Your SlideShare is downloading. ×
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
bloodlines 1 espa
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

bloodlines 1 espa

6,265

Published on

Published in: Sports, Technology
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
6,265
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
199
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 2
  • 2. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesGracias a todos nuestros maravillosos lectores que nos han acompañadoa lo largo de Vampire Academy y ahora con Bloodlines. A cadauna de las personas que participaron en la Traducción de Bloodlines.Moderadoras de Traducción y Corrección, Traductoras,Correctoras y Diseñadoras. Esperamos puedan disfrutar de este librotanto como nosotras. Bloodlines Moderadora: CyeLy DiviNNa Traductoras: TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE Caty CyeLy DiviNNa Susanauribe LizC Niii Sheilita Belikov †DaRk BASS† Paaau Roo Andresen Emii_Gregori Paovalera Dani flochi Vannia Pimienta elamela bautiston masi kathesweet Liseth_Johana Abril. 3
  • 3. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Correctoras: Niii CyeLy DiviNNa Dani TwistedGirl kathesweet masi †DaRk BASS† Paaau Pimienta Emii_Gregori Paovalera Anne_Belikov Selene Vannia V!an* Camille Akanet ~NightW~ Agradecimiento Especial a: masi Por su valiosa contribución en la corrección de este libro. Recopilación y Revisión: Niii TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE Diseñadoras: CyeLy DiviNNa y Caty 4
  • 4. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesIndice:Sinopsis Pág: 6 Capítulo 15 Pág: 200Capítulo 1 Pág: 7 Capítulo 16 Pág: 213Capítulo 2 Pág: 22 Capítulo 17 Pág: 228Capítulo 3 Pág: 35 Capítulo 18 Pág: 244Capítulo 4 Pág: 48 Capítulo 19 Pág: 262Capítulo 5 Pág: 64 Capítulo 20 Pág: 277Capítulo 6 Pág: 81 Capítulo 21 Pág: 291Capítulo 7 Pág: 95 Capítulo 22 Pág: 306Capítulo 8 Pág: 107 Capítulo 23 Pág: 318Capítulo 9 Pág: 122 Capítulo 24 Pág: 332Capítulo 10 Pág: 138 Capítulo 25 Pág: 344Capítulo 11 Pág: 150 Capítulo 26 Pág: 359 TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSECapítulo 12 Pág: 166 Capítulo 27 Pág: 372Capítulo 13 Pág: 177 Richelle Mead Pág: 387Capítulo 14 Pág: 185 The Golden Lily Pág: 388 5
  • 5. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Sinopsis Traducida por CyeLyDiviNNa Corregida por NiiiC uando a la alquimista Sydney le es ordenado proteger la vida de la princesa Moroi Jill Dragomir, el último lugar al que espera ser enviada es una escuela privada para humanos en Palm Springs, California. Pero en su nuevaescuela, el drama sólo acaba de comenzar.Poblada con nuevas caras y algunas familiares, Bloodlines explora toda la amistad,romance, batallas y traiciones que hicieron del tan adictivo Vampire Academy el #1 enla lista de los mejores libros del New York Times... está vez el escenario es en partevampírico, en parte humano donde las apuestas son incluso más altas y todos saldránpor sangre. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 6
  • 6. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 1 Traducido por Caty y CyeLyDiviNNa Corregido por DaniN o podía respirar. Había una mano cubriendo mi boca y otra sacudiendo mi hombro.Sacándome de un sueño profundo. Mil pensamientos asustados invadieron mi menteen el espacio de un simple latido de corazón. Estaba ocurriendo. Mi peor pesadillaestaba haciéndose realidad.¡Ellos están aquí! ¡Han venido por mí!Mis ojos parpadearon, buscando desesperadamente por toda la habitación hasta quelograron enfocar el rostro de mi padre. Me quedé quieta, totalmente confundida. Mesoltó, y retrocedió para observarme con frialdad. Me senté en mi cama, mi corazónaún acelerado.—¿Papá?—Sydney. No podías despertarte.Naturalmente, esa fue su única disculpa por darme un susto de muerte.—Tienes que vestirte y arreglarte para que estés presentable —continuó—, rápido y en TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsilencio. Reúnete conmigo abajo en el estudio.Sentí mis ojos agrandarse, pero no dudé al responder. Sólo había una respuestaaceptable.—Sí, señor. Por supuesto.—Iré a despertar a tu hermana. —Se dirigió hacia la puerta y salté de la cama—¿Zoe?—exclamé—. ¿Para qué la necesitas? 7
  • 7. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Silencio —me dijo—. Apúrate y arréglate. Y recuerda, se silenciosa. No despiertes atu madre.Cerró la puerta sin otra palabra, dejándome mirándola fijamente. El pánico que sólohabía disminuido comenzó a surgir dentro de mí otra vez. ¿Para qué necesitaba a Zoe?Una visita a esta hora sólo podía significar que se trataba de asuntos de alquimistas, yella no tenía nada que ver con ellos. Técnicamente, tampoco yo, no desde que habíasido suspendida indefinidamente por mal comportamiento este verano. ¿Y qué pasabasi de eso se trata todo esto? ¿Qué pasaba si finalmente me iban a llevar a un centro dere-educación y Zoe iba a reemplazarme?Por un momento, el mundo se movió a mí alrededor, y me sostuve de mi cama paramantenerme estable. Centros de re-educación. Eran los protagonistas de las pesadillasde jóvenes alquimistas como yo, misteriosos lugares dónde aquellos que se acercabandemasiado a los vampiros eran llevados para corregir sus errores. Qué pasabaexactamente en ellos era un secreto, uno que nunca quise descubrir. Estaba bastantesegura que “re-educación” era una forma agradable de decir “lavado de cerebro”. Sólohabía visto a una persona regresar de allí, y honestamente, había parecido como mediapersona después de eso. Se comportaba casi como un zombi, y ni siquiera queríapensar qué podrían haberle hecho para que terminara de esa manera.La urgencia de mi padre para que me apurara hizo eco en mi mente y traté dedeshacerme de mis miedos. Recordando su otra advertencia, también me aseguré demoverme silenciosamente. Mi madre tenía un sueño muy liviano. Normalmente, noimportaría si nos atrapaba saliendo a hacer recados para los alquimistas, peroúltimamente, no se estaba sintiendo tan amable hacía los empleadores de su esposo (yde sus hijas). Terribles discusiones habían tenido lugar entre mis padres, y mi hermanaZoe y yo, a menudo nos encontrábamos escondiéndonos de ellos.Zoe. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE¿Por qué necesita a Zoe?La pregunta quemaba a través de mí mientras me las arreglaba para estar lista. Sabía loque significaba “estar presentable”. Lanzarme dentro de unos vaqueros y una camisetaestaba fuera de cuestión. En lugar de ello, me puse un pantalón gris y una relucientecamisa de botones. Un chaleco de un color gris carbón más oscuro sobre ellos, el quesujeté cuidadosamente en mi cintura con un cinturón negro. Una pequeña cruz de oro, 8
  • 8. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesla que siempre llevaba alrededor de mi cuello, era el único accesorio que me molestabaen usar.Mi pelo era un problema ligeramente más grande. Incluso después de sólo dos horasde sueño, iba en todas las direcciones. Lo alisé lo mejor que pude y luego lo cubrí conuna gruesa capa de laca para cabello con la esperanza que me llevara a través de lo queestaba por venir. Una fina capa de polvo fue el único maquillaje que me puse. No teníatiempo para nada más.El proceso completo me llevo cerca de seis minutos, lo que debió haber sido un nuevorécord para mí. Corrí por las escaleras en completo silencio, teniendo cuidado, denuevo, para evitar despertar a mi madre. La sala estaba oscura, pero un poco de luzsalía de la puerta entrecerrada del estudio de mi padre. Tomando eso como unainvitación, abrí la puerta y me deslicé al interior. Una conversación en susurros sedetuvo con mi entrada. Mi padre me observó de la cabeza hasta los pies y mostró suaprobación hacia mi apariencia de la mejor forma que conocía: simplementeconteniendo sus críticas.—Sydney —dijo bruscamente—. Creo que conoces a Donna Stanton.La formidable alquimista estaba cerca de la ventana, de brazos cruzados, viéndose tanfuerte y en forma como recordaba. Había pasado mucho tiempo con Stantonrecientemente, aunque no podría decir que fuéramos amigas, especialmente desde queciertas acciones mías terminaron dejándonos a ambas en la “versión vampírica dearresto domiciliario”. Si tenía algún resentimiento contra mí, ni siquiera lo demostró.Asintió hacia mí, saludándome educadamente, su rostro totalmente enfocado en losnegocios.Otros tres alquimistas estaban también allí, todos hombres. Ellos se presentaron como TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEBarnes, Michaelson y Horowitz. Barnes y Michaelson tenían la misma edad que mipadre y Stanton. Horowitz era más joven, a mitad de sus veinte, y estaba organizandolas herramientas para un tatuaje. Todos ellos estaban vestidos como yo. Con ropacasual de negocios, en colores neutros. Nuestro objetivo era siempre lucir agradables yno llamar la atención. Los alquimistas habían estado jugando a Los Hombres de Negrodurante siglos, mucho antes de que los humanos soñaran con la vida en otros mundos.Cuando la luz alcanzaba sus rostros en la manera correcta, cada alquimista mostrabael tatuaje de un lirio, idéntico al mío.De nuevo, mis miedos crecieron. ¿Esto era algún tipo de interrogatorio? ¿Unaevaluación para determinar si mi decisión de ayudar a una chica renegada mitad- 9
  • 9. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesvampiro significaba que mis lealtades habían cambiado? Crucé mis brazos sobre mipecho y adopté una expresión neutral, esperando verme calmada y confiada. Si todavíatenía una oportunidad de defender mi caso, intentaría presentar un argumento sólido.Antes de que alguien más pudiera pronunciar otra palabra, entró Zoe. Cerró la puertadetrás de ella y miro alrededor aterrorizada, sus ojos muy abiertos. El estudio denuestro padre era enorme —construyó un ala adicional en nuestra casa para este— ytodos sus ocupantes cabíamos cómodamente. Pero mientras observaba a mi hermanatratar de comprender la escena ante sus ojos, sabía que se sentía ahogada y atrapada.Encontré sus ojos y traté de enviarle un silencioso mensaje de solidaridad. Debió haberfuncionado porque se acercó a mi lado, luciendo sólo un poco menos asustada.—Zoe —dijo mi padre. Dejó su nombre colgando en el aire de esa forma en que solíahacerlo, dejándonos perfectamente claro que estaba decepcionado. Inmediatamentepude adivinar por qué. Ella vestía vaqueros, una vieja camiseta y su cabello castañoestaba recogido en dos lindas pero descuidadas trenzas. Para los estándares decualquier otra persona, hubiera estado “presentable”, pero no para él. La sentíacobardarse a mi lado, e intenté parecer más alta y protectora. Después de asegurarsede que su condenación se hizo sentir, nuestro padre presentó a Zoe con los demás.Stanton le dio el mismo asentimiento educado que a mí, y entonces se giró hacia mipadre.—No entiendo, Jared —dijo Stanton—. ¿A cuál de ellas vas a usar?—Bueno, ese es el problema —dijo mi padre—. Zoe fue solicitada… pero no creo queesté lista. De hecho, sé que no lo está. Sólo ha recibido el más básico de losentrenamientos, pero en vista a las recientes… experiencias de Sydney… TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMi mente inmediatamente comenzó a unir las piezas. Primero, y más importante,parecía que no iba a ser enviada a un centro de re-educación. Aún no, por lo menos.Esto se trataba de algo más. Mis sospechas de antes estaban en lo correcto. Habíaalguna misión o tarea en marcha, y alguien quería involucrar a Zoe en ello, porque, adiferencia de otros miembros de su familia, no tenía un historial de traición hacia losalquimistas. Mi padre tenía razón, ella tan solo había recibido la instrucción básica.Nuestros trabajos eran hereditarios, y yo había sido escogida años atrás como lasiguiente alquimista de la familia Sage. Mi hermana mayor, Carly, había sido pasadapor alto, ahora estaba en la Universidad y era demasiado mayor. Él le había enseñadoa Zoe como reserva en mi lugar, por si algo me pasaba a mí, como un accidenteautomovilístico o un enfrentamiento con un vampiro. 1 0
  • 10. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMe puse de pie, sin saber qué era lo que iba a decir hasta que lo dije. La única cosa dela que estaba segura es que no podía dejar que Zoe fuera succionada por los esquemasde los alquimistas. Temía más por su seguridad que por terminar en un centro de re-educación, y estaba bastante aterrorizada por eso.—Hablé ante el comité acerca de mis acciones después de que ocurrieron —dije—.Tenía la impresión de que comprendían las razones de por qué hice las cosas que hice.Estoy ampliamente calificada para servir en lo que sea que necesiten, mucho más quemi hermana. Tengo experiencia en el mundo real. Conozco este trabajo por dentro ypor fuera.—Un exceso de experiencia en el mundo real, si tu memoria funciona —dijo Stantonsecamente. —A mí personalmente me gustaría escuchar estas “razones” de nuevo —dijo Barnes,usando sus dedos para dibujar comillas en el aire—. No me emociona exponer unachica medio entrenada allí afuera, pero también encuentro difícil creer que alguien queayudo a un vampiro criminal esté “totalmente calificado para servir.” —Más comillaspretenciosas en el aire.Sonreí agradablemente es respuesta, enmascarando mi rabia. Si mostraba misverdaderas emociones, no ayudaría en mi caso.—Lo comprendo, señor. Pero Rose Hathaway fue eventualmente declarada inocentede los crímenes de los que estaba acusada. Así que, técnicamente no estaba ayudandoa un criminal. Mis acciones eventualmente ayudaron a encontrar al verdadero asesino. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sea como sea, nosotros, y tú, no sabíamos que era “inocente” en ese momento—dijo.—Lo sé —dije—. Pero yo creía en su inocencia.Barnes resopló.—Y ahí está el problema. Deberías haber creído lo que los alquimistas te dijeron, nosalir con tus propias conclusiones inverosímiles. Por lo menos, deberías haberpresentado cualquier evidencia que tuvieras a tus superiores.¿Evidencia? ¿Cómo podía explicar que no había sido ninguna evidencia lo que mehabía hecho que ayudara a Rose, sino un sentimiento en mis entrañas que me 1 1
  • 11. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesaseguraba que estaba diciendo la verdad? Pero eso era algo que sabía que nuncaentenderían. Todos nosotros estábamos entrenados para asumir lo peor de su especie.Decirles que había visto verdad y honradez en ella no ayudaría en mi causa aquí.Decirles que había sido chantajeada por otro vampiro obligándome a ayudarla eraincluso una peor explicación. Había sólo un argumento que los alquimistas podíanposiblemente comprender.—No… no le dije a nadie porque quería obtener todo el crédito por ello. Estabaesperando poder conseguir un ascenso y una mejor asignación.Tomó cada onza de mi autocontrol decir esa mentira con un rostro sereno, me sentíahumillada al hacer ese tipo de admisión. ¡Como si la ambición realmente me llevara atal extremo comportamiento! Me hacía sentir sucia y superficial. Pero, comosospechaba, era algo que los demás alquimistas podrían comprender.Michaelson resopló.—Mal enfocado, pero no totalmente inesperado para su edad.Los otros hombres compartieron iguales miradas condescendientes, incluso mi padre.Sólo Stanton lucía dubitativa, pero entonces, ella había sido más parte del fiasco de loque los demás habían sido.Mi padre los observó de unos a otros, esperando más comentarios. Cuando no llegóninguno, se encogió de hombros.—Si nadie tiene más objeciones, entonces, preferiría que usáramos a Sydney. A pesar TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEde que sigo sin comprender por completo para qué la necesitan. —Había un tonoligeramente acusador en su voz por no haber sido informado totalmente aún. A JaredSage no le gustaba quedar fuera de la información.—No tengo ningún problema con usar a la chica mayor —dijo Barnes—. Pero manténa la menor alrededor hasta que los otros lleguen aquí, en caso que hubiera algunaobjeción. —Me pregunté cuántos “otros” se unirían a nosotros. El estudio de mi padreno era un estadio. Además, cuanta más gente viniera, más importante era el caso. Mipiel se enfrió y me pregunté qué clase de asignación podría ser. Había visto a losalquimistas cubrir grandes desastres con sólo una o dos personas. ¿Cuán colosalmentegrande tendría que ser para que requiriera tanta ayuda?Horowitz habló por primera vez. 1 2
  • 12. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Qué quieres que haga? —Vuelve a tatuar a Sydney —dijo Stanton decisivamente—. Incluso si no la eligen, nonos hará daño reforzar su hechizo. No tiene sentido tatuar a Zoe hasta que sepamosqué vamos a hacer con ella.Mis ojos se desviaron hacia las notablemente desnudas —y pálidas— mejillas de mihermana. Sí. Mientras en su rostro no hubiera ningún lirio, estaba libre. Una vez que eltatuaje estaba sobre tu piel, no había vuelta atrás. Le pertenecías a los alquimistas.La realidad de esto sólo me había golpeado en el último año o así. Realmente nuncame di cuenta mientras crecía. Mi padre me había enseñado desde muy pequeña laimportancia de nuestro deber. Aún creía en la justicia de ello, pero desearía quetambién hubiera mencionado hasta qué punto consumiría mi vida.Horowitz estaba organizando una mesa plegable al otro lado del estudio de mi padre.La señaló y me dio una sonrisa amigable.—Súbete aquí —me dijo—. Toma tu boleto.Barnes le disparó una mirada de desaprobación.—Por favor. Podrías mostrar un poco más de respeto por este ritual, David.Horowitz simplemente se encogió de hombros. Me ayudó a recostarme, y aunqueseguía aterrorizada por los demás alquimistas para sonreírle en respuesta, esperaba que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEmi gratitud se reflejara en mis ojos. Otra sonrisa suya me dijo que entendía. Girandomi cabeza, observé como Barnes de forma venerante ponía un maletín negro en uncostado de la mesa. Los otros alquimistas se reunieron alrededor y tomaron sus manosen frente de ellos. Debía de ser un ministro, me di cuenta. La mayor parte de lo que losalquimistas hacíamos estaba basado en la ciencia, pero algunas cosas requeríanasistencia divina. Después de todo, nuestra misión principal de proteger a lahumanidad se basaba en la creencia de que los vampiros eran antinaturales e ibancontra el plan de Dios. Es por eso que los ministros, nuestros sacerdotes, trabajabancodo a codo con nuestros científicos.—Oh Señor —dijo, cerrando sus ojos—. Bendice estos elixires, limpia estosimplementos del mal que llevan consigo, para que tu luz y poder brillen puros hacianosotros, tus sirvientes. 1 3
  • 13. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesÉl abrió su maletín y sacó cuatro pequeños viales, cada uno lleno con un líquido rojooscuro. Etiquetas que no podía leer marcaban cada uno de ellos. Con una manoexperta y ojos prácticos, Barnes vertió cantidades precisas de cada uno en un recipientemás grande. Cuando vertió el cuarto, produjo un pequeño paquete de poder que vacióen el resto de la mezcla. Sentí un hormigueo en el aire y el contenido de la botella seconvirtió en oro. Le entregó la botella a Horowitz, quien estaba preparado con laaguja. Todos se relajaron, la parte ceremonial estaba completa.Me giré obedientemente, exponiendo mi mejilla. Un momento después, la sombra deHorowitz estaba sobre mí.—Esto va a doler un poco, pero nada como cuando recibiste el primero. Es sólo unretoque —explicó amablemente.—Lo sé —dije, había sido retocada antes—. Gracias.La aguja atravesó mi piel, y traté de no hacer una mueca de dolor. Dolía, pero como élhabía dicho, Horowitz no estaba creando un tatuaje nuevo. Simplemente estabainyectando pequeñas cantidades de tinta en mi tatuaje existente, recargando su poder.Lo tomé como una buena señal. Zoe podía no estar fuera de peligro aún, peroseguramente no se tomarían la molestia de re-tatuarme si sólo iban a enviarme a uncentro de re-educación.—¿Puedes decirnos que está ocurriendo mientras esperamos? —dijo mi padre—. Todolo que me dijeron fue que necesitaban a una chica adolescente. —La manera en que lodijo lo hacía sonar como un papel desechable. Luché con una ola de ira hacía mi TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpadre. Eso era todo lo que éramos para él.—Tenemos una situación. —Oí decir a Stanton. Finalmente obtendríamos algunasrespuestas—. Con los Moroi.Respiré un pequeño suspiro de alivio. Mejor ellos que los Strigoi. Cualquier“situación” a la que nos enfrentáramos los alquimistas siempre involucraba a una delas razas de vampiros y tomaría a los vivos, no-asesinos cualquier día. Ellos casiparecían humanos a veces —sin embargo nunca le diría eso a alguien aquí—, y vivíany morían como nosotros. Los Strigoi, por su parte, eran retorcidos fenómenos de lanaturaleza. No muertos, asesinos de vampiros creados cuando un Strigoi forzaba a unavíctima a beber su sangre o cuando un Moroi tomaba la vida de alguien a propósito 1 4
  • 14. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesmientras bebía su sangre. Una situación que con los Strigoi usualmente terminaba conalguien muerto.Todo tipo de escenarios posibles jugaban a través de mi mente mientras considerabaqué problema había requerido la acción de los alquimistas esta noche: un humano quehabía visto a alguien con colmillos, un alimentador que había escapado y hechopúblico todo, un Moroi amenazado por doctores humanos… Todos esos eran el tipode problemas que los alquimistas enfrentaban en su mayoría, algunos para los cualeshabía sido entrenada para manejar y ocultar con facilidad. Por qué necesitaban a una“chica adolescente” para cualquiera de ellos, como sea, era un misterio.—Saben que eligieron una nueva reina el mes pasado —dijo Barnes. Prácticamentepodía verlo poniendo sus ojos en blanco.Todos en la habitación murmuraron afirmativamente. Por supuesto que sabían sobreeso. Los alquimistas ponían cuidadosa atención a cualquier desarrollo importanterelacionado con los Moroi. Saber lo que los vampiros estaban haciendo era crucialpara mantenerlos escondidos del resto de la humanidad, y para mantener al resto de lahumanidad a salvo de ellos. Ese era nuestro propósito, proteger a nuestra raza. Conoceal enemigo era tomado muy en serio por nosotros. La chica que los Moroi habíanelegido como reina, Vasilisa Dragomir, tenía 18 años, al igual que yo.—No te tenses —dijo Horowitz amablemente.No me había dado cuenta de que lo estaba haciendo. Traté de relajarme pero pensar enVasilisa Dragomir, me hacía pensar en Rose Hathaway. Inquieta, me pregunté siquizás no debería haber asumido tan rápidamente que estaba fuera de problemas. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEPiadosamente, Barnes simplemente siguió con su historia, sin mencionar mi relaciónindirecta con la reina y sus asociados.—Bueno, tan sorprendente como es para nosotros, ha sido impresionante para algunade su propia gente. Ha habido muchas protestas y desobediencia civil. Nadie hatratado de atacar a la chica Dragomir, pero eso se debe probablemente a lo bienvigilada que está. Sus enemigos, al parecer, han encontrado otra forma de atacarla: suhermana.—Jill —dije, hablando antes de poder detenerme. Horowitz me regañó por moverme einmediatamente me arrepentí por atraer la atención hacia mí misma y miconocimiento sobre los Moroi. Aun así, una imagen de Jillian Mastrano invadió mimente: alta y anodinamente delgada como todos los Moroi, con grandes ojos color 1 5
  • 15. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesverde pálido que siempre parecían nerviosos. Y tenía una buena razón para estarlo. Alos 15, Jill había descubierto que era la hermana ilegítima de Vasilisa, convirtiéndoseen el único otro miembro de la línea de su familia real. También estaba relacionadacon el desastre en el que me involucré durante el verano.—Conocen sus leyes —continuó Stanton, después de un momento de incómodosilencio. Su tono transmitía que nosotros sabíamos todo acerca de las leyes Moroi. ¿Unmonarca electo? Eso no tenía ningún sentido para mí, pero ¿qué más puede unoesperar de seres anti naturales, como los vampiros?—. Y Vasilisa debe tener unmiembro de la familia para mantener su trono. Por lo tanto, sus enemigos handecidido que si no pueden sacarla directamente, van a sacar a su familia.Un escalofrío me recorrió la columna por el significado implícito, y comenté una vezmás sin pensar.—¿Le pasó algo a Jill? —Esta vez, por lo menos había elegido un momento en queHorowitz iba a llenar su aguja, por lo que no había peligro de estropear el tatuaje.Me mordí el labio para evitar decir nada más, imaginando el castigo en los ojos de mipadre. Mostrar preocupación por un Moroi era la última cosa que quería hacer,teniendo en cuenta mi estado de incertidumbre. No tenían ningún apego fuerte haciaJill, pero la idea de que alguien intentara matar a una chica de quince años —la mismaedad que Zoe— era horroroso, sin importar a qué raza perteneciera.—Eso es lo que no está claro —reflexionó Stanton—. Fue atacada, sabemos eso, perono podemos decir si recibió alguna lesión real. De todos modos, está bien ahora, peroel ataque sucedió en su propia Corte, indicando que tienen traidores a altos niveles. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEBarnes resopló con disgusto.—¿Qué podemos esperar? Cómo su ridícula raza ha logrado sobrevivir tanto tiempocomo lo han hecho sin necesidad de volverse el uno contra el otro es algo que nopuedo comprender.Hubo murmullos de asentimiento.—Ridículo o no, sin embargo, no podemos tener una guerra civil —dijo Stanton—.Algunos Moroi han actuado en señal de protesta, suficientes para que hayan llamadola atención de los medios de comunicación humanos. No podemos permitir eso. 1 6
  • 16. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNecesitamos que su gobierno sea estable, y eso significa garantizar la seguridad de estachica. Tal vez no pueden confiar en sí mismos, pero pueden confiar en nosotros.No tenía sentido señalar que los Moroi no confiaban totalmente en los alquimistas.Pero, dado de que nosotros no teníamos ningún interés en acabar con el monarcaMoroi o su familia, nos hacía más confiables que otros, supongo.—Tenemos que hacer desaparecer a la chica —dijo Michaelson—. Por lo menos hastaque los Moroi puedan deshacer la ley que hace que el trono de Vasilisa sea tanprecario. Ocultar a Mastrano con su propia gente no es seguro por el momento, por loque necesitamos ocultarla entre los seres humanos. —Goteaba desdén en suspalabras—. Pero es imprescindible que también permanezca oculta de los humanos.Nuestra raza no puede saber que ellos existen.—Después de consultar con los guardianes, hemos elegido un lugar que todos creemosserá seguro para ella, tanto de los Moroi y Strigoi —dijo Stanton—. Sin embargo, paraestar seguros de que ella, y que aquellos que la acompañen, no sean detectados, vamosa necesitar una mano de los alquimistas, dedicados exclusivamente a sus necesidadesen caso de que llegue a presentarse cualquier complicación.Mi padre se burló.—Eso es un desperdicio de nuestros recursos. Por no hablar de insoportable para quientenga que quedarse con ella.Tenía un mal presentimiento sobre lo que se avecinaba. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Aquí es donde entra Sidney —dijo Stanton—. Nos gustaría que fuera uno de losalquimistas que acompañen a Jillian en la clandestinidad.—¿Qué? —exclamó mi padre—. No pueden estar hablando en serio.—¿Por qué no? —El tono de Stanton era calmado y nivelado—. Son casi de la mismaedad, por lo que estar juntas no levantará sospechas. Y Sidney ya conoce a la chica.Sin duda, pasar tiempo con ella, no será tan "insoportable", como podría ser para otrosalquimistas.El trasfondo era claro y fuerte. Yo no estaba libre de mi pasado, todavía no. Horowitzse detuvo y levantó la aguja, lo que me dio la oportunidad de hablar. Mi mente corría.Buscando alguna respuesta adecuada. No quería sonar demasiado molesta por el plan. 1 7
  • 17. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNecesitaba recuperar mi buen nombre entre los alquimistas y mostrar mi disposición aseguir órdenes. Dicho esto, tampoco quería sonar como si estuviera demasiadocómoda con los vampiros o sus equivalentes mitad humanos, los dhampir.—Pasar tiempo con alguno de ellos nunca es divertido —dije con cuidado,manteniendo la voz fría y altanera—. No importa lo mucho que lo haga. Pero haré loque sea necesario para mantenernos, y a todos los demás, seguros. —No teníanecesidad de explicar que "todos" significaba los humanos.—Ahí, ¿lo ves, Jared? —Barnes parecía satisfecho con la respuesta—. La chica sabeque es su deber, hemos hecho una serie de arreglos que deben hacer que las cosasfuncionen bien, y ciertamente no la enviaría allí, sola, sobre todo porque la chicaMoroi no estará sola tampoco.—¿Qué quieres decir? —Mi padre aún no sonaba contento con nada de esto, y mepregunté qué le molestaba más. ¿Acaso realmente creía que yo podría estar en peligro?¿O era que simplemente le preocupaba que pasar más tiempo con los Moroi cambiaramis lealtades aún más?—¿Cuántos de ellos están viniendo?—Están enviando a un dhampir —dijo Michaelson—. Uno de sus guardianes,realmente no tengo problemas con él. El lugar que hemos elegido debería ser libre deStrigoi, pero si no es así, es mejor que ellos luchen contra los monstruos que nosotros.—Los guardianes eran dhampirs especialmente entrenados y que se desempeñabancomo guardaespaldas. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Ahí está —me dijo Horowitz, dando un paso atrás—. Puedes sentarte.Obedecí y resistí el impulso de tocar mi mejilla. Lo único que sentía de su trabajo erala picadura de la aguja, pero conocía la poderosa magia que estaba trabajando sucamino a través de mí, la magia que me daría un sistema inmunológico sobrehumanoy me impediría hablar de asuntos de vampiros a los humanos ordinarios. Traté de nopensar en la otra parte, acerca de dónde provenía esa magia. Los tatuajes eran un malnecesario.Los otros seguían en pie, sin prestarme atención, bueno, a excepción de Zoe. Ellatodavía se veía confusa y asustada y no dejaba de mirar con ansiedad en mi dirección. 1 8
  • 18. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—También puede que venga otro Moroi —añadió Stanton—. Honestamente, no sépor qué, pero fueron muy insistentes en que debía estar con Mastrano. Les dijimos quela menor cantidad de ellos por ocultar era mejor, pero... bueno, parecían pensar queera necesario y les dijimos que haríamos los arreglos para él ahí. Creo que es algúnIvashkov. Irrelevante.—¿Dónde es ahí? —preguntó mi padre—. ¿A dónde quieren mandarla?Excelente pregunta. Me había estado preguntando lo mismo. Mi primer trabajo detiempo completo con los alquimistas me había enviado a mitad de camino en todo elmundo, a Rusia. Si los alquimistas tenían la intención de ocultar a Jill, no se sabía aqué lugar remoto la iban a enviar. Por un momento, me atreví a esperar que podríaterminar en mi ciudad de ensueño: Roma. Legendarias obras de arte y comida Italianaparecía una buena manera de compensar el papeleo y los vampiros.—Palm Springs —dijo Barnes.—¿Palm Springs? —repetí. Eso no era lo que había estado esperando. Cuando pensabaen Palm Springs, pensaba en estrellas de cine y campos de golf. No exactamente unafiesta romana, pero tampoco el Ártico.Una pequeña sonrisa irónica tiró de los labios de Stanton.—Está en el desierto y recibe mucha luz del sol. Totalmente indeseable para losStrigoi.—¿No sería indeseable para los Moroi también? —le pregunté, pensando en el futuro. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEUn Moroi no se incinera al sol como un Strigoi, pero una exposición excesiva todavíavolvía a los Moroi débiles y enfermos.—Bueno, sí —admitió Stanton—. Pero un poco de incomodidad vale la pena por laseguridad que ofrece. En tanto que el Moroi pase la mayor parte de su tiempo dentro,no será un problema. Además, va a desalentar a otros Moroi de ir y venir...El sonido de una puerta de un coche abriéndose y golpeando fuera de la ventana llamóla atención de todos.—Ah —dijo Michaelson—. Ahí están los otros. Voy a dejarlos entrar. 1 9
  • 19. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSe deslizó fuera del estudio y, presumiblemente, se dirigió hacia la puerta de entradapara dejar pasar a los que habían llegado. Momentos más tarde, oí a una nueva vozhablando mientras Michaelson regresaba con nosotros.—Bueno, papá no pudo hacerlo, así que me envió a mí —decía la nueva voz.La puerta del estudio se abrió, y mi corazón se detuvo.No, pensé. Cualquiera excepto él.—Jared —dijo el recién llegado, al ver a mi padre—. Me alegro de verte de nuevo.Mi padre, quien apenas me había dado un vistazo en toda la noche, sonrió.—¡Keith! Me he estado preguntando dónde has estado.Los dos se estrecharon las manos, y una ola de indignación se deslizó a través de mí.—Este es Keith Darnell —dijo Michaelson, presentándolo a los demás.—¿El hijo de Tom Darnell? —preguntó Barnes, impresionado. Tom Darnell fue unlegendario líder entre los alquimistas.—El mismo —dijo Keith alegremente. Él era unos cinco años mayor que yo. Con elpelo rubio un tono más claro que el mío. Conocía a un montón de chicas que pensabanque era atractivo. ¿Yo? Lo encontraba vil. Era casi la última persona que esperaba veraquí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Y creo que conoces a las hermanas Sage —agregó Michaelson.Keith volvió sus ojos azules primero hacia Zoe, ojos que eran sólo marginalmentediferentes uno de otro en color. Uno de sus ojos, el de vidrio, se quedó mirando haciaadelante y no se movió en absoluto. El otro le hizo un guiño mientras su sonrisa seampliaba.Todavía puede guiñar, pensé furiosamente. ¡Qué molesto, estúpido, guiño condescendiente!Pero entonces, ¿por qué no lo haría? Todos habían oído sobre el accidente que habíatenido este año, un accidente que le había costado un ojo. Todavía había sobrevividocon uno bueno, pero de alguna manera, en mi mente, pensaba que la pérdida de un ojodetendría ese exasperante guiño. 2 0
  • 20. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¡Pequeña Zoe! Mírate, has crecido —dijo con cariño. No soy una persona violenta,no por cualquier medio, pero de repente quería pegarle por mirar a mi hermana de esamanera.Ella esbozó una sonrisa para él, claramente aliviada al ver una cara familiar aquí.Cuando Keith se volvió hacia mí, sin embargo, toda la alegría y simpatía sedesvaneció. El sentimiento era mutuo.El ardiente, y oscuro odio que se construía dentro de mí fue tan abrumador que metomó un momento formular cualquier tipo de respuesta.—Hola, Keith —le dije secamente.Keith ni siquiera intentó igualar mi forzada cortesía. De inmediato se volvió hacia losalquimistas de alto nivel.—¿Qué está haciendo ella aquí?—Sabemos que solicitaste a Zoe —dijo Stanton con voz nivelada—, pero tras elexamen, se decidió que sería mejor si Sidney cumplía esta función. Su experienciaeclipsa cualquier preocupación por sus acciones pasadas.—No —dijo Keith rápidamente, volviendo esa acerada mirada azul de regreso a mí—.No hay forma en que pueda venir, no hay manera de que confié en que una retorcidaamante de los vampiros no está jodiendo esto para todos nosotros. Llevaremos a suhermana. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 2 1
  • 21. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 2 Traducido por Susanauribe Corregido por ~NightW~U n par de personas jadearon, sin duda gracias al hecho de que Keith usara el término “Amante de los Vampiros”. Las palabras no eran tan terribles por sí solas, pero juntas… bien, representaban una idea que erabásicamente un anatema para todo lo que los Alquimistas defendían. Luchábamos porproteger a los humanos de los vampiros. Estar en asociación con esas criaturas era lacosa más malvada de la que pudiéramos ser acusados. Incluso durante miinterrogatorio anterior, los otros alquimistas habían sido muy cuidadosos con laelección de su lenguaje.El tratamiento de Keith era casi obsceno. Horowitz parecía furioso en mi nombre yabrió la boca como si estuviera a punto de hacer una réplica mordaz. Luego de unarápida mirada a Zoe y a mí, pareció reconsiderarlo y se quedó en silencio. Michaelson,sin embargo, no pudo evitar murmurar—: Protégenos a todos. —Luego hizo la señalcontra el demonio.Sin embargo, no eran los insultos de Keith lo que en realidad me molestaba (aunqueciertamente lograban estremecerme). Era el anterior comentario descortés de Stantonlo que lo hacía. Sabemos que solicitaste a Zoe. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE¿Keith había solicitado a Zoe para ésta tarea? Mi decisión de mantenerla fuera de estocrecía a pasos agigantados. La idea de ella alejándose con él me hacía apretar lospuños. Todos aquí podían pensar que Keith Darnell era alguna clase de chico deportada, pero yo sabía que no era así. Ninguna chica —mucho menos mi hermana—debería quedarse a solas con él.—Keith —dijo Stanton, con una amable advertencia en su voz—. Puedo respetar sussentimientos, pero no estás en la posición de tomar esa decisión.Él se ruborizó. 2 2
  • 22. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¡Palm Springs es mi lugar! Tengo todo el derecho de decidir lo que sucede en miterritorio.—Puedo entender por qué te siente de esa manera —dijo mi padre. Increíble. Si Zoe oyo hubiéramos cuestionado su autoridad como Keith lo había hecho, nuestro padre nohubiera dudado en decirnos nuestros “derechos”… o más bien, nos hubiera dicho queno teníamos ninguno. Keith se había quedado con mi familia durante un verano —losjóvenes alquimistas hacían eso algunas veces mientras entrenaban— y mi padre habíaempezado a considerarlo como el hijo que nunca había tenido. Incluso entonces, habíahabido un doble estándar entre Keith y nosotros. El tiempo y la distanciaaparentemente no habían acabado con eso.—Palm Springs puede ser tu lugar —dijo Stanton—, pero ésta tarea viene de lugares enla organización que van mucho más allá de tu alcance. Eres esencial para lacoordinación, sí, pero de ninguna manera eres la autoridad de éste lugar. —Adiferencia de mí, sospechaba que Stanton había golpeado a algunas personas en su díay creo que ahora quería hacer eso con Keith. Era divertido que se volviera midefensora, ya que estaba bastante segura que no se creía del todo mi historia de usar aRose para avanzar en mi carrera.Keith se había calmado visiblemente, de forma sabia se había dado cuenta que unarabieta infantil no lo llevaría a ningún lado.—Entiendo. Pero simplemente estoy preocupado por el éxito de ésta misión. Conozcoa las dos chicas Sage. Incluso antes del “incidente” de Sydney, tenía seriaspreocupaciones sobre ella. Sin embargo, supuse que crecería lejos de ellas, de maneraque no me molesté en decir nada en ese entonces. Ahora veo que estaba equivocado. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEn ese entonces, de verdad pensé que Zoe hubiera sido una elección mucho mejor parala posición de la familia. Sin ofender, Jared. —Le dio a mi padre lo que se suponía quedebía ser una sonrisa encantadora.Mientras tanto, se me hacía más y más difícil esconder mi incredulidad.—Zoe tenía once años cuando te quedaste con nosotros —dije—. ¿Cómo podríashaber sacado esas conclusiones? —No creí ni por un instante el hecho de que sehubiera “preocupado” por mí en ese entonces. No, tachen eso. Probablemente se habíapreocupado el último día que estuvo con nosotros, cuando lo confronté por un oscurosecreto que había estado escondiendo. El cual, estaba casi segura, estaba relacionadocon todo esto. Él quería que me quedara callada. Mis aventuras con Rose eransimplemente una excusa para sacarme de su camino. 2 3
  • 23. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Zoe siempre fue adelantada para su edad —dijo Keith—. Algunas vecessimplemente podías darte cuenta de eso.—¡Zoe nunca ha visto a un Strigoi, y mucho menos un Moroi! Probablemente secongelaría si lo hiciera. Es lo que sucede con la mayoría de los alquimistas —señalé—.A quien sea que envíes tiene que ser capaz de estar alrededor de ellos, y sin importar loque pienses de mis razones, estoy acostumbrada a ellos. No me agradan, pero sé cómotolerarlos. Zoe no ha tenido nada salvo las instrucciones más básicas… y todo eso hasido en casa. Todos siguen diciendo que es una tarea seria. ¿De verdad quieresarriesgar el resultado por la inexperiencia y temores sin comprobar?Terminé, orgullosa de mí misma por mantenerme calmada y construir un argumentotan razonable.Barnes se movió inquietamente.—Pero si Keith tenía dudas hace algunos años…—El entrenamiento de Zoe probablemente sea lo suficiente como para sobrevivir—dijo mi padre.¡Hace cinco minutos, mi padre había aprobado que fuera yo en su lugar! ¿Habíasiquiera alguien aquí que estuviera escuchándome? Es como si fuera invisible ahoraque Keith estaba aquí. Horowitz había estado ocupado limpiando y guardando susinstrumentos de tatuajes pero tuvo tiempo de levantar la mirada para burlarse delcomentario de Barnes. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Tú dijiste las palabras mágicas: “hace años”. Keith no pudo haber sido mucho másviejo de lo que estas chicas son ahora. —Horowitz cerró su caja de herramientas y seinclinó casualmente contra la pared, con los brazos cruzados—. No dudo de ti, Keith.No exactamente. Pero no estoy completamente seguro de que puedas basar tu opiniónsobre ella en recuerdos de cuando eran niños.Si entendía la lógica de Horowitz, estaba diciendo que yo seguía siendo una niña, perono me importaba. Él había expuesto sus comentarios de una manera muy sencilla y sinmayores esfuerzos, sin embargo, había dejado a Keith luciendo como un idiota. Keithtambién lo sabía, y se puso de un rojo brillante. 2 4
  • 24. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Yo coincido —dijo Stanton, que claramente se estaba volviendo impaciente—.Sydney de verdad desea esto y sólo unos pocos consideran que esto significa que ellarealmente tendrá que vivir con un vampiro.¿Desearlo de verdad? No exactamente. Pero sí quería proteger a Zoe a cualquier precioy restablecer mi credibilidad. Si eso significaba frustrar a Keith Darnell, entonces quese…—Esperen —dije, repitiendo las palabras de Stanton—. ¿Dijiste vivir con un vampiro?—Sí —dijo Stanton—. Aunque se esté escondiendo, la chica Moroi aún debe guardarla apariencia de una vida normal. Supuse que mataríamos dos pájaros de un solo tiro yla pondríamos en un internado privado. Haciéndonos cargo de su educación yalojamiento. Haremos arreglos para que sea tu compañera de habitación.—¿Eso no significaría...eso no significaría que tendría que ir a la escuela? —pregunté,sintiéndome ahora un poco confundida—. Ya me gradué. —Al menos de lapreparatoria. Le había dejado claro muchas veces a mi padre que me encantaría ir a launiversidad. Él también ha dejado en claro que sentía que eso no era necesario.—¿Ven? —dijo Keith, saltando ante la oportunidad—. Ella es muy vieja. Zoe tienemayores oportunidades gracias a la edad.—Sydney puede hacerse pasar por una estudiante de último año. Tiene la edadadecuada. —Stanton me echó un vistazo—. Además, fuiste educada en casa, ¿verdad?Esta será una nueva experiencia para ti. Puedes ver lo que te estabas perdiendo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Probablemente será fácil para ti —dijo mi padre a regañadientes—. Tu educaciónfue superior a cualquiera que puedan ofrecer. —Bonito cumplido ambiguo, papá.Tenía miedo de demostrar cuán preocupada me tenía este trato. Mi determinaciónpara velar por Zoe y por mí no había cambiado, pero las complicaciones sólo seguíancreciendo. Repetir la preparatoria. Vivir con un vampiro. Mantenerla en protección detestigos. Y aunque había hablado de cuán cómoda me sentía alrededor de losvampiros, el pensamiento de compartir la habitación con uno —incluso con unoaparentemente benigno como Jill— era desconcertante. Otra aflicción se me ocurrió.—¿Serás tú un estudiante encubierto también? —le pregunté a Keith. La idea deprestarle mis notas de clases me regresó la sensación de nauseas. 2 5
