4. COMPLEMENTARIEDAD DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Y LA CATEQUESIS

       La enseñanza y la catequesis son cauces com...
El situar la enseñanza religiosa bajo el signo de una oferta del Mensaje cristiano con
vistas a una posible opción de fe t...
Igualmente, la Iglesia reconoce el papel de los profesores de religión y catequistas en
su compromiso cristiano y servicio...
-   JUAN PABLO II, Exhortación apostólica sobre la vocación y misión de los laicos en la
    Iglesia y en el mundo, Christ...
todos aquellos, católicos o no, que estén
    interesados en conocer o profundizar la
    visión cristiana de la vida.
-  ...
la fe católica, desde una actitud creyente
    que busca la adhesión a la fe católica,
    garantizada por la Iglesia.
-  ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

ReligióN Catequesis3

1,600

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,600
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "ReligióN Catequesis3"

  1. 1. 4. COMPLEMENTARIEDAD DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Y LA CATEQUESIS La enseñanza y la catequesis son cauces complementarios para la transmisión de la fe. Reforzar el sentido de comunión en nuestras comunidades favorece la transmisión y la experiencia del encuentro con Jesucristo. Evangelizar es un reto que no podemos afrontar aisladamente. En el diálogo de la fe con la cultura que está presente en la escuela no podemos ser asépticos, como si nada nos vinculase con la persona viva de Jesucristo desde la cual el diálogo es fructífero. “La educación cristiana familiar, la catequesis y la enseñanza religiosa escolar, cada una desde su carácter propio, están íntimamente relacionadas dentro del servicio de la educación cristiana de niños, adolescentes y jóvenes. En la práctica, sin embargo, deben tenerse en cuenta, diferentes elementos variables, que puntualmente se presentan, a fin de proceder con realismo y prudencia pastoral en la aplicación de las orientaciones generales”.1 Como acciones pastorales de la Iglesia, la enseñanza de la religión en la escuela es complementaria de la catequesis porque afecta a la educación de la fe de los alumnos. El profesor de religión integra la formación religiosa en la formación humana como acción educativa para los alumnos en un momento en que se realiza en éstos el proceso de maduración humana y asimilación cultural. La acción educativa religiosa es también una acción humanizadora en sí misma y como tal es un servicio eclesial realizado a favor del ser humano, como servicio genuino a su educación.2 Una catequesis viva en la comunidad es el terreno más apropiado para que fructifique la enseñanza de la religión. Y una buena enseñanza religiosa creará el deseo de una plena catequización en el seno de la comunidad cristiana. Aparece así claramente que estas dos tareas son complementarias. Cuando el grupo de alumnos que optan por la clase de religión sea mayoritariamente creyente, la formación religiosa escolar podrá alcanzar a veces no sólo sus objetivos propios, sino también dimensiones noéticas y de compromiso cristiano más propias de catequesis. Pasar de una enseñanza religiosa de calidad a una catequesis de la comunidad es considerado como el caso más frecuente, referido a adolescentes y jóvenes. Haciendo un diagnóstico de la realidad actual sobre los alumnos mayores, habrá que tomar muy en cuenta que su situación a veces exige una primera evangelización. En algunos casos, podrá hacerse directamente sobre la base de una propuesta objetiva de la fe cristiana.3 “Ciertamente, muchos elementos vitales además de la escuela contribuyen a influenciar la mentalidad de los jóvenes: asuetos, medio social, medio laboral. Pero los que han realizado estudios están fuertemente señalados por ellos, iniciados a unos valores culturales o morales aprendidos en el clima de la institución de enseñanza, interpelados por múltiples ideas recibidas en la escuela: conviene que la catequesis tenga muy en cuenta esta escolarización para alcanzar verdaderamente los demás elementos del saber y de la educación, a fin de que el Evangelio impregne la mentalidad de los alumnos en el terreno de su formación y que la armonización de su cultura se logre a la luz de la fe”.4 1 D.G.C. 76. 2 Cf. COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, El Profesor de Religión Católica. Identidad y Misión, 45. 3 Cf. COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, Orientaciones pastorales sobre la enseñanza religiosa escolar, 66 - 68. 4 C.T. 69.
