LAB

435 views
366 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
435
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

LAB

  1. 1. Miguel Ortega Rodríguez //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Una mirada al París del deseo///////////////////////////////////////// dejar de ver a Soufflot y empezar a ver ParísLABORATORIO DE PAISAJE · MPAA 3 /////////////////////////////////////////////////////cuatrimestre de otoño 2011 ///////////////////////////////////////////////////////////////////////
  2. 2. 2///// Una mirada al París del deseo ///////////////////////////////////////////////////////////////// dejar de ver a Soufflot y empezar a ver París ///////////////////////////////////////////////////////////////////////¿Cuál es el París invisible y cuál es el París visible?///////////////////////////////////////////////////////////// No hay imagen completa de París.////////////////////////////// No existe una imagen capaz de abarcar toda la ciudad.//////////////////////////////////////////////////// Lo que sí existe son modos de ver París.//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Latour, B. y E. Hermant. 1998. París ciudad invisible///// Resumen ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Transportémonos por un momento hasta París e imaginemos el entornodel Pantheon. Probablemente no ha conformado un mismo lugar a lo lar-go de sus doscientos años de existencia. Sin embargo al mirarlo, lo veocomo siempre. La complejidad de la ciudad no me deja ver nada.Nos acercamos a la multiplicidad de la ciudad a través de las trazas quedejan los mecanismos que operan ella para dar respuesta a los proble-mas prácticos de la coexistencia, centrándonos en esa acumulación, enla manifestación de lo público, como espacio y como expresión.Apoyaremos la investigación en la relectura del proyecto de Bruno Latoury Emile Hermant, Paris, Ciudad Invisible, en el que estudian este tipo demecanismos desde la teoría Actor Red, acercándose a la virtualidad en laciudad como un plasma dispersado esperando tomar forma.Nos acercamos a lo público como un paisaje de cambios. cartografiasdeldeseo.tumblr.com////// Palabras clave //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Colectivo, Smartphone, Grindr, Espacio público, Coexistencia, TAR ANT,teoría Actor-Red, Oligóptico,
  3. 3. 3ÍNDICE ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////MIRAR ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Dejar de ver a Soufflot y empezar a ver París 4INSCRIBIRME ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Otra forma de entrar en París 4VER TODO, NO VER NADA //////////////////////////////////////////////////////////////////////// El caso del turista que fue Paris y nunca visitó la Torre Eiffel 5VISIBILIDAD ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Ser objetos del deseo 6RASTREAR ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Vouyeur o exhibicionista. Las reglas del juego 7ANT-TAR ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// París, Ciudad Invisible 9ASIGNAR ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Dominar de un vistazo 10ALINEAR ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// El campo de batalla 11PANÓPTICO - OLIGÓPTICO /////////////////////////////////////////////////////////////////////// Formas de ver. Formas de controlar 12PROPORCIONAR //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// ¿Realmente importa el tamaño? 13DIMENSIONAR //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Lo azaroso de la espera del parisino 14AGREGAR //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Poner al día la misma idea 16DISTRIBUIR ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// ¿Régimen de control o programa de acción? 17PERMITIR //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// El empoderamiento de las cosas 19Glosario //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Presentar a los actores 20Bibliografía ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// 22
  4. 4. 4 MIRAR · Dejar de ver a Soufflot y empezar a ver París /////////////////////////// /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Transportémonos por un momento hasta París. Imaginemos el entorno del Pantheon, y veremos una de esas imágenes fácilmente reconocibles de París. Aunque se visite por primera vez auto- máticamente reconoceremos uno de esos espacios medidos, de aspecto perenne e inmutable, que nos remite a la ciudad que conocemos por las películas y las postales, pero que a la vez parece distanciarnos de la ciu- dad real en un insistente empeño de recordarnos que sólo pertenecemos a ella en nuestro rol de visitantes, nada más. Parecería lógico sin embargo pensar que el Pantheon no ha conforma- do un mismo lugar a lo largo de sus doscientos años de existencia. Algo debe haber en su manera de ser utilizado, en la conjunción del hom- bre, la ciudad y la tecnología, en su coexistencia, que nos permitan ver París de otra manera, aunque sólo sea durante el instante en el que está- bamos en él. Apunta Latour en Paris, ciudad invisible , que el fin de la modernización y su triste y último avatar, la conservación en museo, no significa el fin de Paris. Una vez acabada la historia, comienza la coexistencia. La forma se mantiene, añade, como la de los templos sagrados de Japón, sólo por el reemplazamiento de los paseantes que vienen a ocupar por algún tiem- po la función. Si nos detenemos en esos paseantes, en los del Pantheon, en esas per- sonas que pasan, pero cuyos roles quedan, y que desarrollan su existen- cia en la calle, en las plazas, en la biblioteca de Sainte Geniviève o dete- niéndose ante el rojo de un semáforo, en alguna de todas esas transfor- maciones que hacen del Pantheon, podríamos fijarnos un modo, aunque sea parcial, de dejar de ver a Soufflot y empezar a ver París. INSCRIBIRME · Otra forma de entrar en París //////////////////////////////////////// ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// La primera dificultad que encontramos para vincularnos a una ciudad como París es que como visitante nos encontramos relegado a un rol de turista, y el primer elemento que introduce esa distancia respecto de la ciudad es el mapa. En el mapa convencional, nuestro cuerpo está en un plano diferente, fue- ra del mapa, y hay que hacer el ejercicio de proyectarnos en él para lue- go traducir esa información al espacio tridimensional1. Sin embargo con las nuevas tecnologías de geolocalización, estamos dentro del del mapa, en el mismo plano, y formamos parte, de esa misma realidad, de modo que no tenemos que trasladar esa información al mundo físico. A través del GPS podríamos pensar que el cuerpo físico y el cuerpo virtual se superponen, y de alguna manera, aunque sea sólo a través del cuerpo virtual podemos formar parte de Paris, pero ¿qué rol desempeña enton- ces nuestro cuerpo físico?Imagen 1: dentro del mapa La tecnología se va integrando poco a poco en la materia, conectándose 1 Toyo Ito - Tarzanes en el bosque de los medios Con un mapa convencional impreso en papel, nuestro cuerpo físico existía en un plano diferente, fuera del mapa. Nuestra mente traducía el espa- cio abstracto que se denomina ‘mapa’ a otro espacio tridimensional, conducién- donos al espacio en tiempo real al cotejarlo con la realidad. Con el nuevo siste- ma, la localización del automóvil sobre la pantalla siempre se superpone a la realidad. No tenemos ya que trasponer nuestro cuerpo físico a otro plano fuera del mundo real.
  5. 5. 5 al sistema nervioso multiescalarmente a través de todo tipo de interfaces físicos2 (cámaras de seguridad, telefonía móvil, iluminación urbana inteli- gente, foto satélite, ect…). Por otro lado a través del intercambio de infor- mación podemos adoptar distintas formas, de modo que dejamos de tener un interfaz para pasar a ser roles, que entran en acción con los interfaces físicos. Con esta idea comenzamos el experimento, con la de explorar si nuestro nuestro cuerpo digital tiene alguna influencia sobre el uso de nuestro cuerpo físico en la ciudad. VER TODO, NO VER NADA · El caso del turista que fue Paris y nuncaImagen 2: The Eames - Power of ten visitó la Torre Eiffel //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// ¡Desde el mapa digital podemos ver todo París! Podemos convertirnos en los Eames por un instante y acceder a la ciudad en potencias de diez. Pero, ¿con que fin? ¿qué podríamos ver?. El video de los Eames, al menos, parte de una bucólica pareja merendan- do en un parque de Chicago, para relativizarla entre la inmensidad del universo y en la infinidad de la materia3, pero más allá de entender la rela- tividad, no nos de idea, por ejemplo, de por qué están solos en un vasto parque. ¿Es día laboral y mientras el resto de ciudadanos ha aparcado en el aparcamiento contiguo su coche para ir a trabajar, han dejado ellos a sus hijos en una guardería próxima, para disfrutar de la relatividad de su vida placentera? Podría ser Chicago o Dubai. Definitivamente no parece que a través de esta estrategia podamos hacernos una idea de París. Podríamos poner la cámara más alta, pero a medida que vemos la ciudad en su conjunto, de- jaríamos de ver lo que en su interior la hace funcionar. Esta idea tan parisina del panorama de mostrarnos de un sólo vistazo la ciudad, no nos será de gran utilidad. Parece que no bastará con subir a la Torre Eiffel. Imagino la visita de los bulevares, interminable, con una configuración ar- quitectónica homogénea, pero diferentes, tal vez porque son idéntico al mirar hacia arriba, pero la experiencia que se tiene a pie de calle, la utili- zación de los espacios públicos y colectivos (comercios, bares, espacios de trabajo o de ocio) los diferencian. Y es ahí dónde cobra valor el trabajo de campo de la visita: en la posibili- dad de reconocimiento en la búsqueda más bien, de esas singularidades que nos hagan formar parte de esa realidad, aunque sea brevemente. Así pues, aunque abandone la distancia que me impone el mapa y acce- da a Paris a través de mi cuerpo digital, no puedo obviar lo que está suce- de alrededor. Mi cuerpo digital debe ayudarme a mirar selectivamente todo lo que me rodea, de modo que, aunque la visita sea común y todos tengamos acceso a la misma realidad, mi cuerpo digital pueda encontrar un lugar que le pertenezca. ¿Podré a través de esa expedición obtener alguna información con la que afrontar la opacidad, la multiplicidad de la ciudad que me muestra todo pero no me deja ver nada?Imagen 3: El panorama 2 Sanford Kwinter; La arquitectura y las tecnologías de vida; 1991 3 Philip Ursprung - La doble hélice y el planeta azul: la visualización de la natu- raleza en el siglo XX
