Seguridad alimentaria
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Seguridad alimentaria

on

  • 99 views

 

Statistics

Views

Total Views
99
Views on SlideShare
99
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Seguridad alimentaria Document Transcript

  • 1. ocufácil La respuesta inteligente La respuesta independiente Claves para una alimentación segura ¿Sabemoslo quecomemos? Abril-Mayo-Junio2010.Nº10
  • 2. Asesoría OCU Seguridad y tranquilidad Asesoría Jurídica de consumo ¿Adquirió un aparato defectuoso y no le respetan la garantía? ¿Necesita un consejo legal? Nuestro equipo de abogados le ayudará a defender sus intereses tratando cada caso concreto con total confidencialidad. Asesoría de Créditos y Banca ¿Qué entidad bancaria ofrece el préstamo más ventajoso? ¿Cree que sus comisiones bancarias son abusivas? Antes de tomar una decisión importante, resuelva sus dudas relacionadas con operaciones bancarias, préstamos hipotecarios, créditos personales, tarjetas, comisiones, transferencias... Asesoría Fiscal Nuestros expertos en fiscalidad le ayudarán a resolver cualquier consulta o duda relativa a temas fiscales: deducciones, impuestos, procedimientos o gestiones ante la Administración Tributaria. Consultas sobre Compras Maestras A la hora de comprar, ¿se pierde ante tantas ofertas? Descubra con una simple llamada cuál es el producto o servicio con mejor relación calidad-precio. ¡Obtendrá la Compra Maestra recomendada por nuestros expertos! de lunes a viernes, de 8:00 a 18:00 MÁS INFORMACIÓN 902 888 922 • 913 009 155
  • 3. 3ocufácil Índice OCU Ediciones, S.A. C/Albarracín, 21-28037 Madrid T. 913 000 045 F. 917 543 870 www.ocu.org Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización de los titulares del copyright, bajo sanción establecida por la ley, la reproduc- ción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y tratamiento informático y la distribución de ejemplares de ella mediante el alquiler o préstamo públicos. Editor responsable José María Múgica Coordinación editorial Genara González Ilustraciones Javier Vázquez Diseño y maquetación Manuel Estrada Design Depósito Legal M-20491-2008 Imprime • ¿Quién controla la seguridad de los alimentos que consumimos? 4 • La red de alertas alimentarias 5 • Amenazas y riesgos 7 • Los aditivos: ¿son tóxicos? 14 • Intoxicaciones alimentarias: ¿qué hacer? 19 Los consumidores han asistido a muchas crisis alimentarias y por tanto, no es de extrañar que desconfíen de lo que comen y que la seguridad de los alimentos se haya convertido en un tema de moda, pues los últimos años han sido pródigos en escándalos alimentarios, que se han saldado a veces con gravísimos perjuicios para los consumidores.
  • 4. 4 Este libro sentaba las bases de una nor- mativa que pretendía proporcionar una buena protección al consumidor y ga- rantizar su salud y su seguridad. Tras su presentación se sucedieron otras crisis alimentarias importantes: las dioxi- nas en pollos y huevos, la fiebre aftosa, la peste porcina, los benzopirenos en el aceite de orujo de oliva, etc., lo que hizo necesario dar un paso más. • En el 2000 se creó en la Comisión Eu- ropea la Dirección General de Salud y Protección de los Consumidores (DG SANCO), principal órgano encargado hoy en día de la seguridad alimentaria en el ámbito comunitario. Esta Direc- ción General se encarga de legislar en materia alimentaria y, además, ejerce otras funciones: • Cada año establece qué riesgos de- ben investigarse prioritariamente en los alimentos. • Inspecciona la forma en la que las autoridades nacionales ejercen sus labores de control en materia de se- guridad alimentaria. ¿Quién controla la seguridad de los alimentos que consumimos? • Evalúa la seguridad alimentaria de los países candidatos a la Unión Eu- ropea y la de terceros países de los cuales se importan alimentos. • Dentro de nuestro país, la gestión de la seguridad alimentaria la tiene la Agen- cia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que depende di- rectamente del Ministerio de Sanidad y Política Social, aunque la responsabili- dad directa de la producción primaria, el ganado, los cultivos, la producción de aceite, etc., recae en el Ministerio de Medio Ambiente, Medio rural y Ma- rino (MARM). • Las comunidades autónomas se ocu- pan de las inspecciones relativas al control del cumplimiento de la norma- tiva en toda la cadena de producción de alimentos, “de la granja a la mesa”. • Los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes, que cuenten con los medios suficientes, pueden controlar la activi- dad de los puestos de venta de alimen- tos, venta al por mayor, al por menor, restaurantes, bares, hoteles, etc. En el año 1997 y en respuesta a la alarma provocada por la crisis de las vacas locas, las autoridades comunitarias presentaron el “libro verde” de los principios generales de la seguridad alimentaria.
