Cuentos, fabulas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Cuentos, fabulas

on

  • 318 views

 

Statistics

Views

Total Views
318
Views on SlideShare
318
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Cuentos, fabulas Cuentos, fabulas Document Transcript

  • CuentosMe gusta como soy (para la autoestima)Había una vez, un chico que tenía el pelo color blanco, pero blanco-blanquísimo,como la nieve, como la crema, como el algodón. Nació un día de sol brillante. Lospapás estaban tan contentos que no dejaban de sonreír, y a todos les comentabanemocionados, lo hermoso que era su bebé.Cuando salieron del sanatorio, los rayos de sol iluminaron la cabeza de Ezequiel, yla mamá le dijo al papá- Mirá, parece un angelito- Sí, es el bebé más lindo, del mundo- contestó radiante, el papá.Así creció Ezequiel, contento, querido y orgulloso de su pelo blanco, blanquísimo.Vivió en el campo hasta que tuvo 5 años, allí se crío jugando con los animales,alimentando a las gallinas y sus pollitos, hasta aprendió a andar en un caballito,que el papá le regaló, especialmente para él, al que le puso de nombre Petiso, y seconvirtió en su mejor amigo.Una noche llena de estrellas, Ezequiel escuchó que los papás conversaban en lagalería de la entrada de su casa. Se acercó despacito porque los notópreocupados, al verlo los papas le dijeron que era muy tarde y debía ir a dormir.Ezequiel queda tan intrigado, que se escondió detrás de la puerta para escuchar.!!! Que sorpresa se llevo ¡!!!!. Los papas estaban hablando de mudarse, ¿mudarse? ¡SÍ! Ir a vivir a otra casa, nada más ni nada menos que a la ciudad, ytodo el asunto era porque Ezequiel tenía que empezar a ir a la escuela, y por allídonde vivían no había ninguna cerca. ¡QUE ALEGRÍA ¡ conocer la ciudad tenernuevos amigos, eso si que parecía divertido. Así fue que juntaron sus cosas y semudaron a una linda casita en la ciudad que quedaba muy cerquita de unahermosa escuela con sus paredes pintadas con dibujos que habían hecho loschicos junto con las maestras.Ezequiel estaba tan entusiasmado, que no podía quedarse quieto. Fue con sumamá a comprar el guardapolvo y los útiles escolares, él eligió todos con la marcade su cuadro favorito. Esa noche casi no pudo dormir, de tan entusiasmado queestaba. Entonces llego el día tan esperado, ¡el primer día de clases!. Ezequiel selevanto muy temprano, contento y nervioso. Se lavo la cara, los dientes y se peinósu blanco-blanquísimo pelo blanco. Ese pelo que era su marca especial en la vida,ese pelo que su mamá acariciaba todas las noches antes de que se duerma, suhermoso pelo de nieve, como le decía su papá. Llegó a la escuela junto con sus
  • papás, lo besaron en la entrada, y Ezequiel con paso decidido se acercó al patio ala fila de primer grado.Allí se empezó a sentir raro, todos los chicos lo miraban, no solo los de su grado,de todas las filas los grandes, los chicos, y Ezequiel no entendía porque, queríaque lo tragara la tierra. De pronto un chico se acercó y le dijo- ¡Oye!, ¿por qué tienes el pelo así?Ezequiel, no contestó, no sabía que decir, se preguntaba-¿Así cómo?, ¿lindo como la nieve?.Ante su silencio todos lo miraron, algunos empezaron a reírse y otros a cargarlo, legritaban:- ¡Cabeza de crema!, ¡cabeza de papel!, ¡cabeza deazúcar!Ezequiel miró a su alrededor y de pronto, con espantodescubrió que, no había ningún chico con el peloblanco-blanquísimo como el suyo y parecía que estoles molestaba a los chicos de la escuela. Lloro ensilencio, como para adentro, ya no le gustaba laescuela, se sentía triste y quería volver a casa.La seño los saludo uno a uno con un beso y los llevóhasta el aula de primer grado. El aula era lindísima,estaba decorada con los nombres de todos los chicos, con dibujos, letras ynúmeros. Pero Ezequiel estaba tan triste que no podía ver lo linda que era su aula,solo quería llorar y salir corriendo. Se sentó solo, nadie quiso sentarse con él,porque todos pensaron que su color de pelo lo hacía un chico raro.Mary Luz, la seño, les dijo