Luis barragan - Paloma Baquero

4,359 views
4,296 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,359
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,232
Actions
Shares
0
Downloads
58
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Luis barragan - Paloma Baquero

  1. 1. MPAAESTUDIOS OFICIALESDE MÁSTER Y DOCTORADOEN PROYECTOSARQUITECTÓNICOSAVANZADOSMI CASA ES MI JARDÍNReflexiones sobre la casa-estudio de Luis Barragán en TacubayaPaloma Baquero MasatsItinerario de investigación, línea de gran escala y paisajepaloma@serranoybaquero.comESEn el año 1940 Luis Barragán decide retirarse de su actividad profesional como arquitecto y comienza a especular con terrenosdonde construye jardines para posteriormente venderlos. En ésta operación de construcción de jardines en Ciudad de Méxicose enmarca el proyecto de su casa-estudio en Tacubaya, donde residió desde el año 1988 hasta su muerte.Ésta casa, fruto de la influencia de la arquitectura popular mexicana y los viajes del arquitecto por Europa y el norte de África,se basa en el descubrimiento del jardín que contiene, refugio físico y espiritual del arquitectoEn una ocasión, Luis Barragán dijo a unos estudiantes de arqutectura: “No preguten lo que Barragán hizo, pregunten lo queBarragán vió”Éste escrito trata de desvelar qué vió y vivió el arquitecto a lo largo de su vida , cuales fueron sus influencias y sus sueños,qué le llevó a construir su casa-estudio de Tacubaya, una de las obras más importantes de la arquitectura del siglo XX.PALABRAS CLAVE: Luis Barragán, casa-estudio, Tacubaya, Jardín
  2. 2. ÍNDICE 1. Luis Barragán. Antecedentes 2. Tacubaya 3. Construir un jardín 4. El jardín y la casa
  3. 3. LUIS BARRAGÁN. ANTECEDENTESLuis Barragán nace en 1902 en Guadalajara, donde pasa largas temporadas en el rancho familiar deMazamitla.En 1919 comienza la carrera de ingeniero civil y trabaja con su hermano Juan José, constructor, en lamisma ciudad. 5 años después inicia estudios adicionales para obtener el título de arquitecto y realizasu primer viaje a Europa, visitando España, Italia, Grecia y Francia, donde puede ver la exposición delas artes decorativas y conoce el trabajo de Le Cobusier y Ferdinand Bac, comprando todos los librosque encuentra sobre los mismos, y la arquitectura vernácula de los paises del Mediterráneo. EnEspaña visita la Alhambra; al descubrir el Patio de los Arrayanes dice sentirse invadido por ciertamagia y emoción, algo que a partir de ese momento le obsesionaría conseguir en toda su obra.Posteriormente haría la siguiente declaración: “Desde mi primer jardín, que realicé en el año 1941,todos los que le han seguido pretenden con humildad recoger el eco de la inmensa lección desabiduría de los árabes de España.”A su vuelta ha desaparecido la facultad de arquitectura de manera que no puede obtener su título.Continúa colaborando con su hermano y realiza diversos proyectos de viviendas unifamiliares enGuadalajara como la Casa Robles León, Casa Robles Castillo, Casa Av. La Paz y Casa Dr. Medina,marcados por la arquitectura vernácula, la influencia de Ferdinand Bac y de la arquitecturamediterránea. Así mismo trabaja como comisionado de una zona de irrigación del lago Chapala,Jalisco.En 1931, tras la muerte de su padre y hacerse cargo de los negocios familiares de éste, vuelve aviajar a Francia, y ésta vez conoce personalmente tanto a Le Corbusier (visita su ático Beistegui, lavilla Saboya y la villa Stein), como a Ferdinand Bac, que lo lleva a su jardín en la Costa Azul, “LesColombières”.En el mismo año regresa a Guadalajara, donde continua la colaboración con su hermano y otrosarquitectos como Juan Palomar en la construcción de viviendas privadas y por primera vez de unespacio público, como es el parque de la Revolución. Viaja asiduamente a Ciudad de México enbúsqueda de un lugar para vivir y contactos laborales, ya que tras la reforma agraria su familia pierdegran parte de sus tierras y Guadalajara sufre una crisis económica y cultural, para establecersedefinitivamente en mayo del 1935.Durante los años siguientes realiza una intensa actividad como arquitecto construyendo edificios deapartamentos, viviendas unifamiliares y oficinas y realizando colaboraciones con otros arquitectoscomo Max Cetto o José Creixell. Éstas obras se pueden inscribir en el estilo internacional que sedesarrollaba en Europa y que Barragán pudo observar y asimilar en sus viajes, y se estabaasentando poco a poco en Ciudad de México.