  • 5. 5ocufácil Es un sistema de intercambio rápido de información entre los Estados miembros sobre cualquier problema que tenga que ver con la seguridad de los alimen- tos. Cuando un país miembro de la red de alertas tiene alguna información re- lacionada con la existencia de un riesgo directo o indirecto para la salud humana, trasmite la información de forma inme- diata a través de la comisión de la red de alertas y esta, a su vez, la trasmite a todos los estados miembros de la red de alertas. A nivel europeo la red de alertas se de- nomina RASFF. A nivel mundial es la IN- FOSAN que está gestionada por la OMS y la FAO y a la que pertenecen 177 países de todo el mundo. ¿Cómo funciona? Las informaciones que se notifican en la red de alertas se clasifican en dife- rentes categorías, en función del riesgo que entrañan: • Notificaciones de información: se tra- mitan cuando se ha identificado un riesgo en un producto pero no requie- La red de alertas alimentarias La seguridad alimentaria se controla a nivel global a través de una red de alertas.
  • 6. 6 re una actuación rápida de los estados miembros, bien porque el producto no ha llegado a sus mercados, porque el producto ya ha sido analizado y recha- zado en las fronteras exteriores de la Unión Europea o porque la naturaleza del riesgo no requiere urgencia. • Notificaciones de alerta: se cursan cuando se identifica un riesgo en los alimentos que ya están en el merca- do y hay que actuar de inmediato. La alerta parte del estado miembro que detecta el problema y las autoridades competentes deben tomar las medidas oportunas para evitar, en lo posible, los riesgos para la salud que pueden deri- varse del consumo de esos alimentos. • Rechazo en frontera: se produce cuan- do se detecta un riesgo en los puestos de inspección fronterizos. Se procede al rechazo del producto y se trasmite la información a toda la red de alertas, nacional y comunitaria, para que se vigilen partidas similares en otros pun- tos de entrada y se revisen entradas anteriores. Si se trata de un produc- to procedente de un país no comu- nitario, las autoridades europeas tras- ladan la información a las autoridades del país de procedencia para corregir el problema. • Noticias: cualquier información rela- cionada con la seguridad alimen- taria que no sea ni información, ni aler- ta, ni rechazo se trata bajo el epígrafe de Noticias. La red de alertas trabaja para que cuando se detecta un riesgo en algún producto, este sea retirado del mer- cado, o si todavía no está en el mer- cado, se impida su llegada al mismo. Así pues, sepa que los productos sujetos a una notificación de alerta han sido o están siendo retirados del mercado, y los productos sujetos a una notificación de información no hanllegadoalmercadoysehantoma- do medidas para que no lo hagan. Más información en: www.aesan.msc.es
  • 7. ocufácil 7 Amenazas y riesgos Algunos peligros escapan a la voluntad de quienes intervienen en la cadena ali- mentaria. Sin embargo, hay otros mu- chos peligros contra los que sí se puede luchar para reducir el riesgo de inseguri- dad al mínimo. Existen dos grandes grupos de peli- gros bien diferenciados: las contamina- ciones químicas y las contaminaciones microbiológicas. La contaminación química Una gran parte de los alimentos que con- sumimos contienen sustancias ajenas a su composición original procedentes de la manipulación directa del hombre: los productos agrícolas se tratan con plagui- cidas en el campo y con fungicidas des- pués de ser recolectados, los animales reciben tratamientos veterinarios desde que nacen, a los alimentos se les aña- den aditivos durante su procesado, etc. Dependiendo de la dosis de estas sus- tancias y de su capacidad para acumu- larse en el organismo, éstas pueden ser inofensivas o bien causar intoxicaciones agudas o crónicas. Veamos a qué clase de contaminantes nos estamos refiriendo: • Pesticidas. Sustancias químicas con las que se combaten las plagas que dañan los cultivos. A largo plazo, en dosis ex- cesivas, sus efectos pueden ser devas- tadores para la salud. • Residuos de tratamientos veterinarios. Entre ellos destacan: los antibióticos, que se utilizan para tratar y prevenir las enfermedades de los animales, pue- den estimular en el hombre la aparición El uso de medicamentos veterinarios exige el cumplimiento de los tiem- pos de espera antes del sacrificio. No es posible suprimir por completo el riesgo de que en algún momento lleguen a nuestros mercados alimentos que puedan entrañar algún peligro potencial.
