La iluminación en el escaparate

4,168 views

Published on

La iluminación en el escaparate

Published in: Education
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,168
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
30
Actions
Shares
0
Downloads
140
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La iluminación en el escaparate

  1. 1. La iluminación en el escaparate La iluminación es una parte esencial de cualquier entorno comercial, tanto si se utiliza para realzar un punto focal en el interior del establecimiento o para iluminar los expositores de manera que los clientes encuentren lo que buscan con facilidad. Controlar la iluminación nos permite modelar objetos y conseguir ambientes más o menos cálidos, sofisticados o cualquier otro ambiente. Entre los principales objetivos que nos debemos proponer se encuentran: ‐ La iluminación con realce de los artículos. ‐ La evitación de reflejos y deslumbramientos. ‐ Los perjudiciales contrastes de luz y sombra. ‐ La obtención de una luz que armonice con el ambiente. ‐ El tipo de iluminación empleado. ‐ Hacer que el espectador se vea sorprendido por los buenos efectos. La luz es indispensable para proporcionar unidad y orden a toda la composición. Un exceso de fuentes luminosas introduce confusión. La potencia de la iluminación en el escaparate depende de una serie de factores o variables: ‐La profundidad y el tamaño del escaparate. ‐La luz exterior (iluminación de la calle). ‐Características e iluminación de los escaparates del entorno. ‐El tamaño de los objetos a exhibir. ‐El tipo de ambientación escogido. ‐Los colores en juego (cuanto más oscuros, mayor intensidad de luz) ‐La luz y sombra.
  2. 2. Como dirigir la luz La luz puede ser utilizada como un instrumento para manifestar, resaltar o anular las posibilidades expresivas de un escaparate y los elementos que lo componen, tanto en su volumetría, como en su textura y cromatismo. El modo en el que decidamos dirigir la luz en su interior es un factor clave a la hora de mostrar adecuadamente un producto. La luz nos ayuda a exhibir de la manera más plástica posible los elementos que lo componen, con el fin último de que las personas se decidan a entrar en el interior del establecimiento. El primer paso a la hora de planificar la iluminación de un escaparate es realizar un estudio previo. En el examinaremos las condiciones tanto espaciales y funcionales del interior, como aquellas emocionales que se derivan de la tipología del establecimiento comercial que nos ocupe. Variables como tipo de producto exhibido y el perfil del cliente determinarán nuestras premisas. Mediante la luz podemos condicionar una determinada lectura de los productos expuestos, evidenciar ritmos distintos y crear una atmósfera que evocará significados simbólicos concretos acerca de lo mostrado. Los cuerpos tridimensionales al ser iluminados, muestran zonas de diferentes valores lumínicos en función de su situación con respecto a la fuente emisora. Esta silueta viene deformada en su anchura y longitud, tanto por la situación del foco luminoso, como por la clase de luz que se trate. En función de la luz se distinguen básicamente tres fracciones dentro del objeto: ‐ Las zonas de luz que reciben la luz directamente sin encontrar obstáculo entre la procedencia de los rayos luminosos y su superficie. ‐ Las zonas de sombra propia que no reciben directamente los rayos luminosos de la fuente de luz. ‐ Las sombrea arrojadas, producen la silueta de las formas iluminadas. La luz La luz se articula de: •Luminancia: propiedad en toda superficie para reflejar más o menos luz según la intensidad de iluminación que recibe. •Luminosidad: valor relativo que depende de la iluminación a que está sometido el objeto en relación al marco donde se encuentre. •Iluminación: zona de luminosidad que proyecta la lámpara. La luz natural tiene el inconveniente de estar condicionada por su trayectoria y por el horizonte, además convierte el cristal en un espejo. La luz es imprescindible para dar unidad y orden a toda la composición, ya que define la orientación espacial y clarifica el problema estructural de luces y sombras. El escaparate requiere de dos sistemas de iluminación complementarios:
  3. 3. •Luz principal o directa, luz general. Crea uniformidad al escaparate y se limita al deslumbramiento. Determina la forma del objeto y define su sombra, dirige la vista. •Luces secundarias o localizadas. Complementan a la principal o directa. Se utilizan para resaltar algunos artículos o lugares por encima del resto. Matiza las sombras duras producidas por la luz directa. Es útil para conseguir mejores efectos de profundidad y armonía.  Luces de acento. Destacan determinados lugares u objetos dirigiendo un rayo de luz. Con esto se intenta restar peso visual a otro elemento que tenga un peso visual muy alto. Estos efectos se consiguen cuando el nivel de iluminación de acento es claramente superior a la iluminación general.  Iluminación de ambiente. Se consigue con elementos decorativos luminosos como un aplique, lámpara de pie, etc.
  4. 4. Para que la disposición de las luces en un escaparate no condicione nuestra composición tendremos que disponer de luces a las que se les pueda variar la orientación. Un sistema de raíles electrificados ofrece la máxima flexibilidad para iluminar las instalaciones interiores y permite utilizar diversos tipos de luminarias, cada una de las cuales desempeñara un papel específico. Los focos direccionales iluminan un artículo determinado, mientras que las luminarias con haz de luz amplia proporcionan luz de ambiente al conjunto. En función del lugar desde el que se encuentre el foco se puede hablar de luces superiores e inferiores. Las primeras producen sombras cortas y duras mientras que las inferiores forman sombras que tienden a subir hacia el techo. Hay que tener en cuenta el tipo de luz, la potencia en vatios y la anchura de haz. Ésta dependerá del tamaño de la agrupación de artículos que se quieren iluminar. Las tiendas en general suelen estar iluminadas con tubos fluorescentes; si se usan correctamente, proporcionan una luz de ambiente efectiva. Formas de orientación de la luz según su incidencia sobre el objeto:  Frontal superior. La luz incide sobre el objeto desde arriba. Produce sombras cortas y duras, resalta la simetría del objeto.
  5. 5.  Inferior. La luz incide en el objeto desde abajo. Produce una iluminación efectista pero resulta poco natural ya que provoca sombras muy distorsionadas.  Frontal superior a 45°. Incide en el objeto por encima del punto de vista a 45°. Provoca un efecto de fuerte naturalidad, resaltando el volumen, la forma y la textura.  Lateral. Incide en el objeto de costado. Resalta texturas de superficie, si se emplea por encima del punto de vista resulta mas natural. Suele necesitar el empleo de luces secundarias para matizar la dureza de las obras.  Contraluz. Incide en el objeto en sentido contrario a la visión y la sombra se proyecta hacia adelante. Se usa para objetos traslucidos y transparentes, pero que no proyecte la luz directamente a los ojos.
  6. 6. Bibliografía: Aula Tutorial. (2008).Tendencias, estilos y tipos de escaparates. Ed. Vértice. España. Morgan, Tony (2008). Visual Merchandising, Ed. Gustavo Gili SL. Uwe, Reinhardt. (2010). New Exhibition Design 02, Ed. Avedition Cámara Velencia (2003) Conceptos Básicos de escaparatismo. La Caixa. Valencia

×