Your SlideShare is downloading. ×
La santísima trinidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La santísima trinidad

2,447

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,447
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
81
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Clic para pasar Enseñanzas de los Doctores de la Iglesia VI La Santísima Trinidad
  • 2. La Santísima Trinidad Pensamientos de San Agustín Obispo de Hipona, doctor de la Iglesia
  • 3. San Agustín y el niño
  • 4. La historia de San Agustín con el niño es por muchos conocida. La misma surge del mucho tiempo que dedicó este gran santo y teólogo a reflexionar sobre el misterio de la Santísima Trinidad, de cómo tres personas diferentes podían constituir un único Dios.
  • 5. Cuenta la historia que mientras Agustín paseaba un día por la playa, pensando en el misterio de la Trinidad, se encontró a un niño que había hecho un hoyo en la arena y con una concha llenaba el agujero con agua de mar.
  • 6. El niño corría hasta la orilla, llenaba la concha con agua de mar y depositaba el agua en el hoyo que había hecho en la arena.
  • 7. Hasta que ya San Agustín, sumido en gran curiosidad se acerca al niño y le pregunta: "Oye, niño, ¿qué haces?" Y el niño le responde: " Estoy sacando toda el agua del mar y la voy a poner en este hoyo".
  • 8. Y San Agustín dice: "Pero, eso es imposible". Y el niño responde: "Más imposible es tratar de hacer lo que tú estas haciendo: Tratar de comprender en tu mente pequeña el misterio de la Santísima Trinidad".
  • 9. Algunos Pensamientos de San Agustín acerca de la Santísima Trinidad.
  • 10. El Padre es, pues, para el Hijo verdad, origen veraz; el Hijo es la verdad, nacida del Padre veraz; y el Espíritu Santo es la bondad, emanada del Padre bueno y del Hijo bueno...
  • 11. "Cuando hayas conseguido los tres panes, es decir, el alimento que es el conocimiento de la Trinidad, tendrás con qué vivir tú y con qué alimentar al otro.
  • 12. No tengas miedo de que venga un peregrino de viaje; al contrario, hazle miembro de tu familia recibiéndole. No temas tampoco que se te acaben las provisiones. Ese pan no se termina; antes bien, terminará él con tu indigencia.
  • 13. Es pan, y es pan, y es pan: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
  • 14. Eterno el Padre, coeterno el Hijo y coeterno el Espíritu Santo. Inmutable el Padre, inmutable el Hijo e inmutable el Espíritu Santo.
  • 15. Creador tanto el Padre como el Hijo, como el Espíritu Santo. Pastor y dador de vida tanto el Padre como el Hijo, como el Espíritu Santo. Alimento y pan eterno el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
  • 16. Aprende esto tú y enséñalo. Vive tú de él y alimenta al otro. Dios, que es quien da, no puede darte cosa mejor que a sí mismo. ¡Avaro! ¿Qué otra cosa deseas? Si pides algo más, ¿qué te ha de bastar, si Dios no te basta?".
  • 17. "... que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, de una misma e idéntica substancia, insinúan, en inseparable igualdad, la unicidad divina, y, en consecuencia, no son tres dioses, sino un solo Dios. Y aunque el Padre engendró un Hijo, el Hijo no es el Padre; y aunque el Hijo es engendrado por el Padre, el Padre no es el Hijo; y el Espíritu Santo no es ni el Padre ni el Hijo, sino el Espíritu del Padre y del Hijo, al Padre y al Hijo coigual y perteneciente a la unidad trina"
  • 18. El padre manda que se le ponga el primer vestido, el que había perdido Adán al pecar. Tras haber recibido en paz al hijo y haberlo besado, ordena que se le dé un vestido: la esperanza de la inmortalidad que confiere el bautismo. Manda asimismo que se le ponga anillo, prenda del Espíritu Santo, y calzado para los pies como preparación para el Evangelio de la paz, para que sean hermosos los pies del anunciador del bien"
  • 19. Señor y Dios mío, en ti creo, Padre, Hijo y Espíritu Santo. No hubieras dicho ésta Verdad: “ Id, bautizad a todas las gentes en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo? Si no fueras Trinidad...
  • 20. Esta Trinidad de la fe Católica es presentada y creída de una manera inseparable... que todo lo que por ella se realiza debe considerarse realizada por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo. Nada hace el Padre que no lo haga también el Hijo y el Espíritu Santo, ni nada hace el Espíritu Santo que no lo hagan el Padre y el Hijo, y nada hace el Hijo que no lo hagan también el Padre y el Espíritu Santo...
  • 21. El designio divino de la encarnación se debe atribuir propiamente al Hijo, ya que, por medio del Hijo se deriva el conocimiento del mismo Padre (es decir, del único principio del que derivan las cosas) y al Espíritu Santo se le atribuye la función y el don de una cierta suavidad y dulzura interior e inefable en el querer permanecer en este conocimiento y en el despreciar todas las cosas mortales”.
  • 22. "Si lo has encontrado en ti mismo, si lo has hallado en el hombre, si en una persona cualquiera que deambula por la tierra arrastrando un cuerpo frágil que agrava al alma, cree entonces que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo pueden manifestarse separadamente a través de distintas cosas visibles, a través de ciertas formas tomadas de las criaturas, y que obran inseparablemente.
  • 23. Si deseas recibir mails, relacionados con la Iglesia: que contienen diapositivas, vida de Santos, Evangelio del Domingo, etc. Escribe a: unidosenelamorajesus@gmail.com, con el título suscripciones. Servicio Gratuito. Que Dios te llene de bendiciones. Y que permanezcamos unidos en el amor a Jesús.

×