Your SlideShare is downloading. ×

Capítulo iii

1,375

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,375
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Capítulo III: Relato Histórico. “La época del salitre y los grandes cambios de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX” Introducción En este capitulo se abordara principalmente lo relacionado, por un lado conla corriente historiográfica, y por otro con el contenido histórico que abarca launidad trabajada. Con respecto a la corriente historiográfica se podrá evidenciar como estafue abordada para la construcción del relato histórico, es decir, cuales fueron losautores y sus respectivas tendencias a la hora de investigar. Es así que quedarade manifiesto que dentro de las principales corrientes utilizadas y analizadas vande acuerdo a lo que es la historiografía marxista, por un lado, y a la historiografíaurbana, por otro. Con esto se trabajaran los contenidos correspondientes a lo queson los movimientos sociales, principalmente el movimiento obrero, y la llamada“cuestión social” con sus consecuencias, como lo son la crisis de hacinamiento dela población obrera, destacado en el estudio de los conventillos. Así también conlos principales autores contemporáneos a la época abordada, que si bien es ciertono estarían ligados a una determinada corriente, su respectivo análisis nos puedellevar a esa interpretación.
  • 2. Avanzando en el capítulo se podrá encontrar con el relato históricocorrespondiente a los contenidos de la unidad trabajada, en este caso, la quecorresponde al “balance del Chile decimonónico”, como es trabajado en los textosescolares licitados por el Ministerio de Educación. Acá se podrá ir evidenciando como esta unidad comienza, o tiene comoantecedente la Guerra Civil de 1891, donde se acaba con el régimenpresidencialista que predomina en los años anteriores, pasando a un régimen“parlamentario”, donde el poder predominante era el legislativo. Por otro lado se vera como durante el transcurso de esta época se vansucediendo notorios cambios sociales, relacionados en si con la llamada “cuestiónsocial”, que afecto a las clases más pobres dentro de la sociedad. Así tambiéncomo el grupo obrero fue alcanzando mayor notoriedad y alcanzando mayorconcientización. Además se ven los cambios culturales evidenciados en el cambiode siglo, y como se pasó de un siglo a otro con problemas dentro de la clasepolítica y la clase obrera. Para finalizar con los contenidos referidos a la celebración del centenario dela República de Chile, con sus preparativos, y todo el proceso que se llevo a cabo,considerando a quienes criticaban el énfasis que se le dio a dicha conmemoración.
  • 3. 1. CORRIENTE HISTORIOGRAFICA Podemos decir que, entre otras cosas, la historiografía marxista fue laprimera escuela en romper con los criterios de producción netamente académica,planteando la necesidad de la ligazón entre la generación de conocimientohistoriográfico y la lucha por el cambio social, este ultimo punto fue uno de suspreocupaciones a la hora de desarrollar la historia, por parte de los historiadoresmarxista.“Entre las décadas 50 y 70, la escuela historiográfica marxista desarrolló una seriede características que la identificaron como corriente y que le dieron su fortaleza.Esta corriente, que tomó cuerpo al calor de los importantes procesos de ascensode la lucha obrera y popular del periodo, y que se gestó junto a una cada vezmayor influencia de los partidos y organizaciones marxistas en la realidadnacional, significó para la historiografía tradicional una serie de importantesrupturas”.1 La historiografía marxista sin lugar a duda ha hecho importantescontribuciones a la historia, desde sus inicios en el siglo XIX y en su desarrollo a lolargo del siglo XX. Pero principalmente la historiografía marxista ha realizadoaportes históricos a la clase obrera, las naciones oprimidas y a la metodología queesta utiliza en los estudios de los acontecimientos es una mirada desde abajo. Elprincipal aspecto característico de esta corriente se ha basado en la tesis delcarácter determinado de la historia, bajo el prisma de la lucha de clases, resumidaen el choque de una clase dominante y una clase oprimida, la cual según Marx esuna historia que se repetirá a lo largo de los tiempos, y su fin llegara solo cuandoel pueblo sea uno solo y no exista la elite opresiva.1 Fuentes, Miguel. “Gabriel Salazar y la nueva historia, elementos para una polémica desde el marxismoclásico (exposición y debate). Universidad de Chile, Facultada de Filosofía y Humanidades Departamento deCiencias Históricas. Año 2007.
  • 4. Esta renovación teórica generó un valioso aporte al conocimiento histórico,proponiendo otros enfoques como por ejemplo, la historia “desde abajo”convirtiéndose, junto a la Escuela de los Annales , en una de las corrientes mássignificativas de la historiografía del siglo XX. La escuela marxista alentó un interés creciente por el estudio de la historiadel artesanado y del movimiento obrero, fundando en los hechos el primerdesarrollo sistemático de la historia social en el mundo y particular en nuestropaís. Dentro de la investigación realizada podemos encontrar dos tendenciashistoriográficas principalmente marcadas, a continuación encontraremos losprincipales textos los cuales han dado el respaldo necesario a la investigaciónrealizado a lo largo del semestre e identificaremos sus corrientes historiográficas,para luego analizar las principales y de mayor influencia. Sin lugar a duda que el texto a nivel mundial que vino a despertar a la clasetrabajadora, no tan solo a nivel nacional, sino que a nivel mundial es el libro deMarx, Karl & Engels. Conocido como el “Manifiesto Comunista”. Claramente estelibro se identifica con la historiografía marxista, además este libro es escrito por elinspirador de esta historiografía el filósofo alemán Karl Marx. En el libro de Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en lahistoria del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago deChile, agosto de 1988. En este libro podemos encontrar de igual manera la líneahistoriográfica marxista, a la hora de revisar su análisis, en este libro podemosidentificar, los orígenes de las centrales unitarias, y como el socialismo y supolítica, se hicieron participe del origen y fortalecimiento de los movimientossociales, pero principalmente del movimiento obrero.
  • 5. El libro de Mandel, Ernest, “Introducción al Marxismo”, Ed. Revolta global,año edición 1977. Este es un autor mencionado por ejemplo por Gabriel Salazarcomo un gran influyente de la corriente marxista, principalmente en contexto de laeconomía. Este libro corresponde a la historiografía marxista, en donde podemosencontrar por ejemplo el origen del marxismo y sus ideales, además de mencionaren que consiste el materialismo histórico y la dialéctica histórica conceptostratados por Marx. Para poder comprender de mejor manera el materialismo y lalucha de las clases sociales. El libro del historiador chileno Sergio Grez. “La cuestión social en Chileideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección de bibliotecas, archivos ymuseos, Santiago de Chile 1995. Es un verdadero aporte para la historia chilena yprincipalmente para contextualizar un concepto tan importante como lo fue lacuestión social en nuestro país. Este autor verdaderamente no tiene un enfoquemarxista, más bien tiene una tendencia historiográfica de la nueva historia social,donde podemos destacar en este libro el análisis de uno de los conceptos másimportantes dentro de lo que fue el movimiento obrero, y movimiento social, nosreferimos a la denominada cuestión social. Además con este texto se logrórelacionar las distintas temáticas que se abordaron, es decir, los movimientosobreros, los conventillos, y lo que corresponde al centenario de Chile. Siguiendo con el mismo historiador en su obra “De la regeneración delpueblo a la huelga general. Este libro es realmente una síntesis de una grancantidad de trabajos del historiador chileno, en este libro encontramosbásicamente los inicios del movimiento obrero chileno, hasta la huelga general quetuvo lugar en 1890. Y que denominada como la primera gran huelga de la historiade nuestro país. Además este libro desde el punto de vista historiográfico tieneprincipalmente una tendencia historiográfica social.
