• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
The replacement espa
 

The replacement espa

on

  • 1,316 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,316
Views on SlideShare
1,316
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
35
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    The replacement espa The replacement espa Document Transcript

    • The Replacement Brenna YovanoffStaff de Traducción  Bautiston  cowdiem  CyeLy DiviNNa  Emii_Gregori  flochi  kathesweet  kuami  little rose  masi  MerySnz  Petty  Ruthiee  Sera  vapino  ηịịịღ  †DaRkGirl†  *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* Staff de Corrección  Aishliin  andre27xl  Caamille  Emii_Gregori  kathesweet Recopilación  Caamille Diseño:  *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* ~2~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff ~3~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff ÍndiceSinopsis ......................................................................................................................................6Parte 1: Secretos de los Vivos ...............................................................................................7Capítulo 1 .................................................................................................................................8Capítulo 2 .............................................................................................................................. 16Capítulo 3 .............................................................................................................................. 23Capítulo 4 .............................................................................................................................. 32Capítulo 5 .............................................................................................................................. 38Capítulo 6 .............................................................................................................................. 48Capítulo 7 .............................................................................................................................. 59Capítulo 8 .............................................................................................................................. 65Parte 2: Las Mentiras que la Gente Dice ......................................................................... 76Capítulo 9 .............................................................................................................................. 77Capítulo 10 ............................................................................................................................ 90Capítulo 11 .......................................................................................................................... 105Capítulo 12 .......................................................................................................................... 110Capítulo 13 .......................................................................................................................... 115Capítulo 14 .......................................................................................................................... 125Parte 3: Las Mentiras que la Gente Dice ....................................................................... 131Capítulo 15 .......................................................................................................................... 132Capítulo 16 .......................................................................................................................... 142Capítulo 17 .......................................................................................................................... 151Capítulo 18 .......................................................................................................................... 160Capítulo 19 .......................................................................................................................... 166Capítulo 20 .......................................................................................................................... 174Capítulo 21 .......................................................................................................................... 179Capítulo 22 .......................................................................................................................... 186Capítulo 23 .......................................................................................................................... 198Parte 4: Ellos ........................................................................................................................ 204 ~4~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCapítulo 24 .......................................................................................................................... 205Capítulo 25 .......................................................................................................................... 221Capítulo 26 .......................................................................................................................... 229Capítulo 27 .......................................................................................................................... 235Capítulo 28 .......................................................................................................................... 247Capítulo 29 .......................................................................................................................... 263Capítulo 30 .......................................................................................................................... 277Capítulo 31 .......................................................................................................................... 283Capítulo 32 .......................................................................................................................... 286Sobre la Autora .................................................................................................................. 289 ~5~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff SinopsisM ackie Doyle no es uno de nosotros. Aunque él vive en el pequeño pueblo de Gentry, viene de un mundo de túneles, de agua turbia y oscura, un mundo de chicas muertas vivientes bajo las órdenes de una princesatatuada. Él es un reemplazo, dejado en la cuna de un bebé humano, dieciséis añosatrás. Ahora, debido a alergias fatales al hierro, sangre, y a la tierra consagrada,Mackie está luchando por sobrevivir en el mundo humano.Mackie daría cualquier cosa por vivir entre nosotros, para practicar en su bajo opasar tiempo con el objeto de su enamoramiento, Tate. Pero cuando la pequeñahermana bebé de Tate desaparece, Mackie es arrastrado irrevocablemente alsubmundo de Gentry, conocido como Mayhem. Él debe enfrentar a las oscurascriaturas de El Cúmulo de Escoria y encontrar su lugar correcto, en su mundo, o enel nuestro. ~6~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffParte 1Secretos de los vivos ~7~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 1 Sangre Traducido por cowdiem Corregido por CaamilleN o recuerdo ninguna de las verdaderas e importantes partes, pero está este sueño que yo tengo. Todo es frío y las ramas rasguñan la ventana. Enormes árboles, traqueteando, haciendo ruido con sus hojas. La canoade color blanco, las cortinas agitándose. Pensamientos, violetas, girasoles. Conozcoel patrón de la tela de mi memoria. Son una lista en mi cabeza, como un poema.Sueño sobre campos, túneles oscuros, pero nada es claro. Sueño que una sombraoscura me pone en una cuna, pone una mano sobre mi boca, y susurra en mi oído.Shh, dice. Y, Espera. Nadie está ahí, nadie me está tocando, y cuando el viento secuela por las esquinas del marco de la ventana, mi piel está helada. Me despiertosintiéndome solo, como que el mundo es enorme, helado y tenebroso. Como sinunca más tendré a nadie que me toque de nuevo.Había estudiantes rezagados en la cafetería, cerca de la repisa de los trofeos.Habían colgado una cortina para esconder el dibujo de la estación de extracción desangre, y caía casi hasta el suelo, pero todos sabían lo que había detrás de eso.Agujas entrando, tubos saliendo. Una pancarta de papel de carnicero estabaestirada sobre la entrada oeste, anunciando la donación de sangre en enormesletras en Marcador Mágico.Habíamos recién llegado después del almuerzo. Yo, los gemelos Corbett, y RoswellReed.Drew Corbett estaba rebuscando en sus bolsillos por un cuarto de dólar paramostrarme cómo podía mejorar una lanzada de moneda. Sonaba complicado, peroél tenía una forma de manejar cualquier truco o habilidad de manos y hacerlaslucir fáciles.Cuando lanzó el cuarto de dólar, se mantuvo por un segundo y estaba seguro deque pude verlo girarse, pero cuando me mostró el dorso de su mano, aún mostraba ~8~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffla cara. Él sonrió con una amplia y lenta sonrisa, como si justo hubieraintercambiado una broma realmente buena sin que ninguno de nosotros dijera algoen voz alta. Detrás de nosotros, su hermano el chico Danny estaba en unadiscusión en curso con Roswell sobre si la única banda local era o no losuficientemente buena como para ser tocada en la radio o que pudiera conseguirun lugar en los programas de conversación nocturnos.Desde lejos, podías ver a los gemelos y creer que eran la misma persona. Ellostenían las mismas largas y morenas manos, los mismos ojos estrechos y un oscurocabello. Eran buenos en las mismas cosas, para dibujar, construir y arreglar cosas,pero Drew era más relajado. Escuchaba mejor y se movía más lento. Danny era elque hablaba.—Pero mira lo que vende —Roswell dijo, pasando una mano por su cabello demodo que quedara parado en desordenados mechones del color del óxido—. ¿Quéte hace pensar que la misma gente que se pone completamente frenética poracordes poderosos podría alguna vez apreciar el enrarecido talento propio deRasputín Sings the Blues?Danny suspiró y tomó mi brazo.—Mackie, ¿alguien realmente podría elegir entre algo que fundamentalmenteapesta, sobre algo bueno? —Sonaba impaciente, como si ya supiera que estabaganando esto, ya sea que yo lo apoyara o no, así qué ¿por qué seguían hablando deeso?No respondí. Estaba mirando a Alice Harms, lo cual era un comportamientohabitual, casi como un pasatiempo.Danny tiró más fuerte.—Mackie, deja de actuar como un completo drogado y escucha. ¿De verdad creesque alguien elegiría lo malo?—La gente no siempre sabe lo que deberían querer —dije sin desviar mi mirada deAlice.Ella llevaba puesta una camiseta verde con escote, de modo que mostraba elnacimiento de sus pechos. Había una pegatina amarilla de donante de sangre ~9~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffpegada en el frente de la misma. Puso su cabello detrás de una de sus orejas y todoen el proceso era algo hermoso.Excepto, que yo podía oler la sangre, dulce, metálica. Podía saborearla en la partede atrás de mi boca y mi estómago estaba comenzando a sentirse inestable. Habíaolvidado todo respecto a la donación de sangre, hasta que había caminado dentrode la escuela esa mañana y había sido recibido por un festival de letreros hechos amano.Drew me golpeó fuerte en el hombro.—Ahí viene tu novia.Alice estaba cruzando la cafetería, flanqueada por otros dos miembros de larealeza de los estudiantes de tercer año, Jenna Porter y Stephanie Beecham. Podíaescuchar el roce de sus zapatillas en el linóleo. El sonido era agradable y merecordaba al arrastrar de los pies a través de las hojas muertas. Miré a Alice perono de una forma muy esperanzada.Las chicas iban por Roswell, no por mí. Él era alto y nudoso, con una amplia yrecta boca. Estaba pecoso por el verano, el cabello en sus brazos era rojizo y nuncatenía las patillas niveladas, pero era atractivo. O quizás era sólo que él era comoellos.Yo era el raro, pálido, pavoroso. El cabello rubio podría haber sido un punto fuerteen alguien más, pero en mí, sólo hacia más complicado el desviarse del cuánoscuros eran mis ojos. No hacía bromas, ni comenzaba conversaciones. A veces, lagente se ponía intranquila sólo mirándome. Era mejor mantenerse en el fondo.Pero ahora, aquí estaba, de pie en medio de la cafetería, y Alice se estabaacercando. Su boca era rosada. Sus ojos eran muy azules.Y luego ella estaba directamente en frente de mí.—Hola, Mackie.Sonreí, pero se sintió más como hacer una mueca. Era una cosa mirarla desde elotro lado de la habitación y pensar sobre quizás, posiblemente besarla. Pero eraotra tener una conversación. Tragué e intenté decir algo de las cosas normales quela gente habla. Todo lo que podía pensar era como una vez la había visto en su ~ 10 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffuniforme de tenis la primavera pasada y sus piernas estaban tan bronceadas quepensé que mi corazón se detendría.—Entonces, ¿donaste sangre? —dijo, tocando su pegatina amarilla—. Mejor seráque me digas que diste sangre. —Cuando se quitó el cabello de su rostro, capté elbrillo de algo plateado en su boca. Tenía un piercing en la lengua.Negué con la cabeza.—No soporto las agujas.Eso la hizo reír. Repentinamente, su mano estaba descansando en mi brazo sinninguna buena razón.—Aw, ¡eso es tan dulce! Bueno, está bien, estás fuera de la caza por ser un enormemarica. Entonces, ¿están tus padres completamente asustados por el últimodrama? Quiero decir, escuchaste sobre la hermana de Tate Steward, ¿cierto?Detrás de mí, Roswell tomó un respiro agudo y lo dejó salir. Los gemelos habíanparado de sonreír. Rebusqué por alguna forma de cambiar el tema pero no pudesacar nada a flote.El olor de la sangre era dulce y limoso, demasiado pesado para ignorarlo.Tuve que aclarar mi garganta antes de responder.—Sí. Mi papá ha estado bastante conmocionado por eso.Alice abrió sus ojos ampliamente.—Oh dios mío, ¿realmente los conoces?—Su padre va a hacer el servicio —Danny dijo en una voz carente de emoción.Él y Drew se habían girado. Cuando seguí su mirada, vi que estaban mirando aTate, quien estaba sentada sola en una de las largas mesas, mirando fijamente porlos ventanales hacia el cielo.No la conocía. Había ido a la escuela con ella toda mi vida, y vivía una calle másallá de Drew y Danny, y había tenido al menos una clase con ella cada semestredesde la secundaria. Pero no la conocía. No conocía a su hermana tampoco, pero las ~ 11 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffhabía visto juntas en el estacionamiento en la iglesia de mi papá. Una rechoncha ysonriente niña llamada Natalie. Una de esas normales y saludables niñas.Tate empujó su silla hacia atrás y miró en nuestra dirección. Su cabello era castañooscuro, y lo llevaba corto, lo cual hacía lucir su rostro extrañamente desnudo.Desde lejos, parecía pequeña, pero sus hombros estaban rígidos cuando se puso enpie, como si estuviera lista para recibir un golpe. Hasta hace dos días, había tenidoamigos. Quizás no del tipo susurrante, risueño e inseparable como Alice, pero lagente la había apreciado.Ahora había un espacio vacío alrededor de ella que me hacía pensar en cuarentena.Era perturbador darse cuenta de que no se necesitaba mucho para hacer de ti unaparia. Todo lo que necesitabas era que algo terrible sucediera.Alice no perdió nada de tiempo en Tate. Lanzó su cabello sobre su hombro yrepentinamente, estaba de pie mucho más cerca de mí.—Sólo, nunca piensas respecto a niños pequeños muriendo. Quiero decir, eso estan triste, ¿cierto? Mi mamá se ha puesto algo loca con las medallas de los santos yel Ave María desde que lo escuchó. Hey, ¿van a andar por aquí el sábado?Stephanie va a dar una fiesta.Roswell se inclinó sobre mi hombro.—Genial. Podríamos pasar por allí. Así que, ¿ustedes chicas fueron consumidaspor la donación de sangre, eh? —Estaba mirando a Stephanie cuando lo dijo—.¿Cómo fue la extracción? ¿Dolió?Ambas, Stephanie y Jenna comenzaron a asentir, pero Alice hizo rodar sus ojos.—No realmente. Como que, dolió cuando estaba poniendo el tubo, pero no fue tanmalo. La verdad es que duele más ahora. Cuando sacó la aguja, como que serompió y no quiere dejar de sangrar. Miren.Estiró su brazo. Había una bola de algodón en el pliegue de su codo, cubriendo lamarca de la aguja. En el medio, comenzando bajo la cinta y extendiéndose por elalgodón, había una mancha roja que crecía y crecía.El hierro está en todos lados. En los autos, en las aplicaciones de las cocinas, y enesas enormes maquinas industriales que ellos usan para empacar comida, pero la ~ 12 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffmayoría mezclado con otras cosas, carbono, cromo y níquel. Dolía en una lenta yagotadora forma. Podía soportarlo.El hierro de la sangre era diferente. Corrió a través de mi boca y nariz, llegando ami garganta. Repentinamente, era difícil concentrarse. Mi corazón estaba latiendomuy rápido y luego muy, muy lento.—¿Mackie? —La voz de Alice sonaba suave y difusa, viniendo de muy lejos.—Tengo que irme —dije—. Mi casillero… olvidé esta cosa y necesito…Por un segundo, pensé que uno o dos o quizás todos ellos iban a seguirme. Alicecomenzó a estirarse hacia mí. Luego Roswell puso su mano en el brazo de ella y sedetuvo. Su expresión era cerrada, como si estuviera apretando sus labios para nodecir algo. Él movió su cabeza en dirección al pasillo, sólo ligeramente. Solamenteve.Me moví por el laberinto de mesas y salí de la cafetería sin tropezarme, pero mivisión había comenzado a estrecharse y podía sentir mis palpitaciones en mismanos y orejas. Era mejor ahora que me había alejado del sofocante y dulzón olorde la donación de sangre. Tomé profundas respiraciones y esperé a que el mareo secalmara.Los casilleros en el pasillo de los alumnos de tercer año se veían completamenteiguales, cinco pies de alto, pintados de un claro y descamado beige. El mío estabaen el extremo más lejano, pasado el pasillo hacia el ala de matemáticas y laspuertas que salían al campo. Tan pronto como doblé por la esquina, supe que algoestaba mal ahí.En la puerta del casillero, a la altura de los ojos, había una mancha roja del tamañode la forma de la palma de alguien. Incluso antes de que me acercara, pude oler lasangre. No era tan malo como el pinchazo de Alice. Esa había sido tibia yhorriblemente metálica. Ésta era fría y pegajosa, sólo comenzando a secarse.Miré alrededor, pero el pasillo estaba vacío. Las puertas que llevaban al campoestaban cerradas. Había estado lloviendo todo el día y no había nadie en el césped.La mancha era de un rojo oscuro y pegajoso, y me quedé ahí con mis manos contrami frente. Era una broma, alguna clase de malintencionado truco estúpido. No se ~ 13 ~necesitaría demasiado esfuerzo para llegar a ella, no tenías que adivinar. SoyForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffnotoriamente el único chico sentado en el suelo con mi cabeza entre las piernascuando a alguien le sale sangre de la nariz.Era una broma, porque tenía que ser una. Pero incluso antes de que me acercara,sabía en lo profundo que no lo era. Alguien se había puesto creativo con un clip ouna llave. Habían rayado la palabra Raro en el congelado desastre.Tomé mi manga y lo froté, sintiéndome enfermo y falto de aliento. Saqué la mayorparte de la sangre, pero Raro se quedó justo ahí en la puerta. Había sido rayado enla pintura y la sangre se había metido en las letras de modo que la palabradestacaba contra el esmalte beige. Mirarla hizo que la corriente de estática barrierade nuevo. Retrocedí y casi caí. Estaba solamente mi lento y tartamudo latido delcorazón.Luego mi mano en la muralla, sintiendo la puerta, el campo vacio, el aire fresco.Estaba en el jardín de niños la primera vez que mi padre me contó sobre KellanCaury.La historia era corta, y él me la contaba una y otra vez, como Winnie-the-Pooh oGoodnight Moon. Cuando mi papá la contaba, podía ver las partes importantescomo escenas de una vieja película, parpadeantes y granosas. Kellan Caury seríacallado y educado. Un adulto, quizás de unos treinta años.Era como yo. Mayormente. Excepto que él tenía un par extra de articulaciones ensus dedos y siempre me lo imaginaba en blanco y negro.Manejaba una tienda de reparación de música en la Calle Hanover y vivía sobreella en un pequeño apartamento cocina. Él no podía afinar pianos porque no podíasoportar tocar los cables de acero, pero era honesto y justo y todos lo querían. Suespecialidad era arreglar violines.Cuando los niños comenzaron a desaparecer, nadie pensó demasiado en eso. Era laDepresión, y nadie tenía suficiente comida o suficiente dinero, y los niños siempreestaban desapareciendo. Ellos se enfermaban o huían, o morían en accidentes o dehambre, y eso era muy malo, pero nadie sospechaba demasiado o haciademasiadas preguntas.Luego la hija del alguacil desapareció. Esto era en 1931, justo antes de fines de ~ 14 ~Octubre.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffKellan Caury no había nunca herido a nadie, pero no importaba. Fueron por él detodos modos.Lo arrastraron fuera de su pequeño apartamento cocina y por la calle. Quemaronsu tienda y lo golpearon con llaves y tuberías. Luego lo colgaron de un árbol en elpatio de la iglesia con una bolsa en su cabeza y las manos atadas en su espalda.Dejaron el cuerpo ahí por un mes.La primera vez que mi padre me dijo eso, no entendí que estaba tratando de decir,pero para el momento en que estaba en primero o segundo grado, ya estabacomenzando a entender.La moraleja de la historia es, no atraigas la atención. No tengas dedos deformes.No dejes que nadie se dé cuenta cuán increíbles eres para afinar cuerdas por oído.No le muestres a nadie la verdad, corazón sincero para ti mismo, de lo contrario,cuando algo va mal, podrías terminar pudriéndote en un árbol.Todos tienen un punto de origen. Un lugar de donde vienen.Los lugares de algunas personas son sencillamente más simples que los de otras.Yo no recuerdo nada de esto, pero mi hermana, Emma, jura que es verdad y lecreo. Esta es la historia que solía contarme en la noche, cuando me salía de la camay me movía silenciosamente por el pasillo hacia su habitación.El bebé en la cuna: llorando, en esa ansiosa y exigente forma. Su rostro es brillanteentre las barras. El hombre entra por la ventana—huesudo, usando un abrigonegro—y toma al bebe. Él se desliza detrás del alfeizar, baja la ventana, pone lapantalla de vuelta. Se ha ido. Hay algo más en la cuna.En la historia, Emma tiene cuatro años. Ella se levanta de la cama y camina a travésdel suelo en los pies de su pijama. Cuando mete su mano entre las barras, la cosaen la cuna se mueve más cerca. Trata de morderla y ella saca su mano de nuevopero no retrocede. Pasan toda la noche mirándose el uno al otro en la oscuridad.En la mañana, la cosa aún está acurrucada en la colchoneta de ovejas y patos,mirándola fijamente. No es su hermano.Soy yo. ~ 15 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 2 Nunca hables con extraños Traducido por flochi Corregido por CaamilleR oswell me encontró en el patio. La campana de dos minutos ya había sonado y no había nadie en el césped para verme. Estaba apoyado contra el edificio con los ojos cerrados, respirando en largos jadeos.—Hey —dijo, al lado mío antes que supiera que estaba ahí.Tragué saliva y abrí mis ojos. El cielo estaba nublado, todavía seguía una lloviznafina y deprimente que estaba mal para Octubre.—Hey. —Soné ronco y confundido, como si hubiera estado dormido.—No luces muy bien. ¿Cómo te sientes?Quería encogerme de hombres y quitármelo todo de encima, pero el mareo llegabay se iba como en olas.—Bastante mal.Roswell se apoyó contra la pared y repentinamente, estuve seguro que iba apreguntarme lo que había pasado o, al menos, cuál era la razón de que estuvierahiperventilando solo en el patio. Me pregunté si había visto mi casillero.Tomé una profunda respiración y lo interrumpí antes de que pudiera decir algo.—Nada como rematar la historia de un bebé muerto con algo de sangre fresca.Rió y golpeó su hombro contra el mío.—Oye, ella no puede evitar que su cerebro esté constantemente fallando. Perotengo que jugar bien con ella si alguna vez voy a tener una oportunidad conStephanie, y apellidos a un lado, mayormente es inofensiva. Y sé que no eresindiferente a esos encantos naturales, ¿correcto? ~ 16 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffReí, pero sonó forzado y un poco miserable. Todavía tenía la sensación de mareo,como si hubiera una oportunidad de que fuera a vomitar.—Mira —dijo Roswell, y su voz fue inesperadamente baja—. Sé que no hablasmucho con las chicas… lo sé. Pero podría salir contigo. Sólo digo, la oportunidadestá ahí si la quieres, ¿sabes?No respondí. Alice era tan increíble, dolorosamente sexy, tan perfecta para mirarlaa través de la habitación, pero el pensamiento de realmente ir a algún lugar conella, hizo a mi pecho sentirse apretado.La última campanada sonó, chillando en los altavoces del techo, y Roswell seapartó de la pared.—¿Vas a venir a historia?Sacudí la cabeza.—Creo que voy a ir a casa.—¿Quieres que te lleve? Le diré a Crowley que tuviste una emergencia familiar oalgo.—Estoy bien.La mirada que me dio no era de convencimiento. Pasó una mano sobre su barbillay miró fijamente el césped.—Supongo que nos pondremos al corriente más tarde, entonces. ¿Vas a estar en elfuneral?—Tal vez. No lo sé. Probablemente no.Él asintió. Yo asentí. Ambos nos quedamos en el patio asintiendo pero sinmirarnos el uno al otro realmente. A veces, Roswell hace preguntas bastantedifíciles, pero a veces tiene la decencia de no hacerlas. No dijo nada más. Volviódentro y me fui por la puerta exterior.Empecé a sentirme mejor una vez que salí del estacionamiento, lejos de la escuela,de la cafetería llena agujas, el repicar metálico del olor de la sangre. Me puse lacapucha y miré fijamente a mis pies, pensando. ¿Cómo alguna vez vas a conseguir ~ 17 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffuna novia? ¿Y por qué alguien como Alice Harms alguna vez estaría interesado enti de todos modos? Y que perdedor.Aún así, ella había tocado mi brazo.El aire estaba limpio y húmedo, haciendo que mi respiración se volviera más fácil.Sentí frío, un poco débil, quizás, pero estaba bien. Me sentía bien. Aún así, nopodía deshacerme de la persistente sensación de que las cosas se iban a ponermalas. En la escuela. En el mundo. La mamá de Alice estaba diciendo Ave Marías ytodos estaban en el límite, buscando el demonio entre ellos, buscando por alguienpara culpar. Todo mi cuerpo se sentía débil, como si fuera a derrumbarme conalgo.Una cosa estaba clara: necesitaba hacer todo lo que pudiera para evitar ser notado.La lluvia repiqueteaba constantemente en la acera, haciéndome sentir incómodosin razón alguna. Tal vez las cosas estaban mal, pero siempre estaban mal. Yaestaba acostumbrado. El problema real y fundamental era esta sensación que teníade que las cosas estaban a punto de ponerse peor. ***En otra vida anterior, Gentry fue una ciudad de acero, pero en el lapso de cuatro ocinco décadas, se había convertido en un mar de minivans y césped y Goldenretrievers.Casi todos trabajaban en una de las plantas de computadores, ensamblandotableros y empacando chips, o bien en la granja de productos lácteos o en elcolegio, dependiendo de su nivel de educación. Había muchas otras ciudadesfabriles en los condados vecinos, suburbios sin ninguna ciudad de la quedispersarse, cada uno con sus propias fábricas o plantas tecnológicas en las queorbitar.Gentry era solamente más autónoma que la mayoría. Las personas nacían, crecíany morían sin nunca sentirse obligados a irse. Todo lo que necesitabas ya estaba allí. ~ 18 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa escuela secundaria fue construida para ser la refinería de Gates. Por cuarentaaños, Gates había sido el corazón latiente de Gentry, y muchas empresas locales ymascotas de la escuela fueron nombradas aún después de eso. Cuando Gatesquebró después de la Segunda Guerra Mundial, primero las tiendas de máquinas ydespués las compañías de tecnología habían llegado con trabajos, patrocinados porpuentes y plazas de la ciudad, siempre decidiendo que Gentry era mejor que losotros ocho o nueve pueblos en las inmediaciones. Habían derribado la refineríaantes que yo naciera.La mayoría de las personas en la escuela, cortan a través de la propiedad Gatespara irse a casa. Las áreas residenciales estaban casi todas del otro lado de ahí,separadas del distrito de negocios y la escuela por un estrecho barranco. Habíatodavía todo tipo de desperdicios y desechos en la hierba, sin embargo, el terrenoestaba saturado de hierro. Yo siempre tomaba una ruta diferente.Ahora me dirigía a lo largo de Benthaven, bordeando el campo abierto donde larefinería había estado asentada hace una vida, tratando de darme cuenta qué era loqué había pasado. Alguien había pintado con sangre en la puerta de mi casillero.Pero la pregunta crítica era: ¿Por qué? ¿Qué había hecho para que alguien quisieraapartarme? ¿Por qué ahora?Las cosas siempre se ponían tensas alrededor de Gentry cuando niños morían. Losfunerales eran un mal tema, pero había tenido cuidado. Había estado muy cerca deser invisible. Había hecho mi parte.Y Roswell y yo sabíamos que no estaría en el funeral, pero a veces tienes que jugarel juego, incluso cuando no hay nadie más alrededor. Te pone en el hábito de fingirque crees lo que estás diciendo. Cuando realmente hay sólo dos personas las queconocen un secreto, fingen que no.La tierra consagrada no era como el acero inoxidable o el hierro de la sangre. Noera algo con lo que podía enfrentarme. Si iba dos pies dentro del cementerio, mipiel se ampollaba de la manera en que otras personas conseguían una malaquemadura de sol.Había partes de la propiedad que no estaban fuera de mis límites—los cobertizosde almacenamiento, la adición de la escuela dominical y una sección si consagrardel cementerio, reservado para los suicidas y los bebés sin bautizar—pero la idea ~ 19 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffde entrar en la iglesia ubicada en una esquina del cementerio y mirar al resto de lamisma era deprimente.Cuando era más joven, había ido a la escuela dominical. Mi papá había adicionadoun aula al edificio de un terreno colindante cuando tenía tres o cuatro años. Erauna razonable expansión porque realmente era necesario el espacio, pero tuvo unmotivo ulterior también. Él nunca consagró el terreno.El nuevo edificio había sido una solución viable durante un tiempo, pero ahora erademasiado viejo para las clases de la Biblia, tuve que conformarme con el aspectode chico rebelde que parecía que no quería tener nada que ver con su padre pastor.Caminé a lo largo de la Calle Welsh hasta que llegué al lugar donde el extremo delcamino terminaba. Caminé sobre la baja división de hormigón y empecé a bajarpor el sendero hacia el montón de desechos.Cuando la refinería estaba funcionando, ellos simplemente volcaban la grava y calviva en el barranco para deshacerse de él. Amontonado por años, cubiertos deárboles flacos y grupos de malezas. Era la única parte de Gates que todavía existía.Había montañas de tiraderos y montones de desechos sobre todo el condado, peroen Gentry, en la escuela primario los chicos nunca saltaban la valla. Los desechosde otras ciudades eran vallados por razones de responsabilidad. Eran bajas y grisesy no muy interesantes. Los nuestros eran tan negros que parecían quemados. Esoseran vallados, porque era mejor permanecer alejados.Las historias que las personas contaban eran del tipo que se cuentan en fogatas,posesiones y encantamientos. Sonriendo ampliamente, cosas pudriéndose que selevantaban de los muertos en la noche y caminaban y caminaban alrededor de lascalles desiertas. Nada de eso era creíble, pero era irrelevante. No importaba si lashistorias eran eso, sólo historias. Aún así no querías estar allí.En la parte baja en la ladera de la colina, el sendero se dividía y seguía un puenteque cruzaba al otro lado del barranco. Un hombre estaba parado en el medio delpuente, lo que era raro ya que no era la clase de lugar en el que normalmente losadultos pasaban. Estaba apoyado sobre la barandilla, mirando fijamente con labarbilla entre sus manos. Parecía familiar de una manera que no podía ubicar. ~ 20 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffRealmente no quería ir más cerca, pero tenía que pasarlo para ir a casa o de otromodo podría trepar de vuelta la colina y tomar la dirección rodeando la CalleBreaker. Empujé mis manos dentro de los bolsillos de mi chaqueta y di un paso enel puente.—Luces horrible —dijo mientras llegaba junto a él. Fue algo extraño que lo dijeradebido a que fue grosero y era un extraño, pero también porque no estabamirándome.Tenía un abrigo largo con puños desgastados y bandas militares cosidas en lasmangas. Había una hilera de agujeros en el frente, como si alguien hubiera cortadolos broches.—Tus ojos —dijo súbitamente, girándose para mirarme—. Tus ojos son negroscomo piedras.Miré hacia atrás sobre mi hombro para asegurarme que no había nadie más en elsendero antes que yo asintiera. Mis ojos siempre fueron oscuros, pero el hierro loshacía peor. El mareo había casi desaparecido, aunque todavía me sentía sudoroso ypálido.El hombre se acercó más. La piel alrededor de sus ojos estaba amoratada yaceitosa. Su tez era una sombra insalubre de amarillo.—Podría ayudarte.—No soy un experto ni nada pero parece como que usted necesita un poco más deayuda que yo.Eso lo hizo sonreír, lo que no mejoró su apariencia.—Mi rostro es simplemente el resultado de mi pobre crianza, pero tú, mi amigo, teencuentras en mal estado. Necesitas algo para volver a levantarlo. —Señaló elpuente al otro lado de la colina, mi tranquilo barrio suburbano y mi casa—. Esecamino impone miseria. Es a dónde vas a casa, y creo que ya lo sabes.La lluvia repiqueteaba sobre el puente. Miré por encima del carril y abajo hacia elmontón de desechos. Estaba tan oscuro que uno casi podía ver otros colores. Micorazón estaba latiendo más fuerte de lo que era cómodo. ~ 21 ~—No estoy interesado —dije. Mi boca estaba seca.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffÉl asintió severamente.—Pero lo estarás.No sonó como una amenaza o una advertencia. Su voz fue plana. Tomó un relojdel bolsillo de su abrigo y se dio la vuelta lejos de mí, volteando la tapa paraabrirla pero mirando hacia abajo el montón de desechos.Después de un minuto, pasé por delante de él, cuidando de que nuestros hombrosno se tocaran. Crucé a donde el sendero subía al otro lado de la colina y salí en laintersección de Orchard y Concord. Seguí avanzando, tratando muy duro deluchar contra el pánico en mi pecho. Una pequeña y temerosa parte de mí estabaconvencida que me estaba siguiendo, que estaba viniendo detrás mío, pero cuandome volví hacia el puente, no había nadie.En la Calle Concord, todas las casas eran de dos pisos, con grandes porchesdelanteros envolventes. Tres casas debajo de la nuestra, la Sra. Feely estaba afueraen su patio, clavando una herradura a la barandilla del porche. Su cabello estabagris, arreglado en unos rizos apretados de caniche sobre toda su cabeza, y estabausando un impermeable amarillo. Miró sobre su hombro y cuando me vio, sonrió yme guiñó un ojo.Entonces, volvió a clavar la herradura, como si el hierro la fuera a proteger de algogrande y espeluznante. Me dirigí a casa, con el sonido de su martillo siguiéndomepor la calle. ~ 22 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 3 Latido Traducido por bautiston Corregido por Emii_GregoriE n el vestíbulo, dejé caer mi mochila y tiré de mi sudadera. Había sangre por toda la manga, y yo me debatía entre simplemente tirarla, pero pensé que mi padre diría algo al respecto.El lavadero se encontraba en un pequeño hueco fuera de la sala. No me gustaba irallí. La lavadora y la secadora eran de acero inoxidable y la habitación era tanpequeña que el aire siempre tenía un olor denso y venenoso a la vez. Por unmomento, pensé en poner en funcionamiento la lavadora de todos modos, peroaún de pie con la puerta abierta mi pulso martilleaba en mis oídos. Arrugué lacapucha e hice una nota mental para preguntarle a Emma si podía lavarla. En aguahirviendo. Con lejía. Luego la metí en el cesto y me dirigí a la cocina.Desde la parte trasera de la casa, podía oír el repiqueteo del teclado. Mi mamáestaba en la oficina, tecleando en su ordenador.—Mackie —gritó—. ¿Eres tú?—Sí.—No dejes que tu padre te vea saltándote clases, ¿de acuerdo?—Sí, está bien.Agarré un vaso de agua y me senté en la mesa, mirando el mantel y tratando deaveriguar el patrón de la tela escocesa. Es rojo, negro, rojo, blanco, verde, y luegoperdí la cuenta.Cuando Emma llegó, estaba tan ido que su mano en mi hombro me sobresaltó.Comencé a preguntarle si podría lavar, pero me detuve cuando me di cuenta quehabía alguien más con ella. La segunda chica era alta y parecía seria, con una caralarga y huesuda. ~ 23 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEmma tomó un tarro de mantequilla de maní de la despensa y sacó un cuchillo depicnic de plástico.—Hey, feo —dijo, alborotándome el cabello—. Estás en casa temprano. —Miró através del pasillo a la puerta de la oficina, y luego dijo en voz tan baja que era casiun susurro—. ¿Te sientes bien?Moví la mano en un gesto de más o menos.—¿No se supone que estás en botánica?Emma tenía diecinueve años y no era del tipo de personas que se saltaba las clases.Estaba tomando cada curso de ciencias que el colegio ofrecía y su dedicación dabaun poco de miedo.—El profesor Cranston nos dio tiempo afuera para trabajar en nuestro proyecto degrupo. —Ella agitó su cuchillo de plástico hacia la otra chica—. Esta es Janice.Janice se sentó frente a mí y cruzó las manos sobre la mesa.—Hola —dijo. Su cabello era marrón lodoso y colgaba en salvajes mechones aambos lados de la cara.Asentí con la cabeza, pero no dije nada.Me miraba como si yo fuera un espécimen de laboratorio, uno de esos errores conpernos atravesándome. Sus ojos eran grandes y oscuros.—¿Por qué te llamó feo?Otras personas pueden hacer casi cualquier situación parecer normal con sólo decirlas palabras correctas. Pero no era así. Miré fijamente el dorso de mis manos yesperé por Emma para que interviniera y se hiciera cargo de la conversación.Emma, la maestra de la mentira. Reina de mi-hermano-es-normal, mi hermano-es-tímido. Mi hermano está enfermo, tiene alergias, mono, intoxicación alimentaria,gripe, la más grande, desordenada mentira de todo: Mi hermano.Fiable, vino detrás de mí y apoyó la barbilla en la parte superior de mi cabeza. Sucabello era fino y sedoso. Algunos mechones se habían soltado de la banda degoma y colgaban por lo que me hacía cosquillas en la cara. ~ 24 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Cuando era un bebé, era la cosa más fea que puedas ver en tu vida. Todoamarillo y arrugado. Y tenía esos dientes. —Me dejó y se giró en dirección de laoficina—. Un juego completo… ¿verdad, mamá?—Al igual que Ricardo III —respondió mi mamá.Janice todavía estaba mirándome, se acurrucó en la mesa como si estuvierahambrienta.—Bueno, ahora no es feo.—Voy a subir —dije, y empujé la silla hacia atrás.En mi habitación, me acosté en la cama, pero no pude sentirme cómodo. Me sentíainquieto, como si pequeños insectos se arrastraran por debajo de mi piel. Elhombre en el puente había estado esperando por mí—por mí, y no por un chico alazar cruzando a través del puente. Había mirado directo hacia mi cara como siestuviera buscando algo. Yo todavía estaba frío y tembloroso por la sangre, peor delo que me había sentido en un tiempo y peor de lo que me sentía siempre.Por último, me levanté y fui a mi armario. Saqué mi bajo, mi amplificador yconecté los auriculares.El bajo estaba encordado con Black Beauties 1, y quité el metal de los trastes. Si lacanción era rápida, usaba una púa, y cuando no lo hacía, la capa de laca en lascuerdas impedía que el acero quemara mis dedos. Pero incluso si tuviera que tocarcon cuerdas desnudas, probablemente lo haría de todos modos, sólo paraconseguir ese bajo y zumbante sonido, esa sensación. A veces es lo único queayuda. Cualquier cosa que te asusta o preocupa de repente está a un centenar dekilómetros de distancia.Toqué las líneas de canciones que conocía y de canciones que compuse. Toquéprogresiones llena de notas altas, claras notas que quedaban suspendidas porsiempre, pesados tonos como un ruido sordo que se golpeaban y doblaban sobre símismos una y otra y otra vez.Después de un largo tiempo, empecé a tener una sensación extraña. Como sialguien estuviera escuchando. No la sensación de la casa o incluso de Emma de pie ~ 25 ~1 Black Beauties: Cuerdas para guitarras y bajos eléctricos marca Dr. String.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffen el pasillo. Era más bien como entusiasmo, ansiedad de tocar para un extraño.Cuando me saqué los auriculares y fui a la ventana, sin embargo, el patio estabavacío. Más tiempo pasó antes de darme cuenta de que estaba empezando aoscurecer. Miré fijamente el césped y los arbustos, pero era ridículo pensar quealguien había estado escuchando. Totalmente absurdo, cuando había estabasentado allí con el sonido filtrado a través de mis auriculares.Me senté en el borde de la cama con la Gibson 2 apoyada en mis rodillas y toquéuna línea de bajos que alcanzó su punto máximo y se dejó caer y creció hasta quepude sentirlo en mi propio latido del corazón.Cuando me desperté un poco más tarde, alguien estaba llamándome.Me di la vuelta en la cama, desenredándome los cables. Me dormí con losauriculares puestos. Desde el suelo, el amplificador tarareaba en voz baja en lapenumbra y me sentí confuso y entumecido. Afuera, el cielo estaba oscuro.La casa estaba muy iluminada, lo que significaba que mi papá estaba en casa. Tieneesa cosa con las lámparas eléctricas. Si un interruptor se puede encender, va aencenderlo. Cuando salí al rellano, tuve que cerrar los ojos contra la luminosidad.—Malcolm —gritó desde la cocina—. Ven aquí, por favor.Bajé las escaleras, parpadeando y haciendo sombra a mis ojos con la mano.Él estaba en la mesa, y me di cuenta por su expresión y su corbata que regresaba dela iglesia. Del funeral de Natalie Stewart. Su cara estaba redonda y generalmenteamistosa, pero ahora se veía un poco tosca. Quería preguntarle sobre el servicio,pero no sabía qué decir.Estaba hojeando una pila de viejos sermones y tomando notas de ellos. Suchaqueta estaba colgada en el respaldo de una silla. Levantó la vista cuando entré,pero no bajó su pluma. Parecía cansado y un poco exasperado, como si no pudieraesperar para que terminara el día.—¿Quieres hablar de por qué recibí una llamada de la oficina de asistencia estatarde? —dijo.—Tenían la donación de sangre en la escuela... ~ 26 ~2 Gibson: Marca de guitarra eléctrica.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMiró mi cara, haciendo rodar la lapicera entre los dedos.—Hoy no fue un buen día para hacer cosas por la que llames la atención. ¿Supongoque anunciaron algo así con tiempo?—Me olvidé —dije—. De todos modos, no es como si fuera una crisis enorme.—Malcolm —dijo—. Tu responsabilidad entera es no hacerlos ver.Miré hacia abajo en el linóleo.—No lo hice. —Después de un segundo, lo miré de nuevo—. Yo no.Dispuso sus sermones en una pila ordenada, alineando los bordes. Entonces, selevantó y fue al mostrador. Sacó un cuchillo de plástico que empezó a usar paracortar una manzana en rodajas. Quería preguntarle por qué no tomaba la manzanay se la comía como una persona normal, pero cada uno tiene sus propiaspeculiaridades.Después de destrozar la manzana por un rato, tiró el cuchillo en el fregadero.Rebotó como un palo saltarín y se quebró por la mitad.—¿Por qué no hay cuchillos de pelar en esta casa?—El único bueno está en el aparador. Encima de la nevera —dije cuando me diouna mirada en blanco.Mi madre mueve alrededor los cubiertos como si estuviera jugando al ajedrez. Aveces, los tira. Todo lo que no puede ser de plástico o de cerámica es de aluminio.Todo lo que no es de aluminio, se esconde.Abrió el armario, buscando entre la pila de cuchillos y cubiertos de aceroinoxidable, y tomó el cuchillo para pelar de nuevo en el mostrador.Vi su espalda mientras cortaba la manzana. Sus hombros eran estrechos. Olía aloción de afeitar y este olor tenso, fuerte que tiene cuando está estresado.—Yo estaba pensando —dijo sin volverse—. Missy Brandt mencionó que podríaser bueno tener a alguien que venga y ayude con la clase preescolar de vez encuando. ¿Esto te interesaría? ~ 27 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTenía la sensación de que Missy no lo había mencionado, que esto era su idea, ypor supuesto que ella había dicho que sí, porque ¿qué otra cosa puede alguiendecir cuando el ministro te pregunta si su hijo puede cuidar a los niños durante elsermón?Cuando no contesté, miró por encima del hombro.—¿Algo está mal? Pensé que podría ser una buena solución. De esta manera,tendrías un lugar oficial en la congregación.Clavé mis uñas en las palmas de mis manos y traté de mantener mi voz bajocontrol.—Es sólo que... no quiero arruinarlo.—Bueno, tal vez te tome un par de semanas para acostumbrarte a estar cerca deniños pequeños, pero creo que lo vas a hacer muy bien si le das una oportunidad.—Él suspiró, sacudiendo la cabeza—. Ése es el problema contigo y tu madre. Losdos, toman una situación y empiezan a inventar obstáculos de inmediato. Nunca ledas a las cosas la oportunidad de mejorar.Por lo tanto, estábamos de regreso en la bochornosa política de la elección de lados.Por un lado, mi mamá y yo, realistas pesimistas, siempre. Por otro lado, mi papá yEmma, con la grata sensación de que de todas maneras el mundo podría ser bueno,y yo no podía estar de acuerdo con ellos porque realmente no lo creía. Pero quería.Tomé el mantel, luego me detuve porque me miraba con incertidumbre, y no eracomo quería sentirme. Entendía lo que tenía que decirle. Solamente no queríadecirlo.—Papá, esto no tiene nada que ver con dar a las cosas una oportunidad. Así escomo es y no va a ser mejor por arte de magia. Nunca voy a ser capaz de vivir sólomi vida como todo el mundo.Mi padre se volvió hacia la ventana, así que no podía ver su rostro.—No digas eso de nuevo. Nada de esto es por tu culpa.Incliné mi cabeza hacia atrás y cerré los ojos, sintiendo un dolor profundo,pulsando en el centro de mi pecho, como si alguien me estuviera golpeando. ~ 28 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Es por mi culpa. Ni siquiera me tratan de la misma manera que tratan a Emma.Eso lo hizo resoplar violentamente, casi riendo.—Tú no eres como Emma. Hago lo mejor para saber que necesitas, pero es difícil.Nunca ha sido evidente para ti, pero eso no quiere decir que no lo intenté. Eso estodo lo que podemos hacer, en realidad. Tratar de hacer lo correcto.Estaba a punto de decirle que lo correcto era seguir con lo que funcionaba y noponerme a cargo de un grupo de niños pequeños cuando Emma entró. Se movióde un lado a otro en la cocina y abrió el refrigerador. Dejé de hablar y mi padre nosdio la espalda a los dos.Emma hurgó en el cajón de las verduras por un tiempo, luego nos miró.—No tenías que ser tan grosero con Janice —dijo ella, y en un primer momento,pensé en lo que me quería decir.Mi padre dejó el cuchillo y se giró para verla.—Tú sabes que tenemos reglas sobre visitas inesperadas.Tenemos reglas. Tenemos un montón de reglas. Roswell puede venir, pero sóloporque mi padre confía en él. Un conocido al azar podría ser alertado por nuestrafalta de alimentos enlatados y de utensilios metálicos de cocina.Mi papá se pasó las manos por el cabello.—Ambos, por favor. Esta familia es una parte muy visible de la comunidad ytenemos que ser conscientes de la imagen que estamos proyectando.Emma cerró duramente el refrigerador.—¿Qué imagen? No te estamos avergonzando. Ella vino para hacer el experimentode la semilla.—Bueno, esto no es realmente el lugar ideal para una sesión de estudio. ¿Podríanreunirse en la biblioteca, tal vez?Ella se puso las manos en las caderas.—Desafortunadamente, tienen una política acerca de las bandejas de germinación ~ 29 ~en la biblioteca.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Bueno, ¿qué pasa con la agradable pequeña librería del centro? ¿O un café?—¡Papá!Ellos se miraron, pero ninguno de los dos dijo nada.Eran los fuertes en la familia, siempre gritando o riendo. Pensé en lo extraño queresultaba que eran también los que había perfeccionado el arte de un argumentosin palabras. Se podían comunicar sólo por las diversas formas en que respirabandentro o fuera.Mi papá hizo un ruidoso resoplido y Emma rodó los ojos y miró hacia otro lado.Estaba de pie en contra de la nevera, mirando al suelo. De repente, saltó haciaadelante y lo abrazó por la cintura como si estuviera pidiendo disculpas. Sequedaron con los brazos alrededor del otro y yo sabía que nunca había habidoninguna pregunta acerca de si él la abrazaría.Ella le apretó la cara contra su camisa y le dijo.—Es mejor guardar el cuchillo de nuevo cuando hayas terminado. Mamá odiacuando la cocina esta desordenada.Él se rió y se volvió hacia ella para pegarle con el trapo de la cocina.—Bueno, ciertamente no quiero desordenar, ¿o sí?—No, si sabes lo que es bueno para ti.Ella se acercó para alborotar mi cabello, pero seguía mirándole. Luego se volvió ybailó fuera de la habitación. Él la vio irse. Tenían una relación real, que nuncapodría descifrar o duplicar.Mi padre dejó su manzana destrozada en el mostrador y se sentó frente a mí.—No estoy tratando de hacerte pasar un mal rato, pero sabes lo importante que esmantener un perfil bajo.—Algunas personas se desmayan cuando hay sangre. Es un fenómeno conocido.Se inclinó para mirarme a la cara. Sus ojos eran de color verde pálido, como elvidrio, y su cabello era de un castaño lavado pasando al gris. Tenía una manera de ~ 30 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffparecer tan bueno y tan correcto cuando no tenías que vivir con él, como sicualquier persona podía ir con él y encontrar algo cálido y reconfortante.—Tú no puedes darte el lujo de ser como algunas personas. Tienes que parecerte ala mayoría. No digo que sean malos, pero éste es un pueblo nervioso, desconfiado,y va a ser mucho peor por un tiempo. Una familia enterró a su hija actualmente. Losabes. —Entonces, su expresión era más suave—. ¿Te desmayaste?—No, sólo tenía que salir y tomar un poco de aire.—¿Alguien se dio cuenta?—Roswell.Mi padre se sentó en su silla, uniendo sus manos detrás de la cabeza,estudiándome.—¿Estás seguro de que nadie más te vio?—Sólo Roswell.Después de un minuto, asintió.—Está bien. —Respiró hondo y dijo de nuevo, como si decidiera algo—. Bueno.Tienes razón, esto no es una crisis.Asentí con la cabeza, mirando al suelo y los mostradores de granito brillante. Sievaluaras nuestra dinámica familiar basándote únicamente en la cocina, esprobable que asumas que éramos una clase de comedia.Apoyé los codos sobre la mesa como si estuviera comprobando si podía sostenermi peso. El olor de su loción de afeitar era tan fuerte que se mantenía en mi boca,por lo que era difícil tragar. En la pared, el reloj seguía corriendo suavemente,avanzando hacia las once.No. No era una crisis. Salvo que alguien había rayado Raro en la puerta de miarmario.Pero no había forma de decirle al respecto. No había manera de hacerle entenderque ninguna de sus normas y sus medidas de seguridad importaban.La palabra seguía siendo cierta. ~ 31 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 4 Gentry en la noche Traducido por Ruthiee Corregido por Emii_GregoriM ás tarde, me acosté boca abajo en la cama. Los sonidos de la casa eran familiares. El refrigerador, el aire acondicionado central. El inodoro de arriba, que nunca dejaba de funcionar.Debajo de las escaleras, la puerta de en frente se abrió y se cerró. El crujido decorreo en la mesa del pasillo, llaves tintineando. No hay arrastre de zapatos. Mimamá utiliza zapatillas blancas de enfermera, con suelo de goma. Totalmentesilencioso.—Sharon —llamó mi papa. Sonó como si él aún estuviera en la cocina—. ¿Podríasvenir aquí, por favor?Mi mamá dijo algo ininteligible. Debió haber sido un no porque un minutodespués, la ducha llegó. Siempre se ducha tan pronto como llega a casa porque suempleo es salpicarse en sangre. Porque todo el día, ella ha estado tocando aceroinoxidable.Me di la vuelta en mi espalda y me quedé mirando el techo, la lámpara de arriba.La manera en que el ventilador giraba, haciendo sombras como las alas de unalibélula.Finalmente, forcé la ventana a abrirse y salté afuera hacia la azotea.Desde una altura alta, tuve una vista del vecindario y el patio trasero. Me inclinéhacia adelante y apoyé los codos en la parte superior de las rodillas. La lluvia habíaparado, pero el cielo estaba todavía chisporroteando una fina y fría neblina.Abajo en la calle, había unas motocicletas, un hidrante de incendios, y cochesestacionados. Tres líneas arriba todo el camino a lo largo de la Calle Wicker. Todala ciudad apestaba como a hierro, pero debajo de eso, el verdoso olor seguía convidas y brillante. ~ 32 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEn el pasillo afuera de mi cuarto, alguien estaba arrastrando los pies, arrastrandosus pies en la alfombra. Luego hubo un golpe en la puerta, suave y cauteloso.Me di la vuelta y me incline a través de la ventana.—¿Si?Emma abrió la puerta. Su cabello estaba torcido en un nudo y estaba vestida paradormirse, usando sus horribles pantuflas de peluche. Ella saltó en mi cama y sesubió al techo. Con sus manos fuera de equilibrio, se deslizó por la pendiente en sutrasero para que así estuviera sentada junto a mí en las tejas mojadas.Vimos afuera hacia la calle y Emma se inclino contra mí, descansando su cabezasobre mi hombro.Incliné mi mejilla contra lo alto de su cabeza.—Así que, tú y papá debieron haber tenido una buena.—Diferencia de opinión. La suya era que estaba rompiendo una regla radical, y enmi opinión, él estaba actuando como una persona loca. Como que entiendes el finalde ello. Lo siento.Yo sacudí mi cabeza.—Él no estaba molesto. Sólo quiere que sea más discreto. Por lo de esa pequeñaniña hoy. O por Kellan Caury.—Oh Dios, desearía que hubiera dejado de hablar sobre eso. Contándote historiasde horror anticuadas no va a ayudar en nada.Deslicé mis dedos por la superficie del techo. Las tejas estaban ásperas, llenas declavos galvanizados. La quemadura era justamente suficiente dolorosa para seruna distracción.—Él no lo dijo. Es sólo a lo que se refiere. Esta chica en la escuela, Tate. Era suhermana.Emma asintió y levantó su cabeza fuera de mi hombro. El aire estaba helado. Ellatembló y abrazó sus codos. ~ 33 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Es difícil para él. —Ella ya no me estaba tocando para nada, y su voz sonabaextraña—. Es difícil para los dos. Creo que eso quiere decir que se supone que seadifícil para mí también, pero ni siquiera puedo sentirlo de la manera correcta,¿sabes?Me quedé viendo hacia mis calcetines. Estaban cubiertos de alquitrán de lostejados, pegados por todas partes con pequeños pedazos de grava.—¿Podríamos por favor no hablar acerca de esto?Emma tomó una profunda respiración y se volteó frente a mí.—Estoy cansada de no hablar acerca de ello. ¿No has notado que todos en estaciudad están desesperadamente comprometidos a pretender que nada está mal?Asentí, pero tenía que resistir a la urgencia de señalar que algunas veces es sólomás fácil de esa manera. Raspé en las tejas con mis dedos y no dije nada.Emma cruzó sus brazos sobre su pecho.—Tú te pareces mucho a él.Encorvé mis hombros sin querer. Estaba hablando acerca del hermano que elladebió haber tenido, y todo acerca de él, incluso las cosas pequeñas, me hizo sentirpesado y un poco mareado.Ella sólo siguió en una suave, soñolienta voz.—Él era rubio, creo, como tú. Sé que él tuvo ojos azules porque tú también lostenías, por un tiempo. Pero luego fue como si el azul se desgastara. O se escurrierao algo. Tal vez había un conjuro o un encanto, pero perdió su color, y un día el azulse fue, y luego estabas tú.—¿Pero tú en realidad no recuerdas como era él?Emma miró abajo hacia el dorso de sus manos, frunciendo el ceño como siestuviera tratando duramente de imaginarse algo.—Era realmente joven —dijo finalmente—. No puedo siempre decir la diferenciaentre antes y después. Recuerdo algunos detalles y ni siquiera puedo decir si estoyrecordándolo a él o a ti. La cosa que recuerdo mejor es un par de tijeras. Mamá ~ 34 ~tenía un par de tijeras que amarraba en un moño sobre la cuna. Eran bonitas.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffPensé acerca de las supersticiones del Viejo Mundo. Trucos para cuidar el ganadoy proteger la casa. Era obvio, más y más. Ellos no funcionaban.Emma suspiró.—Creo que no lo recuerdo a él del todo —dijo finalmente—. Sólo recuerdo lascosas que mamá hacía para evitar que fuera robado.Sacó una rodilla hacia arriba para que así pudiera enganchar un brazo alrededor.Su cabello estaba comenzando a caerse del nudo y ella tiro de él, viéndose solitariay triste como un faro. Lamentable como una monja.Quería decirle que la amaba, y no en la complicada manera en la que amaba anuestros padres, pero en una forma simple que nunca había pensado sobre ello. Laamaba como el respirar.Ella suspiró y miró por encima de mí.—¿Qué? ¿Por qué me estás mirando de esa manera?Me encogí de hombros. El sentimiento era ligero, pero las palabras no saldrían.Me miró por una largo tiempo. Luego tocó mi mejilla.—Buenas noches, feo.Se dejó caer de cabeza por la ventana, aterrizando en la cama con su pieasomándose afuera del alféizar de la ventana. Sus pantuflas estaban mugrosas delas tejas y yo casi la alcanzaba y ajustaba su tobillo, pero no lo hice.Debajo de mí, el vecindario estaba soñoliento y en silencio. Me incliné sobre miscodos y miré hacia abajo en la calle.Gentry era dos cosas diferentes, y de noche, siempre podía ver aquella segundacosa mejor. La ciudad era zona verde de césped, claro, pero era también sussecretos. El tipo de lugar donde la gente checaba doblemente las cerraduras en lanoche o empujaban a sus hijos más cerca en la tienda de comestibles. Colgabanherraduras sobre sus puertas delanteras y ponían campanas en vez de campanasde viento. Ellos usaban cruces hechas de acero inoxidable en vez de oro porque eloro no los podía proteger de gente como yo. ~ 35 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTal vez los valientes enterraban cuarzos y ágata en sus jardines o dejaban unplatillo de leche para un poco de suerte en el patio trasero ofreciéndolo para lo quesea que estuviera esperando en las sombras. Si alguien los llamaba, ellos seencogerían de hombros o reirían, pero no dejaran de hacerlo porque oye, vivimosen un lugar donde la gente mantiene sus pórticos prendidos y no sonríen aextraños. Porque cuando ellos exponían unas pocas piedras bonitas con suscaléndulas, la nevada temprana nunca tomaba las ramas fuera de los árboles y supatio se veía más bonito que el de otra gente. Porque mayormente, más que nada,la noche era acerca de sombras y niños perdidos, y nosotros vivíamos en el tipo delugar donde nadie hablaba nunca sobre ello.Después de un largo tiempo, subí hacia mi cuarto y me metí en la cama. Dejé laventana abierta para que así pudiera respirar. La casa no estaba mal, pero aún así,era difícil el dormir con el aire oliendo a tornillos, soportes y uñas.Cuando la brisa entró, temblé y me arrastré más al fondo debajo de las sábanas.Los grillos estaban chillando afuera en el patio, y los árboles crujían entre sí. Abajopor el camino, en el alto estante de césped, había ratones robando, árbolesnocturnos gorgojando como autos giratorios.Puse mi almohada sobre mi cabeza para callar el sonido. Los ruidos del patioestaban apagándose. Y me pregunté si estas eran como le sonaban las cosas aRoswell. A cualquiera que no fuera yo. Él podía entrar en el salón y no dejarsedistraerse por el crujido del papel o el sistema de ventilación. Tenía que recordarno retroceder cuando alguien cerraba una puerta o dejaban caer un libro, en casode que el sonido no hubiera sido lo suficientemente alto para asustar a cualquierotra persona.Ésta era la vida en Gentry, ir todos los días a la escuela, mezclándose en un mundodonde todos eran muy felices de ignorar las cosas que no encajaban, siempredeseando mirar hacia otro lado siempre y cuando tú hicieras tu parte.De lo contrario, ¿cómo podrían seguir viviendo sus limpias vidas suburbanas?Tal vez no era tan difícil. Los niños mueren. Luego se enferman y luego sevolvieron a enfermar, y nadie pudo descubrir que estaba mal. Alguien en algúnlugar perdió un hijo o hija. Tal vez ellos pensaron en la contaminación o culparon alas aguas subterráneas. Plomo, tal vez, o filtraciones tóxicas desde el montón de ~ 36 ~escoria.