LA PRAGMÁTICA A GRANDES RASGOS                                                                          Miguel Almenar    ...
Austin estudia los enunciados y establece dos tipos: constatativos yrealizativos1 (1971 pp. 43 - 44). Los primeros los uti...
consiguiente ―enunciar algo es realizar un acto‖ (1971 : 185). Austin afirma que―enunciar algo es realizar un acto ilocuci...
estímulo hacer manifiesto en mayor o menor medida un conjunto de       suposiciones a la audiencia (Educar, texto en línea...
proceso inferencial genera más significados que los que fueron manifestados. Lacomunicación no es una duplicación de signi...
de petición de información que busca una reacción verbal por parte de su         interlocutor. Se acerca al mandato, que, ...
Centro Virtual Cervantes. Modalidad y Modalización.              Obtenido el 2010 de:       http://cvc.cervantes.es/ensena...
2004. Universidad de Murcia. (Creative commons). [en línea]. Disponible en:http://revistas.um.es/ril/article/view/6691. Pu...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La pragmática a grandes rasgos

2,338

Published on

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • Estimado Señor: lo felicito por su breve e interesante exposición. Acá en Panamá he estado trabajando sobre el tema de la relevancia contextual y de la aproximación pragmática a los casos de calumnia e injuria. De ello tengo una pequeña presentación en Slideshare que, si desea, puede ver y bajar. Celebro que compartamos la misma pasión por la Pragmática. Con su permiso, bajaré su documento.
    Saludos fraternos, José Ángel Garrido.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
2,338
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
35
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "La pragmática a grandes rasgos"

  1. 1. LA PRAGMÁTICA A GRANDES RASGOS Miguel Almenar Cuando nos referimos a la Pragmática en realidad no estamos hablando deuna sola pragmática. Esto es debido a que estamos frente a un concepto muy amplioque ofrece diferentes enfoques. Fue Morris (1985:67) quien acuñó el términodefiniéndola como “la ciencia de la relación de los signos con sus intérpretes”. Para María Victoria Escandell (2006:15-16) se entiende por pragmática ―elestudio de los principios que regulan el uso del lenguaje en la comunicación‖, es decir,las consideraciones que determinan ―tanto el empleo de un enunciado concreto porparte de un hablante concreto en una situación comunicativa concreta, como suinterpretación por parte del destinatario‖. Se trata, entonces, de una disciplina quetoma en consideración los factores extralingüísticos que determinan el uso dellenguaje. Enunciado y enunciación En primer lugar conviene delimitar el alcance de estos términos tanampliamente utilizado por diversos autores en las ciencias del lenguaje y lacomunicación. El enunciado es la unidad del análisis de la lengua en uso que efectúa laPragmática. Frente a la oración y a otras unidades del análisis gramatical —entidadesabstractas y teóricas— el enunciado es siempre una manifestación, concreta y real, dela actividad verbal. (Consultado en línea del sitio del Centro Virtual Cervantes). En cambio se entiende por enunciación el conjunto de condiciones deproducción de un mensaje: quién lo emite, para quién, cuándo, dónde; estoselementos permiten interpretar el sentido último del enunciado, producto resultante dela actividad enunciativa. (Consultado en línea del sitio del Centro Virtual Cervantes). La teoría de los actos del habla El libro de John Austin Cómo hacer cosas con palabras (1971) puedeconsiderarse el punto de partida de la Pragmática Lingüística Moderna, como lo habíasido en su momento el Tratado de Lingüística General de Saussure para la Lingüística.Curiosamente ambas obras trascendentales son póstumas.
