• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Amigdalitis
 

Amigdalitis

on

  • 3,293 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,293
Views on SlideShare
1,363
Embed Views
1,930

Actions

Likes
0
Downloads
26
Comments
0

24 Embeds 1,930

http://metgedefamilia.blogspot.com.es 1147
http://metgedefamilia.blogspot.com 283
http://www.infodoctor.org 246
http://metgedefamilia.blogspot.mx 138
http://metgedefamilia.blogspot.com.ar 48
http://metgedefamilia.blogspot.ru 14
http://translate.googleusercontent.com 11
http://www.metgedefamilia.blogspot.com.es 11
http://metgedefamilia.blogspot.com.br 6
http://metgedefamilia.blogspot.pt 4
http://metgedefamilia.blogspot.ro 3
http://www.blogger.com 3
http://metgedefamilia.blogspot.fr 2
http://archive.feedblitz.com 2
http://metgedefamilia.blogspot.de 2
http://metgedefamilia.blogspot.co.uk 2
http://metgedefamilia.blogspot.it 1
https://www.google.es 1
http://sleek-browed9.yanaru.com 1
http://metgedefamilia.blogspot.co.il 1
http://www.metgedefamilia.blogspot.de 1
http://metgedefamilia.blogspot.com.es&_=1354201452093 HTTP 1
http://metgedefamilia.blogspot.com.es&_=1354201366515 HTTP 1
http://metge3.rssing.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Amigdalitis Amigdalitis Document Transcript

    • 12 NOV 12 | Reco mendacio nes actualizadasDiagnóstico y tratamiento de la faringitis por Streptococcus grupo ALa guía actualiza las recomendaciones de 2002 de la Inf ectious Diseases Society of Americadestinadas a los prof esionales de la salud que atienden pacientes adultos y pediátricos con f aringitisSGA.ArtículoIntroducciónStreptococcus grupo A (SGA) es la causa bacteriana más común de la faringitis aguda, responsable del 5al 15% de las consultas por dolor de garganta en los adultos y del 20 al 30% en los niños. El diagnósticoseguro de faringitis estreptocócica (faringitis SGA) seguido de un tratamiento antimicrobiano apropiado esimportante para: prevenir la fiebre reumática aguda y las complicaciones supurativas (abscesosperiamigdalinos, linfadenitis cervical, mastoiditis y, posiblemente, otras infecciones invasivas; mejorar lossíntomas y signos clínicos; conseguir la disminución rápida de la propagación del germen; reducir latransmisión de SGA a los miembros de la familia, compañeros de clase y otros contactos cercanos delpaciente; permitir la reasunción rápida de las actividades habituales y, minimizar los efectos adversospotenciales del tratamiento antimicrobiano apropiado. Aunque la faringitis aguda es una de lasenfermedades más frecuentes para los pediatras y otros médicos de atención primaria, solo un porcentajerelativamente pequeño de pacientes con faringitis aguda (20-30% de los niños y menor porcentaje entre losadultos) sufre faringitis SGA En general, los signos y síntomas de SGA y faringitis no estreptocócica sesuperponen tanto que por lo general es imposible hacer el diagnóstico solamente sobre la base de loshallazgos clínicos.Con excepción de muy raras infecciones ocasionadas por ciertas bacterias patógenas faríngeas (por ej.,Corynebacterium diphteriae y Neisseria gonorrhoeae), los antimicrobianos no brindan beneficiosterapéuticos para la faringitis aguda por organismos diferentes del SGA. Por lo tanto, es extremadamenteimportante que los médicos excluyan el diagnóstico de faringitis SGA para evitar la administraciónIntraMed PDFmyURL.com
    • inapropiada de antimicrobianos a un gran número de pacientes con faringitis no estreptocócica. Dichotratamiento expone sin necesidad a los pacientes a los costos y los peligros de los antimicrobianos. A pesarde haber mejorado la prescripción para los niños y los adultos con faringitis aguda, un importante númerode pacientes continúa recibiendo antibióticos innecesariamente. Este tratamiento innecesario indicado paralas infecciones del tracto respiratorio superior, incluyendo la faringitis aguda, ha sido lo que más hacontribuido al desarrollo de la resistencia a los antibióticos de los patógenos comunes. Además de ser unaenfermedad aguda, la faringitis SGA es importante porque puede provocar los trastornos post infecciososno supurativos de la fiebre reumática, con o sin carditis, como así la glomerulonefritis pos estreptocócica.Aunque actualmente la fiebre reumática aguda es infrecuente en los países desarrollados, sigue siendo lacausa principal de cardiopatía adquirida en los niños de zonas como India, África subsahariana y regionesde Australia y Nueva Zelanda.Es importante tener en cuenta que las recomendaciones no siempre pueden explicar las variacionesindividuales ni pretende suplantar el criterio médico con respecto a pacientes particulares o situacionesclínicas especiales. La IDSA considera que el cumplimiento de las pautas es voluntario y que la aplicaciónde las mismas por parte del médico se hará teniendo en cuenta las circunstancias individuales de cadapaciente.El Panel de la IDSA siguió un proceso usado para desarrollar otras guías, clasificando la fortaleza de lasrecomendaciones (“fuerte”, “débil”) y la calidad de la evidencia (“elevada”, “moderada”, “baja”, “muybaja”) y aplicó el sistema GRADE (Grados de recomendación, Desarrollo y Evaluación). La guía sedesarrolló sobre la base de las respuestas a las siguientes preguntas: I. ¿Cómo se establece el diagnóstico de faringitis SGA? II. ¿Quién debe someterse a las pruebas para la faringitis SGA? III. ¿Cuáles son las recomendaciones terapéuticas para los pacientes con diagnóstico de faringitis SGA? IV. ¿Se debe agregar AINE, acetaminofeno, aspirina o corticosteroides al tratamiento específico de los pacientes con faringitis SGA? V. ¿Es posible que el paciente con episodios frecuentes de recurrencia de faringitis SGA sea un portador faríngeo crónico de SGA?I ¿Cómo se establece el diagnóstico de faringitis SGA?1. Hacer el hisopado de fauces y confirmar la faringitis SGA mediante el test de detección rápida delantígeno (TDRA) y/o el cultivo, porque las manifestaciones clínicas no permiten distinguir con certeza lafaringitis viral de la estreptocócica, excepto cuando existe rinorrea, tos, úlceras orales y/o dolor de garganta,como sucede en los cuadros virales manifiestos. En los niños y adolescentes, la negatividad del antígenodebe ser confirmada mediante el cultivo del material obtenido mediante el hisopado de fauces (fuerte,elevado). La positividad del TDRA no necesita ser confirmada por el cultivo porque es altamenteespecífica (fuerte, elevado).2. No es necesario el uso sistemático del cultivo confirmatorio para los pacientes con TDRA negativo o losadultos en circunstancias habituales, debido a la baja incidencia de faringitis SGA en los adultos. Por otraparte, el riesgo de fiebre reumática en los adultos con faringitis SGA es muy excepcional (fuerte,moderado). Los médicos que desean estar seguros de alcanzar la máxima sensibilidad diagnóstica puedencontinuar usando el cultivo de fauces convencional o confirmar el TDRA negativo con un cultivo.3. No se recomienda medir el título de anticuerpos antiestreptocócicos para el diagnóstico de rutina de laIntraMed PDFmyURL.com