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNatalie Stewart era sólo otra casualidad, enterrada en el cementerio de la CalleWelsh con mi padre parado sobre ella, y eso era una cosa triste. Sabía el guión, lasrespuestas normales, pero cuando trataba de sentir algún tipo de dolor o pena,incluso la del tipo educada, solamente veía a Tate sentándose sola en la cafetería. Ycuando pensaba en ella ahí, el sentimiento que obtuve no fue tristeza, era soledad.Cuando me figuré el círculo de asientos vacíos a su alrededor. No estaba de lutopor su hermana. Era solamente el mismo dolor apagado que sentía cada día.La simple verdad es que tú puedes entender una ciudad. Puedes conocerla yamarla y odiarla. Puedes culparla, resentirla, y nada cambia. Al final, sólo eres unaparte de ella. ~ 37 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 5 La Letra Escarlata Traducido por kathesweet Corregido por AishliinE l viernes fue gris y frío. La estación de donación de sangre había sido quitada, pero aún me sentía un poco descompuesto, hasta el punto de no ir a la cafetería. En el atrio de la entrada principal, la lluvia corría por las ventanas,así que el cristal lucía como si se estuviera derritiendo.Me pasé la mañana evitando cosas. A las multitudes, conversaciones y cualquierpersona que pudiera preguntarme por qué estaba vagando como un zombie—sobre todo a Roswell—pero a la cuarta hora, me estaba quedando sin excusas parami falta de útiles escolares y tuve que ir a mi casillero. No era algo que estabaesperando hacer.Raro se había ido. En su lugar, había una extraña figura en espiral, recubierta pordelgadas líneas serpenteantes. La pintura había sido raspada en una especie detelaraña, dejando una red de metal desnudo que irradiaba luz, de lo que había sidouna palabra acusadora incrustada con sangre. Algunas de las aéreas habían sidosombreadas, con negro en algunas partes y con blanco grumoso en otras.―Arreglamos tu casillero ―dijo Danny, que venía detrás de mí.Drew asintió con la cabeza y levantó un marcador y una botella de Wite-Out 3.Estudié la maraña de espirales y círculos. En el borde exterior del diseño, el líquidodel corrector había sido aplicado cuidadosamente sobre el marcador, y luego sehabía escarbado en la tinta para que mostrara espirales fantasmales. Para ser unproyecto limitado por vandalismo preexistente y que sólo involucraba Sharpie yWite-Out, era un trabajo genial.Danny apoyó su codo en mi hombro. ~ 38 ~3 Wite-Out: Marca de corrector líquido.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―No estábamos tratando de aplastar tu expresión personal ni nada de eso. Sólopensamos que podría ser una mala jugada auto-estigmatizarte tan agresivamenteantes de tiempo. Tal vez, no sé, marcaste el tono equivocado.Los dos lucían resueltamente sin expresión, como si estuvieran tratando de noparecer demasiado satisfechos de sí mismos. Drew estaba lanzando la botella deWite-Out en el aire y atrapándola de nuevo. Estaban de pie a cada lado de micuerpo y esperaron mi reacción.Quise hacer algo para mostrar lo aliviado que estaba, lo agradecido, pero todo loque dije fue.―Gracias.Danny me golpeó.―No nos lo agradezcas. Eres él que le debe sesenta dólares a la escuela para quepueda ser pintado de nuevo.Por si no había sido evidente ayer, Tate Stewart era el nuevo punto de interés.Caminaba por los pasillos, pasando grupos de personas que susurraban detrás desus manos. Sus miradas no eran de simpatía, sino rápidas, furtivas, llenas decuriosidad.Pasaron todo el periodo de pasillo mirándola y, al mismo tiempo, pretendiendoque no lo hacían. Eso no parecía importar. Ella se movía a través de la multitudcomo si estuviera sola. Como si los chismes y las miradas fijas no pudieran tocarla.Sus ojos estaban cerrados, su expresión era remota, pero algo sobre su bocainmóvil me hizo sentir pena. No parecía triste, lo que lo hacía un centenar de vecesmás triste.El asunto sobre Tate era que no tenía ningún interés real en lo que pensara lagente. Nunca trató de impresionarlos o hacer que ella les gustara. Una vez, enséptimo grado, se unió al equipo el béisbol de los chicos, aunque el equipo era unamierda, sólo para probar que el departamento de atletismo no podía detenerla.Sin embargo, mientras la mañana continuó, su boca se hizo más fina. Había unasensación extraña saliendo de ella, casi como una carga eléctrica. Ésta se quedó enel aire, como si estuviera a punto de explotar, pero las cosas realmente no ~ 39 ~golpearon el fanatismo hasta Inglés.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEstábamos terminando la unidad sobre el Romanticismo y La Letra Escarlata 4. LaSra. Brummel era alta y delgada, con el cabello teñido y un montón de suéteresdiferentes. Se entusiasmaba mucho con el tipo de literatura que ninguna personarazonable leería alguna vez por diversión.Se paró en la parte delantera del salón y aplaudió, porque siempre estabaaplaudiendo.―Bueno, hoy vamos a hablar sobre la culpa y cómo la existencia de Pearl 5 condenaa Hester con más eficacia que la A. Esto es más evidente que el hecho de quealgunos de los habitantes del pueblo creen que Pearl es la hija del diablo.Entonces, escribió eso en la pizarra: Pearl es como una manifestación concreta de culpa.―¿Alguien quiere habla sobre esto?Nadie quería. En frente de mí, Tom Ritchie y Jeremy Sayers estaban agitando unPaper Football 6 hacia adelante y hacia atrás simulando vítores cada vez que uno deellos metía el papel entre las manos erguidas del otro. Alice y Jenna aún estabanmirando a Tate, susurrando y luego cubriendo sus bocas como si hubieran dichoalgo tan sorprendente que necesitara ser contenido y dándose mutuamentemiradas significativas.La Sra. Brummel estaba haciendo viñetas con su espalda hacia nosotros, esperandoa que alguien empezara a llenarlas.Miré a Alice. Cuando había tomado su asiento al inicio de la clase, su falda se habíadeslizado lo suficiente para mostrar la parte superior de sus muslos, y yo estabadisfrutando el hecho de que aún no la hubiera ajustado. Su cabello estaba sueltopor su espalda y parecía casi como el bronce en la luz fluorescente.Apoyó los codos sobre el escritorio y se inclinó hacia delante para poder susurraral oído de Jenna.4 La Letra Escarlata: Es una historia escrita por Nathaniel Hawthorne. Relata la historia de HesterPrynne, una mujer acusada de adulterio y condenada a llevar en una pecho una letra “A”, deadultera, que la marca. Ella no revela la identidad del padre de su hija, y trata de vivir en unasociedad injusta e hipócrita con dignidad.5 Pearl: Hija de Hester Prynne.6 Paper Football: Se trata de un juego en el que se utiliza un triángulo de papel y se simula con las ~ 40 ~manos los tiros en un arco de fútbol americano.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―He oído que su mamá no se levanta de la cama desde que eso sucedió. Nisiquiera para el funeral. No puedo creer que esté actuando como si nada estuvieramal. Pensé que ni siquiera vendría a la escuela.Aparentemente, esta vez fue lo suficientemente alto para que Tate captara unaparte o posiblemente todo, porque se paró tan rápido que envió su escritoriocontra el piso. Su mirada era dura, pasando sobre todos, y no podía decir si estabamareado por los tornillos y cables de las pareces o por el hecho de que estuvieramirándome.―Oh ―dijo, con voz clara y desafiante ―. ¿Era eso lo que querías? ¿Querías unbuen vistazo? Toma un buen vistazo. No me importa.Y tal vez nadie había estado realmente emocionado sobre Hester Prynne y su hijailegítima, pero ahora estaban prestando atención. Mantuve la cabeza baja,encorvado sobre mi escritorio tratando de volverme más pequeño. Mi corazónestaba latiendo tan rápido que lo podía sentir en mi garganta y seguí diciéndome amí mismo que todo estaba bien, que había imaginado que me miraba, porque teníaque creer eso. Tenía que creer que nadie en Gentry alguna vez escucharía laspalabras hijo del diablo y luego me miraría.Nadie dijo nada.La habitación estaba tan silenciosa que podía escuchar el zumbido de la luzfluorescente. Tuve la idea de que estaba zumbando sobre mí, como alguna clase deseñal de alarma, pero nadie se giró a mirarme acusadoramente. Nadie susurró oseñaló.La Sra. Brummel se paró con su espalda contra la pizarra y el marcador destapadoen su mano, mirando a Tate.―¿Hay algo que necesites?Tate negó con la cabeza y se mantuvo de pie.―No se preocupe por mí. Sólo estoy esperando por mi gran A roja.―Esto no es divertido ―dijo la Sra. Brummel poniendo la tapa de vuelta sobre elmarcador. ~ 41 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―No ―dijo Tate―. No lo es. Pero de todas maneras podemos sonreír porque esosólo hace las cosas mucho más fáciles.La Sra. Brummel se retiró de detrás de su escritorio y agitó una caja de pañuelos, apesar de que Tate no estaba llorando.―¿Necesitas algo de tiempo para recomponerte?―No. Porque no estoy desequilibrada o afectada por el dolor, ¿de acuerdo? Estoyenojada.―¿Te gustaría ir a la oficina de consejería?―No, me gustaría que alguien me escuchara, ¡Maldita sea! ―Su voz era alta,extrañamente estridente. De repente, se arrastró hacia atrás y golpeó el escritoriotan fuerte que el salón entero pareció resonar con el ruido metálico de sus botas detrabajo.―Estás excusada ―dijo la Sra. Brummel, pero no en esa tenue voz de comprensiónque los maestros usan a veces. Su tono era de no discutir, como que, si Tate no seiba, existía la posibilidad de ser escoltada por el guardia de seguridad de laescuela. Por un segundo, Tate parecía como si fuera a ofrecer a ser sacada por lafuerza. Luego agarró sus libros del escritorio y caminó fuera sin una mirada atrás.El resto de la clase se quedó en un silencio incómodo. Me agarré a las esquinas demi escritorio para evitar que mis manos temblaran, y la Sra. Brummel hizo todo loposible para llevarnos de vuelta al estúpido y gran dilema de NathanielHawthorne y Hester hasta que el timbre sonó.Afuera en el pasillo, Roswell salió de su clase de matemáticas y caminó junto a mí.―¿Listo para alguna conversación en Francés?Sacudí mi cabeza y caminé en dirección a la parte de atrás del aparcamiento.―Necesito algo de aire.Me miró como si estuviera tratando de averiguar cómo decir algo.―Creo que deberías ir a Francés ―dijo finalmente.―No puedo. ~ 42 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Quieres decir que no tienes ganas.―Quiero decir que no puedo.Cruzó los brazos y de pronto parecía un poco más grande.―No, quieres decir que simplemente no tienes ganas. Semánticamente, eso esposible.Tiré de la manga hacia abajo sobre mi mano y llegué a la puerta.―Tengo que salir a la calle ―dije y mi voz era baja e inestable―. Sólo por un rato.Realmente necesito algo de aire.―No, tú necesitas decirme por qué luces como un muerto. Mackie, ¿qué está mal?―Odio esto ―dije, y mi voz sonó tirante―. Odio la manera en que la gentesiempre está fijándose en cosas que no son de su incumbencia. Odio que nadiepueda simplemente dejarlo ir. Y odio a Nathaniel Hawthorne.Roswell metió las manos en los bolsillos, mirándome.―Bien. No era lo que estaba esperando.Él no me siguió.Estaba al otro lado del estacionamiento y me apoyé contra uno de los grandesrobles blancos, permitiendo que la lluvia que se filtraba entre las hojas cayera sobremi cara. El timbre sonó y me quedé donde estaba, entumecido y respirando muyrápido porque no siempre era el mejor estudiante a la hora de hacer la lectura, peroconocía el libro lo suficiente para saber que tal vez Hester va por ahí con una granA roja sujeta sobre su vestido, pero es Dimmesdale 7 el que está quemando en mipiel. Es él quien muere.Detrás de mí, oigo el sonido de un auto y entonces, una voz dice.―Hola, Mackie.Tate se había detenido junto a la acera en esa monstruosidad absoluta de Buick 8 yestaba apoyada en el asiento delantero. Al parecer, había decidido que ya había Dimmesdale: Reverendo en La Letra Escarlata, y padre de la hija de Hester. ~ 43 ~78 Buick: Marca de automóvil.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffterminado con la escuela por ese día. O, más probablemente, estaba haciendo unespectáculo público.Puso la mano en el borde de la ventana de pasajero.―La lluvia no va a parar. ¿Quieres que te lleve a alguna parte?El auto paró contra la acera, su parabrisas parpadeaba de un lado al otro. Lapintura era gris, un parachoques nefasto. Me hizo pesar en él como un tiburónmalvado de metal.―Está bien. Gracias, de todas maneras.―¿Estás seguro? No es ningún problema.Sacudí mi cabeza, mirando la lluvia gotear en una cortina ondulante en la defensadelantera, así no tendría que mirarla.Su rostro era más suave y más joven de lo normal. Me paré debajo del árbolgoteante y pensé elogiar la manera en que había enfrentado a la Sra. Brummel, sólopara tener algo que decir, decirle que estaba impresionado por la manera en quepodría estar triste y mirar, y aún decirles a todos que se fueran directamente alinfierno.Después de un minuto, apagó el motor y se bajó del auto.―Escucha, necesito hablar contigo.Cuando cruzó la hierba hacia mí, tenía esa mirada en su cara, como si en elaparcamiento, al aire libre, no estuviera segura de sí misma después de todo.Como si tal vez yo la asustara. Su boca tenía un aspecto magullado. Sus ojos teníanmanchas azules debajo, como las que obtienes cuando no duermes.Cuando llegó a mi lado se giró, así que quedamos de pie al lado del otro, mirandohacia el aparcamiento. El punto de su codo estaba a centímetros de mi manga.―¿Tienes un minuto?No contesté.―Jesús, ¿por qué no dices algo? ―Se giró y me miró con sus dientes mordiendo sulabio inferior. Éste lucía herido, como si lo hubiera mordido bastante. Incluso ~ 44 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffapestando como el hierro del Buick, aún olía a fresco y alguna clase de dulce. Esome hizo pensar en árboles florecientes o algo que quieres poner en tu boca. La clasede olor que no deberías notar en chicas que están cubiertas de tragedia y acero deDetroit.―No estuviste ayer en el funeral ―dijo.Entre nosotros, la corriente parecía zumbar más fuerte. Asentí.―¿Por qué? Quiero decir, tu papá parece que apoya todo eso sobre “unirnos comouna comunidad”, y considerando que más o menos lo organizó todo… Y, quierodecir, Roswell estuvo allí.―La religión es asunto de mi papá ―dije, y mi voz tenía un sonido plano,mecánico, que me demostró lo que era, un mal mentiroso recitando la mentira dealguien más.―De todos modos, un funeral no es un verdadero evento social. Quiero decir, noes como si yo asistiera a uno por diversión.Tate solamente me miró. Entonces, cruzó sus manos con fuerza contra su pecho,luciendo pequeña y mojada. Su cabello estaba pegado en su frente.―Lo que sea. No es que importe.―Lo estás tomando verdaderamente bien.Tate tomó un respiro profundo y me miró.―Ésa no era ella.Por un segundo, no dije nada. Ninguno de los dos lo hizo. Pero no apartamos lamirada el uno del otro. Podía ver las manchas verdes y doradas en sus ojos ypequeños puntos tan profundos y fríos que parecían de color púrpura. Me dicuenta de que no la había visto realmente en años.Ella cerró sus ojos y movió sus labios antes de hablar, como si estuvierapracticando las palabras.―No era mi hermana la que estaba en esa caja, allí había algo más. Conozco a mihermana, y lo que sea que murió en la cuna, no era ella. ~ 45 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí. De repente estaba frío, la piel de gallina llegó a mis manos de una maneraque no tenía nada que ver con la lluvia. Mis manos se estremecieron y empezarona entumecerse.―Así que, ¿sólo vas a pararte aquí a mirarme como un pedazo de mueble?―¿Qué quieres que diga?―No quiero que digas nada. ¡Quiero que alguien me escuche!―Quizás deberías hablar con el consejero escolar ―dije, mirando mis zapatos―.Quiero decir, para eso está.Tate levantó la mirada hacia mí y sus ojos estaban muy abiertos y heridos y, porprimera vez, llenos de lágrimas.―¿Sabes qué? Jódete.Cruzó el césped hacia su auto y se metió en el asiento del conductor. Cerró lapuerta, puso la transmisión en reversa y salió a la carretera.Después de que haber hecho todo el camino por Benthaven, desapareció por laesquina, y me dejé caer contra el roble, hundiéndome en cuclillas con la espaldacontra el tronco.Apenas sentía la lluvia mientras bajaba por mi frente y la parte de atrás de micuello.No había revelado mi secreto porque ni siquiera sabía cómo decirlo en voz alta.Nadie lo sabía. En cambio, ellos se aferraban a la mentira de que los niños quemorían eran realmente sus hijos y no sólo reemplazos convincentes. De esamanera, nunca tenían que preguntarse qué había sucedido con sus verdaderoshijos. Nunca me había preguntado qué sucedía con ellos.Ése era un código en la ciudad: no hablabas sobre eso, no preguntabas. Pero Tatehabía preguntado. Había tenido agallas para decir lo que todo el mundo estabapensando, que su verdadera hermana había sido reemplazada por algo misteriosoy malo. Incluso mi propia familia nunca había sido lo suficientemente honesta parasalir y decir eso. ~ 46 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTate había hecho de sí misma una solitaria y una marginada cuando,supuestamente, era el raro. Había rehuido como si pudiera infectarme, pero ellasólo era una chica tratando de obtener la respuesta correcta de la fuente másevidente.Y sí, yo era evidente. Cuando todo se reducía a hechos básicos, era raro y extraño, yel juego sólo funcionaba mientras que los demás no se acordaran de ver. Si tomas atodos los chicos de la escuela y los alineas, era claro que yo era el único que nopertenecía a aquí. Yo era la enfermedad. Me agaché bajo el árbol goteante y cubrími cabeza con mis manos.La había tratado como una mierda porque no había tenido opción. Así era el juego,y cuando has llegado a esto, lo que más importaba era estar fuera de la vista. Todolo demás era secundario. No había manera de arreglar lo que había hecho, no habíamanera de recuperarlo, porque era sólo yo.―Lo siento ―dije al cielo pálido y a la hierba húmeda y a los árboles. Alaparcamiento vacío y a mis propias manos temblorosas. ~ 47 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 6 Viernes en Starlight Traducido por Sera y kuami Corregido por AishliinC uando Roswell me recogió después de cenar para nuestro viaje semanal al centro, para ver el escaparate de bandas locales, no hablamos mucho. Yo miraba por la ventana del pasajero mientras que él perdía el tiempo con la radio, intentando encontrar algo que le gustara.Finalmente, la apagó.—Así que, ¿vas a decirme que está mal? —Su voz sonaba alta en el silencio.—¿Qué?Él no apartó la mirada de la carretera.—No estás demasiado animado esta noche, eso es todo.Me encogí de hombros y miré el centro comercial pasar por delante.—Tate Stewart es... es sólo, que se puso histérica en clase hoy. Quería hablarconmigo, y no sé qué decir. Su hermana murió... necesita un profesional. —Y comoésas cosas eran verdad, pero no la verdad completa, le dije algo más, tan ronco ybajo que fue casi un susurro—. Roz, no me siento bien. No me he sentido bien enmucho tiempo.Roswell asintió, golpeando sus palmas en el volante en un tiempo de 4/4 9.—¿Cómo es? —dijo de repente—. Ser… ya sabes.Lo hizo sonar fácil, como si estuviera preguntando sobre le hemofilia o tener lasarticulaciones demasiado flexibles. Me llevó un segundo darme cuenta de quehabía parado de respirar. Era difícil describir algo de lo que se suponía que nodebes hablar. Y sí, quizás a mi padre le gustara llamarlo poco común—esta palabra ~ 48 ~9 4/4: Tipo de compás musical.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffneutral y sanitaria—pero a veces podía decir, sólo por la mirada en su cara, que loque en realidad estaba queriendo decir era antinatural.A mi lado, Roswell todavía estaba golpeando sus dedos contra el volante.Finalmente, giró su cabeza a un lado para mirarme. No era estúpido. Lo sabía. Meconocía bastante bien de toda la vida, así que no era como si estuviera pensandoque lo estaba engañando. Lo que me mantenía callado era la posibilidad de que silo decía en alto, me miraría de forma diferente. Quizás no sería obvio—élintentaría no mostrarlo—pero la diferencia estaría ahí.Y eso era lo suficientemente malo, pero más extraño y profundo era el miedo deque nada cambiaría en absoluto. Puede que sólo se encogiera de hombros ycontinuara como siempre, lo que era de alguna forma peor. La verdad era una cosafea, y no podía soportar la posibilidad de que estuviera de acuerdo con eso cuandono lo debía estar.Estaba callado, mirándome en las paradas en los semáforos, esperando unarespuesta.Bajé la ventanilla y saqué mi cabeza, dejando que la lluvia salpicara contra mi cara.Sabía que si abría la boca, se lo diría. El aire frío estaba ayudando un poco, perobajo la carrocería de fibra de cristal del coche, la estructura era de acero y estabaempezando a sentirme enfermo. Se estaba poniendo peor.Roswell dejó salir el aliento en el largo suspiro con presión que significaba quetenía algo en mente.—He estado pensando —dijo tras un minuto—. Esto no es científico totalmente, yquizás ni siquiera es asunto mío... ¿pero crees que puedas estar deprimido?Miré hacia abajo a mis manos y luego las cerré en puños.—No.Sabía lo que parecía. Últimamente, era un folleto de salud-metal, respondiendopreguntas en monosílabos, evitando actividades agotadoras, durmiendodemasiado. Quería decirle que no era tan malo como parecía. Sólo estaba haciendomi parte, jugando a lo invisible. Que cuando estás cansado todo el tiempo y tienesque tener las mangas bajadas por encima de las manos para que no toques ~ 49 ~accidentalmente la manivela o el pomo de una puerta y un buen día está definidoForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffpor el hecho de que nadie se dé cuenta de que existes, eso es bastante deprimente.Pero no es clínico.El teatro Starlight había sido un cine en los cincuenta y un teatro normal antes deeso. El edificio tenía tres pisos de estuco calcáreo, adornado alrededor de lasventanas y el techo con espirales de hierro forjado, pero ahora estaba oxidadocomo todo lo demás, dejando manchas que corrían por la parte delantera deledificio como sangre seca. Nos pusimos a la cola y le dimos al portero dos dólarespor persona.Dentro, el gentío estaba levantado cerca del escenario. La vieja cortina todavíacolgaba sobre el escenario en enormes guirnaldas de terciopelo. Había columnas deescayola a lo largo de las paredes, y las molduras de escayola alrededor del techoestaban grabadas con pájaros, flores y hojas. Dollhouse of Mayhem estaba puesto,gritando sobre incentivos corporativos y el gobierno. Su guitarra sonaba como loque pasaría si alguien introducía un accidente de tráfico en una licuadora. Todo ellugar olía a hierro oxidado y cerveza derramada, y la mala y temblorosa sensaciónque había estado amenazando todo el día se rompió sobre mí en una fea onda.Roswell estaba diciendo algo muy analítico sobre la escena musical en unmomento dado siendo un barómetro para disturbios civiles, pero su voz iba yvenía, y mi boca estaba demasiado llena de saliva.—Y luego consigues a esas bandas como Horton Hears —dijo Roswell—. Es decir,nadie los acusaría de ser socialmente proactivos, pero...Supe de repente que iba a vomitar y no en un futuro distante y abstracto, sinoahora, ahora mismo. Levanté una mano para decir que guardara ese pensamiento yme fui al baño.Agachado en un váter sin puerta, intenté vomitar sobre el baño sin tener quearrodillarme de verdad en el suelo, el cual estaba bastante asqueroso.Detrás de mí, Roswell, estaba de pie en la puerta.—¿Otro día en la glamurosa vida de Mackie Doyle?Su voz sonaba tranquila y falsa, y capté la idea de que estaba intentandoneutralizar el momento. Que no sabía que más hacer. Toda mi vida, he sido capaz ~ 50 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffde contar con que él simplemente miraría a otro lado y fingiría que todo eranormal.Después, estaba de pie en el lavabo, enjuagándome y escupiendo. Había un espejoen gran medida lleno de grafitis sobre el mostrador e intenté no mirarme a travésde la red de rotulador negro. Detrás de los ilegibles garabatos, mi cara lucía páliday sorprendida. No pude evitar pensar en Natalie. El hecho de que un cuerpohubiera sido enterrado bajo su nombre cuando quizás ni siquiera era el cuerpoverdadero me hacía sentirme como que me iba a desmayar.—Estás temblando —dijo Roswell. Estaba de pie contra el mostrador mientras melavaba la cara y evitaba mirar a mi reflejo.Asentí y cerré el grifo.—Estás temblando bastante.Me limpié la boca con un trozo de papel y no lo miré.—Parará pronto. —Mi voz sonaba ronca, casi un susurro.—Esto no es gracioso —dijo—. ¿Crees que quizás deberías irte a casa? Si te lopusieras más fácil, quizás... —Luego simplemente paró de hablar.Tiré el trozo de papel en la papelera y cogí otro.Él vino detrás de mí.—Mackie… Mackie, mírame.Cuando me giré para encararlo, estaba mirándome. Sus ojos eran azules, los cualesperdían su color y cambiaban en distintos tipos de luz. Deseé que los míos fuerande cualquier color salvo negros antinaturales.—No tienes que ir actuando como si estuvieras bien todo el tiempo.—Tengo que hacerlo. —Salió demasiado alto, haciendo eco contra los azulejos delas paredes. Me incliné contra el mostrador y cerré los ojos—. Por favor, nonecesito hablar de ello.Después de un segundo, se acercó, y luego sentí su mano en mi hombro. Fueinesperado, pero el peso era tranquilizador, haciéndome sentir sólido. Cuando abrí ~ 51 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanofflos ojos, Roswell estaba todavía a mi lado, pero había dejado caer su mano.Después de un minuto, sacó un paquete de chicles. Hizo saltar una esquina através del aluminio con la yema de su pulgar, me lo ofreció y lo cogí.—Venga —dijo, volviéndose hacia la puerta—. Vayamos a encontrar a Drew yDanny.Los gemelos estaban en la sala al lado del bar, jugando al billar con Tate. Roswellse acercó a ellos, pero me quedé atrás. Tate estaba de pie con su espalda hacia mí ytenía que parecer como si nada hubiera ocurrido entre nosotros. Como si nunca lahubiera negado en el aparcamiento y luego verla alejarse.Si había pensado que haría un gran espectáculo de estar enfadada conmigo, estabaequivocado. Miró hacia nosotros una vez, y luego volvió a jugar a la mesa. Hizo undisparo recto. No difícil, pero lo hizo parecer impresionante y difícil. Su peloestaba por todo el sitio como si acabara de salir de la cama. En su mayoría, parecíatranquila, no como una persona que acaba de enterrar a su hermana y nodefinitivamente como una persona que busca al tipo más raro del colegio paradiscutir la teoría de que lo que han enterrado no era su hermana en absoluto.El siguiente tiro fue más estrafalario, con un banco en la esquina y lo metió comouna piedra.La bola sonó fuerte en la tronera, pero su expresión no cambió en ningúnmomento.—Bien —dijo Roswell según nos acercábamos a la mesa.Dio una sacudida con su cabeza hacia Drew y Danny.—Sí, bueno, estos tipos apestan.Drew sólo se encogió de hombros, pero Danny resopló y le tiró un trozo arrugadode papel a la parte trasera de su cabeza.—Que te jodan, Stewart.Me quedé ligeramente tras ella y vi como alineaba el siguiente tiro. ~ 52 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffComparado con los otros, era nada, pero tiró en el último segundo y la bola fuegirando en un arco fruncido. Tan sólo rozó el parachoques, y luego se equilibró enel borde de la tronera.Danny le golpeó en el hombro, pero estaba sonriendo.—Espera, ¿quién apesta?Le lanzó la pista.—Sí, sí, sí. Voy a conseguir una coca-cola.Drew vino a mi lado, luciendo extrañamente alegre.—Nos estamos acercando a la Amenaza Roja. Acabamos de conseguir un montónde partes que encontramos en Internet, y creo que alguna de ellas son las correctasesta vez. Casi nos quedamos en casa para trabajar en ello.La Sra. Corbett era comerciante de antigüedades, que es la manera políticamentecorrecta de decir que recogía un montón de basura. Los gemelos habían estadorecogiendo un nuevo stock desde que ellos eran pequeños, desarmando tostadorasy radios viejas, y volviéndolas a montar. La Amenaza Roja había sido su proyectoen curso de los últimos seis meses. Era un polígrafo de 1950 y no funcionó. No megusta ser pesimista, pero a pesar de lo que dijo Drew, probablemente nunca iba afuncionar.Una media pared baja corría alrededor del exterior del salón, me apoyé contra ellay miré hacia la multitud. En el suelo, las personas estaban bailando moshing 10. Seestrellaban el uno contra el otro, haciendo círculos, chocando entre sí yseparándose de nuevo. Sólo mirarlo me hacía sentir cansado. Me incliné haciaadelante para que la parte superior de mi cabeza se apoyara en la pared y cerré losojos.―¿Por qué has salido esta noche? ―dijo Roswell desde algún lugar por encima demí. Su voz estaba casi enterrada bajo la música.Tomé una larga respiración e intenté parecer lo menos cansado posible.10Moshing: Tipo de baile derivado del pogo se caracteriza por dar saltos y empujones círculos entreel público, golpeándose, en muchos de los casos, de manera irracional, siguiendo el ritmo de lamúsica. Se realiza sobre todo en los conciertos o “tocatas” de música hardcore punk, thrash metal, ~ 53 ~deathcore, deathmetal, metalcore y grindcore, entre otros.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Debido a que era mejor que la alternativa.―Sí ―dijo Roswell, pero lo dijo como si fuera la cosa más estúpida que había oídoalguna vez.Cuando me enderecé y miré de nuevo a la multitud de nuevo, vi a Alice. Estaba depie con un grupo de algunas chicas nuevas. Apoyé mis codos sobre la media paredy la miré. La luz en su rostro era agradable.En el escenario, el grupo Dollhouse of Mayhem había terminado, inclinándose deuna manera que se supone probablemente iba a ser irónica. El silencio cuando sedesenchufaron sus amplificadores fue tan fuerte que hizo que me dolieran losdientes. Me concentré en Alice y las luces de colores.Según Roswell, yo tenía una foto con ella. Pero incluso si eso fuera cierto, tener unafoto es diferente de saber cómo se tomó. Ella era un punto brillante en el centro delas cosas, mientras que yo estaba destinado a pasar las fiestas y los bailes de laescuela de pie contra la pared con los chicos del Club Latino. Incluso exceptuandoque no era la manera correcta de describir lo que era.Roswell estaba en el Club Latino, el Club de Debate, y en la Sociedad de Honor.Hacía cosas como coleccionar tapones de botella y plumas raras. En su tiempolibre, construía relojes a partir de varios materiales domésticos, y eso no era lomejor que lo definía. Jugaba al fútbol y rugby. Se presentaba a todas las eleccionesescolares. Era amable. Siempre cariñoso con todos y nunca actuaba como sihubiera una posibilidad de que alguien no le gustara. Podría hacer lo que quisiera,estar con alguien que quería y salirse con la suya. Cuando hablaba con las chicas,incluso las guapas y populares como Stephanie Beecham, sonreían y se reíantontamente como si no pudieran creer que él realmente las entendiera.Él sólo daba por sentado que todo estaría bien, al mismo tiempo que yo encontrabauna pared conveniente y procuraba difícilmente, desaparecer.Por encima de nosotros, las cortinas se abrieron de nuevo y Rasputín Sings theBlues salieron. Starlight siempre tenía por lo menos cinco bandas en la cartelera,pero todos sabíamos que Rasputín era fija en el escenario. Todos los demás, sólolas usaban de vez en cuando. ~ 54 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNo era sólo que las otras bandas no pudieran competir con la actuación en elescenario y los trucos mágicos. Cuando Rasputín tocaba, la música era mejor.Cuando ellos versionaban una canción, hacían que su versión fuera la únicaversión real.Su vocalista, Carlina Carlyle, se pavoneaban en el escenario con su pelo recogidoen un moño en la parte superior de su cabeza. Llevaba un vestido de color oscurocon un cuello alto. Se veía anticuada, excepto la falda que era lo suficientementecorta como para mostrar sus rodillas, junto con quince centímetrosaproximadamente de muslo.Agarró el micrófono, logrando una pose sorprendentemente sobrehumana. Susojos eran grandes y también de color azul claro, maquillados de negro alrededorde los párpados, haciendo parecer su mirada la de una loca.Estaban versionando una canción de Leonard Cohen. El estribillo era duro y firmey los tambores golpeaban como el corazón adolorido de alguien.Drew se acercó a la media pared y se inclinó junto a mí, mirando al pogo como sifuera la cosa más aburrida.―¡Estoy malditamente cansado de Leonard Cohen! ―dijo―. ¡Hombre! ¿Tienesalguna idea de lo genial que sería si lo hicieran Head Like a Hole o quizá Saliva oManson? O The Gutter Twins.En el escenario, Carlina estaba cantando lastimosamente una y otra vez, no como laschicas del acompañamiento en la pista del álbum, si no gruñendo y gritando con lacabeza echada hacia atrás.Abajo en el pogo, la multitud estaba gritando de nuevo con ella, golpeando con lospuños hacia el techo al mismo tiempo que el ritmo. Leonard Cohen podría ser tanduro como Reznor o Manson si lo hiciera bien.Ellos lanzaron un tema original llamado “Formula for Flight” y Carlina tomó uncigarro de detrás de la oreja. La primera letra fue Torres Ardientes / Durmiendo bajotierra. Ella metió el filtro en la esquina de su boca, mientras que hacía al públicoalborotarse.Al otro extremo del escenario, Alice se reía con Jenna y Stephanie, y algunas de las ~ 55 ~chicas atractivas. Todos estaban usando tops brillantes sin magas y jeans ajustados.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando bailaban, parecían moverse al unísono, como si hubieran acordado lospasos antes.En el escenario, el bajista dejó de seguir el ritmo y caminó hacia el centro, mientrasmetía la mano en su bolsillo y extraía un puñado de bengalas. Los clips de sustirantes reflejaban la luz como espejos.―¡Enciéndela! ―gritó alguien entre la multitud.Saludó y se clavó una bengala entre sus dientes, encendiéndola con un rápidogolpecito, ofreciéndolo después. Carlina puso una mano contra su clavícula y cerrósus ojos, doblando la bengala. Él lo dejó caer.Encendió la segunda golpeándola con el puño de la camisa, pero cuando Carlina seinclinó, salió solo. La tercera, no golpeó en nada, sólo chasqueó sus dedos y seiluminó.Sostuvo al cigarrillo de Carlina y ella respiró, haciendo vacilar la llama hacia abajo.Ella empezó a caminar de un lado a otro y el guitarrista la siguió, mientras tocabaun solo que me hizo pensar en un vidrio roto y cables revueltos. Llevaba unsombrero negro alto y la sombra del ala en la cara hacia su mirada dura yhambrienta.En la parte posterior el batería todavía mantenía el ritmo, pero cada vez queCarlina lanzaba sus caderas a un lado, se añadía un doble golpe duro en el gravedel bombo. Cuando ella arqueaba su espalda conseguía atrapar un fuerte rat-a-tat.Yo estaba absolutamente centrado en su progreso, como estaba cualquier otro tipoen el público.Ella estaba de pie en el centro mientras que el guitarrista giraba en círculos a sualrededor, jadeando como un perro. Le guiñó un ojo y puso el cigarrillo en sulengua. En todo el tiempo, él mantuvo esa misma progresión complicada, y en elpogo, los chicos punk se mecían golpeándose como si fuera el fin del mundo.Carlina agarró el micrófono y cantó: El puente, va bajando, y bajando, va quemando lastorres/ Nadie en este tranquilo pueblo lo quiere una raza de monstruos.Detrás de ella, el guitarrista escupió una bocanada de ceniza, mientras hacía unascendente solo. Cuando la gente dejó de golpear y empezó a gritar para él, ~ 56 ~levantó la cabeza, sonriendo en el centro como si estuviera solo.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffUn escalofrió comenzó en la parte superior de mi cabeza y se vertió a través de mipecho y brazos. Lo conocía.En el ángulo en el que se encontraba hacia difícil ver sus ojos, y el ala del sombrerohacía sombra sobre su cara, pero incluso en la oscuridad, lo reconocí. Lo habíavisto en la pasarela. Me había mirado a mis ojos oscuros, burlándole de mis manostemblorosas y mi boca azul.Yo estaba entre la multitud, mirando a un hombre escalofriante con una sonrisaterrorífica.Yo sabía su secreto y que conocía el mío.Después del conjunto Rasputín, ellos dejaron sus equipos, y Concertina salió. Lavoz del cantante era decente, pero sus arreglos eran descuidados, con demasiadadistorsión, y sin la experta presencia en el escenario de Carlina Carlyle, Starlightvolvía a ser polvoriento y ruinosa. Simplemente un espacio alquilado.Alice seguía en pie entre el pequeño grupo de amigas, y tuve la idea de que mepodría sentir mejor si tuviera un poco de agua. Sería una excusa para acercarme aella. Podría pasar caminando. Quizás decirle algo o tal vez me diría algo a mí. Medirigí a la barra.El guitarrista de Rasputín apareció sin hacer ruido. En un minuto, yo estaba solo,bordeando mi camino a lo largo de la pared hacia la puerta de incendios. Alsiguiente, estaba a mi lado, brillando extrañamente bajo la señal de salida de colorverde.Él asintió con la cabeza hacia donde estaba Alice, sonriendo como si supiera algodivertido.―Es encantadora. Pero tienes que tener cuidado con las chicas así. Podríaemboscarte en el estacionamiento. Darte un beso con esa lengua de hierro frío.Di un paso atrás y me agarró, cogiéndome por la mandíbula, clavando sus dedosen el lugar blando debajo mi barbilla. Me acercó hasta que mi cuello estuvodoblado en un ángulo incómodo. Su aliento era caliente y olía a hojas quemadas.Nos quedamos de pie bajo el resplandor verde de la señal, mirándonos fijamente.Su agarre dolía, pero le dejé hacerlo. Tal vez estaba camuflado en el escenario, pero ~ 57 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffabajo en el suelo, no era muy inteligente estar tan expuesto. Podría pasardesapercibido la mayoría las veces, pero sus ojos eran demasiado oscuros. Susdientes eran afilados y estrechos, extremadamente juntos. Yo seguí callado, listopara hacer lo que fuera para no hacer una escena.Se inclinó sobre mí para que el ala del sombrero nos tapara a ambos.―Estás pálido, estás frío, y hueles como el acero. ―Su voz sonaba tensa, como silas palabras estuvieran atrapadas detrás de los dientes―. No pretendas que noestás infectado o que no duele. Está en tu respiración y en la parte blanca de susojos. Está en tu sangre.Me quedé allí, incapaz de mirar hacia otro lado mientras se apoyaba más cerca.Apretó la mandíbula y me susurró con voz ronca.―¿Realmente necesitas que un desgraciado como yo te diga que te estásmuriendo? ~ 58 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 7 Muriendo joven Traducido por Petty Corregido por andre27xlM i pulso martilló y puse una mano para no perder el equilibrio. Todo el edificio parecía aumentar sobre mí y después rodar de nuevo. Sólo mantuve mis ojos en el guitarrista y mi mano sobre la pared. No quería hacer nadaque pudiera sugerirle a él que tenía razón. ¿Muriendo? La idea era tan enorme quese desorientaba. Podría estar enfermo, pero ¿muriendo?En el fondo, sin embargo, sabía que en la declaración había algo de verdad. Penséen todas las veces que había tenido una mala reacción a un paseo en coche o en losmostradores de acero en el ala de ciencia, la forma en que siempre era un pocopeor que la vez anterior. Cuando se bajó a los hechos, no se suponía de hecho queestuviera vivo. Bajo circunstancias normales, debería sólo haber desgastado mibienvenida, enterrado hace años como Natalie Stewart.No. No como Natalie, como la cosa que había sido enterrada con su nombre.El aire era frío de repente, y empecé a temblar. El hombre se inclinó sobre mí ysonrió, casi amable. Su nariz estaba incómodamente cerca de la mía.—Podría cambiar tu vida —susurró—. Ven conmigo esta noche y te salvaré.Pero en el escenario, Concertina estaba tocando una canción llamada “Kill AllCowards”, y nadie había salvado a Kellan Caury. No importaba que la justicia delcondado fuera sólo asesinato con un nombre diferente o que él fuera inofensivo. Túno podías dar la vuelta y asociarte con extraños. Si lo haces, podrías acabarvolando.Puse mi mano en la muñeca del hombre y la giré lejos.Sus ojos eran sólo oscuros huecos en la sombra, pero de repente ardieron feroces ycalientes bajo el ala de su sombrero.Me di la vuelta rápido, antes de que pudiera agarrarme de nuevo, y regresé de la ~ 59 ~forma en que había llegado.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMi corazón latía fuerte y lleno de pánico mientras me abría paso entre la multitud,de vuelta a Roswell, donde reía tan ruidosamente y agitaba las manos alrededorcuando hablaba y podría casi siempre hacerme sentir normal.Pero sabía que esta vez, iba a tomar más que fingir que todo estaba bien. Todavíapodía escuchar la voz del guitarrista. Que resonó en mi cabeza como un ecometálico, Te estás muriendo.Cuando me acerqué a las mesas de billar, Drew estaba aterrorizando a Roswell conlas nueve bolas, los números entronando uno tras otro, luego, iniciando una nuevaronda y haciéndolo todo de nuevo.—Así que, ¿qué estaba pasando allí? —preguntó Danny, sacudiendo su cabeza endirección al piso y apoyado en su taco.—Nada —le dije, aclaré mi garganta—. Sólo un malentendido.Danny me lanzó una mirada dura. Cuando una situación comenzaba a serdemasiado extraña o demasiada mala, generalmente podría ser contada paraconvertirla en una especie de broma, pero no sonreía, ni de lejos.—Una clase de lugar extraño para tener un mal entendido, sin embargo. ¿Quéquería?Te estás muriendo. Te estás muriendo.Miré en la dirección de la puerta de fuego sin querer. La puerta estaba vacía y laseñal de salida verde todavía brillaba sobre ella, un poco vacilante.Danny me miraba con una expresión en blanco.¿Qué quería el tipo? Quería llevarme a algún lado, o decirme algo o darme algo.Dijo que quería salvarme, y lo quería también, no sólo en el medio del Starlightdonde todo el mundo podía ver, y no por alguien con ojos negros, brillantes ydientes amarillos. No podía quitar la manera en que Danny me miraba, como siestuviera esperando a que me muestre.Me salvé de responder por Tate. Regresó a las mesas respirando con dificultad.Tenía la cara brillante de sudor y había un rasgón bajando por el hombro de sucamiseta donde alguien en el pogo debió haberla agarrado por el cuello. ~ 60 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSe levantó para sentarse en el medio de la pared justo cuando Alice bajó losescalones detrás de ella. Me imaginé que ellas debieron salir juntas, aunque nuncalas vi hablar en clase, pero Alice pasó junto a Tate y se acercó a mí.—¡Hey, Mackie! Estaba buscándote. Parecías un poco tembloroso ayer. Roswell,me dijo que te fuiste a casa. ¿Te sientes mejor?No lo estaba, en realidad, pero me encogí de hombros.—No fue gran cosa.Me miró, metiéndose el pelo detrás de la oreja.—Quería preguntarte. Stephanie tendrá esa fiesta mañana en la noche ¿Crees queirás?Mire abajo hacia ella y sonreí. Se sentía bien sonreír.—Claro, tal vez.Desde algún lugar a mi derecha, podía sentir los ojos de Tate en mi cara. Me hizoquerer mirarla y querer estar en otro lugar.Alice suspiró y se apoyó contra la pared, su brazo estaba tocando el mío. En elresplandor tenue de la lámpara por encima de la mesa de billar, con el pelo queparecía de bronce.—Entonces, ¿ni siquiera subirás al escenario? Es una locura esta noche. Quierodecir, un tipo realmente me empujó a la caja de resonancia, a propósito. No soy unsudoroso hard-core, ¿de acuerdo? ¡Soy una chica!Tate se deslizó fuera de la cornisa y nos dio una mirada molesta.—Entonces, no vayas al pogo.Alice abrió la boca como si fuera a decir algo, pero Tate sólo se alejó y arrancó eltaco de las manos de Roswell.Alice suspiró, y cuando se volvió hacia mí, sus ojos parecían tristes.—Wow. Está en negación por lo de su hermana. Quiero decir, sólo sigue actuandocomo si nada. ~ 61 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNo le respondí, porque ése no era realmente el caso. Sólo era que la cosa que Tatepensaba que había pasado era diferente de la que todos los demás pensaban.Tate estaba sacudiendo la bola ocho, encerrando de golpe las bolas en el triángulode plástico. De repente, quería pedir disculpas. Quería decirle que lo sentía por noser lo suficientemente valiente como para escucharla, por dejar que sea ella la queesté sola frente a toda la clase, cuando debería haber sido yo.Alice se apoyó en mí, viendo como Tate levantó el triángulo.—Así que, ¿sabes cuál es el trato con su familia? Quiero decir, debe estar en casaahora mismo, la transformación o el duelo o algo, ¿verdad?Me encogí de hombros. Los gemelos habían estado saliendo con Tate desde lasecundaria, pero la cosa era en realidad que no lo podías saber a menos que ella tedejara.—Hey, Mackie, ¿quieres éste? —dijo Drew, señalando con la cabeza la mesa.Negué con la cabeza. Drew se encogió de hombros y sacudió el taco a Danny, quela marcó con tiza y alineó su tiro. El rompimiento era solamente aceptable, y noentronó nada.Tate me dio una sonrisa dura, inteligente y tengo la impresión de que se imaginabacómo luciría con un trozo de varilla a través de mi pecho.—Sólo no hay confusión, te hubiera destruido —dijo.Asentí con la cabeza, pero era un susurro poco desagradable en mi cabeza. Se fue.No tienes que hacerlo. Estoy muriendo de todos modos.Por un segundo, sólo nos miramos entre sí. Entonces, sin previo aviso, aventó eltaco en dirección general de Drew y se dirigió hacia mí, luciendo apocalíptica.Alice debe haber visto demasiado, porque se apartó.Tate estaba con los pies casi tocando los míos, mirándome a la cara.—Bueno, he tenido suficiente. Necesitas comenzar a hablarme.Quería sonar enérgico, pero tenía que mirar por encima de su cabeza para que mivoz no se quebrara. ~ 62 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—No tenemos nada de qué hablar.Me cogió de la muñeca y tiró de mí más cerca.—¡Mira, a lo mejor no te importa una mierda nada de esto, pero yo no voy asentarme y actuar como si todo estuviera normal y muy bien!—Tate, no sé lo que estás hablando.Ella negó con la cabeza y miró hacia otro lado.—Me creíste hoy. Me crees y eso te asustó, y ahora eres una parte demasiadobuena de un gatito para el hombre que dicen que eres. —Estaba de pie con loshombros caídos y los ojos bajos, pero sus dedos se estaban clavando en mimuñeca—. ¿Por qué no lo dices?Me miró fijamente con la boca abierta. Su mandíbula estaba apretada, pero sabíasin duda que no estaba tan loca como yo, ni siquiera cerca.No llegues a decirme lo que debo hacer. Eso es lo que debería haber dicho. No llegues aser autosuficiente, ya que no tienes idea de lo que es ser yo. La gente se golpea amuerte por ser yo. La gente tiene una relación cercana y personal con una banda delinchadores por ser yo. Estoy afuera todo el tiempo, sin posibilidad de llevar unavida normal, no hay manera de ser promedio o de adaptarme. Las pesas libres enel PE constituye una emergencia médica, intoxicación por alimentos significa algoque viene en una lata. Ah, y por cierto, hay una gran posibilidad de estarmuriendo, así que es bastante impresionante.La miraba a ella, y cuando no dijo nada más, me sacudió el brazo con su mano.Alice estaba de pie apoyada en medio de la pared, nos observaba con una miradaatónita. Quería decirle que lo sentía por la interrupción, que mi vida no era por logeneral así de bizarra, pero mi garganta estaba tan apretada que sabía que nuncaconseguiría las palabras. Solamente caminé fuera de la sala de estar y hacia lamultitud para encontrar a Roswell.Estaba en el bar con Stephanie y Jenna. Lo agarré por la espalda de su chaqueta ylo aparté de ellas. Cuando no se sacudió o preguntó por qué me comportaba comoun loco, di gracias a Dios y me dirigí hacia la puerta. ~ 63 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMi huida no fue limpia. Debería haber sido una salida rápida, decisiva, pero notenía ese tipo de disciplina. Miré hacia atrás, sólo una vez. Pero fue suficiente. Tateestaba de pie en el salón donde la había dejado, con un taco de billar en sus manosy la mirada más dolorosa en su cara. ~ 64 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 8 Por necesidad de salvarlo Traducido por vapino Corregido por andre27xlC uando Roswell me dejó en casa, esperé hasta que sus luces traseras habían desaparecido en la esquina. Entonces, me senté en el camino de entrada y puse mi cabeza entre mis rodillas. El aire estaba fresco y me senté allí arespirar y a escuchar cómo caía la lluvia.Mis latidos de corazón palpitaban en mis oídos y la mirada que me había dadoTate cuando salí de Starlight se sentía cáustica, como si ello me hubiera dejado unhueco profundo en medio de mi pecho. Al cabo de un rato, me precipité a entrar ytraté de colgar mi chaqueta en un gancho de la pared. Ésta cayó y la dejé allí porque recogerla parecía demasiado complicado. Tuve que parar en mitad del caminopor las escaleras para descansar. La oscuridad era solitaria pero familiar, y me dejécaer en la cama sin retirar las cubiertas o sacarme los zapatos.Los sueños fueron peor de lo ellos habían estado en mucho tiempo. Soñar que tedejan solo, dejando limpia la pantalla de la ventana. Las cortinas que se rompen enuna brisa fuerte y seca.Me dolían mis articulaciones, y aún medio dormido, era incómodamente consientede la carrera que tenían los latidos de mi corazón, aislado, tartamudeando, lento,lento, rápido. Nada.Soñé con Kellan Caury. Soñé que estaba en Gentry y que destruían la puerta de supequeño apartamento en el centro y lo arrastraban hasta la calle. La escena eradifusa y sobreexpuesta, como si lo consiguiera de forma confusa como en la escenadel molino en Frankenstein. Todos los ciudadanos con antorchas. Soñé con elcontorno de su cuerpo, colgando de un árbol al final del corazón de la carretera.Por la mañana, me desperté tarde, sintiéndome sediento y desgastado.Me arrastré por el pasillo hasta el baño y me metí en la ducha. Después de estar ~ 65 ~bajo el agua durante quince minutos que realmente no alcanzó para el jabón oForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffestirar mis manos, me envolví en la toalla, estando en su mayor parte vestido, ybajé por las escaleras.En la cocina, mi mamá estaba agitando un cacerola de cobre hacia adelante y haciaatrás sobre la hornilla delantera. El sonido me hacía querer salirme de mi cerebro.La miré mientras abría un cajón y excavaba en busca de la espátula. Su cabello erafino y rubio, soltándose de su cola de caballo. Su expresión era la misma que por logeneral tenía, tranquila, paciente. Completamente indiferente.—¿Ya tomaste tu desayuno? —preguntó, mirándome sobre su hombro—. Estoyfriendo papas, por si quieres.Sacudí mi cabeza y ella suspiró.—Come algo.Comí el cereal seco de la caja y mi mamá hizo rodar sus ojos, pero no dijo nada.Afuera, estaba gris y lluvioso, pero en mi estado actual, la luz parecíaescandalosamente brillante, entrando por la ventana como una bomba destellante.Las hojas caían nerviosas, abandonadas y derrumbadas, reflejando la lluvia lenta eincesante.Me senté a la mesa, comiendo a pocos puñados el cereal. Esperaba dejar caer micabeza sobre mis brazos o preguntar qué hora era, pero no podía pensar cómoformular la pregunta. Mis articulaciones se sentían frágiles.—¿Dónde está Emma? —dije, mirando dentro de la caja de cereal abierta. Elinterior estaba oscuro.—Dijo algo sobre un proyecto de laboratorio. Iba hacia el campus para encontrarsecon una amiga. Janet, creo que era.—Janice.—Tal vez era eso. —Mi mamá se volvió a mirarme—. ¿Estás seguro que te sientesbien? Estás muy pálido esta mañana.Asentí con la cabeza y cerré las tapas plegables de la caja del cereal. Cuando cerrémis ojos, todavía podía escuchar la voz áspera del guitarrista. Te estás muriendo. Te ~ 66 ~estás muriendo.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Mamá —dije de repente, sintiéndome imprudente y exhausto—. ¿Alguna vezhas pensado que es lo que le pasan a los niños que son raptados?En la encimera, ella dejó de cocinar las papas.—¿Que quieres decir?—Niños pequeños. Quiero decir, si ellos son remplazados por… personas como yo,debe haber una razón, ¿verdad? Esto no puede ser el final de esto. Ellos deben iralguna parte. ¿Verdad?—A ningún lugar bueno.Su voz sonaba tan tranquila y tan definida que, por un minuto, casi no me atreví apreguntar.—¿Estás diciendo que porque sabes que vengo de un lugar realmente malo… porcomo soy yo?—No, lo sé porque me pasó a mí.Me senté en la mesa, sintiéndome atontado y estúpido.—¿Te pasó a ti cómo?Sus ojos eran imposibles, demasiado amplios y demasiado claros. Ellos teengañaban pensando que no tenía secretos, pero miró hacia otro lado antes decontestar a mi pregunta, y sabía que me estaba diciendo la verdad.—Ellos me llevaron, eso es todo. Esto no es excitante ni glamoroso. Son cosas quepasan. Eso es todo.—Pero ahora estás aquí. En Gentry, viviendo una vida normal. Supongo, ¿tellevaron de dónde?—Éste no es un tema apropiado para una conversación —dijo bruscamente—. Megustaría no traer cosas feas a la mesa, y quisiera que no lo volvieras a mencionar denuevo.Entonces, cogió una cebolla y comenzó a cortarla en pequeños cubos, tarareandosuavemente en virtud de su aliento. Cerré mis ojos. La información era incómoda ydifícil de manejar. No tenía idea de qué hacer con ella. ~ 67 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMi papá entró, totalmente ajeno al modo en que ambos manteníamos un silenciomuy incómodo. Puso una mano en mi hombro y traté de no estremecerme.—Malcom, ¿algún gran plan para el día?—No se siente bien —dijo mi mamá de espaldas a él. Se inclinó sobre la cebolla,cortándola más pequeña. Más Pequeña. Microscópica.Mi papá se inclinó hacia abajo para examinar mi cara.—¿Es así?Asentí con la cabeza y no dije nada. No me sentía bien, pero a partir de hace dosminutos, había empezado a sentirme peor.Mi mamá estaba tarareando otra vez pero más fuerte ahora, más rápido. Está deespaldas a nosotros mientras corta, el cuchillo bajaba intermitentemente, y luegoella jadeó. El olor a sangre salió precipitadamente por la habitación y cruzórápidamente al fregadero, controlando su dedo cortado bajo el grifo.Puse ambas manos sobre mi nariz y boca, sintiendo el cuarto chapotear dentro yfuera como la marea.Sin decir nada, mi papá fue al armario por encima de la nevera y bajó una caja decuritas.Se quedaron uno frente al otro en el fregadero, y luego ella le ofreció su mano. Mipapá le seco la piel con una toalla de papel y le aplicó el curita. Siempre estabacortándose sus dedos o golpeándose sus brazos y piernas. Nunca había oído deella teniendo un accidente cuando estuvo en cirugía, pero en casa, estabaconstantemente corriendo haciendo cosas, como olvidando que ellos tenían unespacio en el mundo y ella también.Cuando su dedo fue vendado, mi papá dio un paso atrás y dejó ir su muñeca.Sobre la cocina, las papas estaban empezando a quemarse y olían como a tostadas.—Gracias —dijo ellaÉl le besó la frente y luego se marchó. Mi mamá se quedó en el fregadero, mirandohacia fuera de la ventana. Después de un segundo, extendió la mano y apagó lahornilla. ~ 68 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSaqué mi mano de mi cara y tomé un respiro. El olor a sangre se fue desplazandolentamente, llenando la cocina. Era débil, un pulsante dolor tenue que iba y veníadetrás de mi ojo izquierdo.—Pienso que voy a volver a la cama.En mi cuarto, le di un tirón a mi camiseta y dejé ir las sombras. Luego me acostécon mi cara hacia la pared y tiré las cubiertas sobre mi cabeza.Me desperté de un sobresalto. Estaba oscuro. Mi teléfono zumbaba en mi mesa denoche, y me di la vuelta. En la penumbra, podía ver la forma del bajo y elamplificador y los muebles. Esperaba poder volver a dormirme. El teléfono semantenía zumbando.Finalmente, extendí la mano y contesté.—¿Si?—Whoa, no suenas muy entusiasmado. —Era Roswell.—Lo siento. Estaba durmiendo.—Entonces, Stephanie va tener una fiesta esta noche, y puede que tal vez vayaalguien de Mason. ¿Quieres que te vaya a buscar?Rodé sobre mi espalda y apreté mis ojos cerrados.—No lo creo.Roswell suspiró.—Vamos, no te puedes perder esto. Esta es la temporada en que las chicas se vistencomo putas. Vamos a ponernos al día con los gemelos, se hacen un pocosocialmente escurridizos. Tengo este sentimiento que Alice está particularmenteinteresada en tu compañía.Me pasé una mano por mis ojos.—No estoy abandonándote. Bueno, lo estoy. Pero no así. Jesús, ¿Qué hora es?—Casi las nueve. ~ 69 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEn el otro extremo de la línea, se abrió una puerta y Roswell suspiro. Podía oír a sumamá en el fondo, diciéndole que alguien tenía que alimentar al perro y quiénmejor que él. Él dijo algo a cambio, pero fue amortiguado, y le oí reír de algún sitioa lo lejos.La impresión vino a mí de que me había levantado en la mañana y que habíatenido una conversación realmente horrible con mi mamá. Todo eso se parecía aun mal sueño, aunque, yo no podía jalar todos los hilos juntos.Entonces, Roswell volvió, hablando al receptor.—¿Está todo bien?—Todo bien. No estoy para salir ahora mismo. No esta noche.Después de colgar, puse la almohada sobre mi cabeza y estaba empezando adescender hacia un estado agradable de olvido cuando el teléfono sonó nuevo.Esta vez, comprobé el identificador de llamadas pero no reconocí el número.Contesté de todos modos, pensándolo podría ser alguien de la escuela, llamandopor sobre los deberes o sobre cualquier cosa lo que era poco probable. Estabapensando, pero no lo admitiré, que podría ser Alice.Si hubiera tenido algún problema para reconocer la voz de Tate, la falta de unsaludo formal me hubiera avisado.—Mackie —dijo ella—. Necesito que me escuches.Tomé un respiro profundo y me dejé caer en la cama.—¿Cómo conseguiste mi número?—Si no querías que te llamara, debiste haberle dicho a Danny que no me lo diera.Ahora dónde podemos vernos, porque de verdad necesito hablar contigo.—No puedo —dije—Sí, tú puedes. Ok, está bien. Yo voy a ir tu casa. ¿Estás en tu casa? Estoy en tucasa en diez minutos, por lo que es mejor que estés en casa.—¡No! significa, que no voy a estar aquí. Voy a esta fiesta con Roswell y estaba apunto de partir. ~ 70 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Fiesta —dijo ella. Su voz sonaba fría, y podía imaginar la expresión de su carade repente. Esta extraña mezcla de frustración y dolor. Yo tenía esta diminutailusión, por sólo medio segundo, donde me imaginé tocándola, recorriendo desdela base con mi dedo pulgar hasta su mejilla en un intento de hacerle dejar de mirartan triste, pero fue destrozado un segundo después cuando ella dijo—. Algo estáasquerosamente mal, y tú lo sabes, y ¿vas a una fiesta? Eres increíble.—No sé nada, ¿okey? Voy a colgar ahora.—Mackie, tu eres tan…—Adiós —dije, y corté.Entonces, llamé a Roswell.Contestó al primer toque, sonaba fácil y entusiasta.—¿Qué pasa? ¿Llamas para desearme suerte en mi búsqueda por rescatar aStephanie de la tiranía de su closet?—¿Está bien si voy contigo?—Sí, eso está bien. No con la cosa de la ropa, sin embargo, ¿verdad? Es decir, quees el tipo de trabajo de un hombre.Me reí y me sentí aliviado al ver que el sonido parecía casi normal.Roswell continuó con una voz convencional falsa.—Entonces, recuerdas que te llamé hace quince minutos, ¿verdad? Y durante elcurso de esa conversación, te pregunté si tú querías a la fiesta y obtener unproducto químicamente alterado y posiblemente violar a Alice… quiero decir,pienso que realmente vendí lo de la violación, pero ¿dijiste que no? Quiero decir,recuerdas eso, ¿verdad?Me aclaré la garganta.—Cambié de opinión.Estuvo en silencio en la línea por largo tiempo. Entonces, dijo.—Suenas como la mierda, aunque ¿te sientes bien? ~ 71 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—No, pero no importa.—Mackie. ¿Estás seguro de que realmente quieres ir a la fiesta?Tomé una respiración profunda.—Todo lo que quiero hacer ahora mismo es salir de mi casa.Después de que colgué, cerré mis ojos y traté de mantener mi cabeza junta. Luegorodé fuera de la cama y me levanté. Si iba a salir con Roswell, necesitaba hacer algocon el estado remangado de mi cabello y ponerme una camiseta. Crucé lahabitación y comencé a revisar mi cómoda. Por lo general, dormir todo el día seríasuficiente para deshacerse las vueltas, pero cada vez que giraba la cabeza, el cuartoparecía ejercer una media vuelta perezosa, y tenía que mantener mi mano en laparte superior de la cómoda para mantener el equilibrio.—¿Mackie?Cuando eché un vistazo por sobre mi hombro, Emma estaba de pie en la entradamirándome. Llevaba un suéter, y su cabello estaba torcido en un nudoacostumbrado. Parecía suave y desordenado, como lo tenía desde que éramosniños. Ella no salía mucho, y se veía como si estuviera lista para una noche delectura.Cerré el cajón y me volteé para enfrentarla.—Puedes venir, tú lo sabes.Dio un par de pasos, luego se detuvo de nuevo.