  2. 2. El situar la enseñanza religiosa bajo el signo de una oferta del Mensaje cristiano con vistas a una posible opción de fe tiene la ventaja de que: - el alumno que pueda estar en búsqueda o enfrentado con dudas religiosas, encontrará en la enseñanza de la religión las respuestas que la Iglesia da a sus problemas y tendrá ocasión de reflexionar sobre ellas; - al alumno no creyente se le ofrece la ocasión de confrontar su propia situación de incredulidad con las perspectivas de la fe y eventualmente reconsiderarla; - el alumno creyente, en fin, tiene la posibilidad de integrar su opción creyente en el interior de una cultura profana, de alimentarla a partir de ella, de purificarla y de capacitarse para dar razón de su fe.5 En la realidad concreta de la pastoral, la enseñanza religiosa (al igual que con las demás formas del ministerio de la Palabra) participará de aspectos de las restantes modalidades: evangelización, catequesis, teología; ya que todas ellas están estrechamente unidas entre sí. La enseñanza religiosa asumirá de la evangelización el aspecto de propuesta de Mensaje cristiano con vistas a una posible opción de fe, aunque su intencionalidad interpelativa sea más discreta. La enseñanza religiosa asumirá de la catequesis la búsqueda de maduración en la fe de los alumnos creyentes, en cuanto enraizamiento cultural de esa fe con vistas a capacitarlos para que den razón de ella en el mundo. La enseñanza religiosa asumirá de la teología los resultados de la investigación científica en el diálogo fe-cultura, para integrar esas conclusiones, adecuándolas a la edad de los alumnos, en el proceso de la adquisición de la cultura.6 5. CONCLUSIÓN Podemos concluir con Aurelio Fernández que “es cierto que la formación religiosa que se logra en los alumnos no siempre es satisfactoria y que no pocos, ante las interpretaciones paganas de nuestro tiempo, sufrirán profundas crisis en sus creencias. Pero no es menos cierto que cuantos reciban una formación cristiana y hayan tenido alguna experiencia de la vida de fe, aun en el caso de que la abandonen, tienen la posibilidad de recuperarla, porque tanto las ideas como la experiencia mantienen raíces vitales profundas en el hombre. Por el contrario, nadie puede predecir lo que serán las nuevas generaciones que no hayan tenido ni un conocimiento de la religión ni hayan experimentado la vida religiosa. Pues bien, en esta apasionante tarea los profesores de Religión juegan un papel decisivo para el futuro de no pocos hombres y mujeres que engrosarán las generaciones futuras en el nuevo Milenio al que se abre el cristianismo”.7 La formación religiosa ofrece a los miembros más jóvenes de nuestra sociedad un sentido fundamental de la existencia, una elevación de su conciencia moral y de su dignidad humana, un horizonte de esperanza. La enseñanza religiosa representa un espacio de libertad y de plenitud para el hombre.8 5 Cf. COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, Orientaciones pastorales sobre la enseñanza religiosa escolar, 70 y D.G.C. 75. 6 Cf. COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, Orientaciones pastorales sobre la enseñanza religiosa escolar, 74 -77. 7 FDEZ. A., La enseñanza escolar de la religión en el momento actual. En Scripta Theologica, vol. XXX. 8 Cf. COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, Orientaciones pastorales sobre la enseñanza religiosa escolar , 138.