que iba a pasar lista, que a medida que los nombrarafueran parándose al lado de su silla. Mary Luz comenzó – que se paren los altos-los chicos desorientados se miraron – vamos, dijo la seño, párense los altos- Loschicos se pararon. La seño siguió diciendo, ahora los petisos, los de pelo colorrojo, los que usan anteojos, los que no usan anteojos, los morochos, los pálidos,los que tengan aparatos, los de pelo blanco, los de pelo marrón, los que tengandientes chiquitos, los de dientes grandes, los que se portan bien, los que se portanmal, los simpáticos, los tímidos, los charlatanes, los calladitos y así siguió con unalista interminable.Los chicos no hacían más que pararse, sentarse y volverse a parar, porque todos,todos, todos, se sentían nombrados varias veces. Algunos eran bajitos,charlatanes, de pelo amarillo y a veces se portaban mal. Otros eran calladitos,altos, de dientes chiquitos y simpáticos. Todos tuvieron que levantarse tantasveces que quedaron agotados. Pero faltaba lo último. María Luz dijo – ahora que
  • se paren, los que quieran divertirse, los que quieran aprender, los que quieranhacerse amigos, los que quieran jugar, los que quieran reírse-¿Se imaginan lo que pasó?, ¡SIII! Se levantaron todos juntos, gritando- Yo, yo, yo, yo, seño. Entonces, Mary Luz dijo:- No importa las diferencias que tengamos, miremos que tenemos en común paraasí poder respetarnos y pasarla bien todos juntos. Ezequiel, había dejado de llorar.Otra vez se sentía contento y con ganas de estar en la escuela. De pronto seacerco un chico y le pregunto si podía sentarse con él, Ezequiel le contesto que sí.De ahí en más, lo que conozco de esta historia es que Ezequiel se hizo muchos,muchos amigos, y otra cosa que me contaron, es que cuando había que actuar dePapá Noel, siempre lo elegían a él, lo que lo hacía sentirse muy, pero muyorgulloso de haber nacido con ese pelo blanco- blanquísimo.
  • FabulaLa rana y el ratón – La Fontaine2 VotesCerca de una charca vivía un ratón bien alimentado. Estaba una mañanareposando junto al agua, tendido al sol, cuando una rana, que vio en el un excelente bocado, se acercó zalamera:- Si supieras, ratón, las maravillas que encierra el fondo de esta charca … Puedesvenir a mi casa, allí te daré una buena comida y, luego te llevaré a dar un paseo. Sivienes conmigo podrás admirar las bellezas de las grutas submarinas y lascostumbres de sus habitantes.El ratón escuchó atentamente las palabras de la rana, y le gustó la proposición. Norecelaba nada el pobre tonto y ya se iba alanzar al agua, cuando se encontró conun problema.Le dijo a la rana:- Yo no sé nadar, ni tampoco bucear, ¿Cómo voy a entrar en las aguas?. Mehundiré en seguida.La rana, que no estaba dispuesta a perder su presa, reflexionó unos segundos y,creyó haber dado con la solución oportuna. Le dijo al ratón que podía atarse unapata a un junco y ella le arrastraría con la boca. De esta manera podría viajar y nose hundiría.
  • El ratón asintió encantado y así lo hicieron. Pero apenas penetraronen el agua, la rana comenzó a tirar con fuerza hacia abajo tratando de que el ratónse hundiera en las aguas, para poder apoderarse de él.Demasiado tarde el animalito se dio cuenta de la trampa y suplicaba que la rana ledejase en libertad; pero ésta se burlaba de sus lamentos y tiraba cada vez másfuerte hacia las profundidades de la charca.A pesar de que el ratón resistía con todas sus fuerzas, estaba a punto de ahogarsey, perdidas las esperanzas gritaba sin cesar con su voz aguda.Un milano acertó a pasar por aquel lugar en este preciso momento y, al ver alratón forcejeando sobre las aguas, sintió que se le abría el apetito y bajó conrapidez hasta la superficie de la charca. Cogió al ratón entre sus garras y lo levantóen el aire y, cual no sería su sorpresa al darse cuenta de que la rana, que tenía eljunco agarrado, seguía al ratón.El milano se puso muy contento, pues para cenar iba a disfrutar de carne ypescado.MORALEJA:La mejor trampa puede hacer caer en ella a su mismo inventor.
