Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Enseñanzas del papa fracisco no.17
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Enseñanzas del papa fracisco no.17

  • 203 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
203
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
13
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Enseñanzas del Papa Francisco No.17
  • 2. El 24 de julio el Papa Francisco antes de celebrar la Misa en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, emocionado realizó la siguiente oración:
  • 3. Madre Aparecida, tal como vos un día, así hoy me siento yo delante de ti y de mi Dios, que nos propone para la vida una misión cuyos contornos y límites desconocemos, cuyas exigencias apenas vislumbramos.
  • 4. Pero en nuestra fe de que para Dios nada es imposible, tú, Madre, no dudaste y yo tampoco puedo dudar. 'He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra’, de igual manera Madre, como tú, yo abrazo mi misión,
  • 5. coloco mi vida en vuestras manos, para que vayamos tú, Madre y tu Hijo, a caminar juntos, creer juntos, luchar juntos, vencer como siempre juntos; caminantes, tú y tu Hijo.
  • 6. ‘Mujer he aquí a tu hijo, hijo he aquí a tu Madre’. Madre Aparecida, un día llevaste a tu Hijo al templo para consagrarlo al Padre, para que fuese completamente disponible para la misión, llévame al mismo Padre, conságrame a Él con todo lo que soy y con todo lo que tengo, aquí estoy, envíame.
  • 7. Madre de Aparecida, pongo en vuestras manos, para que la eleves ante el Padre, a nuestra juventud, vuestra juventud, la Jornada Mundial de la Juventud, cuánta fuerza, cuánta vida, cuánto dinamismo que brota y explota y que puede estar al
  • 8. Padre, acoge y santifica a tu juventud. Finalmente Madre, te pedimos permanecer aquí siempre, acogiendo a vuestros hijos y a vuestras hijas peregrinas, pero también ven con nosotros, estate siempre a nuestro lado y acompaña nuestra
  • 9. a la familia grande de los devotos, principalmente cuanto más nos pesa la cruz sustenta nuestra esperanza y nuestra fe, que seamos fieles hasta la muerte para recibir la corona de la vida. Amén".
  • 10. En su homilía dijo: “Hoy he querido venir aquí para pedir a María, nuestra Madre, el éxito de la Jornada Mundial de la Juventud, y poner a sus pies la vida del pueblo latinoamericano”
  • 11. “Hoy, en vista de la Jornada Mundial de la Juventud que me ha traído a Brasil, también yo vengo a llamar a la puerta de la casa de María — que amó a Jesús y lo educó— para que nos ayude a todos nosotros, Pastores del Pueblo de Dios, padres y educadores, a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una nación y de un mundo más justo, solidario y fraterno”, 
  • 12. Para ello son necesarias tres actitudes sencillas: mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría.
  • 13. “Ante el desaliento que podría haber en la vida, en quien trabaja en la evangelización o en aquellos que se esfuerzan por vivir la fe como padres y madres de familia, quisiera decirles con fuerza: Tengan siempre en el corazón esta certeza: 
  • 14.  Dios camina a su lado, en ningún momento los abandona. Nunca perdamos la esperanza (…). El ‘dragón’, el mal, existe en nuestra historia, pero no es el más fuerte. El más fuerte es Dios, y Dios es nuestra esperanza”
  • 15. Seamos luces de esperanza ante los jóvenes para que no busquen una falsa esperanza en ídolos como el dinero, el éxito, el poder, el placer, porque esos “ídolos pasajeros” solo les dejarán “una sensación de soledad y vacío”. 
  • 16. “Exhorto a ayudar a los jóvenes para que sean “protagonistas de la construcción de un mundo mejor”. “Ellos no sólo necesitan cosas. Necesitan sobre todo que se les propongan esos valores inmateriales que son el corazón espiritual de un pueblo, la memoria de un pueblo”,
  • 17. “Los invito a “dejarse sorprender por Dios”. “Dios nunca deja de sorprender, como con el vino nuevo del Evangelio que acabamos de escuchar. Dios guarda lo mejor para nosotros. Pero pide que nos dejemos sorprender por su amor, que acojamos sus sorpresas. Confiemos en
  • 18. “Si los cristianos caminamos en la esperanza, dejándonos sorprender por el vino nuevo que nos ofrece Jesús, ya hay alegría en nuestro corazón y no podemos dejar de ser testigos de esta alegría. El cristiano es alegre, nunca triste. Dios nos acompaña”.
