comienzo de un Apiario
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

comienzo de un Apiario

on

  • 443 views

 

Statistics

Views

Total Views
443
Views on SlideShare
442
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

1 Embed 1

http://www.google.es 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

comienzo de un Apiario comienzo de un Apiario Presentation Transcript

  • COMIENZO DE UN APIARIO
  • La apicultura tiene como objetivo criar abejas para producir miel, polinizar, cera, propóleos, polen, jalea real y veneno de abeja, veneno utilizado en la industria farmacéutica. Para empezar a crear, el apicultor puede obtener abejas de tres maneras diferentes: comprar las colonias de abejas de otros apicultores comerciales. capturar las colmenas en la naturaleza. atraer a las familias a las trampas enjambre o cajas .
  • 1º ADQUISICIÓN DE LAS ABEJAS La cantidad de colmenas depende del interés de cada uno. Para comenzar 1 ó 2 núcleos, comprado en primavera es una buena opción. A veces no conviene comprar una colmena ya grande, porque no se pueden verificar ciertas condiciones. Siempre compre en negocios o particulares con experiencia en la actividad. Siempre que compre material apícola asesórese antes.
  • Una vez que compramos colmenas y abejas nos queda 2º LA INSTALACIÓN DEL APIARIO Y ESTA DEPENDE DE UNA SERIE DE FACTORES QUE SON: Capacidad melífera de la vegetación: del área donde pondremos el apiario. Aquella zona con una exelente flor melífera se recomienda una carga de 4 colonias / ha, en apiarios de 20-30 colmenas (80 A 120 COLMENAS / há). Cuando la zona es pobre en flora melífera, se recomienda una carga de 2 colonias / ha en apiarios de 12-15 colmenas (24 a 30 colmenas / há). Estos valores están limitados porque se recomienda que no estén juntas más de 50 colmenas / apiario.
  • La distancia entre apiarios: está relacionada con la distancia de vuelo de las abejas. La orientación más frecuente es Sur, SE, SO en función de los vientos dominantes. El viento excesivo dificulta la salida y entrada de abejas a la colonia. Una colmena aireada en exceso puede afectar a las crías provocando su muerte o la incidencia de patógenos.
  • La colonia se debe aislar del suelo para evitar humedad y limpiar zonas de malas hierbas para evitar los posibles enemigos. La separación entre apiarios será entre 3 y 4 Km. y estarán agrupados en filas. Hay que tener en cuenta la disponibilidad de agua en las cercanías, si no existe agua hay que disponer de bebederos. Las necesidades medias de agua son 45 cc / colmena y día en invierno y 1000 cc de agua / colmena, día en verano.
  • 3º EQUIPO NECESARIO PARA MANEJAR LAS ABEJAS: Ahumador: indispensables para la apicultura, ya que sin el empleo de humo no se puede abrir la caja. El humo calma a las abejas, permite inspeccionar la colmena y sacar la miel. Máscara: o un velo especial para proteger los ojos y la cara de las picaduras. Guantes: de cuero delgado o lana gruesa encauchada, protegen las manos de las picaduras. Overol, o traje especial: protege el resto del cuerpo de las picaduras. Debe ser blanco o de un color claro. Una palanca: para abrir, limpiar y safar las distintas piezas de las colmenas. Un cepillo o escoba de cerda suave: para limpiar las abejas de los panales sin herirlas.
  • 4.UN CONOCIMIENTO BÁSICO DE LAS ABEJAS, SU EXPLOTACIÓN Y CULTIVO: El conocimiento técnico se adquiere por medio de libros y folletos sobres apicultura, pero es indispensable completar este conocimiento con un "conocimiento práctico". Esto se consigue trabajando al lado de un apicultor experimentando o inscribiéndose en un tipo de enseñanza práctica, como las capacitaciones que ofrecen algunas instituciones gubernamentales o educativas. Con una pequeña inversión y un breve entrenamiento, cualquier persona que tenga interés puede comenzar a conoce el maravilloso mundo de las abejas y sus colmenas.
