermann de orejas sin cortar (tipo bracoide) y rabo largo? La imagen en sí vale la pena, ya que por sí sola borra la idea del dobermann indómito y asesino. De hecho, es un sentimental, extremadamente fiel, algo nervioso, que precisa de un dueño paciente, dedicado y cariñoso, que sepa darle todo cuanto su enorme corazón pide.<br />El adiestramiento será complejo, ya que antes de los ejercicios el perro necesitará desfogarse al máximo. No le fuerce cuando vea que no responde a las órdenes: sus nervios no tienen demasiada elasticidad. La educación se basará sobre el cariño, el juego, la acción. Porque fundamentalmente el dobermann es un perro de acción, un perro pensado para el ejercicio y el movimiento. Hágalo saltar, hágalo atacar —lo hace espléndidamente, ya que casi desconoce el miedo—, hágalo correr. Todos los pretextos son buenos para que él le quiera y que, con la base de este inmenso cariño, responda a lo que un adiestramiento normal requiere de sus capacidades... que son infinitas.<br />Es una raza poco recomendada para dueños apáticos y poco firmes. El dueño debe estar a la altura del perro para que éste le obedezca.<br /> Para otras razas: los mismos métodos, con variantes<br /> Existen tantas otras razas aptas para el trabajo.<br />Pastor de picarda: vivo, alegre, servirá tano de perro de compañía como de guardián. ¡Ojo!: es extremadamente listo, y bien podría superar al dueño en cuanto a adiestramiento se refiere.<br />Pastor de brie y de because: muy utilizados en Francia como perros de defensa, poseen aquella típica inteligencia de los antiguos pastores acostumbrados a actuar por iniciativa propia son dulces y vigilantes a la vez, según lo requieran las situaciones.<br />Montaña de los pirineos: mismo adiestramiento que el mastín español, con la salvedad de que es una raza muy sensible al ambiente familiar: tratarlo con cariño.<br />Mastiffs /bullmastiffs/dogo de burdeos/mastines napolitanos: perros adecuados para la guardia de un terreno grande. Con una buena obediencia al dueño, el dueño tendrá suficiente s bases como para dominar sus impulsos más fuertes. Resultan difíciles de detener en el ataque, ya que no siempre son tan torpes como la hace suponer su pesada anatomía.<br />Dogo alemán: otro corazón de en un cuerpo de gigante. Es una raza infantil poco propensa a la agresividad. Su mordida es floja pero su presencia imponente.<br />Leonberg y terranova: perros familiares que en casos de peligros son capaces de mostrar los dientes. Su límite de paciencia es enorme.<br />Fig10.Terranova el perro que todos desean tener<br />Sam Bernardo<br /> Todos conocemos al famoso perro de barrilete lleno de ron (otras de las muchas leyendas de la cual se nutre el perro), bonachón y paciente, ojo, no confiemos demasiado en su amor hacia los demás congéneres. De adiestramiento es lento y sumiso, algo introvertido en sus respuestas.<br /> Fig11.Cachorro de san Bernardo<br />Bulterriers y demás perros de presa: mucho más valor que tamaño. No son agresivos, aunque si muy receptivos a los peligros. <br /> Fig12. Imagen de un beltterry<br />CAPITULO III<br />3.1 CRIA DE PERRROS<br />En los tiempos actuales criar perros suele equipararse, en muchos casos, con un procedimiento de ganar dinero, particularmente cuando se trata de razas caninas «modernas». Con todo, sólo se ganará dinero criando perros cuando se logre rebajar los costos y producir muchos cachorros. La gente, en general, deja cubrir sus perras con machos premiados y esperan hasta que ellas paren, para vender las crías a altos precios y en épocas cercanas al destete. En oposición a esto nunca se insistirá bastante en el hecho de que apenas los criaderos correctamente instalados representarán una clara y saneada fuente de ingresos Quien pretenda vivir a costa de su criadero, será un iluso o bien no se preocupa responsablemente de su material animal para la cría ni de la descendencia.