  • 25. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Por supuesto que no —dijo él, sonando ofendido—. Soy muy viejo. Seré el Enlace deMisión del Área Local. —Estaba dispuesta a apostar que se había inventado ese título eneste momento—. Mi trabajo es ayudar a coordinar las tareas y reportarlo a nuestrossuperiores. Y no voy a hacerlo si ella es la que esté allí. —Miró de rostro en rostromientras pronunciaba esa última línea, pero no había dudas de quién era ella. Yo.—Entonces no lo hagas —dijo Stanton rotundamente—. Sydney irá. Esa es midecisión y lo discutiré con cualquier autoridad superior que usted desee. Si está tan encontra de su ubicación, Sr. Darnell, yo personalmente veré que sea transferido de PalmSpring y no tenga que tratar con ella en absoluto.Todos los ojos se volvieron hacia Keith y él vaciló. Ella lo había hecho caer en un unatrampa, me di cuenta. Tenía que imaginarme que con su clima, Palm Spring no veíamucha actividad vampírica. El trabajo de Keith probablemente era muy fácil, mientrasque cuando yo trabajaba en St. Petersburgo, constantemente tenía que estar realizandocontrol de daños. Ese lugar era el cielo de los vampiros, igual que otros lugares enEuropa y Asia que mi padre me había llevado a visitar. Ni siquiera me hagancomenzar con Praga. Si Keith era transferido, correría el riesgo no sólo de obtener unamayor cantidad de trabajo sino que también estaría ubicado en una posición peor.Porque a pesar de que Palm Spring no fuera deseable para los vampiros, sonabaasombroso para los humanos.El rostro de Keith confirmó la mayor parte. No quería dejar Palm Springs.—¿Qué tal si ella va y tengo razones para volver a sospechar de su traición?—Entonces la reportas —dijo Horowitz, moviéndose incómodo. Obviamente no TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEestaba impresionado con Keith—. Igual que cómo harías con cualquiera.—Puedo aumentar algo del entrenamiento de Zoe mientras tanto —dijo mi padre, casicomo una disculpa hacia Keith. Era obvio de qué lado estaba mi padre. Y no era elmío. Ni siquiera el de Zoe, en realidad—. De forma que, si encuentras fallas conSydney, podemos reemplazarla.Todo el vello se me erizó ante la idea de que fuera Keith quien decidiera si tenía fallas,pero eso no me molestaba tanto como el hecho de pensar que Zoe seguía atada a esto.Si mi padre la estaba teniendo en espera, significaba que ella aún no estaba fuera depeligro. Los alquimistas podrían seguir teniendo sus anzuelos sobre ella… al igual queKeith. Prometí entonces que sin importar lo que costara, incluso si tenía que 2 6
  • 26. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesalimentarlo con uvas una por una, me aseguraría de que Keith no tuviera motivos paradudar de mi lealtad.—Bien —dijo él, la palabra parecía causarle mucho dolor—. Sydney puede ir… porahora. Pero te estaré vigilando. —Dirigió su mirada a mí—. Y no voy a cubrirte. Serásresponsable de mantener a esa chica vampira a raya y llevarla a sus alimentaciones.—¿Alimentaciones? —pregunté sin expresión. Por supuesto. Jill necesitaría sangre. Porun momento, toda mi seguridad flaqueó. Era fácil hablar sobre salir con vampiroscuando ninguno estaba alrededor. Más fácil aun cuando no pensabas en lo queconvertía a los vampiros en quienes eran. La sangre. Esa necesidad terrible yantinatural que llenaba su existencia. Un terrible pensamiento se apareció en mimente, desvaneciéndose tan rápido como llegó. ¿Se supone que debo darle mi sangre? No.Eso era ridículo. Esa era la línea que los alquimistas nunca cruzarían. Tragando, tratéde superar mi breve momento de pánico—. ¿Cómo planean alimentarla?Stanton asintió hacia Keith.—¿Podrías explicar? —Creo que ella le estaba dando la oportunidad de sentirseimportante, como una forma de remediarlo por su previa derrota. Él lo siguió.—Sólo sabemos de un Moroi viviendo en Palm Springs —dijo Keith. Mientrashablaba, noté que su cabello rubio despeinado estaba prácticamente cubierto de gel.Esto le daba un pequeño brillo que no pensé que fuera atractivo en absoluto. Ademásno confiaba en ningún chico que usara más productos para el estilo que yo. Y si me lopreguntas, creo que él está loco. Pero es inofensivamente loco… en la medida en quecualquiera de ellos pueda ser inofensivo—. Él es este anciano recluso que vive en las TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEafueras de la ciudad. Cortó relaciones con el gobierno Moroi y no está asociado conninguno de ellos, así que no le dirá a nadie que ustedes están aquí. Pero másimportante aún, tiene un alimentador que está dispuesto a compartir.Fruncí el ceño.—¿Realmente queremos que Jill esté cerca de alguien que está en contra del gobiernoMoroi? Todo el propósito de esto es mantenerlos estables. Si le presentamos unrebelde, ¿cómo sabemos que no tratará de usarla?—Ese es un excelente punto —dijo Michaelson, pareciendo sorprendido de admitirlo. 2 7
  • 27. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNo había tenido la intención de socavar a Keith. Mi mente simplemente había saltadoadelante en la manera que lo había hecho, detectando un problema potencial yseñalándolo. Por la mirada que me dirigió, sin embargo, era como si hubiera tratadode desacreditar su declaración a propósito y lo hubiera hecho lucir mal.—No le diremos quién es, obviamente —dijo, con un destello de ira en sus ojos—. Esosería estúpido. Y él no es parte de ningún grupo. No es parte de nada. Está convencidode que los Moroi y sus guardianes lo decepcionaron, de manera que no quiere tenernada que ver con ellos. Le he transmitido la historia de cómo la familia de Jill tiene losmismos sentimientos antisociales, por lo que se mantiene comprensivo.—Tienes razón al ser precavida, Sydney —dijo Stanton. Hubo una mirada deaprobación en sus ojos, como si estuviera complacida de haberme defendido. Esaaprobación significaba mucho para mí, considerando cuán feroz parecía siempre—.No podemos asumir nada de ellos. Aunque también verificaremos a este Moroi conAbe Mazur, quién coincidirá en si es lo suficientemente inofensivo o no.—¿Abe Mazur? —se mofó Michaelson, rascándose su barba gris—. Sí. Estoy seguro deque es un experto en decir quién es inofensivo y quién no.Mi corazón se sacudió con el nombre, pero intenté no demostrarlo. No reacciones, noreacciones, le ordené a mi rostro. Después de una profunda respiración, pregunté muy,muy cuidadosamente.—¿Es Abe Mazur el Moroi que estará con Jill? Lo conozco de antes… pero pensé quehabían dicho que era un Ivashkov quien la acompañaría. —Si Abe Mazur estaba deresidente en Palm Springs, podría alterar las cosas significativamente. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMichaelson bufó.—No. Nunca te enviaríamos con Abe Mazur. Él simplemente ha estado ayudando conla organización del plan.—¿Qué es eso tan malo sobre Abe Mazur? —preguntó Keith—. No sé quién es él.Estudié a Keith muy de cerca mientras hablaba, buscando algún rastro de decepción.Pero, no. Su rostro era toda inocencia, abiertamente curioso. Sus ojos azules —o mejordicho, su ojo— sostenía una extraña mirada de confusión, contrastando con la usualarrogancia de sabelotodo. El nombre de Abe no significaba nada para él. Exhalé unarespiración que no sabía que hubiera estado conteniendo. 2 8
  • 28. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Un bribón —dijo rotundamente Stanton—. Él sabe mucho sobre cosas de las que nodebería saber. Es útil, pero no confío en él.¿Un bribón? Eso era una descripción insuficiente. Abe Mazur era un Moroi cuyoapodo en Rusia —Zmey, la serpiente— lo decía todo. Abe me había hecho un montónde favores, unos que había pagado a un riesgo considerable para mí misma. Parte deesa retribución había sido ayudar a escapar a Rose. Bueno, él lo llamaba retribución,yo lo llamaba chantaje.No tenía intenciones de volverme a cruzar con él, principalmente porque estabapreocupada de lo que pediría a continuación. La parte frustrante era que no habíanadie a quién pudiera acudir por ayuda. Mis superiores no reaccionarían bien al sabereso, en adición a todas mis otras actividades a solas con vampiros, ya que meencontraba haciendo tratos con ellos.—No se debe confiar en ninguno de ellos —señaló mi padre. Luego hizo el signoalquimista contra el mal, dibujando una cruz en su hombro izquierdo con su manoderecha.—Sí, bueno, Mazur es peor que la mayoría —dijo Michaelson. Ahogó un bostezo,recordándonos a todos que era media noche—. Entonces, ¿estamos todos listos?Hubo murmullos de asentimiento. La tormentosa expresión de Keith mostraba cuándescontento estaba por no salirse con la suya, pero no hizo ningún otro intento porevitar que fuera. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Supongo que ahora podemos marcharnos en cualquier momento —dijo.Me tomó un segundo darme cuenta de que “nosotros” significaba él y yo.—¿Ahora mismo? —pregunté incrédula.Él se encogió de hombros.—Los vampiros pronto estarán en camino. Necesitamos asegurarnos de que todo estélisto para ellos. Si conducimos ahora, podremos estar allí mañana en la tarde.—Estupendo —dije secamente. Un viaje por la carretera con Keith. Ugh. ¿Pero quémás podía decir? No tenía elección sobre esto, e incluso si la tuviera, no estaba en 2 9
  • 29. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesposición de negarme a nada que los alquimistas me pidieran. Jugué con cada carta quetenía esta noche y tenía que creer que estar con Keith era mejor que un centro de re-educación. Además, acababa de pelear una fuerte batalla para probarme a mi misma yliberar a Zoe. Tenía que seguir demostrando que estaba dispuesta a todo.Mi padre me envió a empacar con la misma vivacidad que me había ordenado que mepusiera presentable anteriormente. Dejé a los demás hablando y me escurrícalladamente hacia mi habitación, todavía consciente de mi madre dormida. Era unaexperta en empacar rápida y eficientemente, gracias a los viajes sorpresa a los cualesmi papá me había llevado durante toda mi infancia. De hecho, siempre tenía una bolsacon artículos de aseo lista para salir. El problema no era tanto la velocidad si nopreguntarme cuánto debía empacar. La duración de esta tarea no había sidoespecificada y tenía el inquieto sentimiento de que en realidad nadie lo sabía.¿Estábamos hablando de unas cuantas semanas? ¿Un año escolar entero? Habíaescuchado a alguien mencionar que los Moroi querían revocar la ley que ponía enpeligro a Jill, pero eso parecía como el tipo de proceso legal que tomaría un tiempo.Para hacer las cosas aún peor, ni siquiera sabía qué ponerme para la escuela. De laúnica cosa que estaba segura era que el clima sería cálido. Y terminé empacando diezde mis atuendos más ligeros y que esperaba pudiera ser capaz de lavar.—¿Sydney?Estaba guardando mi laptop en un bolso de mensajero cuando Zoe apareció en mipuerta. Había rehecho sus trenzas por lo que estaban más pulidas y me pregunté sihabía sido un intento por impresionar a nuestro padre.—Hey —dije sonriéndole. Se deslizó dentro de la habitación y cerró la puerta detrás de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEella. Estaba agradecida de que hubiera venido a decir adiós. La extrañaría y quería quesupiera que…—¿Por qué me hiciste eso? —preguntó antes de que yo pudiera hablar—. ¿Sabes cuánhumillada estoy?Estuve desconcertada, sin palabras durante un momento.—Yo… ¿de qué estás hablando? Estaba tratando de…—¡Me hiciste sonar incompetente! —dijo ella. Estaba atónita al ver el atisbo delágrimas en sus ojos—. ¡Dijiste que no tenía experiencia y que no podía manejar lo quepapá y tú hacían! Parecía una idiota en frente de todos esos alquimistas. Y Keith. 3 0
  • 30. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Keith Darnell no es alguien que tengas que preocuparte por impresionar —dijerápidamente, tratando de controlar mi temperamento. Viendo su tormentoso rostro,suspiré y rememoré la conversación en el estudio. No había tratado de hacer lucir mala Zoe tanto como trataba de hacer todo para asegurarme de que fuera a mí a la queenviaran. No sabía que ella se lo tomaría de este modo—. Mira, no estaba tratando deavergonzarte. Estaba tratando de protegerte.Soltó una risa hosca, y el odio sonó extraño viniendo de alguien tan gentil como Zoe.—¿Así es cómo lo llamas? ¡Incluso dijiste que estabas tratando de obtener un ascenso!Hice una mueca. Si, lo había dicho. Pero difícilmente podría decirle la verdad. Ningúnhumano sabía la verdad sobre por qué ayudé a Rose. Estar mintiéndole a mi propiaespecie —especialmente a mi hermana— me afligía, pero no había nada que pudierahacer. Como siempre, me sentí atrapada en el medio. Así que, evadí el comentario.—Nunca tuviste intenciones de ser un alquimista —dije—. Hay mejores cosas para tiallá fuera.—¿Porque no soy tan inteligente como tú? —preguntó—. ¿Porque no hablo cincoidiomas?—Eso no tiene nada que ver —espeté—. Zoe, eres maravillosa, ¡y probablemente seríasuna alquimista grandiosa! Pero créeme, la vida de un alquimista… no quieres ser partede esto. —Quería decirle que lo odiaría. Quería decirle que nunca sería responsable desu futuro o de volver a tomar decisiones por sí misma. Pero mi sentido del deber me TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEprevenía, de manera que permanecí callada.—Lo haría —dijo ella—. Ayudaría a protegernos de los vampiros… Si papá quisieraque lo hiciera. —Su voz se quebró un poco y de repente me pregunté qué estabaalimentando realmente su deseo de ser alquimista.—Si quieres acercarte a papá, busca otro modo. Los alquimistas pueden ser buenos alprincipio, pero una vez que estás dentro, te poseen. —Deseaba poder explicarle cómose sentía—. No quieres esta vida.—¿Porque la quieres toda para ti? —preguntó. Ella era unas cuantas pulgadas máspequeña que yo, pero estaba tan llena con tanta ira y ferocidad en este momento queparecía poseer la habitación. 3 1
  • 31. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¡No! Yo no… tú no entiendes —dije finalmente, quería tirar mis manos conexasperación pero me contuve, como siempre.La mirada que ella me dirigió casi me convierte en hielo.—Oh, creo que entiendo perfectamente. —Se volteó abruptamente y se apresuró a lapuerta, logrando moverse silenciosamente. Su miedo por nuestro padre superaba suenojo contra mí.Miré a dónde ella había estado y me sentí terrible. ¿Cómo podía pensar que en realidadestaba tratando de robarle toda su gloria y hacerla lucir mal? Porque eso es exactamente loque dijiste, me señaló una voz en mi interior. Supuse que era cierto, pero nunca esperéque se ofendiera. No sabía que ella tenía algún interés en volverse alquimista. Inclusoahora, me pregunté si su deseo era más por ser parte de algo y probarse a sí misma antenuestro padre, que por su deseo de ser escogida para esta tarea.Cualquiera que fueran sus razones, ahora no había nada que hacer. Puede que no megustara la forma ruda en que los alquimistas habían tratado conmigo, pero seguíacreyendo ferozmente en lo que ellos estaban haciendo para proteger a los humanos delos vampiros. Y definitivamente creía en mantener a Jill a salvo de su propia gente sieso significa evitar una guerra civil masiva. Podía hacer este trabajo y podía hacerlobien. Y Zoe… ella sería libre para perseguir lo que sea que quisiera para su vida.—¿Por qué tardaste tanto? —preguntó mi padre en el momento en que regresé alestudio. Mi conversación con Zoe me había retrasado un par de minutos, para él, dosminutos era demasiado. No traté de responderle. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Estoy lista para irme cuando sea que tú lo estés —me dijo Keith. Su humor debióhaber cambiado mientras estuve arriba. Ahora la simpatía brotaba de él, tan fuerte queera una maravilla que nadie más notara lo falsa que era. Aparentemente había decidointentar tener una actitud más agradable a mi alrededor, tal vez con la esperanza deimpresionar a los otros o de lamerme el trasero con tal de que no revelara lo que sabíade él. Incluso mientras usaba esa sonrisa plástica, había una rigidez en su postura y enla forma cómo cruzaba sus brazos que me decía —si nada más— que no estaba másfeliz que yo con respecto al hecho de estar juntos—. Incluso puedo manejar la mayorparte del tiempo. 3 2
  • 32. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No me importa hacer mi aporte —dije, tratando de evitar hacer contacto con su ojode vidrio. Tampoco estaba muy cómoda al ser conducida por alguien con unaprofunda y defectuosa percepción.—Me gustaría hablar con Sydney en privado antes de que se vaya, si eso está bien—dijo mi padre.Nadie tuvo un problema con eso por lo que me guió hacia la cocina, cerrando la puertadetrás de nosotros. Nos quedamos en silencio durante un momento, simplementemirándonos el uno al otro con los brazos cruzados. De repente me atreví a teneresperanza de que tal vez me dijera cuánto sentía cómo habían salido las cosas entrenosotros los dos últimos meses, que me perdonaba y me amaba. Honestamente,hubiera sido feliz si simplemente hubiera querido una despedida privada y fraternal.Me miró detenidamente, sus ojos cafés tan idénticos a los míos. Esperaba que los míosnunca tuvieran una mirada tan fría en ellos.—No tengo que decirte cuán importante es esto para ti, para todos nosotros.Mucho afecto paternal.—No, señor —dije—. No tiene que hacerlo.—No creo que puedas deshacer la desgracia que trajiste cuando huiste con ellos, peroeste es un paso en la dirección correcta. No estropees esto. Estás siendo probada. Siguetus órdenes. Mantén a la chica Moroi fuera de problemas. —Suspiró y pasó una manopor su cabello rubio oscuro, el cual yo también había heredado. Extraño, pensé, que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtuviéramos tantas cosas en común… y sin embargo fuéramos completamentediferentes—. Gracias a Dios que Keith está contigo, sigue su ejemplo. Él sabe lo queestá haciendo.Me puse tensa. Una vez más, había una nota de orgullo en su voz, como si Keith fuerala cosa caminante más grandiosa del mundo. Mi padre había visto que mientrenamiento era meticuloso, pero cuando Keith se había quedado con nosotros, mipadre lo había llevado a él a las lecciones y viajes a los que yo nunca había ido. Mihermana y yo habíamos estado furiosas. Siempre sospechamos que nuestro padre searrepentía de haber tenido solamente hijas y esa había sido la prueba. Pero no erancelos los que ahora hacían que mi sangre hirviera y mis dientes se apretaran. 3 3
  • 33. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesPor un momento, pensé, ¿Qué tal si le digo lo que sé? ¿Qué pensaría entonces de su chicodorado? Pero mirando a los ojos de mi padre, respondí mi propia pregunta: Nadie mecreería. Eso fue inmediatamente seguido por el recuerdo de otra voz y una niñaasustada, un rostro suplicante mirándome con sus ojos grandes y marrones: No lo digas,Sydney. Sin importar lo que hagas, no reveles lo que hizo Keith. No le digas a nadie. No podíatraicionarla de esa forma.Mi padre seguía esperando por una respuesta. Tragué y asentí.—Sí, señor.Él alzó sus cejas, claramente complacido y me dio una fuerte palmada en el hombro.Era lo más cercano a lo que había llegado en cuanto a verdadero afecto. Me encogí,ambos sorprendidos por cuán rígida estaba yo con frustración.—Bien. —Se movió hacia la puerta de la cocina y luego se detuvo para mirarme—. Talvez aún haya esperanza para ti. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 3 4
  • 34. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 3 Traducido por LizC Corregido por PaovaleraM anejar a Palm Springs fue una agonía. Estaba agotada por haber sido sacada de la cama, e incluso cuandoKeith se hizo cargo del volante, no pude conciliar el sueño. Tenía demasiadas cosas enmi mente: Zoe, mi reputación, la misión en la que estábamos... Mis pensamientosgiraban en círculos. Sólo quería arreglar todos los problemas en mi vida. La manera deconducir de Keith no hizo nada para que estuviera menos ansiosa.Estaba molesta también porque mi padre no me había dejado despedirme de mimadre. Había mencionado una y otra vez que debería dejar que durmiera, pero yosabía la verdad. Tenía miedo de que si ella hubiera sabido que me iba, hubiera tratadode detenernos. Ella había estado furiosa después de mi última misión: me había ido alotro lado del mundo por mi cuenta, sólo para regresar sin tener ni idea de lo que mifuturo aguardaba. Mi mamá había pensado que los alquimistas me habían utilizado yle había dicho a mi padre que también parecían haber terminado conmigo. No sé sirealmente podría haberse interpuesto en el camino de los planes de esta noche, pero noquería correr el riesgo en caso de que Zoe fuera enviada en mi lugar. Ciertamente no TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEhabía esperado una despedida cálida y confusa de él, pero se sentía raro irme en talescondiciones inestables con mi hermana y madre.Cuando llegó el amanecer, tornando brevemente el paisaje del desierto de Nevada enun mar resplandeciente de color rojo y cobre, me di por vencida completamente altratar de dormir y decidí simplemente seguir adelante con energía, me compré una tazade veinticuatro onzas de café en una estación de servicio y le aseguré a Keith que podíaconducir el resto del camino. De buena gana me cedió el volante, pero en lugar dedormir, compró café también y charló conmigo durante las horas restantes. Él seguíainsistiendo con su nueva actitud de somos amigos, casi haciéndome desear suanimosidad anterior. Estaba decidida a no darle ningún motivo para dudar de mí, asíque trabajé duro en sonreír y asentir adecuadamente. Era un poco difícil de hacer yaque constantemente apretaba mis dientes. 3 5
  • 35. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesParte de la conversación no fue tan mala. Podría soportar la charla sobre negocios, yteníamos un montón de detalles aún por trabajar. Me dijo todo lo que sabía acerca dela escuela, y digerí su descripción de mi futuro hogar. La Preparatoria Amberwood eraaparentemente un lugar prestigioso, y ociosamente me pregunté si tal vez podríatratarla como pretender ir a la universidad. Para los estándares de los alquimistas,sabía todo lo que necesitaba para mi trabajo, pero algo en mí siempre ardía por más ymás conocimiento. Tuve que aprender a contentarme con mi propia lectura einvestigación, pero aun así, la universidad —o incluso estar cerca de aquellos quesabían más y tenían algo que enseñarme— había sido una de mis fantasías desde hacemucho tiempo.Como una “estudiante de último año”, tendría privilegios para estar fuera del campus,y uno de nuestros primeros asuntos en el negocio —después de conseguir documentosde identidad falsos— era conseguirme un coche. Saber que no me quedaría atrapadaen el colegio hacía que las cosas fueran un poco más soportables, aunque era obvio quela mitad del entusiasmo de Keith por conseguirme mi propio medio de transporte erapara asegurarse de que podría asumir cualquier trabajo que viniera junto con la misión.Keith también me ilustró acerca de algo que no me había dado cuenta; peroprobablemente debería haberlo hecho.—Tú y esa chica Jill están inscritas como hermanas —dijo.—¿Qué? —Fue una demostración de mi autocontrol que mi dominio del coche nuncavacilara. Vivir con un vampiro era una cosa… ¿pero estar emparentada con uno?—.¿Por qué? —exigí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELo vi encogerse de hombros en mi periferia.—¿Por qué no? Esto explica por qué estarás cerca de ella tanto tiempo; y es una buenaexcusa para que puedan ser compañeras de cuarto. Normalmente, la escuela noempareja a estudiantes que son de diferentes edades, pero, bueno, tus “padres”prometieron una gran donación que les hizo cambiar su política estándar.Estaba tan aturdida que ni siquiera tuve mi habitual reacción visceral de darle unabofetada, cuando concluyó con su risa contenida satisfecho de sí mismo. Sabía queestaríamos viviendo juntas, ¿pero hermanas? Eso era... raro. No, no sólo eso. Eraextravagante. 3 6
  • 36. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Eso es una locura —dije al final, todavía demasiado conmocionada para llegar a unarespuesta más elocuente.—Es sólo en papel —dijo.Cierto. Pero algo en ser llamada una pariente de vampiro lanzaba todo mi control por elpiso. Yo me enorgullecía de la forma en que había aprendido a comportarme alrededorde los vampiros, pero parte de eso venía de la estricta creencia de que era unadesconocida, un socio de negocios inequívoco y remoto. Interpretar ser la hermana deJill destruía esas líneas. Traía una familiaridad para la que no estaba segura de estarpreparada.—Vivir con uno de ellos no debería ser tan difícil para ti —comentó Keith,tamborileando sus dedos contra la ventana de una manera que ponía mis nervios depunta. Algo acerca de la forma demasiado informal en la que hablaba me hizo pensarque me estaba guiando hacia una trampa—. Estás acostumbrada a ello.—Apenas —dije, escogiendo mis palabras con cuidado—. Estuve con ellos duranteuna semana como máximo. Y de hecho, la mayor parte de mi tiempo lo pasaba condhampirs.—Es lo mismo —respondió con desdén—. En todo caso, los dhampirs son peores. Sonabominaciones. No son humanos, pero tampoco vampiros por completo. Productos deuniones innaturales.No respondí de inmediato y en su lugar fingí estar profundamente interesada en lacarretera. Lo que decía era cierto, según la enseñanza Alquimista. Yo había crecido TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEcreyendo que las dos razas de vampiros, los Moroi y Strigoi, eran oscuras y malas.Necesitaban sangre para sobrevivir. ¿Qué tipo de persona bebía de otra? Erarepugnante, y sólo pensar en cómo pronto estaría transportando a un Moroi para sualimentación me hacía enfermar.Pero los dhampirs... eran un asunto más complicado. O por lo menos, lo eran para míahora. Los dhampirs eran mitad humanos y mitad vampiros, creados en un momentoen que las dos razas se habían mezclado libremente. A través de los siglos, losvampiros se habían alejado de los humanos, y ambas razas hoy en día estaban deacuerdo en que ese tipo de uniones eran un tabú. La raza dhampir ha persistido a pesarde todo, sin embargo, a pesar del hecho de que los dhampirs no podrían reproducirseentre sí. Podían hacerlo con los Moroi o los humanos, y un montón de Moroi sehabían dado a la tarea. 3 7
  • 37. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Cierto? —preguntó Keith.Me di cuenta que me estaba mirando, esperando a que estuviera de acuerdo con élsobre los dhampirs siendo abominaciones; o tal vez esperaba que no estuviera deacuerdo. De todos modos, había estado en silencio durante demasiado tiempo.—Cierto —dije. Reuní el estándar de la retórica alquimista—. De alguna manera, sonpeores que los Moroi. Su raza nunca debió existir.—Me asustaste por un segundo —dijo Keith. Yo estaba viendo la carretera pero teníala sospecha de que acababa de guiñarme un ojo—. Pensé que ibas a defenderlos.Debería haberlo sabido mejor antes de creer las historias sobre ti. Puedo entendertotalmente por qué que querías arriesgarte por la gloria; pero hombre, eso tiene quehaber sido duro, tratando de trabajar con uno de ellos.No podía explicar cómo una vez que hubieras pasado un poco de tiempo con RoseHathaway, era fácil olvidar que era una dhampir. Incluso físicamente, los dhampirs ylos humanos eran prácticamente indistinguibles. Rose estaba tan llena de vida y depasión que a veces parecía más humana que yo. Rose, sin duda, no habría aceptadomansamente este trabajo con una sonrisa tonta y un, “Sí, señor”. Como yo.Rose ni siquiera había aceptado estar encerrada en la cárcel, con el peso del gobiernoMoroi en su contra. El chantaje de Abe Mazur había sido un catalizador que meimpulsó a ayudarla, pero nunca había creído tampoco que Rose hubiera cometido elasesinato del que se le había acusado. Eso sin duda, junto con nuestra frágil amistad,me había llevado a romper las reglas alquimistas para ayudar a Rose y a su novio TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEdhampir, el formidable Dimitri Belikov, a eludir las autoridades. A lo largo de todo,había visto a Rose con una especie de asombro mientras luchaba con el mundo. Nopodía envidiar a alguien que no fuera humano, pero ciertamente podría envidiar sufuerza… y la negativa a dar marcha atrás, sin importar qué.Pero de nuevo, difícilmente podía decirle algo de eso a Keith. Y todavía no creía ni porun instante, que a pesar de su acto amigable, de pronto estuviera bien conmigo porsacarlo a relucir.Di un pequeño encogimiento.—Me pareció que valía la pena el riesgo. 3 8
  • 38. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Bueno —dijo, al ver que no iba a ofrecer algo más—. La próxima vez que decidas irde bribona con los vampiros y dhampirs, consigue refuerzos para que así no te metasen tantos problemas.Me mofé.—No tengo intención de andar de bribona de nuevo. —Eso, al menos, era la verdad.Llegamos a Palm Springs en la tarde y nos pusimos a trabajar inmediatamente ennuestras asignaciones. Me moría de ganas de dormir en ese momento, y hasta Keith—a pesar de su locuacidad— se veía un poco arrastrado a su límite. Pero habíamosrecibido la noticia de que Jill y su séquito llegarían mañana, dejando muy poco tiempopara poner los detalles restantes en su lugar.Una visita a la Preparatoria Amberwood reveló que mi “familia” se estabaexpandiendo. Al parecer, el dhampir que venía con Jill estaba inscrito también yestaría interpretando a nuestro hermano. Keith también iba a ser nuestro hermano.Cuando le pregunté sobre eso, explicó que necesitábamos a alguien local para queactuara como nuestro tutor legal en caso de que Jill o cualquiera de nosotrostuviéramos que ser retirados de la escuela o nos concibieran algún privilegio. Dado quenuestros padres ficticios vivían fuera del estado, obtener resultados de él sería másrápido. No podía culpar a la lógica, aun cuando encontraba estar relacionada con élmás repulsivo que tener a un dhampir o un vampiro en la familia. Y eso era decirmucho.Más tarde, una licencia de conducir de un acreditado fabricante de identificacionesfalsas declaraba que ahora era Sidney Katherine Melrose, de Dakota del Sur. Elegimos TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEDakota del Sur, porque nos dimos cuenta de que las personas del lugar no veíandemasiadas licencias de ese estado y no serían capaces de detectar algún defecto enella. No es que esperara que lo hicieran. Los alquimistas no se asocian con personasque hacen trabajos de segunda categoría. También me gustaba la imagen del MonteRushmore en la licencia. Era uno de los pocos lugares en los Estados Unidos en el quenunca había estado.El día concluyó con lo que yo más había estado esperando: un viaje a un concesionariode automóviles. Keith y yo hicimos casi tanto regateo entre nosotros como lo hicimoscon el vendedor. Había sido educada para ser práctica y mantener mis emociones bajocontrol, pero amaba los coches. Ese era uno de los pocos legados que había heredadode mi madre. Ella era una mecánica, y algunos de mis mejores recuerdos de la infanciaeran de estar trabajando en el garaje con ella. 3 9
  • 39. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSobre todo tenía una debilidad por los coches deportivos y coches de época, del tipocon grandes motores que sabía que eran malos para el medio ambiente, pero queamaba culpablemente de todos modos. Sin embargo, esos estaban fuera de cuestiónpara este trabajo. Keith argumentó que necesitaba algo con lo que pudiera llevar a todoel mundo, así como también cualquier carga y que no atrajera mucho la atención. Unavez más, reconocí su razonamiento como una buena pequeña alquimista.—Pero no veo por qué tiene que ser una camioneta —le dije.Nuestra compra nos había llevado hasta un nuevo Subaru Outback que reunía lamayor parte de sus requerimientos. Mi instinto sobre coches me dijo que el Subaruharía lo que necesitaba. Que manejaría bien y tenía un motor decente, para lo queimporta. Y sin embargo...—Me siento como una madre de fútbol1 —le dije—. Soy demasiado joven para eso.—Las madres de fútbol manejan furgonetas —me dijo Keith—. Y no hay nada malocon el fútbol.Fruncí el ceño.—¿Siquiera tiene que ser marrón?Lo sería, a menos que quisiera un auto usado. Por mucho que me hubiera gustado algoazul o rojo, la novedad tomó prevalencia. A mi naturaleza exigente no le gustaba laidea de conducir el coche de “otra persona”. Quería que fuera mío... brillante, nuevo y TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSElimpio. Por lo tanto, hicimos el acuerdo, y yo, Sydney Melrose, me convertí en laorgullosa propietaria de una camioneta marrón. Le llamé Latte, esperando que miamor por el café pronto se trasladara al coche.Una vez que nuestras diligencias estuvieron hechas, Keith me dejó en su apartamentoen el centro de Palm Springs. Se ofreció para que me quedara allí también, pero lohabía rechazado cortésmente y conseguido una habitación de hotel, agradecida por losprofundos bolsillos de los alquimistas. Sinceramente, hubiera pagado con mi propiodinero para salvarme de dormir bajo el mismo techo que Keith Darnell.1 Madre del Fútbol: Término referido a aquellas mujeres de clase media-alta que viven en los suburbiosy que emplean gran parte de su tiempo en llevar a sus hijos en edad escolar a sus actividades deportivas. 4 0
  • 40. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesPedí una cena ligera en mi habitación, disfrutando del tiempo a solas después de todasesas horas en el coche con Keith. Luego me cambié a mi pijama y decidí llamar a mimadre. A pesar de que estaba contenta de estar libre de la desaprobación de mi padrepor un tiempo, echaría de menos tenerla a mí alrededor.—Esos son buenos coches —me dijo después de que comenzara la llamadaexplicándole mi viaje a la concesionaria. Mi madre siempre había sido un espíritulibre, lo que era una pareja poco probable para alguien como mi padre. Mientras que élme estaba enseñando ecuaciones químicas, ella me enseñaba a cambiar yo misma elaceite. Los alquimistas no tenían que casarse con otros alquimistas, pero estabadesconcertada por esa fuerza desconocida que había arrastrado a mis padres juntos.Tal vez mi padre había sido menos tenso cuando era más joven.—Supongo —dije, sabiendo que sonaba triste. Mi madre era una de las pocas personascon las que podía ser cualquier cosa menos que perfecta o contenta en todo. Era unagran defensora de dejar que tus sentimientos afloren—. Creo que estoy molesta porqueno tuve mucho que decir en esto.—¿Molesta? Estoy furiosa de que él ni siquiera hablara conmigo al respecto—resopló—. ¡No puedo creer que te haya contrabandeado de esa manera! Tú eres mihija, no una mercancía que simplemente pueden mover por ahí. —Por un momento,mi madre me recordó extrañamente a Rose; ambas poseían esa tendencia firme dedecir lo que estaba en sus mentes. Esa habilidad parecía extraña y exótica para mí,pero a veces, cuando pensaba en mi propia naturaleza cuidadosamente controlada yreservada, me preguntaba si tal vez yo era la rara.—Él no sabía todos los detalles —dije, automáticamente defendiéndolo. Con el TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtemperamento de mi padre, si mis padres estaban enojados entre sí, entonces la vida enel hogar sería desagradable para Zoe... por no hablar de mi madre. Mejor era asegurarla paz—. No le habían dicho todo.—Los odio a veces. —Hubo un gruñido en la voz de mi madre—. A veces lo odio a éltambién.No estaba segura de qué decir a eso. Me molesta mi padre, claro, pero él seguía siendomi padre. Muchas de las decisiones difíciles que había hecho fueron a causa de losalquimistas, y yo sabía que sin importar cuán sofocada me sintiera a veces, el trabajode los alquimistas era importante. Los humanos tenían que ser protegidos de laexistencia de los vampiros. El saber que los vampiros existían crearía pánico. Peor aún,podría conducir a algunos humanos de voluntad débil a convertirse en esclavos de los 4 1
  • 41. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesStrigoi a cambio de la inmortalidad y la corrupción eventual de sus almas. Ocurría conmás frecuencia de lo que nos gustaba admitir.—Está bien madre —le dije con dulzura—. Estoy bien. Ya no estoy en problemas, eincluso estoy en los Estados Unidos. —En realidad, no estaba segura de si es que laparte de los “problemas” era verdad, pero creo que lo último la calmaría. Stanton mehabía dicho que mantuviera nuestra posición en Palm Springs en secreto, perodiciéndole que estábamos en el interior no afectaría demasiado y podría hacerle pensara mi madre que tenía un trabajo fácil por delante, más de lo que probablemente era.Ella y yo hablamos un poco más antes de colgar, y me dijo que había oído de mihermana Carly. Todo estaba bien con ella en la universidad, lo que era un alivio deescuchar. Quería saber desesperadamente sobre Zoe, así como también me resistía apedir hablar con ella. Tenía miedo de que si ella se pusiera al teléfono, descubriría quetodavía estaba enojada conmigo. O, peor aún, que no me hablara en absoluto.Me fui a la cama sintiéndome melancólica, deseando poder derramarle todos mismiedos e inseguridades a mi madre. ¿No era eso lo que las madres e hijas normaleshacían? Sabía que ella le hubiera dado la bienvenida. Yo era la que tenía problemascon dejarme ir, estaba demasiado envuelta en los secretos de los alquimistas como paraser una adolescente normal.Después de un largo sueño, y con el sol de la mañana entrando por mi ventana, mesentí un poco mejor. Tenía un trabajo que hacer, y teniendo un propósito dejé de sentirlástima por mí misma. Recordé que estaba haciendo esto por Zoe, por los Moroi y loshumanos por igual. Me permití centrarme y empujar a un lado mis inseguridades… almenos, por ahora. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSERecogí a Keith alrededor del mediodía y nos conduje fuera de la ciudad paraencontrarnos con Jill y el Moroi recluido que nos estaría ayudando. Keith tenía muchoque decir sobre el sujeto, cuyo nombre era Clarence Donahue. Clarence había vividoen Palm Springs durante tres años, desde la muerte de su sobrina en Los Ángeles, loque al parecer había tenido un buen efecto traumático en el hombre. Keith lo habíavisto un par de veces en trabajos anteriores y seguía haciendo chistes sobre el tenuecontrol que Clarence tenía de su cordura.—Es unas pintas menos que un banco de sangre, ¿sabes? —dijo Keith, riéndose entredientes de él mismo. Apuesto a que había estado esperando días para utilizar esa línea. 4 2
  • 42. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesLos chistes eran de mal gusto —y estúpidos para comenzar— pero a medida que nosacercamos más y más a la casa de Clarence, Keith llegó a estar muy callado y nervioso.Se me ocurrió algo.—¿Cuántos Moroi has conocido? —pregunté mientras salíamos del camino principal ygirábamos a un camino largo y tortuoso. La casa parecía sacada de una película gótica,cuadrada y hecha de ladrillos grises que estaban completamente en desacuerdo con lamayoría de la arquitectura de Palm Springs que habíamos vislumbrado. El únicorecuerdo de que estábamos en el sur de California eran las palmeras en todas partesalrededor de la casa. Era una yuxtaposición extraña.—Suficientes —dijo Keith evasivamente—. Puedo soportar estar cerca de ellos.La confianza en su tono sonaba forzada. Me di cuenta de que a pesar de su descarosobre este trabajo, sus comentarios sobre las razas de los Moroi y dhampir, y su juiciosobre mis acciones, Keith estaba realmente muy, muy incómodo con la idea de estarcerca de los no-humanos. Era comprensible. La mayoría de los alquimistas lo estaban.Una gran parte de nuestro trabajo ni siquiera implicaba la interacción con el mundovampírico… era el mundo de los humanos el que necesitaba atenderse. Había registrosque tenían que ser cubiertos, testigos sobornados. La mayoría de los alquimistas teníanmuy poco contacto con nuestros objetivos, lo que significaba que la mayoría delconocimiento de los alquimistas venía de las historias y las enseñanzas transmitidas através de las familias. Keith había dicho que había conocido a Clarence pero no hizomención de pasar tiempo con otros Moroi o dhampirs, y desde luego no con un grupo,como estábamos a punto de enfrentar.No estaba más entusiasmada de pasar el tiempo alrededor de vampiros que él, pero me TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEdi cuenta de que no me asustaban tanto como alguna vez lo hubiera hecho. Rose y suscompañeros me habían convertido en una chica dura. Incluso había estado en la CorteReal Moroi, un lugar que pocos alquimistas habían visitado alguna vez. Si me habíaalejado del corazón de su civilización intacta, estaba segura de que podía manejarcualquier cosa que estuviera dentro de esta casa. Es cierto que hubiera sido un pocomás fácil si la casa de Clarence no se pareciera tanto a una casa embrujadaespeluznante de una película de terror.Caminamos hasta la puerta, presentando un frente unido en nuestro atuendo elegante,y formal alquimista. Sean cuales sean sus defectos, Keith era aseado también. Vestíapantalones de color caqui con una camisa de botones blanca y una corbata azul marinode seda. La camisa tenía mangas cortas, aunque dudaba de que estuviera ayudandomucho con el calor. Estábamos a principios de septiembre, y la temperatura se había 4 3
  • 43. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesestado elevando a los noventa cuando salí de mi hotel. Estaba igual de acalorada enuna falda marrón, medias, y una blusa de mangas abombadas salpicada con flores decolor canela.Tardíamente, me di cuenta de que en cierto modo hacíamos juego.Keith alzó la mano para llamar a la puerta, pero se abrió antes de que pudiera haceralgo. Me estremecí, un poco nerviosa a pesar de las garantías que me había estadodando.El chico que abrió la puerta parecía tan sorprendido como nosotros de vernos. Sosteníaun paquete de cigarrillos en una mano como si estuviera dirigiéndose a fumar afuera.Hizo una pausa y nos echó un vistazo.—Así que. ¿Están aquí para convertirme o venderme revestimiento?El encantador comentario fue suficiente como para ayudarme a sacudir mi ansiedad.El que hablaba era un chico Moroi, un poco mayor que yo, con el cabello marrónoscuro que había sido sin duda cuidadosamente labrado para lucir desarreglado. Adiferencia de los intentos ridículamente excesivos con gel de Keith, este chico lo habíaacomodado de una manera que se veía bien. Al igual que todos los Moroi, era pálido ytenía una alta, y delgada contextura. Unos ojos verdes esmeralda nos estudiaban apartir de una cara que podría haber sido esculpida por uno de los artistas clásicos quetanto admiraba. Sorprendida, rechacé la comparación tan pronto como apareció en micabeza. Este era un vampiro, después de todo. Era ridículo admirarlo en la forma enque haría con un sujeto humano guapo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sr. Ivashkov —dije educadamente—. Es bueno verlo de nuevo.Frunció el ceño y me estudió a partir de su altura superior.—Yo te conozco. ¿Cómo te conozco?—Nos... —iba a decir “conocimos” pero me di cuenta de que eso no era del todocierto ya que no habíamos sido presentados oficialmente la última vez que lo habíavisto. Él simplemente había estado presente cuando Stanton y yo habíamos sidollevadas a la Corte Moroi para ser interrogadas—. Nos encontramos el mes pasado. Entu Corte.El reconocimiento iluminó sus ojos. 4 4
  • 44. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Cierto. La alquimista. —Él pensó por un momento y luego me sorprendió cuandosacó a relucir mi nombre. Con todo lo demás que había sucedido cuando estaba en laCorte Moroi, no había esperado hacer una impresión—. Sydney Sage.Yo asentí, tratando de no verme aturdida ante el reconocimiento. Entonces me dicuenta que Keith se había congelado a mi lado. Él había afirmado que podría“soportar” estar cerca de los Moroi, pero al parecer, eso significaba verse boca abiertoy sin decir una palabra. Manteniendo una sonrisa agradable, dije:—Keith, este es Adrian Ivashkov. Adrian, este es mi colega, Keith Darnell.Adrián le tendió la mano, pero Keith no la apretó. Ya sea porque Keith todavía estabaconmocionado o porque simplemente no quería tocar a un vampiro, no podía decirlo.A Adrian no pareció importarle, dejó caer su mano y sacó un encendedor, dando unpaso por delante de nosotros mientras lo hacía. Asintió hacia la puerta.—Ellos están esperando por ustedes. Entren. —Adrian se acercó al oído de Keith yhabló con una voz siniestra—. Si. Te. Atreves. —Empujó el hombro de Keith y le dioun “Muahahaha” del tipo de risa monstruosa.Keith saltó casi tres metros en el aire. Adrián se rió entre dientes y se encaminó haciaun sendero del jardín, encendiendo su cigarrillo mientras caminaba. Miré detrás de él;pensando que había sido un poco gracioso; y le di un codazo a Keith hacia la puerta.—Vamos —dije. La frescura del aire acondicionado rozó contra mí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESin nada más, Keith parecía haber vuelto a la vida.—¿Qué fue eso? —exigió a medida que entrábamos en la casa—. ¡Casi me atacó!Cerré la puerta.—Se trataba de ti viéndote como un idiota. Y él no te hizo nada. ¿Podrías haberactuado de forma más miedosa? Ellos saben que no nos gustan, y tú parecía queestabas dispuesto a salir corriendo.Es cierto, me gustaba en parte ver a Keith tomado por sorpresa, pero la solidaridadhumana no dejaba dudas acerca de qué lado estaba. 4 5