    • faringitis aguda, ya que refleja los eventos pasados y no los actuales (fuerte, elevado).Características clínicas y epidemiológicos que indican la faringitis estreptocócica Grupo A y lafaringitis viral Estreptococo Grupo A ••Inicio repentino de dolor de garganta • Edad 5-15 años • Fiebre • Dolor de cabeza • Náuseas, vómitos, dolor abdominal • inflamación faringeoamigdalina • Exudados faringeoamigdalinos en parches • Petequias palatinas • Adenitis cervical anterior • Presentación en Invierno y principios de primavera • Antecedente de exposición a faringitis estreptocócica • Erupción escarlatiniforme VIRAL • Conjuntivitis • CorIza • Tos • Diarrea • Dolor de garganta • Estomatitis ulcerosa leve • Exantema viralResumen de la evidenciaLa enfermedad se presenta principalmente en niños de 5-15 años, en climas templados y comúnmenteocurre en invierno y el comienzo de la primavera. Los pacientes con faringitis SGA suelen presentar dolorde garganta (en general de comienzo súbito), odinofagia y fiebre. También puede haber cefalea, náuseas,vómitos y dolor abdominal, especialmente en los niños. La semiología muestra eritema faríngeoamigdalinocon o sin exudados, a menudo con dolor y agrandamiento de los ganglios linfáticos cervicales anteriores(linfadenitis). Otros hallazgos pueden incluir la hinchazón y el enrojecimiento de la úvula, petequias en elpaladar; narinas excoriadas (especialmente en niños) y erupción escarlatiniforme. Sin embargo, ninguno deestos hallazgos es específico de la faringitis GAS. A la inversa, la ausencia de fiebre o la presencia decaracterísticas clínicas tales como conjuntivitis, tos, ronquera, coriza, estomatitis anterior, lesiones ulcerosasleves en la cavidad bucal, exantema viral y diarrea sugieren fuertemente una etiología viral y no unainfección estreptocócica.II. ¿Quién debe someterse a las pruebas para la faringitis SGA?4. En general, las pruebas para la faringitis SGA no están recomendadas para los niños o los adultos confaringitis aguda con cuadros clínicos o epidemiológicos que sugieren fuertemente un cuadro viral (por ej.,tos, rinorrea, dolor de garganta o úlceras orales) (fuerte, elevado).5. Los estudios diagnósticos para la faringitis SGA no están indicados para los niños <3 años debido a quela fiebre reumática es rara en esos niños mientras que la incidencia de faringitis estreptocócica y suIntraMed PDFmyURL.com
    • presentación clásica son infrecuentes. Puede considerarse la realización de estudios en algunos niños <3años que presentan factores de riesgo, como tener un hermano con faringitis SGA.Resumen de la evidenciaEl SGA como causa de faringitis es más comúnmente observado en niños de 5-15 años, en climastemplados, en el invierno y principios de la primavera. Muchos estudios han demostrado que los sistemasde puntaje clínico pueden ser útiles para predecir la probabilidad de infección por estreptococos, pero quela confirmación de laboratorio es esencial para hacer un diagnóstico preciso, ya que los médicos suelensobrestimar la probabilidad de que la causa de la faringitis sea SGA. Un test negativo para SGA estranquilizador ya que probablemente la causa de la faringitis sea viral. Un resultado negativo tambiénpermite que el médico se sienta seguro al evitar el uso de antibióticos. La realización de estudios para eldiagnóstico de SGA según las características clínicas no solo aumenta la proporción de resultados positivosde las pruebas, sino que también aumenta la proporción de pacientes con resultados positivos que estánrealmente infectados y que no son meros portadores de estreptococos.Debido al aumento general de las tasas de resistencia a los antibióticos, el tratamiento antimicrobiano debeestar indicado solo en los episodios de faringitis SGA confirmados. En la gran mayoría de los niños yadultos con faringitis aguda la etiología es viral y no necesitan tratamiento antibiótico, aun durante losmeses pico. Por otra parte, muchos especialistas apoyan la idea de seleccionar bien a los niños que van aser estudiados mediante un cultivo de fauces para confirmar el diagnóstico, más para evitar la identificaciónde los portadores que para identificar a los adolescentes con infección aguda. Las pruebas de SGA debenrealizarse en pacientes seleccionados con síntomas y signos clínicos sugestivos de SGA. Mientras eltratamiento precoz consigue una curación clínica más rápida en los pacientes con faringitis SGA aguda ydisminuye la transmisión de SGA a otros niños, la razón principal para el tratamiento de esta enfermedadautolimitada es prevenir las complicaciones supurativas y no supurativas. En particular, el tratamientoinstituido dentro de los 9 días del comienzo de la enfermedad es efectivo para prevenir la fiebre reumáticaaguda. Sin embargo, el tratamiento de la faringitis no afecta el desarrollo de glomerulonefritisestreptocócica.Consideraciones especiales para el diagnóstico de faringitis aguda en adultos. El SGA causa solo el 5 al15% de los casos de faringitis aguda en los adultos. Sin embargo, el riesgo de faringitis SGA aguda en losadultos es mayor para los padres de niños en edad escolar y las personas que están en estrecha relación conlos niños. El riesgo de un primer ataque de fiebre reumática aguda es extremadamente bajo en los adultos,aun con un episodio no diagnosticado ni tratado de faringitis SGA. Debido a estas característicasepidemiológicas, se ha propuesto un algoritmo clínico sin confirmación microbiológica, como unaalternativa aceptable para el diagnóstico de infección en los adultos. Un algoritmo de 4 factores aplicado enel departamento de emergencia predice un resultado positivo de SGA en el cultivo de fauces, con unacerteza del 32%–56%, dependiendo del número de manifestaciones clínicas presentes requeridas. Noobstante, el uso de esta estrategia diagnóstica daría lugar al tratamiento de un número inaceptablementegrande de adultos con faringitis no estreptocócica; este es un resultado indeseable en este grupo etario, elcual tiene una prevalencia baja de faringitis SGA y un riesgo muy bajo de fiebre o carditis reumática. Sinembargo, debido a las características antes mencionadas de la faringitis aguda en adultos, la exclusión deldiagnóstico sobre la base de un TDRA negativo sin confirmación por el cultivo de fauces es una alternativaaceptable para el diagnóstico sobre la base del cultivo de fauces. La elevada especificidad que en generaltiene el TRDA minimiza el exceso de prescripción de antimicrobianos para el tratamiento en adultos. Esteúltimo punto es de particular importancia, teniendo en cuenta algunos datos nacionales que indican que losantibióticos—con frecuencia el antibiótico de amplio espectro más caro—son prescritos enaproximadamente las tres cuartas partes de los adultos que consultan a los médicos de atención primaria pordolor de garganta. Los médicos que desean estar seguros de alcanzar la máxima sensibilidad diagnósticapueden continuar usando el cultivo de fauces convencional o asegurarse de un resultado negativo delTRDA con un cultivo.Niños <3 años con faringitis. Se destaca que en estos niños, la infección SGA suele asociarse a fiebre,rinitis mucopurulenta, narinas excoriadas y adenopatías difusas, y que pueden presentar una faringitisIntraMed PDFmyURL.com
