El sentido del si mismo subjetivo

1,966 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,966
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El sentido del si mismo subjetivo

  1. 1. EL SENTIDO DE UN SI-MISMO SUBJETIVO: BOSQUEJO GENERAL Melany Guajardo
  2. 2. El infante descubre que tiene una mente, y que las otras personas también. Esto ocurre entre los 7 y 9 meses de edad. El infante ya llegando gradualmente a la comprensión trascendental de que las experiencias subjetivas interiores, “los contenidos de la mente”, pueden potencialmente compartirse con otros.
  3. 3. Teoría de las mente separadas Intención de actuar Estado emocional Foco de atención
  4. 4. A partir de cierto momento el infante es capaz de sentir que otros distintos de el mismo pueden tener o albergar un estado mental similar al suyo ;sólo entonces resulta posible compartir las experiencia subjetivas, sólo entonces hay intersubjetividad ( Thevarthan y Hubley 1978). El infante tiene que llegar no solo a una teoría de las mentes separadas, sino de “mentes separadas conectadas a una interface” (Bretherton y Bates 1979 y otros 1981)
  5. 5. Intersubjetividad Lo que esta sucediendo en mi mente puede ser lo bastante similar a lo que esta sucediendo en la tuya como para que de algún modo podamos comunicarnos
  6. 6. La acción interpersonal ha pasado, en parte, de las acciones y respuestas abiertas a los estados subjetivos internos que están detrás del comportamiento manifiesto. Este cambio le otorga al infante una distinta “presencia” y otro modo de “ser sentido” en el nivel social. Este sentido del si-mismo y el otro es enteramente distinto del posible en el dominio del relacionamiento nuclear. Ahora el infante tiene una nueva perspectiva organizadora de su vida social.
  7. 7. El si-mismo y los otros pasan a incluir estados subjetivos o interiores de experiencia, además de las conductas abiertas y sensaciones directas que significaban al si- mismo y el otro nucleares. Con esta expansión de la naturaleza del si-mismo sentido, la capacidad de relacionamiento, y los contenidos con los que este tiene que ver, catapultan al infante a un nuevo “Dominio de relacionamiento intersubjetivo”
  8. 8. El relacionamiento intersubjetivo se erige sobre los cimientos del relacionamiento nuclear. El relacionamiento intersubjetivo transforma el mundo interpersonal, pero el relacionamiento nuclear continua. El relacionamiento intersubjetivo no lo desplaza; nada lo desplazara nunca. Cuando se agrega el dominio del relacionamiento intersubjetivo, el relacionamiento nuclear y el relacionamiento intersubjetivo coexisten e interactúan Cada dominio afecta la experiencia del otro
  9. 9. Una cosa es que el infante pequeño responda a la conducta abierta que refleja la empatía de la madre, y otra cosa totalmente distinta que sienta que se ha creado un proceso empático como puente entre dos mentes. Para el bebe el proceso empático para inadvertido, y solo se registra la respuesta empática. La empatía del cuidador, ese proceso crucial para el desarrollo del infante, se convierte en contenido directo de la experiencia del niño. En esta etapa por primera vez se le puede atribuir el infante una capacidad para la intimidad psíquica – la revelación recíproca, la permeabilidad o interpenetrabilidad que se produce entre dos personas
  10. 10. Lo que en la ultima instancia esta en juego no es nada menos que descubrir que parte del mundo privado de la experiencia interior es compartible, y que parte cae fuera de los limites de las experiencias humanas reconocidas en común. En un extremo esta la pertenencia psíquica al grupo humano; en el otro, el aislamiento mental.