  • 45. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No lo hice —argumentó Keith, a pesar de que estaba avergonzado, obviamente.Caminamos por un pasillo largo con pisos de madera oscura y adornos que parecíanabsorber toda la luz—. Dios, ¿qué está mal con estas personas? Ah, ya sé. Ellos no sonpersonas.—Silencio —dije, un poco sorprendida por la vehemencia de su voz—. Están justo allídentro. ¿No los escuchas?Pesadas puertas francesas nos recibían en el final del pasillo. El vidrio era esmerilado ymate, ocultando lo que había dentro, pero aún se podía oír un murmullo de voces.Llamé a la puerta y esperé hasta que una voz nos dijo que entráramos. El enojo en elrostro de Keith se desvaneció mientras que ambos intercambiamos breves miradas,compadeciéndonos. Esto era. El comienzo.Pasamos a través de las puertas.Cuando vi quién estaba dentro, tuve que evitar que mi mandíbula cayera como la deKeith había hecho antes.Por un momento, no pude respirar. Me había burlado de Keith por tener miedo entorno a los vampiros y dhampirs, pero ahora, cara a cara con un grupo de ellos, derepente me sentía atrapada. Las paredes amenazaban con cerrarse sobre mí, y todo enlo que podía pensar era en los colmillos y la sangre. Mi mundo se tambaleó… y nosólo por el tamaño del grupo.Abe Mazur estaba aquí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSERespira, Sidney. Respira, me dije. Sin embargo, no era fácil hacerlo. Abe representabamil miedos para mí, mil enredos en los que me había metido.Poco a poco, mi entorno se cristalizó, y recuperé el control. Abe no era el único aquí,después de todo, y me obligué a centrarme en los demás y hacer caso omiso de él.Tres personas estaban sentadas en la sala con él, dos de los cuales reconocí. Eldesconocido, un Moroi anciano con poco cabello y un gran bigote blanco, tenía queser nuestro anfitrión, Clarence.—¡Sydney! —Esa era Jill Mastrano, sus ojos iluminados con deleite. Me agradaba Jill,pero no había pensado que hubiera hecho lo suficiente de una impresión en la chicacomo para justificar tal bienvenida. Jill casi parecía como si pudiera correr y 4 6
  • 46. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesabrazarme, y rogué porque no lo hiciera. No necesitaba que Keith viera eso. Másimportante aún, no necesitaba que Keith informara acerca de eso.Al lado de Jill estaba un dhampir, que conocía de la misma manera que conocía aAdrian... es decir, que lo había visto pero nunca había sido presentada. Eddie Castiletambién estuvo presente cuando fui interrogada en la Corte Real y, si mi memoria nofallaba, había estado en algún problema por su propia cuenta. Para todos los efectos ypropósitos, parecía humano, con un cuerpo atlético y un rostro que había pasadomucho tiempo en el sol. Su cabello era de un marrón arenoso, y sus ojos color avellaname miraban y a Keith en una manera amistosa... pero cuidadosa. Así es como era conlos guardianes. Siempre estaban en alerta, siempre atentos por la próxima amenaza.En cierto modo, me pareció reconfortante.Mi estudio de la sala de pronto regresó a Abe, quien había estado observando y parecíadivertido por mi evasión obvia de él. Una sonrisa maliciosa se esparció por sus rasgos.—¿Por qué, Señorita Sage… —dijo lentamente—… no viene a saludarme? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 4 7
  • 47. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 4 Traducido por Niii Corregido por V!an*A be tenía el tipo de apariencia que podía dejar a alguien sin habla, incluso si no supieran nada sobre él.Inconsciente del calor del exterior, el hombre Moroi estaba vestido en un trajecompleto y corbata. El traje era blanco, por lo menos, pero aun así se veía como sifuera caluroso. Su camisa y corbata eran púrpuras, al igual que la rosa metida en subolsillo. Oro brillaba en sus orejas y garganta. Él era oriundo de Turquía y tenía máscolor que la mayoría de los Moroi aunque seguía siendo más pálido que los humanoscomo Keith y yo. La tez de Abe me recordaba en realidad a una persona bronceadaque había estado enferma durante un tiempo.—Hola —dije rígidamente.Su pequeña sonrisa se transformó en una sonrisa en toda regla.—Es tan agradable verte otra vez.—Siempre es un placer. —Mi mentira sonó robótica, pero, agradecidamente, eso era TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEmejor que sonar asustada.—No, no —dijo él—. El placer es todo mío.—Si usted lo dice —dije. Esto lo divirtió incluso más.Keith se había congelado otra vez, así que dirigí hacia el anciano Moroi y extendí mimano hacia él para que al menos pareciera que uno de nosotros tenía buenos modales.—¿Es usted el Sr. Donahue? Soy Sydney Sage.Clarence sonrió y estrechó mi mano en la suya arrugada. No me encogí, a pesar de quela urgencia estaba ahí. A deferencia de la mayoría de los Moroi que había conocido, él 4 8
  • 48. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesno ocultaba sus colmillos cuando sonreía, lo que casi hizo caer mi fachada. Otrorecordatorio de que sin importar cuán humanos parecieran ellos a veces, todavía eranvampiros.—Estoy tan feliz de conocerte —dijo él—. He oído cosas maravillosas sobre ti.—¿Oh? —pregunté, arqueando una ceja y preguntándome quién habría estadohablando sobre mí.Clarence asintió enfáticamente.—Eres bienvenida en mi casa. Es encantador tener tanta compañía.Las presentaciones fueron hechas para todos los demás. Eddie y Jill fueron un pocoreservados, pero ambos amistosos. Keith no sacudió ninguna mano, pero al menosdejó de actuar como un idiota baboso. Tomó una silla cuando le fue ofrecida yadquirió una expresión arrogante, que probablemente se suponía debiera demostrarconfianza. Esperaba que él no nos avergonzara.—Lo siento —dijo Abe, inclinándose hacia adelante. Sus ojos oscuros brillaban—.¿Dijiste que tu nombre era Keith Darnell?—Sí —dijo Keith. Estudió a Abe con curiosidad, sin duda recordando la conversaciónde los Alquimistas allá en Salt Lake City. A pesar del Keith brabucón que estabaintentado interpretar, pude ver una grieta de incomodidad. Abe tenía ese efecto—.¿Por qué? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Por ningún motivo —dijo Abe. Sus ojos destellaron hacia mí y luego hacia Keith—.Sólo suena familiar, eso es todo.—Mi padre es un hombre muy importante entre los alquimistas —dijo Keithpretenciosamente. Se había relajado un poco, probablemente pensando que lashistorias sobre Abe estaban sobrevaloradas. Tonto—. Indudablemente habrá oído deél.—Indudablemente —dijo Abe—. Estoy seguro de que es eso. —Habló tan casualmenteque nadie sospecharía que no estaba diciendo la verdad. Sólo yo sabía la verdaderarazón por la que Abe sabía quién era Keith, pero ciertamente no quería que eso fuerarevelado. Tampoco quería a Abe dejando caer más pistas, lo que sospechaba estabahaciendo sólo para irritarme. 4 9
  • 49. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesIntenté cambiar de tema… y obtener algunas respuestas para mí misma.—No era consciente de que usted se nos uniría, Sr. Manzur. —La dulzura en mi vozigualando la suya.—Por favor —dijo él—. Sabes que puedes llamarme Abe. Y no me quedaré,desafortunadamente. Simplemente vine hasta aquí para asegurarme que este grupollegara a salvo… y para conocer a Clarence en persona.—Eso es muy amable de su parte —dije secamente, sinceramente dudando que losmotivos de Abe fueran tan simples como esos. Si había aprendido algo, es que lascosas nunca eran simples cuando Abe Manzur estaba involucrado. Él era de la clasemanipuladora. No sólo quería observar las cosas, también quería controlarlas.Sonrió confiadamente.—Bueno, siempre estoy intentando ayudar a aquellos en necesidad.—Sí —dijo repentinamente una nueva voz—. Eso es exactamente lo que se me viene ala mente cuando pienso en ti, viejo.No había pensado en nadie que pudiera sorprenderme más que Abe, pero estabaequivocada.—¿Rose? —El nombre salió como una pregunta de mis labios, aunque no había dudade quién era esta nueva persona que había llegado. Sólo había una Rose Hathaway, TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEdespués de todo.—Hola, Sydney —dijo ella, dándome una pequeña, sonrisa torcida mientras entraba ala habitación. Sus brillantes ojos oscuros eran amistosos, pero también evaluaban todoen la habitación, de manera muy parecida a los de Eddie. Era una cosa de guardianes.Rose era casi de mi altura y vestía de manera muy casual en unos vaqueros y unacamiseta de tirantes roja. Pero, como siempre, había algo exótico y peligroso sobre subelleza que la hacía resaltar de todo el resto. Era como una flor tropical en esta oscura,y abarrotada habitación. Una que podría matarte. Nunca había visto a su madre, peroera fácil deducir que parte de su apariencia provenía de la influencia Turca de Abe,como su largo cabello café oscuro. En la luz tenue, ese cabello parecía casi negro. Susojos se posaron en Keith, y asintió educadamente—. Hola, otro alquimista. 5 0
  • 50. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesKeith la miró con sus ojos completamente abiertos, pero si esa era una reacción a quenosotros éramos superados en número o simplemente una respuesta a la naturalezaextraordinaria de Rose, no podría decirlo.—So-Soy Keith —tartamudeó él finalmente.—Rose Hathaway —le respondió ella. Sus ojos se abrieron incluso más al reconocer elnombre. Ella avanzó dando zancadas a través de la habitación, en dirección aClarence, y noté que la mitad de su atracción radicaba en la forma en que dominabasus alrededores. Su expresión se suavizó mientras se acercaba al hombre mayor—.Revisé el perímetro de la casa como pidió. Es casi tan segura como puede llegar aserlo, aunque la cerradura de su puerta trasera probablemente debería ser reemplazada.—¿Estás segura? —preguntó Clarence con incredulidad—. Es casi nueva.—Tal vez lo era cuando la casa fue construida —pronunció una nueva voz. Mirandohacia la puerta, me di cuenta de que alguien más había estado con Rose cuando llegó,pero había estado demasiado sorprendida para notarlo. Otra vez, esa era una cosa deRose. Siempre atraía toda la atención—. Ha estado oxidada desde que nos mudamosaquí.Este recién llegado era un Moroi, lo que me empujó al borde otra vez. Eso establecía elcontador en cuatro Moroi y dos dhampir. Estaba intentando con todas mis fuerzas noadoptar la actitud de Keith —especialmente dado que ya conocía a algunas de laspersonas de aquí— pero era difícil sacudirme esa abrumadora sensación de “Nosotros”y “Ellos”. Los Moroi envejecían igual que los humanos, y como conjetura, pensabaque este chico nuevo estaba cercano a mi edad, como mucho a la de Keith. Tenía TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEfacciones agradables, supuse, con cabello negro rizado y ojos grises. La sonrisa queofrecía parecía sincera, a pesar de que había una pequeña sensación de incomodidaden la forma en que se mantenía de pie. Su mirada estaba fija en Keith y en mí,intrigada, y me pregunté si tal vez él no pasaba un montón de tiempo con loshumanos. La mayoría de los Moroi no lo hacían, a pesar de que no compartían losmismos miedos sobre nuestra raza que nosotros teníamos sobre la suya. Pero porsupuesto, nosotros no los utilizábamos como comida.—Soy Lee Donahue —dijo, extendiendo su mano. Una vez más, Keith no la tomó,pero yo sí lo hice y nos presenté.Lee miró una y otra vez entre Keith y yo, con su cara llena de asombro. 5 1
  • 51. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Alquimistas, verdad? Nunca había conocido a uno de ustedes. Los tatuajes quetienen son hermosos —dijo, observando el lirio dorado en mi mejilla—, he oído sobrelo que pueden hacer.—¿Donahue? —preguntó Keith. Deslizó su mirada entre Keith y Clarence—. ¿Ustedesson parientes?Lee le dio una mirada indulgente a Clarence.—Padre e hijo.Keith frunció el ceño.—Pero tú no vives aquí, ¿verdad? —Estaba sorprendida de que esta, de todas las cosas,lo sacara de su ensimismamiento. Tal vez no le gustaba la idea de que estaintervención fuera defectuosa. Era un alquimista de Palm Springs, después de todo, yél creía que Clarence era el único Moroi en el área.—No regularmente, no —dijo Lee—. Voy a la universidad en LA, pero mi horario essólo de medio tiempo este semestre. Así que quiero intentar pasar más tiempo con mipapá.Abe miró a Rose.—¿Viste eso? —dijo—. Ahora, eso sí que es devoción. —Ella le puso los ojos enblanco. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEKeith parecía tener más preguntas sobre el tema, pero la mente de Clarence todavíaestaba en la conversación anterior.—Podría jurar que hice reemplazar esa cerradura.—Bueno, yo puedo reemplazarla para ti pronto si lo quieres —dijo Lee—. No puedeser tan difícil.—Pienso que está bien. —Clarence se puso de pie con dificultad—. Iré a darle unvistazo.Lee se apresuró a su lado y nos disparó una mirada de disculpa. 5 2
  • 52. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Tiene que ser justo ahora? —Cuando pareció que sí debía serlo, Lee dijo—: Irécontigo. —Tuve la impresión de que Clarence frecuentemente seguía sus caprichos, yque Lee estaba acostumbrado a ello.Utilicé la ausencia de los Donahue para obtener algunas de las respuestas que estabamuriendo por saber. Me giré hacia Jill.—¿No tuviste ningún problema para llegar aquí, verdad? No más, um, ¿incidentes?—Nos encontramos con un par de disidentes antes de dejar la corte —dijo Rose, unanota peligrosa en su voz—. Nada que no pudiéramos manejar. El resto pasó sinincidentes.—Y va a continuar de esa manera —dijo Eddie como si fuera un hecho. Cruzó losbrazos sobre su pecho—. Al menos si yo tengo algo que ver al respecto.Los miré a ambos, intrigada.—Se me dijo que nos acompañaría un dhampir… ¿decidieron enviar dos?—Rose se invitó sola —dijo Abe—. Sólo para asegurarse que el resto de nosotros nopasara por alto nada. Eddie será quien los acompañará a Amberwood.Rose frunció el ceño.—Yo debería ser quien se quedara. Yo debería ser la compañera de habitación de Jill.Sin ofender, Sydney. Te necesitamos para el papeleo, pero yo soy quien pateará el TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtrasero de quien sea que le dé problemas a Jill.Ciertamente no iba a discutir contra eso.—No —dijo Jill, con intensidad sorprendente. Ella había estado en silencio y vacilantela última vez que la había visto, pero sus ojos se volvieron más feroces ante elpensamiento de ser una carga para Rose—. Tú necesitas permanecer con Lissa ymantenerla a salvo. Tengo a Eddie, y además, nadie sabe que estoy aquí. Nada más vaa ocurrir.La mirada en los ojos de Rose decía que estaba escéptica. También sospechaba queella no creía realmente que alguien pudiera proteger a Vasilisa o a Jill tan bien comoella. Eso era algo que decir, considerando que la joven reina estaba rodeada de 5 3
  • 53. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesguardaespaldas. Pero ni siquiera Rose podía estar en todos los lugares al mismotiempo, y tenía que escoger. Sus palabras me hicieron regresar mi atención hacia Jill.—¿Qué fue lo que pasó? —pregunté—. ¿Te hirieron? Oímos historias sobre un ataquepero nada fue confirmado.Hubo una pesada pausa en la habitación. Todos con excepción de Keith y yo parecíanincómodos. Bueno, nosotros estábamos incómodos… pero por otras razones.—Estoy bien —dijo finalmente Jill, luego de una mirada afilada de parte de Rose—.Hubo un ataque, sí, pero ninguno de nosotros fue herido. Quiero decir, no seriamente.Estábamos en medio de una cena real cuando fuimos atacados por unos Moroi… másbien, unos Moroi asesinos. Ellos lo hicieron parecer como si estuvieran yendo porLis… por la reina, pero en su lugar vinieron a por mí. —Ella dudó y bajó los ojos,dejando que su largo, cabello café rizado cayera hacia adelante—. Fui resguardada, sinembargo, y los guardianes los redujeron. —Había una energía nerviosa en Jill querecordaba de antes. Era adorable y la hacía parecer mucho más como la tímidaadolescente que era.—Pero no creemos que se hayan retirado del todo, que es por lo que debemosmantenernos alejados de la Corte —explicó Eddie. Incluso mientras dirigía suspalabras a Keith y a mí, irradiaba protección hacia Jill, retando a cualquiera a desafiara la chica que estaba a su cargo para mantenerla segura—. No sabemos en cuáles denuestras propias clasificaciones están los traidores. Así que, hasta entonces, aquí esdonde todos estamos.—Ojalá no por demasiado tiempo —dijo Keith. Le di una mirada de advertencia, y él TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpareció notar que su comentario podía ser percibido de manera brusca—. Quiero decir,este lugar no puede ser tan divertido para todos ustedes chicos, con lo del sol y todoeso.—Es seguro —dijo Eddie—. Eso es lo que importa.Clarence y Lee regresaron, y no hubo más comentarios de la seguridad de Jill o elataque. Hasta donde padre e hijo sabían, Jill, Eddie y Adrian simplemente habíanenfadado a un importante Moroi de la realeza y estaban exiliados aquí. Los doshombres Moroi no sabían quién era Jill en realidad y creían que los alquimistasestaban aquí para ayudarla por la influencia de Abe. Era una red de mentiras, pero unanecesaria. Incluso si Clarence estaba en un exilio autoimpuesto, no podíamos 5 4
  • 54. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesarriesgarnos a que él —o ahora Lee— accidentalmente dejaran saber a forasteros quela hermana de la reina estaba escondida allí.Eddie dirigió su mirada hacia el anciano Moroi.—Usted dijo que jamás había oído de algún Strigoi estando por los alrededores,¿verdad?Los ojos de Clarence se desenfocaron por un momento mientras sus pensamientos sevolvían introspectivos.—No… pero hay cosas peores que un Strigoi…Lee gimió.—Papá por favor. Eso no.Rose y Eddie estuvieron sobre sus pies en un instante, y fue todo un logro que nosacaran sus armas.—¿De qué está hablando? —demandó Rose.—¿Qué otros peligros hay aquí? —preguntó Eddie, su voz dura como el acero.Lee realmente se sonrojó.—De nada… por favor. Es una alucinación, eso es todo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Alucinación? —preguntó Clarence, estrechando sus ojos hacia su hijo—. ¿Fueasesinada tu prima por una alucinación? ¿Es el hecho de que esos acomodados de laCorte dejaran el crimen contra Tamara pasar sin un castigo una alucinación?Mi menté vagó de regreso a la conversación que había tenido con Keith en el coche.Le di a Clarence lo que esperaba fuera una mirada tranquilizadora.—¿Tamara era su sobrina, verdad? ¿Qué fue lo que le ocurrió a ella, señor?—Fue asesinada —dijo él. Hubo una pausa dramática—. Por cazadores de vampiros.—Lo siento, ¿por quienes? 5 5
  • 55. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Cazadores de vampiros —repitió Clarence. Todos en la habitación parecían tansorprendidos como yo me sentía, lo que era un pequeño alivio. Incluso algo de lafiereza de Rose y Eddie disminuyó—. Oh, no encontrarán eso en ninguna parte… nisiquiera en sus registros. Estábamos viviendo en Los Ángeles cuando ellos lacapturaron. Lo reporté a los guardianes, exigí que cazaran a los culpables. ¿Saben loque ellos dijeron? —Miró a cada persona de una en una—. ¿Lo saben?—No —dijo Jill dócilmente—. ¿Qué dijeron? —Lee suspiró y pareció miserable.Clarence bufó.—Dijeron que no existía tal cosa. Que no había evidencias que apoyaran mi petición.Lo etiquetaron como un asesinato a manos de los Strigoi y dijeron que no había nadaque pudieran hacer, que debería estar agradecido de que ella no hubiera sidoconvertida.Miré a Keith, quien nuevamente parecía sorprendido por esta historia. Aparentementeno conocía a Clarence tan bien como había declarado. Keith había sabido que elanciano tenía un problema que involucraba a su sobrina, pero no la extensión de él.Keith me dio un pequeño encogimiento de hombros que parecía decir, ¿Ves? ¿Qué tedije? Loco.—Los guardianes son muy minuciosos —dijo Eddie. Su tono y palabras fueronclaramente escogidas con cuidado, esforzándose por no ofender. Se volvió a sentarjunto a Jill—. Estoy seguro de que tuvieron sus razones. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Razones? —preguntó Clarence—. Si consideras negación y vivir una vida dealucinaciones como razones, entonces supongo que sí. Ellos simplemente no quierenaceptar que esos cazadores están ahí afuera. Pero dime esto. Si mi Tamara fueasesinada por los Strigoi, ¿por qué cortaron ellos su garganta? Fue cortada limpiamentecon una cuchilla. —Hizo el gesto de una cuchillada bajo su barbilla. Jill se encogió y seamilanó en su silla. Rose, Eddie, y Abe también parecían desconcertados, lo que mesorprendió porque no pensé que algo pudiera hacer que ese grupo se preocupara—.¿Por qué no usar los colmillos? Hace que beber sea más fácil. Le señalé eso a losguardianes, y ellos dijeron que dado a que cerca de la mitad de su sangre había sidobebida, el culpable había sido obviamente un Strigoi. Pero yo digo que un cazador devampiros fue el responsable y lo hizo parecer como si hubiera tomado su sangre. UnStrigoi no hubiera tenido razones para usar un cuchillo. 5 6
  • 56. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesRose comenzó a hablar, se detuvo, luego comenzó otra vez.—Sí es extraño —dijo con calma. Tenía la sensación de que probablemente habíaestado a punto de resaltar cuán ridícula era esta teoría de la conspiración, pero que lohabía pensado mejor—. Pero estoy segura que hay otra explicación, Sr. Donahue.Me pregunté si mencionar que los alquimistas no tenían registros de cazadores devampiros —no desde hace varios siglos, al menos— sería de ayuda o no. Keithrepentinamente dirigió la conversación hacia una dirección inesperada. Encontró lamirada de Clarence levemente.—Puede parecer extraño para un Strigoi, pero ellos hacen toda clase de cosasdepravadas sin ningún motivo. Lo sé por experiencia personal.Mi estómago se retorció. Oh no. Todos los ojos se volvieron hacia Keith.—¿Oh? —preguntó Abe, alisando su perilla negra—. ¿Qué sucedió?Keith apuntó hacia su ojo de vidrio.—Fui atacado por los Strigoi hace un tiempo durante este año. Ellos me golpearon yarrancaron mi ojo. Luego me abandonaron.Eddie frunció el ceño.—¿Sin beber ni matar? Eso es realmente extraño. No suena como el comportamientonormal de los Strigoi. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No estoy seguro de que realmente debas esperar que los Strigoi hagan algo “normal”—apuntó Abe. Apreté mis dientes, deseando que él no involucrara a Keith en esto. Porfavor no preguntes sobre el ojo, pensé. Déjalo estar. Eso era mucho esperar, por supuesto,porque la siguiente pregunta de Abe fue—: ¿Sólo tomaron un ojo? ¿No lo intentaroncon ambos?—Discúlpenme. —Me puse de pie antes de que Keith pudiera responder. No podíapermanecer sentada a través de esta conversación y escuchar a Abe acosar a Keith,simplemente por la diversión de atormentarme. Necesitaba escapar—. Yo… no mesiento muy bien. Voy a tomar algo de aire. 5 7
  • 57. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Por supuesto, por supuesto —dijo Clarence, viéndose como si quisiera ponerse depie también—. ¿Debería pedirle a mi ama de llaves que te busque algo de agua? Puedotocar la campana…—No, no —dije, moviéndome hacia la puerta—. Yo sólo… sólo necesito un minuto.Me apresuré a salir y escuché a Abe decir:—Que sensibilidades tan delicadas. Pensarías que ella no sería tan quisquillosa,considerando su profesión. Pero tú, joven, parece que tú sí puedes manejar el hablarsobre sangre…La adulación de Abe funcionó, y Keith se lanzó de cabeza en una historia quedefinitivamente no quería escuchar. Volví al oscuro pasillo y emergí al exterior. El airefresco era bienvenido, incluso si estaba veinte grados más caliente que aquel del quehabía venido. Tomé una profunda, tranquilizadora inspiración, forzándome amantenerme calmada. Todo iba a estar bien. Abe se iría pronto. Keith regresaría a supropio apartamento. Yo regresaría a Amberwood con Jill y Eddie, quienes en realidadno parecían malos acompañantes, considerando con quién pude haber terminado.Sin un destino real en mente, decidí caminar alrededor y dan un vistazo al hogar deClarence… que era más una finca, en realidad. Elegí un lado de la casa al azar ycaminé alrededor, admirando el detallado diseño del exterior de la casa. Aunqueestuviera indiscutiblemente fuera de lugar en el paisaje del sur de California, todavíaera impresionante. Siempre había amado el estudio de la arquitectura —algo que mipadre pensaba no tenía sentido— y estaba impresionada por lo que me rodeaba.Mirando alrededor, noté que los terrenos no coincidían con el resto de los que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEhabíamos atravesado para llegar hasta aquí. Un montón de las áreas en esta región sehabían secado por el verano y la falta de lluvia, pero Clarence claramente habíagastado una fortuna para mantener su jardín exuberante y verde. Árboles no nativos—hermosos y llenos de flores— estaban artísticamente arreglados para formarsenderos y patios.Luego de varios minutos de mi paseo por la naturaleza, me giré y me dirigínuevamente hacia el frente de la casa. Me detuve cuando oí a alguien.—¿Dónde estás? —preguntó una voz. Abe. Genial. Me estaba buscando.—Por aquí. —Escuché decir a Adrian, apenas. Su voz provenía desde un lugar lejanode la casa, del lado opuesto de donde me encontraba. Escuché a alguien caminar a 5 8
  • 58. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinestravés del camino de entrada de gravilla, las pisadas deteniéndose cuando alcanzaronlo que suponía debía ser la puerta trasera, donde Abe se encontraba de pie.Mordí mi labio y me quedé donde estaba, oculta por la casa. Casi tenía miedo derespirar. Con su audición, los Moroi podrían escuchar hasta el más pequeño detalle.—¿Ibas a regresar en algún momento? —preguntó Abe, divertido.—No vi el punto. —Fue la lacónica respuesta de Adrian.—El punto no tiene sentido. Podrías haber hecho un esfuerzo por conocer a losalquimistas.—Ellos no quieren conocerme. Especialmente el chico. —Había una risa oculta en lavoz de Adrian—. Debiste haber visto su rostro cuando me encontré con él en la puerta.Ojalá hubiera tenido una capa. Al menos la chica tiene algo de valor.—Eso no importa, ellos juegan un rol crucial en tu estadía aquí… y la de Jill. Sabescuán importante es mantenerla a salvo.—Sí, entiendo eso. También entiendo por qué está ella aquí. Lo que no entiendo es porqué estoy yo aquí.—¿No lo haces? —preguntó Abe—. Había asumido que sería obvio para Jill y para ti.Tienes que permanecer cerca de ella.Hubo una pausa. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Eso es lo que todo dicen… pero no estoy seguro de que sea necesario. No creo queella me necesite cerca, sin importar lo que Rose y Lissa afirmen.—¿Tienes algo mejor que hacer?—Ese no es el punto. —Adrian sonaba molesto, y estaba feliz de no ser la única enquien Abe causaba ese efecto.—Ese es exactamente el punto —dijo Abe—. Estabas malgastando el tiempo en laCorte, ahogándote en tu propia autocompasión… entre otras cosas. Aquí, tienes laoportunidad de ser útil. 5 9
  • 59. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Para ti.—Para ti mismo también. Esta es una oportunidad para que hagas algo de tu vida.—¡Excepto que tú no me dirás lo que se supone que tengo que hacer! —dijo Adrianirritado—. A parte de lo de Jill, ¿cuál es esta gran tarea que tienes para mí?—Escuchar. Escuchar y observar. —Me podía imaginar perfectamente a Abeacariciando su barbilla en esa forma intelectual suya otra vez mientras hablaba—.Observar a todos… Clarence, Lee, los alquimistas, Jill y Eddie. Prestar atención a cadapalabra, cada detalle, y reportármelo después. Puede que todo sea útil.—No creo que eso aclare las cosas realmente.—Tienes potencial, Adrian. Demasiado potencial para desperdiciarlo. Lamentomucho lo que sucedió con Rose, pero tienes que superarlo. Tal vez las cosas no tengansentido ahora, pero lo tendrán después. Confía en mí.Casi me sentí mal por Adrian. Abe me había dicho que confiara en él una vez también,y mira cómo habían resultado las cosas.Esperé hasta que los dos Moroi regresaron al interior y los seguí un minuto después.En la sala, Keith todavía mostraba su actitud engreída pero pareció aliviado detenerme de regreso. Discutimos más detalles y trabajamos en el horario para lasalimentaciones, uno que yo estaba a cargo de mantener ya que sería quién conduciría aJill —y Eddie, dado que no quería dejarla fuera de su vista— de ida y vuelta a la casade Clarence. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Cómo van a conseguir alimentadores? —le pregunté a Adrian. Luego de escucharsu conversación con Abe, estaba más curiosa que nunca sobre su papel aquí.Adrian estaba de pie contra la pared, en el extremo opuesto de la habitación. Susbrazos estaban cruzados defensivamente, y había una rigidez en su postura que secontradecía con la sonrisa ociosa que mostraba. No podía estar segura, pero parecíacomo si estuviera posicionándose a propósito tan lejos de Rose como fuera posible.—Caminando por el vestíbulo.Notando mi mirada desconcertada, Clarence explicó: 6 0
  • 60. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Adrian estará quedándose aquí conmigo. Será agradable tener a alguien más entreestas antiguas paredes.—Oh —dije. Para mí misma, murmuré—: Muy Jardín Secreto.—¿Hmm? —preguntó Adrian, inclinando su cabeza hacia mí.Me encogí. Su audición era muy buena.—Nada. Sólo estaba pensando en un libro que leí.—Oh —dijo Adrian desestimando el comentario, mirando en otra dirección. La formaen que dijo la palabra parecía ser una condena para todos los libros.—No me olvides —dijo Lee, sonriendo a su padre—. Te dije que estaré más por aquí.—Tal vez el joven Adrian te mantendrá alejado de los problemas, entonces —declaróClarence.Nadie respondió nada a eso, pero vi a los amigos de Adrian intercambiar un par demiradas divertidas.Keith no parecía tan asustado como cuando habíamos llegado, pero había un nuevoaire de impaciencia e irritabilidad en él no lograba terminar de entender.—Bien —dijo, luego de aclarar su garganta—. Necesito volver a casa y hacerme cargode algunos asuntos. Y ya que tú eres mi chofer, Sydney… TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEDejó las palabras colgando pero me miró significativamente. Por lo que habíaaprendido, estaba más convencida que nunca que Palm Springs era el área menosactiva de vampiros de cualquier lugar. Honestamente no podía imaginar de qué“asuntos” tendría que encargarse Keith, pero teníamos que irnos tarde o temprano.Eddie y Jill fueron a reunir su equipaje, y Rose uso la oportunidad para apartarme a unlado.—¿Cómo has estado? —preguntó en voz baja. Su sonrisa era genuina—. He estadopreocupada por ti, desde… bueno, tú sabes. Nadie me dijo qué te había ocurrido. —Laúltima vez que la había visto, había estado siendo mantenida prisionera en un hotelpor los guardianes mientras los Moroi intentaban descubrir cuál había sido mi papel enel escape de Rose. 6 1
  • 61. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Estuve en algunos problemas al principio —dije—. Pero eso ya pasó. —¿Qué erauna pequeña mentira entre amigas? Rose era tan fuerte que no podía soportar elpensamiento de parecer débil frente a ella. No quería que supiera que aún vivía conmiedo de los alquimistas, obligada a hacer lo que fuera para volver a estar en buenostérminos con ellos.—Me alegra —dijo ella—. Ellos me dijeron que originalmente era tu hermana quieniba a estar aquí.Esas palabras le recordaron que Zoe podría reemplazarme en cualquier momento.—Fue un malentendido.Rose asintió.—Bueno, me siento un poco mejor contigo aquí, pero es difícil… todavía siento comosi yo debiera proteger a Jill. Pero necesito proteger a Lissa también. Ellos piensan queJill es el blanco más fácil, pero seguirán yendo tras Lissa. —El conflicto interno brillóen sus ojos oscuros, y sentí una punzada de lástima. Era esto lo que tenía tantosproblemas para explicarles a los otros alquimistas, cómo los dhampir y los vampirospodían parecer tan humanos algunas veces—. Ha sido una locura, sabes. ¿Desde queLissa subió al trono? Pensé que finalmente lograría relajarme con Dimitri. —Su sonrisase amplió—. Debí haber sabido que nada jamás será simple con nosotros. Hemospasado todo nuestro tiempo cuidando de Lissa y Jill.—Jill estará bien. Siempre que los disidentes no sepan que ella está aquí, todo debería TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEestar tranquilo. Aburrido, incluso.Ella todavía estaba sonriendo, pero su sonrisa se atenuó un poco.—Eso espero. Si sólo supieras lo que ha ocurrido… —Su expresión cambió mientrasalgún recuerdo la embargaba. Comencé a insistir en que me dijera lo que habíasucedido, pero cambió de tema antes de que pudiera hacerlo—. Estamos trabajando encambiar la ley… la que dice que Lissa necesita un miembro de su familia comorequisito para poder permanecer como reina. Una vez que esté hecho, ella y Jill estaránfuera de peligro. Pero eso sólo significa que aquellos que quieren tomar a Jill están másdesesperados que nunca, porque saben que el reloj está corriendo.—¿Cuánto tiempo? —pregunté—. ¿Cuánto tiempo tomará cambiar la ley? 6 2
  • 62. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No lo sé. ¿Un par de meses, tal vez? Los asuntos legales… bien, no son lo mío. Nolos detalles de ellos, al menos. —Ella sonrió brevemente y luego volvió a su rigidez debatalla. Empujo su cabello sobre uno de sus hombros—. ¿Personas locas que quierenlastimar a mis amigos? Eso es lo mío, y créeme, sé cómo lidiar con ello.—Lo recuerdo —dije. Era extraño. Pensaba en Rose como una de las personas másfuertes que conocía, y aún así parecía como si ella necesitara mi confirmación—. Mira,tú has lo que haces, y yo haré lo que hago. Me aseguraré de que Jill de mezcle. Ustedesla sacaron sin que nadie lo supiera. Ahora está fuera de los radares.—Eso espero —repitió Rose, con voz sombría—. Porque si no lo está, tu pequeñogrupo aquí no tiene ninguna oportunidad contra esos rebeldes locos. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 6 3
  • 63. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 5 Traducido por Sheilita Belikov Corregido por masiY con ese comentario, Rose me dejó para poder decirle adiós a los demás. Sus palabras me dejaron helada. Durante medio segundo, quise exigir una revaluación de esta misión. Quise insistir en que enviarana no menos de una docena de guardianes aquí con Jill, en caso de que sus atacantesregresaran. Pronto, descarté ese pensamiento. Una de las piezas clave de este plan detrabajo era simplemente no llamar la atención. Mientras su paradero fuera secreto, Jillestaría más segura si se mezclaba. Un escuadrón de guardianes difícilmente seríadiscreto y podría atraer la atención de la comunidad Moroi más grande. Estábamoshaciendo lo correcto. Siempre y cuando nadie supiera que estábamos aquí, todo estaríabien.Seguramente si me lo decía con bastante frecuencia, se convertiría en realidad.Sin embargo, ¿por qué la fatídica declaración de Rose? ¿Por qué la presencia de Eddie?¿Esta misión realmente había dado un salto de "inconveniente" a "de vida o muerte"? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESabiendo cuán cercanas eran Jill y Rose, en cierto modo esperaba que su despedidafuera más emotiva. En cambio, fue Adrian a quien Jill tuvo la mayor dificultad endejar. Se arrojó sobre él en un gran abrazo, con los dedos aferrándose a su camisa. Lajoven Moroi había permanecido callada durante la mayor parte de la visita,simplemente observando al resto de nosotros de esa manera curiosa y nerviosa suya.Lo más que la había oído hablar fue cuando Lee había intentado hacerla hablar mástemprano. Su manifestación de despedida pareció sorprender también a Adrian,aunque la mirada sarcástica que había llevado en su rostro se suavizó en algo parecidoa afecto cuando le palmeó torpemente el hombro.—Vamos, cálmate, Jailbait. Nos veremos muy pronto.—Me gustaría que vinieras con nosotros —dijo ella en voz baja. 6 4
  • 64. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesÉl le dio una sonrisa torcida.—No, no. Tal vez el resto de ellos puedan salirse con la suya interpretando el papel deregreso a la escuela, pero yo sería expulsado en mi primer día. Por lo menos aquí, nocorromperé a nadie. . . a no ser que sea a Clarence y su gabinete de licores.—Estaré en contacto —prometió Jill.Su sonrisa se crispó, y le dio una mirada de complicidad que era tanto divertida comotriste.—También lo haré yoEste pequeño momento entre ellos era extraño. Con el carácter frívolo y arrogante deél y la dulce timidez de ella, parecían una improbable pareja de amigos. Sin embargo,era evidente que había afecto entre ellos. No parecía romántico, pero tenía unaintensidad definida que realmente no podía entender. Me acordé de la conversaciónque había oído entre Abe y Adrian, donde Abe había dicho que era imperativo queAdrian permaneciera cerca de Jill. Algo me decía que había una conexión entre eso ylo que estaba presenciando ahora, pero no tenía información suficiente como para atarcabos. Guardé este misterio para más tarde.Estaba triste por dejar a Rose pero contenta de que nuestra partida significara separarcaminos con Abe y Keith. Abe se fue con sus comentarios típicamente crípticos y unamirada de complicidad hacia mí que no aprecié. Dejé a Keith en su casa antes de ir aAmberwood, y me dijo que me mantendría informada. Sinceramente, me preguntaba TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsobre qué exactamente tenía que mantenerme informada, puesto que yo estabahaciendo la mayor parte del trabajo aquí. Por lo que podía decir, él realmente no teníanada que hacer salvo holgazanear en su apartamento en el centro. Aun así, valió lapena deshacerse de él. Nunca pensé que estaría tan feliz de marcharme con un vampiroy un dhampir.Jill todavía parecía atribulada durante el viaje en coche a la escuela. Eddie, sintiendoesto, trató de calmarla. Él la miró desde el asiento del pasajero.—Veremos a Adrian pronto.—Lo sé —dijo con un suspiro. 6 5
  • 65. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Y nada más malo va a suceder. Estás a salvo. No pueden encontrarte aquí.—Eso también lo sé —dijo.—¿Qué tan malo fue? —pregunté—. El ataque, quiero decir. Nadie entró en detalles.—Por el rabillo del ojo, vi a Eddie mirar de nuevo a Jill.—Lo bastante malo —dijo él sombríamente—. Pero todo el mundo está bien ahora,eso es lo que importa.Ninguno de los ellos dijo nada más, y rápidamente capté la indirecta de que no habíamás detalles por venir. Actuaban como si el ataque no hubiera sido gran cosa, quehabía terminado y estaba en el pasado, pero estaban siendo demasiado evasivos. Habíaocurrido algo que yo no sabía, que los Alquimistas probablemente no sabían, algo queestaban trabajando en mantener en secreto. Mi suposición era que tenía que ver conAdrian estando aquí. Él había mencionado una "razón obvia" para venir a PalmSprings, y entonces Abe había hecho alusión a otro motivo oculto del que el propioAdrian no sabía nada. Todo eso era un poco fastidioso, ya que yo estaba arriesgandomi vida aquí. ¿Cómo esperaban que hiciera adecuadamente mi trabajo si insistían enhacer de éste una maraña de secretos?Los Alquimistas tratan con secretos, y a pesar de mi pasado difícil, todavía era losuficientemente Alquimista como para resentirme al serme negadas las respuestas.Afortunadamente, también era lo suficientemente Alquimista para cazar esasrespuestas por mí misma.Por supuesto, sabía que interrogar a Jill y Eddie en este momento no me llevaría a TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEninguna parte. Necesitaba actuar amistosamente y conseguir que se relajaran a mialrededor. Podrían no albergar la creencia secreta de que los humanos eran criaturas dela oscuridad, pero eso no significaba que confiaran en mí todavía. No los culpaba.Después de todo, ciertamente no confiaba en ellos tampoco.Era bien entrada la noche cuando llegamos a Amberwood. Keith y yo habíamosrevisado a fondo la escuela antes, pero Eddie y Jill la miraron con los ojos muyabiertos. Considerando que la casa de Clarence había lucido anticuada, la escuela eraluminosa y moderna, constando de edificios de estuco que eran tan típicos deCalifornia y la arquitectura del suroeste. Palmeras bordeaban exuberantes pradosverdes. Bajo la luz mortecina, los estudiantes seguían paseando, en parejas y grupos, alo largo de muchos senderos para caminar que había a través de los jardines. 6 6
  • 66. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesHabíamos comprado comida rápida en el camino, pero la hora tardía significaba queJill y yo teníamos que separarnos de Eddie. A los dieciocho años, con un coche y"permiso de los padres", yo había tenido mucha libertad para ir y venir, pero tenía queresponder al toque de queda como todo el mundo cuando la noche llegaba. Eddie sesentía inquieto por dejar a Jill, sobre todo cuando se dio cuenta de qué tan lejos de ellaestaría.Los extensos terrenos de la Preparatoria Amberwood estaban divididos en trescampus: Este, Oeste y Central. El Campus Este alojaba el dormitorio de las chicas,mientras que el Oeste albergaba el de los chicos. El Central, el más grande de los tres,era el lugar donde estaban las instalaciones administrativas, académicas y recreativas.Los campus estaban aproximadamente a una milla de distancia el uno del otro y lesprestaba servicio un autobús de enlace que los recorría durante todo el día, a pesar deque caminar siempre era una opción para aquellos que podían soportar el calor.Eddie tenía que haber sabido que no podía quedarse en el dormitorio de las chicas,aunque sospechaba que si hiciera lo que quería, habría dormido al pie de la cama deJill como un perro fiel. Mirarlos a los dos era en cierta medida increíble. Nunca habíaobservado a una pareja guardián-Moroi antes. Cuando estuve con Rose y Dimitri, elloshabían estado simplemente tratando de mantenerse con vida, además, ambos erandhampirs. Ahora, era finalmente capaz de ver el sistema en acción y entender por quélos dhampirs entrenaban tan duro. Tendrías que, permanecer tan alerta. Incluso en losmomentos más mundanos, Eddie siempre vigilaba nuestro entorno. Nada escapaba desu atención.—¿Qué tan bueno es el sistema de seguridad aquí? —exigió cuando entró al dormitoriode las chicas. Había insistido en verlo antes de ir al suyo. El vestíbulo estaba en silencio TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEa esta hora, y sólo un par de estudiantes vagaban por ahí con cajas y maletas mientrasterminaban de instalarse a último minuto. Nos miraron con curiosidad cuandopasaron, y tuve que apaciguar el nudo de ansiedad creciente en mí. Teniendo encuenta todo lo demás que me había pasado, la vida social de la preparatoria no deberíaasustarme, pero lo hacía. Los Alquimistas no incluían eso en sus lecciones.—La seguridad es lo suficientemente buena —dije, manteniendo la voz baja cuandome volví hacia Eddie—. Ellos no están preocupados por vampiros asesinos, pero sinduda quieren que sus alumnos estén seguros. Sé que hay guardias de seguridad quepatrullan las instalaciones por la noche.Eddie miró a la matrona del dormitorio, una robusta mujer de cabello canoso quesupervisaba el vestíbulo desde su escritorio. 6 7
  • 67. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Crees que tiene algún tipo de entrenamiento de combate? ¿Crees que podríasometer a un intruso?—Apuesto a que podría derribar a un chico que se meta a escondidas en la habitaciónde una chica —bromeó Jill. Apoyó una mano en su brazo, haciéndolo saltar—.Relájate. Este lugar es seguro.En cierto modo, la preocupación de Eddie era reconfortante y me hacía sentir segura.Al mismo tiempo, no podía dejar de volver a pensar en por qué estaba tan alerta. Élhabía estado allí durante el ataque del que nadie me hablaba. Conocía las amenazasporque las había visto de primera mano. Si estaba tan nervioso, incluso ahora,entonces ¿en cuánto peligro estábamos todavía? Los Alquimistas me habían llevado apensar que una vez que estuviéramos escondidos aquí en Amberwood, todo estaríabien y que solamente se convertiría en un juego de espera. Había tenido esa mismaconversación con Rose y había tratado de convencerla de lo mismo. La actitud deEddie era preocupante.El dormitorio que compartía con Jill era pequeño para mis estándares. Siempre habíatenido mi propio cuarto al crecer y nunca tuve que preocuparme por compartir espacioo closets. Durante mi estancia en San Petersburgo, incluso había tenido mi propioapartamento. Sin embargo, nuestra ventana tenía una vista panorámica del patiotrasero del dormitorio. Todo dentro de la habitación estaba bien ventilado y luminoso,con muebles con acabado de arce que parecían nuevos: camas, escritorios, y cómodas.No tenía experiencia con dormitorios, pero tan sólo por la reacción de Jill podíaasumir que habíamos conseguido uno bueno. Ella juró que la habitación era másgrande que la que había tenido en su escuela Moroi, la Academia St. Vladimir, y TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEestaba muy feliz.Me medio preguntaba si ella pensaba que nuestra habitación era grande simplementeporque teníamos tan poco que poner en ella. Ninguno de nosotros había sido capaz deempacar mucho con semejante salida repentina. Los muebles daban todo un ambientecálido y dorado, pero sin adornos personales u otros detalles, la habitación podríahaber salido directamente de un catálogo. La matrona del dormitorio, la Sra.Weathers, había quedado asombrada al vernos a nosotras y a nuestro mínimoequipaje. Las chicas que había observado instalándose más temprano habían llegadocon coches llenos a reventar. Esperaba que no nos viéramos sospechosas.Jill se detuvo a mirar por la ventana mientras nos preparábamos para la cama. 6 8