  • LeyendasDavid y Goliat (para la autoestima)Cuenta la Biblia, que había un joven pastor llamado David, y un gigante que se llamaba Goliat, que creía que con su fuerza podía abusar de todos. Goliat siempre llevaba puestos casco, coraza, y en una mano tenía el escudo, y en la otra, una espada tan grande como él. Un día empezó a decir bravuconerías, atemorizaba a todos por su forma de comportarse y su risa a carcajadas como truenos. Desafiaba a la gente gritando: –¡A ver!, ¡a ver quién puede conmigo!, JA, JA, JA, JA. Pero nadie se le quería acercar, así que el gigante aún reía más fuerte y se sentía invencible.En aquel lugar vivía también David, un muchachito alegre que todo el día lopasaba cuidando las ovejas de su familia, las llevaba a lugares donde hubierabuena hierba para comer, y al río, donde se quitaban la sed. Por las tardes,después que el Sol se iba, se iba al río, a darse un chapuzón. Luego, caminabahasta su casa para comer.Cierto día, David se enteró de lo que estaba pasando con Goliat, no le gustóabsolutamente nada y pensó:. “Como es grande anda abusando de todo el mundo … Eso no es justo. Y si nadiese le enfrenta, no nos dejará vivir tranquilos.”, ¡Voy a pelear con Goliat!Todos trataron de convencerlo porque si buenos guerreros no se atrevían, menosdebía atreverse él, que era un pastor. Pero David era valiente y volvió a decirles– ¡Voy a pelear con Goliat!.Y allá que se fue con su honda de pastor, con la que tenía una habilidad prodigiosa(puesto que le servía para ahuyentar a los enemigos del rebaño) y varias piedrasrecogidas del río.
  • ¿Podéis imaginaros a Goliat cuando le dijeron que aquel muchachito iba a pelearcon él?, se rió tan fuerte que sus carcajadas se oyeron en todas partes.Al llegar David, el gigantón seguía riéndose. Pero no tuvo miedo. Sin decir nada,puso una piedra en su honda, apuntó mejor que nunca y la lanzó. La piedra fue aenterrarse en la frente de Goliat, quien dio unas vueltas sobre si, dejó caer elescudo y la espada, y luego cayó él, al suelo, muerto.Todos se quedaron tan sorprendidos que no sabían qué decir.Pero David les dijo cómo había podido vencerle:–Lo primero que hay que hacer es no tener miedo a nadie, por más gigante quesea. Lo segundo es estar convencidos de que tenemos la razón, de que es justo loque queremos. Lo tercero es saber usar bien las armas que tengamos.Pegaso
  • La palabra “Pegaso” proviene de pagé que significa en griego “manantial”, por esodonde pisaba este caballo alado, brotaba el agua mágicamente de su huella.Era un caballo con alas que nació de la sangre de la Gorgona Medusa, cuandoPerseo le cortó la cabeza. Vivía en el monte Helicón; al poco tiempo de nacer diouna coz en una roca del monte y en ese lugar surgió una fuente que sirvió deinspiración a los dioses y por eso, desde entonces, las musas lo cuidaban yalimentaban en invierno cuando no tenía hierba para comer.Como era un caballo mágico muchos hombres quisieron poseerlo pero ningunopodía atraparlo. Hasta que llegó Belerofonte, príncipe de Corinto, que le pidióayuda a la diosa Atenea para capturar a Pegaso y ésta le regaló unas bridas deoro con las que le sería fácil domarlo. Belerofonte fue con las bridas al pradopreferido del caballo donde lo encontró paciendo tranquilamente y cuando se leacercó se dejó montar sin resistirse.Desgraciadamente Belerofonte se volvió muy orgulloso y se paseaba montado enPegaso diciendo que podía volar como los dioses. Un día se atrevió a subir almonte Olimpo y cuando lo vio Zeus, el padre de todos los dioses, se enfadó muchoy lo castigó haciendo que una mosca picara a Pegaso y tiró a Belerofonte al suelodesde lo alto del Olimpo.Desde entonces Belerofonte anda solo por el mundo, rechazado por los dioses, sinpoder hablar con nadie.Pegaso se quedó a vivir en el monte Olimpo ayudando a Zeus a llevar sus rayosque en agradecimiento lo convirtió en la constelación de Pegaso y por eso todaslas noches nos mira desde el cielo.La leyenda de San Jorge y el dragón