  • El verdadero trabajo de la apicultura sólo comenzará después de la instalación de la primera colmena. Siendo el trabajo principal del apicultor, reforzar sus abejas en los momentos más duros después pueden beneficiarse de la plena producción. Para ello, el productor debe conocer los diferentes ciclos que una colonia se debe a que durante los períodos de escasez de alimentos, la familia languidece y los zánganos son expulsados de la colmena, la reina disminuye la postura y la producción de miel, polen y cera disminuye. Es precisamente en este momento cuando apicultor debe actuar con el fin de rescatar a su colonia.
  • Se deben proporcionar alimentos artificiales, con el fin de salvar la obra abejas, compruebe el estado de las colmenas y reducir las piqueras de las colmenas en los períodos fríos.
  • Inicio Primaveral Después del duro receso invernal comienza el ciclo mas activo del año. En vísperas de primavera comienzan las primeras floraciones: En Julio-Agosto; las almendras, durazneros, ciruelos. En agosto-septiembre; la mora, los cítricos, la el palto, etc. Todo gradualmente, hasta que llega al pick máximo a fines de septiembre y parte de octubre con las floraciones de la mayoría de las plantas.
  • quillay tevo litre
  • corontillo avellano
  • peumo ulmo acacio
  • ALMENDRO
  • CEREZO
  • Las abejas comienzan a ingresar con poco polen y poco néctar porque la naturaleza no lo aporta en grandes cantidades, si las colmenas tuvieran mucho polen y mucho néctar de golpe no lo podrían utilizar porque no hay suficientes abejas para acopiarlo, ni alimentar las crías y calentar el nido. Pero la naturaleza no hace eso, provee de alimentos en forma gradual, al principio pocas flores, poco néctar y poco polen.
  • Gradualmente en sintonía con el incremento de la floración se produce el incremento de la población de abejas para llegar al pick de floración (fines de septiembre) con la cantidad de abejas suficientes para aprovechar esa gran oferta floral. Un poco después, con las reservas completas y saturadas de abejas jóvenes; la colonia Decide multiplicarse y comienzan a salir los primeros enjambres, aquí a Mediados de octubre.
  • Multiplicación La enjambrazón se produce corrientemente en momentos en que se inicia la gran mielada, con grandes flujos de néctar, con gran cantidad de abejas que calientan el nido y dificultan la termorregulación. El néctar compite por espacio con la postura que se ve desplazada hacia abajo, la reina, al no poder poner con la misma frecuencia disminuye la liberación de feromonas, este fenómeno se incrementa en colmenas con reinas viejas ya que éstas de por sí, liberan menos feromonas.
  • OTOÑO Después de la mielada de verano, en los inicios del otoño, con los panales llenos de reserva, suficientes para pasar el invierno, la reina comienza a disminuir la intensidad de la postura y simultáneamente van muriendo las abejas viejas agotadas por la ardua tarea del pecoreo intensivo del verano. A medida que disminuye el trabajo de pecoreo, también disminuye la actividad de las nodrizas que ya no tienen que alimentar tanta cría. El desgaste de proteínas corporales disminuye y se acumula en las
  • La Matanza de los Zánganos. Los zánganos después de fecundar a las reinas, única misión aparente de estos individuos de la colmena, son expulsados y /o asesinados por las abejas obreras, que preparan a la colmena para invernar. La colmena ya no necesita de los zánganos y debe ser austera en el consumo de los alimentos durante el periodo de receso invernal.