  • 68. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Es tan seco aquí —murmuró, más para sí misma que para mí—. Mantienen elcésped verde, pero es tan extraño no sentir la humedad en el aire. —Echó un vistazohacia mí tímidamente—. Soy un usuario de agua.—Lo sé —dije, sin saber qué más añadir. Se refería a las habilidades mágicas que todoslos Moroi poseían. Cada Moroi se especializaba en uno de los elementos, cualquierade los cuatro físicos —tierra, aire, agua, y fuego— o en el elemento del espíritu másintangible y psíquico. Casi nadie ejercía este último, aunque había oído que Adrian erauno de los pocos. Si Jill no podía acceder a su magia con facilidad, yo no iba a estardecepcionada. La magia era una de esas cosas, como el beber sangre, que servía comouna bofetada-en-la-cara de recordatorio de que estas personas con las que estaba riendoy comiendo no eran humanas.Si aún no estuviera agotada del viaje con Keith, probablemente hubiera permanecidodespierta sufriendo por el hecho de que estaba durmiendo cerca de un vampiro. Alprincipio cuando conocí a Rose, ni siquiera había sido capaz de permanecer en lamisma habitación con ella. Nuestra frenética huida juntas había cambiado un pocoeso, y al final, había sido capaz de bajar la guardia. Ahora, algunos de los viejosmiedos volvieron en la oscuridad. Vampiro, vampiro. Severamente, me dije que sólo eraJill. No tenía nada de qué preocuparme. Eventualmente, el cansancio venció al miedo,y me dormí.Cuando llegó la mañana, no pude evitar mirarme en el espejo para asegurarme de notener marcas de mordedura u otra señal de daño vampírico. Cuando terminé,inmediatamente me sentí estúpida. Con la dificultad que Jill estaba actualmenteteniendo para despertar, no tenía sentido imaginármela acercándose sigilosamente amí en la noche. Tal y como estaba, me costó mucho sacarla del dormitorio a tiempo TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpara la orientación. Estaba aturdida, con los ojos inyectados en sangre, y no dejaba dequejarse de un dolor de cabeza. Supuse que no tenía que preocuparme por ataquesnocturnos por parte de mi compañera de cuarto.Sin embargo, se las arregló para levantarse y movilizarse. Salimos de nuestrodormitorio y encontramos a Eddie, reunido con otros estudiantes nuevos cerca de unafuente en el Campus Central. La mayor parte del grupo parecía ser estudiantes deprimer año como Jill. Sólo unos pocos tenían la misma edad que Eddie y yo, y mesorprendió verlo conversar fácilmente con quienes lo rodeaban. Con lo alerta quehabía estado el día anterior, hubiera esperado que estuviera más en guardia, menoscompetente en las normas de interacción social, pero él encajaba completamente. Amedida que nos acercamos, sin embargo, lo atrapé mirando desapercibidamente a su 6 9
  • 69. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesentorno. Podría estar representando a un estudiante, como yo, pero seguía siendo undhampir.Justamente estaba diciéndonos que todavía no había conocido a su compañero dehabitación cuando un chico sonriente, con brillantes ojos azules y pelo rojizo se acercóa nosotros.—Hola —dijo. De cerca, pude ver un puñado de pecas—. ¿Eres Eddie Melrose?—Sí, soy yo… —Eddie se dio la vuelta con esa eficiencia de guardián, dispuesto aenfrentar esta amenaza potencial. Cuando vio al recién llegado, Eddie se quedócompletamente inmóvil. Sus ojos se abrieron un poco, y lo que había estado a punto dedecir se desvaneció.—Soy Micah Vallence. Soy tu compañero de cuarto, también el líder de suorientación. —Inclinó la cabeza hacia los demás estudiantes y sonrió—. Pero quisevenir a saludar primero ya que acabo de llegar esta mañana. Mi mamá prolongónuestras vacaciones al límite.Eddie seguía mirando a Micah como si hubiera visto un fantasma. Estudié a Micahtambién, preguntándome que me estaba perdiendo. Parecía normal para mí. En lo queestuviera pasando, Jill también estaba al margen porque estaba mirando a Micah conuna expresión perfectamente normal también, sin alarma o sorpresa.—Encantado de conocerte —dijo Eddie al fin—. Estas son mis, uh, hermanas, Jill ySydney. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMicah nos sonrió a cada una de nosotras por turno. Había un aire en él que me hacíasentir cómoda, y pude ver por qué había sido reclutado como líder de orientación. Mepreguntaba por qué Eddie estaba reaccionando tan extrañamente.—¿En qué grados están? —nos preguntó.—Último —dije. Recordando nuestra tapadera, agregué—: Eddie y yo somos gemelos.—Soy de primer año —dijo Jill.Echándole un vistazo a nuestra "familia", noté que Eddie y yo probablementepodríamos pasar por hermanos con bastante facilidad. Nuestro color de piel erasimilar, y por supuesto, estaba el hecho de que ambos parecíamos humanos. Aunqueun humano no necesariamente miraría a Jill y diría "¡vampiro!" ella aún poseía ciertas 7 0
  • 70. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinescaracterísticas que la señalaban como inusual. Su complexión y palidez estaban encontraste definitivo con Eddie y conmigo.Si Micah notó la falta de parecido familiar, no lo dejó ver.—¿Nerviosa por empezar la preparatoria? —le preguntó a Jill.Ella sacudió la cabeza y le devolvió la sonrisa.—Estoy lista para el reto.—Bueno, si necesitan algo, avísenme —dijo—. Por ahora, tengo que hacer que estareunión comience. Hablaré con ustedes más tarde.Por la manera en que su atención estaba centrada solamente en ella, era obvio que el"si necesitan algo" estaba dirigido a Jill, y su rubor demostró que también lo sabía. Ellasonrió, sosteniendo su mirada un momento, y luego la apartó con timidez. Loencontraría lindo, si no fuera por la alarmante perspectiva que presentaba. Jill estabaen una escuela llena de humanos. Era absolutamente impensable que saliera con uno,y chicos como Micah no podían ser alentados. Eddie no pareció preocuparse por elcomentario, pero parecía ser más porque todavía estaba preocupado por Micah engeneral.Micah llamó la atención de nuestro grupo y comenzó la orientación. La primera partese trataba simplemente de un tour de las instalaciones. Lo seguimos a todas partes,dentro y fuera de aire acondicionado, mientras nos mostraba los edificios importantes.Explicó el sistema de transporte, y fuimos en él al Campus Oeste, que era casi un TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEreflejo del Este. Los chicos y las chicas tenían permitido entrar a los dormitorios delotro, con limitaciones, y explicó esas reglas tan bien, que provocó algunas quejas.Recordando a la imponente Sra. Weathers, sentí pena por cualquier chico que tratarade romper las reglas de su dormitorio.Ambos dormitorios tenían sus propias cafeterías, donde cualquier estudiante erabienvenido a comer, y nuestro grupo de orientación había almorzado mientras aúnestábamos en el Campus Oeste. Micah se nos unió a mis "hermanos" y a mí, haciendoun gran esfuerzo por hablar con cada uno de nosotros. Eddie respondió cortésmente,asintiendo con la cabeza y haciendo preguntas, pero sus ojos seguían pareciendovagamente angustiados. Jill fue tímida al principio, pero una vez que Micah comenzóa bromear con ella, finalmente comenzó a simpatizarle. 7 1
  • 71. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesQué divertido, pensé, que fuera más fácil para Eddie y Jill adaptarse a esta situación delo que era para mí. Ellos estaban en un ambiente extraño, con una especie diferente,pero a pesar de eso entre cosas familiares, como cafeterías y casilleros. Se metierondirectamente en sus papeles y procedimientos sin ninguna dificultad. Mientras tanto, apesar de haber viajado y vivido en todo el mundo, me sentía fuera de lugar en lo queera para todos los demás un lugar común.Independientemente de eso, no me tomó mucho tiempo averiguar cómo funcionaba laescuela. Los Alquimistas eran entrenados para observar y adaptarse, y aunque laescuela era ajena a mí, aprendí rápidamente la rutina. No tenía miedo de hablar con lagente tampoco, estaba acostumbrada a entablar conversaciones con extraños y explicarmis soluciones a situaciones. Una cosa, que de cualquier forma, sabía que tendría quefuncionar.—He oído que su familia podría estar mudándose a Anchorage.—Estábamos en el almuerzo de orientación, y un par de chicas de primer año sentadascerca de mí estaban hablando de una amiga suya que no se había presentado hoy.Los ojos de la otra chica se abrieron como platos.—¿En serio? Me moriría si tuviera que vivir allí.—No sé —reflexioné, moviendo la comida alrededor de mi plato—. Con todo el sol ylos rayos UV que hay aquí, parece que Anchorage podría en realidad proporcionar unavida más larga. No se necesita tanto protector solar, así que es una opción máseconómica también. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEPensé que mi comentario era útil, pero cuando levanté la mirada, me encontré conexpresiones boquiabiertas. Era obvio por las miradas que las chicas me estaban dandoque no podría haber elegido un comentario más extraño.—Creo que no debo decir todo lo que me viene a la mente —murmuré a Eddie. Estabaacostumbrada a ser directa en situaciones sociales, pero se me ocurrió que decirsimplemente "¡Sí, totalmente!" habría sido probablemente la respuesta correcta. Teníapocos amigos de mi edad y estaba fuera de práctica.Eddie me sonrió.—No sé, hermana. Eres bastante entretenida como eres. Sigue así. 7 2
  • 72. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesDespués del almuerzo, nuestro grupo volvió al Campus Central, donde nos separamospara reunirnos con los asesores académicos y el plan de nuestros horarios de clases.Cuando me senté con mi asesora, una alegre mujer joven llamada Molly, no mesorprendió ver que los Alquimistas habían enviado expedientes académicos de unaescuela ficticia en Dakota del Sur. Incluso concordaban bastante con lo que yo habíaestudiado en mi educación en casa.—Tus calificaciones y exámenes te han puesto en nuestras clases de Matemáticas eInglés más avanzadas —dijo Molly—. Si te va bien en ellas, puedes recibir créditouniversitario. —Lástima que no hay posibilidad de que vaya a la universidad, pensé con unsuspiro. Hojeó un par de páginas en mi archivo—. Ahora, no veo ningún registro delengua extranjera aquí. En Amberwood es un requisito que todos aprendan al menosun idioma.Oops. Los Alquimistas se habían equivocado en eso al falsificar mi expediente. Dehecho había estudiado varios idiomas. Mi padre se había asegurado de que tuvieralecciones desde temprana edad, ya que un Alquimista nunca sabía dónde él o ellapodrían terminar. Revisando la lista de idiomas que Amberwood ofrecía, dudé y mepregunté si debía mentir. Entonces decidí que realmente no quería sentarme a aguantarconjugaciones y tiempos que ya había aprendido.—Ya los sé todos —le dije a Molly.Molly me miró con escepticismo.—¿Todos? Hay cinco idiomas ahí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAsentí con la cabeza y añadí amablemente: —Pero sólo estudié japonés durante dosaños. Así que supongo que podría aprender más.Molly todavía no parecía creerlo.—¿Estarías dispuesta a tomar pruebas de aptitud?Y de este modo, terminé pasando el resto de mi tarde trabajando en lenguasextranjeras. No era como quería pasar el día, pero supuse que me produciría beneficiosdespués, las pruebas fueron pan comido. 7 3
  • 73. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesCuando finalmente terminé los cinco idiomas tres horas más tarde, Molly me apresuróa ir a mi prueba de uniforme. La mayoría de los demás alumnos nuevos ya la habíantenido, y me preocupaba que ya no pudiera alcanzar a la mujer que hacía las pruebas.Me moví tan rápido como pude sin correr por los pasillos y casi choqué contra doschicas que doblaban una esquina.—¡Oh! —exclamé, sintiéndome como una idiota—. Lo siento, voy tarde a mi prueba…Una de ellas se rió amablemente. Era de piel oscura con complexión atlética y pelonegro ondulado. —No te preocupes por eso —dijo—. Acabamos de pasar por lahabitación. Ella todavía está ahí.La otra chica tenía pelo rubio un tono más claro que el mío que llevaba en una coletaalta. Ambas tenían la seguridad natural de quienes conocían su camino en este mundo.No eran nuevas estudiantes.—La Sra. Delaney siempre se toma más tiempo del que piensa con las pruebas —dijola rubia a sabiendas—. Cada año, está… —Se quedó boquiabierta, sus palabrascongeladas por unos momentos—. ¿Dónde. . . dónde conseguiste eso?No tenía idea de a qué se refería, pero la otra chica pronto reparó en ello y se acercómás a mí.—¡Es increíble! ¿Es ese el que están haciendo este año?—Tu tatuaje —explicó la rubia. Debo haber seguido pareciendo despistada—. ¿Dóndelo conseguiste? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Oh. Eso. —Mis dedos tocaron distraídamente mi mejilla—. En, eh, Dakota del Sur.De donde vengo.Ambas chicas parecieron decepcionadas.—Me imagino que por eso nunca lo he visto —dijo la chica de cabello oscuro—. Penséque Nevermore estaba haciendo algo nuevo.—¿Nevermore? —pregunté.Las chicas intercambiaron miradas silenciosas, y algún mensaje pasó entre ellas.—Eres nueva, ¿verdad? ¿Cuál es tu nombre? —preguntó la chica rubia—. Yo soy Julia.Y ella es Kristin. 7 4
  • 74. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Sydney —dije, todavía desconcertada.Julia volvió a sonreír.—Almuerza con nosotros mañana en el Este, ¿de acuerdo? Te lo explicaremos todo.—¿Todo acerca de qué? —pregunté.—Es una larga historia. Por ahora sólo ve con Delaney —agregó Kristin, comenzandoa alejarse—. Se quedará hasta tarde, pero no para siempre.Cuando se fueron, seguí mi camino, mucho más lentamente, preguntándome de que sehabía tratado eso. ¿Acababa de hacer amigas? Realmente no estaba segura de cómo sehacía una en una escuela como esta, pero todo ese intercambio había parecido bastanteraro.La Sra. Delaney estaba sólo empacando cuando llegué.—¿Qué talla usas, querida? —preguntó, al verme en la puerta.—Dos.Una serie de artículos fueron sacados: faldas, pantalones, blusas y suéteres. Dudabaque los suéteres fueran a recibir mucho uso, a no ser que una inusitada ventiscaapocalíptica golpeara Palm Springs. Amberwood no era particularmente exigente encuanto al conjunto que los estudiantes usaran, siempre y cuando proviniera del fondo TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEde moda aprobado. Los colores eran burdeos, gris oscuro y blanco, los que realmenteme parecía que lucían bien juntos.Mirándome abotonar una blusa blanca, la Sra. Delaney chasqueó la lengua: —Creoque necesitas una talla cuatro.Me quedé paralizada a medio botón.—Uso una dos.—Oh, sí, puedes caber en ella, pero mira los brazos y la longitud de la falda. Creo queestarás más cómoda en una cuatro. Pruébate esto. —Me entregó una nueva pila yluego se rió—. ¡No estés tan mortificada, muchacha! Una cuatro no es nada. Sigues 7 5
  • 75. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessiendo una ramita. —Se acarició su amplio vientre—. ¡Podrías caber tres veces en miropa!A pesar de mis muchas protestas, fui despedida con ropa de la talla cuatro. Volví a midormitorio, abatida, y encontré a Jill acostada en su cama leyendo. Se incorporó a millegada.—Oye, me preguntaba qué te había sucedido.—Me retrasé —dije con un suspiro—. ¿Te sientes mejor?—Sí. Un poco. —Jill vio que arrumbé los uniformes—. Son muy espantosos, ¿verdad?No teníamos uniformes en St. Vladimir. Va a ser muy aburrido usar la misma ropatodos los días. —No quise decirle que como Alquimista, podría tener que usar unconjunto como este de todos modos.—¿Qué talla obtuviste? —pregunté, para cambiar de tema. Era un poco masoquista.—Dos.Una punzada de molestia me atravesó cuando colgué mi uniforme en el closet junto alsuyo. Me sentía enorme en comparación. ¿Cómo eran los Moroi tan flacos? ¿Genética?¿Dieta de sangre baja en carbohidratos? Tal vez era sólo porque todos eran muy altos.Todo lo que sabía era que cada vez que pasaba tiempo cerca de ellos, me sentíadesgarbada y desaliñada, y quería comer menos.Cuando terminé de acomodar, Jill y yo comparamos horarios. No fue sorpresa, TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEteniendo en cuenta la diferencia de grado, que no tuviéramos casi nada en común. Loúnico que compartíamos era una clase multigrado de educación física. Todos losestudiantes estaban obligados a tomarla cada semestre, ya que el buen estado físico eraconsiderado parte de la experiencia completa de un estudiante. Tal vez podría perderalgunos kilos y volver a mí talla normal.Jill sonrió y me devolvió mi horario.—Eddie fue y exigió estar en nuestra clase de educación física, ya que es prácticamentela única que podremos compartir. Sin embargo, entra en conflicto con su clase deEspañol, y no se lo permitieron. No creo que pueda manejar pasar toda la jornadaescolar sin ver que estoy viva. Ah, y Micah está con nosotros en educación física. 7 6
  • 76. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesHabía andado hacia mi cama, todavía irritada por los uniformes. Las palabras de Jillcapturaron mi atención.—Oye, ¿sabes por qué Eddie parecía extraño alrededor de Micah?Jill negó con la cabeza.—No, no he tenido la oportunidad de preguntar, pero me di cuenta también,especialmente al principio. Más tarde, mientras estabas haciendo pruebas, y nosotrosestábamos esperando los uniformes, Eddie pareció relajarse. Un poco. De vez encuando, sin embargo, lo veía dándole una mirada extraña a Micah.—Crees que él piensa que Micah es peligroso, ¿verdad?Jill se encogió de hombros.—A mí no me pareció peligroso, pero no soy guardián. Si Eddie hubiera pensado queera algún tipo de amenaza, me da la impresión de que se habría comportado demanera diferente. Más agresivo. En general parecía nervioso alrededor de Micah. Casi,pero no del todo, temeroso. Y eso es lo más extraño de todo, porque los guardianesnunca se ven temerosos. No es que Eddie sea técnicamente un guardián. Pero sabes loque quiero decir.—Lo sé —dije, sonriendo a pesar de mi pretensión de mal humor. Esa naturaleza linday vaga me animó un poco—. ¿Qué quieres decir con que Eddie no es técnicamente unguardián? ¿No está asignado a protegerte aquí? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sí, lo está —dijo Jill, jugueteando con uno de sus rizos castaño claro—. Pero. . .bueno, es un poco extraño. Se metió en problemas con los guardianes por ayudar aRose y por, um, matar a un hombre.—Mató a un Moroi que atacó a Vasilisa, ¿verdad? —Eso había salido a relucir en miinterrogatorio.—Sí —dijo Jill, perdida en sus propios recuerdos—. Fue en defensa propia, bueno, yen defensa de Lissa, pero a todo el mundo le conmocionó que él matara a un Moroi.Los guardianes no tienen que hacer eso, pero sabes, por otra parte, no se supone quelos Moroi se ataquen entre sí tampoco. De todos modos, fue puesto en suspensión.Nadie sabía qué hacer con él. Cuando fui. . . atacada, Eddie ayudó a protegerme.Luego, Lissa dijo que era una tontería mantenerlo fuera de servicio cuando podía ser 7 7
  • 77. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesútil y que teniendo en cuenta que los Moroi estaban detrás de este ataque también, lesdijo a todos que iban a tener que acostumbrarse a la idea de Moroi siendo el enemigo.Hans, el guardián a cargo en la Corte, finalmente accedió y envió a Eddie aquíconmigo, pero creo que oficialmente, Eddie no está restituido todavía. Es extraño. —Jill había dado todo el discurso sin hacer una pausa y ahora se detuvo para recuperar elaliento.—Bueno, estoy segura de que se resolverá —dije, tratando de ser tranquilizadora—. Yparece que ganará puntos por mantener a una princesa con vida.Jill me miró bruscamente.—No soy una princesa.Fruncí el ceño y traté de recordar la complejidad de la ley Moroi. —El príncipe oprincesa es el miembro más viejo de una familia. Dado que Vasilisa fue coronadareina, el título pasa a ti, ¿verdad?—En teoría —dijo Jill, mirando a otro lado. Su tono era difícil de interpretar, unaextraña mezcla de lo que parecía ser amargura y tristeza—. No soy una princesa, norealmente. Sólo soy una persona que pasa a estar relacionada con la reina.La madre de Jill había sido brevemente amante de Eric Dragomir, el padre de Vasilisa,y había mantenido la existencia de Jill en secreto durante años. Se había hecho públicarecientemente, y yo había jugado un papel importante en ayudar a Rose a localizar aJill. Con todas las consecuencias en mi propia vida, así como el énfasis en la seguridadde Jill, no había pasado mucho tiempo preguntándome cómo se había adaptado ella a TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsu nueva estatus. Que tenía que ser un serio cambio de estilo de vida.—Estoy segura de que hay más que eso —dije suavemente. Me preguntaba si iba apasar mucho tiempo jugando a terapeuta de Jill durante esta asignación. Actualmentela perspectiva de consolar a un vampiro todavía me parecía muy extraña—. Quierodecir, obviamente eres importante. Todo el mundo ha pasado por un montón deproblemas para mantenerte a salvo.—Pero, ¿es por mí? —preguntó Jill—. ¿O es para ayudar a que Lissa mantenga eltrono? Ella apenas me habla desde que se enteró que somos hermanas.Esta conversación estaba dirigiéndose a aguas incómodas, a asuntos interpersonalesque realmente no sabía cómo tratar. No me podía imaginar estando ni en el lugar de 7 8
  • 78. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesVasilisa ni en el de Jill. De lo único que estaba segura era que no podía ser fácil paraninguna de ellas.—Estoy segura de que se preocupa por ti —dije, aunque no muy segura en absoluto—.Pero es probable que sea extraño para ella, especialmente con todos los otros cambiosen su vida también. Dale tiempo. Concéntrate en las cosas importantes primero,permanecer aquí y mantenerte con vida.—Tienes razón —dijo Jill. Se recostó en su cama y se quedó mirando el techo—. Estoynerviosa por mañana, de estar alrededor de todo el mundo, en clases durante todo eldía. ¿Qué pasa si se dan cuenta? ¿Qué pasa si alguien descubre la verdad acerca de mí?—Lo hiciste muy bien en la orientación —le aseguré—. Simplemente no muestres tuscolmillos. Y además, soy bastante buena en convencer a la gente de que no vieron loque piensan que vieron.La expresión de gratitud en su rostro me recordó incómodamente a Zoe. Eran tansimilares en muchos aspectos, tímidas e inseguras, pero intensamente fuertes yqueriendo desesperadamente demostrar su valía. Había tratado de proteger a Zoe, ysólo fallé ante sus ojos. Ahora, estando aquí para Jill me hacía sentir en conflicto. Dealguna manera, podría compensar lo que no había sido capaz de hacer por Zoe. Sinembargo, aunque pensé eso, una voz interior seguía decidiéndome: Jill no es tu hermana.Es un vampiro. Estos son negocios.—Gracias, Sydney. Me alegro de que estés aquí. —Sonrió, y la culpa se retorció aúnmás dentro de mí—. Sabes, estoy un poco celosa de Adrian. Él piensa que es muyaburrido en la casa de Clarence, pero no tiene que preocuparse por conocer gente TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEnueva o acostumbrarse a una nueva escuela. Sólo tiene que pasar el rato, ver televisión,jugar al billar con Lee, dormir hasta tarde. . . parece increíble. —Suspiró.—Supongo —dije, un poco sorprendida ante los detalles—. ¿Cómo sabes todo eso?¿Has. . . has hablado con él desde que nos fuimos? —A pesar de que dije eso, la ideaparecía poco probable. Había estado con ella la mayor parte del día.La sonrisa abandonó su cara.—Oh, no. Quiero decir, sólo imaginé lo que está pasando. Mencionó algo de esoantes, eso es todo. Lo siento. Estoy siendo melodramática y divagadora. Gracias porescucharme. . . eso realmente me hace sentir mejor. 7 9
  • 79. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSonreí rigurosamente y no dije nada. Todavía no podía superar el hecho de que estabaempezando a sentirme tan afectuosa hacia un vampiro. ¿Primero Rose, ahora Jill? Noimporta qué tan agradable fuera ella. Tenía que mantener nuestra relación profesional,para que los Alquimistas no pudieran acusarme de apegarme. Las palabras de Keithhicieron eco en mi cabeza: amante de los vampiros...Eso es ridículo, pensé. No había nada malo en ser amable con quienes estaban a micuidado. Era normal, nada que ver con "acercarse demasiado" a ellos. ¿Verdad?Empujando mis preocupaciones a un lado, me concentré en terminar de desempacar yen pensar en nuestra nueva vida aquí. Sinceramente esperaba que el día de mañanatranscurriera tan sin problemas como le había asegurado a Jill.Desafortunadamente, no fue así. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 8 0
  • 80. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 6 Traducido por DaRk Bass Corregido por PaaauP ara ser justos, el día empezó genial. Los rayos del sol entraban a través de la ventana cuando nosdespertamos, y ya podía sentir el calor aunque era temprano por la mañana. Escogí elconjunto más ligero de la selección de uniformes: una falda gris, combinada con unablusa blanca de manga corta. La “joyería simple” estaba permitida, así que mantuve lacruz de oro. Mi pelo estaba teniendo uno de esos días difíciles, lo que parecía ocurrirmás seguido que nunca en este nuevo clima. Deseaba poder ponerlo en una cola decaballo como lo hacía Jill, pero tenía demasiadas capas como para que quedara bien.Mirando hacia el punto en que los mechones de diferentes longitudes tocaban mis, mepregunté si ya era tiempo de dejarlo crecer.Después de un desayuno en el que ninguna de nosotras comió realmente, nos subimosal autobús hacia el Campus central, el cual estaba repentinamente lleno de gente. Sóloun tercio de los estudiantes estaban internados. El resto eran locales, y habíanaparecido todos hoy. Jill apenas habló a lo largo del viaje, y parecía estar enferma otravez. Era difícil de decir, pero pensé que se veía más pálida de lo usual. Sus ojos estabanenrojecidos una vez más y tenía grandes ojeras. Me había levantado una vez en la TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEnoche, y la había visto dormir profundamente, así que no sabía bien cuál era elproblema. Esas ojeras eran, en realidad, la primera falla que veía en la piel de unMoroi… ésta siempre era perfecta, como de porcelana. No era de extrañar que, por logeneral, pudiera dormir hasta tarde. Ella no tenía que preocuparse por el polvo, ni porel corrector que yo usaba.A medida que la mañana avanzaba, Jill continuó mordiendo su labio y luciendopreocupada. Tal vez sólo estaba preocupada por sumergirse en un mundo pobladocompletamente por humanos. No parecía muy preocupada por la logística de llegar alos salones correctos y terminar el trabajo. Ese era el aspecto que más me asustaba.Sólo ve de una clase a otra, me dije a mi misma. Eso es todo lo que tienes que hacer. 8 1
  • 81. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMi primera clase era Historia Antigua. Eddie también estaba en ella, y prácticamentecorrió hacia mí cuando me vio.—¿Está bien? ¿La has visto?—Bueno, compartimos una habitación, así que sí. —Nos sentamos en escritoriosvecinos. Le sonreí a Eddie—. Relájate. Ella está bien. Parecía nerviosa, pero realmenteno puedo culparla.Asintió con la cabeza, pero aún lucía desconcertado. Puso toda su atención al frentedel salón cuando apareció la profesora, pero había una agitación en él mientras sesentaba ahí, como si apenas pudiera evitar saltar e ir en busca de Jill.—Bienvenidos, Bienvenidos. —Nuestra instructora era una mujer alrededor de loscuarenta, de cabello negro y canas, con suficiente energía como para rivalizar conEddie, y si su taza gigante de café era una indicación, no era difícil descubrir el porqué. También estaba un poco celosa, y deseaba que se nos permitiera tener bebidas enclase, ya que en la cafetería no servían café. No sabía cómo iba a sobrevivir lospróximos meses libre de cafeína. Su guardarropa favorecía el estilo de los rombos.—Soy la señora Sra. Terwilliger, su ilustre guía en el maravilloso viaje que es lahistoria antigua —dijo con una voz profunda y solemne, que hizo que algunos de miscompañeros soltaran unas risitas. Hizo un gesto a un joven que estaba estado tras deella, cerca del gran escritorio. Había estado observando la clase con una expresiónaburrida, pero cuando ella se giró hacia él, se animó inmediatamente.—Y este es mi ayudante, Trey, a quien creo que algunos de ustedes ya conocen. Trey TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEserá mi asistente para este periodo, así que estará en su mayoría merodeando por lasesquinas y llenando papeles. Pero deberán ser agradables con él, pues podría ser élquien ponga sus calificaciones en mi computadora.Trey dio un pequeño saludo y sonrió a algunos de sus amigos. Tenía la pielprofundamente bronceada y cabello negro, cuya longitud bordeaba el límite del códigode vestimenta.El bien planchado uniforme de Ambrewood, daba la ilusión de que era todo unhombre de negocios, pero había un brillo travieso en sus ojos que me hacía creer querealmente no se tomaba en serio el ser un ayudante. 8 2
  • 82. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Ahora —continuó la señora Terwilliger—. La historia es importante, porque nosenseña sobre el pasado. Y aprendiendo sobre el pasado, se llega a entender el presente,de forma que así, puedan tomar decisiones inteligentes en el futuro.Hizo una pausa dramática para dejar que esas palabras se filtraran. Una vez que estuvoconvencida que las habíamos acogido, se movió hacia una computadora portátil queestaba conectada a un proyector. Oprimió algunas teclas, y una imagen de un edificiocon columnas blancas apareció en la pantalla en la parte delantera de la habitación.—Ahora, ¿alguien puede decirme que es esto?—¿Un templo? —dijo alguien.—Muy bien, ¿señor…?—Robinson —respondió el chico.La Sra. Terwilliger sacó un portapapeles y revisó la lista.—Ah, ahí está. Robinson Stephanie.—Stephan —corrigió el chico, sonrojándose cuando sus amigos se rieron.La Sra. Terwilliger empujó sus gafas hacia abajo y entorno los ojos.—Muy cierto. Gracias a Dios. Estaba pensando cuán difícil debe ser su vida con esenombre. Mis disculpas. Rompí mis lentes en un extraño accidente en un juego de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEcroquet esta semana, lo que me forzó a traer los viejos hoy. Así que, Stephan-no-Stephanie, tiene razón. Es un templo. ¿Puede ser más específico?Stephan negó con la cabeza.—¿Alguien más puede ofrecer una idea?Cuando la Sra. Terwilliger sólo encontró silencio, respiré hondo y levanté la mano.Hora de ver cómo se sentía ser un verdadero estudiante. Ella hizo un asentimiento consu cabeza.—Es el Partenón, señora. 8 3
  • 83. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—De hecho, lo es —dijo ella—. ¿Y su nombre es?—Sydney.—Sydney… —Comprobó en el portapapeles y levantó la mirada, asombrada—.¿Sydney Melbourne? Mi Dios, no suena como una australiana.—Er, es Sydney Melrose, señora —la corregí.La señora Terwilliger frunció el ceño, y le entregó el portapapeles a Trey, quien parecíacreer que mi nombre era la cosa más graciosa del mundo.—Encárguese usted Señor Juarez, sus jóvenes ojos son mejores que los míos. Si sigohaciendo esto, seguiré cambiando a los hombres por mujeres, y a las perfectas yamables señoritas en descendientes de criminales. Entonces. —La señora Terwilliger seenfocó de nuevo en mí—. El Partenón. ¿Sabes algo sobre ello?El resto me estaba observando, la mayoría con curiosidad amigable, pero aún sentía lapresión de ser el centro de atención. Enfocándome únicamente en la Sra. Terwilliger,dije: —Es parte de la Acrópolis, señora. En Atenas. Fue construido en el siglo quinto.a.C.—No necesita llamarme señora —me dijo la Sra. Terwilliger—. Aunque es refrescantetener un poco de respeto de vez en cuando. Y respondió brillantemente.Observó al resto del salón. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Ahora, díganme esto. ¿Por qué en la tierra debería importarnos Atenas, o cualquiercosa que se llevó a cabo hace mil quinientos años? ¿Cómo puede ser relevante paranosotros hoy en día?Más silencio e intercambio de miradas. Cuando el insoportable silencio se prolongódurante lo que parecieron horas, comencé a levantar mi mano de nuevo. La Sra.Terwilliger no lo notó y miró hacia Trey, quien descansaba sus pies sobre el escritoriode la profesora. El chico instantáneamente bajó las piernas, y se enderezó.—Señor Juarez —declaró la Sra. Terwilliger—, hora de ganar su manutención. Tomóesta clase el año pasado. ¿Puede decirme por qué los eventos de la antigua Atenas sonrelevantes para nosotros hoy? Si no lo sabe, entonces, tendré que llamar a la señorita 8 4
  • 84. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMelbourne de nuevo. Ella luce como si supiera la respuesta, y piense lo vergonzosoque sería para usted.Los ojos de Trey destellaron en mi dirección y luego se fijaron otra vez en la profesora.—Su nombre es Melrose, no Melbourne. Y la democracia fue fundada en Atenas en elsiglo sexto. Muchos de los procedimientos que establecieron están, de hecho, en vigoren nuestro actual gobierno.La Sra. Terwilliger puso su mano sobre su corazón dramáticamente.—¡Así que estabas prestando atención el año pasado! Bueno, casi. Su fecha estáequivocada. —Su mirada cayó en mí—. Apuesto a que sabe la fecha en la quecomenzó la democracia en Atenas.—En el siglo quinto —respondí inmediatamente.Eso hizo que me ganara una sonrisa por parte de la profesora y una mirada de Trey. Elresto de la clase continuó de la misma manera. La Sra. Terwilliger siguió con su estiloextravagante, detallando un número importante de épocas y lugares que íbamos aestudiar con más detalle. Descubrí que podía responder cualquier pregunta que hiciera.Una parte de mi decía que debía racionarme un poco, pero no podía evitarlo. Si nadiesabía la respuesta, me sentía obligada a proporcionarla. Y cada vez que lo hacía, laSra. Terwilliger decía: —Trey, ¿sabías eso?Hice una mueca. No quería hacer enemigos en mi primer día. Los otros estudiantes meobservaban curiosamente cuando hablaba, lo que me hizo un poco auto-consciente. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETambién vi a algunos de ellos intercambiar miradas cada vez que respondía, como situvieran alguna clase de secreto en donde yo no entraba. Eso me preocupó más queirritar a Trey. ¿Sonaba como si necesitara destacar? Estaba demasiado insegura de laspolíticas sociales aquí, como para saber qué era normal y qué no lo era. Esta era unaescuela competitiva en lo académico, ¿seguramente no era algo malo ser educada?La Sra. Terwilliger nos dejó de tarea leer dos capítulos de nuestro libro de texto. Elresto se quejó, pero yo estaba emocionada. Amaba la historia, específicamente lahistoria del arte y la arquitectura. Mi educación en casa había sido agresiva y bienencaminada, pero mi padre no había pensado que necesitara pasar demasiado tiempoen esa materia. Tenía que estudiarla en mi tiempo libre, y era sorprendente ysofisticado pensar que ahora tenía una clase donde el único propósito era aprender, ydonde mi conocimiento sería evaluado, al menos por la profesora. 8 5
  • 85. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMe separé de Eddie después de eso y fui a la clase de Química. Mientras estabaesperando que la clase comenzara, Trey se deslizó en un escritorio junto al mío.—Así que, señorita Melbourne —dijo imitando la voz de la Sra. Trewilliger—.¿Cuándo empezarás tu propia clase de historia del arte?Lamentaba que la Sra. Trewilliger se hubiera ensañado con él, pero no me gustaba sutono.—¿En realidad estás tomando esta clase? ¿O vas a perder el tiempo un poco más ypretender que ayudas a la profesora?Esto trajo una sonrisa a su cara.—Oh, estoy en esta, desafortunadamente. Y fui el mejor estudiante de la Sra.Terwilliger el año pasado. Si eres tan buena en química como lo eres en historia, voy aatraparte como mi compañera de laboratorio. Podré abandonar el semestre.Química era una parte crucial del comercio de los Alquimistas, y dudaba que hubieraalgo en esta clase que ya no supiera. Los Alquimistas habían surgido de la Edad Mediacomo Los científicos mágicos al tratar de convertir el plomo en oro. De esos primerosexperimentos, pasaron a descubrir las propiedades especiales de la sangre de vampiro ycómo reaccionaba con otras sustancias, y eventualmente, transformaron la cruzadapara mantener a los vampiros y a los seres humanos separados. Ese primer trasfondocientífico, y nuestro actual trabajo con la sangre de vampiro, hizo de la química una delas principales materias de mi educación cuando niña. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSERecibí mi primer juego de química cuando tenía seis años. Cuando otros niñospracticaban el alfabeto, mi padre me interrogaba con tarjetas de memoria sobre ácidosy bases.Incapaz de confesarle todo eso a Trey, desvié la mirada y aparté casualmente el pelo demi cara.—Soy buena en ello.Si mirada se movió hacia mi mejilla y una mirada de comprensión cayó sobre él.—Ah, así que es eso. 8 6
  • 86. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Qué es qué? —pregunté.El apunto hacia mi cara—Tu tatuaje. Eso es lo que es, ¿huh?Al mover mi cabello, había revelado el lirio dorado.—¿Qué quieres decir? —pregunté.—No tienes que jugar a ser tímida conmigo —dijo rodando sus ojos negros—. Loentiendo, quiero decir, para mí es como hacer trampa, pero supongo que no todo elmundo se preocupa por su reputación. Debes tener bastantes agallas para ponerlo en tucara, aunque están en contra el código de vestimenta, ya sabes… aunque eso nodetiene a nadie.Me moví y deje que mi cabello volviera a su lugar.—Lo sé. Quise ponerme maquillaje y lo olvidé. Pero, ¿a qué te refieres con eso dehacer trampa?Él simplemente sacudió la cabeza de una manera que dejó claro que había sidorechazada. Me senté ahí sintiéndome impotente, preguntándome qué había hecho mal.Pronto, mi confusión fue reemplazada por consternación mientras nuestro profesor nosdaba una introducción a la clase y a los elementos que usaríamos. Tenía un juego dequímica en mi habitación que era más grande que el de Amberwood. Oh, bien. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESupongo que un repaso básico no me haría daño.Mis otras clases progresaron de la misma manera. Estaba en la cima de todas misclases, y me encontré respondiendo todas las preguntas. Esto hizo que me llevara biencon los profesores pero no podía calibrar la reacción del resto de mis compañeros. Aúnveía muchas cabezas moviéndose y expresiones intrigadas, pero sólo la de Trey mecondenaba. No sabía si debía contenerme o no.Me encontré con Kristin y Julia un par de veces, y me recordaron unirme a ellas en elalmuerzo. Las encontré sentadas en una mesa en la esquina de la cafetería este. Mesaludaron, y mientras pasaba por las filas de mesas, hice un rápido escaneo, esperandover a Jill. No me había encontrado con ella en todo el día, pero eso no era tan 8 7
  • 87. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessorprendente, considerando nuestros horarios. Supuse que estaba comiendo en la otracafetería, tal vez con Eddie o Micah.Kristin y Julia eran amigables, charlaban conmigo sobre cómo me había ido en miprimer día, y me daban consejos sobre ciertos profesores que habían tenido antes. Ellaseran de último año al igual que yo y compartíamos un par de clases. Pasamos la mayorparte del almuerzo compartiendo información básica. No fue sino hasta que elalmuerzo llegó a su fin, que llegué a obtener respuestas a las preguntas que habíanestado molestándome todo el día. Aunque requería pasar por algunas otras preguntasprimero.—Entonces —dijo Kristin, inclinándose sobre la mesa—. ¿Te da una súper memoria?O es como, no lo sé, ¿cambia tu cerebro y te hace más inteligente?Julia rodó los ojos.—No puede hacerte más inteligente. Tiene que ser memoria. Lo que quiero saber es,¿cuánto tiempo dura?Miré varias veces de una a la otra, más confundida que nunca.—De lo que sea que estén hablando no puede hacerme más inteligente, porque estoydemasiado perdida en este momento.Kristin se rió ante eso.—Tu tatuaje. Te escuché respondiendo las preguntas más difíciles en matemáticas. Y TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEuna amiga mía está en tu clase de historia, y dijo que ahí también habías aplastado alresto. Estamos tratando de averiguar cómo te ayuda el tatuaje.—¿Me ayuda… a contestar preguntas? —pregunté. Sus rostros lo confirmaron—. Nolo hace. Eso es… eso sólo es, bueno, yo. Sólo sé las respuestas.—Nadie es tan inteligente —argumentó Julia.—No es tan loco. No soy un genio. Supongo que sólo he aprendido mucho, fuieducada en casa un tiempo, y mi papá era realmente… estricto —agregué, pensandoque podría ayudar. 8 8
  • 88. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Oh —dijo Kristin, jugando con su larga trenza. Noté que llevaba su cabello demaneras muy prácticas, mientras Julia llevaba siempre su cabello rubio alborotado—.Creo que podría ser eso… pero entonces, ¿qué hace tu tatuaje?—No hace nada —dije. Incluso mientras decía las palabras, sentí un cosquilleo leve enmi piel. El tatuaje tenía alguna clase de magia que impedía hablar sobre cualquier cosarelacionada con los Alquimistas, con aquellos que no formaban parte del círculoprivado. Este era el tatuaje impidiéndome decir demasiado, algo que no fueranecesario—. Sólo pensé que era genial.—Oh —dijo Julia. Ambas chicas lucían inexplicablemente decepcionadas.—¿Por qué en la tierra piensan que el tatuaje me hace inteligente? —pregunté.La campana interrumpió la conversación, recordándonos que era hora de ir a nuestrasclases. Hubo una pausa mientas Kristin y Julia consideraban algo. Kristin parecía serla líder de las dos, porque fue la que dio el asentimiento de cabeza decisivo. Tuve laclara sensación de que estaba siendo evaluada.—De acuerdo —dijo ella finalmente, dándome una gran sonrisa—. Te informaremosde más cosas después.Fijamos una hora para salir el sábado, luego nos separamos. Mi impresión fue, quehabría más sociabilización que estudio, lo que estaba bien conmigo, pero hice una notamental para hacer mi tarea primero. El resto del día pasó rápidamente, y en una de lasclases recibí una nota de Molly, la asesora. Como esperaba, había pasado todos miscursos de idiomas, y quería que fuera y discutiera sobre las materias durante el último TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEperíodo, cuando técnicamente no tenía clases. Eso significaba que mi día de escuela seterminaba oficialmente con Educación Física.Me cambié a mi ropa de gimnasia —shorts y una camiseta de Ambewood— e hice unacaminata bajo el caliente sol hacia donde se encontraba el resto. Sentí un poco de calormientras salía y entraba de clases, pero no fue hasta que pude estar afuera por un largotiempo, que realmente noté que estábamos en el desierto. Mirando a mis compañeros,quienes eran chicos y chicas de todos los grados, vi que no era la única sudando. Raravez me quemaba, pero recordaba haber traído protector solar para estar segura. Jilltambién lo necesitaría.¡Jill! 8 9
  • 89. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMire a mí alrededor. Casi había olvido que Jill debería estar en mi misma clase.Excepto que, ¿dónde estaba? No había señal de ella. Cuando nuestra instructora, laSeñorita Carson, pasó la lista, ni siquiera dijo el nombre de Jill. Me preguntaba sihabía habido un cambio de horario de último minuto. La Señorita Carson creía enentrar directamente a la acción. Fuimos divididos en dos equipos para jugar voleibol, yme encontré de pie junto a Micah. Su tez pecosa se estaba volviendo rosada, y casiquería ofrecerle protector solar. Me dio una de sus sonrisas amables.—Hey —dije—. ¿No has visto a mi hermana hoy? ¿O sí?—No —dijo él. Un ceño levemente fruncido cruzó su frente—. Eddie estababuscándola en el almuerzo. Pensó que estaba comiendo contigo en el dormitorio.Sacudí mi cabeza, una sensación de náuseas se apoderó de mí. ¿Qué estaba pasando?Escenarios de pesadilla pasaron por mi mente. Pensaba que Eddie estaba exagerandocon la vigilancia, pero ¿le habría pasado algo a Jill? ¿Era posible que, a pesar denuestro plan, alguno de los enemigos de Jill se hubiera colado y la hubiera raptado?¿Tendría que decirles a los Alquimistas —y a mi padre— que habíamos perdido a Jillel primer día? El pánico me atravesó. Si antes no estaba a punto de ser enviada a uncentro de re-educación, en este momento, estaba definitivamente en mi camino.—¿Estás bien? —preguntó Micah, estudiándome—. ¿Está bien Jill?—No lo sé —dije—. Discúlpame.Rompí la formación de mi equipo, y corrí hacia donde la Srta. Carson estabasupervisando. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Si? —me preguntó.—Lamento molestarla, señora, pero estoy preocupada por mi hermana. Jill Melrose.Soy Sydney. Se suponía que estaría aquí. ¿Sabe usted si cambió las clases?—Ah, sí. Melrose. Recibí una nota de la oficina, justo antes de la clase, diciendo queella no asistiría hoy.—¿Dijeron por qué?La Señorita Carson negó con la cabeza en forma de disculpa, y le gritó a un chico queestaba quedándose atrás. Me reuní de nuevo con el equipo, con mi mente girando. 9 0