  6. 6. 6VISIBILIDAD · Ser objetos del deseo //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Parece que tener mi cuerpo digital vagando por una representación deParís difícilmente me podría llevar a una interacción con la realidad física.No me da la visión completa del panorama, pero al final me muestrauna secuencia de dioramas desfasados de la realidad, que en definitivaacaban funcionando como un panorama.Para conectar el mundo virtual, es necesario que compartan un mismotiempo. No nos sirve el desfase. No sirve de nada que las cámaras de se-guridad vean las cosas después de que sucedan (más allá de aportarpruebas a un juicio). Éstas son operativas mientras son capaces de ver loque sucede en el mismo instante en que ocurre para reaccionar a ello ins-tantáneamente.Quizás el de la cámara de seguridad sería un buen un modo de formarparte de la instantaneidad de la ciudad. Podríamos acceder digitalmentea través de las redes sociales com facebook o twitter, que se basan en lacontinua actualización con lo que sucede. Sin embargo debemos buscarel modo de que esto no suceda en un plano independiente de lo que su-cede en la realidad física. Deben estar interconectados.¿Cómo dar información digital y actualizada de lo que está sucediendo enla realidad física? ¡A través del GPS!De hecho facebook (también 4square) permite hacer check-ins de los lu-gares físicos en los que los usuarios están, informando de su posición asus contactos.Esta información podría ir más allá de la trivial que aporta el GPS (rutas,distancias, tiempos o velocidades) y nos permitiría acceder a París a tra-vés de unas puertas de entrada híbridas, con correspondencia en el mun-do digital y en el físico. Pero pronto nos dimos cuenta que este tipo de re-des funcionan de un modo cerrado, entre amigos, de modo que al igualque el mapa físico nos volvía a relegar al plano de turistas, sin acceso almundo del parisino.En el extremo opuesto teníamos toda una serie de redes que vinculabanla realidad digital con la física a través del GPS, pero que al ser extrema-damente genéricas y abiertas (Layar, Flickr, Wikipedia), disolvían al colec-tivo que terminaba por desaparecer. Eran capaces de mostrar lo que su-cedía física y digitalmente a nuestro alrededor, informándonos de la exis-tencia de comercios, bares, ect. pero no nos permitían establecer ningúnvínculo con ellos, en una especie de mirar, pero no tocar, que no nos inte-resaba.Esto fue además lo que detectamos en las cartografías que se habían he-cho a través de estas herramientas; eran capaces de mostrar una activi-dad en la ciudad a través de las actualizaciones de twitter, check-ins defoursquare4, de llamadas de teléfono5, de París fotografiado en flick6r, o deflujos aéreos7, y de alguna manera transmitían la idea de la ciudad comoorganismo vivo, pero reflejaban una realidad que ya estaba obsoleta yque no tenía relación con el resto de cosas que suceden en la ciudad.Mostraban la ciudad, una vez más como algo global, como un panorama.Finalmente logramos encontrar una herramienta que reunía todos los re-quisitos que buscábamos. Por un lado nos permitía pertenecer activa- 4 http://cartografiasdeldeseo.tumblr.com/post/11219915190/visualizacion-de- check-ins-en-foursquare 5 http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=e-hlP8Ql384 6 http://cartografiasdeldeseo.tumblr.com/post/11445307636/mapeo-de-los-me- tadatos-de-las-fotos-de-flicker-en 7 http://www.aaronkoblin.com/work/flightpatterns/
  7. 7. 7mente a un colectivo con el que podíamos interaccionar y que para sermás exacto, deseaban interaccionar. Por otro lado el contacto sucedía atiempo real y además geolocalizado, de modo que nos permitía saber, deesos usuarios, quien estaba más cerca de nosotros en ese instante.Simultáneamente podíamos pertenecer a un mundo digital que reflejabalo que sucedía en la proximidad física y además podíamos cotejar lo quesimultáneamente ocurría alrededor.Esta red contaba con un valor adicional: nuestro cuerpo, que tan impor-tante era para nuestra reconocimiento de Paris, era crucial para usar estaherramienta, tanto en su versión digital, como su versión física.Y así decidimos formar parte de una red de citas para telefonía móvil.Empleábamos así nuestro cuerpo para ligarnos a Paris: el digital comopolifaz, como reclamo, pero el físico como objeto del deseo.Finalmente dejábamos de ser turistas y París, o más bien los parisinos,nos deseaban porque les gustaba nuestro cuerpo digital, que era lo únicoque conocían de nosotros y que pudiera haber coincidido o no con el físi-co -experimentamos con ambas situaciones-. Pero sobre todo, y eso eralo importante, si nos deseaban, es porque sabían que nuestro cuerpo físi-co estaba próximo.A través de nuestro cuerpo digital en la red Grindr, nuestro cuerpo físicose volvía visible. Ahora era accesible. Era deseado.RASTREAR · Vouyeur o exhibicionista. Las reglas del juego //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Con la elección de la red social de citas como medio para aproximarnos aParís, habíamos dado, sin darnos cuenta, con uno tema de gran interéspara el espacio público. La privacidad y el control. Pero antes de hablarde ello en el espacio público, empecemos por ver cómo repercute la priva-cidad en nuestra propia herramienta.Precisamente el fracaso del resto de herramientas que habíamos tantea-do venía de una problema con la privacidad. Este es uno de los temasmás controvertido en cuanto a las redes sociales digitales, especialmentesi con ello, como es nuestro caso, estamos mostrando nuestra posición atiempo real.Como mecanismo de protección, en las redes se suele introducir un mar-gen de error que evite una localización precisa del usuario. Las redes so-ciales que georreferencian fotografías o hacen check-ins virtuales comoflicker, foursquare, o facebook, introducen un pequeño error de tiempo, demodo que la información se publica inmediatamente después de que su-ceda, como en una especie de tiempo real pasado.Sin embargo en nuestro caso es crucial que la información se publique enel momento en que está sucediendo, a tiempo real presente, por lo que elerror se introduce en nuestra red espacialmente, mostrando la posicióndel usuario a través de un radio en el que está, sin definir las coordenadasexacta.A pesar de ello supusimos que resultaría relativamente sencillo triangularla posición de un usuario midiéndolo desde dos puntos, diferentes siem-pre que éste no se desplazara. Además puesto que estamos en una redde citas en la que la información que se revela es particularmente descrip-tiva (edad, altura, raza, fotografía), sería posible incluso localizar a losusuarios. Éste quedaba expuesto pública y abiertamente, flotando en elespacio público -en el físico y en el digital-, preparado para la seducción.Y todo ello por el deseo.Pero esto sería posible únicamente si el usuario se encontraba en el es-pacio público. Cabía la posibilidad de entrar en contacto con usuarios que
  8. 8. 8 estaban en sus entornos domésticos, de modo que incluso en una red con un funcionamiento tan explícito, se haría también necesario un ritual para acceder a la intimidad de las personas, atravesando primero la frontera de la privacidad, y la combinación de estas cuatro ideas, el ritual, el espacio público, la privacidad y la intimidad nos remitía directamente a las in- vestigaciones de la artista parisina Sophie Calle. Una gran parte de su obra está compuesta por obsesivos rituales de in- vestigación a través de los que consigue hacer visibles acciones en las que entran el juego la privacidad, la intimidad y el espacio urbano o el en- torno doméstico. Las investigaciones se registran fotográficamente, en video, con objetos, mapas y principalmente a través de minuciosas des- cripciones del experimento que no pasan por alto ningún detalle. “For months I followed strangers on the street. For the pleasure of following them, not because they particularly interested me. I photographed them wi- thout their knowledge, took note of their movements, then finally lost sight of them and forgot them. At the end of January 1980, on the streets of Paris, I followed a man whom I lost sight of a few minutes later in a crowd. That very evening, quite by chance, he was introduced to me at an opening. During the course of our conversation, he told me he was planning an imminent trip to Venice.” Sophie Calle8Imagen 4: Suite Vénitienne. Fragmento Su método nos inspiraba confianza. Partir de una intuición sin saber muy bien hacia dónde ir. Exponerse, arriesgarse, implicarse todo lo que sea necesario para llegar a... Eso sería menos importante si el camino nos servía para reflexionar. En Suite Vénitienne Calle sigue a un hombre hasta Venecia. Armada con unas gafas oscuras y una peluca rubia, registra exhaustivamente todos los movimientos del hombre a lo largo de cuarenta días, hasta que un día, lo pierde de vista. Su investigación no persigue una finalidad prefijada y aunque su documentación de los hecho parece ser rigurosamente objeti- va (fotografía, mapas, descripciones), lo extraordinario de la obra de Calle es que a través de esos medios objetivos lo que nos muestra no es al hombre perseguido, sino su obsesión por el ritual, la intimidad de los demás y el deseo. El material fue publicado junto con un texto de Jean Baudrillard en Suite Vénitienne/Please Follow me, en una investigación conjunta sobre el con- cepto de la traza en la que los textos, fotografías y mapas de la artista y el texto del filósofo se retroalimentaban en una reflexión conjunta sobre la seducción y el deseo. One day Sophie decides to add another dimension to her experience. She learns that someone she barely knwos is travelling to Venice. She decides to follow him troughout his trip. Did she simply wish to assume his destiny, or that he assumes her? This game, as any other game, had its basic rule: Nothing was to happen, not one evemt that might establish any contact or relationship between them. This is the price of seduction. The secret must not be broken, at the risk of the storys falling into banality. Jean Baudrillard9 ¡No tenía que suceder nada! ¿Por qué? Porque lo interesante en esta herramienta serían las trazas. En el caso de Calle, daría igual si hubiera per seguido a ese hombre o a otro, a Venecia o a Moscú. Lo importante eran las trazas que él dejaba, que ella regis- 8 Calle, Sophie - Baudrillard, Jean; Suite Venitienne/Please Follow Me; LEtoile ed; Paris. 1983. 9 Íbid.