  • 6. Otro texto en la cual podemos encontrar fuentes primarias de granimportancia es el del historiador Escobedo Arias, Osvaldo.” La prensa obrera”,colección: convenio cultural CUT-U n°. Universidad de Chile, Chile-Chillan. Este esun libro en donde destacan los relatos de trabajadores, como fuentes primarias,además del análisis del autor en alguno de estos relatos, la línea historiográfica enla cual este texto se basa es marxista. Blanco, Arturo. “importancia de las sociedades de socorro mutuo, susbeneficios materiales y morales. IMP. Y ENC. La universal. Santiago 1911. Eneste texto podemos encontrar el origen de las sociedades de socorro mutuo, conla presencia de Fermín Vivaceta y explicando cual es el origen el despertar deltrabajador nacional. Se puede decir que la historiografía urbana tiene la particularidad dedistinguir la historia de la cultura urbana en diversos estudios de casos, a partir deperíodos específicos de las diversas ciudades de Latinoamérica. La historiografía urbana se orienta en considerar los estudios históricos delos imaginarios urbanos y las formas y modos de vida que se representan a partirde la literatura nacional de cada caso específico. Esto último tiene vital importanciaen lo que se refiere a un modo de conocer la vida cotidiana de las realidadesurbanas. La importancia de la historiografía urbana tiende a considerar lanecesidad de entender cómo se han estructurado y ubicado las diversasrealidades sociales que se han asentado en un determinado espacio urbano através del tiempo, lo cual ha provocado y ha tendido formar un determinado ordensocial.“Por historia urbana generalmente se entiende aquella que se centra en la ciudady el proceso de urbanización; por extensión, también se suele designar así a lahistoria de las disciplinas que se han ocupado del diseño y administración de laciudad, especialmente del urbanismo técnico que surgió a raíz de los problemas
  • 7. de la ciudad industrial. La distinción entre historia urbana y urbanística resulta útilde mantener al aproximarse, como pretende este texto hacerlo, a aspectoshistoriográficos y metodológicos de este campo en las últimas décadas, en mediode una creciente literatura internacional de obras generales y estudios de casos.” 2 La historiografía urbana ha sido muy importante en el estudio de lacomposición, las tipologías, y las condiciones de vida de los sectores popularesque habitaban en los conventillos y habitaciones urbanas durante los periodoscomprendidos entre el siglo XIX y comienzos del siglo XX.“A pesar de esta genealogía que la entronca con el siglo XIX, puede decirse que lahistoria urbana en tanto campo epistemológico es de constitución relativamentereciente, lo cual puede ser visto en parte como consecuencia del lento y tardíodesarrollo que la historia social tuvo, a mediados del siglo XX, bajo el influjo de laescuela de los Annales y otras vertientes de inspiración weberiana o marxista”. 3 Sin embargo, pese a la reciente incorporación de la historiografía urbana enel estudio de la realidad latinoamericana esta se puede considerar enormementerelevante ya se han iniciado estudios de temáticas de carácter social a partir deperíodos específicos de la historia. Para hablar acerca de la situación que se vive en Chile durante la segundamitad del siglo XIX y comienzos del XX, se pueden encontrar estudios referidosacerca de la precariedad del tipo viviendas, que pertenecían principalmente a laclase obrera, como así también de las condiciones de vida que se llevaban en los“conventillos” de las ciudades, teniendo como ejemplos concretos, las ciudades deSantiago y Valparaíso.2 Almandoz, Arturo. Historiografía Urbana en Latinoamérica: del positivismo al postmodernismo. ArticuloRevista Diálogos- índice volumen 3”.3 La sociedad (siglos XVIII-XIX). Balance de la historiografía”. En V. Vásquez de Prada e Ignacio Labarri(eds.), Balance de la Historiografía sobre Iberoamérica (1945-1988). Pamplona: Ediciones Universidad deNavarra, 1989, pp. 557-591.
  • 8. En lo que respecta a la conformación de la historiografía urbana, se puedeestablecer que en la mayoría de los casos los diversos documentos que sepresentan como resultado de estudios y relatos, serán presentados por personasque se encuentran muy preparadas en el campo académico, a partir de obras quehan influido de manera trascendental en Latinoamérica. A continuación se presentan algunos de los autores que han seguido lalínea historiográfica del urbanismo, las cuales han sido utilizadas en lainvestigación “Las condiciones de vida de los sectores populares en losconventillos de Santiago a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX”. El libro de Urbina C., María Ximena. "Los conventillos de Valparaíso, 1880-1920: Percepción de barrios y viviendas marginales", en: Revista de Urbanismo,N° 5, Santiago de Chile, publicación electrónica editada por el Departamento deUrbanismo, F.A.U. de la Universidad de Chile, enero de 2002, sigue la línea de lahistoriografía del urbanismo. En este libro se puede apreciar de manera muy clarala composición, la fisonomía, la estructuración, y la caracterización delcomponente humano que existe en los conventillos de Valparaíso. Continuando con la revisión de los trabajos correspondientes al estudio delurbanismo se destaca el trabajo de Loreto López, Rosalva, coordinadora. “PerfilesHabitacionales y condiciones ambientales historia urbana de Latinoamérica siglosXVII- XX. Pág. 380. En este libro se reúnen doce trabajos con temáticas sobredistintas aristas de la reciente temática de la Historia Ambiental el urbanismo, lageografía urbana, la ecología, la historia, la sociología y la arquitectura. A partir deesto se puede establecer que este libro corresponde a la historiografía urbana. Uno de los autores mas reconocidos en el ámbito de la historia urbana esRamón, Armando. “Santiago de Chile (1850-1900) Límites urbanos y segregaciónespacial según estratos. Revista Paraguaya de Sociología Publicación de cienciassociales para America Latina Centro paraguayo de estudios sociológicos. Pág.
  • 9. 258. En esta publicación se sigue la línea de la historiografía urbana, a partir deestudios realizados en Chile a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Otro de los trabajos de Ramón, Armando: Estudio de una periferia urbana,Santiago de Chile 1850- 1900. Este documento es un articulo que es producto deun estudio realizado por el historiador Armando de Ramón que se presenta comoun avance de una investigación mucho mas amplia, en donde intenta describir ladinámica del avance de los bordes de la ciudad de Santiago entre el periodo queabarca de los años 1850 hasta 1900. El objetivo de este trabajo es estudiar elproceso en el cual se forman las llamadas poblaciones, tanto aquellas que selevantaron en los sectores mas pobres, como aquellas que se ofrecían a lossectores mas acomodados. En este libro se puede establecer que corresponde ala historiografía urbana ya que se estudian los procesos de transformaciones de laciudad de Santiago de Chile en la segunda mitad del siglo XIX. Una vez que se han revisado algunos autores que han estudiado latemática del urbanismo, se conocerá la obra de Luis Alberto Romero: ¿Qué hacercon los pobres? Elite y sectores populares en Santiago de Chile 1840- 1895. Estedocumento corresponde a una descripción acerca de los diversos aspectos querodean la vida de los grupos más bajos de la sociedad, y aquellos quecorresponden a la elite criolla de nuestro país durante el siglo XIX. Este libro siguela tendencia de la historiografía social, lo que permite conocer la composiciónsocial de la población existente en Santiago durante la segunda mitad del sigloXIX El estudio que realiza Luis Alberto Romero: Condiciones de vida de lossectores populares en Santiago de Chile 1840-1895 vivienda y salud, se puedeconsiderar como un documento muy relevante ya que permite conocer lascondiciones de vida que se generaban en las viviendas de los sectores popularesdurante la segunda mitad del siglo XIX, a partir de esto se puede considerar queeste libro sigue la historiografía social.