— Janice—mi compañera de laboratorio, Janice—me dio algo —dijo ella. Sosteníauna bolsa de papel—. Dijo que era un tipo especial de… extracto integral. —Elsonido de su voz era extrañamente chillona, como si yo la pusiera nerviosa—.Dijo… sólo dijo que sería bueno para ti. —Cruzó el cuarto hasta mi escritorio.—Gracias —dije, mirando mientras dejaba la bolsa y se alejaba—. Emma…Pero ya se había dado la vuelta y caminaba fuera de mi habitación.Cogí la bolsa y la abrí. En el interior, había una pequeña botella de vidrio marrón.Tenía una etiqueta de papel, y alguien había escrito: “El Espino Más Beneficioso. Para ~ 72 ~beber.”Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEn lugar de una funda o un corcho, la botella estaba sellada con cera. Cuandoquebré el sello con mi uña, el olor de hojas era agudo, pero no olió estropeado ovenenoso.Confiaba en Emma. Toda mi vida, había hecho su misión de cuidar de mí, paraasegurarse de que estaba bien. Pero beber algo no identificado era algo muyinmaduro, y aunque confiaba en Emma, no estaba muy seguro si confiar en Janice.Pero más insistente fue el sentimiento de que algo no iba a cambiarlo, si las cosassolamente continuaran de la misma forma que habían sido, iba despertar un día yno sería capaz de levantarme de la cama. O, más probablemente, iba irme a dormiry no despertaría en absoluto.Toqué la boca de la botella, luego lamí el residuo de la punta de mi dedo y esperé.Después de unos minutos de revolver por viejas asignaciones de tarea ylavandería, calculé que el vudú hippie de Janice no me había matado aún,entonces, tomé un buen trago y luego otro. No era tan malo. No era bueno, pero noera malo. Era la clase de testeo como Everclear y suciedad.Puse la botella en la bolsa y encontré una camiseta con cuello y sin demasiadasarrugas. Estaba tirando la camiseta encima de mi cabeza cuando me di cuenta deque de repente me sentía mejor… sobre todo mejor. Había estado exhausto portanto tiempo que no estaba seguro si lo había olvidado de que me sentía exhaustohasta que ya no. Me estiré y los músculos en mis hombros se sentían bien,flexionando agitadamente.En el cuarto de baño, me paré frente al espejo. Mis ojos seguían siendo oscurospero no desquiciados. Ellos eran sólo normales, negros en la pupila y profundos,un terroso marrón en el iris. Mi piel seguía estando pálida, pero podrían llamarlo“Blanco” en lugar de “Terminal”. Me veía como una persona regular, saliendo unsábado por la noche. Me veía normal.Regresé a mi habitación y estudié la botella. La etiqueta era normal, papel grueso,con nada mas escrito en ella además de la notación misteriosa, El Espino MásBeneficioso y las instrucciones para beberlo. Yo sabía que era un espino, un árbolpequeño que crecía a lo largo de los caminos rurales, pero la etiqueta no dabaninguna otra indicación acerca de lo que la bebida era en realidad. ~ 73 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMi cabeza era asaltada con preguntas. ¿Qué era en realidad, cómo funcionó? ¿Fueel sentirse mejor la misma cosa que una cura? ¿Emma me había salvado? Inclusoaunque mi primer instinto era dudar, sentía una enorme sonrisa expandirse pormis labios. Un gran alivio. No me había sentido tan bien en semanas. Meses, talvez.Tuve una repentina y abrumadora urgencia de hacer algo que tomara muchaenergía. Necesitaba saltar alrededor de la sala o reír incontrolablemente oencontrar a Emma y darle un abrazo hasta que comenzara a reírse también y hastaque ambos no pudiéramos respirar y tuviéramos que sentarnos en el suelo. Yoquería hacer el pino 11 o backflips 12 pero no había espacio suficiente. Quería correr.Apagué la luz y salí al pasillo.—Emma. —Apoyé la frente contra la puerta, luego cuando no contestó, la empujépara abrirla—. Emma, ¿qué es esto? Es increíble.Pero Emma no estaba en su cuarto o en ninguna parte donde podía encontrarla.Por primera vez desde mi encuentro con el guitarrista de la noche anterior, la vozen mi cabeza había desaparecido. Tal vez morir no era un resultado inevitable. Talvez había un modo de tener una vida verdadera, real, ser normal. Algo en mírealmente no lo creyó. Esa pequeña parte de mí se mantenía aparte, y observabacon profunda sospecha mientras estudiaba una botella pequeña que era demasiadobuena para ser verdad. Pero parte de mí no le importó. Había también muchoplacer en sentirse libre.Cuando oí el auto de Roswell en el camino de entrada, me largué escalera abajo. Enel porche delantero, fui golpeado por un aluvión de olores: el hedor de vegetalcrudo de calabazas talladas, y el olor chamuscado de quemar hojas, y tenue peroallí, el olor pantanoso de la cama de lago seco en el condado de la carretera 12. Lanoche era profunda y vibrante y ferozmente viva.Tres cuadras más allá, oí a la Sra. El Carson-Scott llamando a su gato adentro y estoera normal. Luego oí el tintineo tenue de la campana en su cuello y el susurro através de los arbustos. Incluso los coches en Benthaven sonaban como si estuvieranallí mismo, delante de mí.11 Pino: Deporte en el que la persona se pone en posición de pararse con las manos y los piesquedan en el aire. ~ 74 ~12 Backflips: Deporte en el que la persona hace una voltereta hacia atrás.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffOlvídate de Tate. Olvídate de los niños muertos y los armarios sangrientos y laprofundidad, el dolor punzante que tengo siempre que pienso en mi familia o enmi futuro. Ésta es mi vida, aquí mismo.Y lo quería así. ~ 75 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffParte 2Las mentiras que la gente dice ~ 76 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 9 Todo lo que brilla Traducido por little rose Corregido por kathesweetE n lo de Stephanie Beecham, la calle estaba llena de puertas de autos azotándose. El ruido de las voces era estable mientras la gente llenaba la casa y sus alrededores. Estaban en su mayoría disfrazados, a pesar de que Halloween no era sino hasta el jueves.Todo el vecindario estaba decorado para la festividad. Había esqueletos de papelen las ventanas y jack-olanterns 13 en todos los pórticos. La lluvia había dado pasoa una llovizna constante. En el jardín delantero de Stephanie, alguien había dejadoun espantapájaros de arpillera del monstruo nativo de Gentry, de la leyenda de laBruja Sucia. Su cabello estaba hecho de cables y cuerdas, y alguien había dibujadocon marcador una mueca gruñona en la arpillera. Se alzaba, enorme y siniestro, aun lado del pórtico.Roswell y yo cruzamos la calle sin hablar. Él no tenía un disfraz exactamente, peroestaba usando un par de afilados colmillos de plástico que ocultaban losverdaderos. Seguía dándome extrañas miradas de reojo.―¿Qué? ¿Por qué estás mirándome así?―Tú no… ¡Au! ―Se tocó el labio y luego sus nuevos dientes de plástico―. Nobajaste la ventanilla. ¿Sabes cuánto hace desde la última vez que no bajaste laventanilla de mi auto?Y me di cuenta de que tenía razón. Me sentía bien, incluso luego de quinceminutos en el auto.―¿Eso es un problema?―No. Pero es raro. Jack-olanterns: Son las calabazas típicas de Halloween, ésas con caras sonrientes y linternas ~ 77 ~13adentro que tratan de darles un brillo siniestro.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí y nos paramos en el extremo del camino de entrada, mirándonos. Detrás denosotros, alguien estaba gritando alto y fuera de tono la letra de la canción de peleade la escuela.Fuimos hacia la puerta lateral abierta y comenzamos a andar por la parte trasera dela casa.La puerta trasera se abría hacia una cocina grande y brillante, donde demasiadascosas tenían forma o estaban pintadas como vacas.Y ahí estaba Tate. Porque ella estaba en todos lados, avanzando en las esquinas,logrando enredar completamente mi vida, y no podía dejarme en paz. Sonrió alverme, pero era una sonrisa feroz, triunfante, como si acabara de vencerme enalgún tipo de juego.Estaba apoyada contra la mesada entre Drew y Danny. Tampoco estabadisfrazada, pero estaba usando una cinta extraña en la cabeza. Dos estrellasbrillantes sobresalían de ésta, balanceándose hacia delante y hacia atrás con unoslargos tallos. Éstas estaban desparramando brillo por todas partes.Inspiré hondo e intenté actuar normal, pasando a su lado en mi camino hacia elrefrigerador. Tomé una lata de Natty Light 14 de un estante de la puerta y volví acruzar la cocina.Danny estaba en el fregadero, lidiando con cucharas y botellas, preparando algúntipo de trago. Estaba usando un disfraz de esqueleto comprado con un cierre grisen toda la parte frontal, como el personaje de la película Donnie Darko 15. Drewestaba disfrazado del conejo Frank de la misma película, pero se había quitado lamáscara y estaba sentado sobre el mostrador.Cuando terminó de agregarle gin y granadina, Danny le pasó el vaso a Drew através del mostrador.―Pruébalo y dime qué le hace falta.Drew tomó un sorbo, luego tosió y bajó el vaso.14Natty Light: Cerveza dietética.15Donnie Darko: Película americana de ciencia ficción que habla de un adolescente llamadoDonald y apodado “Donnie”, quien tras una muerte tiene visiones sobre un siniestro conejo ~ 78 ~gigante, llamado Frank, que predice el día del fin del mundo.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Es horrible.Danny frunció el ceño y le lanzó una cuchara.―Tú eres horrible. Estoy buscando críticas constructivas, imbécil. ¿Qué le hacefalta?Drew le devolvió la cuchara.―Necesita ser sacado y tirado.―Haz tú propia jodida bebida, Sr. Mezclador.Se golpearon amistosamente, luego Danny le tiró la máscara de conejo por lacabeza a Drew, y ambos se fueron a la sala de estar. Mientras caminaban, Drewextendió la mano y tiró de la capucha de Danny hacia abajo sobre su cara.Roswell ya había hecho una salida a tiempo. Probablemente para ver dónde estabaStephanie. Yo estaba solo con Tate, inseguro sobre si comenzar a planear miescape, porque por muy poco atractiva que fuera la idea de hablar sobre suhermana muerta, estaba bastante seguro de que simplemente iba a seguirme, ysería más inteligente tener esta conversación cuando no hubiera nadie cerca.Podía ver su silueta, la curva de su cuerpo bajo la remera. Sabía que deberíaquedarme quieto, pero de repente, todo lo que quería era tocarla. Crucé la cocina yme paré a su lado así al menos no estaríamos gritándonos nuestros secretos através de la habitación. Su boca estaba formando una sonrisa dura, cínica y nadabueno podía salir de eso. Su cabello olía a pomelo y a algo luminoso y oscilanteque parecía fuera de lugar en ella, pero era lindo.―¿Qué se supone que eres? ―pregunté, estirando la mano para tocar una de lasantenas.―Oh, no lo sé. Soy una mantis religiosa robótica. Soy un marciano. Soy una láminade aluminio. ¿Qué se supone que eres tú?Dejé mi cerveza y apoyé mis manos en la mesada. No soy yo… soy alguien más.Soy una persona normal, ordinaria, nacida en una familia biológica, normal, conojos marrones y uñas que no se ponen azules sólo porque la señora de la cafeteríautilizó pinas de acero en vez de aluminio para servir las papas. ~ 79 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffPero no dije nada. Sus ojos eran duros y misteriosos. Alcanzó la bebida fallida deDanny sin quitar los ojos de mí.Bajé la vista mirando al piso.―Deja de mirarme así.―¿Así cómo?¿Cómo que si fuera estúpido y patético y me odiaras?Me encogí de hombros.―No lo sé. Nada. ―La miré―. Es sólo que, ¿qué estás haciendo aquí?Empezó una canción de pop rápida en el estéreo, ya saben esas que dicen cómotodo va a estar bien y sólo tienes que ser tú mismo y hacer tu mejor intento y va afuncionar y toda esa mierda entre otras. En la habitación de al lado, unas chicassalieron a bailar juntas, cantando a coro.―Lo increíble sobre esta canción ―dijo Tate, con una voz que sonabaagresivamente alegre, como si no estuviera del todo conectada con lo que decía―.Lo increíble de esta canción es que no tiene nada de ironía.Su mirada era directa, llena de una tristeza tan pura y cristalizada que podía verla.Está rodeando sus pupilas, dándoles destellos oxidados, pero ella estabasonriendo, esta sonrisa terrible y feroz. Que la hacía parecer como si quisieraarrancarle la garganta a alguien.Me apoyé contra la mesada, intentando pensar en algo que decir que pudierafinalizar la discusión antes de desatarla. Necesitaba algo definitorio que se haríacargo del problema de una vez y para siempre. Ella se terminó el trago de Dannyde un sorbo, mirándome.No podía deducir qué quería en realidad. Su hermana había muerto. Si hubieramuerto en un lindo departamento en la Calle Welsh o en algún otro lugar, nohabría ninguna diferencia. La muerte era irreversible. Era permanente. No podíashacer nada respecto a eso, y aún así, Tate parecía determinada a intentarlo, como sicon la respuesta adecuada pudiera reparar todo. ~ 80 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSu mirada era dura, y el brillo seguía saliendo de sus antenas, iluminando loshombros de su chaqueta.―¿Tú crees en los cuentos de hadas?―No.―¿Ni siquiera en los agradables y maduros, donde sigues todas las reglas ytrabajas realmente duro y consigues un buen trabajo y una familia y todos felicespara siempre?Resoplé y sacudí la cabeza.―Bien. Entonces, deberías estar enojado como yo de que todo el mundo aquí ameuna buena partida de Vamos a Jugar a Pretender.―Mira, estás sacando esto de contexto. Lo siento por lo de tu hermana, de verdad.Es horrible. Pero por el amor de Dios, ése no es exactamente mi problema.Su sonrisa se congeló de repente, y abrió los ojos. Su voz era aguda, alta y grosera.―¡Oh, juguemos que vamos a pretender, Mackie! ¡Pretendamos la parte donde túcreces un poco y afrontas hechos básicos y dejas de actuar como si todo fuerafelicidad y unicornios! Pretendamos que comienzas a tratar a la chica como situviera medio cerebro y le cuentas todo sobre como a veces, unos pequeños ysucios monstruos se aparecen en la cama donde su hermana solía dormir. ¿Por quéno le hablas de eso?Mis mejillas arden, como si acabara de ser abofeteado.―¿Por qué? ―dije, y la pregunta suena muy alto, una octava más alta de loacostumbrado. Bajé mi voz a un susurro―. ¿Por qué debería? ¿Qué hay para mí eneso?Me miró y sacudió la cabeza, haciendo llover montones de brillos plateados a sualrededor.―Realmente crees que todos a tu alrededor son estúpidos, ¿no?Por un segundo dejé de respirar. Luego me acerqué y hablé con mi voz más cruel ydura como fue posible. ~ 81 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Así que, ¿ahora se supone que debo ser algún tipo de experto en por qué tufamilia es tan trágica? ¿Qué hice alguna vez para que pensaras que algo de todoesto era mi responsabilidad?La risa de Tate fue corta y desdeñosa.―Créeme, su hubiera tenido opción, habría elegido a alguien con dos dedos defrente. Pero eres todo lo que tengo.Tiré la cerveza por el lavabo, donde se convirtió en una espuma blanca, y me alejédel mostrador. Me alejé de la cocina y de la dura y despiadada sonrisa de Tate.Por primera vez desde el proyecto de arte de Drew y Danny, pensé en mi casilleroy por un segundo, tuve la idea de que tal vez Tate había sido la que rayó Raro en lapuerta. Sin embargo, la idea murió rápidamente. El grafiti había aparecido el díadel funeral, lo que la dejaba fuera de sospecha, por la simple razón de que aún nola había molestado.En la sala de estar, el sistema de sonido era más fuerte, la gente estaba más junta.Hice mi camino entre superhéroes y brujas sexys, intentando buscar un lugar alque pudiera escapar.―¡Mackie! ―Alice estaba sentada en el sofá, sonriendo y saludándome―. Mackie,ven para acá. ―Todo en ella era tan efusivo, una isla de luz, normal, tranquila.Justo lo que necesitaba.Cuando me senté a su lado, se movió más cerca, de manera tal que su pierna sepresionó contra la mía. Olía a tequila y a algún tipo de perfume concentrado queponía mis ojos llorosos.Estaba vestida como una gata, lo que me pareció un disfraz bastante obvio. Eramás fácil imaginarla en un traje de tenis de algodón, más simple y que nosobresalía. Pero no había forma de evitar las orejas que tenía enganchadas en elpelo y los largos bigotes negros de sus mejillas. Una de cada tres chicas era unagata.―Hola ―me dice, acercándose más. Su cabello se había soltado de una de lashebillas y hacía cosquillas en mi brazo―. Deberíamos ir a algún lugar mástranquilo. ~ 82 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSus labios se veían brillantes y resbaladizos. En su boca, el piercing aún mecanturreaba, como una pequeña canción siniestra y malvada. Me pregunté si elEspino Más Beneficioso sería lo suficientemente potente para protegerme delacero. Si incluso realmente quería lo que yo creía que quería. Quería besarla y noen la forma pura y anhelantemente normal en que alguien desea besar a otrapersona. Lo quería como a veces la gente quiere saltar al agua muy fría, a pesar deque saben que no se sentirá bien. Quería estar entumecido. Para ver qué se sentíaser alguien más.Se movió de forma tal que su pecho estaba contra mi hombro.―¿Quieres ir y sentarte en algún lado?―Ya estamos sentados. ―Mis manos estaban sudando.Me miró confundida e inclinó la cabeza hacia un lado.―Apuesto a que hay un lugar más privado, quizás… ¿arriba? Habitaciones o algo.No sabía cómo responderle. Sí y sí y no y sí.Miré en dirección a las escaleras y luego casi dejé de respirar.Dos chicas estaban paradas a la mitad de las escaleras, apoyando los codos sobre elpasamano y susurrándose cosas.Una era linda, estaba usando un vestido grande y abultado, complementado conuna corona y una varita plateada. Se veía delicada y rosada, el tipo de chica querecibía un beso que la despertaba al final del cuento, pero era baja. Realmente baja.Parada a mi lado, no me habría llegado ni al codo. También, tenía las orejas másgrandes que había visto en una persona real.Estaba de pie en el primer escalón con sus pies enganchados en las tablitas de labaranda, y aferrándose a ésta. Le estaba hablando a la otra chica, que no era nipequeña, ni rosa, ni tierna.La cara de la segunda chica era brillante, como la piel luego de un mal bronceado.Tenía una desgarradura en el cuello. Sin sangre, sólo carne desgarrada y sinbordes. Tenía una mueca de lunática, casi tan amplia como su herida. ~ 83 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEstaba mirando hacia la sala abarrotada, y cuando sonrió, me estaba sonriendo amí.Me volví hacia Alice.―Deberíamos ir afuera.Sacudió su cabeza.―Hace frío afuera.A través de la habitación, la chica se alejó de la baranda y comenzó a descender lasescaleras. Incluso a través de la multitud, pude oler el aroma a rancio de algomuerto. No era un disfraz.Agarré a Alice con más fuerza de la que pretendía, haciéndola saltar conmigo delsofá.―Salgamos, ¿sí? Vamos a dar un paseo.Afuera en el patio, la gente estaba parada en pequeños grupitos en el patiocubierto, riendo y fumando, bebiendo cerveza en vasos de plástico. Intenté respirarmás despacio, pero mi corazón estaba latiendo rápido y con fuerza en mi garganta.A mi lado, Alice estaba luchando con el disfraz de gata.―Dios, esta cola es tan desagradable.Lo era, pero no de la manera que ella creía. De repente, estaba enfrente de mílevantándose en las puntas de los pies.En su boca, su piercing me lanzaba vibraciones. Su mano en mi brazo era cálida.Sus labios estaban a pocos centímetros de los míos. Tragué e intenté averiguar porqué este no era el mejor momento de mi vida.―¿Qué ocurre? ―preguntó, lanzando un aliento a tequila y a acero inoxidable.Puso una mano sobre su cadera―. Mira, ¿eres gay o algo así?La miré. Estaba hermosa ante la lejana luz del pórtico. Sacudo mi cabeza.―¿Entonces, qué hay de malo contigo? De verdad. ~ 84 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffPero nunca me miró en realidad. Nunca me veía. Aquí estaba, creando algunahistoria complicada, cuando Tate tenía razón. La respuesta siempre había sidopeligrosamente obvia para cualquiera que sintiera ganas de verla.Tate, su cara a centímetros de la mía, diciéndome que esa cosa en la caja no era suhermana, que alguien más había muerto en la cama de su hermana y que todo loque quería era que alguien la escuchara cuando hablaba.Alice se acercó.―¿Estás escuchándome?Pero no lo estaba. Estaba de pie bajo un sauce llorón con una chica cuya hermanaera otra casualidad de nuestra pequeña ciudad podrida, y que tenía el buensentido para estar enojada sobre eso en vez de estar con el corazón roto. Era laúnica cosa en la que podía pensar y Alice estaba muy lejana.La puerta se azotó a nuestras espaldas y yo me volví, preparándome para enfrentara las dos desconocidas, pero era Tate. Había salido hacia los escalones exteriores yestaba mirándonos con los brazos apoyados en la barandilla, las estrellitas debrillante-plateado cayendo enfrente y detrás de ella.La luz de la cocina brillaba detrás de ella. Iluminaba el contorno de su cabello, loque le daba una aureola, como un ser sobrenatural de neón que estaba usandoDeely Boppers 16. No podía ver su cara, pero su silueta se movía entre nosotros. Yo.Alice. Yo. Alice.Me quedé en el jardín y alcé la vista, como si ella fuera una dama en el balcón. Semovió un paso y se alejó de la luz, así que finalmente pude ver su cara. No sé quéestaba esperando. Algo notable, supongo. Se veía como siempre. Totalmenteafectada.―Roswell te está buscando. ―Sus labios estaban formando una línea delgada y memiró fijamente.Lo encontré en la sala de estar con un grupo de chicas del consejo estudiantil.Sonrió y me saludó, luego se lanzó a hacerle cosquillas a Stephanie, haciéndola reírcada vez que pretendía morderla con sus colmillos de plástico. ~ 85 ~16 Deely Boppers: Diademas de plástico con antenas que tienen diversos adornos en las puntas.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe escurrí al lado de Jenna Porter, quien se veía aburrida y un poco borracha.Estaba usando una toga y laureles en el cabello, pero también llevaba sus zapatoshabituales. Eran rojo brillante, con pequeñas flores troqueladas en las puntas, y nocombinaban con el disfraz.―Hola ―le dije.Asintió y me sonrió. Junto al armario de los abrigos, las dos extrañas chicasseguían susurrándose cosas a detrás de sus manos. Fingí no verlas, pero Jenna lasmiró, sacudiendo la cabeza.―No puedo esperar a irme de aquí ―murmuró, tocando la pequeña cruz de aceroque tenía colgada en el cuello―. Tan pronto nos graduemos, me voy a NuevaYork.―¿Qué hay en Nueva York? ―le pregunté, alzando las cejas. Mi voz sonó normal,pero esas chicas raras estaban complicando mi manera actuar con normalidad. Depronto, lo último que quería era conversar.Jenna se encogió de hombros.―Chicago, entonces. O Boston o Los Ángeles, o adonde sea. ―Sus ojos sedesenfocaron, y sonrió sin mirar como si no lo dijera enserio―. Que se joda todo…Iré a Newark o Detroit con tal de salir de este lugar olvidado por Dios.Ella no necesitaba decir en qué estaba pensando en realidad: en alejarse de estagente.Abrí mi boca, intentando pensar en algo genérico y tranquilizador. Luego olí carnepodrida.La chica de la garganta desgarrada se estaba acercando. Hacía su camino entre lamultitud a empujones, con la princesita rosada detrás de ella y mi pulso se disparó.Jenna hizo un ruido estilo chillido, entre el asco y el miedo.―Ése es el peor disfraz que he visto. De verdad. ¿Qué se supone que eres?La chica en descomposición no respondió. Simplemente se volvió hacia Jenna consu loca sonrisa, y Jenna retrocedió, viéndose contenta de poder irse. Estaba solo,con una chica que parecía salida de una tumba. ~ 86 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Estás evitándonos? ―dijo, acercándose. Su aliento era frío y putrefacto―. Yohabría pensado que el espino era bueno para una charla, de todas formas.―Vete ―susurré, mirando detrás de ella, intentando no ver cómo su cuello semovía y se aplastaba mientras hablaba.Sonrió aún más. Sus dientes eran afilados y amarillos.―¿Qué ocurre? ¿Te preocupa que llamemos la atención? ¿Que exponga tupequeño secreto? Ésta es nuestra temporada, cariño… El tiempo cuando incluso elpeor de nosotros puede salir por el pueblo y verse como todos los demás.―¿Viste la lluvia de Oriónidas anoche? ―preguntó la pequeña rosada, poniéndosea mi altura desde la espalda de la otra―. Las Oriónidas están cayendo todo eltiempo ahora. Son cuerpos astrales separándose de los cuerpos de sus padres. Seoriginaron del cometa Halley. ¿Las viste?Sacudí mi cabeza. Sus mejillas estaban muy rosadas.―No acabará hasta el lunes. Tienes mucho tiempo para hacerlo.La otra chica se volvió hacia ella.―Cállate, boba. A nadie le interesan las estrellas.―A él sí ―respondió la pequeña rosada―. Lo vi viéndolas en la cocina. Estabapositivamente codiciándolas. ―Agitó su varita de juguete en la cara de la otrachica e intentó acariciar mi brazo―. Está bien, sabes. No todos están tan impasiblesante la belleza como ella.Miré al frente, saboreando carne rancia cada vez que respiraba.―Miren, ¿qué es lo que quieren?La otra chica sonrió aún más.―A ti, claro. Hemos estado cazando por ti.―Sí ―dijo la pequeña rosadita, sonriendo de manera que sus ojos se entrecerraronformando medias lunas―. Estamos cazando. ―Luego echó hacia atrás su cabeza yrió como si eso fuera lo más gracioso que hubiera oído en su vida. ~ 87 ~La otra chica se acercó más viéndome a los ojos con su mirada lechosa.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Tu hermana adoptiva aceptó nuestros servicios y ahora nos debe un favor. Ven ala montaña de basura, y sé rápido. Si no lo haces, encontraremos a Emma ytomaremos el precio de su piel.―Oh, no seas odiosa ―dijo la pequeña rosada, golpeándola fuertemente con suvarita. Se volvió hacia mí―. Malcolm, por favor, si eres amable y cooperas, todoestará bien.Luego se habían ido, y yo estaba parado en la muy floreada sala de estar deStephanie Beecham, con un sabor en mi boca que me recordaba a la carne podrida.Me había llamado Malcolm.Drew de repente estaba a mi lado, oliendo como un drogado y un poco a papelmaché.―Jesús, ―dijo, quitándose su máscara de conejo―. ¿De qué iba todo eso?Me volví hacia él.―¿De qué iba qué?―Esas chicas. ―Su expresión se estrechó―. Parecía una conversación bastanteintensa.Me encogí de hombros y bajé la vista.―Nunca las había visto antes. ―Lo que, como ambos sabemos, no era unarespuesta a nada, sin importar cómo sonaba la declaración a un hecho.Él alzó sus cejas sugestivamente.―Sólo mientras no hubieras planeado estar con alguna de esas. La alta era feacomo el culo.―Ése no es un riesgo en realidad ―dije y le agarré el brazo a Roswell―. Hey, tú¿listo para salir de aquí?No parecía sorprendido―nunca lo parecía―sólo le pellizcó la mejilla a Stephanie yse dirigió a la puerta.En el auto, nos sentamos viendo al frente, sin hablar. Mi corazón estuvo latiendotodo el tiempo. ~ 88 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffRoswell puso la llave en el contacto.―Entonces, ¿estás de humor para ir a lo de Mason un rato?―Nop. ―Mi voz sonó rara hasta para mí, y lo volví a intentar―. Debería irme acasa. Tengo cosas que hacer…Roswell asintió y arrancó el auto. Su perfil se veía serio y más joven de lo normal.No dije nada más porque no podía pensar nada que decir. Había muchas cosas enmi cabeza. Me dije a mí mismo que Emma estaba en casa, trabajando en suproyecto de botánica, o quizás, ya estaba acostada, acurrucada leyendo un libro.Que estaba a salvo. Tenía que estarlo porque no podía siquiera concebir laposibilidad de que no lo estuviera.Ven a la montaña de basura, como si fuera una invitación. Pero la montaña de basuraera sólo una pila de escombros en unas ruinas. Estaba abandonada y llena demaleza, no habría nada para encontrar si iba allí.Excepto que las chicas fueran tan sobrenaturales como parecían, tendrían que teneralgún secreto para pasar junto a la montaña. Allí habría una manera porquealgunas veces en la noche, la muerte se levantaba y caminaba por las callesdesiertas. Si escuchabas rumores y los murmullos oscuros de las historias paradormir, algo vivía bajo los escombros y el esquisto. No soy un experto, pero lachica de la fiesta había estado muerta. El olor que venía de ella era rancio, ladecadencia de la sangre coagulada y nadie podía vivir con sus venas y arteriasdestrozadas. Su sonrisa era horrible, y tenía un mal presentimiento de que esachica era sólo el comienzo de lo que me podría encontrar si iba allí.Pero sólo una cosa realmente importaba mientras miraba por la ventanilla delpasajero en mi camino a casa. Emma. Estaría intentando ayudar. Y la pequeñabotella de agua de espino había ayudado… ¿pero cuál era la recompensa, el precio?Cuando lo pienso de esa forma, a pesar de todo, la respuesta no importa. No podíapermitir que nada le pasara. Así que sabía lo que tenía que hacer. ~ 89 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 10 Monstruos Traducido por bautiston Corregido por kathesweetE l barrio estaba en silencio. Ninguna criatura, ninguna cosa muerta, nada arrastrándose en las sombras. Caminé a lo largo de Concord a Orchard Circle, más allá del callejón sin salida y por la pendiente hasta el puente.Era solitario caminar tan tarde por la noche y más solitario navegar por elprofundo barranco entre mi barrio y el centro de la ciudad, sin saber hacia dóndeestaba caminando. A medida que comenzaba a bajar, podía oler algo húmedo,pulposo y putrefacto, como abono para el jardín.El guitarrista de Rasputín Sings the Blues estaba de pie en la pasarela, su siluetaapenas visible en la oscuridad y antinaturalmente alta por su sombrero de copa.Fumaba un cigarrillo, y cuando levantó la vista, sus ojos resplandecieron con unrojo brillante y violento.Caminé hacia el puente.―¿Estás esperándome?Él asintió y se movió hacia el otro extremo del puente.―Vamos a dar un paseo.Mi piel punzaba por todas partes.―¿Quién eres tú? - ¿Cómo te llamas?―Llámame Luther, si lo deseas.―¿Y si no me gusta? ~ 90 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Entonces, llámame de otra manera. ―Después de una pausa bastantemisteriosa, señaló al otro lado del barranco de nuevo, luego hizo un gesto con lacabeza hacia abajo en la escombrera.―¿A dónde vamos?―Dentro del hoyo, por supuesto.El sonido de su voz hizo que me estremeciera desde el cuello. Una persona tendríaque estar loca para ir hacia abajo a una guarida de cosas muertas. Una personatendría que estar fuera de sí. Sabía que debía decirle que no había trato e irme deahí.Sin embargo, esto no estaba bien. Había todo tipo de argumentos para dar lavuelta, subir el camino, caminar a casa con la espalda recta y cerrar la puerta. Perocuando vinieron por Emma, mi lealtad nunca estuvo en discusión. Haría casicualquier cosa.Seguí a Luther a través del puente y a lo largo de un camino enredado que llegabahasta el fondo del barranco, donde estaba lleno de basura negra y grumosa. Amedida que nos adentramos en la sombra del barranco, parecía alzarse enorme enel cielo.Luther sonrió y se tocó el ala de su sombrero.―Hogar, dulce hogar.―Así que, ¿vives en un montón de basura?Le temblaron los hombros, casi como encogimiento.―Bueno, para ser más exactos, por debajo.Luego llegó al interior de su chaqueta y sacó un cuchillo. La hoja era larga yamarilla, de marfil o hueso. Di un paso atrás.Se echó a reír.―No seas tonto. No voy a cortarte.Luego atascó el cuchillo en la base del cerro, hasta llegar a la manija. ~ 91 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando la hoja se hundió en la basura, no pasó nada por un segundo. Acontinuación, una hoja de grava se deslizó, dejando al descubierto una puertaestrecha.Él guardó el cuchillo y abrió la puerta, invitándome a seguir. La entrada estaba aoscuras y olía a moho. La apertura era baja y el aire era húmedo y frío, perocuando me hizo pasar, no lo dudé. Entré y Luther me siguió en el bajo túnel.Cuando miraba hacia atrás, todo lo que podía ver era el negro de su chaquetamientras me guiaba hacia abajo.Nos movimos lentamente, y dejé una mano en la pared. Era dura, con costra deresiduos sueltos, pero el túnel no parecía estar en peligro de colapsar. El sueloestaba en una pendiente constante y cuanto más avanzaba, más bajaba y yo estabacada vez más consciente de que estábamos bajo tierra. Más profundo que lasbodegas y los sótanos y las tuberías de agua que corrían en una compleja red en lascalles. El peso de la tierra por encima de nosotros era casi sofocante, pero algo alrespecto también era reconfortante. Me sentía rodeado, como si estuviera atrapadoen el lugar.Mientras seguíamos adelante, el túnel se amplió, y el aire se volvió más húmedo ymás frío. Un largo camino hacia abajo, había luz.Cuando llegamos al final del túnel, Luther se detuvo, enderezó el cuello y ajustólas solapas. La luz provenía de una grieta estrecha entre un par de pesadas puertasdobles. Él agarró las dos asas y arrastró las puertas abriéndolas.Luego se quitó el sombrero y se inclinó.―Bienvenidos a la Casa de Mayhem.Estaba de pie en una especie de vestíbulo, con suelo de piedra y techos altos. Lasantorchas se quemaban en hileras a lo largo de la pared y el humo era negro y conun olor aceitoso como el queroseno. Los mangos eran iguales, hechos de ramasmuertas y bates de béisbol y uno parecía el mango de una pala de jardín o unhacha. Las paredes estaban llenas de otras puertas, más bajas y más estrechas quelas que acababa de atravesar. En los lados opuestos de la sala había dos grandeschimeneas, pero ninguna de ellas estaba encendida. ~ 92 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffUn grupo de chicas estaba en torno a una de las chimeneas, observándonos. Todasellas tenían vestidos largos, sucios y corsés atados en la espalda. El olor que veníade ellas era peor que el de la chica en la fiesta. Me hizo pensar en la morgue.En el otro extremo del vestíbulo, había un escritorio de madera grande. Era deltipo en que un bibliotecario o una recepcionista pueden sentarse, pero no habíanadie en la silla.Cuando Luther puso su mano entre mis hombros, el peso y la rapidez me hicieronsaltar.―Vamos ―dijo en voz baja―. No hay necesidad de alarmarse. Ella sólo quiereuna audiencia contigo.Me empujó más cerca y nos inclinamos sobre el escritorio para mirar detrás de él.Una niña estaba en cuclillas en el suelo. Llevaba un vestido de fiesta blanco queparecía como si estuviera hecho de vieja gasa quirúrgica y también como si hubierasido prendido fuego en algunos lugares. Estaba sentada con las piernas tensas,sobre la base de una piedra con un palo quemado. Toda la imagen se veía comoojos y una boca gigante llena de dientes.Luther se apoyó en la mesa y apretó un poco la campana de bronce.―Aquí está tu chico.La chica se volvió y me miró. Cuando sonrió, di un paso atrás del escritorio. Surostro era joven y del tipo tímido, pero tenía la boca llena de dientes pequeños eirregulares. No unos buenos y respetables treinta y dos, sino más cerca a loscincuenta o sesenta.―¡Oh querido! ―dijo ella, dejando su bastón y extendiendo una mano sucia―.Debí haber sido más prudente. ―Su voz era suave, y el golpe de los dientes de suboca la hacía cecear―. ¿Crees que soy fea?La verdad era que sí. Se veía fea, quizás incluso horrible, pero sus ojos estaban muyabiertos. Iba a ser terrorífica si crecía un poco más, pero por ahora, era linda en lamanera en que un pavo o una zarigüeya pueden ser lindos cuando son un bebés.Acarició la silla pesada, de respaldo alto junto a ella. ~ 93 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Aquí, siéntate y habla conmigo. Háblame de ti.No me senté de inmediato. Era difícil saber qué pensar de ella. Era diferente deLuther y diferente a las chicas en la fiesta de Stephanie. Sus afilados dientes y supequeño tamaño la hacían parecer más inverosímil, más imposible que todo elresto de ellos.Cuando me senté en el borde de la silla, volvió a dibujar en el suelo.―He tenido curiosidad por ti ―dijo, raspando una nueva boca de carbón con subastón―. Estábamos tan contentos de que sobrevivieras a la niñez. Losabandonados en general no lo hacen.Asentí con la cabeza, mirando hacia abajo en la parte superior de su cabeza.―¿Quién eres tú?Se puso de pie y se acercó, mirándome a la cara. Tenía los ojos color negro mate,como las plumas de un pájaro muerto.―Yo soy la Morrigan.La palabra sonó extraña, como algo en otro idioma.―Estoy muy contenta de que pudieras encontrar eso en tu corazón para visitarnos―susurró, llegando a tocar mi barbilla―. Es maravilloso que nos necesites, porquete necesitamos, ya ves, y los acuerdos comerciales son mucho más satisfactorios sison recíprocos.―¿Qué quieres decir con “te necesitamos”? Yo no necesito nada.―Oh, querido ―dijo, sonriendo y tomando mi mano―. No seas tonto. Por supuestoque nos necesitas. Estás empezando a ser tan frágil, y sólo va a empeorar. Estorealmente es la mejor solución para todos. Tú me ayudarás, y, a cambio, measeguraré de que te suministren todos los recursos y analépticos que necesitas y notendrás que vivir el resto de tus días en lenta agonía.La observé, tratando de ver la razón de por qué estaba aún aquí.―¿Qué quieres? ―dije, sonando más nervioso de lo que me hubiera gustado. ~ 94 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―No te alarmes. No voy a pedirte que hagas algo que realmente no desees en tucorazón. ―Se volvió y se arrodilló en el suelo de nuevo, recogiendo sus cabellos―.Mientras que la música no es el tipo más poderoso de culto, está bien y esadecuada. Siempre estamos mirando para traer sangre nueva a nuestro escenario.―¿Qué tiene eso que ver conmigo? Soy solamente... nadie.―Tienes buena cara ―dijo, cruzando las piernas y jugueteando con su vestido―.Un cuerpo en buen estado. Tu integridad te hace inmensamente útil para mí. Sieres agradable, te voy a enviar sobre el escenario con el resto de mis bellezasmusicales de pie en frente de la ciudad y recibirás su admiración. ―Cada vez quesacaba un mechón de pelo, lo acomodaba cuidadosamente a un lado de susdibujos, como si estuviera empezando una colección.―¿Rasputín, quieres decir? ¿Cuándo?―Mañana, en ese lugar de encuentro, el Starlight.―Pero yo los vi. Tocaron anoche.―Estamos en un mal momento ―dijo―. No me digas que no has visto las señales.Pensé en las rejas oxidadas y los soportes de Starlight y asentí con la cabeza.―La ciudad está alejándose de nosotros. Las lluvias los desaniman, y susatenciones son la mitad en el mejor de los casos. Necesitamos toda la adulación quepodamos conseguir. Si la temporada es bastante mala, voy a enviarlos todas lasnoches hasta que los peores días hayan pasado.―¿Para qué me quieres, entonces?La Morrigan sonrió.―Ahora llegaremos. Tu hermana ha sido una chica ocupada, como estoy seguraque sabes. Hizo un llamamiento a nosotros en tu nombre, pidiendo por losmedicamentos y curas, que felizmente somos los únicos capaces de proporcionar.Es bastante fácil mezclar los medicamentos que necesitas. Lo único que pedimos esque nos ayudes en nuestro esfuerzo por los aplausos.No le pregunté cuál era el punto de los aplausos o cómo sabía que podía tocar. Ensu lugar, lo que salió de mi boca fue un aturdido y estúpido sonido. ~ 95 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Por qué es tan importante hacerlos felices?La Morrigan arrancó otro mechón de pelo.―Son mejores amándonos cuando están felices.Estaba empezando a tener la sensación que estábamos dando vueltas en círculos.―¿Qué significa esto, amarnos? ¿Cómo pueden amarte? Ni siquiera creen queexistas.―Tienen que amar porque de lo contrario, tienen miedo y tienen odio, y vamostodos en una espiral hacia abajo declinando. Ellos nos cazan. Lo han hecho antes.Si no mantenemos la paz, nos matan.Sabía que era verdad. Todas mis preocupaciones diarias y todo lo que definía mivida. Todo volvió a lo que le habían hecho a Kellan Caury.La Morrigan frunció el ceño lo que la hacía parecer aterradora.―Pueden ser muy peligrosos si tienen eso en la cabeza, por lo que es imperativoque siga siendo aplacado. Su admiración nos sostiene, y nuestra música les hacesonreír, incluso si no se dan cuenta de que somos nosotros los que los hacensonreír.―¿Vives de las groupies?Ella se encogió de hombros y señaló a un animal grande, grumoso en el suelo.―De su atención y sus pequeños favores. ―Agregó un par de ojos, dibujó dosbarras para los alumnos―. No es la única forma de homenaje, pero es una buenaidea.―Si no es la única forma, ¿qué más hay?―Tengo una hermana que cree otra cosa. ―Lo dijo a la ligera, pero estaba mirandoa otro lado y su voz sonaba fina y aguda―. Ella es una vaca viciosa, sin embargo.―Eso no es una cosa muy agradable que decir acerca de tu hermana.―Bueno, no es una cosa agradable, arrebatar los niños. Esto hace inquietar a laciudad. ―Dejó caer el palo y se arrastró hasta la esquina de la mesa, mirando a su ~ 96 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffalrededor a las puertas principales―. Y eso significa renunciar a nuestros preciososbebes para reemplazar los de ellos.Las dos chicas de la fiesta de Stephanie habían llegado por el largo túnel queconducía a la escombrera. La de la garganta desgarrada se apoyó en la puerta,mientras que la princesa rosada saltaba a su alrededor, agitando la varita mágica.La Morrigan se levantó y señaló a la putrefacta.―La familia la conocía por lo que era. La llevaron a un hueco en la CarreteraHeath una noche y le cortaron la garganta con una hoz.Traté de respirar, pero por un segundo, mis pulmones no cooperaron. La niña erahorrible, pero la historia era peor.La Morrigan sólo asintió con la cabeza y me acarició la mano.―Terrible, ¿no? Ella era muy joven. Sólo un bebé, en verdad.La niña estaba junto a la doble puerta, alta y desigual. Fue pasando los dedos sobrela garganta desgarrada, jugando con los bordes de la herida. Cuando me atrapómirando, sonrió.Desvié la mirada y me volví hacia la Morrigan.―¿Cómo pudo haber muerto cuando era un bebé? Quiero decir, ya no lo es.Creció.La Morrigan asintió con la cabeza.―¿Y por qué no iba a hacerlo?―Porque cuando la gente está muerta, no lo hacen, no envejecen.Ella hizo un gesto, sacudiendo la cabeza.―Eso es ridículo. ¿Cómo diablos podría yo tener una casa adecuada si tuviera quededicar todo mi tiempo cuidando a niños que nunca aprenden a cuidar de símismos? ―La Morrigan sonrió, sonando satisfecha de sí misma―. La muerte meobedece. No es un truco difícil de hacer que vivan de nuevo, si tienes las fichasadecuadas, los encantos y los nombres correctos para llamarlos. ~ 97 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―No lo sé, pero creo que la mayoría de la gente diría que es un truco muy difícilde lograr.Me miró, sacudiendo la cabeza seriamente.―Mayormente, la gente simplemente no quiere.―¿Gente como tu hermana?Ella agarró el palo y lo estrelló hacia abajo en el suelo.―Mi hermana vive de la sangre y el sacrificio. No se preocupa por lo que ya estámuerto. Pero entonces, tiene la ventaja de haber nacido sin corazón.―¿Es cruel pensar que las cosas muertas deben permanecer muertas?―No ―dijo la Morrigan―. Es cruel la utilización de niños tan brutalmente, paratirar simplemente porque no tiene otra cosa que hacer. Pero mírame, yo paso. Túhas venido por el espino analéptico, y tengo la intención de dártelo.Cuando llegó cerca de la parte frontal de la mesa y cogió mi mano, yo la seguí.Me llevó a través de una puerta estrecha y bajamos un pequeño tramo de escalonesde piedra. El aire olía a humedad y minerales, pero era agradable y quería seguirrespirando lo mismo. La seguí a través de puertas y túneles, sorprendido por loslejos de la Casa de Mayhem que parecíamos estar.Dimos la vuelta por un pasillo ancho y en una habitación enorme, mucho mayorque el vestíbulo. El suelo estaba cubierto de manchas de agua estancada, siendotanta en algunos lugares que no había manera de evitarla.La Morrigan salpicaba feliz, saltando en los más pequeños charcos y pateando enla superficie para que el agua se esparciera a su alrededor. La seguí con máscuidado, caminando alrededor de donde podía.―Fíjate en las piscinas ―dijo ella, tirando de mí a la orilla de un charco deancho―. Algunas de ellas son bastante profundas y tendrías que llamar a Lutherpara que te saque de allí.Miré más de cerca el charco que casi pisé. Los bordes eran empinados, cortadoshacia abajo en la piedra, y el charco era tan profundo que no podía ver el fondo. ~ 98 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAl final de la sala, rodeamos una piscina que era incluso más grande que lasdemás. Una mujer estaba acostada sobre su espalda, flotando en el agua. Tenía losbrazos cruzados sobre el pecho y asegurados a sus lados con correas de lona, peroella flotaba en la superficie sin hundirse. Su vestido estaba pegado a sus piernas,hundiéndose, sus bordes y desapareciendo bajo el agua turbia. Tenía los ojosabiertos, mirando fijamente al techo y su pelo se desplegaba alrededor de sucabeza, enredado con hojas y ramas. Había profundas cicatrices corriendo por susmejillas, atravesándolas y superponiéndose, como si alguien le hubiera tallado unarejilla en la cara.La Morrigan apenas la miró, pero me detuve y me incliné para ver mejor.―¿Está muerta también?La Morrigan correteó hacia atrás y se acercó a mi lado.―¿Ella? Ni remotamente.―¿Qué pasó con ella entonces?La Morrigan respiró hondo, como si estuviera tratando de encontrar la mejormanera de explicar algo, y dijo con cuidado.―Algunos pueden salir y otros no, y algunos sólo pueden salir en las nochescuando lo extraño pasa por alegría, y algunos lo utilizan para salir, pero debido ala desgracia o un accidente no pueden salir nunca más. ―Puso su brazo en el míoy susurró―. El hombre de mi hermana le hizo eso… el Cortador. Le puso barras dehierro contra la cara porque le divertía, y ahora tenemos que sujetarle los brazoshacia abajo para evitar que se arranque su propia piel.En la piscina a mis pies, la mujer abrió la boca pero no hizo ningún ruido. Suslabios eran de un frío azul y me miró con los ojos muy abiertos, angustiados, hastaque tuve que apartar la mirada.Me volví a la Morrigan.―¿Por qué, entonces? ¿Qué hay de bueno en lastimar a alguien así?―No es bueno. Nunca es una cuestión de bien. Pero a mi hermana le encantacastigar a los inocentes por nuestros pecados. Estaba disgustada conmigo, así que ~ 99 ~se la agarró con otra persona. ―La Morrigan buscó a tientas mi mano. La suya eraForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffpequeña y caliente―. No fue mi intención hacerte sentir triste. Aquí, no buscamosla desgracia. Ven conmigo y busca algo bueno para llevarte contigo.Cuando miré por encima del hombro, la mujer todavía estaba flotando, mirando altecho mientras el agua se derramaba suavemente contra sus mejillas hechas jirones.La Morrigan me miró.―No siempre es tan malo como eso ―dijo―. Mi hermana es sólo excesivamentecruel con los que se cruzan con ella. Se asegura siempre de que sepamos dóndeestamos y ante quién respondemos, pero si te mantienes fuera de su camino, nohay nada que temer.Salimos por una puerta al fondo y fuimos por otro tramo de escaleras a unapequeña habitación del final de un pasillo.Me paré en la puerta, mirando en una sala llena de vitrinas. Un mostrador demármol corría a lo largo de la pared, con estantes y armarios por encima de él. Elmostrador estaba cubierto de tuberías y tubos de ensayo y envases de vidrio entodos los tamaños diferentes.La amiga de Emma, Janice estaba sentado en un cojín pequeño en el mostrador,levantando un montón de ramas y raíces y hojas. Casi no la reconocí. En lugar dela maraña salvaje de rizos, su cabello estaba peinado hacia atrás de su rostro duroy retorcido en un nudo en la parte superior de su cabeza, como Emma solía hacerantes de irse a la cama. Esto le daba a Emma una apariencia frágil y suave, pero enJanice tenía el efecto contrario. Dejaba su cara completamente despejada,mostrando sus altos pómulos y la mandíbula delicada.Era sorprendentemente bella, pero de una manera que nunca podría funcionar enel mundo. El tipo de cosa tan extraña que la gente ni siquiera puede hacer frente,por lo que tiene que destruirla.Tenía una pierna debajo de ella en un ángulo incómodo, seguida por su piedesnudo en el lugar donde el agua que brotaba de la piedra se había juntado.―Hola, chico feo que no es feo ―dijo sin levantar la vista―. ¿Estás aquí paraobtener más de mis restauradores y analépticos? ~ 100 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa Morrigan fue hacia ella saltando a través de los charcos y la abrazó por elcuello.―A él le gustaría otra copita de espino, por favor. Sólo un trago, para empezar. Sinos hace sentir orgullosos mañana, veremos si aumentarle la cantidad.Janice se levantó y se acercó a la fila de armarios. Llevaba una especie de traje demameluco. Se abotonaba la parte delantera, con el cordón alrededor del cuello y lassisas y parecía ser algún tipo de ropa interior antigua. Abrió la puerta de cristal deun armario y comenzó a clasificar a través de botellas.Cuando encontró lo que quería, lo llevó de vuelta al mostrador. Con granconcentración, lamió una etiqueta de papel, pasándola con cuidado a lo largo de sulengua y pegándola a la botella. Tomo un lápiz desde el nudo en la parte superiorde la cabeza, marcando la etiqueta con lo que parecía un enorme 3. Luego se volvióy me miró.―Un trago ―dijo, colocando la botella en mi mano―. No es mucho, pero debe sersuficiente para mantenerte hasta que te hayas ganado tu subsistencia.Detrás de ella, la Morrigan se arrastraba hacia la mesa de trabajo, buscando la pilade plantas cortadas.Janice se dio la vuelta en su cojín y golpeó la parte posterior de la mano de laMorrigan.―¡Traviesa!La Morrigan saltó hacia atrás, luciendo culpable y apenada. Janice ordenó las hojasy los tallos hasta que encontró una pequeña flor amarilla y la puso detrás de laoreja de la Morrigan.La Morrigan pasó los dedos sobre la flor, sonriente y esquivando la cabeza.―Ella es muy amable, nuestra Janice. ¿No es así?Levanté la botella pequeña.―¿Es por esto que las chicas muertas y la gente de la banda se ve bien?La Morrigan negó con la cabeza. Apoyó la cabeza donde su cara estaba pegada a ~ 101 ~mi brazo. Su mejilla estaba caliente.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Ustedes son una clase completamente diferente de personas. Cada uno tiene supropia manera de sobrevivir. Las chicas azules son bastante resistentes, sólosensibles a la verdadera destrucción por desmembramiento y por el fuego. Mismúsicos sólo necesitan adulación si quieren prosperar, y mi señora hermana vivedel sacrificio de sangre de criaturas desafortunadas como Malcolm Doyle.La miré fijamente.―¿Quieres decir yo?Negó con la cabeza.―Oh, no, Malcolm Doyle era un niño que fue sacado de su cama para alimentarlos apetitos voraces de mi hermana. Tú eres alguien más.Era la verdad, pero todavía se sentía extraño oír a alguien decirlo. No soy MalcolmDoyle. Yo soy otra persona.―Por lo tanto, ellos lo lastimaron.―Le arrancó la garganta ―dijo la Morrigan―. Fue muy rápido. Supongo queincluso puede haber pasado sin dolor, pero no puedo estar segura. Sí ―dijodespués de un minuto, devanando un puñado de pelo alrededor de la muñeca yluego relajándose de nuevo―. Pensándolo bien, imagino que duele.―Entonces, cuando hablas acerca de alimentarse en la ciudad, quieres decirasesinar.―Oh, no, no, no asesinato, sacrificio. Y el costo es pequeño. Apenas siquieracalifica como dificultad, ya que sólo se presenta cada siete años, y la ciudad crecefuerte durante los otros años, y cuando la ciudad está bien, nosotros también.Me acordé de lo mal que me había sentido en el test sanguíneo sólo con oler elhierro.―¿La bebes?La Morrigan negó con la cabeza.―Los métodos de la Dama son problema de ella y poco tienen que ver con la Casade Mayhem. Nuestro trabajo es sólo estar en el cementerio y dar testimonio. ~ 102 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿De qué estás hablando? Tú no puedes ir al cementerio.―No seas denso. Tenemos una parcela guardada sólo para nosotros. Ya sabes,para los herejes y los impuros.―Para los suicidas, los nacidos muertos y los asesinos, en realidad. No es paragente como tú.La Morrigan me sonrió y me apretó la mano.―Ese terreno es para nosotros. Cada siete años, bajamos a la tierra impía y damostestimonio de la sangre derramada.La miré fijamente.―Pero eso significa que ni siquiera se acostumbran si son simplemente derramados.―La intención es una de las fuerzas más poderosas que hay. Qué quieres cuandohaces una cosa cuyo resultado ya está determinado. La ley crea el mundo.―Pero no se puede derramar sangre en el suelo y hacerte más fuerte porquepiensas que así debería ser. El mundo es simplemente… el mundo.La Morrigan negó con la cabeza, sonriendo.―Todos los grandes actos se rigen por la intención. Lo que tú quieres es lo queobtienes. En la Casa de Mayhem, obtenemos lo que necesitamos cuando nos amanEs por eso que necesitamos criaturas encantadoras como tú. Hay una grancantidad de poder en la belleza, ya sabes.Pensé en Alice, como existía en la parte superior de la escala social sin ningunarazón, excepto por la perfecta simetría de su cara que hacía que la gente hicieracualquier cosa que ella dijera.La Morrigan estaba abrazada a sí misma, meciéndose hacia adelante y hacia atrás.Se apoyó en mí de repente, apoyando la mejilla en mi brazo.―Amamos la ciudad lo mejor que podemos, y ellos nos aman a nosotros, aunqueno siempre saben que lo están haciendo. Pero no es suficiente para mi hermana.Ella necesita sacrificio.Jugaba con la flor detrás de la oreja y dijo en voz baja, monótona. ~ 103 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Ella toma sus preciosos bebés, y a cambio, les deja nuestra propia carne enferma.Esos son los que mueren, por supuesto. Casi siempre. Es casi imposible vivir fuerade la colina. Así que si lo miras, sacrificamos a los nuestros también. Pero es unpequeño costo renunciar a los enfermos, los que van a morir de todos modos.Excepto...―¿Excepto qué?Su mano era pequeña y caliente al tomar la mía. Se volvió y me sonrió, mostrandosus afilados dientes.―Excepto que tú no lo hiciste. ¿No es la cosa más maravillosa?No le respondí. Estaba demasiado lejos en mi inquieta memoria, pensando en laoscuridad, agitando la sombra y la cobertura. Lo que significaba que fui dejado enalgún lugar y nunca se me encontró.La Morrigan entrelazó los dedos con los míos, sosteniéndolos con fuerza. Miréhacia abajo y ella estaba encogida y fea, sonriendo como si supiera algocompletamente triste. Como si me conociera. Sus ojos eran grandes y oscuros, y yole devolví la sonrisa, porque se veía totalmente lamentable. Se veía tan triste.―Promételo ―dijo, enganchando el dedo meñique a través mío y llevándomehacia la puerta―. Promete que vas a trabajar para mí y tocaras música gloriosa, yen cambio, me aseguraré de que no necesites nada. Prométeme que estarás a salvoy fuera de las garras de mi hermana, y a cambio, vamos a dejar de causarleproblemas a tu hermana.―Te lo prometo ―le dije, porque Emma era la persona más importante en mi viday porque era bueno ser capaz de respirar―. Te lo prometo. ~ 104 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 11 Amor humano Traducido por _ƸӜƷYosbeƸӜƷ_ Corregido por CaamilleC uando dejé el Escorial, el aire era húmedo, salpicado con el otoño y la lluvia no parecía que fuera a parar. Subí por la ladera de la barranca y crucé la pasarela, y luego hice micamino a través del Orchard Circle, dirigiéndome a su casa. En la Calle Concord,las luces de la terraza brillaban en una línea hasta el final del bloque.En el interior, me quedé en la parte superior de la escalera y me apoyé en labarandilla, asegurándome de que estaba sereno, antes de ir por el pasillo a lahabitación de Emma. Abrí un poco la puerta, presionando mi boca a la brecha parapoder susurrar sin dejar demasiadas pulgadas de luz.―¿Emma?Hubo un suspiro, un crujido de mantas.—¿Sí?El alivio se apoderó de mí, haciendo que mi pecho se relajara. Me metí y cerré lapuerta, y entonces, había solamente un toque de luz que brillaba. Me acosté en laalfombra al lado de su cama y miré arriba, a las sombras del techo. Ella no dijonada, y supe que estaba esperando a que hablara.―Conocí a algunas personas esta noche.Arriba de mí, se dio la vuelta, pero aún no había dicho nada. Luego tomó unprofundo respiro.―¿Qué clase de personas?De las que están muertas. De las que siguen rondando. Las del tipo apestosas,malolientes, de las que se descomponen de adentro hacia afuera. Dientonas y ~ 105 ~sonrientes, poco desagradables en la oscuridad con el polvo de las minasForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffabandonadas a cielo abierto. Pero nada de eso era toda la verdad. Ellos eran másque eso. Ellos eran Carlina y Luther, eléctricos en el escenario, y la Morrigan con sumano en mi brazo como si me conocieran y me hubiesen conocido toda su vida. Yno la Janice que apareció después de la escuela para trabajar en tareas de botánicas,que era esquelética y de apariencia extraña, sino la que vivía en la Casa deMayhem que era hermosa, y la chica que le gustaban las estrellas, que era feliz,rosada y algo tierna.—¿Por qué Janice es tu compañera de laboratorio?Emma respondió en una voz tensa y controlada.—Bueno, porque los proyectos en grupo casi siempre incluyen un grupo.―¿Me estás mintiendo?Emma estuvo callada por un tiempo, y cuando respondió, sonó a la defensiva.—Vi su pincel contra una mesa de acero inoxidable. Ella lo apartó y luego miró asu alrededor para asegurarse de que nadie estaba mirando. Pensé que podría ser...como tú. Le pregunté si quería trabajar conmigo.―Tomaste algo de ellos ―dije, presionando las palmas de mis manos en contra delpiso.—Para ayudarte —susurró—. Sólo para ayudarte.—Esto no es gratis, Emma. Creo que quieren algo a cambio.―Entonces, le pagaremos ―dijo ella, y cerré mis ojos con la convicción de su voz—. Haremos lo que sea necesario.―¿Qué pasa si no es tan simple? ¿Qué pasa si ellos quieren algo raro o imposibleo… malo?Ninguno de los dos dijo nada después de eso. Algunas veces las cosas eran tangrandes y complicadas que no podías hablar de ellas.—Ellos hacen sacrificios de sangre —le digo—. Como en los libros. Me refiero,suena loco, como que algo que una persona invento. Pero es la verdad. ~ 106 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEmma no respondió enseguida. Cuando lo hizo, su voz estaba anormalmentetranquila.—Tal vez eso no es sorprendente. Un montón de culturas tienen historias desacrificios humanos.—Es sorprendente porque es demente. Ésta no es la Edad de Piedra. No andamospor allí sacrificando gente para los dioses.Ella se rió y sonaba estridente y sin aliento, casi como un sollozo.—Lo hacemos, sin embargo. Damos por sentado que a veces se pierde un niño. Y aveces, todo el mundo es golpeado por la recesión. Todos los demás desempleados,y sus plantas de tecnología van a la quiebra, sus granjas lecheras, pero no la denosotros. Nunca nosotros porque si alimentamos el suelo, el suelo te alimenta.Obtienes buena comida, prosperidad y paz, y no hay desastres ni plagas, y nadamalo pasa.—Excepto que cada siete años, alguien mata a alguno de sus hijos.—Tienes que entender: No siempre es malo.—Entonces, algún niñito es asesinado, ¿pero está bien?Por un segundo, Emma estuvo tan quieta que parecía que aguantaba larespiración. Cuando respondió, seguía tranquila.—Pienso que es complicado. No es siempre un niño. Algunas de las tribus cercanascreían que ser sacrificado voluntariamente era una cosa mágica en sí. Como unatransformación. Uno de los antiguos textos druidas en el volumen Beverly hablabasobre meterse en una cueva para ser comidos por los dioses y saliendo como elmás grande poeta de todos los tiempos.Apreté mucho los ojos hasta que vi estrellas.—¿Cómo puedes ser comido y convertirte en un poeta?—Deja de ser tan literal. Es una metáfora y lo sabes. —Emma dio la vuelta y su vozsonaba más lejos, como si estuviera hablando con la pared—. Los rituales deprosperidad trabajan por un intercambio. El costo es una manera de demostrar quevas en serio, que renunciaras a algo con el fin de recibir el favor. ~ 107 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí, pero era más complicado que un tratado directo. Ella no sólo hablaba de loque costaba alimentar a La Dama o mirar a otro lado mientras los niñosdesaparecían de sus camas. Yo venía de algún lugar. Podía haber vivido una vidahorrible en un mundo de túneles, de agua negra y turbia, con chicas muertas, conuna princesita tatuada que nos vigilara. Hubiese pertenecido allí. En lugar de eso,sólo era un extraño en una casa extraña, con muchas luces encendidas. Eso era uncosto también.—Ha sido difícil para ti —dijo ella finalmente—. Todo el tiempo. ¿Cómo crees queme hace sentir? ¿Que todo sea venenoso, que todo te duela y que no pueda hacernada por ello? Y todo tiene que ser un secreto. Todo el mundo preguntando cómopodemos ser tan distintos el uno del otro. Todos quieren saber cómo te volviste eldelicado, como si fuese mi culpa que mi hermano fuese más bello que yo. —Su vozera más elevada y suave de lo normal—. Las chicas se suponen que deberían serhermosas.—Eres hermosa —digo, y supe que si lo podía decir, eso lo hacía verdad.Encima de mí, Emma se rió como si hubiese dicho que quería crecer para ser unhorno tostador o una jirafa. Me levanté y encendí la lámpara de escritorio.Ella me miró, parpadeando a la luz.