  • Cuenta la leyenda que, la ciudad de Silca (en la provincia de Libia), vivíaaterrorizada por un gran dragón que asustaba a todos y causaba daños entre lapoblación y los animales.Para tranquilizarlo, los habitantes del pueblo acordaron dar al dragón una personaen sacrificio y para ello, todos los días, se realizaba un sorteo en el que salíaelegida la persona que debía ser entregada al dragón.Uno de esos días la mala suerte le tocó a la hija del rey. Era una mujer joven ybella muy admirada por los habitantes del pueblo, en especial por su padre quiense resistía a entregarla en sacrificio. Al ver el sufrimiento del rey muchosciudadanos se ofrecieron para reemplazar a la princesa, pero el rey se negaba aque otros tuvieran que pagar por la suerte de su hija. Además, él era consciente deque su hija formaba parte del pueblo y por tanto debía seguir las normas que hastael momento se habían pactado.La princesa abandonó la ciudad. Caminando sin prisa en dirección hacia el grandragón, se detenía algunos instantes para mirar hacia su pueblo con gran tristeza yresignación. De pronto, cuando menos lo esperaba, apareció un joven caballerocon armadura montado sobre un caballo blanco. Al verlo, la princesa le informó delos peligros que podía sufrir estando en ese lugar, pero el caballero se negó aabandonarla y le dijo que él estaba allí para salvarla a ella y a todos los habitantesdel pueblo.Este caballero llamado Jorge, se enfrentó al dragón tan pronto como este apareció.Libraron una gran batalla hasta que el caballero le incrustó una gran lanza aldragón en el pecho. De la sangre que derramó el dragón nació un hermoso rosalque Jorge entregó a la princesa después de haber ganado la batalla.Así nace la tradición de que, el día 23 de abril, día de San Jorge, todos losenamorados le regalen una rosa a sus novias.POR QUE ?
  • Nos pican los mosquitos?RateThisLos mosquitos se alimentan de sangre y pican a las personas para conseguir elalimento que necesitan para vivir. Aunque no nos gusten los mosquitos y suspicaduras, no pueden hacernos mucho daño.El mosquito hembra pone sus huevos en aguas tranquilas; los huevos se juntan enun grupo. Estos se convierten en larvas y luego, después de algunos días, enpupas. Los mosquitos salen de las pupas y viven en el aire en lugar del agua.Los machos se alimentan de la savia de las plantas y del jugo de las frutas. Elalimento favorito de las hembras es la sangre. Aunque el mosquito es unamolestia, hace poco daño, pero algunos parientes del mosquito doméstico común,sin embargo, pueden transmitir el paludismo o la fiebre amarilla. ¡Y estos si sonpeligrosos!Es cierto que estos animalitos pican más a unas personas que a otras, esto sedebe, en la mayoría de los casos al olor que despide cada uno de nosotros. ¡Quéle vamos a hacer si el olor de unos les gusta más que el de otros!Se inventó el reloj?
  • Ante la necesidad de controlar el tiempo, las antiguas civilizaciones se guiaban porel día y la noche o los ciclos lunares.El primer reloj creado por el hombre fue el solar, que indicaba los momentos deldía por la sombre del solo, estimándose que los chinos lo usaronaproximádamente 3000 años antes de Cristo, también fue empleado por losegipcios y los incas. Estos relojes tenían el inconveniente de ser nulos en elamanecer, crepúsculo, días nublados y noche.Los romanos marcaban velas en forma de regla para controlar el tiempo durante lanoche.Los antiguos conocieron varias especies de relojes. Vitrubio habla del reloj de aguao clepsidra, del de aire, del de sol y de otras especies que no son desconocidas.Los egipcios medían con la clepsidra los movimientos del sol. Las clepsidras y losrelojes de sol fueron inventados en Egipto en tiempos de los Ptolomeos; lasclepsidras fueron después perfeccionadas por EscipiónNasica o según otros porCtesibo y los oradores romanos medían con ellas la duración de sus discursos.El reloj de arena, que viene usándose desde las civilizaciones griega y romanapara medir lapsos cortos y prefijados.Se cree que los grandes relojes de pesas y ruedas fueron inventados en Occidentepor un monje benedictino, aunque ya con alguna anterioridad se conocían en el Imperio bizantino. Según otras fuentes, el primer reloj de que habla la historia construido sobre principios de mecánica es el de Richard Wasigford, abad de San Albano, en Inglaterra, que vivió hacia el 1326. El descubrimiento de relojes de torre o de pared el péndulo se debe a Galileo. Huygens dividió la hora en 60 minutos y éstos en 60 segundos.Los relojes de bolsillo se inventaron en Francia a mediados del siglo XV, pocodespués de aplicarse a la relojería el muelle espiral. Al principio tenían formacilíndrica, variando mucho y con raros caprichos, y desde el comienzo del siglo XVIse construyeron en Núremberg con profusión y en forma ovoidea, de donde derivael nombre de huevos de Núremberg, creyéndose inventados en esta ciudadalemana.Los primeros relojes de pulsera sólo los llevaban las mujeres, hasta laPrimera Guerra Mundial (1914-1918), en que se hicieron populares entre loshombres de las trincheras.