  • 10. La investigación realizada la podemos incluir en lo que se denomina “NuevaHistoria Social”, la cual tiene bastante tendencia a seguir de la historiografíamarxista si tomamos en cuenta que el estudio fue acerca del Centenario de laRepublica de Chile, viéndolo desde el punto de vista de una crítica a la celebraciónconsiderando la crisis social en la que estaba envuelta el proletariado, dentro deun proceso denominado “Cuestión social”, por lo que se abordo como fuentesprimarias los discursos y relatos de quienes criticaban dicha celebración. Ademásse enfocó en lo que se considera como la crisis política del periodo comprendido. Para esto se tomó como referencia bibliográfica lo siguiente: Cruzat,Ximena, et al. El pensamiento frente a la cuestión social en Chile. Este texto nosentrega un análisis de acuerdo a personajes que influyeron en el pensamientofrente a un problema que estaba en boga tanto en Chile como en el mundo, afinales del siglo XIX y comienzos del XX. Por ejemplo palabras de Luis EmilioRecabarren, Valdés Canje, Nicolás Palacios, etc. Aylwin, Mariana. Et al. Chile en el siglo XX. Editorial Planeta. Décimotercera edición. Santiago, Chile. 2008. En este texto vemos como se aborda latemática del centenario y la cuestión social, bajo la mirada de la historia general deChile. Estos autores pueden considerarse dentro de las tendencias actuales quetienden a coexistir dentro de las corrientes marxistas, estructuralistas, revisionistaconservadora y liberal. Góngora, Mario. Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en lossiglos XIX y XX. Editorial Universitaria. Novena edición. Santiago, Chile. 2006.Acá podemos ver la perspectiva de acuerdo al análisis del Estado de Chile.Además de que nos entrega fuentes primarias como son los discursos deintelectuales de la época. Hay que considerar que la corriente historiográfica a lacual se adscribe el autor es de carácter “Estructuralista”, que se dio a mediadosdel siglo XX.
  • 11. También encontramos libros que abordan la temática del Centenario de laRepública: Calderón, Alfonso. Cuando Chile cumplió cien años. Este texto nosentrega una revisión acerca de los festejos del centenario, detalladamente, desdela mirada de la “cuestión social” hasta “los aguafiestas del centenario” como lofueron los intelectuales que criticaron los festejos. Otro autor es Carlos Morla. El año del centenario. Acá nos entrega susmemorias con respecto a lo que vivió personalmente en los festejos del centenariode la República. Por otro lado encontramos la recopilación de testimonios realizada porCristian Gazmuri. Testimonios de una crisis. Chile: 1900 – 1925. EditorialUniversitaria. Santiago, Chile. 1979. Este texto nos presenta un análisis de losdistintos discursos que abordaron diferentes personajes, que se refirieron a lacrisis acaecida en Chile en los periodos que el autor aborda. Este autor seencuentra dentro de lo que se considera “Historia de la vida privada”, un puntomás de la “Nueva Historia Social”. Desde el punto de vista económico se toma en cuenta la obra de AgustínRoss, Chile: 1851-1910: sesenta años de cuestiones monetarias y financieras y deproblemas bancarios. Este texto nos entrega un balance de lo que corresponde almomento vivido en la economía, la cual se consideraba que estaba en crisis. Finalmente se utilizaron las cartas del Dr. J. Valdés Canje. Sinceridad. ChileÍntimo en 1910. De este texto extraíamos la carta que le envía al PresidenteRamón Barros Luco, luego de finalizadas las celebraciones del Centenario. Dondecritica las actividades y le da su punto de vista con respecto al actuar de losgobernantes.
  • 12. 2. EL AUGE Y DECADENCIA DEL SALITRE Tras el fin de la Guerra del Pacífico, Chile vivió un proceso de expansiónterritorial, anexándose los territorios bolivianos de Antofagasta y los territoriosperuanos de Tarapacá. Ambos con extensas zonas ricas en minerales paraexplotar. Entre estos se encuentra en primer lugar el salitre, que fue el recursoeconómico de finales del siglo XIX y comienzos del XX; y el cobre con el que sesostiene la economía chilena en la actualidad. La explotación del salitre sesustento principalmente por el manejo de los privados, particularmente por losingleses, quienes dominaban el comercio durante el siglo XIX. Efectivamente, lasinversiones británicas en América Latina comenzaron con un fuerte ímpetu en ladécada de 1820, después disminuyeron en los próximos veinticinco años, seexpandieron lentamente durante la década de 1850, aumentaron más rápidamentedurante los doce años que siguieron al año de 1860, disminuyeron durante ladepresión de 1873 – 1879, nuevamente lograron un fuerte ímpetu por segundavez en la década siguiente, y, finalmente, recuperaron su fuerza en los primerosaños del siglo XX, cuando se hicieron fuertes inversiones no sólo en la minería,sino también en otras empresas.4 Es así que se demuestra la participación de loscapitales extranjeros, precisamente británicos, no solo en Chile sino que tambiénen gran parte de América Latina. Al Estado solo le correspondía cobrar elevadosimpuestos para fortalecer la economía chilena, con lo que se realizaron una seriede obras públicas. Dentro de esos grupos de empresarios aparece la figura de unpersonaje particular, John Thomas North, denominado el “rey del salitre”. Dentro de los fenómenos demográficos que se produjeron con el auge de laeconomía del salitre fue el considerable aumento de la población en la zona nortede Chile, ya sea en las zonas donde se trabajaba el salitre o también en la zona4 Rippy J. Fred, British Investments in Latin America, 1822 – 1949: a Case Study in the Operation of PrivateEnterprise in Retarded Regions (Minnepolis, 1959), p. 66. Citado en: Soto Cárdenas, Alejandro. Influenciabritánica en el salitre. Origen, naturaleza y decadencia. Editorial Universidad de Santiago. Santiago, Chile.1998. p. 32.
  • 13. de la costa. Entre 1895 y 1899, se registro la existencia de 48 oficinas salitreras,en las cuales trabajaban más de 18.685 operarios; entre 1910 y 1914 esta cifra setriplicó, ascendiendo a 118 oficinas y 46.470 trabajadores.5 Por otro lado secomenzaron a crear extensas vías ferroviarias que unieran la zona de explotacióncon los puertos de la región. La economía sustentada en el salitre fue aumentando gradualmente amedida que comenzaba el nuevo siglo, siendo Chile uno de los principales paísesproductores de esta materia prima, que era utilizado tanto como abono comotambién en la pólvora. Este último punto es importante, considerando que mientrasestaba en desarrollo la Primera Guerra Mundial la exportación crecióconsiderablemente. Como contrapunto esta la creación del salitre sintético enAlemania, lo que hizo disminuir la producción comenzando la década del 20. Asíencontramos diferentes factores para la decadencia del ciclo salitrero. “El año1919 señaló el comienzo de la decadencia de la influencia británica en la actividadsalitrera de Chile. Varios factores se diversa naturaleza explican esta situación. Enprimer lugar, hay que mencionar la decadencia de esta actividad como tal, debidoal agotamiento de los caliches de alta ley y a la invención del salitre sintético porlos alemanes en la Primera Guerra Mundial. En segundo lugar, hay que referirse aldesarrollo de los sentimientos nacionalistas en Chile que ya no toleraban elpredominio extranjero en una actividad económica que era tan vital para este país.En tercer término, tenemos la presión ejercida por inversionistas yugoslavos ynorteamericanos que disputaron a los británicos la hegemonía que hasta entonceshabían tenido es esta actividad minera y que terminaron por suplantarlos a pesardel nacionalismo chileno. Finalmente, hay que recordar el movimiento obrerochileno que dejó en claro ante la opinión pública y el gobierno de Chile losaspectos odiosos del dominio británico en la minería salitrera. 6 Siendo finalmente5 La vida cotidiana en la pampa salitrera (1830 – 1930). Extraído de:http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=lavidacotidianaenlapampasalitrera. Visto el 10 deoctubre de 2010.6 Soto Cárdenas, Alejandro. Influencia británica en el salitre. Origen, naturaleza y decadencia. EditorialUniversidad de Santiago. Santiago, Chile. 1998. p. 159.