  • Después de la matanza de los Zánganos, la reina, en algunos climas mas rigurosos baja tanto la postura que prácticamente no hay crías, las pecoreadoras van muriendo poco a poco hasta desaparecer. En la colmena solo quedan abejas de invierno o longevas, estas que acumularon reservas proteicas y adiposas, las que dan el inicio primaveral alimentando a las crías nuevas de la primavera y labran los primeros panales
  • El manejo de otoño, al contrario de lo que muchos apicultores opinan, es uno de los manejos más importante de la actividad apícola. De este manejo dependerá la producción de la próxima temporada, esto debido a que las abejas que nacen durante este periodo son las que invernarán y comenzarán la actividad en la temporada siguiente. Estas abejas viven 5 a 7 meses a diferencia de las que nacen durante el periodo de plena actividad que viven alrededor de 42 días, de allí que se les denominen “abejas longevas”. Por lo tanto, si no se produce un buen nacimiento de abejas en este periodo, sean cual sean las condiciones del invierno, o se interrumpe la postura en forma violenta, la colmena no llegará a la próxima primavera. Por eso, es importante preocuparse en esos momentos de la postura de la reina.
  • RECESO INVERNAL
  • Ultima revisión antes de la invernada En estos momentos, que se ha retirado de las colonias toda la cosecha de miel de la temporada, dejando suficientes provisiones para el invierno, hemos llegado al periodo otoñal. Antes que dejen las abejas toda actividad, el Apicultor debe hacer una rápida pero concienzuda revisión de todo el colmenar. El objeto de esta revisión, que se efectúa durante un día de sol, es el siguiente: en general cerciorarse si todas sus familias están en condiciones tales que puedan pasar con seguridad los rigores del invierno y comenzar un nuevo desarrollo al inicio de un nuevo año apícola. Esta revisión se dirige básicamente hacia cuatro objetivos: 1. ¿ Hay en cada familia una Reina que pueda satisfacer las necesidades de la colmena y que pueda responder con seguridad al inicio de la nueva temporada?. ¿ Qué hacer? : 2. ¿ Está la familia, en abejas vivas, en cría sellada u operculada, de tal fuerza que puedan atender como nodrizas y
  • 3 ¿ Tienen las familias tantas provisiones de miel y de polen que puedan pasar holgadamente el tiempo de invierno, y alcanzan estas provisiones también para iniciar una crianza grande y rápida sin temor que su población y ellas mismas puedan morir de hambre?. 4 ¿Se encuentra la colmena en un buen estado sanitario, sin la presencia de indicios de varroa u otro agente patógeno? ¿Qué hacer?
  • Etapas de desarrollo de la abeja (huevo, larva y pupa) Cría 1 El primer día, el huevo es perpendicular al fondo del alvéolo; después, empieza a inclinarse hasta que, al tercer día, se tiende sobre el fondo y se rompe. Esta etapa inicia de cero a los tres días. Es un bastoncillo blanco de 1.5 mm de longitud y 0.3 mm de diámetro. Cría 2 Adherida al fondo del alvéolo, la larva crece rápidamente, enroscándose sobre sí misma hasta que, al cabo de tres o cuatro días, sus extremidades se tocan. La etapa va del cuarto al noveno día. Cría 3 Una vez operculada la celda, la larva hila su capullo, transformándose en
  • PRIMAVERA: Con los primeros días de estación, un poco de sol y ambiente tibio, comienzan las actividades de la temporada. Es la época crítica para un colmenar, visitas oportunas evitarán sorpresa y dificultades. 1. Hacer limpieza debajo de la colmena para observar lo que ocurre debajo de la piquera. 2. Efectuar trasiegos de rústico a moderno 3. Revisión inicial de todas las colonias 4. Anotar en cuaderno del apiario especificando fechas y situación de las colonias usando abreviaturas 5. Tomar el peso de las colonias para darnos una idea del flujo de néctar 6. Observar el movimiento de la piquera (polen, zánganos, etc.) 7. Colocar las trampas de polen 8. Nivelación de las colonias en población intercambiándolas de posición
  • 9. Alimentación artificial si el caso lo requiere 10.Estimular la postura de la reina para mieladas 40 días después 11.Renovación de los marcos del cuerpo de cría y estímulo de la postura de la reina 12.Cambiar el piso reversible 13.Iniciar crianza de reina y formación de núcleos para la venta o crecimiento
  • VERANO 1. Limpieza debajo de la piquera 2. Colocación de alzas 3. Se continúa con las trampas de polen 4. Fusión de familias débiles 5. Preparación de la cosecha (materiales, centrífuga, desoperculadores, etc.) 6. Al final del verano y después de la cosecha se pueden hacer núcleos para crecimiento (dependiendo de las condiciones nutricionales) 7. Registrar las producciones y ventas de miel 8. Trampas de Propoleo.
