0
Carlos Verdú BelmonteJose Luis Dorronsoro FernándezAntonio García GarridoFrancisco Peñalosa IzuzquizaLuis Machuca Santa Cr...
Málaga; el Oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)Primera edición: 2011© Javier Boned PurkissDiseño de cubierta y li...
05 Presentación 09 Prólogo 16 Introducción 30   Carlos Verdú Belmonte 44   Jose Luis Dorronsoro Fernández 54   Antonio Gar...
PresentaciónPor Víctor Pérez EscolanoLa arquitectura contemporánea en Málaga            Barcelona como únicos centros de f...
puntos de referencia de la cultura arquitectóni-                                                                          ...
hay que guardar memoria de Luís Bono, hastalos mas recientes del raac (Registro Andaluzde Arquitectura Contemporánea) del ...
0101 Edificio de la Delegación   de Hacienda de José         el patrimonio, Rafael Martín Delgado e Isabel                ...
PrólogoPor Carlos Hernández PezziMálaga; El oficio de la arquitectura                cima de la mayoría de las provincias ...
vez, la construcción de los principales equipa-                       dos a la arquitectura contemporánea, como no        ...
y Antonio Costa en el edificio Eurocom, que                         que careció de ella desde Dorronsoro, Verdú,          ...
la lógica supuestamente racional de otras ciu-                la pos-modernidad sin los daños extravagantes       sus pueb...
cos como en la capital. Todavía existe el pudor     público. Proceso que tan bien ejemplifica la       como la Bienal Espa...
arquitectura contemporánea no se limiten ya,                       pierde importancia ante la inmediatez de la            ...
Introducción                                                                                                 Por Javier Bo...
estos ejemplos de su mejor arquitectura por lo                    la historia, lo que supondría un estudio deque ésta tien...
2. El arquitecto como personaje                               concebidas, sino sólo como hallazgos que yo        todo inst...
testigo de su azaroso y espectacular desarrollo,amén de su dependencia directa del fenómenoturístico que supone la Costa d...
dición constructiva local, o lo que es peor, de                      o menos directos del movimiento moderno              ...
malagueña en relación con la arquitectura                             arquitectos que comienzan a trabajar en la década   ...
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.

3,865

Published on

Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010.

http://www.geometriadigital.com/monografias

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
3,865
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
65
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Málaga. El oficio de la Arquitectura Moderna 1968-2010."

  1. 1. Carlos Verdú BelmonteJose Luis Dorronsoro FernándezAntonio García GarridoFrancisco Peñalosa IzuzquizaLuis Machuca Santa CruzCarlos Hernández PezziJosé Seguí PérezSalvador Moreno PeraltaRafael Martín & Isabel CámaraÁngel Asenjo DíazÁngel Pérez MoraJavier Pérez de la FuenteFrancisco González FernándezJuan Gavilanes Vélaz de Medrano MálagaJuan Manuel Sánchez LachicaFernado Pérez del Pulgar El oficio de la arquitectura moderna 1968-2010 Javier Boned Purkiss
  2. 2. Málaga; el Oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)Primera edición: 2011© Javier Boned PurkissDiseño de cubierta y libro Salva CerdáCoordinadora editorial y correctora Rocío BaroneISBN: xxxxxxxxxxxxxxxPublicado por GEOMETRÍA Asociación CulturalCalle Olmos, 5. 29018 Málaga (España)info@geometriadigital.comwww.geometriadigital.comImpreso por Gráficas EsgaCréditos
  3. 3. 05 Presentación 09 Prólogo 16 Introducción 30 Carlos Verdú Belmonte 44 Jose Luis Dorronsoro Fernández 54 Antonio García Garrido 68 Francisco Peñalosa Izuzquiza 80 Luis Machuca Santa Cruz 94 Carlos Hernández Pezzi108 José Seguí Pérez126 Salvador Moreno Peralta144 Rafael Martín & Isabel Cámara158 Ángel Asenjo Díaz176 Ángel Pérez Mora188 Javier Pérez de la Fuente200 Francisco González Fernández210 Juan Gavilanes Vélaz de Medrano224 Juan Manuel Sánchez Lachica238 Fernado Pérez del Pulgar252 Epílogo Sumario
  4. 4. PresentaciónPor Víctor Pérez EscolanoLa arquitectura contemporánea en Málaga Barcelona como únicos centros de formación Arquitectos de Málaga en 1987. Precedente delprecisaba de este libro. El ámbito territorial de arquitectos. La diseminación de centros proyecto colectivo de la Escuela de Granadamás activo de Andalucía, y uno de los más di- durante las siguientes décadas se tradujo en la 020404 Deriva en ZoMeCS, editado en 2004námicos de España, en el sector de la construc- conveniencia de una segunda Escuela andalu- por Rizoma.ción, ¿como podía carecer de una perspectiva za que, por circunstancias que algunos recor- En la última década se ha desarrollado unbásica de su panorama arquitectónico reciente? damos, se localizó en la Universidad de Gra- proceso de revisión de este capítulo de la orde-El lector tiene el instrumento que le da acceso nada, viéndose Málaga obligada a esperar una nación del territorio y de la arquitectura espa-al conocimiento de un periodo lamentable- nueva coyuntura institucional favorable. Es ñola. Una aproximación se obtuvo por la acciónmente sumido en el lugar común de la arqui- por lo que cabe decir que la Escuela no es una concertada de los Colegios de Arquitectos deltectura comercial en el que, durante demasiado causa, sino una consecuencia más, un hecho litoral mediterráneo, más el canario, por ini-tiempo, se ha querido mantener reducida una que converge con otros factores substanciales ciativa del valenciano: La Arquitectura del Solde las mayores concentraciones de arquitectu- que este libro viene a reafirmar. (2002), una exposición y su libro-catálogo, enra. La paradoja de una intensificación invisible En efecto, las magnitudes de obra construida el que Antonio Orejudo, José Ángel Santiago yque desvela el trabajo de Javier Boned Purkiss, en Málaga y su provincia, constituyen la base Eusebio Villanueva prepararon el panorama deprofesor de Historia y Teoría de la Arquitectu- estadística, y el elenco de arquitectos que el libro la arquitectura del litoral de Almería, Grana-ra de la Escuela de Arquitectura de la Univer- de Boned Purkiss selecciona, vienen a estable- da y Málaga. A la retrospectiva de los orígenessidad de Málaga. cer las guías generacionales sucesivas que, desde arquitectónicos del turismo español, Arquitec- La consolidación de la tercera Escuela de la segunda mitad de la década de los sesenta, tura moderna y turismo, 1925-1965, dedicó suArquitectura de las universidades públicas de jalonan las fases cumplidas en obras a partir de IV Congreso (2003) el DoCoMoMo Ibérico.Andalucía no es un hecho ajeno a la reacción la consolidación del fenómeno del turismo de Investigadores de las Escuelas de Málaga y deque este libro ofrece. No se trata de establecer masas, que no es sino el de la mutación econó- Sevilla, vienen desarrollando proyectos relativosuna relación de causa-efecto, sino significar mica que en la España de Franco comportó el al fenómeno específico de la arquitectura delque las coordenadas de la arquitectura mala- desarrollismo, del que el turismo y la Costa del turismo, como la tesis doctoral en curso de Juangueña tenían que traer consigo el desarrollo Sol, devinieron emblema. Una mirada peculiar Gavilanes, línea esencial en la orientación de lade las actividades reflexivas a las que contri- de ese fenómeno la ofrecieron Diego Santos y Escuela de Arquitectura de la Universidad debuye un centro de estudios superiores. Hace Juan Antonio Ramírez, con fotos de E. Canal, Málaga. La culminación de esos trabajos serácincuenta años, en la expansión de la univer- entrecruzando a Guillermo Pérez Villalta, con crucial para un más preciso entendimiento.sidad pública de masas en España, la Escuela aquel libro memorable El estilo del relax N-340. Pero nuestro argumento remite a un rico pa-de Sevilla quebró la exclusividad de Madrid y Málaga h. 1953-1965, que editó el Colegio de norama de la cultura arquitectónica malague- Presentación: Víctor Pérez Escolano 5
