LAS CIUDADES HOY:
EL MODELO DE TRANSICIÓN URBANA
The Cities Today. The Model of Urban Transition
Luis Alfonso ESCUDERO GÓM...
Keywords: City, urbanization, suburbanization, automobile, segregation.
¿CIUDAD?
En la evolución del último siglo de la ur...
extienden sobre decenas de kilómetros (Zárate Martín, 1991). Se unifican así varías grandes
ciudades por vías de comunicac...
LAS NUEVAS ECONOMÍAS URBANAS
La reestructuración del sistema productivo capitalista, el proceso de globalización, las
modi...
121
«Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO
Figura 2: Ciudades globales: panorámicas de Nueva York y...
difuminan hoy la diferencia clásica entre el secundario y los servicios), representa más de la
cuarta parte del empleo par...
SUBURBIA
En el pasado, la presión ejercida sobre las áreas rurales explicó el intercambio de perso-
nas hacia las ciudades...
o adopción de usos urbanos en territorios rurales son aspectos definitorios del proceso de
urbanización en nuestros días. ...
edificada (Jones, 1992). No obstante, en las áreas menos impulsivas de los Estados del Primer
Mundo y, de forma general, e...
tarias, áreas deportivas, centros comerciales, nodos de transporte (aeropuertos, terminales
ferroviarias, centros integrad...
dad personal y de la accesibilidad, ligado al impulso del automóvil como modo dominante
de transporte, han facilitado la d...
También debemos añadir en este crecimiento desmedido de la periferia urbana, como
factor secundario pero no por ello menos...
CONCLUSIÓN
Una ciudad es una unidad social y funcional de residencia, trabajo y consumo; un espa-
cio con identidad y perc...
Monclús, F. J. (ed.) (1998): La ciudad dispersa: suburbanización y nuevas periferias. Centre de Cultura
Contemporània de B...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Urbanizaciom y transicon

469

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
469
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Urbanizaciom y transicon

  1. 1. LAS CIUDADES HOY: EL MODELO DE TRANSICIÓN URBANA The Cities Today. The Model of Urban Transition Luis Alfonso ESCUDERO GÓMEZ Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio Facultad de Humanidades de Toledo - Universidad de Castilla-La Mancha E-mail: luisalfonso.escudero@uclm.es Resumen: El proceso de urbanización actual ha creado una realidad urbana que supera la concepción clási- ca. La ciudad deja de ser un territorio delimitado y se ha transformado en complejas áreas urbanas. En la presente comunicación analizaremos el proceso de transición urbana. Nos preferiremos a las nuevas economías urbanas, las jerarquías que resultan de la mundialización y como determinan el pro- ceso de urbanización hoy. Un proceso de urbanización donde la periurbanización, o suburbanización, es el factor dominante. Ciudades que crecen espacialmente a un ritmo mucho más acelerado que su equivalente demográfico. Finalmente, hablaremos del presente urbano, el automóvil, la especulación inmobiliaria, la segregación social y la contaminación ambiental. Palabras clave: Ciudad, urbanización, suburbanización, automóvil, segregación. Abstract: The process of present urbanization has created an urban reality that surpasses the classic concep- tion. The city stops being a delimited territory and it has been transformed into complex urban areas. In the present paper we will analyze the process of urban transiton. We will analyze the new urban economies, the hierarchies that result from the globalization and as they determine the urbanization process today. An urbanization process where the suburbanization is the dominant factor. The cities grow more in the space than in their population. Finally, we will talk about the urban present, the auto- mobile, the real estate speculation, the social segregation and the environmental contamination. 117
