The replacement espa

1,162
-1

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,162
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
41
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

The replacement espa

  1. 1. The Replacement Brenna YovanoffStaff de Traducción  Bautiston  cowdiem  CyeLy DiviNNa  Emii_Gregori  flochi  kathesweet  kuami  little rose  masi  MerySnz  Petty  Ruthiee  Sera  vapino  ηịịịღ  †DaRkGirl†  *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* Staff de Corrección  Aishliin  andre27xl  Caamille  Emii_Gregori  kathesweet Recopilación  Caamille Diseño:  *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* ~2~Foro Purple Rose
  2. 2. The Replacement Brenna Yovanoff ~3~Foro Purple Rose
  3. 3. The Replacement Brenna Yovanoff ÍndiceSinopsis ......................................................................................................................................6Parte 1: Secretos de los Vivos ...............................................................................................7Capítulo 1 .................................................................................................................................8Capítulo 2 .............................................................................................................................. 16Capítulo 3 .............................................................................................................................. 23Capítulo 4 .............................................................................................................................. 32Capítulo 5 .............................................................................................................................. 38Capítulo 6 .............................................................................................................................. 48Capítulo 7 .............................................................................................................................. 59Capítulo 8 .............................................................................................................................. 65Parte 2: Las Mentiras que la Gente Dice ......................................................................... 76Capítulo 9 .............................................................................................................................. 77Capítulo 10 ............................................................................................................................ 90Capítulo 11 .......................................................................................................................... 105Capítulo 12 .......................................................................................................................... 110Capítulo 13 .......................................................................................................................... 115Capítulo 14 .......................................................................................................................... 125Parte 3: Las Mentiras que la Gente Dice ....................................................................... 131Capítulo 15 .......................................................................................................................... 132Capítulo 16 .......................................................................................................................... 142Capítulo 17 .......................................................................................................................... 151Capítulo 18 .......................................................................................................................... 160Capítulo 19 .......................................................................................................................... 166Capítulo 20 .......................................................................................................................... 174Capítulo 21 .......................................................................................................................... 179Capítulo 22 .......................................................................................................................... 186Capítulo 23 .......................................................................................................................... 198Parte 4: Ellos ........................................................................................................................ 204 ~4~Foro Purple Rose
  4. 4. The Replacement Brenna YovanoffCapítulo 24 .......................................................................................................................... 205Capítulo 25 .......................................................................................................................... 221Capítulo 26 .......................................................................................................................... 229Capítulo 27 .......................................................................................................................... 235Capítulo 28 .......................................................................................................................... 247Capítulo 29 .......................................................................................................................... 263Capítulo 30 .......................................................................................................................... 277Capítulo 31 .......................................................................................................................... 283Capítulo 32 .......................................................................................................................... 286Sobre la Autora .................................................................................................................. 289 ~5~Foro Purple Rose
  5. 5. The Replacement Brenna Yovanoff SinopsisM ackie Doyle no es uno de nosotros. Aunque él vive en el pequeño pueblo de Gentry, viene de un mundo de túneles, de agua turbia y oscura, un mundo de chicas muertas vivientes bajo las órdenes de una princesatatuada. Él es un reemplazo, dejado en la cuna de un bebé humano, dieciséis añosatrás. Ahora, debido a alergias fatales al hierro, sangre, y a la tierra consagrada,Mackie está luchando por sobrevivir en el mundo humano.Mackie daría cualquier cosa por vivir entre nosotros, para practicar en su bajo opasar tiempo con el objeto de su enamoramiento, Tate. Pero cuando la pequeñahermana bebé de Tate desaparece, Mackie es arrastrado irrevocablemente alsubmundo de Gentry, conocido como Mayhem. Él debe enfrentar a las oscurascriaturas de El Cúmulo de Escoria y encontrar su lugar correcto, en su mundo, o enel nuestro. ~6~Foro Purple Rose
  6. 6. The Replacement Brenna YovanoffParte 1Secretos de los vivos ~7~Foro Purple Rose
  7. 7. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 1 Sangre Traducido por cowdiem Corregido por CaamilleN o recuerdo ninguna de las verdaderas e importantes partes, pero está este sueño que yo tengo. Todo es frío y las ramas rasguñan la ventana. Enormes árboles, traqueteando, haciendo ruido con sus hojas. La canoade color blanco, las cortinas agitándose. Pensamientos, violetas, girasoles. Conozcoel patrón de la tela de mi memoria. Son una lista en mi cabeza, como un poema.Sueño sobre campos, túneles oscuros, pero nada es claro. Sueño que una sombraoscura me pone en una cuna, pone una mano sobre mi boca, y susurra en mi oído.Shh, dice. Y, Espera. Nadie está ahí, nadie me está tocando, y cuando el viento secuela por las esquinas del marco de la ventana, mi piel está helada. Me despiertosintiéndome solo, como que el mundo es enorme, helado y tenebroso. Como sinunca más tendré a nadie que me toque de nuevo.Había estudiantes rezagados en la cafetería, cerca de la repisa de los trofeos.Habían colgado una cortina para esconder el dibujo de la estación de extracción desangre, y caía casi hasta el suelo, pero todos sabían lo que había detrás de eso.Agujas entrando, tubos saliendo. Una pancarta de papel de carnicero estabaestirada sobre la entrada oeste, anunciando la donación de sangre en enormesletras en Marcador Mágico.Habíamos recién llegado después del almuerzo. Yo, los gemelos Corbett, y RoswellReed.Drew Corbett estaba rebuscando en sus bolsillos por un cuarto de dólar paramostrarme cómo podía mejorar una lanzada de moneda. Sonaba complicado, peroél tenía una forma de manejar cualquier truco o habilidad de manos y hacerlaslucir fáciles.Cuando lanzó el cuarto de dólar, se mantuvo por un segundo y estaba seguro deque pude verlo girarse, pero cuando me mostró el dorso de su mano, aún mostraba ~8~Foro Purple Rose
  8. 8. The Replacement Brenna Yovanoffla cara. Él sonrió con una amplia y lenta sonrisa, como si justo hubieraintercambiado una broma realmente buena sin que ninguno de nosotros dijera algoen voz alta. Detrás de nosotros, su hermano el chico Danny estaba en unadiscusión en curso con Roswell sobre si la única banda local era o no losuficientemente buena como para ser tocada en la radio o que pudiera conseguirun lugar en los programas de conversación nocturnos.Desde lejos, podías ver a los gemelos y creer que eran la misma persona. Ellostenían las mismas largas y morenas manos, los mismos ojos estrechos y un oscurocabello. Eran buenos en las mismas cosas, para dibujar, construir y arreglar cosas,pero Drew era más relajado. Escuchaba mejor y se movía más lento. Danny era elque hablaba.—Pero mira lo que vende —Roswell dijo, pasando una mano por su cabello demodo que quedara parado en desordenados mechones del color del óxido—. ¿Quéte hace pensar que la misma gente que se pone completamente frenética poracordes poderosos podría alguna vez apreciar el enrarecido talento propio deRasputín Sings the Blues?Danny suspiró y tomó mi brazo.—Mackie, ¿alguien realmente podría elegir entre algo que fundamentalmenteapesta, sobre algo bueno? —Sonaba impaciente, como si ya supiera que estabaganando esto, ya sea que yo lo apoyara o no, así qué ¿por qué seguían hablando deeso?No respondí. Estaba mirando a Alice Harms, lo cual era un comportamientohabitual, casi como un pasatiempo.Danny tiró más fuerte.—Mackie, deja de actuar como un completo drogado y escucha. ¿De verdad creesque alguien elegiría lo malo?—La gente no siempre sabe lo que deberían querer —dije sin desviar mi mirada deAlice.Ella llevaba puesta una camiseta verde con escote, de modo que mostraba elnacimiento de sus pechos. Había una pegatina amarilla de donante de sangre ~9~Foro Purple Rose