<br />En la perra, los primeros síntomas ríe celo se observan entre los 7 y 12 meses de edad. Los calores aparecen normalmente dos veces por año y duran de 8 a 12 días. Se reconocen por la evidente tumefacción de la vulva y por el goteo a través de ella, de un líquido sanguinolento al principio y luego mucoso. El propietario deberá proteger a su perra en celo, si es que quiere evitar una gestación no deseada, manteniéndole encerrada por lo menos durante tres semanas. Por lo demás hay que advertir que es completamente falsa e infundada la creencia vulgar de que una perra cubierta por un perro de otra raza pierde ya valor para sus ulteriores funciones de crianza. La perra no debe ser cubierta en los primeros calores, ya que en tal época todavía no se ha desarrollado completamente<br />677799062103000La salud de la futura carnada depende, en gran parte, del estado dela perra, particularmente durante la gestación. Únicamente una madrevigorosa será capaz de traer al mundo una carnada fuerte y sana Naturalmente, se comprende que también influirá en el éxito la salud y vigor del padre.<br />Se comprende que habrá que desechar de la procreación a aquellas perras de temperamento nervioso, o las que quedaron retrasadas en su desarrollo, por padecimiento durante la juventud. Se ha visto también que las carnadas no son satisfactorias tras cubriciones por perros de gran categoría, cuando las perras no cumplían completamente la exigencia de la raza. Tampoco hay que creer que un perro famoso haga posible el descuidar las atenciones en la elección y cuidado de las perras, aunque sea sólo en grados mínimos<br />Por lo que se refiere al problema de elegir la época idónea para cubrir a la perra, es preferible la primavera. Las carnadas procedentes de esta estación disponen para su desarrollo de las mejores condiciones climáticas.<br />Cuando se acerca el momento del parto, hay que preparar un alojamiento adecuado, tanto para la perra como para los cachorros. Cuando se elije un cajón o cesto como lecho, convendrá prepararlo varias semanas antes del parto, para que la perra se acostumbre a él y lo prefiera a su cama habitual. El cajón habrá de ser de tamaño suficiente como para permitir a la perra estirarse en su interior, ya que, más tarde, tomará siempre esta postura al dar de mamar a sus cachorros. Las paredes del cajón habrán de tener la altura suficiente como para permitir a la perra saltar fuera sin esfuerzo, pero también para hacer imposible que los cachorros salgan de él en las primeras semanas. Para evitar que los perritos sean aplastados o comprimidos a causa de un comportamiento descuidado de la madre, habrá que fijar a una altura aproximada de 10 cm. en el suelo, y en la parte interna de la caja, un rodete en círculo de una anchura de unos 5 cm. Bajo este rodete pueden cobijarse los cachorros cuando la madre amenaza con aplastarlos contra los bordes del cajón. Por lo demás, no suele haber peligro de que la perra haga tal cosa con sus crías. Cuando en una carnada se encuentra a veces cachorros muertos, sólo rara vez habrá que pensar en esta causa, sino en otras muy diversas circunstancias capaces de producir la muerte.<br />Como cama para los cachorros, se recomienda muchas veces la turba (a menudo contiene residuos químicos) o el serrín. Sin embargo, es de tener en cuenta que las partículas de éste pueden alojarse en los párpados de las crías, produciendo conjuntivitis crónica. El heno resulta menos peligroso en este aspecto. Lo mejor es rellenar un saco de yute con helecho poco desecado, para evitar que se llene de insectos. El mejor lugar para colocar el cajón de la carnada estará en una habitación separada, no demasiado iluminada. Es necesario tener en cuenta la natural tendencia de la perra de proteger a sus crías, ocultándolos del ambiente externo.<br />Por lo que se refiere a la alimentación de la perra gestante, deberá ser suficiente y nutritiva, pero nunca voluminosa. Meditando sobre la cuestión, habrá que dejar bien claro el error que supone proporcionar a una perra gestante una ración doble. A causa de! exceso de alimentación, se sobrecarga innecesariamente el aparato circulatorio. Si a causa de la ración excesiva surgen dificultades digestivas, el estómago y el intestino demasiado repletos presionan sobre el útero y dificultan el desarrollo normal de los fetos. No obstante, habrá que poner gran cuidado para que la perra gestante reciba mayores cantidades de líquido que en condiciones normales, ya que los riñones no sólo están sobrecargados por el metabolismo de la madre, sino también por el propio de los cachorros alojados en su útero.