  2. 2. Austin estudia los enunciados y establece dos tipos: constatativos yrealizativos1 (1971 pp. 43 - 44). Los primeros los utilizamos para describirdeterminadas cosas; los segundos son los que no se limitan a describir un hecho sinoaquellos en los que decir algo es hacer algo (171 p. 53). Austin traza una tipología de los enunciados realizativos, que pueden serconsiderados como diferentes niveles de los mismos, o ―tres sentidos o dimensionesdiferentes‖ (1971 p. 152) y que se dan en forma conjunta; todo acto locucionario es asu vez ilocucionario (1971 p. 142) y a su vez puede ser reconocido por sus efectos: • Al acto de decir algo denomina acto locucionario (1971 – p. 138). • Llama ilocucionario “al acto de llevar a cabo un acto al decir algo, como cosadiferente de realizar el acto de decir algo”. (1971 p. 144). Austin explica esto de lasiguiente manera: Para determinar qué acto ilocucionario estamos realizando, tenemos que determinar de qué manera estamos usando la locución: preguntando o respondiendo a una pregunta dando alguna información, o dando seguridad, o formulando una advertencia, anunciando un veredicto o un propósito dictando sentencia, concertando una entrevista, o haciendo una exhortación o una crítica, haciendo una identificación o una descripción, y muchos otros semejantes. (1971 pp. 142-143). De este modo nos es posible discernir sobre las distintas funciones dellenguaje de acuerdo con la fuerza ilocucionaria de un enunciado (1971 p. 143)constituyéndose esta una valiosa herramienta para estudiar las prácticas letradasconsideradas como actos ilocucionarios. • Y perlocucionario o perlocución “los que producimos o logramos porquedecimos algo, tales como convencer, persuadir, disuadir, e incluso, digamos,sorprender o confundir‖ (1971: 153). Con respecto a estos actos Austin hace unadistinción entre objeto perlocucionario y secuela perlocucionaria (1971: 163), distinciónque puede llegar a sernos muy útil al momento de considerar los enunciados de lasprácticas letradas. Pero si consideramos la descripción que hace Austin de los actos del hablapodemos concluir que cualquier enunciado, sea este constatativo o realizativo es unacto del habla por cuanto cualquier enunciado es un acto locucionario, y por1 En algunas traducciones utilizan el término ―performativo‖ más cercano al neologismoacuñado por Austin ―performative‖ derivado del verbo ―to perform‖.
  3. 3. consiguiente ―enunciar algo es realizar un acto‖ (1971 : 185). Austin afirma que―enunciar algo es realizar un acto ilocucionario‖ (1971 : 180) y concluye que ―por ciertoque al enunciar estamos o podemos estar realizando actos perlocucionarios de todotipo. (1971: 186). La teoría de la pertinencia Sperber y Wilson eluden la teoría de los actos del habla y se basan en laconstrucción de su teoría en una de las tesis fundamentales de Grice: que unacaracterística esencial de la mayor parte de la comunicación humana es la expresión yel reconocimiento de intenciones (Grice, 1989: ensayos 1-7, 14, 18 y ―RetrospectiveEpilogue‖ cit. por Sperber d. y Wilson D.). Fue el trabajo de Grice quien determinó elmodelo inferencial alternativo al modelo del código. María Victoria Scandell señala al respecto que Según Sperber y Wilson la comunicación humana pone en funcionamiento dos tipos de mecanismos diferentes: uno basado en la codificación y descodificación, y otro basado en la ostensión y la inferencia. Los humanos, por tanto, nos comunicamos por medios diferentes: el primero es de tipo convencional, y consiste en utilizar correspondencias constantes y previamente establecidas entre señales y mensajes; y el segundo es de naturaleza no convencional, y se basa en atraer la atención del interlocutor sobre algún hecho concreto para hacerle ver e inferir el contenido que se quiere comunicar. (2006: 113). ―¿Cómo pasamos del significado de la frase a lo que quiere decir el sujeto? —se pregunta Sperber— ¿Cómo completamos el boceto? En estos últimos veinte añosha quedado bastante claro que para captar lo que alguien quiere decir hay que recurrira la inferencia‖. (Sperber, (1995). La comunicación para Sperber y Wilson se describe como un proceso ostensivo–inferencial, basado en los conceptos de ostensión (la señal de que el hablante tiene algo que comunicar) e inferencia (el proceso lógico por el cual el interlocutor deriva significado). Para estos autores, la comunicación ostensiva-inferencial se describe delsiguiente modo: el comunicador (sic) produce un estímulo, que hace manifiesto al comunicador y a la audiencia que el comunicador intenta por medio de su