  5. 5. puntos de referencia de la cultura arquitectóni- ca malagueña que cabría sumar. Veamos algu- nos: el departamento de Historia del Arte de la Universidad, con Rosario Camacho o José Miguel Morales Folguera, y sus numerosos trabajos sobre la arquitectura y el patrimonio malagueños; la intensa participación de arqui- tectos en el escenario mediático y de influencia social, que puede personificarse en Salvador Moreno Peralta; la agudeza analítica y teórica de Carlos Hernández Pezzi, que ha tratado de hacer compatible con el compromiso con las instituciones profesionales al mas alto nivel; la ña, en que el Colegio de Málaga ha sido prota- distintas Consejerías de la Junta de Andalucía, figura de José Seguí, arquitecto poliédrico, uno 01 gonista intermitente. En primer lugar creando el de los Ayuntamientos y el de la Diputación de los mas activos y premiados urbanistas del el escenario institucional más atractivo de las Provincial, sin duda especialmente destacable, país, y promotor de una iniciativa excepcional sedes andaluzas, la adaptación del lugar más por la calidad y empeño de sus funcionarios ar- como es la revista Geometría, con 26 números alto de la Avenida de las Palmeras del Limo- quitectos. De la Junta de Andalucía sólo apun- impresos entre 1985-98 y ahora accesible en nar, en una característica vivienda unifamiliar tar un par de notas. En Arquitectura pública en su versión digital; o su contrapunto Rizoma.01 Concurso Nacional de Ideas para Jóvenes de Fernando Guerrero Strachan, con sucesivas Andalucía. copt. Obras construidas 1984-1994 Revista a-periódica de arquitectura, con unos 40 Arquitectos, «5J» de intervenciones en 1980 y 2000. Paco Peñalosa, (1994, coordinado por Félix Pozo) Málaga ejemplares aparecidos desde 1994, accesibles Fernando Pérez del uno de los personajes de este libro, puede muy ofrece un peso menor al esperable en el reparto por Internet, en el que confluyen miradas alter- Pulgar. bien representar el significado de la institución provincial de esas realizaciones, aunque la ope- nativas de autores como Rafael Reinoso, José Málaga, 2006. colegial, sus actividades y publicaciones, desde ración Trinidad-Perchel fuese una de las mas María Romero, Alfredo Rubio, Eduardo Se- (Primer premio) (Montaje) Conjunto de edificios las carpetas dedicadas al barroco malagueño, la importantes entre las intervenciones en centros rrano, entre otros; el rigor en el desarrollo de la de volumetría compleja colección 2A, a una amplia serie de ediciones históricos andaluces. Sin embargo, el libro Edi- arquitectura pública que personifica Luís Ma- que presenta una de calidad. Un auténtico contrapunto del lugar ficios Judiciales en Andalucía. Obras y proyectos chuca Santa-Cruz, desdoblada en una voca- suma de texturas común de la ausencia de la autoestima debi- 1997-2003 (2003) coloca a Málaga a la cabeza ción académica regular, formalizada en su tesis diversas dentro de la homogeneidad del da a la producción malagueña contemporánea, en los proyectos de esa naturaleza, con obras doctoral Málaga, ciudad abierta: origen, cambio y conjunto. Se rompe el solo tímidamente encarada en publicaciones tan destacadas como la Ciudad de la Justicia permanencia de una estructura urbana (1987); la principio de la “caja” como La arquitectura in-popular. Edificios pú- en Teatinos, ganado en concurso por Seguí, relevancia internacional de Román Fernández- y se enriquece con las posibilidades que blicos en la provincia de Málaga (1980-1990), Frechilla y López Peláez, o la Sede Judicial de Baca Casares, director del Instituto Andaluz ofrece la radicalidad con introducción de Carlos Hernández Pezzi, Antequera, de Laguillo y Schönegger. del Patrimonio Histórico desde su creación en de los distintos misión que vuelve a cumplir en este libro. Esta Málaga lleva décadas construyendo un esce- 1989; o la puesta en valor de la arquitectura del cerramientos. cuestión de la arquitectura pública podría tener nario poderoso, susceptible de admitir cualquier siglo xx malagueño a través de los trabajos del un análisis específico. El papel diverso de las confrontación, pues son muchos y plurales los DoCoMoMo Ibérico, de cuya primera etapa 6 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  6. 6. hay que guardar memoria de Luís Bono, hastalos mas recientes del raac (Registro Andaluzde Arquitectura Contemporánea) del iaph,coordinados para Málaga por Mar Loren, pa-sando por la Guía de Arquitectura de Málagaeditada por la Junta de Andalucía y el Colegiode Arquitectos (2005, M. E. Candau, J. I. DíazPardo y F. Rodríguez Marín). Un conjunto de indicadores culturales quenecesita ser compuesto con el potente desa-rrollo metropolitano de Málaga y la Costa delSol, ya que es evidente que, como dice JavierBoned Purkiss al inicio de su libro, «Málaga, suarquitectura y sus arquitectos, ha permanecido cisamente, mirar de frente la arquitectura de dió el Premio Nacional de Urbanismo, con eldemasiado tiempo sin ser objeto de interpreta- aquel primer periodo y reconocer sus ejemplos que Málaga se serena y reestructura racional- 01ción teórica ni crítica». Doctorado en 2004 con destacados. José Luís Dorronsoro Fernández, mente, estableciendo los necesarios objetivosuna tesis sobre relaciones entre arquitectura y Carlos Verdú Belmonte y Antonio García infraestructurales y de equipamiento, y fijandomúsica (Serialismo y arquitectura. Arquitecturas Garrido, escenifican ese acto. Son valiosos ar- su vector de expansión hacia Teatinos, bascu-de los años 1950-1960 y sus relaciones con la mú- quitectos que cumplieron el difícil objetivo de lando con el aeropuerto, y donde encuentran 01 Concurso de Viviendassica serial), en esta ocasión opta por una analo- suceder a los mejores de entre los pioneros de su establecimiento dos elementos urbanos y de Protección Oficialgía teatral, la vía pirandelliana de hacer parecer la arquitectura moderna malagueña. contenedores arquitectónicos cruciales de la en Trinidad-Perchelen escena a dieciséis personajes, entrevistados El segundo se sitúa en la transición y en el ciudad contemporánea, el Parque Tecnológico de Fernando Pérez del Pulgar.y analizados pormenorizadamente, protago- establecimiento de las instituciones democrá- de Andalucía y el nuevo campus universitario. Málaga, 2008.nistas en distintos momentos y con variadas ticas, coincidiendo con una potente mutación La Málaga de finales del siglo xx se escenifica (Primer premio) (Montaje)actitudes de la construcción de la arquitectu- teórica que permitió mirar la ciudad heredada en el acto tercero de esta obra. El cosmopolitis- Solar de pequeñasra malagueña durante mas de medio siglo, la con ojos progresistas y dinámicos. La preocu- mo malagueño encuentra en algunos de sus ar- dimensiones, dondevida urbana de un territorio excepcional. Su pación por los procesos urbanos en la ciudad quitectos, ya activos anteriormente, la respuesta se plantea una solución basada enaparición se sucede en cuatro actos claramente histórica, la escala de la protección y de los a demandas de especial empeño. Ángel Asenjo la versatilidad dedefinidos en el texto. El primero corresponde a espacios públicos, el urbanismo participativo Díaz representa la continuidad en el modelo los huecos y suslos años del desarrollismo avanzado, «de creci- y austero, y los nuevos programas de vivien- profesional de amplio aliento en el que las res- elementos correderos.miento absolutamente rápido y desmesurado, y da social, son algunas de las facetas que han puestas a las nuevas demandas sintonizan con Un carácter cambiante para el edificio,que siempre tuvo una influencia decisiva en la practicado Paco Peñalosa, Luís Machuca, Car- las tendencias instaladas en el panorama inter- aleatoriedad controlada,producción arquitectónica de los profesionales los Hernández Pezzi, Pepe Seguí y Salvador nacional. Pero es el Museo Picasso el aconte- la posibilidad de lamalagueños», origen de la mala conciencia que Moreno Peralta. Estos dos últimos, junto con cimiento por excelencia iluminado de forma arquitectura como juego.subyace a lo largo de la obra, hasta su desen- Damián Quero, redactan el Plan General de singular en la escena arquitectónica malagueña.lace final. Un conjuro que ha necesitado, pre- Ordenación Urbana de 1983, al que se conce- Experimentados en distintas intervenciones en Presentación: Víctor Pérez Escolano 7
  7. 7. 0101 Edificio de la Delegación de Hacienda de José el patrimonio, Rafael Martín Delgado e Isabel nes. Javier Pérez de la Fuente es representativo hoy para los mejores entre los más jóvenes en Luis Dorronsoro. Cámara Guezala, convergiendo con Richard de las oportunidades que se ofrecen desde las un momento de profunda depresión del sector. Málaga, 1973-79 . (Con Eduardo Caballero) Gluckman y el impulso de Carmen Jiménez, administraciones públicas y de cómo responder Una brillante selección de protagonistas en pesan en el proceso del proyecto de reforma con solvencia a las mismas, como se aprecia en el desarrollo de las nuevas ilusiones asentadas Planos por gentileza de Mar Loren y ampliación del palacio de Buenavista para sus centros cívicos y sociales. Juan Gavilanes, conscientemente sobre los cimientos más só- acoger, con gran mesura, la más potente actua- por ejemplo con sus proyectos en Álora, de- lidos de la cultura arquitectónica malagueña. El edificio se significa ción de la Junta de Andalucía en pos de una muestra la solidez de sus fundamentos y el ri- Aún más que en los actos anteriores, estos jóve- con las distintas articulaciones de sus nueva y gran institución museística susceptible gor con el que encuentra respuestas esenciales a nes forman parte de un conjunto mas abierto, y volúmenes que dan de articularse en una red mundial. Y entra en los problemas planteados. Francisco González que aún lo estará mas a la vuelta de unos años, respuestas diferentes escena Ángel Pérez Mora, un personaje singu- Fernández, se incorpora a la actividad profe- cuando las promociones de arquitectos titula- a las solicitaciones lar que representa muy bien el giro inminente sional realizando proyectos de vivienda social y dos en Málaga intervengan respondiendo a las del entorno. Sin embargo la función de los acontecimientos; el sentido expresivo contribuyendo a la renovación de espacios pú- nuevas posibilidades y demandas surgidas en la perimetral formada por del proyecto extraído