Cuaderno opinión tatum Perspectivas de la banca española-ult. cuatri07

  • 1,549 views
Uploaded on

Cómo están evolucionando las entidades financieras españolas a lo largo del 2007 con un análisis especial respecto a las perspectivas para el último cuatrimestre del año.

Cómo están evolucionando las entidades financieras españolas a lo largo del 2007 con un análisis especial respecto a las perspectivas para el último cuatrimestre del año.

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • Interesantes datos, y más al comparar con la situación actual, 4 años después! Os dejo esta noticia relacionada con el mundo empresarial bancario http://noticias.universia.es/vida-universitaria/noticia/2005/10/18/605432/ana-patricia-botin-mejor-empresaria-ano.html
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,549
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
6
Comments
1
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Cuaderno de Opinión “Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007. Oportunidades y amenazas”
  • 2. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas 0. INTRODUCCIÓN En este Cuaderno de Opinión, y como continuación de los anteriores, vamos a concentrar nuestro foco en analizar cómo están evolucionando las entidades financieras españolas a lo largo del 2007 con un análisis especial respecto a las perspectivas para el último cuatrimestre del año. A comienzos del último cuatrimestre del 2007, parece adecuado afirmar que las perspectivas para las entidades financieras españolas presentan algunos interrogantes de futuro, diferentes a los de tan sólo hace un año y que van a condicionar sus oportunidades y amenazas. Lo primero que hay que destacar es la magnífica evolución general de las Cuentas de Resultados de las entidades en el primer semestre a lo que ha contribuido las plusvalías de determinadas operaciones corporativas así como el fuerte tirón del negocio bancario típico. Por referirnos especialmente al Beneficio neto atribuido al grupo, las cifras y las tasas de crecimiento con respecto al primer semestre del año pasado, de las principales entidades financieras, presentan unas tasas de crecimiento interanual excepcionalmente elevadas, más propias de negocios emergentes que de otros supuestamente maduros o saturados (el caso de Bankinter está distorsionado por las plusvalías de la venta del 50 % de su compañía aseguradora) : Importe (en millones) Tasa de variación (junio 207/junio 2006) Santander 4.458 +38,6% BBVA 3.374 +1,1% Popular 612,9 +18,4% Sabadell 419,4 +60,1% Banesto 390,5 +13,0% Bankinter 251,1 +113,5% La Caixa 1.228 +50,3% Caja Madrid 1.073,1 +49,9% Bancaja 213,2 +15,9% CAM 174,8 +20,33% Además, todas las entidades anteriores, salvo Bankinter, mejoran su Ratio de Eficiencia respecto al primer semestre del año anterior. Esta mejora de la eficiencia viene motivada como consecuencia que dichas entidades han logrado incrementar sus ingresos por encima de los gastos de explotación. La eficiencia es uno de los parámetros estratégicos diferenciales de la banca española, que se situó en el 48,3 % a finales del 2006 según el Informe de Estabilidad Financiera publicado por el Banco de España en mayo pasado. A finales del primer semestre, destacan el Ratio de Eficiencia del Banco Popular (29,72 %) y de Caja Madrid (30,7 %), si bien el resto de entidades se sitúan en ratios por debajo del 50 %. Bankinter es la única entidad de las anteriores señaladas que ha aumentado su Ratio de Eficiencia hasta el 51,7 % como
  • 3. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas consecuencia de las inversiones realizadas en la apertura de oficinas especializadas de empresas, segmento hacia el que está dirigiendo su foco estratégico. Hay que observar la buena evolución de los diferentes subnegocios de las entidades, tanto los que tienen que ver con diferenciales financieros como los relacionados con ingresos de servicios. En el ámbito financiero, es de destacar cómo las entidades están aprovechando las subidas paulatinas de los tipos de interés para mejorar su margen de clientes. Los tipos de interés han pasado del 2 % en diciembre del 2005 hasta el tipo oficial actual del 4 %. Esta subida de tipos que ha incidido directamente en la depreciación de la cartera hipotecaria, que junto con la captación de depósitos y el mayor peso del crédito no hipotecario, ha hecho aumentar el margen de las operaciones de clientela. Comparado con el primer semestre del año anterior, destacan los avances en los márgenes de clientes del Santander en España (del 3,16 % al 3,69%), el BBVA España y Portugal (del 2,70 % al 3,07 %), Popular (del 3,36 % al 3,63 %), Banesto (del 2,92 % al 3,39 %), Sabadell (del 2,92 % al 2,94 %), y Caja Madrid (del 2,27 % al 2,47 %). En el capítulo correspondiente a los Ingresos de Servicios, las entidades financieras están efectuando un rediseño en la composición de los mismos, donde pierden peso relativo los ingresos vinculados a la operativa transaccional de bajo valor añadido (comisiones de mantenimiento y administración de cuentas, transferencias, ingresos de talones, etc.) frente a otros productos y servicios de alto valor como: seguros, operativa de bolsa y valores, tarjetas y medios de pago, además de los derivados de los productos de mercados (fondos de inversión y planes de pensiones). Pero, tras estas excelentes cuentas de resultados del primer semestre del 2007, la banca española se enfrenta a una serie de posibles desafíos, junto con otras oportunidades que vamos repasar en este Cuaderno, comenzando por las amenazas y terminando con las posibles oportunidades.