  • 8. 8 Una bacteria es capaz de dividirse en dos cada 20 minutos y lo mismo pue- den hacer sus descendientes. De este modo, y en apenas 12 horas, un ali- mento contaminado puede poblarse de un ingente número de bacterias: ¡69 millones de ellas a partir de una sola intrusa! Para evitar que una bac- teria patógena cause problemas, es preciso no sólo extremar la higiene, sino también someter los alimentos a temperaturas que o bien impidan la proliferación de las bacterias o bien sean capaces de destruirlas. ¿A qué ritmo se multiplica una bacteria en condiciones favorables? 2 1 bacteria 69 millones de bacterias 4 6 8 10 12 La aflatoxina B1 es la sustancia cancerígena más potente que se conoce. A partir de 100 ºC destrucción de las esporas Entre 65 y 100 ºC no hay crecimiento pero las esporas sobreviven Entre 40 y 65 ºC crecimiento lento Entre 20 y 40 ºC crecimiento rápido Entre 0 y 20 ºC crecimiento lento Por debajo de 0 ºC no hay crecimiento: los microorganismos permanecen dormidos y algunos mueren de bacterias resistentes a sus poderes curativos e invalidar su eficacia médica; las hormonas naturales y sintéticas uti- lizadas con usos terapéuticos, algunas tienen efectos cancerígenos y pueden producir malformaciones en el feto; los tranquilizantes que se utilizan durante el transporte, por ejemplo o los beta- agonistas, que se utilizan para tratar bronconeumonías o estimular partos. • Micotoxinas. Son unas toxinas produ- cidas por algunos mohos que se en- cuentran en el ambiente. Cuando se dan unas condiciones de temperatura
  • 9. ocufácil 9 • Contaminantes ambientales. Hay diver- sas fuentes posibles de contaminacio- nes de esta clase: los bifenilos policlo- rados (PCB), sustancias sintéticas con múltiples aplicaciones industriales; las dioxinas, que se producen involunta- riamente cuando se queman materiales que tienen cloro en su composición; los metales pesados (cadmio, plomo, mer- curio...) y el arsénico que se emplean continuamente en la minería y la in- dustria, entre otras muchas cosas, para fabricar abonos, pilas, fluorescentes o combustibles para el transporte. y humedad determinadas afloran y pro- ducen este tipo de toxinas. Algunos son potentes cancerígenos y pueden afectar al hígado y al riñón. • Compuestos que se forman durante el procesado, como por ejemplo las ni- trosaminas y los hidrocarburos aromá- ticos policíclicos (HAP). Las nitrosami- nas se forman cuando se combinan las proteínas con los nitritos en determi- nadas condiciones ambientales o tam- bién a partir de los nitratos de los abo- nos. Son potencialmente cancerígenos y su uso sólo está justificado en deter- minados alimentos que son capaces de evitar la intoxicación por botulismo. Los HAP son sustancias que se generan en los procesos de combustión y tam- bién pueden estar presentes en los alimentos que se ahuman o se asan a la brasa o en barbacoa. Los más peli- grosos son los benzopirenos y tienen efectos cancerígenos.