  2. 2. Keywords: City, urbanization, suburbanization, automobile, segregation. ¿CIUDAD? En la evolución del último siglo de la urbanización en el mundo desarrollado, y llegan- do a la situación presente, la ciudad ha dejado de ser la identidad del proceso. La urbe ya no representa el escenario exclusivo de la urbanización y proliferan otras realidades espacia- les. Estamos asistiendo a la desaparición de la ciudad clásica, de sus paisajes, formas de vida y valores reconocibles. Se sigue hablando de la ciudad y de ciudades y, sin embargo, presencia- mos en el mundo desarrollado su radical transformación, la ruptura del marco de vida colec- tiva y cohesionada que siempre significó, su disolución o dispersión en multitud de unidades funcionalmente homogéneas, espacialmente alejadas, y cuyo único punto de unión viene proporcionado por una compleja infraestructura de transportes que, a la vez que permite interconexiones entres estas unidades, refuerza su separación física (López de Lucio, 1993). La ciudad deja de ser un artefacto preciso y bien delimitado, claramente diferenciable de su entorno rural y de otros núcleos de población próximos, para convertirse en una rea- lidad más compleja y menos fácilmente perceptible visualmente. Ahora puede integrar terri- torios más o menos extensos en su derredor, pueblos o ciudades menores e incluso llegar a confundirse, o a soldarse a través de determinadas axialidades, con otras áreas urbanas inmediatas. La primacía de un núcleo central unitario, rodeado por una área suburbana extendida hasta el límite establecido por el medio rural, es suplantada por una configura- ción regional continua, que agrupa diversos centros urbanos (Segre Prando, 1985). Se trata de un proceso de urbanización en cadena, que alterna áreas de alta y baja densidad; tramas compactas con espacios rurales, vinculados entre sí por las relaciones funcionales y los ejes del sistema vial. Un tejido irregular que agrupa asentamientos, ciudades y, finalmente, regio- nes y Estados. Se cumple lo que anticipaba Geddes en 1915: “No es absurdo pensar que en un futuro no tan lejano veremos una vasta Ciudad-línea de 500 millas a lo largo de la costa atlántica que, en algunos lugares, se ensanchara; con un total de, bien podríamos decir, muchos millones de personas” (en Hall, 1996). Nuevas formas de organización espacial (conurbaciones, áreas metropolitanas, megaló- polis, regiones urbanas...) han pasado a ser las protagonistas. La aglomeración urbana, que hace referencia a amplios espacios de intensa urbanización que integran tanto al núcleo ori- ginario como a sus periferias más intensamente ocupadas, sustituye a la ciudad tradicional. Cuando esta aglomeración urbana adquiere una entidad política-administrativa de gestión conjunta de los problemas generados en su interior estamos ante una área metropolitana. Si dos o mas ciudades llegan a crecer hasta unirse y crear una aglomeración multipolar estarí- amos ante una conurbación o megalópolis. Amplias áreas urbanizadas acaban conforman- do auténticas regiones urbanas, claves para entender la organización del espacio. Los nuevos modelos de transporte y los modernos medios de comunicación favorecen la formación de megalópolis que resultan de la coalescencia de áreas metropolitanas y conur- baciones en continuos urbanos que agrupan a millones de personas cada uno de ellos y se 118 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  3. 3. extienden sobre decenas de kilómetros (Zárate Martín, 1991). Se unifican así varías grandes ciudades por vías de comunicación rápidas y por los nuevos medios de alta tecnología en telecomunicaciones creando un laxo tejido urbano (Jones, 1992). Ejemplos de megalópolis los hallamos en la red urbana norteamericana, la región nororiental de la costa atlántica que comprende ciudades como Boston, Nueva York, Filadelfia, Baltimore o Washington, la región del Pacífico, desde San Francisco hasta San Diego, o la del sudeste, con conurbacio- nes como San Antonio-Houston o Forth Worth-Dallas; en la japonesa, en los ejes metropo- litanos Osaka-Kobe y Tokio-Yokohama; y en el continente europeo, en el entorno de Londres o en la mitad occidente como el cinturón formado por Amsterdam-París y la región del Ruhr (Ver figura 1). Metrópolis policéntricas regionales todas ellas con una población de varios millones de habitantes, donde las relaciones metropolitanas, productivas, sociales y culturales no son el producto de la continuidad espacial típica de las metrópolis tradiciona- les sino de una contigüidad temporal propiciada por una avanzada red de infraestructuras (López de Lucio, 1993). 119 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO Figura 1: Una clasificación de las áreas urbanas europeas. Fuente: Fouchier, 2004.