  9. 9. The Replacement Brenna Yovanoffpegada en el frente de la misma. Puso su cabello detrás de una de sus orejas y todoen el proceso era algo hermoso.Excepto, que yo podía oler la sangre, dulce, metálica. Podía saborearla en la partede atrás de mi boca y mi estómago estaba comenzando a sentirse inestable. Habíaolvidado todo respecto a la donación de sangre, hasta que había caminado dentrode la escuela esa mañana y había sido recibido por un festival de letreros hechos amano.Drew me golpeó fuerte en el hombro.—Ahí viene tu novia.Alice estaba cruzando la cafetería, flanqueada por otros dos miembros de larealeza de los estudiantes de tercer año, Jenna Porter y Stephanie Beecham. Podíaescuchar el roce de sus zapatillas en el linóleo. El sonido era agradable y merecordaba al arrastrar de los pies a través de las hojas muertas. Miré a Alice perono de una forma muy esperanzada.Las chicas iban por Roswell, no por mí. Él era alto y nudoso, con una amplia yrecta boca. Estaba pecoso por el verano, el cabello en sus brazos era rojizo y nuncatenía las patillas niveladas, pero era atractivo. O quizás era sólo que él era comoellos.Yo era el raro, pálido, pavoroso. El cabello rubio podría haber sido un punto fuerteen alguien más, pero en mí, sólo hacia más complicado el desviarse del cuánoscuros eran mis ojos. No hacía bromas, ni comenzaba conversaciones. A veces, lagente se ponía intranquila sólo mirándome. Era mejor mantenerse en el fondo.Pero ahora, aquí estaba, de pie en medio de la cafetería, y Alice se estabaacercando. Su boca era rosada. Sus ojos eran muy azules.Y luego ella estaba directamente en frente de mí.—Hola, Mackie.Sonreí, pero se sintió más como hacer una mueca. Era una cosa mirarla desde elotro lado de la habitación y pensar sobre quizás, posiblemente besarla. Pero eraotra tener una conversación. Tragué e intenté decir algo de las cosas normales quela gente habla. Todo lo que podía pensar era como una vez la había visto en su ~ 10 ~Foro Purple Rose
  10. 10. The Replacement Brenna Yovanoffuniforme de tenis la primavera pasada y sus piernas estaban tan bronceadas quepensé que mi corazón se detendría.—Entonces, ¿donaste sangre? —dijo, tocando su pegatina amarilla—. Mejor seráque me digas que diste sangre. —Cuando se quitó el cabello de su rostro, capté elbrillo de algo plateado en su boca. Tenía un piercing en la lengua.Negué con la cabeza.—No soporto las agujas.Eso la hizo reír. Repentinamente, su mano estaba descansando en mi brazo sinninguna buena razón.—Aw, ¡eso es tan dulce! Bueno, está bien, estás fuera de la caza por ser un enormemarica. Entonces, ¿están tus padres completamente asustados por el últimodrama? Quiero decir, escuchaste sobre la hermana de Tate Steward, ¿cierto?Detrás de mí, Roswell tomó un respiro agudo y lo dejó salir. Los gemelos habíanparado de sonreír. Rebusqué por alguna forma de cambiar el tema pero no pudesacar nada a flote.El olor de la sangre era dulce y limoso, demasiado pesado para ignorarlo.Tuve que aclarar mi garganta antes de responder.—Sí. Mi papá ha estado bastante conmocionado por eso.Alice abrió sus ojos ampliamente.—Oh dios mío, ¿realmente los conoces?—Su padre va a hacer el servicio —Danny dijo en una voz carente de emoción.Él y Drew se habían girado. Cuando seguí su mirada, vi que estaban mirando aTate, quien estaba sentada sola en una de las largas mesas, mirando fijamente porlos ventanales hacia el cielo.No la conocía. Había ido a la escuela con ella toda mi vida, y vivía una calle másallá de Drew y Danny, y había tenido al menos una clase con ella cada semestredesde la secundaria. Pero no la conocía. No conocía a su hermana tampoco, pero las ~ 11 ~Foro Purple Rose
  11. 11. The Replacement Brenna Yovanoffhabía visto juntas en el estacionamiento en la iglesia de mi papá. Una rechoncha ysonriente niña llamada Natalie. Una de esas normales y saludables niñas.Tate empujó su silla hacia atrás y miró en nuestra dirección. Su cabello era castañooscuro, y lo llevaba corto, lo cual hacía lucir su rostro extrañamente desnudo.Desde lejos, parecía pequeña, pero sus hombros estaban rígidos cuando se puso enpie, como si estuviera lista para recibir un golpe. Hasta hace dos días, había tenidoamigos. Quizás no del tipo susurrante, risueño e inseparable como Alice, pero lagente la había apreciado.Ahora había un espacio vacío alrededor de ella que me hacía pensar en cuarentena.Era perturbador darse cuenta de que no se necesitaba mucho para hacer de ti unaparia. Todo lo que necesitabas era que algo terrible sucediera.Alice no perdió nada de tiempo en Tate. Lanzó su cabello sobre su hombro yrepentinamente, estaba de pie mucho más cerca de mí.—Sólo, nunca piensas respecto a niños pequeños muriendo. Quiero decir, eso estan triste, ¿cierto? Mi mamá se ha puesto algo loca con las medallas de los santos yel Ave María desde que lo escuchó. Hey, ¿van a andar por aquí el sábado?Stephanie va a dar una fiesta.Roswell se inclinó sobre mi hombro.—Genial. Podríamos pasar por allí. Así que, ¿ustedes chicas fueron consumidaspor la donación de sangre, eh? —Estaba mirando a Stephanie cuando lo dijo—.¿Cómo fue la extracción? ¿Dolió?Ambas, Stephanie y Jenna comenzaron a asentir, pero Alice hizo rodar sus ojos.—No realmente. Como que, dolió cuando estaba poniendo el tubo, pero no fue tanmalo. La verdad es que duele más ahora. Cuando sacó la aguja, como que serompió y no quiere dejar de sangrar. Miren.Estiró su brazo. Había una bola de algodón en el pliegue de su codo, cubriendo lamarca de la aguja. En el medio, comenzando bajo la cinta y extendiéndose por elalgodón, había una mancha roja que crecía y crecía.El hierro está en todos lados. En los autos, en las aplicaciones de las cocinas, y enesas enormes maquinas industriales que ellos usan para empacar comida, pero la ~ 12 ~Foro Purple Rose
  12. 12. The Replacement Brenna Yovanoffmayoría mezclado con otras cosas, carbono, cromo y níquel. Dolía en una lenta yagotadora forma. Podía soportarlo.El hierro de la sangre era diferente. Corrió a través de mi boca y nariz, llegando ami garganta. Repentinamente, era difícil concentrarse. Mi corazón estaba latiendomuy rápido y luego muy, muy lento.—¿Mackie? —La voz de Alice sonaba suave y difusa, viniendo de muy lejos.—Tengo que irme —dije—. Mi casillero… olvidé esta cosa y necesito…Por un segundo, pensé que uno o dos o quizás todos ellos iban a seguirme. Alicecomenzó a estirarse hacia mí. Luego Roswell puso su mano en el brazo de ella y sedetuvo. Su expresión era cerrada, como si estuviera apretando sus labios para nodecir algo. Él movió su cabeza en dirección al pasillo, sólo ligeramente. Solamenteve.Me moví por el laberinto de mesas y salí de la cafetería sin tropezarme, pero mivisión había comenzado a estrecharse y podía sentir mis palpitaciones en mismanos y orejas. Era mejor ahora que me había alejado del sofocante y dulzón olorde la donación de sangre. Tomé profundas respiraciones y esperé a que el mareo secalmara.Los casilleros en el pasillo de los alumnos de tercer año se veían completamenteiguales, cinco pies de alto, pintados de un claro y descamado beige. El mío estabaen el extremo más lejano, pasado el pasillo hacia el ala de matemáticas y laspuertas que salían al campo. Tan pronto como doblé por la esquina, supe que algoestaba mal ahí.En la puerta del casillero, a la altura de los ojos, había una mancha roja del tamañode la forma de la palma de alguien. Incluso antes de que me acercara, pude oler lasangre. No era tan malo como el pinchazo de Alice. Esa había sido tibia yhorriblemente metálica. Ésta era fría y pegajosa, sólo comenzando a secarse.Miré alrededor, pero el pasillo estaba vacío. Las puertas que llevaban al campoestaban cerradas. Había estado lloviendo todo el día y no había nadie en el césped.La mancha era de un rojo oscuro y pegajoso, y me quedé ahí con mis manos contrami frente. Era una broma, alguna clase de malintencionado truco estúpido. No se ~ 13 ~necesitaría demasiado esfuerzo para llegar a ella, no tenías que adivinar. SoyForo Purple Rose
  13. 13. The Replacement Brenna Yovanoffnotoriamente el único chico sentado en el suelo con mi cabeza entre las piernascuando a alguien le sale sangre de la nariz.Era una broma, porque tenía que ser una. Pero incluso antes de que me acercara,sabía en lo profundo que no lo era. Alguien se había puesto creativo con un clip ouna llave. Habían rayado la palabra Raro en el congelado desastre.Tomé mi manga y lo froté, sintiéndome enfermo y falto de aliento. Saqué la mayorparte de la sangre, pero Raro se quedó justo ahí en la puerta. Había sido rayado enla pintura y la sangre se había metido en las letras de modo que la palabradestacaba contra el esmalte beige. Mirarla hizo que la corriente de estática barrierade nuevo. Retrocedí y casi caí. Estaba solamente mi lento y tartamudo latido delcorazón.Luego mi mano en la muralla, sintiendo la puerta, el campo vacio, el aire fresco.Estaba en el jardín de niños la primera vez que mi padre me contó sobre KellanCaury.La historia era corta, y él me la contaba una y otra vez, como Winnie-the-Pooh oGoodnight Moon. Cuando mi papá la contaba, podía ver las partes importantescomo escenas de una vieja película, parpadeantes y granosas. Kellan Caury seríacallado y educado. Un adulto, quizás de unos treinta años.Era como yo. Mayormente. Excepto que él tenía un par extra de articulaciones ensus dedos y siempre me lo imaginaba en blanco y negro.Manejaba una tienda de reparación de música en la Calle Hanover y vivía sobreella en un pequeño apartamento cocina. Él no podía afinar pianos porque no podíasoportar tocar los cables de acero, pero era honesto y justo y todos lo querían. Suespecialidad era arreglar violines.Cuando los niños comenzaron a desaparecer, nadie pensó demasiado en eso. Era laDepresión, y nadie tenía suficiente comida o suficiente dinero, y los niños siempreestaban desapareciendo. Ellos se enfermaban o huían, o morían en accidentes o dehambre, y eso era muy malo, pero nadie sospechaba demasiado o haciademasiadas preguntas.Luego la hija del alguacil desapareció. Esto era en 1931, justo antes de fines de ~ 14 ~Octubre.Foro Purple Rose