  9. 9. 9traba, y que conjuntamente desvelaban una estructura de la ciudad de Ve-necia: la que organizaba el viaje de este hombre, con su previstos e im-previstos.Por lo tanto en nuestro caso, si queríamos desvelar las trazas que dejabala herramienta, debíamos seguir el método Calle y ser rigurosos en la in-vestigación. Debíamos anotar, capturar, cualquier cambio de estado ennuestra pequeña pantalla de Grindr.ANT-TAR · París, Ciudad Invisible ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Esta idea que habíamos estado merodeando, la de ver París no desde elobservatorio, sino desde el laboratorio, abandonando la posición de ob-servadores del espacio urbano para pasar a ser agentes activos en éste,tenía detrás un apoyo teórico que intuíamos, sobre el que habíamos oídohablar, pero que realmente no manejábamos. Así fue cómo empezamos areestudiar nuestro experimento a través de las ideas de Latour sobre lateoría Actor-Red10, especialmente en el proyecto de París, Ciudad Invisi-ble que elabora en 1998 conjuntamente con Emilie Hermant.Intuíamos el poder que suponía la posibilidad influir con nuestro cuerpodigital en la subjetividad del resto de usuarios en su búsqueda de satisfa-cer sus necesidades. Sin embargo el experimento se quedaba limitado ala interacción entre personas, sin ciudad.Sin embargo Latour y Hermant parten de un punto de vista similar, hacervisible la ciudad -¡París, además!-, mediante un recorrido entre la multi-tud de mediadores que proliferan en la urbe y que la hacen posible.Plantean un estudio bastante amplio, pero de momento nos basta con en-tender como el nuestro propio, encajaría dentro del cuerpo teórico de La-tour. Esto nos serviría, al menos, para estructurarlo, para descartar o po-tenciar las ideas que ya habíamos trabajado.En adelante vamos a intentar inscribir a lo largo del texto, nuestroexperimento dentro de las ideas expuestas en este proyecto por La-tour.Lo interesante de su proyecto es que no persigue una simple revelaciónde estructuras fijas de la ciudad, sino al contrario, de aproximarse al fun-cionamiento complejo de la ciudad a través de las trazas de los mecanis-mos que operan en la ciudad para dar respuesta a los problemas prác-ticos de la coexistencia de un gran número de personas en una superfi-cie relativamente pequeña. En principio parece que nuestro experimentocon la red social de citas encajaría en esta idea.Sobre todo lo más interesante para nuestro caso es que su estudio intentaver cómo esas estructuras, esas organizaciones dan sentido a la coexis-tencia y repercuten a la ciudad. No pretenden quedarse en la relaciónentre individuos -que era nuestra limitación- sino entender que significaesto para la ciudad.El estudio de Latour nos ayuda también a entender que el tema que trata-mos tiene un interés real y hay gente dedicada a ello. Dice al final de suestudio, en relación a la entrópica museización de París, que “una vezacabada la historia, comienza la coexistencia”. 10 Latour, Bruno - Reensamblar lo social. Una introducción a la teoría Actor- Red.
  10. 10. 10 Llega a nuestras manos entonces el discurso que hace unos días leyó el ya académico Galiano en la toma de posesión de la Real Academia de Bellas Artes y miramos el índice por encima -en una nueva manera de ver al estilo Latour-. En esos quince puntos que dan un repaso somero pero detallado a la arquitectura contemporánea, a la de hoy, a enero de 2011, reconocemos la energía y la ecología en al menos cuatro de ellos. Vemos que se habla de lo digital y lo virtual en otro par de ellos. Y vemos que se detiene a reflexionar sobre Lo público en cuestión. Un paisaje de cam- bios11. Coincide Galiano con Latour -y hay doce años de diferencia entre ambos textos- y nosotros nos sumamos a ellos. Nuestras ciudades necesitan que las repensemos y nos están mandando señales desde lo virtual para dar- nos una oportunidad de cambio. Como apunta Latour, es el tiempo de la coexistencia. Así de sencillo y así de difícil. Tenemos ante nosotros todo un campo de estudio abierto. Entender que sucede con nuestras ciudades al confluir las posibilidades de las nuevas tecnologías y la necesidad de reactivar el espacio público. El único inconveniente es que este campo de estudio no requiere única- mente mirar hacia atrás sobre algo completo y acabado, sino también ha- cia adelante, hacia el camino que aun no se ha escrito. ASIGNAR · Dominar de un vistazo /////////////////////////////////////////////////////////// ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Volvamos a nuestro experimento, acompañados a partir de ahora por el Paris Invisible de Latour. ¿De qué nos servirían todas esas capturas de Grindr, todas esas trazas? ¿servirán para restituir alguna realidad de Paris? Nos adelantamos ya a advirtiendo que no será esa su utilidad. Para en- tender qué realidad puede desvelar esta aplicación nos apropiaremos de uno de los ejemplos que utiliza Latour12, aplicados a algo más cercano. En la columna lateral tenemos dos imágenes, un plano de la ETSAM y el cuadro de las asignaturas del cuatrimestre de primavera del Máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados. En el caso de situarse el lector en la ETSAM, le pedimos que haga caso omiso del primer plano, y en lugar de ello mire por la ventana o alrededor. Con el cuadro de asignaturas, según Latour, podríamos ver, aunque sea parcialmente la ETSAM. Probablemente tengamos la información que el lector podrá deducir del análisis del plano o de la inspección del aula en que está ahora, esto es, que es un edificio con un estructura de hormigón armado, dividida en aulas, despachos y pasillos, con un atrio central en una de las edificaciones y un patio entre dos de ellas. Sin embargo en el cuadro de asignaturas, la coordinación del máster ha inscrito en él el uso de las aulas 1N5 y 1N7, de lunes a viernes y de 9 a 22h, durante los próximos meses, y con ello, una parte de la vida de cerca de cien alumnos y una buena cantidad de profesores, que harán uso deImagen 5: El marco general según Latour una infraestructura de metro, o de un coche para llegar o que usarán un comedor. 11 … lo cierto es que todos los movimientos engendrados en el vientre digital han acabado manifestándose, ganando visibilidad y adquiriendo legitimidad en el ajado espacio público de la ciudad tradicional … Nos enfrentamos sin duda a un paisaje de cambios técnicos y sociales, pero no es seguro que estas muta- ciones vayan a expresarse sólo, o prioritariamente, en ámbitos virtuales. 12 Mapa 5; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible.