  • OTOÑO 1. 2. 3. 4. 5. 6. Cerciorarse de la relación espacio-población-alimento Hacer manejo sanitario contra Varroa Colocación de piqueras Control de peso de las colonias Inclinar las colmenas y asegurar techos Asegurar que todas las colonias tienen una reina
  • INVIERNO 1. 2. 3. 4. 5. Trabajo en bodega, control de polillas y roedores En el colmenar sólo visitas con inspección externa Preparación de material y reparación de ellos Visita al colmenar después de temporales Control de hormigas en los entretechos y en el suelo. Es un hecho que la capacidad para invernar saludablemente y de volver a reiniciar vigorosamente el ciclo primaveral es directamente proporcional a la calidad de la alimentación que la abeja reciba durante el otoño y de un correcto control de varroa.
  •      Temario de Prueba Miércoles 13 de Febrero Páginas desde la 32 hasta la 39 (manual del curso) Proceso de traslarve (paso a paso lo hecho en terreno) Ciclo del traslarve, con fechas (trabajo de clases). Estados de las larvas (ciclo de desarrollo).
  • NUTRICIÓN: Las abejas al igual que la mayoría de los seres vivos pluricelulares no son formadores, sino transformadores de energía y materia, por lo tanto necesitan, al igual que la mayoría de los individuos, ingerir alimentos con todos los nutrientes necesarios para el mantenimiento de las funciones vitales del organismo. Dentro de las sustancias que son imprescindibles para las abejas están: Los Hidratos de Carbono (azúcares), Las Proteínas, Lípidos (grasas), El agua y los Minerales. Algunas consideraciones sobre la alimentación de las abejas: 1- Las abejas recolectan preferentemente pólenes de calidad y variado. El hecho de que tenga un color homogéneo no significa que sea de una misma especie. La mayoría de las pelotitas de pólenes observados al microscopio provienen por lo menos de 5 a 7 especies distintas. 2- En la fase larvaria es cuando queda determinada la cantidad de tejido de reserva que acumulará la abeja, tejido que compone la proteína corporal.
  • 4- El polen almacenado durante el otoño tiene escaso valor nutritivo para las abejas que invernan. Las reservas de proteínas están en su propio organismo en forma de proteínas corporales y no en el polen acumulado ya que las abejas lo juntan para los requerimientos de 5 o 6 días nada mas. 5- Las abejas al alimentar las crías utilizan parte de sus reservas proteicas pero en otoño cuando se corta la cría estas abejas jóvenes, al no tener que alimentar a las crías, mantienen las reservas de proteína corporal por mas tiempo lo que le da mas longevidad. 6- La buena alimentación proteica de los primeros 10 días de vida de la abeja es imprescindible para una adecuado desarrollo de las glándulas hipo-faringeas, glándulas que producirán la jalea real para las crías de primavera.
  • HIDRATOS DE CARBONO (azúcares): Las moléculas de los hidratos de carbono están compuestas por; hidrógenos, oxígeno y carbono. Son conocidos comúnmente como azúcares pero también los componen las harinas y los almidones. Constituyen el 80 % de la dieta en las abejas. Son el combustible que en el proceso de oxidación, queman los seres vivos para su funcionamiento. Los mas sencillos, -monosacáridos; (glucosa y fructosa). Cuando se encadenan (enlazan) dos monosacáridos se forma un disacárido, como la Sacarosa, Cuando se encadenan tres monosacáridos, se forma un trisacárido. Cuando se encadena muchos, un polisacárido o Almidón. Para cumplir estos requerimientos son suplidos por el nectar y la miel.