  14. 14. The Replacement Brenna YovanoffKellan Caury no había nunca herido a nadie, pero no importaba. Fueron por él detodos modos.Lo arrastraron fuera de su pequeño apartamento cocina y por la calle. Quemaronsu tienda y lo golpearon con llaves y tuberías. Luego lo colgaron de un árbol en elpatio de la iglesia con una bolsa en su cabeza y las manos atadas en su espalda.Dejaron el cuerpo ahí por un mes.La primera vez que mi padre me dijo eso, no entendí que estaba tratando de decir,pero para el momento en que estaba en primero o segundo grado, ya estabacomenzando a entender.La moraleja de la historia es, no atraigas la atención. No tengas dedos deformes.No dejes que nadie se dé cuenta cuán increíbles eres para afinar cuerdas por oído.No le muestres a nadie la verdad, corazón sincero para ti mismo, de lo contrario,cuando algo va mal, podrías terminar pudriéndote en un árbol.Todos tienen un punto de origen. Un lugar de donde vienen.Los lugares de algunas personas son sencillamente más simples que los de otras.Yo no recuerdo nada de esto, pero mi hermana, Emma, jura que es verdad y lecreo. Esta es la historia que solía contarme en la noche, cuando me salía de la camay me movía silenciosamente por el pasillo hacia su habitación.El bebé en la cuna: llorando, en esa ansiosa y exigente forma. Su rostro es brillanteentre las barras. El hombre entra por la ventana—huesudo, usando un abrigonegro—y toma al bebe. Él se desliza detrás del alfeizar, baja la ventana, pone lapantalla de vuelta. Se ha ido. Hay algo más en la cuna.En la historia, Emma tiene cuatro años. Ella se levanta de la cama y camina a travésdel suelo en los pies de su pijama. Cuando mete su mano entre las barras, la cosaen la cuna se mueve más cerca. Trata de morderla y ella saca su mano de nuevopero no retrocede. Pasan toda la noche mirándose el uno al otro en la oscuridad.En la mañana, la cosa aún está acurrucada en la colchoneta de ovejas y patos,mirándola fijamente. No es su hermano.Soy yo. ~ 15 ~Foro Purple Rose
  15. 15. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 2 Nunca hables con extraños Traducido por flochi Corregido por CaamilleR oswell me encontró en el patio. La campana de dos minutos ya había sonado y no había nadie en el césped para verme. Estaba apoyado contra el edificio con los ojos cerrados, respirando en largos jadeos.—Hey —dijo, al lado mío antes que supiera que estaba ahí.Tragué saliva y abrí mis ojos. El cielo estaba nublado, todavía seguía una lloviznafina y deprimente que estaba mal para Octubre.—Hey. —Soné ronco y confundido, como si hubiera estado dormido.—No luces muy bien. ¿Cómo te sientes?Quería encogerme de hombres y quitármelo todo de encima, pero el mareo llegabay se iba como en olas.—Bastante mal.Roswell se apoyó contra la pared y repentinamente, estuve seguro que iba apreguntarme lo que había pasado o, al menos, cuál era la razón de que estuvierahiperventilando solo en el patio. Me pregunté si había visto mi casillero.Tomé una profunda respiración y lo interrumpí antes de que pudiera decir algo.—Nada como rematar la historia de un bebé muerto con algo de sangre fresca.Rió y golpeó su hombro contra el mío.—Oye, ella no puede evitar que su cerebro esté constantemente fallando. Perotengo que jugar bien con ella si alguna vez voy a tener una oportunidad conStephanie, y apellidos a un lado, mayormente es inofensiva. Y sé que no eresindiferente a esos encantos naturales, ¿correcto? ~ 16 ~Foro Purple Rose
  16. 16. The Replacement Brenna YovanoffReí, pero sonó forzado y un poco miserable. Todavía tenía la sensación de mareo,como si hubiera una oportunidad de que fuera a vomitar.—Mira —dijo Roswell, y su voz fue inesperadamente baja—. Sé que no hablasmucho con las chicas… lo sé. Pero podría salir contigo. Sólo digo, la oportunidadestá ahí si la quieres, ¿sabes?No respondí. Alice era tan increíble, dolorosamente sexy, tan perfecta para mirarlaa través de la habitación, pero el pensamiento de realmente ir a algún lugar conella, hizo a mi pecho sentirse apretado.La última campanada sonó, chillando en los altavoces del techo, y Roswell seapartó de la pared.—¿Vas a venir a historia?Sacudí la cabeza.—Creo que voy a ir a casa.—¿Quieres que te lleve? Le diré a Crowley que tuviste una emergencia familiar oalgo.—Estoy bien.La mirada que me dio no era de convencimiento. Pasó una mano sobre su barbillay miró fijamente el césped.—Supongo que nos pondremos al corriente más tarde, entonces. ¿Vas a estar en elfuneral?—Tal vez. No lo sé. Probablemente no.Él asintió. Yo asentí. Ambos nos quedamos en el patio asintiendo pero sinmirarnos el uno al otro realmente. A veces, Roswell hace preguntas bastantedifíciles, pero a veces tiene la decencia de no hacerlas. No dijo nada más. Volviódentro y me fui por la puerta exterior.Empecé a sentirme mejor una vez que salí del estacionamiento, lejos de la escuela,de la cafetería llena agujas, el repicar metálico del olor de la sangre. Me puse lacapucha y miré fijamente a mis pies, pensando. ¿Cómo alguna vez vas a conseguir ~ 17 ~Foro Purple Rose
  17. 17. The Replacement Brenna Yovanoffuna novia? ¿Y por qué alguien como Alice Harms alguna vez estaría interesado enti de todos modos? Y que perdedor.Aún así, ella había tocado mi brazo.El aire estaba limpio y húmedo, haciendo que mi respiración se volviera más fácil.Sentí frío, un poco débil, quizás, pero estaba bien. Me sentía bien. Aún así, nopodía deshacerme de la persistente sensación de que las cosas se iban a ponermalas. En la escuela. En el mundo. La mamá de Alice estaba diciendo Ave Marías ytodos estaban en el límite, buscando el demonio entre ellos, buscando por alguienpara culpar. Todo mi cuerpo se sentía débil, como si fuera a derrumbarme conalgo.Una cosa estaba clara: necesitaba hacer todo lo que pudiera para evitar ser notado.La lluvia repiqueteaba constantemente en la acera, haciéndome sentir incómodosin razón alguna. Tal vez las cosas estaban mal, pero siempre estaban mal. Yaestaba acostumbrado. El problema real y fundamental era esta sensación que teníade que las cosas estaban a punto de ponerse peor. ***En otra vida anterior, Gentry fue una ciudad de acero, pero en el lapso de cuatro ocinco décadas, se había convertido en un mar de minivans y césped y Goldenretrievers.Casi todos trabajaban en una de las plantas de computadores, ensamblandotableros y empacando chips, o bien en la granja de productos lácteos o en elcolegio, dependiendo de su nivel de educación. Había muchas otras ciudadesfabriles en los condados vecinos, suburbios sin ninguna ciudad de la quedispersarse, cada uno con sus propias fábricas o plantas tecnológicas en las queorbitar.Gentry era solamente más autónoma que la mayoría. Las personas nacían, crecíany morían sin nunca sentirse obligados a irse. Todo lo que necesitabas ya estaba allí. ~ 18 ~Foro Purple Rose
  18. 18. The Replacement Brenna YovanoffLa escuela secundaria fue construida para ser la refinería de Gates. Por cuarentaaños, Gates había sido el corazón latiente de Gentry, y muchas empresas locales ymascotas de la escuela fueron nombradas aún después de eso. Cuando Gatesquebró después de la Segunda Guerra Mundial, primero las tiendas de máquinas ydespués las compañías de tecnología habían llegado con trabajos, patrocinados porpuentes y plazas de la ciudad, siempre decidiendo que Gentry era mejor que losotros ocho o nueve pueblos en las inmediaciones. Habían derribado la refineríaantes que yo naciera.La mayoría de las personas en la escuela, cortan a través de la propiedad Gatespara irse a casa. Las áreas residenciales estaban casi todas del otro lado de ahí,separadas del distrito de negocios y la escuela por un estrecho barranco. Habíatodavía todo tipo de desperdicios y desechos en la hierba, sin embargo, el terrenoestaba saturado de hierro. Yo siempre tomaba una ruta diferente.Ahora me dirigía a lo largo de Benthaven, bordeando el campo abierto donde larefinería había estado asentada hace una vida, tratando de darme cuenta qué era loqué había pasado. Alguien había pintado con sangre en la puerta de mi casillero.Pero la pregunta crítica era: ¿Por qué? ¿Qué había hecho para que alguien quisieraapartarme? ¿Por qué ahora?Las cosas siempre se ponían tensas alrededor de Gentry cuando niños morían. Losfunerales eran un mal tema, pero había tenido cuidado. Había estado muy cerca deser invisible. Había hecho mi parte.Y Roswell y yo sabíamos que no estaría en el funeral, pero a veces tienes que jugarel juego, incluso cuando no hay nadie más alrededor. Te pone en el hábito de fingirque crees lo que estás diciendo. Cuando realmente hay sólo dos personas las queconocen un secreto, fingen que no.La tierra consagrada no era como el acero inoxidable o el hierro de la sangre. Noera algo con lo que podía enfrentarme. Si iba dos pies dentro del cementerio, mipiel se ampollaba de la manera en que otras personas conseguían una malaquemadura de sol.Había partes de la propiedad que no estaban fuera de mis límites—los cobertizosde almacenamiento, la adición de la escuela dominical y una sección si consagrardel cementerio, reservado para los suicidas y los bebés sin bautizar—pero la idea ~ 19 ~Foro Purple Rose
  19. 19. The Replacement Brenna Yovanoffde entrar en la iglesia ubicada en una esquina del cementerio y mirar al resto de lamisma era deprimente.Cuando era más joven, había ido a la escuela dominical. Mi papá había adicionadoun aula al edificio de un terreno colindante cuando tenía tres o cuatro años. Erauna razonable expansión porque realmente era necesario el espacio, pero tuvo unmotivo ulterior también. Él nunca consagró el terreno.El nuevo edificio había sido una solución viable durante un tiempo, pero ahora erademasiado viejo para las clases de la Biblia, tuve que conformarme con el aspectode chico rebelde que parecía que no quería tener nada que ver con su padre pastor.Caminé a lo largo de la Calle Welsh hasta que llegué al lugar donde el extremo delcamino terminaba. Caminé sobre la baja división de hormigón y empecé a bajarpor el sendero hacia el montón de desechos.Cuando la refinería estaba funcionando, ellos simplemente volcaban la grava y calviva en el barranco para deshacerse de él. Amontonado por años, cubiertos deárboles flacos y grupos de malezas. Era la única parte de Gates que todavía existía.Había montañas de tiraderos y montones de desechos sobre todo el condado, peroen Gentry, en la escuela primario los chicos nunca saltaban la valla. Los desechosde otras ciudades eran vallados por razones de responsabilidad. Eran bajas y grisesy no muy interesantes. Los nuestros eran tan negros que parecían quemados. Esoseran vallados, porque era mejor permanecer alejados.Las historias que las personas contaban eran del tipo que se cuentan en fogatas,posesiones y encantamientos. Sonriendo ampliamente, cosas pudriéndose que selevantaban de los muertos en la noche y caminaban y caminaban alrededor de lascalles desiertas. Nada de eso era creíble, pero era irrelevante. No importaba si lashistorias eran eso, sólo historias. Aún así no querías estar allí.En la parte baja en la ladera de la colina, el sendero se dividía y seguía un puenteque cruzaba al otro lado del barranco. Un hombre estaba parado en el medio delpuente, lo que era raro ya que no era la clase de lugar en el que normalmente losadultos pasaban. Estaba apoyado sobre la barandilla, mirando fijamente con labarbilla entre sus manos. Parecía familiar de una manera que no podía ubicar. ~ 20 ~Foro Purple Rose