  4. 4. En ésta época conoce a dos personajes de gran importancia en su vida: el americano Richard Neutraa quien visita en EEUU y recibe en su casa de México en varias ocasiones y el pintor Jesús “Chucho”Reyes, que se convirtió en su asesor y de cuya pintura obtenía la inspiración para usar el color en susobras.En el año 1940 Luis Barragán decide abandonar su actividad como arquitecto por los desencantosque había sufrido con algunos clientes, y comienza a dedicarse a la especulación de terrenos,obteniendo de ésta manera el capital para financiar su trabajo privado, convirtiéndose así en supropio cliente.Con el dinero que gana decide hacer jardines en ellos, construir solo aquello en lo que cree y encompleta libertad. Compra entonces un terreno de 4000 m2 en Tacubaya que fue dividido en 4partes. En 3 de ellas se realizó el llamado jardín muestra, organizado en varios niveles debido a lapendiente del terreno, y en la cuarta parte construyó un jardín que posteriormente sería divido en dospara construir dos viviendas en esos jardines: la casa Ortega y su casa-estudio.Dentro de ésta operación de compra de terrenos para construir jardines, que se extiende hasta el año1952 se inscriben otros proyectos como el proyecto de 3 jardines privados en la avenida de SanJerónimo sobre el terreno llamado “El Cabrío”(1944), el proyecto de los jardines de El Pedregal deSan Ángel junto con la construcción de tres casas en éste ámbito (1945) y el diseño de jardinería yforestación de la Ciudad Universitaria (1949).Ésta etapa de la arquitectura de Luis Barragán se caracteriza por la materialización de sus recuerdosen su rancho de Jalisco, los rincones del jardín donde encontraba paz, el sonido del agua que caíadel acueducto hecho de troncos huecos que recorría todo el pueblo, el jardín hecho hogar que visitóen Granada, los patios de la arquitectura mediterránea…Citando al arquitecto: “No pregunten lo que Barragán hizo, pregunten lo que Barragán vió”.Conoce a Mathias Goeritz en la capital, entablando amistad con el que les llevaría a colaborarprofesionalmente hasta el conflicto que surgió por la autoría de las Torres Satélite.En el año 1952 realiza su último viaje a Europa, donde asiste al Congreso Internacional de Jardineríaen Estocolmo y visita el norte de África, quedando impresionado por las Casbahs del desierto delSahara debido a la integración de éste tipo de edificación en el paisaje y lo ligada que está a la genteque lo habita, a la atmósfera que allí se respira e incluso a las propias costumbres, ropa y danzas delos marroquíes.En 1954, ya de vuelta en México DF realiza una casa en San Ángel, muy cerca de El Pedregal yconsigue que se le adjudique el proyecto de reconstrucción del Convento de Tlapan. Él mismofinancia la obra, donde colabora con Mathias Goeritz y Jesús “Chucho” Reyes.A partir de éste momento se dedica a afrontar proyectos de paisaje como son las Torres Satélite(inspiradas en la ciudad italiana de San Gimigniano), el desarrollo de fraccionamientos como Las
  5. 5. Arboledas, Los Clubes, Lomas Verdes, Cano y El Palomar, y dos casas: la cuadra de San Cristóbalen Los Clubes y la Casa Gilardi.Durante la construcción de ésta casa, en el año 1975 comienzan sus problemas de salud, que loretiran poco a poco de la profesión. En 1976 su obra es exhibida en el MOMA de Nueva York y recibeel Premio Nacional de las Artes de México. 4 años después recibe el Premio Pritzker de Arquitectura,y escribe un discurso que será leído en la entrega de premios, ya que él no puede asistir porencontrarse enfermo.Entre 1984 y 1986 es nombrado miembro honorario de la American Academy and Institute of Arts andLetters de Nueva York y Doctor Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Guadalajara, su obrase expone en el museo Rufino Tamayo de Ciudad de México y recibe el Premio Anual de ArquitecturaJalisco y el Premio América de Arquitectura.Fallece en 1988 en su casa-estudio de Tacubaya.