—¿Qué? ¿Qué pasa?Me senté en la orilla de su cama, tratando de ver que veía las otras personas.―Para ―dijo ella―. ¿Qué estás haciendo?―Te estoy viendo.Su cara era suave, más amplia y plana que la mía, su cabello lacio, llegándoleapenas un poco debajo de los hombros. Era marrón, contrastando con su pijamaestampado de margaritas. Estaba sentada ahora, agarrando las cobijas en puñoscerrados ferozmente. Sus mejillas eran rosadas y brillantes.Alrededor de nosotros, las estanterías llegaban casi hasta el techo. Libros acerca dequímica, física, jardinería, claro, pero también de mitología e historia y toda clasede cuentos de hadas y folklore. Leía revistas académicas y pedía libros online.Almacenaba críticas literarias y ensayos. Su cuarto era una colección privada de ~ 108 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffrespuestas, tratando de ayudarme, de salvarme, de descifrarme. Era sólo una partede lo que la hacía bella.Tenía la mirada perdida por encima de mi cabeza.—Ellos comercian sus hijos enfermos para tener bebés sanos.Asentí.Se acurrucó y todavía no me miraba.—Algunas veces, si la nueva madre lo ama y realmente cuida de él, el bebéenfermo se mejora. Deja de ser feo y crece fuerte, sano y normal. Algunas veces, sila madre lo ama lo suficiente, se vuelve hermoso.Sabía esa parte también, pero la manera en que lo decía era miserable, como sitratara de decirme algo más. Estaba mirando más allá de mí. Tal vez pensando enel fondo de su mente que si nuestra madre sólo la amara más, su aspecto sehubiese convertido en alguien de una revista y no en la chica que he conocido todami vida. Yo quería señalar que fuerte, saludable y normal no eran palabras quegeneralmente se aplicaran a mí.Como sea, las historias siempre les faltaba una cosa crucial. Las madres no amabanlas cosas hambrientas, atemorizantes que reemplazaban a sus hijos. No era suculpa o algo así. Ellas simplemente no podían llegar a amar algo tan terrible. Perotal vez las hermanas si podían, si fueran milagrosamente desinteresadas, si el tratopasaba cuando fuesen suficientemente jóvenes.Toda mi vida, Emma siempre ha estado allí. Cortando mí cabello con las tijeras dealuminio de jardín de infancia para que no tuviera que ir a la barbería en el centrodel pueblo, con sus encimeras de metal y tijeras de acero inoxidable. Haciéndomeel desayuno, asegurándose que comiera, que saliera con mis amigos e hiciera mitarea. Asegurándose que nada malo pasara. Quería abrazarla y decirle que eramucho mejor de lo que creía. Era tan extraño que ella no podía verlo.―Emma… ―Tuve una sensación de opresión en la garganta y comencé denuevo—. Emma, mamá no me hizo así. Mantenerme con vida por tanto tiempo…lo hiciste tú. ~ 109 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 12 Consagrado Traducido por Ruthiee Corregido por CaamilleE l día siguiente era domingo, y me desperté para ver la lluvia fluyendo constantemente por mi ventana. Me tendí en mi cama mirándola, esperando que mi alarma se apagara y sentirme considerablementedespierto. En la luz del día, todo se veía gris y débil. La noche anterior no parecíatan perturbadora o tan real.Rodé en mi espalda, tratando de decidir si quería levantarme o sólo quedarmetendido ahí por un rato.Finalmente, empujé de vuelta las colchas. Incluso nublado, la luz era más brillantede lo que había parecido en semanas, pero no lastimó mis ojos. Afuera en el patio,todo se veía claro alrededor de las afueras.Saqué la botella que la Morrigan me había dado, destapé el sello de lacre, y toméun trago. De inmediato, me sentí bien. Mi reflejo en el espejo era espantosamente,gloriosamente normal.En el piso de abajo, podía escuchar a mi papá tarareando para el mismo. Sus pasoseran rápidos y ligeros y era raro pensar que los domingos hacían a alguien feliz.Cuando bajé a la cocina, Emma ya estaba en la mesa. Estaba curvada sobre unlibro, y cuando miró hacia arriba y me vio, sonrió. Me quedé parado en la entraday la miré. Era pequeña y destructiva, con suaves manos y un fino, cabello liso.Quería estar conmocionado. Quería estar estupefacto y horrorizado, pero no podíaestarlo. Era completamente imaginable que hubiera monstruos en el mundo,rituales secretos y madrigueras subterráneas llenas con muertos, cuando a mimanera, yo era un secreto y un tipo monstruoso también. Sólo que no se mostrabade la misma manera.Todavía seguía de pie en la entrada cuando mi mamá entró como si nada. Usando ~ 110 ~sus zapatillas del hospital y su uniforme de enfermera. El traje estaba radicalmenteForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffinapropiado para la iglesia y me pregunté si sabía que día era. Su cabello estabaechado hacia atrás en una cola de caballo y se veía muy rubio en la luz del sol.—Buenos días, cariño. —Vertió una taza de café para ella misma y le echó másazúcar del que cualquier persona sensata podría necesitar—. ¿Qué estás haciendotan temprano?Me encogí de hombros.—Pensé que tal vez iría con ustedes a la iglesia.Emma bajó su libro.—El reporte del clima dice que va a llover todo el día. ¿Estás seguro de que noquieres quedarte en casa?—Nah, no está tan mal afuera. Merodearé por el césped o algo.Estábamos dejando la casa tarde. Esto se debió enteramente al hecho de que mipapá no arrancaría el coche hasta que mi mamá regresara adentro y se cambiara suuniforme de enfermera.Después de que ellos se fueron adentro y las puertas se habían cerrado, me sentéen el césped del salón de clases añadido y que estaba frente a la iglesia. Era eledificio grande, cálido y del tipo despensa. Incluso debajo del cielo gris, me hizopensar en la luz del sol, todo un techo abovedado y de rubio enladrillado. Lasventanas estaban unidas con diamantes de vidrio teñido.Más allá, el cementerio se extendía hacia atrás por casi dos hectáreas, tumbasplantadas en filas, pulcramente acribilladas. A lo largo del lado norte, el área sinconsagrar estaba menos ordenado. Las lápidas estaban mugrosas y viejas, losnombres estaban desgastados o bien nunca estuvieron cincelados en primer lugar.Se inclinaban ebriamente alrededor de una solitaria cripta, catorce pies de altura yhecha de mármol blanco. No sabía que tan lejos se remontaba, pero era una de lasfechas fijadas más antiguas en el cementerio. Todas las demás habían surgido a sualrededor.Levanté mi cabeza hacia atrás y miré arriba. Las nubes eran escasas, oscuras con laconstante lluvia. ~ 111 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEn el parque a través de la calle, los árboles ya se habían ido del verde al rojo yamarillo y naranja. Ahora se estaban volviendo café.Me quedé de espaldas en el pasto húmedo. El suelo estaba frio a través de michaqueta y cerré mis ojos, tratando de no dejar pasar la llovizna y la imponentefigura del edificio. Éste era el lugar donde todo en mi vida estaba claramentedividido. Mi mamá, papá y Emma desaparecían a través de las puertas dobles cadadomingo, y yo me quedaba afuera.No importaba cuántos libros para colorear de David y Goliat hubiera coloreado ocuan duro mi papá tratara de hacer que todo pareciera normal y bien. La simpleverdad era que, mi familia estaba en la iglesia, debajo del campanario, y ése era unlugar al que no podía ir.Pero tal vez las cosas estaban cambiando. Era difícil dejar de concentrarse en quetan bien me sentía. Cuan completamente diferente de mí normal, torpepersonalidad.—Buenos días —dijo alguien por encima de mí. La voz era rasposa y familiar.Cuando abrí mis ojos, estaba mirando hacia Carlina Carlyle. Ella se quedó de piesobre mí, en botas desgastadas y un largo abrigo. Tenía puesto una especie desombrero de piloto bizarro, con una correa de cuero que se abrochaba debajo de subarbilla. Y al mismo tiempo, no como ella en absoluto. Sus facciones se veíanordinarias. Su feroz etapa aireada se había vuelto apagada, de la misma maneraque Janice podía verse rara y espeluznante en mi cocina y hermosa cuando seinclinaba sobre sus vasos de cristal y sus flores. Encima de mí, los ojos de Carlinaestaban pálidos como huevos petirrojos, sin el diabólico resplandor de lascandilejas.Cuando no dije nada, se desplomó a mi lado.—¿No te da frío aquí afuera?—Algunas veces, supongo.Se veía como si estuviera esperando que dijera algo más. Su boca estaba muyabierta, pero ahora se veía apretada en las comisuras, como si tal vez ella fuera eltipo de persona que pudiera entender. ~ 112 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Mayormente, sólo me siento solo.Ella asintió.—Nos gusta pensar que estamos tan solitarios, tan autosuficientes. —Cuandosonrió, era cansada y un poco irónica. Su cabello se estaba esparciendo debajo desu sombrero, rizándose alrededor de su rostro—. Que estúpida cosa por la cualestar orgulloso, ¿eh?—¿Quiénes somos? —dije, y mi boca se sintió seca y pegajosa, como si realmenteno quisiera saber.Ella se encorvó hacia adelante con su barbilla en sus manos. Con su rostro volteadolejos del cielo nublado, sus ojos eran de un oscuro azul.—¿De verdad quieres saber de dónde venimos? —dijo—. En todos los siglos, entodos los países, nos van a llamar algo diferente. Van a decir que somos fantasmas,ángeles, demonios, espíritus de la naturaleza, y dándonos un nombre que noayuda a nadie. ¿Cuándo un nombre cambia lo que alguien es?Y eso fue algo que entendí. Porque no importaba que tan seguido mi papá mellamara Malcolm o me presentara como su hijo. Solamente empeoraba las cosas. Dehecho, diciéndolo una vez siempre parecía obligarlo a decirlo otra vez, como unavez que estuviera afuera, él tenía que seguir repitiéndolo, tantas veces que sóloperdería el significado.—¿Acaso Dios nos odia? —pregunté, mirando hacia abajo, al suelo.Carlina no respondió de inmediato. Se inclinó hacia adelante, mirando fijamente aun lustroso soporte de granero rojo acre, brillante como la sangre.—No se acerca de Dios —dijo finalmente—. Pero sé sobre la tradición. Somos genteliteral, tú y yo. Cualquiera que sea la más obvia interpretación, esa es nuestraverdad. Cuando las viejas iglesias hicieron sus reglas, ellos establecieron unprecedente. Creían que la tierra santa rechazaba nuestras almas, y porque elloscreían mucho en eso, nuestros cuerpos dolían.Asentí, pero era desalentador saber que un objeto inanimado podía rechazar a unapersona. Que los extraños podían hacer que un lugar me odiara sin siquierahaberme conocido. ~ 113 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCarlina echó un vistazo.—¿Estarás en Starlight esta noche, cierto?—Como que tengo que ir, ¿no?—Sí. —Ella se cepilló las hojas mojadas fuera de su abrigo y se puso de pie—.Tienes que ir.Después, ella se paseó fuera del patio y por la calle, viéndose orgullosa y calmaday como un siglo fuera de lugar.Me recosté, mirando a través de la lluvia. El césped se estaba muriendo en unaempapada, excelente manera, el frío contra mi cuello, y las hojas se desplazaban yse deslizaban debajo de mí cuando respiraba.Cuando pensé sobre la iglesia, tuve una vivida, muda impresión de mi papá, ahíarriba en el pódium. Sus sermones en un papel era callados, pero él no era unhombre callado y supe que cuando leía las palabras en voz alta, debieron sonarpoderosas y definidas.Me puse de pie.Quise ver la más real, la más verdadera parte de él, como mostraba su rostro y suvoz. Quise ver lo que él veía. Nunca lo había visto en alguna manera queimportara, y ahora entendí que probablemente nunca lo haría.Crucé el césped y estaba en la línea de propiedad antes de que pudiera cambiar deopinión. Tan pronto como puse un pie en la propiedad, sin embargo, el tirante, elresquebrajado dolor estaba ahí como siempre. Mis mejillas y mi frente empezarona quemar y retrocedí más lejos rápidamente.Quería tan desesperadamente que el suelo tuviera una verdad diferente, miverdad, pero la iglesia no flaqueaba. No era cambiable. Dolió como un choqueeléctrico porque ninguna bebida especial, ninguna cantidad de convicción ocreencia podían hacerme algo que no era. ~ 114 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 13 Aplausos Traducido por kathesweet Corregido por Emii_GregoriE sa noche, Roswell vino a buscarme y no me hizo preguntas. Casi quería que preguntara por qué llevaba mi bajo conmigo, pero no lo hizo. Escuchamos la radio. Todas las canciones eran sobre amor verdadero y adicciones a lasdrogas.Cuando llegamos a Starlight, nadie de Rasputín estaba allí, Roswell y yo nosparamos en medio del piso y vimos la multitud. Un montón de personas estabandisfrazadas, a pesar de que aún faltaban dos días para Halloween. Se movíanfácilmente por el Starlight, mirando más allá de mí, y me pregunté qué veíancuando miraban en mi dirección. No un Dios o un monstruo. Quizás a nadie.Entonces, escuché una risa alta y chillona, y me giré a tiempo para ver a Alice.Llevaba puesto su disfraz de gata de nuevo, esta vez tenía un collar con undiamante de imitación alrededor de su cuello y sus bigotes eran de color púrpura.Estaba caminando con un chico llamado Levi Anderson, aferrándose a él mientasvenían hacia nosotros. Cuando casi estaban conmigo, me dio una mirada malévola,y luego se juntó más contra Levi.—Chica con clase —dijo Roswell en voz baja, peo no me sentí herido o enojado. Micorazón estaba empezando a correr y no sentí nada.Nos encontré un lugar vacío en la esquina y me senté mirando mis manos mientrasRoswell iba a la barra por algo para beber.—¿Estás bien? —dijo cuando se deslizó en el asiento al otro lado de mí. Tenía vasode Mountain Dew en su mano—. Porque te ves como el infierno.Asentí y miré directo hacia la mesa. Había quemaduras de cigarrillo por toda lasuperficie.—¿Qué está mal? —dijo. ~ 115 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Alguna vez piensas sobre ese asunto secreto en Gentry, las cosas feas? Como,¿qué significa cuando los niños… cuando ellos mueren?Me miró un largo momento antes de contestar, girando el vaso, así que el hielohacía ruido y crujía y el Mountain Dew salpicaba en círculos, en coloresanticongelantes.—Creo que esa gente es complicada y todo el mundo tiene su parte de los secretos.Asentí y me pregunté por qué no estaba fomentando la conversación. Por qué noestaba haciendo preguntas. Quería que me hiciera decirle las cosas que no podíansalir en palabras a menos de que no pudiera evitarlas. Si él hacía las preguntascorrectas, tendría que contestarle. Pero no dijo nada.A través de la pista de baile, Carlina Carlyle estaba junto a la caja de resonancia.Cuando me vio mirándola, abrió los ojos y me saludó.Su cabello estaba apilado en la parte superior de su cabeza. Lucía extraña yfantástica y llamativa y normal.Me levanté, tomando mi bajo.—Tengo que irme —le dije a Roswell.—¿Ir adónde?—Ir a trabajar para ellos, tocar para ellos. Algo. Estoy en eso ahora, y no creo quepueda salir. No sé qué hacer.Sólo se encogió de hombre y asintió hacia el escenario.—Así que, ve allí arriba y has algo sorprendente.Carlina me llevó de vuelta a través de un pasillo estrecho y dentro de un pequeñovestuario, más como un armario que como una habitación. Había un aparador demadera y una silla y nada más. Todo olía a polvo.Me paré en la mitad de la habitación con mi corazón palpitante.—¿Eso es todo lo que necesitas para sobrevivir? Quiero decir, ¿hay algo que sesupone que haga para crear el trabajo musical? ~ 116 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCarlina rebuscando dentro del aparador. Cerró un cajón y se giró para mirarme,sacudiendo la cabeza.—Es la vida. —Su voz sonó plana—. Gentry no siempre recuerda que estamos aquípero recuerdan una buena actuación. Todo el mundo ama una buena actuación. —Me tiró un paquete de ropa—. Ponte esto.Las tomé. Pantalones de lana negra y una camisa blanca de botones, zapatosnegros, y tirantes. El hecho es que realmente no era su bajista. Yo era callado yflaco y tenía dieciséis años y sentía una sensación nerviosa y tirante en miestómago cada vez que era llamado para responder en clase.Carlina suspiró y retrocedió.—Solo apúrate y póntela.Empecé a quitarme mi ropa. Tiré de los pantalones y abotoné la camisa. Traté deencontrar los broches de los tirantes, pero mis manos estaban temblando.—Aquí —Carlina tomó el broche por mí y lo abrió—. Necesitas relajarte.Cuando estuve vestido, me sentó en el pequeño aparador de madera y buscó unpeine. Empezó a rastrillar mi cabello hacia atrás de mi cara, llenándolo con algunaclase de pomada que olía como a menta, miel y cera. Sus manos se sentían fríassobre mi frente, como si algo se estuviera filtrando sobre mí.Me incliné hacia un lado, tratando de verme en el espejo del aparador.—¿Estás haciéndome lucir como alguien más?—No, todavía luces como tú, pero no tanto para que alguien allí pudierareconocerte, si sabes lo que quiero decir. La mayoría de la gente, incluso Luther noluce como Luther, y yo no luzco como yo de verdad. —Tocó los dientes del peine,engrasando las puntas de sus dedos, girando un mechón de cabello y así éstecolgaba sobre mi frente—. No es un hechizo o un truco, nada cambia. Ellos solo venlo que quieren.Miré hacia mis zapatos relucientes y cuando miré el espejo de nuevo, me reconocía mí mismo, y no lo hice. Había estado acostumbrándome a la forma en que podíalucir como una persona completamente nueva cuando mis ojos estaban de color ~ 117 ~marrón oscuro y mi color era bueno, pero esto era diferente. Mi expresión estabaForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffdemasiado lejana, como si estuviera mirando dentro del espejo, pero alguien másestaba mirando atrás. Sin embargo, lo visual no era reconfortante. La persona en elespejo parecía cansada y sin esperanzas.Carlina bajó el peine y me alejó del espejo. Mantuvo mi cara entre sus manos,sonriendo su extraña y triste sonrisa.—Así que sólo les damos algo de distracción —dije—. Otra mentira.Cerró sus ojos y presionó su frente contra la mía.—No, lo que nosotros les damos es una verdad sin adornos. Ellos simplemente nolo saben. Cuando sales al escenario, estarás más cerca de ti mismo de lo que algunavez has estado, y eso es algo hermoso. Eso es por lo que ellos pagan para ver.Pero eso no me hizo sentir mejor. Mis manos están temblando y mi boca se sentíaseca.—Sin embargo, me siento nervioso. Me siento raro y extravagante e inútil, y nadiequiere ver eso. No puedo ser por lo que ellos pagan.—Entonces tienes que sentirte como eso, luego déjalo ir y has tu trabajo —susurró,y pude sentir su respiración en el puente de mi nariz—. Saldremos al escenario enun minuto, y cuando lo hagamos, tienes que hacerles creer que cualquier cosa queles muestres eres tú realmente, porque a veces creer es solo lo que significa nomorir.Pero había estado esperando a morir mi vida entera. Había pasado añosesperándolo, cualquier día, porque eso era lo que sucedería. Ir al escenario eradiferente. Salir allí, el Starlight estaría oscuro, con las luces brillando bajito y sinlugar para mirar, y eso era algo con lo que no podía vivir y no podía hacer como elavestruz. Ser visto era la peor cosa que podría sucederle a alguien como yo.—Yo sólo… nunca he tocado en frente de nadie antes.Carlina asintió contra mi frente.—Sin embargo, te amarán, justo como nos aman a nosotros. ¿Quieres que teanuncie como un invitado especial?—No, solamente déjame salir con ustedes como si perteneciera a esto. ~ 118 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe dejó ir, entonces se paró, viéndome a los ojos.—Perteneces a esto.Tan pronto como las cortinas subieron, el ruido de la multitud era ensordecedor.Las luces del teatro relumbraban sobre mi cara, y más allá de eso, allí no habíanada más que un mar de voces, y largos chillidos y silbidos.Se suponía que el baterista y yo debíamos ajustar el ritmo, pero Luther era el quehabía empezado la introducción como si le perteneciera, como si fuera su canción,rápida y frenética, lo sabía en mis dedos, aunque no lo sabía por mi oído omemoria. Antes, Luther había reído cuando le pedí ver la lista establecida, peroahora entendí que esa lista establecida carecía de sentido. Ellos solo tocaban lo quesea que sentían que debían tocar.Luther rió, mirando mi cara, conduciéndome a través de cada verso y coro,haciéndome competir con él. Escuché sus cambios y encontré cada contrapunto,haciendo a cada nota retumbar y chirriar porque la canción era sobre el alboroto yestar totalmente fuera de control.La adrenalina estaba cruzando a través de mis dedos, hormigueando en mi sangre.Esto era lo que se sentía ser una estrella del rock.Sin embargo, tan pronto como vino el final de la canción, el sentimiento sedesvaneció, luego desapareció. Dejé la guitarra colgar pesada contra la correa ymis manos se sentían frías y temblorosas de nuevo. De repente, estaba muyconsciente de que estaba parado sobre un escenario en frente de doscientaspersonas, y todo lo que tenía era un Gibson rojo cereza re-hecha y los zapatos dealguien más.Luther sólo movió su guitarra alrededor en un arco, sonriendo a todos en laaudiencia. Entonces fue derecho a “Common People 17”, sin importar que éstasuponía un sintetizador o que era como de hace treinta años y la mayoría de loschicos en Starlight nunca habían escuchado de Pulp. Él solo la escogió y la tocó,haciendo cantar la guitarra en sus manos, mientras Carlina actuaba ambos lados deuna conversación entre una chica rica y un chico de clase trabajadora y gritaba a símisma sobre todas las formas en que ser pobre apestaba. ~ 119 ~17 Common People: Es una canción del grupo Pulp.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffDe vez en cuando, Luther ponía sus ojos en mí e intenté de leer las señales en susmiradas. Seleccionó el tono más rápido, demostrándome cómo cada canción erauna conversación, un debate entre ritmos y tonos. Solo tenía que escuchar y luegoresponder.Tocamos en conjunto, trabajando el uno con el otro, hasta que cambió a una viejacanción de Pearl Jam. Era “Yellow Ledbetter”.La línea del bajo era lenta e inevitable. Golpeé la primera nota y todo el edificiopareció crujir y temblar.Era una canción sobre la pérdida, pero la melodía era dulce, y si Eddie Veddersonaba como una clase de borracho en su versión, Carlina sonaba ronca pero clara.Su voz era como la soledad. Era sentida. Cantó sobre un pasado que no podíasresolver y no querías, y parada sola en la gélida luz azul, ella era hermosa, máshermosa que los espectáculos donde gemía y saltaba, pavoneándose atrás yadelante sobre el escenario, mucho más hermosa de lo que había estado de piecerca de mí en el césped de la iglesia. Con sus manos juntas alrededor delmicrófono, era la parte más real de Starlight, la voz más real en Gentry. Luther yyo facilitamos la melodía, pero todas las notas estaban conducidas hacia ella. Era lamás pura y la más grande verdad, mientras toda la audiencia solo eran chicosvistiendo sus disfraces.Gimoteó el primer coro con su barbilla levantada y su espalda rígida. Entoncesllevó su micrófono más cerca, sonriendo hacia Luther.—Ahora, hazme llorar.Luther sonrió de vuelta. No su sonrisa dentuda y astuta, sino una real, abierta yhonesta. Se inclinó sobre la guitarra y tocó un solo que era solo para ella, una lentaprogresión de notas, corriendo fuerte y agudo hacia arriba.Lo seguí, haciendo mi propia melodía y zumbando por debajo de la suya como unlatido de corazón, dejando a cada nota colgar por minutos o por años. Y luego algosucedió.Ésta no era como las otras canciones. Aquí no había historia, no habíaconversación. Esto era solo el sentimiento, sin palabras o fotografías, y no tenía ~ 120 ~nada que ver con Luther o su guitarra limpia y punzante.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffÉste era el sonido de ser de afuera, de ser un extranjero. Este era el pulso que corríabajo todo y nunca te permitiría olvidar que eras un extraño, que el mundo se heríasolo por tocarte. Sentimientos demasiado complicados para decirlos en palabras,pero se derramaron de los amplificadores, filtrándose en el aire y llenando lahabitación.Afuera en la multitud, todo el mundo había parado de moverse. Se pararon en elabismo, mirándome, y cuando paré de tocar, empezaron a aplaudir.—Mackie —dijo Carlina, viniendo más cerca a susurrar en mi oído—. No puedeshacer eso.—Sin embargo, a ellos les gustó.Ella asintió, tocando el cuello de su vestido.—Es sólo… no es bueno para ellos sentirlo por mucho tiempo. Es agotador sentirseasí.Abajo en el abismo, los aplausos ya habían empezado a morir. La gente estabamirando al escenario a las luces de colores. Luther empezó una frenética versión de“Here Comes Your Man” que sonaba como una juerga de tres días, y ellos separaron alrededor como vacas lecheras.Cuando los Pixies no obtenían una reacción, él sacaba a Nick Cave y luego a NineInch Nails, pero nada parecía tenerlos moviéndose otra vez. Tocó un últimocambio duro, llamativo, y luego terminó torturando “Mr. Self-Destruct” en elmedio de la gente.Detrás de nosotros, el baterista le da al tambor un par de compases más, y entoncesél también se detuvo y se levantó. Los cuatro de nosotros nos quedamos inmóvilessobre el escenario y justo yo tenía que joder un espectáculo sorpresa especial deHalloween, regiamente.Luther disparó a Carlina una mirada desesperada y tiró su cabeza hacia losbastidores.—Tenemos que sacar el piano.Ella sacudió la cabeza. ~ 121 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Hazlo, toca una de esas baladas tristes y jodidas y terminamos. De todos modos,es lo que todos queremos ahora.—Bien —dijo ella en un largo silencio—. Bien, sácalo.Luther y el baterista sacaron un viejo piano vertical de los bastidores y lo pusieronen el centro del escenario. El acabado estaba desapareciendo de la madera enfranjas pálidas.Carlina levantó las manos y separó los dedos sobre las teclas. Entonces encontró elprimer acorde. Era una canción de Leonard Cohen. La conocía pero nunca la habíaescuchado de esta manera. No era amarga o cínica. Era abatida.El piano no tenía micrófono, pero no importaba. Las notas escalaron hasta arriba,estridentes, estallando. El lugar entero estaba en absoluto silencio mientras Carlinacorría a través de la entrada y el primer verso. El sonido de su voz era doloroso.Ella gritaba, lloraba, susurraba aleluya, pero nunca cantó.Abajo en la audiencia, la gente estaba alcanzando a los demás, abrazándose,sosteniéndose las manos. Cerca de la parte de adelante, una chica con el cabelloloco y demasiadas perforaciones estaba llorando tan fuerte que su nariz estabagoteando. El maquillaje de sus ojos parecía misterioso y aterrador, pero su bocaestaba arrugada como la de un niño pequeño.Carlina golpeó las notas, pasando sobre las teclas, pero su voz era alta y clara,hablando sobre ser utilizado, ser rechazado. Cómo cuando amas a alguien, a veceseso significa que te tiran abajo, que te abren, y tienes que dejarlos y no preocupartesobre cuánto eso va a doler.Estaba sosteniendo el mástil del bajo demasiado fuerte mientras llegaba al final.Mis dedos se sentían apretados y pegajosos.—Aleluya —dijo planamente, saliendo con fuerza en la última nota, y luego la dejódesvanecerse.No había nada.Luther y el baterista ya estaban sacando las cosas, pero yo estaba en el borde delescenario, mirando directamente a la multitud. Nadie estaba vestido como ellos ~ 122 ~mismos, pero de repente todos estaban iluminados, iluminados con algo real, susForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffpropias versiones privadas de la canción. Ésta había sacado sus interiores. Me parésobre el piso lleno, mirándolos a todos brillar como linternas con sus historias deamor y sus tragedias.Sólo me quedé mirando hasta que Carlina me tomó del brazo y me arrastró denuevo hacia el pequeño vestidor. Estaba sin aliento y sonriendo, pero su rostroestaba pálido y parecía cansada.—¿Te divertiste?Asentí y desabroché mis tirantes. La habitación estaba fría y la emoción ya estabaempezando a consumirse poco a poco. Me arranqué la camisa abotonada y tomémi camiseta y mi sudadera con capucha.Carlina estaba junto a la puerta, educadamente manteniendo su espalda hacia mí.—Va a haber una fiesta en el abismo esta noche. Algo así como… una post-fiesta.Deberías venir.Reí y sacudí mi cabeza.—Gracias, pero creo que pasaré.—¿Estás seguro? No has tenido oportunidad de vernos cuando somos salvajes. Sellama Mayhem por una razón, ya sabes.Sabía que solo estaba siendo amable, y cuando se trataba de supervivencia, seramable con la gente como Carlina era probablemente mi mejor opción. Sinembargo, eso no significaba que fuera un fanático de la casa Morrigan o decualquier otro lugar donde las chicas muertas se reunían y susurraban detrás desus manos y mujeres mutiladas flotaban en las piscinas. No estaba seguro de quequisiera ver la versión salvaje.—Pasaré esta vez.Carlina se encogió de hombros.—Haz lo que quieras, pero no seas un extraño. Nuestra casa es tuya también.Y de alguna extraña manera, no me cabía duda. ~ 123 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando estaba de vuelta en mi propia ropa, me senté en el aparador, mirando elextraño reflejo que estaba empezando a lucir como yo otra vez.—¿Esto fue mágico, verdad, lo que sucedió ahí afuera?Carlina sonrió y se encogió de hombros.—Supongo. Por mucho que la música casi siempre es mágica. O siempre, quierodecir. La música es nuestro mejor lenguaje. Es sólo lo que hacemos.—Podrías obtener el mundo con lo que haces.Ella rió, mucho más suave, mucho más tímida de lo que jamás la habríaimaginado.—Gentry es suficiente. ~ 124 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 14 Colisionando Traducción por †DaRkGirl† y cowdiem Corregido por Emii_GregoriC uando volví a la multitud, nadie se fijo en mí. Llevaba mi bajo y mi cabello pegajoso con pomada, pero todo lo demás estaba normal. Me di cuenta que estaba sonriendo, lo cual era extraño y más extraño eradarse cuenta que en verdad lo sentía. Por lo general, solamente sonreía cuandootras personas estaban ahí para verme. Cuando era lo que esperaban de mí.Alguien tocó mi hombro y cuando me di la vuelta, Tate Stewart estaba muy cerca.—Eres tú. —Su voz era baja—. No estaba segura.Mi corazón estaba latiendo rápido pero estable. Un buen ritmo y no uno titubeante.Me sentía diferente y nuevo, como si pudiera ser otra persona. Sobre su cabeza,pude ver a Drew y a Danny en la mesa más alejada de la piscina. Drew me miró ysonrió, luego me saludo de nuevo.No fui de inmediato. En cambio me quedé en el medio de la pista, mirando a Tate.Ella me miró con tal fuerza que tuve una idea de lo que estaba viendo a través delas capas de cosas sin sentido, de cosas ordinarias, llegando al fondo de lo quesentía por ella—lo que sea que estuviera sintiendo—como si estuviera ahí en misojos si se me olvidaba parpadear.Su cara estaba cerca de la mía.—No te entiendo —ella dijo—. Pasas cada día en la escuela tratando dedesaparecer y ahora estas bailando en el escenario, como una jodida estrella derock ¿Cómo si no tuvieras nada que te retenga? Quiero decir, ¿quién eres tú?No había nada que decir ante eso. No sabía qué actuación había estado viendo—pero yo no me había sentido libre de preocupaciones—ni siquiera un poco cerca. ~ 125 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffElla negó con la cabeza y se dio la vuelta, en incluso con el feroz ceño fruncido,incluso buscando disgustarse con migo, casi quería seguirla. En un despliegue sinprecedentes de buen juicio, me dirigí hacia donde Danny estaba inclinada sobre lamesa, alineando un combo.—Lo hiciste bien —dijo sin mirar arriba. El disparo fue hacia la bola ocho ydespués a la bola dos en el hueco de la esquina. Él hizo un puente abierto con laparte superior de su mano y la hundió.Le miré con la cabeza inclinada y le sonreí más amplio.—¿Me reconociste?Danny se enderezo y me dio una aburrida mirada de incredulidad.—Bueno, sí.—Jesús —Drew dijo—. Nosotros sólo te vimos en la fiesta anoche. No estamosseniles.—¿No me veo diferente?Danny dejó su taco en el suelo.—De hecho sí, te ves pero diferente de buena manera. Estás feliz, Mackie, nisiquiera puedo recordar la última vez que fuiste feliz.—Sólo… me siento mejor últimamente.Drew estaba jugando con la tiza, haciendo rayas azules en la parte posterior de sumano con la punta de sus dedos.—Eso está bien —dijo él, pero sin mirarme a los ojos.—¿Qué? ¿Cuál es el problema?Danny sacudió la cabeza.—Nada. Sólo se cuidadoso. ¿Sabes?Asentí con la cabeza y esperé a que me dijera de que debo tener cuidado, pero élno dijo nada más y ambos volvieron a estudiar la mesa. ~ 126 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffDespués de un minuto, Drew miró hacia arriba de nuevo. Miro en la dirección deTate y el Árcade 18, luego levantó sus cejas.—¿Qué diablos está pasando entre ustedes dos? Sigo esperando que alguien sueltelas granadas.No respondí. No había realmente una palabra definir donde estábamos, exceptoque era estúpido y confuso y Tate tenía una manera de levantar su barbilla, que mehacia querer estar más cerca de lo necesario.Fuera de la pista de baile, me abrí paso entre la multitud evitando a los chicos de laescuela y a los extraños.Tate estaba en el Árcade jugando Earthshaker pinball, tumbando los cuarteles conuna precisión de hielo.—Hola —dije cuando llegué a su lado.Ella retiró el embolo con el resorte y disparó la primera bola en un mar de destellosde luces y sirenas de plástico brillantes. Me incliné en el borde sobre la partesuperior de la maquina.—Así que, ¿te gustó el show?Se inclinó sobre el juego, observando la bola mientras chocaba a través de uncampo de minas y campanas.—Fue bastante bueno si estás en ese tipo de cosas.—¿Qué clase de música te gusta?—Lo que sea, muchas cosas. ¿Podrías alejarte del vidrio?El sonido de su voz me dio escalofríos en la parte posterior de mi cuello, y eradifícil saber si era por los nervios, porque casi me gustaba. Me situé junto a lamáquina de pinball y observé la bola correr por los obstáculos y trampas.El tónico de la Morrigan estaba empezando a desaparecer, y la sensación eradesconcertante pero no desagradable. Me sentía tranquilo y libre, como estar soloun poco borracho. Yo estaba en ese momento perfecto donde el mundo es ~ 127 ~18 Arcade: Es el término de las máquinas recreativas de videojuegos o también llamadas maquinitas.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffmanejable y nada parece abrumador o malo. Me quedé en el Árcade, observando aTate, trabajaba en las aletas como si fuera un asunto serio. No dijo nada más.Cuando la última bola había desaparecido por la maquina, ella suspiró y se girópara enfrentarme.—¿Qué? ¿Qué quieres?—¿Me darías un aventón a casa? —Las palabras estaban fuera antes de que tuvieratiempo de considerarlas.Su rostro era imposible de leer, cambió para mirarme fijamente, su mentón estabatan obstinado que quería tomarla por los hombros solo para que dejara de mirarmeasí.Después de una larga pausa llena de sirenas de juegos de flipper y lucesrelucientes, ella asintió.Estábamos a solo una cuadra de Starlight cuando se me ocurrió que podría habertomado una mala decisión. El espino se estaba gastando mucho más rápido que lohabía hecho la noche anterior y estaba la euforia de estar jugando por unamultitud. Cada sección desnivelada del camino, cada bache removía el auto ysacudía a través de mis huesos.Tate no parecía notarlo. Ella miraba fijamente hacia adelante, mirando a través dela lluvia en el parabrisas, hablando sobre la escuela y varias películasindependientes. Su voz era ligera como si no estuviera apurada, esperando por elmomento perfecto. Ese momento donde ella lanzaría alguna pregunta crítica y yono tendría más opciones que responderla. El aire estaba pesado con el aroma delhierro. Yo lo tragué y abrí un poco la ventana.Estábamos a seis calles de mi casa cuando el arrepentimiento golpeó, nauseabundoy oficial. Cerré mis ojos y conté hacia atrás, tratando de mantener los tembloresbajo control, sacar el aire malo de mis pulmones. Algo se removió en mi estómagoy traté de ignorarlo, tomando lentos y profundos respiros. Estaba sudando.Cuando la tibia y retorcida cosa se movió de nuevo, aclaré mi garganta.—Tate, ¿puedes estacionarte? ~ 128 ~—Hey, hey, ¿qué pasa?Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Me siento bastante enfermo. —Lo cual era una enorme subestimación. Lasensación que tenia no era como ninguna de las reacciones que había tenido,incluso al hierro de la sangre o al acero inoxidable, incluso en mis peores días.El mareo venia en ondas, haciendo todo deslizarse. Había estática de radio en misorejas, una lluvia de puntos negros se abrió paso y lo cubrió todo. El olor a metalllenaba mi boca y nariz. Estaba bajo mi piel, en mi sangre, pulsando en misarticulaciones, mis huesos.Tate se estacionó en un desnivel y puso el piloto en estacionar.—Es esto…Pero yo ya estaba tirando de la puerta.Logré salir pero casi no me podía mantener de pie. En la oscuridad, la tierra seinclinó hacia mí. Caí de rodillas y me quedé muy quieto hasta que la peor partepasó y estaba lo suficientemente estabilizado como para recostarme. Necesitabaestar en algún lugar tranquilo y solitario. Necesitaba acurrucarme en unahabitación oscura sin movimientos ni sonidos.Presioné mi rostro en el césped y respiré los verdes aromas de las hojas y raíces ytallos. La lluvia se sentía ligera y fría en mi rostro. Necesitaba la Morrigan.—Mackie, ¿estás bien?Tate estaba arrodillada sobre mí, estirándose como si quisiera poner su mano en mihombro, pero asustada de tocarme. Yo estaba temblando en fuertes ydesgarradores espasmos.Apreté mis ojos con fuerza y traté de quedarme muy quieto. Cada vez querespiraba, desencadenaba una tormenta en mi pecho.—Mackie, dime si estás bien. —Su voz sonaba apretada.El dolor en mis rodillas y codos estaba empeorando, yendo desde bajo y doloroso aalgo más como ser golpeado con un martillo. La miré y traté de encontrar algo quedecir que la hiciera para de hablar. Estaba asustado de cómo sonaría mi voz. ~ 129 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffElla tomó mi mano, sus dedos deslizándose sobre mis nudillos, mi palma. Su toqueno fue rudo, pero la presión hizo que el dolor se elevara por mi brazo y yo mealejé, mordiendo el interior de mi labio.—Tus manos están frías —ella dijo.La preocupación en su voz hizo que mi garganta doliera peor. Apreté mis ojoscerrándolos y recé porque ella se fuera, que me dejara de modo que pudierarecuperarme y descubrir que hacer. Su preocupación me hacía demasiadoconsciente de cuan mala era la reacción. Me quitaba el aliento. Necesitaba que ellase fuera, pero nada la haría hacer eso. Incluso si hería sus sentimientos, si lallamaba de las peores formas en las que pudiera pensar, ella solo no se iría porquele dijera que lo hiciera. Su rostro era un ovalo blanco flotando sobre mí. El únicolugar de ayuda era la Casa de Mayhem.—Tienes que irte —dije, dejando mi voz lo más estable que pude.—¿Perdón? No puedo solo dejarte en el costado de camino. Jesús, creo que estásentrando en shock. Si estás herido o enfermo, necesitas que alguien esté contigo.—Tate, escúchame. Necesito que encuentres a Roswell y lo traigas aquí, ¿bien?—Mackie, me estás asustando.—Por favor, sólo ve por Roswell.A ella no le gustó, pero se levantó, luciendo mas asustada de lo que nunca la habíavisto, y se encaminó a su auto.Cuando el Buick se alejó de la curva, cerré mis ojos. Suspiré, este miserable ytembloroso suspiro que sonaba para nada a alivio. Era ligero, lo cual hizo muchomás fácil pretender que estaba viniendo de algún otro lugar y que estaba dormido,quizás en casa, soñando la forma en que mi pecho parecía apretarse y detenerse. Elaire era demasiado espeso como para respirar, casi como agua, y la tierra habíaparado de sentirse fría.Giré mi rostro hacia el césped y me pregunté si era así como la gente se sentíacuando ellos sabían que iban a morir. ~ 130 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffParte 3Los muertos inquietos ~ 131 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 15 La post_fiesta Traducido por Petty Corregido por AishliinE stuve en el suelo demasiado tiempo, con mi cara contra la húmeda hierba y la lluvia mojando mi ropa. Sabía que si me quedaba, Tate volvería con Roswell, y luego querrían llevarme a casa o, peor aún, a la sala de emergencia.Tenía que levantarme y moverme. Fue un proceso de múltiples pasos y doloroso,pero lo hice. La calle estaba vacía y la lluvia lo desorientaba todo. Estaba paseandopor los parches de luz y profundas sombras. El alumbrado público zumbaba tanfuerte que mis articulaciones me dolían cada vez que pasaba uno. Yo estaba en laCalle Welsh, luego, Orchard, entonces, bajé el barranco y crucé el puente peatonal.Mis rodillas se sentían débiles, y todas las veces que había pensado en micondición o la posibilidad de que puedo morir, no había entendido lo quesignificaba. No había entendido lo mucho que quería vivir.El suelo estaba resbaladizo y fangoso, pero lo hice, deslizándome por el caminoempinado hasta el fondo del barranco. La escoria es una forma vaga, que seavecina. Nunca se había visto tan acogedor.Me dejé caer contra la base del cerro, descansando la cabeza sobre la gravillasuelta. No había nada que me indicara dónde había estado la puerta, nada paracoger o agarrar.Tendido en el esquisto, trataba de pensar qué hacer. Estaba empezando a perder lasensibilidad en mis manos cuando oí el crujido de los pasos, no en la quebrada,pero desde el interior de la colina. La grava se deslizó fuera y la puerta se abrió,mostrando un rectángulo amarillo de la luz.Era Carlina.—¿Decidiste venir después de todo? —dijo, sosteniendo una linterna de modo quefijó un círculo de luz sobre los dos—. Te ves un poco mal. ~ 132 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí con la cabeza, moviéndome con dificultad, estando sentado, tratando derecuperar el aliento.—Por favor, ¿crees que podría recibir el pago ahora?Carlina estaba en la puerta. La linterna era tan brillante que era difícil verle la cara.—¿Qué has estado haciéndote a ti mismo? No, no importa. Será mejor que entres.Con mis pies vacilantes la seguí al interior.Cerró la puerta detrás de nosotros, entonces, se volvió hacia mí.—¿Qué te pasa? ¿No guardas nada en la mano para primeros auxilios?Negué con la cabeza.Con un suspiro, ella sacó una botella pequeña de su bolsillo y lo abrió.—Bueno, respira hondo.Mantuvo la botella delante de mi cara y respiré, sintiendo mis pulmonesexpandirse. No era el analéptico, pero el olor de las hojas verdes se precipitó sobremí y luego un gran alivio, estremeciéndome de alivio por finalmente estarrecibiendo suficiente aire.Cuando había regresado el aliento y estaba de pie, en posición vertical sin usar lapared, Carlina me tomó por el codo y me empezó a llevar hacia abajo, hacia elvestíbulo.—¿Estás mejor?Asentí con la cabeza, todavía un poco aturdido por la diferencia entre larespiración y la sofocación.Carlina me llevó hacia abajo, hablando en voz baja, moviendo la cabeza.—¿Qué pasa con los chicos? ¿Por qué siempre tienen que llevar las cosas hastadónde pueden llegar? Sólo porque no eres completamente anormal ya, no te haceinvencible. ~ 133 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí con la cabeza otra vez y siguió a lo largo del túnel y por el vestíbuloprincipal en la enorme sala, de techo alto, donde el suelo estaba cubierto decharcos y el agua brotaba de la tierra.La sala entera estaba llena de gente, hablando y riendo. Algunos de ellos estabantocando violonchelos y violines, y en una esquina, una chica con el pelo largo,fibroso, estaba ajustando un arpa vertical, pero la mayoría de ellos sólo estaba depie alrededor en pequeños grupos, y parecían felices. El suelo estaba cubierto decharcos de agua intermitentes y hojas de otoño brillantes a la deriva.La Morrigan estaba sentada junto a una de las piscinas oscuras. Se había quitadolos zapatos y los calcetines y arrastraba sus pies en el agua. Ella estaba jugando conun barco de papel doblado, empujándolo hacia atrás y adelante a través de lasuperficie con un palo.Carlina puso su mano sobre mi hombro.—Aquí, siéntate. Tendré a Janice tomándote un poco más del espino para ponerlasa revolverse.Me hundí en el suelo, con cuidado de escoger un lugar seco, y apoye la espaldacontra la pared. Fue bueno poder volver a respirar, pero estaba agotado.La Morrigan miró por encima del hombro y me vio. Ella se levantó y corrió por lahabitación, trepando por mis piernas y secando sus pies mojados contra las botasde mis vaqueros.Me dio un enorme beso en la mejilla y se sentó en mi regazo para ver al gentíopululando. Me recosté contra la pared y la dejé abrazarme alrededor del cuello.Todavía estaba húmeda y fría, y estaba muy caliente.Algunas de las niñas muertas estaban chapoteando en la piscina de la Morrigan,riendo y tratando de empujar a las demás. La niña rosa de la fiesta de Halloweense escabulló entre ellas, aun con su vestido de princesa y agitando su varita deestrellas.En otra piscina, más lejos a lo largo de la sala, una niña de cara azul surgió poco apoco, saliendo del agua en silencio fantasmal. Su pelo era de color verde en polvode moho y su nariz había comenzado a pudrirse en algunos lugares. ~ 134 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa Morrigan me apretó la cara entre las manos.—¿No estás satisfecho contigo? Tú hiciste esto—tú y los otros jugadores—hashecho a todos muy contentos.No sabía cómo responder a eso. Había algo inquietante en ser responsable de lasniñas parcialmente descompuestas nadando.La Morrigan apoyó la cabeza en mi hombro.—Ellos están felices —dijo—. La actuación fue todo un éxito, y todo el mundo sesiente muy feliz ahora mismo.Entre la multitud, una chica con una falda con rotos irregulares y sin piel en lascimas de la clavícula levantaba un vaso sobre su cabeza. Tenía el pelo arreglado enuna corona trenzada en la cabeza y los rotos mostraban a través de la teladeshilachada de la falda como huesos.—¡Una maldición en la Casa de la Miseria! ¡Que Dios derribe la bruja y sucorrupción!Eso hizo reír y gritar a otras niñas, lanzando puñados de hojas de color rojo ynaranja, salpicando entre sí.—Déjenla podrirse —cantaban—. ¡Qué se pudra en la Casa de la Miseria!Sonreí con inquietud a la forma en que las niñas aullaban y bailaban, pero laMorrigan sólo suspiró y jugueteó con su bastón.—¿El qué? —le pregunté—. ¿De qué están hablando?—Es propiamente llamado Misterio —dijo la Morrigan—. La venerable casa de mihermana, de la cual ellas deberían hablar con reverencia. En cambio, se ríen yhacen bromas con ella, pero es sólo porque les da miedo.—¿Por qué tienen miedo de ella?—Porque se lo gana. —La cabeza de la Morrigan pesada en mi hombro y ellaestaba hablando alrededor de su dedo pulgar—. Me asusta también, llegando a esepunto. ~ 135 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffJanice se abrió paso entre la multitud hacia nosotros. Aún estaba descalza, perohabía cambiado su traje de mameluco, o al menos se puso un vestido sobre este.Tenía el pelo recogido, y llevaba un amplio abanico, pintado. Se veía encogida ycon sueño. La botella que sostenía era mucho más grande que los frascos pequeñosque me había dado antes.—He aquí las noches salvajes y el mundanal ruido —dijo ella, dándome labotella—. Podrías seguir poniendo eso bajo un buen uso. Y tú —le dijo a laMorrigan—. Déjalo en paz hasta que haya tenido la oportunidad de recobrar elaliento.La Morrigan me dio una palmadita rápida en la mejilla. Entonces, se levantó y sefue saltando de regreso a su piscina y su barco.—Recupérate —gritó por encima del hombro, agitando el palo.Rompí el sello del analéptico y tomé un largo trago.Mi evidente alivio hizo reír a Janice.—Si vivieras aquí como un apropiado niño feo, esto no te sucedería.Luther y Carlina venían juntos. Estaban tomados de la mano, inclinándose unocontra otro mientras caminaban.Janice negó con la cabeza hacia ellos.—¿Has hablado con éste? Vive en la ciudad como un local.Luther rodó los ojos.—Por qué, no tengo ni idea. No puede ser agradable o fácil. Eres tan malo como ellunático, Caury.Miré hacia él.—¿Kellan Caury? ¿El tipo de música Hannover?Luther asintió con la cabeza.—Era un extraño. Pensó que podría vivir en la parte superior si sólo bebía susrestauradores y jugó bien con la gente del lugar. Y mira donde lo llevo. ~ 136 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMiré a la botella. No se podía negar que todo lo que Caury había creído, lo habíaconseguido en algún sucio lugar.Sobre la piscina, la Morrigan y la niña estrella habían dejado caer sus juguetes ysaltaban alrededor de un círculo, sosteniendo a la otra de las manos.Janice, miraba como ellas giraban y luego caían.—Ella es una pequeña cosa dulce. Petulante para tratar como el diablo, a veces,pero nunca abusa de nosotros o pide más de lo que podemos dar. Ella se preocupapor nosotros.—¿Por qué utilizarla para la música? —le pregunté—. Quiero decir, ¿el pueblorealmente lo necesitan?Fue Carlina quien respondió.—Cuando tocamos para ellos, les damos algo raro y maravilloso, y, a cambio, nosdan su admiración. Sé que sentiste eso esta noche. Debes saber que eres de aquí,con nosotros, tocando por su admiración y ayudando a mantener la paz.Luther pasó el brazo por su cintura y la atrajo contra él, inclinándose para besarla.Miré hacia otro lado porque parecía de mala educación verlos. Cuando se besaron,eran completamente inconscientes, manteniéndose en como ellos se amaban. Memolestaba caer en la cuenta de que en mi propia experiencia, no amaba a nadie,incluso mi propia familia, sólo me hizo sentir una especie de incomodidad yvergüenza.En la Casa de Mayhem, era diferente. No era vergonzoso ser extraño o no naturalporque todos los demás lo eran también.Cuando me sentí mejor, me levanté y crucé la sala para sentarme en el borde de lapiscina de la Morrigan, mirando el barco de papel. Estaba pintado con cera paraque sea resistente al agua, pero no podía durar para siempre, y la parte inferior seestaba empezando a mojar.La post-fiesta quedó sin energía y la gente empezó a seguirlo, dejando el salón dedos o tres. Otros yacían enredados juntos en el suelo o sujetándose uno al otrocontra las paredes. ~ 137 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSin embargo, las chicas azules no parecían estar incluidas en la diversión. Inclusoen la Casa de Mayhem, los muertos no eran populares en las fiestas.En un rincón, Carlina todavía tenía sus brazos alrededor del cuello de Luther. Ellalo besó con avidez, tirando de su boca a la suya, y su rostro óseo y los dientesirregulares no importaban, porque ella era lo suficientemente hermosa para losdos.La ola inicial de euforia de los analépticos onduló fuera y empecé a preguntarmeacerca de Tate. Lo que había pensado cuando había llegado de nuevo al lado de lacarretera con Roswell y encontrarme desaparecido. No había tenido otra opción.Era llevarme a mí mismo a algún lugar donde alguien me pudiera ayudar opermanecer en el lado de la carretera hasta que me desmayara. Incluso ahora, meacordé del dolor, el terrible peso de mi pecho, como si nunca fuera a ser capaz derespirar de nuevo.No quiero estar tan involucrado en lo que le pasó, pero sus ojos eran difíciles deolvidar. Su dolor era casi como una cosa sólida, y no podía dejar de pensar en ello.Miré hacia abajo en el agua, tratando de ver el fondo. La piscina estaba demasiadooscura para ver mucho, pero había una serie de medidas poco profundas cortadasen una de las paredes, que llevaban hacia abajo.—¿Por qué hay escalones?La Morrigan me dio una mirada de perplejidad.—Para ir hacia arriba y hacia abajo.— ¿Por qué querrías subir y bajar en el agua, sin embargo?La Morrigan golpeó el barco de papel con el palo, haciéndolo tambalearse y girar.—El agua no siempre estuvo ahí. Mi noble hermana me ha estado castigando conuna inundación. Los pisos inferiores no se pueden utilizar ahora, excepto por losmuertos inquietos, porque no tienen problemas con el inconveniente de larespiración.—¿De dónde viene? —dije, mirando el barco, cuando vaciló y giró.—De todas partes. Se cae del cielo y se filtra desde el suelo. ~ 138 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿No te preocupa que vaya a inundarte?—Cederá pronto y se cansará de abusar de nosotros. Tal vez incluso se arrepentiráde su ataque de resentimiento. Hasta entonces, estamos totalmente adaptados. —La Morrigan sonrió y dio patadas con sus piernas, golpeando las plantas de suspies contra la superficie de la piscina—. Mi hermana comete el error de suponerque porque vivimos de una manera, estamos obligados a ello, pero eso no es así.Nos da los cadáveres de los niños y los criamos. Nos da agua y aprendemos anadar.—Es una gran cantidad de agua, sin embargo. Quiero decir, ¿qué vas a hacer si nose detiene?—Será más amable después del Día de los Difuntos. Una vez que reciba su bebida,nosotros podríamos incluso convencerla de sea más moderada con la lluvia.—No conocía el Día de los Difuntos. ¿Es eso lo mismo que Halloween?La Morrigan se echó a reír y me tocó la cabeza con su bastón.—No seas tonto. Halloween es sólo otro nombre para la Víspera de Todos LosSantos, cuando los lugareños queman sus linternas y tiran los huesos de su ganadoen el fuego para mantener a los demonios a distancia. Luego viene día de Todoslos Santos, para que el piadoso sea venerado y santificado y sus dedos cortados ymantenidos como reliquias. Y muy de último, el Día de los Difuntos, para el restode nosotros.—¿El resto?La Morrigan asintió con la cabeza.—Las criaturas de la tierra. Todos los Santos es cuando mi hermana renueva sudominio sobre la ciudad y sacrifica una ofrenda a sí misma. Es cuando nosreunimos en el cementerio y quemamos salvia y ruda. Y entonces, justo antes deque salga el sol, somos testigos del derramamiento de sangre, y el mundo es mejorotra vez.Lo dijo como si estuviera recitando un poema o contándome algún tipo de historiaen vez de discutir algo que sucedió en una ciudad de acero envejecido sobre unabase regular. ~ 139 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLe di una mirada dura.—¿Y no ves nada de malo en eso? La Dama se lleva a los niños para que puedamasacrarlos, y estás bien con ello. Actúas como si lo que está haciendo es normal.Sigues diciendo que es tan mala, que está tan fuera de línea… entonces, ¿por qué nohace alguien algo al respecto?Vi su cara, la forma en que mantuvo tocando su boca, como si estuviera tratandode cubrir los dientes sin querer.—Hazte un favor y mantente fuera de su camino. Ella es dura, cruel y te castigarácon tanta facilidad como respirar. Tiene al niño en su casa y lo mantendrá a salvohasta la noche del ritual y la sangre.—Por lo tanto, ¿estás diciendo que todos, sólo vais a estar alrededor y dejarlamatar a un niño pequeño? —Pensé en los ojos duros de Tate, su insistenciadesesperada de que la niña que había muerto no era su hermana. Mi mamá nohabía querido hablar del tema, pero los niños eran reemplazados de alguna parte.No sólo desaparecen. Si había algún propósito o razón para las sustituciones,entonces, Natalie estaba viva en este momento, esperando a alguien que recoja susangre.La Morrigan se puso de pie, levantando el bastón como una espada o un cetro.—No hay nada que puedas hacer por ese niño. Mi hermana es una bestia malvadauna mujer, y sólo llegarás a dañarla si la atraviesas.—Estamos hablando de matar a una niña. Hija de alguien. —Respiré hondo y cerrélos ojos—. Hermana de alguien.—Y es sólo una pequeña cosa en el gran diseño del mundo. Una cosa muypequeña, cada siete años. Que costo insignificante para pagar por la salud y laprosperidad.Janice llegó rondando y se sentó a mi lado, metiendo los pies en la piscina.—La ciudad necesita esto, Mackie. Todos necesitamos esto.—Entonces, ¿todos ustedes se alinean en el cementerio y queman salvia y matanniños? Eso está muy bien. Eso es realmente asombroso. ~ 140 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—No lo estamos haciendo.Podía sentir mi garganta ponerse tensa, casi como si me fuera a reír, pero no deuna manera en la que todo es alegre y chistoso.—Estás dejando que suceda.Janice suspiró, poniendo su mano sobre mi brazo.—No estás pensando en esto de una manera racional. Todo el mundo se beneficia.Nosotros, la Casa de la Miseria, la gente del lugar y la ciudad.—No —dije—. No beneficia a la ciudad. Duele y los aterroriza. ¿Cómo pueden serfelices cuando alguien está tomando sus hijos?La Morrigan asintió con impaciencia.—Es por eso que tenemos la música. La Dama castiga al pueblo, pero los hacemosfelices de nuevo.—¿Y nunca se os ocurrió hacer que no sean miserables en el primer lugar?Janice negó con la cabeza.—No entiendes, esto es lo que hacemos.—¿Sí? —dije—. Bueno, no es lo que yo hago.La Morrigan llego hasta mí, aferrándose mi muñeca. Su mano estaba húmeda dechapotear en el agua, pero todavía estaba caliente.—Oh, no seas odioso. Sabes el curso de los acontecimientos, tan bien comonosotros. Sabe la forma en que esto tiene que terminar.—Sí, lo sé. —Saqué sus dedos de mi brazo y me puse de pie—. Me voy. ~ 141 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 16 Bastante normal Traducido por vapino Corregido por AishliinS alí de la quebrada en Orchard y me dirigí hacia la casa. Me sentía enojado y disgustado, o sea, asqueado. No estaría involucrado con algo tan feo… no podía ser. Pero la Casa de Mayhem era todavía de donde venía y como habíaterminado en Gentry en primer lugar. Si quería estar sano, tenía que trabajar parala Morrigan, pero el solo pensamiento me hacía sentir enfermo.Esperaba poder hablar con Emma, pero no quería hablar acerca de ninguna de lascosas que actualmente me estaban molestando, y de todos modos, no se levantaría.Cuando comprobé mi teléfono, eran las dos cuarenta y cinco. Seguía lloviendo,pero había otra novedad.Un auto bajaba la calle hacia mí, el haz de luz amarilla de sus faros brillando bajola lluvia. Se detuvo tan bruscamente que el frente del neumático del acompañantechocó contra la acera y rebotó.Tate salió y cruzó la calle, dejando el Buick aparcado torcidamente en el carril parabicicletas.—Hey —llamó ella, capoteando en la cuneta y en la acera.Me paré y esperé.Cuando me alcanzó, estaba con las manos en las caderas. Se había puesto enpeligro y ellos pulsaban detrás de ella en la llovizna, parpadeando y como si fueraun latido de corazón de naranja plano.—Tengo tu bajo.Esperé para poder preguntar qué hacía ella fuera tan tarde, conduciendo por símisma.—¿Sabes qué hora es? ~ 142 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffElla entrecerró los ojos.—Si, a decir verdad. Es la mitad de la maldita noche. ¿Qué demonios te pasó?Me encogí de hombros y traté de parecer ilegible.—Tú no pudiste fingir eso —dijo—. Eso, que pasó en el auto, eso fue real.Asentí.Ella restregó su pelo mojado lejos de su frente.—Bueno, ¿estás bien?—Estoy bien. No te preocupes por eso.Se volvió y miró sobre la subdivisión y el camino, sacudiendo su cabeza.—A ver, ¿qué te pasa?No le respondí de inmediato. Tenía la sensación de que incluso si lograba contestarsin usar datos concretos, solamente acabaría con reformular la pregunta y mevolvería preguntar otra vez, así que salté a la parte más básica de la misma.—¿Nunca ha habido algo acerca de ti—o acerca de tu vida—que realmente odies?Ella se rió, una corteza poco nítida de una carcajada.—Dios, ¿por dónde empiezo? —Seguía mirando hacia mí, con una especie desonrisa, y luego le cambió la cara.—¿Qué?—Nada. Solamente, tus ojos son realmente oscuros. —Su expresión era pensativa yun poco preocupada, como si no me condenara o me juzgara, solamente memirara.Tomé una respiración profunda y puse mi mano en su brazo.—Quiero hablar contigo acerca de Natalie. —La conduje hacia al borde del céspedde la Sra. Feely—. Aquí, siéntate.Ella miró poco convencida, pero se sentó sobre el terreno y yo me senté junto a ella. ~ 143 ~—¿Puedo hacerte una pregunta primero? —dije.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsintió y dio un tirón en lo alto de un puñado de hierba muerta, mirándome dereojo. Había dejado de reír.—¿Qué harías si te dijera que alguien tomó a tu hermana… que tú tienes razón, yéste es un pueblo de mierda que deja que pasen cosas terribles, dejándola en malascondiciones? ¿Haría alguna diferencia? ¿Ayudaría esto?La lluvia empezaba a tocar desde el camino en pequeñas salpicaduras, captando elresplandor del los riesgos de Tate. Abajo en la intersección, el semáforo se pusorojo y el pavimento de repente se parecía a la sangre. Tuve la impresión que habíaestado lloviendo toda mi vida.Tate no respondió, sólo sacó otro puñado de hierba. Su expresión era glacial.—¿Qué estás pensando? —Sonaba como si estuviera susurrando, aunque yo noquería hacerlo.—Nada —dijo de un modo realmente miserable, pareciendo resistente y desvalidaal mismo tiempo—. Sólo pensaba, tienes razón. Esto no importa. Si sabes algo o sino… eso no importaría porque ya pasó. Nadie podrá haberla salvado.Hace dos días, yo habría pagado por haberla oído decir que lo había dejado ir yempezaba a aceptar la situación como era, por lo que podría dejarlo ir y podríaseguir adelante. Ahora, todo había cambiado. Si la Morrigan estaba en lo correcto,entonces Natalie aún estaba con vida, por lo menos hasta el viernes en lamadrugada, y yo estaba a un mundo de distancia de saber qué hacer al respecto.Cuando alcancé la mano de Tate, me dejó cogérsela.