  20. 20. The Replacement Brenna YovanoffRealmente no quería ir más cerca, pero tenía que pasarlo para ir a casa o de otromodo podría trepar de vuelta la colina y tomar la dirección rodeando la CalleBreaker. Empujé mis manos dentro de los bolsillos de mi chaqueta y di un paso enel puente.—Luces horrible —dijo mientras llegaba junto a él. Fue algo extraño que lo dijeradebido a que fue grosero y era un extraño, pero también porque no estabamirándome.Tenía un abrigo largo con puños desgastados y bandas militares cosidas en lasmangas. Había una hilera de agujeros en el frente, como si alguien hubiera cortadolos broches.—Tus ojos —dijo súbitamente, girándose para mirarme—. Tus ojos son negroscomo piedras.Miré hacia atrás sobre mi hombro para asegurarme que no había nadie más en elsendero antes que yo asintiera. Mis ojos siempre fueron oscuros, pero el hierro loshacía peor. El mareo había casi desaparecido, aunque todavía me sentía sudoroso ypálido.El hombre se acercó más. La piel alrededor de sus ojos estaba amoratada yaceitosa. Su tez era una sombra insalubre de amarillo.—Podría ayudarte.—No soy un experto ni nada pero parece como que usted necesita un poco más deayuda que yo.Eso lo hizo sonreír, lo que no mejoró su apariencia.—Mi rostro es simplemente el resultado de mi pobre crianza, pero tú, mi amigo, teencuentras en mal estado. Necesitas algo para volver a levantarlo. —Señaló elpuente al otro lado de la colina, mi tranquilo barrio suburbano y mi casa—. Esecamino impone miseria. Es a dónde vas a casa, y creo que ya lo sabes.La lluvia repiqueteaba sobre el puente. Miré por encima del carril y abajo hacia elmontón de desechos. Estaba tan oscuro que uno casi podía ver otros colores. Micorazón estaba latiendo más fuerte de lo que era cómodo. ~ 21 ~—No estoy interesado —dije. Mi boca estaba seca.Foro Purple Rose
  21. 21. The Replacement Brenna YovanoffÉl asintió severamente.—Pero lo estarás.No sonó como una amenaza o una advertencia. Su voz fue plana. Tomó un relojdel bolsillo de su abrigo y se dio la vuelta lejos de mí, volteando la tapa paraabrirla pero mirando hacia abajo el montón de desechos.Después de un minuto, pasé por delante de él, cuidando de que nuestros hombrosno se tocaran. Crucé a donde el sendero subía al otro lado de la colina y salí en laintersección de Orchard y Concord. Seguí avanzando, tratando muy duro deluchar contra el pánico en mi pecho. Una pequeña y temerosa parte de mí estabaconvencida que me estaba siguiendo, que estaba viniendo detrás mío, pero cuandome volví hacia el puente, no había nadie.En la Calle Concord, todas las casas eran de dos pisos, con grandes porchesdelanteros envolventes. Tres casas debajo de la nuestra, la Sra. Feely estaba afueraen su patio, clavando una herradura a la barandilla del porche. Su cabello estabagris, arreglado en unos rizos apretados de caniche sobre toda su cabeza, y estabausando un impermeable amarillo. Miró sobre su hombro y cuando me vio, sonrió yme guiñó un ojo.Entonces, volvió a clavar la herradura, como si el hierro la fuera a proteger de algogrande y espeluznante. Me dirigí a casa, con el sonido de su martillo siguiéndomepor la calle. ~ 22 ~Foro Purple Rose
  22. 22. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 3 Latido Traducido por bautiston Corregido por Emii_GregoriE n el vestíbulo, dejé caer mi mochila y tiré de mi sudadera. Había sangre por toda la manga, y yo me debatía entre simplemente tirarla, pero pensé que mi padre diría algo al respecto.El lavadero se encontraba en un pequeño hueco fuera de la sala. No me gustaba irallí. La lavadora y la secadora eran de acero inoxidable y la habitación era tanpequeña que el aire siempre tenía un olor denso y venenoso a la vez. Por unmomento, pensé en poner en funcionamiento la lavadora de todos modos, peroaún de pie con la puerta abierta mi pulso martilleaba en mis oídos. Arrugué lacapucha e hice una nota mental para preguntarle a Emma si podía lavarla. En aguahirviendo. Con lejía. Luego la metí en el cesto y me dirigí a la cocina.Desde la parte trasera de la casa, podía oír el repiqueteo del teclado. Mi mamáestaba en la oficina, tecleando en su ordenador.—Mackie —gritó—. ¿Eres tú?—Sí.—No dejes que tu padre te vea saltándote clases, ¿de acuerdo?—Sí, está bien.Agarré un vaso de agua y me senté en la mesa, mirando el mantel y tratando deaveriguar el patrón de la tela escocesa. Es rojo, negro, rojo, blanco, verde, y luegoperdí la cuenta.Cuando Emma llegó, estaba tan ido que su mano en mi hombro me sobresaltó.Comencé a preguntarle si podría lavar, pero me detuve cuando me di cuenta quehabía alguien más con ella. La segunda chica era alta y parecía seria, con una caralarga y huesuda. ~ 23 ~Foro Purple Rose
  23. 23. The Replacement Brenna YovanoffEmma tomó un tarro de mantequilla de maní de la despensa y sacó un cuchillo depicnic de plástico.—Hey, feo —dijo, alborotándome el cabello—. Estás en casa temprano. —Miró através del pasillo a la puerta de la oficina, y luego dijo en voz tan baja que era casiun susurro—. ¿Te sientes bien?Moví la mano en un gesto de más o menos.—¿No se supone que estás en botánica?Emma tenía diecinueve años y no era del tipo de personas que se saltaba las clases.Estaba tomando cada curso de ciencias que el colegio ofrecía y su dedicación dabaun poco de miedo.—El profesor Cranston nos dio tiempo afuera para trabajar en nuestro proyecto degrupo. —Ella agitó su cuchillo de plástico hacia la otra chica—. Esta es Janice.Janice se sentó frente a mí y cruzó las manos sobre la mesa.—Hola —dijo. Su cabello era marrón lodoso y colgaba en salvajes mechones aambos lados de la cara.Asentí con la cabeza, pero no dije nada.Me miraba como si yo fuera un espécimen de laboratorio, uno de esos errores conpernos atravesándome. Sus ojos eran grandes y oscuros.—¿Por qué te llamó feo?Otras personas pueden hacer casi cualquier situación parecer normal con sólo decirlas palabras correctas. Pero no era así. Miré fijamente el dorso de mis manos yesperé por Emma para que interviniera y se hiciera cargo de la conversación.Emma, la maestra de la mentira. Reina de mi-hermano-es-normal, mi hermano-es-tímido. Mi hermano está enfermo, tiene alergias, mono, intoxicación alimentaria,gripe, la más grande, desordenada mentira de todo: Mi hermano.Fiable, vino detrás de mí y apoyó la barbilla en la parte superior de mi cabeza. Sucabello era fino y sedoso. Algunos mechones se habían soltado de la banda degoma y colgaban por lo que me hacía cosquillas en la cara. ~ 24 ~Foro Purple Rose
  24. 24. The Replacement Brenna Yovanoff—Cuando era un bebé, era la cosa más fea que puedas ver en tu vida. Todoamarillo y arrugado. Y tenía esos dientes. —Me dejó y se giró en dirección de laoficina—. Un juego completo… ¿verdad, mamá?—Al igual que Ricardo III —respondió mi mamá.Janice todavía estaba mirándome, se acurrucó en la mesa como si estuvierahambrienta.—Bueno, ahora no es feo.—Voy a subir —dije, y empujé la silla hacia atrás.En mi habitación, me acosté en la cama, pero no pude sentirme cómodo. Me sentíainquieto, como si pequeños insectos se arrastraran por debajo de mi piel. Elhombre en el puente había estado esperando por mí—por mí, y no por un chico alazar cruzando a través del puente. Había mirado directo hacia mi cara como siestuviera buscando algo. Yo todavía estaba frío y tembloroso por la sangre, peor delo que me había sentido en un tiempo y peor de lo que me sentía siempre.Por último, me levanté y fui a mi armario. Saqué mi bajo, mi amplificador yconecté los auriculares.El bajo estaba encordado con Black Beauties 1, y quité el metal de los trastes. Si lacanción era rápida, usaba una púa, y cuando no lo hacía, la capa de laca en lascuerdas impedía que el acero quemara mis dedos. Pero incluso si tuviera que tocarcon cuerdas desnudas, probablemente lo haría de todos modos, sólo paraconseguir ese bajo y zumbante sonido, esa sensación. A veces es lo único queayuda. Cualquier cosa que te asusta o preocupa de repente está a un centenar dekilómetros de distancia.Toqué las líneas de canciones que conocía y de canciones que compuse. Toquéprogresiones llena de notas altas, claras notas que quedaban suspendidas porsiempre, pesados tonos como un ruido sordo que se golpeaban y doblaban sobre símismos una y otra y otra vez.Después de un largo tiempo, empecé a tener una sensación extraña. Como sialguien estuviera escuchando. No la sensación de la casa o incluso de Emma de pie ~ 25 ~1 Black Beauties: Cuerdas para guitarras y bajos eléctricos marca Dr. String.Foro Purple Rose
  25. 25. The Replacement Brenna Yovanoffen el pasillo. Era más bien como entusiasmo, ansiedad de tocar para un extraño.Cuando me saqué los auriculares y fui a la ventana, sin embargo, el patio estabavacío. Más tiempo pasó antes de darme cuenta de que estaba empezando aoscurecer. Miré fijamente el césped y los arbustos, pero era ridículo pensar quealguien había estado escuchando. Totalmente absurdo, cuando había estabasentado allí con el sonido filtrado a través de mis auriculares.Me senté en el borde de la cama con la Gibson 2 apoyada en mis rodillas y toquéuna línea de bajos que alcanzó su punto máximo y se dejó caer y creció hasta quepude sentirlo en mi propio latido del corazón.Cuando me desperté un poco más tarde, alguien estaba llamándome.Me di la vuelta en la cama, desenredándome los cables. Me dormí con losauriculares puestos. Desde el suelo, el amplificador tarareaba en voz baja en lapenumbra y me sentí confuso y entumecido. Afuera, el cielo estaba oscuro.La casa estaba muy iluminada, lo que significaba que mi papá estaba en casa. Tieneesa cosa con las lámparas eléctricas. Si un interruptor se puede encender, va aencenderlo. Cuando salí al rellano, tuve que cerrar los ojos contra la luminosidad.—Malcolm —gritó desde la cocina—. Ven aquí, por favor.Bajé las escaleras, parpadeando y haciendo sombra a mis ojos con la mano.Él estaba en la mesa, y me di cuenta por su expresión y su corbata que regresaba dela iglesia. Del funeral de Natalie Stewart. Su cara estaba redonda y generalmenteamistosa, pero ahora se veía un poco tosca. Quería preguntarle sobre el servicio,pero no sabía qué decir.Estaba hojeando una pila de viejos sermones y tomando notas de ellos. Suchaqueta estaba colgada en el respaldo de una silla. Levantó la vista cuando entré,pero no bajó su pluma. Parecía cansado y un poco exasperado, como si no pudieraesperar para que terminara el día.—¿Quieres hablar de por qué recibí una llamada de la oficina de asistencia estatarde? —dijo.—Tenían la donación de sangre en la escuela... ~ 26 ~2 Gibson: Marca de guitarra eléctrica.Foro Purple Rose
