• Save
Mas alla de la violencia obstetrica...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Mas alla de la violencia obstetrica...

on

  • 1,728 views

un articulo de opinion feminista donde se exponen situaciones mas alla de la violencia obstetrica...

un articulo de opinion feminista donde se exponen situaciones mas alla de la violencia obstetrica...

Statistics

Views

Total Views
1,728
Views on SlideShare
1,728
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Mas alla de la violencia obstetrica... Mas alla de la violencia obstetrica... Document Transcript

  • Estamos ante situaciones que van más allá de la violencia obstétrica…. Coincido en lo expresado por la compañera Teresa Sosa en Palabra de Mujer publicado el 15 de Agosto de 2009, cuando considera que hasta ahora la respuesta de las autoridades que se han pronunciado pareciera que han sido más para justificar ante los medios de comunicación social el hecho que se están tomando algunas medidas…ahora si son efectivas en la realidad de nuestras mujeres en situación parto es harina de otro costal. Entender que el problema principal no radica solo en la atención de las mujeres gestantes al momento de parir, si no que implica el establecer condiciones dignas y accesibles para que las niñas, adolescentes y mujeres sean atendidas y tratadas por los prestadores y prestadoras del servicio de salud publico o privado y así dar cumplimiento a los mandatos Constitucionales Bolivarianos y esto también involucra una vida libre de violencias en sus ámbitos privados y públicos, en otras palabras garantizar un digno acceso al derecho humano de la salud. Hay un claro desconocimiento de las dinámicas tanto inter como extra hospitalarias en lo atinente a la atención de las niñas. Adolescentes y mujeres en nuestros centros de salud públicos o privados esto incide en un desconocimiento a nivel del diseño e implementación de políticas publicas integrales y coherentes que se les exija a las instituciones publicas y privadas obligadas a garantizar el derecho a las salud a través de la prevención, atención y tratamiento de las niñas, adolescentes y mujeres, cuestión que se debate también internacionalmente produciendo obligaciones para los países como las que se han adquirido para cumplir con los objetivos de desarrollo del milenio en donde uno de ellos es precisamente reducir la mortalidad materna. En este sentido un informe del UNFPA denuncia: “la desigualdad de genero y la discriminación perjudican directa e indirectamente la salud de niñas y las mujeres a lo largo del ciclo vital; y el descuido de sus necesidades de salud impiden que muchas mujeres participen plenamente en la sociedad” (1)
  • Es por ello, que la situación que viven nuestras mujeres y sobre todo las gestantes visto desde el reduccionismo de tomarlas en cuenta solo en el parto, pretende esconder lo que estas viven para poder ejercer su derecho a la salud vista de manera integral y en especial los derechos sexuales y reproductivos. Entonces tenemos que para garantizar el derecho de acceso a la salud de las niñas, adolescentes y mujeres si deciden ser madres o no porque esto es un derecho que también tiene rango constitucional: “Artículo 76: La maternidad y la paternidad son protegidas integralmente, sea cual fuere el estado civil de la madre o del padre. Las parejas tienen derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos o hijas que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho. (Subrayado nuestro) Es por ello, que las políticas publicas deben abarcar para la garantía de ese acceso de las niñas, adolescentes y mujeres que no decidan por la maternidad y a las que así lo decidan, lo que forma parte del derecho a la autonomía sexual y reproductiva que la única ley que lo menciona es la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en su articulo 15 numeral 13 que define precisamente la violencia obstétrica. Esto para evitar ese sesgo que aun arrastramos de la maternidad y familismo que pareciera el único fin de nosotras las mujeres en nuestro país y que no consideran los y las especialistas a la hora de elaborar y considerarse las macro y micro políticas publicas de Estado en estas areas. En virtud de ello, para garantizar el derecho a la salud deberíamos ver con claridad que es desde antes del evento obstétrico si es que se decide por la maternidad, que se deben procurar condiciones para un ejercicio, goce y disfrute del derecho a la salud por parte de las niñas, adolescentes y mujeres sin distinción alguna. Ahora bien este ejercicio del derecho, se ve afectado, sobre todo en las mujeres quienes por sus condiciones de vida tienen situaciones que las hace más vulnerables:  Pocos o inexistentes recursos económicos  Ser niña, adolescentes o ancianas