—Sólo quiero saber cómo ocurrió. ¿Cómo algo así puede suceder?No sabía que decir, solamente la agarré, alisando mi pulgar sobre la espalda de sumano.—Esto no es personal o malicioso. Es sólo algo que ocurre. Otras personas tienenhuracanes y terremotos.Ella asintió, mirando hacia a la calle. Tenía una expresión que reconocía, cuandosostenía su aliento. Con mi mano libre, la alcancé y toqué su cabello. Era más suavede lo que parecía. Aparté un mechón de su cabello de su cara y ella cerró sus ojos. ~ 144 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Este lugar está tan lleno de hipócritas, es increíble. Son muy buenos en lascazuelas de beneficencia y los funerales, pero nunca hacen nada para detenerlo.Sólo dicen “Que triste”.Solté su mano y puse mi brazo alrededor de ella. Me preguntaba si iba a empezar allorar. Emma lloraba por todo, incluso películas de animación y la publicidad delas tarjetas de felicitaciones, pero Tate no era así. Se sentía más suave y máspequeña de lo que esperaba. La tiré contra mí, moviendo mi mano arriba y abajopor su brazo.—Yo te creo. Desde el principio.—¿Por qué no, sólo lo dijiste, entonces? Quiero decir, tú podrías haber dicho eso.Ella descansó su cabeza sobre mi hombro, y durante un segundo esto era todo loque yo hubiera querido de la vida. Entonces, sentí un pinchazo, quemando dedolor por mi camiseta. Contuve mi aliento y traté de no arruinar el momentolanzándolo lejos.Se apoyaba contra mí y su voz era muy suave.—Yo no estaba tratando de culparte. Solamente pensaba que podrías saber lo queocurrió, eso fue todo. No fue por ti. Ya sé eso.Asentí, rechinando los dientes contra el dolor punzante en mi clavícula. Ella deberíaculparme. Ahora es cuando ella debería lanzar un ataque, exigiendo saber todo loque sabía porque finalmente sabía que algo era definitivo y concluyente. Y ella notenía ni idea.Se movió y el dolor se expandió a lo largo de mi hombro y a lo largo de mi pechocomo una descarga eléctrica, aquellas paletas, como el EMT gritando claro. Jadeé yla dejé ir.Se apartó de mí rápidamente, mirando al suelo. Tenía una cadena de bolasmetálicas alrededor de su cuello, metida por debajo de su camisa. Queríaexplicarle, pero las palabras eran prácticamente inexistentes. Me levanté.—¿A dónde vas? —Su voz sonaba ronca.—A ninguna parte. Vamos a dar un paseo. —Me agaché, ofreciéndole mi mano—. ~ 145 ~No creo que pueda volver en tu auto. ¿Tienes ganas de caminar a mi casa?Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffUna vez que se puso de pie, trató de irse, pero la agarré. Por un segundo, nosotrosestábamos de pie junto al camino, sosteniendo nuestras manos. Entonces, tiró de sumano con fuerza, como si no pudiera estar el suficiente tiempo dejándome que latocara.Bajamos por la Calle Welsh, hacia la iglesia, sin hablar mucho. En el cementerio dela iglesia, nos detuvimos, parándonos fuera en la acera.Tate cabeceó con la cabeza hacia el pequeño cementerio.—Ellos pusieron el cuerpo allí. Puedo mostrártelo si quieres.Sacudí mi cabeza.—No hace falta.—Te prometo que no voy a hacer nada muy femenino y emocional, como unadesvalida, y…—No puedo entrar el cementerio.La mirada que me dio fue espectacularmente impresionada.—¿De qué estás hablando? Tu padre es el ministro. Puedes ir adonde quieras.—Es complicado —dije—. Es sólo… esta cosa.Me miró por un largo tiempo, como si estuviera considerando todas las cosasdiferentes que podía decir.Luego se dirigió a la orilla de la línea de la propiedad.—Bueno, vamos a dar la vuelta y miraremos desde el lado.Me condujo alrededor del edificio y hasta la cerca, donde un lecho de floresnaranjas estaba tornándose marrón.—Ahí —dijo ella, señalando sobre la cerca—. Está justo sobre la primera piedra. Lapequeña, blanca, de espalda a la pared.Fue apuntando pasando las lápidas anónimas y la cripta de la sección noconsagrada, que fieles tempranos utilizan para poner a cualquier persona quepensaban que fue un pecador. En la oscuridad, sólo los marcadores de mármol se ~ 146 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffmostraban con toda claridad. Brillaban pálidamente en las sombras, mientras quelas de granito eran sólo débiles contornos. La roca que Tate señalaba erarectangular y lisa, pero la mayoría de las otras se inclinaban.Había otros terrenos en otros lugares en el cementerio. Sitios consagrados. Pero lacosa era Natalie había sido enterrada con los proscritos, porque esto pertenecía aallí, lo que significaba que la tierra impía era exactamente lo que la Morrigan habíadicho que era: solamente otro camino para manipular la ciudad, estar dentro. Algoen lo que todos ellos estaban de acuerdo, sin tener que decirlo.Tate se mantuvo mirándome y yo sabía de repente que ella no era la clase de chicaque alguna vez apartaba la mirada. Podría quitar tu piel si aguantas su mirada lobastante mucho tiempo.Cerré mis ojos.—Desearía poder hacer algo. No sé cómo ayudarte.Tate se acercó, y su voz era baja y sin aliento, como si ella me estuviera contandoun secreto horrible.—¿Tú sabes que lo hizo? ¿Qué me hizo estar absolutamente segura? No era comode grandes sus dientes parecían de repente, o la forma en que sus ojos se volvíanextraños. Es decir, sí, aquellas cosas importaron, pero ellas no probaban nada. Fuesu pijama. Las pantuflas rosas, con los osos en ellas… solía llevarlas todo el tiempo,y luego, un par de meses antes de que muriera, no pude encontrarlas, pero ¿sabesqué? No importó porque ella nunca más preguntó por ellas, ya no le gustaban loslibros ilustrados y tampoco le gustaban los juguetes. Y me dije a mí misma que erasolamente porque estaba enferma, pero eso no era verdad porque en la noche,¿cuando piensas todas aquellas cosas tú no puedes soportar pensar durante el día?Por la noche, la verdad era que no era mi hermana.Estuve de pie en el borde marchito, apoyándome en la cerca. Junto a mí, Tate semiraba pequeña y triste. Su boca estaba más mal que lo que yo haya visto enmucho tiempo. Por primera vez desde aquella tarde bajo el árbol de roble, no memiraba como si esperara algo. ~ 147 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffQuería aferrarme a ella, pero todo estaba equivocado: el momento y el lugar y ellase movió y se inquietó, como si no soportara ser tocada, así que me conformé conpresionar mi frente contra la parte superior de la cerca.—Hay algo más que necesito decirte.—Entonces, dime.—Me gustas. —Cuando lo dije en voz alta, la admisión se sentía desesperanzada…ineludible, como si me hubiera golpeado con algo ahora, sólo no tenía las palabras.Pero se sentía de esa manera, porque era verdad.Su risa era incrédula.—¿Tú, qué?Miré al suelo y el cielo oscuro, lloviznaba, y bastante, y miré a cualquier lugar queno fuera ella.—Me gustas. Mucho. —Cuando finalmente le eché un vistazo, mi cara estabacaliente y era difícil seguir mirando.Entrecerró los ojos. Entonces, se entrecruzó de brazos.—Éste no es realmente el lugar más apropiado para tener esta conversación.—Lo sé. Me gustas de todos modos.Decir esto por tercera vez fue como romper una especie de hechizo. Su rostro sevolvió suave y muy lejano.—No lo digas a menos que lo digas en serio.—No digo nada que no quiera decir en serio. —Me incliné más cerca, oliendo elolor metálico otra vez—. Quítate el collar.—¿Por qué?—Porque si no lo haces, no podré besarte.Se quedó mirándome. Entonces, lo alcanzó y desabrochó el cierre. Sus labiosestaban entreabiertos. Metió el collar en su bolsillo y puse mi mano en su mejilla.Entonces, me incliné antes de poder pensar bastante en ello para acobárdame. ~ 148 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNunca esperé mucho de Tate. Mucho tiempo, miradas aburridas, tal vez. Un parde rondas viciosas-inteligentes de romper las bolas, que no tienen retorno. Quizásque me diera una paliza un par de veces en el billar, a los dardos o a las cartas. Encambio, aquí estaba yo, besándola detrás de la Iglesia. Su boca estaba caliente y mesorprendió por lo bien que se sentía no respirar.Tenía sus brazos alrededor de mi cuello, y luego me tenía agarrado del final de micamiseta, buscando a tientas detrás de ella en el terreno inclinado, y nos sentamos.Se aferraba a mí, empujándome sobre la hierba. Por encima de ella, el cielo estabaextenso y lleno del agua. Contra el muro, un enorme árbol de roble extendía susramas sobre la esquina del cementerio. Las hojas que quedaban estaban mojadas,cubierta de pequeñas gotas, y cada una de ellas llamó a la luz de la calle en unacolección de pequeños destellos.Tate frotó mi mejilla con sus dedos, como si estuviera frotando las manchasbrillantes de la luz. Pero esto era solamente la lluvia.Miró por encima del hombro al árbol brillante, y luego se volvió, sonriendo conuna sonrisa que era astuta y del tipo de oferta. Estaba encima de mí, sentada ahorcajadas. Es extraño cuando tú no has sido feliz por un largo, largo tiempo yluego de repente, lo eres.Se inclinó hacia abajo y pude probar su ChapStick 19, el olor a hierro y a champúdebajo de ella, fresco, olor a limpio.Nos ubicamos en la hierba al lado de la cerca del cementerio, besándonos ytemblando. Sus dientes comenzaron a castañear y la acerqué a mí, lo que me hizosentir como un superhéroe sin motivo aparente. Ella se aferraba al cuello de michaqueta como si hubiera hecho algo excepcional.Puso su mano sobre mi pecho, moviendo sus dedos de modo que yo consiguieraescalofríos por todas partes.La atraje más cerca, abrazándola, por lo que su cabeza estaba escondida debajo demi barbilla.—Yo no soy normal, Tate. ~ 149 ~19 ChapStick: Bálsamo de labios que los protege e impide que se sequen.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Lo sé. —Su mano estaba trabajando su camino debajo de mi camisa, tocando mipiel, deslizándose sobre mi pecho y mi estómago, bajando hasta mis vaqueros.—¿Se siente bien esto?Cerré mis ojos y asentí.—Tú eres lo bastante normal. ~ 150 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 17 Confesión Traducido por _ƸӜƷYosbeƸӜƷ_ Corregido por andre27xlF ui a la escuela medio dormido al día siguiente. Tenía muy poco sueño, pero el analéptico hizo las cosas manejables. Roswell quería saber qué hizo molestar tanto a Tate, y le dije que toda una historia sin sentido acerca de sentirse mareado, la cual no creyó, pero me dejó tranquilo después de eso.Hubiese pasado la mañana preparándome para otro encuentro con Tate, pero ellano estaba en la escuela. Era el primer día que perdería desde antes del funeral, ypor encima, estaba sólo retrasada. Aún así, no pude dejar de pensar que despuésde decirme todo eso de su hermana, o tal vez porque la había besado, me estabaevitando.La idea era más tranquilizante de lo que hubiese esperado. En los últimos días, mivida se había vuelto prácticamente inmanejable y Tate era una complicación queno sabía cómo manejar. Sin embargo, a través del día, durante la lectura y larevisión de las tareas, me sorprendí a mí mismo volviendo a querer besarla.En el momento en que llegué a casa, todo lo que quería hacer era sentarme enfrente de la TV y desenchufar mi cerebro.Cuando caminé a la puerta principal, Emma se estaba riendo. Ella salía de la salamientras yo sacaba mis zapatos y retiraba mi chaqueta mojada. Me sonrió en eseancha, indefensa manera, como si aunque quisiera, no pudiera parar, simplementeera así de gracioso. Estaba usando un sombrero negro de lluvia.—Es de Janice —dice, tirando el sombrero y tratando de aplanar su pelo—. Sóloestamos bromeando. —Vino hasta mí con una expresión preocupada, poniendo micara entre sus manos y obligándome a verla—. Luces exhausto. ¿Estás bien? ~ 151 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí y era un poco sorpresivo darme cuenta de que estaba diciendo la verdad. Laúnica razón por la que estaba exhausto era porque había estado fuera toda lanoche.—Solamente cansado.Emma me dio una mirada dudosa y se retiró. Agarré una manzana de la cocina, yluego me fui al salón común para ver cuál era la cuestión con Janice.Estaba en el sofá, hojeando un libro de texto. Tenía el pelo hacia abajo alrededor desu cara y se volvió a mirar luciendo medio escueta y desafortunada.—¿Qué estás haciendo aquí? —digo yo—. Te di lo que querías, así que deja deacosar a Emma.Janice fue al índice, y luego de nuevos a los capítulos.—No estoy acosando a Emma. Estamos haciendo la tarea. Y no es por ser pedante,pero ella vino a mí. No estaba buscando músicos atractivos, sólo estaba asistiendo aclases.Me senté por delante de ella y la observé haciendo notas en un cuadernito decuero.—¿Por qué alguien como tú va a la escuela siquiera? ¿Me refiero, cuál es el punto?Ella deslizó su dedo a lo largo de la leyenda bajo un esquema de color de unacelda, luego subió la mirada.—El punto es aprender todo lo que pueda acerca de mi campo.Levante mi ceja.—¿Tu campo?—Farmacología, la llaman ahora. —Ella cerró el libro y se echo hacia atrás—. Elconocimiento científico cambia tan rápido que es difícil mantenerse actualizado,pero Emma es realmente amable. Ella explica mucho de la horticultura. Enrealidad nunca he cultivado cosas antes y es bueno para entender cosas como lareproducción de semillas. Me ha estado dando clases. ~ 152 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí, lo que refleja que en un lugar como la Casa de Mayhem, mantener plantasde interiores es probable que sea difícil.—Emma —dijo mi mama desde el pasillo—. ¿Vas a usar todo ese musgo o puedotirarlo?Al sonido de su voz, Janice puso una extraña, comprometedora mirada. Se volvióhacia la puerta.—Emma —dijo mi mama, entrando al salón común, y luego se detuvo.Janice se levantó, ofreciendo su mano.—Hola, soy…—Sal —dijo mi mamá—. Sé quién eres. Fuera de mi casa.—Por favor… —comenzó Janice, devolviendo su mano, poniéndola en su codo.Mi mama se paró con la quijada hacia arriba y los hombros hacia atrás, como si ellaapartara la mirada por un segundo, sería todo el tiempo que Janice necesitara parahacer algo terrible.Emma vino detrás de ella con un brazo lleno de libros y sólo se quedó allí parada.Janice ya estaba yendo hacia la puerta, luciendo triste pero como si hubieseesperado eso. Emma la vio. Luego se volteó y vio a nuestra madre.—¿Que está pasando? ¿Qué le dijiste?Mi madre respiró como si estuviera haciéndose más alta.—Decirle que se fuera —dijo ella, y la expresión de su rostro era una que nuncahabía visto—. Decirle que no se le quiere aquí.Emma levantó una ceja y puso su boca muy pequeña. Sus mejillas se volvieronrosas, lo cual era una señal de que estaba a punto de decir algo lamentable. Eranormal que se enojara con papá, pero nunca le había gritado a nuestra mamá. Nopuedo adivinar que no lo hizo porque sería muy fácil o porque algo en el planosilencio de nuestra mamá podía dar miedo.Finalmente, cerró sus ojos y tomó un profundo respiro, como si estuviera tratandode sonar paciente. ~ 153 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Me está ayudando con mi clase de botánica.Sonaba casi convincente, pero mi mamá no fue disuadida ni por un segundo.—Ella es antinatural.Me clavé las uñas en las palmas de mis manos, mientras que Janice se quedó allí.Emma mantuvo su temperamento por apenas tres segundos. Luego arrojó la pilade libros.—Entonces, ¿estás determinada a odiarla sólo porque no es como tú? ¿No importasi ella es buena persona o que desde que la conocí, no ha hecho más nada queayudarme?—No tienes idea de lo que estás hablando. Ella es la peor de las criaturas.—¡Ni siquiera la conoces! Ellos no son automáticamente malos. ¿Qué pasa conMackie?—No te atrevas a meterlo en esto. Mackie está bien. Él creció en un hogar decente,con principios decentes. Como nosotros.Emma se puso sobre sus libros dispersos y dijo, silenciosamente.—Bueno, tal vez ellos son como nosotros también.Mi mamá no respondió nada de inmediato. Cuando sonrió, fue una sonrisaforzada y amarga.—Como nosotros. Dime, ¿alguno de nuestros amigos o vecinos tiene algunadevoción fanática por un demonio? ¿Roban niños? ¿Los feligreses de losMetodistas Unidos secuestran a los bebés y los negocian como si fueran ganados ylos sacrifican por una causa perdida? Mackie es un chico dulce y normal, y ellosson unos monstruos.Todos nosotros nos quedamos quietos. Los libros arrojados se deslizaron sobre losotros, descansando en el suelo. Mamá lucía como si quisiera cubrir su boca con lasmanos, retractarse antes de que hubiese ido tan lejos.De repente, estaba seguro que eso era todo. Vamos a hablar de todas las cosassucias, enfermas en Gentry, como que bien, bebés normales se intercambian para ~ 154 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanofflocuras. Tal vez de cómo no era realmente su hijo y un niño llamado MalcolmDoyle estaba muerto porque un montón de gente que vive bajo tierra se afanó encoleccionar sangre.Vamos a meternos en las cosas sucias.Mi mamá tomó un profundo respiro y dijo con sus manos unidas firmemente.—Ellos siempre van volver. Es sólo cuestión de tiempo. Ellos observan y luegoesperan, y entonces, cuando tienes la guardia abajo, ellos vienen y toman todo.—Deja de llamarla ellos. ¡Ella es una persona!Mi mamá habló con la misma voz moribunda.—Sabía que iban a tomar a mis niños si les daba la oportunidad. Hice todo lo quepude para prevenirlo, cada truco y encantamiento. Llené la casa con campanas,monedas, tijeras, y a la final, eso no importa.Alguien descolgó las tijeras, llegaron y se lo llevaron.Ella y Emma se mantuvieron viéndose la una a la otra. Me imaginé la casa, llena deencantos y trucos. Como después, tuvo que botar todo eso sólo para que parara degritar en la cuna.Emma tomó un profundo respiro.—Sí —dice ella—. Sí, yo las bajé… yo las bajé y no las volví a poner… yo lo hice.¿Es eso lo que quieres? ¿Ésa es la gran revelación que estabas esperando? ¿Quétenía cuatro años y era una niña estúpida?El cuarto se volvió muy pequeño para los cuatro, incluso cuando trataba de serdiscreto y Janice poniéndose contra la biblioteca. Mis manos estaban temblando yEmma lucía furiosa.Con aturdimiento me di cuenta que ella si se culpaba a sí misma.Eran razones simples… porque bajó las tijeras, porque no gritó ni llamó a nadiecuando alguien entró por la ventana y tomó a su hermano. Porque no fue porayuda después de que se fue sino que se quedó conmigo toda la noche, metiendolas manos en los barrotes. Pero ésas eran las razones simples. Más que eso, yo ~ 155 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffestaba aquí porque ella había pasado años sonriéndome, escuchándome yprotegiéndome. Porque me amaba. Lo era todo gracias a ella.—¡Bien! —gritó Emma, y su voz se disparó, extraña y estridente—. Bien, es miculpa, ¿de acuerdo?Nuestra madre estaba parada sola en el medio del salón, con los hombrosdesplomados, con los brazos lánguidos a los lados.—No —dijo—. Es mía.Su tono era desafiante, sin embargo, era como cuando las personas realmentequerían decir que era la culpa de alguien más. Janice todavía seguía parada contrala biblioteca, todavía tocándose el interior de su brazo.Cuando dirigí los ojos hacia la sala, agachó su cabeza y se deslizó. Unos segundosdespués, escuché la puerta principal abrirse y luego cerrarse, y nosotros estábamossolos con quince años de silencio y el triste y enfermo fantasma de Malcolm Doyle.Ninguno de nosotros dijo nada y el salón parecía zumbar con una carga baja queno tenía nada que ver con las luces o el cableado.Entonces, Emma suspiró y alzó las manos. Me lanzó una mirada desesperada ysalió.Mi madre se mantenía parada sola en el medio del salón con su espalda hacia mí ysus manos presionadas a su cara.—¿Mamá? —La alcancé y la volteé por los hombros—. Mamá, no.—¿Qué has estado haciendo? —dijo ella, y su voz era alta, cercana a la histeria—.¿Has ido bajo tierra? En nombre de Dios ¿qué hiciste?Me aparté. El pánico en su voz era alarmante y no pude cerrar mi boca.—Siéntate —dijo ella—. Necesitamos hablar.Me senté en el borde del sofá y cuando ella se sentó frente a mí, no dijo nada porun largo momento. Contra la pared, el reloj vertical marcaba constantemente una yotra vez. Tenía una imagen espantosa de nosotros dos, sentados uno frente al otropor el resto de nuestra vida y sin nunca saber qué decir. ~ 156 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffDespués de un largo momento, me alcanzó a través de la mesa del café, me tomóde la muñeca.Me mantuve quieto y esperé.Ella frotó su pulgar en la palma de mi mano.—Cuando conocí a tu padre, pensé que esa sería mi oportunidad de olvidar. Unnuevo comienzo, pero era tan ingenua. En realidad ellos nunca se van cuandotodavía hay una posibilidad de que puedan ganar algo.Cerré mis ojos, tratando de pensar en algo que ellos quisieran ganar… algo quepudiera darles. Ellos tienen toda la Casa of Mayhem, llena de monstruos sonrientesy túneles inundados.—Ya les había dado lo que querían. Ni siquiera era malo o peligroso. Ellos sóloquieren ser amados.Se rió y era un sonido poco placentero, forzado y amargo.—¿Amor? No lo creas. Ellos buscan un cuerpo cálido. Ellos tienen un impuesto quepagar al igual que todo el mundo en el diezmo de United Methodist a la caja delbanco cada año y de la misma manera todo el mundo se alinea en abril para dardinero al gobierno. Es como eso, excepto que sus cuentas sólo se vencen cada sieteaños y la moneda del reino pasa a ser la sangre.Asentí y no pensé en Malcolm Doyle. No pensé acerca de su cabello rubio o susprofundos ojos azules o su sangrienta y su dura muerte. Si me permitoimaginármelo, estaría soñando con él por años.Mi madre se sentó con su cabeza agachada mirando sus manos.—Ellos vigilan el pueblo y lo mantienen a salvo y eso nos hace afortunados. Tomaciertos sacrificios hacer eso. Y debido a que ellos no son completamente inmunes alsentimentalismo, ellos prefieren usar el hijo de alguien más.—Tú, ¿qué quieres decir? —Pero lo que yo quería decir era que Malcolm Doyle,Natalie Stewart, ninguno de los que han sido secuestrados podían donar su sangre.—Yo era un caso especial. No estaba diseñada para un uso general. —Sus ojos eranvagos y abatidos, como si se supusiera que debía ver cuán irónico era toda esta ~ 157 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffcosa—. Yo le guste a La Dama. Ella me llamó preciosa y me mantuvo como unamascota y me dijo todo acerca de todos los ofrecimientos que ellos le habían hecho.Pequeños niños quienes lloraban y gritaban. Como seiscientos años atrás, ellosusaban guerreros quienes venían a ella ofreciendo sus victorias y derrotas. Cómoella nunca dejaría que me pasara algo. Me mantuvo cuidada por tanto que era casicomo mantenerme en un jarrón.—Pero si La Dama no quería que te fueras a casa, ¿por qué simplemente no tedetuvo cuando te fuiste?—Ella lo hubiese hecho. Me hubiese mantenido, pero alguien vino y me tomó denuevo. Una extraña criatura—un monstruo—me llevó a la colina una noche y mecondujo afuera a través del parque. Luego me dejó en las puertas de la casa de mispadres, de la manera que dejas un perro perdido.La observé, tratando de entender el dolor en su voz. No tenía sentido.—Pero eso debería ser algo bueno, ¿no? Fuiste a casa.—No puedes —dijo ella—. No realmente. Ellos encuentran maneras de parar quete extrañen después de un tiempo. Ellos siguieron con su vida. ¿Y qué haces con unachica que no puede soportar el olor a escape de los coches? ¿Quién se pone ciegaen la luz del sol? Escucha —dice ella—. Los conozco. Sé cómo piensan, y siempre esen términos de lo que ellos pueden ganar.—¿Pero qué pueden ganar?Se encogió, floja y nerviosamente.—No lo sé, pero puedes estar seguro de que es algo. Ellos te usarán, temanipularán, y luego te arrojarán cuando no te necesiten más. —Sonrió de repente,en una sonrisa escalofriante e indefensa—. Me senté en un cojín a sus pies y jugabacon un reloj cucú. Canté cancioncillas y ella las cantaba de nuevo. No se puedevolver a ellos. No por ninguna razón.Tomé un largo respiro.—Me dijeron que si no los ayudaba, lastimarían a Emma. No puedo sentarmesimplemente y esperar a que pase. ~ 158 ~Mi mamá se levantó y se inclinó más cerca.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Emma tiene casi veinte años. Ella puede cuidarse a sí misma. Tú eres extraño—tal vez valioso—y ellos quieren algo de ti. Cuando alguien bajo tierra quiere algode ti, nunca es inofensivo. No vuelvas.—¿Qué pasa si ellos le hacen algo horrible para castigarme?—Ellos siempre te castigarán —dijo—. Porque ellos odian perder. Cuando robaron aMalcolm, era un castigo para mí por irme.—Pero no fuiste tú quien decidió. Sólo eras una niña… una víctima.—Pero sí me fui, y La Dama no puede olvidarlo porque eso es lo único queimporta. —Alejó sus manos de su cara y me miró—. Sólo van a usarte, Mackie.¿Qué te tomará para darte cuenta cuán peligrosos son?Pero cuando traté de imaginarlos peligrosos, sólo era la expresión de la cara deJanice, esa mezcla de que estaba perdida y confusa. Teniendo a Emma explicandola reproducción de semillas no era usarla, era sólo compartiendo un interés común.Era lo que hacías cuando quieres hacer amistad.—Estoy mejor —digo finalmente—. Ésta tal vez es la primera vez en mi vida queme he sentido bien, y es gracias a ellos.—¿No entiendes? Te compraron. Encontraron tu precio.Pero en el gran esquema de las cosas, mi precio era razonable. Se me había dadomás de lo que había esperado nunca, pero el punto de inflexión no había sido elalivio del dolor o agotamiento o incluso la promesa de ser normal. Emma era unpensamiento tan grande y claro que de repente no había lugar en mi cabeza paranada más.—No tenía otra opción.Mi mama se sienta en el borde de la silla con respaldo con sus brazos alrededor deella. Sus ojos eran claros y duros.—Todo en la vida implica una opción. ~ 159 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 18 Belleza y verdad Traducido por flochi Corregido por andre27xlE mma y mi mamá ya se habían ido para el momento que bajé a desayunar el martes, y comí cereales fríos solo, parado sobre el fregadero. Cerré mis ojos y traté de escuchar el rugido de la multitud en Starlight, saborear lo que fue besar a Tate, sentir su mano en la mía. Pero estaba laconversación con mamá del día anterior, como un rasguño que podía examinar conel dedo. Algo sobre los nervios me hizo querer alcanzarlo y seguir excavando.En la sala de estar, mi papá estaba parado en la ventana con las manos juntas en suespalda, mirando hacia afuera a la calle vacía.Me senté en el suelo y me apoyé contra el sofá. El sonido de la lluvia me daba unasensación aburrida y brumosa, como si podría estar dormido pero no estabaseguro.Me apoyé en el sofá, pensando en cuán difícil era comunicarse con cualquiera. Encómo nunca pude encontrar la manera de decir todas las cosas que quise decir.Porque era más complicado. Más complicado que besar a Tate y más complicadoque el terrible secreto que sabía sobre su hermana. Era la idea claustrofóbica dealguien llegando a acercarse, de saber demasiado sobre ti. Como, para ella, tendríaque convertirme en algo real.Seguí pensando en su boca. Como deslizaría sus manos bajo mi remera. ¿Cómo eratan excelente en escoger cosas que no eran correctas que eran difíciles de saber sino era para nada lo que realmente debería querer?No pude evitar pensar que tal vez liarme en el cementerio haya sido alguna especiede recompensa, un premio por creerle o un soborno para que le dijera el resto de loque sabía. Que Natalie estaba aún viva. Pero acabé de descubrir ese interesantehecho por mí mismo, y no había manera de que ella pudiera haberlo sabido, por lo ~ 160 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffque la situación en el césped tuvo que haber sido real. Eso quería decir que ellahabía querido besarme. ¿Al menos un poco?—Estás en estado de ensoñación esta mañana —dijo mi papá, volviéndose de laventana.Me encogí de hombros y no lo corregí. No estaba para enfrentarme a esta situación.Salí para la escuela más temprano de lo usual, caminando a lo largo de Orchard ycortando a través del puente. Estaba tan nebuloso en el barranco y la nieblacolgaba alrededor de mis pies mientras cruzaba el puente, pensando en laadvertencia de mamá, que estaba en completa consonancia con lo que la Morriganhabía dicho sobre que me mantuviera lejos del camino de la Dama.Crucé la Calle Welsh con mis manos dentro de los bolsillos. El vecindario estabadesierto y estaba empezando a sentirme perdido nuevamente, del mismo modoque lo hacía en las noches a veces, como si tal vez yo no existiera, cuando vi aalguien delante de mí. Alguien en una chaqueta gris, con cabello corto ydesordenado, y me apresuré para alcanzarla.—Tate, hola.Miró sobre su hombro e hizo una cara que ni siquiera estaba cerca de ser unasonrisa. Ondeé una mano, y la dejé caer nuevamente.Llegué hasta ella.—¿Cómo están las cosas?Se encogió de hombros y no respondió.Me giré para estar frente a ella, caminando hacia atrás.—¿Hiciste la hoja de cálculo para Inglés?—No —dijo ella—. No finjas que es una conversación normal, ¿bien? No sigasactuando como si todo estuviera bien.—¿Qué quieres que diga?Tate suspiró. ~ 161 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Por qué sigues preguntando eso? No quiero que digas nada. Quiero que tengaimportancia que ella se ha ido.Me sentí caliente y repentinamente torpe pero no aparté la vista.—Nadie está diciendo que no importe. No es algo en lo que podamos ayudar,¿sabes? No es como si pudiéramos hacer algo respecto a eso.Y era verdad. Era la indiscutible verdad, pero me sentí como un mentirosodiciéndolo. Natalie estaba viva hasta el viernes. Ahora mismo, debería estarpensando en una manera de salvarla porque eso es lo que las personas valientes yhonorables harían y tuve una rara sensación de que Tate podía ver la culpa en mí,esta gran deshonesta mancha, salpicada sobre mi rostro.Todo acerca de ella parecía haber sido cerrado bajo llave desde nuestros quince oveinte minutos en el cementerio. Era desconcertante pensar que la había besadoahora que apenas podía mirarla.—¿Cómo es que no tienes tu auto?Pasó junto a mí.—No arrancó.Di un paso frente a ella de nuevo.—¿Qué tiene de malo?—Si lo supiera, ¿no crees que lo habría arreglado? —Me dio una miradaexasperada—. Mira, estoy algo apurada. ¿Podrías, tal vez, dejarme seguircaminando?Para el momento en que llegué a Inglés, me estaba sintiendo bastante agotado,pero no pude decir si era conmigo o con Tate. La idea de que solamente me hayabesado para agradecerme por admitir finalmente que la creía o bien, para haceralguna especie de mérito era simplemente malo, pero a otro nivel, realmente noimportaba. Todavía quise besarla.Unas cuantas filas frente a mí, Alice se sentó mirando la pizarra y jugando con sucabello. Siguió enrollándolo alrededor de su dedo, luego desenrollándolo otra vez. ~ 162 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSu rostro era liso y normal, como algo que uno sabe que va a ser libre deimperfecciones.—Tate —dice la Sra. Brummel, con una sonrisa azucarada, como si estuvieraesforzándose realmente de probar que nada incómodo había pasado el viernes—.¿Repartirías los cuestionarios, por favor?Tate se desliza fuera de su escritorio y fue más como algo de Van Gogh, todo color,textura y luz. Su cabello estaba parado en una especie de cresta y sus codos eranfuertes a través de su remera térmica. Tomó la pila de cuestionarios y empezó abajar por mi pasillo, ordenando los papeles.Me apoyé en mi asiento.—Jenna…Jenna, ¿tienes un bolígrafo?Jenna pescó uno de su bolso y me lo tendió, sonriendo como un anuncio de pastade dientes o como un gato sonreiría si tuviera frenillos, reflejos en el cabello y algosobre lo que reírse.No tenía mi cuaderno, por lo que empecé revisar mis bolsillos, buscando tickets,envoltorios de chicle, recibos. Finalmente, encontré un trozo de un anuncio de unabanda y escribí en el reverso, ¿Puedo caminar contigo a casa?Cuando Tate llegó a mi asiento, levanté la nota, pero ni siquiera la miró. Dio vueltael cuestionario sobre mi escritorio y siguió bajando por la fila.Agarré su muñeca. No fue algo que hubiera planeado de antemano, y me tomó porsorpresa. Su piel estaba fría y sus huesos se sintieron pequeños en mi mano.Por un segundo, nos quedamos así, yo sosteniendo su muñeca y ella dejándomehacerlo. Entonces, se echó hacia atrás como si yo fuera algo contagioso.Siguió repartiendo el resto de los cuestionarios y tomó asiento sin mirar a la Sra.Brummel o a alguien más. La observé, pero ella no levantó la cabeza y miró a sualrededor.Pasamos el período de clase pasando las respuestas al cuestionario y discutiendocada uno de los detalles en mi mente entumecida. Pasé las hojas del libro de texto,buscando fotos interesantes o tal vez alguna solución mágica a todos mis ~ 163 ~problemas.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEstaba leyendo rápido la sección romántica cuando giré la página a una foto de unjarro pintado. Las personas del frasco estaban todas de perfil. Bailaban, brincaban yse sentaban alrededor tocando pequeñas flautas. Me recordaron el después de lafiesta en la Casa de Mayhem, todo celebraciones y gracias incómodas yespeluznantes.En la página opuesta, había un poema. Describía cómo la belleza y la verdadimportaban más que todo lo demás. Ambas eran lo mismo.Pero no importaba cuán bello pintas el mundo. El hecho es que, mis amigos no meconocen, Tate ni siquiera me quiere, y la verdad era algo realmente feo.Cerré el libro y miré el reloj, esperando que se moviera más rápido.En frente de mí, Alice y Jenna estaban discutiendo la fiesta de Halloween en el lagoy si allí habría una hoguera este año o si la lluvia significaría que tendrían queconformarse con pequeñas fogatas en las parrillas de barbacoa debajo de losrefugios del picnic. Las miré porque ambas eran bellas y era algo agradable teneralgo normal para distraerme de mi vida.Alice estaba usando otra parte de su amplia selección de camisas de corte bajo, yestaba disfrutando atormentándome a mí mismo un poco, lo que Roswell diría esuna muy masoquista actitud. También, auto-indulgente, pero su cabello eramarrón miel y brillante, y estar pensando en Tate me hizo sentir como un idiota.Alice se giró y me atrapó mirándolas. Me dio una mirada aburrida.—¿Vas a ir a la fiesta, Mackie? —Sus cejas se levantaron, pero sus párpadosestaban medio cerrados, como si mirarme la estuviera aburriendo.Otro día—cualquier otro día—habría tomado la cuestión como lo que era. Suversión de ser mejor que la mía, de descartarme y hacerme sentir inferior. Pero lascosas habían sido masivamente jodidas últimamente. Habían sido notoriamentedesagradables, y simplemente sonreí, levantando mis cejas, inclinándome haciadelante como había visto a Roswell hacer un millón de veces.—¿Por qué? ¿Quieres ir conmigo?Alice abrió su boca y parpadeó. Cerró su boca, y yo estaba sorprendido y algosatisfecho de ver que ella se había ruborizado. Detrás de ella, Tate estaba tomando ~ 164 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffnotas obedientemente en su cuestionario. Me pareció ver sus hombros tensarsepero no estaba seguro.Alice me miró y entonces, se recobró.—¿Me estás pidiendo que salga contigo?Su voz era traviesa, desafiante, y yo seguí sonriendo, gustándome cómo se veía suboca suave y brillante.—Bueno, eso depende si me estás diciendo que sí.—Sí —dijo, mordiendo su labio, dándome una sonrisa conspiradora.Detrás de ella, Tate sentada obstinadamente en su escritorio, mirando hacia abajosu cuestionario como si las respuestas importaran. ~ 165 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 19 El lago Traducido por bautiston Corregido por kathesweetN o era una cita. O por lo menos, me hacía las cosas más fáciles mantenerme diciendo eso. No era una cita porque me encontraría con Alice allí. Pero se trataba dealguna cosa, porque había hecho planes para encontrarme con ella, como la gentenormal que va a las fiestas y hace planes con las chicas.Roswell tenía todavía la intención de salir con Stephanie, pero la perspectiva noparecía causarle mucha ansiedad. Cuando le pregunté cómo debía proceder conAlice, sólo se encogió de hombros y dijo.—Bueno, podrías empezar por tener una conversación.Después de la cena, fui la casa de Roswell. Su mamá me dejó entrar, tenía con elpelo recogido en una especie de trenza de fantasía. Estaba en medio de abrochar lahebilla de su collar y me dio una sonrisa.—Está en su habitación, emperifollándose para sus fans. ¿Crees que puedasprevalecer sobre él para que conduzca de forma responsable?—Puedo intentarlo. No sé cuánta influencia tengo.Eso la hizo reír, y cuando lo hizo, se parecía a él. Sus ojos eran de la misma forma yel mismo azul intenso y frío. Acomodó su collar y me dio un abrazo con un solobrazo.—No te tengas tan poca fe, amigo. Él te escucha.Roswell estaba arriba, tratando de pegar sus colmillos. Había puesto un poco másde esfuerzo ahora que en realidad era Halloween, y tenía el pelo peinado haciaatrás en un copete de aspecto extraño. ~ 166 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe senté en su escritorio, que estaba cubierto con las piezas de su último proyectode reloj, y lo vi llenarse de adhesivo dental, con chorros en sus dedos que luegolimpiaba en sus pantalones vaqueros.Después de que pudo colocar los colmillos a su gusto, me dio una mirada dedesaprobación.—¿Qué le has dicho a mi madre para hacerla reír como una colegiala?—Nada anormal. ¿Por qué siempre piensa que conduces como si hubieras robadoun banco?Roswell sonrió y rodó los ojos.—Porque eso es lo que los adolescentes hacen, ¿no? También tatuarse esvásticas ensus brazos, robar medicamentos a los ancianos, y consumir cocaína. Tengo queestablecer una política para que deje de ver 60 minutos, y casi todos los anuncios deservicio público.Estudié el reloj a medio construir. La caja era un viejo teléfono a rosca, el dialreemplazado por monedas extranjeras para los números. Su escritorio estabacubierto de alfileres y dientes pequeños.Cogí una moneda de bronce con un agujero en el centro y lo estudie.—Nunca ha dicho ninguna de esas cosas de mí.—Eso es porque piensa que eres el bueno.—Soy el bueno. ¿De dónde sacaste todas estas piezas del reloj?—¿De dónde crees? Los mellizos me las dieron. Juro por Dios que cada vez arreglaalgo, termina con un montón de mierda extra en pedazos. —Roswell se cruzó debrazos y me miró de arriba abajo—. ¿Sin disfraz?Negué con la cabeza.—¿Desde cuándo necesito un disfraz?Él sonrió y me golpeó en el hombro.—Desde que dejaste de verte extraño y separado por tu cuenta y comenzaste a ~ 167 ~lucir medio normal.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLevanté las cejas y me paré.—Hey, tal vez éste es mi disfraz.El lago estaba seco y había estado así desde antes de que yo naciera.Estaba en las afueras de la ciudad, maloliente y vacío, una gubia de barro grande.La orilla era irregular y con piedras, pero el centro se había vuelto pantanoso, llenocon agua de lluvia. El área alrededor del lecho del lago había sido un parque, conrefugios para picnic y muelles de madera para el canotaje y la pesca, pero lasactividades recreativas habían sido abandonadas cuando el lago se secó. La gentetodavía salía a correr por los caminos y dirigía a sus perros a través de la maleza,pero sobre todo, era primordial para los vendedores de drogas y las fiestas de laescuela secundaria.En el extremo sur del lago, nos detuvimos en un grupo de refugios de picnic enmal estado. Las hogueras estaban encendidas, ardiendo como balizas.Parpadeaban por la brisa húmeda y nosotros giramos en el estacionamiento degrava. La ruta de acceso a los refugios estaba ahogada por la maleza y cubierta deenvoltorios de comida rápida y latas de cerveza. La lluvia era la misma lloviznafina que había habido durante semanas.Alice, Jenna, y Stephanie estaban acurrucadas juntas en el refugio del medio,usando abrigos de invierno sobre sus trajes. Alice estaba sosteniendo una lata decerveza con las dos manos, de pie cerca del fuego y encorvando los hombros paraprotegerse del frío.Roswell y yo nos acercamos a ellas y cuando Alice me vio, sonrió y me hizo ungesto para que fuera con ella. Roswell me tiró una cerveza y la abrí. Desorienta elestar de pie en el centro de las cosas en lugar de ver desde la periferia.Jeremy Sayers se acercó a mi lado. Iba vestido como un pirata, con un sombrero detres picos y un parche en el ojo.—Doyle —dijo, dándome una dura palmada en el hombro—. ¡Tú, maldito extrañode mierda!Era difícil saber si la designación se suponía que era un cumplido. Estabasonriendo, así que tomé el disparo normalmente y le devolví la sonrisa. ~ 168 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTyson Knoll apretó el otro lado de nuestro círculo. También un pirata.—Colega, ¿le dijiste lo de la sangre?Traté de no sonar aprensivo.—¿Qué sangre?—¡En tu armario! ¿Tienes un maldito amor con eso o qué?Tomé un trago de mi cerveza y asentí con la cabeza, no estaba seguro de lo que élesperaba que dijera. Yo habría usado una palabra diferente. No amor.Definitivamente no amor.Jeremy puso un brazo sobre mis hombros. Olía como desodorante Axe y alcoholduro.—¿Recuerdas cómo Mason se cortó el labio en educación física el año pasado y túdejaste la cancha como un gatito asustado? ¿Te acuerdas de eso? ¡Fue muygracioso!Me paré junto a Alice, tratando de verme como si la historia no fueracompletamente embarazosa, pero sólo me sonrió. Me sorprendió lo paranoico queme había vuelto tras todos estos años de mantener un perfil bajo. Cómo cadaocurrencia inusual era una amenaza y cada encuentro era sospechoso. Habíapasado tanto tiempo protegiéndome de todo, que ni siquiera sabía cómo decir ladiferencia entre lo que era peligroso y lo que no.Ellos eran fuertes e impredecibles, y antes, siempre los miraba con la mismafascinación que tuve cuando vi a Roswell. La forma en que algunas de las chicasmenos populares estaban viendo a Jenna y Alice ahora, no resentidas o celosasexactamente, pero como que sólo querían ser ellas. Cammie Winslow estaba juntoa la barandilla de un refugio. Estaba vestida con un traje de payaso de grantamaño, luciendo perdida y esperanzada, como si hubiera dado cualquier cosa porestar de pie con el resto de nosotros, riendo y bebiendo cerveza barata con gentecomo Jeremy y Tyson. Y sí, eran básicamente idiotas, pero nunca había sabido loque se siente al ser incluido antes y ahora, estaban actuando como si pertenecieraaquí. ~ 169 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEl aire era húmedo y frío y el calor del fuego golpeó mi cara en una carrera seca apesar de que me quedé más atrás que los otros. El recinto de la barbacoa y laparrilla eran de acero, negro, quemado y cubiertos de hollín, pero una niebla dehierro seguía siendo desviada a través del humo. Yo estaba estable, sin embargo, yfeliz. Todo se sentía bien, así era como debía ser.Fuera, en el estacionamiento de grava, algunos de los chicos del equipo de luchalibre estaban tratando de prender el fuego para poder quemar un espantapájarosde paja y arpillera de la bruja de la suciedad, pero la lluvia era demasiado pesada ytodo lo que conseguían era una gran cantidad de humo. Que se desviaba hacianosotros en olas oscuras y olía desagradablemente, como líquido paraencendedores.Alice se acercó más, para llegar a mi mano. La suya era más pequeña y más anchaque la de Tate, con la palma de la mano lisa, suave y con esmalte de uñas de colorazul eléctrico. Su apretón era firme y pensé en la Morrigan de pronto, comosiempre quiso estar cerca o en contacto conmigo. Como un niño pequeño, siempreasegurándose de que estaba cerca.Alice era hermosa, nada como los monstruos de la Casa de Mayhem. Su belleza noera condicionada por la forma en que la de Janice y la de Carlina eran, sino establey constante, captando la atención de la gente, haciéndolos querer que ella los note,así sea un segundo.Nos quedamos con los chicos de la lucha libre y fútbol que contaban historiassobre las cosas estúpidas que habían hecho a otras personas—en nombre de ladiversión, por supuesto—y pasando una botella de Makers Mark 20 alrededor delcírculo. Roswell y Stephanie se habían ido a hablar, lo que probablementesignificaba que estaban besuqueándose. Yo estaba por mi cuenta, navegando por elmundo de la gente normal, pero era más fácil de lo que había pensado que podríaser. No estaba fallando en eso.Agarré la botella de Alice, y cuando tomé, el calor se sentía bien, quemando hastael fondo. Pensé que había un sabor metálico en la lengua, pero no podía estarseguro. ~ 170 ~20 Makers Mark : Marca de whisky.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAlice estaba mirándome. Sus ojos eran profundos, de un radiante azul y ellasonreía con esa sonrisa dulce, como si todo estuviera y siempre estaría bien. Pusemis manos sobre sus hombros y la besé.La presión de su boca era caliente. Sabía como Maker´s y algo indefinible, seguidode un soplo de acero quirúrgico, haciendo girar mi cabeza.La besé de nuevo, acercándome. El fuego era caliente y la lluvia golpeaba suavecontra el estacionamiento de grava. Sus manos se movían sobre mi espalda y yoestaba muy consciente de su cuerpo contra el mío y luego la lengua venenosa conla barra, que se movía sobre el labio inferior, deslizando en mi boca.Entonces, el dolor.Por un segundo, no sabía dónde estaba, o cuándo el dolor venía. Era como una luzbrillante y abrasadora. Mire hacia abajo en mí y no había nada más en todo elmundo.Alice se apretó contra mí. Tenía su mano sobre la parte de atrás de mi cuello,tirando de mí cerca de su boca y su frío e insoportable beso, sosteniéndome allí.Entonces, me liberé de golpe y me tambaleé hacia atrás.Me encontré fuera del círculo de luz del fuego, apoyando las manos en labarandilla de madera que rodeaba la parte exterior de la vivienda de picnic, y tratéde pensar. El dolor era inmenso, como nada de lo que había sentido nunca. Nuncasupe que podría haber muchas maneras diferentes para hacer daño.Mis brazos estaban entumecidos y pesados. Busqué en mi abrigo la botella devidrio, abrí el corcho, derramando todo de mis manos en el proceso.Bebí un trago del analéptico y apreté la frente contra la barandilla, enroscado sobremí mismo mientras nada pasaba. Nada pasó, mierda nada pasó. Entonces, algopasó, pero no fue nada bueno. Llegó en una carrera dura que no pude parar, ycolgado encima de la barandilla de madera, tuve arcadas. Era triste y miserableseguí haciéndolo.Alice estaba diciendo mi nombre, pero no podía responder. La fiesta parecía estarpasando a un millón de millas de distancia de mí, en otro país. Otro universo. Erasólo el suelo y la barandilla y nada más. ~ 171 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Se derrumbó —dijo Roswell desde algún lugar por encima de mí, y entonces,sentí su mano entre mis hombros—. Mierda, está completamente ido.—¿Podríamos traerle algo de agua? —dijo Alice, y me quedé con los ojos cerrados,apoyado en la barandilla mientras el frío empeoró y entonces, comencé a temblar.Roswell estaba a mi lado con la mano en la parte de atrás de mi cuello.—Está bien, no te preocupes por esto. Me aseguraré de que llegue a casa bien.—Sí, eso podría ser una buena idea —dijo Alice, y el tono de su voz era plana ymuy lejana—. Jesús, que desagradable.Era consciente de ciertas cosas, que Roswell me sostenía, haciéndome caminar a suauto. Deteniéndose y dejando que me inclinara por lo que podría levantar la grava.Me dejó en el asiento del pasajero, bajando la ventanilla, y cerró la puerta.Entonces, puso en marcha el auto, mirándome.—¿Qué está mal? —Su voz era fuerte, tan intensa que parecía enojado.Sabía que debía tener cuidado, mantener el secreto, pero estaba demasiado lejospara hablar de eso. Mi pecho se encontraba trabajando en espasmos enormes yapenas podía respirar.—Le di un beso.—¿Y entraste en shock anafiláctico?Cerré los ojos y dejé que la lluvia golpeteara en mi cara por la ventana abierta.—Ella tiene un piercing en la lengua.Roswell no dijo nada más. Tiró el auto en reversa y salió del estacionamiento yluego volvió por la recta llena de baches de tierra que conducía a la carreteraprincipal. Me dejé caer en el asiento del pasajero, descansando la cabeza contra lapuerta y tratando de no vomitar en su coche.En algún lugar de la enfermedad y el dolor, recordé la voz de Luther. Se hizo ecoen mi cabeza, que susurraba, Te estás muriendo. Antes del ruinoso beso, la nochehabía sido casi normal, pero no podía durar. No había normalidad. No para lagente como yo. ~ 172 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEn la carretera pavimentada, Roswell empezó a hacer preguntas de nuevo,sonando más agitado que nunca. Estaba hablando demasiado rápido, por lo queera difícil seguir la línea de la conversación.—Bueno, ¿qué debo hacer? Si necesitas que me detenga, me lo dices. ¿Deberíabuscar un poco de agua? ¿Debo llamar a Emma, decirle que te estoy llevando acasa y que te ves como el infierno?—Llévame al final de Orchard.Roswell respiró hondo, sonando rígidamente calmado.—Está bien, estás delirando. Dilo otra vez, porque suena como si acabaras de pediralgo completamente loco.—Tienes que llevarme al final de Orchard. Tengo que ir a la escombrera. ~ 173 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 20 Pequeño mundo horrible Traducido por _ƸӜƷYosbeƸӜƷ_ Corregido por kathesweetR oswell se detuvo en la parte superior del barranco y abrió su puerta. En el resplandor de la luz de la colina, vi su rostro, ahuecado por las sombras, rígido y vigilante por lo que apenas lo reconocí.Yo esperaba un argumento, pero él me sacó del coche y me condujo por la ruta deacceso al puente. Reflexioné debidamente que era un buen amigo, si puedes decirque dejar a alguien solo y medio inconsciente en un puente es ser buen amigo.En cuanto alcancé la parte inferior del barranco, me sentí desesperadamentealiviado. Y mucho, mucho peor. Me arrodillé en el fango, presionando mi frentecontra la escombrera, susurrando hacia Carlina, Janice, quien fuese. Cuando lapuerta se materializo en la grava, me dejé caer contra ella y caí en el interior.La bajada fue entrecortada y disgregada, una serie de diapositivas que secongelaban por un segundo y luego se alternaban. Luego estuve de vuelta en elvestíbulo cavernoso, en la Casa de Mayhem, y tenía el más esperanzadorsentimiento de que iba a alejarme de ese horrible y pequeño mundo. Mi mundo.No tenía ningún otro lugar donde ir.La Morrigan estaba en el suelo en el área de recepción, rodando un pequeño trende hojalata ida y vuelta a través de la piedra. Ella miró hacia arriba cuandotrastabillé en el vestíbulo, y en ese momento supe, por la expresión de su cara, queestaba mal. Se levantó de un salto, pateó el tren de su camino, y se precipito através de la sala hacia mí.Agarró mi mano y me tiró tan fuerte que casi me caigo.—Dios mío, ¿Qué pasó? ¿Quién te hizo esto? ~ 174 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNegué con la cabeza, muy ido para explicar que yo era el culpable y nadie más. LaMorrigan me dejó y regresó corriendo a la mesa. Abrió el cajón superior y sacó unapesada campana de bronce. Lo sostuvo sobre su cabeza, tocándola y gritando.—¡Janice! —Fue a una de las puertas, aún sonando la campana, y tuve ciertopensamiento de que podía perder el conocimiento por el ruido—. ¡Janice! Trae elsuero y la aguja.Luego Janice apareció, alcanzando mi brazo, arremangando la manga de michaqueta.—Aquí, mantente quieto.Me estabilicé y traté de enfocar. Sostenía una jeringa, pero en vez de una aguja deacero, estaba encajado con una punta de cobre que lucía demasiado fuerte paraperforar la piel.Me di cuenta con una entumecida fascinación que me iba a pinchar de todosmodos, pero mi cabeza me dolía y no pude descifrar de qué material estaba hecho.Tuve que recostarme en el escritorio de la recepción para mantenerme derecho.Janice posicionó la jeringa, colocando la punta contra el interior del codo ymetiéndola. Un horrible dolor irradió mi brazo mientras empuja el émbolo haciaabajo. El suero era profundamente marrón, saliendo precipitadamente de la jeringay metiéndose en mi sangre, quemando mientras lo hacía. Cerré mis ojos, echandomi cabeza hacia atrás mientras el dolor alcanzó su punto máximo y luego se disipó.Janice sacó la aguja y comencé a temblar.Las sensaciones que vinieron después fueron las rodillas débiles y mareos,desagradables pero familiar. Me hundí en el suelo.Janice guardó la jeringa, y después de un segundo, pude concentrarme. Estaba depie sobre mí en su mameluco y con una bata larga, bordada. Su pelo estaba mitadhacia arriba y mitad hacia abajo, como si hubiese estado dormida.—No quise despertarte —murmuré, recostado contra el mostrador—. Gracias porla inyección. Me siento mejor ahora. ~ 175 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSe agachó, tratando de poner mi cara entre sus manos y viéndome a los ojos comosi estuviese chequeando mis pupilas. Luego dio un tirón a mi boca abriéndola ysacudió su cabeza.—¿Estás tratando de suicidarte? Por el mismísimo demonio azul, ¿Qué te haspuesto en la boca?Se giró hacia la Morrigan, que seguía de pie rígidamente al lado del escritorio,agarrando su campana.—Necesita recostarse. Ponlo en algún lugar tranquilo.Nunca había escuchado a nadie en la Casa de Mayhem hablarle así a la Morrigan,como si le hablaran a una sirvienta o a una niñita, sólo asintió y tomó mi mano. Lade ella era tan tibia que casi no podía soportarlo. Me llevó hacia una de las puertasestrechas y me condujo por un pasillo oscuro.La habitación era un dormitorio de techo alto, y yo sabía que tenía que ser suya. Elsuelo estaba cubierto con una alfombra verde de flores y había una casa demuñecas grande de cuatro pisos en una esquina, pero la mayoría de la sala laocupaba una cama con dosel gigante.—Aquí —dijo ella, quitando el cubrecama—. Descansa aquí.Me hundí en la cama con mi chaqueta mojada y mis zapatos llenos de barro,tiritando y poniéndome de lado.La Morrigan se puso sobre mí.—¿Alguna vez vas a aprender que tienes ciertas limitaciones? No puedes andarpor allí en el mundo, puedes sobrevivir, pero no puedes ser como ellos. No tengoun suero o un tónico para eso. No importa cuánto abuses de ti mismo. Nuncapodrás vivir la vida como ellos.No mencioné lo absurdo de Ellos. Todo el mundo en Gentry era un miembro deEllos, pero también lo era todo en la Casa de Mayhem. Yo era el único que no erauna parte de Ellos. Yo era un extraño rebelde, fuera de todo.—No quiero la misma vida que todos los demás —dije en voz baja, y mi vozsonaba sin aliento y confusa—. Sólo quiero vivir mi vida. ~ 176 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Bueno, necesitas el analéptico para eso, y tienes que empezar a prestar másatención a tu salud. Has sido muy descuidado contigo mismo, pero ahora estásaquí, estás a salvo, e intentaremos cuidar bien de ti.La Morrigan sacó un pañuelo y lo metió en un recipiente con agua junto a la cama.Me secó la cara, restregando las rayas de cera de los bigotes de Alice.Entonces, se acercó y me susurró al oído.—Pensé que mi hermana te había hecho esto. Te vi allí en la puerta y pensé queella había convocado a El Cortador y te había arruinadoNegué con la cabeza, tratando de decirle que no era culpa de nadie. Que nadie mehabía arruinado.—Quería a mi hermana —dijo ella, limpiándome mis párpados con el pañuelo. Elagua estaba fría y olía a verdín y hojas muertas, pero se sentía bien contra mi cara.Estaba empezando a pensar que tal vez estaba en casa, incluso si se trataba de unacasa extraña, escalofriante en la que no quería vivir. Sus manos eran pequeñas ycuidadosas—. La quiero mucho, pero al final, no pude soportarla. ¿Es muyhipócrita amar a una persona y todavía encontrar fallas en sus acciones?Eludí la mirada hacia el agua y no contesté. La pregunta no tenía sentido. No habíareglas o instrucciones cuando se trataba de amar a alguien.—Hice algo malo —susurró la Morrigan, subiendo a la cama y sentándose en misespinillas.El espacio era suave en los bordes, desenfocada y daba vueltas, y encima de mí, eldosel parecía girar y girar. Me sentía entumecido, mientras lo que fuera que Janiceme había inyectado con poder se había encargado del dolor, pero me hizo débil yestúpido, demasiado drogado para funcionar.La Morrigan se retorció hasta que descansó a mi lado en la almohada.—Mi hermana se lleva a los niños a veces. No es para ningún propósito real, sólopara quedárselos. Ella podría tomar uno porque es bonito o porque le divierte. Ytomó una chica, esta chiquilla encantadora e inteligente, y la crió como un juguete.No pude seguir todo, pero pude percibir la parte donde de algún modo, la ~ 177 ~Morrigan pensaba que mantener a los chicos como mascotas era peor que tomarForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffniños para matarlos. Cerré los ojos, imaginando a una niñita con un vestido azul ycabello rubio. La foto era descolorida y familiar, marcada con pliegues como sihubiera sido plegada, pero mi cabeza estaba llena de luces blancas y ecos, y yo nopodía ubicarla.La Morrigan giro el pañuelo, extendiendo la esquina de él sobre mi cara.—Yo me la llevé de regreso. Fui a los aposentos de mi hermana, en lo profundo dela Casa de la Miseria, y la tomé. La traje de vuelta a su familia. Era lo correcto, peromi hermana me detesta por eso. El lago se secó poco después y luego regresó afastidiarnos en los túneles. Absorbió toda la alegría de la ciudad e hizo llover. —LaMorrigan se acerco a mi oído, y había una escasa tristeza en su voz—. La traicioné,y ahora estamos distanciadas. Me castigará el resto de mi vida, por una niñita.Asentí con la cabeza, manteniendo los ojos cerrados. El paño húmedo era frío enmi cara y me di cuenta que la foto descolorida vino. La había visto mil veces en elvestíbulo, cada vez que pasaba el gabinete con frente de vidrio con las figurillasholandesas y tazas de té.—Mi madre —dije, y mi voz sonó dura y desconocida, como si alguien másestuviera susurrando en mi oído. ~ 178 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 21 Bendecido Traducido por Ruthiee Corregido por CaamilleM e levanté en la oscuridad, tumbado en la cama con dosel de la Morrigan con las sabanas enredadas alrededor de mis piernas. El olor de las sabanas era mohoso y desconocido, como el aire en un ático extraño.Cuando mis ojos se ajustaron, comencé a fijar los objetos. Había una casa demuñecas gigante y encima en otro rincón, una pesada cómoda con un espejoabisagrado. La Morrigan estaba dormida junto a mí, acurrucada con su pulgar ensu boca y una mugrosa muñeca apretada contra su pecho. Su cabello se habíaretirado de su cara y se veía extrañamente pacifica, como un niño pequeño.Me desenredé de las sabanas y balanceé mis pies hacia abajo en el piso. El interiorde mi brazo todavía punzaba donde Janice me había pegado con la jeringa, perome sentí mejor de lo que usualmente lo hago después de una reacción y muchomejor de lo que tenía permitido, considerando que había tenido recientemente lalengua de Alice metida en mi boca.Dejé a la Morrigan dormida en su enorme cama e hice mi camino de vuelta afueraa través del vestíbulo, arriba en el corredor y dentro de la lluvia. ***Cuando llegué a la casa de Roswell, la luz del porche estaba apagada y su cocheestaba en la entrada. Era pasada la media noche y el suelo del piso estaba oscuro,pero había una luz en su ventana. Me quedé de pie en el jardín floreado de sumadre, en la sombra de la cochera, y le envié un mensaje de texto para que bajara. ~ 179 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe encontró en la entrada, viéndose como si estuviera a punto de decir algo, perosacudí mi cabeza. Él se encogió de hombros y señaló hacia el Parque Smelter.Caminamos las dos cuadras sin hablar.En el parque, Roswell se dirigió hacia una mesa de madera para picnic en el bordedel campo de juegos y se sentó en la banca, inclinándose hacia adelante con sucapucha levantada y las mangas de su sudadera bajadas sobre sus manos. Teníauna idea de que todos estaban empezando a acostumbrarse al clima, y si seguíapor mucho más tiempo, aprenderíamos únicamente a vivir de esta manera, sinsombrillas y sin impermeables. Todos tendríamos que estar sólo perpetuamentehúmedos todo el tiempo.Me senté junto a él, tratando de formular lo que quería decir, pero mi gargantadolió y ninguna palabra estaba incluso cerca a lo correcto.—Entonces, ¿qué sigues haciendo despierto?Se encogió de hombros.—Trabajando en el reloj de mi teléfono, esperando por una señal de que no estabasmuerto. Traté de llamarte, pero incluso no me enviaba a buzón de voz.Su voz sonaba ligera, como el clásico Roswell, pero la manera en la que me estabamirando me ponía nervioso.Se volteó y puso su mano en mi brazo, en algún lugar entre golpear y agarrar.—Me diste un susto de muerte. ¿Qué pasó?Miré hacia el vacío campo de juego, la oxidada resbaladera y a los abandonadoscolumpios, tratando de actuar normal. Mi corazón se estaba acelerando como lohacía cuando me ponía nervioso en una presentación en clase. Al otro lado de unabanca pequeña, la colina de basura era sólo un corpulento contorno en contrastecon el fondo oscuro de los árboles y el cielo.Podía sentir a Roswell mirándome, observando, viendo el costado de mi rostro.