  26. 26. The Replacement Brenna YovanoffMiró mi cara, haciendo rodar la lapicera entre los dedos.—Hoy no fue un buen día para hacer cosas por la que llames la atención. ¿Supongoque anunciaron algo así con tiempo?—Me olvidé —dije—. De todos modos, no es como si fuera una crisis enorme.—Malcolm —dijo—. Tu responsabilidad entera es no hacerlos ver.Miré hacia abajo en el linóleo.—No lo hice. —Después de un segundo, lo miré de nuevo—. Yo no.Dispuso sus sermones en una pila ordenada, alineando los bordes. Entonces, selevantó y fue al mostrador. Sacó un cuchillo de plástico que empezó a usar paracortar una manzana en rodajas. Quería preguntarle por qué no tomaba la manzanay se la comía como una persona normal, pero cada uno tiene sus propiaspeculiaridades.Después de destrozar la manzana por un rato, tiró el cuchillo en el fregadero.Rebotó como un palo saltarín y se quebró por la mitad.—¿Por qué no hay cuchillos de pelar en esta casa?—El único bueno está en el aparador. Encima de la nevera —dije cuando me diouna mirada en blanco.Mi madre mueve alrededor los cubiertos como si estuviera jugando al ajedrez. Aveces, los tira. Todo lo que no puede ser de plástico o de cerámica es de aluminio.Todo lo que no es de aluminio, se esconde.Abrió el armario, buscando entre la pila de cuchillos y cubiertos de aceroinoxidable, y tomó el cuchillo para pelar de nuevo en el mostrador.Vi su espalda mientras cortaba la manzana. Sus hombros eran estrechos. Olía aloción de afeitar y este olor tenso, fuerte que tiene cuando está estresado.—Yo estaba pensando —dijo sin volverse—. Missy Brandt mencionó que podríaser bueno tener a alguien que venga y ayude con la clase preescolar de vez encuando. ¿Esto te interesaría? ~ 27 ~Foro Purple Rose
  27. 27. The Replacement Brenna YovanoffTenía la sensación de que Missy no lo había mencionado, que esto era su idea, ypor supuesto que ella había dicho que sí, porque ¿qué otra cosa puede alguiendecir cuando el ministro te pregunta si su hijo puede cuidar a los niños durante elsermón?Cuando no contesté, miró por encima del hombro.—¿Algo está mal? Pensé que podría ser una buena solución. De esta manera,tendrías un lugar oficial en la congregación.Clavé mis uñas en las palmas de mis manos y traté de mantener mi voz bajocontrol.—Es sólo que... no quiero arruinarlo.—Bueno, tal vez te tome un par de semanas para acostumbrarte a estar cerca deniños pequeños, pero creo que lo vas a hacer muy bien si le das una oportunidad.—Él suspiró, sacudiendo la cabeza—. Ése es el problema contigo y tu madre. Losdos, toman una situación y empiezan a inventar obstáculos de inmediato. Nunca ledas a las cosas la oportunidad de mejorar.Por lo tanto, estábamos de regreso en la bochornosa política de la elección de lados.Por un lado, mi mamá y yo, realistas pesimistas, siempre. Por otro lado, mi papá yEmma, con la grata sensación de que de todas maneras el mundo podría ser bueno,y yo no podía estar de acuerdo con ellos porque realmente no lo creía. Pero quería.Tomé el mantel, luego me detuve porque me miraba con incertidumbre, y no eracomo quería sentirme. Entendía lo que tenía que decirle. Solamente no queríadecirlo.—Papá, esto no tiene nada que ver con dar a las cosas una oportunidad. Así escomo es y no va a ser mejor por arte de magia. Nunca voy a ser capaz de vivir sólomi vida como todo el mundo.Mi padre se volvió hacia la ventana, así que no podía ver su rostro.—No digas eso de nuevo. Nada de esto es por tu culpa.Incliné mi cabeza hacia atrás y cerré los ojos, sintiendo un dolor profundo,pulsando en el centro de mi pecho, como si alguien me estuviera golpeando. ~ 28 ~Foro Purple Rose
  28. 28. The Replacement Brenna Yovanoff—Es por mi culpa. Ni siquiera me tratan de la misma manera que tratan a Emma.Eso lo hizo resoplar violentamente, casi riendo.—Tú no eres como Emma. Hago lo mejor para saber que necesitas, pero es difícil.Nunca ha sido evidente para ti, pero eso no quiere decir que no lo intenté. Eso estodo lo que podemos hacer, en realidad. Tratar de hacer lo correcto.Estaba a punto de decirle que lo correcto era seguir con lo que funcionaba y noponerme a cargo de un grupo de niños pequeños cuando Emma entró. Se movióde un lado a otro en la cocina y abrió el refrigerador. Dejé de hablar y mi padre nosdio la espalda a los dos.Emma hurgó en el cajón de las verduras por un tiempo, luego nos miró.—No tenías que ser tan grosero con Janice —dijo ella, y en un primer momento,pensé en lo que me quería decir.Mi padre dejó el cuchillo y se giró para verla.—Tú sabes que tenemos reglas sobre visitas inesperadas.Tenemos reglas. Tenemos un montón de reglas. Roswell puede venir, pero sóloporque mi padre confía en él. Un conocido al azar podría ser alertado por nuestrafalta de alimentos enlatados y de utensilios metálicos de cocina.Mi papá se pasó las manos por el cabello.—Ambos, por favor. Esta familia es una parte muy visible de la comunidad ytenemos que ser conscientes de la imagen que estamos proyectando.Emma cerró duramente el refrigerador.—¿Qué imagen? No te estamos avergonzando. Ella vino para hacer el experimentode la semilla.—Bueno, esto no es realmente el lugar ideal para una sesión de estudio. ¿Podríanreunirse en la biblioteca, tal vez?Ella se puso las manos en las caderas.—Desafortunadamente, tienen una política acerca de las bandejas de germinación ~ 29 ~en la biblioteca.Foro Purple Rose
  29. 29. The Replacement Brenna Yovanoff—Bueno, ¿qué pasa con la agradable pequeña librería del centro? ¿O un café?—¡Papá!Ellos se miraron, pero ninguno de los dos dijo nada.Eran los fuertes en la familia, siempre gritando o riendo. Pensé en lo extraño queresultaba que eran también los que había perfeccionado el arte de un argumentosin palabras. Se podían comunicar sólo por las diversas formas en que respirabandentro o fuera.Mi papá hizo un ruidoso resoplido y Emma rodó los ojos y miró hacia otro lado.Estaba de pie en contra de la nevera, mirando al suelo. De repente, saltó haciaadelante y lo abrazó por la cintura como si estuviera pidiendo disculpas. Sequedaron con los brazos alrededor del otro y yo sabía que nunca había habidoninguna pregunta acerca de si él la abrazaría.Ella le apretó la cara contra su camisa y le dijo.—Es mejor guardar el cuchillo de nuevo cuando hayas terminado. Mamá odiacuando la cocina esta desordenada.Él se rió y se volvió hacia ella para pegarle con el trapo de la cocina.—Bueno, ciertamente no quiero desordenar, ¿o sí?—No, si sabes lo que es bueno para ti.Ella se acercó para alborotar mi cabello, pero seguía mirándole. Luego se volvió ybailó fuera de la habitación. Él la vio irse. Tenían una relación real, que nuncapodría descifrar o duplicar.Mi padre dejó su manzana destrozada en el mostrador y se sentó frente a mí.—No estoy tratando de hacerte pasar un mal rato, pero sabes lo importante que esmantener un perfil bajo.—Algunas personas se desmayan cuando hay sangre. Es un fenómeno conocido.Se inclinó para mirarme a la cara. Sus ojos eran de color verde pálido, como elvidrio, y su cabello era de un castaño lavado pasando al gris. Tenía una manera de ~ 30 ~Foro Purple Rose
  30. 30. The Replacement Brenna Yovanoffparecer tan bueno y tan correcto cuando no tenías que vivir con él, como sicualquier persona podía ir con él y encontrar algo cálido y reconfortante.—Tú no puedes darte el lujo de ser como algunas personas. Tienes que parecerte ala mayoría. No digo que sean malos, pero éste es un pueblo nervioso, desconfiado,y va a ser mucho peor por un tiempo. Una familia enterró a su hija actualmente. Losabes. —Entonces, su expresión era más suave—. ¿Te desmayaste?—No, sólo tenía que salir y tomar un poco de aire.—¿Alguien se dio cuenta?—Roswell.Mi padre se sentó en su silla, uniendo sus manos detrás de la cabeza,estudiándome.—¿Estás seguro de que nadie más te vio?—Sólo Roswell.Después de un minuto, asintió.—Está bien. —Respiró hondo y dijo de nuevo, como si decidiera algo—. Bueno.Tienes razón, esto no es una crisis.Asentí con la cabeza, mirando al suelo y los mostradores de granito brillante. Sievaluaras nuestra dinámica familiar basándote únicamente en la cocina, esprobable que asumas que éramos una clase de comedia.Apoyé los codos sobre la mesa como si estuviera comprobando si podía sostenermi peso. El olor de su loción de afeitar era tan fuerte que se mantenía en mi boca,por lo que era difícil tragar. En la pared, el reloj seguía corriendo suavemente,avanzando hacia las once.No. No era una crisis. Salvo que alguien había rayado Raro en la puerta de miarmario.Pero no había forma de decirle al respecto. No había manera de hacerle entenderque ninguna de sus normas y sus medidas de seguridad importaban.La palabra seguía siendo cierta. ~ 31 ~Foro Purple Rose
  31. 31. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 4 Gentry en la noche Traducido por Ruthiee Corregido por Emii_GregoriM ás tarde, me acosté boca abajo en la cama. Los sonidos de la casa eran familiares. El refrigerador, el aire acondicionado central. El inodoro de arriba, que nunca dejaba de funcionar.Debajo de las escaleras, la puerta de en frente se abrió y se cerró. El crujido decorreo en la mesa del pasillo, llaves tintineando. No hay arrastre de zapatos. Mimamá utiliza zapatillas blancas de enfermera, con suelo de goma. Totalmentesilencioso.—Sharon —llamó mi papa. Sonó como si él aún estuviera en la cocina—. ¿Podríasvenir aquí, por favor?Mi mamá dijo algo ininteligible. Debió haber sido un no porque un minutodespués, la ducha llegó. Siempre se ducha tan pronto como llega a casa porque suempleo es salpicarse en sangre. Porque todo el día, ella ha estado tocando aceroinoxidable.Me di la vuelta en mi espalda y me quedé mirando el techo, la lámpara de arriba.La manera en que el ventilador giraba, haciendo sombras como las alas de unalibélula.Finalmente, forcé la ventana a abrirse y salté afuera hacia la azotea.Desde una altura alta, tuve una vista del vecindario y el patio trasero. Me inclinéhacia adelante y apoyé los codos en la parte superior de las rodillas. La lluvia habíaparado, pero el cielo estaba todavía chisporroteando una fina y fría neblina.Abajo en la calle, había unas motocicletas, un hidrante de incendios, y cochesestacionados. Tres líneas arriba todo el camino a lo largo de la Calle Wicker. Todala ciudad apestaba como a hierro, pero debajo de eso, el verdoso olor seguía convidas y brillante. ~ 32 ~Foro Purple Rose
  32. 32. The Replacement Brenna YovanoffEn el pasillo afuera de mi cuarto, alguien estaba arrastrando los pies, arrastrandosus pies en la alfombra. Luego hubo un golpe en la puerta, suave y cauteloso.Me di la vuelta y me incline a través de la ventana.—¿Si?Emma abrió la puerta. Su cabello estaba torcido en un nudo y estaba vestida paradormirse, usando sus horribles pantuflas de peluche. Ella saltó en mi cama y sesubió al techo. Con sus manos fuera de equilibrio, se deslizó por la pendiente en sutrasero para que así estuviera sentada junto a mí en las tejas mojadas.Vimos afuera hacia la calle y Emma se inclino contra mí, descansando su cabezasobre mi hombro.Incliné mi mejilla contra lo alto de su cabeza.—Así que, tú y papá debieron haber tenido una buena.—Diferencia de opinión. La suya era que estaba rompiendo una regla radical, y enmi opinión, él estaba actuando como una persona loca. Como que entiendes el finalde ello. Lo siento.Yo sacudí mi cabeza.—Él no estaba molesto. Sólo quiere que sea más discreto. Por lo de esa pequeñaniña hoy. O por Kellan Caury.—Oh Dios, desearía que hubiera dejado de hablar sobre eso. Contándote historiasde horror anticuadas no va a ayudar en nada.Deslicé mis dedos por la superficie del techo. Las tejas estaban ásperas, llenas declavos galvanizados. La quemadura era justamente suficiente dolorosa para seruna distracción.—Él no lo dijo. Es sólo a lo que se refiere. Esta chica en la escuela, Tate. Era suhermana.Emma asintió y levantó su cabeza fuera de mi hombro. El aire estaba helado. Ellatembló y abrazó sus codos. ~ 33 ~Foro Purple Rose