  3. 3. Igualmente, la Iglesia reconoce el papel de los profesores de religión y catequistas en su compromiso cristiano y servicio eclesial y a la formación integral del alumno o catequizando. “Los católicos españoles debemos el máximo agradecimiento a los maestros y profesores que han colaborado en la formación religiosa de los niños y adolescentes; este agradecimiento debe en estos momentos traducirse –por parte de los padres de la familia y de los sacerdotes en general– en actitudes de estímulo y en efectiva colaboración. Invitamos de manera apremiante, para el futuro, a todos los educadores creyentes –tanto de centros estatales como no estatales– a que acepten con entusiasmo las tareas de instruir en la fe cristiana a sus alumnos, en plena comunión con la Iglesia y desde la peculiaridad que caracteriza a este quehacer como una acción propia de la escuela. Los profesores cristianos que enseñan en otras áreas de la ciencia y de la cultura, si participan también de la tarea de enseñar la fe, están en condiciones inmejorables para mostrar la coherencia entre el saber humano y la fe cristiana. Los Obispos reconocemos y valoramos todo sentido de compromiso cristiano y de servicio eclesial que puede y debe tener una actividad que los profesores desarrollan desde su propia vocación docente y de servicio a las familias y a los grupos sociales”.9 La Enseñanza Religiosa Escolar y la Catequesis de la Comunidad Cristiana tienen ámbitos distintos, diversa fuente de iniciativa, distinta intencionalidad en los destinatarios, objetivos diferenciados, pero las dos se necesitan y complementan. Una catequesis viva en la comunidad cristiana es el ámbito más apropiado para que fructifique la enseñanza de la religión y una buena enseñanza religiosa escolar creará el deseo de una plena catequización en el seno de la comunidad cristiana. 6. BIBLIOGRAFÍA - COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS. Diseño Curricular Base de Religión: Infantil, Primaria y Secundaria, Edice, Madrid. 1990. - COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, Orientaciones pastorales sobre la enseñanza religiosa escolar. Madrid. 1979. - COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, El Profesor de Religión Católica, Identidad y misión. Madrid. 1998. - CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, Documentos Completos del Vaticano II. Ed. Mensajero. Bilbao. 1991. - CONFERENCIA ESPISCOPAL ESPAÑOLA, Conclusiones del simposio sobre la transmisión de la fe. Madrid. 2002. - CONGREGACIÓN PARA EL CLERO, Directorio General para la Catequesis. Conferencia Episcopal Española. Edice. Madrid. 2000. - CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA, Dimensión religiosa de la educación en la Escuela Católica. Madrid. 1988. - FERNÁNDEZ, AURELIO, La enseñanza escolar de la religión en el momento actual. En Scripta Theologica, vol. XXX. Pamplona. - JUAN PABLO II, Exhortación apostólica sobre la catequesis hoy, Catechesi Tradendae. 9 Idem., 137.
  4. 4. - JUAN PABLO II, Exhortación apostólica sobre la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo, Christifideles Laici. - PABLO VI, Exhortación apostólica sobre la evangelización del mundo contemporáneo Evangelii Nuntiandi. ANEXO Como anexo ofrezco un cuadro sintético sobre lo que es y no es la Enseñanza Religiosa Escolar y la Catequesis, respectivamente. No siempre se tiene claro se confunde, y no siempre es difícil distinguirlos de otras acciones evangelizadoras. Mientras más claro tengamos qué es y cuál es el ámbito de cada una de ellas, los profesores de religión y los catequistas, podremos dignificar más dichos ámbitos y transmitir a la sociedad y comunidad eclesial una idea clara de éstos. Además, claro está, de que será mucho más claro y sencillo la organización, programación y ejecución de dichas acciones pastorales. QUÉ ES Y QUÉ NO ES LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR: QUÉ ES QUÉ NO ES - Una asignatura necesaria dentro del marco - Una materia ajena y extraña a la escuela. escolar, desde una concepción de escuela al servicio de la educación integral de la persona en todas sus dimensiones. - Una materia a la que se tiene pleno - Una actividad extraescolar que unos derecho conforme a la Constitución y a los colegios la ofrecen y otros no, según lo Acuerdos entre Estado Español y la Santa decidan el Director, los profesores, la Sede. Asociación de padres,... - Una materia escolar regulada por una normativa vigente, a cuyas exigencias - Una actividad escolar a organizar según (oferta a padres y alumnos, inscripción, parezca o convenga. profesorado, horario, programas, etc.) se ha de ajustar. - Una materia que la escuela debe ofrecer y que los padres pueden elegir o no para sus - Una materia obligatoria para todos los hijos. alumnos. - Una materia que requiere la misma seriedad académica (contenidos, metodología, textos, evaluaciones,...) que - Una materia poco importante, que da igual las demás. aprobar o no. - Un diálogo entre la fe y la cultura, con - Una materia que aparece como un especial atención a los temas en los que “añadido” o un “aparte” en el conjunto de esta materia y las otras se encuentran las otras materias escolares. implicadas más directamente. - Una presentación concreta, confesional, de la fe católica, impartida desde una actitud creyente y garantizada por la Iglesia. - Una información abstracta del hecho - Un servicio que ofrece a la sociedad la religioso, o una mera transmisión de Iglesia católica -al igual que pueden cultura religiosa en general. - Un privilegio propio y exclusivo de la hacerlo otras confesiones religiosas- para Iglesia Católica.