  • 19. “Tenemos una Madre que intercede siempre por la vida de sus hijos”. “Jesús nos ha mostrado que el rostro de Dios es el de un Padre que nos ama. El pecado y la muerte han sido vencidos”.
  • 20. “El cristiano no puede ser pesimista.  No tiene el aspecto de quien parece estar de luto perpetuo. Si estamos verdaderamente enamorados de Cristo y sentimos cuánto nos ama, nuestro corazón se ‘inflamará’ de tanta alegría que contagiará a cuantos viven a nuestro alrededor”
  • 21. “Le pido a la Virgen, Nuestra Señora de Aparecida, que los bendiga, que bendiga a sus familias, que bendiga a sus hijos, que bendiga a sus padres, que bendiga a toda la patria”
  • 22. “a ver, ahora me voy a dar cuenta si me entienden, les hago una pregunta: ¿Una madre se olvida de sus hijos?” La multitud respondió “¡No!” y el Papa agregó: “Ella no se olvida de nosotros, ella nos quiere y nos cuida, y ahora le vamos a pedir la bendición”.
  • 23. Antes de culminar la Misa, el Papa consagró su pontificado a la protección de la Madre de Dios. Con ésta oración: “Oh María Santísima De los méritos de nuestro Señor Jesucristo en tu querida imagen de Aparecida, alcanza numerosos beneficios sobre todo a Brasil.”
  • 24. Yo, aunque indigno de pertenecer al número de tus hijos e hijas, pero lleno de deseo de participar de los beneficios de tu misericordia, postrado a tus pies consagro mi entendimiento para que siempre piense en el amor que mereces.
  • 25. Te consagro mi lengua para que siempre te alabe y propague tu devoción. Te consagro mi corazón para que, después de Dios, te ame sobre todas las cosas. Recíbeme, Oh Reina incomparable.
  • 26. Tú, que en Cristo crucificado eres nuestra Madre en el dichoso número de tus hijos e hijas, recíbeme bajo tu protección. Socórreme en todas mis necesidades espirituales y temporales, sobre todo en la hora de mi muerte. 
  • 27.  Bendíceme oh celestial cooperadora; y con tu poderosa intercesión, fortaléceme en mi flaqueza a fin de que te sirva fielmente en esta vida y después pueda alabarte, amarte y darte gracias en el cielo por toda la eternidad.
  • 28. Y antes de retirarse dijo a los presentes: "Les pido un favor, ¨um jeitinho¨: Recen por mí, recen por mí, lo necesito. Que Dios los bendiga, que Nuestra Señora de Aparecida los cuide y hasta 2017 que voy a volver. Adiós"
  • 29. Después de asistir al Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, asistió hacia el Hospital San Francisco de Asis y dijo:
  • 30. Dios ha querido que, mis pasos se encaminaran hacia un santuario particular del sufrimiento humano, como es el Hospital San Francisco de Asís. Es bien conocida la conversión de su santo Patrón: el joven Francisco abandona las riquezas y comodidades del mundo para hacerse pobre entre los pobres.
  • 31. Se da cuenta de que la verdadera riqueza y lo que da la auténtica alegría no son las cosas, el tener,  los ídolos del mundo, sino el seguir a Cristo y servir a los demás; pero quizás es menos conocido el momento en que todo esto se hizo concreto en su vida: fue cuando abrazó a un
  • 32. Aquel hermano que sufría, marginado, era «mediador de la luz (...) para san Francisco de  Asís» (cf. Carta enc. Lumen fidei, 57), porque en cada hermano y hermana en dificultad abrazamos la carne de Cristo que sufre.
  • 33. Hoy, en este lugar de lucha contra la dependencia química, quisiera abrazar a cada uno y cada una de ustedes que son la carne de Cristo, y pedir que Dios colme de sentido y firme esperanza su camino, y también el mío.
  • 34. Abrazar. Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados, como San Francisco. Hay muchas situaciones en Brasil, en el mundo, que necesitan atención, cuidado, amor, como la lucha contra la dependencia química. Sin embargo, lo que prevalece con frecuencia en nuestra sociedad es el egoísmo.
  • 35. ¡Cuántos «mercaderes de muerte» que siguen la lógica del poder y el dinero a toda costa! La plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad.
  • 36. No es la liberalización del consumo de drogas, como se está discutiendo en varias partes de América Latina, lo que podrá reducir la propagación y la influencia de la dependencia química. 