  • 4. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Posibles amenazas e interrogantes de la Banca Española en el entorno próximo. Podríamos inventariar las mismas en un futuro inmediato de la siguiente manera: I.1. Perspectivas generales de la situación económica española y su relación con el negocio bancario. I.2. Ralentización (¿suave o brusca?) del mercado hipotecario español como máximo impulsor del crecimiento del negocio y de los resultados de las entidades financieras españolas en los últimos años. I.3. Problemática derivada de toda la nueva normativa bancaria reciente: NIIF, Basilea II, MiFID, SEPA (zona única de pagos), Proyecto de Ley de Reforma del Mercado Hipotecario, Nueva Ley de Comercialización de Servicios Financieros a distancia, etc. Posibles oportunidades de la Banca Española. II.1. Optimización comercial de los negocios financieros de los segmentos servidos: banca personal y banca privada; banca de empresas y autónomos; banca de particulares; y todo ello con la adecuada transversalidad de los diferentes negocios de los segmentos: hipotecario, consumo, depósitos y gestión de activos, negocio de seguros, bolsa y valores, medios de pago y tarjetas, negocios con empresas (financiación empresarial general, leasing, factoring, renting, confirming, gestión de riesgos de tipos de interés, gestión corporativa). II.2. Incorporación activa y definida de la tecnología como “driver” fundamental en la innovación de la gestión de los clientes y en el lanzamiento de nuevos productos y servicios. II.3. Explotación con una potente innovación de posibles negocios no financieros “conexos” con las necesidades de los segmentos servidos.
  • 5. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas I. Posibles amenazas e interrogantes de la banca española en el entorno próximo. I.1. Perspectivas generales de la situación económica española y su relación con el negocio bancario Desde el año 1995 la economía española ha venido evolucionando a unas tasas de crecimiento realmente notables que han hecho que a junio pasado la tasa de paro se redujera al 7,9 % según la Encuesta de Población Activa. Esta tasa de paro, muy correlacionada con la actividad bancaria, está ligeramente por debajo de la media de los países de la Unión Europea y muy alejada de la tasa de paro del 24 % que tenía España en 1995. La entrada de España en la Unión Monetaria en 1999 impulsa el ciclo expansivo que ya se había iniciado unos cuatro años atrás. Además y como consecuencia de la burbuja tecnológica del año 2000, se inicia por parte de los Bancos Centrales , tanto la Fed americana como el BCE , un extraordinario periodo de expansión monetaria caracterizada por un verdadero “festival de crédito”. No en vano la Fed llevó los tipos de interés al 1% en 2001 y le siguió el Banco Central Europeo (BCE) que los situó en el 2 % a finales del 2005. En España con tasas de inflación en el entorno del 3 % hemos tenido periodos de tipos de interés reales negativos. Las consecuencias de esta situación son bien conocidas. Tanto las familias como las empresas han aprovechado estas condiciones excepcionales de tipos de interés y de accesibilidad al crédito y han aumentado considerablemente su grado de apalancamiento. Las familias han abordado un extraordinario proceso de inversión inmobiliaria con su correspondiente apalancamiento hipotecario. Aunque nos referiremos a ello con un poco más detalle en el apartado siguiente, indicar que en 2006 el endeudamiento de las familias ha sido de 831.850 millones de euros con un aumento del 171 % sobre la cifra de 1996. Dicha cifra representa el 133 % de su renta bruta disponible mientras que en 1996 suponía tan sólo el 76 % de la misma. También las empresas han experimentado un fuerte incremento en su endeudamiento y cada vez más el componente financiero es determinante para explicar muchos modelos de negocio. El endeudamiento creciente de las empresas no financieras, que a finales del 2006 alcanzó la suma de 3.397.600 millones de euros (el 539 % del PIB), que en 1999 era sólo de 1.446.617 (el 249 % del PIB), también lleva aparejado un alto riesgo para las empresas ante la subida de tipos de interés y su influencia en el beneficio de las empresas. Para cerrar el círculo de este “festival del crédito” que tanto ha beneficiado al crecimiento de los activos y resultados de las entidades financieras, los beneficios empresariales han acompañado y han justificado las subidas de las Bolsas y el juego del apalancamiento.
  • 6. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas El cuadro macroeconómico de la situación económica española ha sido hasta le fecha muy robusto: el PIB ha crecido el 4,1 % y 4 % en el primer y segundo trimestre de 2007, respectivamente, la inflación se mantiene moderada (tasa interanual en agosto del 2,3%) a pesar del fuerte incremento del precio del petróleo alrededor de 75 dólares/barril del crudo Brent, baja tasa de paro en el entorno del 7,9 % y un notable crecimiento de los beneficios empresariales en general (para las empresas del IBEX se espera que el crecimiento medio de los beneficios por acción sean en 2007 del 18,2 %). Como aspecto negativo resaltar que el patrón de crecimiento ha sido el fuerte tirón de la construcción y la demanda interna con un fuerte déficit comercial y por cuenta corriente. Sin embargo, parece que hay señales evidentes de que la edad dorada del endeudamiento global y del dinero barato ha finalizado. Desde finales del 2005, el BCE ha ido subiendo los tipos de interés de forma paulatina hasta el actual tipo oficial del 4 %, esto supone un incremento de unos 200 puntos básicos desde finales del 2005 con correspondiente incidencia sobre el Euribor, que sirve de base de depreciación de las carteras crediticias de las entidades financieras (el Euribor a 1 año finalizó en junio pasado en el 4,51 %, en junio del 2006 era del 3,40 %). Esto conllevará a un crédito más escaso y sobre todo más caro. A nivel internacional la situación también plantea interrogantes. La Fed americana ya había comenzado antes a subir los tipos de interés. En Estados Unidos se ha producido además una fuerte desaceleración del mercado inmobiliario que ha desembocado en una crisis de las hipotecas de alto riesgo (subprime), cuyos efectos están empezando a surgir en Europa. Esto ha provocado un incremento de la aversión al riesgo y una contracción del mercado de deuda que llevaría a unas condiciones de crédito más estrictas y podrían frenar la actividad empresarial. A todo esto habría que añadir la subida del petróleo y del euro hasta máximos históricos, elevando las presiones inflacionistas y frenando el crecimiento. Además, en julio, los mercados de deuda privada de peor calidad crediticia se han secado. En agosto pasado se han producido intensas turbulencias en los mercados financieros ocasionando fuertes tensiones de liquidez con las consiguientes intervenciones especiales del Banco Central Europeo y de la Fed americana. Aún así el Euribor a un año escaló hasta el 4,807 % a primeros de setiembre. Sin embargo, parece que afortunadamente la inflación mundial sigue contenida evitando políticas monetarias restrictivas y manteniendo bajos los tipos de largo plazo en términos históricos. En Europa y en especial en Alemania, se observa que el PIB se ha estancado en el segundo trimestre, después de un primer trimestre sorprendentemente fuerte. La fortaleza del euro, el alto precio del petróleo y las posibles nuevas subidas del precio del dinero incrementan la incertidumbre sobre la primera economía de la zona euro. En España, los precios de la vivienda han empezado a bajar, lo que muestra que el mercado de la vivienda se está saturando. El precio de la hipoteca ha ido subiendo, y parece que va a seguir subiendo más de aquí a fin de año, al mismo tiempo que el precio activo que la garantiza ha comenzado a bajar.