  4. 4. estímulo hacer manifiesto en mayor o menor medida un conjunto de suposiciones a la audiencia (Educar, texto en línea). Ostensión e inferencia El principio comunicativo de relevancia expresa que “Todo estímulo ostensivoconlleva una presunción de su propia relevancia óptima” (Sperber y Wilson, 1994:198). Los mismos autores conceptualizan el término ostensión como ―la conductaque hace manifiesta la intención de hacer manifiesto algo‖ (1994:87). Este estímulo que proporciona el comunicador es una evidencia de suintención de trasmitir un cierto significado. Esta evidencia es el punto de partida desdeel cual el interlocutor deberá inferir tal significado. La teoría de la relevancia sepropone "explicar cómo el oyente deduce el significado del hablante a partir de laevidencia proporcionada por éste". (Sperber y Wilson 2004:238). Como se puede ver y como lo señala Escandell (2006:114) hay dos niveles enla ostensión: uno es el de la intención de señalar y el otro es el de la informaciónseñalada, (informativo y comunicativo) y aunque pueden considerarse independientes,el reconocimiento de la intención puede contribuir a la interpretación del estímulo(2006:115). El término inferencia es ampliamente utilizado; puede ser catalogado como ―elproceso lógico por el cual el interlocutor deriva significado‖. Inferencia es la palabra que utilizan los psicólogos para describir lo que nosotros solemos llamar «razonamiento». Lo mismo que el razonamiento, consiste en empezar por algunas suposiciones iniciales y recorrer una serie de pasos hasta llegar a una conclusión. Cuando un psicólogo habla de inferencias, se está refiriendo principalmente a esta actividad mental incesante. Para los lingüistas y psicólogos actuales, en esto está la clave de que una persona entienda lo que otra le dice. Cuando te dicen algo como, por ejemplo, «Es tarde», primero decodificas el significado de la frase, y luego infieres lo que quería decir el otro. Sin embargo, todo esto se hace con tal rapidez y tal facilidad que parece inmediato y no cuesta ningún esfuerzo (Sperber, 1995). La teoría de la relevancia tiene un fuerte contenido de carácter cognitivo, talcomo reza el título del libro publicado en 1986 Relevance: Communication andcognition Publicado en castellano por Ed. Visor (1994) como . Al igual que para Grice, para Sperber y Wilson el
  5. 5. proceso inferencial genera más significados que los que fueron manifestados. Lacomunicación no es una duplicación de significados, sino una modificación del ―paisajemental‖ del oyente por parte del comunicador (1990). Sperber intenta demostrar que la comunicación humana inferencial es anterioral uso del lenguaje y un subproducto de las capacidades meta--representativas,concluyendo que ―toda comunicación humana, lingüística o no lingüística, se realizabásicamente por inferencia (1995). Explicatura e implicatura Por ―contenido comunicado explícitamente‖ (o EXPLICATURA), Sperber yWilsonentienden “una proposición recuperada mediante una combinación dedescodificación e inferencia, que proporciona una premisa para la derivación deimplicaciones contextuales y otros efectos cognitivos” (1994). Queda claro en esta definición que las explicaturas son resultado no sólo delproceso de decodificación sino que esta operación además es inferencial. Sinembargo hay que hacer notar que estas ―subtareas‖ no son secuenciadas sino que sedesarrollan "en un fondo de expectativa" susceptibles de ser revisadas o elaboradasal tiempo que el enunciado vaya desplegando su auténtico significado (Sperber yWilson, 2004). Para estos autores “Todo supuesto no explícitamente comunicado estáimplícitamente comunicado y es una implicatura” (1994:228) Una implicatura es fuerte cuando es necesaria para interpretar el enunciado yes débil cuando no lo es. Actos del habla y relevancia Cerrando la presentación conceptual de la Pragmática quiero citar a JoséPortolés Lázaro (1994) quien intenta