  33. 33. The Replacement Brenna Yovanoff—Es difícil para él. —Ella ya no me estaba tocando para nada, y su voz sonabaextraña—. Es difícil para los dos. Creo que eso quiere decir que se supone que seadifícil para mí también, pero ni siquiera puedo sentirlo de la manera correcta,¿sabes?Me quedé viendo hacia mis calcetines. Estaban cubiertos de alquitrán de lostejados, pegados por todas partes con pequeños pedazos de grava.—¿Podríamos por favor no hablar acerca de esto?Emma tomó una profunda respiración y se volteó frente a mí.—Estoy cansada de no hablar acerca de ello. ¿No has notado que todos en estaciudad están desesperadamente comprometidos a pretender que nada está mal?Asentí, pero tenía que resistir a la urgencia de señalar que algunas veces es sólomás fácil de esa manera. Raspé en las tejas con mis dedos y no dije nada.Emma cruzó sus brazos sobre su pecho.—Tú te pareces mucho a él.Encorvé mis hombros sin querer. Estaba hablando acerca del hermano que elladebió haber tenido, y todo acerca de él, incluso las cosas pequeñas, me hizo sentirpesado y un poco mareado.Ella sólo siguió en una suave, soñolienta voz.—Él era rubio, creo, como tú. Sé que él tuvo ojos azules porque tú también lostenías, por un tiempo. Pero luego fue como si el azul se desgastara. O se escurrierao algo. Tal vez había un conjuro o un encanto, pero perdió su color, y un día el azulse fue, y luego estabas tú.—¿Pero tú en realidad no recuerdas como era él?Emma miró abajo hacia el dorso de sus manos, frunciendo el ceño como siestuviera tratando duramente de imaginarse algo.—Era realmente joven —dijo finalmente—. No puedo siempre decir la diferenciaentre antes y después. Recuerdo algunos detalles y ni siquiera puedo decir si estoyrecordándolo a él o a ti. La cosa que recuerdo mejor es un par de tijeras. Mamá ~ 34 ~tenía un par de tijeras que amarraba en un moño sobre la cuna. Eran bonitas.Foro Purple Rose
  34. 34. The Replacement Brenna YovanoffPensé acerca de las supersticiones del Viejo Mundo. Trucos para cuidar el ganadoy proteger la casa. Era obvio, más y más. Ellos no funcionaban.Emma suspiró.—Creo que no lo recuerdo a él del todo —dijo finalmente—. Sólo recuerdo lascosas que mamá hacía para evitar que fuera robado.Sacó una rodilla hacia arriba para que así pudiera enganchar un brazo alrededor.Su cabello estaba comenzando a caerse del nudo y ella tiro de él, viéndose solitariay triste como un faro. Lamentable como una monja.Quería decirle que la amaba, y no en la complicada manera en la que amaba anuestros padres, pero en una forma simple que nunca había pensado sobre ello. Laamaba como el respirar.Ella suspiró y miró por encima de mí.—¿Qué? ¿Por qué me estás mirando de esa manera?Me encogí de hombros. El sentimiento era ligero, pero las palabras no saldrían.Me miró por una largo tiempo. Luego tocó mi mejilla.—Buenas noches, feo.Se dejó caer de cabeza por la ventana, aterrizando en la cama con su pieasomándose afuera del alféizar de la ventana. Sus pantuflas estaban mugrosas delas tejas y yo casi la alcanzaba y ajustaba su tobillo, pero no lo hice.Debajo de mí, el vecindario estaba soñoliento y en silencio. Me incliné sobre miscodos y miré hacia abajo en la calle.Gentry era dos cosas diferentes, y de noche, siempre podía ver aquella segundacosa mejor. La ciudad era zona verde de césped, claro, pero era también sussecretos. El tipo de lugar donde la gente checaba doblemente las cerraduras en lanoche o empujaban a sus hijos más cerca en la tienda de comestibles. Colgabanherraduras sobre sus puertas delanteras y ponían campanas en vez de campanasde viento. Ellos usaban cruces hechas de acero inoxidable en vez de oro porque eloro no los podía proteger de gente como yo. ~ 35 ~Foro Purple Rose
  35. 35. The Replacement Brenna YovanoffTal vez los valientes enterraban cuarzos y ágata en sus jardines o dejaban unplatillo de leche para un poco de suerte en el patio trasero ofreciéndolo para lo quesea que estuviera esperando en las sombras. Si alguien los llamaba, ellos seencogerían de hombros o reirían, pero no dejaran de hacerlo porque oye, vivimosen un lugar donde la gente mantiene sus pórticos prendidos y no sonríen aextraños. Porque cuando ellos exponían unas pocas piedras bonitas con suscaléndulas, la nevada temprana nunca tomaba las ramas fuera de los árboles y supatio se veía más bonito que el de otra gente. Porque mayormente, más que nada,la noche era acerca de sombras y niños perdidos, y nosotros vivíamos en el tipo delugar donde nadie hablaba nunca sobre ello.Después de un largo tiempo, subí hacia mi cuarto y me metí en la cama. Dejé laventana abierta para que así pudiera respirar. La casa no estaba mal, pero aún así,era difícil el dormir con el aire oliendo a tornillos, soportes y uñas.Cuando la brisa entró, temblé y me arrastré más al fondo debajo de las sábanas.Los grillos estaban chillando afuera en el patio, y los árboles crujían entre sí. Abajopor el camino, en el alto estante de césped, había ratones robando, árbolesnocturnos gorgojando como autos giratorios.Puse mi almohada sobre mi cabeza para callar el sonido. Los ruidos del patioestaban apagándose. Y me pregunté si estas eran como le sonaban las cosas aRoswell. A cualquiera que no fuera yo. Él podía entrar en el salón y no dejarsedistraerse por el crujido del papel o el sistema de ventilación. Tenía que recordarno retroceder cuando alguien cerraba una puerta o dejaban caer un libro, en casode que el sonido no hubiera sido lo suficientemente alto para asustar a cualquierotra persona.Ésta era la vida en Gentry, ir todos los días a la escuela, mezclándose en un mundodonde todos eran muy felices de ignorar las cosas que no encajaban, siempredeseando mirar hacia otro lado siempre y cuando tú hicieras tu parte.De lo contrario, ¿cómo podrían seguir viviendo sus limpias vidas suburbanas?Tal vez no era tan difícil. Los niños mueren. Luego se enferman y luego sevolvieron a enfermar, y nadie pudo descubrir que estaba mal. Alguien en algúnlugar perdió un hijo o hija. Tal vez ellos pensaron en la contaminación o culparon alas aguas subterráneas. Plomo, tal vez, o filtraciones tóxicas desde el montón de ~ 36 ~escoria.Foro Purple Rose
  36. 36. The Replacement Brenna YovanoffNatalie Stewart era sólo otra casualidad, enterrada en el cementerio de la CalleWelsh con mi padre parado sobre ella, y eso era una cosa triste. Sabía el guión, lasrespuestas normales, pero cuando trataba de sentir algún tipo de dolor o pena,incluso la del tipo educada, solamente veía a Tate sentándose sola en la cafetería. Ycuando pensaba en ella ahí, el sentimiento que obtuve no fue tristeza, era soledad.Cuando me figuré el círculo de asientos vacíos a su alrededor. No estaba de lutopor su hermana. Era solamente el mismo dolor apagado que sentía cada día.La simple verdad es que tú puedes entender una ciudad. Puedes conocerla yamarla y odiarla. Puedes culparla, resentirla, y nada cambia. Al final, sólo eres unaparte de ella. ~ 37 ~Foro Purple Rose
  37. 37. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 5 La Letra Escarlata Traducido por kathesweet Corregido por AishliinE l viernes fue gris y frío. La estación de donación de sangre había sido quitada, pero aún me sentía un poco descompuesto, hasta el punto de no ir a la cafetería. En el atrio de la entrada principal, la lluvia corría por las ventanas,así que el cristal lucía como si se estuviera derritiendo.Me pasé la mañana evitando cosas. A las multitudes, conversaciones y cualquierpersona que pudiera preguntarme por qué estaba vagando como un zombie—sobre todo a Roswell—pero a la cuarta hora, me estaba quedando sin excusas parami falta de útiles escolares y tuve que ir a mi casillero. No era algo que estabaesperando hacer.Raro se había ido. En su lugar, había una extraña figura en espiral, recubierta pordelgadas líneas serpenteantes. La pintura había sido raspada en una especie detelaraña, dejando una red de metal desnudo que irradiaba luz, de lo que había sidouna palabra acusadora incrustada con sangre. Algunas de las aéreas habían sidosombreadas, con negro en algunas partes y con blanco grumoso en otras.―Arreglamos tu casillero ―dijo Danny, que venía detrás de mí.Drew asintió con la cabeza y levantó un marcador y una botella de Wite-Out 3.Estudié la maraña de espirales y círculos. En el borde exterior del diseño, el líquidodel corrector había sido aplicado cuidadosamente sobre el marcador, y luego sehabía escarbado en la tinta para que mostrara espirales fantasmales. Para ser unproyecto limitado por vandalismo preexistente y que sólo involucraba Sharpie yWite-Out, era un trabajo genial.Danny apoyó su codo en mi hombro. ~ 38 ~3 Wite-Out: Marca de corrector líquido.Foro Purple Rose
  38. 38. The Replacement Brenna Yovanoff―No estábamos tratando de aplastar tu expresión personal ni nada de eso. Sólopensamos que podría ser una mala jugada auto-estigmatizarte tan agresivamenteantes de tiempo. Tal vez, no sé, marcaste el tono equivocado.Los dos lucían resueltamente sin expresión, como si estuvieran tratando de noparecer demasiado satisfechos de sí mismos. Drew estaba lanzando la botella deWite-Out en el aire y atrapándola de nuevo. Estaban de pie a cada lado de micuerpo y esperaron mi reacción.Quise hacer algo para mostrar lo aliviado que estaba, lo agradecido, pero todo loque dije fue.―Gracias.Danny me golpeó.―No nos lo agradezcas. Eres él que le debe sesenta dólares a la escuela para quepueda ser pintado de nuevo.Por si no había sido evidente ayer, Tate Stewart era el nuevo punto de interés.Caminaba por los pasillos, pasando grupos de personas que susurraban detrás desus manos. Sus miradas no eran de simpatía, sino rápidas, furtivas, llenas decuriosidad.Pasaron todo el periodo de pasillo mirándola y, al mismo tiempo, pretendiendoque no lo hacían. Eso no parecía importar. Ella se movía a través de la multitudcomo si estuviera sola. Como si los chismes y las miradas fijas no pudieran tocarla.Sus ojos estaban cerrados, su expresión era remota, pero algo sobre su bocainmóvil me hizo sentir pena. No parecía triste, lo que lo hacía un centenar de vecesmás triste.El asunto sobre Tate era que no tenía ningún interés real en lo que pensara lagente. Nunca trató de impresionarlos o hacer que ella les gustara. Una vez, enséptimo grado, se unió al equipo el béisbol de los chicos, aunque el equipo era unamierda, sólo para probar que el departamento de atletismo no podía detenerla.Sin embargo, mientras la mañana continuó, su boca se hizo más fina. Había unasensación extraña saliendo de ella, casi como una carga eléctrica. Ésta se quedó enel aire, como si estuviera a punto de explotar, pero las cosas realmente no ~ 39 ~golpearon el fanatismo hasta Inglés.Foro Purple Rose