  • 37. Es preciso afrontar los problemas que están a la base de su uso, promoviendo una mayor justicia, educando a los jóvenes en los valores que construyen la vida común, acompañando a los necesitados y dando esperanza en el futuro.
  • 38. Todos tenemos necesidad de mirar al otro con los ojos de amor de Cristo, aprender a abrazar a aquellos que están en necesidad, para expresar cercanía, afecto, amor.
  • 39. Pero abrazar no es suficiente. Tendamos la mano a quien se encuentra en dificultad, al que ha caído en el abismo de la dependencia, tal vez sin saber cómo, y decirle: «Puedes levantarte, puedes remontar; te costará, pero puedes conseguirlo si de verdad lo quieres».
  • 40. Queridos amigos, yo diría a cada uno de ustedes, pero especialmente a tantos otros que no han tenido el valor de emprender el mismo camino: 
  • 41. «Tú eres el protagonista de la subida, ésta es la condición indispensa ble. Encontrarás la mano tendida de quien te quiere ayudar, pero nadie puede subir por ti». Pero nunca están solos. La Iglesia y muchas personas están con ustedes.
  • 42. Miren con confianza hacia delante, su travesía es larga y fatigosa, pero miren adelante, hay «un futuro cierto, que se sitúa en una perspectiva diversa de las propuestas ilusorias de los ídolos del mundo, pero que da un impulso y una fuerza nueva
  • 43. Quisiera repetirles a todos ustedes: No se dejen robar la esperanza. Pero también quiero decir: No robemos la esperanza, más aún, hagámonos todos portadores de esperanza.
  • 44. Queridos amigos, creo que aquí, en este hospital, se hace concreta la parábola del Buen Samaritano. Aquí no existe indiferencia, sino atención, no hay desinterés, sino amor.
  • 45. La Asociación San Francisco y la Red de Tratamiento de Dependencia Química enseñan a inclinarse sobre quien está en dificultad, porque en él ve el rostro de Cristo, porque él es la carne de Cristo que sufre.
  • 46. Muchas gracias a todo el personal del servicio médico y auxiliar que trabaja aquí; su servicio es valioso, háganlo siempre con amor; es un servicio que se hace a Cristo, presente en el prójimo:
  • 47. «Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mt 25,40), nos dice Jesús.
  • 48. Y quisiera repetir a todos los que luchan contra la dependencia química, a los familiares que tienen un cometido no siempre fácil: la Iglesia no es ajena a sus fatigas, sino que los acompaña con afecto.
  • 49. El Señor está cerca de ustedes y los toma de la mano. Vuelvan los ojos a él en los momentos más duros y les dará consuelo y esperanza. 
  • 50. Y confíen también en el amor materno de María, su Madre. Esta mañana, en el santuario de Aparecida, he encomendado a cada uno de ustedes a su corazón. 
  • 51.  Donde hay una cruz que llevar, allí está siempre ella, nuestra Madre, a nuestro lado. Los dejo en sus manos, mientras les bendigo a todos con afecto.
  • 52. En twitter dijo: Jóvenes, no lo olvidemos nunca: la Virgen María es nuestra Madre y, contando con su ayuda, podemos permanecer fieles a Jesucristo.
  • 53. Agradezco al Beato Juan Pablo II la JMJ y tantas vocaciones surgidas en sus 28 ediciones.
  • 54. Rezo por las víctimas del accidente de Santiago de Compostela y me siento muy cercano a cuantos están sufriendo en estos tristes momentos.
  • 55. Que el deporte sea siempre instrumento de intercambio y superación y nunca de violencia y odio.
  • 56. La vida cristiana no se limita a la oración, pero requiere un compromiso diario y valiente que surge de la oración.
  • 57. La altura de una sociedad se mide en el trato que da a los más necesitados, a quienes no tienen más que su pobreza.
  • 58. ¡Qué fiesta de acogida tan inolvidable la de Copacabana! Dios les bendiga a todos ustedes.
  • 59. Cada viernes nos permite recordar lo que Jesús sufrió por nosotros. Haz, Señor, que nunca olvidemos lo mucho que nos amas.
  • 60. No hay en nuestra vida cruz, pequeña o grande, que el Señor no comparta con nosotros.
  • 61. Si deseas recibir mails, relacionados con la Iglesia: que contienen diapositivas, vida de Santos, Evangelio del Domingo, etc. Escribe a: unidosenelamorajesus@gmail.com con el título suscripciones. Servicio Gratuito. Que Dios te llene de bendiciones. Y que permanezcamos unidos en el amor a Jesús.