    • exudativa. La faringitis SGA es significativamente más baja en los niños de esta edad y no se recomiendala realización sistemática de estudios para faringitis SGA. También es muy rara la aparición de fiebrereumática, por lo tanto, salvo que el niño esté en riesgo importante (por ej., tener un hermano con faringitisSGA confirmada o estar en un ambiente de tasas elevadas de faringitis SGA ) se justifica hacer los estudioscorrespondientes.Recomendaciones6. No se recomienda el seguimiento del tratamiento con cultivo del hisopado de fauces o la búsqueda deanticuerpo antiestreptocócicos pero puede hacerse en circunstancias especiales (fuerte, elevado).7. No se recomienda el estudio diagnóstico sistemático o el tratamiento empírico de los contactos hogareñosasintomáticos de los pacientes con faringitis SGA (fuerte, elevado).Resumen de la evidenciaCuando a un paciente se le prescribe un antibiótico para el tratamiento de la faringitis SGA, la respuestaclínica se alcanza generalmente a las 24-48 horas de tratamiento. Es importante señalar que la faringitisSGA suele ser una enfermedad autolimitada. Incluso sin tratamiento, la fiebre y los síntomas se suelenresolver a los pocos días del inicio de la enfermedad. La persistencia de los síntomas más allá de eseperíodo sugiere que se ha desarrollado una complicación supurativa o que el niño puede ser un portadorcrónico de SGA (más que sufrir una infección aguda) con una faringitis viral intercurrente adquirida en lacomunidad. Por lo tanto, no se recomienda el seguimiento de los cultivos en forma sistemática. Las pruebasde seguimiento después de un curso terapéutico con un antibiótico apropiado se reservarán para aquellospacientes con un riesgo particularmente elevado de fiebre reumática aguda o que tienen síntomasrecurrentes compatibles con la faringitis SGA.A pesar de la sensibilidad universal de SGA a la penicilina, el 7% -37% de los niños tratados con unantibiótico apropiado para la faringitis SGA tienen un cultivo de fauces positivo para SGA al final deltratamiento. Estos niños son considerados como fracasos bacteriológicos. En la mayoría de lascircunstancias, estos niños son realmente portadores de estreptococos y entonces no está indicada la terapiaantimicrobiana.Contactos asintomáticos del hogarEs frecuente hallar portadores de SGA entre los contactos familiares de los pacientes con faringitis SGA.Hasta un tercio de los hogares incluye uno o más individuos que desarrollan faringitis SGA sintomática, loque crea la necesidad de realizar pruebas diagnósticas y tratamiento. Los trabajos sobre el papel de laprofilaxis antibiótica de los contactos familiares de pacientes con faringitis SGA no han demostrado que laprofilaxis con penicilina reduzca la incidencia de faringitis SGA posterior, aunque se ha comprobado unefecto pequeño y estadísticamente significativo por la profilaxis con cefalosporinas. Los antibióticos se hanasociado con efectos secundarios adversos (erupción, diarrea y, raramente, anafilaxia) mientras que el usoinnecesario de los antibióticos de amplio espectro puede dar lugar a la propagación de microorganismosresistentes a los antibióticos en la población. Dada la naturaleza autolimitada de la faringitis SGA, laelevada frecuencia del transporte de SGA en las fauces, la limitada eficacia de la profilaxis conantibióticos, y los riesgos directos e indirectos potenciales asociados su uso sistemático, no se justifican laspruebas o el tratamiento de rutina en los contactos familiares asintomáticos de los pacientes con faringitisSGA.Recomendaciones para el manejo de los pacientes con faringitis SGAIII. ¿Cuáles son las recomendaciones terapéuticas para los pacientes con diagnóstico de faringitisSGA?Recomendaciones8. Los pacientes con faringitis aguda SGA deben ser tratados con los antibióticos y las dosis apropiados,IntraMed PDFmyURL.com
    • durante un lapso que erradique al organismo de la faringe (comúnmente 10 días). Debido a su estrechoespectro de efectividad, la poca frecuencia de las reacciones adversas y el bajo costo, la penicilina o laamoxicilina son los antibióticos de elección recomendados para los pacientes no alérgicos a esos agentes(fuerte, elevado).9. Para el tratamiento de la faringitis SGA de individuos alérgicos a la penicilina se puede prescribirdurante 10 días una cefalosporina de primera generación (para pacientes anafilácticamente sensibles),clindamicina o claritromicina durante 10 días o, azitromicina durante 5 días (fuerte, moderado).Resumen de la evidenciaAl seleccionar un antimicrobiano para el tratamiento de la faringitis SGA, hay que tener en cuentacuestiones importantes como la eficacia, la seguridad, el espectro antimicrobiano (amplio o estrecho), laposología, el cumplimiento del tratamiento y el costo. Estos factores influyen en el costo-efectividad de laterapia antimicrobiana. Varios antibióticos han demostrado ser eficaces para el tratamiento de la faringitisSGA: la penicilina y sus congéneres (ampicilina, amoxicilina), numerosas cefalosporinas, los macrólidos yla clindamicina. La penicilina, sin embargo, sigue siendo el tratamiento de elección debido a su demostradaeficacia y seguridad, su espectro estrecho, y su bajo costo. Nunca se ha documentado la existencia de SGAresistente a la penicilina. Para los niños pequeños, en lugar de la penicilina a menudo se usa la amoxicilinapor vía oral, con igual eficacia. Esta elección se debe principalmente a la aceptación del sabor de lasuspensión. Ensayos clínicos comparativos han demostrado que la amoxicilina 1 vez/día, (50 mg/kg, hastaun máximo de 1000 mg) durante 10 días es eficaz para la faringitis SGA. Este agente, de cierto amplioespectro tiene la ventaja de administrarse 1 vez/día, lo que puede mejorar la adherencia, es relativamentebarato y de sabor agradable.La mayoría de los antibióticos orales deben administrarse durante 10 días para alcanzar tasas máximas deerradicación de SGA de la faringe. En la actualidad, la Food and Drug Administration de EE. UU. haaprobado el cefdinir, la cefpodoxima y la azitromicina durante un curso de 5 días para el tratamiento lafaringitis SGA. Sin embargo, faltan estudios de corta duración para establecer criterios estrictos detratamiento con las cefalosporinas. Por otra parte, el espectro de estos antibióticos es mucho más amplio queel espectro de la penicilina, y, aun cuando se administran durante cursos más cortos, son más caros. Por lotanto, el uso de estos cursos de cefalosporinas orales más cortos no puede ser aprobado por el momento.Los antimicrobianos para la faringitis SGA pueden administrarse por vía oral o parenteral. Cuando seconsidera que el paciente tiene poca probabilidad de completar el tratamiento de 10 días por vía oral, espreferible la penicilina G benzatínica intramuscular. Ciertos antimicrobianos no se recomiendan para eltratamiento de la faringitis SGA, como las tetraciclinas, que tienen una prevalencia elevada de cepasresistentes. Las sulfonamidas y trimetoprima-sulfametoxazol no deben ser utilizados porque no erradican alSGA de los pacientes con faringitis aguda. Las fluoroquinolonas mayores (por ej., la ciprofloxacina) tienenuna actividad limitada en la faringitis SGA y no deben ser utilizadas para su tratamiento. Lasfluoroquinolonas más nuevas (levofloxacina y moxifloxacina) son activas in vitro contra SGA, pero soncaras y tienen un amplio espectro que no se necesita y por lo tanto no se recomiendan para el tratamiento derutina de la faringitis SGA.Para la mayoría de los individuos alérgicos a la penicilina se recomienda un curso de 10 días de unacefalosporina oral. Las cefalosporinas de espectro estrecho, como la cefalexina o el cefadroxilo se prefierena las cefalosporinas de amplio espectro, como el cefaclor, la cefuroxima, la cefixima, el cefdinir y lacefpodoxima. La mayoría de las cefalosporinas orales de amplio espectro son mucho más caras que lapenicilina o la amoxicilina, y los agentes más antiguos son más propensos a encontrar resistencia en la florabacteriana. Algunas personas alérgicas a la penicilina (hasta 10%) también son alérgicas a lascefalosporinas, por lo tanto, estos agentes no deben ser utilizados en los pacientes con hipersensibilidadinmediata a la penicilina (de tipo anafiláctico).La resistencia a la clindamicina entre los SGA aislados en EE. UU. es de casi el 1%, siendo éste un agenteapropiado para el tratamiento de los pacientes alérgicos a la penicilina como así un macrólido (eritromicinaIntraMed PDFmyURL.com