  4. 4. LAS NUEVAS ECONOMÍAS URBANAS La reestructuración del sistema productivo capitalista, el proceso de globalización, las modificaciones sociopolíticas actuales, la concentración de los centros decisión y las nuevas tecnologías constituyen el contexto donde se sitúa el proceso de urbanización hoy. El cam- bio económico, la mundialización de las relaciones y la mayor flexibilidad en los procesos de producción han introducido cambios en la ordenación, planificación y gestión del territorio y, en último término, están reestructurando los sistemas urbanos. En la actualidad, lo urba- no se define por una gran intensidad en la ocupación del suelo, la diversificación de activi- dades, la proliferación de flujos y relaciones en el espacio y la segregación. Del mismo modo, el motor de la economía urbana ha pasado de forma cada vez más mayoritaria al sector terciario. Las industrias, responsables del gran proceso de urbanización contemporáneo, han abandonado la ciudad, se han alejado de los núcleos urbanos, funda- mentalmente aquellas que requieren más espacio o son más molestas para sus habitantes. Las deseconomías derivadas de la localización industrial intraurbana (congestión de la cir- culación, dificultades de acceso, penuria de espacio, incremento de los costes del suelo e inmobiliarios...), las nuevas tecnologías en los transportes, la suburbanización de la mano de obra, los costes económicos y sociales derivados de la destrucción medioambiental de las industrias en áreas de alta densidad humana y una política activa de relocalización de la actividad secundaria explican la pérdida de importancia de las manufacturas en las ciuda- des desarrolladas (Chaline, 1981). Esta desindustrialización de los núcleos urbanos se tradu- ce en declive de los mismos cuando estaban especializados en sectores hoy obsoletos (algu- nos de ellos se recuperaron mediante la implantación de estrategias de reindustrialización y reconversión industrial, otros abordaron una transformación funcional, pero la mayor parte no logran superar la situación de declive). Las actividades administrativas y comerciales, en un primer momento, y la galería de servicios que caracteriza a la fase denominada postindustrial se convierten en los ejes eco- nómicos principales de la ciudad. Tiene lugar un crecimiento generalizado de las urbes ter- ciarias especializadas, en contraste con el estancamiento de los centros urbanos tradiciona- les. Esta terciarización influye directamente en los ritmos de crecimiento urbano y en la composición del mercado de trabajo. Las fábricas se dispersan fuera de los viejos centros industriales, el trabajo de oficina se descentraliza en el ámbito local, pero la actividad finan- ciera internacional y las transacciones, que han crecido mucho en los últimos años, se con- centran cada vez con mayor frecuencia en unos pocos países y ciudades. Así, el crecimiento del empleo en los servicios y el acaparamiento de la producción que logra el sector terciario confiere ventajas a unas urbes sobre otras y determina los núcleos urbanos rectores y de mayor crecimiento, como lo hizo la industria en su momento. La preeminencia de las gran- des ciudades reposa hoy en el control de la información, investigación y gestión, en definiti- va, los servicios productivos que acompañan a la toma de decisiones (Tomé Fernández, 1994). Por ejemplo, el sector de los servicios a las empresas, en el sentido anglosajón que comprende las actividades financieras, las agencias de seguros, el sector inmobiliario, los ser- vicios de consultoría, la publicidad y los servicios informáticos... (actividades terciarias que 120 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  5. 5. 121 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO Figura 2: Ciudades globales: panorámicas de Nueva York y Londres. Fuente: Fotografías del autor.
  6. 6. difuminan hoy la diferencia clásica entre el secundario y los servicios), representa más de la cuarta parte del empleo parisino y más de un tercio en Londres, Tokio y Nueva York (Veltz, 1999). La función tradicional de las ciudades en cuanto a la puesta en común de conocimien- tos y de experiencias, y a la reorganización constante de las cadenas de valor eleva a las ele- gidas en centros planetarios en un sistema global como el actual. El nuevo modelo son los centros de tomas de decisiones que se ubican en las ciudades mundiales, y los centros de redistribución que se localizan en las urbes centrales de las áreas metropolitanas preexisten- tes en los países-centro (Estébanez Álvarez, 1989). Ciudades globales que funcionan hoy como puestos de mando en la organización de la economía mundial; como lugares y mer- cados claves para los sectores predominantes de este período, las finanzas y los servicios especializados para empresas; y como centros para la producción de innovaciones en dichos sectores (Sassen, 1999). Controlan los mercados financieros mundiales, en un monopolio de una eficacia sin precedentes merced a la liberalización de las normas y reglas que gobiernan su establecimiento y sus operaciones de alcance planetario. Cuanto mayor es la mundializa- ción de la economía mayor es la aglomeración de las funciones centrales en estos núcleos urbanos globales. En todos ellos se reproduce una tipología de centros direccionales basada en un esquema repetitivo de rascacielos entremezclados con edificios particularizados por su función específica, circundados por vías de comunicación