  11. 11. 11 Con este ejemplo nos intenta hacer ver Latour que, como adelantábamos antes con París, ni es posible, ni tiene sentido ya intentar entenderlo todo con una una única mirada. Con el plano o la inspección visual de la escuela podemos ver una estructura, pero el diseño del programa de asignaturas hace asignable y visible otra estructura, cuya repercusión sobre el uso de la escuela, de su realidad material es evidente. El mapa del tiempo, nos dice Latour 13 con otro ejemplo, no se realiza mi- rando el cielo por la ventana al marco general, sino a través del ensam- blaje de multitud de informaciones digitales que acaban mostrándoseImagen 6: La inscripción, según Latour sobre un plano de la región. De este modo cuando quiero asegurarme del tiempo que va a hacer al día siguiente, no miro por la ventana desde la que veo un trozo de cielo, sino que miro la predicción del tiempo, que me permite ver todo el cielo de la región sin mirar a él directamente. No quiere esto decir que el marco general, la realidad material, no tenga ninguna importancia, sino que el alineamiento de trazos del programa de asignaturas o del mapa del tiempo con los que van a permitir materializar las acciones que se llevan a cabo sobre el marco. Tendremos que pensar pues, que hay otros elementos inscritos en la red, aparte de los usuarios, sin los cuales, ésta no sería visible ni asignable. ALINEAR · El campo de batalla ///////////////////////////////////////////////////////////////// ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Nuestro experimento se encuentra con la limitación de realizarse a lo lar- go de un sólo día, de modo que el riguroso método de Sophie Calle, no se adaptaría del todo a nuestras condiciones de campo. No podremos seguir su metodología y fijarnos en uno solo o en alguno de los elemento que forman parte de la red, para extraer de él / ellos toda la información posi- ble. Nuestra herramienta, nuestro experimento, nos obligan a pensar de otro modo. Nos tenemos que concentrar -coincidiendo esta vez con Calle- en la idea de traza. Los laboratorios científicos, dice Latour, tienen la ventaja de desplegar toda la sucesión de intermediarios necesarios para la producción de un trazo. No pueden permitirse confundir la serie de transformaciones con la simple información. Dice Latour que la ciudad está llena de asignadores de tareas e inscrip- ciones de dos tipos, los que circulan (etiquetas) y los que se han fijado (pancartas). Lo que nos interesa es la alineación de ambas, la posibilidad de que los cuerpos digitales que están en la red Grindr se inscriban en otros elementos de la ciudad que visibilicen acciones, que las materiali- cen, y para ello no bastará con dar una información sino pensar en la transformación. Tendremos, como en el experimento científico, seguir la acumulación de posibles transformaciones. En la acción de un doble click al seguir un hi- pervínculo, según Latour, obtenemos la información, pero perdemos la traza de todas las transformaciones que lo han hecho posible14. Para saltar de nuestros usuarios a los elementos físicos como, por ejem- plo, la biblioteca de Saint Geneviève o los bancos del Pantheon, será ne- cesario una operación de referencia15, inscribir el experimento como par- te de un marco general (aunque no lo mire), como sucedía con el progra- ma de asignaturas. 13 Mapa 8; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible. 14 Mapa 15; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible. 15 Íbid. Mapa 15
  12. 12. 12Lo que hace Grindr es inscribir en un soporte -el teléfono móvil-, visibilizary hace circular la asignación, así que disponemos de la mitad del alinea-miento. Tendremos que avanzar en la otra mitad, en dar el pequeño saltoque debe hacer un café para volverse precio, salto a la vez ínfimo e infini-to16.Nos advierten los autores17 de dos extremos a los que podemos llegarcuando tratamos las imágenes; quedarnos con ellas -en nuestro caso conlas capturas- como informaciones y no con las transformaciones, ennuestro caso los usuarios. Por un lado, la iconolatría sería creer que laimagen, la captura, tiene por sí misma un sentido. Por el otro, la icono-clastia sería rechazarla por no ser la cosa en sí.La imagen simplemente designaría la que le precede y la que le sigue. Esdecir, que en nuestro caso un usuario no sería más que un estado inter-medio entre el que ya no está conectado y el que se va a conectar. El fe-nómeno se vuelve visible precisamente cuando suceden estos cambios yse ven las transformaciones de una imagen a otra.PANÓPTICO - OLIGÓPTICO · Formas de ver. Formas de controlar //////Aunque a primera vista la idea puede parecer simple, ver París desde laparcialidad -y contamos además con un dispositivo para ello-, no es tanfácil ver el fenómeno, hacerlo aparecer. Ver París más allá de lo que lapantalla de nuestro teléfono móvil nos muestra. Tendremos que ver deque modo, eso que se muestra como una información, tiene un sentidopropio y puede dar lugar a una transformación.Esta es la idea clave del planteamiento de Latour, así que nos adentrare-mos en este concepto detenidamente para conocer mejor el dispositivoque estamos utilizando.A veces es una es más fácil entender una idea por contraposición, así quepara explicar la idea de oligóptico nos vamos aproximar desde la del pa-nóptico.A través del panóptico podemos verlo todo. Esta podría ser la idea del pa-norama que me permite ver todo París, como la Torre Eiffel o el satéliteque me ofrece la imagen de google Earth, o de las potencias de diez delos Eames. Sin embargo hemos visto ya que la visión de pájaro no nosvale ya para ver París. Es demasiado compleja como para verlo todo.Ver todo, significaría controlar todo. Al menos según el funcionamiento delas sociedades disciplinarias, en las que, dice Deleuze18 -vía Foucault-, elindividuo pasa sucesivamente de un circulo cerrado a otro, desde la fami-lia a la escuela o a la fábrica, cada uno de ellos con sus propias leyes. Elpanóptico, como modelo arquitectónico, permite verlo todo, controlarlotodo.Sin embargo ya no estamos en una sociedad disciplinaria y el mecanismode control del panóptico ya no es válido. Apunta Deleuze más adelanteque un mecanismo de control de esta sociedad [la del capitalismo de su-perproducción] puede ser algo capaz de proporcionar a cada instante laposición de un elemento en un medio abierto, y concluye el postscriptumpreguntando: ¿cómo podrían adaptarse o dejar paso a nuevas formas deresistencia contra las sociedades de control?No podemos dar respuesta a lo segundo pero si a lo primero. El dispositi-vo que tengo entre las manos, mi teléfono móvil con GPS ¿¡es un meca-nismo de control!?. 16 íbid. Mapa 14 17 íbid. Mapa 18 18 Deleuze, Gilles - Postscriptum sobre las sociedades de control
  13. 13. 13En parte sí.Si pensamos en otro dispositivo que asociamos a la idea de control como,por ejemplo un semáforo, vemos que son elementos que pero trabajanconectados, tienen un programa propio que regula parcialmente el tráficoy es ciego a otras acciones distintas.Si definíamos el panóptico como esa forma de ver y por lo tanto de con-trolar, para el oligóptico sería más apropiada la forma inversa. A travésde esa forma de control podemos ver una totalidad -pero no verlo todo-. Eloligóptico está conectado, es parcialmente inteligente, ciego y localmentecompleto.Lo entenderemos más sencillamente si pensamos en oligópticos comolos centros de tráfico, vemos que son capaz de controlar en un únicocentro toda la red, pero dada la complejidad del sistema, no es posible uncontrol total a modo de vista de pájaro. No se puede como en el panópti-co, ver todo. Pueden ver la totalidad pero no de una vez: sólo se visualizalos puntos conflictivos.Si volvemos a nuestra red de contactos, vemos que muestra a sus usua-rios conectados; además los muestra como me interesa para ese fin, delmás próximo al más lejano: parcialmente inteligente; y además memuestra la totalidad los usuarios que sigan esas reglas, sin excepción: lo-calmente completo. Pero es incapaz de ver cualquier otra realidad queno sea la de contactos entre hombres: es ciego. Es decir, Grindr es unoligóptico.Vemos pues, que no son oligópticos únicamente las cámaras de tráfico olos semáforos, dispositivos que de alguna manera sugieren un modo deejercer el poder de arriba a abajo. En este caso se ejerce un poder deabajo abajo.Puesto que no hay una centralización -por eso no valen ni el zoom ni elpanóptico-, no hay un panel de control en el que todos los flujos confluyansimultáneamente, y si se dan las condiciones de LOCAL y SIMULTÁNEO,cada usuario puede controlar -ver- a la totalidad de los usuarios. Es más,no son solamente visibles, sino que además son accesibles.Es decir que tenemos en la palma de la mano dispositivos de control -enel sentido arriba-abajo-, pero también una herramienta para acceder local-mente -abajo a abajo- a una totalidad, en la que lo que prima es una ya noes ser el más visible -panóptico-, sino una restricción, como en nuestrocaso, ser el más cercano. Pero de esto hablaremos a continuación.PROPORCIONAR · ¿Realmente importa el tamaño? /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Hagamos un alto en el experimento para ver más en detalle cómo funcio-na un oligóptico, que posibilidades ofrece y sobre todo cómo se va a dife-renciar la aproximación a la ciudad desde el panóptico y desde el oligópti-co.Verlo todo mediante un panóptico requiere acercarse, hacer un zoom des-de lo macro a lo micro de un modo multiescalar, pasando de lo general aldetalle. Sin embargo el oligóptico nos muestra la totalidad, como pasabacon el programa de asignaturas sin verlo todo.Muestra como ejemplo Latour19 como para el estudio de las galaxias, lared SIMBAD, que registra el trabajo de los astrónomos, permite ver la to-talidad del cielo -de lo que de él se sabe- sin mirar al cielo, de modo quecualquier investigación mirando con el telescopio el cielo, parte previa- 19 Mapa 21; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible.