—Está bien —dijo finalmente—. Esto no es como un ataque personal ni muchomenos, pero últimamente has estado mucho más raro de lo usual. ¿Podrías porfavor solamente decirme que está pasando? ~ 180 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMi corazón estaba latiendo tan rápido que dolía. Cerré mis ojos antes de quecontestara.—No soy una persona real.Eso lo hizo reír, breve y fuerte, casi un ladrido.—Sí. Tú eres una persona real. Sin importar si eres o no una loca persona por ver,pero no voy a sentarme aquí hablándome a mí mismo.Escucharlo decir aquello, era como ser liberado. Se suponía que debía estar feliz,pero en vez de eso solamente me sentí horrible. Me encorvé hacia adelante y cubrími cabeza con mis manos.—¿Qué se siente? —dijo. Su voz era muy baja—. Sólo dime por qué eres así.Como si me estuviera perdiendo de un ingrediente principal que me podría hacertan completo y tan normal como todos los demás. Miré hacia abajo, al césped, paraque así no tuviera que mirar hacia Roswell. Después le dije la historia en pedazos.La ventana abierta, la pantalla, la cuna y como Emma no estaba asustada de mí,como ella extendió su mano por las barras. Como, en algún nivel fundamental, yono era nada más que un parasito, de la misma manera que los Tordos 21 y losCuculidae 22 lo eran.Esperé a que me llamara un mentiroso o que me dijera que estaba loco. La pequeñanobleza era buena manteniendo sus secretos, y la gente estaba tan acostumbrada anegar cualquier parte de la imagen que no les convenía.El campo de juegos estaba en un extremo del parque, pasando los campos debéisbol y un gran rectángulo de césped mojado. Cuando era pequeño, habíaquerido más que nada jugar en el campo de juegos pero se había establecido paralos juegos en el césped de primera etiqueta, luego después, el Frisbee y fútbolamericano de toques, y a Roswell nunca le había importado que yo tuviera quequedarme lejos de los pasa manos y los caballitos.21 Tordos: Son parásitos de nido de otras aves, algunos de una sola especie como es el caso deMolothrus Rufoaxillaris que pone los huevos en nidos del tordo músico, Molothrus Badius y éstecría sus pichones o el caso del Molothrus Bonariensis que es un parásito interespecífico (parasitareproductivamente muchas especies de diferentes familias).22 Los Cucúlidos (Cuculidae) son una familia de aves del orden Cuculiformes que incluye los cucos ~ 181 ~y los correcaminos, entre otros. Se alimentan básicamente de insectos.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffRoswell tomó un respiro profundo, mirando sobre su hombreo hacia la calle.—Nunca ha pasado en mi familia —dijo finalmente—. El robo, el intercambio, loque sea. No nos sucede a nosotros.Por un minuto, ni siquiera supe qué decir a eso. Parecía como una declaraciónatrevida, dada la historia de la ciudad.—¿Estás seguro?—Inquebrantablemente.—Parece como que le ha sucedido a casi todos en la Pequeña Nobleza en algúnlugar debajo de la línea. Me refiero a que, el primo o padre o abuela o tío abuelo detodos tiene una historia sobre un pariente quien realmente enloqueció raramente ydespués murió.Él hizo una mueca, sacudiendo su cabeza.—Sórdido, ¿verdad? Pero en la casa Reed, no sucede.Lo miré.—¿Por qué no?Se encogió de hombros.—Estamos hechizados. —Lo dijo como si estuviera haciendo una broma, pero erala verdad.Roswell era exuberante, indestructible. Era el tipo de hijo que una familia normaldebería tener. Si pudiera haber sido como él por completo, incluso un poco, mientera vida podría haber sido diferente. Pensé en lo que Morrigan había dicho. Elintento importa. Si tú crees que estás hechizado, poderoso, agradable, popular,entonces lo eres.De repente, la sonrisa normal de Roswell se fue. Estaba mirando hacia sus pies.—No es como si me sintiera culpable, exactamente…—Pero te sientes.Él asintió abajo, hacia sus zapatos, sonriendo en una forma amarga. ~ 182 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Eso es por lo que te juntas conmigo, cierto? Como que, ¿a ti no te importa quetan raro soy, porque cuando llegamos a esto, tú eres un poco raro también?Él dejó de estudiar sus zapatos y miró hacia mí.—No es de ese modo. Detesto tener que decírtelo, pero hay otras razones para seramigo de alguien de mutua rareza. Eres en realidad bastante interesante, sabes. Ycontigo, no estoy siempre teniendo que ser feliz o gracioso. Puedo decir lo queestoy pensando. Tú apestas bastante en ser honesto, Mackie, pero eres fácil dehablar.Era agradable pensar que Roswell pudiera tener una legitima razón por ser miamigo, aparte del hecho de que nuestros padres trabajan en la iglesia, pero eso nocambiaba el hecho de que yo era algo mentiroso y extraño.—Mackie Doyle está muerto. No soy nadie.Roswell se inclinó hacia delante con sus codos en sus rodillas.—Mira, tú eres Mackie. Empecé a llamarte Mackie en el primer grado—tú—noalguien más. Nunca he conocido a un Malcolm Doyle. Si él está muerto, entonces,lo siento, pero no significa nada. Él no es tú.No podía mirarlo.—Estás… mira, si me estás molestando, necesito que me lo digas.—Mackie, no tomes esto de mala manera, pero toda mi vida tú has sido la personamás rara que jamás he conocido. Eso no te hace una persona no real. De hecho, tehace muy malditamente específico.Enterré mis dedos dentro del borde de la mesa de picnic.—Este es el evento definido de mi vida y lo estás manejando como si fuera normal.Como si fuera nada.Él se inclinó hacia atrás, mirando hacia arriba, al cielo.—Bueno, tal vez debió de detenerse el evento definido. Hay mucho más de unavida promedio que de algo que sucedió antes de que tuvieras un año. ~ 183 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSabía que estaba en lo correcto, pero era aterrador. Miré hacia otro lado porque noquería que viera cuan solitario había sido. Era desorientador el pensar que todo loque me había definido por tanto tiempo era solamente circunstancial.—Hice algo tan estúpido esta noche —dije, escuchando la presión en mi voz.—Me imagino. Cuando te pusiste todo convulsivo, me imaginé que era algogrande. Lengua de anillo, ¿eh? ¿Fue sólo porque te gusta mucho? Quiero decir,¿tanto así que la has besado de cualquier manera?Sacudí mi cabeza.—Ella… actúa como si yo fuera normal. Nada diferente, nada raro. Como si pudieraser cualquier persona.Roswell se rio tan fuerte que me preocupé de que alguien tal vez saliera para verque estaba pasando.—¿Y esos son tus criterios? ¿Una chica que pueda hacerte sentir como si pudierasser cualquier persona?—No. —Me incliné hacia atrás en mis codos y miré hacia arriba, a la lluvia—. Sóloquise decir, a veces es agradable salir con alguien que te hace sentir como si nofueras completamente raro.Nos sentamos en la banca del picnic, mirando fijamente hacia el campo de juegos.Fue Roswell quien habló a continuación, sonando como si algo sólo le hubieraparecido divertido y estuviera tratando de no reírse.—¿Con quién saldrías, entonces, si ser normal no fuera un problema? Me refiero aque, si los tuvieras pensando que eres ordinario y aburrido no fuera parte de laecuación.—¿De cualquiera? —Escondí mi cabeza y empujé mis mangas hacia abajo sobremis manos—. Tate, probablemente.Esperé a que se riera, tal vez preguntando si me refería a Tate Stewart o si estabahablando sobre cualquier otra chica que tuviera el mismo nombre pero una actitudmenos terrible. ~ 184 ~Solamente asintió y golpeó su hombro contra el mío.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Por lo tanto haz eso, entonces. No me malinterpretes, es un poco aterradora,pero puede estar bien. Quiero decir, por lo menos no es una puta-sosori enentrenamiento.Me reí, pero sonaba como falso, así que me obligué a detenerme.—No hay manera. La molesto como no me creerías. Mucho, no tiene arreglo.Roswell sacudió su cabeza.—Nada está nunca sin arreglo. Jesús, el hecho de que los gemelos hicieran que unsoplador de nieves funcionara, esos dos inhábiles y aunque algunas partes delsecador deberían ser probadas. Y la gente es bastante predecible una vez que losconoces. Ellos no cambian demasiado. ¿Te acuerdas en séptimo grado, cuandoteníamos que hacer los debates sobre los temas de la actualidad, ella y Danny seenvolvieron en esa gran cosa acerca del máximo castigo? Ella no le habló por unmes, pero lo perdonó.—Genial. Eso fue una tarea de educación cívica. Y tenía doce. —Suspiré yrestregué mis manos sobre mi cara—. Roz, no tienes idea de cuan enormemente yalo he arruinado. Si tenía alguna opinión, en absoluto, ella me odia.Roswell se encogió de hombros.—Bien, entonces te odia. Y si de cualquier manera quieres salir con ella, entonces,afróntalo y dile que lo sientes. Si es una persona razonable, te perdonara. Si no loes, posiblemente tendrás que sólo dejar ir a ésta y buscar por chicas que piensenque eres normal. Sin anillos de lengua, sin embargo.Nos sentamos en la banca del picnic, sin hablar, sin mirarnos el uno al otro, peroestando en silencio y bien. La lluvia casi cesaba, nada excepto una delgada, nieblafría. Por ahora, sólo quería sentarme en la banca del picnic con él y no estar másque bien y sin complicaciones. ~ 185 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 22 La Pelea Traducido por kathesweet_ Corregido por CaamilleE l día siguiente fue significativo, principalmente porque era el primer día en semanas en que verdaderamente no estaba lloviendo. El cielo todavía estaba nublado, pero el aire era frío y seco. Fue el primer indicio de que la lluvia nopodía durar para siempre y el invierno podría venir después de todo.Drew y Danny se encontraban de un estado de humor extraño en el almuerzo,luciendo satisfechos de sí mismos y sonriéndose mutuamente. Cuando Roswellpreguntó qué era tan gracioso, ellos sólo se miraron uno al otro y empezaron a reír.Me incliné sobre mis codos, tratando de no bostezar.―Se ven felicesDanny me lanzó una papa frita.―Tú te ves como una mierda.―Arreglamos el Red Scare ―dijo Drew. Estaba sonriendo, tratando de mantenersebajo control y fallando―. Anoche. Fue un poco como un desastre MacGyver, perofunciona.Quise preguntarles cómo podían soportar conocer la verdad sobre cualquier cosacuando nada bueno podría venir de eso. Cómo alguien podría soportar estar en unaprieto. Lo que se sentía al dejar que alguien más conociera tus secretos. ***Después de la escuela, fui a casa por el camino largo, bordeando la orilla delestacionamiento y estudiando el suelo empapado. Había llegado sólo hasta el robleblanco cuando Tate y Alice salieron juntas de la escuela. Lo cual era inesperado. ~ 186 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEstaban una junta a la otra, hablando mientras atravesaban el asfalto. Por lomenos, Alice estaba hablando. Tate estaba mirando el blanco horizonte de lossuburbios como si estuviera aburrida de su mente.Cuando se detuvieron, tenían la mirada sombría y estaban frente a frente como enun enfrentamiento de pistoleros. Alice estaba sonriendo a Tate de una manera queparecía más llena determinación que de buena voluntad.―Todo lo que estoy diciendo es que podrías hacer un esfuerzo. No tienes que saliry unirte a las porristas. Sólo ser normal.Tate no dijo nada.Alice se acercó más.―Es que eres demasiado extraña. Eso hace que la gente se incomode, y sí, tal veznadie más lo va a decir, pero era necesario hacerlo.―Está bien ―dijo Tate―. Está bien, así que ya lo dijiste. ¿Ahora puedes ir detrásde las gradas y besuquearte con alguien?Alice se rió y no de una manera agradable.―Dios, estás en negación. Cómo alguna vez pensaste que terminarías con Mackie,no tengo idea, pero realmente se merecen el uno al otro.Tate le dio una mirada larga y sorprendente. Del tipo que queman a las personas.―Eres tan enormemente incompetente para decirme qué me merezco. Quiero decir,Jesús, solamente porque eliges compartir detalles de tu vida amorosa con casi todoel mundo no nos hace amigas cercanas. De hecho, más que nada, te hace sonarcomo una gran perra.Alice le dio una bofetada. El sonido fue tan fuerte y ella lucía tan sorprendida de símisma.Tate sólo inclinó la cabeza a un lado. Luego extendió la mano y abofeteó a Alice devuelta, suave, rápida y burlona.Alice se giró hacia ella, y Tate saltó hacia atrás, alejando sus manos. Se movió conrapidez, como si estuviera jugando quemados o hockey sobre piso y nada de esto ~ 187 ~fuera serio. Como si todo fuera una gran y estúpida broma.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEntonces, Alice golpeó a Tate de verdad. Ni siquiera sé si quería hacerlo. Podríahaber sido un terrible accidente de coordinación mano-ojo o física, pero funcionó.La sangre salió a borbotones de la nariz de Tate, cayendo sobre el frente de sucamisa. Ella no hizo nada por un segundo. Luego sonrió, que cuando alguien estácubierta de sangre, es básicamente la cosa más aterradora que pueden hacer. Lasangre corría por su barbilla, empapando el cuello de su camiseta. Saqué las manosde mis bolsillos y empecé a caminar a través del aparcamiento. Luego, cuando Tatederribó a Alice, empecé a correr.La gente se agolpaba alrededor, haciendo un círculo. Alice estaba sobre elpavimento, y Tate la estaba golpeando. La sangre era brillante en la parte delanterade su camiseta, goteando por su barbilla, corriendo por su cuello. Su postura erarecta y arrogante, al igual que las imágenes que he visto de varias reinas británicas.―Hey ―grité―. ¡Hey, hey, detente!Me apiñé entre las personas, tratando de poner una mano sobre Tate. La agarré porla camisa y se alejó de nuevo. Alice estaba luchando de espaldas, tratando devolver a ponerse de pie.A mí alrededor, todos estaban gritando, presionando cerca, pero no estabantratando de separarlas.Di codazos en mi camino al medio del círculo y agarré a Tate por la cintura.―Tate. ¡Tate!Su cuerpo se arqueó contra mi pecho, ondulándose como un pez. La aferré conmás fuerza.―Tate ―dije contra su oreja―. Detente.La sangre de su camisa estaba quemando mis manos. Alice todavía estaba en elsuelo, sentándose sobre su trasero. El maquillaje de sus ojos hizo un sendero grissobre su cara y estaba llorando con pequeños jadeos.―Tate, detente. ―Quise sonar duro y autoritario, como alguien a cargo, pero mivoz estaba muy lejos de eso. Mis oídos estaban empezando a sonar―. Por favordetente. ~ 188 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSu cuerpo entero estaba temblando contra mi pecho. Al otro lado del círculo, Alicese puso de pie. La mirada que nos dio―que me dio―era furiosa y complicada.Luego se metió entre la multitud.En mis brazos, Tate se relajó, volviéndose lánguida. De repente, tuve una sensaciónpunzante y flotante, como si mi cuerpo estuviera muy ligero. Esto es falso, porquelo que realmente significa es que estás cerca de caer.La solté y me tambaleé hacia atrás, alejando mis manos de mi cuerpo. Por unsegundo, estuve casi seguro de que iba a tener que sentarme, pero pasó.Empecé a deslizar la sangre, tratando de limpiarla en la hierba húmeda, en misvaqueros, o en algo que sólo la sacara de mi piel. La sangre había salpicado la parteposterior de mis muñecas, pero no estaba poniéndome gris como había estadodurante la donación de sangre. Entré en el edificio por mi cuenta, con Tate detrásde mí.En la entrada, me tropecé con el último escalón y casi caí.Ella puso su mano sobre mi hombro.―¿Qué está mal?―Necesito agua. ―Mi voz sonó ronca y estaba parada tan cerca que casi no podíarespirar por el olor―. Mis manos.Agarró mis manos y las empujó bajo la fuente de agua. El agua estaba helada,escociendo los verdugones y la carne viva. Se quedó justo detrás de mí,sosteniéndome por las muñecas, apoyándose en la barra de presión con su cadera.Después de que la sangre se había escapado por el desagüe, me dejó ir. Me recostécontra la pared. Mis manos no eran más que terminaciones nerviosas y unapequeña ola estática todavía rugía en mis oídos.Tate se quedó con los brazos cruzados sobre su pecho, entrecerrando sus ojos. Lasangre estaba goteando de su nariz terminando sobre el piso. Miré su cara, su bocamedio cubierta por una mancha roja. Bajo toda la sangre, era hermosa de la maneramás inquietante, y sonreí sin querer.Ella suspiró y sus hombros se relajaron un poco. ~ 189 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Estás bien? ―finalmente dijo.Asentí, acariciando mis manos en la parte delantera de la camisa.―Entonces, debería asearme. ―Se giró y caminó hacia el baño, sin decir nada más.Me senté en el suelo y cerré mis ojos. Mis manos latían e hice mi mejor esfuerzopara secarlas con mi camisa.Cuando Tate salió del baño, tenía un puñado de toallas de papel contra su nariz, yaempapadas de rojo. Se agachó a mi lado y me alejé, manteniendo una manga de micamisa contra mi boca.Ella no pareció notar la manera en que estaba tratando de no respirar su aire, oquizás sólo imaginó que era el menor aspecto referente a la situación. Estabamirando mis manos.―Jesús, ¿qué te pasó?―Está bien, no es gran cosa ―dije, manteniendo mis brazos contra mi nariz y miboca―. Sólo vámonos.Tate todavía estaba resoplando contra el puñado de toallas de papel. El olor de lasangre era rojo y húmedo.―¿Irnos? No voy a ninguna parte contigo. Mira, siento mucho haber tenido quegolpear a tu novia en la cara, pero a veces los momentos basura-blanca 23 sonnecesarios, ¿de acuerdo?―No es por eso. Sólo necesito hablar contigo.Tate se puso de pie. Lucía mucho más atemorizante de pie sobre mí.―¿Sobre qué? ¿Sobre cómo insistes en suspirar por Alice a pesar del hecho de quees más mala que la mierda y no ha averiguado dónde dejó su cerebro? No, gracias.Ya me sé la historia.―Tate, por favor, solamente dame una oportunidad. Sólo escucha.23 Basura-blanca: White-trash. Tiene muchos significados, pero en este caso hace referencia a una ~ 190 ~persona que es estúpida e ignorante.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Por qué? ―dijo, dándome la más dura y repugnante mirada―. Como ciertocampeón desinteresado dijo una vez, ¿qué hay para mí?No era el lugar que habría elegido para un momento de revelación, sentado sobreel suelo en la entrada oeste con Tate de pie sobre mí y evitando por poco que lasangre goteara sobre mi cabeza. Cuando hablé, las palabras salieron ahogadascontra mi manga. No pude mirarla a los ojos.Tate se agitó y suspiró.―Lo siento, ¿es mi desprecio lo que te pone nervioso? ¿Necesitas algo detranquilidad amigable? ¿Necesitas a alguien que te diga que lo estás haciendobien? Si es eso, Mackie… ¡Sigue murmurando contra tu abrigo! ¡No me importa quetengas esta condición donde encuentres necesario actuar como un gran perdedor!Apreté la mandíbula y lo dije más fuerte.―Tu hermana no está muerta.El cambio fue instantáneo. Su mano cayó de su nariz sangrando y me miró. Susojos estaban muy abiertos, y la sangre corría sobre su labio, pero no pareciónotarlo.―Cúbrete la cara ―dije contra mi manga, conteniendo la respiración, alejándome.Presionó las toallas de papel contra su nariz otra vez, mirándome sobre su mano.―Dilo de nuevo.―Ella no está muerta. Al menos, yo no lo creo. No todavía.Tate dio un suspiro largo y tembloroso, sus ojos estaban tan iluminados que lucíacomo si estuviera teniendo una descarga eléctrica.―Creo que será mejor que me digas qué significa eso.―Mira, no vamos a hablar de eso aquí.―Oh ―dijo―. Vamos a hablar sobre eso.Presioné mis dedos contra mis parpados. ~ 191 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Tenías razón, ¿de acuerdo? Tenías razón sobre este pueblo. Aquí están esas…personas. Esas personas raras y secretas. ―Personas como yo―. Ellos se llevaron aNatalie, y la están manteniendo con vida hasta el viernes.―Muy bien. Así que, ¿cómo puedo traerla de vuelta?Alejé las manos de mi cara pero no la miré.―No lo sé.Tate hizo un ruido áspero, sin aliento, no una risa.―Eso es genial. Es hermoso.―No lo sé, pero encontraré algo.Se puso de pie sobre mí, sus ojos duros y con las toallas de papel ensangrentadas.―¿Y por qué harías eso ahora? ¿Qué tengo que hacer para ganarme el noble apoyode Mackie Doyle?La miré. La desesperación se mostraba en su rostro sólo un poco, como si estuvieratratando de ocultarla.―Por favor, ¿puedo acompañarte a tu casa?Por un momento, pensé que iba a decirme que era repugnante, espantoso, quepodía irme directamente al infierno, pero entonces asintió y se dirigió a la puerta.La casa de Tate era más vieja que la mía, con un patio pequeño, cubierto demaleza, lleno de basura y hojas secas.En el interior, una chica delgada estaba sentada en el sofá, viendo televisión,algunos dibujos animados con naves espaciales.Alejó la mirada de la pantalla cuando entramos, mirando el puñado de toallas depapel ensangrentadas.―Oh, Dios mío, ¿estás suspendida?―Connie, cállate.La chica se deslizó del sofá y se fue saltando por el pasillo hasta una puerta ~ 192 ~cerrada.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Maaamá, Tate ha estado peleando.Tate respiró hondo, apuntando hacia las escaleras.―Ve a tu habitación. Ahora.Connie volvió a la sala y subió las escaleras. La puerta del pasillo permaneciócerrada.Tate suspiró y la seguí hacia el baño. Fue directamente al botiquín, buscando através de tubos y botellas prescritas con una mano y sosteniendo el manojo detoallas de papel contra la nariz con la otra. Cuando encontró una botella deperóxido y algunas bolas de algodón, cerró el botiquín. Luego dejó caer las toallasde papel dentro del lavamanos y el olor se precipitó por la habitación.Me agarré de la cortina de la ducha para no caer y el sonido que hizo Tate oscilóalrededor.―¿Cómo estás, Mackie?―No muy bien.―No tienes que quedarte aquí. Siéntate o sal afuera o haz algo mientras me limpio.Salí a la cocina y abrí el congelador. No había mucho en él―un par decontenedores plásticos sin etiquetas y algunos waffles―pero había una bandeja dehielo, cerca de la mitad. Tomé el hielo y lo tiré en una bolsa plástica que sobresalíade la basura.Llené la bandeja y la puse de vuelta en el congelador. Luego me senté afuera en elporche con mi cabeza en mis manos y la bolsa de hielo cerca de mí.Después de un par de minutos, Tate salió al porche y se paró encima de mí. Sunariz había dejado de sangrar, pero tenía algunos arañazos sobre una mejilla. Sucabello estaba húmedo, sobresaliendo como un erizo, y se había cambiado lacamiseta. Tuve una imagen impresionante y tortuosa de ella lavándose la sangrede su cuello, y su pecho desnudo. En mi escenario, su sostén era negro y tenía algode encaje, pero realmente no podía imaginar a Tate yendo a una tienda y eligiendoalgo así. ~ 193 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSe sentó a mi lado y tendió una mano sin mirar por encima. Le ofrecí el hielo y ellalo tomó. Sus manos estaban temblando un poco, pero su cara era dura.―¿Estás bien? ―dije, pero no muy fuerte.Pasó sus dedos por su cabello. Había una marca roja justo bajo su ojo izquierdo.―No, pero viviré.Quise sonreír porque su voz era tan cansada y porque sus muñecas parecíanincreíblemente pequeñas comparadas con las mías. Nos sentamos uno al lado delotro, sin tocarnos, sin hablar.―Ojalá pudiera ser como tú ―dije, y fue extraño, decir la cosa que quería más quenada. No solamente me refería a ser normal. Ella estaba triste y enfadada, perosabía exactamente quién era.Se echó a reír.―¿Por qué querría alguien, especialmente tú, querer ser como yo?―Siempre eres tan buena actuando como si supieras exactamente lo que estáshaciendo todo el tiempo.Tate esbozó una pequeña y astuta sonrisa.―¿Qué te hace pensar que no?Ambos reímos, luego nos detuvimos de nuevo, muy rápido. Ella había peinado sucabello hacia atrás como un chico, pero aún con el cabello húmedo y lleno de colorrosa, incluso en el porche decaído, estaba hermosa.―Tate.Me miró y la bolsa de plástico crujió y crujió.―¿Qué?―Lo siento.Miró hacia el patio y suspiró.―Lo sé. ~ 194 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―No, no lo sabes. Al menos no todo. Es… no es como tú piensas.Eso hizo que dejara la bolsa de hielo y se giró para mirarme.―¿Cómo sabes lo que estoy pensando?―¿Principalmente? Un montón de experiencia personal.Se giró y me alcanzó, bajando mi cabeza. Luego me besó, superficial y lentamente.Me tomó completamente por sorpresa. Realmente no me había molestado en teneresperanza de que me dejara estar en cualquier lugar cercano a ella de nuevo, perosus manos estaban a mí alrededor, su boca estaba presionada contra la mía. Y yono había dado nada más que la justificación de algo que ya sospechaba.Levanté mi mano, tocando su mejilla, el lado de su cuello. Cuando se alejó, sus ojoseran profundos y atentos. Su cabello estaba húmedo bajo mis dedos.―¿Qué es esto? ―le dije, dejando que mi mano reposara en la base de su cuello.Levantó la mano y la aferró sobre mi muñeca.―¿Quieres ir a mi habitación? Ven a mi habitación. Sólo por un rato.―¿Estás segura de que es una buena idea?―Mira, ¿quieres o no?Asentí, sintiéndome eléctrico y sin respiración, tratando de decidir si estábamos devuelta al sistema de recompensas o si ella quería decir algo más sincero. Si un besopodía significar cualquier cosa, además de agradecimiento de que le había dado loque quería, la seguí al interior porque su mano en la mía era cálida y todavía podíaprobar su lápiz de labios.Su habitación era una mezcla de personalidades, tenías carteles sobre todo el lugar,Quentin Tarantino 24, Rob Zombie 25 y Sammy Sosa 26. Todo estaba limpio, pero norealmente como se podría pensar de la habitación de una chica. El esquema decolor dominante parecía ser gris comunista, excepto por una ridícula colchafloreada.24 Quentin Tarantino: Director de cine. Rob Zombie: Músico Groove Metal. ~ 195 ~2526 Sammy Sosa: Beisbolista.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando Tate se sentó en la cama, me detuve en la puerta, cruzando mis bazossobre mi pecho. Ella se inclinó para desatarse los zapatos.―¿Tate?Levantó la cabeza y me miró.―¿Sí?―¿Por qué estás haciendo esto? Quiero decir, ¿es esto lo que sucede cuando tedigo lo que quieres oír?Estaba sacudiendo su cabeza mientras se quitaba la camiseta.―Nadie me dice lo que quiero oír. ―Tenía un sujetador muy genérico, blanco,simple. Su cuerpo era más delgado y más fuerte de lo que había imaginado, pero laparte superior de sus pechos se curvaban suavemente y se redondeaban comofrutas. Dios, Dios, Dios.Dejó caer su camiseta sobre el piso y extendió una mano.―Ven aquí.Me senté a su lado, sintiéndome incómodo y demasiado caliente, y ella puso susmanos alrededor de mi cuello. Luego me besó y yo estaba besándola de vuelta, yanada fue incómodo. Afuera, hubo un destello de un relámpago. La tormenta estabamoviéndose, batiendo ráfagas mientras el cielo se oscurecía.Tate estaba tirando de mi sudadera, deslizando mi camiseta hacia arriba. Dicodazos sobre mi cabeza y quedé atrapado en ella, luego la despegué. Los dosestábamos riendo y yo sabía que mi cabello debía estar todo despeinado porqueella lo alisó.Llegué a su espalda para desenganchar su sujetador. El cierre era de alambre ypunzó en mis dedos, pero después de varios intentos, lo conseguí. Ella deslizó lascorreas, apoyándose en mí, dejando deslizar mis manos a lo largo de sus costillas yespalda.Cuando la toqué, contuvo el aliento. Su piel estaba hormigueando por variaspartes como piel de gallina. Mi corazón estaba latiendo como loco y no podía decir ~ 196 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffsi estaba más excitado o más nervioso, pero eso no importaba. Ambos sentimientoseran igual de satisfactorios.El viento se levantó y sacudió las ramas contra la ventana. Hubo otro relámpago,seguido inmediatamente por un trueno.Los ojos de Tate estaban cerrados con fuerza, como contrarrestando la brillante luzdel sol. Me incliné y la besé a lo largo de su mandíbula, justo debajo de la oreja.Ella giró su cara contra mi hombro, mi piel desnuda, y tuve la sensación derectitud de nuevo, como si sólo pudiera tener esto, ahora, y todo estaba dondedebería estar.Hubo una ráfaga de golpes en la puerta.―¿Tate? ―El pomo se sacudió―. Tate, abre la puerta.Tate suspiró y me alejó, sentándose, alcanzando su sujetador. Luego se giró haciala puerta.―¿Es una emergencia?―Tate, lo que pasa es… sólo déjame entrar.―Connie, ¿es una emergencia?―¡Sí! ―Su voz sonó alta y llena de pánico. Las siguientes palabras casi seperdieron en el viento que se levantaba y el trueno―. Humo… ¡en la iglesia! ¡Algose está quemando!Tate ya estaba enganchando su sujetador, deslizándose de nuevo en su camiseta,lanzándome la mía. Me la puse en una carrera torpe y bajamos las escaleras ysalimos al porche. ~ 197 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 23 Nuestros pecados Traducción por ηịịịღ Corregido por Emii_GregoriE l humo era aceite negro. Se elevaba en una columna, a cien pies, doscientos pies por sobre la ciudad, como el pilar de fuego de los israelitas. —Mierda —dije, y mi voz sonó completamente plana—. Mierda. La iglesia seestá quemando.Tate estaba en el porche junto a mí. Puso su mano en mi brazo, pero apenas losentí.Truenos retumbaban por encima de nosotros y el viento soplaba, pero debajo deeso, oía el bajo rugido de las llamas. Salté por las escaleras y me dirigí hacia elfuego.En la Calle Welsh, toda la cuadra estaba hecha un caos. Incluso mientras daba lavuelta a la esquina, podía sentir el calor expandiéndose en olas, oliendo el afilado,y seco olor del humo y las cenizas. La calle estaba llena de luces y sirenas,camiones estacionados en diferentes ángulos bloqueando el tráfico. La iglesia erauna ruina creciente de llamas. Ellas lamían los costados del edificio con lenguasnaranjas, ennegreciendo el ladrillo. Había un agujero irregular en la punta de latorre, y el humo se derramaba en olas desde ahí.Las canaletas aún corrían llenas, pero el agua venía de las mangueras y no delcielo. Se derramaba a lo largo de las aceras y las calles, negra de hollín, brillandocon chispas y brasas sueltas.Los bomberos estaban avanzando y retrocediendo sobre la hierba, guiando agrupos de dos o tres personas lejos del edificio.Encontré a Emma en el jardín de los tribunales. Estaba de pie sola, abrazándose asus codos y observando mientras la escuela dominical ardía. Me puse cerca de ella,la alcancé, y tiré de ella hacia mí. Cuando me miró, su rostro pareció arrugarse. ~ 198 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Cómo comenzó? —pregunté, manteniendo mi brazo a su alrededor y dejándolarecargarse en mí.—No lo sé—un rayo, tal vez—hubo rayos. La capilla los captó antes de que loscamiones lograran llegar hasta aquí. No creo que puedan salvarla. El techo se haido.—¿Dónde está papá?Emma sacudió su cabeza. Su boca estaba abierta, pero no como si tuviera algunacosa en particular que decir.—No, Emma, ¿dónde está papá?—No lo sé, no lo sé. Había tantas personas, las mujeres del coro y estudio bíblico yel equipo de limpieza. —Estaba sacudiendo su cabeza sin detenerse—. Tenían quehaber por lo menos treinta personas allí adentro.Me desplacé a través de la calle hasta la iglesia y crucé la línea policial,agachándome por debajo de la cinta y rodeando las camillas, abriéndome pasoentre la multitud hasta la entrada de servicio, donde los paramédicos ingresaban alos miembros del coro a las ambulancias, con máscaras de oxígenos atadas sobresus bocas. Lo busqué en la multitud que tosía envuelta en ponchos de fuego ymantas, y cuando él no es uno de los rezagados saliendo, lo busqué en las camillas.Una de las camillas estaba cubierta, y mi pecho se tensó con un profundo, miedosin palabras, pero incluso antes de que me acercara, sabía que no podía ser él. Elcuerpo era pequeño y delicado bajo la sábana. El cuerpo de una mujer. O de unaniña.Fui donde el conductor y agarré su mano. Él no era parte de la congregación de mipapá, pero su cara era familiar de tantos años de picnics del hospital—algúnseguro, y cómodo nombre—y lo sujeté, girándolo hacia la sábana.—¿Quién es?Él sacudió su cabeza.—No podemos revelar eso. Ella tiene que ser declarada. —Su voz era impotente yme miró con una expresión fuerte, apenas iluminada—. No puedo declararla. ~ 199 ~Tiene que ser identificada por el doctor o el forense.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLo dejé ir, tambaleándome por la extrema formalidad de declarar a alguienmuerto. Yo ya lo sabía, y también lo sabía él, sin una confirmación del forense. Sucuerpo estaba debajo de la sábana frente a nosotros, ¿y qué diferencia hacía quiénlo dijera? Nada sería diferente si fuera un paramédico con los ojos muy abiertosquien la declarara y no alguien más.Miré abajo, hacia el cuerpo cubierto. La lluvia era sólo una delgada niebla,humedeciendo lentamente a través de la tela. La forma de su perfil no era clara.Pero conocía sus zapatos. Las puntas se asomaban por la sábana, sólo un poco, sólosus puntas.Los zapatos eran de planta plana, hechos de caucho negro y cuero rojo, conpequeñas flores cortadas en sus puntas. Podía ver sus calcetines a través de lospétalos abiertos. Los había visto en la fiesta de Halloween de Stephanie. Se veíantan mal con el resto del disfraz de Jenna Porter.Arrastré mis manos por mi cabello, intentando encontrar los sentimientoscorrectos. Ella había sido agradable. Irreflexiva y superficial, tal vez. Peroagradable. No se merecía morir de ésta forma, aspirando el humo hasta que suspulmones se detuvieron. Me había saludado en clases, me prestaba lápices y semantenía en silencio cuando Alice decía desagradables y maliciosas cosas a lasotras chicas. Y lo hacía, siempre supe eso, incluso cuando estaba ocupado siendoimpresionado por sus pestañas o hipnotizado por su cabello.Pero no Jenna. Nunca le había hecho nada a nadie.Me alejé de Brad, quien se veía débil y traumatizado, luego me giré en un círculo,buscando a mí papá en la multitud, hasta que finalmente lo encontré.Estaba de pie en la mitad de la calle, en el traje azul oscuro que siempre ocupabadurante sus horas de oficina. Su cabello estaba mojado y su camisa blancaabotonada ya no era para nada blanca sino que estaba manchada de gris con hollín.Estaba de pie con sus brazos a los lados y su rostro vuelto hacia la iglesia mientrasésta se ennegrecía y derrumbaba. Su expresión estaba vacía y sin esperanza, y nome vio. La única cosa en su campo de visión era la iglesia arruinada. Era un hito,uno de los edificios más antiguos en Gentry, y ahora estaba a punto dedesaparecer. Me detuve junto a él y lo observé hacerlo, pensando en lo extraño que ~ 200 ~era que algo pudiera significar tantas cosas. Era Gentry, de la misma forma en queForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNatalie era Gentry, sólo el símbolo de una ciudad, el cuerpo cálido particular querepresentaba a todos los demás.Observé la iglesia humeante, la demolida escuela dominical, sintiendo una tristezasurreal por ella. Había sido construida para resistir desastres y actos de Dios.Había pararrayos en dos de las esquinas del techo y uno en la punta de la torre, yahí era donde el rayo había golpeado. El golpe había hecho contacto a seispulgadas de distancia del pararrayos más alto. Se había arqueado lejos del metal,lo que no era demasiado compatible con los rayos, pero era malditamentecompatible con otro tipo de desastres.Me volví lejos del humo y el caos de la iglesia ennegrecida, lejos del cuerpocubierto de Jenna y de mi padre devastado, y me dirigí directamente a laescombrera.En la Calle Concord, las canaletas corrían más alto y rápido, y las alcantarillasestaban tapadas con hojas.—¡Mackie! Mackie, espera. —Carlina estaba apurándose por la acera detrás de mí.Estaba usando su abrigo y había envuelto una bufanda sobre su cabeza.La lluvia era tan fina que casi parecía niebla, desplazándose delgada a lo largo delos caminos y bajo las luces de la calle. Caía del final de su abrigo en una pequeñafranja, goteando alrededor de sus pies.—¿A dónde vas? —dijo ella, deteniéndose bajo una farola.—¿A dónde crees? ¡Voy a preguntarle a la Morrigan qué mierda obtiene deincinerar la propiedad de la comunidad! La iglesia se ha ido, Carlina. La cosacompleta, sólo se ha ido.Presionó sus manos contra su rostro, dejando caer sus hombros.—No es así. —Luego dice otra vez—. No es así.—Dime cómo es entonces. Dime qué ocurrió con la iglesia. ¿Quemaste tú la iglesiade mi papá?—Nosotros no somos monstruos Mackie. No hicimos esto. ~ 201 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSu rostro estaba extrañamente normal, y otra vez me llamó la atención por lodistinta que se veía de la mujer sobre el escenario. Carlina Carlyle significabahumo y focos de teatro coloridos. Esta nueva mujer era misteriosa y tranquila. Enla calle, el aire estaba caliente y pesado.—¿Quiénes somos? —dije, y soné cansado, como si ya ni siquiera me importara.—En realidad no nos gustan los nombres. Cuando nombras algo, le quitas algo desu poder. Se vuelve conocido. Nos han llamado un montón de cosas: los buenosvecinos, la gente justa. Los grises, los antiguos, los otros. Espíritus y cazadores ydemonios. Aquí, nunca nos han nombrado en realidad. Somos nada.Pasó un minuto antes de que dijera algo más, y cuando lo hizo, su voz sonóextraña.—La Dama es la clase de persona a la que le gusta herir a las ciudades. Ella es eltipo de persona que comienza los incendios.—¿Dónde está ella?—Hay una puerta en el cerro del vertedero cerca del parque. Pero no quieres ir allí.Ella es increíblemente peligrosa, y la Morrigan estará furiosa.—Entonces, puede estar furiosa.Carlina se giró y miró a lo largo de la carretera.—Tienes que pensar en lo que estás haciendo. Puedes estar furioso con la Damapor hacer esto, pero no es nuestro trabajo defenderlos a ellos.—Deja de hablar sobre ellos. Yo soy ellos.Carlina asintió, con sus ojos grandes y tristes.—Entonces, lleva un cuchillo contigo. —Su voz era baja—. Sólo un cuchillo decocina normal. Envuélvelo en un paño de cocina o en un pañuelo si es necesario,pero tómalo y entiérralo en el suelo, en la base de la colina. De otro modo la puertano se abrirá.—Y eso es todo, sólo entierro el cuchillo en la tierra y la puerta se abre. ¿Luegoqué? ¿Sólo sonrío y camino directo al interior? ~ 202 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCarlina metió las manos a sus bolsillos.—Los Castoffs siempre pueden volver a casa si lo desean. Tal vez ella sea unmolesto hueso duro de roer, pero te debe eso.La lluvia era fina y constante. Cuando Carlina dijo Castoff fue como una bofetadaTal vez vio algo sobre mi rostro porque se cruzó de brazos y miró hacia abajo.—Lo que quiero decir es, buena suerte. ~ 203 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffParte 4Ellos ~ 204 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 24 La Casa de la Miseria Traducido por masi Corregido por Emii_GregoriE n casa, envolví una toalla alrededor de mi mano y busqué dentro del armario en el refrigerador, tanteando en el lío de cubiertos prohibidos un cuchillo de cortar. Yo estaba temblando, y mis dedos se deslizaban sobre tenedores ycucharas de colada antes de encontrar el cuchillo que mi padre había estadoutilizando con la manzana, la otra noche. La hoja tenía simplemente cerca de 8centímetros de largo, no especialmente afilado. Tenía un mango de madera, y elborde final había empezado a desaparecer. Lo envolví en la toalla y lo puse en elbolsillo de mi abrigo. Luego me puse mi capucha y me dirigí hacia el parque.En la intersección de Carver y Oak, atajé por el césped, más allá de los cobertizosde picnic y el parque infantil. Los columpios estaban moviéndose a sí mismos. Elparque estaba vacío y el humo se cernía sobre todo.En el otro lado del campo de béisbol, la colina se alzaba rosa oscuro y nebulosa através de la lluvia. El terreno estaba empantanado con agua estancada.Salté la valla, vadeando una maraña de malas hierbas. En la base de la colina, metíel cuchillo profundamente en la grava movediza y lo tapé. La puerta estaba allí casia la vez, tan aburrida y desgastada que era casi invisible. No había manivela, asíque la golpeé y di un paso atrás. Durante un segundo no ocurrió nada, perodespués, un perfil se percibió desde el interior, iluminado por una luz cálida.Desde lejos, oí el sonido de las campanas y me quedé sorprendido por un extrañosentimiento de inevitabilidad. La colina siempre había estado allí, cerniéndosesobre el parque, allí mismo en el otro lado de la valla. Esperándome.Cuando la puerta se abrió, no había nadie esperando en la entrada. Lámparas decristal iluminaban el pasillo en dos filas. Los paneles se encontraban dispuestos enuna cadena de plomo, dispuesta en patrones de diamantes de fantasía. Cuando meabrí paso hacia el interior, la puerta se cerró detrás de mí. El cuchillo cayó al suelo,me incliné y lo recogí. ~ 205 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa montaña de la Dama no era como Mayhem. Las paredes estaban revestidas demadera oscura, brillante, con un suelo de intrincados mosaicos y zócalos tallados.Todo estaba limpio y simétrico y brillante. Vidrieras colgaban en nichosrectangulares a lo largo de la sala, las imágenes estaban iluminadas por detrás conlámparas de aceite. El aire olía bien, como a hierba recién cortada y especias.Al final del pasillo, había una pequeña mesa con un plato de plata poco profundosobre ella.Un chico estaba de pie junto a la mesa, vestido con pantalones hasta la rodilla azuloscuro y una chaqueta a juego. Parecía tener tal vez doce años y estabamirándome, tendiéndome su mano.—Tu tarjeta, por favor.Me le quedé mirando.—¿Tarjeta? ¿De qué estás hablando?—Su tarjeta de visita. Presenta su tarjeta y te anunciaré.—No tengo una tarjeta. ¡Llévame a ver a la Dama!Me miró durante un buen rato. Luego asintió con la cabeza e hizo un gesto paraque lo siguiera.—Por este camino. —Me llevó a través de corredores y puertas hacia unahabitación cálida y en penumbras.Había alfombras en el suelo y un fuego ardiendo en una chimenea de mármol.Todos los muebles del tipo de cosa antigua y molesta que a mi madre le gustaba.Una mujer estaba sentada en una silla de respaldo alto, bordando un racimo deflores de apariencia venenosa en un trozo de tela.Levantó la vista cuando entré. La piel alrededor de sus ojos era color rosa, como sihubiera estado llorando. Cuando levantó su rostro hacia la luz, sin embargo, vi quesus pestañas se encostraban algo amarillas e infectadas. Parecía joven y como sidebería haber sido delicada, sorprendentemente hermosa, pero se echaba a perderpor su aspecto poco saludable. ~ 206 ~—¿Es usted la Dama? —le dije, de pie en la puerta.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffElla se sentó completamente rígida, sujetando la aguja de la tela y mirándome. Laparte delantera de su vestido era un arreglo complicado de adornos y pliegues. Porencima de este tenía era un cuello alto y ajustado cuello de encaje. Ella sonrió y ledaba aspecto frágil.—¿Es ésa la manera de saludar a alguien?Su voz era dulce, pero tenía un matiz de hielo que cortaba la armonía. Su expresiónera tan apacible que parecía arrogante, y pude sentir me ponía más furioso.—¡Quemaste la iglesia de mi padre! ¿Hay un saludo formal para eso?La Dama dejó el bordado.—Fue un mal necesario, me temo. Mi querida hermana ha estado correteando porallí como un perro adiestrado, jugando al bufón y a engañar a las personas que yaestán peligrosamente cerca de olvidarnos. Era el momento de recordar al pueblo loque realmente nos define.—Ésa es la razón… ¿para poner el temor de Dios en un montón de personas que nocree que existes? ¡Acabas de destruir un edificio de doscientos años! ¡Una niña hamuerto!—El temor de Dios no es nada en comparación con el temor de la tragedia y lapérdida.Ella inclinó la cabeza y sonrió. Sus dientes eran pequeños y uniformes,perfectamente blanqueados.—Pero en lo principal, nos beneficiamos de otras maneras. Después de todo, latragedia se ha vuelto dulce y nos trajo a un visitante.Al principio pensé que estaba hablando de sí misma en plural, de la forma en quelas reinas hacían, pero luego miré a mí alrededor. Sobre una gran almohada cercade la mesa de escribir, había una pequeña niña con botas de botón y un vestidoblanco de marinera. Estaba jugando con una jaula de alambre, poniendo un pájarode cuerda en el interior y sacándolo fuera nuevamente. Tenía una gran cinta atadaalrededor de su cintura. El otro extremo estaba atado a la pata de la mesa.—¿Te gusta? —dijo la Dama—. Es una cosa tan dulce. ~ 207 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa niña tenía, tal vez, dos o tres, con los ojos color avellana y dientes pequeños yuniformes. Ella me sonrió, y se le formó una mejilla con hoyuelos tan profundosque podría haber conseguido pinchar con mi dedo dentro de ellos.Absorbí mi respiración. No era como recordaba, pero la conocía. A través de todoslos arcos y volantes, la conocía. Ella era humana. La había visto todas las semanasen el aparcamiento de la iglesia o jugando a las chapas con Tate en el céspeddelante de la escuela dominical. Natalie Stewart estaba sentada en el suelo,mirándome por encima de la jaula.Agitó el pájaro mecánico, y la Dama se agachó, tocando el cabello de Natalie,acariciando su mejilla.Me acordé de lo que mi madre había dicho acerca de sentarse en un cojín a los piesde la Dama. Natalie estaba tan limpia que parecía artificial.—Así que, ¿es como tu muñeca?Eso hizo reír a la Dama, ocultando su boca con la mano.—A mi me gustas niña bonita, ¿no? Y ella complementa el ambiente. —Hizo ungesto rodeándonos—. Como puedes ver, soy un gran amante de la belleza.Las paredes estaban cubiertas de vitrinas de vidrio que contenían conchas marinasy flores prensadas. La vitrina más grande colgaba sobre el respaldo de un sofá deterciopelo.Estaba llena de mariposas muertas en pequeñas tachuelas de bronce. Dos de lasparedes estaban cubiertas con un empotrado de estanterías, como una biblioteca,pero no había libros. En su lugar, había pájaros—sobretodo petirrojos yarrendajos—y un enorme gallo de peluche con ojos de cristal color naranja.Mientras miraba a mí alrededor, hacia todas las mariposas y los pájaros, la Damase sentó en su mesa, observando mi cara. Entonces, se levantó y me dio la espalda.—Por favor, siéntate —dijo ella, señalando una silla junto a la chimenea—. Siéntatey caliéntate tú mismo.Me senté en el borde de la silla de respaldo alto, inclinándome un poco haciadelante. Mi chaqueta estaba mojada y yo estaba goteando sobre la tapicería. ~ 208 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNatalie dejó la jaula y llegó se acercó tanto como el nudo de la cinta se lo permitió.La Dama sonrió.—Y, ¿qué se le dice a nuestro invitado?Natalie bajó su barbilla y sin mirarme.—¿Cómo está usted? —dijo, meciéndose sobre sus talones.Cuando se balanceaba de nuevo hacia delante, extendió una mano, me ofreció unacinta arrugada con un pequeño colgante en ella. Cuando extendí la mano a porello, dejó caer la cinta en mi mano. Entonces, sonrió y se alejó, poniéndose unpuñado de cabello en la boca y chupándoselo.La Dama se quedó muy quieta, mirando a la nada con la mano en la garganta.Siguió tocando un óvalo tallado en una cinta de terciopelo, rozando el perfil con undedo.Luego se volvió a mirarme. Cuando sonreía, parecía salvaje.—Mi hermana solía ser una diosa guerrera. ¿O no te dijo? Solía sentarse en el vadocon una rama de fresno en la mano y el ala de un cuervo atada en el cabello. Viocomo ejércitos cruzaban el río y elegía quién y en qué orden iban a morir. Ydespués se arruinó a sí misma, permitiendo a todo el mundo arruinarse, encogidapara encajar las visiones de los ignorantes. Todos, menos yo.—No entiendo. ¿Por qué te importa tanto lo que la gente piensa acerca de laMorrigan?—Nadie es inmune a la incredulidad. Su debilitamiento de la fe puede destruirnosa todos. —Se volvió y me miró a la cara, mordiendo cada palabra. Sus ojos eranoscuros e inyectados en sangre, cubiertos de color amarillo por la infección—.Nosotros siempre hemos glorificado nuestra fuerza y nuestro poder, inclusocuando nos convertimos en monstruos. Pero ahora, nos empequeñecen en sushistorias, convirtiéndonos en espíritus y duendes. Personas triviales, empeñadasen hacer travesuras, mezquinas en sus relaciones. Quisquillosos y rencorosos y sinpoderes. —Ella levantó la cabeza y me miró directamente a la cara.—Le aseguro, Sr. Doyle, yo no soy impotente. ~ 209 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffNo dije nada. Ella podía tener un aspecto enfermo y frágil, pero en ese momento,también parecía increíblemente cruel.—Estamos cambiando —dijo—. Han arruinado a mi hermana y le robaron supoder. Somos un pueblo fabular, definido por los caprichos de su tradición y susleyendas. Ellos siempre nos han dicho lo que somos.—¿Por qué permanecer aquí, entonces, si es tan malo? ¿Por qué quedarse y esperara que ellos te arruinen?—La ciudad es limítrofe a nosotros. Desde los primeros días, les hemos ayudadocuando pudimos, y ellos nos han ayudado.—¿Por ayuda, quieres decir sangre?La Dama se levantó.—Tenemos derecho a recibir pagos por la asistencia que proporcionamos. Lesdimos la prosperidad. Les hicimos lo que son, la mejor y más afortunada aldea dela región, en respuesta, nos lo recordaban muy alto y orgulloso y temibles. Sucreencia ha sido suficiente para mantenernos enteros.Pero no era suficiente. Los techos tenían goteras, la capa vegetal se estabadeshaciendo con la lluvia, el óxido se había instalado, y ahora Gentry se estabacayendo a pedazos. Estaba pálida, con rojeces alrededor de los ojos, y ellosnecesitaban la sangre y el culto para sobrevivir.Negué con la cabeza.—Te llevas a los niños lejos de sus familias, y los matas. ¿Estás diciendo que todoel mundo debería simplemente sentarse y dejar que ocurra?—Somos una parte tan importante de esta ciudad como lo son ellos, vitales para sumodo de vida. Y ellos nos adoran por ello.Me quedé mirando al fuego, sacudiendo la cabeza.—Eso no es cierto. No nos adoran ni nos necesitan. Ellos nos odian.La Dama hizo unos pequeños ruidos de jadeo, casi una risa. ~ 210 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—La gente es muy hipócrita, querido. Hablan y organizan reuniones y, en generallo hace la gran tarea pendiente. ¿Sabes cómo uno puede decir cuál de los coros sonsinceros?Su sonrisa era fría. Ella podría haber sido hecha de cera o porcelana como unamuñeca, pero sus ojos eran malvados y brillantes.—Los que son sinceros se marchan. Los otros hunden sus raíces en este tranquilopueblo y se retuercen las manos y se quejan de la pérdida de sus hijos, y al mismotiempo que, ellos toman su pago, y mantienen la ciudad y la alimentan, justo comolo hemos hecho siempre.Sus ojos eran oscuros y atroces. Tuve la idea de que ella nunca dejaba de sonreír.—Así que matar niños no es algo que hagas porque eres una psicópata moralmenteen bancarrota, sino más bien como un servicio público. —Mi voz era dura y eso mehizo sentirme más valiente—. Lo estás haciendo por cada uno, ¿verdad? No sólopara alimentarse a sí mismos, sino para la ciudad porque la ciudad necesita adevastados padres y niños muertos. E infiernos, puedes también quemar susiglesias por todo el tiempo que estés en ello.—Sí —dijo la Dama, con mucha calma—. Su sangre es su sangre y cuando mehonran con ella, la recibo y entonces, les devuelvo ese poder a ellos. Les hagoprosperar. —Levantó la mano y trató de tocarme la cara—. Sólo tienes queaceptarlo, querido. Todo el mundo lo ha hecho.Me aparté, retorciéndome fuera de su alcance.—Si simplemente vas a andar sangrando la ciudad, ¿por qué molestarte con laiglesia después de todo? ¿Por qué hacerles sufrir si vas a tomar la sangre de todosmodos?—Porque mi miserable globina, de una hermana, ha caído por fuera de los límitesde mi autoridad, permitiendo que sus fanáticos se manifiesten en las calles en cadaoportunidad. Su caballerosa consideración de prudencia puede parecer preciosaahora, pero nos debilita a todos. No serán lo suficientemente felices como paradarle lo que ella quiere, si ellos están buscando a su propia tragedia.—Así que la estás castigando. ~ 211 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa dama sonrió y su boca era hermosa y cruel.—Sólo quiero que seamos amistosos, para llegar a un acuerdo. Pero si ella se niegaa entrar en razón, entonces, no hay nada que pueda hacer y debe ser castigada.¿Podrías decírselo la próxima vez que la veas? Dile que todo esto podría haberseevitado.—Yo no soy tu mensajero. Trabajo para la Morrigan, y no es mi trabajo decirle loque está haciendo mal.La Dama sonrió, con ojos alicaídos.—Oh, mi querido ingenuo, la Morrigan no te dirige. Tú eres una criatura de laagencia libre que vino a mí esta noche por su cuenta. Ella te habría retenido sihubiera podido. En ocasiones, puedes entretenerte en su circo lamentable, pero tuvoluntad es tuya.—Por lo menos tu hermana se preocupa por algo más que ella misma. Ella me salvóla vida, por lo que deja de hablar como si fuera inferior a ti.—Ella es inferior a mí. No tiene orgullo ni dignidad. Envía a sus criaturas a bailarcomo monos y los degrada delante de la ciudad.—¿Y por eso decidiste odiarla?La Dama negó con la cabeza, con la mirada perdida hacia Natalie.—Ella me mintió y me engañó. Robó a un niño de mi casa y lo trajo a casa. Ella medesafió y nos amenazó con descubrirnos. Estuvo a punto de destruir la ciudad.—Ella pensaba que era repugnante mantener a los niños como juguetes ymascotas, y tiene razón. ¿Qué vas a hacer con tu nuevo juguete? ¿Clavarla a unpanel de corcho y luego mostrar tu colección a todo el mundo y hablar de lo bonitaque es?—¿Este pequeño diablillo? Algo tan importante. Irá a la tierra como todos losdemás, completamente sin singularidades.—Ella no tiene que ser especial para importar. Es una chica con una familia. Ella esla hermana de alguien. ~ 212 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Así es. Y ahora no es nada. Irá al suelo no santo a la hora antes del amanecermientras todas las Almas pasan hacia un olvidado día santo, y morirá por larenovación de la ciudad.—¿Y eso es todo lo que haces para ser feliz? ¿Matas a niños pequeños, paradespués volver a casa y esperar hasta que sea la hora de hacerlo todo de nuevo?¿Qué clase de maldita existencia es ésa?La Dama levantó la cabeza, su mirada se perdió en algo en la distancia.—Solían honrarnos con guerreros. —Ella miró por encima a Natalie, como si la ideade usar algo tan insignificante la repugnara—. Y ahora que hemos sido reducidos aduendes y globinas, sólo la masacre de los débiles nos mantiene vivos.Me aparté de ella. La habitación estaba llena de pájaros con ojos de cristal ymariposas muertas y muebles grandes y pasados de moda. Todas estas cosas eranmuy claras, como si fueran las únicas cosas que siempre hubieran acontecido en mivida.La Dama se dirigió a la mesa y tomó una campanilla de bronce. Cuando la hizosonar, el sonido era alto y claro.Después se sentó, mirándome constantemente.—Esta reunión ha durado lo suficiente, señor. Gracias por su compañía y no es portener mala voluntad, pero no puede evitar la destrucción de la iglesia o darte loque quieres. El Cortador te acompañará a la salida.Me acordé de lo que la Morrigan había dicho sobre el Cortador. Durante unsegundo, pude casi imaginármelo, una silueta enorme, inmensa y corpulenta.Después desapareció. De hecho, había simplemente la imagen de una mujer.Estaba sobre su espalda en un charco de agua turbia, con la cara destrozada, y losbrazos atados a los costados.—No —dije, sabiendo ya que la palabra no importaba, pero necesitando decirla—.Yo no voy a dejarla aquí. Es pequeña, es sólo una niña.—No vale la pena discutir —dijo la Dama—. No te la cederé voluntariamente, y nopuedes enfrentarte al Cortador. Ninguno de nosotros puede. ~ 213 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTraté de pensar en lo que haría una persona valiente. ¿Qué haría Tate? PeroNatalia era su familia, y yo estaba bajo tierra con una mujer que vacío todos loslagos y luego los arrojó en la sala de estar de su hermana mientras se sentíaparticularmente vengativa. Quién evocó a la lluvia sin fin y quemó edificios sólopara asegurarse de que nadie la olvidara. En comparación con ella, yo era inútil.Cuando la puerta se abrió hacia dentro, Natalie se encogió, encogiéndose contra lafalda de la Dama y aferrándose a su jaula. El Cortador estaba de pie en la puerta.Era delgado, más alto que la Dama. Podría haber sido su hermano. Tenía el mismocabello oscuro, la misma mirada acuosa, y enferma, alrededor de sus ojos.Todo en él era familiar, en destellos—el abrigo negro, la boca pequeña y sin color,los huesos de la cara—todos borroso e inquieto, como algo de un sueño.Se tocó la frente, a pesar de que no llevaba sombrero.Cuando lo miré, recuerdo ser pequeño, del tamaño justo para encajar en el huecode su codo. Él estaba arrastrándome hacia el dormitorio, sacando al legítimo bebéde su cuna, cerrando la ventana. Dejándome detrás. Él era la única cosa querecordaba de una vida antes de Gentry.La Dama se levantó de su silla, le dejó un camino ancho, y él la observó alejarse.Sus ojos eran penetrantes y pequeños.Cuando la Dama habló, estaba mirando al otro lado.—Muéstrale a nuestro invitado la salida por favor, señor.El Cortador sonrió—una sonrisa extraña y vacía—y se inclinó sobre mí, y entonces,olí el olor que se desprendía de su piel. Olía tóxico, apestando a hierro. Podía sentirel latido de mi corazón, no sólo en mi pecho, sino en mis brazos y mis manos y migarganta.La Dama se había cubierto el rostro con un pañuelo, y mi pregunta no era de tantamucha curiosidad como confusión entumecida.—¿Qué es él?Me miró por encima del borde de encaje de su pañuelo y su respuesta fueamortiguada. ~ 214 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Un sádico y un masoquista. Soporta un gran sufrimiento porque le agrada ver elsufrimiento de los demás.El Cortador no parecía particularmente triste o desconsolado. Tenía los ojosinyectados en sangre de color rojo y ribeteado de venas, sin embargo se moviórápidamente.—Vamos —dijo en un susurro ronco, y me agarró por el brazo.Mientras me empujaba hacia pasillo, miré hacia atrás. Lo último que vi fue a lahermana de Tate, colocarse de nuevo sobre su almohada, abrazando su jaula.Luego, el humo se asentó sobre mí y me tambaleé. El Cortador me mantuvo firme,clavándome sus dedos en mi brazo. Su expresión era amable, como un caballero enuna película sobre gente que paseaba en carruajes, pero su voz era profundo yáspero, y debería haber pertenecido a otra persona.—Es fácil —dijo—. Estás bien.Con su mano sobre mi brazo, me condujo por el pasillo.—Dime, primo, ¿cómo es el tiempo esta noche en el parque? Pensé que olía alluvia.Cuando no contesté, él me dio una pequeña sacudida y tensó su agarre,arrastrándome por el codo con su abrigo ondeando detrás de él.—No te desmayes sobre mí ahora o voy a tener que volverte a abofetear para querecobres el sentido de nuevo. Tal vez creo que no has prestado atención a lo quesucede en la tierra, pero Dios me ayuda, me encanta esa ciudad. La Dama,languideció después de los días pasados, pero las tribus y los pueblos no puedencoincidir con la hospitalidad que hemos visto aquí.Me concentré en poner un pie tras otro, manteniéndome erguido y con mis ojos enel suelo delante de mí.—Déjame que te cuente una historia —dijo—. Una historia sobre nosotros y sobrelas personas que viven justo encima de nosotros. Era un momento triste ydesesperado, y ellos buscaban en nosotros la salvación. Primo, teníamos mássangre que cualquier colina haya tenido alguna vez en un solo año. Sangramos a ~ 215 ~sus lambias en todos los días de festejos antiguos—Simbol y Balante y Lamas—yForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffen cada día santo. —Él sonrió por encima de su hombro, mostrando pequeños yuniformes dientes, pero sus encías estaban en carne viva, y parecían infectadas—.Hay un montón de días santos, primo.—En la Gran Depresión —dije. Mi voz sonaba espesa y desarticulada.—¿El qué?—En la Gran Depresión, tomaste esa sangre de la ciudad. Te llevaste a sus hijos yle echaste la culpa a Kellan Caury. Lo colgaron sobre la Carretera Meath por robode niños.El Cortador detuvo su andar y se volvió para enfrentarme. Luego sonrió, con unaamplia sonrisa, y una mirada lasciva que se hizo cargo de toda su cara.—Oh, Caury lo hizo, está claro. No te equivoques. Él los tomó.El olor que desprendía cuando hablaba era espeso y desagradable, comodescamaciones de óxido y de sangre seca.Tiró con sus manos de mi brazo y se apoyó en el papel pintado de la pared.—¿De qué estás hablando? Él no era un secuestrador. Él sólo quería vivir una vidanormal.El Cortador se echó a reír.—Claro. Claro, él quería vivir tranquila e idílicamente, atendiendo su tienda ymirando las estrellas con su novia. Y nosotros queríamos algo más. Conseguimoslo que queremos.Por primera vez, miré al Cúter, realmente lo observé. Su rostro era simétrico, conuna nariz recta, una afilada barbilla y mandíbula, pero la tirantez alrededor de susojos le hacía parecer huecos y vacíos.Excepto para el grupo de chicas maléficas, la gente del montón de escoria parecíasaludable.Eran extraños y algunas veces feos, pero no mostraban signos de dolor y sus ojoseran claros. El Cortador parecía contagioso. Inhalé unas respiraciones cortas ysuperficiales. Mi visión estaba empezando a abrir un túnel, y no podía hacer nada ~ 216 ~para detenerlo.