  • 7. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Sin embargo, la verdadera amenaza para las entidades financieras sería que se produjera una caída del empleo y de la renta disponible de las familias con la correspondiente caída del consumo y las dificultades para hacer frente a la amortización de los préstamos hipotecarios. I.2. Ralentización (¿suave o brusca?) del mercado hipotecario español como máximo impulsor del crecimiento del negocio y de los resultados de las entidades financieras españolas en los últimos años Ya hemos comentado que el vector de desarrollo fundamental del crecimiento de las entidades financieras españolas en estos últimos años ha sido el fortísimo crecimiento de la inversión hipotecaria vinculada al negocio inmobiliario. Además de unas extraordinarias condiciones de financiación, tipos al 2 % a finales del 2005, los restantes parámetros también han alcanzado niveles óptimos: una alta relación préstamo/valor-LTV (loan to value): en 1995 tan sólo un 3% de las hipotecas se concedían con porcentajes de financiación superiores al 80 % del valor de tasación; un alargamiento del plazo de la hipoteca hasta niveles increíbles hasta hace pocos años (en 1995 el plazo medio de las nuevas hipotecas era de 17 años); y sobre todo la predisposición de las entidades a financiar la promoción y compra de viviendas como eje central de su estrategia comercial en el segmento de particulares. La hipoteca supone el producto básico que caracteriza la “biografía financiera” de los particulares. Había que comercializar hipotecas para hacer banca comercial y su efecto “arrastre” sobre otros productos de particulares: nóminas, cuentas, seguros, tarjetas, planes de ahorro e inversión, etc. Por el lado de la oferta se inicia un periodo de extraordinario crecimiento. Entre 1998 y 2006 se inician más de cinco millones y medio de viviendas, muy por encima del número de hogares creados. Además, los precios de las viviendas crecieron en un 185 % entre 1997 y 2006, muy por encima de precios y salarios. El precio medio de mercado de la vivienda equivalía en 1997 a 4,3 salarios brutos anuales (antes de impuestos), mientras que en 2006 dicha relación se situó en 9,1. Esta extraordinaria actividad inmobiliaria y los mayores precios de la vivienda han facilitado el crecimiento económico, vía construcción residencial y consumo familiar, al tiempo que las entidades financieras experimentaban unos altísimos ratios de crecimiento en sus balances y cuentas de resultados. La construcción ha sido uno de los protagonistas del dinamismo de la economía española en esta última fase alcista. Explica el 18 % del crecimiento del PIB y el 19,6 % de la creación de empleo de 1998 a 2005. El diferencial de la aportación del sector de la construcción en España y la UE-15 explica un tercio del diferencial del crecimiento entre las dos áreas en el último quinquenio. Según datos del Banco de España, a marzo del 2007, el volumen agregado de préstamos a la construcción y al negocio inmobiliario (promoción) alcanzaba los 400.218 millones de euros (137.627 millones de financiación a la construcción y 264.591 millones al negocio de promoción), que supone casi el 50 % de todo el préstamo que da la banca en España al sector corporativo, es decir a las actividades
  • 8. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas productivas. Es como decir que casi uno de cada dos euros en créditos que se da a las empresas en España va a parar al sector inmobiliario y de la construcción. Dichas cifras representan unas altas tasas de crecimiento interanual, el crédito concedido por las entidades financieras a la construcción aumentó en 2006 un 33 % y el destinado a las promotoras un 47 %. Es decir, la financiación vinculada a la actividad del ladrillo, sin incluir la hipotecaria, creció en 2006 un 44,8 %. Frente a este intenso crecimiento de la financiación al sector inmobiliario, la financiación para la adquisición de vivienda se ha ido moderando hasta caer a tasas del 22 % a finales del 2006. Pero este negocio inmobiliario y su correspondiente financiación hipotecaria sobre el que se ha construido el espléndido desarrollo de la banca comercial en España presenta algunos interrogantes de futuro. El origen de este desafío no tiene nada que ver con la crisis hipotecaria americana de las hipotecas subprime comercializadas a clientes con un perfil crediticio arriesgado: antigüedad laboral reducida, bajos ingresos, cierta morosidad, etc. y que en España representaría un porción muy pequeña del total de la cartera hipotecaria de las entidades financieras. Standard & Poors ha llegado a cifrar la cartera subprime española en un 3% del saldo vivo hipotecario, más de 28.000 millones de euros. También la Asociación Española de Banca (AEB) y el Banco de España han criticado con dureza las hipotecas con plazos de amortización de 50 años incluyendo casi éstas como las “subprime españolas”. En el caso español, el desafío puede provenir de la desaceleración de los precios de la vivienda que ya ha comenzado. De crecimientos de los precios del 12,8 % en 2005 en el mercado de vivienda, se ha pasado al 9 % en 2006. La desaceleración de los aumentos de precio de la vivienda es la resultante de los más altos tipos de interés y de la llegada al mercado de volúmenes extraordinarios de nuevas viviendas terminadas. En efecto, del tipo medio de mercado para la compra de una vivienda del 3,2 % en agosto del 2005 se ha pasado al 5,1 % en mayo del 2007. En la medida que casi la totalidad de la cartera hipotecaria española es variable y está referenciada al Euribor (en Reino Unido el 50 % de la cartera hipotecaria