  • 14. la crisis económica mundial del 29 la que estancó la producción, terminando asícon un período de auge económico. 3. TIEMPO DE “PARLAMENTARISMO” Una vez finalizada la Guerra Civil de 1981 y con el término del gobierno deJosé Manuel Balmaceda se instala en Chile un sistema de gobierno muy parecidoal Parlamentarismo ingles. Este periodo comprendido entre 1891 y 1925 esllamado como la “Republica Parlamentaria”, la que se sustenta en la Constituciónde 1833 que le otorga amplias facultades al Ejecutivo. “La Constitución de 1833pretendió institucionalizar el autoritarismo portaliano, que desde 1829 se ejercía dehecho. El ambiente de confianza colectiva y la sugestión que produjo el éxito delgobierno dictatorial del ministro Portales, determinaron una reacción doctrinaria ensentido autoritario que condujo a nuestra clase alta a aceptar la idea de un 7gobierno fuerte”. Sin embargo, también le entregaba amplias facultades alLegislativo. “Entre las más importantes atribuciones del Congreso estampadas enel Código Político que sirvieron de base a la interpretación parlamentarista de laConstitución de 1833, destacaremos las siguientes: 1. Aprobar o reprobar anualmente la cuenta de inversión de los fondos destinados a los gastos de la administración pública que debe presentar el gobierno (art. 36, Nº 1). Esta importante atribución traduce admirablemente el pensamiento de los constituyentes del 33 que se empeñaron en dar al poder legislativo un verdadero tutelaje sobre el ejecutivo. Este precepto forma parte de un conjunto de facultades fiscalizadoras e inspectivas que la Carta fundamental entregó a los Cuerpos Legislativos para vigilar al Presidente de la República en el ejercicio de sus atribuciones, para juzgar7 Heise, Julio. Historia de Chile. El período parlamentario. 1861 – 1925. Tomo I. Editorial Andrés Bello.Santiago. Chile. 1974. Pág. 22.
  • 15. sus actos, para contenerlo en el camino de las ilegalidades, y para corregir el rumbo político que eventualmente siguiera el jefe del Estado o sus ministros. La supervigilancia sobre todos los ramos de la administración pública y sobre la observancia de la Constitución conferían al Parlamento una influencia muy directa y muy eficaz sobre la vida pública y constituyente un rasgo esencial del sistema político establecido por la Constitución de 1833”.8 Es así como esta oligarquía parlamentaria podía trabar al Ejecutivo siconsideraba que las políticas atentaban contra sus intereses. Por lo que duranteeste periodo se sucedieron numerosos gabinetes en los distintos gobiernos, esdecir, el Congreso llamaba a los ministros a interpelación, donde se interrogaban alos funcionarios del gabinete. Sin embargo, estas prácticas comenzaron muchotiempo antes. “La interpelaciones, los votos de censura y las comisionesinvestigadoras permitieron dilucidar y fijar los principios teóricos que sirvieron defundamento al régimen parlamentario y a la función fiscalizadora del Congreso. Enel cumplimiento de esta tarea destacaron los diputados Manuel A. Matta, DomingoSanta María, José M. Balmaceda, Antonio Varas, Domingo Arteaga, EnriqueCood, Manuel Recabarren, José Eugenio Vergara y muy especialmente eldiputado por Chillán y Ministro Manuel Antonio Tocornal. Este hombre públicoestudió en Francia donde pudo observar el ejercicio práctico del 9parlamentarismo”. Por un lado, si las declaraciones no les parecían suficientes alos miembros de la oligarquía se declaraba un “voto de censura”, lo que terminabacon la clausura del debate y se terminaban las labores del ministro, estas prácticasparlamentarias hicieron que se produjera una “rotativa ministerial” que entorpecíalas labores del Ejecutivo. Y por otro, si el Congreso aceptaba las palabras delinterpelado se declaraba un “voto de confianza”, siguiendo el Ministro con sucargo.8 Ídem. Pág. 23.9 Heise, Julio. Historia de Chile. El período parlamentario. 1861 – 1925. Tomo II. Editorial Universitaria.Santiago. Chile. 1982. Pág. 32.
  • 16. Por otro lado, se hacía necesaria una forma de limpiar el sistema electoral,que carecía de un instrumento fiscalizador que garantizara el verdadero ejerciciode elección, es decir, en 1891 se crea la “ley de comuna autónoma”, que dividía alpaís en 267 comunas, lo que le quitaba la responsabilidad al Ejecutivo de designaralcaldes y regidores, por lo tanto eran las comunas las que se encargaban dedesignar mediante elecciones a sus representantes. “Desde entonces la comunaautónoma se erigió en uno de los estandartes en la lucha contra el centralismo, laomnipotencia presidencial y, sobre todo, contra la intervención electoral manejadadesde La Moneda”.10 Sin embargo, esta práctica llevo a que, como no existíanfiscalizadores, se produjera un mal ejercicio democrático, basado en el “cohecho”y el “fraude electoral”. Mediante se sucedían los gobiernos, las practicas parlamentarias se hacíanbastante periódicas, lo que hacia que creciera un descontento dentro de lapoblación, más cuando se desestimo un conflicto social gatillado por el auge delsalitre, es decir, el fenómeno de la “Cuestión Social”, que afectaba a la claseobrera, principalmente a la que se desenvolvía en las zonas salitreras. Mientrasque en la sociedad se respiraba un ambiente de democratización. “Alessandridebió librar apasionada lucha antioligárquica. Desde el punto de vista político, elestadista había llegado al convencimiento de que el sistema parlamentario,perfectamente ajustado a las exigencias de la Democracia burguesa del siglo XIX,resultaba incompatible con la creciente democratización. La concentración degrandes masas de trabajadores en los centros industriales, la gratuidad de laenseñanza elemental y el sufragio universal permitieron el acceso a la vida públicade círculos cada vez más amplios. No es ciudadano sólo el burgués contribuyentey propietario; también llegan a participar en la vida pública las clases media ytrabajadora sin patrimonio material alguno. El problema de la igualdad en sudimensión económica – social se plantea con aspereza”.11 Así también, el escasoaporte que realizaba el Congreso a nivel legislativo hizo que este descontento se10 Castedo, Leopoldo. Chile: vida y muerte de la República parlamentaria. Editorial Sudamericana. Santiago.Chile. 1999. p. 39.11 Ídem. Pág. 180 – 181.
  • 17. materializara en grupos dentro del ejercito, es decir, era tanta la desidia de losparlamentarios que en el gobierno de Arturo Alessandri Palma apareció un grupode militares liderados por Carlos Ibáñez del Campo, quienes al ver que elCongreso tenía una gran cantidad de proyectos de ley acumulados y sinintenciones de debatir se acomete el suceso conocido como el “Ruido de Sables”,donde los militares irrumpen en el Congreso mientras se debatía un ajuste en ladieta parlamentaria, haciendo sonar sus sables y obligando a los parlamentarios alegislar una mejora en los sueldos y una serie de proyectos sociales donde secuentan la ley de accidentes del trabajo y seguro obrero, jornada laboral de ochohoras, reglamentación del contrato colectivo, supresión del trabajo infantil, entreotras. Tras este suceso el Presidente Alessandri renuncia a su cargo comomandatario, lo que fue rechazado por el Congreso, por lo que se le otorgó unpermiso especial para que se ausentara de sus labores. En la medianía del año1925 Alessandri retoma el cargo y se inicia el proceso para la promulgación deuna nueva carta constitucional, la Constitución de 1925, la que le entrega ampliasfacultades al Ejecutivo, poniendo fin al periodo parlamentario.