  5. 5. todos aquellos, católicos o no, que estén interesados en conocer o profundizar la visión cristiana de la vida. - Una explicación de los elementos fundamentales de la fe, que se ofrece, - Una lista de dogmas, que se imponen desde la fe, a quien quiera escucharla. autoritariamente. - Una ayuda para comprender mejor los comportamientos del creyente cristiano. - Una preparación para que el cristiano sepa - Un conjunto de principios éticos y mejor por qué lo es y cómo tendría que preceptos morales. actuar, y los no cristianos conozcan como se expresa y qué lleva consigo el mensaje - Un ámbito propio para rezar, celebrar sacramentos o asumir compromisos de Jesús. cristianos. - Un modo de acercarse al mensaje y acontecimiento cristiano, con las características propias del ámbito escolar: - Una repetición de la catequesis de la conocimiento de los contenidos de la fe, parroquia. determinada visión de la persona y de su sentido último, inserción crítica en la sociedad, etc. - Una materia que la Iglesia recomienda vivamente a todos los cristianos, entendiendo que es necesario integrar la dimensión religiosa como tal en la - Una asignatura que la Iglesia impone como formación humana, sistemática y crítica obligatoria para los cristianos. que ofrece la Escuela. QUÉ ES Y QUÉ NO ES LACATEQUESIS: QUÉ ES QUÉ NO ES - Una acción necesaria dentro del marco - Una formación permanente para el eclesial para hacer madurar la conversión cristiano que ya tiene una fe madura y está inicial. incorporado a la comunidad cristiana. - Una formación que todo bautizado tiene - Una formación solamente encaminada a derecho a recibir que le permita iniciar una recibir y un sacramento determinado. vida verdaderamente cristiana. - Una acción dirigida por unas orientaciones - Una actividad improvisada pro catequistas pastorales emitidas en documentos según su “libre albedrío”. eclesiales. - Una acción que la Iglesia debe ofrecer y que los padres o niños o jóvenes eligen. - Una tarea obligatoria para todos los niños - Una acción evangelizadora que requiere la o jóvenes. misma seriedad que las demás de la - Una acción poco importante, que da igual Iglesia. ofrecerla o no, participar en ella o no. - Un diálogo de fe dentro de la comunidad - Una formación en la fe que no implica una creyente. adhesión a la vida en la comunidad - Una presentación concreta, confesional, de eclesial.
  6. 6. la fe católica, desde una actitud creyente que busca la adhesión a la fe católica, garantizada por la Iglesia. - Un servicio que hace la Iglesia a sus - Una mera transmisión de oraciones y relatos evangélicos. miembros en razón de su propia condición. - Un trámite social que hay que cumplir para - Una explicación de los elementos recibir unos sacramentos. fundamentales de la fe, que busca una confesión de fe viva, explícita y operativa. - Una lista de dogmas, que se imponen - Una ayuda para conocer, celebrar, vivir y autoritariamente. contemplar el misterio de Cristo. - Un ámbito propio para madurar la fe, rezar, - Una historia del cristianismo, sin celebrar sacramentos y asumir implicaciones personales y eclesiales. compromisos cristianos. - Una preparación para que el cristiano sepa - Un modo de presentar el mensaje y cómo tendría que actuar y lo son cristianos acontecimiento cristiano, con las conozcan el mensaje de Jesús. características propias del ámbito eclesial: - Una repetición de la asignatura de religión conocimiento de los contenidos de la fe, en la escuela. visión cristiana de la persona y de su sentido último, inserción en la comunidad eclesial, celebración de la fe, etc. - Una acción que la Iglesia recomienda vivamente a todos los bautizados que quieran madurar en su fe. - Una acción que la Iglesia impone como obligatoria para los cristianos.

×