  •  Tener alguna discapacidad  Falta de información sobre sus derechos sexuales y reproductivos  Vivir en lugares alejados o que resulta oneroso sufragar los gastos para trasladarse  No tener una red de apoyo familiar y comunitario  Estar en situación de violencia domestica, sicológica, física, sexual,  Adicción a bebidas alcohólicas o sustancias estupefactivas o sicotrópicas  Asumir solas la gestación sin el apoyo de su pareja  Tener una gestación de alto riesgo  Padecer alguna enfermedad como VIH/SIDA Esto genera situaciones de vida para las niñas, adolescentes y en especial las mujeres gestantes que las hacen más frágiles y vulnerables a ser victimas de situaciones de violencia pero esta vez frente a prestadores y prestadoras del servicio de salud en instituciones públicas o privadas. Esto aunado a un ejercicio medico vertical, imponedor, muy patriarcal negador de los derechos humanos de las personas, donde se desconoce el enfoque de derechos humanos de las personas, donde esta ausente el respeto a la autonomía sexual y reproductiva sobre todo de las mujeres, claro está, cabe preguntarnos: todos los profesionales de la medicina son así, la respuesta es NO, pero existen unas dinámicas socio-culturales dentro de los centros de salud públicos y privados que se niegan a los cambios con un enfoque de genero, feministas y de derechos humanos y que por mas que algunos o algunas prestadores o prestadoras del servicio de salud se comporten de manera ética y profesional con sus usuarios, usuarias y pacientes eso no significa que el sistema generalizado e instaurado de la prestación del servicio de salud sea digno y humano garantizando el acceso de los derechos humanos de la vida y salud entre los mas importantes. Por lo tanto, siempre lo he expresado en los foros nacionales e internacionales hay que hacer una revisión profunda de los paradigmas que rigen la formación académica de nuestros prestadores y prestadoras del servicio de salud, así como las modalidades operativas de hacer valer los derechos y condiciones a la que están obligados así como de sus enfoques.
  • Será posible que se instaure una doble moral con algunos prestadores y prestadoras del servicio de salud, que en los centros públicos se comportan de una manera muy distinta con sus usuarias y pacientes, que es diametralmente opuesta, cuando se encuentran en su consulta privada, con sus “clientes”, no puede ser que la diferencia sea el pago por honorarios médicos, cuando la vida y salud son derechos humanos garantizados desde nuestro texto constitucional bolivariano y no un negocio en donde cuando pago me tratan con dignidad y eficacia, o en teoría por el pago puedo exigir…, son reflexiones importantes que debemos hacernos a la hora de analizar no solo la responsabilidad del estado, si no de la actuación ética y laboral de los prestadores y prestadoras en los ámbitos públicos y privados del servicio de salud. Porque a diferencia de lo que expresa la compañera Teresa Sosa las mujeres estamos igualadas en la violación a nuestros derechos humanos tanto en el ámbito publico o privado de la prestación del servicio de salud y eso lo estamos arrastrando desde que tenemos memoria, que se haga palpable, se denuncie o visibilice mas en lo publico que en lo privado es otra cosa…pero esa igualación que coloca de manera traviesa y como una irreverencia, licencia que nos tomamos las feministas de vez en cuando, ya existe y la lamentable realidad es que tengamos plata o no, embarazadas o no, estamos expuestas, a que se nos violenten nuestros derechos humanos relacionados con el acceso a la salud, porque ese orden patriarcal que domina el ejercicio de la medicina en nuestro país es un poder hegemónico que no discrimina parcialidad política, condición personal, económica, cultural o social. A estas alturas donde queda la responsabilidad del Estado?, hay una responsabilidad derivada de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela y deberían entre otros el Ministerio del Poder Popular para la Salud proveer todo lo conducente en insumos, dotación e infraestructura para que esos derechos se materialicen, lamentablemente y hay que decirlo pareciera que es mas “efectivo” remodelar y dar medianamente los insumos que procurar sumándole a estos factores, un monitoreo de las dinámicas operativas de nuestras instituciones de salud, que implican la evaluación de la infraestructura, dotación, insumos hasta el servicio que se presta: la eficacia, calidad y calidez del mismo conjuntamente con la sensibilización y capacitación del personal que hace posible los cambios de paradigmas en la prestación del servicio de salud.