  • 18. 4. EL MOVIMIENTO OBRERO, LA “CUESTIÓN SOCIAL” Y LA CONCIENTIZACIÓN DEL PROLETARIADO. En la historiografía nacional surge el debate en la década de 1880, sobre laexistencia de la cuestión social. Este es uno de los factores que no se puedeolvidar a la hora de hablar del surgimiento del movimiento obrero, en tanto que la“Cuestión Social” alude a las “…consecuencias sociales, laborales e ideológicasde la industrialización y urbanización nacientes: una nueva forma de trabajodependiente del sistema de salarios , la aparición de problemas cada vez máscomplejos pertinentes a la vivienda obrera, atención medica y salubridad: laconstitución de organizaciones destinadas a defender los intereses de la nueva“clase trabajadora” huelgas y demostraciones callejeras, tal vez choques armadosentre trabajadores y policía o militares, y ciertas popularidades de las ideasextremistas, con una consiguiente influencia sobre los dirigentes de lostrabajadores.12 Uno de los antecedentes directos del movimiento obrera proviene de laconformación de la primera sociedad de tipógrafos, la que se fundó el 18 deSeptiembre de 1853, donde se reunieron obreros y algunos dueños de imprentade la capital. Este es un gran impulso para lo que vendría más adelante, por elresto de los obreros chilenos. Podemos considerar en estos acontecimientos quesu principal promotor fue el tipógrafo peruano Victorino Laínez, el mismo que en1829 había animado la efímera Sociedad de artesanos del país. Luego lostipógrafos fueron seguidos por los artesanos y campesinos, siendo los primerosen comenzar a movilizarse a favor del movimiento obrero, ya que gestaron suspropias organizaciones: las mutuales de socorro mutuo, con Don Fermín Vivacetaa la cabeza en 1862. Este personaje es considerado como el padre delmutualismo chileno ya que “reunía cualidades de probidad, modestia,perseverancia y entrega a la causa de los trabajadores, que lo convirtieron en un12 Grez, Sergio. “la cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección debibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995. Pág.9.
  • 19. modelo para varias generaciones de militantes obreros”13. Vivaceta pudo, por fin,concretar su proyecto mutualista como se mencionaba anteriormente en 1862,pero este ya había tenido dos incursiones en esta creación, había generado suprimer ensayo previo en 1847, en donde ya era un personaje relativamenteconocido. Su segundo intento en consolidar el mutualismo fue en 1857, dondecomunico: “en nuestras manos tenemos todos los obreros un tesoro inagotableque podemos usarlo aisladamente pero no adoptando el sistema de asociaciónobtendremos un cambio que produzca asombrosos resultados”14 Vivaceta puso en práctica sus ideales y el 12 de enero de 1862 fundó enSantiago, la sociedad de socorros mutuos de artesano, la que llevaba comonombre “La Unión” de Santiago, la más importante de las instituciones de socorrosmutuos chilenas del siglo XIX, siendo su primer presidente. “El mutualismo u otrasformas de organización popular iban cobrando una importancia progresiva. Lacrisis económica, que alcanzo su apogeo entre 1876 y el estallido de la Guerra dePacifico, puso en movimiento a los artesanos y obreros urbanos. Los meetings,manifestaciones de protesta y demandas a las autoridades (incluyendo unapetición de los obreros de Chile al presidente de la republica) para la adaptaciónde medidas proteccionistas a la industria nacional, constituían un elemento nuevode la situación política”15. Hacia fines del siglo XIX, la clase obrera chilena había crecido en lasminas, los puertos, el transporte, los servicios y en las mayorías de las industriasnacionales. “Los problemas sociales, a estas alturas, se habían hecho tambiénmás agudos, y comprometían variados ámbitos, como por ejemplo, la calidad devida, vivienda, alimentación, seguridad laboral y por supuesto entre ellos, el de lascondiciones de trabajo: no existía a la fecha ninguna legislación social queprotegiera al trabajador de los abusos del capital; los dueños de las minas13 Grez, Sergio. “De la regeneración del pueblo a la huelga general. Ed. RIL editores.14 Blanco, Arturo. “importancia de las sociedades de socorro mutuo, sus beneficios materiales y morales. IMP.Y ENC. La universal. Santiago 1911. Pág. 6.15 Grez, Sergio. “La cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección debibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995.Pág.22.
  • 20. especulaban con los salarios a través del sistema de fichas, eran frecuentes elatraso en los pagos y los despidos arbitrarios”16. El movimiento obrero cobraba cada vez más fuerza y más adherentes y sehacía sentir en todo el país, ya no solamente eran los artesanos y los campesinos,como por ejemplo lo fue en la creación de la sociedad de socorro mutuo, sino queya estaban vinculados los mineros, los trabajadores del puerto, transporte, etc.Este movimiento ya no constaba con algunas organizaciones individuales por loque faltaba una organización que uniera a todo el país. Luego de diversosensayos y movimientos de protestas a lo largo del país, surgiría una organización,principalmente por trabajadores ferroviarios, pero que luego logró ampliarse comoel mundo obrero esperaba, y logró transformar el pensamiento obrero en uno solo,y lo que pretendía era formar una organización sindical revolucionaria. Esto loconseguiría la FOCH fundación de la federación obrera de Chile, creada el 18 deseptiembre de 1909. Durante los primeros años del 1900 se sucedieron una serie de huelgas, loque ayudo a tener una mayor organización dentro del movimiento obrero. Es asíque se realiza la huelga portuaria de Valparaíso en 1903; la huelga de la carne enSantiago en 1905; y la huelga de los trabajadores del salitre, con su tragedia en laMatanza de la Escuela Santa María de Iquique en Diciembre de 1907. Este últimosuceso estancó en parte los movimientos sociales. Sin embargo, dio paso a unaserie de reformas laborales, como la ley de descanso dominical, mejoras en lasviviendas obreras, y la ley de accidentes del trabajo. La conformación de la FOCH dio paso a que su Presidente, Luís EmilioRecabarren, tras dejar el Partido Demócrata, fundara el Partido Obrero Socialistael año 1912, con marcadas tendencias de Marx y Engels. Siendo finalmente un16 Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco,educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 15.
  • 21. Congreso realizado en Rancagua donde pasa a conformarse el Partido Comunistade Chile el año 1922, adhiriéndose a la Tercera Internacional Comunista. 4.1 LA MATANZA DE LA ESCUELA SANTA MARÍA DE IQUIQUE. Sin lugar a dudas el suceso acaecido en Iquique marca un antes y undespués en lo que respecta al movimiento obrero, la organización de los obrerosdel salitre fue tan intensa y llamativa que comenzando en una oficina, pasaron asumarse más y más. La primera de estas oficinas fue San Lorenzo. La decisiónfue caminar hasta Iquique desde la pampa salitrera, más de dos mil obreros juntoa sus familias comenzaban, sin saber, el camino hacia la muerte. Buscabanmejoras salariales, laborales y sociales, entre ellas cambiar el modo de pago defichas a moneda corriente, y acabar con el monopolio comercial de las oficinas, esdecir, el sistema de fichas solo se podía cambiar dentro de una misma oficina,donde generalmente el dueño de los negocios o pulperías era el mismo dueño dela oficina. Más específicamente, el petitorio realizado el día 16 de diciembre constade la siguiente manera. “Hacia las 15 horas los trabajadores presentaron elsolicitado memorial y que abarcaba los siguientes puntos: 1. Pago de jornales a 18 d. 2. Supresión del sistema de fichas. 3. Libre comercio al interior de las oficinas. 4. Cubrir las bateas (cachuchos) en prevención de accidentes. 5. Balanza y vara para verificar pesos y medidas en las pulperías. 6. Locales para escuelas. 7. Prohibición de arrojar caliche sin antes pagarlo. 8. Permanencia en sus puestos de los que han participado en la huelga o de indemnización entre 300 y 500 pesos en caso de despido. 9. Indemnización de 10 a 15 días de sueldo en caso de despido.