  14. 14. 14mente de mirarlo en la totalidad de lo que SIMBAD sabe de él. De estemodo la dimensión del cielo para éste es siempre provisional y dependedel número de conexiones que se establecen.Por ejemplo para comenzar un estudio se pueden obtener en SIMBAD to-das las galaxias con estrellas enanas que hayan sido publicadas al menosuna vez. Esto daría a través una dimensión determinada para el cielo. Sihubiera buscado estrellas supernovas, el cielo tendría otra dimensión. Esdecir, que la dimensión de lo que miramos no viene del tamaño de lasimágenes, sino de las conexiones que éstas establecen. No es más queel extremo de una red provisional. Es decir, lo que interesa del oligópticono es ni el elemento ni el conjunto, sino su posibilidad de establecer unaREFERENCIA.La totalidad no se presenta pues como un marco fijo, sino que se obtienepor medio de un trabajo de totalización, de localizado y los lugares, sindimensión, se encuentran provisionalmente dimensionales por el mo-vimiento de reglas, de comparadores, de clasificadores, de sumadores.Es decir que en el trabajo de publicar las investigaciones en SIMBAD, hayuna SUMA -que no hace el cielo más grande-. pero en la elección de laspublicaciones hay una operación de RESTRICCIÓN.Ilustra este aspecto Latour20 a través del ejemplo del centro de control delas cámaras de París, desde el que, aunque se podría ver a cada indivi-duo, lo que importa es la totalidad y se hace una operación de restriccióndescartando multitudes inferiores a cien personas.Esto es lo que los estudios de Stan Allen21 reclaman -desde 1997-, undesplazamiento del interés de la arquitectura hacia el campo, consideran-do la multiplicidad, el colectivo, la imprevisibilidad como restricciones quesupongan oportunidades de proyecto. Dice Allen que la arquitectura sigueoperando con los principios del cubismo de figura - campo, aunque la tec-nología permite empezar a considerar situaciones de campo - campo, quees precisamente lo que vemos en los estudios astronómicos a través deSIMBAD. Reclama Allen, en definitiva, dejar de mirar desde el panópticopara empezar a ver desde el oligóptico. Las condiciones de campo y la logística de contexto reafirman el potencial del todo, no atado ni completo (jerárquicamente ordenado y cerrado), pero sí capaz de cambiar: abierto al tiempo y estable solamente en forma provi- soria. Reconocen que la totalidad de la ciudad no se ofrece inmediatamen- te. Al consistir en multiplicidades y colectividades, sus partes y piezas son vestigios de ordenamientos pasados o fragmentos de totalidades nunca realizadas. La arquitectura necesita aprender a manejarse en esa compleji- dad, lo que paradójicamente solamente se puede realizar abandonando al- guna medida de control.DIMENSIONAR · Lo azaroso de la espera del parisino ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Regresemos al trabajo de campo.Una vez que hemos expuesto en profundidad la herramienta, podríamospreguntarnos cómo operar con ella. Los astrónomos del Observatorio utili-zaban SIMBAD para dimensionar el cielo, pero en nuestro caso, ¿seríanlas dimensiones de París, en términos de Grindr, lo que debo cuestionar?¿serviría esta herramienta para otro fin distinto al que tiene asignado?Veamos como transcurrió el experimento.Los cuerpos digitales de Grindr, no tienen una dimensión. Son una posi- 20 Mapa 29; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible. 21 Allen, Stan - Del objeto al campo: condiciones de campo en la arquitectura y el urbanismo. 1997
  15. 15. 15ción difusa en un momento dado, pero los cuerpos físicos que hay detrássí que ocupan una posición determinada y de hecho, a mayor concentra-ción, a mayor proximidad física, se aumentan las posibilidades de conec-tar con más usuarios. Aunque el interfaz siempre muestra a los 25 máscercanos, ofrece la posibilidad de acceder a sucesivas pantallas conusuarios cada vez más lejanos. Sin embargo eso veinticinco usuarios máscercanos no son siempre los mismos en todo momento, ya que ademásde estar próximos, deben de estar conectados, por lo que la aplicación tie-ne un factor de azar -totalmente deseable para el fin para el que está con-cebido- y todo individuo es reemplazable.De hecho esto no afecta, ya que como comentamos anteriormente, lo queinteresa del oligóptico, no es la imagen de esos veinticinco usuario -icono-filia-, sino la transformación de las imágenes, de esos veinticinco en los si-guiente y así consecutivamente, de modo que me permita establecer unareferencia. Pero para ello tendré que establecer alguna restricción -comoen el control de las cámaras de seguridad que sólo repara en las multitu-des- ya que de lo contrario, el oligóptico me permitirá ver la totalidad, lostres millones de usuarios y esto no sería demasiado operativo.Si presto atención por ejemplo a lo que el oligóptico muestra en un primervistazo, los 25 usuario más cercano es ese momento, podré ver a que dis-tancia se encuentran aproximadamente. En París obtuvimos una mediade 250 mt. y los usuarios cambiaban con relativa frecuencia. Se produ-cían transformaciones. Sin embargo al probar la herramienta en PuertoLumbreras (Murcia), el radio se ampliaba a 6,5 km y los usuarios eransiempre pocos y los mismos, de modo que en ese contexto, cuando noexistía una concentración de este tipo de comunidad, dejaba de ser útil.Así pues establecimos un protocolo de actuación, una restricción, queconsistía en realizar la captura de los perfiles no sólo de los 25 primeros,sino de todos aquellos usuarios que estuvieran a menos de 500 metros,fueran cuantos fueran, de modo que se pudiéramos registrar la intensidadde la actividad en cada punto.De este modo, la restricción impuesta y la suma de imágenes, nos permi-tía establece nuestra referencia -como los astrónomos con Simbad- paraver Paris, sin tener -por ahora- que mirarlo.Previa a la visita a Paris, pusimos a prueba el dispositivo en Madrid el 14de octubre, en una ruta en la que visitamos la estación de atocha (10am),el metro delicias (10.30), el matadero-legazpi (11.30h), Tirso de molina(12.30h) y Chueca (13.30h).Sin entrar a describir los detalles de la prueba en profundidad, pudimosdetectar en aquella experiencia algunas situaciones que no coincidían conlo esperado. Por ejemplo en la plaza de Tirso de Molino había tanta activi-dad como en la Plaza de Chueca, dónde si que se esperaba. una alta ac-tividad. Asimismo los perfiles que se registraron en Chueca guardaban unmayor anonimato evitando mostrar el rostro, el fondo o cualquier carácterreconocible. Además establecimos contacto con los tres usuarios más cer-canos en cada punto para preguntarles por su ubicación y todos manifes-taron encontrarse en el entorno doméstico. Tres de ellos incluso, no duda-ron en enviarnos inmediatamente su dirección exacta. En el caso de Ma-drid por lo tanto, las trazas nos permitían ver una ciudad en términos deconcentración y de privacidad.Ya sólo faltaba ver como funcionaría en París.En el caso de París, el experimento se realizó el viernes 4 de noviembreentre las 10.30h y las 17.00h. Se siguieron las mismas pautas que en elexperimento de Madrid, registrar todos los perfiles a menos de 500 mt, yse realizaron ocho puntos de registro: Las catacumbas (10.30h), la plazaDenfert-Rochereau (11.30), la prisión del Bv. Arago (12.00h), metro Les
  16. 16. 16Gobelins (13.00 h), Rue Mouffertad (14.00h), Rue Lacépedè (15.30h), Pla-za del Pantheon (16.15h) y Plaza frente a la Sorbonne (17.00h). Se reali-zaron un total de 174 capturas.En el caso de París, los puntos en los que encontramos mayor cantidadde transformaciones en el radio de 500 mt., es decir, lo puntos de mayoractividad correspondieron con las áreas del Pantheon, de la biblioteca deSainte Geneviève y de la Sorbonne, las zonas de toda la visita con menorcantidad de áreas residenciales. En el caso de París, las trazas nos per-mitían ver una ciudad en términos de espacios públicos y colectivos.Usando las trazas de Grindr como referencia observábamos las distintasdimensiones de Paris en los puntos observados mediante la cantidad detransformaciones que se daban en él. Ademas comprobamos la continui-dad de su uso entre el espacio público, el colectivo y el doméstico, al me-nos en la referencia. Ahora, como los astrónomos del observatorio, ten-dríamos que mirar la ciudad.AGREGAR · Poner al día la misma idea //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Si pensamos en el Paris que se puede ver con el dispositivo, el de la redde citas entre hombre, no deja de llamar la atención la intensidad con laque funciona en Madrid en la Plaza de Tirso de Molina o en París junto alPantheon, lugares donde no existen comercios destinado al público rosa.Según Latour22 la institución surge, en relación al programa de asignatu-ras, por la acumulación y la cantidad de gente que requieren una organi-zación para evitar el caos. En este caso, es fundamental para la coexis-tencia la concentración.Si nos remitimos a alguna de las -muchísimas- publicaciones que estu-dian el despliegue urbano de este tipo de comunidades veríamos que lasexualidad, según Bell23 jugaría un papel importante, ya que hay determi-nados espacios que permiten liberar u oprimir el despliegue de estas se-xualidades. En este sentido, el espacio público o doméstico según las cir-cunstancias pueden tener significados contradictorios, al no poder cons-truirse y desarrollarse espacialmente en él ciertas identidades sexuales.En este marco localiza ciertas microgeografías en la ciudad que se opo-nen a las disciplinas normativas, como por ejemplo, los barrios de prostitu-ción, creando espacios de acumulación y agregación creados desdeabajo que conformarían una forma de resistencia, una forma de poder -saber con capacidad de transformación. De este modo, por ejemplo, losbarrios gay de ciudades americanas como Nueva York o San Francisco sehabrían constituido como espacios de socialización a partir de las redesde cruising24 que previamente existían conformando inmaterialmenteen esas áreas espacios de acumulación y resistencia.De modo que este particular y específico modo de coexistencia aparentemente poco visible, estaba inscrita en un marco general determinado y apesar de la inexistencia de una estructura física concreta, acaba desarro-llándose a través de una estructura asignable, reconocible y visible, queen algunos sitios acabó consolidando cambios materiales sobre la ciudad.No objeto de estudio para nosotros la ciudad desde la sexualidad, pero sique nos interesan reconocer en el funcionamiento de esta comunidad unaforma de organización de la ciudad preexistente que conformaba un espa-cio de poder.En las sociedades disciplinarias, volviendo a Deleuze, las zonas de crui-sing funcionarían según el panóptico, de modo que el individuo buscaría 22 Mapa 21; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible. 23 Bell, David and Gill Valentine; Mapping Desire: Geographies of Sexualities. 24 Betsky Aaron, Queer space: Architecture and Same-Sex Desire.