  6. 6. TACUBAYATacubaya en idioma náhuatle quiere decir “lugar donde se junta el agua”. Éste asentamiento rodeabalos lagos de México, por lo que los virreyes y comerciantes lo eligieron para construir allí sus casascon grandes jardines, por su belleza y relación con el entorno natural.En 1928, tras la revolución, desaparece como municipio para pasar a ser un barrio más de la ciudad.Crece con población inmigrante y pobre, por lo que las clases altas y medias se trasladan a otraszonas, comenzando entonces la deforestación y extracción de grandes cantidades de arena para laconstrucción, dando lugar a cuevas sobre las que se siguió construyendo. De hecho la casa Ortega,de Luis Barragán está construida sobre una cantera de arena y su jardín conserva muros y otraspreexistencias que también tienen que ver con ésta actividad.En ésta época se caracteriza por altos niveles de delincuencia y marginalidad.En los años 40 se extiende la Avenida Observatorio hasta la Avenida Madereros y se amplía laAvenida Revolución, comenzando Tacubaya a formar parte realmente del área metropolitana deCiudad de México.Ya en los anos 70 se extiende el metro hasta éste área, que se transforma en centro comercial y detransporte. Deja entonces de ser suburbio y se construyen edificios públicos que ayudan a suintegración en la ciudad.Las realidades sociales del barrio, su transformación a lo largo del tiempo Ha sido escenario de variaspelículas: Los olvidados (1950), La banda de los Panchitos (1986), Amores perros (2000) y Perfumede violetas (2000).Cuando en 1940 Barragán decide trasladarse a Tacubaya podría haber accedido a colonias comoCondesa o Roma, pero eligió éste lugar por varias razones. En primer lugar por la accesibilidad, yaque es un lugar céntrico y disfrutaba visitando a sus amigos y siendo visitado, asistiendo al teatro o alcine.En segundo lugar porque lo consideraba un barrio que luchaba por mantener su carácter singular apesar de las presiones del desarrollo urbano de Ciudad de México en aquel tiempo. Conservaba elcarácter de “lo mexicano”, las tipologías tradicionales de vivienda unifamiliar y de vivienda popularcolectiva, conocida como vecindad.
  7. 7. CONSTRUIR UN JARDÍNLeyendo a Ferdinand Bac y visitando su obra, Luis Barragán había reflexionado sobre el hecho deque los jardines suponen una liberación para el arquitecto porque en la jardinería se puede ejercer laimaginación de forma totalmente libre. En un momento de su vida decide que quiere construir jardinesy librarse del academicismo que implica la arquitectura. Quiere ser su propio cliente, hacer cosas quele emocionen.Entonces compra un terreno de 4000 m2 en Tacubaya en el año 1940, donde construye dos jardinesa ambos lados de la calle General Francisco Ramírez.Uno de ellos queda como jardín muestra, que vende una vez ejecutado para comprar otros terrenos,y el otro fue dividido en dos partes, para construir en la más grande la residencia en la que vivió entre1943 y 1948. Ésta casa es conocida como Casa Ortega y se construye asimilando las preexistenciasque se encuentra en el lugar, como muros y pequeñas construcciones pertenecientes a la antiguacantera de arena que allí había existido. Es la primera casa que construye en un jardín, y suestrategia se basa en adosar todas las áreas de servicio a la piel exterior de la vivienda, que da a lacalle, y abriendo completamente el resto de estancias al jardín, apropiándose de él. Utiliza con estefin grandes ventanales, que introducen el en la casa, y elabora una serie de recorridos que siempredesembocan en él.Barragán hipoteca ésta vivienda para hacer frente a la compra de El Pedregal y comienza aconstruirse su casa definitiva en la parcela colindante en el año 1948. El que anteriormente habíallevado a cabo en éste lugar es un jardín lleno de misterio.. La cantera de arena que existió dejó unmundo de cuevas en el subsuelo que podían ser recorridas. Se podia pasear bajo el jardin.