  • 22. 10. El acuerdo deberá ser firmado públicamente”.17 La intención generalizada era permanecer en Iquique hasta que los dueñosde las empresas dieran soluciones a sus peticiones, mientras en la ciudad se lessumaban más adherentes, independiente del trabajo que realizaran. “Estasacciones y peticiones de solidaridad fueron, al parecer, bastante bien recibidas porlos trabajadores iquiqueños. El Tarapacá señaló justamente como muestra desimpatía hacia los obreros pampinos, los trabajadores de la ribera, los carreteros ylos cocheros del ferrocarril urbano, coches públicos y obreros de diversasempresas suspendieron todas sus operaciones. Sin embargo, como ha derecordarse, algunos de estos gremios estaban en huelga y otros la habíandeclarado parcialmente; es decir, la petición de los pampinos no llegaba en unmomento de calma sino que era un elemento más que venía a completar uncuadro general de protesta y reivindicación en que estaban embarcados lostrabajadores iquiqueños, como ha podido visualizarse en esta crónica. Lo que deseguro ocurrió es que este movimiento se acentuó y fortaleció con las peticiones yla fuerza demostrada por los pampinos. El comercio cerró también sus puertas,en parte por solidaridad y muy posiblemente en mayor medida por temor desaqueos y destrucciones”.18 Para evitar el caos, desde la intendencia regional decidieron alojarlos en laEscuela Domingo Santa María, mientras que desde el ministerio del Interior se diola orden de restringir las libertades de reunión, negando el acceso de máshuelguistas que se sumaban a la causa. La nueva orden del gobierno fue quetenían que desalojar la ciudad el 21 de Diciembre, para eso se mando un ejército acargo del General Roberto Silva Renard, quien tras varios intentos de persuadir alos huelguistas ordenó un ataque, que según el mismo general lo documenta así:“Ordene a las 5:45, pasado meridiano, una descarga por un piquete del regimientoO´Higgins hacia la azotea ya mencionada y por un piquete de marinería situado en17 Devés, Eduardo. Los que van a morir te saludan. Historia de una masacre. Escuela Santa María, Iquique.1907. Ediciones Documenta. Chile. 1988. Pág. 94.18 Ídem. Pág. 97 – 98.
  • 23. la calle Latorre hacia la puerta de salida de la escuela, en donde estaban loshuelguistas más rebeldes. A esta descarga se respondió con tiros de revolver yaún de rifles que hirieron a tres soldados y dos marineros, matando dos caballosde los granaderos. Entonces ordené dos descargas más y fuego a lasametralladoras. Hechas las descargas y ante el fuego de las ametralladoras, queno duraría sino treinta segundos, la muchedumbre se rindió”. 19 Cifras oficialeshablan de entre doscientos y trescientos muertos, es más, el mismo generalseñala en el parte: “Esta es la relación exacta de los luctuosos sucesos ocurridosayer, en los cuales han perdido la vida y salido heridos cerca de ciento cuarentaciudadanos”.20 Pero también está la versión de que fueron más de dos mil lasvictimas de aquella masacre. “Murieron tres mil seiscientos, uno tras otro. Tres milseiscientos mataron, uno tras otro. La Escuela Santa María vio sangre obrera, lasangre que conocía sólo miseria. Serían tres mil seiscientos ensordecidos. Yfueron tres mil seiscientos enmudecidos. La Escuela Santa María fue elexterminio, de vida que se moría sólo alarido. Tres mil seiscientas miradas que seapagaron. Tres mil seiscientos obreros asesinados. Un niño juega en la EscuelaSanta María. ¿Si juega a buscar tesoros qué encontraría?”.21 Este hecho tuvo una rápida respuesta que trajo consecuencias para elmovimiento obrero, ya que se informó de forma masiva a través de la prensa,poniendo el tema de la “Cuestión Social” en el debate público, haciendo que desdeintelectuales y políticos, entre ellos Arturo Alessandri, alzaran la voz a los sucesoscometidos. Por otro lado Luis Emilio Recabarren señala:” Uno de los factores queha impulsado a la burguesía a proceder tan cruelmente, en la destrucción de estemovimiento obrero que pedía justicia, es el gran temor que tienen de verextenderse una agitación obrera, en estos instantes en que carece de fuerzasarmadas suficientes a causa del fracaso de las leyes militares. Emplear la19 Parte del general Roberto Silva Renard. Citado en: Ljubetic, Iván. La masacre de la Escuela Santa María.Pág. 8. En: http://www.luisemiliorecabarren.cl/files/la_roja_historia.pdf. Visto el 15 de octubre de 2010.20 Ídem.21 Luis Advis. Canción Letanía. Cantata de Santa María de Iquique. En:http://www.archivochile.com/Historia_de_Chile/sta-ma2/5/stamamusic00002.pdf. Visto el 15 de octubre de2010.
  • 24. crueldad extrema, infundir el terror en el menor tiempo posible, desbaratar todaorganización que pueda resistir, he ahí el plan de hoy de los burgueseschilenos”.22 4.2 LOS CONVENTILLOS. A mediados del siglo XIX la ciudad de Santiago comienza a experimentaruna serie de cambios en lo que se refiere a su composición y estructura. “Santiagode Chile, entre los años 1872 y 1915, vio duplicar su espacio urbano. Estefenómeno debió su impulso en forma decisiva al empuje de las diversaspoblaciones que se levantaron en los bordes mismos o en las cercanías de loslímites urbanos y fue claramente perceptible para sus contemporáneos”.23 Loscambios experimentados en las ciudades y en lo que respecta principalmente alaumento del espacio urbano, puede explicarse a partir de las transformacionesurbanísticas que comienzan a gestarse a partir de este período. Para poder comprender las diversas transformaciones que se produjeron enla ciudad de Santiago durante la segunda mitad del siglo XIX, es necesarioremontarse específicamente al aspecto relacionado a las políticas públicas quefueron emitidas por la autoridad de este período. A raíz de esto es precisodestacar que la transformación realizada en esta época tiene su origen en elIntendente de la ciudad Don Benjamín Vicuña Mackenna designado el año 1872,como el principal referente del pensamiento urbanístico. Durante esta épocaVicuña Mackenna se plantea renovar el carácter urbano de la ciudad, de maneraque se ordene el plano y el trazado de la capital. El proyecto que se comienza arealizar pretende modernizar el modelo de vida urbano. Para esto se implementanuna serie de programas que tienen como objetivo mejorar los servicios de la22 Recabarren Luis Emilio. En Chile la barbarie burguesa en acción. En:http://www.luisemiliorecabarren.cl/?q=node/702. Visto el 15 de octubre de 2010.23 Ramón, Armando: “Estudio de una periferia urbana: Santiago de Chile 1850-1900”. Instituto de Historia(20) Pontificia Universidad Católica de Chile. 1985.