  • Néctar Jugo azucarado de las flores; producido por pequeños órganos glandulares denominados nectarios. Es una solución dulce constituida predominantemente por azucares reductores (monosacáridos), como por glucosa y levulosa (6570%) y sacarosa; contiene generalmente, 17% de humedad.
  • LAS PROTEINAS: Hay otro tipo de sustancias alimenticias para los seres vivos que, además de carbono, hidrógeno y oxígeno (como los azúcares y las grasas), tienen otro elemento imprescindible para la vida: el nitrógeno. Esas sustancias nitrogenadas, se llaman PROTEÍNAS. Las proteínas: están formadas por elementos más sencillos, los aminoácidos, de los que hay unos veinte diferentes. Hay muchos tipos de proteínas, que se diferencian en el número total de aminoácidos y en los tipos de aminoácidos que las forman. Se puede decir que los aminoácidos son como los ladrillos, según el tipo que se utilice y como se junten puede hacerse con ellos una pared maestra, un tabique, una columna, una bóveda, etc. Las proteínas: Intervienen en la formación de los músculos, en los tejidos de soporte (tendones, el externo o “caparazón” en las abejas), en las secreciones digestivas (enzimas), en las hormonas, en los sistemas defensivos (inmunológicos), en los genes de los cromosomas (ADN), en las células nuevas que reponen a las dañadas en los tejidos, etc. Las larvas, la reina en plena postura y las abejas nodrizas, necesitan mayores cantidades que las abejas viejas o los zánganos. En la dieta de las abejas, el polen, es el único aporte proteínas con cantidades variables pero con un promedio del 25% de proteína cruda y
  • ESTRUCTURA DE UNA PROTEINA
  • Polen: Es el conjunto de gametos masculinos de las plantas (transportados por las abejas obreras a las colmenas en su tercer par de patas). Fuente principal de alimento para la abeja melífera. La composición química del polen consiste en proteínas, glúcidos, lípidos y fibra; contiene de 18 a 22 aminoácidos esenciales, minerales (especialmente cobre), vitaminas (B2, B3, B5, C, D y E), enzimas y coenzimas, pigmentos como xantofila y carotina, esteroles y antibióticos. Su valor alimenticio es variable, dependerá de la fuente de procedencia, por eso es necesaria la mezcla de diferentes ingredientes para brindar a las abejas una dieta equilibrada. El polen constituye un factor importante en la estimulación del consumo en dietas suplementarias para las abejas
  • EL AGUA: En promedio, el 66% de los organismos vivos es agua (en algunos más). El agua interviene en las reacciones químicas que mantienen la vida, como disolvente y también como refrigerante. En todas las reacciones se produce calor, y si este no es eliminado, la temperatura corporal iría subiendo poco a poco hasta “freír” a las abejas por dentro. Las proteínas se coagulan por encima de los 45º C y pierden sus funciones. Las abejas tienen en sus antenas unos termo-receptores, termómetros conectados a nervios, que se activan cuando la temperatura sube o baja y envían mensajes a los ganglios cerebrales que provocan determinados comportamientos (ventilación, agrupación, acarreo de agua...). Si la temperatura sube las abejas salen a por agua, la vierten en gotas en los panales y ventilan para que se evapore, esto “roba” calor y la temperatura baja a su nivel normal. Si no, salen de la colmena y se sitúan bajo esta, a la sombra.
  • Si hace frío, se agrupan en un racimo compacto y se mueven produciendo calor (quemando sus reservas de hidratos de carbono, miel que tienen a mano en el panal, y en una segunda fase, sus grasas internas). Si no pueden mantener constantemente en alguna zona del panal una temperatura de 35 ±1º C y una humedad relativa de alrededor del 80%, cesa la cría (esta se deshidrata con facilidad a través de su fina piel). Por ello se ven abejas recogiendo ávidamente agua al inicio de la cría, en primavera temprana, pues si falta agua en la colonia, la cría se paraliza. Otro elemento que necesita agua es la respiración, el aire que entra en los sacos respiratorios se carga de humedad interna de las abejas, humedad que estas deben reponer. La excreción de residuos también consume agua.