está a tipo fijo), esta situación afecta también a la depreciación de la cartera hipotecaria total. Después de la crisis de liquidez de los mercados en el verano pasado y que el Banco Central Europeo haya mantenido los tipos de interés en el 4 % en su primera reunión de septiembre, es difícil prever si se producirán nuevas subidas de tipos hasta fin de año o se mantendrán en la situación actual. Se han hecho recientemente varios estudios por parte de prestigiosos bancos de inversión (Standard & Poor´s, JP Morgan, HSBC, Morgan Stanley y Citigroup), sobre cuál sería el impacto de una ralentización, más o menos fuerte, del mercado inmobiliario español. El informe más pesimista es el de JP Morgan, que ha anunciado un rebaja generalizada de las cotizaciones objetivo de los bancos españoles por su exposición al sector inmobiliario. El banco de inversión cree que en el peor escenario que se barajara para 2008, aquel en el que el crecimiento del mercado hipotecario se paralizase por completo, los bancos sufrirían un retroceso en sus ingresos de entre el 0,40 % del Santander y el 3,20 % de Banesto.
  • 9. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas A pesar de que prevén que el ratio de morosidad se duplique, las entidades financieras españolas cuentan con un extraordinario montante de provisiones, tanto genéricas como específicas. Los factores de demanda también juegan a favor de un “aterrizaje suave” del negocio inmobiliario. En efecto, continúa el tirón de la demanda con una población que sigue creciendo por el efecto de la inmigración, el 7% en 2004 y casi el 10 % ahora, así como de una demanda especial como por ejemplo, la derivada de los nuevos divorcios, el número de divorcios se ha triplicado desde 1996 añadiendo nuevos efectos de demanda. Por el lado de la oferta, las entidades financieras están revisando al alza sus criterios de riesgo tanto para particulares en términos de LTV (loan to value – porcentaje financiado respecto al valor de tasación) y de tasa de esfuerzo (porcentaje que representan las cuotas totales de créditos respecto a sus ingresos netos), como especialmente para los promotores (los préstamos a promotores han llegado a tener un peso en el entorno del 20 % de la cartera crediticia de algunas instituciones financieras). Sin embargo, la amenaza más fuerte para las entidades financieras sería la que se derivara de un posible deterioro de la situación económica general, en definitiva de un aumento fuerte de la tasa de paro. Con un tipo oficial en la zona euro del 4% y con la pasada crisis de liquidez de los mercados, tal vez estemos al final de la subida de tipos en Europa, coherente con el objetivo de inflación en el entorno del 2 % y sin yugular el crecimiento económico de la eurozona. Incluso algunos países como Francia son proclives a un descenso de los tipos de interés. En este escenario, y a fin de compensar el incremento de coste que supone la subida de los tipos de interés, para que las familias puedan seguir pagando cuotas semejantes, las entidades financieras pueden retocar al alza el plazo de la hipoteca para compensar el efecto de la subida de los tipos de interés. Lo que no tendría remedio sería la pérdida de los ingresos del prestatario como consecuencia de que perdiera su empleo a consecuencia de un profundo deterioro económico y el consiguiente aumento de la tasa de paro.
  • 10. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas I.3. Problemática derivada de toda la nueva normativa bancaria reciente: NIIF, Basilea II, MiFID, SEPA (zona única de pagos), Proyecto de Ley de Reforma del Mercado Hipotecario, Nueva Ley de Comercialización de Servicios Financieros a distancia, etc. El sector financiero siempre ha sido objeto de una fuerte regulación, no en vano es un sector económico responsable de la captación de recursos de la clientela al tiempo de posibilitar su acceso a la financiación. En el caso español, la fuerte disciplina y regulación que ha impuesto el Banco de España ha contribuido como una palanca más a tener entidades financieras líderes a nivel mundial en términos de solvencia, eficiencia y rentabilidad. Sin embargo, desde hace unos cinco o seis años, el sector financiero está sometido a una excepcional presión regulatoria que está haciendo que la gestión del riesgo normativo sea sin duda un nuevo reto de gestión. Este exceso de regulación percibido por todos los agentes profesionales involucrados en la industria bancaria tiene múltiples orígenes: Mundial: como serían las normativas de las NIC o NIIF (normas internacionales de información financiera) y Basilea II sobre adecuación del capital en función de los riesgos incurridos. Europea: donde destaca la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (Markets in Financial Instruments Directive - MiFID) y la SEPA o zona única de pagos a nivel europeo. Nacionales : como la Ley de Reforma del Mercado Hipotecario (actualmente en proyecto de Ley), Normas de Gobierno Corporativo, Prevención de Blanqueo de Capitales , Ley de Ofertas Públicas de Acciones (OPAS), Ley 22/2007 de 11 de julio sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores, etc. Autonómicos: especificidad de la situación española que añade una regulación adicional al sector financiero. Este evidente exceso de normativa está produciendo una “fatiga regulatoria” en las entidades, además de la percepción de un nuevo riesgo por las importantes sanciones que impone su incumplimiento. Trataremos en este Cuaderno ciertos aspectos estratégicos y operativos de algunas de las normativas señaladas (NIC/NIIF, Basilea II) y dejaremos para un próximo Cuaderno las restantes.