a partir del lugar, de sus blicos principales de Málaga, junto a Gavila- mutación que muchos deseamos constituya la los prefabricados de valores paisajísticos, reconocible en un pro- nes e Ignacio Pérez de la Fuente. Juan Manuel salida a la crisis. No es difícil vaticinar que Má- hormigón permanece constante. A destacar yecto fallido, el Auditorio y Centro Cultural Sánchez la Chica, como dice Boned Purkiss, laga, motor económico y cultural de Andalucía, la claridad del de Marbella, cuyo fracaso simboliza el curso practica una «arquitectura radical, resolutiva, vivirá excelentes acontecimientos arquitectóni- funcionamiento y de los de acontecimientos conocidos por todos, pero absolutamente abstracta», como se refleja en su cos en las siguientes décadas, y tendrá en Javier recorridos, así como que si se materializó ejemplarmente en otras propuesta en el concurso Europan vii (2004). Boned Purkiss quien pueda analizarlo con el la importancia de la escala en planta baja, obras suyas, como el «Camino del Calvario» Y Fernando Pérez del Pulgar es dueño de un fundamento que este libro representa. como corresponde a de Casabermeja. entendimiento sistémico de la arquitectura que un edificio público – Algunos de los arquitectos citados entran en encuentra en los concursos (por ejemplo, el de administrativo. el nuevo siglo, pero los personajes que actúan jóvenes arquitectos 5J, 2006) el laboratorio es- en el cuarto acto de esta obra son los más jóve- tratégico para la innovación espacial. Única vía 8 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  8. 8. PrólogoPor Carlos Hernández PezziMálaga; El oficio de la arquitectura cima de la mayoría de las provincias españolas y las investigaciones que hagan justicia a unmoderna (1968-2010) durante un buen número de años. A pesar de período sin duda germinal de la arquitectura ello, realmente se pueden contar con los dedos malagueña y de la Ciudad de Málaga en elSi resulta inquietante analizar cualquier pe- de la mano, las guías, revistas y monográficos que pasa de pueblo grande o ciudad pequeñaríodo de arquitectura, cuando se investiga la dedicados al tema de la arquitectura hecha en a gran capital.arquitectura malagueña de los últimos cin- Málaga en años recientes. Y es que la trayectoria del crecimiento decuenta años se sienten muy profundamente En ese panorama hay que asumir algunos Málaga se construye sobre arquitecturas naci-la escasez de las fuentes y el desasosiego de la riesgos. Primero, el de afrontar la documen- das después de la autarquía, al calor de una mo-incertidumbre, porque no existen referencias tación de partida. Segundo, obviamente el de dernidad difícil de trasladar a una ciudad quefiables ni bibliografía que se fije en los acon- acertar con la selección de arquitectos más no era capital siquiera de la Costa del Sol, quetecimientos representativos, obras singulares representativos, a juicio del autor. Tercero albergaba toda la emigración provincial y queo autores más reconocidos. Si no fuera por conseguir un buen formato actual del libro, desconocía en los primeros años el fenómenoel departamento de Historia del Arte de la sin caer en la pretensión antológica o histori- turístico. Los arquitectos malagueños estudianUniversidad de Málaga y el trabajo siempre cista que no vienen al caso, pero enseñando el casi siempre en Madrid y más adelante en lariguroso de Rosario Camacho (Arquitectura método. En este caso la introducción crítica Escuela de Sevilla, donde trabajan, casi siem-Doméstica del siglo XIX en Málaga) y Eu- y la entrevista. pre, entre la ignorancia o la incomprensión degenio Carmona, entre otros, no tendríamos El mérito de Boned Purkiss, doctor arqui- ambas ciudades, donde se considera a Málagafuentes para distinguir e identificar obras ca- tecto y profesor de la etsa de Málaga, se fun- tan de provincias como sus arquitectos, tierrapitales anteriores al período que Javier Boned damenta en el riesgo de describir con el rigor de desarrollismo o de turismo sin más, y a Se-Purkiss se atreve a explorar con tan escasas académico y profesional exigible a una obra de villa, afanosa capital de todo.preexistencias editadas en publicaciones aca- exploración, junto con el hecho de que haya Deshacer ese prejuicio ha tenido sus adalidesdémicas y profesionales. antepuesto sus criterios a las reservas de se- y sus hitos. Ninguno se ha separado de acon- Este período coincide con la eclosión de las leccionar obras y autores que son sus compa- tecimientos urbanos, como la construcción dearquitecturas del paisaje contemporáneo de ñeros y se encuentran fuera de la sanción que La Malagueta y algunos de sus edificios sin-Málaga y con la rápida pulsión de crecimiento otorgan los trabajos editados con el paso del gulares de los primeros sesenta, los años delde la ciudad, que crece en el fin de siglo pese a tiempo. Tiene la ventaja así de enfrentarse, nuevo Plan General de Ordenación Urbanala separación de Torremolinos, y se desarrolla con una anticipación acreditada, a los trabajos de 1973 y de su brillante sucesor de los añosen un proceso sin precedentes, desde los se- antológicos o compiladores que vendrán des- ochenta, la declaración de la política de Reha-senta en toda la provincia, creciendo por en- pués, al socaire de la Escuela de Arquitectura bilitación del Centro Histórico y, luego o a la Prólogo: Carlos Hernández Pezzi 9
  9. 9. vez, la construcción de los principales equipa- dos a la arquitectura contemporánea, como no Los protagonistas de ese cambio hacia lamientos, la rehabilitación de barrios entre los fuera el siempre renombrado La arquitectura arquitectura moderna han tenido que con-que fueron singularmente paradigmáticos los del ocio en la Costa del Sol (3). vivir con los acendrados prejuicios hacia elde la Trinidad y El Perchel, el impulso al Cam- Desde luego, sirve de referencia el monográ- turismo y la arquitectura del turismo, que nopus Universitario de Teatinos, la apuesta por el fico en dos volúmenes de la Revista Geometría escondían sino la ausencia de inversiones deParque Tecnológico de Andalucía, y después, dedicado en 1992 a Andalucía Oriental,(4) o reequilibrio con otras capitales menos emer-por citar los casos más recientes, las políticas el nº 159 de la Revista Arquitectos del cscae, gentes. La posición subsidiaria de la arquitec-de vivienda de promoción pública y los nuevos editado años después, en 2001(5). tura malagueña obedece en parte a la ausenciabarrios de Vivienda Social, especialmente el de El carácter de esta guía es el de un recorrido de inversión equivalente de la administraciónSoliva y Teatinos, junto con la ampliación del itinerante, pero ya aparecen citados muchos de pública estatal y autonómica en las proporcio-Campus de Teatinos. En la provincia, pocos los arquitectos que selecciona Boned Purkiss. nes aplicadas a otros sitios de menor desarrollohechos singulares con excepción de los gran- Atención especial merecen el prólogo y la nota económico. La absorción del Aeropuerto y lades complejos turísticos del primer desarrollo bibliográfica del coordinador Javier Terrados carretera cn-340 de las principales inversionesde la costa y el ingente trabajo de la Diputa- Cepeda, porque contienen información sus- del Estado justificaba la menor inversión en lación Provincial en los municipios del interior tantiva sobre las ediciones referidas al ámbito ciudad y las necesidades vitales de una urbe enmás desconocido. de Andalucía de ese período(6). No es hasta transformación que, solo hacia 1992, empie- la aparición de la Escuela Técnica Superior zan a compensarse con obras en la Alcazaba,El marco de las publicaciones de Arquitectura de Málaga, que comienza su el río Guadalmedina, la Alcazaba, la playa de andadura en el curso 2005-2006, cuando em- La Malagueta y el pta. Inversiones que seránCon excepción de las dos ediciones semianto- piezan a producirse algunos trabajos de inves- semillas de arquitectura a medio plazo, cuan-lógicas, primero la del Plano-Guía de Arquitec- tigación y tesis doctorales que, sin embargo no do ya son visibles los cambios en la Estacióntura del Centro de Málaga del Colegio Oficial de cubren el campo que este libro trata de aflorar de Autobuses de José Seguí, la plaza de LaArquitectos de 1987 (1) y luego de la Guía de Ar- en el ámbito estricto de la arquitectura mala- Marina, de Solá Morales, los edificios de lasquitectura de Málaga editada por la Junta de gueña a lo largo de cinco décadas. Y también facultades y la Biblioteca General de la Uni-Andalucía en colaboración con el coamalaga en el cambio de perspectiva sobre el fenómeno versidad y actuaciones como las de Peñalosaen 2005(2), no existen muchos trabajos referi- turístico. en la avenida de la Estación, Alfonso Peralta García González, Enrique; Jiménez Montoya, Salvador; Mesa Lara, Ana; Torcello Teba, José Manuel; Verdugo Florido, Ulises. Archivo Histórico del Colegio de Arquitectos en Málaga.(1)Plano-Guía de Arquitectura del Centro de Málaga. Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga. 1987(2) Candau Rámila, Mª Eugenia; Díaz Pardo, José Ignacio; Rodríguez Marín, Francisco. Málaga, Guía de Arquitectura. Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía. Málaga,Sevilla 2005(3) Morales Folguera, José Miguel, La arquitectura del ocio en la Costa del Sol, Publicaciones de la Universidad de Málaga. Hernández Pezzi, Carlos «las Reverberaciones de una onda confusa en Andalucía Oriental: la metamorfosis malagueña» en Geometría nº 15. Andalucía (l) y (II) «Balance de una década (1982-(4)1992)» en Andalucía Occidental y Andalucía Oriental (nº 15). 1993. (p.62)(5) Hernández Pezzi, Carlos. “Crónica de una oleada emergente en un territorio de límites ficticios” en Guía de Arquitectura (1975-2000) de Andalucía Oriental, Arquitectos CSCAE nº 159.Madrid 2001 (p.93)(6) Terrados Cepeda, Javier. Prólogo y nota bibliográfica. Bibliografía básica y Revistas en Guía de Arquitectura (1975-2000) de Andalucía Oriental, Arquitectos CSCAE nº 159. Madrid 2001 (p.98)10 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  10. 10. y Antonio Costa en el edificio Eurocom, que que careció de ella desde Dorronsoro, Verdú, pular en Capuchinos o el Centro, hasta bienculminan en el emblemático edifico de Ángel García Garrido, Peñalosa…, pasando por la entrados los ochenta, cuando el premiadoAsenjo para el Palacio de Ferias y Congresos, siguiente generación de Asenjo, Moreno Pe- primer pgou de la democracia mandó pararobra que señala un territorio e identifica una ralta y Seguí, Bono(7) y Machuca, con el caso esas prácticas.modernidad visible, apresuradamente asumi- singular también de Cámara y Martín Delga- No existe pues el ánimo de la antología oda, junto con el aeropuerto de Ricardo Bofill. do hasta los más jóvenes que empiezan a cons- el historicismo, sino el de la vertiente críti- tituir la generación de la bisagra hacia la plena ca que alumbra riesgos y valora apuestas queLa selección personalizada y los personajes modernidad de la ciudad, Pérez Mora, Fran- no están suficiente estimados en una ciudad cisco González, Javier Pérez de la Fuente, Ga- acostumbrada a servir a la costa y a la pro-Atreverse con el puñado de arquitectos de ese vilanes, Sánchez la Chica y Pérez del Pulgar. vincia sin reclamar protagonismo urbano au-período no se puede hacer si no se cuenta con Lo que se va a encontrar el lector que siga tónomo hasta que el Alcalde Pedro Aparicio 01un amplio bagaje crítico, incluso para recono- estas trayectorias desde la crítica va a ser un enarboló la bandera de la modernidad apos-cerlos como personajes que pueden trascender análisis de los arquitectos clave del período, tando por el proyecto del Teatro Cervantes,un papel exclusivo sólo como arquitectos, pues sin prejuzgar que sean los mejores o los úni- que alteró la percepción de la ciudad sobreimplica también reconocer luces y sombras cos, pero sí los que han dejado una impronta sí misma, y la de su élite cultural y políticatanto si son arquitectos venidos de fuera, como de su oficio, partiendo de posiciones cultura- sobre el valor de la arquitectura y sus efectos 01 Centro de Estética yunos pocos malagueños, muy bien viajados les radicalmente modernas, desde cualquiera de regeneración urbana. Peluquería en Calleen el terreno arquitectónico y cultural. Has- de sus vertientes, con sus aciertos y errores, Babel de Juan Manuelta épocas bien recientes distintos intentos de modas y tendencias, manteniendo el bastión El juego de espejos y escenas Sánchez Lachica Málaga, 2008.modernidad ilustrada fracasaron, incluyendo de la arquitectura contemporánea en una so- (Proceso de composiciónlos esfuerzos de Siza, Gregotti, Francisco Pol, ciedad difícil, con un sector inmobiliario que En realidad, Javier Boned Purkiss nos propo- volumétrica)Doménech, Amadó, Seguí y Engel, Solá Mo- aún en los ochenta quería demoler las obras ne un juego de origen dramatúrgico, en el que El proceso explicarales, y otros que fueron imposibles de asen- de sus arquitectos eclécticos, como las de establece los conflictos de la vida frente a la visualmente cómotar desde arriba. Significativo el caso del fiasco Guerrero Strachan, (Banesto en la Alameda forma de la capital malagueña, en la ausen- sacar el máximo partido de un pequeño espacio,Gehry, que en un episodio más bien grotesco, Principal); ignoraba las de sus precursores, cia de autores que refrenden la búsqueda de asegurando su correctopero gratificante, salvó de la sumisión arquitec- como José González Edo (Desfile del Amor sus protagonistas. Señala así el autor cómo se funcionamiento,tónica a una ciudad dispuesta a hipotecarse a en calle Cervantes); un sector público que no construye la modernidad arquitectónica mala- dando jerarquía a lascualquier precio por el autor del Guggenheim. conservaba bien edificios públicos y mercados gueña a través de los acontecimientos más que distintas actividades. Un ejercicio de pequeña Por estas razones el trabajo de Javier Bo- (La Merced, Atarazanas), y un sector privado de los personajes aislados, separando las ten- escala, auténticoned sirve para dar visión crítica a un período que destruía morfologías de arquitectura po- dencias ocultas de la ciudad mediterránea de reto para conseguir una cualificación espacial donde parecía imposible su(7) Hernández Pezzi, Carlos. «Arquitectura laica y promiscua» en PH Boletín nº 28. Instituto Andaluz del Patrimonio. Sevilla 1999. (p. 131) instauración. Prólogo: Carlos Hernández Pezzi 11
  11. 11. la lógica supuestamente racional de otras ciu- la pos-modernidad sin los daños extravagantes sus pueblos de referencia. La ideología de ladades y crecimientos urbanos. Es de recordar que se produjeron, en los ochenta, en tantos democracia como enseña de una arquitecturaque en tanto el discurso oficial era el del «cre- otros lugares. laica de la autonomía recién conquistada y decimiento cero» del urbanista italiano Campos Además de crear una escuela cultural, que se la participación de los vecinos en procesos his-Venutti, Málaga crecía y se incorporaba a la extendió hasta los modelos de hacer, diseñar, tóricos como el de Plan Especial de Reformamodernidad por sí misma, sin que nadie per- escribir y difundir, tanto durante el PGOU de Interior de Trinidad-Perchel conducido porcibiera el alcance soterrado de una tendencia la democracia como después, Salvador Mo- Moreno Peralta y los de Ronda y Antequeraimparable. Ese profundo movimiento sísmico reno y José Seguí extrapolaron su tarea como por Machuca y Seguí, respectivamente, sonse apoyó, entre otras cosas, en pujar por hacer- arquitectos a la de auténticos impulsores de las una muestra de compromiso social inagotablese visible a través de un puñado de arquitectos ideas contemporáneas. El proyecto de la revis- en décadas. Una fuente de energía que todavíaque fueron característicos de una época y que, ta Geometría que fue una rara avis en esos años. perduró hasta bien entrada la etapa gilista, quepor vez primera, en el siglo xxi, cuentan con Revista que constituye una muestra excelente dio al traste con las mejores prácticas mala-una Escuela y se multiplican en un conjunto del trabajo desarrollado por él y su estudio, que gueñas del urbanismo en la costa.que crece inexorablemente, aumentando la ri- abarcó el diseño de muebles, el planeamien- Pero Boned Purkiss interroga sobre la arqui-queza colectiva. to, la difusión arquitectónica en exposiciones, tectura y aunque sea brevemente habría que Tal vez sea ese el efecto más importante de muestras, conferencias y todo tipo de propues- decir algo de cómo evoluciona la aproximacióneste libro: sentar la base del pluralismo de la tas singulares y complementarias para traer a de los arquitectos desde los primeros proyec-modernidad arquitectónica malagueña sobre Málaga a la élite en esos prolongados ochenta. tos ortodoxos en tipologías y materiales, que seuna base ensanchada tanto desde el punto de La misma tarea que asumió Peñalosa desde el encuentran en algunos edificios de La Mala-vista cultural como desde el punto de vista tec- Colegio de Arquitectos en publicaciones y ac- gueta de Olano y Verdú o Antonio García Ga-nológico y evaluar cómo afronta los grandes tividades culturales. Actividades que llevan al rrido, al edificio Horizonte o Villa Trini, bajoproblemas de vivienda, medio ambiente, trans- salto a otros lugares, especialmente en el caso la impronta de Ángel Asenjo. Cambios de laporte, movilidad y espacio público, de manera de José Seguí, de Salvador Moreno Peralta en tipología del bloque autorizado por el Planque no tenga que hacer frente a la orfandad menor medida y, en ambos, produce la fecun- de 1973 en los que Seguí y Moreno Peraltateórica y constructiva en que se vieron muchos da colaboración con otros arquitectos locales adelantaron nuevas fórmulas de inserción ende los precursores. Porque los precursores que y foráneos. Trabajo exterior y colaboraciones tejidos existentes, junto con Machuca y Bonose traen a esta publicación hicieron frente al externas que irán sembrando las nuevas cues- en los edificios de la Prolongación de la Ala-problema de buscar un lenguaje propio que tiones en los últimos proyectos de cada uno en meda, utilizando el hormigón visto. Edificiosno fuera el del pintoresco regionalismo, que su particular itinerario. residenciales que son deudores de la ortodoxiano se basara en una identidad pueblerina, Un recorrido que aloja también la postu- todavía formalmente áspera de los primerossino en la más profunda identidad cosmopo- ra de militancia en la participación pública a ochenta. El cambio que se va produciendo valita malagueña. Arquitectos que intentaron través de los planes generales, como es el caso en paralelo con la aclimatación de la arquitec-con su obra erradicar del moderno algunas de de Moreno Peralta, Seguí y Quero en el pgou tura a su propio espacio vernáculo. Se da unasus manifestaciones más despóticas contra el de Málaga y de Machuca, Bono y Verdú en suavización de los modelos ortodoxos, lo queclima y el espíritu de vida del mediterráneo, los planes del medio físico y de ordenación va produciendo una arquitectura más amableque buscaron el acuerdo con la transición por de las principales localidades malagueñas y de con el entorno, tanto en los ámbitos turísti-12 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  12. 