  11. 11. ¿Que pruebas, entonces, pueden aducirse a favor de la emergencia de un relacionamiento intersubjetivo a la edad de los siete a los nueve meses? Theverthan y Hubley (1978) han proporcionado una definicion de la intersubjetividad susceptible de operacionalizarse. “ compartir deliberadamente experiencias sobre los acontecimientos y las cosas” ¿Qué experiencias subjetivas le dan pruebas al infante de que comparte, o, por lo menos , de que puede esperar compartir con la madre? Recuérdese que el bebe, es este punto del desarrollo, todavía es preverbal
  12. 12. Las experiencias subjetivas que puede compartir deben ser de un tipo que no requiera su traduccion al lenguaje. Hay tres estados mentales que tienen gran importancia para el mundo interpersonal, y no exigen que el lenguaje se haga presente en la mente. Ellos son:  Compartir la atención  Compartir intenciones  Compartir estados afectivos
  13. 13. El gesto de señalar y el acto de seguir la línea de la visión de otro se cuentan entre los primeros actos abiertos que permiten inferencias sobre el compartir la atención o establecer una atención conjunta. Para que la madre que señale tenga éxito, el infante tiene que saber dejar de mirar la mano que apunta, y mirar en la dirección que ella indica, mirar el blanco. Lo que se ha dominado en esta etapa es un procedimiento para introducirse en el foco atencional de otro.
  14. 14. Pues en la medida en que el puede apreciar la línea de la mirada de otro y descifrar sus intenciones señaladores , sencillamente ha logrado una base para lo que Piaget denomino descentralización, utilizando un sistema de coordenadas del mundo que no es aquel del que el es el centro. Pero los infantes de nueve meses hacen mas que esto. No solo siguen visualmente la dirección señalada por la madre sino que, después de alcanzar el blanco, vuelven a mirar a la madre, y parecen utilizar la retroalimentación del rostro de esta para confirmar que han dado con lo que se señalaba.
  15. 15. Esto es ya mas que un procedimiento de descubrimiento. Es un intento deliberado tendiente a validar el hecho de que se ha logrado la atención conjunta, esto es, que el foco de atención se esta compartiendo, aunque el bebe no se percate de estas operaciones. Parece razonable suponer que, incluso antes de señalar, la capacidad del infante para desplazarse, para arrastrarse, resulta esencial e el descubrimiento de las perspectivas alternativas, descubrimiento que es necesario para la atención conjunta.
  16. 16. Estas observaciones llevan a inferir que hacia los nueve meses hay en los infantes algún sentido de que pueden tener un foco atencional particular, de que la madre puede tener también un foco atencional particular, de que esos dos estados mentales pueden ser similares o no, y de que si no lo son pueden ser alineados y compartidos. La interatencionalidad se convierte en realidad. La intención de comunicarse es diferente de la intención simple de influir en otra persona.
  17. 17. La comunicación intencional es una conducta señaladora en la que el emisor se da cuenta, a priori, del efecto que la señal tendrá en quien la escucha, y persiste en esa conducta hasta que obtiene el efecto, o el fracaso queda claramente indicado. La prueba conductual que nos permite inferir la presencia de intenciones comunicativas incluye: a) Alternancias del contacto visual, entre la meta y los escuchas destinatarios. b) Aumentos, adiciones y sustitución de señales hasta que se ha alcanzado la meta c) Cambios en la forma de la señal, hacia pautas abreviadas y/o exageradas, apropiadas solo para lograr una meta comunicativa.
  18. 18. La interafectividad podría ser la forma inicial, más generalizada e inmediatamente importante del proceso de compartir experiencias subjetivas. Así como los psicoanalistas, postulan que desde temprano en la vida los afectos son el medio y el contenido primarios de la comunicación. El compartir estados afectivos merece un énfasis primordial en nuestra concepción de los infantes de esas edades. La mayoría de los intercambios protolingüisticos que involucran intenciones y objetos son al mismo tiempo intercambios afectivos.