  • Se establece que una de las principales causas de mortandad de familias en los apiario, se debe a la falta de alimento, lo que es de absoluta responsabilidad del apicultor, tanto por ambición en la cosecha, como por negligencia en alimentar. La colonia debe quedar con una provisión de 18 kilos de miel aproximadamente, para su invernada. En caso de alimentar artificialmente, el jarabe debe ser preparado adecuadamente y con estrictas medidas de higiene, para evitar diarreas. Se estima que una familia bien alimentada la hace vigoriza y fuerte, resistente a las enfermedades, plagas y saqueos.
  • La alimentación artificial: es una técnica apícola utilizada para cubrir necesidades provocadas por las situaciones climáticas o por la propia manipulación del apicultor; así como, para estimular el desarrollo en períodos específicos, especialmente a inicios de primavera, con el objeto de disponer de colmenas fuertes para la polinización de árboles frutales y otros. Existen dos tipos de alimentación artificial según el objetivo: 1) Para sostén de la colonia o de mantenimiento. 2) Para estimulación de la colonia. La alimentación de mantenimiento está prevista sobre todo para completar las provisiones estimadas insuficientes, ésta puede ser suministrada diariamente en pequeñas dosis cuando es estimulante y grandes dosis, cuando es de mantenimiento. Consiste en proporcionar jarabe de azúcar para evitar que las abejas mueran de hambre por la falta de reservas de miel. Se prepara con dos partes de azúcar y una de agua.
  • La alimentación estimulante, tiene el objetivo de lograr que la colonia de abejas se desarrolle lo suficientemente como para que al inicio de la floración principal, se encuentre con todo su potencial productivo disponible. Consiste en ofrecer a las colonias un jarabe preparado con una parte de azúcar y dos partes de agua y se ofrece 50 o 60 días antes de la floración. Tiene como fin, estimular la postura de la reina y por consiguiente el aumento de la población.
  • Aceptación de los suplementos: Debido a que los suplementos del polen no siempre son bien aceptados por las abejas, se recomienda colocarlos cerca del nido de cría y utilizar sustancias como aceite de anís, de hinojo o esencia artificial de miel para lograr una mejor tolerancia
  • Alimentación artificial complementaria: La primera pauta para diagnosticar el padecimiento de hambre en una colmena es la inexistencia de reservas de miel o jarabe azucarado en la parte superior de los marcos que rodea el área de cría. La colonia al notar falta de reservas comienza a matar cría no operculada, fenómeno que se detecta por la presencia de cría muerta en la piquera. A partir de ese momento, la población comienza a disminuir hecho que no solo tendrá consecuencias inmediatas sino que al faltar una generación de crías, la ausencia de nacimientos se notará luego de algunas semanas de iniciada la hambruna, aunque esta ya haya cesado. Diferentes tipos de alimentos o sustitutos alimenticios para las abejas A pesar de que la miel es el alimento energético natural de las abejas, el fuerte pillaje que puede provocar su distribución, la transmisión de enfermedades apícolas a través de la misma y su mayor valor comercial con respecto a sus sustitutos, son algunas de las razones que no hacen aconsejable su suministro para la alimentación de las colonias. La sacarosa: es más aceptada y produce mejores resultados que la glucosa. Cuando las abejas se alimentan por sus propios medios visitan preferentemente, las flores cuyo néctar tiene como azúcar predominante a la sacarosa.
  • Sustituto de miel: El mejor elemento para sustituir a la miel es el jarabe de azúcar, en primera por que el costo de 1 kg de azúcar en relación al de 1 kg de miel actualmente se encuentra en una relación 5 a 1 además el azúcar es 100% sacarosa y la abeja lo puede degradar fácilmente. Tiene como objetivo sustituir el alimento energético natural (miel) producido por las abejas, asegurándose de que cumpla con los mismos requisitos nutricionales del natural. Sustituto de polen: García (2008), indica que aun no se disponen sustitutos que resulten económicos y que reemplacen perfectamente al polen. De los compuestos sustitutivos del polen propuestos, el primero es la harina de soja la principal fuente proteica y la levadura de cerveza es la mayoritaria del complejo vitamínico B. En lo que respecta a los elementos individuales, el que cualitativamente mejor sustituye al polen es la levadura de cerveza en tanto que la harina de soja.