  17. 17. 17una situación desde la que poder ver -controlar- todo y ser asimismo visto.Pero vemos que en este caso la acumulación, a través del oligóptico,generaría otra forma de visión distinta, una forma horizontal de visión-control-, para dar respuesta a una función similar.Esta comunidad ha encontrado otra estructura que hace la función asig-nable y visible en la ciudad, acorde con la multiplicidad de la ciudad -dela vida- contemporánea.Si trasladamos esas ideas a nuestra área de estudio, podemos observarcomo por ejemplo en el Pantheon, a través de esta comunidad específica,y de esta función tan concreta, podemos observar un desleimiento en lafunción de los espacios públicos y colectivos, que están dando soporte ausos distintos de para los que han sido concebidos. Imaginemos porejemplo la posibilidad de simultanear el cruising y la preparación de losexámenes finales de los estudios de germanística en la biblioteca de laSorbonne. Podríamos ver, dicho de otro modo, la posibilidad de densificar,de superposición de usos, desde nuestras restricciones: ver la ciudad sinmirarla a través del oligóptico, estar próximo y simultáneamente conecta-do.DISTRIBUIR · ¿Régimen de control o programa de acción? ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Volvamos a la realidad material de la ciudad. ¿Cómo podríamos pues através del oligóptico hacer uso de la realidad física de la ciudad, del espa-cio publico?A la hora de pensar en el mundo de los objetos materiales en la ciudad,Latour25 se centra en el papel del mobiliario urbano para ver como asig-nan a quienes se enfrentan a ellos un lugar, ciertas competencias y unpequeño programa de acción para seguir avanzando en el uso de la ciu-dad. En este sentido apunta que, según la comisión municipal de mobilia-rio urbano, París cuenta con “770 columnas Morris, 400 puestos de perió-dico, 2 grandes teatros, 700 espectaculares, 2000 mobiliarios de informa-ción con anuncios publicitarios, 400 baños públicos, 1800 paradas de bus,9000 parquímetros, 10000 semáforos. 2300 buzones de correos, 2500 ca-binas telefónicas, 20000 cubos de basura, 9000 bancos”.Todos estos elementos están relacionados con el funcionamiento de laciudad y anticipan el comportamiento del habitantes genérico, formandode algún modo parte del parisino; ya sea mediante, una autorización, unaprohibición, una promesa o un permiso, nos hacemos una idea de paraquien está destinado y para quien no. Por ejemplo, al igual que hay dispo-sitivos antipalomas en las cornisas, los bancos, cada vez más, son dispo-sitivos antimendigos.Su acción liliputiense, dice Latour, forma parte del Yo circulante, en elsentido de que cada uno de ellos nos formatea, según su uso. Al entraren contacto con todos esos elementos esparcidos por la ciudad, vamosde una oferta a otra, reaccionando a ellos, y haciendo uso del programade acción que tienen programado estos dispositivos, de modo que cuandome detengo ante el semáforo, no es que esté controlado, es que estoyformateado por su programa de acción. De este modo en la ciudad nosprovee de multitud de formatos que se dirigen a seres genéricos de for-mas, de naturalezas, de conciencias, de intencionalidades diferentes, re-sumidos todos bajo el término de usuarios que pasan de un programa aotro, sin saber su objetivo o intención, para seguir avanzando. Sin cuestio-narse si son antimendigos o proturistas. 25 Mapa 21; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible.
  18. 18. 18El mobiliario urbano nos sitúa, según Latour26, en el papel del oligóptico, ypara ilustrarlo, recurre a la comparación entre los ordenadores personalesy los smartphones; el primero está totalmente equipado de programascompletos que tienen todos los programas de acción posible. Sin embar-go los segundos están provistos de programas de acción simples quepermiten seguir caminando.En este sentido, al deambular por París vamos igualmente importando delos dispositivos únicamente las mínimas competencias para llevar a cabouna secuencia de una acción, sin tropezar con la vastedad de los progra-mas. Al igual que el oligóptico, al utilizar el mobiliario urbano estoy cie-go a otras acciones pero ramificado, parcialmente inteligente, provisional-mente competente y localmente completo.De este modo toda esa larga lista de elementos -sin entrar siquiera en losde uso colectivo como por ejemplo los cajeros automáticos- que encontra-mos en el espacio público son dispositivos capaces de formatearnos a tra-vés de un programa de acción, de modo que transportan la acción quese les ha dado a través del tiempo.En este sentido aporta Latour dos nociones acerca de la materializaciónde una interpretación. Por un lado a través de la idea de performar, lamaterialización es irreversible, de modo que la acción se distribuye y seda formato a través del tiempo, convirtiéndose en disciplina. Apunta comoejemplo que los parisinas aun hoy habitan los sueños materializados deHaussman y obligan por ejemplo, a los estudiantes que viven en lasbuhardillas que antes ocupaban las sirvientas, a seguir subiendo a pie.Por otro lado la idea de estandarizar materializaría la asignación constru-yéndola como constante para evitar que se transforme y puedan detectar-se transformaciones por comparación. 26 Mapa 33; Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible.
  19. 19. 19PERMITIR · El empoderamiento de las cosas //////////////////////////////////////////En lo que a nuestro caso se refiere, remitiéndonos de nuevo al entornodel Pantheon, veríamos como en el espacio público la idea de estandari-zar y las instituciones que la rodean, la de performar. Sin embargo, si nosfijamos en la cantidad de elementos que las componen, en la variedad deprogramas de acción simple, de roles que comprenden, de maneras deser de un modo o de otro, no podemos sino preguntarnos, cómo puedenser todos tan homogéneos.Parece que en una ciudades tan consolidada, la posibilidad de intervenires mínima y tal vez no quede ya mucho sitio -recursos- para grandes pa-noramas que dominen la vida urbana, pero a través de nuestra pequeñaaplicación, del punto de vista de Latour, vemos una gran puerta abiertahacia la coexistencia, hacia la multiplicidad de roles, de pequeños progra-mas de acción, que persisten en el tiempo y que formatean el funciona-miento de la ciudad.No se quejaban en vano los comerciantes de la calle Hortaleza cuando,tras la reforma de la calle Montera, se movió el paso de peatones hasta lacalle Fuencarral. Solución salomónica: hacer un paso de peatones queabarcar ambas calles. Salirse de la estandarización para dar respuesta ala coexistencia. Igual sea la hora de empezar a pensar lo público desde elpoder de lo pequeño, del poder de lo inmaterial y de su capacidad paratransformar lo material.Difícilmente podríamos recordar ahora mismo una plaza Tahrir sin unamuchedumbre exigiendo cambios materiales -algo más sustanciales queel paso de peatones de la calle Hortaleza-. En esos fenómenos, como enel 15M o en los disturbios de Tottenham en Londres, lo inmaterial, la técni-ca al servicio de lo social estaba presente y jugó un papel fundamental.Si algo nos dejaron esas imágenes, como arquitectos, es ver cómo el es-pacio público se componía tanto o más de lo segundo, de lo público,como de lo primero. Se convertía en un escenario activo, un lugar de ex-presión de valores comunes, de la vida que alberga y estimula la ciudad.Quizás deberíamos plantearnos si esta cuestión es independiente del di-seño que hacemos la primera parte de la expresión, del espacio.Con nuestro experimento, a través de la red de citas, hemos visto otramanera de apropiación del espacio público. Sutil, parcial pero real. Talvez, podemos fantasear, e imaginar que ese otro Pantheon tan vibranteque nos mostró nuestra aplicación, tiene algo que ver con la biblioteca deSainte Geneviève, con alguno de esos estudiantes que veían también, en-tre libro y libro, una oportunidad de participar y expresarse en el espaciopúblico, como soñando despiertos. Igual su manifestación en el espaciopúblico era más del querer que de poder, de no querer participar de unasituación más placentera que la de rodearse de libros.Pero esa acumulación espontánea, esa manifestación de lo público, comoespacio y como expresión, como manifestación de poder independientede las disciplinas del espacio, tienen tanto de inmaterial, como de material¡imaginemos si no al pobre estudiante sentado en su mesa de la bibliote-ca!.Efectivamente parece que nos enfrentamos a un paisaje de cambios téc-nicos y sociales, y todo apunta a que esto no va a suceder únicamente enlos ámbitos virtuales. Nos quedamos, después de estos meses de indaga-ción de abrir multitud de puertas, con la que nos abre Latour y que noshace ver que en el París virtual que hemos visitado no hay información,sino transformación. La palabra poder cambia de sentido. Lo que vimosfue una virtualidad, un plasma dispersado esperando forma.
  20. 20. 20Glosario · Presentar a los actores ///////////////////////////////////////////////////////////El cuerpo físico ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Va a ser el único actor humano considerado en el experimento. Es nuestrointerfaz, nuestro medio para relacionarnos con el entorno físico y conotros cuerpos físicos. En nuestro ejercicio nos referiremos a él comousuario.El cuerpo digital //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Es nuestra manifestación en el mundo digital. No es un interfaz sino unpolifaz que nos permite mutar, customizarnos y redefinirnos libremente, yque podrá reflejar el cuerpo físico en la medida en que nosotros quera-mos. Usaremos los términos cuerpo digital o perfil en función del elementocon que lo comparemos.En nuestro experimento (según datos del desarrollador de la aplicaciónpara octubre de 2010) sabemos que hay unos 46.800 cuerpos digitales enParis, pero que en toda Francia hay 157.000 y en a nivel mundial, entrelos que nos encontramos nosotros mismos, 3.000.000 de cuerpos digita-les. 3.000.000 de posibilidades de encontrarnos en París.La captura ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Es el registro del contacto entre dos cuerpos digitales.En ella quedan impresos el cuerpo digital, el tiempo y la posición (en unumbral aproximado) de los dos cuerpos digitales.Será el medio para registrar el estado en el que se manifestaba la red enel momento de nuestra visita. Contaremos para nuestro experimento con174 capturas.El espacio público //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Lugar exterior de uso público desde el cual, en nuestro experimento, esta-blecimos contactos con el resto de usuarios. Nos interesa de él que es unentorno material, en principio versátil, pero a la vez determinado por unaspautas de regulación, de control de los elementos que hay en él..En nuestra ruta hubo 8 entornos en los que se realizaron las capturas dedatos: Las catacumbas (10.30h), la plaza Denfert-Rochereau (11.30), laprisión del Bv. Arago (12.00h), metro Les Gobelins (13.00 h), Rue Mouffer-tad (14.00h), Rue Lacépedè (15.30h), Plaza del Pantheon (16.15h) y Pla-za frente a la Sorbonne (17.00h).El espacio colectivo ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Son espacios interiores de uso público (ya sea propiedad privada o públi-ca) desde el que se puede establecer contacto.En nuestro caso es importante, ya que en la ruta había muchas institucio-nes, que a pesar de ser de muy distinto uso (universidad, Pantheon, ofici-nas, cafés, ect.), que no coinciden con el espacio privado de la domestici-dad, pero que pueden dar lugar a establecer un uso, a través de la red, li-gado con la intimidad. Nos interesa pensar que aunque tienen una funcióndeterminada, puedan ser utilizados para un uso para el que no están con-cebidos.El espacio doméstico /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Son los espacios interiores de la privacidad. Podríamos incluir en ellos lasviviendas, pero también oficinas o locales comerciales con espacios deuso privado. Van a ser lugares importantes para el funcionamiento de lared, ya que en definitiva -aunque no necesariamente- tiene como fin pro-ducir encuentros privados entre usuarios.