  • 11. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Comenzó con la implantación de las NIC/NIIF donde en España la Circular 4/2004 del Banco de España concreta que las entidades de crédito elaborarán sus estados tanto individuales como consolidados de acuerdo con los nuevos criterios contables. Además de consecuencias contables, la introducción de las NIIF implicó consecuencias estratégicas para las entidades españolas en relación con sus participaciones industriales y financieras, en especial en el ámbito de consolidación y régimen de las empresas asociadas (NIC 27 y 28 y NIIF 3), en definitiva cómo consolidaban en sus cuentas de resultados sus participaciones industriales y financieras. Con la nueva normativa sólo se permite utilizar el método de puesta en equivalencia cuando existe una notable influencia en la gestión. Se presume que existe esta influencia cuando se tiene el 20% o más de la entidad participada, sea ésta cotizada o no. En el caso español, el Banco de España ha flexibilizado estos criterios, permitiendo porcentajes inferiores al 20 % siempre y cuando se justifique una participación activa en la gestión de la entidad participada. La normativa que emana de Basilea II es el mayor desafío regulatorio desde la implantación de las NIIF. En realidad fue una iniciativa de los reguladores americanos para asegurar que los bancos que operaban a nivel global lo hacían en condiciones de competitividad homogéneas. Sin embargo, es del ámbito europeo de donde viene la mayor y más fuerte regulación del sector financiero. Esto está motivado por el interés estratégico de la integración de los mercados financieros europeos. La Directiva MiFID junto con la normativa de OPAS y la de Transparencia van en la dirección de acelerar dicha integración. La normativa de Basilea II que tiene que entrar en vigor el 1/1/2008 y la Directiva MiFID que tiene que entrar en vigor el 1/11/2007 son normas extensas y complejas en las que, además, en su adaptación, podría haber aspectos que admitieran diversas interpretaciones. Es muy importante que la transposición de toda esta normativa a la situación española se haga sin afectar la capacidad competitiva de las entidades. En relación a Basilea II, la gran mayoría de entidades financieras españolas están trabajando intensamente en el Pilar I de la normativa. Esto implica que en primer lugar han calculado el Riesgo de Crédito con la nueva metodología y modelo de los ratings: PD (probability of default), EAD (exposure at default) y LGD (lost given default). Calculado el Riesgo de Crédito para cada operación/cliente han computado sus necesidades de Capital Económico tal como establece la normativa. El segundo riesgo más importante de las entidades financieras españolas, dentro del Pilar I, es el Riesgo Operacional donde también han comenzado a trabajar en los modelos aunque están más retrasadas que en el caso del Riesgo de Crédito (tan sólo dos entidades financieras en España están trabajando en modelos avanzados de Riesgo Operacional). Es un riesgo muy complejo porque en banca hay múltiples procesos y controles que habría que chequear (piénsese por ejemplo en toda la operativa de un Departamento
  • 12. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas de Tesorería de una entidad financiera), además el Banco de España es un regulador exigente a la hora de homologar los modelos. El tercer riesgo del Pilar I es el Riesgo de Mercado. Es tal vez donde las entidades financieras españolas están más avanzadas por las fuertes inversiones que hicieron en su día, cuando todavía estaba la peseta, a fin de medirlos y controlarlos. Además dicho riesgo se mitigó muchísimo con la entrada del euro. También hicieron importantes avances en la medición y control del riesgo de tipo de interés. Calculados los tres tipos de riesgos del Pilar I (Riesgo de Crédito, Operacional y de Mercado) para cada entidad con el modelo que hayan propuesto (existen modelos básicos y avanzados que tiene que homologar el Banco de España para cada de ellas), Basilea II nos permite calcular el Capital Económico necesario en función de dichos riesgos. En las entidades financieras españolas el consumo de Capital Económico más fuerte es lógicamente para cubrir el Riesgo de Crédito y el siguiente importe más grande es el destinado al Riesgo Operacional. El Riesgo de Mercado consumiría la parte menor del Capital Económico, en el entorno del 5 %. Aunque con matices para las diversas entidades, la distribución del Capital Económico requerido en Basilea II se distribuiría de la siguiente manera entre los tres tipos de riesgos: Riesgo de Crédito 75%-85% del Capital Económico Riesgo Operacional 20%-10% del Capital Económico Riesgo de Mercado 5% del Capital Económico Este Capital Económico que se deriva según Basilea II del perfil de riesgo de la entidad (en definitiva de sus operaciones y clientes), es el que se compara con los Recursos Propios de cada entidad. En banca, se ha permitido computar como Recursos Propios, no sólo los tradicionales epígrafes contables de Capital y Reservas, sino también otros instrumentos híbridos (deuda subordinada, participaciones preferentes, etc.) de cara a establecer un importe superior llamado Recursos Propios Computables, que son los que sirven de base para el cálculo del Ratio de Solvencia. Está pendiente de definir a nivel mundial, y lógicamente a nivel español por parte del Banco de España, lo que vamos a entender por Recursos Propios, puesto que hay países que computan de forma diferente determinadas partidas a incluir dentro de los Recursos Propios, en especial la divergencia viene de los instrumentos híbridos, mezcla de capital y de recursos de terceros. Esto es importante puesto que puede establecer diferencias estratégicas de base en cuanto a la necesaria capitalización de las entidades de cara a su forma de gestionar los diversos negocios y al cumplimiento del Coeficiente de Solvencia.