12. cos como en la capital. Todavía existe el pudor público. Proceso que tan bien ejemplifica la como la Bienal Española de Arquitectura yante el color, que romperá definitivamente el operación de calle Larios y plaza de la Consti- Urbanismo 2007 y el Premio de Arquitectu-Ayuntamiento de Torremolinos con la colabo- tución, de Gavilanes, Francisco González e Ig- ra Española del cscae de 2005. Esa estela, aración entre Dámaso Ruano, Salvador More- nacio Pérez de la Fuente, que constituye junto buen seguro, continuará.no y Javier Boned. Moreno Peralta no abando- con algunos otros, como el omau, el hito más El área de nueva expansión de propuestasnará una actitud de integración del color y las reseñable en el entorno del cambio de siglo. de vivienda social que desarrolla el imv entexturas en toda su obra posterior. Pero ahora ya no se trata de unos pocos, los Teatinos y Soliva es el yacimiento más im- En cuanto a las tecnologías constructivas, el representantes de la joven arquitectura mala- portante de arquitectura malagueña y globa-grupo de los ochenta es el que empieza a ha- gueña se multiplican y sería ocioso incluirlos lizada, en la que la lista de equipos aseguracer alardes de luces, cubiertas de fibrocemento, en relaciones fijas porque siempre faltarían una calidad que ya empieza a ser patente enformación de huecos, curvas, vuelos y calida- obras y autores. Las rehabilitaciones se hacen las obras. Se puede decir que Soliva ha sidodes de fachadas poco visibles en la arquitec- ver en numerosos proyectos que combinan co- el mayor campo de experimentación de latura privada de ese tiempo. En la arquitectura nocimiento de los orígenes y contemporanei- arquitectura contemporánea malagueña, enpública aparecen ya las estructuras reticulares y dad y coinciden con la ambición de una ciudad vivienda de protección oficial, después de lalas estructuras espaciales de tetraedros anuda- ahora casi unánimemente instalada en el deseo experiencia de Trinidad-Perchel.dos que se ven en varios edificios del período de transformación incesante. Aunque faltan edificios y complejos de esca-junto con los primeros elementos de cubrición la metropolitana que estructuren el paisaje yde chapa, los cierres acristalados, los muros Lo que enseñan los últimos proyectos el territorio, más allá del actual perfil urbanocortina, el pavés y el u-glass, antes casi igno- de Málaga, conjuntos más o menos anodinosrados. Las naves de Cofarán de Ángel Asenjo Los procesos de ampliación del pta, el aero- como la construcción seriada del Paseo marí-señalan un hito. puerto , las estaciones de metro, los concursos timo de Poniente podrán beneficiarse de algu- La aparición de la generación siguiente, en del Auditorio y el Museo de Transporte, las nos hitos si se concretan en arquitectura de ca-los noventa y en el principio de siglo, trae el nuevas facultades del Campus de Teatinos y lidad algunas propuestas del pgou. Este plan,sello de las nuevas tecnologías de proyecto y de la futura Escuela de Arquitectura son edificios siempre en manos de Damián Quero, que os-construcción. Esta nueva oleada está represen- y espacios de energía a los que se está volcando cila entre el riesgo de lo conservador y la tradi-tada por Pérez Mora en sus colegios públicos la nueva arquitectura malagueña representada ción de expandirse y ocupar territorio o altura,e institutos, González en las primeras arqui- por estos y otros compañeros. no acaba de dar con las fórmulas de insertartecturas domésticas de calidad de los noventa, Las nuevas facultades y el auditorio, éste arquitectura en puntos clave de la ciudad. TalJavier Pérez de la Fuente en un sin fin de obras último de Soriano y Benedicto, son ejemplos vez los concursos del Auditorio, las Estacio-municipales de alto nivel (a citar de paso el también de apuestas estructurales firmes, de nes, el Mercado y el Campus, sean los ejem-Auditorio al aire libre), Gavilanes con su in- atrevimientos constructivos interesantes e in- plos que completen lo que falta en el frentecursión en Teatinos y Pérez del Pulgar en di- novadores, que ya se han puesto de manifiesto marítimo, Campanillas o las Rondas, siempreversas obras ya en solitario, parece ser una pro- en el nuevo edificio de la Diputación Provin- codiciado objeto de discusión urbanística.longación de los anteriores saltos de la joven cial de Luis Machuca o el Auditorio al aire Málaga deberá para entonces contar conarquitectura malagueña, desde lo doméstico al libre de Javier Pérez de la Fuente que han sido un hinterland más cualificado en el valle y laequipamiento público, y desde ahí al espacio seleccionados en competiciones importantes costa, de forma que las sucesivas oleadas de Prólogo: Carlos Hernández Pezzi 13
  13. 13. arquitectura contemporánea no se limiten ya, pierde importancia ante la inmediatez de la mayor o menor acierto− han señalado un ca- como es habitual, a la vivienda y los edificios respuesta. Es un buen método para la arqui- mino arquitectónico que deseamos sea pronto públicos en áreas delimitadas, sino que vayan tectura el obligarse en la concisión verbal, por- irreversible. El salto de la Costal Sol y de la teniendo promoción privada que apueste por que así no se derrocha palabrería(9). provincia de Málaga al siglo xxi no se podrá el valor añadido de los espacios arquitectó- Esta es una época crecientemente contraria hacer sin un buen yacimiento de arquitectura nicos. Debe ocurrir eso en muchos puntos al despilfarro de la verborrea. Lo banal tiene contemporánea esparcido por todo el territo- de la ciudad y en muchas manifestaciones y en el exceso lingüístico su abismo y la demos- rio. Un salto que será generacional y contará escalas; algo que todavía −sin duda– se echa tración palpable de lo prescindible que no sea con la palanca de investigación, doctorados y mucho en falta, por ejemplo, en el comercio, sustantivamente música o silencio. Perdido postgrados de la Escuela de Arquitectura para el interiorismo y los espacios del turismo y el eclecticismo de la tradición malagueña en hacerse más y más profundo hoteles, salvo honrosas excepciones. arquitectura durante el xix y buena parte del Compartir así, en el espejo de esta publica- xx, en el siglo xix quedan estas conversaciones ción el repertorio de unas obras y unos arqui- Conversar sobre arquitectura como el necesario contrapunto del ruido ma- tectos que se han mantenido firmes, cada cual sivo del turismo y del desarrollismo indefendi- a su manera, en extender la noción de orden La aportación de Javier Boned alumbra y ble cuando se nos pide compactar la ciudad y frente al griterío anodino de lo parámetros enfatiza las trayectorias de estos arquitectos a extender silenciosamente la arquitectura. comerciales es un primer paso para señalar la través de un método que organiza la arquitec- Estos son tiempos de compartir y no sólo de etapa que empieza ahora. Hacer este recorrido 01 tura a través de la conversación. Un método competir. Tal vez, la aparición de este libro de- mediante el recurso al diálogo y a la reflexión contemporáneo que ayuda a entender el len- vuelva una visión de solidaridad hacia y desde es el mérito del autor. Así, en el silencio de las01 Centro Comercial Mála- ga Nostrum de Salvador guaje arquitectónico con los mimbres del pro- la arquitectura malagueña que, sin saber por palabras a media voz nos entenderemos mejor Moreno Peralta. pio lenguaje verbal de los arquitectos, que ha qué en tiempos se negó y se arrebató injus- y comprenderemos más profundamente nues- Málaga, 2008. sido objeto de la tesis doctoral del arquitecto tamente desde otros lugares. Una visión que tro pasado y nuestro futuro, siendo coherentes (Boceto a tinta) portugués, Duarte Cabral de Mello(8) y que es la instale ya definitivamente en el ámbito de con una ciudad y una provincia que tiene un La inigualable objeto de continuas revisiones en las revistas la modernidad, de la duda, la incertidumbre y presente arriesgado en la tan esperanzadora capacidad de seducción del dibujo contemporáneas. La inteligencia de las pre- el riesgo que todo buen proyecto contemporá- como inexorable transformación arquitectó- se nos muestra en guntas y la obligada síntesis de las respuestas neo debe asumir sin titubeos. En Málaga ha nica, como pocas ciudades españolas pueden este boceto, en ese obligan a un ejercicio de constante precisión faltado, y mucho, esa visión pero el puñado de anhelar y con tantas ilusiones para las gene- momento del proceso que delimita el sector de lo que se puede y no pioneros que aquí afrontaron la difícil moder- raciones venideras como se han puesto en el creativo donde es necesario por parte del se puede decir, dejando a un lado aquello que, nidad de los 70 y 80, tras la crisis del petró- resurgir plural de la arquitectura hecha en Má- arquitecto verificar sus en la entrevista, −en su formato instantáneo−, leo de 1973, lo hicieron sin ambages y −con laga en los últimos cincuenta años. intuiciones y comprobar la verosimilitud de las escalas. En estos dibujos se encuentran” (8) Cabral de Mello, Duarte. Arquitectura dita. Anamorfose&Arquitectura. Facultad de Arquitectura. Universidad de Lisboa. 