  • 90. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesBueno, al menos alguien había visto a Jill hoy, pero ¿por qué en la tierra no asistiría aclases?—¿Está bien? —me preguntó Micah.—Yo… supongo. La Señorita Carson parecía saber que no estaría en clase, pero nosabe por qué.—¿Hay algo que pueda hacer? —preguntó él—, ¿para ayudarla? Eh, ¿ayudarlos?—No gracias, es amable de tu parte preguntar. —Deseaba que hubiera un relojalrededor—. Iré a buscarla tan pronto como la clase termine. —Un pensamientoapareció de forma repentina en mi mente—. ¿Pero Micah? No le digas nada a EddieMicha me dio una mirada curiosa.—¿Por qué no?—Él es sobreprotector. Se preocuparía, cuando probablemente no es nada.También destruiría la escuela buscándola. Cuando la clase terminó, rápidamente meduché y me cambié de ropa antes de ir al edificio administrativo. Estaba desesperadapor correr primero a los dormitorios y ver si Jill estaba ahí, pero no podía llegar tarde ala cita. Mientras caminaba por el pasillo hacia la oficina de Molly, pasé por el pasilloprincipal, y una idea vino a mí. Me detuve para hablar con la secretaria de asistenciaantes de dirigirme a mi reunión. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Jill Melrose —dijo la secretaria asintiendo—. Fue enviada de vuelta al dormitorio.—¿Enviada de vuelta? —exclamé—. ¿Qué significa eso?—No estoy en libertad de decirlo. —¿Demasiado melodramática?Molesta y más confusa que nunca me dirigí a la oficina de Molly, tomando consueloen el hecho de que, incluso si la ausencia de Jill era misteriosa, al menos estabaavalada por la escuela. Molly me dijo que podía tomar una clase electiva, o participaren algún tipo de estudio independiente en lugar de un idioma si lograba que unprofesor me patrocinara. Una idea me vino a la cabeza.—¿Puedo informarle mañana? —pregunté—. Necesito hablar con alguien primero. 9 1
  • 91. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Seguro —dijo Molly—. Sólo decídete pronto. Puedes volver a tu dormitorio ahora,pero no podemos tenerte paseando por aquí todos los días a esta hora.Le aseguré que tendría una respuesta pronto y me dirigí afuera. El bus no pasaba muyseguido durante las clases, así que caminé esa milla de regreso. Sólo me tomó quinceminutos, pero se sintió como el doble bajo el sol. Cuando finalmente llegué a la puertadel dormitorio, me llené de alivio. Pasando el rato en la habitación como si nadahubiera pasado, estaba Jill.—¡Estás bien!Jill estaba acostada en la cama, leyendo su libro de nuevo. Levantó la vistamalhumorada.—Sí, más o menos.Me senté en mi propia cama y me quité los zapatos.—¿Qué pasa? Tuve un ataque de pánico cuando no apareciste en clase. Si Eddiesupiera…Jill se sentó de golpe.—No, no le digas a Eddie. Enloquecería.—De acuerdo, de acuerdo. Pero dime que pasó. ¿Dijeron que te habían enviado de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEvuelta?—Sí. —Jill hizo una mueca—. Porque fui expulsada de mi primera clase.Me quedé sin palabras. No podía imaginar qué habría echo la dulce y tímida Jill paramerecer eso. Oh Dios, esperaba que no hubiera mordido a nadie. Yo era la persona de laque se esperaba que tuviera problemas ajustándose a un horario escolar, Jill debería seruna profesional.—¿Por qué te expulsaron?Jill suspiró. 9 2
  • 92. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Por tener resaca.Más estupefacción.—¿Qué?—Estaba enferma. La señora Chang, mi profesora, me dio un vistazo y dijo que podíadetectar una resaca a un kilómetro de distancia. Me envió a la oficina por romper lasreglas de la escuela. Les dije que sólo estaba enferma, pero ella continuaba diciendoque ella sabía. El director finalmente dijo que no había forma de probar que esa fuera larazón por la que estaba enferma, así que no fui castigada, pero no me permitieronasistir al resto de las clases. Tuve que quedarme aquí el resto de la jornada escolar.—¡Eso… eso es estúpido! —Ordené a mis pies levantarse y comencé a caminar. Ahoraque me había recuperado de mi incredulidad inicial, estaba simplemente indignada—.Estuve contigo anoche. Dormiste aquí. Yo lo sé. ¿Cómo la Señora Chang pudo haceruna acusación como esa? ¡No tenía pruebas! La escuela tampoco. No tenían derechode sacarte de clase. ¡Debería ir a la oficina ahora mismo! No, voy a hablar con Keith ycon los Alquimistas y haré que nuestros “padres” llenen una queja.—No, espera Sydney. —Jill saltó y atrapó mi brazo, como si temiera que me fuera amarchar en ese momento—. Por favor no lo hagas, déjalo pasar. No quiero causar másproblemas. No tuve ninguna puntuación negativa. No fui realmente castigada.—Estás atrasada en tus clases —dije—. Eso es suficiente castigo.Jill negó con la cabeza, sus ojos muy abiertos. Tenía miedo, me di cuenta, pero no TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtenía idea por qué no me quería decir. Ella era la victima aquí.—No, está bien, me pondré al día. No hay consecuencias a largo plazo. Por favor, nohagas un gran lío de esto. Los otros profesores seguramente pensaron que estabaenferma. Probablemente ni siquiera sepan de las acusaciones.—Sin embargo, no está bien —gruñí—. Puedo hacer algo sobre esto. Es por eso queestoy aquí, para ayudarte.—No —dijo Jill rotundamente—. Por favor déjalo ir. Si realmente quieres ayudar… —Desvió la mirada.—¿Qué? —pregunté, aún llena de una ira justificada—. ¿Qué necesitas? Dilo. 9 3
  • 93. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesJill volvió a mirarme.—Necesito… necesito que me lleves con Adrian. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 9 4
  • 94. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 7 Traducido por Roo Andresen y Paaau Corregido por masi—¿A drian? —dije con sorpresa—. ¿Qué tiene que ver él en todo esto? Jill simplemente sacudió la cabeza y me miró con urgencia.—Por favor. Solo llévame hasta él.—Pero vamos a ir en un par de días para tu alimentación.—Lo sé —dijo Jill—. Pero necesito verlo ahora. Es el único que va a entenderme.Eso me costaba creerlo.—¿Estás diciendo que yo no? ¿Y tampoco Eddie?Ella gruñó.—No. No se lo puedes decir a Eddie. Se va a pondrá como un loco. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETraté de no fruncir el ceño mientras pensaba. ¿Por qué Jill necesitaría ver a Adriandespués del incidente en la escuela? Adrian no podía hacer nada que yo no pudierahacer. Como Alquimista, estaba en la mejor postura para rellenar una planilla dequeja. ¿Jill quería apoyo moral?Recordé como Jill había abrazado a Adrian al despedirse y de repente me pregunté siestaba enamorada de él. Porque de seguro, si Jill necesitaba sentirse protegida poralguien, entonces Eddie sería un mejor recurso. ¿No? Eddie era quien tiraría escritoriospor el aire con su ira. Mantener esto alejado de él quizás no era tan mala idea.—Está bien —dije finalmente—. Vámonos. 9 5
  • 95. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesFirmé para hacer un viaje fuera del campus, lo cual llevó una pequeña artimaña. Laseñora Weathers fue rápida en señalar que Jill había sido castigada para quedarse en sucuarto por el resto del día escolar. Pero fui rápida en remarcar que las clases ya casiterminaban, es decir que técnicamente el día escolar ya terminaba. La señora Weathersno podía negar esa lógica pero aun así nos hizo esperar los diez minutos enteros hastaque sonó la última campana. Jill se había quedado sentada allí, golpeando la silla consu pie ansiosamente.Conducimos la media hora que llevaba llegar hasta la casa de Clarence en las colinas,sin decir mucho. No sabía realmente qué clase de charla comenzar.—¿Cómo fue tu primer día de escuela? —Difícilmente era un tema apropiado. Y detodos modos, cada vez que lo pensaba, me ponía más furiosa. No podía creer quealgún maestro pudiera tener la audacia de acusar a Jill de beber y tener una resaca. Nohabía manera de probar eso, y además, cualquiera podría decir después de pasar cincominutos con ella que eso era imposible.Una mujer de mediana edad nos atendió en la puerta. Su nombre era Dorothy, y era elama de llaves de Clarence y alimentadora. Dorothy era bastante agradable, quizás algodistraída, y llevaba un vestido gris con un cuello alto para tapar las mordidas en sucuello.Le sonreí y mantuve mi expresión profesional, pero no pude evitar que me dieraescalofríos pensar en lo que ella era. ¿Cómo podría alguien hacer eso? ¿Cómo alguienpodía ofrecer su sangre a voluntad? Mi estómago daba vueltas, y me di cuenta de queme mantenía distante de ella. Ni siquiera quería rozar accidentalmente su brazo almomento de pasar. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEDorothy nos escoltó hasta la habitación en donde nos habíamos sentado el díaanterior. No había señales de Clarence, pero Adrian estaba tirado en un sillón de felpaverde, mirando la tele, la cual había estado dentro de un gabinete de madera la últimavez. Cuando nos vio, apagó la tele con el mando y se sentó. Dorothy se excusó y semarchó cerrando las puertas francesas detrás de ella.—Bien, que grata sorpresa —dijo él. Nos miró. Jill se había cambiado a su vestimentanormal durante su insolación, pero yo todavía llevaba en uniforme de Amberwood—.Sage, ¿no se supone que tienen uniformes? Eso luce como lo que usualmente llevas.—Qué lindo —dije, suprimiendo las ganas de poner en blanco los ojos. 9 6
  • 96. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian me hizo una mueca burlona.—Cuidado. Casi sonríes. —Extendió la mano para alcanzar una botella de brandyapoyada en una mesa cercana. Había pequeños vasos asentados a su alrededor, y sesirvió una cantidad considerable para él mismo—. ¿Quieren uno?—Estamos a mitad de la tarde —dije con incredulidad. No porque me importara lahora del día.—Tengo una horrible resaca —declaró, haciéndonos un brindis—. Esto es justo lo quenecesito para curarla.—Adrian, necesito hablarte —dijo Jill seriamente.Él la miró, su sonrisa desapareciendo.—¿Qué pasa, Jailbait?Jill me miró intranquila.—Te importaría…Entendí lo que quería decir y traté de no mostrar cuán irritada estaba por tantossecretos.—Claro. Simplemente iré… saldré fuera otra vez. —No me gustaba la idea de que meecharan, pero de ninguna manera iba a deambular por los pasillos de la casa. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEnfrentaría el calor.No había llegado tan lejos cuando alguien se cruzó delante de mí. Dejé escapar unpequeño grito y casi salté un metro en el aire. Un latido de corazón después, me dicuenta de que era Lee… no es que eso me dejara más tranquila. No importaba cuánnotoriamente amistosa fuera con este grupo, mis viejas defensas se ponían en acción alestar sola con un nuevo vampiro. Chocarme con él tampoco ayudaba porque micerebro lo procesaba como ¡un ataque!Lee se quedó parado mirándome. Por la expresión de su rostro estaba igual desorprendido por encontrarme en su casa, aunque quizás no tan alarmado como yo.—¿Sydney? —preguntó Lee—. ¿Qué estás haciendo aquí? 9 7
  • 97. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAl poco tiempo, mi miedo se transformó en vergüenza, como si hubiera sidodescubierta merodeando.—Oh… estoy aquí con Jill. Tuvo un mal día y necesitaba hablar con Adrian. Queríadarles privacidad y estaba a punto… eh, de ir afuera.La confusión de Lee se transformó en una sonrisa.—No tienes que hacerlo. No hay necesidad de que te vayas. Vamos, estaba yendo a lacocina a por algo de comer. —Mi rostro debió haber mostrado puro horror porque élse rió—. No del tipo humano.Me sonrojé y lo seguí.—Lo siento —dije—. Es instinto.—No hay problema. Ustedes los Alquimistas son un poco neuróticos, ya sabes.—Sí —me reí incómoda—. Lo sé.—Siempre quise conocer a alguno de ustedes, pero ciertamente no son lo que esperaba.—Abrió la puerta a una cocina muy espaciosa. El resto de la casa podría ser anticuaday oscura, pero aquí adentro, todo era brillante y moderno—. Si te hace sentir mejor, túno estás tan mal como Keith. Estuvo aquí más temprano y estaba muy nervioso,miraba por encima de su hombro literalmente. —Lee se detuvo pensativo—. Creo quedebe haber sido porque Adrian seguía riéndose como un científico loco con esas TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpelículas en blanco y negro que estaba viendo.Me detuve abruptamente.—¿Keith estuvo aquí… hoy? ¿Para qué?—Tendrás que preguntarle a papá. Con él es con quien habló más. —Lee abrió lanevera y sacó una lata de Coca—. ¿Quieres una?—Yo… eh, no. Demasiado azúcar.Sacó otra lata. 9 8
  • 98. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Light?Dudé sólo un momento antes de tomarla.—Seguro. Gracias. —No había tenido intención de comer o beber algo en esta casa,pero la lata parecía lo suficientemente segura. Estaba sellada y parecía haber sidotraída de un mercado humano, y no de alguna especie de caldero vampírico. La abrí ytomé un sorbo mientras mi mente daba vueltas.—¿No tienes idea de qué se trataba?—¿Huh? —Lee agregó una manzana a su menú y se subió en el mostrador—. Oh,¿Keith? No. Pero si tuviera que adivinar diría que por mí. Como si estuviera tratandode averiguar si me voy a quedar aquí o no. —Dio un gran mordisco a la manzana, yme pregunté si el hecho de tener colmillos lo hacía más difícil.—Simplemente le gusta tener sus datos al día —dije naturalmente. Tanto comodetestaba a Keith, todavía quería un frente humano unificado. Aunque no me dejabaengañar. Estaba bastante segura de que Keith se sentía minado al saber que había unMoroi extra en “su territorio” y ahora se estaba asegurando de tener todo bajo control.Parte de ello era el trabajo de un buen Alquimista, claro, pero la mayoría eraprobablemente el orgullo herido de Keith.Lee no parecía pensar mucho en ello y seguía masticando la manzana, aunque podíasentir sus ojos estudiándome.—¿Dijiste que Jill tuvo un mal día? ¿Está todo bien? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sí, eso creo. Es decir, no lo sé. Ni siquiera sé cómo las cosas se pusieron así. Ellaquería ver a Adrian por alguna razón. Quizás él pueda ayudar.—Es un Moroi —dijo Lee pragmático—. Quizás es algo que solo él puede entender…algo que tú y Eddie no. Sin ofender.—No me ofendes —dije. Era natural que Jill y yo tuviéramos diferencias distintivas, yoera humana, y ella un vampiro, después de todo. No podríamos ser más diferentes si lointentábamos, y de hecho, lo prefería de esa manera—. Vas a la universidad… ¿en LosÁngeles? ¿Un colegio humano? —No era un comportamiento extraño para los Moroi.Algunas veces se agrupaban en sus propias comunidades; algunas veces trataban deencajar en ciudades humanas más grandes. 9 9
  • 99. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesLee asintió.—Sip. Y fue difícil al principio. Quiero decir, incluso si los demás no saben que eres unvampiro… bueno, hay como un sentido de alteridad del que siempre te das cuenta.Eventualmente me adapté… pero sé por lo que está atravesando.—Pobre Jill —dije, repentinamente dándome cuenta que había pensado todo mal.Mayormente mi energía había estado enfocada en la escuela creyendo que Jill se sentíamal por una resaca. Me debería haber enfocado en por qué se sentía mal en primerlugar. La ansiedad por este nuevo cambio de vida se habría asentado. Yo habíabatallado mis propias dificultades, tratando de descifrar amistades y señales desociabilidad… pero por lo menos estaba tratando con mi propia raza—. Realmente nopensé mucho por lo que estaría pasando.—¿Quieres que hable con ella? —preguntó Lee. Dejó el tallo de la manzana a unlado—. No estoy seguro de que tenga tanta sabiduría para compartir.—Cualquier ayuda viene bien —dije honestamente.Un silencio se produjo entre nosotros, y comencé a sentirme incómoda. Lee parecíamuy amistoso, pero mis viejos miedos arraigaban. Parte de mi sentía como si él noquisiera conocerme sino estudiarme. Los Alquimistas claramente eran una novedadpara él.—¿Te importa si te pregunto sobre… el tatuaje? ¿Te da poderes especiales verdad? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEra casi una repetición de las conversaciones en la escuela, excepto que Lee sabía laverdad detrás de ello. Distraídamente me toqué la mejilla.—No poderes, exactamente. Hay coacción que nos frena de hablar sobre lo quehacemos. Y de ello saco un buen sistema inmune. ¿Pero el resto? No soy nada especial.—Fascinante —murmuró. Desvié la mirada y traté de volver a poner mi cabello sobreel rostro.Adrian asomó su cabeza en ese momento. Todo su humor se había desvanecido.—Ah, ahí estás. ¿Puedo hablarte en privado por un momento? 1 0 0
  • 100. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesLa pregunta era para mí, y Lee se bajó del mostrador.—Voy a tomar la indirecta. ¿Jill sigue en el estudio?Adrian asintió, y Lee me miró.—¿Quieres que…?Asentí.—Sería genial. Gracias.Lee se marchó, y Adrian me miró con curiosidad.—¿Qué fue eso?—Oh, creíamos que Lee podría ayudar a Jill con sus problemas —expliqué—. Puestoque puede relacionarse con lo que le pasa.—¿Problemas?—Sí, ya sabes. Adaptarse a vivir con humanos.—Oh —dijo Adrian. Sacó un paquete de cigarrillos y, para mi completo asombro, loencendió frente a mí—. Eso. Sí. Supongo que está bien. Pero eso no es de lo que queríahablarte. Necesito que me saques de aquí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEstaba sorprendida. ¿No se trataba de Jill?—¿Fuera de Palm Springs? —pregunté.—¡No! Lejos de este lugar. —Hizo señas a su alrededor—. ¡Es como vivir en un hogarde ancianos! Clarence está tomando una siesta ahora, y come a las cinco. Es muyaburrido.—Sólo estuviste aquí durante dos días.—Y eso es más que suficiente. La única cosa que me mantiene vivo es que tienesuministros de licor a mano. Pero al paso que voy, se va a acabar para el fin de 1 0 1
  • 101. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessemana. Jesucristo, estoy que trepo por las paredes. —Sus ojos se posaron en la cruz demi cuello—. Oh. Lo siento. Sin ofender a Jesús.Estaba aún atontada por el inesperado tema como para sentirme ofendida.—¿Qué hay de Lee? Vive aquí, ¿no?—Sí —acordó Adrian—. A veces. Pero está ocupado con… demonios, no sé. Cosas dela escuela. Volverá a Los Ángeles mañana, y esa será otra noche aburrida para mí.Además… —Miró a su alrededor con conspiración—. Lee es agradable, pero no es…bueno, no le gusta mucho divertirse. No como a mí.—Eso podría ser algo bueno —señalé.—Sin sermones de moral, Sage. Y, hey, como dije, me agrada, pero no está muchoaquí. Cuando está, se mantiene apartado. Siempre se está mirando en el espejo, inclusomás que yo. Lo escuché preocuparse por tener el pelo gris el otro día.No me importaban las excentricidades de Lee.—¿Y a dónde querrías ir? No querrás… —Un pensamiento no muy alentador vino ami mente—. ¿No querrás inscribirte en Amberwood, o si?—¿Qué, y jugar a 21 Jump Street2 con el resto de ustedes? No, gracias.—¿Veintiuno… qué? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No importa. Mira… —Apagó el cigarrillo —en el mesón— lo cual pensé que eraridículo puesto que apenas había fumado. ¿Por qué molestarse con tal inmundo hábitosi no ibas a usarlo?—. Necesito mi propio lugar ¿Está bien? Ustedes hacen que lascosas sucedan. ¿No puedes conseguir alguna buena residencia para solteros como laque tiene Keith, para así poder enfiestarme con los demás turistas ricos? Beber solo estriste y patético. Necesito gente. Incluso humanos.—No —dije—. No estoy autorizada para hacer eso. No eres… bueno, no eresrealmente mi responsabilidad. Solamente nos estamos haciendo cargo de Jill—yEddie, ya que es su guardaespaldas.2 21 Jump Street: También llamada Comando Especial. Serie de drama policiaca de los años 1987 a 11991, protagonizada por Johnny Depp 0 2
  • 102. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian frunció el ceño.—¿Y un coche? ¿Puedes hacer eso?Negué con la cabeza.—¿Y qué hay de tu coche? ¿Qué pasa si las dejo en la escuela y luego lo tomo prestadopor un tiempo?—No —dije rápidamente. Esa era probablemente la sugerencia más loca que él podríahacer. Latte era mi bebé. Ciertamente no iba a entregárselo a un bebedor,especialmente no a uno que también era un vampiro. Si había un vampiro que se veíaparticularmente irresponsable, ese era Adrian Ivashkov.—¡Me estas matando, Sage!—No estoy haciendo nada.—Ese es mi punto.—Mira —dije, cada vez más irritada—. Te lo dije. No eres mi responsabilidad. Hablacon Abe si quieres que las cosas cambien. ¿No es esa la razón de que estés aquí?La molestia de Adrian, y su autocompasión, pasaron a cautela.—¿Qué sabes de eso? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSECierto. Él no sabía que yo había oído su conversación.—Quiero decir, él es quien los trajo aquí e hizo los arreglos con Clarence, ¿cierto? —Esperé que eso fuera lo suficientemente convincente, y quizás me daría un poco deinformación de cuál era el plan maestro de Abe.—Sí —dijo Adrian, tras muchos segundos de mirarme intensamente—. Pero Abequiere que me quede en esta tumba. Si obtengo mi propio lugar, tendríamos quemantenérselo en secreto.Me burlé. 1 0 3
  • 103. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Entonces definitivamente no voy a ayudar, incluso si pudiera. No puedes pagarmepara enfadar a Abe.Podía ver a Adrian prepararse para dar otro argumento, y decidí hacer mi salida.Volviendo mi espalda hacia él y a cualquier protesta, salí de la cocina y volví a la salade estar. Ahí, encontré a Jill y a Lee hablando, y ella tenía la primera sonrisa genuinaque había visto en un tiempo. Se rió ante un comentario que él hizo y luego levantó lavista cuando entré.—Hola, Sydney —dijo ella.—Hola —dije—. ¿Estás lista para irte?—¿Ya es hora? —preguntó ella. Ambos se veían decepcionados, pero luego ellarespondió su propia pregunta—. Supongo que sí. Probablemente tienes tarea, yprobablemente Eddie ya está preocupado.Adrian entró al cuarto detrás de mí, viéndose malhumorado. Jill lo miró, y por unmomento, su mirada se volvió vacía, como si su mente se hubiera ido a otro lugar.Luego se volvió hacia mí.—Sí —dijo ella—, deberíamos irnos. Espero que podamos hablar después, Lee.—Yo también —dijo él, levantándose—. Voy a estar por aquí, de vez en cuando.Jill le dio un abrazo de despedida a Adrian, claramente reacia a dejarlo también. Con TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELee, ella se veía como si estuviera triste por dejar algo que comenzaba a ponerseinteresante. Con Adrian, el sentimiento era como si no estuviera segura de cómo iba asobrevivir. Su próxima comida estaba programada para dos días después, y Adrianestaba alentándola, diciéndole que era lo suficientemente fuerte como para pasar elsiguiente día de escuela. A pesar de lo mucho que él me molestaba, estaba conmovidapor la compasión que mostraba por la chica. Cualquiera que fuese tan amable con Jill,no podía ser tan malo. Estaba comenzando a sorprenderme.—Te ves mejor —le dije mientras conducíamos hacia Vista Azul.—Hablar con Adrian… con los dos… fue útil.—¿Crees que estarás bien mañana? 1 0 4
  • 104. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Sí. —Jill suspiró, y se inclinó contra el asiento—. Sólo eran nervios. Eso, y que nodesayuné mucho.—Jill. —Me mordí el labio, dudando en seguir adelante. La confrontación no era mifuerte, sobre todo con asuntos personales difíciles—. Tú y Adrian…Jill me dirigió una mirada cautelosa.—¿Qué pasa con nosotros?—¿Hay algo… ? Quiero decir… ¿Están ustedes…?—¡No! —Por la esquina de mi ojo, vi a Jill sonrojarse. Era el máximo de color quehabía visto en la cara de un vampiro—. ¿Por qué dirías eso?—Bueno. Estabas enferma esta mañana. Y luego estabas muy determinada en ver aAdrian. Siempre te pones triste al dejarlo…Jill estaba boquiabierta.—¿Crees que estoy embarazada?—No exactamente —dije, dándome cuenta que era una especie de respuesta sinsentido—. Quiero decir, quizás. No lo sé. Simplemente estoy considerando todas lasposibilidades… TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Bueno, ¡no consideres esa! No pasa nada entre nosotros. Nada. Somos amigos. Élnunca estará interesado en mí —lo dijo con una triste certeza, y quizás con un poco denostalgia.—Eso no es verdad —dije, buscando a tientas para reparar el daño—. Quiero decir,eres más joven, sí, pero eres linda… —Sí, esta era una conversación terrible. Ahorasólo estaba balbuceando.—No —dijo Jill—. No me digas que soy amable, y linda, y que tengo mucho paraofrecer. O lo que sea. Nada de eso importa. No cuando todavía está colgado por ella.—¿Ella? Oh. Rose. 1 0 5
  • 105. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesCasi lo olvido. El viaje a la Corte, había sido la primera vez que había visto a Adrianen persona, pero la verdad es que lo había visto antes en las cámaras de seguridadcuando había estado en el casino con Rose. Ellos dos habían salido, aunque no estabadel todo segura de cuán seria había sido la relación. Cuando ayudé a Rose y a Dimitria escapar, la química entre esos dos estaba por las nubes, incluso si ambos lo negaban.Incluso yo había sido capaz de verlo a una milla, y sabía casi nada de romance. Viendocomo Rose y Dimitri eran una pareja oficial ahora, asumía que las cosas con Adrianno habían terminado bien.—Sí, Rose. —Jill suspiró y miró hacia adelante—. Ella es todo lo que ve cuando cierralos ojos. Ojos negros, y un cuerpo lleno de fuego y energía. No importa lo mucho quetraté de olvidarla, no importa lo mucho que beba… ella siempre está ahí. No puedeescapar de ella.La voz de Jill desprendía una amargura sorprendente. Lo podría haber descrito comocelos, excepto de que hablaba como si hubiera sido personalmente ofendida por Rosetambién.—¿Jill? ¿Estás bien?—¿Huh? Oh. —Jill sacudió su cabeza, como si estuviera sacudiendo las telarañas deun sueño—. Sí, estoy bien. Lo siento. Ha sido un día extraño. Estoy un poco fuera demí. ¿No dijiste que podíamos escoger algunas cosas? —La señal para la próximasalida, anunciaba un centro comercial.Acepté el cambio de tema, agradecida por alejarme de los asuntos personales, aunque TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEaún estaba bastante confundida.—Uh, sí. Necesitamos protector solar. Y quizás podamos conseguir una pequeñatelevisión para la habitación.—Eso sería genial —dijo Jill.Lo dejé, y tomé la siguiente salida. Ninguna de las dos habló de Adrian durante elresto de la noche. 1 0 6
  • 106. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 8 Traducido por Emii_Gregori Corregido por Vannia—¿T e comerás eso? —preguntó Eddie. Eddie podría no saber acerca de todas las bromas que sucumbieron aJill durante el primer día de clases, pero no verla en todo el día lo había desconcertado.Así que cuando ella y yo bajamos las escaleras en nuestro segundo día, lo encontramosesperando en la antesala del dormitorio, listo para ir con nosotras a desayunar.Le empujé mi plato y la mitad de un panecillo a través de la mesa. Él ya había comidoun panecillo por su parte, también panqueques y tocino, pero se apresuró a aceptar mioferta. Tal vez él fuera una criatura híbrida antinatural, pero por lo que se podía decir,su apetito era igual al de cualquier chico humano adolescente.—¿Cómo te sientes? —le preguntó él a Jill, una vez que se hubo tragado el panecillo deun bocado. Ya que él tarde o temprano se enteraría que ella no había asistido a clases, TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsimplemente le dijimos a Eddie que Jill se había enfermado ayer por los nervios. Lasacusaciones de resaca todavía me enfurecían, pero Jill insistió en dejarlo pasar.—Bien —dijo ella—. Mucho mejor.No hice ningún comentario sobre eso, pero en secreto tenía mis dudas. Esta mañana,Jill lucía realmente mejor, pero difícilmente había tenido una noche de sueño sólida. Dehecho, se había despertado en mitad de la noche, gritando.Yo había saltado de mi cama, esperando a no menos de un centenar de asesinos Strigoio Moroi irrumpiendo a través de nuestra ventana. Pero cuando eché un vistazo, sólohabía estado Jill, golpeando y gritando en su sueño. Me apresuré a ella y finalmente ladesperté con cierta dificultad. Ella se sentó jadeando, empapada de sudor, y apretandosu pecho. Una vez que se calmó, me dijo que sólo era una pesadilla, pero había algo en 1sus ojos... el eco de algo real. Lo sabía porque me recordó a las muchas veces en que yo 0 7
  • 107. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesme había despertado pensando que los Alquimistas iban a llevarme a los centros de re-educación.Ella insistió en que estaba bien, y cuando la mañana llegó, el único reconocimientoque dio de su pesadilla, fue insistir en que no se lo mencionáramos a Eddie.—Sólo le traerá preocupación —dijo—. Y además, no es gran cosa.Cedí en ese momento, pero cuando traté de preguntarle sobre lo que había sucedido,me ignoró y no quiso hablar de ello.Ahora, en el desayuno, había una clara limitante para ella, pero hasta donde yo sabía,tenía más que ver con que finalmente se enfrentaría a su primer día en una escuela dehumanos.—Todavía no puedo creer lo diferente que soy de todos —dijo en voz baja—. Quierodecir, en primer lugar, ¡soy más alta que casi todas las chicas aquí! —Eso era cierto.No era raro para las mujeres Moroi alcanzar los dos metros de altura. Jill no llegaba atanto, pero con su larga y delgada complexión daba la ilusión de ser más alta de lo queera—. Y estoy realmente huesuda.—No lo estás —dije.—Estoy demasiado delgada… comparada con ellas —argumentó Jill.—Todo el mundo tiene algo —contestó Eddie—. Esa chica de allá tiene toneladas de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpecas. Ese tipo se rapó la cabeza. No hay tal cosa como “normal”. —Jill todavíaparecía poco convencida, pero se fue obstinadamente a clases cuando la primeracampana de advertencia sonó, prometiendo encontrarse con Eddie para el almuerzo yconmigo en educación física.Llegué a mi clase de historia unos minutos antes. La Sra. Terwilliger estaba en suescritorio, revolviendo algunos papeles a su alrededor, y me acerqué tímidamente.—¿Señora?Ella me dio un vistazo, empujando sus lentes hasta lo alto de su nariz.—¿Hmm? Oh, me acuerdo de ti. Señorita Melbourne. 1 0 8
  • 108. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Melrose —corregí.—¿Estás segura? Podría haber jurado que fuiste nombrada por algún lugar deAustralia.—Bueno, mi primer nombre es Sydney —le dije, sin estar segura de si debía alentarla.—Ah. Entonces no estoy loca. Todavía no, por lo menos. ¿Qué puedo hacer por ti,señorita Melrose?—Quería preguntarle... bueno, verá, tengo un hueco en mi horario porque mesobrepasé los requisitos en idioma. Me preguntaba si tal vez necesitaba otroayudante... como Trey. —El mencionado Trey ya estaba allí, sentado en el escritorioque le correspondía y comparando papeles. Alzó la vista a la mención de su nombre yme miró con cautela—. Es el último período, señora. Así que, si hay algún trabajoextra que necesite...Sus ojos me estudiaron por un momento antes de responder. Hoy, me aseguré decubrir mi tatuaje, pero sentía como si ella lo estuviera mirando directamente.—No necesito otro ayudante —dijo sin rodeos. Trey sonrió satisfactoriamente—. ElSr. Juarez, a pesar de sus muchas limitaciones, es más que capaz de clasificar todasmis pilas de papel. —La sonrisa de él desapareció con el elogio de doble intención.Asentí y comencé a darme la vuelta, decepcionada. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Está bien. Lo entiendo —dije.—No, no. No creo que lo hagas. Verás, estoy escribiendo un libro. —Hizo una pausa ynoté que ella esperaba que estuviera impresionada—. Sobre la religión herética y lamagia en el mundo Greco-Romano. He dado conferencias sobre ello en la Universidadde Carlton. Es un tema fascinante.Trey ahogó una tos.—Ahora, me vendría muy bien un asistente de investigación que me ayude a localizarcierta información, hacer recados por mí, ese tipo de cosas. ¿Estarías interesada en eso?Me quedé boquiabierta. 1 0 9
  • 109. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Sí, señora. Lo estaría.—Para que puedas obtener crédito por un estudio independiente, tendrías que haceralgún proyecto con ello... investigar y documentar por tu cuenta. No de la mismalongitud de mi libro, por supuesto. ¿Hay algo de esa época que te interese?—Eh, sí. —Me costaba creerlo—. El arte clásico y la arquitectura. Me encantaríaestudiarlo más.Ahora ella parecía impresionada.—¿En serio? Entonces parece que somos el equipo perfecto. O, bueno, casi. Lástimaque no sabes latín.—Bueno… —Aparté mis ojos—. Yo, uhm, en realidad... puedo leer en latín. —Mearriesgué a darle un vistazo. En lugar de impresionada, en su mayor parte lucíaatontada.—Bien, entonces. Qué te parece. —Ella me dirigió una lamentable sacudida decabeza—. Tengo miedo de preguntar sobre el griego. —Sonó la campana—. Adelante,toma asiento, y luego ven a verme al final del día. El último período también es miperíodo de planificación, así que tendremos mucho tiempo para hablar y llenar elpapeleo apropiado.Volví a mi escritorio y recibí un golpe de puño aprobatorio de parte de Eddie. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Buen trabajo. No tienes que tomar una verdadera clase. Por supuesto, si ella terecibió para leer latín, tal vez será peor que una verdadera clase.—Me gusta el latín —dije con absoluta seriedad—. Es divertido.Eddie sacudió su cabeza y dijo en voz realmente baja:—No puedo creer que pienses que nosotros somos los extraños.Los comentarios de Trey hacia mí en mi siguiente clase fueron menos elogiosos.—Wow, seguro que tienes a Terwilliger comiendo de tu mano. —Él asintió hacianuestra instructora de química—. ¿Le dirás que divides átomos en tu tiempo libre?¿Tienes un nuevo reactor en tu habitación? 1 1 0
  • 110. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No hay nada malo con… —me interrumpí, sin saber qué decir. Casi había dicho“ser inteligente”, pero eso sonaba egocéntrico—. No hay nada de malo en saber cosas—dije finalmente.—Claro —aceptó él—. Cuando el conocimiento es legítimo.Recordé la loca conversación con Kristin y Julia ayer. Ya que había tenido que llevar aJill con Adrian, me había perdido la sesión de estudio y no pude seguir con mispreguntas de los tatuaje. Sin embargo, por lo menos ahora sabía de dónde venía eldesprecio de Trey, aun cuando parecía absurdo. Nadie más en la escuela habíamencionado específicamente que mi tatuaje era especial, pero unas cuantas personasya se me habían acercado, preguntándome dónde lo había conseguido. Estuvierondecepcionados cuando dije que había sido en Dakota del Sur.—Mira, no sé de dónde viene esta idea sobre que mi tatuaje me hace inteligente, perosi eso es lo que piensas, bueno… no lo hagas. Es sólo un tatuaje.—Es de oro —argumentó.—¿Y? —pregunté—. Es sólo una tinta especial. No entiendo por qué la gente cree quetiene algunas propiedades místicas. ¿Quién cree en esas cosas?Él resopló.—La mitad de esta escuela lo hace. ¿Cómo es que eres tan lista, entonces? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE¿Realmente era tan extraña cuando se trataba de lo académico como para que la gentetuviera que recurrir a explicaciones sobrenaturales? Fui con mi respuesta estándar.—Fui educada en casa.—Oh —dijo Trey pensativamente—. Eso lo explicaría todo.Suspiré.—Sin embargo, apuesto a que tu educación en casa no hizo mucho con educaciónfísica —agregó—. ¿Qué vas a hacer con tu requerimiento de deportes? 1 1 1
  • 111. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No lo sé, no había pensado en eso —dije, sintiéndome un poco incómoda. Podríamanejar las clases de Amberwood en mientras incluso mientras estuviera dormida.¿Pero sus deportes? Poco probable.—Bueno, mejor decide pronto; ya viene la fecha límite. No te preocupes tanto —agregó—. Tal vez te dejen comenzar un club de latín en su lugar.—¿Qué se supone que significa eso? —pregunté, sin que me gustara su tono—. Hepracticado deportes.Él se encogió de hombros.—Si tú lo dices. No pareces del tipo atlético. Pareces demasiado... aseada.No estaba del todo segura de si eso era un cumplido o no.—¿Cuál es tu deporte? —pregunté.Trey levantó su barbilla, luciendo muy satisfecho consigo mismo.—Fútbol. Un verdadero deporte de hombres.Un chico sentado cerca de él lo escuchó por casualidad y miró hacia atrás.—Qué lástima que no serás mariscal, Juarez. Estuviste tan cerca el año pasado. Pareceque te vas a graduar sin cumplir otro sueño. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEPensé que yo no le agradaba a Trey, pero cuando él dirigió su atención hacia el otrochico, fue como si la temperatura bajara diez grados. Noté en ese momento que a Treysólo le gustaba darme malos ratos. ¿Pero a este otro tipo? Trey lo despreciaba porcompleto.—No recuerdo ni siquiera que comenzaras a competir, Slade —respondió Trey,mirándolo severamente—. ¿Qué te hace pensar que vas a conseguirlo este año?Slade —no estaba segura si ese era su primer nombre o su apellido— intercambiómiradas cómplices con un par de amigos.—Sólo una corazonada. —Ellos se marcharon, y Trey frunció el ceño. 1 1 2
  • 112. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Genial —murmuró—. Slade finalmente consiguió dinero para uno. ¿Quieres sabersobre los tatuajes? Habla con él.Mi impresión de treinta segundos de Slade me dijo que no era alguien a quien debieradirigirme, pero Trey no proporcionó ninguna explicación adicional. La clase prontocomenzó, pero mientras trataba de concentrarme en la lección, todo lo que podíapensar era en la aparente obsesión de Amberwood con los tatuajes. ¿Qué significabaeso?Cuando llegó educación física, me sentí aliviada al ver a Jill en el vestuario. La chicaMoroi me dio una sonrisa cansada mientras salíamos.—¿Cómo estuvo tu día? —pregunté.—Bien —dijo Jill—. Nada genial. Nada terrible. En realidad no he llegado a conocer amucha gente. —Ella no lo dijo, pero estaba implícito en el tono de Jill—. ¿Ves? Te dijeque iba a destacar.Sin embargo mientras la clase comenzaba, noté que el problema era que Jill nodestacaba. Evitaba el contacto visual, dejando que sus nervios opacaran lo mejor deella, y no hacía ningún esfuerzo por hablar con las personas. Nadie la evitabaabiertamente, pero con las vibraciones que emitía, nadie iba a su encuentro para hablartampoco. Desde luego, yo no era la persona más sociable en el mundo, pero seguíasonriendo y trataba de hablar con mis compañeros de clase mientras hacíamos másejercicios de voleibol. Era suficiente para fomentar las chispas de la amistad. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAdemás, enseguida noté otro problema. La clase se dividió en cuatro equipos, jugandodos partidos simultáneos. Jill estaba en el otro juego, pero de vez en cuando todavía lamiraba. A los diez minutos, parecía miserable y cansada, sin siquiera haber hechomucho en el juego. Su tiempo de reacción era demasiado malo. Unas cuantas pelotaspasaron por delante de ella, y aquellas en las que se fijaba las atrapaba con maniobrastorpes. Algunos de sus compañeros intercambiaban miradas frustradas a sus espaldas.Regresé a mi propio juego, preocupada por ella, cuando el equipo contrario lanzó lapelota a una zona que no estaba bien vigilada por mi equipo. Yo no tenía el tiempo dereacción que, digamos, un dhampir tenía, pero en esa fracción de segundo, mi cerebrosupo que podría bloquear el balón si hacía un movimiento fuerte y rápido. Hacerlotambién iba en contra de mis instintos naturales, los que decían: No hagas nada que teperjudique ni te ensucie. Siempre había razonado cuidadosamente mis acciones, sinactuar por impulso. Pero esta vez no. Iba a detener esa pelota. Me zambullí hacia ella, 1 1 3
  • 113. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesgolpeándola hacia el rango de movimiento de otro compañero de equipo de modo quefuera capaz de repuntarla de nuevo sobre la red y saliera de peligro. El voleo meempujó a un duro aterrizaje sobre mis rodillas. Fue desgarbado y sacudió mis dientes,pero logré que el otro equipo no anotara. Mis compañeros de equipo empezaron aaplaudir, y me sorprendió encontrarme a mí misma riendo. Siempre fui entrenada paraque todo lo que hiciera tuviera un propósito práctico superior. Los deportes eran unaespecie de antítesis de la forma de vida de un Alquimista, porque eran sólo pordiversión. Pero tal vez la diversión no era tan mala de vez en cuando.—Genial, Melrose —dijo la señorita Carson, paseándose cerca—. Si quieres aplazar tudeporte hasta el invierno y estar en el equipo de voleibol, ven a hablar conmigodespués.—Bien hecho —dijo Micah, y me ofreció su mano. Sacudí mi cabeza y me puse de piepor mi cuenta. Estaba consternada al ver un rasguño en una de mis piernas, peroseguía sonriendo de oreja a oreja. Si alguien me hubiera dicho hace dos semanas quesería feliz revolcándome en el suelo, no lo hubiera creído—. Ella no da elogios muy amenudo.Era cierto. La señorita Carson ya había estado sobre Jill en varias ocasiones y ahoraestaba deteniendo nuestro juego para corregir la forma descuidada de un compañero.Aproveché la pausa para ver a Jill, cuyo juego todavía estaba en acción. Micah siguiómi mirada.—No corre en la familia, ¿eh? —preguntó simpáticamente. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No —murmuré. Mi sonrisa se desvaneció. Sentí una punzada de culpa en mi pechoal exaltarme tanto por mi propio triunfo cuando Jill obviamente estaba luchando. Nome parecía justo.Jill todavía lucía exhausta, y su cabello rizado estaba empapado de sudor. Manchasrosadas habían aparecido en sus mejillas, dándole una mirada febril, y parecía tomarletodo su esfuerzo permanecerse en posición vertical. Era extraño que Jill tuviera tantasdificultades. Había oído casualmente una breve conversación en la que ella y Eddiehabían hablado de movimientos de combate y defensivos, dándome la impresión deque Jill era bastante atlética. Ella y Eddie habían hablado sobre practicar más tarde esanoche y…—El sol —gemí 1 1 4
  • 114. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Huh? —preguntó Micah.Había mencionado mi preocupación por el sol a Stanton, pero ella la desechó. Ella lehabía aconsejado a Jill que tuviera cuidado de permanecer en el interior, lo cual estabahaciendo. Excepto, por supuesto, cuando las necesidades de la escuela le hicierantomar una clase que la mantuviera en el exterior. Obligarla a practicar deportes enplena luz del sol en Palm Springs era cruel. Era un milagro que aún estuviera en pie.Suspiré, haciendo una nota mental para llamar a los Alquimistas más tarde.—Tendremos que conseguirle una orden del doctor.—¿De qué estás hablando? —preguntó Micah. El juego estaba había comenzado otravez, y cambió de posición a mi lado.—Oh. Jill. Ella es… es sensible al sol. Algo así como una cosa alérgica.Como si fuera una indirecta, escuchamos a la señorita Carson exclamar desde la otracancha:—¡Melrose Junior! ¿Estás ciega? ¿No ves que viene directo hacia ti? —Jill se balanceósobre sus pies, pero tomó la crítica dócilmente.Micah las miró con el ceño fruncido, y tan pronto como la señorita Carson estuvometiéndose con alguien más, él se lanzó fuera de la formación y corrió hacia el juegode Jill. A toda prisa traté de cubrir tanto su posición como la mía. Micah corrió hacia TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEun chico junto a Jill, le susurró algo, y señaló hacia mí. Poco después, el chico corrióhacia mi equipo y Micah tomó el lugar junto a Jill.Mientras la clase continuaba, me di cuenta de lo que estaba sucediendo. Micah erabueno en voleibol, muy bueno. Tanto así que fue capaz de defender su puesto y el deJill. Sin ver errores flagrantes, la señorita Carson mantuvo su atención en otra parte, yel equipo de Jill se volvió menos hostil con ella. Cuando el juego terminó, Micahagarró del brazo de Jill y rápidamente la llevó a un lugar sombreado. Por la forma enque ella se tambaleaba, parecía que él era lo único que la mantenía de pie.Estaba a punto de unirme a ellos cuando oí voces a mi lado.—Lo conseguiré esta noche. El chico con quien hablé jura que será rudo. —Era Slade,el tipo que antes había discutido con Trey. No me había dado cuenta por el sol en 1 1 5