  • Pero esta acción deficiente u omisión debe DENUNCIARSE a través de la Defensoría del Pueblo o con recursos ante los órganos jurisdiccionales competentes que se deben realizar para hacer valer nuestros derechos fundamentales y para obligar a las Instituciones cumplir con sus mandatos Constitucionales Bolivarianos, que en el caso de las mujeres gestantes están establecidos en el mismo artículo 76: “El Estado garantizará asistencia y protección integral a la maternidad, en general a partir del momento de la concepción, durante el embarazo, el parto y el puerperio, y asegurará servicios de planificación familiar integral basados en valores éticos y científicos”. La Violencia Institucional a que se refiere la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en su definición del articulo 15 numeral 16 con su correspondiente tipo penal establecido en su articulo 54, se refiere directamente a la conducta que algún funcionario o funcionaria impliquen que: …”retarde, obstaculice, deniegue la debida atención o impida que la mujer acceda al derecho a la oportuna respuesta en la institución a la cual ésta acude, a los fines de gestionar algún trámite relacionado con los derechos que garantiza la presente Ley.” Ahora bien el problema de las mujeres en situación de gestación en Venezuela va más allá de la Violencia Obstétrica y de los supuestos establecidos en el articulo 51 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia: “Se considerarán actos constitutivos de violencia obstétrica los ejecutados por el personal de salud, consistentes en: 1. No atender oportuna y eficazmente las emergencias obstétricas. 2. Obligar a la mujer a parir en posición supina y con las piernas levantadas, existiendo los medios necesarios para la realización del parto vertical. 3. Obstaculizar el apego precoz del niño o niña con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo o cargarla y amamantarlo o amamantarla inmediatamente al nacer.
  • 4. Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer. 5. Practicar el parto por vía de cesárea, existiendo condiciones para el parto natural, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer. Es un problema estructural de falta de políticas públicas integrales que sean transversalizadas con los enfoques de género, derechos humanos y feministas que garanticen el acceso a los derechos humanos de las niñas, adolescentes y mujeres decidan o no por la maternidad. No cabe duda que el nuevo Ministro de Salud y la Ministra de la Mujer con sus ideas y declaraciones quieren aportar soluciones pero entre la declaración y su ejecución ojala la distancia no se tan grande y que puedan ser monitoreadas para saber si son eficaces. Deseando que no se conviertan en paños calientes para solventar una situación insostenible que es la atención de mujeres en la situación de parto siendo visibilizado por una tarea constante de los medios de comunicación social de mantener el tema en la palestra publica por las consecuencias tan graves que ha vivido algunas de nuestras mujeres. Otra arista de complejo problema que tampoco se ha considerado es el de la mortalidad de las mujeres gestantes, es por ello que “la maternidad, asunto biológico, no tendría que conllevar la muerte de una mujer cada minuto, a nivel mundial, por complicaciones durante el embarazo y parto. Es decir, alrededor de mil 400 cada día, de acuerdo con el Informe de Avance 2005 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.”(2) En Venezuela seria interesante que ambos Ministros nos dieran una exposición de cómo andan las cifras de morbi-mortalidad materna de cual es la metodología para recabar esa información, quienes se ocupan de monitorear si esto se cumple y que cada tanto tiempo estas cifras deberían ser del dominio publico, así como un listado de los centros de salud publico y privados de Venezuela donde están constituidos los comités de mortalidad materna e infantil y de bioética. También de cuales son las medidas administrativas que se han tomado por parte del personal directivo, para prevenir nuevos casos