2007 in nuce” las principales (9) Tavares André; Guerreiro, Filipa. Coordinaçao. 96 Conversas. Escola de Coimbra e “Falar de arquitetura”. “Escuela de Barcelona”. AEFAUP. 1997 Duarte Cabral de Mello en conversación características de lo sobre el arquitecto portugués Vítor Figueiredo: “Criou fama, deitou-se a dormir. Diz o povo e dezimos nós da evoluçào da obra de um número cada vez maior de heróis ou estrelas consagradas que será el edificio construido. da nossa arquitetura contemporânea. Vítor Figueiredo está demasiado acordado para ser famoso. Ou se quisemos, o seu estado de vigília coloca-o na margem dos caminhos do estrelato” (p.29) 14 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  14. 14. Introducción Por Javier Boned Purkiss 1. Málaga y el ejercicio de la profesión esto conlleva de agnóstico pragmatismo, de de arquitecto permeabilidad hacia toda sugerencia externa, disponibilidad para todo, con una habilidad Málaga, su arquitectura y sus arquitectos, ha técnica homologada y un almacenamiento de permanecido demasiado tiempo sin ser obje- pensamientos de segunda mano, acompañados to de interpretación teórica ni crítica, debido casi siempre de un notable éxito social. básicamente a una cierta indiferencia por par- Insertas en este panorama, sin embargo, laten te de los ambientes arquitectónicos oficiales, trayectorias profesionales intensas, sobresalenJavier Boned Purkiss nace en Madrid (1959). Es Arquitecto donde se iban consagrando para la historia determinados arquitectos, que, desde su pecu-por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid nombres y edificios, casi siempre insertos en liar manera de entender el oficio en una ciudad(1989), y Doctor Arquitecto por dicha Escuela (2004) con una panoramas y tendencias consolidadas. El ale- tan compleja como Málaga, han mantenidotesis que establece las relaciones entre la música serial y la jamiento de los centros de decisión política y una tensión intelectual y creativa contrastada.arquitectura de los años cincuenta y sesenta. Ha desarrolla- cultural, así como una autoinconfesable mala Esta tensión, que convivía necesariamente endo su actividad profesional como arquitecto en Málaga y pro- conciencia de la ciudad por ser recurrente es- algunas ocasiones con una actividad profesio-vincia desde 1990, habiendo construido numerosos edificios cenario de las mayores actividades inmobilia- nal desmesurada y meramente enfocada a latanto de carácter público como privado. Mención de Honor rias del país, supusieron factores que ayudaron construcción, ha dado como fruto, en los casosen los Premios Málaga Arquitectura 1995 y Premio Málaga – siempre al mantenimiento de este ilógico ano- que al menos en este trabajo se concitan, unaArquitectura 2009 (modalidad arquitectura industrial). nimato. Anonimato de sus obras, de sus au- producción arquitectónica mucho más que in- tores, de la ciudad, corroborado en gran parte teresante, y desde luego, en absoluto estudia-Ha sido profesor de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela por una estructura profesional consciente de da ni analizada suficientemente. Producciónde Arquitectura de la Universidad Internacional SEK de Sego- su papel secundario y arquitectónicamente desconocida o intencionadamente silenciada,via (1998-2000), y en la Escuela de Arquitectura de la Univer- mercantilizada en exceso. Esta condición, mi- como no podía ser de otra manera, por unasidad de Gales, con sede en Málaga (2000-2005). Desde el tificadora de su propia actividad inmobiliaria crítica institucionalizada más pendiente delcurso 2005-2006 es profesor de la Escuela Técnica Superior y constructiva, consideró siempre al arquitecto mantenimiento de un mediático medallerode Arquitectura de Málaga, donde imparte actualmente la «creador», relativamente desprovisto de in- arquitectónico que de profundizar realmenteasignatura de Teoría e Historia de la Arquitectura, y de la que hibiciones, como un objeto inconsciente de en las manifestaciones de una posible moder-ha sido Coordinador de Estudios de 2006 a 2009. cólera. Por otra parte, la fiebre del oro de la nidad periférica. También puede ser que dicha construcción supuso siempre un cierto paraí- crítica, en el caso de Málaga, no haya querido so para el arquitecto de encargo, con lo que hacer el esfuerzo de analizar suficientemente 16 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  15. 15. estos ejemplos de su mejor arquitectura por lo la historia, lo que supondría un estudio deque ésta tiene de compleja y arriesgada aventu- mucha más envergadura, con otra metodolo-ra interpretativa. Es duro asimilar, pero es así, gía y mayor perspectiva, y desde luego con laque los prejuicios culturales abunden más de obligada incorporación de muchos más pro-lo debido, que realmente la belleza es difícil, el fesionales y edificios. Quizás también con lacontrol del lenguaje también, y desde luego es exclusión de alguno, que soportaría peor esemuy complicado saber leer las obras de arqui- carácter más definitivo y complejo de lo his-tectura, comprenderlas, captarlas. Lógicamen- tórico. Se trata más bien de la interpretación una escasa producción personal, debido bási-te el inhibido, como decía inteligentemente personal de un determinado fenómeno, el ofi- camente a una insalvable condición juvenil, yJuan Daniel Fullaondo, «…niega valor a todo cio de una difícil modernidad arquitectónica otros cuya vasta obra encierra una posible mo-lo que le resulta difícil o imposible. Una lengua malagueña, auspiciado por la personalidad de dernidad tan sólo en un porcentaje pequeño.tan sólo es bella para el que la conoce y sabe con- una serie de arquitectos y por sus obras, ambos Pero quizás la selección final sea debida a esetrolarla. En el fondo, hay bajo esto un problema suficientemente interesantes y representati- matiz diferente que confiere el carácter de per-de educación, siendo notoria la crisis actual de vos. Interpretación realizada por alguien, que sonaje. Esta condición trasciende lo profesional 01formación artística y arquitectónica. Resulta así justamente debido a su azarosa condición de para insertarse en un ámbito de otro orden, másmucho más fácil derivar hacia valoraciones socio foráneo, se ha sentido capaz de establecer una complejo, de un mayor radio de acción que el– económicas, factores importantes dentro de la distancia crítica con respecto a determinado derivado meramente de una actividad proyec-aventura arquitectónica pero no los únicos, y que lugar y los actores que en él intervienen, acom- tual y constructiva, y decisivo en lo que se refierede hecho, no caracterizan definitivamente el he- pañada de un suficiente conocimiento del es- al ejercicio de la profesión de arquitecto en la 01 Centro cultural provin-cho arquitectónico, que sigue prendido de un gran cenario urbano donde la acción se desarrolla, ciudad de Málaga. Pocas veces se acomete la cial Generación del 27número de perplejidades (…) Y es que la crítica tras casi veinte años de ejercicio profesional labor de saber cómo son los arquitectos, cómo de Luis Machuca Santa-se estanca a menudo en situaciones de contenido en su entorno. En este sentido, la calidad de trabajan, qué piensan de la arquitectura, de la Cruz. Málaga, 1998.y se olvida de las difíciles implicaciones lingüís- los arquitectos elegidos, así como de las obras ciudad. En este trabajo se ha abordado esta (boceto a la acuarela)ticas a favor de reconocimientos de otro tipo, ma- que aparecen, está absolutamente contrastada cuestión, manteniendo conversaciones con to- Dibujo expresivo a la acuarela, estimulantenejando una especie de ley de mínimo esfuerzo y no merecería mayor justificación. Pero está dos ellos. Absolutamente diferentes en su for- y esclarecedor deinterpretativo».(1) claro que sobre la cuestión urbana confluyen ma de crear y entender la arquitectura, se puede algunos de los aspectos Bajo las premisas pues de una larga indife- demasiado tipo de arquitectos, solicitados por sin embargo entrever cierto aspecto común en principales que se de- sean para el edificio: surencia hacia el hecho arquitectónico malague- muy diversa clase de intereses. Este trabajo sus respectivas trayectorias, unido a una cierta carácter institucional,ño, y desde una óptica absolutamente personal, trae a colación preferentemente a algunos que capacidad simbólica, incluso en los expedientes su textura y su color,se ha acometido la labor de buscar un conte- han demostrado una innegable calidad en sus más jóvenes, de resumir y sintetizar cada uno su fuerte imagen abs-nido crítico de verdad que relacione las obras obras de arquitectura, y que la han desarrolla- las diferentes etapas del tortuoso devenir de la tracta, y su inserción en la ciudad. Todo elloy los personajes elegidos. Este ha sido uno de do, y la siguen desarrollando, desde la dimen- arquitectura moderna malagueña. Podíamos está contenido en unoslos motivos fundamentales de este trabajo. No sión particular de una intensa vivencia. Esto hablar aquí, con respecto a estos arquitectos, de cuantos trazos..se ha buscado en este sentido el refrendo de implica que puedan presentarse ejemplos de una posible condición pirandelliana.(1) Fullaondo, Juan Daniel. Nueva Forma. nº 110, Abril – Mayo 1975, p.14. Introducción: Javier Boned Purkiss 17