  • 13. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Desde un punto de vista estratégico y de gestión, aunque un gran número de entidades financieras españolas ya han desarrollado la metodología del rating de Basilea II y por ello conocen de cada cliente su riesgo de crédito, el capital económico que consume y con ello el RAR o RORAC (rentabilidad ajustada al riesgo de ese cliente), no lo han trasladado a la gestión del día a día. Se trata de una metodología rigurosa y compleja cuya finalidad última debiera ser aplicada a discriminar riesgos, y sobre todo precios, en función de los riesgos incurridos con los clientes. A peor rating del cliente (peor riesgo), éste debiera pagar un precio superior por el riesgo que toma de la entidad. En cuanto se traslade a la gestión del día a día, será una metodología importante en la medida que condicionará la política comercial de los clientes de activo mediante una selección de riesgo-rentabilidad adecuada. Las entidades que no dispongan de esta metodología tal vez tengan que hacer “seguidismo” o simplemente gestionen clientes que “no quieran” las entidades que aplican modelos en términos de capital económico.
  • 14. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas II. Posibles oportunidades de la Banca Española. II.1. Optimización comercial de los negocios financieros de los segmentos servidos: banca personal y banca privada; banca de empresas y autónomos; banca de particulares; y todo ello con la adecuada transversalidad de los diferentes negocios de los segmentos : hipotecario, consumo, depósitos y gestión de activos, negocio de seguros, bolsa y valores, medios de pago y tarjetas, negocios con empresas (financiación empresarial general, leasing, factoring, renting, confirming, gestión de riesgos de tipos de interés, gestión corporativa . De los diversos segmentos servidos y sus negocios transversales a los que ya les hemos ido dedicando algún Cuaderno previo (el anterior Cuaderno se dedicó a la revisión del negocio de los medios de pago y tarjetas), vamos a destacar algún aspecto novedoso de alguno de ellos. En el segmento de empresas, en especial para las pymes, constatamos una importante oportunidad de negocio en todo lo relativo a la cobertura en la gestión de sus riesgos de interés y de cobro, productos y servicios tradicionalmente reservados a las grandes empresas. Se trata de un segmento de especial importancia estratégica para las entidades financieras en la medida que puede coger el “testigo” del crecimiento ante la ralentización del negocio hipotecario. Es un segmento numeroso ya que según la información más reciente suministrada por el Directorio Central de Empresas (DIRCE) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número total de empresas existente en España a 1 de enero del 2006 se elevaba a 3.174.393 , de las cuales, el 50,94 % eran empresas sin asalariados, el 93,94 % tenían entre 0 a 9 asalariados(microempresas), el 99,8 % tenían entre 0 y 200 asalariados (pyme), y sólo el 0,2 % tenían 200 o más asalariados, que son las que pueden ser clasificadas a efectos prácticos como grandes empresas. Al segmento de empresas (pymes) le dedicaremos un próximo Cuaderno monográfico a cara a analizar sus tipologías, la innovación en sus productos y servicios, modelos y herramientas de gestión, estrategias de distribución y comercialización, etc. Se trata de un segmento que aunque representa el 99 % de las empresas en España, concentra el 72 % del riesgo bancario, mientras que el 28 % restante corresponde a grandes empresas. Es además un segmento muy dependiente de la financiación bancaria. Su estructura financiera se basa en un 39 % de recursos propios, un 18,3 % de aportaciones ajenas a largo plazo y un 42,7 % de recursos ajenos a corto plazo.
  • 15. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Además de los productos tradicionales de financiación, un “reservorio” de negocio para las entidades y atractivo para las empresas ante la subida de los tipos de interés y el encarecimiento del coste de su financiación es ofrecerles la cobertura de tipos de interés a través de un CAP y un IRS. Un CAP es un instrumento financiero de cobertura del riesgo de tipo de interés que limita el posible incremento del tipo de interés variable hasta una cota determinada por la empresa. Mediante este instrumento se limita el tipo de interés variable de la financiación de la pyme, sin necesidad de modificar la operación principal. Si el tipo de interés a pagar por la empresa se situara por encima del CAP contratado, entonces el cliente limitará su coste al nivel del CAP (tipo máximo). Un IRS es un instrumento financiero de cobertura del riesgo de tipo de interés que permite cambiar flujos de interés variables a fijos. Mediante este instrumento, modificamos el tipo de interés variable de una financiación sin necesidad de modificar la operación principal. Dos segmentos de extraordinaria importancia estratégica para las entidades y de los que es posible extraer un alto valor son los de Banca Personal y Banca Privada. Los expertos consideran que se trata de un mercado que está todavía lejos de alcanzar la madurez, y que por tanto tiene un elevado potencial de expansión. En España hay unos 160.000 clientes con un patrimonio con disponibilidades líquidas superior a un millón de dólares y que constituyen el núcleo central de la Banca Privada. Es un segmento de mercado donde las entidades financieras más generalistas compiten con las entidades de banca privada especializada y donde éstas tienen algunas ventajas competitivas claras que les permiten diferenciar sus propuestas de las que realiza la banca comercial tradicional. Por ejemplo, la marca y experiencia, la calidad de su asesoramiento y la amplitud de la cartera de productos. Las entidades financieras españolas también están creando unidades especializadas para atender a esta franja superior del segmento. Sin embargo, donde está el negocio en términos cuantitativos de clientes y donde las entidades más universales tienen capacidades de gestión adaptables, es en el escalón inferior que denominamos de “mass affluent”. Es decir clientes con patrimonios líquidos por encima de los 150.000 euros y que en España incluye alrededor de 600.000 individuos. Es necesaria su rápida identificación y adecuada gestión porque se estima que sólo el 10 % de ellos disponen de servicios de banca privada, lo que les convierte en un mercado objetivo atractivo para la captación de nuevo negocio para entidades dirigidas al crecimiento en estos segmentos. Es urgente la adecuada identificación y carterización (no una simple y mecánica clasificación) de estos clientes de alto valor por parte del correspondiente Asesor Financiero Personal (AFP). El Asesor Financiero Personal (AFP) tiene que encargarse de: definir la estrategia individual del patrimonio de cada cliente en función de su perfil y necesidades particulares.