  8. 8. En su libro La vida en México, Salvador Novo cuenta que en Julio de 1944 fue invitado por elarquitecto a pasear por ellas, encontrando en su interior el cadáver de un persona que estabadesaparecida.Después de sus viajes a Europa y EEUU y su traslado a Mexico D.F, Luis Barragán había llegado ala conclusión de que el hombre moderno necesita un jardín donde recuperar la vida privada que ya notiene. Había observado que éste desayuna con sus compañeros de trabajo, aprovecha la comidapara una reunión de negocios, cena con sus amigos y cuando llega a casa sigue en contacto con elmundo mediante la radio o la televisión, y el teléfono que invade su casa en cualquier momento.Necesita entonces un lugar donde "evitar la estandarización de la mente", encontrar descansoespiritual y físico y poder ejercitar su imaginación y creatividad. Se sorprende de que los clientes lepidan barras de bar para sus viviendas y las conviertan así en verdaderos lugares públicos donde nose puede pensar ni encontrarse con uno mismo.Para el arquitecto ese lugar es el jardín de la casa, que puede contener el universo entero. Un jardínusado como una estancia más de la casa. En una entrevista realizada por Elena PoniatowskaBarragán comenta: "Mi jardín lo vivo. Como en él durante casi todo el año. Pongo pan en el suelopara que los pájaros me visiten. Así mi jardín está poblado".Cuando se construye la casa el arquitecto “domestica” el jardín construyendo una serie de senderosde piedra que lo recorren, así como la zona de contacto de la casa, de piedra también. Existen unaserie de claros de césped, el principal frente al salón-biblioteca, la estancia con la que mas serelaciona. Con el tiempo Luis Barragán se da cuenta de que prefiere un jardín más salvaje, máscercano a los jardines de su rancho en Manzamitla, por lo que lo deja crecer a su ritmo, al ritmo en setransforma la naturaleza y adquiere la pátina del tiempo, tan importante para él ya que como dijo:“vivir es envejecer bella y transcendalmente”.Éste “envejecer” del jardín, de la naturaleza contenida en el patio de su casa, contribuye a ladegradación de los materiales y la arquitectura de la casa, haciéndola más viva y enraizada al lugardonde se ubica
  9. 9. LA CASA Y EL JARDÍNBarragán comienza la construcción de ésta vivienda con gran ilusión, dejándose llevar por susrecuerdos y deseos. Declara que "el arquitecto no debe nunca desoir el mandato de las revelacionesnostálgicas porque sólo con ellas es verdaderamente capaz de llenar el vacío que le queda a todaobra de arquitectura una vez ha atendido las necesidades utilitarias del programa".Quiere hacer una casa fiel al lugar donde se ubica y la tradición que representa pero en clavecontemporánea. Hace una interpretación moderna de la arquitectura popular mexicana. Citando aAlberto Campo Baeza en el prefacio del libro Luis Barragán frente al espejo: "La casa de Tacubaya,levantada en 1947, hace ya casi 50 años, parece que estuviera recién terminada hoy mismo. Tancomo por encima del tiempo está"En ésta casa el jardín es omnipresente aunque no se vea, por la tensión que crea la posibilidad de sudescubrimiento. En los planos que se adjuntan se pueden entender los posibles recorridos, que noofrecen una solución de continuidad, ya que la casa se puede recorrer de la forma que se desee. Loque si es controlado por el arquitecto es la transición entre diferentes espacios, los estrechosumbrales en penumbra que desembocan en grandes estancias iluminadas o en otros espaciosintermedios.En una entrevista de Elena Poniatowska el arquitecto narra una experiencia vivida en el Patio de losArrayanes de la Alhambra: “Camina uno por un túnel muy pequeño y en un momento dado,independientemente del olor de los arrayanes y del mirto que llegaba a través del túnel se me abrió elespacio maravilloso de los pórticos muy contrastados de ese patio contra los muros ciegos y el ruidodel agua. Esa emoción no se me ha olvidado jamás”.Queda patente que en ésta casa Luis Barragán trabaja de forma pasional ahondando en susrecuerdos y vivencias. En la misma entrevista cuenta como desde pequeño le llamaban la atención