  16. 16. 2. El arquitecto como personaje concebidas, sino sólo como hallazgos que yo todo instrumentalizados como técnicos al ser- mismo he podido hacer. He querido traer a vicio de determinado poder, cosa habitual en En Seis personajes en busca de autor (1921), escena a unos personajes que buscan un autor. esta bendita profesión, sino que han procurado obra maestra de Luigi Pirandello, el público Porque… ¿qué es para un personaje su pro- servirse de esa instrumentalización para, a su es confrontado con la llegada inesperada de pio drama? Cada fantasma, cada criatura del vez, instrumentalizar moderadamente al po- seis personajes durante los ensayos de una arte, y diríamos, de la arquitectura vivida con der mismo. Digamos, por justificar finalmente obra teatral y éstos insisten en ser provistos de intensidad, debe tener su propio drama para el elenco, que todos han construido edificios vida, de permitírseles contar su propia historia. llegar a existir. Un drama del cual sea persona- donde pueden insertarse ciertos aspectos de la 01 Los personajes, ya existentes en la mente del je y por el cual es personaje. El drama es pues modernidad arquitectónica, que algunos, los autor, eran criaturas de su espíritu, y estaban la razón de ser del personaje, es su función más jóvenes, están a punto de hacerlo, y que viviendo una vida que era de ellos y no suya, vital, lo necesita para existir. Podríamos así ninguna de estas obras, y mucho menos las una vida que no estaba en su poder negársela. hablar en este trabajo del «arquitecto dentro actitudes que las produjeron, han sido objeto01 Edificio de 140 Vivien- Ellos ya estaban separados de él, vivían por su de la arquitectura», de cómo estos personajes de crítica ni estudiadas suficientemente. Pido das de Protección Ofi- cuenta, habían logrado voz y movimiento, a la de Málaga aparecen en un medio concreto, pues disculpas de antemano a todo aquel que cial en Universidad de fuerza se habían hecho a sí mismos personajes un semi-desnudo escenario de modernidad se sienta excluido, sabiendo desde un princi- Juan Manuel Sánchez dramáticos en esta lucha sostenida por su pro- arquitectónica, pidiendo permiso, de alguna pio que en este tipo de trabajos nunca estarán Lachica Málaga, 2008. (Primer pia vida, personajes que se ven ya como tales manera, para relatar su historia, interrum- reunidos exactamente todos los que debieran, Premio) y han aprendido a defenderse de sus autores, piendo así a los actores que se preparaban para con la consiguiente asunción del riesgo de la Compleja adaptación por lo que también sabrán defenderse de los ensayar otra comedia. El juego de las partes. calificación de subjetividad excesiva que de la del edificio de demás. Sin quererlo, sin saberlo, en el ajetreo Por eso un personaje, cuando está bien elabo- selección efectuada pudiera derivarse. viviendas a una parcela formalmente de sus atormentados espíritus, para defenderse rado y llega a su punto de equilibrio, alcanza complicada. Se de las acusaciones mutuas, expresan como si vida propia y todos los hechos en su alrededor 3. Málaga, una difícil modernidad genera un conjunto fueran suyas las exaltadas pasiones y el tor- giran a su favor o en su contra, haciendo fácil rico en espacios mento que, en realidad, han sido durante tan- su escritura. Es una analogía espléndida de la Es difícil hablar de arquitectura moderna en libres interiores y que simultáneamente tos años pesares de su espíritu: el engaño que vida real, del oficio de arquitecto desde una Málaga. Probablemente esto sea debido a la conforman una fuerte supone la comprensión recíproca, basado de cierta vocación existencial. escasez de condiciones para que ese concepto imagen urbana. El modo irremediable en la vacía abstracción de En este sentido este trabajo no podrá evitar de modernidad arquitectónica, tal y como se diseño es rotundo, las palabras, y en la personalidad múltiple de la etiqueta de un cierto elitismo, ya que toda ha entendido en los principales manuales de claro, y se saca el máximo rendimiento cada uno, de acuerdo con todas las posibilida- elección mantenida, toda capacidad de dis- la arquitectura, se manifieste con rotundidad. del solar desde una des del ser que siempre subyacen en todos. Y, cernimiento restrictivo, implica ese riesgo. En Habría que profundizar pues en ese carácter de evidente apuesta finalmente, el dramático conflicto inmanente cualquier forma este “elitismo” me parece bas- moderno que ha llenado tantas páginas de la arquitectónica. entre la vida que se mueve sin pausa, transfor- tante más inofensivo que otros. Siempre hay historia y ha supuesto el apelativo de otras tan- mándose, y la forma inmutable que la detiene. que elegir un campo de actuación, un intervalo tas obras y arquitectos, ubicando con precisión Las razones, pues, que expongo para esclare- paradigmático en el que situar la atención, y su alcance en una ciudad como Málaga, ciudad cer los valores de estos personajes-arquitectos ésta se ha centrado en unos arquitectos que, de periférica como principal atributo, y que ha he- no se deben tomar como intenciones pre- alguna manera, no han sido normalmente del cho de esta inapelable condición el constante 18 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  17. 17. testigo de su azaroso y espectacular desarrollo,amén de su dependencia directa del fenómenoturístico que supone la Costa del Sol. Málaga, ciudad abierta, propensa inevitable-mente al desarraigo, a la ausencia de recono-cimiento, carente de una dimensión evolutivanecesaria, por la que desaparecen tristementelas connotaciones de ascendencia psicológicay cultural. Su carácter secundario, por llamarlode alguna manera, es al que parecen estar abo-cados dramáticamente algunos de sus mejoresarquitectos. Dentro de un esquema semejan-te y con la triste carencia de una Escuela deArquitectura, cuestión solventada tan sólo deunos pocos años a esta parte, debería contarcon una producción arquitectónica que resul-tara consecuentemente expresiva de ese des-arraigo, y fruto de esa mirada turbia con la quela ciudad ha enfocado siempre toda relación deascendencia cultural. El arquitecto malagueño, quitectos han sido transferidos a una íntima formación cultural y social de dimensionesante este panorama, ha preferido pensar que relación de su yo consigo mismo, y en ese re- apreciables, más propia ya de un mundo total-la arquitectura empezaba con él, que hasta él cogimiento han hallado la presencia misma o mente globalizado.todo era prehistoria, franquismo, regionalismo voz que espontáneamente les ha indicado qué A consecuencia de todo esto, «lo moderno»crítico, especulación inmobiliaria, etc..., Salvo es lo que se debía hacer en cada caso. Han en Málaga necesitará ser desvelado, como ca-honrosas excepciones pero de escasa repercu- sabido además que debían actuar, que el pri- talizador de una cierta arquitectura que irásión, han faltado en Málaga estudios sobre su mer deber de todo arquitecto era hacer desde transgrediendo en cada momento determina-arquitectura dotados de una elemental visión su personal creatividad, determinando, desde dos valores tradicionales y que se irá instau-crítica distanciada, lúcida y mínimamente ob- esa intimidad reflexiva, todo lo que salía de rando poco a poco, y no sin dificultad, en eljetiva de lo que ha supuesto su historia recien- sus proyectos, acciones y expresiones. Así es heterogéneo paisaje de la ciudad, a través dete, sobre todo de sus últimos cincuenta años. esta conciencia activa, primer personaje de actuaciones más o menos singulares. ModernoVisiones serias y arquitectónicamente bien este drama moral que veremos desplegarse en como cualidad no tan sólo aplicable a los ob-fundadas, que hubieran podido arrojar una casi todas las conversaciones a lo largo de este jetos sino también a los sujetos, como actitudmínima luz sobre el camino recorrido, y mejor libro. Solamente en los ejemplos más jóvenes solitaria y heroica en un medio absolutamenteaún sobre el que quedaba por recorrer. este drama moral aparece minimizado, debi- desconocedor, a la par que hostil, hacia cual- En Málaga, en lo que se refiere al devenir do, por una parte, a una trayectoria profesional quier referencia arquitectónica contemporá-de esta arquitectura moderna, los mejores ar- más reducida, y por otra, a una reciente trans- nea, salvando las herederas directas de la tra- Introducción: Javier Boned Purkiss 19