  19. 19. Piaget (1954), Bruner (1975,1977) Bates (1976, 1979), y otros cuyo enfoque es primordialmente cognitivo o lingüístico, consideran este logro principalmente en los términos de una aptitud social adquirida; el infante descubre reglas y procedimientos generativos para las interacciones que en ultima instancia conducen al descubrimiento de la intersubjetividad. Thevarthan (1978) llama a este enfoque “construccionista”
  20. 20. Los significados de la madre reflejan no solo lo que ella observa sino también sus fantasías sobre lo que el niño es y llegara a ser. Para ellos, en ultima instancia la intersubjetividad involucra la interfantasía . Se han preguntado de que modo las fantasías parentales vienen a influir la conducta del infante, y finalmente conforman las propias fantasías del niño.. Esta acción reciproca de la fantasía es una forma de significado interpersonal creado en el nivel encubierto o latente. La creación de tales significados ha sido denominada “interacción fantasmática”
  21. 21. Thevarthan (1974,1978) esta relativamente solo en su concepción de la intersubjetividad como una capacidad humana innata emergente. Para el, este salto en el desarrollo es la “diferenciación de un campo coherente de intencionalidad”. La intersubjetividad como una capacidad humana presente en forma primaria desde los primeros meses de vida.
  22. 22. Thevarthan tiene razón en cuanto a que alguna forma especial de percatación consciente tiene que entrar en juego en este punto, y a que la capacidad para ella debe desplegarse madurativamente. (Perspectiva subjetiva organizadora). Esta capacidad necesita algunas herramientas que el enfoque los constructivista se las proporciona en la forma de estructuras de reglas, esquemas de acciones y procedimientos para el descubrimiento. Finalmente, la capacidad sumada a las herramientas operaria en un vacío sin la adicción de los significados interpersonales creados mutuamente.
  23. 23. no podemos hacer crecer desenvueltamente las listas de las necesidades psicológicas básicas cada vez que tropezamos con una nueva capacidad i necesidad potencialmente autónoma. Solución psicoanalítica consiste en denominar a esas capacidades de funcionamiento autónomo estado de necesidad “Funciones yoicas autonomas” y no instintos o sistemas motivacionales. El interrogante es cuando una función yoica autónoma adquiere tal magnitud que resulta preferible concebirla como una “ necesidad básica o un sistema motivacional”
  24. 24. Los éxitos intersubjetivos pueden resultar sentimientos de seguridad realzada. De modo analogo, los fracasos menores de la intersubjetividad pueden ser interpretados, experimentados y llegados ala conducta como rupturas totales de una relación, lo cual suele verse en terapia. Los polos opuestos de esta dimensión única de la experiencia psíquica definen diferentes estados psicóticos. En un extremo esta el sentido de aislamiento psíquico cósmico, la alienación, la soledad y en el otro esta el sentimiento de total trasparencia psíquica, en el cual no puede conservarse la privacidad del menor recoveco de experiencia potencialmente compartible.
  25. 25. Es presumible que el infante descubre esta dimensión de la experiencia psíquica en algún punto intermedio, entre los polos extremos, que es donde la mayoría de nosotros seguimos encontrándola. Examinemos mas acabadamente de que modo las experiencias afectivas pueden entrar en el dominio intersubjetivo, un fenómeno a que Stern llama “Entonamiento afectivo “.
  26. 26.  Tienen que producirse otros procesos incluidos en lo que Stern denomina entonamiento de los afectos:  1. El adulto tiene que poder leer el estado afectivo del infante en su conducta abierta.  2. El adulto debe poner en ejecución alguna conducta que no sea una imitación estricta, pero que sin embargo corresponda de algún modo a la conducta abierta del bebé.  3. El infante debe poder leer esa respuesta parental correspondiente como teniendo que ver con su propia experiencia emocional original, y no como una mera imitación. La imitación no permite a los miembros de la interacción tomar como referente el estado interior.  Stern da como pruebas del entonamiento afectivo tres rasgos clínicos sin producir una imitación: la intensidad y el perfil de intensidad, la pauta temporal -la pulsación y el ritmo- y la pauta espacial, la duración.

×