  • 10. 10 La contaminación microbiológica La presencia de microorganismos en los alimentos es normal y, dentro de ciertos límites, inofensiva. Los problemas apare- cen cuando se sobrepasan esos límites a causa de unas medidas de higiene o de conservación deficientes. Los microorganismos que pueblan los alimentos pueden ser de tres tipos: • Los "buenos". Microorganismos tecno- lógicos que contribuyen a la transfor- mación de ciertos alimentos en otros de conservación más duradera y se- gura, pues impiden el crecimiento de bacterias peligrosas. Hablamos de las bacterias lácticas, responsables de la fermentación del yogur y de los que- sos, así como de las levaduras del pan o de la cerveza y los mohos que confie- ren su personalidad a algunos quesos (Cabrales, Camembert...) o crecen en las tripas de los embutidos. • Los "feos". Microorganismos alteran- tes que, aunque no son tóxicos, cau- san en los alimentos podredumbres detectables por el mal aspecto, el mal olor o el mal sabor y que provocan un rechazo instintivo. • Los "malos". Microorganismos pató- genos capaces de causar en el hombre enfermedades de diversa gravedad y, en el peor de los casos, la muerte. Pue- den llegar a los alimentos, por ejemplo, a través de las aguas de riego conta- minadas o de la propia tierra en la que viven algunas de las bacterias peligro- sas. Hombres y animales también pue- den ser portadores de bacterias: basta con una manipulación poco higiénica para que el alimento se contamine al contacto con su piel, heridas, saliva o heces. Las bacterias también pueden encontrarse en el tracto digestivo de los animales y llegar a la carne durante su procesado en el matadero.
  • 11. Descubra ya su oferta especial en: Cada dos meses, Dinero y Derechos le ayuda a resolver cuestiones jurídicas y financieras. Le permite conocer mejor sus derechos y gestionar sus bienes siempre de manera rentable. 6 números al año • Para defender sus derechos y proteger sus bienes Cada dos meses, Dinero y Derechos le ayuda a resolver cuestiones jurídicas y http://atencionglobal.ocu.org Cada mes, en OCU-Compra Maestra puede encontrar análisis de productos y servicios que usted utiliza en su vida cotidiana. De este modo, puede realizar una elección objetiva y segura... ¡siempre al precio más justo! 11 números al año • Para ahorrar cientos de euros cada año Porque no todos los productos y servicios son de fiar Conozca las revistas de la OCU
  • 12. 12 Cocina: más higiene, mejor seguridad Basura Siempre bien tapada. Lo mejor es usar un cubo con pedal. Horno Manténgalo siempre limpio. En el microondas, evite las salpicaduras colocando una tapa. Bayetas Evitará contaminaciones teniendo un trapo o bayeta para cada uso y cambiándolas con frecuencia. Lavavajillas Límpielo con frecuencia. Evite que se acumule suciedad en el filtro. No deje en su interior los platos y cacharros sucios durante mucho tiempo. Encimera y tablas Límpielas después de cada uso con jabón y, de vez en cuando, lejía diluida. Las tablas, métalas regularmente en el lavavajillas. Fregadero Lave las manos con agua y jabón antes de empezar a cocinar, y siempre que haya probabilidad de contaminación. Si lava a mano la vajilla, es mejor secarla al aire antes que con un paño que no esté limpio.