  10. 10. los tapancos que había en las tiendas y granjas de Mazamitla, donde su ubicaba el rancho de sufamilia. Intentaba imaginar que había allí, le seducía el misterio. “ Yo siempre tuve la obsesión deltapanco de pequeño. Por eso me hice uno aquí en mi casa, ahora que soy grande”. De éste recuerdosurge el tapanco de la casa de Luis Barragán, un espacio semioculto y misterioso, comunicado con elsalón-biblioteca a través de una escalera quebrada de madera y una puerta del mismo material queno llega al techo y ni siquiera a la altura del tabique que separa los dos espacios. Es una puertasurrealista que lleva a un mundo misterioso, íntimo, que solo el conoce y frecuenta para trabajar ensoledad.Desde éste lugar de la casa se puede percibir de alguna manera la presencia del jardín, por la luzclara que entra a través el gran ventanal al fondo, porque se puede observar una pequeña parte deél, pero sobretodo porque Barragán sabe que está ahí. El arquitecto disfruta de las situaciones en lasque se enfrenta a su jardín de diferentes formas; situaciones en las que lo ve pero no puede tocarlo,en las que puede acceder a el pero no lo ve en las que ve la luz que se filtra a través de las hojas delos árboles, en las que ve solamente las copas de éstos árboles sobresaliendo por encima de unmuro…Cada espacio de la casa se relaciona de una manera diferente con el jardín, según un gradiente deprivacidad. Existe una relación directa entre el carácter de la actividad que se desarrolla en cadaestancia y el grado de privacidad, aislamiento o contacto con el jardín que necesita.El salón-biblioteca es el que más directamente se relaciona, aunque sólo visualmente, ya que no sepuede acceder directamente al jardín sino a través de un espacio comprimido en un lateral de laestancia.Éste tipo de relación se da también en los palacios de la Alhambra de Granada, donde el eje visual nocoincide con el eje del recorrido para llegar a lo que se está viendo. Se ven los espacios pero no se
  11. 11. puede acceder a ellos ni tocarlos. Hay que pasar por lugares más estrechos y oscuros que los rodeany redescubrirlos, al igual que sucede con el jardín de la casa. El acceso a él, a través de una pequeñapuerta de realiza a un espacio cubierto que ya es parte del jardín aún pertenece a la casa. Un pocomás allá se encuentra el jardín domesticado, donde Barragán come a diario,mediante un pavimento duro que se va disolviendo en el jardín salvaje, el lugar más privado de lacasa, donde reflexiona y encuentra la paz espiritual que necesita en el día a día. Es un jardín queconvierte la naturaleza en hogar.En el extremo opuesto de ésta estancia existe una ventana a la calle, muy alta y de vidrio translúcidode forma que la niega por completo. En los primeros años existe una ventana más en éste muro perodecide cerrarlo porque le perturba. De la misma manera que coloca particiones a media altura entre laestancia y la biblioteca, creando así espacios íntimos y con diferente iluminación. “Desde labiblioteca veía yo el jardín. Esto llegó a afectarme, no necesitaba tanta luz. Así que levanté un muro”Para Barragán un paisaje tiene menos valor cuando puede ser observado constantemente, por sufamiliaridad, el