  • 16. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas realizar el seguimiento de la cartera del cliente, para que se ajuste en todo momento a su deseado nivel de exposición al riesgo, su fiscalidad, su horizonte temporal así como a la evolución de los mercados. buscar y comercializar para sus clientes los mejores productos en función de sus objetivos de inversión. La entrada en vigor el 1 de enero de 2007 de la nueva Ley del IRPF ha modificado sustancialmente la fiscalidad de los productos financieros con la necesaria revisión por parte del AFP y del cliente de la nueva estrategia de distribución de sus activos financieros. Con la nueva ley del IRPF, se iguala la consideración fiscal de las rentas generadas por los productos de ahorro. Las ganancias generadas por depósitos, fondos de inversión, cuentas corrientes, seguros, bonos y otros productos tributan desde el 1 de enero a un tipo fijo del 18 %, independientemente de su plazo de generación. Los depósitos y bonos ganan interés para ciertos inversores al tributar al tipo fijo del 18 % y permitir conocer de antemano a sus titulares la rentabilidad y la liquidez. Estos productos son una buena alternativa para aquellos inversores que busquen la obtención de rentas periódicas para financiar su gasto y que quieran maximizar su rentabilidad sin riesgo. De hecho, el apetito de las entidades por captar recursos de clientes con los que financiar su fuerte actividad crediticia y la subida de los tipos de interés ha empujado al alza la rentabilidad de la deuda pública, los depósitos y las cuentas de alta remuneración. Sin embargo, si seguimos el primer objetivo de la planificación financiera que es “sólo debemos obtener rentas fiscales estrictamente necesarias para financiar nuestras necesidades de consumo”, los productos de acumulación (fondos de inversión) siguen siendo la principal opción para aquellos inversores que no necesitan disponer de las rentas que generan. De esta forma se pueden diferir “sine die” el pago de los impuestos, frente a hacerlo año a año. El desafío de este negocio estará en entender bien el perfil y las necesidades del cliente así como proporcionarle un adecuado asesoramiento y una verdadera gestión de calidad. La nueva Directiva de servicios de inversión MiFID que deberá entrar en vigor en noviembre de este año va a introducir importantes modificaciones en los sistemas de aproximación y relación con los clientes. A las consecuencias estratégicas de la implantación de la MiFID y las novedades en los negocios de Banca Privada y Banca Personal le dedicaremos un próximo Cuaderno. Finalmente, en el segmento de particulares en general, además de lo ya comentado en relación con el negocio hipotecario y la estimulación posible del negocio del crédito al consumo en función del ya fuerte endeudamiento actual de las familias españolas, vemos un importante caladero de negocio alrededor del segmento de la tercera edad en relación con el problema de la dependencia y la utilización de la hipoteca inversa como instrumento financiero auxiliar. Es necesario potenciar instrumentos para obtener rentas a partir del patrimonio inmobiliario como complemento ideal a las prestaciones públicas.
  • 17. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas Está pendiente de su desarrollo final en la medida que se regula en parte en la misma Ley de Modernización del Mercado Hipotecario (actualmente en fase de proyecto de Ley) pero parece que puede ser un instrumento financiero a considerar. De hecho, esta figura parece que está teniendo un notable éxito en países como Reino Unido, donde las hipotecas inversas ascienden a 83.000, por un valor en el entorno de los 6.000 millones de euros. Además uno de cada tres hogares de personas mayores en España tiene ingresos inferiores a 9.000 euros anuales y en 2020 el grupo de personas de más de ochenta y cinco años habrá aumentado un 50 %. También se espera una fuerte potenciación del negocio derivado de la gestión de activos y seguros que englobaría todos los ingresos de servicios percibidos por la entidad financiera por la comercialización de fondos de inversión, seguros y planes de pensiones a los diferentes segmentos servidos. II.2. Incorporación activa y definida de la tecnología como “driver” fundamental en la innovación de la gestión de los clientes y en el lanzamiento de nuevos productos y servicios Sin duda en el sector financiero, la tecnología ha sido uno de los grandes vectores de desarrollo del negocio. Comienza con las redes de teleproceso y la conexión online de oficinas en los años sesenta y setenta, continua con las redes de cajeros automáticos desplegadas en los años setenta y ochenta, para llegar a los servicios de banca electrónica generalizada a comienzos de los noventa. La irrupción activa de Internet y la banda ancha han configurado una verdadera banca on line con la más reciente incorporación de dispositivos como la televisión, y especialmente el móvil. El desafío actual, y de futuro, de los servicios financieros es el desarrollo de la banca por móvil. Para 2010 se prevé que el 35 % de las operaciones financieras se realicen desde los móviles de los clientes, gracias a la generalización y reducción de costes en las conexiones a Internet móvil y las mejoras en la usabilidad de los terminales. Empieza a verse un tipo de convergencia entre dispositivos como por ejemplo la experiencia Hal-Cash en la que convergen móvil y cajero automático. Hal-Cash es un sistema de transferencia de dinero a cajeros automáticos a través del teléfono móvil que pusieron en marcha hace tres años Bankinter, Bancaja y Caixa Galicia . A las tres entidades que iniciaron el proyecto, recientemente se les ha unido Banesto, Caja Laboral, Cajamar, Caja Sol y el ecuatoriano Banco Guayaquil. Sin embargo se tiende a vincular innovación con tecnología cuando innovación es mucho más. Además en banca es posible que exista una profunda contradicción, se han hecho grandes inversiones en tecnología e Internet y tal vez mucho menos en el canal básico de distribución como sería “el gestor comercial de oficina” en términos de: adecuación de perfiles, formación, herramientas tecnológicas de ayuda a la venta así como otro tipo de herramientas que le ayuden a hacer un seguimiento actualizado de sus objetivos e incentivos vinculados a su “performance”.