    • o claritromicina) o una azalida oral (azitromicina en una dosis de 12 mg/kg/día, hasta un máximo de 500mg). Todos los antibióticos se administran durante 10 días menos la azitromicina que se administra durante5 días.La eritromicina se asocia a con tasas mucho más elevadas de efectos secundarios gastrointestinales que losotros agentes. Las cepas de SGA resistentes a estos agentes se han hallado muy frecuentemente en algunaszonas del mundo y han dado lugar al fracaso terapéutico. En los últimos años, las tasas de resistencia a losmacrólidos halladas en los aislados faríngeos de la mayoría de las zonas de EE. UU. han sido del 5% al8%. Un estudio sugiere que 10 días de claritromicina puede ser más eficaz para erradicar al SGA en loscuadros de faringitis que 5 días de azitromicina.Terapéutica adicional para el estreptococo de las faucesIV. ¿Se debe agregar AINE, acetaminofeno, aspirina o corticosteroides al tratamiento específico delos pacientes con faringitis SGA?Recomendaciones10. El tratamiento adicional puede ser útil en la faringitis SGA.(i). Si se desea, cuando hay síntomas graves o para controlar la fiebre, además del tratamiento antibiótico,se pueden prescribir analgésicos/antipiréticos como los AINE o el acetamonifeno.(ii). Evitar la aspirina en los niños (fuerte, moderado).(iii). No se recomienda el agregado de corticosteroides (débil, moderado)Resumen de la evidenciaMuchos estudios, incluyendo estudios aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo, handemostrado el beneficio de los AINE, como el ibuprofeno, para disminuir la fiebre y el dolor, enIntraMed PDFmyURL.com
    • comparación con el placebo, tanto en niños como en adultos con faringitis, sin efectos adversosimportantes. En otro estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo se comprobó un gran aliviodel dolor con acetaminofeno comparado con placebo, también en niños y adultos, aunque la mejoría de lossíntomas no siempre fue equivalente a la obtenida con el ibuprofeno. Aunque la aspirina también hamostrado su acción analgésica en los adultos con infecciones del tracto respiratorio superior, los autores norecomiendan su uso para el alivio del dolor de la faringitis en los niños, debido al riesgo de síndrome deReye.Los resultados de estudios aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo demostraron que loscorticoides disminuyen la duración y la gravedad de los signos y síntomas de la faringitis SGA en adultos yniños, aunque la disminución real de la duración del dolor es mínima (aproximadamente 5 horas). Es difícilcomparar la magnitud del efecto entre varios estudios debido a las diferencias en el agente seleccionado, lavía de administración y la posología utilizada; el método para evaluar el dolor, la duración del seguimientoy las limitaciones del seguimiento por teléfono. El efecto de la administración concomitante de AINE yacetaminofeno en estos pacientes es poco claro. Dada la eficacia de los antimicrobianos, la naturalezaautolimitada de la faringitis SGA, la eficacia de los analgésicos sistémicos y de algunos analgésicos de usotópico, y el potencial de efectos adversos de los esteroides sistémicos, los autores no recomiendan su uso enesta enfermedad.En el mercado existen varios agentes tópicos para el tratamiento de la faringitis aguda, como buches,aerosoles y pastillas. Varios contienen anestésicos tópicos, como ambroxol, lidocaína y benzocaína, los quepueden aliviar temporariamente el dolor. Las pastillas pueden ser efectivas pero en los niños pequeñosentrañan el peligro de asfixia. No hay trabajos que hayan estudiado en detalle el uso de buches con aguatibia y sal.V. ¿Es posible que el paciente con episodios recurrentes frecuentes de faringitis SGA sea unportador faríngeo crónico de SGA?Recomendaciones11. Los autores recomiendan que los médicos que atienden pacientes con episodios recurrentes de faringitisasociados con pruebas de laboratorio positivas para SGA consideren que pueden experimentar más de 1episodio de faringitis SGA verdadera a pequeños intervalos, pero también deben tener en cuenta laposibilidad de que el paciente en realidad sea un portador crónico de SGA que experimenta infeccionesvirales repetidas (fuerte, moderado).12. Los autores sostienen que los portadores SGA no siempre justifican los esfuerzos para identificarlos nisuelen requerir tratamiento antimicrobiano porque es improbable que contagien a los contactos cercanos ytienen poco o ningún riesgo de desarrollar complicaciones supurativas o no supurativas (por ej., fiebrereumática aguda (fuerte, moderado).13. No se recomienda la amigdalectomía con el solo fin de reducir la frecuencia de la faringitis SGA(fuerte, elevado).Resumen de la evidenciaDebido a que no se recomienda volver a hacer las pruebas después de finalizado el tratamiento de lafaringitis aguda SGA, las mismas solo se harán en los pacientes con signos y síntomas recurrentes defaringitis aguda ocurrida a las semanas o meses de haber completado el tratamiento de una faringitis aguda.Si estos pacientes sintomáticos vuelven a presentar un cultivo de fauces o un TRDA positivo, se puededeber a diferentes causas: falta de cumplimiento del tratamiento antibiótico; una infección faríngea SGAnueva por un contagio familiar o de compañeros de escuela o de otros contactos de la comunidad o, ser unportador crónica de SGA con infecciones virales intercurrentes. No se puede descartar que el segundoepisodio de faringitis esté causado por la cepa de SGA infectante original, pero esta situación es menoscomún.IntraMed PDFmyURL.com