  • 115. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesmitad del juego, pero él era el jugador con quien Micah había intercambiadoposiciones—. Más vale que lo sea—continuó Slade—, por lo mucho que me cobra.Dos de los amigos de Slade se unieron a él mientras comenzaban a dirigirse hacia elvestuario.—¿Cuándo son las pruebas, Slade? —preguntó uno de sus amigos. En química, habíaaprendido que el primer nombre de Slade era Greg, pero todo el mundo parecíareferirse a él por su apellido, incluso los profesores.—El viernes —dijo Slade—.Voy a matar. Los destruiré por completo. Extraeré lacolumna vertebral de Juarez y haré que se la coma.Qué encantador, pensé, observándolos marcharse. Mi evaluación inicial de Slade habíasido correcta. Me giré hacia Jill y hacia Micah y vi que él había conseguido una botellade agua para ella. Ellos parecían estar bien por el momento, así que llamé la atenciónde la señorita Carson cuando pasaba por allí.—Mi hermana se enferma con el sol —le dije—. Esto es muy duro para ella.—Muchos chicos tienen problemas con el calor al principio —dijo la señorita Carson asabiendas—. Sólo necesitan endurecerse. Tú te manejas bien.—Sí, bueno, ella y yo somos muy diferentes —dije secamente. Si sólo supiera—. Nocreo que vaya a “endurecerse”. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No puedo hacer nada —dijo la señorita Carson—. Si la dejo sentarse, ¿tienes algunaidea de cuántos chicos de repente se sentirán “cansados por el sol”? A menos queconsiga una orden del doctor, tendrá que aguantar.Le agradecí y fui a encontrarme con Jill y Micah. Mientras me acercaba, escuché aMicah diciendo:—Aséate y te acompañaré a tu próxima clase. No podemos permitir que te desmayesen los pasillos. —Hizo una pausa y reconsideró—. Desde luego, estaré totalmente felizde atraparte si te desmayas.Jill estaba naturalmente aturdida pero mantuvo la cordura lo suficiente como paradarle las gracias. Ella le dijo que pronto se encontraría con él y se acercó al vestuariode chicas conmigo. Miré la sonrisa en el rostro de Micah, y un pensamiento 1 1 6
  • 116. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesinquietante surgió. Jill parecía lo suficientemente estresada, así que decidí no decirnada, pero mi preocupación creció cuando fuimos al último período. Micah caminócon Jill, como había prometido, y le dijo que más tarde, cuando llegara la noche, leenseñaría voleibol si quería.Mientras dábamos un paso fuera del aula de clases, una chica con un largo cabello rojoy actitud arrogante pasó por delante nuestro, seguida por un séquito de otras chicas.Ella se detuvo cuando vio a Micah y echó su cabello sobre un hombro, mostrándoleuna gran sonrisa.—Hola, Micah.Micah estaba absorto con Jill y apenas miró en dirección a la otra chica.—Oh, hola, Laurel. —Él se alejó, y Laurel lo observó irse, con su expresiónvolviéndose oscura. Ella lanzó una mirada peligrosa hacia Jill, su larga cabellera sebatió por encima de su hombro, y salió furiosa.Uh-oh, pensé mientras la miraba andar majestuosamente por el pasillo. ¿Volverá y nosperseguirá eso? Era uno de esos momentos en los que podría haber utilizado una lecciónde códigos sociales.Después, fui a la sala de clase de la Sra. Terwilliger y pasé la mayor parte de esareunión inicial estableciendo los objetivos del semestre e indicando lo que estaríahaciendo por ella. Estaba destinada a realizar una gran cantidad de lecturas ytraducciones, lo cual me venía muy bien. También parecía como si la mitad de mi TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtrabajo fuera ayudarla a mantenerse organizada, otra cosa en la que me destacaba. Eltiempo pasó volando, y tan pronto como estuve libre, me apresuré a buscar a Eddie. Élestaba esperando con un grupo de chicos en el servicio de transporte para regresar a susdormitorios.Cuando me vio, su respuesta fue la habitual:—¿Está bien Jill?—Bien... bueno, algo así. ¿Podemos hablar en algún lugar?La cara de Eddie se oscureció, sin duda pensando que había una legión de Strigoi encamino para cazar a Jill. Caminamos de regreso a los edificios académicos,encontrando sillas en un rincón privado que gozaba de toda la fuerza del aire 1 1 7
  • 117. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesacondicionado. Le di una rápida actualización sobre Jill y sus asoleadas desventuras eneducación física.—No pensé que fuera a ser tan malo —dijo Eddie con gravedad, repitiendo mispensamientos—. Gracias a Dios Micah estaba allí. ¿Hay algo que yo pueda hacer?—Sí, tenemos que ser capaces de obtener algo de nuestros “padres” o de un doctor. —Por mucho que odiara hacerlo, añadí—: Keith podría ser capaz de acelerarlo.—Bien —dijo Eddie con ferocidad—. No podemos permitir que se esté agotando porallí. Hablaré con esa profesora yo mismo, si eso es lo que se necesita.Oculté una sonrisa.—Bueno, espero que no lleguemos a eso. Pero hay algo más... nada peligroso —corregí rápidamente, al ver la mirada de guerrero atravesando su cara de nuevo—.Sólo algo... —Traté de no decir las palabras que aparecieron en mi mente. Horrible.Malo—. Preocupante, creo que... creo que a Micah le gusta Jill.La cara de Eddie se quedó muy quieta.—Por supuesto que le gusta. Ella es linda. Él es agradable. Le gusta todo el mundo.—Eso no es lo que quiero decir, y lo sabes. Le gusta. En la forma de más-que-amigos.¿Qué vamos a hacer al respecto? —Eddie miró en la dirección del pasillo por unosmomentos antes de volverse hacia mí TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Por qué tenemos que hacer algo?—¿Cómo puedes preguntar eso? —exclamé, sorprendida por la respuesta—. Sabes porqué. ¡Los humanos y los vampiros no pueden estar juntos! Es asqueroso e incorrecto.—Las palabras volaron de mi boca antes de que pudiera detenerlas—. Incluso undhampir como tú debe saber eso.Él sonrió con tristeza.—¿“Incluso un dhampir como yo”?Supuse que había sido un poco insultante, pero no pude evitarlo. Los Alquimistas —incluyéndome— no creíamos que los dhampirs y los Moroi se preocuparan lo 1 1 8
  • 118. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessuficiente acerca de los mismos problemas que nosotros. Ellos podrían reconocer untabú como éste, pero los años de entrenamiento decían que sólo nosotros, los sereshumanos, lo tomábamos realmente en serio. Por eso el trabajo de Alquimista era tanimportante. Si no cuidáramos de estos asuntos, ¿quién lo haría?—Quiero decir —le dije—, esto es algo en lo que todos estamos de acuerdo.Su sonrisa se desvaneció.—Sí, lo es.Incluso Rose y Dimitri, quienes tenían una alta tolerancia a la locura, se habíansobresaltado al conocer a los Vigilantes, esos Moroi que se mezclaron libremente condhampirs y seres humanos. Era un tabú que los tres compartíamos, y habíamostrabajado duro para tolerar esos hábitos mientras habíamos estado con los Vigilantes.Vivían escondidos en las Montañas Apalaches y nos habían dado un refugio excelentecuando Rose se escapó. Ignorar sus formas salvajes había sido un precio aceptable parala seguridad que nos habían ofrecido.—¿Puedes hablar con él? —pregunté—. No creo que Jill tenga sentimientos fuertes.Tiene muchas otras cosas en mente. Probablemente lo sabe mejor de todos modos...pero aun así sería mejor si pudieras disuadirlo a él. Podemos detener esto antes de queella se involucre.—¿Qué esperas que diga? —preguntó Eddie. Sonaba perplejo, lo cual me pareciódivertido, teniendo en cuenta que había estado listo para hacer todo tipo de demandas TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEa la señorita Carson en nombre de Jill.—No lo sé. Jugar la carta del hermano mayor. Actuar de forma protectora. Dile queella es demasiado joven.Esperaba que Eddie estuviera de acuerdo, pero una vez más desvió la mirada.—No sé si deberíamos decir algo.—¿Qué? ¿Estás loco? ¿Crees que está bien…?—No, no —suspiró—. No lo estoy defendiendo. Pero lo veo de esta manera. Jill estáatascada en una escuela llena de seres humanos. No es justo que se le prohíba salir conalgún chico. 1 1 9
  • 119. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Creo que Micah quiere hacer algo más que salir.—Bueno, ¿por qué ella no debería conseguir una cita de vez en cuando? ¿O ir a unbaile? Ella debería hacer todas las cosas normales que una chica de su edad hace. Suvida ya fue radicalmente cambiada. No deberíamos hacerla más difícil.Lo miré con incredulidad, tratando de entender por qué otra vez se había puesto asípor esto. Es cierto, él no afrontaba las mismas consecuencias que yo. Si mis superioresse enteraban de que estaba “alentando” a un humano y a un vampiro a salir, sería másevidencia contra mí y mi supuesta dualidad. Después de todo, mi reputación todavíano estaba restaurada con los Alquimistas. Aun así, sabía que a la gente de Eddietampoco le gustaba la idea de salir. Entonces, ¿cuál era el problema? Una extrañarespuesta se me ocurrió de repente.—Siento como si no quisieras enfrentar a Micah.Eddie me miró directamente.—Es complicado —dijo. Algo en su rostro me dijo que había dado en el blanco—.¿Por qué no hablas tú con Jill? Ella conoce las reglas. Entenderá que puede estar con élsin que se vuelva algo serio.—Creo que es una mala idea —dije, todavía incapaz de creer que él estuviera tomandoesta postura—. Estamos creando una zona gris que eventualmente causará confusión.Debemos mantenerlo en blanco y negro y prohibirle salir mientras esté aquí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAquella risa irónica regresó.—Todo es blanco y negro con ustedes los Alquimistas, ¿no es cierto? ¿Crees querealmente puedes impedirle hacer algo? Deberías saberlo mejor. Incluso tu infancia nopudo haber sido así de anormal.Con esa bofetada en la cara, Eddie se marchó, dejándome estupefacta. ¿Qué habíasucedido? ¿Cómo podría Eddie, quien era tan inflexible cuando se trataba de hacer locorrecto para Jill, estar bien con que ella estuviera saliendo casualmente con Micah?Había algo extraño aquí, algo relacionado con Micah, aunque no podía entender elqué. Bueno, me rehusaba a dejar pasar este asunto. Era demasiado importante.Hablaría con Jill y me aseguraría de que diferenciara el bien del mal. Si era necesario, 1 2 0
  • 120. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinestambién hablaría con Micah, aunque todavía sentía que esa conversación sería mejor siprocedía de Eddie.Y, me di cuenta, pensando en cómo haría para conseguir la constancia de un doctor,que había una fuente más a la que podía apelar, una que tenía gran influencia sobreJill. Adrian.Parecía que tendría que hacerle otra visita. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 1 2 1
  • 121. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 9 Traducido por Paovalera Corregido por AkanetC onsiderando que se suponía que yo sólo visitaría a Clarence dos veces a la semana para alimentación, estaba un poco intrigada por el hecho de que parecía estar aquí prácticamente cada día. No sólo eso, esta era la primeravez que visitaba la finca yo sola. Antes, había estado con Keith o Jill y tenía unobjetivo muy bien definido. Ahora, estaba por mí cuenta. No me había dado cuenta delo mucho que me perturbaría eso hasta que me estaba acercando a la casa, que se veíaun poco más intimidante y oscura de lo que usualmente lo hacía.No hay nada que temer, me dije. Haz estado con un vampiro y un dhampir toda la semana.Deberías estar acostumbrada. Además, realmente, la cosa más intimidante del asunto erala casa misma. Clarence y Lee no eran tan intimidantes, y Adrian… bueno, Adrian erael vampiro menos tenebroso que hubiera conocido. Era demasiado malcriado comopara que yo sintiera miedo alguno, y la verdad… por mucho que odiaba admitirlo, dealguna manera esperaba verlo. No tenía sentido, pero algo sobre su naturalezaexasperante me hacía olvidar mis otras preocupaciones. Extrañamente, sentía que me TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpodía relajar cuando estaba junto a él.Dorothy me acompañó al interior, y esperaba que me llevara hasta la sala de estar denuevo. En su lugar, el ama de llaves me llevó por pasillos oscuros de la casa, cruzandoy girando, para finalmente llegar a una sala de billar que parecía como si pudiera habersido sacada de Clue3. Más madera oscura bordeaba la habitación, y ventanas con vidrioopacado filtraban la luz solar. La mayor parte de la iluminación de la habitación veníade una lámpara colgando justo en el centro sobre una mesa verde de billar. Adrian seestaba preparando para golpear mientras yo cerraba la puerta detrás de mí.—Oh —dijo, llevando la bola roja a uno de los hoyos—. Eres tú. 13 Clue: Juego de mesa, que consiste en resolver un misterio. 2 2
  • 122. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Esperabas a alguien más? —pregunté—. ¿Interrumpo tu calendario social? —Miréalrededor de la habitación vacía—. No quiero alejarte de la multitud de fansderribando tu puerta.—Oye, un chico puede tener esperanza. Es decir, no es imposible que un coche llenode chicas de una hermandad vistiendo poca ropa se pueda quedar varado afuera ynecesiten mi ayuda.—Eso es cierto —dije—. Quizás pueda poner un cartel en el frente que diga;“ATENCIÓN A TODAS LAS CHICAS: AYUDA GRATIS AQUÍ.”—“ATENCIÓN A TODAS LAS CHICAS CALIENTES” —corrigió, enderezándose.—Bien —dije, tratando de no virar mis ojos—. Eso es un punto importante.Me señalo con el palo de billar.—Hablando de caliente, me gusta ese uniforme.Esta vez, sí hice rodar mis ojos. Después de que Adrian me hubiera molestado laúltima vez porque mi uniforme lucía como mi ropa normal, me aseguré decambiármelo antes de venir hoy. Ahora tenía vaqueros oscuros y una blusa conestampado en blanco y negro de cuello arrugado. Tendría que haber sabido que elcambio de ropa no me iba a salvar de sus comentarios—¿Eres el único aquí? —pregunté, notando su juego en solitario. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Nah. Clarence está alrededor haciendo… no sé. Cosas de viejos. Y creo que Lee estáarreglando esa cerradura antes de irse a LA. Es gracioso. Parece estar molesto portener que usar herramientas. Él sigue pensando que la fuerza en sus manos debería sermás que suficiente.No pude evitar sonreír.—¿Supongo que tú no le ofreciste ayuda?—Sage —declaró Adrian—. Estas manos no hacen labores manuales. —Él llevó otrabola al hoyo—. ¿Quieres jugar?—¿Qué? ¿Contigo? 1 2 3
  • 123. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No, con Clarence. —Él suspiró al ver mi expresión boquiabierta—. Sí, claro queconmigo.—No. Necesito hablar contigo sobre Jill.Estuvo callado por un momento y luego volvió al juego como si nada hubiese pasado.—Ella no estaba enferma hoy —dijo con seguridad, aunque había algo divertido yagridulce en sus palabras.—No. Bueno, no en ese sentido. Se enfermó afuera en el sol durante Educación Física.Veré a Keith después de esto para ver si podemos conseguir un permiso médico. —Dehecho había tratado de llamarlo más temprano, sin suerte—. Pero no es por eso por loque estoy aquí. Hay un chico que está atraído por Jill… un chico humano.—Haz que Castile lo borre.Me apoyé contra la pared y exhalé.—Esa es la cosa. Se lo pedí. Bueno, no que lo borrara exactamente. Es el compañerode habitación de Eddie. Le dije a Eddie que le dijera que se aleje y se inventara unarazón para mantenerlo lejos de ella, algo como que ella es demasiado joven. —Temiendo que Adrian fuera tan como estricto con eso como Eddie, le pregunté—;¿Entiendes por qué es importante esto verdad? ¿Lo de un Moroi y humano saliendo? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEÉl estaba mirando la mesa, no a mí.—Sip, estoy contigo en eso, Sage. Pero sigo sin ver el problema.—Eddie no lo hará. Él dice que no cree que a Jill se le debiera negar la oportunidad desalir e ir a bailes. Que está bien si ella y Micah salen, mientras no se vuelva serio.Adrian era bueno escondiendo sus emociones, pero eso parecía haberlo tomado porsorpresa. Se enderezó y puso la punta del palo de billar en el piso mientras pensaba.—Eso es extraño, es decir, entiendo la lógica, y hay algo en ello. Ella no debería serforzada al aislamiento mientras esté aquí. Sólo estoy sorprendido de que eso lo hayadicho Castile. 1 2 4
  • 124. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Sí, pero ese es un concepto con el cual es difícil vivir. ¿Dónde dibujas la línea de locasual? Honestamente, creo que Eddie no quería confrontar a Micah, su compañero dehabitación. Lo que es loco, porque Eddie parece el tipo de persona que no le teme anada. ¿Qué tiene Micah que hace que Eddie se comporte así?—¿Micah es algún tipo grande?—No —dije—. Él tiene buen porte, supongo. Bueno en deportes. Amistoso yagradable… no el tipo al que le tendrías miedo si tienes que decirle que se aleje de tuhermana.—Entonces tú puedes hablar con él. O hablar con Jailbait y explicarle las cosas. —Adrian parecía satisfecho de haber resuelto el problema mientras golpeaba la últimabola.—Ese era mi plan. Sólo quería asegurarme de que tú me respaldarías. Jill te escucha, ypensé que sería más fácil si supiera que tú estás de acuerdo conmigo. No es que yosepa cómo se siente. Por todo lo que sé, esto está de más.—No puede herir ser muy cuidadoso con ella —dijo Adrian. Miró hacia otro lado,perdido en sus propios pensamientos—. Y le haré saber lo que pienso al respecto.—Gracias —dije, muy sorprendida por lo fácil que había sido.Sus ojos verdes bailaron traviesamente. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Ahora jugarás una ronda conmigo?—Yo realmente no…La puerta se abrió, y Lee entró en la habitación, vestido casualmente con unosvaqueros y una camiseta. Sostenía un destornillador.—Hey, Sydney. Pensé que había visto tu coche afuera. —Miró alrededor—. ¿Está, uh,Jill contigo?—Hoy no —dije. Un nuevo entendimiento me golpeó mientras recordaba que Lee ibaa una universidad en Los Ángeles—. Lee, ¿has salido alguna vez con una chicahumana en tu universidad? 1 2 5
  • 125. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian arqueó una ceja.—¿Lo estás invitando a salir, Sage?Fruncí el ceño.—¡No!Lee se volvió pensando.—No, no realmente. Tengo algunos amigos humanos, y salimos como un grupo apasar el rato… Pero nunca he hecho más que eso. LA es un lugar grande, sin embargo.Hay chicas Moroi alrededor, si sabes dónde buscar.Adrian se animó.—¿Oh?Mi esperanza de que Lee le dijera a Jill que tenía que evitar salir, se desvaneció. —Bueno, eso haría que tu situación con las citas fuera mucho más fácil que la de Jill.—¿A qué te refieres? —preguntó a Lee.Recapitulé todo lo de Micah y Eddie. Lee asintió todo el tiempo muy atento.—Esto es complicado —admitió. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Podemos volver a la parte de chicas Moroi frecuentando LA? —preguntó Adrianesperanzado—. ¿Podrías dirigirme a algunas de las… oh, digamos, chicas másliberales?La atención de Lee estaba en mí, de todas formas. Su sonrisa creció dudosa, y miróhacia sus pies.—Esto podría parecer un poco extraño… pero quiero decir, no me molestaría invitar aJill a una cita.Adrian ya estaba respondiéndole antes de que yo pudiera pensar en una respuesta.—¿A qué te refieres con invitarla a una cita? ¡Hijo de perra! Ella sólo tiene quince años. 1 2 6
  • 126. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNunca habrías adivinado que él era el mismo que estaba hablando de chicas Moroifáciles hace unos momentos.—Adrian —dije—. Creo que la definición de Lee sobre citas es diferente a la tuya.—Lo siento Sage. Tienes que confiar en mí cuando se trata de definiciones de citas. Laúltima vez que revisé, no eras experta en asuntos sociales. Es decir, ¿Cuándo fue laúltima vez que tuviste una cita? —Era otra de esas salidas inteligentes con las que salíatan fácilmente, pero me molestaba un poco. ¿Mi falta de experiencia social era así deobvia?—Pero —agregué, ignorando la pregunta de Adrian—. Hay mucha diferencia de edad.—Honestamente no tenía la menor idea de qué edad tenía Lee. Que estuviera en launiversidad me dio una pista, pero Clarence parecía terriblemente viejo. Tener un hijotarde en la vida no era muy extraño, la verdad, para humanos o Morois.—Si la hay —dijo Lee—. Tengo 19 años. No mucho, pero si suficiente. No debí haberdicho nada. —Parecía avergonzado, y me sentí mal por él y confundida. Hacer parejasno estaba en el libro de los Alquimistas.—¿Por qué querrías invitarla a salir? —pregunté—. Es decir, ella es genial. ¿Pero loharías sólo para distraerla de Micah y darle una alternativa segura? ¿O, um, te gusta?—Claro que le gusta —dijo Adrian, rápidamente para defender el honor de Jill. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETenía el presentimiento de que no había forma de que Lee diera un buena respuesta eneste punto. Si él expresaba su interés en ella, los instintos bizarros de Adrian iban asalir. Si Lee no estaba interesado, Adrian no dudaría en preguntar por qué Lee noquería casarse con ella entonces. Era uno de esos fascinantes —pero extraños—deslices de la personalidad de Adrian.—Me gusta —dijo Lee francamente—. Sólo he hablado con ella un par de veces,pero… bueno, me gustaría llegar a conocerla mejor.Adrian se mofó, y le lancé una mirada.—Una vez más —dije—. Creo que ustedes tienen diferentes definiciones para la mismapalabra. 1 2 7
  • 127. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No es cierto —dijo Adrian—. Todos los chicos se refieren a lo mismo cuando dicenque quieren “conocer mejor” a una chica. Eres una jovencita bien educada, así queentiendo que eres muy inocente como para entender. Es bueno que me tengas a mípara interpretar las cosas.Me volteé hacia Lee, sin molestarme en responderle a Adrian.—Creo que está bien que salgas con ella.—Asumiendo que ella esté interesada —dijo Lee, luciendo dudoso.Recordé su sonrisa cuando él se detuvo para hablarle ayer. Eso parecía muyprometedor. Pero entonces, su entusiasmo con Micah era así.—Apuesto a que sí.—¿Entonces la dejarás ir sola? —preguntó Adrian, dándome una mirada que decía queno lo cuestionara. Esta vez, su preocupación era legítima. Yo la compartía. Jill estabaen Palm Springs para estar segura. Estaba matriculada en Amberwood porque tambiénera seguro. De repente, dejarla salir con un chico que apenas conocíamos no cumplíacon el protocolo de los guardianes o los Alquimistas.—Bueno, ella no puede dejar el campus —dije, pensando en voz alta—. No sin mí.—Whoa —dijo Adrian—. Si tú puedes ir como chaperona, yo también. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Si ambos lo hacemos, entonces Eddie también querrá —señalé—. No suena comouna cita.—¿Y? —El momento de seriedad y preocupación de Adrian se había desvanecido en loque él veía como diversión social. ¿Cómo podía alguien cambiar de humor tanrápidamente?—. Piensa en eso como en algo menos como una cita y más como en unafamilia saliendo. Algo que me mantendrá entretenido mientras protejo su virtud.Puse mis manos en mis caderas y me volteé hacia él. Eso parecía divertirlo inclusomás.—Adrian, no estamos enfocando en Jill. No es para tu entretenimiento personal. 1 2 8
  • 128. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No es cierto —dijo, sus ojos verdes brillando—. Todo es sobre mi entretenimientopersonal. El mundo es mi escenario. Mantente así… te estás convirtiendo en una actrizmás del show.Lee nos miró con una cómica e indefensa mirada.—¿Quieren estar solos chicos?Me ruboricé.—Lo siento. —Adrian no se disculparía, por supuesto.—Mira —dijo Lee, que parecía comenzar a arrepentirse de decir todo lo que habíadicho—. Ella me gusta. Si eso significa traer a todo su grupo para poder estar con ella,entonces está bien.—Quizás es mejor de esta manera —murmuré—. Quizás si hacemos más cosas comoun grupo —aparte de sus alimentaciones— ella no estará en peligro de querer salir conun chico humano. —Lo que no sabíamos con seguridad era si ella estaba interesada eneso. Tampoco sabíamos si estaba interesada en Lee. Estábamos siendo muy estrictoscon su vida amorosa, me di cuenta.—Esto es más o menos lo que quería antes —me dijo Adrian—. Un poco más de vidasocial.Pensé en la conversación de ayer, en la que él había demandado que le encontrara TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEalojamiento.—Eso no es realmente lo que pediste.—Si quieres salir un poco más —dijo Lee—, deberías regresar conmigo a LA estanoche. Regresaré aquí después de clases mañana de todas formas, así que será un viajecorto.Adrian se había emocionado tanto que me preguntaba si Lee había sugerido eso sólopara tratar de relajar cualquier tensión pendiente sobre su interés en Jill.—¿Me presentarás a esas chicas? —preguntó Adrian.—Increíble —dije. El doble estándar de Adrian era ridículo. 1 2 9
  • 129. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNo me di cuenta que la puerta se estaba abriendo hasta que Keith estuvo dentro de lahabitación. Nunca estaba exactamente feliz por verlo, pero era buena suerte que él derepente estuviera aquí, justo cuando necesitaba hablar con él sobre Jill y sus problemascon Educación Física. Mi mejor plan había sido aparecerme en su apartamento yesperar encontrármelo allí. Me había ahorrado problemas.Keith nos miró a los tres, pero no compartió nuestras sonrisas. Sin guiños ni encantode chico lindo hoy.—Vi tu coche afuera Sydney —dijo con severidad, volteándose hacia mí—. ¿Qué estáshaciendo aquí?—Tenía que hablar con Adrian —dije—. ¿Recibiste mi mensaje? Traté de llamarte mástemprano.—He estado ocupado —dijo chocantemente. Su expresión era dura, su tono enfriandola habitación. Adrian y Lee habían perdido sus sonrisas, y ambos lucían confundidosmientras trataban de descubrir por qué Keith estaba tan molesto. Compartía esacuriosidad—. Hablemos. En privado.De repente me sentía como una niña traviesa sin saber por qué.—Seguro —dije—. Yo… yo ya me iba de todas formas. —Me moví para acompañar aKeith en la puerta. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Espera —dijo Lee—. ¿Qué hay sobre… —Adrian lo golpeo con su codo y negó conla cabeza, murmurando algo que no pude escuchar. Lee se calló.—Nos vemos por ahí —dijo Adrian alegremente—. No te preocupes, recordaré lo quehablamos.—Gracias —dije—. Los veo luego chicos.Keith se fue sin una palabra, y lo seguí fuera de la casa hacia el calor de la tarde. Latemperatura había bajado desde el accidente de la clase de Educación Física, pero nodemasiado. Keith camino a través de la acera, hasta llegar a un lado de Latte. Su cocheestaba estacionado cerca.—Eso fue grosero —le dije—. Ni siquiera te despediste. 1 3 0
  • 130. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Lamento mucho si no he sido lo suficientemente educado con los vampiros —cortóKeith—. No soy tan cercano a ellos como tú.—¿Qué se supone que signifique eso? —demandé, cruzando mis brazos. Mirándolofijamente, sentí que toda mi animosidad había estallado. Era difícil de creer que habíaestado riendo hace sólo un minuto.Keith hizo una mueca.—Sólo que parecías terriblemente cómoda con ellos allí… pasando el rato, un buenmomento. No sabía que aquí era donde pasabas el tiempo libre después de lapreparatoria.—¡Cómo te atreves! Vine aquí por unos asuntos —gruñí.—Seh, eso se notaba.—Lo hice. Tenía que hablar con Adrian sobre Jill.—No recuerdo que él fuera un guardián.—Él se preocupa por ella —discutí—. Justo como cualquiera de nosotros lo haría porun amigo.—¿Amigo? Ellos no son como nosotros de ninguna manera —dijo Keith—. Ellos no TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEson impíos e innaturales, y tú no tienes ningún asunto para ser amiga de ellos.Quería gritarle en respuesta que, por lo que había observado, Lee era cien veces unapersona más decente de lo que Keith alguna vez seria. Incluso Adrian era más decente.Fue sólo en el último minuto que mi entrenamiento había vuelto a mi mente. No armesun escándalo. No contradigas a tus superiores. No importaba cuanto lo odiara, Keith estabaa cargo aquí. Respiré profundamente.—Apenas estaba fraternizando. Simplemente fui a hablar con Adrian, y Lee resultóestar allí. No era como si hubiésemos planeado una gran fiesta. —Mejor no mencionarel plan de cita grupal.—¿Por qué no simplemente llamaste a Adrian si tenías una pregunta? Me llamaste amí. 1 3 1
  • 131. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesPorque estar cara a cara con él es menos repugnante que estar a tu alrededor.—Era importante. Y cuando no pude contactarte, supuse que tenía que conducir hastatu lugar de todas formas.Esperando escaparme de mi “mal comportamiento” me aventuré y recapitulé todo loque había pasado hoy, incluyendo la exposición de Jill al sol y las atenciones deMicah.—Por supuesto que no puede salir con él —exclamó, después de explicarle el asunto deMicah—. Tienes que detener eso.—Estoy intentándolo. Y Adrian y Lee me dijeron que me ayudarían.—Oh, bueno, me siento mucho mejor ahora. —Keith negó con la cabeza—. No seastonta, Sydney. Te lo dije. Ellos no se preocupan por esto tanto como nosotros.—Creo que si lo hacen —discutí—. Adrian parecía entenderlo, y él tiene muchainfluencia sobre Jill.—Bueno, él no es tras quien irán los Alquimistas y a quien enviaran a re-educación porestar jugando con vampiros cuando debería estar disciplinándolos.Solo podía mirar fijamente. No estaba segura de qué parte de lo que había dicho eramás ofensivo: la insinuación de que yo era una “amante de los vampiros” o que yo era TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEcapaz de disciplinar a alguno de ellos. Debí haber sabido que su falsa amistad noduraría mucho.—Estoy haciendo mi trabajo aquí —dije, manteniendo el volumen de mi voz—. Y porlo que veo, estoy haciendo más trabajo que tú, ya que soy la única que ha estadoapagando incendios toda la semana.Sabía que era una ilusión, ya que un ojo de vidrio verdaderamente no podía mirar,pero sin embargo, sentía que me estaba mirando con ambos ojos.—Estoy haciendo lo suficiente. Ni siquiera pienses en criticarme.—¿Qué estabas haciendo tú aquí? —pregunté, dándome cuenta de repente lo raro queera. Me acusó de “socializar” pero él nunca explicó sus motivos. 1 3 2
  • 132. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Tenía que ver a Clarence, no es que sea tu problema.Quería más detalles pero él se negó a satisfacer mi curiosidad. Había estado aquí ayertambién, según Lee.—¿Llamarás a la escuela mañana y conseguirás que saquen a Jill de Educación Física?Keith me lanzó una larga y pesada mirada. —No.—¿Qué? ¿Por qué no?—Porque estar en el sol no la matará.De nuevo, me tragué mi rabia e intenté con la diplomacia con la que me educaron.—Keith, tu no la viste. Quizás no la mate, pero fue miserable para ella. Estaba enagonía.—De verdad no me importa si ellos son miserables o no —dijo Keith—. Y a titampoco debería. Nuestro trabajo en mantenerla viva. No mencionaron nada deasegurarnos de que estuviera feliz y cómoda.—No creería que nadie tuviera que decírnoslo —dije, horrorizada. ¿Por qué estaba tanmolesto?—. Pensaría que por ser humanos sensibles, simplemente podríamos hacerlo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Bueno, ahora tú puedes. Puedes conseguir a alguien sobre nosotros que haga unanota para la escuela o puedes darle duchas de hielo después de la clase. Realmente nome importa lo que hagas, pero quizás te mantenga lo suficientemente ocupada paraque dejes de venir aquí sin avisar y lanzarte a ti misma a las criaturas de la oscuridad.Que no me entere que esto ocurrió de nuevo.—Eres increíble —dije. Estaba muy molesta y sin palabras como para manejar algomás elocuente.—Estoy cuidando tu alma —dijo idealizado—. Es lo menos que puedo hacer por tupadre. Qué pena que no seas más como tus hermanas.Keith me dio la espalda y abrió la puerta de su coche sin una palabra más. Entró y sefue, dejándome mirando. Las lágrimas amenazaban en mis ojos, y me las tragué. Me 1 3 3
  • 133. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessentí como una idiota, no por sus acusaciones. No creí ni por un instante que hubierahecho algo mal por venir aquí. No, estaba molesta —conmigo misma— porque dejéque se fuera con la última palabra porque no tuve el coraje de responderle. Me quedécallada, justo como todos me han dicho que lo hiciera.Pateé la gravilla por la rabia, enviando un poco al aire. Un par de rocas pequeñasgolpearon mi coche, e hice una mueca de dolor.—Lo siento.—¿Te acusará de malvada por hablar con un objeto inanimado?Me di vuelta, mi corazón a toda velocidad. Adrian estaba apoyado contra la casa,fumando.—¿De dónde saliste? —demandé. Aunque sabía todo lo que podía saber sobrevampiros, era difícil sacarse los miedos supersticiosos sobre ellos apareciendo de lanada.—Otra puerta —explicó—. Salí a fumar y oí casualmente el alboroto.—Es de mala educación espiar —dije, sabiendo que sonaba terriblemente remilgadapero incapaz de detenerme a mí misma.—Es de mala educación ser así de idiota. —Adrian asintió hacia el caminó por dondese había ido Keith—. ¿Serás capaz de sacar a Jill de esa clase? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESuspiré, sintiéndome cansada de repente.—Sí, debería ser capaz. Sólo que me tomará más tiempo mientras consigo a algún otroAlquimista que sea nuestro padre falso. Habría sido más rápido si Keith lo hubierahecho.—Gracias por cuidar de ella, Sage. Estás bien. Para un humano.Casi reí.—Gracias.—Puedes decir eso también, sabes. 1 3 4
  • 134. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesCaminé hacia Latte y me detuve. —¿Decir qué?—Que estoy bien… para ser vampiro —explicó.Negué con mi cabeza, aun sonriendo.—Te tomará mucho para que un Alquimista admita eso. Pero puedo decir que estasbien para ser un chico fiestero irreverente con momentos ocasionales de brillantez.—¿Brillante? ¿Crees que soy brillante? —Extendió sus manos al cielo—. ¿Mundo,escuchas eso? ¡Sage dice que soy brillante!—¡Eso no es lo que dije!El tiró el cigarrillo y lo pisó, dándome una sonrisa de quizás-al-diablo-le-importe.—Gracias por subirme el ego. Le voy a decir a Clarence y a Lee tu gran opinión de mí.—Oye, yo no…Pero él ya se había ido. Mientras conducía de regreso, decidí que los Alquimistasnecesitaban todo un departamento devoto para controlar a Adrian Ivashkov.Cuando llegué a mi habitación, encontré a Jill rodeada de libros y hojas,indudablemente tratando de ponerse al día. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Wow —dije, pensando en la tarea que me esperaba a mí también—. Tienes todo uncentro de comando armado.En vez de sonreír a mi broma, Jill miró hacia arriba con una mirada fría.—Crees —dijo—, que la próxima vez que intentes meterte con mi vida amorosa,¿podrías hablar conmigo primero?Estaba sin habla. Adrian había dicho que hablaría con Jill. Simplemente no me habíadado cuenta que sería tan rápido.—No puedes ir detrás de mí y tratar de mantenerme lejos de Micah —agregó—, no soyestúpida. Sé que no puedo salir con humanos. 1 3 5
  • 135. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAsí que Adrian aparentemente le había dicho mucho.—Y —continuó Jill, aún con ese tono frio—, no tienes que arreglarme una cita con elúnico Moroi elegible en cien millas solo para mantenerme fuera de problemas.Okey… Adrian aparentemente le había dicho todo. Habría esperado más discreción desu parte, especialmente en cuanto a lo de Lee.—No… no estábamos tratando de arreglarte una cita —dije penosamente—. Leequería invitarte a salir de todas formas.—Pero en lugar de hablar conmigo, ¡les pidió permiso a ustedes! Ustedes no controlanmi vida.—Sé eso —dije—. ¡No estábamos tratando de hacerlo! —¿Cómo había explotado todoesto justo frente a mí?—. Lee actuó por su propia cuenta.—Justo como hiciste tú cuando fuiste a hablar con Adrian a mis espaldas. —Sus ojosbrillaban con lágrimas de rabia, retándome a negarlo. No podía y justo ahora me habíadado cuenta lo mal que estaba lo que había hecho. Desde que se enteró que era partede la realeza, Jill había visto como otras personas trataban de controlar su vida. Quizásmis intenciones de hacer que Adrian hablara con ella sobre Micah eran buenas, perotodo lo había hecho de la peor manera.—Tienes razón —dije—. Siento haber… TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Olvídalo —dijo, poniéndose un par de audífonos—. No quiero escuchar nada más.Me hiciste parecer una estúpida frente a ambos, Adrian y Lee. Ahora ellos no pensarandos veces sobre mí en Los Ángeles esta noche. —Sacudió una mano hacia mí y miróhacia el libro que estaba bajo ella—. Terminé contigo.O ella no podía escucharme por la música o había decidido simplemente ignorarme,no lo podía saber. Todo lo que sabía era que una vez más me encontré a mí mismacomparándola con Zoe. Justo como con Zoe, había tratado de hacer algo bueno porJill, y me había salido mal. Justo como con Zoe, había terminado hiriendo yhumillando a la que había tratado de proteger.Lo siento Sage. La última vez que revisé, tú no eras una experta en asuntos sociales. 1 3 6
  • 136. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEsa, pensé amargamente, era la parte más triste de todo… que Adrian Ivashkov teníarazón. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 1 3 7
  • 137. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 10 Traducido por Dani Corregido por masiM i teléfono sonó justo en ese momento, salvándome de la incomodidad de descubrir qué hacer con Jill. Respondí sin molestarme en comprobar quién llamaba.—¿Señorita Melbourne? Se necesitan sus servicios inmediatamente.—¿Señora? —pregunté sorprendida. La frenética voz de la Sra. Terwilliger no era loque había estado esperando—. ¿Qué está mal?—Necesito que me consigas un cappuccino con salsa de caramelo de Spencer’s. Nohay absolutamente ninguna forma de que pueda terminar de traducir este documento sino lo haces.Había un millón de respuestas que podía responder a eso, ninguna de las cuales seríamuy educada, así que decidí probar con el punto obvio de lógica. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No creo que pueda —dije.—Tienes privilegios para salir del campus, ¿no es así?—Bueno, sí, señora, pero es casi el toque de queda del campus. No sé dónde quedaSpencer’s, pero no creo que pueda regresar a tiempo.—Tonterías. ¿Quién está a cargo de tu residencia universitaria? ¿Esa mujer Weathers?La llamaré y te conseguiré una excepción. Estoy trabajando en una de las oficinas de labiblioteca. Reúnete conmigo allí.A pesar de mi personal devoción por el café, conseguir una “excepción” del toque dequeda de la escuela me parecía un poco excesivo para un recado como éste. No megustaba romper las reglas. Por otro lado, era la asistente de la Sra. Terwilliger. ¿Esto no 1 3 8
  • 138. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesera parte de la descripción de mi trabajo? Todos los antiguos instintos de Alquimista deseguir órdenes me golpearon.—Bueno, sí, señora, supongo que yo…Ella colgó, y me quedé mirando fijamente el teléfono, asombrada.—Me tengo que ir —le dije a Jill—. Afortunadamente estaré de regreso pronto. Tal vezmuy pronto dado que me sorprendería si se acordara de llamar a la Srta. Weathers. —Ella no levantó la vista. Con un encogimiento de hombros, guardé mi portátil y algo detarea, sólo en caso de que la Sra. Terwilliger pensara en algo más para que hiciera.Con la palabra café en la frase, la memoria de mi profesora era buena, y encontré queefectivamente tenía la autorización para salir cuando bajé. La Srta. Weathers inclusome dio la dirección a Spencer’s, una tienda de café que estaba a unas pocas millas dedistancia. Conseguí el cappuccino, preguntándome si me sería reembolsado, y toméalgo para mí misma también. El personal de la biblioteca de Amberwood me dio undifícil momento acerca de llevar bebidas cuando regresé, pero cuando les expliqué mirecado, me llevaron hacia las oficinas de atrás. Aparentemente la adicción de la Sra.Terwilliger era bien conocida.La biblioteca estaba sorprendentemente ocupada, y rápidamente deduje la razón.Después de cierta hora cada noche, a chicos y chicas les estaba prohibido estar juntosen los dormitorios. La biblioteca estaba abierta hasta más tarde, así que este era ellugar donde pasaban el rato con el sexo opuesto. También, montones de personasestaban allí simplemente para estudiar, incluyendo a Julia y Kristin. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¡Sydney! ¡Por aquí! —gritó Kristin en un susurro teatral.—Libérate de Terwilliger —añadió Julia—. Puedes hacerlo.Levanté el café mientras las pasaba.—¿Están bromeando? Si no consigue su cafeína pronto, no habrá forma de escaparsede ella. Volveré si puedo.Mientras continuaba caminando, vi un pequeño grupo de estudiantes reunidosalrededor de alguien, y escuché una familiar y molesta voz. La de Greg Slade. 1 3 9
  • 139. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesCuriosa a pesar de mi misma, caminé hacia el borde de la multitud. Slade estabamostrándoles algo en la parte superior de su brazo: un tatuaje.El diseño por sí mismo no era nada especial. Era un águila volando, el tipo de artegenérico que todas las tiendas de tatuajes tenían disponibles y que copiaban en masa.Lo que captó mi atención fue el color. Estaba todo hecho en un rico plateado metálico.Los colores metálicos como ese no eran fáciles de utilizar, no con ese brillo eintensidad. Sabía las sustancias químicas que iban en mi propio tatuaje dorado, y lafórmula era compleja y compuesta por varios ingredientes raros.Slade hizo un desganado esfuerzo para mantener su voz baja, los tatuajes estabanprohibidos por aquí, después de todo, pero estaba claro de que estaba disfrutando de laatención. Observé en silencio, feliz de que los otros estuvieran haciendo algunas de mispreguntas por mí. Desde luego, esas preguntas sólo me dejaban con más preguntas.—Ese es más brillante que los que suelen hacer —señaló uno de sus amigos.Slade ladeó su brazo para que la luz lo captara.—Algo nuevo. Dijeron que estos son mejores que los del año pasado. No estoy segurode si eso es verdad, pero no fue barato, puedo decirles eso.El amigo que había hablado sonrió ampliamente.—Lo descubrirás en las pruebas. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELaurel, la chica pelirroja que había estado interesada en Micah, extendió su pierna allado de Slade, revelando un tobillo delgado adornado con un apagado tatuaje demariposa. No había colores metálicos ahí.—Tal vez haga que retoquen el mío, quizás para el baile de bienvenida, si puedoconseguir el dinero de mis padres. ¿Sabes si los celestiales son mejores este añotambién? —Retiró su cabello hacia atrás mientras hablaba. De lo que había observadoen mi breve tiempo en Amberwood, Laurel era muy vanidosa con su cabello y seaseguraba de moverlo al menos cada diez minutos.Slade se encogió de hombros.—No pregunté. 1 4 0
  • 140. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesLaurel me notó observando.—Oh, hey. ¿No eres la hermana de la chica vampiro?Mi corazón se detuvo.—¿Vampiro?—¿Vampiro? —repitió Slade.¿Cómo lo había descubierto? ¿Qué iba a hacer? Acababa de comenzar a hacer una lista delos Alquimistas que tenía que llamar cuando el amigo de Laurel rió disimuladamente.Laurel los miró y rió altaneramente, entonces se giró hacia mí.—Así es como hemos decidido llamarla. Ningún humano podría posiblemente teneruna piel tan pálida.Casi me caigo de alivio. Era una broma, una que golpeaba dolorosamente cerca de laverdad, pero, sin embargo, todavía una broma. Aun así, Laurel no parecía alguien conquien quisiera cruzarme, y sería mejor para nosotros si fuera una broma prontamenteolvidada. Dejé escapar el primer comentario de distracción que me vino a la mente.—Hey, cosas extrañas han pasado. Cuando te vi por primera vez, no creía que alguienpudiera tener el cabello tan largo o tan rojo. Pero no me escuchas hablando sobreextensiones o tintes. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESlade casi se dobló de la risa.—¡Lo sabía! ¡Sabía que era falso!Laurel se sonrojó de un color casi tan rojo como su cabello.—¡No lo es! ¡Es real!—¿Srta. Melbourne?Me sobresalté ante la voz detrás de mí y encontré que la Sra. Terwilliger estaba allí,mirándome desconcertada. 1 4 1
  • 141. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No vas a conseguir créditos por conversar, especialmente cuando mi café estáinvolucrado. Vamos.Traté de irme pasando desapercibida, a pesar de que difícilmente alguien se dio cuenta.Los amigos de Laurel estaban divirtiéndose mucho molestándola. Esperaba haberdiseminado las bromas de vampiros.Mientras tanto, no podía quitar la imagen del tatuaje de Greg de mi mente. Dejé quemis pensamientos vagaran hacia el misterio de que componentes serían necesarios paraese color plateado. Casi lo había descubierto —al menos, tenía una posibilidad dedescubrirlo— y deseaba tener el acceso a los ingredientes de los Alquimistas para haceralgunos experimentos. La Sra. Terwilliger tomó el café con agradecimiento cuandoalcanzamos un pequeño taller.—Gracias a Dios —dijo, después de tomar un largo sorbo. Asintió hacia mí—. ¿Ese esuno de reserva? Excelente forma de pensar.—No, señora —dije—. Es el mío. ¿Quiere que empiece con esos? —Un familiarmontón de libros estaban situados sobre la mesa, unos que había visto en su sala declases. Eran las partes centrales de su investigación, y me había dicho queeventualmente tendría resumir y documentarlos para ella. Tomé el de más arriba, perome detuvo.—No —dijo, moviéndose hacia un largo maletín. Revolvió papeles y suministros deescritorios variados, finalmente sacando un viejo libro de cuero—. Haz este en sulugar. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETomé el libro.—¿Puedo trabajar allí afuera? —Estaba esperando que si pudiera regresar al área deestudio principal, podría hablar con Kristin y Julia.La Sra. Terwilliger lo consideró.—La biblioteca no te dejará conservar el café. Probablemente deberías dejarlo aquí.Vacilé, debatiendo si mi deseo de hablar con Kristin y Julia superaba a la probabilidadde que la Sra. Terwilliger se bebiera mi café antes de que regresara. Decidí arriesgarmey ofrecer a mi café una dolorosa despedida mientras acarreaba mis libros y volvía a labiblioteca. 1 4 2