  • 13. 13 Las infecciones e intoxicaciones por alimentos son muy frecuentes y, al contrario de lo que solemos pensar, muchas veces el problema tiene su origen en nuestra propia casa, más concretamente, en la cocina. Placa No basta con pasar la bayeta: debe emplear los productos indicados para el tipo de cocina. Cocine siempre los alimentos a temperaturas elevadas. La mayoría de las bacterias no aguantan temperaturas de más de 70 °C. Campana Debe limpiarla a fondo al menos una vez al mes. Si tiene un armario encima, no lo use para almacenar comida. Productos de limpieza Asegúrese de que en ningún caso pueden entrar en contacto con la comida y que no sean accesibles para los niños. Respete escrupulosamente las indicaciones de uso. Frigorífico y congelador Mántengalos muy limpios y evite las acumulaciones de hielo. La temperatura del frigorífico no debe superar los 8 °C. La del congelador debe estar por debajo de –18 °C. Más consejos y recomendaciones en www.ocu.org/higiene-cocina ocufácil
  • 14. 14 Los aditivos: ¿son tóxicos? Su uso es admisible siempre y cuando responda a una necesidad tecnológica o resulte útil para el consumidor y sean in- ofensivos. Sin embargo, muchos aditivos se emplean para enmascarar la pobreza de los ingredientes utilizados, o para me- jorar su aspecto. No todos los aditivos son peligrosos o sospechosos de producir alergias, al contrario, hay algunos muy útiles que precisamente luchan contra el peligro Basta leer las etiquetas de los alimentos que integran nuestra dieta para darse cuenta de que muy pocos se libran de la presencia de los aditivos. E-202 Conservante Sorbato potásico Función: conservante artificial. Usos: ampliamente usado en bebidas fermentadas, como vino, sidra, derivados lácteos como yogures, quesos, produc- tos de panadería, etc. Valoración: posibles reacciones alérgicas en personas sensibles. E-220 al E-228 Conservantes Sulfitos Función: conservantes artificiales. Usos: muy extendidos en pro- ductos secos o deshidratados, zumos, bebidas a base de vino, sidra o cerveza, crustáceos, etc. Valoración: reacciones alérgicas en personas sensibles. E-120 Colorante Rojo cochinilla Origen: de color rojo, es de origen natural, obtenido a partir del caparazón del insecto cochinilla. Usos: muy extendido en todo tipo de alimentos que tengan coloraciones rojizas. Efectos: posibles reacciones alérgicas en personas sensibles. de la proliferación de bacterias. El pro- blema viene por la acumulación: por sí solo, el consumo puntual de un aditivo en un alimento no entraña ningún riesgo, pero en algunos casos, su presencia es tan habitual en la dieta que sumando los que contiene cada alimento elaborado y la cantidad de ellos que comemos al día, sí podemos encontrarnos con un pro- blema. Por ejemplo, fíjese en los edul- corantes que puede llegar a tomar un día cualquiera a través de la ingesta de bebidas refrescantes light, de yogures desnatados, de caramelos sin azúcar, … y tantos otros alimentos que actualmen- te los contienen. A continuación, puede ver una ficha con el nombre, usos y otras informaciones de algunos de los aditivos más utilizados.
  • 15. ocufácil 15 E-951 Edulcorante Aspartamo Función: edulcorante artificial. Usos: muy extendido en productos edulcorados, yogures, bebidas refrescantes, etc. Valoración: prohibido para fenilcetonúricos. E-620 al E-625 Potenciadores del sabor Glutamatos Función: potenciadores del sabor, origen artificial. Usos: muy empleado en ape- ritivos salados, sopas, cremas, derivados cárnicos, platos preparados, etc. Valoración: reacciones alérgicas en personas sensibles. E-407 Agente de textura Carragenatos Función: espesante de origen natural, se obtiene a partir de un alga marina. Usos: muy extendido en deriva- dos lácteos, postres, compotas, helados, salsas, etc. Valoración: posible interferen- cia en la absorción de algunos minerales. ¿Qué significa el número E? Con el fin de facilitar la libre circu- lación de los alimentos de un país a otro, la Unión Europea ha asignado un número de 3 a 4 cifras precedido de la letra E (de “Europa”) a cada uno de los aditivos permitidos en los Estados miembros. El número E, al sustituir el nombre, a veces demasiado largo y complicado por las cifras, permite mencionar los aditivos de manera más concisa en los embalajes de dimensio- nes muy reducidas, así como facilitar su identificación independientemente de la lengua utilizada en la etiqueta. En general, el papel principal de cada aditivo se puede identificar a través de la primera cifra del número: E1.. colorantes E2.. conservantes E3.. antioxidantes E4.. emulgentes, estabilizantes, espesantes y gelificantes E5.. agentes antiaglomerantes ácidos, bases y sales E620 a E635 potenciadores del sabor E901 a E904 agentes de recubrimiento E950 a E967 edulcorantes