    • Los portadores faríngeos crónicos tienen SGA en la faringe pero no tienen evidencia de una respuestainmunológica activa contra el organismo, como sería el aumento del título de anticuerposantiestreptocócicos. Durante el invierno y la primavera en los climas templados, casi el 20% de losescolares asintomáticos puede ser portador de SGA. Estos niños pueden estar colonizados por SGA en lafaringe durante ≥6 meses y durante ese tiempo pueden experimentar episodios de faringitis viral recurrente.Las pruebas para estos pacientes suelen mostrar evidencia de SGA en la faringe y por lo tanto puedensemejarse a los pacientes con faringitis SGA aguda. Los individuos identificados como portadores crónicosde SGA en la faringe habitualmente no requieren más tratamiento antibiótico. Es improbable que losportadores diseminen el organismo a sus contactos cercanos y se cree que el riesgo de desarrollarcomplicaciones supurativas o no supurativas es muy bajo, si es que lo hay.Por otra parte, es mucho más difícil erradicar la faringitis SGA de las fauces de los portadores que de lospacientes con infecciones agudas SGA. Esto es particularmente cierto para el tratamiento con penicilina oamoxicilina y puede también serlo para otros antimicrobianos. La evidencia clínica y epidemiológicaindica que, en estudios publicados que muestran que la penicilina o la amoxicilina tienen tasasrelativamente elevadas de falla terapéutica para erradicar la faringitis SGA, la población de pacientes fueprobablemente “contaminada” por los portadores crónicos.El tratamiento antimicrobiano no está indicado en la gran mayoría de portadores crónicos de estreptococos.Sin embargo, hay situaciones especiales en las cuales se puede desear la erradicación del transporte: 1)durante un brote comunitario de fiebre reumática aguda, glomerulonefritis posestreptocócica aguda oinfección SGA invasiva, 2) durante un brote de faringitis SGA en una comunidad cerrada o semicerrada, 3)cuando hay antecedentes familiares o personales de fiebre reumática aguda, 4) en una familia con muchapreocupación por las infecciones SGA o, 5) cuando se ha considerado hacer la amigdalectomía solamenteporque el individuo es un portador SGA. Se ha demostrado que algunos regímenes antibióticos destinadosa erradicar el transporte crónico de estreptococos son más efectivos que la penicilina o la amoxicilina.En la práctica diaria suele ser difícil diferenciar un portador de SGA con una infección viral intercurrentede un paciente con faringitis SGA aguda. Los datos útiles son la edad, la estación del año, lascaracterísticas epidemiológicas locales (por ej., la prevalencia local de influenza y/o enfermedadesenterovirales) y, la naturaleza precisa de los signos y los síntomas.Sin embargo, en muchos casos, el médico no puede distinguir el transporte persistente de una infecciónaguda y decidirá administrar otro curso de antibióticos. Para un solo episodio de faringitis que ocurreenseguida de haber completado el tratamiento con un antibiótico apropiado, acompañado con SGAconfirmado por el laboratorio, es válido hacer el tratamiento con cualquier agente, como figura en lasiguiente tabla.IntraMed PDFmyURL.com
    • Debido a que la adherencia del paciente al tratamiento antimicrobiano oral suele ser un problema, se puedeconsiderar la administración de penicilina G benzatínica por vía intramuscular. Para esos segundosepisodios individuales, luego del segundo curso de antibiótico no es necesario obtener otra muestra delhisopado faríngeo para EL cultivo, a menos que el paciente siga sintomático, o comience a tener síntomaso, presenta al menos alguna de las circunstancias mencionadas antes. Una circunstancia clínica aún másproblemática es la persona (usualmente un niño en edad escolar o un adolescente) que, dentro de unperíodo de meses a años experimenta múltiples episodios de faringitis aguda con identificación de SGA enIntraMed PDFmyURL.com
    • el cultivo y/o el TRDA. Es posible que la mayoría de esos pacientes sean portadores crónicos deestreptococos y experimenten infecciones virales repetidas.Para los pacientes con episodios aislados frecuentes, es necesario tener en cuenta la naturaleza precisa de lapresentación de los signos y síntomas, la respuesta clínica al tratamiento antibiótico y la presencia oausencia de faringitis SGA en los cultivos del hisopado faríngeo durante los intervalos asintomáticosayudan a distinguir el transporte persistente de los episodios recurrentes de faringitis SGA aguda. Laserotipificación o la genotipificación de los estreptococos aislados de las muestras obtenidas durante losdiferentes episodios de un paciente individual también pueden ayudar, porque a lo largo del tiempo en elportador persiste la misma cepa de SGA. Lamentablemente, estos estudios solo están disponibles enlaboratorios de investigación especializados y es improbable que lo estén en el marco de la prácticahabitual. No se han hecho estudios controlados definitivos del tratamiento de los episodios sintomáticosrepetidos múltiples de faringitis aguda con cultivo positivo en la misma persona. Sin embargo, losregímenes establecidos para los portadores crónicos hacen que las tasas de fracaso bacteriológico seanbajas. No se recomienda la profilaxis antimicrobiana continua excepto para prevenir la fiebre reumáticaaguda recurrente en los pacientes que han experimentado un episodio previo de esa enfermedad.Si el médico sospecha que los episodios infecciosos recurrentes dentro de una familia se deben a ladiseminación “ping-pong”, puede ser útil obtener muestras por hisopado faríngeo de todos los contactosfamiliares, en forma simultánea, para tratar a los que tienen un resultado positivo en el cultivo o el TRDA.No hay evidencia cierta de que las mascotas de la familia sean reservorios de SGA en la faringe o quecontribuyan a la diseminación dentro de la familia.La amigdalectomía puede ser considerada en ciertos pacientes cuyos episodios sintomáticos no disminuyenen frecuencia a los largo del tiempo y para quienes no se halla una explicación evidente alternativa de lafaringitis SGA. Sin embargo, se ha demostrado que beneficia solamente a un grupo relativamente pequeñode estos pacientes y puede ser que cualquier beneficio termine en el corto plazo.Investigaciones futurasLas investigaciones futuras deben tener como objetivo:1) Mejorar los métodos rápidos para el diagnóstico de la faringitis SGA aguda y distinguir la infecciónaguda del transporte faríngeo crónico del estreptococo,2) Desarrollar regímenes terapéuticos más simples o cortos para la faringitis SGA aguda.3) Desarrollar una vacuna asequible, segura y efectiva contra el amplio espectro de organismos SGA.♦ Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta PapponettiRef erenciasReferencias1. Bisno AL, Gerber MA, Gwaltney JM Jr, Kaplan EL, Schwartz RH. Practice guidelines for the diagnosisand management of group a streptococcal pharyngitis. Infectious Diseases Society of America. Clin InfectDis 2002; 35:113–25.2. Guyatt GH, Oxman AD, Vist GE, et al. GRADE: an emerging consensus on rating quality of evidenceand strength of recommendations. BMJ 2008; 336:924–6.3. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, et al. Going from evidence to recommendations. BMJ 2008; 336:1049–51.4. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, Vist GE, Falck-Ytter Y, Schunemann HJ. What is “quality ofevidence” and why is it important to clinicians? BMJ 2008; 336:995–8.5. Jaeschke R, Guyatt GH, Dellinger P, et al. Use of GRADE grid to reach decisions on clinical practiceIntraMed PDFmyURL.com