  • 142. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesJulia observó al estropeado libro de la Sra. Terwilliger con desdén.—¿Eso no está en internet en algún lado?—Probablemente no. Supongo que nadie ni siquiera lo ha mirado desde antes de que elinternet fuera inventado. —Abrí la cubierta. El polvo revoloteó fuera—. Desde muchoantes.Kristin tenía la tarea de matemáticas abierta en frente de ella, pero no lucíaparticularmente interesada en ella. Daba golpecitos con su pluma, ausentemente,contra la cubierta del libro de texto.—Entonces, ¿viste el tatuaje de Slade?—Difícil no haberlo visto —dije, sacando mi portátil. Eché un vistazo a la pantalla—.Todavía lo está mostrando.—Ha querido uno durante mucho tiempo pero nunca había tenido el dinero —explicóJulia—. El año pasado, todos los grandes atletas los tenían. Bueno, excepto TreyJuarez.—Trey casi no necesita uno —señaló Kristin—. Él es así de bueno.—Lo hará ahora, si quiere mantenerse al mismo nivel que Slade —dijo Julia. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEKristin negó con su cabeza.—Aun así no lo hará. Está en contra de ellos. Trató de reportarlos con el Sr. Green elaño pasado, pero nadie le creyó.Miré de una a otra, más perdida que nunca.—¿Todavía estamos hablando sobre tatuajes? ¿Sobre Trey “necesitando” uno o no?—¿Realmente no lo has descubierto todavía? —preguntó Julia.—Es mi segundo día —señalé con frustración. Recordando que estaba en la biblioteca,hablé más suavemente—. La única persona con quien realmente he hablado sobre elloses con Trey y ustedes chicas, y ustedes no han dicho mucho de nada. 1 4 3
  • 143. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAl menos, tuvieron la gracia de lucir avergonzadas por eso. Kristin abrió su boca, sedetuvo, y entonces pareció cambiar lo que iba a decir.—¿Estás segura de que el tuyo no hace nada?—Segura —mentí—. ¿Cómo eso es incluso posible?Julia lanzó una mirada por toda la biblioteca y se giró en su silla. Subió su camiseta unpoco, exponiendo la parte baja de su espalda, y un desteñido tatuaje de una golondrinavolando. Satisfecha de que lo hubiera visto, se dio la vuelta.—Lo conseguí en las últimas vacaciones de primavera, y fueron las mejores vacacionesde primavera que he tenido.—¿A causa del tatuaje? —pregunté escépticamente.—Cuando lo conseguí, no lucía así. Era metálico… no como el tuyo. O el de Slade.Más como el de…—Cooper —proporcionó Kristin.Julia pensó sobre eso y asintió.—Sí, como rojo-dorado. El color sólo duró una semana, y mientras estaba así, fueasombroso. Como, nunca me había sentido tan bien. Era como inhumanamente bien. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELo mejor que me ha pasado.—Lo juro, hay algún tipo de droga en esos celestiales —dijo Kristin. Estaba tratandode sonar desaprobadora, pero pienso que detecté una nota de envidia.—Si tuvieras uno, lo entenderías —le dijo Julia.—Celestiales… oí a esa chica de allí hablar sobre ellos —dije.—¿Laurel? —preguntó Julia—. Sí, así es como llaman a los de cobre. Porque te hacensentir fuera de este mundo. —Lucía casi avergonzada por su entusiasmo—. Estúpidonombre, ¿huh? 1 4 4
  • 144. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Eso es lo que hace el de Slade? —pregunté, aturdida por lo que se estaba revelandoante mí.—No, él consiguió uno de acero —dijo Kristin—. Esos te dan un gran empuje atlético.Como que, eres más fuerte, más rápido. Cosas como esas. Esos duran más que loscelestiales, más de dos semanas. A veces tres, pero los efectos se desvanecen. Supongoque los llaman de acero porque son fuertes. Y tal vez porque tienen acero en ellos.Nada de acero, pensé. Un compuesto de plata. El arte de usar metal para ligar ciertaspropiedades en la piel era uno que los Alquimistas habían perfeccionado hace muchotiempo. El oro era absolutamente el mejor, ese es el por qué lo usábamos. Otrosmetales —cuando se formulaban en las formas apropiadas— lograban efectossemejantes, pero ni la plata ni el cobre podían adherirse de la forma en que el oropodía. El tatuaje de cobre era fácil de entender. Un gran número de sustancias parasentirse bien o drogas, podían ser combinadas con eso para un efecto a corto término.La plata era más difícil para mí de entender, o mejor dicho, los efectos de un tatuaje deplata. Lo que estaban describiendo sonaba como alguna clase de esteroide para atletas.¿Podría la plata contener eso? Tendría que investigar.—¿Cuántos personas tienen de esos? —les pregunté, impresionada. No podía creer quetatuajes tan complicados fueran tan populares aquí. También estaba comenzando adarme cuenta de cómo de rico, realmente, era el cuerpo estudiantil de aquí. Sólo losmateriales costarían una fortuna, dejando de lado cualquiera de los supuestos efectossecundarios.—Todos —dijo Julia. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEKristin frunció el ceño.—No todos. Casi he conseguido ahorrar lo suficiente, sin embargo.—He dicho que al menos la mitad de la escuela ha intentado con un celestial —dijoJulia, disparándole a su amiga una mirada consoladora—. Puedes conseguir que te losvuelvan a retocar después, pero aun así cuesta dinero.—¿La mitad de la escuela? —repetí con incredulidad. Miré alrededor, preguntándomecuantas camisetas y pantalones ocultaban tatuajes—. Esto es una locura. No puedocreer que un tatuaje pueda hacer algo de eso. —Esperaba estar haciendo un buentrabajo escondiendo cuánto sabía realmente. 1 4 5
  • 145. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Hazte un celestial —dijo Julia con una sonrisa—. Entonces lo creerás.—¿Dónde los consiguen?—Es un lugar llamado Nevermore —dijo Kristin—. Son selectivos, sin embargo, y nolos dan fácilmente. —No tan selectivos, pensé, si la mitad de la escuela los tenía—. Sepusieron mucho más cuidadosos después de que Trey tratara de delatarlos. —Ahíestaba el nombre de Trey otra vez. Ahora tenía sentido que hubiera sido tan despectivosobre mi tatuaje cuando nos conocimos. Pero me preguntaba por qué le importabatanto, lo suficiente para tratar de detenerlos. Eso no era sólo un desacuerdo casual.—¿Supongo que piensa que es injusto? —brindé diplomáticamente.—Creo que simplemente está celoso por qué no puede costearse uno —dijo Julia—.Tiene un tatuaje, sabes. Es un sol en su espalda. Pero es sólo uno negro normal, nouno dorado como el tuyo. Nunca había visto algo como el tuyo.—Así que, ¿ese es el por qué pensaron que el mío me hacía inteligente? —dije.—Eso podría haber sido realmente útil durante los exámenes finales —dijo Juliamelancólicamente—. ¿Estás segura de que ese no es el por qué sabes tanto?Sonreí, a pesar de lo espantada que estaba por lo que acababa de averiguar.—Ojalá. Tal vez haría que avanzara más rápido en este libro. Con el cual —añadí,echando un vistazo al reloj—, debería comenzar. —Iba de sacerdotes Greco-Romanos TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEe ilusionistas, una clase de grimorio detallando los tipos de hechizos y rituales con losque trabajaban. No era un horrible material de lectura, pero era largo. Había pensadoque la investigación de la Sra. Terwilliger estaba más concentrada en las religionesdominantes en esa era, así que el libro parecía una extraña elección. Tal vez estabaesperando incluir una sección de prácticas mágicas alternativas. A pesar de todo,¿quién era yo para cuestionarla? Si ella me lo pedía, lo haría.Me quedé más tiempo que Kristin y Julia en la biblioteca, dado que tenía quequedarme tanto como la Sra. Terwilliger se quedara, lo que era hasta que la bibliotecacerrara. Parecía complacida de que hubiera llegado tan lejos con las notas y me dijoque le gustaría que terminara todo el libro en tres días.—Sí, señora —dije automáticamente, como si no tuviera otras clases en esta escuela.¿Por qué siempre estaba de acuerdo sin pensarlo? 1 4 6
  • 146. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesRegresé al Campus Este, con la vista nublada por todo el trabajo que había hecho yexhausta por el pensamiento de la tarea pendiente. Jill dormía profundamente, lo quetomé como una pequeña bendición. No tendría que encarar su acusadora mirada odescubrir cómo manejar el incómodo silencio. Me preparé para irme a la cama rápiday silenciosamente, y caí dormida casi tan pronto como golpeé la almohada.Me desperté alrededor de las tres por el sonido de alguien llorando. Sacudiéndome laneblina soñolienta, pude distinguir a Jill sentada en su cama, su rostro enterrado en susmanos.Grandes sollozos sacudían y atormentaban su cuerpo.—¿Jill? —pregunté con inseguridad—. ¿Qué está mal?En la débil luz que venía desde afuera, vi a Jill levantar su cabeza y mirarme. Incapazde responder, negó con la cabeza y comenzó a llorar una vez más, está vez más fuerte.Me levanté y fui a sentarme al borde de su cama. No podía realmente llevarme a mímisma a abrazarla o tocarla para consolarla. Sin embargo, me sentía terrible. Sabía queesto tenía que ser culpa mía.—Jill, lo siento tanto. Nunca debería haber ido a ver a Adrian. Cuando Lee temencionó, simplemente debería haberme detenido ahí y haberle dicho que hablaracontigo si estaba interesado. Simplemente debería haber hablado contigo en primerlugar… —Las palabras salieron a tropel. Cuando la miré, todo en lo que podía pensarera en Zoe y sus terribles acusaciones la noche que me había ido. De algún modo, mi TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEayuda siempre era contraproducente.Jill respiró ruidosamente y se las arregló para soltar algunas palabras antes dedesmoronarse otra vez.—No es… no es eso…Miré impotentemente sus lágrimas, frustrada conmigo misma. Kristin y Julie pensabanque era sobrehumanamente lista. Aun así garantizaba que una de ellas hubiera sidocapaz de consolar a Jill cien veces mejor de lo que yo podía. Estiré mi mano y casitoqué su brazo, pero me eché para atrás en el último momento. No, no podía hacereso. Esa voz Alquimista en mí, la voz que siempre me advertía de que mantuviera midistancia de los vampiros, no me dejaría tocar a uno en esa forma que era tan personal. 1 4 7
  • 147. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Entonces ¿qué es? —le pregunté al final.Negó con su cabeza.—No es… no puedo decirlo… no lo entenderías.Con Jill, pensé, un gran número de cosas podría estar mal. La inseguridad de su estatus dela realeza. Las amenazas contra ella. Ser enviada lejos de toda su familia y amigos,atrapada entre humanos en un perpetuo sol. Realmente no sabía dónde empezar.Anoche, había habido un escalofriantes terror desesperado en sus ojos cuandodespertó. Pero esto era diferente. Esto era tristeza. Esta era desde el corazón.—¿Qué puedo hacer para ayudar? —pregunté al final.Tomó varios minutos que se tranquilizara.—Ya lo estás haciendo en abundancia —se las arregló para decir—. Lo apreciamos, deverdad. Especialmente después de lo que Keith te dijo. —¿No había nada que Adrianno le hubiera dicho?—. Y lamento… lamento haber sido tan perra contigo mástemprano. No te merecías eso. Sólo estabas tratando de ayudar.—No… no te disculpes. Lo arruiné.—No tienes que preocuparte, sabes —añadió—. Sobre Micah. Lo entiendo. Sóloquiero ser su amiga. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEstaba bastante segura de que todavía no estaba haciendo un buen trabajo haciéndolasentir mejor. Pero tenía que admitir que disculpándome, al menos, parecía estardistrayéndola de lo que sea que la hubiera despertado con tanto dolor.—Lo sé —dije—. Nunca debería haberme preocupado por ti.Me aseguró otra vez que estaba bien, sin más explicación sobre porqué se habíadespertado llorando. Sentía como si debería haber hecho más para ayudar, pero encambio, hice mi camino de regreso a mi cama. No escuché más sollozos durante elresto de la noche, pero una vez, cuando desperté un par de horas más tarde, eché unvistazo a hurtadillas hacia ella. Sus facciones apenas eran distinguibles en la luz de lamañana. Yacía ahí, con los ojos abiertos de par en par y mirando hacia la nada, conuna mirada atormentada en su cara. 1 4 8
  • 148. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 1 4 9
  • 149. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 11 Traducido por Paaau Corregido por masiA ntes de clase, el día siguiente, le dejé un mensaje a alguien de la oficina de Alquimistas, diciéndoles que necesitaba que “El Sr. y la Sra. Melrose” enviarán una nota excusando a Jill de Educación Física, o almenos de las actividades al aire libre. Esperaba que se movieran rápido con esto. LosAlquimistas eran rápidos cuando querían serlo, pero a veces tenían ideas extrañas de loque tenía prioridad. Esperaba que no tuvieran la misma actitud hacia la miseria de Jillcomo la que tenía Keith.Pero sabía que no debía esperar acciones ese día, así que Jill debía sufrir otra clase deEducación Física, y yo tenía que sufrir por verla sufrir a ella. Lo que era realmenteterrible, era que Jill no se había quejado ni había tratado de escaquearse de nada. Nisiquiera mostró ningún signo de descomposición la noche anterior. Vino condeterminación y optimismo, como si éste fuera el día en que el sol no la afectaría. Sinembargo, en poco tiempo, comenzó a decaer justo como lo había hecho la última vez.Se veía enferma y cansada, y mi propio rendimiento había flaqueado un poco porque TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEseguía observándola, asustada de que se desmayara.Micah era la gracia salvadora. Una vez más, cambió sin temor los equipos, esta vezdesde el comienzo de la clase. La cubrió justo como lo hizo la última vez,permitiéndole escapar de la atención de su profesora y sus compañeros, excepto de lade Laurel, quien parecía notar —y molestarse por— todo lo que él hacía. Los ojos deella pasaban enojados de él a Jill, y continuaba arrojando su cabello sobre su hombropara llamar la atención de él. Me entretenía notar que la atención de Micah semantenía únicamente en mantener el balón lejos de Jill.Micah también saltó a su lado inmediatamente después de que la clase terminara conuna botella de agua, la cual ella aceptó agradecidamente. Yo también estabaagradecida, pero ver la preocupación que tenía por ella, desenterraba todas misantiguas preocupaciones. Sin embargo, ella cumplió su palabra. Respondió a sus 1atenciones de una forma amistosa, pero definitivamente no podías considerar que 5 0
  • 150. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesfuera coqueteo. Aunque él no escondía sus intenciones, y yo aún estaba preocupada deque sería mejor si no tuviera que lidiar con ellas. Lo decía en serio cuando dije queconfiaba en ella, pero no podía dejar de pensar que sería mejor para todos si él desistíade sus avances. Esto requeriría Una Conversación.Temiendo lo que tenía que hacer, alcancé a Micah fuera de los vestuarios. Ambosestábamos esperando a que Jill terminara, y tomé ventaja de mi tiempo a solas con él.—Hey, Micah —dije—, necesito hablar contigo…—Hey —respondió él alegremente. Sus ojos azules estaban muy abiertos y llenos deentusiasmo—. Tengo una idea que quería comentarte. Si ustedes chicos no puedenconseguir una nota para ella, ¿quizás podrías ver si pueden cambiar su horario? Sitoma Educación Física en el primer periodo, no hará tanto calor afuera. Quizás noserá tan complicado para ella. Quiero decir, parece que le gustaría participar en algunade estas cosas.—Le gustaría —dije lentamente—. Y es realmente una buena idea.—Conozco a algunas personas que trabajan en la oficina. Les diré que vean algunasopciones, y que vean si es posible con el resto de sus clases. —Fingió un puchero—.Me dará tristeza no tenerla en clases, pero valdrá la pena saber que no se siente tanmiserable.—Sip —respondí débilmente, sintiendo de pronto una pérdida. Realmente habíatenido una buena idea. Incluso era lo suficientemente poco egoísta como para TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSErenunciar a la oportunidad de estar con ella en orden de promover un buen común.¿Cómo podría tener con él “la charla” ahora? ¿Cómo podría decir de repente “deja ami hermana en paz” cuando estaba siendo tan amable? Era tan mala como Eddieevitando la confrontación con Micah. Este chico era demasiado agradable para supropio bien.Antes de poder responder algo, Micah fue en una dirección inesperada.—Sin embargo, realmente deberías conseguirle un doctor. No creo que tenga unaalergia al sol.—¿Oh? —pregunté sorprendida—. ¿No la has visto sufrir durante las clases cada día? 1 5 1
  • 151. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No, no, créeme, a ella definitivamente le pasa algo con el sol —me asegurórápidamente—, pero quizás la diagnosticaron mal. Leí sobre las alergias al sol, y a lagente por lo general le sale sarpullido. Esta debilidad general que ella tiene… no lo sé.Creo que podría ser algo más.Oh, no.—¿Cómo qué?—No lo sé —murmuró—. Pero seguiré buscando teorías y te lo haré saber.Maravilloso.Educación Física también me permitió echar mi primer vistazo a uno de los tatuajesmetálicos de Amberwood en acción. Era imposible no mirar a Greg Slade durante laclase, y yo no era la única que se distraía. Justo como Kristin y Julia habían dicho, élrealmente era fuerte y rápido. Hacía saltos ante los que nadie más era capaz dereaccionar. Cuando golpeaba la pelota, era un milagro que no escuchásemos unaexplosión sónica después. Esto le valió elogios al comienzo, pero pronto, me di cuentade algo. Había un margen poco riguroso en su juego. Estaba lleno de habilidad, sí,pero a veces estaba desenfocada. Esos poderosos bateos no siempre servían, porquetiraba la bola fuera de los límites. Y cuando corría para hacer un tiro, apenas notaba alos que estaban alrededor de él. Cuando un chico de mi clase de Inglés fue derribadosobre su espalda, simplemente por estar en el camino de Slade y la bola, la señoritaCarson detuvo el juego y gritó su desagrado ante la agresión de Slade. Él lo asumiócon una mueca malhumorada. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Que mal que Eddie no esté en esta clase —dijo Jill después de un rato—. Sería unoponente ideal para Slade.—Quizás es mejor que nadie lo note —señalé. Por lo que había oído, Eddie ya era unaestrella brillante en su clase de Educación Física. Era parte del atletismo natural de losdhampir, y sabía que estaba trabajando duro para no ser demasiado bueno en todo.Me presenté ante la Sra. Terwilliger, feliz de encontrar a mi profesora totalmentesurtida de su propio café. Pasé casi todo el periodo examinando el libro y tomandonotas en mi portátil. A la mitad, ella vino para revisar mi trabajo.—Eres muy organizada —dijo, mirando sobre mi hombro—. Títulos, subtítulos, yencabezados. 1 5 2
  • 152. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Gracias —dije. Jared Sage había sido muy particular al enseñarles a sus hijastécnicas de investigación.La Sra. Terwilliger tomó un sorbo de café y continuó leyendo la pantalla.—No registraste el ritual ni los pasos de los hechizos —dijo ella momentos después—.Sólo los resumiste en un par de líneas.Bueno, sí, ese era el punto de tomar apuntes.—Cité todos los números de las páginas —dije—. Si necesita comprobar loscomponentes reales, hay una referencia fácil.—No… hazlo de nuevo y pon todos los pasos y los ingredientes en tus notas. Quieroser capaz de tenerlo todo en el mismo lugar.Lo tiene en un mismo lugar, quise decir. En el libro. Los apuntes eran para condensar elmaterial, no repetir el texto original palabra por palabra.Pero la Sra. Terwilliger ya se había alejado, mirando su archivador distraídamente,mientras murmuraba para ella misma acerca de una carpeta fuera de lugar. Con unsuspiro, retrocedí hasta el comienzo del libro, tratando de no pensar en cómo esto meiba a retrasar. Al menos sólo estaba haciendo esto por créditos y no por una nota.Me quedé después del último toque de la campana, en un esfuerzo por recuperar el TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtiempo perdido. Cuando regresé a mi dormitorio, tuve que despertar a Jill que estabaprofundamente dormida después de su agotador día.—Buenas noticias —le dije mientras ella pestañeaba con ojos de sueño—. Es día dealimentación.Definitivamente eran palabras que jamás pensé decir.Tampoco pensé que estaría entusiasmada por eso. Y ciertamente no estabaemocionada por la idea de Jill mordiendo el cuello de Dorothy. Estaba, sin embargo,sintiéndome bastante mal por Jill, y estaba aliviada de que obtuviera algo de sustento.Estar tan limitada a un suplemento de sangre, debía hacer las cosas doblementedifíciles para ella. 1 5 3
  • 153. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNos encontramos con Eddie escaleras abajo cuando fue tiempo de irnos. Miró a Jillpreocupado.—¿Estás bien?—Estoy bien —dijo ella con una sonrisa. No se veía ni de cerca tan mal como lo hacíaanteriormente. Me estremecí al pensar en qué habría hecho Eddie si hubiera estado ennuestra clase, y hubiera visto lo mal que ella estaba.—¿Por qué está todavía ocurriendo? —me preguntó él—. ¿No ibas a hablar con Keith?—Sufrimos un retraso —dije evasivamente, llevándolos hasta el estacionamiento deestudiantes, donde estaba estacionado Latte—. Haremos que pase. —Si losAlquimistas no venían con una nota, iba a tratar de usar la sugerencia de Micah, ylograr que la cambiaran a la clase de Educación Física de la mañana.—Sabemos que lo harás —dijo Jill. Apenas podía distinguir la simpatía en su voz,recordándome que ella sabía de mi pelea de ayer con Keith. Esperaba que no lomencionara en frente de Eddie, y sentí alivio cuando cambió a un tema al azar ysorprendente—. ¿Crees que podemos recoger una pizza por el camino? Adrian noquiere más de la comida de Dorothy.—Que terrible para él —remarcó Eddie, subiéndose al asiento trasero y dejando queJill viajara adelante—. Tener un chef personal dispuesto a hacerle lo que él quiera. Nosé cómo se las arregla. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMe reí, pero Jill parecía indignada en nombre de Adrian.—¡No es lo mismo! Ella cocina cosas verdaderamente gastronómicas.—Aún espero el problema —dijo Eddie.—También trata de hacerlo muy saludable. Dice que es mejor para Clarence. Así quenunca hay sal, ni pimienta, ni mantequilla. —Dios, ¿qué tan a menudo hablaban ella yAdrian?—. No hay sabor ni nada. Lo está volviendo loco.—Parece que todo lo está volviendo loco —comenté, recordando su petición por unnuevo alojamiento—. Y no puede ser tan malo. ¿No fue a Los Ángeles anoche? —Laúnica respuesta de Jill fue fruncir su ceño. 1 5 4
  • 154. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSin embargo, tenía la sensación de que estaríamos en la casa de Clarence por untiempo, y, personalmente, no quería comer nada preparado en esa casa. Así que fuemás por egoísmo que estuve de acuerdo en parar en algún lugar de comida para llevar,y comprar algunas pizzas. La cara de Adrian estaba radiante cuando entramos en lasala de estar, la cual —aparte de la sala de billar— parecía ser el lugar donde mástiempo pasaba en la casa de Clarence.—Jailbait —declaró, saltando—. Eres una santa. Una diosa, incluso.—Hey —dije—. Yo pagué por ellas.Adrian llevó una de las cajas pizzas al sofá, para consternación de Dorothy. Seapresuró a salir, murmurando acerca de platos y servilletas. Adrian me dio unasentimiento conciliador.—Tú también estas bien, Sage —dijo.—Bueno, bueno, ¿qué tenemos aquí? —Clarence entró tambaleante al cuarto. No lohabía notado antes, pero usaba un bastón para caminar. Tenía una serpiente de cristalen la parte superior, que era a la vez impresionante y espantosa. Justo la clase de cosaque te imaginas para un viejo vampiro—. Parece una fiesta.Lee estaba con él, saludándonos con sonrisas y asentimientos de cabeza. Sus ojospermanecieron brevemente en Jill, y eligió un lugar para sentarse junto a ella, pero nomuy cerca. Jill se animó más de lo que había estado en días. Todos estabancomenzando a sumergirse en la pizza, cuando Dorothy apareció en la puerta con un TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEnuevo invitado. Sentí que mis ojos se ampliaban. Era Keith.—¿Qué estás haciendo aquí? —pregunté, manteniendo mi voz neutral.Él guiñó.—Vine a chequearlos a todos y asegurarme que todo está bien. Ese es mi trabajo:cuidarlos a todos.Keith estaba alegre y amistoso mientras se dirigía a la pizza, sin ningún indicio de lapelea que tuvimos la última vez. Él sonreía y hablaba con todos como si fueranmejores amigos, dejándome totalmente desconcertada. Nadie más parecía pensar quesu comportamiento fuera extraño, pero ¿por qué lo harían? Ninguno de ellos tenía lahistoria que yo tenía con Keith. 1 5 5
  • 155. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNo, eso no era del todo verdad. A pesar de estar enfrascado en una conversación conEddie, Adrian hizo una pausa para dirigirme una curiosa mirada, silenciosamentepreguntándome por la pelea de ayer. Miró hacia Keith y luego hacia mí. Me encogí dehombros, sin poder hacer nada, dejándole saber que yo estaba igual de confundida porel cambio de actitud. Quizás Keith se arrepentía de su arranque de ayer. Por supuesto,eso habría sido mucho más fácil de aceptar si hubiera venido con, oh, una disculpa.Mordisqueé un trozo de pizza de queso, pero en general observé a los otros. Jill estabacontándole animadamente sus primeros días a Adrian, evidentemente dejando lascosas malas a un lado. Él al escuchaba indulgentemente, asintiendo con la cabeza einterviniendo con ocasionales bromas ingeniosas. Algunas de las cosas que ella le dijoeran bastante básicas, y me sorprendía que no las hubiera nombrado en susconversaciones por teléfono. Quizás él tenía tanto que decir esas veces, que no habíatiempo para ella. Él tampoco mencionó ni su aburrimiento ni sus quejas.Clarence ocasionalmente charlaba con Eddie y con Lee, pero sus ojos constantementese iban hacia Jill. Había una mirada triste en sus ojos, y recordé que su sobrina habíasido sólo un poco más mayor que Jill. Me pregunté si quizás parte de la razón de queestuviera tan dispuesto a recibirnos, era en esfuerzo por reclamar parte de esa vidafamiliar que había perdido.Keith se había sentado cerca de mí, al principio incomodándome, pero luego dándomeuna razón para hurgar en su cerebro. Viendo a los otros enfrascados enconversaciones, le pregunté suavemente: —¿Alguna vez has escuchado de unaimitación de los tatuajes de los Alquimistas en la población en general? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEÉl me dirigió una mirada de asombro en respuesta.—Ni siquiera sé lo que eso significa.—En Amberwood, hay esta tendencia. Aparentemente, hay un lugar en la ciudad quehace tatuajes de metal que dan características especiales, como las nuestras. Algunossólo drogan de alguna manera. Otros tienen una especie de efecto de esteroides.Frunció el ceño.—No están vinculados con el oro, ¿verdad? 1 5 6
  • 156. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No. Plata y cobre. Así que no duran. Probablemente de esa forma las personas quelos hacen ganan más dinero.—Pero no pueden ser como los nuestros entonces —argumentó él—. No hemosusados esos metales para los tatuajes en siglos.—Sí, pero quizás alguien esté usando tecnología de los Alquimistas para crear estos.—¿Sólo para que la gente se drogue? —preguntó—. Ni siquiera sé cómo reaccionaráeso con los agentes metálicos.—Tengo algunas ideas —dije.—Y déjame adivinar. Involucran mezclas de narcóticos. —Cuando asiento, él suspiray me lanza una mirada como si tuviera 10 años—. Sydney, es más probable quealguien haya encontrado un método de tatuar vulgar parecido al nuestro, pero que notiene conexión. Si es así, no hay nada que podamos hacer al respecto. Las drogassuceden. Cosas malas pasan. Si no tiene que ver con los asuntos de los Alquimistas,entonces no es asunto nuestro.—Pero, ¿y si está conectado con los asuntos de los Alquimistas? —pregunté.Él gimió.—¿Ves? Por esto me preocupaba que vinieras, por esta tendencia que tienes de salirtepor la tangente y tener teorías salvajes. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Yo no…—Por favor no me avergüences —siseó, lanzándole una mirada al resto—. No conellos, no con nuestros superiores.Su reproche me hizo callar, en su mayoría por la sorpresa. ¿Qué había querido decircon “esta tendencia” que yo tenía? ¿De verdad estaba sugiriendo que me habíaanalizado psicológicamente años atrás? La idea de que yo pudiera avergonzarlo eraridícula… aun así sus palabras plantaron una semilla de duda en mí. Quizás lostatuajes de Amberwood eran una moda no relacionada. 1 5 7
  • 157. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Cómo estuvo Educación Física? —Las palabras de Adrian me sacaron de mispensamientos. Aún estaba escuchando el resumen de la escuela con Jill. Ella hizo unamueca ante la pregunta.—No muy bien —admitió, dando un resumen de los peores momentos. Eddie medirigió una mirada significativa, parecida a la de antes.—No puedes seguir así —exclamó Lee—. El sol de aquí es brutal.—Estoy de acuerdo —dijo Keith, de todos—. Sydney, ¿por qué no me dijiste lo maloque era?Creo que mi mandíbula golpeó el suelo.—¡Lo hice! Es por esto que estaba tratando de que te pusieras en contacto con laescuela.—No me diste la historia completa. —Le dirigió una de sus sonrisas dulces a Jill—. Note preocupes. Me haré cargo de esto por ti. Me pondré en contacto con los funcionariosde la escuela, y con los Alquimistas.—Ya hablé con ellos —argumenté.Pero bien podría no haber dicho nada. Keith ya había cambiado de tema y estabahablando con Clarence de algo irrelevante. ¿De dónde había venido este cambiorotundo? Ayer, el malestar de Jill había sido de baja prioridad. Hoy, Keith era su TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEcaballero de brillante armadura. Y en el proceso, él había sugerido que yo lo habíaarruinado. Ese es su plan, me di cuenta. No me quiere aquí. Nunca me ha querido aquí. Yluego, algo peor se me ocurrió.Él va a usar esto para comenzar a construir un caso contra mí.A través del cuarto, Adrian atrapó mi mirada de nuevo. Él lo sabía. Había estadoescuchando cuando hablé con Keith en la entrada. Adrian comenzó a hablar, y sabíaque iba a exponer a Keith en su mentira. Era galante, pero no lo que quería. Podíalidiar con Keith yo misma.—¿Cómo estuvo Los Ángeles? —pregunté rápidamente, antes de que Adrian tuvieraoportunidad de decir algo. Me miró curiosamente, sin duda preguntándose por qué nolo había dejado ser un testigo en mi caso—. Fuiste ahí con Lee anoche, ¿verdad? 1 5 8
  • 158. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian pareció confuso, pero una sonrisa suavizo su cara.—Sí —dijo al final—. Fue genial. Lee me mostró la vida universitaria.Lee se rió.—No iría tan lejos. No sé dónde estuviste la mitad de la noche.Adrian tenía esta mirada en su cara, que era de cierto modo encantadora pero que a lavez me hacía querer golpearlo.—Dividimos caminos. Fui a conocer a alguno de los otros Moroi en el área.Incluso Eddie no pudo quedarse callado ante eso.—Oh, ¿así es como lo llamas?Jill se levantó abruptamente.—Voy a conseguir mi sangre ahora. ¿Está bien?Hubo un momento de extraño silencio, en gran parte porque no creo que nadie supieraa quién le estaba pidiendo permiso.—Por supuesto, querida —dijo Clarence, poniéndose en su rol de anfitrión—. Creo TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEque Dorothy está en la cocina.Jill dio un pequeño asentimiento de cabeza, y se apresuró a salir del cuarto. El resto denosotros intercambiamos miradas.—¿Algo está mal? —preguntó Lee, viéndose preocupado—. ¿Debería… debería ir ahablar con ella?—Aún está estresada —dije, sin atreverme a mencionar los episodios de llanto y gritos.—Pensé en algo que puede ser divertido para ella… para todos nosotros —dijo éltentativamente. Miró a su alrededor, y luego detuvo su mirada en mí. Supongo que erala mamá designada aquí—. Si crees que está bien. Quiero decir… es un poco tonto, 1 5 9
  • 159. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinespero pensé que podríamos jugar al mini golf en la tarde. Tienes todas estas fuentes yestanques, de hecho. Ella es usuaria del agua, ¿verdad? Debe estar extrañándolo.—Lo hace —dijo Eddie, frunciendo el ceño—. Lo mencionó ayer.Me estremecí. Keith había estado enviado un mensaje de texto desde su teléfono y secongeló. Sin importar nuestras diferencias, compartíamos una base de entrenamientosimilar, y los dos nos sentíamos intranquilos con la idea de la magia de los Moroi.—Eso probablemente le guste mucho —dijo Adrian. Sonaba reacio a admitirlo. Creoque aún estaba intranquilo con la idea de que a Lee le interesara Jill, sin importar loamigos que ellos fueran. La idea de Lee era a la vez inocente y concienzuda. Era difícilencontrar defectos en ella.Lee inclinó su cabeza, pensativo.—Tienen un toque de queda tardío los fines de semana, ¿verdad? ¿Quieren ir estanoche?Era viernes, lo que nos daba una hora extra fuera del dormitorio.—Yo juego —dijo Adrian—. Literal y figurativamente.—Si Jill está ahí, yo estoy ahí —dijo Eddie.Ellos me miraron. Estaba atrapada. Quería volver y ponerme al día con el trabajo. Sin TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEembargo, decir eso sonaba patético, y supuse que tenía que actuar como laacompañante femenina de Jill. Además, me recordé, esta asignación no era sobre mí ymis notas, sin importar lo mucho que pretendiera que sí lo era. Era sobre Jill.—Puedo ir —dije lentamente. Pensando que esto sonaba bastante a estar fraternizandocon vampiros, miré intranquila hacia Keith. Había vuelto a escribir en su teléfonomóvil ya que esa magia no estaba en discusión.—¿Keith? —le pregunté a modo de permiso.Levantó la vista.—¿Huh? Oh, no puedo ir. Tengo que estar en un lugar. 1 6 0
  • 160. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesTraté de no hacer una mueca. Me había mal entendido y creyó que lo estabainvitando. Por otro lado, tampoco se oponía a que el resto de nosotros fuéramos.—Ah, que agradable —dije Clarence—. Una salida para la gente joven. ¿Quizáscompartirían primero una copa de vino conmigo? —Dorothy entró con una botella devino tinto, Jill arrastrándose detrás de ella. Clarence sonrió a Adrian—. Sé que tegustaría una copa.La expresión de Adrian decía que definitivamente le gustaría. En cambio, tomó unpoco de aire y negó con la cabeza.—Más vale que no.—Deberías —dijo Jill gentilmente. Incluso después de beber sólo un poco de sangre, seveía llena de vida y energía.—No puedo.—Es fin de semana —le dijo ella—, no es gran cosa. Especialmente si eres cuidadoso.Se miraron mutuamente y al final, él dijo: —Está bien. Ponme una copa.—También una para mí, por favor —dijo Keith.—¿De verdad? —le pregunté—. No sabía que bebías. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Tengo veintiún años —respondió.Adrian aceptó la suya de Dorothy.—De alguna forma, pienso que esa no es la preocupación de Sage. Pensé que losAlquimistas evadían el alcohol de la misma forma en que evaden los colores primarios.Miré hacia abajo. Estaba usando gris. Keith estaba usando marrón.—Una copa no hará daño —dijo Keith.No discutí con él. No era mi trabajo cuidar a Keith. Y los Alquimistas no tenían reglascontra el consumo en sí. Teníamos fuertes creencias religiosas sobre lo que significabavivir un buen y puro estilo de vida, y la bebida era considerada en general con 1 6 1
  • 161. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesdesprecio. ¿Estaba prohibida? No. Era una costumbre, una que yo considerabaimportante. Si no lo hacía, supuse que era su elección.Keith estaba llevando la copa a sus labios cuando Adrian dijo: —0 Rh+4, mi favorita.Keith escupió el vino que había tomado e inmediatamente comenzó a toser. Estabaaliviada de que nada hubiera caído sobre mí. Jill rompió en risas, y Clarence miró a sucopa interrogativamente.—¿Lo es? Pensé que era cabernet sauvignon.—Lo es —dijo Adrian, imperturbable—. Mi error.Keith le dirigió a Adrian una sonrisa tirante, como si también pensara que era unabroma graciosa, pero a mí no me engañaba. Keith estaba enfadado de que se hubieranburlado de él, y no importaba lo amistoso que pretendiera ser con todos, sus puntos devista contra los vampiros y los dhampir eran tan duros como siempre lo habían sido.Por supuesto, probablemente Adrian no estaba ayudando. Honestamente, pensaba queera muy gracioso, y trabajé en esconder mi sonrisa para que Keith no se enojaraconmigo de nuevo. Era difícil hacerlo porque, poco después, Adrian me lanzó unasonrisa secreta, conocedora, que decía, Eso es una venganza por lo de antes.Eddie miró a Jill.—Me alegra de que tuvieras tu sangre hoy. Sé que quieres aprender algunosmovimientos de defensa, pero quería esperar hasta que tuvieras tus fuerzas de regreso. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEJill se iluminó.—¿Podemos hacerlo mañana?—Por supuesto —dijo él, viéndose tan encantado por esto como lo hacía ella.Keith frunció el ceño.—¿Por qué tiene que aprender a pelear cuando te tiene a ti alrededor?Eddie se encogió de hombros. 14 Rh+: Grupo sanguíneo. 6 2
  • 162. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Porque ella quiere, y debería tener cada habilidad que pudiera conseguir. —Nomencionó exactamente los atentados contra su vida, no en frente de Lee y Clarence,pero el resto de nosotros entendimos.—Pensé que los Moroi no eran buenos peleando —dijo Keith.—En su mayoría porque no están entrenados para eso. No son tan fuertes comonosotros, claro, pero sus reflejos son mejores que los tuyos —explicó Eddie—. Es sólocuestión de aprender las habilidades y tener un buen profesor.—¿Cómo tú? —bromeé.—No soy malo —dijo modestamente—. Puedo entrenar a cualquiera que quieraaprender. —Le dio un codazo a Adrian, quien estaba alcanzando el vino y rellenandosu copa—. Incluso a este chico.—No, gracias —dijo Adrian—. Estas manos no se ensucian con la lucha.—O con trabajo manual —comenté, recordando comentarios anteriores suyos.—Exactamente —dijo él—, pero quizás deberías dejar que Castile te mostrara comolanzar un puñetazo, Sage. Podría ser útil. Parece una habilidad que una valiente mujerjoven como tú debe poseer.—Bueno, gracias por el voto de confianza, pero no estoy segura de cuándo lonecesitaría —dije. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¡Por supuesto que necesita aprender!La exclamación de Clarence nos tomó a todos por sorpresa. Realmente pensaba queestaba dormitando, ya que tenía sus ojos cerrados hace unos momentos. Pero ahora,estaba inclinado hacia adelante con una expresión entusiasta. Me encogí ante laintensidad de su mirada.—¡Debes aprender a protegerte! —me apuntó, luego se movió hacia Jill—. Y tú.Prométeme que aprenderás a defenderte. Prométemelo.Los luminosos ojos verdes de Jill se ampliaron con shock. Trató de darle una sonrisatranquilizadora, a pesar de que estaba teñida de inquietud. 1 6 3
  • 163. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Por supuesto, Sr. Donahue. Estoy en ello. Y hasta entonces, tengo a Eddie paraprotegerme de los Strigoi.—¡No de los Strigoi! —Su voz se convirtió en un susurro—. Los cazadores devampiros.Ninguno de nosotros dijo nada. Lee se veía mortificado.Clarence apretó su copa de vidrio tan fuerte que me preocupé de que pudieraromperse.—Nadie hablaba sobre esto entonces, acerca de protegernos. Quizás si Tamara hubieraaprendido a defenderse no la habrían matado. No es tarde para ti, ni para ti tampoco.—Papá, ya hemos hablado de esto —dijo Lee.Clarence lo ignoró. La mirada del hombre cambiaba entre Jill y yo, y me pregunté siacaso él sabía que yo era humana. O quizás no importaba. Quizás sólo tenía untrastornado instinto protector hacia todas las niñas de la misma edad de Tamara.Como que esperaba que Keith, falto de tacto, dijera que no había tal cosa como loscazadores de vampiros, pero estaba inusualmente callado. Eddie fue quien finalmentehabló, sus palabras suaves y amables. A menudo daba la impresión de ser un guerrerode vida o muerte, pero fue sorprendente darme cuenta de que en verdad era bastantecompasivo.—No se preocupe —dijo Eddie—. Yo ayudaré. Las mantendré a salvo y me aseguraré TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEde que nada malo les pase, ¿está bien?Clarence aún se veía agitado, pero enfocado en el optimismo de Eddie.—¿Lo prometes? ¿No dejarás que maten a Tamara de nuevo?—Lo prometo —dijo Eddie, sin indicar de ninguna manera lo extraña que era lapetición.Clarence estudió a Eddie unos pocos segundos más y luego asintió con la cabeza.—Eres un buen chico. —Alcanzó la botella de vino y llenó su copa—. ¿Más? —lepreguntó a Adrian como si nada hubiera pasado. 1 6 4
  • 164. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Sí, por favor —dijo Adrian, sosteniendo su copa.Continuamos la conversación como si nada hubiera pasado, pero la sombra de laspalabras de Clarence continuaba cerniéndose sobre mí. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 1 6 5
  • 165. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 12 Traducido por flochi Corregido por CaamilleC uando salimos a nuestra cita grupal o excursión familiar, o cómo sea que se llame, Lee no pudo dejar de disculparse por su padre.—Lo siento —dijo, desplomándose miserablemente en el asiento trasero de Latte—.No se puede razonar con él. Intentamos decirle que Tamara fue asesinada por unStrigoi, pero no lo cree. No quiere hacerlo. No puede vengarse de un Strigoi. Soninmortales. Invencibles. ¿Pero una especie de humano cazador de vampiros? Dealguna manera en su cabeza, eso es algo tras lo que puede ir. Y si no puede, entonces,puede concentrar su energía en la razón por la que los guardianes no van tras estosinexistentes cazadores de vampiros.Apenas escuché el murmullo de Eddie.—Los Strigoi no son invencibles.En el espejo retrovisor, vi el rostro de Jill llenarse de compasión. Estaba sentada entre TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELee y Eddie.—Incluso si es una fantasía, tal vez sea mejor de esta manera —sugirió ella—. Le dacierto consuelo. Quiero decir, algo. Tener algo tangible que odiar para superarlo. De locontrario acabaría cayendo en la desesperación. No va a herir a nadie con sus teorías.Creo que es dulce. —Contuvo la respiración en esa manera en que lo hacía cuandodecía mucho a la vez.Mis ojos regresaron a la carretera, pero pude jurar que Lee estaba sonriendo.—Eso es lindo de tu parte —le dijo—. Sé que le gusta tenerte cerca. Gira hacia laderecha aquí.Eso fue para mí. Lee me había estado dando indicaciones desde que dejamos la casa 1de Clarence. Estábamos en las afueras de Palm Springs propiamente tal, llegando al 6 6
  • 166. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesbastante impresionante Campo de Golf y Centro Turístico Dioses del Desierto.Nuevas direcciones nos llevaron al Centro Mega-Fun Mini-Golf, que se encontrabaadyacente al centro turístico. Busqué un lugar para estacionar y escuché a Jill dar ungrito ahogado cuando apareció a la vista un poco del máximo atractivo del campo degolf. Allí, en el centro de un grupo de llamativos y decorados hoyos verdes, había unaenorme y falsa montaña con una cascada artificial expulsando agua desde su partesuperior.—¡Una cascada! —exclamó—. Es impresionante.—Bueno —dijo Lee—, no iría tan lejos. Está hecha de agua que está siendo bombeadauna y otra vez, y sólo Dios sabe qué hay ahí. Lo que quiero decir es que no intentaríabeberla o nadar en ella.Antes de que incluso detuviera el coche, Adrian estaba saliendo por la puerta,encendiendo un cigarrillo. Nos habíamos metido en una discusión en el camino, pese aque le dije tres veces que Latte era un cocho estrictamente de no fumadores. Pronto, elresto de nosotros también salió, y me pregunté a qué me había apuntado cuandodeambulamos hacia la entrada.—Nunca he estado en un mini-golf —puntualicé.Lee se detuvo y me miró fijamente.—¿Nunca? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Nunca.—¿Cómo sucedió eso? —preguntó Adrian—. ¿Cómo es posible que nunca hayasjugado mini-golf?—Tuve una inusual infancia —dije finalmente.Incluso Eddie parecía no creerlo.—¿Tú? Fui prácticamente criado y aislado en medio de ninguna parte de Montana, eincluso yo he jugado mini-golf. 1 6 7