  • 16. 16 ¿Quién evalúa la seguridad de los aditivos? El examen toxicológico de los aditivos lo efectúan organismos internaciona- les que examinan los expedientes pre- sentados por los fabricantes, determi- nan la Ingestión Diaria Admisible (I.D.A.) y definen los criterios de pureza de los aditivos. • A nivel mundial se lleva a cabo por el Comité mixto de la FAO (Food and Agricultural Organization) y la OMS (Organización Mundial de la Salud). • En la Unión Europea es la EFSA (Euro- pean Food Safety Authority) quien evalúa los datos toxicológicos dispo- nibles y realiza las recomendaciones a la Comisión Europea, que redacta la legislación. Una vez establecidas las normativas a ni- vel europeo (Directivas, Reglamentos…) éstas se trasladan a la legislación nacio- nal de cada país miembro. ¿Qué es la I.D.A.? La Ingesta Diaria Admisible o I.D.A. es la dosis, por kilo de peso corporal y día, que un individuo sano puede ingerir du- rante su vida sin riesgo para su salud. A partir de la I.D.A. se calculan los con- tenidos máximos permitidos en cada grupo de alimentos, teniendo en cuenta los hábitos alimentarios de la población a la que concierne, para que una die- Frutas secas 50 8,5 37,8 Crustáceos 100 18,2 82,9 Productos cárnicos 150 26,7 84,4 Vino 125 10,2 19 TOTAL 63,6 224,2 (1) Se trata de los valores medios y máximos detectados en nuestro estudio. Cantidad de sulfitos (mg/por ración) (1) Ración (g)Alimento Media Máxima Este ejemplo ilustra el consumo puntual de alimentos con una can- tidad elvada de sulfitos. Una dieta equilibrada, variada y que no abuse de los alimentos procesados, evita- rá que superemos la I.D.A. y que no suponga, por tanto, un problema para nuestra salud. Ingesta diaria de sulfitos
  • 17. ocufácil 17 ta equilibrada y variada no sobrepase nunca la dosis máxima. Esto significa que, en un alimento consumido en gran- des cantidades como el pan, la dosis autorizada de un aditivo concreto debe ser inferior a la de otros productos de consumo ocasional. ¿Es posible superar la I.D.A. en una dieta habitual? Según la propia definición de la I.D.A., no parece fácil alcanzar esta cantidad, sin embargo, en algunos casos, podría llegar a ocurrir. Tomemos como ejemplo los resultados del último estudio que hemos realiza- do y publicado en nuestra revista OCU Compra Maestra, en el que analizába- mos la presencia de sulfitos (aditivos utilizados como conservantes y que a la vez sirven para mejorar el color) en dife- rentes grupos de alimentos. La I.D.A. de los sulfitos es de 0,7 mg por kg de peso y día. Por lo tanto, un adulto que pese 70 kg no debería ingerir más de 49 mg de sulfitos al día (0,7 mg x 70 kg). Pues bien, de acuerdo con los valores medios hallados en el estudio, si esa persona comiera en una misma jornada frutas secas, crustáceos, carne y vino en cantidades moderadas, su ingesta de sulfitos ascendería a 63 mg (véase cua- dro Ingesta diaria de sulfitos), y si nos atenemos a los valores máximos de sul- fitos detectados para cada tipo de pro- ducto, esa cantidad se multiplicaría casi por cuatro. No siempre la voz de los consumi- dores es tenida en cuenta en todo el proceso normativo.
  • 18. 18 Con los niños, aún más cuidado Los pequeños de la casa tienen un peso corporal inferior al de los adultos, pero proporcionalmente pueden ingerir tan- tos aditivos como ellos. No hay más que fijarse en que sus alimentos preferidos (caramelos y golosinas, refrescos, pos- tres lácteos, bollería, charcutería, comi- das preparadas...) se encuentran preci- samente entre los productos que más abusan de estas sustancias. Los límites legales de uso de aditivos y las cantidades que se establecen como ingesta diaria admisible (I.D.A.) de cada uno de ellos, están calculadas para un adulto de constitución mediana y pueden resultar excesivos para nuestros niños. No se trata de ser alarmistas, pero los padres harán bien en vigilar de cerca la dieta de sus hijos, intentando proponer alternativas naturales (leche o fruta) a muchos de los alimentos procesados di- rigidos a ellos (postres lácteos o refres- cos), y limitando la ingesta de los alimen- tos más ricos en aditivos sospechosos o dudosos: charcutería, golosinas, bollería y postres.