  • Azúcar granulada o azúcar flor: Se utiliza principalmente en casos de apuro en el cual es necesario proporcionar un alimento en forma urgente a aquellas familias que ya no cuentan con reservas de miel. Al comienzo de temporada, cuando los días son lluviosos o fríos y evitan la salida de las pecoreadoras en busca de miel y polen, la administración de azúcar molida seca, da un buen resultado. La administración de este producto es bastante útil para prevenir casos de pillaje, ya que no hay emisión de olores que alteren la tranquilidad del apiario. Se aplica por lo general sobre un papel o cartón que se ubica directamente sobre los cabezales de los marcos. De esa manera las abejas acceden fácilmente a consumirla. Jarabe nutritivo: Se trata de un jarabe espeso a administrar con el mismo objetivo anterior. Se prepara con 2 kg de azúcar más 1 L de agua. Se hierve a fuego lento por un lapso de 10-15 minutos. Es necesario mantener una temperatura tal que evite que el azúcar se queme. Dejar enfriar el jarabe y administrar al atardecer, para evitar así actos de pillaje.
  • Pasta de azúcar: Se utiliza a inicio de la temporada, recién salida de invierno teniendo la característica de ser semisólida. Se prepara con 4 kg de azúcar granulada más 1 L de agua. Todo se calienta a fuego lento, se debe revolver constantemente para evitar que se queme o se caramelice. Se retira del fuego al momento que se evapore el agua. Revolver por algunos minutos y extender en una capa delgada en una bandeja, una vez enfriada se troza y se distribuye. Pasta alimenticia: Además de suministrar miel, la adición de leche en polvo contribuye a suplir la deficiencia de polen que pudiera tener la familia. Se prepara de la siguiente manera: se mezcla 20% de miel, 20% de leche en polvo o sustituto lácteo para terneros, 60% de azúcar granulada. Por cada 0.5 kg de la mezcla, se agregan 70 cc de agua potable o bien hervida o enfriada. Para preparar 1 kilogramo de esta pasta alimenticia se debe disponer de: 200 g de miel, 200 g de leche en polvo, 600 g de azúcar granulada, 140 cc de agua potable o hervida y enfriada.
  • Jarabe estimulante: Especial para estimular la postura de la reina. Útil a principios de primavera; se recurre a él en casos de crianza de reinas. Se proporciona de 30-45 días antes de la fecha en que se inicia la gran mielada o recolección de néctar. Su reparación es a partes iguales entre azúcar (o miel) y agua, es decir: 1 litro de agua más 1 kilogramo de azúcar o miel. Se hierve a fuego lento durante 10-15 minutos removiendo constantemente. Se suministra al atardecer, debido a la posibilidad de desarrollarse pillaje en el apiario. Se recomienda ir paulatinamente aumentando la administración de este jarabe. Ejemplo: lunes, una cucharada grande; martes, nada; miércoles, dos cucharadas grandes; jueves, nada; viernes tres cucharadas grandes.
  • Dulce: Se utiliza para alimentar reinas que serán enviadas a lugares distantes. No es útil para alimentar a las abejas durante el invierno ya que se ablanda y puede aprisionar y matarlas. El dulce se prepara con miel extraída de muy buena calidad o bien utilizando azúcar flor. Es necesario constatar la ausencia de almidón en el azúcar, debido a que es perjudicial para las abejas. Su preparación consiste en calentar la miel hasta unos 60 ºC y dejar enfriar hasta unos 38 °C, momento en que se adiciona azúcar flor hasta transformar la mezcla en una masa dura no pegajosa. A continuación se espolvorea azúcar sobre una superficie lisa en la cual se amasará la pasta recién confeccionada al igual que la masa de pan. Se le irá adicionando azúcar hasta que no se pegue a la masa.