acostumbrarse a su presencia, ya que es el sentido del descubrimiento y el misteriode ese jardín lo que lo hace importante.En el comedor la ventana se eleva, de manera que la percepción del jardín cambia, porque laactividad que aquí se desarrolla no es compatible con la plena observación del mismo. En eldesayunador es más alta aún, buscando más privacidad y por último en la cocina el vidrio estranslúcido, existiendo un segundo acceso al jardín, que te deposita en el lateral del mismo, en unazona de servicio.En la planta superior los huecos se abren para dejar ver las copas de los árboles desde la habitaciónprincipal y el llamado cuarto blanco, considerándose éstas zonas más privadas de la casa hastallegar a la más privada de todas, la azotea en la última planta.La azotea constaba de una barandilla bajan de madera que la cerraba y dejaba ver el jardín. En 1951Barragán decide cerrarla con muros altos para solo intuir las copas de los árboles, convirtiéndose
  12. 12. entonces en la habitación más privada de la casa, una habitación que mira al cielo. Los muros sonblancos cuando se construyen, pero posteriormente se llenan de color. “Cuando pongo algún color esporque de repente estalla en mi mente el recuerdo de alguna fiesta mexicana, algún puesto en unmercado, un juguete de mi infancia”Comunicado mediante una puerta con la estancia-biblioteca, se encuentra en planta baja el estudiodel arquitecto, que cuenta con una entrada independiente desde la calle. El taller se desarrolladurante un tiempo frente a un gran ventanal de suelo a techo que da al jardín. Ésta es otra de lasmodificaciones del proyecto primigenio. Tras vivir éste espacio se da cuenta de que la actividad queallí se desarrolla no permite un contacto tan directo con el jardín, de manera que cierra el hueco yabre unos lucernarios para obtener luz natural. Proyecta un acceso al jardín desde el estudiocreando el llamado patio de las ollas, un lugar de transición entre la actividad profesional que se llevaa cabo en el taller y la actividad espiritual, íntima, mágica y misteriosa que se quiere desarrollar en eljardín.Se puede tratar de un ritual de purificación para acceder al espacio más místico de la casa, el jardín,en el que el sonido del agua de la fuente contrasta con el silencio de los muros. Citando FerdinandBac: “El agua trae la luz a las tinieblas”. Cabe recordar que uno de sus más vívidos recuerdos de lainfancia es el del agua cayendo por las juntas de los troncos huecos elevados que transportaban elagua a lo largo del pueblo de Mazamitla, donde pasaba largas temporadas de niño.En los últimos años de su vida, enfermo, sólo habita la planta superior de la casa. Manda cubrir lapiedra volcánica del suelo con una moqueta para que le resulte más fácil caminar, pero días despuéspide que recorten un camino en la alfombra, como un sendero en un jardín.
  13. 13. BIBLIOGRAFÍANOELLE, LOUISE. Luis Barragán, búsqueda y creatividad. Universidad Nacional Autónoma deMéxico. 2004RIGGEN, ANTONIO. Escritos y conversaciones. El Croquis editorial. 2000RISPA, RAÚL. Barragán, obra completa. Tanais ediciones. 1995BURRI, RENÉ. Luis Barragán. PhaidonRUIZ BARBARIN, ANTONIO. Luis Barragán frente al espejo, la otra mirada. Arquia. 2008FUTUGAWA, YUKIO. Luis Barragán, Barragán house. GA. 2009AMBASZ, EMILIO. Luis Barragán. Univesity of Texas/MOMA. 1976SALAS PORTUGAL, ARMANDO. Fotografías de la arquitectura de Luis Barragán. GG. 1992ZANCO, FEDERICA. Luis Barragán, la revolución callada. Skira. 2001MONTANER, JOSEP MARIA. La modernidad superada: ensayos sobre arquitectura contemporánea.GG. 2011http://www.barragan-foundation.org/http://www.casaluisbarragan.org/

×