  • 19. ocufácil 19 Intoxicaciones alimentarias: ¿qué hacer? Pueden darse otro tipo de síntomas como debilidad, dolores musculares, síntomas catarrales, parálisis muscular o incluso abortos. Las circunstancias en las que se produce una intoxicación alimentaria pue- den ser muy variadas y con efectos muy diferentes. El tiempo de incubación es variable, pue- den aparecer a las pocas horas o tardar varios días en manifestarse, y no todas las personas que han consumido un alimento contaminado tienen porque caer enfer- mos, hay varios factores que pueden in- fluir: la propia resistencia personal, la can- tidad de alimento ingerido, etc. ¿Cuándo debe ir al médico? Si la intoxicación es más leve, bastará con que se hidrate bien mientras dure el epi- sodio y que mantenga una dieta blanda. Conviene empezar a comer poco a poco siguiendo este plan: • primero, agua de cocer el arroz (sólo o con zanahoria), sémola o sopas de pasta; es aconsejable tomar cantidades peque- ñas y a menudo; La ingestión de comidas y bebidas en malas condiciones puede producir lesiones de distinta consideración. Las más habituales son las que conllevan síntomas gastrointestinales (vómitos, diarreas, dolor abdominal), pero no son las únicas. • poco a poco puede ir introduciendo el arroz hervido, pollo o pescados hervi- dos, pan blanco tostado, jamón de york o manzana cruda; • antes de pasar a la alimentación normal, conviene comer carne o pescado a la plancha, yogur, zanahoria y verduras her- vidas y galletas tipo maría. En el caso de los bebés, acuda rápi- damente al pediatra y siga sus conse- jos de realimentación. Como hemos dicho, lo más peligroso es la deshidratación,esdecir,lapérdidaexcesiva de agua y sales minerales, principalmente sodio y potasio, por lo que la rehidratación con suero debe iniciarse de inmediato. En la farmacia venden unos sobres prepara- dos para verter en una jarra de agua (¡no tome agua sola!), aunque también puede prepararlo en casa, siguiendo la fórmula que le indicamos seguidamente, o utilizar alguna bebida isotónica mezclada con un
  • 20. 20 ¿Cuándo acudir al médico? Vómitos contínuos, no admite ni el suero Sí admite el suero Duran más de 3 días sin mejoría o aparecen signos de alarma Duran menos de 2 o 3 días y hay mejoría. Sin signos de alarma Niños menores de 2 años o ancianos Duran menos de 12 horas y no hay signos de alarma Duran más de 12 horas o aparecen signos de alarma CURACIÓN IR AL MÉDICO Si sufre molestias gastrointestinales por una intoxicación alimentaria, los signos de alarma son: fiebre alta (más de 38º C), moco y sangre en heces, vómitos con sangre. En caso de dudas sobre cómo actuar, llame al 112 (emer- gencias) o al 061 (urgencias médicas).
  • 21. 21ocufácil poco de agua, para que se absorba mejor y más rápido. Se debe empezar a beber en cantidades pequeñas cada hora o 2 horas, según se vaya tolerando. Para los bebés y niños pequeños que pue- den deshidratarse rápidamente, se reco- mienda utilizar una jeringuilla y adminis- trarles 1 cm3 cada 10 minutos. ¿Cómo reclamar si se ha intoxicado en un establecimiento público? Las lesiones por la ingesta de alimentos son difíciles de demostrar, por eso aquí le vamos a decir qué pasos seguir y qué debe tener en cuenta a la hora de recla- mar una indemnización por intoxicación alimentaria. Las intoxicaciones alimentarias pueden tratarse al amparo de una amplia legis- lación: desde las normas específicas de protección de los consumidores hasta el Código Civil. Aunque algunos casos de intoxicación se han llegado a resolver por la vía penal, lo normal es que se tramiten por la vía civil. Además, por esta vía, el demandante no tiene que demostrar la culpa del demandado (no tiene que pro- bar, por ejemplo, que el dueño del bar ha incumplido las precauciones y medidas apropiadas en la elaboración de los ali- mentos), mientras que en la vía penal sí. Para que una reclamación prospere es imprescindible demostrar la relación en- tre el daño y la causa que lo originó. Por el carácter perecedero de los alimentos, resulta complicado demostrar el origen exacto de la intoxicación, casi en la mi- tad de los brotes se desconoce el agen- te que la causó. Sin embargo, existen algunos elementos que le ayudarán a probar la relación entre el consumo del alimento y la intoxicación. Es fundamental conservar todas las prue- bas a su alcance que ayuden a demostrar la causa de la intoxicación alimentaria. • En primer lugar, guarde siempre la fac- tura o comprobante que demuestre que ha efectuado la compra del producto Cómo preparar un suero casero • 1 litro de agua. • 2 cucharadas soperas de azúcar (2 comprimidos de sacarina si es diabético). • Un poquito de sal (media cucharadita de café). • Un poquito de bicarbonato (media cucharadita de café). • El zumo de medio limón.