<br />Resultan particularmente adecuados para la alimentación de las perras gestantes todas las carnes magras, corazón, músculo de bóvido. Ternero o animal salvaje, sobre todo si se suministran crudos. Como posible* sustitutos de la carne deberá recurrirse a los pescados magros tules como bacalao, merluza, lubina, etc. Lo mejor es dar al animal una ración compuesta por tres partes de carne o de pescado y una parte de verduras frescas, tales como zanahorias o espinacas (contienen hierro). Como complemento, resulta particularmente apropiada la cebada malteada, mejor en estos casos que los copos de avena corrientes. Es importante distribuir la ración para la perra gestante en varias tomas al día, con el fin de no recargar demasiado el estómago. Pocos días antes del parto convendrá suministrar al animal un alimento ligeramente laxante, con el fin de descargar en lo posible el aparato circulatorio y disminuir la presión sobre el útero. La leche, que en otro caso no es importante, pasa en este momento a representar el elemento esencial de la dieta. No obstante, habrá que suministrarla algo diluido, porque, en otro caso, resulta demasiado grasa. Si no se dispone de leche desgrasada, será mejor mezclarla con una tercera parte de agua hervida.<br />La perra gestante tiene unas necesidades incrementadas de minerales y vitaminas. En la actualidad se dispone de muy diversos medicamentos que contienen esta sustancia, por lo cual resulta innecesario el enumerarlos. Habrá que advertir que cualquiera de estos medicamentos será recomendable si llena las necesidades tanto para la madre como para los lactantes.<br />7390130492633000En general, las perras paren con facilidad. Tras una afectación de 60 a 68 días, suelen tener de 4 a 14 cachorros, a veces más. pero rara vez menos; éstos van naciendo a intervalos, desde el momento en que se inician las contracciones del parto y en un plazo de 3 a 10 horas, rara vez todavía antes. Cuando se va a iniciar el parto, la perra se muestra intranquila, camina de un lado para otro, gimoteando, se queja, toma la posición de sentada y elimina con mayor frecuencia orina y heces, en pequeñas cantidades. Las mamas están repletas de leche. Comienza el parto, las envolturas fetales con los líquidos que contienen aparecen en la vulva, dilatando las partes blandas y las vías del parto. Los cachorros nacen gracias a una contracción particularmente intensa. Las pausas entre las diferentes ondas tienen duración diversa. Los partos de 4 a 6 perritos necesitan 3 a 4 horas aproximadamente, y muchas veces bastante más. Inmediatamente de haber nacido algún cachorro, y a veces también después de varios, se expulsan las placentas, consistentes en las envolturas fetales que quedaban en el útero, con una tonalidad intensamente verdosa. El cordón umbilical muy corto, pero muy vigoroso, no se rompe durante el parto, sino que la perra lo secciona al roerlo o morderlo, con lo cual muerden al mismo tiempo las envolturas fetales más internas y se las comen. Desde el momento que se eliminan las placentas, y durante varios días, la perra elimina un flujo, relativamente poco abundante, al principio sanguinolento y después mucoso. Cualquier irregularidad se pone de manifiesto por incremento de temperaturas superiores a 39,2° C.<br />En un proceso normal del parto, se observan los síntomas siguientes:<br />6863715937260004504690600138500La perra deja de comer 12 horas, aproximadamente, antes de comenzar el parto.<br />Aproximadamente al mismo tiempo, la temperatura corporal desciende en un grado. Por esta razón, es conveniente medir la temperatura de modo regular a partir del 55 día de la gestación.<br />De vez en cuando se presentan anormalidades en el curso de los partos normales, particularmente en las perras de razas pequeñas, y consistentes en contracciones insuficientes, diámetros pelvianos demasiado estrechos o deformados por el raquitismo, o bien estrechamientos vaginales por tumores, cicatrices, etc. En ocasiones, el feto es demasiado grande, muestra anomalías o malformaciones o bien posiciones irregulares.