    • guidelines when consensus is elusive. BMJ 2008; 337:a744.6. Schunemann HJ, Oxman AD, Brozek J, et al. Grading quality of evidence and strength ofrecommendations for diagnostic tests and strategies. BMJ 2008; 336:1106–10.7. Kish MA. Guide to development of practice guidelines. Clin Infect Dis 2001; 32:851–4.8. Chow AW, Benninger MS, Brook I, et al. IDSA clinical practice guideline for acute bacterialrhinosinusitis in children and adults. Clin Infect Dis 2012; 54:e72–112.9. Bisno AL. Acute pharyngitis: etiology and diagnosis. Pediatrics 1996; 97:949–54.10. Ebell MH, Smith MA, Barry HC, Ives K, Carey M. The rational clinical examination. Does this patienthave strep throat? JAMA 2000; 284:2912–8.11. Lindbaek M, Francis N, Cannings-John R, Butler CC, Hjortdahl P. Clinical course of suspected viralsore throat in young adults: cohort study. Scand J Prim Health Care 2006; 24:93–7.12. Wannamaker LW. Perplexity and precision in the diagnosis of streptococcal pharyngitis. Am J DisChild 1972; 124:352–8.13. Linder JA, Bates DW, Lee GM, Finkelstein JA. Antibiotic treatment of children with sore throat.JAMA 2005; 294:2315–22.14. Linder JA, Chan JC, Bates DW. Evaluation and treatment of pharyngitis in primary care practice: thedifference between guidelines is largely academic. Arch Intern Med 2006; 166:1374–9.15. McCaig LF, Besser RE, Hughes JM. Trends in antimicrobial prescribing rates for children andadolescents. JAMA 2002; 287:3096–102.16. Pfoh E, Wessels MR, Goldmann D, Lee GM. Burden and economic cost of group A streptococcalpharyngitis. Pediatrics 2008; 121:229–34.17. Carapetis JR, Steer AC, Mulholland EK, Weber M. The global burden of group a streptococcaldiseases. Lancet Infect Dis 2005; 5:685–94.18. Field MJL, Kathleen N. Institute of Medicine Committee to Advise the Public Health Service onClinical Practice Guidelines. Clinical practice guidelines: directions for a new program. Washington,DC:National Academy Press, 1990:52–77.19. Breese BB. A simple scorecard for the tentative diagnosis of streptococcal pharyngitis. Am J Dis Child1977; 131:514–7.20. McIsaac WJ, Kellner JD, Aufricht P, Vanjaka A, Low DE. Empirical validation of guidelines for themanagement of pharyngitis in children and adults. JAMA 2004; 291:1587–95.21. Poses RM, Cebul RD, Collins M, Fager SS. The accuracy of experienced physicians’ probabilityestimates for patients with sore throats. implications for decision making. JAMA 1985; 254:925–9.22. Centor RM, Witherspoon JM, Dalton HP, Brody CE, Link K. The diagnosis of strep throat in adults inthe emergency room. Med Decis Making 1981; 1:239–46.23. Kaplan EL, Top FH Jr, Dudding BA, Wannamaker LW. Diagnosis of streptococcal pharyngitis:differentiation of active infection from the carrier state in the symptomatic child. J Infect Dis 1971; 123:490–501.24. Hustedt JW, Vazquez M. The changing face of pediatric respiratory tract infections: how humanmetapneumovirus and human bocavirus fit into the overall etiology of respiratory tract infections in youngchildren. Yale J Biol Med 2010; 83:193–200.25. Mackenzie A, Fuite LA, Chan FT, et al. Incidence and pathogenicity of Arcanobacteriumhaemolyticum during a 2-year study in Ottawa. Clin Infect Dis 1995; 21:177–81.26. Nyman M, Alugupalli KR, Stromberg S, Forsgren A. Antibody response to Arcanobacteriumhaemolyticum infection in humans. J Infect Dis 1997; 175:1515–8.27. Cimolai N, Elford RW, Bryan L, Anand C, Berger P. Do the betahemolytic non-group A streptococcicause pharyngitis? Rev Infect Dis 1988; 10:587–601.28. Turner JC, Hayden FG, Lobo MC, Ramirez CE, Murren D. Epidemiologic evidence for Lancefieldgroup C beta-hemolytic streptococci as a cause of exudative pharyngitis in college students. J ClinMicrobiol 1997; 35:1–4.29. Meier FA, Centor RM, Graham L Jr, Dalton HP. Clinical and microbiological evidence for endemicpharyngitis among adults due to group C streptococci. Arch Intern Med 1990; 150:825–9.30. Gerber MA, Randolph MF, Martin NJ, et al. Community-wide outbreak of group G streptococcalpharyngitis. Pediatrics 1991; 87:598–603.IntraMed PDFmyURL.com
    • 31. Amess JA, O’Neill W, Giollariabhaigh CN, Dytrych JK. A six-month audit of the isolation ofFusobacterium necrophorum from patients with sore throat in a district general hospital. Br J Biomed Sci2007;64:63–5.32. Jensen A, Hagelskjaer Kristensen L, Prag J. Detection of Fusobacterium necrophorum subsp.funduliforme in tonsillitis in young adults by real-time PCR. Clin Microbiol Infect 2007; 13:695–701.33. Batty A, Wren MW, Gal M. Fusobacterium necrophorum as the cause of recurrent sore throat:comparison of isolates from persistent sore throat syndrome and Lemierre’s disease. J Infect 2005; 51:299–306.34. Centor RM, Geiger P, Waites KB. Fusobacterium necrophorum bacteremic tonsillitis: 2 cases and areview of the literature. Anaerobe 2010; 16:626–8.35. Riordan T. Human infection with Fusobacterium necrophorum (Necrobacillosis), with a focus onLemierre’s syndrome. Clin Microbiol Rev 2007; 20:622–59.36. Snow V, Mottur-Pilson C, Cooper RJ, Hoffman JR. Principles of appropriate antibiotic use for acutepharyngitis in adults. Ann Intern Med 2001; 134:506–8.37. Gerber MA. Diagnosis of pharyngitis: methodology of throat cultures. In: Shulman ST, ed. Pharyngitis:management in an era of declining rheumatic fever. New York: Praeger, 1984:61–72.38. Gerber MA. Comparison of throat cultures and rapid strep tests for diagnosis of streptococcalpharyngitis. Pediatr Infect Dis J 1989; 8:820–4.39. Schwartz RH, Gerber MA, McCoy P. Effect of atmosphere of incubation on the isolation of group Astreptococci from throat cultures. J Lab Clin Med 1985; 106:88–92.40. Brien JH, Bass JW. Streptococcal pharyngitis: optimal site for throat culture. J Pediatr 1985; 106:781–3.41. Kellogg JA. Suitability of throat culture procedures for detection of group A streptococci and asreference standards for evaluation of streptococcal antigen detection kits. J Clin Microbiol 1990; 28:165–9.42. Randolph MF, Gerber MA, DeMeo KK, Wright L. Effect of antibiotic therapy on the clinical courseof streptococcal pharyngitis. J Pediatr 1985; 106:870–5.43. Gerber MA, Shulman ST. Rapid diagnosis of pharyngitis caused by group A streptococci. ClinMicrobiol Rev 2004; 17:571–80.44. Tanz RR, Gerber MA, Kabat W, Rippe J, Seshadri R, Shulman ST. Performance of a rapid antigen-detection test and throat culture in community pediatric offices: implications for management of pharyngitis.Pediatrics 2009; 123:437–44.45. Johnson DR, Kaplan EL. False-positive rapid antigen detection test results: reduced specificity in theabsence of group A streptococci in the upper respiratory tract. J Infect Dis 2001; 183:1135–7.46. Nyquist AC, Gonzales R, Steiner JF, Sande MA. Antibiotic prescribing for children with colds, upperrespiratory tract infections, and bronchitis. JAMA 1998; 279:875–7.47. Shet A, Kaplan EL. Clinical use and interpretation of group a streptococcal antibody tests: a practicalapproach for the pediatrician or primary care physician. Pediatr Infect Dis J 2002; 21:420–6; quiz 27–30.48. Johnson DR, Kurlan R, Leckman J, Kaplan EL. The human immune response to streptococcalextracellular antigens: clinical, diagnostic, and potential pathogenetic implications. Clin Infect Dis 2010;50:481–90.49. Wald ER, Green MD, Schwartz B, Barbadora K. A streptococcal score card revisited. Pediatr EmergCare 1998; 14:109–11.50. Kaplan EL. The group A streptococcal upper respiratory tract carrier state: an enigma. J Pediatr 1980;97:337–45.51. Report of the Committee on Infectious Disease. Pickering LK, editor. 29th Edition, Group AStreptococcal Infections. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics, 2012:668–80.52. Dajani A, Taubert K, Ferrieri P, Peter G, Shulman S. Treatment of acute streptococcal pharyngitis andprevention of rheumatic fever: a statement for health professionals. Committee on Rheumatic Fever,Endocarditis, and Kawasaki Disease of the Council on Cardiovascular Disease in the Young, theAmerican Heart Association. Pediatrics 1995; 96:758–64.53. Wannamaker LW, Rammelkamp CH Jr, Denny FW, et al. Prophylaxis of acute rheumatic fever bytreatment of the preceding streptococcal infection with various amounts of depot penicillin. Am J Med1951; 10:673–95.IntraMed PDFmyURL.com