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe agarró del brazo otra vez y me dio una fuerte sacudida fuerte.—Quédate conmigo, primo. Estamos casi en la puerta.—¿Cómo conseguiste, aquello que querías de él?—¿Caury? Eso fue sencillo. Él tenía a una chica dulce y piadosa que tocaba el pianoen la iglesia los domingos y no le importaba mucho que él fuera una acertadarareza. Tal vez él no empezó a rogarnos hacer nuestro trabajo, pero estuvo, losuficientemente, dispuesto al final.Repentinamente, la voz del Cortador sonó impaciente.—Por el momento lo conseguí, esa pequeña zorra estaba más cerca de lo que habíaestado antes, y él habría hecho cualquier cosa con tal de ver que ella no perdía másdedos.Me sentí ligeramente mareado, con una oleada de nauseas.—Lo que escuché, es que no le mataste. Fue el sheriff, los diputados, se juntaron enun equipo de linchamiento.El Cortador negó con la cabeza.—Oh, nosotros le matamos. No te equivoques. La ciudad vino a por él, peronosotros fuimos los que lo matamos. Ellos le dejaron caído, muerto en el suelo, ytal vez ni siquiera saben realmente por qué, pero ellos lo hicieron allí mismo.Primero lo apalearon, lo golpearon en la calle como a un perro, pero aún teníasuficiente vida para gritar.—Mataste a uno de tu propia gente.Él me estaba arrastrando y serpenteando a través de pasillos con zócalos talladoscon gusto y papel pintado. Doblamos una esquina y estaba de vuelta en la entrada,con su suelo liso y sus elegantes paredes revestidas de madera. Todo parecíadifuminado y borroso.El Cortador le quitó el pestillo a la puerta y la abrió.—Anda a buscar a tus pequeños amigos, entonces. ~ 217 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffPor otro lado, podía oler las hojas secas y el aire fresco. Tenía que ir hacia elparque, fuera donde pudiera respirar, pero la hermana de Tate estaba atada a unlujoso sillón de felpa y me giré para encarar al Cortador con toda la salainclinándose a mi alrededor.—¿Qué pasa si no lo hago?Estaba de pie junto a la puerta, recto y perfecto como se supone que tiene que estarla gente en la Corte, pero su boca era fina y las sombras púrpuras bajo sus pómuloshacían que su rostro se viera como un cráneo.—Es por eso que te aviso, y si no lo haces, entonces puedes arreglártelas en elinfierno. Podrías ser mi hermoso, bueno y justo primo, pero no eres primo mío.Su mano me golpeó entre mis hombros y después me empujó en dirección aGentry y el mundo exterior.Me tropecé debido a la llovizna y aterricé sobre mis manos y rodillas, hojas frías yresbaladizas se escurrían entre mis dedos. Detrás de mí, la puerta se cerró ydejándome inmerso en las sombras.Me puse en pie, jadeando y tosiendo, y empecé a atravesar el parque. Sin embargo,en la esquina de la Calle Carvet, me detuve. Me quedé en el halo vacilante de unafarola, mirando el colgante que Natalie me había dado. La cinta estaba pegajosa ydeshilachada y el talismán no era más que una cremallera de cierre, de plástico decolor rosa y con forma de osito de peluche.Crucé el césped en dirección a la solitaria mesa de picnic donde Roswell y yo noshabíamos sentado la noche anterior y me desplomé sobre el banco para pensar.Estaba agotado. Mis pulmones sufrían y mi ropa olía a humo, la iglesia de mipadre había desaparecido, y Natalie Stewart no estaba muerta, pero estaba a puntode estarlo.Quería volverme invisible, desaparecer. Yo quería acostarme y se hundirme elsuelo. De esa manera, no tendría que sentir o pensar. Podría ser tierra, raíces,hierba. Nada.En mi bolsillo mi teléfono sonó y lo saqué para ver quién estaba llamando. ~ 218 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEmma. Sabía que debería responder, por lo menos decirle dónde estaba y queestaba bien, pero la conversación parecía imposible. Me quedé mirando el teléfono,con su nombre brillando intensamente en la pantalla. Después lo apagué. ~ 219 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 25 Sagrado Traducido por Petty Corregido por AishliinM e desperté temblando, encogido torpemente en el banco de picnic. El dolor en mi cuello era irreal y mis dedos de los pies se habían quedado dormidos. Eran las seis de la mañana. Tenía nueve llamadas perdidas de Emma y dosde Roswell.La escuela no era exactamente una prioridad ese día. Mis manos y pies estabancongelados, y tenía que ir a casa, tomar una ducha y dormir en una cama. Pero enla luz del día, sabía que tenía que hablar primero con Tate, así que tomé el largocamino a casa, bajando por la Calle Welsh y así pasarme por su casa.Estaba en el garaje con la puerta arriba y supuse que ya estaba planificandoalgunas ausencias por su propia cuenta o, lo más probablemente, alguien le habíanotificado a la administración que había pateado la santa mierda de Alice. Elcastigo por peleas en la escuela era la suspensión.El capó del Buick estaba entreabierto y ella estaba tocando todo debajo de él.Mientras venía por el camino, se golpeó la cabeza en la parte inferior de lacampana y dejó caer una llave. Chocó contra el cemento, luego rebotó en el coche.Pateó el parachoques y saltó un poco hacia atrás, haciendo una mueca.—Tate —dije. Y luego no dije nada más. Mi voz sonaba ronca y agotada.Se dio la vuelta, comenzando a sonreír, y luego su sonrisa se desvaneció.—¿Qué pasa? ¿Qué estás haciendo aquí?Negué con la cabeza, tomándola por la manga, tirando su distancia desde el cochehacia la débil luz del día.—¿Has visto esto antes? ~ 220 ~—Oye… —Cogió el tirador de cremallera—. Oye, ¿de dónde has sacado eso?Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTraté de hacerle ver la respuesta en mi cara, que no hay explicaciones totalmentesuficientes, no hay palabras, pero me miró con una mirada de pánico.—No, ¿de dónde has sacado? ¿Lo has encontrado en alguna parte? ¿De dóndediablos has sacado eso?Entonces, lo arrebató de mi mano y lo sostuvo en alto.—¿Ves esto? ¿Ves a esta pieza de plástico en mi mano? Tienes que decirme dóndelo obtuviste.Bajé la vista hacia ella. La verdad era horrible y no tenía nombre para mí ni paranada de lo que estaba sucediendo en nuestra ciudad.—De donde sea que crees que viene, es el sitio.Bajó la mirada hacia el pequeño amuleto, y pude ver el cambio pasar por su rostro,como si algo dentro de ella se rompiera y, luego, con la misma rapidez, la fusión sejuntó de nuevo.—La viste.Me llamó la atención, de repente, la forma seca de mi boca.—Bajo tierra.Tate se quedó mirándome.—Pero la viste. Justo ahora, está viva, y la viste y no hiciste nada… ¿No la trajistede vuelta?Negué con la cabeza, sintiendo impotencia y vergüenza.—No podía, Tate. Están muy acostumbrados a que tan sólo se les permita haceresto, y nadie los detiene, nadie hace nada. No sé cómo.—¡Bueno, es mejor entenderlo!Pensé en mi mamá, extraña, distante, triste, y fría.—¿Estás segura de que es lo que quieres? ~ 221 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Sí, estoy malditamente segura. ¡Ella es mi hermana! —gritó Tate, golpeando lasmanos hacia abajo sobre el capó del coche—. ¿Por qué no iba a hacer todo loposible para que mi hermana vuelva?No sabía cómo explicar la vida en mi casa, lo malo y extraño y escalofriante quepuede ser. Cómo mi mamá todavía estaba siendo castigada sólo por sobrevivir, yque había esperado quince años para vengarse, porque para la gente como ellos,quince años eran dos segundos y no era perdonado nunca realmente. Ellos podríanhacerte pagar por el resto de tu vida.—Sólo va a estropear a tu familia —le dije.Tate respiró hondo y tomó mi mano, no como una novia, pero duro y con pánicocomo alguien ahogándose.—Mackie, mi familia ya es un caos, y no puedo pensar en una sola cosa quealguien pueda hacer ahora mismo para empeorar las cosas. —Me apretó los dedos,la mirada fija en mí, y todo olía a metal—. Sólo dime qué hacer.Negué con la cabeza. Tate nunca pidió a nadie qué hacer, y no tenía ningunarespuesta, ningún conocimiento secreto. Esto era justo lo que siempre sucedía y loque había estado ocurriendo por décadas. Tal vez siglos.Los ojos de Tate eran duros y brillantes, pero no como lágrimas. Su mirada erabrutal, y no era la clase de chica que pedía nada.—¡Tiene que haber algo que pueda hacer porque no me voy a sentar a la vuelta yno hacer nada!Tomé su mano entre las mías, agarrándola por la muñeca, manteniéndola inmóvil.Habían tenido que trabajar en Kellan Caury mucho tiempo antes de que ellosfinalmente lo hicieran su hombre, pero El Cortador lo había descubierto con eltiempo. Puedes obtener mucho de una persona si cortas los dedos de su novia.—Quédate dentro —dije con mis manos cerradas alrededor de las suyas.La mirada que me dio fue terrible. ~ 222 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—No… De ninguna manera Estás hablando de mi hermana. ¡No hay forma de queme vaya a quedar en casa como una niña buena y esperar para que decidas si vas ahacer algo o no!Era tan valiente y muy temeraria, y no estaba mintiendo cuando dije.—Mira, así es como es, y no puedes hacer nada para ayudarla. Tienes que ir a lacasa y cerrar las puertas. Resolveré algo.Entonces, la besé rápidamente y se metió por la puerta del garaje abierta antes deque pudiera ver la expresión de su rostro.Había estado relativamente seguro de que Tate me seguiría, pero no lo hizo.Cuando había ido a una cuadra y media sin ella gritándome obscenidades opersiguiéndome abajo, me dejé esperanzar de que por una vez, en realidad ellapodría estar escuchándome.Me dirigí a casa, para hacer un inventario mental de mis recursos. Ellos no eranmuy alentadores. La Morrigan puede odiar a su hermana, pero ella no iba aayudarme a salvar a Natalie porque al parecer los sacrificios humanos no estabanincluidos en su clasificación de las razones inadecuadas para robar niños. O tal vezsólo era que la Morrigan tenía miedo de su hermana… como todo el mundo.Miedo a lo que sucedió cuando La Dama atrapó a alguien haciendo algo que a ellano le gustaba.No tenía una solución, no tenía un plan. Tenía media botella de analépticos y unviejo cuchillo de pelar, ninguno de los cuales es que ayudara a mucho en el granesquema de las cosas.En la esquina de Concord y Wicker, me detuve. Me paré en la acera por un largotiempo, mirando a mí casa como si fuera uno de esos juegos de encuentra-la-imagen-oculta. El patio no estaba bien, y había demasiadas cosas mal paracontarlos.La escalera estaba fuera, pero estaba tumbada, abierta, por lo que hacía una Amayúscula en el césped. Había largas manchas de suciedad de la acera. La hierbaestaba aplastada en algunos lugares. La cuneta estaba tapada con ramas y hojasmuertas, y el agua corriendo en una caída constante hacia abajo sobre los escalonesde la entrada. ~ 223 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTraté de abrir la puerta, pero la perilla estaba cerrada con llave así como con elcerrojo, y tenía que ir raspando alrededor de los arbustos por la llave escondida.Algunos de los bordes se rompió y los bulbos de tulipán estaban marrones y separecían al papel sobre el cemento.Cuando entré en el vestíbulo, me llamó la atención cómo la casa estaba desierta. Mipadre estaba probablemente en la comisaría de policía o tal vez ayudando a lafamilia de Jenna para hacer los arreglos preliminares para el funeral. Él tenía unconsuelo en las masas, manejar el caos, y mi mamá estaría en el hospital,trabajando el turno en la mañana, pero Emma no tenía clase hasta el mediodía. Subolsa estaba colgada en un gancho detrás de la puerta. Esperé un segundo yentonces la llamé.No hubo respuesta. Su abrigo estaba en el banco junto a la mesa de correo. Todaslas luces estaban apagadas y me movía lentamente, permaneciendo cerca de lapared.La cocina estaba vacía, pero tuve una sensación suave y escalofriante en el cuello,como si no fuera el único en la habitación. Escuché por mucho tiempo antes deoírlo. No un llanto, un jadeo, pero sin aliento. Luego, nada.—¿Emma? —Apreté el interruptor de la luz y me arrodillé en el suelo.Estaba sentada debajo de la mesa. Todos los cubiertos de acero inoxidable y loscuchillos estaban bien alineados en un círculo a su alrededor, y tenía los brazoscerca contra su pecho. Ella llevaba un cuchillo de carnicero. Había un moretón quesobresalía de su mejilla.—Emma, ¿qué ha pasado?Abrió la boca pero no dijo nada, mirando hacia mí desde debajo de la mesa,sacudiendo la cabeza.Llegué a ella y el círculo de metal envió un destello de dolor a mi brazo. Me sentéde nuevo en el duro suelo, cerrando los ojos como si la cocina girara.—Tienes que mover esas cosas.Ella negó con la cabeza de nuevo, con una sacudida rápida, un poco frenética. ~ 224 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffTiré mis mangas hacia abajo sobre mis manos y rastrillé lejos los cuchillos,llegando a ella, trayéndola hacia fuera de debajo de la mesa y empujándola sobre ellinóleo en la luz.Las hojas muertas y un poco de hierba marrón estaban pegados por toda la ropa yel pelo. Su camiseta estaba llena de barro. Sus brazos estaban desnudos, cubiertosmás allá del codo con finas quemaduras en espiral. Corrían en garabatos locos,supurando claro y amarillo. Cuando toqué uno de ellos, se quedó sin aliento. Lapiel alrededor de la quemadura se sentía pegajosa. No lo hice de nuevo.Puse mis manos sobre sus hombros.—¿Ellos entraron en la casa?—No —susurró—. Estaban afuera en el patio. Estaba en la escalera, ya sabes, paralimpiar la cuneta. Corriendo sobre ella… uh, estaban riendo.—¿Cómo lucían ellos? ¿Eran como yo?La mirada que me dio fue agonizante.—No, no eran como tú. Eran… —Tomó una respiración corta—. Eran feos.Me di cuenta de que la estaba apretando y me obligué a parar.—¿Feos como qué?—Como huesos y blando y... podrido. —Sin previo aviso, puso su rostro contra mipecho de modo que le estaba hablando a mi camisa—. Estaban muertos, Mackie.El dolor abrasaba mis costillas y me dejó sin aliento.—Ow. Coloca eso abajo.Miró el cuchillo en la mano como si se sorprendiera al verlo allí. Entonces, lo arrojólejos. Giró como un reloj en el suelo. Cuando se detuvo, apuntaba a la nevera.Ella respiró hondo.—Ellos salieron del césped y se quedaron cerca de la escalera. —Su voz era dura—.Me preguntaron si quería ir a visitarlos. Dijeron que huyeron de un sanatorio y yoera el tipo de chica que necesitaban en su personal. ~ 225 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Y luego, ¿qué? —Yo estaba cepillando a la hierba en su camiseta, recogiendo lashojas de su pelo—. ¿Qué le hicieron a tus brazos?—Me tiraron de la escalera. Tenían uñas… largas uñas... y luego. —Extendió susbrazos y no terminó.Las quemaduras eran húmedas y abiertas. Despedían un olor a ozono que merecordaba a las tormentas eléctricas.—¿Cómo escapaste?Sonrió y fue la expresión más irónica que nunca había visto.—Recité el Salmo XXIII.—¿Tú los ahuyentaste por citar versos de la Biblia?—He leído, Mackie.—Entonces, ¿lo que me estás diciendo es, que tienes un libro que dice que si ungrupo de niñas podridas se presenta en tu casa y empiezan a quemar grafitis sobretus brazos, recitas un par de salmos y desaparecen?—Revenants 27 —dijo ella, con su cabeza en mi hombro—. Cuando una personavuelve de entre los muertos, se le llama un revenant. —Sonaba molesta y seria,incluso con los brazos quemados, su pelo mojado empapando mi camisa a la piel.Me apretó con fuerza y levantó la cabeza otra vez. Sus brazos eran un crudosupurante desastre y los mantenía rígidamente lejos de su cuerpo como siestuviera tratando de no mostrar lo mal que le dolía—. Es... no sabía qué máshacer.—Emma, lo siento. Te voy a conseguir el peróxido o yodo o algo así. Lograremoslimpiarte. Sólo dime qué hacer.—Está bien —dijo. El agua estaba goteando por los lados de su rostro—. Estoybien. Ni siquiera entraron en la casa. Y no es tan malo como parece. Me doliómucho, pero esta mejor ahora. Casi no puedo sentirlo.Miré sus brazos de nuevo, luego los sostuve lejos de mí, mirando sus manos. Un revenant: Es un fantasma visible o un cadáver animado que se creía que regresaba de la ~ 226 ~27tumba para aterrorizar a los vivos.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Tienes frío?—Un poco. No está mal, sin embargo. —Entonces, miró hacia abajo.Sus manos eran de un azul celeste cuando miramos. Las venas destacaban en unared oscura debajo de la piel. Sus uñas se había vuelto de un gris profundo sinderramamiento de sangre.—Me quitaron los guantes de trabajo —dijo con una voz débil y temblorosa—.Tienen mis guantes.Me puse de pie.—Está bien, enciende todas las luces y cierra las puertas. Vuelvo tan pronto comopueda.Extendió la mano, agarrando mi manga. Sus dedos se resbalaron y dejó ir michaqueta, como si ella no pudiera hacer que funcionaran.—Espera, ¿a dónde vas?—A conseguir los guantes de nuevo. ~ 227 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 26 El precio Traducido por vapino Corregido por AishliinB ajo el montón de escoria, la Casa de Mayhem estaba húmeda por la lluvia. En los extremos opuestos del vestíbulo, las dos enormes chimeneas se habían encendido y la habitación era más cálida que de costumbre.La manada en descomposición de las niñas azules juntas estaba, abrazándose,alrededor de una de las chimeneas. Ellos fueron ordenando a través de bandejasbotellas de Janice, fusión de cera sobre la cima y pegado en la etiqueta. Trabajabanen una especie de cadena de montaje, pasando a lo largo de las botellas y hablandoen voz baja. Detrás del mostrador de recepción, la Morrigan estaba sentada en elpiso, jugando con una muñeca hecha de plumas y la cuerda sucia, anudada. Rodeéel escritorio y me detuve de pie sobre ella.—Hola, Castoff —dijo ella sin levantar la vista—. ¿Estás aquí para decirme cuantosientes haber corrido a pedir un favor de mi hermana?—No, estoy aquí para decirte que acabas de cometer un gran error de mierda. Ypara de llamarme así.—¿Cuál preferirías? ¿Niño abandonado? ¿Niño sustituido por otro niño? ¿Niñodejado en la cama de otra persona? —Ella dejó caer la muñeca y miró hacia a mí.Sus dientes reflejaban la luz del fuego hacia mí en piquetes brillante—. Te di curasy medicinas, cuidados para ti cuando estabas enfermo. Sin mi misericordia, tú tehabrías muerto, y aún me desprecias, ¿tú me desaíras por mi hermana?—Sí, hablé con tu hermana, ¿vale? Bien, yo soy una persona terrible. Diles a tusputas rancias que le devuelvan los guantes a Emma de nuevo.La Morrigan cabeceó hacia el lado opuesto de la sala. ~ 228 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Diles tú mismo.Las chicas se agruparon en el suelo, riéndose de una manera suave, sin aliento.Una de ellas, de mirada hambrienta, con el cabello enmarañado y cortes irregularesen sus brazos, llevaba un par de guantes de jardinería de gamuza rosado.Crucé el vestíbulo, me detuve sobre ellas. Cerca del fuego, ellas olían peor: toda latierra húmeda y la condición, carne en descomposición. En la vacilante luz, ellas seveían verdosas bajo la piel.—¿Podemos ayudarle? —dijo la que usaba los guantes de Emma. Ella sonrió conuna sonrisa floja, blanda, mostrando los dientes negros y las encías pudriéndose.—Sí, dame esos.—¿Darte qué?—Dame los guantes de mi hermana. Estoy harto de estar a tu alrededor.La chica junto a ella se inclinó hacia ella y codeándola, sonriendo hacia mí. Ellasostenía un palo humeante de madera y un pedazo de cera medio derretida. Sulengua era azul y su boca estaba llena de pequeños gusanos blancos.—¿Cómo será compensada por su cooperación?—Bésala —susurró la chica de la fiesta de Halloween.Los demás se rieron y cubrieron sus bocas.—Sí, bésala, bésala y nosotras dejaremos ir los guantes de tu hermana.La de los guantes se puso de pie, avanzando más cerca y sonriendo hacia mí.—Sólo una vez —dijo ella, y su voz fue más suave que la de las demás. Casitriste—. Bésame una vez, y se los devolveré.Bajé la vista hacia ella. Sus ojos podrían haber sido verdes una vez, pero ahoraestaban nublados y pálidos.—No tiene que ser apasionado —dijo ella—. Tú no tienes que convencerme de quesignifica algo. Solamente dame la oportunidad de fingir que tú no me encuentrasrepugnante. ~ 229 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLas otras chicas miraban, hambrientas y ansiosas, pero la chica con los guantes sóloparecía fría. Ella no se reía.Me incliné y la besé en su mejilla, cerca de la esquina de su boca. El olor era malo.Ella olía como las aguas subterráneas y la decadencia, pero en el fondo era la finafragancia de incienso y flores de la iglesia funeraria, el aroma triste de dolor, denunca morir.Permanecí con mi cara cerca de ella, mi boca contra su mejilla, incluso después deque le había dado lo que ella había pedido. La única cosa que había querido. Yoquería hacer que valiese porque yo lo sentía por ella. Porque murió y yo no.Cuando finalmente me enderecé y me distancié, las chicas en el suelo murmurabanagitadamente, y la con los guantes solamente me dio una mirada melancólica.—Eso fue agradable —susurró, tendiéndome los guantes.Tomé los guantes de las yemas de sus dedos y los deslicé fuera. Debajo, sus manoseran de un rosa saludable, pero incluso en la luz lumbre, yo podía ver elsaneamiento fuera de ella. El matiz cálido se desvaneció, y sus uñas se hicieron deun color feo magullado. Ella suspiró y me sonrió. La sonrisa hizo que su piel segrietara en sus labios.Apreté los guantes en el bolsillo de mi abrigo y cruce de vuelta al escritorio, dondela Morrigan se sentó jugando con su muñeca, bailando a lo largo del piso. Todavíapodía oler el hedor frío de la piel de la chica, esta fetidez fantasmal que flotaba y seadhería a mí. La Morrigan estaba tatareando y me hizo querer patearla.—¿Por qué las dejas hacer esto a Emma? Pensaba que el acuerdo en su totalidadera que la dejarían en paz si yo trabajaba para ti. Pensaba que ella y Janice sesuponían que eran amigas.La Morrigan miró hacia mí.—Tú escogiste recurrir a mi hermana. Tú corriste hacia ella a la primeraoportunidad. Ella hizo todo lo que pudo por quebrar la cuidad, y tú fuiste aarrodillarte ante ella. —Ella giró la muñeca contra la pata de la mesa. Su cabezahizo un ruido hueco al golpearla—. Ellos no tienen la voluntad de darnos su favorcuando están tristes. Ellos también están atrapados en su propia miseria, su propia ~ 230 ~tragedia, y luego ellos no nos aman.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Mira, tú empezaste esto. Llamaste a la Dama cuando gané a mi madre de vuelta.La Morrigan se sentó con las piernas dobladas bajo ella, abrazando la muñecacontra su pecho.—Y mira donde nos tiene. La ciudad está enferma. Se pone peor cada año, y ahoralos edificios están cayendo, la casa de Dios está destruida, e incluso las vías del treny los caballetes están oxidados.Dejé salir mi aliento entre los dientes y entonces, aguanté el tirón de mi cremallera.—Van a matar a una niña de tres años de edad, no un guerrero o un rey. Es unaniña pequeña... es como tú.La Morrigan tomó el oso de plástico, dándole vueltas con su mano. Entonces, memiró, sus dientes afilados y brillantes.—No, no como yo. Soy bastante resistente. Ella, en cambio, va a sangrar un río.Cuando finalmente hablé, mi voz sonaba seca.—¿Cuál es tu problema?Ella dejó caer la muñeca en su regazo y me miró, todavía con el tirador de lacremallera de plástico.—Tú los eliges a ellos sobre nosotros. Cada vez.—¡Y voy a seguir haciéndolo! No se trata de escoger bandos. La Dama estácompletamente fuera de tu mente, y tú sabes cómo detenerla. Dime lo que tengoque hacer para robarle a Natalie.La Morrigan pareció tener en cuenta eso. Entonces, me dirigió una mirada astuta.—Muerte es muerte —dijo ella—. Pero mi hermana es plenamente fría por símisma. A veces no puede ver la diferencia.—Bien, pero, ¿qué significa eso?—Sólo que no siempre son los niños de reserva, muertos en camas prestadas,enterrados en ropas prestadas, en espera de ser aprovechados. —Su sonrisa eraamplia y era difícil saber si era cruel, porque era cruel o si era sólo su sonrisa. ~ 231 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—No. —Negué con la cabeza—. Eso no es lo que estabas a punto de decir… no deniños. Estabas hablando de los cuerpos. Sobre el saqueo de tumbas.—Dilo si es lo que quieres. Tú preguntaste cómo lo logré, y yo te lo he dicho. Lanoche era larga, y en la sala de estar de ella estaba llena de bellezas muertas, yointercambié una cosa muerta por una viva, y fue horas antes de que ella lo supiera.Antes de que ella se diera cuenta de que su premio había desaparecido y el niñosilencioso en su sala de estar era uno de los nuestros.Respiré profundo y me sentí un poco enfermo.—Dime cómo. Cómo hiciste que la Dama creyera que el cuerpo era real.La Morrigan sonrió, sacudiendo su cabeza.—Querido, era real.—Cómo hiciste que pareciera creíble, entonces, cómo remplazaste algo vivo conalgo que no lo era.Ella jugueteó con el tiro de la cremallera, rodándolo entre sus dedos, tarareando ybalanceando.—Nuestros niños se pudren, pero no tan fácilmente como los suyos. Ellos soncosas inquietas, los reemplazos no.Por la chimenea, las chicas azules susurraban y reían, trenzándose los cabellosquebradizos. La que yo había besado miró por encima del hombro hacia mí, sólouna vez. Luego se dio la vuelta, manteniendo la cabeza inclinada.La Morrigan se puso de pie, enfrentándome con la muñeca en una mano y lacremallera de tiro en la otra. Parecía una niña pequeña, anticuada y extraña, perosus dientes eran brutales, y sus ojos eran amplios y negros.—Yo no soy tu guardián y yo no te debo nada, ya no. Si tu intención es cruzartecon ella, ese no asunto mío, pero tú debes saber el precio. Una persona siempredebe estar familiarizada con el precio de sus acciones.—¿Cuál es el precio?Ella dejó caer la muñeca y esta aterrizó desparramada en el suelo, los brazos y las ~ 232 ~piernas encontrándose en ángulos incómodos.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Si tú no lo sabes después de las aventuras de esta mañana, desde luego no te lovoy a decir.Me sonrió y me tendió el oso de plástico. Después de un segundo, lo tomé. ~ 233 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 27 Resucitando a la muerta Traducido por little rose Corregido por andre27xlC uando me alejé de la llovizna y la niebla, estuve aliviado de ver el saco negro de mi padre colgando en la entrada. Estaba sentado en la cocina de espaldas a la puerta. La tetera estaba hirviendo sobre la estufa y había tazas en la mesa, pero Emma no estaba con él y yo no me sentía lo suficientementetemeroso como para ir y preguntarle cómo estaba.Sus hombros estaban demasiado hundidos. Su cabeza estaba encorvada como siestuviera rezando. Rezando o llorando, y ninguna de esas opciones era algo con loque pudiera lidiar. Me saqué los zapatos y subí.La habitación de Emma era un lío de libros y películas y bandejas de plástico llenasde brotes y esquejes. Sus estantes recorrían todo el camino hasta el techo y lasparedes estaban cubiertas de tarjetas y postales clavadas con tachuelas, y fotos deinvernaderos y jardines recortados de las revistas.Estaba sentada en su cama con los brazos cruzados sobre su pecho, aferrándose asus hombros y viéndose pequeña. Sus manos volvían a ser de su color normal yella se puso curitas sobre los rasguños de sus brazos. Me miró con una expresiónde cautela.—Hola.No tuve la energía de responderle. Quería preguntarle por qué no estaba abajo conpapá. Sus manos estaban cálidas y vivas. El asalto de las chicas azules de esamañana no podía ser la razón de que estuvieran en habitaciones separadas.El olor a humo seguía persistente sobre todo. Estaba en mi ropa y en mi pelo. Losjeans de Emma de ayer estaban arrugados en el piso y podía oler el olor a alquitránnegro y a cable de cobre quemado.Emma estaba apoyada rígidamente contra la cabecera de su cama con sus dedosmasajeándose las cejas. ~ 234 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Por qué me hicieron esto a mí?—Porque jodí a alguien.—¿Fue algo importante? —Luego se volvió de forma que no pudiera ver su cara,mirando a lo lejos, en dirección a la ventana. No sabía qué decir. Lo había pensadoen su momento, pero ¿realmente qué lograba?—Traje tus guantes. —Los saqué de mi bolsillo y los puse en la cama a su lado, yallí se quedaron, rosados y sucios.Emma los recogió. Después de un segundo, se los puso.Me senté a su lado y vi alrededor de su desorden. Había libros desparramadosabiertos sobre el escritorio y en el piso, páginas marcadas con notas pequeñas yclips coloridos. Volúmenes de química y folclore y un programa manoseado de LaBalada de Tam Lin.Emma se dejó caer a mi lado. Apoyó su cabeza en mi hombro e inspiró hondo.—¿Qué está ocurriendo, Mackie?Su voz fue apenas un susurro, y sonaba triste, como si supiera que de ningunaforma sería buena la respuesta.Apoyé mi mejilla en su cabeza.—Lo mismo que ocurre siempre.Emma asintió y me pregunté si sabía qué era lo que siempre pasaba o si eso erauna parte de lo aterrador de Gentry. Siempre sabes que pasa algo, pero nuncaaveriguas qué es.—Sé que hay de malo con mamá —le dije.—¿Tiene un bloque de granito en el lugar donde debería estar su corazón?—Algo así, sí. ¿Sabes cómo vengo yo de otra parte? Para ella, es al revés. Se lallevaron, luego la trajeron aquí de vuelta y después de eso no pudo ni siquieraimaginarse alguna forma de volver a la normalidad.Emma seguía mirando sus guantes rosados. ~ 235 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Estás seguro? —me preguntó.Asentí.Se apoyó contra mí de repente, dejando caer su cabeza en mi hombro. Nossentamos así, apoyados en el otro. Afuera, el cielo estaba pesado y oscuro. La lluviagolpeteaba la ventana y caía por el vidrio, reflejando amarillo y rojo de las luces dela calle.—Tenemos que hacer algo terrible —dije—. Tenemos que desenterrar… —Medetuve—. Estaba esta cosa que reemplazaba a la hermana de Tate. Tendremos quedesenterrarla.Emma se alejó de mí.—¿De qué estás hablando?No quería seguir hablando de eso. Desenterrar una tumba era la peor clase deprofanación, pero sabía que no había opción. Incluso si me retractaba y dejabamorir a Natalie, ninguna de esas cosas malas se detendría. Los chicos seguiríansiendo reemplazados. Gentry seguiría mirando para el otro lado, justo comosiempre hizo. Excepto que esta vez, tendría que vivir conmigo mismo.Inspiré hondo.—Natalie Stewart está viva y creo que podemos salvarla. Pero no podremoshacerlo a no ser que tengamos algo para dejar en su lugar. Si podemos recuperar elcuerpo, hay maneras de despertarlos. No estoy seguro de cómo, pero sé que hayformas.La mirada de Emma vagó por sus libros.—He leído sobre reemplazos volviendo de la muerte, pero necesitas la sangre, o aveces las posesiones, o la gente que reemplazaron. Necesitamos algo de Natalie.Puedes llamar a Tate ¿verdad?—Realmente no creo que esa sea una gran idea. Como sea, ya he conseguido algo.—Tomé el cierre de mi bolsillo—. No es mucho, pero es de Natalie.Emma le lanzó una mirada dudosa. ~ 236 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Bien —dijo finalmente—. Comenzaré a revisar historias folklóricas, ensayosescolares, lo que sea que nos dé alguna instrucción. Pero esto va a ser bastante feo.Y significará cavar mucho.—Lo sé. Creo que deberíamos llamar a Roswell.—¿Disculpa?—Ayudará —dije—. Puede que no le encante la idea, pero ayudará.Emma se sentó muy recta, sus ojos fijos en algún punto sobre mi hombro.Finalmente, se levantó. Se hizo una cola de caballo en el cabello con una manomientras se dirigía a su armario a buscar una banda elástica. Su cara estaba seria ysu cabello ya estaba deslizándose de nuevo a la deriva, en mechones rebeldesalrededor de su puño cerrado.—Bien —dijo, pasando la bandita por su cabello—. Bien, pero necesitamos un plan.Esto es serio, de lo que estás hablando.—Sí, pero no es una usurpación. —Intenté sonar calmado—. No es una operaciónen negro. Todos lo que están a cargo de algo están en el hospital, o en la estaciónde policía, papá está en casa, la iglesia destrozada. Esperaremos hasta queoscurezca y entramos. Nadie va a estar atento a invasiones o vandalismo. Todo elpueblo está demasiado enloquecido para preocuparse de lo que alguien estéhaciendo en el cementerio.Me tiré en mi cama, intentando dormirme y fallando por completo. Estarplanificando desenterrar un cuerpo prácticamente eliminaba la tranquilidad de mimente.Tate llamó dos veces, pero no le respondí ni leí sus mensajes. Era bastante difícilpensar en el trabajo de esta noche sin que estuviera ella involucrada. Si supiera loque estoy a punto de hacer, se horrorizaría. O peor, querría ayudar.Después de media hora de quedarme dormido y despertarme con sacudidas, melevanté y bajé las escaleras. Encontré a papá en la cocina. La tetera seguíatraqueteando de fondo, y él no se había movido desde la última vez que me habíafijado. Crucé hasta la cocina y la apagué.—¿Papá? ~ 237 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEl levantó la mirada y su expresión era vacía, con los ojos hundidos.—¿Sí?—El edificio no importa.Él se enderezó en su silla, mirándome como si estuviera decidiéndose entre estarenojado o herido o algo igual de malo.—No importa —repetí—. La iglesia son tú y el pueblo. Dónde no importa.Construirás una nueva y la congregación irá allí contigo, y eso es lo que amas.Ellos, no el edificio. Será tan bueno como siempre lo fue.Por un instante, creí que me diría que eso era irrespetuoso, fuera de contexto, queno entendía cuán importante había sido el edificio. Que alguien como yo nuncapodría entender. Se sentó con las manos apoyadas en las rodillas y la mandíbulaapretada. Luego se puso de pie.Cruzó la cocina e intenté no tensar mis hombros. Estaba completamente insegurosobre qué iba a ocurrir, y por un segundo, su mirada fue tan intensa, que penséque me golpearía o algo. En vez de eso, me agarró en un abrazo en bruto, con unamano en la parte posterior de mi cabeza, los dedos excavando en mi cuerocabelludo. Olía a algo fuerte y agotado y todo junto era aún por el humo acre. Losdos estábamos igual. Estaba apoyado contra mí, aferrándose como si estuviera enbusca de rescate. ***Me senté en la acera, esperando a Roswell y sosteniendo los guantes de trabajo demi papá. Eran las nueve en punto y estaba muy oscuro. Las nubes cubrían todocon pesadez y la lluvia había hecho charcos y empapado el césped. El osito depeluche encantado estaba en mi bolsillo y mi corazón latía acelerado con la idea dedesenterrar algo que debería seguir enterrado. Ésta era la clase de cosas que sólo lagente desesperada hacía. El último recurso, lo único que quedaba, por lo que debíaestar desesperado. ~ 238 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando Roswell se detuvo en la casa, estaba usando su otra chaqueta. La negra.No había dicho nada sobre vestimenta apropiada.Nos sentamos en la calle, mirándonos sobre el capó de su auto. El vecindarioestaba silencioso. Ningún otro auto, ni vagabundos. Gentry sabía lo suficientecomo para temerle a la oscuridad. Algunas calabazas seguían titilando en losporches, lanzando sonrisas arrugadas.—¿Qué hay? —dijo, como si la iglesia estuviera incendiándose todo el tiempo y yosiempre estuviera llamándolo en una noche durante la semana, para decirle queviniera a casa después del atardecer y trajera una pala.Tragué, intentando mantener a raya el pánico que sentía aumentando en mi pecho.—Necesito tu ayuda. Tenemos que hacer algo malo. Tenemos que desenterrar unatumba. No me mires así, la chica que supuestamente está enterrada allí no estámuerta. La vi anoche. Pero necesitamos lo que está en la caja.Roswell no se veía confundido y no me pidió que le repitiera nada.—Usurpación de tumba. De eso estás hablando.Presioné las palmas de mis manos contra mis ojos.—Secuestraron a la hermana de Tate y no podremos rescatarla a menos quetengamos la cosa que está enterrada en su lugar.Cuando aparto mis manos, Roswell sigue mirándome, pero no puedo mirarlo.Miro a través de la calle a la solitaria calabaza de los Donnelly.—¿Ellos? —dijo, su voz sonaba aprensiva.—Yo. Son como yo.—No seas imbécil —Roswell añadió, aunque sin querer decirlo—. Nadie es comotú.Emma vino de la vuelta de la esquina de la casa, arrastrando la escalera de piedetrás de ella. Estaba llevando un rollo de tela bajo el otro brazo. Tenía un bolso delona enganchado en un hombro, y un pañuelo atado en la cabeza.Roswell pasó su mirada de ella hacia mí. ~ 239 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¿Entonces, realmente lo haremos?Yo sabía que vendría, como siempre lo hacía, pero aún así estaba tanincreíblemente aliviado de oírlo decir haremos.Emma me entregó la escalera. Se veía tensa y sus manos temblaban. Se enganchó labolsa de lona más alto en el hombro, y cuando miró a Roswell, él tomó el paquetede lona y las herramientas sin que tuviera que preguntarle. Los tres nos sentamosen el césped, mirándonos. Luego, sin decir nada, nos paramos y encaminamoshacia la iglesia.En la puerta del cementerio, Emma rebuscó en el bolso, sacó una linterna, y me laentregó. El objetivo estaba cubierto con una hoja de papel grueso y cuando loencendí, la luz brilló en un haz estrecho. Eran rodajas que relucían pálidamente através de la oscuridad, barriendo el suelo. El resto del lugar estaba oscuro. Laiglesia de mi papá se había ido, pero las tumbas estaban intactas. La única parte deltrabajo de toda su vida que seguía intacta era la parte muerta.Levanté la linterna adulterada hasta mi cara.—¿Cómo es que de repente eres una experta de última hora en irrumpir encementerios?—No me gusta hacer estas cosas sin estar preparada. —Sostuvo las llaves—. Ycomo tú dijiste, no estamos irrumpiendo.Cuando giró la cerradura, la puerta se abrió chirriando. Era el sentimiento másraro, estar parado ahí en el sendero. Nunca había estado en un cementerio en mivida. Nos metimos en el camino de concreto, siguiéndolo hacia el norte donderecorría las tumbas sin nombre y la cripta. Podía oler el humo, mucho más fuerteahora que estábamos cerca del agujero negro que había sido la iglesia. Se estancabamás cerca del pueblo, dejando el aire irrespirable. Todo el lugar estaba quieto ymisterioso. Completamente silencioso, como la quietud antes de una tormentaeléctrica, como si todo estuviera congelado, a la espera de lo peor. Se me ocurrióque era irracional pensar de esa forma en un lugar lleno de gente muerta. Así escomo siempre estaban.Emma encabezó la marcha hacia la parte trasera del cementerio, haciendo sucamino entre las lápidas sin nombre, reservadas para suicidios y mortinatos1. Pero ~ 240 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffesa no era la verdad ¿cierto? Estaba reservado, pero para monstruos abandonadosen la ropa de alguien más.Hicimos el camino a través del mausoleo, dirigiéndonos hacia la pared negra,donde la lápida blanca se veía pálida y pequeña en la oscuridad.En el borde de la tumba, Emma tiró la lona, luego buscó en el bolso y sacóherramientas de mano. Las alineó en la lona como si estuviera preparándose parauna cirugía.—Acerca más la luz al suelo.Hice brillar el suelo de la tumba, el barro húmedo, que estaba a la espera de que elcésped se estableciera sobre él. Después de que había raspado el peor de los trozosde lodo, Emma ajustó su lona, el borde a lo largo de un lado de la tumba.—Caven ahí y traten de mantenerla limpia. De esta manera podremos poner lascosas de nuevo en su lugar cuando hayamos terminado.Roswell y yo nos turnamos, cavando mientras Emma estaba parada en el borde dela tumba, removiendo las rocas y pasándonos las herramientas de mano.La noche parecía alargarse eternamente. Yo estaba en la pequeña tumba, cavandomás y más profundamente. Como si el hoyo fuera tan profundo que no podríavolver a salir. La tierra se acumulaba en la lona y caía por el borde en cascadas,terminando en mi cabello, mi ropa y en la escalera.El aire estaba frío y lleno de humo. Mis brazos y espalda dolían, y a pesar del frío,estaba sudando cuando mi pala golpeó algo duro y llano. Saqué el resto de la tierray Roswell saltó hacia abajo, adentro de la tumba a ayudarme.La caja era pequeña, quizás de cuatro pies de largo. Era más pesada de lo queparecía, pero conseguimos sacarla entre los dos, ayudándonos con las palas, luegosubiéndola al césped. La madera estaba húmeda, manchada con moho y musgo.Había estado enterrada sólo unos días, pero ya olía como si estuviera empezando apudrirse.—Es un ataúd de cremación —dijo Emma en un tono tan bajo que apenas pudeoírla. Estaba arrodillada, pasando su mano por la caja—. No es un ataúd deentierro real. ~ 241 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Estos son más baratos —susurró Roswell, y sonaba ronco.Emma levantó un destornillador y comenzó a trabajar con el cerrojo. Ya habíacomenzado a oxidarse. Cuando los tornillos se aflojaron, ella, atascó la hoja entre elmetal y la madera. De repente, abrió la boca, hizo presión y la tapa saltó con unchirrido.Nos quedamos ahí un minuto, arrodillados en el césped, mirando el cofre ahoraabierto.Luego Emma inspiró hondo.—Bien, ahora pásenme una linterna. —Sus manos estaban quietas, pero su voz erauna octava más alta.Le di la linterna y ella se inclinó e iluminó dentro de la caja.El cuerpo era pequeño y raramente perfecto. Luego Emma pasó la luz sobre sucara y ese misterioso sentido de impecabilidad se había ido.La nariz estaba perdiendo su forma, comenzando a desmoronarse. El olor veníadesde adentro de la caja abierta, subiendo en grandes nubes. La fragancia en laparte superior era delgada, una capa dulce de podredumbre que parecía flotar ybrillar en el aire, y, debajo de eso, un fuerte olor a químicos que podría haber sidolíquido para embalsamar.Emma estaba de pie, retrocediendo a tropezones. La linterna cayó al piso y rodósobre el césped. La luz se derramó sobre las lápidas y las tumbas cubiertas demaleza. Tenía ambas manos sobre su boca como si tratara de contener un grito.Roswell rodeó la pila de tierra y se estiró para tocarla, pero yo no podía moverme.Seguía mirando el pequeño cuerpo, medio en sombras de la luz débil.—Tenemos que sacarlo. —Mi voz sonaba muy lejana.—¿Estás bien? —preguntó Roswell, mirándome, tapándose nariz y boca.Asentí. La lluvia hacía todo dudosamente borroso, y los tres nos quedamosparados mirando el cuerpo.Después de un segundo, tomé la linterna abandonada y me paré al lado del ataúd,demasiado entumecido para saber que estaba temblando, si no hubiera sido por la ~ 242 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffforma que la luz temblaba y danzaba. Intenté contenerme, pero podía no sentir mismanos.Roswell fue el que se arrodilló y metió las manos en el ataúd para tomar el cuerpo.El bebé. Se inclinó sobre la caja, haciendo una mueca, pero de todas formasllegando a él, cuidadosamente, con amabilidad. Era tan valiente que me sentíaenfermo.Sostuve el haz de luz con más fuerza y me aclaré la garganta.—¿Va a estar bien, o está demasiado podrido para poder sacarlo?—No —dijo, con sus dedos bajo la barbilla—. Está realmente en buen estado.Realmente bien. No creo que pudiera haber sido humano de ninguna manera.Su voz era algodón, como si viniera de un lugar muy lejano.Le pasé la linterna a Emma y me tapé la cara con las manos. Lo sabía. Por supuestoque lo sabía. Oírlo decir eso sólo la hacía real. Alguien podía mandar a un bebé asufrir y morir en un mundo venenoso sin consecuencias, sin siquiera sentirse mal.Quizás podría haber sido yo.Roswell se enderezó y luego se paró.—Mackie.No respondí. Mi garganta estaba tan cerrada que me dolía respirar.Él rodeó el ataúd y me abrazó. No quería que lo hiciera. Quería que me dejara estaren las sombras y ser nada. Quería dejar de ver. Roswell siempre estaba abrazandoa alguien, pero no de verdad, no como si significara nada. Esta vez, me acercófuertemente a su hombro, sosteniéndome de mi chaqueta incluso cuando intentéalejarme.Toda mi vida, Roswell había estado salvando el momento, diciendo lo que eracorrecto, pero esta vez no dijo nada. La lluvia era fría y lenta y yo no creí quepodría quedarme ahí parado si él intentaba decir algo bueno.Luego Emma estaba allí, alcanzándome. Tenía ambos brazos a mí alrededor ypresionaba su cara contra mi hombro. La dejé abrazarme porque era cálida y meagradaba esto. Olía a otoño y tierra y a casa, como la iglesia-quemada y la tumba. ~ 243 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe apoyé en ella, pensando cuán extraño era que yo no había terminado en unapequeña caja de madera hace años, que alguien en el mundo me amaba tanto.Cuando ella me dejó ir, me sentí ligero y lejano, entumecido por el frío. Losuficientemente entumecido para tocar el cuerpo. Estaba acostado en la caja, frío yrígido como un juguete.Roswell y Emma me miraron expectantes desde donde se encontraban, uno a cadalado mío, sin hablar.Finalmente, Emma inspiró y susurró.—¿Deberíamos sacarlo?Levantamos el cuerpo de la sábana del ataúd y lo envolvimos cuidadosamente enla chaqueta de Roswell. Su cabello era oscuro y tenía rizos. Su piel era gris. No erapara nada como la niña real, viviente atada al brazo de la silla de la Dama.Emma acarició la cabellera, sosteniendo el cuerpo en su regazo. Después de unminuto, até el brazalete alrededor de su muñeca, no sabiendo qué más hacer. Elcuerpo yacía rígido en los brazos de Emma, pareciendo patético y horrible en elvestido de funeral con volados y la pulsera improvisados.Los miré.—¿Ahora qué?Emma miró la carita demacrada.—En las historias, la gente les habla, pero nadie de los relatos tiene un guión ninada. No sé qué decir.—Está bien. Creo que yo sé.Me incliné y le dije al reemplazo todas las cosas que había querido decirle a lachica azul en la Casa de Mayhem. Lo que alguien le había hecho, y que estaba bienser horrible y espantosa porque no era su culpa.Cuando el bulto en los brazos de Emma comenzó a moverse, quería mirar haciaotro lado. ~ 244 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEl cuerpo que se retorcía era peor que el tieso y trágico. Estaba inquieto en elregazo de Emma y ella me miró con una expresión muda, desesperada.Me agaché y abrí la chaqueta de Roswell.La cosa era pequeña y delicada, casi como un niño real. No era una réplica exacta,pero recordaba a Natalie. Parpadeó lentamente en mi dirección, estirándose conuna mano pequeñita. Sus ojos estaban en blanco y nebulosos, pero eran avellanacomo los de Natalie. Como los de Tate.—Tenemos que apurarnos —susurré, pensando en las manos de Emma cuando laschicas azules le habían sacado los guantes. Cómo habían comenzado a pudrirse.Emma respiró en un largo, lento suspiro. Sostuvo la cosa que se retorcía en suregazo, mirándome desde el suelo embarrado. Sus ojos estaban llenos de lágrimas,como si quisiera dejarlo en el piso.—Jesucristo —susurró Roswell. Estaba sosteniendo la pala, parado rígidamentejunto a la tumba abierta—. Ésa es la cosa más rara que jamás he visto.Sacudí mi cabeza, mirando a la cosa en los brazos de Emma.—Es sólo un cuerpo que alguien no quería. No es mucho peor que yo. ~ 245 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 28 El Revenant Traducido por Emii_Gregori Corregido por andre27xlR oswell cerró el ataúd y lo dejamos caer en la tumba. Dio un vuelco en la tierra y me estremecí. Después de un minuto, Roswell comenzó a apalear la tierra de vuelta adentro.La tumba estaba casi llena cuando mi teléfono comenzó a zumbar. Tate. Cuandono contesté, llamó dos veces más, luego escribió las palabras: Mentira, Mackie. Voypara allá.Apagué el teléfono y lo metí en mi bolsillo. No había forma de evitarla. Yo sólopodía esperar que cuando mi padre abriera la puerta, viera a una chica angustiada,desconsolada y decidida que estaba en necesitad de algún consejo. Yo no teníamucha confianza en ese escenario, sin embargo. Sabía por experiencia que una vezque Tate se ponía en marcha, era casi imparable, y mi papá estaba más dividido delo que alguna vez lo había visto.Sólo tenía que presentarse en la casa y luego hacer cualquier cosa imprudente ypoco aconsejable que ella iba a hacer cuando me encontró yéndome. No era unaidea reconfortante.—Entonces, ¿cuál es el plan? —Roswell, dijo, apisonando lo último de la tierra conla pala.Emma estaba sentada en el suelo fangoso sosteniendo el Revenant, pero ahora sepuso de pie.Me apoyé en el mango de mi pala, sin aliento y mareado del acero, empapado porla lluvia y aún demasiado caliente.—Ve abajo hacia la casa debajo de la colina y trae a Natalie de vuelta.—¿Y ellos no van a tener un gran problema con eso? ~ 246 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLe di una mirada impotente.—Necesitamos una distracción. Como, una ofrenda o un presente. La mujer acargo allí le encanta cuando la gente paga sus respectos hacia ella.—¿Qué quiere ella que nosotros podríamos darle?Pensé sobre eso, sobre cuán enojada había logrado estar en la Morrigan—tanenojada que ella los había inundado afuera lentamente, durante años, en lugar desimplemente castigarlos de una vez y acabarlo.—Ella quiere ser capaz de controlarlos a todos, el mundo entero. Quiere asegurarsede que todos estén tan asustados de ella que nunca le desobedecerían, engañaríano mentirían.Emma se movió cerca de mí con el revenant contra su hombro, luciendo inquieta.—¿Cómo lo que estamos a punto de hacer, quieres decir?—Más o menos. Supongo que podrías decir que la gente que la engaña es su mayorproblema en curso, pero en realidad no tengo una solución para eso, y tampoco tú.Roswell asintió, luciendo pensativo.—Pero conocemos algunas personas que lo hacen. ***Los gemelos no estaban contentos con arrastrarse bajo la lluvia en medio de lanoche y menos felices sobre el pedido para partir con la Amenaza Roja, pero sepresentaron en el cementerio en menos de quince minutos. Danny estaba llevandoel polígrafo. Tenía una agarradera, como una vieja maleta, pero lo sostuvo concuidado en ambos brazos.Los gemelos podían ser dependidos generalmente por estar completamente sinsorprenderse por algo. Tomaron el revenant con menos autocontrol de lo habitual.—Jesús —dijo Danny, mirando hacia la cosa en los brazos de Emma—. ¿Qué han ~ 247 ~estado haciendo chicos? ¿Están locos?Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffDrew no dijo nada. Después de un segundo, se acercó y tocó el brazo del revenant.Se estremeció con irritación y dio un paso atrás.Expliqué el plan, tal como era, y Drew asintió, sin dejar de mirar el revenant conuna especie de cautelosa fascinación.Danny era menos comprensivo. Levantó el polígrafo.—Bueno, estoy de acuerdo completamente en no dejar que Natalie Stewart seaasesinada, que no está realmente en cuestión. ¿Pero por qué estamos regalandonuestro proyecto más exitoso de nuevo?Traté de pensar cómo explicar lo la Dama y su apetito de poder y control, pero fueRoswell quién respondió.—Necesitamos un presente convincente para la mujer que lo tiene todo.Danny asintió, luciendo resignado.—Todo, excepto un polígrafo portátil de McCarthy, aparentemente.—Bueno, vamos —dijo Drew—. Eso es casi todo el mundo.El paseo al parque parecía el más largo que jamás había tenido.Emma era un soldado del revenant. Ella lo llevó envuelto en el abrigo de Roswell.No parecía importarle, sólo descansó su cabeza contra su hombro y guardósilencio.En el depósito de la colina, llegué a quitárselo.—No podemos ir todos, simplemente no tiene sentido. Y mamá y papá se van avolver locos preguntando dónde estamos. Creo que deberías ir a casa.Emma retrocedió, agarrando el revenant y sacudiendo su cabeza.—No, yo voy contigo. —Había tierra untada en toda su cara y cuello. Parecía quehabía escapado de algún lugar.Me quedé mirándola. Siempre había estado dispuesta a hacer lo que fuera.Siempre. Ella había estado haciéndolo conmigo toda mi vida.—No puedes. No hay razón para hacerlo, y puede ser peligroso. ~ 248 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEmma se movió muy cerca.—Escúchame. —La cosa en sus brazos comenzó a inquietarse y a quejarse, y tuvela sensación de que lo estaba apretando—. He pasado años asegurándome de queno murieras.—Y nunca te pregunté para… no tienes que seguirme alrededor después, cuidandode mí. Podrías haber tenido tu propia vida.—Lo sé. Escúchame. Cuando se convirtió en una elección entre tú y cualquier otracosa, siempre te he escogido. No estoy segura de que siempre hice las decisionescorrectas, pero no importa. Las he hecho, yo. Tú no me hiciste nada. Te he elegido yno me arrepiento.Nos quedamos en la oscuridad en la base de la colina. Roswell y los gemelosestaban de pie de nuevo, permaneciendo fuera de ella. El argumento era nuestro,mío y de Emma. Habíamos estado dirigiéndonos el uno al otro en la oscuridaddurante casi toda mi vida. La cosa es, que no te das cuenta de cuántas personas seencuentran con sus caras cuando ellos hablan. La voz de Emma siempre fuehonesta, más real y más verdadera de cualquier cosa que ella decía. Daba miedoescuchar cuánto era lo que ella quería decir.Miré abajo hacia ella y dije.—Por favor, Tate está en camino a nuestra casa, ella podría ya estar allí, y no sé loque hará cuando descubra que nos hemos ido. Creo que va a venir a buscarnos, ytienes que detenerla. Mantenla lejos del parque, lejos del cementerio. Si seinvolucra, va a ser un desastre.Emma no dijo nada, pero después de un segundo asintió y dejó a Roswell tomar elrevenant.—Emma —dije—. Gracias.Ella continuó de puntillas y me besó en la mejilla.—Sólo ven a casa, ¿de acuerdo?Entonces, se volvió y encaminó hacia la Calle Welsh. La vi alejarse a través delparque con su cabeza abajo, sin mirar atrás. Yo sabía que estaba llorando, pero no ~ 249 ~había nada que yo pudiera hacer excepto seguir adelante. Saltamos la valla, y abríForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffel camino a la base de depósitos de la colina y utilicé el cuchillo para abrir la puertaa la Casa de la Miseria.En la entrada, el muchacho con el uniforme de lacayo pidió mi tarjeta y yo le dijeque no tenía. Me dio una mirada de desaprobación y le dije que podía irse a lamierda.Detrás de mí, los gemelos estaban mirando alrededor del pasillo con incredulidad.Roswell parecía más allá de un comentario, que no era tan sorprendente,considerando el hecho de que estaba sosteniendo un retorcido y podrido bebé quehabía muerto hace una hora.—Es muy grosero traer huéspedes sin una invitación —dijo el muchacho con eluniforme.—Tenemos un presente —dije—. Es raro y valioso, y ella no lo sabe todavía, peroella lo quiere descompuesto.El muchacho asintió y empezó a alejarse por el pasillo en la Casa de la Miseria,pero no nos condujo de nuevo a la sala de lectura. En cambio, nos mostró abajouna amplia galería y un par de puertas dobles.—Te recibirá en la sala formal.La habitación era más elegante que la sala de lectura de la Dama, con una alfombraintrincada y vasijas pintadas en nichos en las paredes. Había esculturas de broncede aves planeadoras y pastoras colocadas en las mesas alrededor de la habitación.La Dama estaba reclinada en un largo sofá de color oscuro. Cuando nos detuvimosen la puerta, miró hacia arriba y sonrió como si hubiera estado esperándonos.Danny y yo entramos en la habitación, mientras que Roswell y Drew se quedaronatrás en la puerta, con Drew ligeramente enfrente, así protegía el revenant de lavista.—Sr. Doyle —dijo la Dama—. Es tan encantador verte de nuevo. ¿A qué se debeeste placer?Mantuve mi expresión neutral y agradable.—Estuve pensando en algunas de las cosas que dijiste antes. De que yo era ~ 250 ~bastante injusto—yo sabía eso—y quería traerte un presente.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa Dama me sonrió expectante. Entonces, miró más allá de mí y desapareció lasonrisa.—Envíenlos afuera —dijo, luciendo atronadora—. ¡Afuera, ahora!Mi primer pensamiento era que había visto el revenant, y me tomó un segundopara darme cuenta de que estaba hablando sobre de Drew y Danny. La miré,sacudiendo mi cabeza.—Ellos no pueden irse. Son la razón por la que estamos aquí.—¿Trajiste monstruos antinaturales a mi casa? ¿Cómo te atreves? ¿Cómo te atrevesa presumir para profanar mi casa?Miré de nuevo a los gemelos. Su parecido nunca había parecido chocante o inclusomuy inusual. O al menos, ellos siempre habían parecido mucho más normales delo que eran. Al parecer, anormalidad era un poco diferente para todos.Me acerqué a la Dama y levanté mis manos.—Espere, si Drew se va, ¿puede Danny quedarse y mostrarle el presente? Uno deellos tiene que quedarse y le mostrarle cómo funciona.La Dama me miró, con expresión cautelosa.—Muy bien. Tú, con el regalo. Tú puedes quedarte. Haz que el otro espere en elpasillo.Drew y Roswell se batieron una marcha atrás precipitada y la Dama volvió suatención hacia mí.—¿Qué presente tienes para mí?—Yo quería traer algo que te ayudara. Estabas hablando sobre cómo la Morrigan temintió, y encima en la ciudad, ellos tienen una solución para eso. Esto le impediríaa cualquiera mentirte alguna vez de nuevo.La Dama sonrió y sus ojos estaban hambrientos.—Eso sería un presente precioso de verdad. —Ella apenas me miró. Su miradaestaba en Danny y la maleta—. Pero luce tan ordinario. ~ 251 ~Él estaba arrodillado en el suelo, abriendo de la maleta.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Ésa es la parte de cómo funciona. Nadie sabe lo tienes hasta que es demasiadotarde.Empecé a volver hacia la puerta.—Mientras tú estás viendo cómo funciona, ¿te importa si reviso a mis amigos?La Dama ni siquiera miró arriba. Sus ojos se fijaron con amor y avidez en lasmanos de Danny mientras deshizo los broches y abrió la Amenaza Roja.Roswell y Drew estaban esperando en la sala, mirando fuera de lugar y nerviosos.Yo no quería dejar a Danny, pero teníamos que encontrar a Natalie.Emprendimos el viaje de regreso hacia la entrada, entonces, reconstituí el camino ala sala de lectura de la Dama. Tuve la idea de que a pesar de que la madriguera enel parque era grande y extensa, no había casi tantas personas viviendo allí ya queestaban en la Casa de Mayhem.Encontramos la habitación sin muchos problemas y sin ver a nadie. El fuego sehabía apagado y algunas de las lámparas de la pared se habían extinguido.Al principio, yo no la veía. La Casa de la Miseria no parecía ser tan grande como laCasa de Mayhem, pero era tan complicada, y si se la habían llevado a otro lugar,no sabía cómo habríamos de encontrarla. Pero Natalie estaba allí. Ella habíaarrastrado su almohada debajo de una de las mesas bajas y se quedó mirando a sujaula. Su cabello estaba estropeado, sus arcos desatados. Se había quitado las botasde botón y un calcetín.Me agaché al lado de ella y fui a recogerla, pero se apartó, cubriéndose el rostro.Cuando levantó sus manos, tuve un buen vistazo de su brazo. Una costura,rezumando a carne viva en un círculo de su muñeca, de color rojo en los bordes ycasi negro en el centro. Alrededor de ella, la decoloración de plumas salió,extendiéndose bajo la piel, abriéndose paso en la dirección de su hombro.—Roz —dije en voz baja, tratando de parecer tranquilo y conversacional de modoque no le asustara—. Toma el encanto del revenant, ahora.Roswell vino detrás de mí.—¿Pero qué pasa con el plan? ¿El punto entero no debe hacerlo parecer real? ~ 252 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¡Quítaselo, ahora!—Está bien —dijo—. Claro. Es tu espectáculo. —Hubo un ruido fuertementeagudo mientras él rompía la cinta. Entonces, él gritó y hubo un golpe sordo—. ¡Oh,Jesús!Me torcí alrededor, pero yo ya sabía lo que vería. Roswell había dejado caer elrevenant en la alfombra, y no había nada remotamente humano en él. Todavíaestaba en movimiento, retorciéndose en la espalda, pero su piel estaba tan gris quecasi era incolora. Se retorció sobre sus manos y rodillas y levantó la cabeza paramirarme. Su iris era de un color amarillo sucio y también lo eran sus dientes.Desde debajo de la mesa, Natalie hizo un fino ruido agudo, como un conejoatrapado, y Roswell se zambulló por el revenant. Lanzó su chaqueta sobre él y lorecogió de nuevo hacia arriba, manteniendo su cara oculta, pero Natalie yatrabajaba su camino más lejos de la mesa, ocultando su rostro, tratando deacuñarse en la esquina.—Natalie —dije, pero no me miró—. Natalie, está bien. Sal de allí. —Yo no queríaagarrarla, pero parecía que yo podría hacerlo.Luego, Drew se sentó a mi lado y sacó unas cartas.—Te gustan los trucos de magia, ¿verdad, Nat? —Él acercó las cartas sobre susnudillos.Cuando ella se asomó entre sus dedos, él hizo el cuarto baile a lo largo del bordede su mano y dijo.—Yo solía ser tu vecino. ¿Te acuerdas?Ella no respondió, pero después de un segundo, asintió.Me arrodillé en el suelo y comencé a trabajar en el nudo que la sujetaba a la silla.Roswell estaba tratando de mantener el revenant cubierto, pero no quería quedarsebajo su chaqueta.Cuando conseguí que la cinta se aflojara, Drew se inclinó debajo de la mesa, nuncamirando lejos de Natalie, incluso cuando el revenant comenzó a gemir y a luchardetrás de él. ~ 253 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Vamos a llevarte a casa ahora, y tú necesitas cubrir tus ojos.Por un segundo, Natalie no se movió, pero cuando él lo dijo de nuevo, ella dejócaer al pájaro y se puso las manos sobre los ojos. Él la recogió, sosteniéndola cercacontra su hombro. La mantuvo alejada mientras Roswell desempaquetó el cuerpoque se retorcía, tratando de evitar que le agarrara y le pateara.