<br />Cuando se trata únicamente de contracciones deficientes, es decir, cuando con un dedo lubricado introducido en la vagina, puede apreciarse el tamaño, proporciones y posición normales del feto que viene en primer lugar, habrá que esperar en principio, y únicamente fortalecer las contracciones mediante masajes del útero a través de la pared abdominal, o bien poniendo a la perra compresas calientes en el abdomen y suministrándole café muy fuerte. Si estas medidas no van seguidas del éxito esperado, habrá que ir a buscar al veterinario. En tal caso es preciso evitar la violencia o la fuerza para extraer los fetos detenidos. La única excepción, en la cual es necesaria la colaboración del propietario, estará cuando se trata del parto de un cachorro normal en posición o presentación posterior, es decir, cuando aparezcan primero las extremidades traseras y queda encajada la cabeza en la pelvis. El cachorro podría asfixiarse, porque comprime el cordón umbilical con la cabeza encajada. En estos casos, se tomará una concha de jabón seca con la mano y se frota con ella en la parte posterior del cuerpo del feto. Nunca se deberá tratar de extraerlo a empujones o a golpes, sino de un modo continuado. En el caso en que la perra no tenga experiencia para cortar el cordón umbilical, habrá que seccionarlo con cuidado a unos 3 cm. del cachorro. La ligadura del cordón sólo es necesaria en casos excepcionales.<br />La perra, en condiciones normales y por instinto, se cuida de limpiar a sus perritos mediante masajes con la lengua, eliminando también el moco de las vías respiratorias y el meconio que se acumula en el ano. En el caso de que la madre abandonara estas tareas, deberá intervenir el propietario para suplirlas. Los cachorros habrán de ser colocados entonces en un paño seco, frotándolos con cierto vigor para sacudirlas y darles masaje, hasta que empiezan a respirar y a gritar.<br />En casos de muerte aparente de los cachorros, se intentará su recuperación o reanimación. Para ello, lo mismo que se hacía al secarlos, se los coge por los miembros posteriores con la cabeza hacia abajo, golpeando en el dorso con la otra mano. Simultáneamente se levanta al perrito hacia arriba, en alto, para contraer la caja torácica, dejándolo luego que caiga hacia abajo. Este tipo de masaje respiratorio puede llevar al éxito, en ocasiones, hasta después de media hora. Hay una serie de viejos métodos caseros, que gozan de fama para facilitar el parto. Únicamente dos resultan realmente efectivos. La perra, una cucharadita de té de hojas secas de frambuesa. Muchos criadores experimentados utilizan este procedimiento, y han observado la desaparición de dificultades en los partos. Otro método, posiblemente todavía más eficaz, para facilitar el parto, se basa en el empleo de preparados homeopáticos de anémona. Pueden adquirirse en la farmacia bajo el nombre de pulsatila y se utilizan en forma del específico en gotas llamadas Decimal D4. Para su utilización hay que tener en cuenta algunas cuestiones.<br />El final de la gestación suele establecerse, generalmente a los 63 días tras la cubrición, pero son posibles variaciones. Se consideran como normales las desviaciones de 5 días en más o en menos. Cuando, tal como se ha dicho antes, se mide la temperatura orgánica de la perra a partir de los 55 días y de modo regular, puede admitirse el siguiente esquema para suministrar la medicación homeopática.<br />A partir de los 55 días de la gestación, se dará a la perra una cucharadita de té con 10 gotas de agua, por un lado de la comisura bucal cerrada.<br />Cuando la perra se niega a comer y la temperatura orgánica desciende en un grado, se darán 10 gotas cada hora, por el mismo procedimiento.<br />Cuando se inician las primeras contracciones, se sigue suministrando la medicación cada 15 minutos, hasta que comienza el parto.<br />Una vez que han nacido los cachorros, conviene reconocerlos inmediatamente, para descubrir ciertas malformaciones graves (fisuras del paladar, anomalías de las extremidades, etc.), que aconsejarían el inmediato sacrificio del cachorro afectado. Las garras o dedos accesorios (el quinto dedo en las extremidades posteriores), deberán cortarse con una tijera curva, inmediatamente después del nacimiento. Si no se hace esto, será necesaria después una intervención quirúrgica.