de alta capacidad. Estos núcleos urbanos terciarios tienen, no obstante, un crecimiento menos espectacular que el que tuvieron las ciudades vinculadas al proceso de industrialización, pero se trata de una aumento sostenido y sobre todo extenso en el espacio. El crecimiento de los servicios avanzados como los financieros, de información y comunicación, empresariales, tecnológi- cos, de investigación y desarrollo, etc. y la alta nodalidad derivada de los actuales medios de transporte y de telecomunicaciones se constituyen en el motor de la progresión urbana actual, fundamentalmente en los centros internacionales, nacionales y regionales de servi- cios y decisiones. Por el contrario, los grandes núcleos asociados a la industrialización que no se han adaptado o no participan en el círculo de ciudades con papel hegemónico en el capitalismo terciario y global sufren de lleno hoy en día las consecuencias de las desecono- mías de aglomeración, donde las anteriores ventajas de economía de escala que los caracte- rizaban devienen en sinergias negativas. Como afirma Veltz (1999), la hiperespecialización puede conducir a callejones sin salida mortales. Precisamente, estas desventajas derivadas de una excesiva concentración de actividades industriales obsoletas o maduras, aceleradas por el proceso de perdida de importancia del sector productivo manufacturero a favor de los servicios, permiten, en la actualidad, un cre- cimiento relativamente alto en ciudades de tipo intermedio. Incluso, dentro de un proceso de difusión de funcionalidad urbana y también en muchos casos de población, núcleos de pequeño tamaño que se han adecuado a las condiciones actuales de competencia urbana pueden llegar a tener aumentos relativamente elevados. En definitiva, un descenso del cre- cimiento de las grandes ciudades industriales a favor de las aglomeraciones de tamaño más reducido. 122 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  7. 7. SUBURBIA En el pasado, la presión ejercida sobre las áreas rurales explicó el intercambio de perso- nas hacia las ciudades, provocando el éxodo rural. En los países del Tercer Mundo la corriente migratoria externa procedente de los espacios rurales es todavía la situación más generalizada (Chaline, 1981), pero en las áreas desarrolladas en la actualidad se trata de un proceso secundario que resulta compensado por otros desplazamientos. De tal forma que en los actuales núcleos urbanos desarrollados se ha consolidado el proceso contrario: el grado de concentración producido con la industrialización en las ciudades derivó en problemas de congestión que, a partir de ciertos umbrales, han terminado por generar el abandono de las ciudades hacia espacios cada vez más periféricos. Las nuevas áreas residenciales, la deman- da de extensos espacios recreacionales o de ocio, de servicios en general, son propiciadas por el progreso económico de los países desarrollados así como a lo que podemos denominar como una nueva forma de vida. La terciarización, frente a la industrialización que provocó el crecimiento demográfico y concentración urbana, ha dado lugar a una reestructuración de la población, que adopta formas más dispersas que permiten hablar de una ciudad difusa sobre el territorio llegando a plantear el problema de su delimitación (Carreras i Verdaguer, 1998). La periurbanización, o la suburbanización utilizando el anglicismo derivado del térmi- no suburbanization, que supone la extensión de la ciudad a la periferia residencial más inme- diata y a áreas localizadas en las proximidades de los núcleos urbanos, y la rururbanización 123 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO Figura 3: Suburbanización en la ciudad de Miami (EE. UU.). Fuente: MacLean, 2003.
  8. 8. o adopción de usos urbanos en territorios rurales son aspectos definitorios del proceso de urbanización en nuestros días. La suburbanización ha hecho que las nuevas áreas residen- ciales estén casi todas más lejos de los lugares de trabajo que las áreas similares que se habí- an edificado en la ciudad industrial o cualquier época anterior (Hall, 1996). La consolida- ción de unos valores y estilos de vida son una causa social de vital importancia para entender el impulso actual de los procesos de reestructuración urbana y periurbana. El deseo de las familias de vivir en una casa unifamiliar amplia en el campo, rodeada de espacios verdes y en un medio ambiente tranquilo pero bien comunicado por autopista con la ciudad, se ha convertido en un estereotipo internacional (Ferrás Sexto, 1999). Se convierten así en facto- res de atracción residencial hacia áreas alejadas del centro urbano tradicional cuestiones como la calidad de los espacios residenciales, las facilidades de comunicación, la disponibi- lidad de áreas verdes y equipamientos de ocio, etc. Por el contrario, desde el núcleo urbano actúan como causas repulsivas hechos como el deterioro medioambiental a través de la con- taminación acústica y atmosférica principalmente, la congestión del tráfico circulatorio, el coste elevado de las viviendas, la sobredensificación, etc. Aplastada por difundidas y macros- cópicas patologías y por el creciente deseo de la gente de una vida mejor, la ciudad ha sido abandonada por una parte de su población (Amendola, 2000). Procesos como la rururbanización, no obstante, no deben ser entendidos como una vuel- ta al espacio rural sino como una manifestación más del proceso de urbanización hoy. Los