  39. 39. The Replacement Brenna YovanoffEstábamos terminando la unidad sobre el Romanticismo y La Letra Escarlata 4. LaSra. Brummel era alta y delgada, con el cabello teñido y un montón de suéteresdiferentes. Se entusiasmaba mucho con el tipo de literatura que ninguna personarazonable leería alguna vez por diversión.Se paró en la parte delantera del salón y aplaudió, porque siempre estabaaplaudiendo.―Bueno, hoy vamos a hablar sobre la culpa y cómo la existencia de Pearl 5 condenaa Hester con más eficacia que la A. Esto es más evidente que el hecho de quealgunos de los habitantes del pueblo creen que Pearl es la hija del diablo.Entonces, escribió eso en la pizarra: Pearl es como una manifestación concreta de culpa.―¿Alguien quiere habla sobre esto?Nadie quería. En frente de mí, Tom Ritchie y Jeremy Sayers estaban agitando unPaper Football 6 hacia adelante y hacia atrás simulando vítores cada vez que uno deellos metía el papel entre las manos erguidas del otro. Alice y Jenna aún estabanmirando a Tate, susurrando y luego cubriendo sus bocas como si hubieran dichoalgo tan sorprendente que necesitara ser contenido y dándose mutuamentemiradas significativas.La Sra. Brummel estaba haciendo viñetas con su espalda hacia nosotros, esperandoa que alguien empezara a llenarlas.Miré a Alice. Cuando había tomado su asiento al inicio de la clase, su falda se habíadeslizado lo suficiente para mostrar la parte superior de sus muslos, y yo estabadisfrutando el hecho de que aún no la hubiera ajustado. Su cabello estaba sueltopor su espalda y parecía casi como el bronce en la luz fluorescente.Apoyó los codos sobre el escritorio y se inclinó hacia delante para poder susurraral oído de Jenna.4 La Letra Escarlata: Es una historia escrita por Nathaniel Hawthorne. Relata la historia de HesterPrynne, una mujer acusada de adulterio y condenada a llevar en una pecho una letra “A”, deadultera, que la marca. Ella no revela la identidad del padre de su hija, y trata de vivir en unasociedad injusta e hipócrita con dignidad.5 Pearl: Hija de Hester Prynne.6 Paper Football: Se trata de un juego en el que se utiliza un triángulo de papel y se simula con las ~ 40 ~manos los tiros en un arco de fútbol americano.Foro Purple Rose
  40. 40. The Replacement Brenna Yovanoff―He oído que su mamá no se levanta de la cama desde que eso sucedió. Nisiquiera para el funeral. No puedo creer que esté actuando como si nada estuvieramal. Pensé que ni siquiera vendría a la escuela.Aparentemente, esta vez fue lo suficientemente alto para que Tate captara unaparte o posiblemente todo, porque se paró tan rápido que envió su escritoriocontra el piso. Su mirada era dura, pasando sobre todos, y no podía decir si estabamareado por los tornillos y cables de las pareces o por el hecho de que estuvieramirándome.―Oh ―dijo, con voz clara y desafiante ―. ¿Era eso lo que querías? ¿Querías unbuen vistazo? Toma un buen vistazo. No me importa.Y tal vez nadie había estado realmente emocionado sobre Hester Prynne y su hijailegítima, pero ahora estaban prestando atención. Mantuve la cabeza baja,encorvado sobre mi escritorio tratando de volverme más pequeño. Mi corazónestaba latiendo tan rápido que lo podía sentir en mi garganta y seguí diciéndome amí mismo que todo estaba bien, que había imaginado que me miraba, porque teníaque creer eso. Tenía que creer que nadie en Gentry alguna vez escucharía laspalabras hijo del diablo y luego me miraría.Nadie dijo nada.La habitación estaba tan silenciosa que podía escuchar el zumbido de la luzfluorescente. Tuve la idea de que estaba zumbando sobre mí, como alguna clase deseñal de alarma, pero nadie se giró a mirarme acusadoramente. Nadie susurró oseñaló.La Sra. Brummel se paró con su espalda contra la pizarra y el marcador destapadoen su mano, mirando a Tate.―¿Hay algo que necesites?Tate negó con la cabeza y se mantuvo de pie.―No se preocupe por mí. Sólo estoy esperando por mi gran A roja.―Esto no es divertido ―dijo la Sra. Brummel poniendo la tapa de vuelta sobre elmarcador. ~ 41 ~Foro Purple Rose
  41. 41. The Replacement Brenna Yovanoff―No ―dijo Tate―. No lo es. Pero de todas maneras podemos sonreír porque esosólo hace las cosas mucho más fáciles.La Sra. Brummel se retiró de detrás de su escritorio y agitó una caja de pañuelos, apesar de que Tate no estaba llorando.―¿Necesitas algo de tiempo para recomponerte?―No. Porque no estoy desequilibrada o afectada por el dolor, ¿de acuerdo? Estoyenojada.―¿Te gustaría ir a la oficina de consejería?―No, me gustaría que alguien me escuchara, ¡Maldita sea! ―Su voz era alta,extrañamente estridente. De repente, se arrastró hacia atrás y golpeó el escritoriotan fuerte que el salón entero pareció resonar con el ruido metálico de sus botas detrabajo.―Estás excusada ―dijo la Sra. Brummel, pero no en esa tenue voz de comprensiónque los maestros usan a veces. Su tono era de no discutir, como que, si Tate no seiba, existía la posibilidad de ser escoltada por el guardia de seguridad de laescuela. Por un segundo, Tate parecía como si fuera a ofrecer a ser sacada por lafuerza. Luego agarró sus libros del escritorio y caminó fuera sin una mirada atrás.El resto de la clase se quedó en un silencio incómodo. Me agarré a las esquinas demi escritorio para evitar que mis manos temblaran, y la Sra. Brummel hizo todo loposible para llevarnos de vuelta al estúpido y gran dilema de NathanielHawthorne y Hester hasta que el timbre sonó.Afuera en el pasillo, Roswell salió de su clase de matemáticas y caminó junto a mí.―¿Listo para alguna conversación en Francés?Sacudí mi cabeza y caminé en dirección a la parte de atrás del aparcamiento.―Necesito algo de aire.Me miró como si estuviera tratando de averiguar cómo decir algo.―Creo que deberías ir a Francés ―dijo finalmente.―No puedo. ~ 42 ~Foro Purple Rose
  42. 42. The Replacement Brenna Yovanoff―Quieres decir que no tienes ganas.―Quiero decir que no puedo.Cruzó los brazos y de pronto parecía un poco más grande.―No, quieres decir que simplemente no tienes ganas. Semánticamente, eso esposible.Tiré de la manga hacia abajo sobre mi mano y llegué a la puerta.―Tengo que salir a la calle ―dije y mi voz era baja e inestable―. Sólo por un rato.Realmente necesito algo de aire.―No, tú necesitas decirme por qué luces como un muerto. Mackie, ¿qué está mal?―Odio esto ―dije, y mi voz sonó tirante―. Odio la manera en que la gentesiempre está fijándose en cosas que no son de su incumbencia. Odio que nadiepueda simplemente dejarlo ir. Y odio a Nathaniel Hawthorne.Roswell metió las manos en los bolsillos, mirándome.―Bien. No era lo que estaba esperando.Él no me siguió.Estaba al otro lado del estacionamiento y me apoyé contra uno de los grandesrobles blancos, permitiendo que la lluvia que se filtraba entre las hojas cayera sobremi cara. El timbre sonó y me quedé donde estaba, entumecido y respirando muyrápido porque no siempre era el mejor estudiante a la hora de hacer la lectura, peroconocía el libro lo suficiente para saber que tal vez Hester va por ahí con una granA roja sujeta sobre su vestido, pero es Dimmesdale 7 el que está quemando en mipiel. Es él quien muere.Detrás de mí, oigo el sonido de un auto y entonces, una voz dice.―Hola, Mackie.Tate se había detenido junto a la acera en esa monstruosidad absoluta de Buick 8 yestaba apoyada en el asiento delantero. Al parecer, había decidido que ya había Dimmesdale: Reverendo en La Letra Escarlata, y padre de la hija de Hester. ~ 43 ~78 Buick: Marca de automóvil.Foro Purple Rose
  43. 43. The Replacement Brenna Yovanoffterminado con la escuela por ese día. O, más probablemente, estaba haciendo unespectáculo público.Puso la mano en el borde de la ventana de pasajero.―La lluvia no va a parar. ¿Quieres que te lleve a alguna parte?El auto paró contra la acera, su parabrisas parpadeaba de un lado al otro. Lapintura era gris, un parachoques nefasto. Me hizo pesar en él como un tiburónmalvado de metal.―Está bien. Gracias, de todas maneras.―¿Estás seguro? No es ningún problema.Sacudí mi cabeza, mirando la lluvia gotear en una cortina ondulante en la defensadelantera, así no tendría que mirarla.Su rostro era más suave y más joven de lo normal. Me paré debajo del árbolgoteante y pensé elogiar la manera en que había enfrentado a la Sra. Brummel, sólopara tener algo que decir, decirle que estaba impresionado por la manera en quepodría estar triste y mirar, y aún decirles a todos que se fueran directamente alinfierno.Después de un minuto, apagó el motor y se bajó del auto.―Escucha, necesito hablar contigo.Cuando cruzó la hierba hacia mí, tenía esa mirada en su cara, como si en elaparcamiento, al aire libre, no estuviera segura de sí misma después de todo.Como si tal vez yo la asustara. Su boca tenía un aspecto magullado. Sus ojos teníanmanchas azules debajo, como las que obtienes cuando no duermes.Cuando llegó a mi lado se giró, así que quedamos de pie al lado del otro, mirandohacia el aparcamiento. El punto de su codo estaba a centímetros de mi manga.―¿Tienes un minuto?No contesté.―Jesús, ¿por qué no dices algo? ―Se giró y me miró con sus dientes mordiendo sulabio inferior. Éste lucía herido, como si lo hubiera mordido bastante. Incluso ~ 44 ~Foro Purple Rose
  44. 44. The Replacement Brenna Yovanoffapestando como el hierro del Buick, aún olía a fresco y alguna clase de dulce. Esome hizo pensar en árboles florecientes o algo que quieres poner en tu boca. La clasede olor que no deberías notar en chicas que están cubiertas de tragedia y acero deDetroit.―No estuviste ayer en el funeral ―dijo.Entre nosotros, la corriente parecía zumbar más fuerte. Asentí.―¿Por qué? Quiero decir, tu papá parece que apoya todo eso sobre “unirnos comouna comunidad”, y considerando que más o menos lo organizó todo… Y, quierodecir, Roswell estuvo allí.―La religión es asunto de mi papá ―dije, y mi voz tenía un sonido plano,mecánico, que me demostró lo que era, un mal mentiroso recitando la mentira dealguien más.―De todos modos, un funeral no es un verdadero evento social. Quiero decir, noes como si yo asistiera a uno por diversión.Tate solamente me miró. Entonces, cruzó sus manos con fuerza contra su pecho,luciendo pequeña y mojada. Su cabello estaba pegado en su frente.―Lo que sea. No es que importe.―Lo estás tomando verdaderamente bien.Tate tomó un respiro profundo y me miró.―Ésa no era ella.Por un segundo, no dije nada. Ninguno de los dos lo hizo. Pero no apartamos lamirada el uno del otro. Podía ver las manchas verdes y doradas en sus ojos ypequeños puntos tan profundos y fríos que parecían de color púrpura. Me dicuenta de que no la había visto realmente en años.Ella cerró sus ojos y movió sus labios antes de hablar, como si estuvierapracticando las palabras.―No era mi hermana la que estaba en esa caja, allí había algo más. Conozco a mihermana, y lo que sea que murió en la cuna, no era ella. ~ 45 ~Foro Purple Rose