<br />7940040314452000En las primeras semanas tras el nacimiento, los cachorros no necesitan una atención particular. Si en su alojamiento se observa en los próximos días continuos lloros, habrá que pensar que algo no marcha bien. En tanto la cantinela provenga sólo de algún perrito, el hecho carece de importancia, porque sólo se deberá a que uno u otro no encuentran su pezón para mamar. Quizá se tratará también de cachorros poco vigorosos, a los cuales habrá que ayudar a mantener su derecho frente a sus hermanos más fuertes y enérgicos, procurando con paciencia colocarlos continuamente en su correspondiente pezón. Será conveniente coger con una mano la mama ordeñándola repetidas veces en la boca abierta del cachorro, hasta que éste haya aprendido a tragar. Cuando, pese a todo, el perrito no mame adecuadamente, no se deberá molestar más a la madre, sino que será preferible sacrificarlo. Puede observarse, también, que la perra no suele prestar atención prolongada a estas crías, con lo cual sigue los impulsos de su instinto. Tales cachorros son los que con frecuencia se encuentran luego muertos y cae sobre la madre la sospecha de que los ha aplastado por descuido.<br />Si la totalidad de los cachorros lloran continuamente, es que alguna otra cosa no marcha bien. Posiblemente sienten demasiado calor o frío, quizá porque el suelo de su cama se ha humedecido en el parto y deba ser renovado. A menudo, todo se debe a que a los pequeños no les gusta la leche de la madre, lo cual es un síntoma de que la perra no se ha repuesto bien del parto. Conviene tomar la temperatura a la madre cuando han pasado 10 días desde que parió. En una perra en lactación, la temperatura puede elevarse sobre las cifras normales en algunas décimas, para alcanzar los 39,2° C aproximadamente. Si este incremento es superior, la perra estará enferma y deberá intervenir el veterinario. En la mayor parte de los casos se tratará del comienzo de una fiebre puerperal. SI se diagnostica precozmente, los modernos tratamientos a base de antibióticos apenas permiten que se produzcan complicaciones graves.<br />Tampoco habrá que prestar una particular atención a la limpieza del cajón de parto durante las primeras semanas, salvo renovar, de vez en cuando, la cama. En tanto los cachorros no toman alimentos aparte de la leche, la madre se encarga de eliminar los excrementos. Por estas razones, sólo habrá que prestar atención a la perra.<br /> Es lógico que, lo mismo que en otros momentos, deba ser cepillada y peinada durante la lactación. Muchas perras se sienten tan fascinadas por su nueva condición de madres, que no quieren abandonar a sus cachorros ni un instante. Por estas razones hay que facilitarle la satisfacción de sus más elementales necesidades. Cuando no atiende a nuestras indicaciones para abandonar su cajón, podremos recurrir a pequeños trucos. Se cogen 1 ó 2 cachorros y se sacen del cajón, enseñándoselos a la perra fuera de él. Al hacer esto, lo mismo que si nos marchamos con ellos o simulamos tal intención, la perra deja a los demás perritos en el cajón y nos sigue. Entonces la podemos sacar a un breve paseo con la correa, después de haber dejado nuevamente a sus crías en su alojamiento.<br /> <br /> SUGERENCIAS<br />Sugiero que debemos de tener mayor disponibilidad de los libros de la biblioteca.<br />Que la biblioteca especializada debe de implementarse con más libros sobre manejo y cuidado de caninos.<br />Que el docente encargado debe darnos mas alcance sobre este tema o páginas donde encontremos este contenido.<br />CONCLUSIONES<br />El perro debería ser domesticado adecuadamente para evitar que ocurran accidentes en la cual se verían perjudicados tanto el perro como el propietario además de la persona que a sido agredida.<br />Debemos ser conscientes de la responsabilidad que tiene la de tener una mascota en casa y por esa razón tenemos que cuidarlos, mantenerlos sanos y tratar de adiestrarlo para que se comporte no agresivamente.<br />Todos los animales en especial los perros necesitan ser adiestrados para evitar que ocurran accidentes.<br />REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:<br />Georgi, Jorge R (1994); Parasitología en clínica canina. Mexico; Interamericana Mc Graw – Hill. 1º edición.<br />Gase, Linda P; Garey, Daniel P; Hirakawo, Diane (1997); Nutricion canina y felina. México; Harcourt Brace. 2ª y3ª edición.<br />Wolfson, Leandro (1991) Enciclopedia del perro. España; octapus publishing group limited Lóndres; susaeta ediciones s.a.<br />Delalix, Anne Mary (1998) cómo adiestrar al perro. Barcelona;<br />Editorial de Vechi. 1º edición.<br />Krall, P (1986) El perro sano y el enfermo. México; Compañía Editorial Continental, S.A. 9ª edición.<br />Alderton, David (1986) Manual para el cuidado del perro. Madrid; suaeta ediciones s.a. 4ª publishingn.<br />Blank, Irene J (1989) El maravilloso mundo de los perros volumen I y volumen II (1994). Mexico Trillas. 1ª y 2ª edición. <br />

×