  • 25. capital, así como también reformar los hábitos y las conductas de los ciudadanos.Sin embargo existe un plan que se refiere principalmente a crear un plan desegregación urbana. No obstante ello y debido a que estos programas no contemplaban grandescambios en los sectores más periféricos de la ciudad, comienzan a producirseciertos grados de segregación que se observan dentro de un radio urbano, comoes el caso del “camino de cintura” el que dividía a la ciudad de los llamadosarrabales, lo que en afectaba directamente a uno o dos grupos sociales. Por otrolado si se toman en cuenta también las clasificaciones y descripciones hechas porla autoridad de la época y específicamente las dadas por el señor BenjamínVicuña Mackenna pueden dar cuenta de un cierto grado de rechazo a los sectoresadyacentes de la ciudad. “Con su característica franqueza y rudeza, siendointendente de Santiago, se refirió a lo que el entendía por ciudad propiamente tal yla otra, la segregada, que albergaba la mano de obra disponible en la zonaurbana, tanto trabajadora como cesante, a los mendigos, y muchas veces, aempleados modestos que no tenían medios para obtener mejor vivienda. Diceaquel autor a propósito de la ciudad propiamente tal: “Santiago propio, la ciudadilustrada, opulenta, cristiana”. El resto, para él, no era otra cosa que “una inmensacloaca de infección y de vicio, de crimen y de peste, un verdadero potrero de lamuerte” 24 Dentro de los períodos mencionados anteriormente comienzan a realizarseuna serie de procesos dentro del país que como consecuencia tienden a produciralgunos fenómenos muy particulares. Podemos mencionar el proceso migratoriointerno, en donde las personas tienden a movilizarse para dirigirse especialmentea los principales centros productivos del país, como por ejemplo Santiago yValparaíso. “La industrialización cumplida en los últimos cuarenta años del siglo24 Ramón, Armando. “Santiago de Chile (1850-1900) Límites urbanos y segregación espacial según estratos.Revista Paraguaya de Sociología Publicación de ciencias sociales para América Latina Centro paraguayo deestudios sociológicos. Pág. 258
  • 26. XIX, hizo proliferar en Valparaíso y en Santiago un sinnúmero de talleres yestablecimientos fabriles. Las migraciones hacia esos polos, producto de labúsqueda de mejores remuneraciones, tuvo una expresión urbana característica:la multiplicación de barrios obreros formados por ranchos y conventillos, viviendasmiserables que se alzaban de preferencia al sur de la Alameda, en lasproximidades de la estación del ferrocarril y al norte del Mapocho, en Santiago, yen los sectores altos de Valparaíso. En habitaciones insalubres y obscuras, sinagua potable ni desagües, se hacinaban hombres, mujeres y niños, fácilesvictimas, en especial los últimos, del tifus exantemático, de la difteria, de laneumonía y de las enfermedades intestinales.25” En los barrios marginales de lasciudades nombradas anteriormente se produce una tendencia de exclusión, lo quesumado a las políticas de segregación urbana provoca en los sectores popularespésimas condiciones de vida. El espacio urbano que se refiere principalmente al sector periférico de laciudad, pertenecía de manera primordial a empresarios de la época, los que seencargaban de construir “conventillos” y “rancheríos” que eran arrendados a lasfamilias pobres de la ciudad. Los conventillos se definieron como “la propiedaddestinada a arrendamiento, por piezas o por secciones, a la gente proletaria, y queen varias piezas o cuerpos de edificios arrendados a distintas personas tenganpatio o zaguán común”26. El concepto conventillo ocupa, por lo tanto, un lugar enel imaginario porteño como la representación mental de un tipo de viviendacolectiva que existió en el pasado, identificada con los grupos sociales máspobres, con la estrechez del espacio y el hacinamiento de personas27.Laspersonas pobres excluidas de los beneficios de la modernización económica quese producía en el país producto de las riquezas del salitre, comienzan a formar25 Sergio Villalobos R, Osvaldo Silva G, Fernando Silva V, Patricio Estelle M: “Historia de Chile”. EditorialUniversitaria. Santiago de Chile. 1995; Pág. 679.26 “Reglamento de Conventillos”. Revista de Higiene, tomo VII, Santiago, 1901.27 Urbina C., María Ximena. "Los conventillos de Valparaíso, 1880-1920: Percepción de barrios y viviendasmarginales", en: Revista de Urbanismo, N°5.
  • 27. parte de un fenómeno que venía produciéndose en Europa, lo que también tienecabida en nuestro país, esto ultimo se refiere esencialmente a la “Cuestión Social”. Pese al claro contraste que existe entre el lujo y riqueza de los barrios ysectores aristocráticos de la ciudad, frente a la imagen de carencia y miseria quepresentaban los sectores periféricos de las ciudades, comienzan a presentarsediferencias cada vez más notorias, lo que tiene como resultado un debate dentrode la propia elite. Por otro lado es necesario destacar el surgimiento de losmovimientos sociales de carácter obrero, los cuales demandan un reparto másjusto de los excedentes económicos, además de protestar por las pésimascondiciones de vida que presentan los sectores populares del país. A raíz de esto es necesario destacar la opinión de un personaje ligado a laizquierda, como también a los movimientos obreros que se produjeron en Chile.Este personaje es otro crítico, no menos duro, y también muy bien informado, LuísEmilio Recabarren, en una de sus obras hacía un crudo análisis de variosaspectos concretos de la realidad urbana de los sectores más modestos,centrando sus comentarios en la vivienda popular. “La vida del conventillo y de lossuburbios, son la escuela primaria obligada del vicio y del crimen. Los niños sedeleitan en su iniciación viciosa empujados por el delictuoso ejemplo de suspadres cargados de vicios y defectos. El conventillo y los suburbios son laantesala del prostíbulo y de la taberna”. Y agregaba: “El conventillo y los suburbioshan crecido quizá en mayor proporción que el desarrollo de la población. Y aúncuando se alegara que el aumento de los conventillos ha sido en relación con elaumento de la población, no sería este un argumento justificativo ni de razón. Elconventillo es una ignominia. Su mantenimiento o su conservación constituyen undelito”28.28 Ramón, Armando, Gross, Patricio. “Algunos testimonios de las condiciones de vida en Santiago de Chile;1888- 1918”. Revista EURE Nº 31. Pág. 70.
  • 28. Dentro de las consideraciones que podemos destacar por parte de LuísEmilio Recabarren, se puede apreciar esa visión negativa hacia el mundo de lossectores populares y de la vivienda popular, sin embargo considera que elaumento de las personas que viven en este tipo de viviendas, no puede ser unarazón que justifique su existencia. A partir de esto se puede inferir que la intenciónpor parte de la autoridad, no es acabar con este tipo de viviendas, sino quedemuestra su indiferencia ante esta situación, provocándose esta gran cantidad deproblemas en los sectores periféricos de la ciudad de Santiago a finales del sigloXIX y comienzos del siglo XX.