  21. 21. 21Red Grindr ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Es una aplicación para telefonía móvil orientada al contacto entre hom-bres homosexuales, bisexuales y heterosexuales con curiosidades (notade prensa del desarrollador de la aplicación). Es un tipo particular de redsocial (para une definición más detallada saltar a la coordenada [7,8]).Nos interesa de él que es el espacio por el que se mueven los cuerpos di-gitales y que nos permite acceder a una realidad aumentada del espaciopúblico, por lo que a través de ella las fronteras entre el espacio público,colectivo y doméstico se empiezan a modificarse y a aparecer infiltracio-nes de uno en los otros.Colectivo /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////En nuestro caso entendemos el colectivo como el espacio que conformanlos cuerpos físicos de los usuarios de Grindr. Para ver un ejemplo, puedesaltar a la coordenada [1,4]
  22. 22. 22Bibliografía ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// • Allen, Stan - Del objeto al campo: condiciones de campo en la arquitectura y el urbanismo. 1997 • Bell, David: Gill Valentine; Mapping Desire: Geographies of Se- xualities. ED.Routledge. 1995. London. • Betsky Aaron, Queer space: Architecture and Same-Sex Desire. Ed. Willia • Calle, Sophie - Baudrillard, Jean; Suite Venitienne/Please Fo- llow Me; LEtoile ed; Paris. 1983. • Deleuze, Gilles - Postscriptum sobre las sociedades de control • de Landa, Manuel. Deleuze y el uso del algoritmo genético en la arquitectura. 2002 • Delgado, Manuel - Tener Lugar. El espacio urbano como escena- rio • Foucault, Michel; Historia de la sexualidad. Vol 1. La voluntad del saber. 1976. • Guattari, Félix - Las tres ecologías • Iribas, José Miguel - Elogio del Encuentro. Espacio público, es- pacio ciudadano. Arquitectura Viva 135. Madrid. 2010 • Ito, Toyo - Escritos, Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técni- cos de Murcia. 2000 • Koolhaas, Rem - OMA / AMO - content; Taschen, Köln, 2004. • Kwinter, Sanford. La arquitectura y las tecnologías de vida. 1991. • Latour, Bruno - Glosario; CIRCO nº 125 - 2004 • Latour, Bruno - Hermant, Emilie; Paris: Ciudad Invisible; Incluido in Airs de Paris Exhibition, Centre Pompidou; 2004. Paris • Latour, Bruno - La esperanza de Pandora. Ensayos sobre la rea- lidad de los estudios de la ciencia, Barcelona, Gedisa, 2001 ed original 1999. • Latour, Bruno - Reensamblar lo social. Una introducción a la teo- ría Actor-Red. Ed. Manantial. BbAa 2008. Ed origrinal 2005 • VVAA, Mapping · The Museum of Modern Art of New York · Exhi- bition 1994 • Zaera, Alejandro - De lo virtual.
  23. 23. 1ANEXO /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////Junto al cuerpo del texto, que supone la reflexión final, pero no definitivade estos meses de trabajo, hemos decidido adjuntar el registro de las re-flexiones intermedias que fuimos realizando en cada fase del laboratorio.Todos ellos están enhebrados por una misma inquietud y aunque hanabierto multitud de vías que no se han seguido, fueron igualmente útilespara modelar una idea que, a día de hoy, se presenta con aristas sin pulir..Es curioso ver como, después de estos meses de trabajo, se reconocenalguna de las ideas y las referencias del texto en los presentaciones delprimer día. Los releemos y sonreímos.Después de todo parece que a lo largo de estos meses, algo ha cambia-do.LA PRIMERA INTUICIÓN //////////////////////////////////////////////////////////////////////// 214-O PONERRSE A PRUEBA EN MADRID //////////////////////////////////////////// 65-N EL TRABAJO DE CAMPO /////////////////////////////////////////////////////////////// 8ACOTANDO TEMAS. CRISIS ///////////////////////////////////////////////////////////////// 9REFLECIÓN CONJUNTA /////////////////////////////////////////////////////////////////////// 11MATERIA GRÁFICO /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// 14
  24. 24. 2PRESENTACION 1 //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////LA PRIMERA INTUICIÓN ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////LA TECNOLOGÍA COMO MEDIADOR DE LO LOCALKEYWORDS: Arquitectura, Ciudad, Digitalidad, Medio Ambiente, RedesSociales, GPS.00 Prólogo. Aproximación al ejercicioLa fisonomía de las ciudades queda profundamente determinada por la vi-sión de los artistas, escritores, cineastas, ect que las usaron como basepara contar sus historias o sus visiones. De modo que incluso aquel queno ha visitado ciudades como París tiene ya inevitablemente una imagenpreconcebida de lo que va a ver. El surgimiento del turismo como produc-to de consumo de masas y motor de la economía local, transforma estadimensión cultural en una dimensión comercial, despojando las obras desu profundidad contextual para ser devueltas como un cliché superficial,en nuestro caso el del Paris Je T’aime, que se va a convertir en nuestroobjeto de estudio.En la investigación nos vamos a cuestionar si realmente existe el Paris delamor, si en ese caso es posible detectar sus energías generadoras y porlo tanto registrarlas en una cartografía, para en última instancia entenderla relación unívoca e irrepetible de éstas con el contexto parisino.01 Introducción. Infraestructuras para las relaciones sociales.Empecemos por entender sobre que infraestructuras opera el Paris JeT’aime.Partamos de una visión más global y pensemos en la ciudad, en París,como un conjunto con una alta concentración de individuos y una elevadaprobabilidad combinatoria de relaciones entre ellos.En comunidades con un reducido grupo de miembros, es posible recono-cer la combinatoria a través de mecanismos simples como un tablón deanuncios accesible a todos. Sin embargo a medida que aumenta el tama-ño de la comunidad para mediar necesidades es necesario recurrir a re-des como la prensa o la radio, de mayor alcance pero menor interaccióncon el individuo.Internet y las redes sociales alteran esta progresión lineal ofreciendo unaestructura de gran dimensión y extensión aportando además un alto nivelde interacción, propiciando nuevas formas de relaciones sociales y demecanismos de satisfacción de necesidades (tienda online, foro, crowd-sourcing, online dating, videochat, camroulette, ect)Es necesario revisar estos mecanismos de satisfacción de necesidadesya que si bien internet es una infraestructura óptima para conectividadesglobales, no lo es para las locales, ya que no tiene en cuenta los inter-cambios energéticos. En las relaciones y necesidades locales es funda-mental tener en cuenta la posición a tiempo real de los individuos.Volvamos a París e imaginemos un individuo con una necesidad concretaen un momento y posición determinados y varios individuos capaces desuplirla. Debemos pensar globalmente pero actuar localmente [1]. Es po-sible emplear la tecnología para mediar entre las necesidades y relacio-nes sociales locales y para ello vamos a considerar París como el labora-torio que en términos de Latour [2] ‘ha extendido sus muros a todo el pla-neta’ y la tecnología GPS + 3Gl como ‘los instrumentos que están por to-
  25. 25. 3das partes’.02 El experimento02.01 Planteemos el experimentoTenemos un individuo A con una necesidad y dos individuos que puedensatisfacerla, el individuo B próximo al A y el individuo C distante de A. Elindividuo A satisfará su necesidad en la medida en que tenga conocimienode la existencia de B y/o C, ante lo cual se nos presentan las siguientessituaciones:1- Que A y C estén conectados virtualmente. C satisface la necesidad deA independientemente de la energía necesaria para ello.2- Que A, B y C estén conectados virtualmente. A satisfará su necesidadcon cualquiera de los dos, intentando minimizar la energía necesaria paraello.3- A, B y C están conectados virtualmente y georreferenciados. B satisfarála necesidad de A con la mínima energía.Pensemos ahora que los individuos A, B y C están equidistantes y georre-ferenciados, de modo que A puede satisfacer su necesidad tanto con Bcomo con C, entrando en juego para la elección la casuística de lo ur-bano.02.02 Instrumentos del laboratorio.París como soporte físico de una serie de individuos (de definiremos másadelante)Redes sociales como realidad virtual en la que los individuos se relacio-nan y satisfacen necesidades.La tecnología GPS+3G como mediador entre ambos a través de losSmartphone02.03 Dispositivo de registro. Redes sociales+GPS+3g. GRINDRPara realizar el experimento vamos a realizar una toma de datos in situ deindividuos georreferenciados y conectados virtualmente y que van a satis-facer necesidades teniendo en cuenta la distancia. Para ello vamos a utili-zar la única red social que opera sobre GPS: GRINDR.GRINDR es una red social para hombres homosexuales, bisexuales y he-terosexuales con curiosidades (según nota de prensa del desarrollador)que georreferencia a sus usuarios, mostrándolos en función de la distan-cia entre sí a la que se encuentran. Los usuarios tienen la opción de con-tactar mediante un chat privado.El interfaz consiste en un perfil público y accesible por todos los usuariosen el que se muestra la siguiente información:Estado de conexiónDistancia con un error variable y mínimo de 3 m.AlturaPesoRazaEstado civilLo que busca (Chat, Cita, Amigos, Networking, Relación, Sexo, ect)DescripciónOtros datos técnicos sobre GRINDR [3]