  45. 45. The Replacement Brenna YovanoffAsentí. De repente estaba frío, la piel de gallina llegó a mis manos de una maneraque no tenía nada que ver con la lluvia. Mis manos se estremecieron y empezarona entumecerse.―Así que, ¿sólo vas a pararte aquí a mirarme como un pedazo de mueble?―¿Qué quieres que diga?―No quiero que digas nada. ¡Quiero que alguien me escuche!―Quizás deberías hablar con el consejero escolar ―dije, mirando mis zapatos―.Quiero decir, para eso está.Tate levantó la mirada hacia mí y sus ojos estaban muy abiertos y heridos y, porprimera vez, llenos de lágrimas.―¿Sabes qué? Jódete.Cruzó el césped hacia su auto y se metió en el asiento del conductor. Cerró lapuerta, puso la transmisión en reversa y salió a la carretera.Después de que haber hecho todo el camino por Benthaven, desapareció por laesquina, y me dejé caer contra el roble, hundiéndome en cuclillas con la espaldacontra el tronco.Apenas sentía la lluvia mientras bajaba por mi frente y la parte de atrás de micuello.No había revelado mi secreto porque ni siquiera sabía cómo decirlo en voz alta.Nadie lo sabía. En cambio, ellos se aferraban a la mentira de que los niños quemorían eran realmente sus hijos y no sólo reemplazos convincentes. De esamanera, nunca tenían que preguntarse qué había sucedido con sus verdaderoshijos. Nunca me había preguntado qué sucedía con ellos.Ése era un código en la ciudad: no hablabas sobre eso, no preguntabas. Pero Tatehabía preguntado. Había tenido agallas para decir lo que todo el mundo estabapensando, que su verdadera hermana había sido reemplazada por algo misteriosoy malo. Incluso mi propia familia nunca había sido lo suficientemente honesta parasalir y decir eso. ~ 46 ~Foro Purple Rose
  46. 46. The Replacement Brenna YovanoffTate había hecho de sí misma una solitaria y una marginada cuando,supuestamente, era el raro. Había rehuido como si pudiera infectarme, pero ellasólo era una chica tratando de obtener la respuesta correcta de la fuente másevidente.Y sí, yo era evidente. Cuando todo se reducía a hechos básicos, era raro y extraño, yel juego sólo funcionaba mientras que los demás no se acordaran de ver. Si tomas atodos los chicos de la escuela y los alineas, era claro que yo era el único que nopertenecía a aquí. Yo era la enfermedad. Me agaché bajo el árbol goteante y cubrími cabeza con mis manos.La había tratado como una mierda porque no había tenido opción. Así era el juego,y cuando has llegado a esto, lo que más importaba era estar fuera de la vista. Todolo demás era secundario. No había manera de arreglar lo que había hecho, no habíamanera de recuperarlo, porque era sólo yo.―Lo siento ―dije al cielo pálido y a la hierba húmeda y a los árboles. Alaparcamiento vacío y a mis propias manos temblorosas. ~ 47 ~Foro Purple Rose
  47. 47. The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 6 Viernes en Starlight Traducido por Sera y kuami Corregido por AishliinC uando Roswell me recogió después de cenar para nuestro viaje semanal al centro, para ver el escaparate de bandas locales, no hablamos mucho. Yo miraba por la ventana del pasajero mientras que él perdía el tiempo con la radio, intentando encontrar algo que le gustara.Finalmente, la apagó.—Así que, ¿vas a decirme que está mal? —Su voz sonaba alta en el silencio.—¿Qué?Él no apartó la mirada de la carretera.—No estás demasiado animado esta noche, eso es todo.Me encogí de hombros y miré el centro comercial pasar por delante.—Tate Stewart es... es sólo, que se puso histérica en clase hoy. Quería hablarconmigo, y no sé qué decir. Su hermana murió... necesita un profesional. —Y comoésas cosas eran verdad, pero no la verdad completa, le dije algo más, tan ronco ybajo que fue casi un susurro—. Roz, no me siento bien. No me he sentido bien enmucho tiempo.Roswell asintió, golpeando sus palmas en el volante en un tiempo de 4/4 9.—¿Cómo es? —dijo de repente—. Ser… ya sabes.Lo hizo sonar fácil, como si estuviera preguntando sobre le hemofilia o tener lasarticulaciones demasiado flexibles. Me llevó un segundo darme cuenta de quehabía parado de respirar. Era difícil describir algo de lo que se suponía que nodebes hablar. Y sí, quizás a mi padre le gustara llamarlo poco común—esta palabra ~ 48 ~9 4/4: Tipo de compás musical.Foro Purple Rose
  48. 48. The Replacement Brenna Yovanoffneutral y sanitaria—pero a veces podía decir, sólo por la mirada en su cara, que loque en realidad estaba queriendo decir era antinatural.A mi lado, Roswell todavía estaba golpeando sus dedos contra el volante.Finalmente, giró su cabeza a un lado para mirarme. No era estúpido. Lo sabía. Meconocía bastante bien de toda la vida, así que no era como si estuviera pensandoque lo estaba engañando. Lo que me mantenía callado era la posibilidad de que silo decía en alto, me miraría de forma diferente. Quizás no sería obvio—élintentaría no mostrarlo—pero la diferencia estaría ahí.Y eso era lo suficientemente malo, pero más extraño y profundo era el miedo deque nada cambiaría en absoluto. Puede que sólo se encogiera de hombros ycontinuara como siempre, lo que era de alguna forma peor. La verdad era una cosafea, y no podía soportar la posibilidad de que estuviera de acuerdo con eso cuandono lo debía estar.Estaba callado, mirándome en las paradas en los semáforos, esperando unarespuesta.Bajé la ventanilla y saqué mi cabeza, dejando que la lluvia salpicara contra mi cara.Sabía que si abría la boca, se lo diría. El aire frío estaba ayudando un poco, perobajo la carrocería de fibra de cristal del coche, la estructura era de acero y estabaempezando a sentirme enfermo. Se estaba poniendo peor.Roswell dejó salir el aliento en el largo suspiro con presión que significaba quetenía algo en mente.—He estado pensando —dijo tras un minuto—. Esto no es científico totalmente, yquizás ni siquiera es asunto mío... ¿pero crees que puedas estar deprimido?Miré hacia abajo a mis manos y luego las cerré en puños.—No.Sabía lo que parecía. Últimamente, era un folleto de salud-metal, respondiendopreguntas en monosílabos, evitando actividades agotadoras, durmiendodemasiado. Quería decirle que no era tan malo como parecía. Sólo estaba haciendomi parte, jugando a lo invisible. Que cuando estás cansado todo el tiempo y tienesque tener las mangas bajadas por encima de las manos para que no toques ~ 49 ~accidentalmente la manivela o el pomo de una puerta y un buen día está definidoForo Purple Rose
  49. 49. The Replacement Brenna Yovanoffpor el hecho de que nadie se dé cuenta de que existes, eso es bastante deprimente.Pero no es clínico.El teatro Starlight había sido un cine en los cincuenta y un teatro normal antes deeso. El edificio tenía tres pisos de estuco calcáreo, adornado alrededor de lasventanas y el techo con espirales de hierro forjado, pero ahora estaba oxidadocomo todo lo demás, dejando manchas que corrían por la parte delantera deledificio como sangre seca. Nos pusimos a la cola y le dimos al portero dos dólarespor persona.Dentro, el gentío estaba levantado cerca del escenario. La vieja cortina todavíacolgaba sobre el escenario en enormes guirnaldas de terciopelo. Había columnas deescayola a lo largo de las paredes, y las molduras de escayola alrededor del techoestaban grabadas con pájaros, flores y hojas. Dollhouse of Mayhem estaba puesto,gritando sobre incentivos corporativos y el gobierno. Su guitarra sonaba como loque pasaría si alguien introducía un accidente de tráfico en una licuadora. Todo ellugar olía a hierro oxidado y cerveza derramada, y la mala y temblorosa sensaciónque había estado amenazando todo el día se rompió sobre mí en una fea onda.Roswell estaba diciendo algo muy analítico sobre la escena musical en unmomento dado siendo un barómetro para disturbios civiles, pero su voz iba yvenía, y mi boca estaba demasiado llena de saliva.—Y luego consigues a esas bandas como Horton Hears —dijo Roswell—. Es decir,nadie los acusaría de ser socialmente proactivos, pero...Supe de repente que iba a vomitar y no en un futuro distante y abstracto, sinoahora, ahora mismo. Levanté una mano para decir que guardara ese pensamiento yme fui al baño.Agachado en un váter sin puerta, intenté vomitar sobre el baño sin tener quearrodillarme de verdad en el suelo, el cual estaba bastante asqueroso.Detrás de mí, Roswell, estaba de pie en la puerta.—¿Otro día en la glamurosa vida de Mackie Doyle?Su voz sonaba tranquila y falsa, y capté la idea de que estaba intentandoneutralizar el momento. Que no sabía que más hacer. Toda mi vida, he sido capaz ~ 50 ~Foro Purple Rose
  50. 50. The Replacement Brenna Yovanoffde contar con que él simplemente miraría a otro lado y fingiría que todo eranormal.Después, estaba de pie en el lavabo, enjuagándome y escupiendo. Había un espejoen gran medida lleno de grafitis sobre el mostrador e intenté no mirarme a travésde la red de rotulador negro. Detrás de los ilegibles garabatos, mi cara lucía páliday sorprendida. No pude evitar pensar en Natalie. El hecho de que un cuerpohubiera sido enterrado bajo su nombre cuando quizás ni siquiera era el cuerpoverdadero me hacía sentirme como que me iba a desmayar.—Estás temblando —dijo Roswell. Estaba de pie contra el mostrador mientras melavaba la cara y evitaba mirar a mi reflejo.Asentí y cerré el grifo.—Estás temblando bastante.Me limpié la boca con un trozo de papel y no lo miré.—Parará pronto. —Mi voz sonaba ronca, casi un susurro.—Esto no es gracioso —dijo—. ¿Crees que quizás deberías irte a casa? Si te lopusieras más fácil, quizás... —Luego simplemente paró de hablar.Tiré el trozo de papel en la papelera y cogí otro.Él vino detrás de mí.—Mackie… Mackie, mírame.Cuando me giré para encararlo, estaba mirándome. Sus ojos eran azules, los cualesperdían su color y cambiaban en distintos tipos de luz. Deseé que los míos fuerande cualquier color salvo negros antinaturales.—No tienes que ir actuando como si estuvieras bien todo el tiempo.—Tengo que hacerlo. —Salió demasiado alto, haciendo eco contra los azulejos delas paredes. Me incliné contra el mostrador y cerré los ojos—. Por favor, nonecesito hablar de ello.Después de un segundo, se acercó, y luego sentí su mano en mi hombro. Fueinesperado, pero el peso era tranquilizador, haciéndome sentir sólido. Cuando abrí ~ 51 ~Foro Purple Rose

×