espacios rururbanos son aquellos que se caracterizan por la yuxtaposición de rasgos urba- nos y rurales en su interior. Se sitúan en las inmediaciones de una ciudad y han acusado las dinámicas de desconcentración del crecimiento, de urbanización difusa. Áreas producto de la expansión del hecho urbano, por lo tanto, y no de la simple recuperación de los valores agrarios en su sentido tradicional. En definitiva, el proceso de suburbanización no contiene elementos rurales, sino que es una invasión de los espacios rurales por parte de la ciudad, aunque incluya la conservación de algunos rasgos como determinadas áreas verdes. Los propios espacios rurales, en especial los más desarrollados, se han terminado incor- porando en un proceso de crecimiento ascendente a un sistema rururbano donde la expan- sión del potencial endógeno, mediante modelos de aprovechamiento local sostenible, actúa como factor de reactivación económica. Por el contrario, las áreas rurales menos desarrolla- das, que no logran ajustarse a los nuevos modelos económicos, se ven cada vez más margi- nadas y, por ello, intentan también participar de una diversificación productiva que las lleva, finalmente, a adoptar igualmente usos urbanos. Por esta doble vía se difuminan los perfiles de los mundos urbano y rural, y este último se ve absorbido cada vez más por el primero (en Holanda, por ejemplo, se han suprimido ya administrativamente las diferencias entre espa- cio rural y urbano -Wolff, 1997). Esta interrelación hace que muchos autores aboguen hoy en día por la superación del antagonismo que oponía lo urbano a lo rural, la ciudad al campo. Es cierto que tal oposi- ción tiende a desaparecer en los espacios más urbanizados de los países desarrollados, y, al menos, en estos ámbitos parece correcto abandonar la dialéctica ciudad-campo. La ciudad se entendería como la suma de actividades que desarrollan las personas que viven y traba- jan en ella, incluyendo un territorio muy extenso que va más allá del área continuamente 124 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  9. 9. edificada (Jones, 1992). No obstante, en las áreas menos impulsivas de los Estados del Primer Mundo y, de forma general, en el contexto de las naciones subdesarrolladas consideramos que tal dicotomía debe pervivir, fundamentalmente porque el trasvase humano de áreas rurales a urbanas (producto directo de la contraposición económica y social entre ambas o, en todo caso, de las diferentes expectativas sociales generadas), sigue siendo una clave demo- gráfica y fundamental en nuestro mundo. El actual modelo de transición urbana está definido por tres subprocesos: suburbaniza- ción o periurbanización, desurbanización y reurbanización. No obstante, estas fases no tie- nen lugar de igual modo en todos los núcleos urbanos de los países ricos, ni tan siquiera exis- te una simultaneidad dentro de los distintos Estados o, incluso, dentro de las diversas regiones de cada uno de ellos. En último término hay diferencias entre las distintas ciudades de cada país dado que los diferentes ritmos e intensidades de estos procesos varían espacial- mente aunque, finalmente, la difusión urbana, el sprawl o crecimiento en mancha de aceite de los autores anglófonos, se generaliza a la mayoría de los núcleos urbanos norteamerica- nos, europeos, japoneses y australianos. Un crecimiento indefinido, pero no continuo sino fragmentado y difuso, superponiéndose y destruyendo el espacio rural circundante (López de Lucio, 1993). Por lo tanto, una concatenación de procesos que afectan al conjunto de las ciudades pero de distinto modo a cada una de ellas en particular. Por otro lado, es cierto que, frente al predominio tradicional del crecimiento urbano cen- trípeto asociado a las diferentes fases de urbanización a lo largo de la historia, hoy en día en los países desarrollados asistimos a una expansión urbana basada en procesos centrífugos. No obstante, debemos matizar esta idea, puesto que los diferentes aumentos históricos de las ciu- dades se han realizado basándose en paralelos incrementos físicos de los núcleos, a la exten- sión cada vez mayor de las construcciones urbanas. De este modo, en realidad, en cada momento lo que se producen, en cierto sentido, son movimientos centrífugos, pues a partir de la atracción de un núcleo originario la ciudad crece hacia su periferia. Indudablemente es la escala de las ampliaciones periurbanas actuales la que marca la diferencia con cualquier otra época histórica, incluso en relación con la fase industrial. Una expansión nunca antes tan nota- ble da lugar a un alejamiento cada vez mayor con el centro anterior y, por ello, se trata de rela- ciones mucho más centrífugas que en pasadas etapas. También debemos matizar que esa forma de crecimiento en mancha de aceite que se derrama por el espacio no impide que, como ya indicamos, los grandes focos centrales sigan jerarquizando el sistema urbano mundial y, con ello, el económico, por lo cual tampoco debemos menospreciar las fuerzas centrípetas de los procesos de urbanización actuales; aunque sí que insistamos en la novedad cuantitativa y cua- litativa de la proliferación de áreas urbanas cada vez más distantes. La desurbanización de los centros de las ciudades, asociada a la suburbanización de la periferia, es motivada también por la descentralización de ciertas actividades productivas, además de las residenciales ya señaladas. Aparece un nuevo tipo de ciudad dispersa cohe- rente con los nuevos procesos sociales, económicos, tecnológicos y culturales. Se produce una expansión suburbana tanto del hábitat como de las estructuras productivas (Segre Prando, 1985). Nuevas infraestructuras de acceso, con redes arteriales y autopistas, y la des- centralización de equipamientos tan diversos como campus universitarios, dotaciones sani- 125 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO
  10. 10. tarias, áreas deportivas, centros comerciales, nodos de transporte (aeropuertos, terminales ferroviarias, centros integrados), parques tecnológicos y empresariales... impulsaron la insta- lación de la población en las periferias, y asumen funciones centrales antes reservadas al núcleo urbano tradicional. Una proliferación de los flujos de crecimiento hacia espacios cada vez más extensos, que está dando lugar a amplios desarrollos urbanos, formados esen- cialmente por ciudades de menor tamaño al núcleo rector y vastas áreas rururbanas; al tiem- po que multiplican el consumo del suelo, de energía y de materiales. Un proceso que ha sido denominado también como de contraurbanización, es decir, contrario al de urbanización, ya que se asocia a tendencias de relocalización de las empre- sas y del empleo, de los estilos de vidas y otros factores ligados a las nuevas tecnologías que darían lugar a fenómenos distintos a los tradicionales del hacer urbano. Desde un punto de vista más radical el término contraurbanización se refiere a la aparición de nuevas áreas de hábitat concebidas de forma expresamente diferenciada al hecho urbano (al menos a su idea tradicional modernista) y caracterizadas por el alejamiento físico de éste, densidades bajas y homogeneidad social (De la Vega et al., 2000). Un fenómeno, este último, más extendido en Estados Unidos, pero que se reproduce actualmente en muchos países desarrollados. En cualquier caso, dado que el proceso de contraurbanización supone, de hecho, la prolonga- ción de formas urbanas y funciones propias de las ciudades, aunque sean en espacios disper- sos y no en los núcleos compactos tradicionales, por lógica simplemente estaremos ante un fenómeno de urbanización novedoso y más laxo, pero no literalmente en algo contrario a la expansión de lo urbano. La ciudad actual crece espacialmente a un ritmo acelerado, aún en el caso de que su población mantenga un ritmo lento, como ocurre en el proceso demográfico actual de los países desarrollados. Esta ruptura entre el crecimiento de la población y la expansión terri- torial es uno de los rasgos definitorios de la urbe en el mundo desarrollado hoy. PRESENTE URBANO: AUTOMÓVIL, ESPECULACIÓN, SEGREGACIÓN, CONTAMINACIÓN Se ha demostrado científicamente el importante papel de los medios de transporte en la explosión urbana durante la revolución industrial, pero el estrecho vínculo entre la ciudad y el transporte ha progresado de tal forma a lo largo del siglo XX que una afirmación de un mundo urbano dependiente del automóvil no es en cierto sentido nada exagerada. De hecho, como dice Estébanez Álvarez (1989), es este medio de transporte el que desde fina- les de 1950 se ha constituido como la fuerza determinante del paisaje común en nuestras ciudades. Se constata que la inflexión de los niveles de motorización coincide sensiblemen- te con el nuevo ciclo de urbanización, caracterizado por un estancamiento o ralentización del crecimiento demográfico y la expansión territorial de los usos urbanos (Monclús, 1998). El desarrollo suburbano precedió a la posesión masiva de vehículos, pero esto, a su vez, hizo que los barrios residenciales periféricos se extendieran con mayor facilidad, y más lejos de lo que el transporte del momento hubiera permitido (Hall, 1996). El aumento de la movili- 126 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  11. 11. dad personal y de la accesibilidad, ligado al impulso del automóvil como modo dominante de transporte, han facilitado la descentralización de actividades y servicios, y con ello la forma extensa y dispersa de la ciudad (Zárate Martín, 1991). Las nuevas redes de transpor- te de alto nivel, la caída del coste, la formación de corredores de accesibilidad y de ejes de desarrollo urbano han reorientado el proceso de urbanización actual en función del vehícu- lo individual. Al mismo tiempo, el coche se convirtió en todos los sitios en un problema para la ciudad histórica, cuyo plano no estaba diseñado para la invasión masiva de vehículos par- ticulares que desde una periferia en crecimiento se desplazan diariamente a su interior, ade- más con la tendencia de concentrarse en determinados espacios del día como son las horas de inicio y final de la jornada laboral. El nuevo modelo espacial requiere como punto de partida una potente infraestructura de comunicaciones (el diseño de avenidas, circunvalacio- nes, autopistas, espacios para el aparcamiento, etc.), una elevada y sostenida inversión públi- ca en la ejecución, ampliación y mantenimiento de tales infraestructuras y una motorización masiva. Condiciones todas ellas que se han dado en Estados Unidos, Europa, Japón, Australia y algunos otros lugares del mundo en las últimas décadas. A esta preeminencia del vehículo motorizado individual debemos, o incumbimos al menos, la propagación de los núcleos urbanos en áreas suburbanas cada vez más alejadas. 127 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO Figura 4: El territorio al servicio del automóvil. Fuente: Francien, 2002.