  • 18. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas También habría que señalar que en la industria de servicios financieros se ha hecho mucha innovación desde la oferta y que está prácticamente pendiente la innovación desde el lado de la demanda que permita una verdadera personalización y sofisticación de productos que cubran necesidades reales de los segmentos objetivos. En esta línea hay algunos sistemas de reciente aparición en el mercado que modificarán las formas de interacción y permitirán, a su vez, el desarrollo de nuevos negocios, como el DNI electrónico o el sistema que permite la interacción inalámbrica entre el móvil y otros dispositivos, que facilitará el intercambio de información y los pagos desde el móvil. En este sentido es de esperar activos desarrollos en temas como la factura electrónica, la tarjeta chip y de pago “sin contacto”, y el desarrollo activo de la banca a través de móvil (desde dónde quiera el cliente, a la hora que quiera y cómo quiera……sólo necesita un móvil). II.3. Explotación con una potente innovación de posibles negocios no financieros “conectados” con las necesidades de los segmentos servidos. Este es el apartado más complejo por lo que tiene de prospectivo en relación a imaginar nuevos ingresos y caladeros de negocio para las entidades financieras que les permita seguir mejorando su solvencia, rentabilidad y eficiencia (¡el BBVA ha declarado que quiere mejorar 9 puntos en el ratio de eficiencia de aquí al 2010 para dejarlo en el 35 % desde el actual ratio del 44 %!). La banca española ha recorrido hasta la fecha un camino realmente brillante: es de las más solventes, rentables y eficientes y al mismo tiempo opera con bajos márgenes de intermediación y sus gastos de explotación por habitante se sitúan entre los mejores. Además de su actividad principal de intermediar en el crédito y depósito, la banca española es el principal agente de comercialización de productos de mercados (fondos de inversión y planes de pensiones), seguros de vida y tiene una especial relevancia en el resto de negocios aseguradores generales. Esto deriva de unas fortalezas estratégicas basadas en varios vectores: una industria con un alto nivel reputacional y de confianza por parte de sus clientes, una extraordinaria red de distribución, una alta competencia tecnológica y una elevada capacidad comercial de sus gestores y empleados asentado sobre una amplia base de clientela. El gran desafío es poner en valor estas fortalezas para intensificar y sobre todo capturar nuevos ingresos. Es evidente que las entidades tienen que optimizar comercialmente sus actuales segmentos y negocios y donde el camino por recorrer es todavía muy extenso. Pero yendo un poco más allá, la reflexión es si las entidades podrían comercializar, con riesgos aquilatadamente bajos, un conjunto adicional de productos y servicios, aunque no sean financieros, que les permitieran capturar nuevos ingresos.
  • 19. Perspectivas de la banca española ante el último cuatrimestre del 2007 Oportunidades y amenazas ¿Tiene sentido para una entidad financiera comercializar en sus oficinas: viajes, seguros de salud, pisos, electrodomésticos, coches, productos de telefonía, etc.? ¿Con qué riesgos, costes, ingresos, etc.? La reflexión puede tener interés en la medida que “los nuevos entrantes” también pueden estar “invadiendo” negocios que han estado históricamente en manos de las entidades financieras tradicionales como por ejemplo: la irrupción de los operadores de crédito consumo de alta rentabilidad y bajo importe (Cofidis, Cetelem, etc.), especialistas de tarjetas de crédito como MBNA y American Express, gestoras especializadas y de nicho de fondos de inversión, grandes almacenes y distribuidores, Pay Pal, etc. Pay Pal es la plataforma de eBay para la intermediación de cobros y pagos en Internet. La empresa eBay adquirió esta compañía en 2002 y ha decidido transformarla en un banco, radicado en Luxemburgo, para ofrecer sus servicios a otras empresas dedicadas al comercio electrónico y actuar como plataforma de pago en Internet al igual que lo ha hecho Google, que ha decidido impulsar su propia plataforma de pago. ¿Cuáles puede ser las consecuencias de estos movimientos? En la experiencia española, tan sólo el BBVA ha declarado en su plan estratégico, que quiere alcanzar 2 millones de transacciones de productos y servicios no financieros entre clientes particulares y pymes en el 2010. Parece que próximamente va a abrir una megaoficina de unos 400 metros cuadrados desde donde se podrá adquirir un i- Pod, contratar una operación de cirugía estética y hasta paladear el café colombiano de Juan Valdez. Tal vez en esta industria, la innovación también empiece a tener una faceta de “prueba y error “y tal como dice Bertrand Russell: “Aunque pueda parecer una paradoja, toda la ciencia exacta está dominada por la idea de aproximación. Si un hombre os dice que posee la verdad exacta sobre algo, hay razón para creer que es un hombre equivocado. Los ignorantes está completamente seguros de todo y los inteligentes llenos de dudas”. Bertrand Russell, 1872-1970