conciliar la teoría de la pertinencia —que éldenomina la vertiente de la modalidad, al hacer notar que los pertinentistasdescomponen el sentido de los enunciados en dos explicaturas, una relacionada a laproposición y otra a la modalidad (p. 420) — con la teoría de los actos del habla: Creo que un mismo enunciado se puede comprender desde las dos vertientes: la modalidad y los actos de habla. Tomemos, por ejemplo, un enunciado interrogativo, desde la modalidad, su locutor muestra su desconocimiento sobre la verdad de lo inquirido. El enunciado se encuentra, por tanto, próximo a una modalidad epistémica. Por el contrario, como acto de habla varía las relaciones entre los hablantes. Realiza un acto exhortativo
  6. 6. de petición de información que busca una reacción verbal por parte de su interlocutor. Se acerca al mandato, que, sin embargo, como modalidad es deóntica (indica la obligatoriedad de que se dé el contenido enunciado, en relación con un sistema de normas [Usted tiene que saberlo]). En suma, el principio de pertinencia en sí no es incompatible con la existencia de actos de habla. La comprensión de la comunicación como un proceso en el que se combinan la codificación y la inferencia no excluye su capacidad de acción, la modificación de la relación entre los hablantes. Ciertamente, el principio de pertinencia es incompatible con la Teoría de los Actos de Habla tal y como está establecida, pero no lo es con la genial intuición de Austin: hacemos cosas con las palabras. Modalidad Según el Diccionario de términos clave de ELE del Centro Virtual CervantesModalidad es un concepto que "se relaciona con la subjetividad en el lenguaje y con laexpresividad. La modalidad expresa un amplio campo de matices, según la actitud delemisor ante lo enunciado: certeza, probabilidad, posibilidad, creencia, obligación,seguridad, permiso, deseo, duda, predicción, valoración, afectividad, etc.". Referencia bibliográficaAustin, J. (1971/1978). Cómo hacer cosas con palabras (5ª Reimpresión). Barcelona: Paidós.Centro Virtual Cervantes (s.f.). Enunciación. Obtenido el 2010 de: http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/enuncia cion.htmCentro Virtual Cervantes. (s.f.). Enunciado. Obtenido el 2010 de: http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/enuncia do.htm
  7. 7. Centro Virtual Cervantes. Modalidad y Modalización. Obtenido el 2010 de: http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/modalid ad.htmCentro Virtual Cervantes. (s.f.). Etnografía de la Comunicación. Obtenido el 2011 de: http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/etnograf iacomunicacion.htmEducar. El portal educativo del estado argentino. . (s.f.). Teoría de la Relevancia. Obtenido de Educar. El portal educativo del estado argentino: http://aportes.educ.ar/lengua/la_teoria_de_la_relevancia.phpEscandell, M. V., (2006). Introducción a la Pragmática. (2ª Ed.) Barcelona: Ariel Lingüística.Morris, C., (1985). Fundamentos de la teoría de los signos. Barcelona: Paidós.Portalés Lázaro, J., (1994). Algunos comentarios sobre la teoría de la pertinencia. Revista pragmalingüística vol. 2, 407-471. [en línea]. Disponible en: http://diana.uca.es/search~S7*spi?/fpragmalinguistica/fpragmalinguistica/1,10,1 04,B/l962&FF=fpragmalinguistica+1133628x+1994+v+2&1,,18,0,-1Sperber, D. (1995) Cómo nos comunicamos. [en línea]. Disponible en: http://www.dan.sperber.fr/?p=21Sperber D. y Wilson D. (1990). Rhetoric and relevance, en Wellbery, D. y Bender J. (eds.). The ends of rhetoric: history, theory, practice. Stanford University Press, Stanford CA. : 140-155.[en línea]. Disponible en: http://www.dan.sperber.comSperber, D. y Wilson, D. (1994), . Madrid: VisorSperber D. y Wilson D. (2004) Teoría de la Relevancia Aparecido originalmente en The Handbook of Pragmatics. Laurence Horn y Gregory Ward eds., Blackwell, Oxford, 2004. Presentado en Revista de Investigación Lingüística. Vol. VII, año
  8. 8. 2004. Universidad de Murcia. (Creative commons). [en línea]. Disponible en:http://revistas.um.es/ril/article/view/6691. Puede consultarse también el sitio deDan Sperber En Hornos, LR & Ward, G. (eds.) 2004 El Manual de lapragmática. Oxford: Blackwell, 607-632. [en línea]. Disponible en:http://www.dan.sperber.fr/?p=93

×