—Esto es malo —susurró, anudando la cinta alrededor de la cintura del revenant,quitando sus manos a la vez que le alcanzaban a él—. Vamos al infierno seguro.Esto es muy malo.—No has empezado a apreciar cuan grave las cosas pueden ser —dijo una vozronca detrás de nosotros.Alguien estaba de pie en la puerta, entonces, aún y tan retro-iluminado que alprincipio no podía distinguir su cara. Tenía los brazos cruzados sobre su pecho yno era más que una sombra a excepción del parpadeo de sus ojos.—Perdóname por ser tan osado como para decir que sí, pero estamos en un mundode problemas, ¿no? —Entró en la habitación y vi su cara. Era el Cortador. Lucíaexactamente igual que cuando se me había mostrado afuera a excepción de queahora estaba usando guantes negros. Eran pesados, con garras cortadas de acerocosidas en la punta de sus dedos.Natalie tenía sus brazos alrededor del cuello de Drew, aferrándose a él, y yotrataba de no tambalearme mientras el Cortador de acercaba a mí y las primerasnubes de hierro rezumbaron en la habitación.—¿Le importaría explicar lo que está haciendo en los cuartos privados de la Damacon dos intrusos y un cadáver?Roswell se puso de pie, mirando firme y la otra mitad no tan asustada como mesentía. Era más alto que el Cortador pero lucía joven, sin ninguna de las cualidadesque lo llevaron a ser cruel.—¿Qué se supone que eres, como una especie de Coco?El Cortador sonrió. ~ 254 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Prefiero pensar en mí como un demonio, personalmente. Pero no hay diferenciaen el gran esquema de las cosas. Estoy contento de ser llamado pesadilla ymonstruo y duende, siempre y cuando me llamen algo.Di otro paso atrás, tratando de huir del olor.—Pero eso no es lo que quiere la Dama, a ella no le gusta ser llamada.—La Dama no tiene la visión. Ni punto de vista. Ella no puede soportar la idea deser otra cosa que un Dios. Ella sufre por una vida que no existe. Nunca seremos laraza que éramos, así que es el momento de ser otra cosa.Tomé una respiración profunda y sentí que quemaba todo el camino hasta migarganta.—¿Qué vas a hacer?El cortador observó mi cara. Su expresión era amable, medianamente interesada,incluso. Luego sonrió, mostrando sus encías primas e hinchadas, y blandió el puñoen una de las campanas en la repisa de la chimenea.Se rompió, rociando la habitación con astillas de vidrio. El sonido era muy fuerte.Roswell saltó hacia atrás, y Drew trató de proteger a Natalie, cubriéndole el rostrocon la mano.El cortador dio una patada a un lado a lo que quedaba de la jarra rota y pasó porencima de ella.—Esto no es una negociación. No estamos negociando. Si usted rechaza entregaraquel pequeño dulce cordero, sistemáticamente reuniré a todos por los que algunavez te hayas preocupado y empezaré a cortar piezas fuera de ellos hasta que estésde acuerdo. Entiendes que no tengo reservaciones al respecto.Retrocedí, tropezando entre sillones y mesas bajas, lejos de él.Me siguió.—¿Pensaste que sólo podías venir aquí y comerciar un niño por un pedazo decarne sin valor? —Detrás de él, la campana estaba en pedazos por el suelo—.Sabemos aquel truco, primo. Nosotros lo inventamos. ~ 255 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Pero tú no lo reconociste cuando la Morrigan vino por mi mamá. ¿Ella dejó unrevenant en su lugar y adivina qué? La Dama lo compró. La Dama no lo tomódebido a que no podía decir la diferencia, tú no podías decir la diferencia. —Yocasi gritaba en el momento en que me alcanzó.Él me tomó por la parte delantera de mi chaqueta, golpeándome contra la pared.Al lado de mi cabeza, una caja de sombras llena de escarabajos se cayó y se astillóen el suelo. Él torció mi cuello fijándome de modo que mi espalda estuviera contrala pared.Detrás de él, Roswell era un alto y confuso movimiento hacia nosotros.El Cortador se inclinó hacia mí, apoyando su frente contra la mía.—Si me engañas una vez —susurró—. La culpa es tuya. —Presionó el puente de sunariz contra la mía, su aliento quemando la parte de atrás de mi garganta. Su vozera áspera y furiosa—. Si me engañas dos veces, voy a cortar tu garganta demierda.—Hey —gritó Roswell, tirando el abrigo del Cortador—. Hey, ¡déjalo ir!La habitación estaba tan oscura ahora que apenas podía concentrarme. La únicacosa de la que estuve seguro era de los crueles ojos negros del Cortador.Él no miró a su alrededor.—¿Es ése el intruso hablando, colocando sus manos sobre mí? Debes estar loco.—Tiene razón —murmuré—. Mantente fuera de esto. Le gusta demasiado latortura.El Cortador rió con su risa lenta y ronca.—¿Tortura? No, yo sólo quiero ver la sangre correr, primo. Es hermoso cuandocapta la luz.Él se acercó, riendo, y olí moho y bajo aquella enfermedad, padecimiento. Susonrisa era un pedazo brillante de color blanco, flotando en frente de mí como laluna. Entonces parpadeó y no había nada más que su aliento contra mi cara.—Primo —dijo al lado de mi oreja—. Primo, mírame. —Me agarró la mandíbula y ~ 256 ~tiró de mi cara cerca de la suya—. Mírame. Voy a marcarte con mi sello, marcarteForo Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffdirectamente sobre tu corazón, y reconocerás mi mirada como un hombre.Entonces, te voy a romper, y vas a pedir piedad como un niño pequeño.Estaba tan cerca que podía ver la textura de la carne cruda de sus encías. Me quedémirando su sonrisa, pensando en dónde estaban Roswell y Drew, esperando a queme cortara. Era lo que él quería, dolor, sangre, la oportunidad de hacer que alguienle rogara.—Comenzaremos con tu cara —dijo. El cuchillo era largo y afilado y brillante deforma extraña, como si perteneciera a su mano—. Tu sonrisa necesita una mejora.En la prisa de su aliento, no había nada más que olor, vértigo. La habitación seestaba reduciendo, apretando, y yo no podía concentrarme. Me sentí enfermo ycasi ingrávido.Yo estaba solo. Roswell, Drew no estaban en ninguna parte. No había nada másque la pared en mi espalda y el cuchillo delante de mí.El Cortador ajustó su control, girando el cuchillo de un lado a otro a centímetros demi cara.—Ábrela grande —susurró. Apreté mis dientes y esperé por el sabor metálico, eldolor que borraría el mundo.Entonces, la mano de Roswell se colocó en mi campo visual, chocando con el ladode la cara del Cortador. Hubo un silbido y el olor de piel ardiendo y se tropezóhacia atrás. Yo no tenía la fuerza para mantenerme de pie mientras me deslicé porla pared sobre la alfombra. El revenant estaba sentado a unos metros de mí. Susojos eran de color amarillo y vacío.—Obtén el infierno fuera él —gritó Roswell, de pie entre el Cortador y yo. Su vozsonaba enojada e impaciente.Entonces, Drew estaba a su lado, sosteniendo a Natalie en un brazo. Sus hombrosse establecieron y sus pies estaban separados, como si estuviera esperando sergolpeado.El Cortador se burló de mí, enseñando sus dientes, y por un segundo, parecía tantemible y desagradable como cualquiera en el montón de escorias. Había uncírculo de marcas de pinchazos en la mejilla que se parecían a una mordedura. ~ 257 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Tenlo en tu camino —dijo, yendo hacia la puerta—. No importa. Permanece yespera por el final. Honestamente, me gusta mejor así, el horror, los gritos. Querrásmirarlo, desde luego —dijo, mirando sobre su hombro a Drew—. Abraza y cantacon ella todo lo que quieras. Aún seguirá muerta por la mañana.Drew apretó a Natalie fuerte contra su pecho y escondió su rostro del Cortador.Él se aclaró la garganta y escupió. Luego se volvió, dando patadas a los vidriosrotos en la alfombra, y salió de la habitación. La puerta se cerró detrás de él y unallave giró en la cerradura. El sonido era muy fuerte.Roswell estaba sobre mí, con los puños apretados. Luego abrió la mano. Estabarespirando con dificultad, luciendo furioso. Él sostenía una tapa de botella.La puso de vuelta en su bolsillo y trató hacia la puerta, haciendo un intento deforzarla con el hombro. Pateó el mango y las bisagras un par de veces, pero amedias, y luego dijo lo que ya sabía.—No puedo. Es demasiado pesada.Me quedé apoyado contra la pared. Mi visión se iba y yo podía sentirmedeslizándome hacia los lados, inclinándome en dirección al piso. En algún punto,descansé mi mano en la caja de sombras rota y la palma de mi mano estuvo llenade vidrios y clavos y fragmentos afilados y brillantes de escarabajos triturados.Roswell se agachó a mi lado y miró a Drew.—Oye, él no luce muy bien. ¿Crees que puedas ayudarme con esto?Drew estaba sobre nosotros, todavía sosteniendo a Natalie.—Sólo un segundo. No quiero dejarla en el suelo donde hay vidrio. Ella no llevabazapatos. —Sonaba aturdido.Roswell estaba examinando mi mano, cepillando los escombros sueltos, tomandolas astillas de vidrio incrustadas. Estudió la sangre que brotaba en los lugares decorte, oscura y pegajosa, casi púrpura.—Luce bien —dijo, y reconocí todo el viejo alarde y la alegría por lo que era, fácil yfalso. La voz que usaba cuando no había nada bueno en absoluto. ~ 258 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe hizo sentirme vacío recordar cuán a menudo él había hecho esto, se sentaba ami lado mientras yo temblaba y jadeaba, diciéndome que todo estaría bien.Después de un segundo, volvió a hablar, y por una vez, su voz era verídica.—Bueno, estamos jodidos ahora, supongo.Mi mano picaba mientras él quitaba el cristal, pero mi respiración estaba mejor.—Danny todavía está ahí. Puede encontrar a Emma o a mi papá. Aún podríaconseguir ayuda.Roswell se enderezó levantando un puñado de piezas de escarabajo y el vidrio consangre, mirando muy poco convencido.—Claro, tal vez.—Bueno, eso es todo lo que podemos esperar en este momento.Hubo una riña fuera en el pasillo. Entonces, el sonido de una llave en la cerraduray la puerta se abrió con Danny, luciendo arrugado y furioso. El Cortador lo tenía aél por la parte posterior de la chaqueta, levantándolo encima de los dedos de suspies. Había una magulladura que se oscurecía bajo un ojo y su labio sangraba.El Cortador le arrojó en la habitación y cerró la puerta. Danny cayó fuerte en laalfombra y luego se levantó a sí mismo.—Lo siento —dijo—. Lo intenté, pero ella no es estúpida.Drew se acercó a él, cepillándolo de una manera vaga y mecánica, como si fuerapolvo sobre muebles.—¿Dijo tonterías? ¿Estaba loca? Yo sabía que no deberíamos haber tratado demoverlo, debe haber un cortocircuito.Danny sacudió la cabeza, mirando hacia el suelo.Roswell lo miró fijamente.—Pero se suponía que sólo le enseñarías lo que hace. ¿Cómo podía saber para loque realmente estábamos aquí? ~ 259 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—¡Porque es un polígrafo, maldita sea! Ella hizo preguntas. ¿Qué parte de“funciona” no entiendes?—Espera, ¿ella lo usó en ti? —Roswell apretó sus ojos cerrados, y luego los volvió aabrir. Suspiró y se sentó en el sofá mientras Danny paseaba por la sala y trataba derespirar tan superficialmente como le fuera posible.—Lo siento —dijo de nuevo, mirándome y cubriéndose el labio sangrante,buscando alrededor por algo para secarse. Agarró un corredor de encaje de unamesa y lo sostuvo contra su boca. Luego se sentó en una de las sillas de respaldoaltas y se quedó mirando el suelo.Me senté en el sofá entre Roswell y Drew. El revenant estaba sentado frente anosotros en el borde de uno de los sillones de terciopelo. Roswell se inclinó haciadelante, mirándola con una mirada resignada.Suspiró y se volvió hacia mí.—No podemos dejarla.Ella se sentó como un muñeco de peluche, apoyada en el brazo de la silla, sinmoverse, sin respirar. Consideré su mirada ausente, de color amarillo oscuro en eliris, de color amarillo claro en la córnea. No era nada como las muchachas azules,que susurraban, y se echaban a reír como nadie. Estaba vacía, y me pregunté si erami culpa, si yo había hecho la cultivación mal. Si la había roto.Finalmente, negué con la cabeza.—No creo que importe. No sabe dónde está. No le importa lo que pasa o quién estáalrededorRoswell se inclinó hacia delante, apoyando sus codos en las rodillas.—Ella puede ser destruida, sin embargo, ¿no?Recité los riesgos limitados que la Morrigan había catalogado para las chicasazules.—Al cortar su cabeza o al prenderla en fuego.—Y tu amigo con las garras, parecía que la habría cortado sólo por diversión. ~ 260 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAsentí con la cabeza.—Entonces, no podemos dejarla. Sólo no sé lo que debemos hacer con ella.Cerré los ojos y apoyé la cabeza en la tapicería del sofá.—Si podemos conseguir sacarla de aquí, tengo a alguien que la tomaría.Yo sabía que la Morrigan y la Casa de Mayhem se harían cargo de ella. Era extraña,tal vez estaba rota, pero todavía había un lugar para personas como ella, que eramás de lo que podía decir por mí mismo.Drew suspiró y se echó hacia atrás también. Natalie todavía lo sujetaba por elcuello, ocultando su rostro en su hombro.—¿Conseguir que salga? Ni siquiera podemos salir nosotros mismos.Y ésa era la verdad. Estar bajo tierra significaba sin porches convenientes y sinventanas. La puerta era de dos metros de espesor y las bisagras estaban en elexterior.Nos sentamos en silencio, esperando por lo que viniera luego.El cuello de mi chaqueta mantenía las cepilladas de las garras del Cortador, perome senté en el sofá y no traté de ajustarlo. No me dolía tanto. La habitación eratranquila y regular. Me incliné hacia delante con los codos en las rodillas,pensando que a veces esto era sólo la forma en que el juego terminaba. A veces lohacías lo mejor posible, y todo esto iba directo al infierno de todos modos. ~ 261 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 29 El sacrificio del séptimo_año Traducido por kuami y MerySnz Corregido por kathesweetN o pasó mucho tiempo antes de que vinieran y nos levantaran, arrastrándonos fuera de la colina del vertedero hacia el cementerio en la oscuridad de la mañana.Eran hombres altos y angulosos, siete de ellos, y todos vestidos como el Cortador,sólo que ninguno de ellos estabas cubiertos de acero. Uno de ellos llevó a Natalietorpemente bajo el brazo. Nadie intentó quitar al fantasma de Roswell.El Cortador me escoltó personalmente, quedándose incómodamente cerca yjadeando en mi oreja. Su aliento me sacudió y enfermó, llenándome con una fuertey profunda flema.―Te va a encantar esto ―susurró―. Ella entrará en esa cripta para ser comida yentonces, va a gritar a toda velocidad. Siempre lo hacen.―Apuesto a que así es ―murmuré, también sin aliento y ronco de hablar tanfuerte―. Apuesto a que te encanta ver como son sacrificados los chicos.―No, primo. ¡Oh, no! Yo voy a mirar tu cara.En la Calle Welsh, la tierra estaba todavía humeando. La iglesia―lo que quedabade ella―estaba arrugada y negra, sobresaliendo en el cielo.Los hombres nos empujaron y arrastraron, conduciéndonos a la cripta delcementerio. El aire olía a un nuevo tipo de humo, seco y perfumado, como deincienso.La Morrigan ya estaba esperándonos en la esquina del cementerio sin bendecir conun grupo de chicas azules agrupado detrás de ella. Todas ellas estaban empapadas,y estaba sosteniendo sus muñecas. El resto de la Casa de Mayhem o se desplegóalrededor de ellos. Carlina y Luther estaban juntos, abrazados. Janice y la chica ~ 262 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffestrella estaban tomadas de la mano, y todas las chicas azules tenían pequeñospaquetes de hierbas atadas con una cuerda, quemando suavemente.Cuando me vio, la expresión de la Morrigan era seria.―¿Qué estás haciendo aquí? Deberías estar en casa dónde es más seguro.Luché con las garras del Cortador.―La Dama va a matar Natalie. Por favor, ¿no puedes hacer nada para detenerla?―Querido ―dijo la Morrigan, sosteniendo la muñeca contra su pecho―. Esto noes eso que yo habría escogido si me hubieras dado una opción, pero no hayninguna otra manera. Sin sangre, todo el pueblo sufre. ―Miró atrás por encima desu hombro, mirando ansiosa.La Dama estaba de pie en a la sombra de la encina, con una capa larga y oscura. Lacapucha escondía su cara, pero yo la reconocí por el bordado de su vestido y laforma en que el puñado de sirvientes de la casa agrupados alrededor de ella.La Morrigan se volvió hacia mí y abrió la boca como si tuviera algo más que decir.Luego se quedó inmóvil, mirando más allá de mí a alguien entre la multitud.Era Tate. Ella se metió entre la multitud con la chaqueta azul marino, pareciendocompletamente furiosa, y se abrió paso hasta donde yo estaba inmóvil por elCortador.Le dio una fría, mirada, evaluándolo, y luego se volvió hacia mí.―¡Qué demonios, Mackie! ¡Me dijiste que ibas a cuidarte de eso!―Lo intenté ―le dije, plenamente consciente de lo débil que sonaba. Comocompletamente inútil―. ¡Jesús! ¿Qué estás haciendo aquí?―¿Qué piensas qué estoy haciendo? Emma dijo que me mantuviera alejada delcementerio, así que pensé, bien, debe ser el lugar para estar.La Morrigan vino corriendo hacia nosotros, con cuidado de mantenerse lo máslejos posible del Cortador. Se puso de pie delante de Tate, moviéndose connerviosismo con su vestido de fiesta quemado. ~ 263 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffSe aferraba a su muñeca, pero cuando levantó la barbilla y habló, sonó paciente ymuy adulta.―Se supone que no deberías estar aquí. El arreglo es que escogiste no vernoscuando hagamos nuestro trabajo más oscuro.Tate se estremeció de nuevo antes los dientes voraces pero no parecía de ningunamanera disuadida.―Sí, bueno, ya veo y no voy a ir a ninguna parte sin mi hermana.Morrigan extendió la mano, apoyándola sobre la muñeca de Tate.―Este poder divino es mayor que tú o tu familia. Más viejo que el pueblo. Lasangre hace que brille el sol crezcan los cultivos. Ésta es la verdad del mundo.Tate miró fijamente, y luego dijo en voz baja y mortal que era casi un susurro.―A la mierda el mundo. Yo sólo quiero a mi hermana de nuevo.―Es suficiente. ―La voz de la Dama se hizo eco de todo el tramo de tierra noconsagrada―. Tu hermana es insignificante, apenas algo más que una minucia.Ésta no es mi preocupación, y si continúas perturbando mis asuntos, no tendré másremedio que llamar al hombre que se encarga de las interrupciones.Tate miró hacia mí y por primera vez, su expresión era incómoda. Miró a sualrededor, al cementerio, como si estuviera empezando a darse cuenta de cuántosde ellos había realmente y cómo de asustados algunos de ellos nos miraban.Cuando su mirada regresó a mí, el Cortador se inclinó sobre mi hombro y levantóuna mano enguantada, dejando que las garras flotaran perezosamente delante demi cara, sin tocar, nunca tocando, pero dejando ver a Tate con qué facilidad podía.Vi como él flexionó los dedos.―¿Qué quieres?Tocó un lado de mi cuello y el hierro se sintió frío contra mi piel.―Todo lo que quiero es que estés aquí y veas cómo la gente que amas eshorriblemente mutilada. ¿Es eso mucho pedir? ~ 264 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffMe mantuve muy quieto, intentando no darle la satisfacción de ver cuánto medañaba incluso un ligero toque.A mi lado, Roswell y los gemelos estaban luchando por liberarse de los musculososhombres de Cortador pero sin mucha suerte. Sin embargo Tate, no tenía a nadiesosteniéndola.―Deja que se vaya ―dijo ella y sonaba dura y cruel, como si estuviera preparadapara destruirlo.El Cortador estaba tan cerca que incluso podía oír su risa contra mi oreja.―Eres una pequeña instigadora, ¿no? Ven y tómalo, entonces. Estoy ansioso porver si puedes.Sus garras se clavaron con más dureza, más fuerte. Rompiendo mi piel, y yo estabarespirando entrecortadamente, tratando de no hacer ningún ruido, y todo sucediómuy rápido.Tate se inclinó y dio un tirón del puño de sus pantalones vaqueros, alcanzando departe superior de su bota.Él me dejó ir y dio un paso atrás, levantando las manos como si él estuvierarindiéndose, dejando de sostenerme. Luego golpeó su puño en el costado de micabeza.Golpeé el suelo y por un segundo, todo lo que pude ver fue una lluvia de pequeñasluces. Me quedé sobre el lodo y las cenizas, tratando de recuperar el aliento. Latierra estaba húmeda contra mi espalda, empapando a través de mi abrigo. ElCortador se inclinó sobre mí, descansando sus garras contra mi cuello. Su tacto eratan suave que parecía indecente que posiblemente pudiera dañar tanto. La marcade la gorra de la botella de Roswell destacaba la oscuridad en su mejilla.―Aléjate de él ―Tate dijo de nuevo. Su voz era muy baja.El Cortador sólo se rió, sacudiendo por la risa.―No, preciosa, no. Lo que va a pasar es esto: Voy a cortarle un poco, y vas amirarme, y eso es lo que pasará, porque si tratas de detenerme, cortaré un tajoabajo sobre su garganta y los dos podemos sentarnos aquí en la oscuridad y ~ 265 ~mirarle desangrarse.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLos puntos, se clavaron fuerte en mi cuello y me hizo gritar ronca y dolorosamente,odiando el sonido de mi voz. De repente, hubo un golpe sordo y las garras habíandesaparecido. Me di la vuelta hacia un lado con un dolor frío, punzante corriendoa través de la base de mi cráneo.Cortador estaba tendido a mí lado. Con sus manos levantadas, como si quisieraapretarlas contra su cara, pero las garras le impidieron tocar su propia piel. Teníauna quemadura larga bajo una mejilla.A nuestro alrededor, todo el mundo dio un paso atrás. Tate miró hacia ellos.Estaba sosteniendo algo largo y estrecho, negro mate, a la luz de la calle.Era una palanca.Las chicas azules se echaron a reír chillonamente, con chirriantes aullidos cuandoel Cortador se puso en pie. Claramente, la Casa de Mayhem tenía pocossentimientos caritativos hacia él. No les importaba si recibía un golpe con unapalanca en la cara. Ellos simplemente estaban aquí para dar testimonio de losucedido. Él miró en torno a ellos, luego se volvió a Tate.Ella parecía pequeña al lado de él. Joven. Su sonrisa era ancha y prometió elasesinato y antes de eso, dolor. El deseo más desesperado de su vida era que élquería hacer sentir dolor a todos.―Pequeñita ―dijo, y había un acento en su voz que sonaba casi como dearrepentimiento―. Pequeñita, por favor suelta tu juguete. Morirás si no lo haces.Ella negó con la cabeza y ajustó su asimiento.―Suéltalo, o te ataré y te dejaré con los ojos abiertos para los cuervos. ―Cuando laatacó, no hubo ninguna advertencia. Él pasó las garras por su brazo, cortando através del hombro de su chaqueta. Incluso cuando la sangre empapaba la tela, ellano retrocedió.En cambio, ella sonrió. Era la misma sonrisa que le había dado a Alice en elestacionamiento. Una sonrisa que decía, me divierto cuando rompo cosas.Cortador sonreía hacia ella, como si éste fuera su momento. Como si él no supieraque la manera más segura de hacerla enfadar era ofenderla profundamente. ~ 266 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffGiró de nuevo, y esta vez la palanca conectó, chocando contra sus dientes. Él cayó,tropezando y resbalando en el barro y el hollín, la sangre goteando de su boca y elmentón, filtrándose en el suelo, con el extremo de la barra de hierro en la mano deTate. Ya, su aliento era desagradablemente áspero. Se arrodilló entre las lápidas,temblando y tosiendo.Tate se puso sobre él, sosteniendo la palanca con las dos manos. Ella seguíasonriendo, mirando electrificada y salvaje. A nuestro alrededor, la multitud guardósilencio.El Cortador no se movió. La sangre estaba corriendo de su boca. Él pasó un brazopor su barbilla y miró hacia ella, buscándola salvajemente.―Presta atención a ella ―dijo la Dama, con su voz chillona.El Cortador se esforzó para levantarse, escupiendo sangre hacia la tierra barrosa.Entonces, arremetió contra ella.Tate giró la palanca con fuerza, apuntando a sus manos, rompiendo dos de lasgarras. Éstas brillaron al caer y el Cortador se echó hacia atrás. Ella se estabaalejando y preparándose para batear otro golpe.La agarró mientras iba hacia él, abriendo una fila de cuchilladas poco profundaspor el costado de su cuello, pero ella ni se estremeció. Sólo eran el Cortador, Tate yla palanca. Ésta estaba negra en la mano de ella y esta vez golpeó en el pecho deCortador, tirándolo hacia atrás.Cortador se tambaleó, a continuación, se contuvo. Quedó un poco inclinado haciaadelante, y pensé por un segundo que iba a lanzarse contra Tate, pero sólo levantóuna mano enguantada y tocó su frente. Las garras hicieron una fila de ribetespequeños dónde ellas rozaron su piel.―Dimito ―dijo. Su voz era ronca y feroz, su aliento enormemente entrecortado.―Realmente, señor ―dijo la Dama desde la oscuridad―. Te pedí que eliminaraseste inconveniente y estoy muy desconcertada en cuanto a por qué no lo haces.―Dimito ―dijo él de nuevo, y esta vez levantó su cabeza. La mirada que dio a laDama era asesina. ~ 267 ~Ella habló con frialdad por debajo de su capucha.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Tienes que hacer lo que yo pida y, en este momento, necesito que te deshagas deesa chica.Le dio la espalda a ella.El Cortador se enfrentó a Tate que agarraba la palanca de hierro, pero no hizoningún intento por desafiarla. Su expresión estaba furiosa pero rígidamentecontrolada.―Tú ―dijo. Su voz sonaba áspera, y la sangre corrió oscura por su barbilla―. Maleducada como el diablo, pero eres lo suficientemente diestra con un objetocontundente. Tú y yo, podríamos continuar para otra ronda otro día, ¿no teparece?Tate no contestó. Estaba mirando fijamente más allá de él, hacia la esquina de laDama del cementerio y parecía más asustada de lo que estuvo en cualquier puntodurante su confrontación. Yo seguí su mirada y entendí. Uno de los hombreshuesudos había salido de detrás de la cripta con Natalie en sus brazos.El Cortador le dio una reverencia a Tate, a continuación, se alejó más allá de ella, ydel grupo de chicas descompuestas. El par de garras rotas estaban en la tierra a lospies de Tate. Él no miró hacia atrás.―Basta ya de esto. ―La Dama dio un paso adelante, arrebatando Natalie de sucontrolador, y arrastrándola hacia lo largo de la cripta blanca―. Vamos ahora, ypodemos estar un rato.Tate se abalanzó hacia ellos, pero dos de los hombres del Cortador se movieronpara interceptarla. Ellos la cogieron por la parte de atrás de su chaqueta, casilevantándola del suelo. Sus piernas golpearon salvajemente, y gritaba por Natalieen una voz que hacía que mi pecho doliera.Recordé lo que mi madre había dicho cuando la Morrigan me encontró, preguntópor mi servicio y entendió porque no quería que nada le ocurriera a Emma. Todolo que implica la elección.Sabía lo que ella había estado tratando de decir, que tú tienes que pensar sobre tusopciones, sopesar las consecuencias antes de tomar decisiones, pero la advertenciaera sin valor cuando viene de las cosas que te importan. Esta no era una de esas ~ 268 ~veces.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffEsto era el final del juego. El momento cuando todo se calma y lo único que hay esmi rápida respiración, pánico y los latidos de mi corazón. Era únicamente yo. Laúnica cosa fuera de lugar, cuando todo el mundo tiene un lugar donde pertenecer.―Espera ―dije.La Dama se detuvo con su espalda hacia mí.―¿Qué quiere decir con esto, Sr. Doyle? ―Pero sonaba como si estuvierasonriendo.―Déjame ir a su lugar. Es la única opción real. ―No fue hasta que lo dije que supecuan cierto era―. Es la única cosa que queda por hacer.La Dama se volvió y empujó a Natalie contra la multitud, casi la lanzó a Tate,quien se apartó lejos de sus desconcertados guardias y corrió a atraparla. Tate searrodilló en el suelo, sosteniendo a Natalie contra su pecho. Era lo más cercano quehe visto a ella de llegar a llorar.Desde las sombras, la voz de la Dama era dulce y, debajo de eso, oscuramenteexcitada.―Vamos, Sr. Doyle.Tate me miró, sacudiendo su cabeza, y yo le devolví la mirada a ella, tratando dehacerle ver mi convicción. Simplemente dejarme ir.Cerró los ojos y enterró su rostro en el cabello de Natalie. El gesto me aseguro másque nunca que estaba haciendo lo cosa correcto. La única cosa. Me giré a seguir a laDama, quien esperaba en el escalón de piedra de la cripta.A medida que me acerqué, empujó hacia atrás su capucha para mostrar su rostro ycasi detuve la respiración. Ella cambió gravemente de la mujer que conocí en lasala de lectura. Sus ojos eran más grandes, más oscuros que los de la Morrigan ocualquiera de las chicas azules. En el blanco de su cara, sus ojos parecían comotrozos de carbón, como profundas sombra y sin color.Recordé la historia de Emma sobre ir dentro de la cueva a comer. Cómo si tú ibasde buena gana, entonces la muerte no era muerte, sino transformación. ~ 269 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffHay todo tipo de cosas que pueden asustarte todo los días. ¿Qué pasa si alguienque tú conoces tiene cáncer? ¿Qué si algo le ocurre a tu hermano o a tus amigos o atus padres? ¿Y qué si eres golpeado por un carro cruzando la calle o los niños de laescuela descubren el monstruo antinatural que eres y qué si vas demasiado rápidoen el lago y el agua está sobre tu cabeza y qué si hay fuego o una guerra?Y tú puedes estar sin poder dormir en la noche y preocupado sobre esas cosasporque es asustadizo e impredecible, pero es real. Es posible.La Dama tiene una profunda mirada sin pestañear, era negra e imposible.Extendió su mano, esperando por mí, y la tomé, dejando que me alejara de mivida, mis amigos, y hacia la cripta.―Espere ―dije, sintiendo que la palabra se atoraba en la garganta. ―Sólo quieromirar.Roswell y los gemelos estaban fijados contra la valla del cementerio, sostenidos allípor los hombres del Cortador. Drew tenía la misma blanca expresión que losCorbett usualmente llevaban, pero Danny me veía con una mirada como si hubieraalgo agudo debajo de sus costillas y alguien las giraba. Roswell se quedó con laespalda contra el muro, sujetado por dos hombres con abrigos negros. Él seguíasiendo sostenido por el fantasma, mirándome. Sólo mirándome.Entre las lápidas, Tate se inclinó con los brazos alrededor de Natalie. Su bocaestaba abierta como si quisiera decir algo, ¿Pero qué era lo que diría? Su hermanaera su familia. La única cosa correcta era alejarme de ella, lejos de todo el mundobrillando y hacia la Dama.Sin embargo, por un segundo, no estuve seguro de ser capaz de hacerlo. Los ojosde Tate estaban en mi cara, y era duro renunciar a esto. Renunciar a mi vidacuando finalmente había comenzado.Los músicos y las chicas azules permanecieron en silencio. Esto era para lo queellos habían venido, no por placer o por malicia. Ellos habían venido a ver sumundo renovado y eso significaba sangre. No importaba que estuviera justo frentea ellos. En todos los aspectos importantes, estaba listo para morir. ~ 270 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Ven a mí. ―La Dama llamó, su voz resonó hacia mí desde el interior de la cripta.La puerta estaba abierta ahora, una barra oscura contra la piedra blanca, y di lavuelta y la seguí porque era la última mejor cosa por hacer.En la entrada, pude oler la tierra mojada y piedra fría. El suelo estaba cubierto poruna baja capa de agua subterránea o lluvia filtrándose. No podía escuchar nada,excepto el sonido de mi propio corazón latiendo.―Estás sangrando- ―La Dama dijo desde las sombras―. Puedo oler el cobre y lasal.En la oscuridad, su cara era fantasmal, casi transparente. Sus huesos se mostrabanpálidamente a través de su piel. Cuando levantó la cabeza para mirarme, pude versus dientes y ahora eran tan crueles y tan irregulares como los de la Morrigan.Ella sonrió y extendió una mano.―Acércate y déjame mirarte.Dio otro paso, lejos de la iglesia en ruinas y el círculo de espectadores, dentro de laoscuridad.―Soñé esto ―dijo―. Soñé contigo por años, incluso antes de conocerte. Pero unsueño es un pobre sustituto de la carne.Estábamos dentro de la cripta ahora, fuera de la vista del cementerio.―¿Cuánto tiempo has estado viviendo de la sangre de gente inocente?Cogió mi brazo, tirando de mí tan cerca que podía susurrar dentro de mi oído.―¿Me preguntas que calcule en años? Tú podrías ser mejor servido por galones. Eltiempo es sólo la mitología de esos quienes han vivido lo suficiente para mirartodo estructura colapsarse, cada condición siendo recogida detrás por sí misma. Lagente nos demoniza, y luego un siglo después, rezan por nosotros.―No en Gentry ―dije―. No importa cuanta paz o prosperidad tú les des a ellos…Ellos nunca te rendirán culto. No como lo hicieron en tu vieja casa.La Dama sonríe, sus labios despegando tras sus dientes. ~ 271 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Casa? Mi casa es donde quiera que me conozcan. En Gentry, ellos hacen efigiespara mí, ¿y tú piensas que importa si los queman por despecho o por amor?―¿Estás diciendo que no importa si te aman, siempre y cuando crean en ti?La Dama asintió.―Éste es el orden natural. Dioses caen en desgracia y se convierten en monstruos.Y a veces ellos se levantan desde su posición de derrota para convertirse en diosesde nuevo.―¿Y tú? ―dije, mirando su cara hambrienta. Sus ojos eran increíblemente oscuros,como el tiempo estirándose hacia atrás siempre, y era más profundo y máscompleto que cualquier hambre o plaga o guerra. Pasó tanto tiempo que parecíamirar dentro de mí―. ¿Qué eres tú?Sonrió, llegando a tocar mi cara.―Yo soy el terror. ―Su mano era parecida al papel contra mi mejilla, su piel cadavez más delgada―. Saco fuerzas de sus miedos y me alimento de ellos.―Pensé que te alimentabas de la sangre de sus ofrendas.Se echó a reír, y era un sonido seco y mohoso.―Querido, eres demasiado agradable. Me alimento del hecho que ellos ofrecen.Como su devoción y su humillación. Ahora extiende tu mano.Le dejé tomar mi muñeca. Ella acunó mi mano entre las suyas, girándola como sideseara sentir un pulso. Entonces, sin previo aviso, hundió sus dientes dentro.El dolor aumentó en mi brazo y jadeé sin aliento, pero no me alejé. Tomé unarespiración profunda y luego otra. La fuerza de su mordida hizo florecer grandesmanchas blancas en frente de mis ojos.―Esperaba algo diferente ―susurró, raspando mi mano con sus dientes―. Desdeel primer día que bebí mi propia sangre, he estado soñando con ello. Ladesesperación, la rendición. Como un hombre que ellos llaman Caury.Asentí, tratando de concentrarme en respirar. Mi pecho se sentía apretado. ~ 272 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―Tú lo mataste ―susurré―. Lo usaste a él por meses, años quizás, y luego lomataste.―El pueblo estaba flaqueando, dulzura. Estamos obligando a la gente de Gentry,obligados a ayudarles, incluso cuando ellos no lo consideren un servicio. Inclusocuando el costo para ellos es grandioso.―Ayudarlos. ―Mi voz sonó ronca―. Sí, tú les ayudaste bastante bien. Lesayudaste a poner a sus hijos en ataúdes. Les ayudaste a cubrir sus casas enamuletos. Piensas que eres una Diosa, pero simplemente eres un monstruo.Movió su cabeza.―Tú te atreves a nombrar esos quienes no tienen nombre. Nosotros somospandemónium y desastre. Nosotros somos el baile, el farfullo de horror delmundo. ―Corrió su lengua a lo largo de mi palma y cuando levantó su cabeza,estaba sonriendo. Había sangre sobre todos sus dientes―. Mírate a ti. Tú has sidorechazado, hecho un marginado y aún así te aferras a la vida, a tus amigos. Túamas y los mantienes a ellos, incluso aunque te odian. ―Su mordedura eracaliente. Quemando todo el camino de mi brazo y mi visión era borrosa.Respiré, dejándola beber, dejando ir la culpa, el secreto, la ansiedad y el miedo.Con ello llegó una avalancha de imágenes y recuerdos.Pensé en Tate, cómo mis negros ojos estaban bien con ella. Mi extrañeza estababien con ella. Y mis amigos eran mis amigos, no por accidente, sino porque ellos loeligieron así. Todos ellos estaban allí afuera en el cementerio… me ayudaron. O lointentaron. Mi papá, tratando tan duro, tan increíblemente duro, de hacer siemprelas cosas correctas.Y Emma. Emma riendo y sonriendo y llorando, Emma de doce años en su vestidoestampado con flores, con un sombrero y catorce, sentada en los tulipanes en elotoño, durmiendo en su escritorio con la cabeza entre sus brazos, y ayudándomecon la tarea, Emma con la manguera, regando el jardín de vegetales. Emma, ahora,y por toda la vida.Pensé en ella, y en todos ellos, sus caras y sus voces, y en todas las maneras que losamé y no podía verlos amándome de regreso. Pude sentir la respiración de laDama en el interior de mi muñeca, caliente, húmeda, mientras me atormentaba. El ~ 273 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffritmo era lento y emparejado con mi corazón. El dolor en mi mano era menoseléctrico ahora. Estaba desvaneciéndose como la cripta lo estaba haciendo.La alcancé con mi mano libre, torpemente buscaba algo sólido, encontrando sucara y tocándola.Sus huesos eran agudos y malvados debajo su piel. La oscuridad estabapresionando dentro. La Dama era fuerte y yo estaba cansado.―¿Sabes qué adoro de personas como tú? Los niños tienen miedo de mí, la ciudadpodría demonizarme, pero en el centro, su miedo no es complicado. Tú tienes lacomplejidad de odiar lo que eres y de dónde vienes. Es maravilloso.―Entonces tómalo ―dije en voz baja contra el suelo―. Sácalo.Dejó ir mi muñeca, cerniéndose sobre mí. Estaba pálida y luminosa en laoscuridad, ni una bruja ni una diosa, sino algo peor. Su piel era suave ahora. Sucabello era largo y transparente como telaraña.Rodé sobre mi espalda con mi mano palpitando acunada contra mi pecho.Por encima de mí, la oscuridad estaba viva con un disturbio de formas, sombras yalas y pesadillas. Algo estaba invadiendo alrededor de nosotros, demasiadascriaturas hambrientas para vivir dentro de un cuerpo.Cerré mis ojos, y su mordedura no era tan dolorosa ahora, tirando de mí haciaabajo en la oscuridad. Floté, convirtiéndome en alguien que no era yo. Y todavía,era la misma persona que he sido siempre. Estaban mis primeros recuerdos, el fríoy a la deriva, alejándome más del dolor, hacia la pálida luna, el crujido de hojas.La extraña cama y las cortinas que se agitaban con la impresión de jardín. Estabacada vez más a la deriva y más lejos, cayendo hacia lo oscuro, el aire viciado, yluego aterricé.Estaba tirado en un suelo de piedra en una cripta abandonada, temblando en laoscuridad, mientras la Sucia Bruja de Gentry se inclinaba sobre mí, mordiendo mimano.Tomé un largo y áspero respiro y comencé a reír.La Dama levantó la boca de mi mano. ~ 274 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff―¿Qué es tan endiabladamente divertido que te burlas de mí?Sonreí en la oscuridad, sintiéndome aturdido y un poco eufórico.―Todo.Agarró el frente de mi chaqueta y me sacudió.―¿Por qué estás riendo? ¿Qué significa tu risa?Pero la pregunta era tan equivocada, tan sin sentido, que únicamente pude moverla cabeza. No necesitaba una razón.Ninguna de las cosas que ella había tomado había desaparecido. Esas cosas seapoderaron de mí en olas felices y asustadas, y curiosas y esperanzadas, y llenas devida. Y rozaron hasta que llenaron mi pecho, hasta que sentí como si estuvieratotalmente lleno de respiración, y estuve tan agradecido.Esto era el amor. Toda mi vida, había estado tan convencido de que estaba lejos,fuera de lugar, pero esto era el amor―había estado por tanto tiempo―y ahora losabía. ~ 275 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 30 La verdad Traducido por masi Corregido por kathesweetE l piso estaba mojado debajo de mi cabeza, y eso estaba bien. Era excepcional. Estábamos en una cripta, en un cementerio de iglesia, y el hecho de que yo perteneciera a allí no significaba que pudiera pertenecer a cualquier lugar.La Dama se inclinó sobre mí, desgarrando mi chaqueta, respirando en mi cara.—¿Qué te distrae de nuestro trabajo, Sr. Doyle?Mi garganta estaba seca y se resentía al hablar.—Soy todo ello... toda mi vida. Todo esto soy yo.Durante un segundo, no hubo más que el sonido de mi sangre mientras sederramaba en mi mano, goteando en la piedra.—Entonces, me das todo. —Su voz era dura. Sus dedos se hundieron en mi piel,presionando en el suave lugar de la base de mi garganta—. Quiero el miedo, elterror en tus ojos cuando te das cuenta, plena y verdaderamente de que te estásmuriendo. Quiero tu ruina total, y seguiré extrayéndola hasta que lo consiga.El cuchillo se encontraba todavía en mi bolsillo, envuelto en un paño de cocina. Sucara estaba a escasos centímetros de la mía, sonriendo hacia mí como una calavera.—Ya he terminado con eso —dije—. Acabado de ser alimento, acabado dealimentarte. No tengo todo lo que quieres.Metió el dedo en una de las heridas abiertas en el lateral de mi cuello y yo exhaléun largo suspiro, pero no hizo ruido, ni siquiera cuando comenzó a introducir ydesgarrar el lugar quemado.—El arrepentimiento es una de las únicas y verdaderas constantes en la vida —susurró—. ¿Ya estás arrepentido de tu valentía? —Escarbó más profundamente,desgarrando mi piel—. Puedo llegar hasta el fondo. Puedo quitarte cada capa de ~ 276 ~piel hasta que no estés en condiciones de hacer otra cosa que gritar.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffBusqué el cuchillo de cocina, deslizándolo fuera de la toalla.—No. No por ti.—Eres tan gloriosamente ingenuo. Que encantador que todavía pienses que eresfuerte.Yo no era fuerte. Yo no estaba tratando de ser heroico o probar que era valiente,pero su voz era arrogante y vacía y no me asustaba. Lo único que me asustabaahora era lo difícil que era enfocar, como mis manos estaban entumecidas. Apretémis manos sobre el cuchillo, los dedos dispuestos a trabajar. Entonces, saqué mimano del bolsillo y hundí la hoja hasta el mango en su hombro.Por un instante, la Dama se inclinó sobre mí, con la boca abierta como un pez.Luego se sacudió hacia atrás, cayendo de espalda. Aterrizó en el suelo con fuerza,chapoteando en el agua estancada.Me dejé caer hacia la puerta abierta y el aire fresco.Lo primero que vi fue el cielo, extenso y moviéndose. Todavía estaba nublado,pero las nubes se estaban dispersando, mostrando grupos desiguales de lasestrellas. Y entonces, Tate estaba allí, aferrándose a mí, besándome, y luego yoestaba tumbado en el suelo fangoso, respondiendo a su beso.Había una mancha oscura en la manga de su abrigo en donde había extendido mimano hacia ella.Agarré su hombro con mi mano buena y traté de incorporarme. Ella me cogiócuando perdí el equilibrio. Estaba aturdido y tembloroso, medio desangrado, peroaún estaba entero. Estaba temblando y seguía sujetándome.Cuando nos sentamos en el barro, con nuestros brazos rodeándonos, la Morrigan,vino, saliendo por las escaleras de la cripta donde la Dama estaba sobre su espalda,mirando hacia el cielo jaspeado.La Morrigan miró con curiosidad el cuchillo de cocina. Su expresión era casiestudiada.—Ha sido herida —dijo, inclinándose para examinar el hombro de la Dama—.¿Sanarás? ¿Duele? ~ 277 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Fea —susurró la Dama—. Monstruo e inmundicia y traidora.—No —dijo la Morrigan, acariciándola la frente—. No, querida, no. Eso lo eres tú.Por todo el cementerio, las chicas azules estaban susurrando, con sus risasextrañas, risitas agudas, mientras que la Dama tosía y se retorcía, sangrando portodas partes sobre la piedra.La Morrigan se arrodilló sobre ella. Tocó el mango del cuchillo, pasando sus dedossobre el lugar en donde asomaba del hombro de la Dama. En su otra mano,sostenía una de las garras rotas del Cortador. Echando humo en su palma,emitiendo un olor a podrido que hizo que mi estómago se revolviera, pero noparecía darse cuenta.—Tú eres terriblemente egoísta, lo sabes. Te he querido por mucho tiempo, ynunca fui querida o valiosa para ti. Puede ser también que no te haya queridodespués de todo.La Dama estaba a sus pies, mirando hacia arriba con los ojos negros yhorrorizados. Sus labios eran de un azul frio y mortal.—¿Cómo te atreves a hablarme así, tú, pequeña bestia sucia? —Su voz sonabaentrecortada.La Morrigan sonrió, mostrando todos sus dientes afilados.—No eres más que un demonio feo ahora, tu hombre se ha ido, y hablar contigosin embargo me gusta.—Desgraciada insubordinada… Debería haberte castigado. Debería haberteazotado hasta que suplicaras.La Morrigan negó con la cabeza.—Pero no lo harás. Nadie de aquí lo hará.Examinó la garra de su mano. Luego, con una precisión aterradora, la clavó en ellado izquierdo del cuello de la Dama. Perforando un punto a través de la piel yluego se introdujo con facilidad, hundiéndose hasta el puño de la Morrigan. Sobreel suelo, la Dama se aferró a su garganta, gritando a los árboles desnudos. LaMorrigan se enderezó, pero dejó la garra donde estaba. ~ 278 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffAlrededor de ellos, el grupo de niñas estaban arrastrándose para acercarse. Losasistentes de la Dama no esperaban a la multitud con una sonrisa llena de gusanosy dientes. Se apresuraron a salir del cementerio, en donde la Dama estaba encogidaen el barro. Sus gritos eran más suaves y más lamentables, y la Morrigan la mirabacon una expresión extraña, con algo parecido a satisfacción. Me pregunté si eso eralo que había estado soñando, como la Dama soñaba con beber sangre.Pero cuando se volvió hacia mí, ella no buscó mi mirada.—Lo siento —dijo, mirando algo en el suelo—. No soy el monstruo, yo soy labuena. Soy el amor, ya sabes. —Estaba llorando con pequeños sollozos—. Soy laúnica que no guarda rencor. Se supone que debo ser amable.Vino arrastrándose hacia donde yo estaba sentado, todavía temblando contra Tate.—¿Dime que me perdonas?Tate puso sus brazos alrededor de mí y pude sentir que me sostenía. Me dejé caerhacia un lado y apoyé la cabeza contra su hombro.—¿Por qué?—Por ser tan fea y tan malvada.—Yo te perdono —dije, y las palabras parecían inútiles e innecesarias. Sus dientesno me molestaban más y lo único que tenía que perdonar eran las marcas en losbrazos de Emma.La pequeña princesa rosa se le acercó saltando a través del cementerio, agitando suvarita de estrella y dirigiendo a Roswell de la mano.Los gemelos estaban justo detrás de ellos. Drew llevaba a Natalie, que dormía conla cabeza contra su hombro. El vestido blanco se veía bastante lúgubre, desgastadoen la parte inferior y cubierto de barro. Su pelo estaba enmarañado y sobresalía porsu espalda como un animal encrespado. Danny llevaba el fantasma, que no seacurrucaba contra su hombro. No hacía nada.—Estás perdiendo sangre —dijo la Morrigan, examinando mi mano.Me miré a mí mismo. La parte delantera de mi chaqueta estaba oscura y todo habíaterminado. ~ 279 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffLa Morrigan se alejó al trote y regresó de nuevo con Janice, quien sacó un frasco desu abrigo y me lo ofreció. Era uno de los de la sala de farmacia, de cristal marrónsellado con cera.—Tendrás que tomarte esto.Puso el frasco en su boca y mordió el precinto. Luego despegó la cera y la ofreció.Me la bebí en varios tragos. Sabía caliente, y sentí cómo me quedaba sin aliento ymareado, pero mejor. Me sentí increíblemente cansado.Janice ya estaba abriendo otro frasco, sacando una pasta grumosa y esparciéndolaen el corte de mi mano. Quemó durante un terrible segundo y luego me quedéentumecido.Me incliné más fuertemente contra Tate, tratando de despejar mi visión borrosa.—¿Qué significa esto para Gentry? —pregunté a la Morrigan, mirando a la Damaque yacía en el suelo de la cripta.La Morrigan se sentó a mi lado. Ahuecó mi mano entre las suyas, entonces, se lasacercó.—Esas cosas malas se detendrán porque yo no robo niños y no quemo iglesias.—Sin embargo, ¿qué significa esto para la ciudad? ¿El pueblo dejará de ser tanbueno?La Morrigan se encogió de hombros y se puso de pie, mirando hacia los árboles.—¿Ha sido buena en tu vida?Negué con la cabeza.—En realidad no. No desde antes de nacer yo.—Tal vez nunca lo fue.Asentí con la cabeza y miré a todas las lápidas en la esquina de las noconsagradas, marcando las tumbas de reemplazos quienes no habían perdurado yno habían sido revividos por la Morrigan.—Adiós —dijo. ~ 280 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffCuando no lo dije de nuevo, ella descansó su mano sobre la parte superior de micabeza. El peso era desconocido y tierno.—Te quiero —dijo—. Y cuando te digo adiós, no significa para siempre o durantemucho tiempo. Así que me voy a casa ahora, y tú también.Se inclinó y recogió su muñeca, sacudiendo algo de la suciedad incrustada en ellay pareciendo extremadamente adulta. Después se acercó a la entrada de la cripta,se detuvo sobre la Dama.La frágil belleza se había ido. Su rostro se había vuelto de un color amarillo pálidoy calcáreo y sus venas mostraban negro a través de su piel. Sus ojos parecíansorprendidos y sangrientos.—Feo, una cosa horrible. —La Morrigan negó con la cabeza.Saludó a las niñas muertas y ellas vinieron en un grupo susurrante, levantando elcuerpo de la Dama, la llevaron arrastrando por el lodo en dirección del Huerto y elmontón de escoria.Llegó a mí de una manera débil y soñada en que los pájaros estaban cantando enalguna parte. La luz estaba cambiando, sintiéndose más cálida. El cielo estabapálido y el horizonte comenzaba a brillar de color rojo. Habían pasado semanasdesde que habíamos visto un amanecer.No hablamos, sólo hicimos nuestro camino de regreso a través de las lápidas haciala calle. Roswell y Danny trataron una o dos veces de discutir sobre cosaspequeñas, pero no hicieron nada. Natalie seguía durmiendo en el hombro deDrew.Fui a trompicones hacia Tate y me quedé sorprendido al descubrir que era real ysólida. Ella puso su brazo a mí alrededor. El dolor en mi mano era débil. Elcementerio parecía casi transparente, como si estuviera soñando y soñando connosotros seis y el camino estrecho y fangoso. ~ 281 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 31 Amanecer Traducido por CyeLy DiviNNa Corregido por CaamilleE n la Calle Concord, la luz del porche estaba encendida, resplandeciente a la luz del débil amanecer. Subimos los escalones en una pequeña carrera, como si nos resistiéramos a estar muy lejos el uno del otro.Traté de abrir, pero estaba cerrado con llave, y tuve que apoyarme en la barandilladel porche por un segundo para que el mundo dejara de girar. Entonces, meempujé e hice sonar la campana.Cuando Emma abrió la puerta, echó un vistazo y se arrojó a mis brazos. Estabaensangrentado, cubierto de barro. Estaba lleno de todo, cubriendo mi chaqueta yarañazos en la cara y manos, y ella no me soltó. Parecía que había estado llorandodurante un año.En el interior, mi padre se paseaba por la cocina, barriendo las manos por el pelo.Mi mamá se sentaba pacientemente en la mesa, juntando las manos sobre el mantelcomo si estuviera esperando a que se detuviera.Cuando nos reunimos en la puerta, los dos miraron hacia arriba. La expresión demi papá expresión era una mezcla de shock, confusión, y el alivio, sobre todoalivio. Mi madre parecía que estaba a punto de desmayarse, y yo era másconsciente que nunca de que tan ensangrentado estaba. Emma agarró mi brazo yme hizo a un lado, Tate y los gemelos parecían algo fuera de un documental deguerra. Roswell era el único relativamente a salvo. Su expresión era alerta yburlona, como si hubiera llegado allí por casualidad.Mi papá estaba en el otro lado de la mesa, mirándome. A todos nosotros.—¿Estás herido de gravedad? ¿Es necesario ir al hospital? —Su voz era ronca y olíel aroma penetrante y oxidado de la ansiedad.Negué con la cabeza, inclinándome hacia adelante y reforzando mi mano buena en ~ 282 ~la mesa.Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Parte de la sangre no es mía.Él asintió con la cabeza y se pasó una mano sobre los ojos.Mi mamá estaba mirando a Natalie, que estaba despierta ahora, con los brazos deDrew alrededor del cuello y mirando aturdido por la cocina. Mi madre se acercó aella, teniendo la cara de Natalie en las manos, mirándola fijamente a los ojos.Luego dejó ir a Natalie y se volvió hacia mí.—¿Tú hiciste esto? ¿La trajiste de vuelta?No le respondí. No había sido yo. O por lo menos, no por mí mismo.—¿Fuiste allí sólo para traerla de vuelta?Asentí con la cabeza. La siguiente pregunta iba a ser, ¿Por qué hacer algo tanincreíblemente peligroso? o, ¿Qué hizo que un riesgo tan loco pareciera una buena idea? Yyo no quiero hablar de esa parte. La realidad de la forma en que había sidoindiferente al mundo, lo mucho que había dejado de ser cuidadoso en las semanasantes de la reunión de la Morrigan estaba empezando a hundirme.Abrí la boca cortándola, pero la verdad debe haber estado allí en mi cara porqueella no esperó una respuesta. Cruzó la cocina y me abrazó, envolviendo sus brazosalrededor de mi cuello.—Volviste —susurró—. Podrías haber desaparecido para siempre, pero volviste.Se sentía extraño estar de pie en la cocina, abrazándola. No era la clase de personaque lloraba o daba abrazos, pero no me soltó.—Fue algo valiente —susurró, abrazando la parte posterior de la chaqueta—. Unacosa muy valiente.Si yo fuera honesto conmigo mismo, no había sido especialmente valiente.Acababa de hacer el trabajo sucio y las cosas desesperadas y luego cerré los ojos yespere a que algo funcionara. No estaba siendo valiente. Pero fue bueno saber queella lo pensaba.Fui al baño y me lavé lo peor de la suciedad y la sangre. Todavía había marcas degarras por todo el cuello y en un lado de mi cara, pero la herida en la mano ya ~ 283 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffestaba cerrando, los bordes unidos por el poder de la pasta verde de Janice. Si semantiene la curación, quedaría bien en un par de horas.En el espejo, mi reflejo parecía blanco y agotado, medio muerto, pero mis ojos eranmarrones en vez de negros, y medio muertos apenas con vida.Emma estaba esperando en el pasillo, cuando abrí la puerta. Su camisa estabamanchada de suciedad y las manchas del oscuro color ciruela de mi sangre. Por unsegundo, nos quedamos en el pasillo del segundo piso, mirándonos el uno al otro.Su rostro estaba agotado.—¿Qué te ha dicho? —preguntó ella, cubriendo sus hombros con mi brazo por loque yo la estaba abrazando.La apreté contra el pecho y pensé en lo que mi mamá había dicho, esta cosa que eratan misterioso y tan rara.—Que estaba feliz de que hubiera vuelto. Ella no pensaba que fuera a volver.—Lo que quería decir es que ella te ama.—Ya lo sé.Emma sonrió.—Yo también. Pero ya lo sabías.Eso me hizo sonreír también y la apreté tan fuerte que gritó.—Siempre, loco. Siempre. ~ 284 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Capítulo 32 Uno de nosotros Traducido por flochi Corregido por Emii_GregoriE l lunes fue tal normal como podía ser dada las circunstancias. Lo que sería, bastante normal. La capacidad innata de Gentry era dejar que las cosas volvieran de la manera en que habían sido.En la cafetería, las personas estaban más apagadas que de costumbre, y Alice teníael mismo aspecto que Tate había tenido en el día del funeral de Natalie. Laspersonas no evitaban a Alice de la forma que lo habían hecho con Tate, pero suusual círculo de amigos no era tan amigable. Tengo la sensación que en su mayorparte fue por elección propia. Ella y Stephanie se aferraban mutuamente, como sipudieran cerrar la brecha que Jenna había dejado. Todos los demás estaban fuera.El funeral de Jenna había sido el sábado. Yo no había ido, pero por una vez, la ideano me hizo sentir solitario o fuera de los acontecimientos. Iría al cementerio enalgún momento y permanecería en la esquina no consagrada y miraría su tumbaporque había sido alguien a quien había conocido. Ella era parte de la ciudad ytambién lo era yo.Mientras miraba, Tate llegó empujando en dirección hacia mí a través de lamultitud del almuerzo. Afuera estaba frío pero soleado, y la luz tocaba su rostro.Iluminaba su cabello de una forma que nadie más podía ver, pero que noimportaba porque yo si podía verlo, y me gustaba.—¿Qué estás mirando? —dijo Roswell, siguiendo mi mirada.Las luces estaban zumbando, y el sonido realmente no me molestaba. Erasolamente el sonido de la escuela, el sonido que escuché cuando estaba andandosin sentido por el mundo.Sonreí y pude sentirme poniéndome colorado.—Tate. ~ 285 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna YovanoffRoswell asintió, pareciendo muy serio.—Bueno, por lo que yo sé, el perdón va a llegar, salvar a su hermana tiene queayudar, pero probablemente tendrán que pasar algo más de tiempo juntos si enrealidad quieres tener una cita con ella.Cuando Tate nos alcanzó, me apoderé de su mano y ella me lo permitió,pareciendo severa y feroz, como si estuviera tratando de no sonreír.Después de la escuela, caminó conmigo a casa. Nunca había estado muy cómodoinvitando a las personas, y fue una especie de novedad preguntarle si queríaentrar. Me dejó tomar su chaqueta, y después empezamos a subir las escaleras a micuarto.—Mantén tu puerta abierta —dijo Emma, apoyándose fuera del cuarto familiar. Leestaba dando a Janice lecciones para germinar semillas, lo que parecía un pocoequivocado, considerando que la Casa de Mayhem no tenía luz natural.No había escuchado hablar nada de la Morrigan, pero Janice había estado aquícada día, como siempre, y estuve tentado de admitir que tal vez ella y Emma eranverdaderamente amigas, sin ataduras.Levanté mis cejas a Emma.—¿Estás hablando en serio?Sonrió.—No. Pero estoy canalizando a papá, y si descubre que tuviste a una chica arribasin chaperón, va a perder la cabeza.Tate me siguió a mi cuarto. Miró alrededor las tareas y la ropa dispersas.—Eres más desordenado de lo que pensé que serías.Mi bajo estaba en el suelo en su estuche abierto. Había estado tocando todos losfines de semana, tratando de capturar el sonido de mis pensamientos, las cosas quesentí cuando yací en la cripta, frío, aturdido y sonriente. A veces consigoacercarme, pero después de mi show con Rasputín, pareció raro tocar solo.Todavía me gustaba la sensación de las cuerdas bajo mis dedos, los tonos ~ 286 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoffprofundos saliendo calmos de los auriculares, pero el bajo era sólo un sonido, y lashistorias serían mejores con una banda.Me encogí de hombros y me acerqué a la cama.—Hay toda una serie de habilidades que no tengo, la organización del cuarto esuna de ellas.—Al menos no eres un desperdiciador de tiempo —dijo Tate, levantando sus cejasy doblando sus brazos sobre el pecho—. Directo a la cama. ¿Es tu forma de decirque te debo una sesión de arrumacos?Sacudí mi cabeza, apoyándome sobre la cama y empujando la ventana hacia arriba.Después de un segundo, Tate me siguió hasta el tejado.—Lo haría de todos modos. Pero no porque te lo debo.Nos sentamos en el tejado, mirando la calle, y pongo mi brazo alrededor de ella.—¿Cómo es, tener a Natalie de regreso?Tate rió, sacudiendo la cabeza. Entonces, se detuvo y tomó una respiraciónprofunda.—Es maravilloso, y da miedo. Nunca me di cuenta de ello, un poco como que meacostumbré a no tenerla. Cambió, incluso en un par de meses.Asentí, recordando inquietamente a mi madre y todas las maneras que la vida bajotierra podría cambiar a alguien.—Estará bien —le dije a Tate, no porque pensara que Natalie volvería alguna vez aser exactamente la misma persona que había sido antes, sino que todo lo queocurrió ahora, al menos sería ella misma.Tate se inclinó y me besó.—Lo hiciste bien —dijo ella—. Quiero decir, pensé que lo ibas a arruinar porcompleto o por el contrario ni siquiera intentarlo.—¿Porque fui semejante cabrón con respecto a eso?Ella suspiró y descansó su cabeza en mi hombro. ~ 287 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff—Solamente pensé que harías lo que fuera para no involucrarte. Es decir, es lo quelas personas hacen.—Traté de no involucrarme.—Quizás, pero al final llegaste. Cuando contaba.Había un mundo entero expandiéndose debajo de nosotros lleno con personasfeas, viciosas y hermosas. La línea entre los dos lugares era delgada, apenasseparados, y ambos funcionaban en dolor, miedo, muerte, alegría y música.Pero por ahora, la puesta de sol era suficiente.Alcancé a Tate, sintiendo la calidez de su mano, y entrelacé mis dedos en los suyos.Lo único que importaba era el peso de su cabeza sobre mi hombro.Nuestras vidas eran limitadas y desconocidas, no perfectas, pero nuestras. Esto erala vida en Gentry.Esto es lo que hacemos simplemente. Fin del libro_ ~ 288 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Sobre la AutoraB renna Yovanoff es una debutante que ha publicado en diversas revistas. Ella vive en Denver, Colorado. Le gusta el futbol los videojuegos violentos, y los dulces. Fue educada en casa hasta que tenía quince años, que según ellamisma afirma, probablemente ha afectado su visión del mundo de unamanera que no puede comprender. ~ 289 ~Foro Purple Rose
    • The Replacement Brenna Yovanoff Vísitanos http://purplerose1.activoforo.com ~ 290 ~Foro Purple Rose