sergiosinay@gmail.com



     Artículos con perfil para la Nueva Ecología, la Mental, la Social y la Integral


Se refiere...
PREGUNTA

Señor Sinay:

En una entrevista que le hicieron en 2005, en el diario La Vanguardia, de Barcelona,
usted afirma ...
El amor es la encarnación de una poderosa energía que transforma, fecunda y sana.
Pero sus raíces necesitan arraigar en se...
El camino que va del desconocimiento del enamoramiento al conocimiento del amor
no es mágico. Requiere presencia, compromi...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

A 2 Sergio Sinay

422

Published on

Artículos con perfil para la Nueva Ecología ... la Mental ... la Social y la Integral.
Se refieren a inquietudes y reflexiones sobre cuestiones relacionadas con nuestra
manera de vivir, de vincularnos y de afrontar hoy los temas existenciales.

Revista del Diario de La Nación:
http://www.lanacion.com.ar/diario-de-hoy/suplementos/revista/index.asp

Dr. Sergio Sinay: http://www.sergiosinay.com/

Nota acercada por la ASOCIACIÖN SIN
FINES DE LUCRO ONG VINCULOS
http://mundo-ecologico.spaces.live.com/

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
422
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "A 2 Sergio Sinay"

  1. 1. sergiosinay@gmail.com Artículos con perfil para la Nueva Ecología, la Mental, la Social y la Integral Se refieren a inquietudes y reflexiones sobre cuestiones relacionadas con nuestra manera de vivir, de vincularnos y de afrontar hoy los temas existenciales. Muy lejos de la presunción de tener la verdad revelada la Asociación "Vínculos" - ONG Sin Fines de Lucro - considera que el columnista elegido y sus artículos alcanzan un altísimo nivel de calidad La idea es que cada entrega signifique algo "digno", algo que les sea útil, porque nuestro compromiso es con ustedes. http://mundo-ecologico.spaces.live.com/
  2. 2. PREGUNTA Señor Sinay: En una entrevista que le hicieron en 2005, en el diario La Vanguardia, de Barcelona, usted afirma que el amor no existe y que el amor es un trabajo. Me dejó pensando: ¿el amor en sí no es un sentimiento, no es tener ganas de estar con otra persona, compartir momentos de la vida -buenos, malos, pequeños, grandes, risas, tristezas- con la persona que elige? Es cierto que existe una atracción primera y luego lo conocido pasa a ser cotidiano y se pierde esa atracción o sensación de enamoramiento. ¿No se trata, después de esa etapa, de seguir mirando a la otra persona, elegirla tal cual es y seguir sintiendo eso que llamamos amor? Victoria Valdes RESPUESTA ¿Qué es el amor? La pregunta puede disparar tantas respuestas como personas a quienes les sea formulada. Se ha escrito y se ha dicho mucho sobre él, y se seguirá haciéndolo. Se lo bendice desde la felicidad, se lo maldice desde la frustración y el desencanto. Se afirma que es imposible vivir sin él y hay quienes sostienen que han aprendido a hacerlo. "El amor es la fórmula vacía que los amantes tienen que llenar", dice el sociólogo alemán Ulrich Beck en El normal caos del amor, rigurosa exploración de ese sentimiento en estos tiempos. A esto apuntaba mi afirmación en la entrevista que menciona nuestra amiga Victoria. Decía allí lo que sigo pensando: que el amor nace con quienes se aman, que es una construcción de los amantes, que no es, en fin, un acto mágico. La creencia en la magia del amor ha dejado un tendal de víctimas emocionales.
  3. 3. El amor es la encarnación de una poderosa energía que transforma, fecunda y sana. Pero sus raíces necesitan arraigar en seres y situaciones concretas y reales. Más allá de declaraciones y palabras, de juramentos y ensoñaciones, el amor se plasma de verdad cuando deviene en verbo, cuando se transforma en acciones. ¿Qué tipo de acciones? Son amorosos aquellos actos en los cuales la energía y la intención afectiva de una persona llegan a otra a través de gestos, actitudes, hechos y palabras que le permiten a ésta recibir el amor tal como lo necesita. Y para saber cómo es esa necesidad, quien ama debe prestar atención a la persona amada: mirarla, escucharla, sentirla y presentirla; debe registrarla como el ser único que ella es, y en ese proceso verla como alguien en continua transformación. No se ama en abstracto: se ama a alguien. Y no se ama instantáneamente. Inmediato es el enamoramiento. Nos enamoramos de alguien que nos atrae por motivos puntuales, pero imaginamos de ese ser más de lo que sabemos. El enamoramiento es entusiasmo, deseo, ilusión y desconocimiento. Es un punto de partida. El punto de llegada (cuando se llega) es el amor. Arribamos a él por el camino del conocimiento. Vamos conociendo a la persona de quien nos enamoramos, y en ese proceso aprendemos sobre nuestras similitudes y diferencias. En la medida en que éstas sean complementarias (las de valores, por ejemplo, no lo son) y aprendamos a integrarlas, construiremos amor.
  4. 4. El camino que va del desconocimiento del enamoramiento al conocimiento del amor no es mágico. Requiere presencia, compromiso, buena fe, trabajo; y es un camino de transformación, aprendizaje y revelación a veces arduo. Ni la pasión ni el enamoramiento del inicio desaparecen cuando todo aquello se cumple, sino que hay una evolución, una maravillosa alquimia que los transmuta. Lo que no existe, en mi opinión, es el amor fantasioso de los cuentos de hadas, de las telenovelas, de ciertas películas y novelas oportunistas. Su búsqueda conduce a una ilusión fugaz y a un dolor lacerante. El amor no es dolor: no lastima, cura. En este aspecto, sufrir mucho no es amar mucho. Todo lo que Victoria describe como amor lo es. Pero no llega solo. No nace cuando el destino nos toca con una varita mágica. Es la cosecha de una siembra. Y es el encuentro más profundo y trascendente que puede darse con otro. Con un otro real, no imaginado, no inventado. Hay quienes se dicen enamorados del amor. ¿A quién aman? Cuando se ama al amor, se corre el riesgo de convertir al otro en un pretexto, en alguien sin rostro ni presencia, en una mera proyección. Enamorarse del amor es, acaso, enamorarse de sí mismo, de la propia ilusión. El amor real encarna, enraíza, impulsa experiencias compartidas, baja a la tierra. Y desde ahí, como dice bellamente en La llama doble el gran poeta y pensador mexicano Octavio Paz (1914-1998, premio Nobel de Literatura), "vislumbramos, en esta vida, la otra vida". Este es el amor que existe. http://mundo-ecologico.spaces.live.com/ Revista del Diario de La Nación: http://www.lanacion.com.ar/diario-de-hoy/suplementos/revista/index.asp Dr. Sergio Sinay: http://www.sergiosinay.com/

×