  • 22. 22 • Si son varias las personas que sufren los mismos síntomas de la intoxicación, en la misma fecha y lugar, sus testimonios y los de otros testigos, e incluso los de los propios demandados, sirven para esta- blecer también una relación causal en- tre el consumo del alimento y los daños producidos a los afectados. También ayuda la presentación de un informe epidemiológico, así como la existencia de indemnizaciones anteriores a otros afectados por parte de la aseguradora del local demandado, pues implica que se reconoce su responsabilidad. o que ha consumido el alimento, con la fecha y el detalle de lo consumido. Tam- bién es recomendable aportar copia de las reclamaciones escritas que se haya podido efectuar, tanto de las hojas de reclamaciones como otros escritos diri- gidos al responsable. • En cuanto a la prueba de las lesiones, es fundamental presentar informes mé- dicos, partes de asistencia sanitaria, co- pias originales de las recetas expedidas a nombre del afectado, partes de ingre- so hospitalario, baja laboral, diagnós- tico y tratamiento. Si hay secuelas, tenga en cuenta que tendrá que pasar por una evaluación de un perito médico. • A veces, aunque se desconozca la cau- sa exacta de la intoxicación y no pueda determinarse de qué alimento se trata, se puede establecer a través de indi- cios como, por ejemplo, expedientes e informes de inspección que constaten deficiencias en cuestiones de higiene, manipulación de alimentos, refrigera- ción o limpieza insuficientes en el esta- blecimiento. • Cuando la intoxicación se produce du- rante un viaje contratado con pensión completa, los tribunales suelen con- siderar probada la relación entre la intoxicación y el establecimiento donde se aloja el afectado. En nuestra página web www.ocu.org/modelos le ofrecemos un modelo de reclamación al establecimiento presuntamente responsable de una intoxicación alimentaria.
  • 23. 23ocufácil ¿Contra quién debe presentar la demanda? La demanda debe realizarse contra el ti- tular del establecimiento y su compañía aseguradora, y en el caso de que la in- toxicación se produzca durante un viaje combinado (con alojamiento y pensión completa, por ejemplo), contra la agen- cia de viajes y el operador mayorista. Cuando la intoxicación tiene lugar en un establecimiento que depende de la Administración (centro escolar, hospital, etc.) se debe presentar una reclamación de responsabilidad patrimonial, procedi- miento más lento que la vía civil. ¿Cuánto reclamar? La cantidad de la indemnización depende de varios factores: el tipo de lesión y cómo afecta a la víctima, su edad, el número de días de baja, los gastos médicos y de far- macia, o la situación familiar en caso de fallecimiento, entre otras cuestiones. Las indemnizaciones pueden incluso cu- brir el daño moral de personas que no estén directamente afectadas por la in- toxicación, por ejemplo, los padres de niños intoxicados, los novios en la cele- bración de su banquete de boda o los familiares de fallecidos. Desde la OCU recomendamos solicitar como mínimo las cuantías establecidas en el baremo que se utiliza para las in- demnizaciones por daños físicos de las víctimas de los accidentes de tráfico (veálo en www.ocu.org>dinero-trabajo- e-impuestos>seguros). Reclame siempre una cantidad que se pueda probar. Si existen secuelas, es necesaria la valo- ración de un especialista. Conviene no inflar la reclamación por daños y secue- las, ya que los tribunales pueden estimar parcialmente la cuantía o directamente desestimarla y en ese caso le repercuti- rán las costas del juicio. En nuestra página web www.ocu.org/modelos le ofrecemos un modelo de reclamación administrativa de daños y perjuicios.
  • 24. Más información sobre alimentación en www.ocu.org