  • de violencia obstétrica en cada uno de los centros de salud públicos y privados implicados en la presunción de ruleteos y en los supuestos de violencia obstétrica, institucional y otros delitos afines. Y que institución se esta encargando de hacer este tipo de supervisión o recabando estos datos? Una arista mas, es la práctica del parto por vía cesárea seria bueno contar con las estadísticas tanto de los centros públicos como de los privados para monitorear que está pasando con la incidencia cada vez mayor de cesáreas en Venezuela… Y para culminar con los supuestos de violencia obstétrica legamente establecidos como se esta implementando el apego precoz del niño o niñas al momento de nacer? Y la lactancia materna como están estos programas funcionando? Que apoyo institucional están recibiendo las mujeres? O es que después del parto son abandonadas a su suerte? Como queda el monitoreo de la salud de las mujeres post parto? Que incidencia tiene la maternidad en enfermedades posteriores que puedan arrastrar las mujeres? Esto sin tocar los delitos sofisticados, silentes y naturalizados que se originan en los consultorios médicos públicos y privados en donde los médicos y lo escribo en masculino porque han sido los casos que me han hecho conocer algunas mujeres que no quieren denunciar por diversas razones:  No creen en el sistema institucional de procesar las denuncias: ya que en los delitos de violencia sexual, la vida sexual o no de la mujer se hace pública, de victima en una sociedad patriarcal pasa a ser victimaria, entre otros…  Falta de garantías institucionales para prevenir nuevos actos de violencia hacia la victima de parte la opinión publica, del victimario y otros u otras relacionadas con este  El miedo que las paraliza contra el poder real y simbólico que representa un medico: como sanador, su prestigio, conocimientos médicos y científicos, convirtiéndose en algunos casos en confidente.  La falta de credibilidad sancionatoria de las instituciones penales y sobre todo las gremiales médicas que amparadas en cuerpos legales creados y sancionados por los mismos médicos y médicas resulta complicado y engorroso hacer
  • valer los derechos de las mujeres: siendo el eslabón mas débil de la cadena para ser justicia…  El temor a ser juzgadas y estigmatizadas en los ámbitos laborales, comunitarios, familiares, sociales y otros de su vida al reconocer una violencia sexual,  La incapacidad que tenemos como sociedad de apoyar y acompañar sin juzgar a las mujeres que pasan por este difícil trance…  Desconocimientos sobre sus derechos humanos  Naturalización o desconocimiento acerca de las formas de violencia que puedan vivenciarse en un consultorio medico Entonces el acto medico dentro de las cuatro paredes de un consultorio puede significar para algunas niñas, adolescentes y mujeres actos de violencia que tengan o puedan tener como resultado atentar o violentar la integridad física, psicológica, sexual y patrimonial de estas con o sin el uso de la fuerza física, amenazas o constreñimiento y que pueden variar desde:  Desde miradas, gestos, roces, chistes y palabras sexistas o inapropiadas que no se corresponden con el acto medico  Gritos, tratos humillantes y crueles  Inducir tratamientos y operaciones no necesarias  Preguntas sobre la intimidad sexual que en nada aporta información sobre el motivo de la consulta desde el punto de vista medico  Realizar exámenes físicos donde la mujer este totalmente desnuda,  Efectuar tocamientos inapropiados con o sin guantes sobre todo en la vulva tipo masajes o masturbación, en el recto, glúteos o en los senos…  Solicitar colocarse en posiciones determinadas totalmente desnudas….  Citarse con las mujeres en horarios no convencionales de consulta como las diez de la noche o cinco de la mañana….cuando los consultorios se encuentran solos… Ahora estas situaciones se presentan en algunos casos sin la presencia de una enfermera lo que facilita un ambiente para que se den de manera oportuna estas circunstancias que generan violencia
  • en las niñas, adolescentes y mujeres que acuden a la consulta médica pública o privada. Como verán el acceso al derecho humano de la salud esta rodeado de circunstancias especiales que deben ser consideradas por las autoridades, pero que también deben ser divulgadas a las niñas, adolescentes y mujeres en todos los centros de salud públicos y privados para que puedan ejercer sus derechos o se salga de ese letargo o ceguera que da la naturalización de estas violencias que pueden tener secuelas permanentes y temporales en la vida de las niñas, adolescentes y mujeres. El acto medico debe tener unas condiciones y limites éticos que garanticen con los enfoque de derechos humanos, genero y feministas un acceso al derecho a la salud confiable con calidez, respeto y calidez. Si usted conoce al leer esto alguna persona que ha sido vulnerada puede dirigirse a la Defensoría Municipal de los Derechos Humanos de las Mujeres “Alicia Benítez” que depende en la Comisión de Políticas de la Mujer y Participación Protagónica ubicada en el Edificio del Cabildo, zona colonial de Petare, Telef. 