Técnicas de restauración de cavidades clase i, compuesta oclusolingual

4,133 views
3,785 views

Published on

Bibliografia
Findamentos de Odontologia Restauradora
Dr. Jose Mondelli

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,133
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
277
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Técnicas de restauración de cavidades clase i, compuesta oclusolingual

  1. 1. Técnicas de restauración de Cavidades clase I, Compuesta Oclusolingual Jaisa Díaz Bautista 100149724
  2. 2. CAVIDAD DE CLASE I, COMPUESTA OCLUSOLINGUAL, EN PRIMER MOLAR SUPERIOR DERECHO
  3. 3. MATERIALES E INSTRUMENTOS NECESARIOS  Toalla plástica para la mesa  Lápiz bien afilado  Espejo clínico plano  Sonda exploradora no.5  Pinza clínica  Contra ángulo convencional Kavo, Dabi o similar  Cepillo para limpieza de fresas  Fresa de alta velocidad cono invertido largo, de extremo plano y aristas redondeadas no. 245(0.81 mm de diámetro)
  4. 4.  Fresas de baja velocidad, cilíndrica no. 556 y cilíndrica lisa no. 56 ( 4mm de largo y 0.5 mm de diámetro)  Fresa de baja velocidad, tronconica estriada no. 699  Fresa de baja velocidad, esférica lisa no.1/4  Azadón doble mono angulado no. 8-9 (10-4-14 y 10-4-8)  Recortador de Margen gingival no. 28 (10-95-7-14)
  5. 5. Posición de trabajo Acceso al hemiarco superior derecho Para las preparaciones y restauraciones de cavidades de clases I y III en dientes superiores el maniquí deberá estar fijado de tal forma que el plano oclusal de los dientes superiores forme un ángulo de 90 grados con el plano del suelo.
  6. 6. Forma del contorno El delineamiento del contorno incluye la extensión total del surco gingival, sin invadir el puente de esmalte de la cara oclusal que une las cúspides mesiolingual y distovestibular, preservando al máximo las vertientes de cúspides y cresta marginal distal. Con la fresa no.245 ó 556, colocada en la fosa central y ligeramente inclinada hacia lingual, ejecutándose la penetración inicial a una profundidad correspondiente a aproximadamente la mitad de la punta activa de la fresa.
  7. 7. En seguida, desplazase la fresa hacia lingual, acompañando el surco distolingual de la cara oclusal manteniendo el ancho correspondiente al diámetro de la fresa durante este procedimiento, evitándose así debilitar el puente de esmalte, la cúspide distolingual y la cresta marginal. Como la profundidad debe ser uniforme en toda la caja oclusal, la pared pulpar será plana y paralela a la inclinación del ‘’puente de esmalte´´, es decir, un poco inclinada (declive) en dirección al centro del diente. La pared distal debe seguir los mismos procedimientos descritos para la preparación Clase I simple. La pared mesial adquiere la inclinación correspondiente a la fresa empleada.
  8. 8. Para la preparación de la caja lingual o palatina, inicialmente se extenderá la pared lingual de la caja oclusal en la región del surco, hasta removerla totalmente. En seguida, con la porción lateral de la fresa colocada en el surco lingual y paralela a esa cara, se presiona contra esta superficie hasta una profundidad correspondiente al diámetro de la fresa, esbozando y delimitando así las paredes circundantes y de fondo de la caja lingual. De esta manera, la pared axial queda paralela a la superficie externa del diente, formando con la pared pulpar un ángulo recto. Para acentuar los ángulos diedros mesio y distoaxial, la fresa utilizada deberá posicionarse perpendicularmente a la pared axial y moverse en toda la extensión gingivooclusal de esa pared. La pared gingival deberá estar perpendicular a la superficie lingual y, por ende, ligeramente inclinada en el sentido axial.
  9. 9. Forma de resistencia y retención La observación de los principios de resistencia comprende: determinación de la pared distal de la caja oclusal con inclinación que permita mayor volumen de borde para la amalgama y represente clínicamente el esmalte apoyado sobre la dentina mantenimiento de la cúspide distolingual integra, contornándola solo sin invadir las vertientes; preservación del puente de esmalte y redondea miento del ángulo axiopulpar realizado con el recortador de margen gingival
  10. 10. La profundidad uniforme de la caja oclusal, igual o mayor que el ancho, evita retenciones adicionales. Por otro lado, utilizándose la fresa no. 245 se obtendrán paredes circundantes convergentes hacia oclusal, ofreciendo características autoretentivas a esa caja. No obstante, debido a la dimensión oclusogingival y al posicionamiento en relación a los esfuerzos masticatorios, la caja lingual necesita retenciones adicionales, que son realizadas con fresa no. 699, en los ángulos diedros mesio y distoaxial, a expensas de las paredes mesial y distal; este procedimiento también se puede realizar con fresa esférica lisa no. ¼ . Estas retenciones en forma de canaletas o surcos deben sobrepasar ligeramente el ángulo axiopulpar, sin alcanzar el cavosuperficial oclusal .
  11. 11. Acabado de las paredes de la cavidad Con la fresa no. 56 se realiza el acabado inicial, con mismos movimientos empleados en la preparación cavitaria con la fresa no. 556 El acabado final de las paredes de fondo y circundantes de la caja oclusal se realiza con el Azadón mono angulado, con movimientos de lingual hacia vestibular y de distal hacia mesial, al mismo tiempo que se aplana la pared pulpar, con el mismo instrumento, o con el recortador de margen gingival.
  12. 12. Se regulariza las paredes circundantes de la caja lingual, con movimientos de gingival hacia oclusal, completándose al mismo tiempo el acabado de las paredes de fondo y circundantes mesial y distal. Si la cavidad fuera preparada con la fresa no.245, se descarta el uso complementar de otras fresas, haciéndose también desnecesario el uso del azadón mono angulado.
  13. 13. Acabado de los márgenes de esmalte  El acabado de los márgenes de esmalte de esta cavidad se hará de la misma forma descrita para la cavidad anterior (Clase I oclusal), con fresa no. 56 ó 245 girando en baja velocidad.  Con el recortador de margen gingival se concluye el refinamiento de los ángulos cavo superficiales gingivales vestibular y lingual, sin que esto constituya formación de un bisel. E acabado marginal define un ángulo cavo superficial nítido, continuo y uniforme, ya que remueve los prismas fragilizados.
  14. 14. Características de la Cavidad Cuando se usa la fresa no. 245: Pared pulpar plana, acompañando la inclinación de puente de esmalte";  Paredes circundantes convergentes hacia oclusal;  Ángulos diedros del segundo grupo redondeados  Pared axial plana mesiodistalmente acompañando la inclinación de la cara lingual;  Pared gingival inclinada hacia ápical;  Ángulo axiopulpar redondeado;  Ángulo cavosuperficial nítido y sin bisel;  Retenciones adicionales en forma de surco o canaleta en la caja lingual;  Cola de milano en la caja oclusal, de modo a envolver los surcos secundarios de la fosa distal.
  15. 15.  Cuando se utiliza la fresa no. 556 Esta cavidad presenta las mismas características citadas anteriormente, no obstante, con las siguientes otras características: - Paredes circundantes paralelas entre si; -Ángulos diedros definidos del segundo grupo.
  16. 16. Observación: A semejanza de la cavidad de Clase I del molar inferior, caso sea conveniente, se pueden determinar paredes circundantes convergentes hacia oclusal en la caja oclusal, alterando el grado de inclinación de la fresa durante su acción.

×