  • 29. 5. EL CENTENARIO DE CHILE. 1910. La celebración de los cien años de vida republicana que cumplía Chile,(donde se conmemora el inicio del proceso de Independencia, tras la PrimeraJunta de Gobierno que se formo el 18 de septiembre de 1810, luego de que lastropas napoleónicas tomaran cautivo al rey de España Fernando VII) fueronpreparadas con tal magnitud, que ya al comienzo de la década de 1900 secomenzaron a programar las festividades. Sin embargo, durante esa década huboun desastre de proporciones tras el terremoto de 1906 que afecto a la ciudad deValparaíso, lo que pudo haber cambiado las pretensiones que tenía el Presidentede la Republica Pedro Montt, a quien le tocaba guiar y dirigir al país en lascelebraciones del Centenario. Pero lamentablemente las noticias catastróficas no pararían durante ladécada. Poco antes de la fecha estipulada para los inicios de las celebracionesotra tragedia afecta al país, esta vez se trata de la muerte del Presidente PedroMontt, quien viajo a Alemania para tratarse de mejor manera una enfermedad quelo aquejaba, lo que trágicamente no pudo llevarse a cabo. Mientras el PresidentePedro Montt se encontraba en Alemania asumió como Vicepresidente el Ministrodel Interior Elías Fernández Albano, que tras la muerte del primer mandatarioquedo a cargo de presidir las celebraciones. Sin embargo, otra vez más la tragediase asoma. Iniciado el mes de septiembre de 1910, precisamente el día seis falleceel Vicepresidente, y el país queda sin un líder para dirigir las fiestas. Por otro lado se tuvo que llegar a un consenso en el Congreso paranombrar a un representante que dirigiera al país durante las celebraciones, lo quellevo al nombramiento del ministro de más antigüedad en el gabinete que habíaconformado Pedro Montt. Por lo tanto se nombra al Ministro Emiliano Figueroa
  • 30. Larraín como Vicepresidente de la República, y las próximas elecciones sepospondrían para finales de 1910. Es así como llegado el día 12 de septiembre se da inicio a las celebracionesdel Centenario de la República de Chile, donde se llevaran a cabo una serie deactividades para lo que se invito a delegaciones de diferentes países con quienChile mantenía relaciones. Entre las actividades que estaban agendadascorrespondía una serie de inauguraciones de Obras Publicas, como el Palacio deBellas Artes o la Estación Mapocho o como se señala a continuación:  Una de las primeras actividades fue el abanderamiento de la ciudad.  La llegada de las comitivas extranjeras, entre ellas la de los militares y cadetes argentinos.  Funciones de gala en el Teatro Municipal en honor a las delegaciones extranjeras.  Torneos de esgrima.  Almuerzos a la carta en los restoranes Valparaíso y Llardy.  Torneo hípico militar en el Club Hípico.  Considerando para la población obrera una serie de concursos que se realizarían en la carpa de Mapocho.29 Sin embargo, estas celebraciones no estuvieron exentas de polémicas o decríticas. Por un lado se critico el haber seguido con las ideas de celebración luegode la catástrofe de Valparaíso; por otro lado con la existencia de las condicionessociales en que se encontraba la población más vulnerable, en este caso la claseobrera, condición que se conoce con el concepto de “Cuestión Social”, que sinembargo, era algo que había comenzado en el siglo anterior; y por ultimo con lacrisis del sistema político.29 Programa oficial de las fiestas patrias. En: www.memoriachilena.cl
  • 31. Cabe mencionar también que la principal crítica que se hacía al sistemapolítico, que generalmente estaba dominado por una elite oligárquica, era que senegada la existencia de una crisis social en la clase obrera. Por lo tanto diversosintelectuales de la época alzaron la voz para dar a conocer su opinión con respectoa las condiciones del bajo pueblo. Entre ellos se destacan las palabras de LuísEmilio Recabarren, quien señala lo siguiente: “Quiero trazar con expresionessinceras los pensamientos que en mí se albergan sobre el siglo transcurrido bajo elrégimen de la República, y procuraré que estas expresiones sean el retrato de laverdad, es decir, de la verdad como yo la comprendo, como yo la siento, ya quedesgraciadamente existen diferencias para apreciar la verdad”. 30 Con esto hacereferencia a la poca importancia que la elite gobernante le da a la “Cuestión Social”.Desde otra perspectiva, se miraba el acontecer en el país como una mala forma demalgastar un dinero que simplemente podía estar destinada a otras cuestiones mássignificativas, tomando en cuenta que el país pasaba por una crisis económica quelamentablemente afectaba a la clase obrera. Además de la crisis moral que afectaba a la clase política, la cual fuebastante criticada con el tiempo, sobre todo con la crítica acida y pesimista querealizó el poeta Vicente Huidobro en su “Balance Patriótico”, cuando señala que“Un país que apenas a los cien años de vida está viejo y carcomido, lleno detumores y de supuraciones de cáncer como un pueblo que hubiera vivido dos milaños y se hubiera desangrado en heroísmos y conquistas.” 31 Con estas palabrasel poeta quiso expresar de manera confrontacional lo que se estaba viviendo en laépoca a comienzos del siglo XX, donde se jactaban de tener una República bienconsolidada, cuando en la realidad no era más que un país elitista y oligárquico,donde la clase trabajadora era relegada a situaciones paupérrimas de miseriaabsoluta, mientras la oligarquía vivía de las riquezas.30 Recabarren, Luís Emilio. El pensamiento de Luís Emilio Recabarren. Santiago: Austral, 1971.31 Huidobro, Vicente. Balance Patriótico. En: Góngora, Mario. Ensayo Histórico sobre la noción de Estado enChile. Editorial Universitaria. Santiago. Chile. 2006.
  • 32. Así también, Alejandro Venegas (cuyo seudónimo es Julio Valdés Cange)aborda este periodo, planteándolo de la siguiente manera: “Hasta ahora se hatrabajado por empujar al país y se ha conseguido darle una mano de barniz conque se alcanza a sorprender a los extranjeros de espíritu vulgar (…) pero,entretanto el pueblo, que es lo principal, permanece en un abandono deplorable:tenemos ejércitos, buques y fortalezas, ciudades y puertos, teatro e hipódromos,clubes, hoteles, edificios y paseos públicos, monumentos y ( lo que másengreídos nos tiene) magnates opulentos dueños de verdaderos dominios, queviven en palacios regios, con un fausto que dejó pasmado a don Carlos deBorbón; pero no a mucha distancia de los teatros, jardines y residenciasseñoriales, vive el pueblo, es decir las nueve décimas partes de la población deChile, sumido en la más espantosa miseria económica, fisiológica y moral,degenerando rápidamente bajo el influjo del trabajo excesivo, la malaalimentación, la falta de hábitos de higiene, la ignorancia extrema y los vicios másgroseros”.32 Quizás las palabras de Valdés Canje tienen un dejo de asertividad, alconsiderar que es la gran mayoría de la población la que se encuentra encondiciones paupérrimas, mientras que una minoría es la que goza de lasriquezas que ha logrado solventar el Estado chileno. Sin embargo es esta mismaminoría la que se jacta de tener una nación rica en aspectos considerados lúdicospor decirlo de alguna manera, ya que se trabaja en obtener entretención para laelite, ya sea con clubes, hipódromos, etc. Dejando al pueblo sumido en el olvido. Finalmente las celebraciones fueron todo un éxito según las autoridades dela época. Pero las críticas continuaron, es así como el Dr. Julio Valdés Canjeexpresa en una carta destinada al Presidente electo Ramón Barros Luco losiguiente: “Acabamos de celebrar nuestro Centenario y hemos quedadosatisfechos, complacidísimos de nosotros mismos. No hemos esperado quenuestros visitantes regresen a su patria y den su opinión, sino que nuestra prensase ha calado la sotana y el roquete, ha empuñado el incensario, y entre32 Gazmuri, Cristian. Testimonios de una crisis. Chile: 1900 – 1925. Editorial Universitaria. Santiago, Chile.1979. Pág. 42 – 43.
  • 33. reverencia y reverencia, nos ha proclamado pueblo cultísimo y sobrio, ejemplo decivismo, de esfuerzo gigante, admirablemente preparado para la vidademocrática, respetuoso de sus instituciones y de los sabios e integérrimospolíticos que lo dirigen, en una palabra, espejo milagroso de virtudes en quedeben mirarse todos los pueblos que aspiren a ser grandes. Con una petulanciarayana en la imbecilidad, hemos ido a preguntar a los delegados extranjeros:“¿Qué les parece a Uds. nuestro ejército? ¿Y nuestra marina? ¿Y nuestrosferrocarriles? ¿Y nuestras industrias? ¿Y nuestra capital? ¿Y nuestra instrucciónpública? ¿Y nuestra administración? ¿Y nuestros políticos?... y ¡qué habránpodido contestar ellos, que vienen con carácter diplomático y han podido aquilatarnuestra fatuidad sin límites! Nosotros, sin embargo, con gravedad cómica hemosestado publicando los imparciales y encomiásticos juicios que de nuestroshuéspedes hemos merecido”.3333 Dr. J. Valdés Canje. Sinceridad. Chile Íntimo en 1910. Universitaria. Santiago. 1910. Pág. 7 – 8.

×