    • 54. Rammelkamp CH Jr. Glomerulonephritis. Proc Inst Med Chic 1953; 19:371–84.55. Komaroff AL, Pass TM, Aronson MD, et al. The prediction of streptococcal pharyngitis in adults. JGen Intern Med 1986; 1:1–7.56. Bisno AL. Acute pharyngitis. N Engl J Med 2001; 344:205–11.57. Cooper RJ, Hoffman JR, Bartlett JG, et al. Principles of appropriate antibiotic use for acute pharyngitisin adults: background. Ann Intern Med 2001; 134:509–17.58. Humair JP, Revaz SA, Bovier P, Stalder H. Management of acute pharyngitis in adults: reliability ofrapid streptococcal tests and clinical findings. Arch Intern Med 2006; 166:640–4.59. Boisvert PL, Darrow D, Powers GF, et al. Streptococci in children. Am J Dis Child 1942; 64:516–34.60. Shaikh N, Leonard E, Martin JM. Prevalence of streptococcal pharyngitis and streptococcal carriage inchildren: a meta-analysis. Pediatrics 2010; 126:e557–64.61. Nussinovitch M, Finkelstein Y, Amir J, Varsano I. Group A beta-hemolytic streptococcal pharyngitis inpreschool children aged 3 months to 5 years. Clin Pediatr (Phila) 1999; 38:357–60.62. Amir J, Shechter Y, Eilam N, Varsano I. Group A beta-hemolytic streptococcal pharyngitis in childrenyounger than 5 years. Isr J Med Sci 1994; 30:619–22.63. Rimoin AW, Hamza HS, Vince A, et al. Evaluation of the WHO clinical decision rule forstreptococcal pharyngitis. Arch Dis Child 2005;90:1066–70.64. Tani LY, Veasy LG, Minich LL, Shaddy RE. Rheumatic fever in children younger than 5 years: is thepresentation different? Pediatrics 2003; 112:1065–8.65. Gordis L. The virtual disappearance of rheumatic fever in the United States: lessons in the rise and fallof disease. T. Duckett Jones Memorial Lecture. Circulation 1985; 72:1155–62.66. Ramanan PV, Premkumar S, Ramnath B. Youngest patient with Sydenham’s chorea: a case report. JIndian Med Assoc 2009; 107:246, 53.67. Vinker S, Zohar E, Hoffman R, Elhayany A. Incidence and clinical manifestations of rheumatic fever:a 6 year community-based survey. Isr Med Assoc J 2010; 12:78–81.68. Paulo LT, Terreri MT, Barbosa CM, Len CA, Hilario MO. [Is rheumatic fever a more severe disease inpre-school children?]. Acta Reumatol Port 2009; 34:66–70.69. Ramanan PV, Anand K. Post varicella thrombosis. Indian Pediatr 2009; 46:538–9.70. Ellis NM, Kurahara DK, Vohra H, et al. Priming the immune system for heart disease: a perspective ongroup A streptococci. J Infect Dis 2010; 202:1059–67. IDSA Guideline for GAS Pharyngitis • CID • 15 71. James WE, Badger GF, Dingle JH. A study of illness in a group of Cleveland families. XIX. Theepidemiology of the acquisition of group A streptococci and of associated illnesses. N Engl J Med 1960;262:687–94.72. Gastanaduy AS, Kaplan EL, Huwe BB, McKay C, Wannamaker LW. Failure of penicillin to eradicategroup A streptococci during an outbreak of pharyngitis. Lancet 1980; 2:498–502.73. Dingle JH, Badger G, Jordan WS Jr. Illness in the home. Cleveland: Case Western Reserve UniversityPress, 1964:97–119.74. Musher DM. How contagious are common respiratory tract infections? N Engl J Med 2003; 348:1256–66.75. Brink WR, Rammelkamp CH Jr, Denny FW, Wannamaker LW. Effect in penicillin and aureomycin onthe natural course of streptococcal tonsillitis and pharyngitis. Am J Med 1951; 10:300–8.76. Zwart S, Rovers MM, de Melker RA, Hoes AW. Penicillin for acute sore throat in children:randomised, double blind trial. BMJ 2003;327:1324.77. Middleton DB, D’Amico F, Merenstein JH. Standardized symptomatic treatment versus penicillin asinitial therapy for streptococcal pharyngitis. J Pediatr 1988; 113:1089–94.78. Peter G, Smith AL. Group A streptococcal infections of the skin and pharynx (second of two parts). NEngl J Med 1977; 297:365–70.79. Peter G, Smith AL. Group A streptococcal infections of the skin and pharynx (first of two parts). NEngl J Med 1977; 297:311–7.80. Del Mar CB, Glasziou PP, Spinks AB. Antibiotics for sore throat. Cochrane Database Syst Rev2006:CD000023.81. Tanz RR, Shulman ST, Barthel MJ, Willert C, Yogev R. Penicillin plus rifampin eradicates pharyngealcarriage of group A streptococci. J Pediatr 1985; 106:876–80.IntraMed PDFmyURL.com
    • 82. Kaplan EL, Gooch IW, Notario GF, Craft JC. Macrolide therapy of group A streptococcal pharyngitis:10 days of macrolide therapy (clarithromycin) is more effective in streptococcal eradication than 5 days(azithromycin). Clin Infect Dis 2001; 32:1798–802.83. Klein JO. Management of streptococcal pharyngitis. Pediatr Infect Dis J 1994; 13:572–5.84. Kikuta H, Shibata M, Nakata S, et al. Efficacy of antibiotic prophylaxis for intrafamilial transmissionof group A beta-hemolytic streptococci. Pediatr Infect Dis J 2007; 26:139–41.85. El Kholy A, Fraser DW, Guirguis N, Wannamaker LW, Plikaytis BD, Zimmerman RA. A controlledstudy of penicillin therapy of group A streptococcal acquisitions in Egyptian families. J Infect Dis1980;141:759–71.86. No authors listed. Rheumatic fever and rheumatic heart disease. Report of a WHO Study Group. WorldHealth Organ Tech Rep Ser 1988; 764:1–58.87. Shulman ST, Gerber MA, Tanz RR, Markowitz M. Streptococcal pharynx itis: the case for penicillintherapy. Pediatr Infect Dis J 1994; 13:1–7.88. Feder HM Jr, Gerber MA, Randolph MF, Stelmach PS, Kaplan EL. Once-daily therapy forstreptococcal pharyngitis with amoxicillin. Pediatrics 1999; 103:47–51.89. Gerber MA, Tanz RR. New approaches to the treatment of group A streptococcal pharyngitis. CurrOpin Pediatr 2001; 13:51–5.90. Clegg HW, Ryan AG, Dallas SD, et al. Treatment of streptococcal pharyngitis with once-dailycompared with twice-daily amoxicillin: a noninferiority trial. Pediatr Infect Dis J 2006; 25:761–7.91. Lennon DR, Farrell E, Martin DR, Stewart JM. Once-daily amoxicillin versus twice-daily penicillin Vin group A beta-haemolytic streptococcal pharyngitis. Arch Dis Child 2008; 93:474–8.92. Shvartzman P, Tabenkin H, Rosentzwaig A, Dolginov F. Treatment of streptococcal pharyngitis withamoxycillin once a day. BMJ 1993;306:1170–2.93. Tack KJ, Hedrick JA, Rothstein E, Nemeth MA, Keyserling C, Pichichero ME. A study of 5-daycefdinir treatment for streptococcal pharyngitis in children. Cefdinir Pediatric Pharyngitis Study Group.Arch Pediatr Adolesc Med 1997; 151:45–9.94. Tack KJ, Henry DC, Gooch WM, Brink DN, Keyserling CH. Fiveday cefdinir treatment forstreptococcal pharyngitis. Cefdinir Pharyngitis Study Group. Antimicrob Agents Chemother 1998; 42:1073–5.95. Pichichero ME, Gooch WM, Rodriguez W, et al. Effective shortcourse treatment of acute group