  26. 26. 4CEO y Fundador: Joel Shimkhai (33 años).Fecha de lanzamiento: Inicios del 2009Dispositivos compatibles: Móviles con Android, Blackberry, Ipod touch,Ipad, IphoneCoste: Versión básica gratuita. Versión Premium: 2.99 $Nº de miembros aproximados: 500.000Tasa de registros: 1000 a 2000 nuevos usuarios por díaFrecuencia de uso: Diariamente 30% de usuarios. Semanalmente 44%Países con más usuarios: 1. EEUU (54%), 2. Reino Unido (17%), 3. Aus-tralia (9%), 4. FRANCIA, 5. JapónOtro países usuarios: 180 paises entre los que están: Afghanistan, Azer-baijan, Macedonia, Rwanda, Bhutan, Djibouti, Ethiopia, Haiti, Iran, Iraq,Kyrgyzstan, Malawi, Samoa, Sri Lanka, and Yemen.Número de usuarios en Francia: 49.000Número de usuarios en Paris: 21.600Privacidad: controlada por el usuarioRestricciones: No se permite pornografía, gestos obscenos o sexualmenteexplícitos, blasfemias02.04. La toma de datosA. Áreas y tiempos de mapeo.Comienzo del mapeo: Paris Beauvais. 3.11.11, 8.35 AMFinalización del experimento: Paris Charles de Gaulle. Terminal 2b.6.11.11, 7.00 AM· El mapeo de la ciudad se va a realizar en tres jornadas:Jueves 3.11 -> Áreas localizadas del Paris Je T’aime y del Paris GayViermes 4.11 -> Ruta planeada por el MPAASábado 5.11 -> Registros de control de los Hot Spots detectados· Para llevar a cabo el mapeo se han detectado y mapeado las áreas deinterés:http://cartografiasdeldeseo.tumblr.com/MAPA1B. Protocolo de registro en GRINDR.· Creación de 3 perfiles en GRINDR con características diferentes.· Perfil activo: Varón joven y bienparecido un tanto easy going· Perfil placebo: Varón de avanzada edad e interesante· Perfil hacker: Chica transgender· Se realizará un punto de registro (Rxx) cada 30 min. o cada 500 m.· Cada Rxx constará de:· Captura de pantalla de usuarios cercanos· Captura de perfiles no registrados todavía· Se registrarán todos los mensajes entrantes de otros usuarios· En cada Rxx se intentará interactuar con los 3 usuarios más cercanos· Usuario 1: Do you wanna f***k?; Where are you?· Usuario 2: I think I’m watching you; Are you on…?· Usuario 3: Voulez vous coucher avec moi? Òu est vous?C. Registro de los lugares visitados
  27. 27. 5En cada Rxx se realizará un registro del lugar y de las posibles energíasque puedan condicionar el experimento03. Objetivos del experimentoRevisar las interacciones de la terna ciudad - tecnología - individuoPlantearnos la tecnología como mediador de lo localReconocer sobre el ejemplo de París posibles foros de canalización deenergíasEstudiar posibilidades de hackear la ciudad a través de la geolocalizaciónEstudiar aplicaciones del modelo GRINDR con una implicación sobre lourbanoNOTAS[1] Geddes, Patric. Cities in Evolution. 1915.[2] LATOUR, Bruno. Atomosphère, Atmosphère. Texto recogido en el librode GARCíA-GERMÁN, Javier. De lo dinámico a lo termodinámico, Ed.GG, Barcelona, 2000.[3] GRINDR Press Release. 25-02-2011. Los Angeles. www.grindr.com
  28. 28. 6PRESENTACIÓN 2 //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////14-O PONERSE A PRUEBA EN MADRID //////////////////////////////////////////////////El 14 de octubre pusimos a prueba el dispositivo de captación de datos.Se hicieron cinco registros:R01: Atocha-renfeR02: Delicias cercaníasR03: Matadero - LegazpiR04: Tirso de MolinaR05: Barquillo 12 - ChuecaLos registros consistieron enGOOGLE: presencia digital de los registrosGRINDER: captura de individuos a menos de 500 mtr e interaccion conlos 3 más cercanosLAYAR: se registra las siguientes intensidades con un radio de 500 mt.Tecnocasa - Idealista: Mercado inmobiliario localTicket Restaurant: Densidad de servicios de restauraciónWikipedia: Densidad de puntos de interés cultural o históricoTwitter e Instagram: Intensidad de actualización de redes sociales.El análisis de la experiencia nos permitió detectar las siguientes deficien-cias:Demasiada distancia y discontinuidad entre puntos de registro.Diferencias de precisión entre Grindr (muy alta) y LAYAR (poca actividad)Dificultad de comparar entre sí las distintas capas analizadasREORIENTACIÓN DEL PROYECTOA la hora de continuar con el proyecto nos hemos encontrado los siguien-tes obstáculos:1. Limitaciones del dispositivoEl dispositivo elegido nos limita el trabajo a una dimensión muy instantá-nea, valiosa como medio para evaluar - comprobar - descubrir realidades.(por ejemplo, Chueca se consolida como el nodo de mayor actividad gay,pero Tirso de Molina se revela con un nodo emergente de gran intensi-dad).2. Limitaciones en el campo de estudioAbordar la cartografía del deseo desde el registro de la actividad gay hacentrado el proyecto demasiado en uno de los miembros del equipo, res-tando visibilidad al resto, así que propondremos una reorientación de ob-jetivos basada en la espacialidad de la sexualidad.3. Dimensiones teórica y políticaLa crisis introducida por el experimento práctico ha hecho necesario pro-fundizar en primer lugar en la dimensión teórica de la cartografía, princi-palmente a través de los conceptos de dispositivo (sexual) de Foucault,de cartografía en Deleuze-Guattari, y de micropolítica e identidad en Gua-ttari.De ello hemos concluido que además de revelar la capa digital super-puesta a la ciudad, será necesario relacionarlo con lo que hemos denomi-
  29. 29. 7nado una cartografía rizomática que revele “relaciones y elementos hete-rogéneos, procesos sociales, políticos, mentales o tecnológicos, aconteci-mientos, lugares, imaginarios, ect”De este modo planteamos la cartografía del deseo como una herramientapara conocer la realidad y el uso del dispositivo digital como un mediopara constatar la misma.NUEVOS ENFOQUES DEL PROYECTO1. TEÓRICOSAbrimos una nueva vía de investigación teórica en la cartografía del de-seo en los siguientes conceptos:1. Sexualitäts dispositiv2. Sexuality and space3. Teoría Queer2. PRÁCTICOSA la luz de la conversación mantenida con Jean Baptiste del Amo hemosdecidido preparar una serie de visitas a los colectivos LGTB de Paris paraobtener testimonios de realidades, intereses y conflictos actuales en laciudad.
  30. 30. 8PRESENTACION 3 //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////5N - EL TRABAJO DE CAMPO //////////////////////////////////////////////////////////////////1 En qué situación llegamos a ParísLa cartografía se planteaba como una doble acción que reflejara por unlado, la instantaneidad del uso de la red social grindr con una especialatención sobre su posible desarrollo espacial, y el descubrimiento o cons-tatación por otro lado, de realidades políticas y sociales de la comunidadqueer, reducida en principio al Le Marais por la limitación de tiempo.2 Qué hicimos- Recorridos por el Le Marais detectando (los escasos) espacios y accio-nes de socialización o resistencia inesperados.- Captura de datos a través de Grindr (capturas de pantalla) en cada pun-to visitado, en concreto datos de densidad y perfiles cercanos.- Entrevistas a agentes que trabajan activamente en el dispositivo de lasexualidad en Paris:Catherine Deschamps y Bruno-Marcel Proth. SociólogosOctavio M. Prevención en salud- Entrevista a ciudadanos parisinos:Les Juliens. ‘Matrimonio’ homosexual residente en Le MaraisBaptiste. Usuario activo de grindr, residente en el Banlieu.Dorothee et Tristán. Matrimonio ‘exiliado’ a las fuera de Paris3 En que punto nos sitúa la captura de datosPodemos clasificar los datos obtenidos en dos vertientes, las relacionadasdirectamente con el cuerpo y las relacionadas con la población.En la primera categoría localizaríamos los datos de grindr, que nos permi-te hacer una lectura complementaria de los sitios visitados a través de losusuarios que en ellos se exponen. Podemos además obtener datos deotros sitios de dating (parship, meetic o gayromeo) que nos posibilitan da-tos más certeros (orientación, sexo, edad, raza, profesión, ect) pero me-nos precisos en relación a la ubicación ya que se dividen por arrondise-ments que contienen múltiples realidades solapadas.También podríamos incluir en este campo los datos sobre agresiones faci-litados por el departamento jurídico del centro LGTB.En un segundo estudio podemos tratar la sexualidad a nivel de poblacióndesde ciertas realidades que nos desvelaron en las entrevistas como lailegalidad de la inseminación en Francia que obliga a las mujeres a reali-zar estos tratamiento en España y Bélgica (con un seguimiento ‘clandes-tino’ por médicos afines a la causa LGTB), la fórmula del PACS comounión civil entre homosexuales con sus repercusiones en temas de heren-cia y adopción, la lucha contra el SIDA y sus enfoques actuales o las reali-dades lesbiana y bisexual (que nos apuntaba Deschamps)

×