  12. 12. También debemos añadir en este crecimiento desmedido de la periferia urbana, como factor secundario pero no por ello menospreciable, cuestiones administrativas, dado que en estos espacios hay una permisividad similar a la que tenían las ciudades tradicionales en las épocas de desarrollo industrial. Las autoridades de las áreas periurbanas se muestran procli- ves a admitir esta expansión urbana porque les proporciona un aumento de los ingresos. Debido a que poseen amplios espacios libres a bajo precio, en total contraposición con la escasez y coste elevado del suelo en los núcleos urbanos consolidados, y una normativa urba- nística más concesiva atraen las nuevas operaciones inmobiliarias, y actúan como una ven- taja más para la suburbanización: la especulación. Igualmente, la intensificación del proceso de urbanización mediante la creciente disper- sión de las ciudades ha sido acompañada por fenómenos territoriales de enorme trascenden- cia como son la segregación urbana y los problemas ambientales. La diferenciación social en las urbes de los países desarrollados marca la distribución de los espacios residenciales en la actualidad. Cualquier núcleo, en su diversidad, alberga diferentes barrios habitados por personas de homogéneo nivel económico, y la escala va desde las áreas de vivienda más pri- vilegiadas a la pervivencia de espacios de marginación, representados principalmente por los ghettos de las ciudades norteamericanas, pero profusamente presentes en diferentes formas (centros históricos degradados, barrios de torres de apartamentos, lugares de viviendas de autoconstrucción...) en los núcleos urbanos europeos. Un proceso que está adquiriendo características preocupantes de exclusión social y segregación creciente para capas cada vez mayores de población. Aún en situaciones económicas favorables, las ciudades siguen expe- rimentando un incremento general de la pobreza. La crisis económica, el paro, el consumo y tráfico de drogas, la criminalidad y el sentimiento de inseguridad ciudadana dan lugar a tensiones y conflictos sociales y económicos crecientes en los núcleos urbanos de los países desarrollados. Entre ellos, por ejemplo, adquieren especial notabilidad los fenómenos de rechazo hacia los inmigrantes procedentes de áreas subdesarrolladas, que acuden cada vez en mayor número de forma legal o ilegal a las naciones ricas. La ciudad fragmentada actual genera sus propios lugares donde el factor distintivo es el carácter de precariedad, de marginalidad, no sólo de la población que en ellos reside sino también de las propias actividades económicas y laborales que cobijan (López de Lucio, 1993). Un hecho que se manifiesta en la creciente degradación y abandono de ciertas áreas centrales y/o en la existencia de algunas periferias en las que se refugian los niveles de renta más bajos, poseen elevados índices de desempleo, sobre todo juvenil, y tiene lugar una eco- nomía sumergida y la delincuencia. Bolsas de pobreza y de marginación en el medio urba- no son expresión manifiesta del mayor contrasentido en nuestro modelo de desarrollo social y geográfico (Córdoba Ordóñez y García Alvarado, 1991). Igualmente, problemas de suministro, contaminación, congestión, deterioro del paisaje, evacuación y desaparición de residuos conforman la realidad de las ciudades actuales, pro- ducto del crecimiento de la población urbana, de la intensificación de los modos de produc- ción industriales y de la suburbanización. El medio físico de los núcleos urbanos se torna cada vez más polucionado, el ruido se hace intolerable y el espacio vital se reduce angustio- samente (Santisteban Cimarro, 1985). 128 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana
  13. 13. CONCLUSIÓN Una ciudad es una unidad social y funcional de residencia, trabajo y consumo; un espa- cio con identidad y percepción unitaria, de construcción material y simbólica (Boix et al., 2001); pero que ya no tiene unos límites físicos definidos y reconocibles. La actual transición urbana ha eliminado las fronteras materiales de los núcleos urbanos, los cuales se definen como áreas y redes, como seres de una imagen definida pero imposibles de acotar con unas coordenadas en el espacio. La periurbanización, con sus múltiples definiciones y con, más importante, su persona- lidad multifacética, que hemos analizado, ha dado lugar a una ciudad genérica. Un mode- lo urbano que es fractal, una repetición sin fin del mismo módulo estructural (Koolhaas, 2004). Como cualquier otra etapa del proceso de urbanización, pero la actual a escala de su rapidez y capacidad de cambios, se produce una entropía urbana. Nuestros problemas urba- nos que, como dice Harvey (2003), cuando se contemplan a través del prisma del escepticis- mo, parecen irresolubles, inmunes a cualquier remedio al alcance de meros mortales como nosotros. BIBLIOGRAFÍA Amendola, G. (2000): La ciudad postmoderna. Magia y miedo de la metrópolis contemporánea. Celeste, Madrid. Boix, G. et al. (Eds.) (2001): Áreas urbanas y movilidad laboral en España. Universitat de Girona, Girona. Carreras i Verdaguer, C. (1998): Geografía Humana. Universitat de Barcelona, Barcelona. Córdoba Ordóñez, J. y García Alvarado, J. M. (1991): Geografía de la pobreza y la desigualdad. Síntesis, Madrid. Chaline, C. (1981): La dinámica urbana. Instituto de Estudios de Administración Local, Madrid. De la Vega, J. et al. (2000): Diccionario de geografía urbana, urbanismo y ordenación del territorio. Ariel, Barcelona. Estébanez Álvarez, J. (1989): Las ciudades: Morfología y estructura. Síntesis, Madrid. Ferrás Sexto, C. (1999): “La ciudad dispersa y las aldeas virtuales”. En AA. VV. (1999): El territorio y su imagen. Universidad de Málaga, Málaga, :1031-1041. Fouchier, V. (2004): Pour un rayonnement européen des métropoles françaises. Datar, Madrid. Francien Fort, M. J. (Dir.): Mutaciones. Actar, Barcelona. Hall, P. (1996): Ciudades del mañana. Historia del urbanismo en el siglo XX. Serbal, Barcelona. Harvey, D. (2003): Espacios de esperanza. Akal, Madrid. Jones, E. (1992): Metrópolis. Alianza, Madrid. Koolhaas, R. (2004): “La ciudad genérica”. En Martín Ramos, Á. (Ed.): Lo urbano en 20 autores contem- poráneos, Universitat Politècnica de Catalunya, Barcelona, :73-81. López de Lucio, R. (1993): Ciudad y urbanismo a finales del siglo XX. Universitat de València, Valencia. MacLean, A. S. (2003): La fotografía del territorio. Gustavo Gili, Barcelona. Monclús, F. J. (1998): “Suburbanización y nuevas periferias. Perspectivas geográfico-urbanísticas”. En 129 «Las ciudades hoy: el modelo de transición urbana» / ESCUDERO
  14. 14. Monclús, F. J. (ed.) (1998): La ciudad dispersa: suburbanización y nuevas periferias. Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, Barcelona, :5-15. Santisteban Cimarro, A. (1985): “Efectos del medio ambiente urbano sobre la salud. Un estudio desde el ámbito de la bioecología”. En Bonet Correa, A. (Coord.) (1985): Urbanismo e historia urbana en el mundo hispano. Universidad Complutense, Madrid, :104-138. Sassen, S. (1999): La ciudad global : Nueva York, Londres, Tokio. Eudeba, Buenos Aires. Segre Prando, R. (1985): Historia de la arquitectura y del urbanismo. Países desarrollados. Siglos XIX y XX. Instituto de Estudios de Administración Local, Madrid. Tomé Fernández, S.: “Los problemas urbanos. Consideraciones teóricas”. En AA. VV. (1994): El estu- dio geográfico de los problemas urbanos. Nau Llibres, Valencia, :5-28. Veltz, P. (1999): Mundialización, ciudades y territorios. Ariel, Barcelona. Wolff, J. P. (1997): Ville, pouvoir, fonctions. Université de Caen, Caen (Thèse pour le diplome d’habilitation à diriger des recherches inédita). Zárate Martín, A. (1991): El espacio interior de la ciudad. Síntesis, Madrid. 130 VIII Coloquio y jornadas de campo de Geografía Urbana

×