Abeta-hemolytic streptococcal tonsillopharyngitis. Ten days of penicillin V vs 5 days or 10 days ofcefpodoxime therapy in children. Arch Pediatr Adolesc Med 1994;148:1053–60.96. Portier H, Chavanet P, Waldner-Combernoux A, et al. Five versus ten days treatment of streptococcalpharyngotonsillitis: a randomized controlled trial comparing cefpodoxime proxetil and phenoxymethylpenicillin. Scand J Infect Dis 1994; 26:59–66.97. Hooton TM. A comparison of azithromycin and penicillin V for the treatment of streptococcalpharyngitis. Am J Med 1991; 91:23S–6S.98. Gerber MA. Antibiotic resistance in group A streptococci. Pediatr Clin North Am 1995; 42:539–51.99. Coonan KM, Kaplan EL. In vitro susceptibility of recent North American group A streptococcalisolates to eleven oral antibiotics. Pediatr Infect Dis J 1994; 13:630–5.100. Wickman PA, Black JA, Moland ES, Thomson KS. In vitro activities of DX-619 and comparisonquinolones against gram-positive cocci. Antimicrob Agents Chemother 2006; 50:2255–7.101. Wilcox MH. The tide of antimicrobial resistance and selection. Int J Antimicrob Agents 2009;34(Suppl 3):S6–10.102. Colodner R, Rock W, Chazan B, et al. Risk factors for the development of extended-spectrum beta-lactamase-producing bacteria in nonhospitalized patients. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 2004;23:163–7.103. Pichichero ME. A review of evidence supporting the American Academy of Pediatricsrecommendation for prescribing cephalosporin antibiotics for penicillin-allergic patients. Pediatrics 2005;115:1048–57.104. Tanz RR, Shulman ST, Shortridge VD, et al. Community-based surveillance in the united states ofmacrolide-resistant pediatric pharyngeal group A streptococci during 3 respiratory disease seasons. ClinInfect Dis 2004; 39:1794–801.105. Seppala H, Nissinen A, Jarvinen H, et al. Resistance to erythromycin in group A streptococci. N EnglIntraMed PDFmyURL.com
    • J Med 1992; 326:292–7.106. Schachtel BP, Thoden WR. A placebo-controlled model for assaying systemic analgesics in children.Clin Pharmacol Ther 1993; 53:593–601.107. Gehanno P, Dreiser RL, Ionescu E, Gold M, Liu JM. Lowest effective single dose of diclofenac forantipyretic and analgesic effects in acute febrile sore throat. Clin Drug Investig 2003; 23:263–71.108. Bertin L, Pons G, d’Athis P, et al. Randomized, double-blind, multicenter, controlled trial ofibuprofen versus acetaminophen (paracetamol) and placebo for treatment of symptoms of tonsillitis andpharyngitis in children. J Pediatr 1991; 119:811–4.109. McNally D, Simpson M, Morris C, Shephard A, Goulder M. Rapid relief of acute sore throat withAMC/DCBA throat lozenges: randomized controlled trial. Int J Clin Pract 2010; 64:194–207.110. Olympia RP, Khine H, Avner JR. Effectiveness of oral dexamethasone in the treatment of moderateto severe pharyngitis in children. Arch Pediatr Adolesc Med 2005; 159:278–82.111. Bulloch B, Kabani A, Tenenbein M. Oral dexamethasone for the treatment of pain in children withacute pharyngitis: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Ann Emerg Med 2003;41:601–8.112. Wing A, Villa-Roel C, Yeh B, Eskin B, Buckingham J, Rowe BH. Effectiveness of corticosteroidtreatment in acute pharyngitis: a systematic review of the literature. Acad Emerg Med 2010; 17:476–83.113. Thomas M, Del Mar C, Glasziou P. How effective are treatments other than antibiotics for acute sorethroat? Br J Gen Pract 2000;50:817–20.114. Gerber MA, Tanz RR, Kabat W, et al. Potential mechanisms for failure to eradicate group Astreptococci from the pharynx. Pediatrics 1999; 104:911–7.115. Martin JM, Green M, Barbadora KA, Wald ER. Group A streptococci among school-aged children:clinical characteristics and the carrier state. Pediatrics 2004; 114:1212–9.116. Kaplan EL, Gastanaduy AS, Huwe BB. The role of the carrier in treatment failures after antibiotic forgroup A streptococci in the upper respiratory tract. J Lab Clin Med 1981; 98:326–35.117. Shulman ST. Streptococcal pharyngitis: diagnostic considerations. Pediatr Infect Dis J 1994; 13:567–71.118. Chaudhary S, Bilinsky SA, Hennessy JL, et al. Penicillin V and rifampin for the treatment of group Astreptococcal pharyngitis: a randomized trial of 10 days penicillin vs 10 days penicillin with rifampinduring the final 4 days of therapy. J Pediatr 1985; 106:481–6.119. Tanz RR, Poncher JR, Corydon KE, Kabat K, Yogev R, Shulman ST. Clindamycin treatment ofchronic pharyngeal carriage of group A streptococci. J Pediatr 1991; 119:123–8.120. Kaplan EL, Johnson DR. Eradication of group A streptococci from the upper respiratory tract byamoxicillin with clavulanate after oral penicillin V treatment failure. J Pediatr 1988; 113:400–3.121. Paradise JL, Bluestone CD, Bachman RZ, et al. Efficacy of tonsillectomy for recurrent throat infectionin severely affected children. Results of parallel randomized and nonrandomized clinical trials. N Engl JMed 1984; 310:674–83.122. Paradise JL, Bluestone CD, Colborn DK, Bernard BS, Rockette HE, Kurs-Lasky M. Tonsillectomyand adenotonsillectomy for recurrent throat infection in moderately affected children. Pediatrics 2002; 110:7–15.123. Discolo CM, Darrow DH, Koltai PJ. Infectious indications for tonsillectomy. Pediatr Clin North Am2003; 50:445–58.124. Baugh RF, Archer SM, Mitchell RB, et al. Clinical practice guideline: tonsillectomy in children.Otolaryngol Head Neck Surg 2011; 144:S1–30.125. Bass JW, Person DA, Chan DS. Twice-daily oral penicillin for treatment of streptococcal pharyngitis:less is best. Pediatrics 2000; 105:423–4.126. Gerber MA, Spadaccini LJ, Wright LL, Deutsch L, Kaplan EL. Twicedaily penicillin in the treatmentof streptococcal pharyngitis. Am J Dis Child 1985; 139:1145–8.127. Bass JW, Crast FW, Knowles CR, Onufer CN. Streptococcal pharyngitis in children. A comparisonof four treatment schedules with intramuscular penicillin G benzathine. JAMA 1976;235:1112–6.128. Stillerman M, Isenberg HD. Streptococcal pharyngitis therapy: comparison of cyclacillin, cephalexin,and potassium penicillin V. Antimicrob Agents Chemother (Bethesda) 1970; 10:270–6.129. Stillerman M, Isenberg HD, Moody M. Streptococcal pharyngitis therapy. Comparison of cephalexin,phenoxymethyl penicillin, and ampicillin. Am J Dis Child 1972; 123:457–61.IntraMed PDFmyURL.com
    • 130. Disney FA, Dillon H, Blumer JL, et al. Cephalexin and penicillin in the treatment of group A beta-hemolytic streptococcal throat infections. Am J Dis Child 1992; 146:1324–7.131. Disney FA, Breese BB, Green JL, Talpey WB, Tobin JR. Cephalexin and penicillin therapy ofchildhood beta-hemolytic streptococcal infections. Postgrad Med J 1971; 47(Suppl):47–51.132. Gerber MA, Randolph MF, Chanatry J, Wright LL, Anderson LR, Kaplan EL. Once daily therapy forstreptococcal pharyngitis with cefadroxil. J Pediatr 1986; 109:531–7.133. Jackson H. Prevention of rheumatic fever. A comparative study of clindamycin palmitate andampicillin in the treatment of group A beta hemolytic streptococcal pharyngitis. Clin Pediatr (Phila)1973;12:501–3.134. Kafetzis DA, Liapi G, Tsolia M, et al. Failure to eradicate Group A beta-haemolytic streptococci(GABHS) from the upper respiratory tract after antibiotic treatment. Int J Antimicrob Agents 2004;23:67–71.IntraMed PDFmyURL.com