  • Antes de inventarse los relojes personales de pulsera y de bolsillo se inventaronrelojes muy grandes de mecanismos complicados y pesados que se colocaban enlo alto de las torres y campanarios de los pueblos y ciudades para que losciudadanos tuviesen conocimiento de la hora del día. A estos relojes se lesconectaba a una campana grande y sonora y es la que iba indicando con un toquepeculiar las horas y cuartos de hora cuando se iban cumpliendo. A lo largo de losaños hay relojes de este tipo que se han hecho muy famosos, como el situado enla Torre de Londres o el situado en la Puerta del Sol de Madrid (desde dondetradicionalmente se siguen las 12 campanadas de entrada de año en España).Bostezamos?
  • El bostezo se caracteriza por una única e incontrolada inhalación profunda con laboca abierta con gran separación de mandíbulas, la lengua extendida hacia abajoy la faringe dilatada, lo que incluye un estiramiento de gran número de músculosfaciales. Se entornan o cierran los ojos y se inclina la cabeza hacia atrásimplicando a los músculos del tronco, siendo también frecuente el estiramiento debrazos.Aunque no se sabe el motivo con exactitud, parece ser que el bostezo es un mediopara comunicar a otros el cambio en las condiciones del entorno o del interior delcuerpo, como una manera de sincronizar comportamientos, la mayoría de lasveces se produce en la transición de un estado de sueño a un estado de vigilia yviceversa, formando parte del reflejo de vigilancia.Aunque todos los vertebrados bostezan, sólo los humanos y los chimpancés tienenun bostezo contagioso, al ser dos especies que han desarrollado una complejidadsocial superior al resto.Como el bostezo puede expresar mensajes antisociales (aburrimiento, rechazo,cansancio…) se intenta disimular el bostezo cubriendo la boca con la mano.Por qué soplamos velas en los cumpleaños?
  • En muchos países es costumbre, cuando se celebra un cumpleaños o unaniversario, poner velas en la tarta y soplarlas.Existen varias versiones sobre de dónde proviene esta tradición pero una de ellasdice que proviene de los griegos.En Grecia tenían la costumbre de ofrecer dulces redondos a Artemisa, la diosa dela luna, representando su ciclo completo.Sobre estos dulces se colocaban velas que los adeptos soplaban para que elhumo ascendiera hasta la diosa.Igualmente dice la leyenda que si a la vez que se soplaban las velas se pedíaun deseo este podía cumplirse.Otras personas dicen que el acto de soplar las velas surgió durante elcumpleaños de Alejandro III de Macedonia en el que, al no tener electricidad enaquella época, sus criados utilizaron las velas para alumbrar y adornar todoalrededor de él.Otras dicen que el fuego y la luz, representan la vida, por lo tanto el tener lucesen tu tarta de cumpleaños será una especie de llamamiento a la continuación dela vida para que puedas soplar las velas durante muchos años más.Otra leyenda nos cuenta que al parecer, antíguamente, el círculo de velas formabaparte de un ritual que protegía al homenajeado de los malos espíritus duranteun año. Esto provocó que, durante años, la Iglesia Católica considerase que lacelebración del cumpleaños era un rito pagano; hubo que esperar hasta el siglo IVd.C. para que se aceptase con el objetivo de ganar más adeptos. De una forma uotra, posteriormente, la costumbre de soplar las velas se volvió laica y se trasladóa la celebración del cumpleaños