  18. 18. dición constructiva local, o lo que es peor, de o menos directos del movimiento moderno der las claves de la creación y la producciónproductos pastiche acumulativos de lenguajes arquitectónico. Aspectos que han ido apare- de una cierta arquitectura. Esto, que es válidoimportados artificialmente del pasado, pero ciendo gracias al acierto y al trabajo, al oficio para todos los lugares, va adquiriendo en Má-que dotan a la arquitectura de una representa- y a la actitud (no siempre constante) de deter- laga diferentes intensidades y tonalidades detividad a las que los agentes sociales no están minados arquitectos en momentos concretos. amplio espectro, puesto que desde el boom deldispuestos fácilmente a renunciar. Justamente Una de las pocas expresiones periódicas que turismo desarrollista hasta nuestros días loseste carácter de heroicidad, casi siempre de reúne la producción arquitectónica malague- agentes productivos y los mismos arquitectoscorte positivista (frente a la heroicidad negati- ña, los Premios Málaga del Colegio de Ar- han sufrido múltiples cambios, sobre todo deva propia de las vanguardias) va a ir jalonando, quitectos, no han hecho sino corroborar esta tipo ideológico, que se han plasmado en arqui-de manera diversa, la trayectoria de los mejores sorda batalla, si bien es cierto que la evolución tecturas muy diferentes.arquitectos. En estas condiciones las aparicio- parece propiciar un acercamiento de las pos-nes de lo moderno estarán marcadas como turas. Las últimas hornadas de arquitectos y 4. Las etapas de la modernidadhechos absolutamente puntuales, minoritarios una innegable mejora del ambiente cultural desi los comparamos con la vasta actividad cons- la ciudad parece que van reduciendo paulati- 4.1. Los años cincuenta y sesenta. El desa-tructiva de la ciudad, y serán siempre porta- namente el enfrentamiento, aunque aún reste rrollo inmobiliario y la explosión turísticadoras no tanto de una verdadera investigación un largo camino para la total reconciliación.lingüística, más propia de los lugares cercanos Merecen especial mención las arquitecturas La arquitectura española se circunscribióa la centralidad económica y cultural, como realizadas para la Administración, cliente más siempre a la historia de dos ciudades, Madridde una insoslayable necesidad de trascender fácil y llevadero que el privado, en el sentido de y Barcelona, como si nada hubiese ocurridolos excesos de localismo, excesos que garanti- no poseer un rostro claramente reconocible, y en las demás. Esto fue así hasta los años se-zarían, por otra parte, un suculento y acelerado por tanto propicio a desencadenar la aparición senta, aunque también está claro que en todaséxito profesional. de paisajes de una mayor abstracción formal, las ciudades del país se realizó una buena ar- Podríamos entender así, al menos en prime- caldo de cultivo siempre para la modernidad quitectura, sobre todo a raíz de la reconstruc-ra instancia, la producción de la arquitectura arquitectónica. La posible heroicidad del ar- ción que supuso la posguerra civil. Como nosmoderna malagueña de los últimos cincuenta quitecto iría más bien en estos casos ligada a la recuerda Víctor Pérez Escolano, «…quizá noaños como un pulso, más o menos explícito, escasez de medios, al cumplimiento de condi- exista ninguna región española con una histo-entre el medio social y el arquitecto donde, cionantes de tipo económico-presupuestario, ria de la arquitectura tan rica como Andalucíaen sus mejores manifestaciones, se impone que rondarían situaciones muchas veces de (…), cuyo panorama arquitectónico no excluyeeste último. No nos referimos a la delirante y índole surrealista. ni momentos de decaimiento, ni largos períodosapabullante producción de la arquitectura tu- Conviene referirse pues seriamente a este di- de postración».(2)rística, fenómeno evidentemente bien distin- vorcio inexorable entre cultura local y cultura Por otra parte, como comenta Ángel Urru-to, sino a la esporádica aparición de aspectos de los arquitectos (los más comprometidos) tia, en uno de los escasos trabajos donde semodernos de la arquitectura, herederos más pues puede resultar de gran ayuda para enten- contempla la producción de la arquitectura(2) Pérez Escolano, Víctor. «La fiesta de la arquitectura. El final del siglo XX; un buen capítulo de la Arquitectura en Andalucía» en Transformaciones. Cinco Siglos de Arquitectura en Andalucía.Colegios Oficiales de Arquitectos de Andalucía Occidental y Oriental. Sevilla 1992. p.144.20 Málaga: El oficio de la Arquitectura Moderna (1968-2010)
  19. 19. malagueña en relación con la arquitectura arquitectos que comienzan a trabajar en la década Se ratifica así que en Málaga, a diferencia delespañola, «…en Málaga, los preliminares de su de los cincuenta. Aparte de su talento profesional, resto de ciudades andaluzas, los fenómenoshistoria arquitectónica moderna, hacia la década este nuevo aire en la arquitectura española se de- sociales, culturales y económicos que han in-de los años veinte, estaban presididos por Fernan- bió sin duda a las revistas, que jugaron el papel fluido en la producción de su arquitectura hando Guerrero Strachan, geométrico y preciosista, decisivo que antes no habían desempeñado los crí- sido de una índole absolutamente peculiar,acompañado esos años por arquitectos como José ticos. La Revista Nacional de Arquitectura, Ho- empezando como vemos por el espectacularJoaquín González Edo (1894-1989), titulado en gar y Arquitectura y después Nueva Forma han despegue del fenómeno turístico que supone1919 por la Escuela de Madrid, de un brillante hecho la única historia y crítica válidas de nuestra la Costa del Sol, a la que la ciudad no le que-racionalismo temprano, o el malagueño Enrique historia reciente».(4) da más remedio que adscribirse. Así, una vezAtencia Molina, titulado en 1932 por la Escuela Esta información editorial sobre la arquitec- asumida la escasez de expedientes realmentede Madrid. Especialmente entrañable y destaca- tura internacional se unió, en el caso de Mála- valiosos en lo que a la arquitectura racionalistable fue el desaparecido Málaga- Cinema de 1934- ga, a un gran aumento de la actividad edifica- (como paradigma de lo moderno) se refiere, la35 en la Plaza de Uncibay, del arquitecto Anto- toria, que había decaído en los primeros años condición moderna arquitectónica en Málaganio Sánchez Esteve, obra de trazas expresionistas cincuenta a consecuencia de la recesión eco- va a suponer entrar de golpe en la heterogé-mendelsohnianas, o el estilo sencillo de Francisco nómica, y que tuvo justamente poco después, nea visión, plena de variedad y complejidad,Alonso Martos en el Colegio de Huérfanos Ferro- y prácticamente coincidiendo con la aproba- que supone la década de los años cincuenta yviarios de Torremolinos (1933-36)».(3) ción de la primera Ley de Turismo (1955), un primeros años sesenta. A esto hay que aña- Así, el agotamiento y la inercia que produjo avance significativo. Es pues en este momento dir situaciones urbanas de todo tipo produci-la Exposición Ibero – Americana de Sevilla de cuando Málaga, arrastrando la particular he- das por la conurbación total de la costa que1929 supuso una propensión al mantenimien- rencia de un siglo xix industrial, brillante en supone el fenómeno turístico, de crecimientoto del regionalismo, y es que realmente se hacía muchos sentidos, y de una primera mitad de absolutamente rápido y desmesurado, y quemuy difícil encontrar en España algún movi- siglo con un claro carácter secundario frente a siempre tuvo una influencia decisiva en lamiento de auténtica renovación y modernidad Sevilla, comienza a escribir páginas arquitec- producción arquitectónica de los profesiona-arquitectónicas antes de la guerra, a excepción tónicas de las que podría desgajarse un mayor les malagueños, que debían enfrentarse a loshecha de algunas manifestaciones del gate- sentido de modernidad. «A finales de los años encargos más variados en cuanto a tipos depac y desde luego de la experiencia Deco, que cincuenta comienza efectivamente el despegue del arquitectura y localizaciones. Esta celeridad,produjo obras magníficas pero sin un interés turismo en Europa, iniciándose la llegada masiva entre otras causas, ha generado una diversidadrenovador profundo. Como ha manifestado de extranjeros a esta zona. La arquitectura, que de manifestaciones que seguramente refleja lala profesora María Teresa Muñoz, «… sin que ha de dar alojamiento a un gran número de per- multiplicidad de facetas que la modernidad ar-mediara ningún manifiesto explícito de intencio- sonas venidas desde todos los países occidentales, quitectónica ha ido adquiriendo en la segundanes, los síntomas modernos de renovación arqui- se pone en marcha a través de un proceso ininte- mitad del siglo veinte, y que han ido teniendotectónica en España se producen realmente con los rrumpido».(5) todas y cada una su reflejo en aspectos de esta(3) Urrutia, Ángel. Arquitectura española del siglo XX, Manuales Arte Cátedra, Madrid, 1997, p. 260.(4) Muñoz, María Teresa / Fullaondo, Juan Daniel. Historia de la arquitectura contemporánea española, vol. III, Molly Editorial, Madrid, 1997, p.109.(5) Morales Folguera, José Miguel. La arquitectura del ocio en la Costa del Sol, Universidad de Málaga, Málaga, 1982, p.14. Introducción: Javier Boned Purkiss 21
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×