0212-2711545 que con gusto será atendida o a cualquier otra defensoría a nivel Nacional, Estadal o Municipal mas cercana. En cuanto a la Ministra Señora María León coincido con usted en que las mujeres debe tomar un papel protagónico para aportar desde la contraloría social hasta las soluciones de las situaciones que violenten sus derechos humanos, usted tiene la oportunidad de oro desde el Ministerio creado especialmente para implementar esas políticas publicas desde los postulados feministas, genero y derechos humanos, para hacerlo, pero humildemente le sugiero, que pensemos en las mujeres como sujetas empoderadas en una cultura de paz, solidaridad e igualdad, para seguir siendo optimista con su gestión, ya que por sus ultimas declaraciones que nos preocupan porque versan sobre “juramentar mujeres milicianas”, “estatizar las maternidades” ambas publicadas en el Ultimas Noticias, no abonan el terreno de solucionar las situaciones de violencia que viven nuestras mujeres diariamente: la no respuesta de las instituciones por el machismo institucional, el que algunos funcionarios y funcionarias no llenen el perfil, no estén sensibilizados y no hallan programas académicos continuos de formación ….son algunas de las perlas que día a día nos
  • conseguimos quienes atendemos a las mujeres en situación de violencia. Sabemos que el panorama es complejo que las violencias denotan grandes desigualdades palpables entre mujeres y hombres en nuestro País y ello demanda acciones concretas y palpables mas allá de los anuncios que puedan publicar uno que otro periódico, pero por encima de todo que toquen la medula del asunto: el patriarcado presente latiendo cada vez con mas fuerza!!! Desde el año pasado, cuando trabajaba en la Secretaria de Salud afortunadamente en la época de la Dra. Luisana Melo y su equipo: grandes compañeras y compañeros de trabajo, que nos avocamos a construir pilares de un modelo de sistema publico nacional de salud y que de un plumazo y es bueno decirlo se decidió acabar con esa experiencia exitosa e inédita, se tenia proyectado las unidades de atención y promoción en salud sexual y reproductiva, así como de atención en violencia, de la mano conjunta de las Dras. Nancy Bello, Rosalba Garrido, Fátima Díaz, Judith Toro, Enrique Abache, Leonor Zapata, Wilmer Báez nos propusimos hacerlas funcionar estuvimos a punto!, de no ser por el cambio forzoso. Desde entonces toque las puertas de los Ministerios de Salud y de la Mujer y nunca obtuve respuestas, por allí Señora Ministra usted debe tener mis comunicaciones solicitando audiencia y haciendo de su conocimiento este proyecto, tengo las copias firmadas y selladas de ambos despachos y al sol de hoy como decimos coloquialmente aun no he recibido la oportuna respuesta que tiene rango Constitucional Bolivariano. Sin embargo como eso es un proyecto visionario que vendría a dar respuestas a corto, mediano y largo plazo en cualquier momento damos la sorpresa de ponerlo en marcha como siempre nos ha tocado sin presupuestos, con la ayuda de los y las panas que creen en los derechos humanos, con la bandera del compromiso feminista y de generar espacios públicos que funcionen para las mujeres!!!es por ello que de vez en cuando salgo de mi silencio para expresar como hoy temas que hemos venido manejando y estudiando desde hace tiempo como es este el del acceso al derecho humano de la salud y la violencia obstétrica. Y un ultimo mensaje a todas las compañeras que también tienen la oportunidad desde sus instituciones y cargos públicos, o desde sus espacios, de hacer algo por los derechos humanos de las mujeres, ya que no todo es tarea de una Ministra y su equipo, les propongo que deberíamos generar una verdadera conciencia de género para
  • solucionar ya que la violencia cuando entra en nuestras vidas no nos pide un carnet político o nos interroga sobre nuestra preferencia o militancia político ideológica partidista, simplemente llega y nos vulnera! Así tendremos mas fuerza para visibilizar ante nuestros pares masculinos que el erradicar la violencia es una tarea de mujeres y hombres para la viabilidad como seres humanas y humanos. Las invito a la concentración que tendremos mañana 17 de agosto en el Hospital Clínico Universitario para acompañar a la compañera Yelimar Barreto, como una manera de VISIBILIZAR lo que lamentablemente viven algunas mujeres gestantes, allí gritaremos consignas y repartiremos volantes informando sobre las formas de violencia en especial la obstétrica….este es un pequeño aporte desde el activismo que nos permitirá ir ganando espacios de sensibilización, información y de incidencia política por el acceso de nuestros derechos humanos a la salud, poco a poco se van generando los cambios…. Agradeciéndoles con mucha humildad y sencillez, las palabras de aliento y apoyo al blog que aperture: www.defendiendoalasmujeres.blogspot.com Atte María Hernández Royett