  • 167. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesDecir que fui educada en casa no era una excusa en este momento, así que lo dejé ir.En serio, fui limitada a tener una infancia más enfocada en ecuaciones químicas queen diversión y recreación.Una vez que empezamos a jugar, pronto le encontré el truco. Mis primeros intentosfueron bastante malos, pero pronto pude comprender el peso del palo de golf y cómose podían maniobrar los ángulos de cada recorrido. Desde ese momento, fue bastantesimple calcular las distancias y la fuerza para asegurar los tiros.—Increíble. Si hubieras jugado desde que eras niña, en este momento seríasprofesional —me dijo Eddie cuando mi bola golpeó la boca abierta de un dragón. Labola rodó por el fondo, bajó un tubo, rebotó en una pared, y entró en el hoyo—.¿Cómo lo hiciste?Me encogí de hombros.—Es simple geometría. No eres tan malo tampoco —señalé, mirándolo hacer su tiro—. ¿Cómo lo haces tú?—Sólo lo alineo y lo golpeo.—Muy científico.—Simplemente confío en el talento natural —dijo Adrian, paseándose hasta la entradade la Guarida del Dragón—, cuando uno tiene abundante de ello de donde sacar, elpeligro viene de tener demasiado. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Eso no tiene ningún sentido —dijo Eddie.La respuesta de Adrian fue hacer una pausa y sacar una petaca de plata del bolsillointerior de su abrigo. La desenroscó y tomó un rápido trago antes de inclinarse paraalinear su tiro.—¿Qué fue eso? —exclamé—. No puedes tomar alcohol aquí afuera.—Escuchaste a Jailbait antes —contestó—. Es fin de semana.Alineó su bola y tiró. La bola fue directamente a los ojos del dragón, rebotó en ellos, yse lanzó de regreso hacia Adrian. Rodó y fue a detenerse a sus pies, cerca de dondehabía empezado. 1 6 8
  • 168. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Talento natural, ¿eh? —preguntó Eddie.Me incliné hacia adelante.—Creo que rompiste el ojo del dragón.—Al igual que el de Keith —dijo Adrian—. Pensé que lo agradecerías, Sage.Le di una mirada cortante, preguntándome si había algún significado oculto detrás deeso. En su mayor parte, Adrian parecía divertido por su propio ingenio. Eddieconfundió mi expresión.—Eso fue inapropiado —le dijo a Adrian.—Lo lamento, papá. —Adrian lanzó nuevamente y consiguió no mutilar ningunaestatua esta vez. Un par de tiros más y metió una bola—. Aquí vamos. Tres.—Cuatro —dijimos Eddie y yo al unísono.Adrian nos miró sin poder creerlo.—Fueron tres.—Estás olvidando el primer intento —dije—. Aquel que cegó al dragón. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Ése fue sólo el calentamiento —discutió Adrian. Sonrió de una manera que creo queesperaba que me deslumbrara—. Vamos, Sage. Entiendes cómo funciona mi mente.Dijiste que era brillante, ¿recuerdas?Eddie me miró sorprendido.—¿Lo hiciste?—¡No! Nunca dije eso. —La sonrisa de Adrian era exasperante—. Deja de decirles esoa las personas.Dado que estaba a cargo de las puntuaciones, su juego fue registrado como cuatro, apesar de sus numerosas protestas. Empecé a avanzar, pero Eddie levantó una manopara detenerme, sus ojos avellana mirando sobre mi hombro. 1 6 9
  • 169. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Detente —dijo—. Tenemos que esperar a Jill y Lee.Seguí su mirada. Estaban metidos en una profunda conversación desde que llegamos,tanto que se habían retrasado y quedado detrás de nosotros. Incluso durante lasbromas conmigo y Adrian, Eddie había seguido vigilándola, y a nuestros alrededores.Era impresionante la manera que tenía de hacer varias cosas a la vez. Hasta ahora, Jilly Lee había estado a solamente un hoyo detrás nuestro. Ahora eran cerca de dos, y esoera casi demasiado lejos para que Eddie la mantuviera en su vista. Entonces,esperamos mientras la inconsciente pareja hacía su camino hacia la Guarida delDragón.Adrian tomó otro sorbo de su petaca y sacudió la cabeza con asombro.—No tienes nada de qué preocuparte, Sage. Ella fue directamente hacia él.—No gracias a ti —espeté—. No puedo creer que le contaras cada detalle de mi visitaesa noche. Se enojó tanto porque interferí a sus espaldas contigo, Lee y Micah.—Apenas le dije algo —sostuvo Adrian—. Sólo que se mantuviera alejada de ese chicohumano.Eddie pasó su vista de uno a otro.—¿Micah? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMe removí incómoda. Eddie no sabía acerca de cómo me había puesto proactiva.—¿Recuerdas cuando quise que le dijeras algo? ¿Y tú no querías? —Proseguí a contarlecómo entonces había buscado la ayuda de Adrian y descubierto el interés de Lee porJill. Eddie se horrorizó.—¿Cómo no me contaste nada de esto? —exigió.—Bueno —dije, preguntándome si todo lo que hacía iba a resultar en la ira de unMoroi o un Dhampir—, no te incumbía.—¡La seguridad de Jill sí! Si algún chico se interesa en ella, necesito saberlo.Adrian rió. 1 7 0
  • 170. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Sage debería haberte mandado una nota en clases?—Lee está bien —dije—. Obviamente la adora, y no es como si fuera a estar a solascon él.—No sabemos con certeza si está bien —dijo Eddie.—¿Considerando que Micah está un cien por ciento bien? ¿Hiciste una averiguación deantecedentes o algo así? —pregunté.—No —dijo Eddie, pareciendo avergonzado—. Simplemente lo sé. Es un sentimientoque tengo con respecto a él. No hay problema en que pase el tiempo con Jill.—Salvo que es humano.—Ellos no irían en serio.—No lo sabes.—Suficiente, los dos —interrumpió Adrian. Jill y Lee finalmente habían alcanzado elinicio de la Guarida del Dragón, lo que significaba que podíamos seguir. Adrian bajósu voz—. Su discusión es inútil. Es decir, mírenlos. Ese chico humano ni siquiera seentera de ello.Observé. Adrian tenía razón. Jill y Lee estaban claramente cautivados el uno del otro. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEUna parte de culpabilidad me hizo preguntarme si debería estar haciendo un mejortrabajo en cuidar a Jill. Estaba tan aliviada que estuviera interesada en un Moroi queno me detuve a preguntarme siquiera si debería salir con alguien. ¿Quince años era lobastante mayor? Yo no había salido a los quince. En realidad, bueno, nunca habíasalido.—Hay una diferencia de edad entre ellos —admití, más para mí misma.Adrian se mofó.—Créeme, he visto diferencias de edades. La suya no es nada.Se marchó, y unos cuantos momentos después, Eddie y yo nos unimos a él. Eddiemantuvo su vigilancia simultánea sobre Jill, pero esta vez, tuve la impresión de que 1 7 1
  • 171. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesestaba más atento por lo que estaba junto a ella. La risa de Adrian resonó delante denosotros.—¡Sage! —llamó—. Tienes que venir a ver esto.Eddie y yo alcanzamos el siguiente césped y miramos asombrados. Entonces, me echéa reír.Habíamos llegado al Castillo de Drácula.Un castillo enorme y varias torres negras guardaban el hoyo a cierta distancia. Untúnel estaba recortado en el centro con un puente estrecho destinado a que la bolapasara. Si la bola caía por los costados antes de atravesar el castillo, era devuelta alpunto de partida. Un Conde Drácula animatrónico se situaba al costado del castillo.Era de un blanco puro, con ojos rojos, orejas puntiagudas, y cabello alisado haciaatrás. Mantenía sus brazos levantados para lucir una capa estilo murciélago. Cerca deallí, un parlante emitía una espeluznante música de órgano.No pude dejar de reír. Adrian y Eddie me miraron como si nunca me hubieran vistoantes.—Creo que nunca la había oído reír —le dijo Eddie.—Ciertamente no es la reacción que esperaba —reflexionó Adrian—. Había contadocon un completo terror, a juzgar por el pasado comportamiento de Alquimista. Nocreía que te gustaran los vampiros. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETodavía riendo, observé a Drácula levantar y bajar su capa.—Esto no es un vampiro. No uno real. Y eso es lo que lo hace tan gracioso. Es uncampo de Hollywood. Los verdaderos vampiros son aterradores y antinaturales. ¿Esto?Esto es divertido.Estaba claro por sus expresiones que realmente ninguno de los dos entendía el por quéesto me causaba tanta gracia. Adrian, sin embargo, se ofreció a sacarme una foto conmi teléfono celular cuando se lo pedí. Posé junto a Drácula y puse en mi rostro unagran sonrisa. Adrian logró ajustar el disparo justo cuando Drácula estaba levantandosu capa. Cuando vi la foto, estuve complacida de ver que había salió a la perfección.Incluso mi cabello lucía bien. 1 7 2
  • 172. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian le dio a la foto un asentimiento de aprobación con la cabeza antes deentregarme el teléfono.—Bien, incluso debo admitir que es bastante linda.Me encontré a mí misma analizando el comentario. ¿Qué quiso decir con que inclusodebía admitirlo? ¿Qué era linda para ser una humana? ¿O qué satisfacía alguna clase decriterio de Adrian de chica sexy? Momentos después, me forcé a dejar de pensar enello. Déjalo pasar, Sydney. Es un cumplido. Acéptalo.Jugamos a través del resto de las canchas, finalmente terminando en la cascada misma.Era un hoyo particularmente desafiante, y tomó mi tiempo alinear el tiro, no es que lonecesitara. Estaba batiendo todos con bastante facilidad. Eddie era el único que estabacerca. Era claro que Jill y Lee ni siquiera tenían su atención puesta en el juego, encuanto a Adrian y su talento natural… bueno, se encontraban sólidamente en el últimolugar.Eddie, Adrian, y yo estábamos todavía adelantados de los otros dos, por lo queesperamos en la cascada. Jill prácticamente corrió cuando tuvo la oportunidad,alzando la vista hacia la cascada con ojos encantados.—Es maravilloso. No he visto semejante cantidad de agua en días.—Recuerda lo que dije acerca de la toxicidad —bromeó Lee. Pero era claro queencontraba su reacción atractiva. Cuando miré a los otros dos chicos, vi que elloscompartían las mismas sensaciones. Bueno, no exactamente las mismas. El afecto de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAdrian era claramente fraternal. ¿El de Eddie? Era difícil leerlo, una mezcla de losotros dos. Quizás era una especie de cariño de guardián.Jill hizo un gesto hacia la cascada, y súbitamente, parte de ella se separó de la caída delagua. El bloque tomó la forma de una trenza, luego se retorció muy alto en el aire,haciendo espirales antes de romperse en un millón de gotas, golpeándome ydejándome sorprendida.—Jill —dije en una voz que apenas reconocí como la mía—. No lo hagas de nuevo. Jill, con los ojos brillantes, apenas me dio una mirada cuando hizo que otro trozo deagua danzara en el aire.—Nadie está alrededor mirando, Sydney. 1 7 3
  • 173. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEso no era lo que me había molestado tanto. Eso no era lo que me llenaba de tantopánico que apenas podía respirar. El mundo estaba haciendo esa cosa donde empezabaa girar, y me preocupó que fuera a desmayarme. Un miedo crudo y frío me atravesó,miedo a lo desconocido. Lo antinatural. Las leyes de mi mundo se habían roto. Estoera magia de vampiro, algo extraño e inaccesible para los humanos, inaccesible debidoa que estaba prohibido, algo en lo que ningún mortal estaba destinado a profundizar.Sólo había visto una vez utilizar magia, cuando dos usuarios de espíritu lo habíandevuelto uno al otro, y nunca había querido verlo de nuevo. Uno había obligado a lasplantas de la tierra a hacer su voluntad mientras el otro arrojó objetostelequineticamente con la intención de matar. Había sido aterrador, y aunque no habíasido el objetivo, me sentí atrapada y abrumada ante tal demostración de poder. Era unrecordatorio de que éstas no eran personas divertidas y tranquilas con las que pasar eltiempo. Éstas eran criaturas completamente diferentes a mí.—Detenlo —dije, sintiendo el pánico elevarse. Tenía miedo de la magia, miedo de queme tocara, miedo de lo que podría hacerme—. ¡No lo hagas más!Jill ni siquiera me escuchó. Le sonrió a Lee.—Eres aire, ¿verdad? ¿Puedes crear niebla sobre el agua?Lee metió su manos en los bolsillos y alejó la vista.—Ah, bueno, probablemente no sea una buena idea. Quiero decir, estamos en un lugarpúblico… TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Vamos —rogó—. No te toma ningún esfuerzo en absoluto.Pareció verdaderamente nervioso.—Nah, no ahora.—No tú también —rió. Sobre y delante de ella, ese demonio de agua todavía estabagirando, girando, girando…—Jill —dijo Adrian, una nota más dura en su voz de lo que había escuchado hastaahora. De hecho, no podía recordar que se dirigiera a ella por su verdadero nombre—.Detente. 1 7 4
  • 174. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesFue todo lo que dijo, pero fue como si una ola de algo atravesara a Jill. Se estremeció,y las espirales de agua desaparecieron, cayendo en la distancia como gotas.—Bien —dijo, pareciendo confundida.Hubo un momento de incomodidad, y después Eddie dijo:—Deberíamos apresurarnos. Vamos a estar pisando el toque de queda.Lee y Jill se dispusieron a hacer sus tiros y pronto estuvieron riendo y coqueteandonuevamente. Eddie continuó observándolos en su manera preocupada. Sólo Adrianme prestaba atención. Él era quien realmente entendía lo que había pasado, me dicuenta. Sus ojos verdes me estudiaron, con ningún rastro de su usual humor ácido.Aunque no era tonta. Supe que tenía que estar por venir algún chiste ingenioso,burlándose de mi reacción.—¿Estás bien? —preguntó en voz baja.—Estoy bien —dije, dándome la vuelta. No quería que viera mi rostro. Ya había vistobastante, visto mi temor. No quería que ninguno supiera cuán aterrada de ellos estaba.Lo escuché dar unos cuantos pasos hacia mí.—Sage…—Déjame sola —espeté. Me apresuré hacia la salida del campo, segura de que no meseguiría. Estuve en lo cierto. Esperé que terminaran el juego, usando el tiempo en TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsolitario para calmarme. Para el momento en que me alcanzaron, estaba bastantesegura de que habían desaparecido la mayoría de la emociones de mi rostro. Adriantodavía me miraba con preocupación, lo que no me gustaba, pero al menos no dijonada más de mi crisis nerviosa.Sin sorpresas para nadie, el marcador final mostró que había sido la vencedora y queAdrian había terminado último. Lee había llegado tercero, lo que pareció molestarlo.—Solía ser mejor —murmuró, frunciendo el ceño—. Solía ser perfecto en este juego.—Considerando que había pasado la mayor parte del tiempo prestando atención a Jill,pensé que tercero era un rendimiento bastante respetable.Los dejé primero a él y a Adrian, y después a Eddie, Jill y yo volvimos apenas atiempo a Amberwood. Para entonces ya había vuelto más o menos a la normalidad, 1 7 5
  • 175. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesigual nadie lo habría notado. Jill estaba flotando como una nube cuando entramos alcuarto de nuestro dormitorio, hablando sin parar de Lee.—¡No tenía idea que había viajado tanto! Quizás ha estado en más lugares que tú,Sydney. Sigue diciendo que me llevará a todos ellos, que pasaremos el resto denuestras vidas viajando y haciendo lo queramos. Y está tomando todo tipo de clases enla universidad debido a que no está muy seguro de lo que quiere estudiar. Bueno, no detodo tipo este semestre. Tiene un calendario más ligero para poder pasar más tiempocon su padre. Y eso es bueno para mí. Para nosotros quiero decir.Sofoqué un bostezo y asentí cansada.—Eso es fantástico.Dejó de buscar su pijama en su vestidor.—Lo lamento, por cierto.Me congelé. No quería una disculpa por la magia. Ni siquiera quería recordar loocurrido.—Por gritarte la otra noche —continuó—. No pretendías que me gustara Lee. Nuncadebí haberte acusado de interferir. Realmente me ha gustado todo el tiempo y,bueno… es realmente fantástico.Dejé escapar el aliento que había estado conteniendo e intenté mostrar una débil TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsonrisa.—Estoy contenta de que seas feliz.Volvió a su tarea alegremente y a hablar de Lee hasta que la dejé para ir al baño. Antesde cepillar mis dientes, me paré en frente del lavamanos, y limpié mis manos y brazosuna y otra vez, frotando tan fuerte como pude para lavar las gotas de agua mágica quejuro que todavía podía sentir sobre mi piel. 1 7 6
  • 176. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 13 Traducido por Susanauribe Corregido por CyeLy DiviNNaM i móvil sonó al romper el amanecer la mañana siguiente. Yo ya estaba despierta, siendo una madrugadora, pero Jill rodó sobre su cama y puso su almohada encima de su cabeza.—Haz que pare —gruñó ella.Respondí y encontré a Eddie al otro lado de la línea.—Estoy abajo —dijo él—. Listo para practicar un poco de autodefensa antes de que seponga muy caluroso.—Vas a tener que hacerlo sin mí —dije. Tenía el presentimiento de que Eddie estabatomando muy seriamente su promesa a Clarence sobre entrenarnos. No sentía esaobligación—. Tengo toneladas de tarea que hacer. Eso, y estoy segura de que la Srta.Terwilliger va a hacerme dar una carrera por café hoy. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Está bien, entonces envía a Jill abajo —dijo Eddie.Miré hacia el capullo de sábanas en su cama. —Eso podría ser más fácil de decir quede hacer.Sorprendentemente, ella fue capaz de despertarse lo suficiente para cepillar sus dientes,tomar una aspirina para el dolor de cabeza y ponerse a lo loco unas ropas para hacerejercicio. Ella se despidió de mí y prometió reunirse conmigo después. No muchodespués de eso, la Sra. Terwilliger llamó con su exigencia por café, y me preparé paraotro día de tratar de encajar su trabajo con el mío. Pasé por encima de Spencer y nisiquiera noté a Trey hasta que estuvo de pie frente a él.—¿Sra. Terwilleger? —preguntó él, señalando al cappuccino de salsa de caramelo. 1—¿Uh? —miré hacia arriba. Trey era mi cajero—. ¿Trabajas aquí? 7 7
  • 177. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesÉl asintió.—Tengo que hacer el dinero que gasto de alguna manera.Le di dinero, no es como si él me fuera a dar la mitad de precio.—No tomes esto de mala manera, pero no luces tan bien —le dije. Él lucía cansado yalterado. Una inspección más de cerca mostraba cortadas y moretones también.—Sí, bueno, ayer tuve un día duro.Dudé. Ese era un comentario a seguir, pero no había nadie detrás de mí en la fila.—¿Qué sucedió? —pregunté, sabiendo que esperar.Trey frunció el ceño.—Ese imbécil de Greg Slade causó estragos en las audiciones para fútbol ayer. Esdecir, los resultados todavía no están, pero es bastante obvio que él va a ser el mariscalde campo. Él es como una máquina, sólo derribando chicos. —Extendió su manoizquierda, la cual tenía algunos dedos vendados—. Se paró en mi mano también.Me estremecí, recordando el atletismo fuera de control de Slade en educación física.Las políticas del fútbol de la secundaria y quién era mariscal no eran importantes paramí. Es cierto, sentía lástima por Trey, pero era la fuente detrás los tatuajes era lo que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEme intrigaba. Las advertencias de Keith sobre no causar problemas volvieron a mí,pero era incapaz de detenerme.—Sé sobre los tatuajes —dije—. Julia y Kristin me contaron sobre ellos. Y ahoraentiendo por qué estabas sospechando de mí, pero no es lo que piensas. En verdad.—Eso no es lo que he escuchado. La mayoría de las personas piensan que solamenteestás diciendo eso porque no quieres decir dónde los obtuviste.Estaba un poco desconcertada por eso. Estaba segura de que Kristin y Julia me creían.¿Estaban ellas en verdad divulgando lo contrario?—No tengo idea. 1 7 8
  • 178. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesÉl se encogió de hombros, una sonrisa en sus labios.—No te preocupes. Yo te creo. Hay alguna clase de encanto ingenuo en ti. No parecescomo de las que hacen trampa.—Hey —regañé—. No soy ingenua.—Era un cumplido.—¿Hace cuánto tienen esos tatuajes? —pregunté, decidiendo que era la mejormovida—. Escuché que desde el año pasado.Él me entregó mi café, pensando.—Sí, pero fue al final del año pasado. Del año escolar, quiero decir.—¿Y son de un lugar llamado Nevermore?—Hasta dónde sé —Trey me miró sospechosamente—. ¿Por qué?—Solamente curiosidad —dije dulcemente.Un par de chicos universitarios vestidos como ricos vagabundos hicieron fila detrás demí y nos miraron impacientes.—¿Podemos tener servicio aquí? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETrey les dio una rígida sonrisa y rodó sus ojos hacia mí mientras me movía.—Te veo luego, Melbourne.Me dirigí hacia Amberwood y entregué el café de la Srta. Terwilleger. No estaba deánimo para quedarme pegada a ella todo el día, así que le pregunté si podía ir a otrolugar si tenía mi móvil a mano. Ella estuvo de acuerdo. La librería tenía muchaactividad e, irónicamente, mucho ruido para mi hoy. Quería la soledad de mihabitación.Mientras estaba cruzando el césped para agarrar el puente, divisé algunas figurasfamiliares detrás de un grupo de árboles. Cambié la dirección y encontré a Jill y Eddie 1 7 9
  • 179. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesmirándose frente a un pequeño claro. Micah sentado con las piernas cruzadas en elsuelo, mirando ávidamente. Él me saludó mientras me acercaba.—No sabía que tu hermano era un maestro del kung-fu —remarcó.—No es kung-fu —dijo Eddie bruscamente, nunca apartando sus ojos de Jill.—Da igual —dijo Micah—. Sigue siendo muy jodido.Eddie fintó como si fuera a lanzarse a un lado de Jill. Ella respondió equitativamentecon un bloqueo rápido, aunque no lo suficientemente rápido para enfrentarlo. Si él lohubiera hecho en serio, la habría golpeado. Aunque, él parecía complacido con surespuesta a tiempo.—Bien. Eso desvió algo del golpe, aunque aún podrías sentirlo. Mejor es si puedesagacharte y esquivar al mismo tiempo, pero eso toma un poco más de trabajo.Jill asintió obedientemente.—¿Cuándo podemos trabajar en eso?Eddie la miró con orgullo. Esa expresión se suavizó con unos cuantos momentos deestudiarla.—No hoy. Demasiado sol. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEJill comenzó a protestar y luego se detuvo. Ella tenía ese aspecto de “llevo muchotiempo en el sol” de nuevo y estaba sudando fuertemente. Ella miró al cielo por unmomento, como si estuviera pidiendo que se cubriera de nubes. No obtuvo respuesta, yasintió hacia Eddie.—Está bien. ¿Pero mañana vamos a hacerlo a esta misma hora? O tal vez mástemprano. ¡O tal vez ésta noche! ¿Podemos hacer ambas? ¿Practicar esta noche cuandoel sol esté cayendo y de nuevo mañana temprano? ¿Te importaría?Eddie sonrió, impactado por su entusiasmo.—Lo que quieras. 1 8 0
  • 180. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSonriendo de nuevo, Jill se sentó junto a mí, obteniendo tanta sombra como pudiera.Eddie me miró expectante.—¿Qué? —pregunté.—¿No se supone que debes aprender cómo golpear?Bufé. —No. ¿Cuándo necesitaría eso?Jill me golpeó con los nudillos.—¡Hazlo, Sydney!A regañadientes, permití que Eddie me diera una rápida sesión de lanzar golpes sinherir mi mano en el proceso. Presté poca atención y sentía que principalmente estabaaportando diversión a los demás.Cuando Eddie terminó conmigo, Micah preguntó: —Oye, ¿te molestaría mostrarmealgunos movimientos ninjas también?—No tienen ninguna relación con ninjas —protestó Eddie, todavía sonriendo—. Sube.Michael se puso de pie, y Eddie le enseñó algunos movimientos rudimentarios. Másque nada, parecía como si Eddie estuviera midiendo a Micah y sus habilidades.Después de un rato, Eddie se sintió más cómodo y dejó que Micah practicara algunosmovimientos ofensivos para deshacerse del atacante. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEddie fue atrapado suficientemente fuera de guardia para que Micah en verdadpudiera golpearlo. Eddie le dirigió un respeto a regañadientes y luego le dijo a Jill: —Eso fue diferente.—¿Por qué soy una chica? —Ella demandó—. Nunca te contuviste con Rose.—¿Quién es Rose? —preguntó Micah.—Otra amiga —explicó Eddie. Para Jill, él dijo—: Y Rose ha tenido muchos más añosde experiencia que tú.—Ella ha tenido más que Micah también. Fuiste fácil conmigo. 1 8 1
  • 181. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEddie se ruborizó y mantuvo sus ojos en Micah.—No lo fui —dijo él.—Sí, si lo fuiste —murmuró ella. Y los chicos entrenaron de nuevo, ella me dijo en vozbaja—: ¿Cómo voy a aprender alguna vez si él está asustado de quebrarme?Miré a los chicos, analizando lo que sabía de Eddie hasta ahora.—Creo que es más complicado que eso. Creo que él sólo cree que tú no deberías tomarese riesgo, que sí está haciendo bien su trabajo, no tendrás que defenderte por timisma.—Él está haciendo bien su trabajo. Deberías haberlo visto en el ataque. —Su rostrotuvo esa mirada traumatizada que tenía cuando mencionaban el ataque que la habíallevado a esconderse—. Pero necesito aprender. —Ella bajó su tono de voz aún más—.En verdad quiero aprender a cómo usar mi magia para pelear también, no es que vayaa practicar mucho en el desierto.Me encogí de hombros, reviviendo su imagen de la noche anterior.—Habrá tiempo —dije vagamente.Me puse de pie, diciendo que necesitaba hacer un trabajo. Micah le preguntó a Eddie ya Jill si querían ir a almorzar. Eddie dijo sí inmediatamente. Jill me miró por ayuda. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Es solamente el almuerzo —dijo Eddie elocuente. Sabía que él seguía pensando queMicah era inofensivo. No lo sabía, pero después de ver cuán encaprichada Jill estabacon Lee, supuse que Micah tendría que hacer unos movimientos muy agresivos parallegar a alguna parte.—Estoy segura que está bien —dije.Jill parecía aliviada, y se dirigió al grupo. Pasé el resto del día terminando esosmiserables libros para la Srta. Terwilliger. Seguía pensado que tener una copia de losencantamientos arcaicos y de los discursos textuales era una pérdida de tiempo. Elúnico punto que podía ver para eso era que si ella alguna vez necesitara referirse a ellospara su búsqueda, tendría un fácil archivo para revisar y no correría riesgos de dañarun libro antiguo. 1 8 2
  • 182. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEra de tarde cuando terminé esa y mí otra tarea. Jill todavía no había regresado, ydecidí aprovechar la oportunidad para revisar algo que me había estado molestando.Antes en el día, Jill había mencionado a Eddie defendiéndola en el ataque. Habíasentido desde el principio que había algo extraño sobre el ataque inicial, algo que nome estaban diciendo. Así que, me metí a la red de los Alquimistas y revisé todo lo quetuviéramos de los Moroi rebeldes.Naturalmente, todo estaba documentado. Teníamos que mantener registro de lossucesos importantes entre los Moroi, y este estaba calificado muy alto. De algún modo,los Alquimistas tenían fotos de la Corte Moroi, con protestantes alineados fuera de unode los edificios administrativos. Los guardianes dhampir eran fáciles de reconocermientras se mezclaban y seguían órdenes. Para mi sorpresa, reconocí a DimitriBelikov, el novio de Rose, entre esos haciendo control de multitud. Él era fácil deencontrar ya que era casi el más alto entre todos quienes se encontraban a su alrededor.Los dhampir lucían muy humanos, e incluso podía admitir que él era muy apuesto.Había una hermosura de facciones duras, e incluso en una fotografía, podía ver unaferocidad mientras miraba la multitud. Otras fotos de la protesta confirmaban lo que yasabía. Hasta ahora, la mayoría de las personas apoyaban a la joven reina. Esos encontra de ella, eran una minoría, pero una ruidosa y peligrosa. Un video de unnoticiero humano en Denver mostraba a dos chicos Moroi cerca de involucrarse enuna pelea de discoteca. Se estaban gritando sobre reinas y justicia, lo cual no tendríamucho sentido para un observador humano. Lo que hacía especial este video era elchico que lo había filmado, algún humano con una cámara del móvil, alegando quehabía visto colmillos en ambos hombres durante la discusión. El filmador habíafiltrado su video alegando que había sido testigo de una pelea de vampiros, pero nadie TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEle había dado mucha credibilidad. Estaba muy pixeleado para mostrar algo. Sinembargo, era un recordatorio de lo que podía suceder si la situación Moroi se salía decontrol.Una revisión de estado me mostraba que la Reina Vasilisa estaba tratando de queaprobaran una ley para que su gobierno no dependiera de la existencia de al menosotra persona en su familia real. Los Alquimistas expertos habían adivinado quetomaría tres meses, lo cual era lo que Rose había dicho. El número dominó mispensamientos como el tictac del tiempo de una bomba. Y por tres meses, los enemigosde Vasilisa tratarían con más fuerza que nunca conseguir a Jill. Si Jill moría, el reinadode Vasilisa terminaría, junto con sus intentos de arreglar el sistema.Sin embargo, nada de esto era lo que me había dirigido a investigar. Quería saber sobreel ataque inicial de Jill, del que nadie hablaba. Lo que encontré no era de mucha 1 8 3
  • 183. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesayuda. Ningún Alquimista había estado allí en ese momento, así que nuestrainformación estaba basada en lo que las fuentes Moroi habían reportado. Todo lo quesabíamos era “la hermana de la reina ha sido severa y ferozmente atacada, pero hatenido una recuperación total”. Por lo que observaba, eso era realmente cierto.Jill no mostraba signos de heridas, y el ataque había ocurrido una semana antes de queviniera a Palm Springs. ¿Eso era tiempo suficiente para curarse de un “severo y feroz”ataque? ¿Y era un ataque como eso suficiente para hacerla despertar gritando? No losabía pero todavía no podía sacudir mis sospechas. Cuando Jill vino a casa después,ella estaba de tan buen ánimo que no fui capaz de interrogarla. También recordé muytarde que tenía intención de revisar el caso de la sobrina de Clarence y su bizarramuerte por degollamiento. La situación de Jill me había distraído. Lo dejé pasar ydecidí acostarme más temprano.Mañana, pensé soñolienta. Lo haré mañana.Mañana llegó mucho más rápido de lo que esperé. Me desperté de un pesado sueñocon alguien sacudiéndome, y por un segundo, la vieja pesadilla estuvo ahí, la de losAlquimistas llevándome lejos en la noche.Reconociendo a Jill, apenas me detuve de gritar.—Oye, oye —la regañé. Había luz afuera, pero era purpurea. Poco después delamanecer—. ¿Qué pasa? ¿Cuál es el problema?Jill me miró, su rostro lúgubre y ojos con miedo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Es Adrian. Tienes que rescatarlo. 1 8 4
  • 184. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 14 Traducido por Vannia y Niii Corregido por CyeLy DiviNNa—¿D e sí mismo? No pude evitarlo. La broma estuvo fuera antes de que pudieradetenerla.—No. —Ella se sentó sobre el borde de la cama y mordió su labio inferior—. Tal vez“rescate” no es la palabra correcta. Pero tenemos que ir a buscarlo. Está atrapado enLos Ángeles.Froté mis ojos mientras me incorporaba y luego esperé unos momentos, sólo en casode que todo esto fuera un sueño. Nop. Nada cambió. Recogí mi celular de la mesita denoche y gruñí cuando leí la pantalla.—Jill, ni siquiera son las seis todavía. —Empecé a preguntarme si Adrian siquieraestaba despierto tan temprano pero luego recordé que él probablemente tenía unhorario nocturno. Siguiendo sus propios metabolismos, los Moroi iban a la cama TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEalrededor de lo que era mediodía para el resto de nosotros.—Ya sé —dijo ella en voz baja—. Lo siento. No te lo pediría si no fuera importante. Élconsiguió un taxi anoche porque quería ver a esas… a esas chicas Moroi otra vez. Sesupone que Lee estaba en Los Ángeles también, así que Adrian se imaginó que podríaconseguir regresar a casa. Es sólo que, él no pudo encontrar a Lee, y ahora no puederegresar. Adrian, quiero decir. Él está varado y con resaca.Comencé a acostarme de nuevo.—No tengo demasiada simpatía con eso. Tal vez él aprenda una lección.—Sydney, por favor. 1 8 5
  • 185. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesPuse un brazo sobre mis ojos. Tal vez si me veía como que estaba dormida, ella medejaría en paz. Una repentina pregunta surgió en mi cabeza, y estiré mi brazo.—¿Cómo es que sabes esto? ¿Él te llamó? —Yo no era de sueño ligero, pero aun asíhabría escuchado sonar el teléfono.Jill desvió la vista. Frunciendo el ceño e irguiéndose.—¿Jill? ¿Cómo es que sabes esto?—Por favor —susurró ella—. ¿No podemos ir simplemente a buscarlo?—No hasta que me digas qué es lo que está pasando. —Un extraño sentimiento estabaarrastrándose a lo largo de mi piel. Había sentido por un momento que estaba siendoexcluida de algo importante, y ahora, de pronto sabía que estaba cerca de descubrir loque la Moroi había estado ocultándome.—No puedes decirlo —dijo ella, encontrándose finalmente con mi mirada otra vez.Toqué mi tatuaje en mi mejilla ligeramente—. Difícilmente puedo decirle algo aalguien debido a esto.—No, a nadie. No a los Alquimistas. No a Keith. Ni a ningún otro Moroi o dhampirque no lo sepa ya.¿No decirles a los Alquimistas? Eso sería un problema. Entre todas las otras locuras en mivida, sin importar lo mucho que me enfurecían mis tareas o el tiempo que había TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpasado con los vampiros, nunca me había cuestionado hacia quien era mi lealtad.Tenía que decirles a los Alquimistas si algo sucedía con Jill y los otros. Mi deber erahacia ellos, a la humanidad.Por supuesto, una parte de mi deber hacia los Alquimistas era cuidar de Jill, y lo quesea que la estuviera atormentando ahora estaba obviamente relacionado con subienestar. Por medio segundo, consideré mentirle e inmediatamente descarté la idea.No podía hacerlo. Si iba a mantener su secreto, lo mantendría. Si no iba a mantenerlo,entonces se lo dejaría saber por adelantado.—No les diré —dije. Creo que las palabras me sorprendieron tanto a mí como a ella.Ella me estudió bajo la tenue luz y debió haber decidido finalmente que estabadiciendo la verdad. 1 8 6
  • 186. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesElla asintió lentamente.—Adrian y yo estamos vinculados. Como, con un vínculo espiritual.Sentí mis ojos abrirse de par en par por la incredulidad. —¿Cómo fue que… —Derepente todo hizo clic encajando, las piezas perdidas—. El ataque. Tú… tú…—Morí —dijo Jill sin rodeos—. Hubo demasiada confusión cuando los asesinos Moroivinieron. Todos pensaron que ellos venían por Lissa, así que la mayoría de losguardianes estuvieron a su alrededor. Eddie fue el único que vino por mí, pero él nofue lo suficientemente rápido. Este hombre, él… —Jill tocó un punto en el centro de supecho y se estremeció—. Él me apuñaló. Él… me mató. Ahí fue cuando Adrian llegó.Usó al espíritu para curarme y traerme de regreso, y ahora nosotros estamosvinculados. Todo pasó demasiado rápido. Nadie siquiera se dio cuenta de que él lohizo.Mi mente estaba dando vueltas. Un vínculo espiritual. El espíritu era un elementoinquietante para los Alquimistas, principalmente porque nosotros teníamos muy pocosregistros sobre él. Nuestro mundo era la documentación y el conocimiento, así quecualquier vacío nos hacía sentir débiles. Las señales del uso del espíritu habían sidoregistradas a lo largo de los siglos, pero nadie comprendía realmente lo que era elelemento en sí. Aquellos eventos habían sido descritos como un fenómeno mágico alazar. Fue sólo recientemente, cuando Vasilisa Dragomir se había expuesto a sí misma,que el espíritu había sido re-descubierto, junto con sus innumerables efectos psíquicos.Ella y Rose habían tenido un vínculo espiritual, el único caso moderno que se habíadocumentado. La curación era uno de los atributos más notables del espíritu, y Vasilisa TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEhabía traído de regreso a Rose de un accidente de carro. Se había forjado una conexiónpsíquica entre ellas, una que sólo se había destrozado cuando Rose casi había muertopor segunda vez.—Puedes ver dentro de su cabeza —exhalé—. Sus pensamientos. Sus sentimientos.—Así, mucho comenzaba a encajar. Como el hecho de que Jill siempre sabía todoacerca de Adrian, incluso cuando él afirmaba que no se lo había dicho a ella.Ella asintió con la cabeza.—No quiero hacerlo. Créeme. Pero no puedo evitarlo. Rose dijo que con el tiempo,aprenderé a controlarlo para mantener sus sentimientos fuera, pero no puedo hacerloahora. Y él tiene demasiados, Sydney. Demasiados sentimientos. Él siente todo conintensidad; amor, dolor, ira. Sus emociones van de arriba para abajo, por todas partes. 1 8 7
  • 187. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesLo que pasó entre él y Rose… lo destrozó. Es difícil concentrarme en mí algunas vecescon todo lo que pasa en él. Por lo menos sólo es algunas veces. Realmente no puedocontrolarlo cuando sucede.No lo dije pero me preguntaba si algunos de aquellos inestables sentimientos eran partede la tendencia del espíritu a conducir a sus usuarios hacia la locura. O tal vez sólo eraparte de la innata personalidad de Adrian. Todo irrelevante, por ahora.—Pero él no puede sentirte, ¿cierto? ¿Es sólo en una dirección? —pregunté. Rose eracapaz de leer los pensamientos de Vasilisa y ver sus experiencias de la vida diaria, perono al revés. Asumí que ahora era lo mismo, pero con el espíritu, uno no podía darnada por sentado.—Cierto —coincidió ella.—Así es como… así es como siempre sabes cosas acerca de él. Como mis visitas. Ycuando él quiere pizza. Ese es el por qué está aquí, por lo que Abe lo quería aquí.Jill frunció el ceño.—¿Abe? No, fue una especie de elección colectiva que Adrian viniera. Rose y Lisapensaron que sería mejor si nosotros estábamos juntos mientras nos acostumbrábamosal vínculo, y yo lo quería cerca también. ¿Qué te hizo pensar que Abe estabainvolucrado?—Eh, nada —dije. Abe instruyendo a Adrian para permanecer con Clarence no debió TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEser algo de lo que Jill observó—. Sólo estaba confundida por algo.—¿Podemos ir ahora? —suplicó ella—. Respondí tus preguntas.—Déjame asegurarme de que entiendo algo en primer lugar —dije—. Explica cómo esque terminó en Los Ángeles y por qué está estancado.Jill entrelazó sus manos y volvió a desviar la mirada, un hábito que estabacomenzando a asociar a que ella tenía información que sabía que no iba ser bienrecibida.—Él, uhm, dejó a Clarence anoche. Porque estaba aburrido. Pidió aventón en laciudad, a Palm Springs, y terminó de fiesta con algunas personas que estaban yendohacia L.A. Así que él fue con ellos. Y cuando estaba en un club, encontró a esas 1 8 8
  • 188. Bloodlines Richelle Mead Bloodlineschicas, unas chicas Moroi, y entonces fue a casa con ellas. Y luego él pasó la noche ycomo que se desmayó. Ahora está despierto. Y quiere ir a casa. Con Clarence.Con toda esta plática de vida nocturna y chicas, un pensamiento inquietante se estabaconstruyendo en mi mente.—Jill, ¿cuánto de lo que hizo realmente experimentaste?Ella todavía estaba evitando mi mirada.—No es importante.—Lo es para mí —dije. La noche que Jill había despertado llorando… había sidocuando Adrian estaba con esas chicas también. ¿Ella estaba viviendo su vidasexual?—. ¿Qué estaba pensando? Sabe que tú estás ahí, que estás viviendo todo lo queél hace, pero nunca se detiene… oh Dios. El primer día de clases. La Sra. Changestaba en lo cierto, ¿no es así? Tú tenías resaca. Indirectamente, al menos. —Y casitodas las otras mañanas, ella despertaba sintiéndose media enferma, porque Adriantenía resaca también.Jill asintió.—No había nada físico que pudiera probarlo, como sangre o algo así, para demostrarque lo estaba, pero sí. Bien podría ser que tuviera una. Ciertamente me sentía así. Fuehorrible. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEstiré mi mano y giré su rostro hacia mí, así que ella tuvo que mirarme.—Y ahora también lo estás. —Había más luz en la habitación mientras el sol seelevaba, y pude ver las señales de nuevo. La palidez enfermiza y los ojos inyectados desangre. No habría estado sorprendida si es que también le dolían la cabeza y elestómago. Dejé caer mi mano y sacudí mi cabeza disgustada—. Él puede quedarse ahí.—¡Sydney!—Se lo merece. Sé que sientes… algo… por él. —Si era una afección fraternal oromántica, no importaba realmente—. Pero no puedes cuidarlo y correr hacía él a cadanecesidad y petición que te envíe él.—No me lo pide, no exactamente —dijo—. Simplemente puedo sentir que lo quiere. 1 8 9
  • 189. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Bueno, él debió haber pensado en eso antes de irse a meter en este lío. Puederesolver por su cuenta cómo regresar.—Su móvil murió.—Puede pedir prestado uno a sus nuevas “amigas”.—Está agonizando —dijo ella.—Así es la vida —dije.—Yo estoy agonizando.Suspiré. —Jill…—No, lo digo en serio. Y no sólo es por la resaca. Quiero decir, sí, en parte es por laresaca. Y mientras él esté enfermo y sin tomar nada, ¡entonces yo también lo estoy!Además… sus pensamientos. Ugh. —Jill apoyó la frente en sus manos—. No puedolibrarme de lo infeliz que es. Es como… como un martillo golpeteando en mi cabeza.No puedo escapar de ello. ¡No puedo hacer nada más excepto pensar en lo miserableque él es! Y eso me hace miserable. O creer que soy miserable. No lo sé —suspiró—.Por favor, Sydney. ¿Podemos ir?—¿Sabes dónde está? —pregunté. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sí.—Está bien, entonces. Yo iré. —Me deslicé sobre el borde de la cama. Ella se levantóconmigo.—También iré.—No —dije—. Tú regresa a la cama. Toma una aspirina y ve si puedes sentirte mejor.—También tenía un par de cosas que quería decirle a Adrian en privado. Ciertamente,si ella estaba constantemente conectada con él, ella “escucharía” nuestra conversación,pero sería mucho más fácil decirle lo que quería cuando ella no estaba realmente allí encarne y hueso, mirándome con aquellos grandes ojos.—¿Pero cómo vas a… 1 9 0
  • 190. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No quiero que te enfermes en el carro. Sólo llámame si cambia algo o si él se va, o loque sea.Las nuevas protestas de Jill fueron poco entusiastas, ya sea porque no se sentía bienpara hacerlas o porque simplemente estaba dispuesta a agradecer cualquier “rescate”para Adrian. Ella no tenía una dirección exacta, pero tenía una descripción muy clarade los apartamentos en los que él estaba, lo cual era justo al lado de un notable hotel.Cuando lo busqué, vi que el hotel estaba en realidad en Long Beach, lo que significabaque tendría que ir más allá de Los Ángeles en sí. Tenía dos horas de viaje por delante.El café sería necesario.Era un lindo día, al menos, y casi no había tráfico tan temprano en un domingo.Viendo al sol y al cielo azul, me quedé pensando acerca de lo agradable que sería siestuviera conduciendo en un convertible, con la capota abajo. También sería agradablesi hubiera estado manejando por alguna otra razón además de la de recuperar a unatascado chico vampiro fiestero.Todavía estaba teniendo dificultades para adaptar a mi mente la idea de que Jill yAdrian estuvieran atados por el espíritu. La idea de alguien trayendo a otra persona deregreso a la vida no era algo que encajaba bien con mis creencias religiosas. Era igualde preocupante como otra de las hazañas del espíritu: la restauración Strigoi.Teníamos dos casos documentados de que eso también había ocurrido, dos Strigoicambiados mágicamente por usuarios del espíritu de regreso a su forma original. Unaera una mujer llamada Sonya Karp. Otro era Dimitri Belikov. Entre eso y todo lo de la TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEresurrección, el espíritu realmente estaba comenzando a asustarme. Tanto podersimplemente no parecía correcto.Llegué a Long Beach justo a tiempo y no tuve problemas para encontrar el complejode condominios. Estaba justo atravesando la calle desde un hotel frente al mar llamadoCascadia. Dado que Jill no había llamado con algún cambio de ubicación, asumí queAdrian todavía estaba oculto. Encontrar estacionamiento en la calle fue fácil a estahora del día, y me detuve afuera para ver fijamente el extenso azul grisáceo delPacífico en el horizonte occidental. Era impresionante, especialmente después de miprimera semana en el desierto de Palm Springs. Casi deseaba que Jill hubiera venido.Tal vez al estar cerca de tanta agua le hubiera hecho sentirse mejor.Los condominios estaban en un edificio de estuco color durazno, con tres pisos, y dosapartamentos por cada piso. De los recuerdos de Adrian, Jill lo recordaba subiendo a 1 9 1
  • 191. Bloodlines Richelle Mead Bloodlineslo alto del edificio y girando a la derecha. Anduve unos pasos y llegué a una puertaazul con un pesado picaporte de latón. Lo hice sonar.Cuando no hubo respuesta después de casi un minuto, lo intenté de nuevo con másfuerza. Estaba casi por hacer el tercer intento cuando escuche el clic del seguroabriéndose. La puerta se entreabrió, y una chica se asomó.Claramente era una Moroi, con una complexión delgada de modelo de pasarela y unapálida y perfecta piel que parecía particularmente irritante hoy, considerando que yoestaba muy segura de un granito que pronto iba a salir en mi frente. Ella era de miedad, tal vez un poco más grande, con liso cabello negro y profundos ojos azules. Seveía como alguna muñeca de otro mundo. También estaba medio dormida.—¿Sí? —Ella me examinó—. ¿Estás vendiendo algo? —Junto a ésta alta y perfectaMoroi, repentinamente me sentí cohibida y desaliñada con mi falda de lino y mi blusaabotonada hasta arriba.—¿Está Adrian aquí?—¿Quién?—Adrian. Alto. Cabello castaño. Ojos verdes.Ella frunció el ceño. —¿Te refieres a Jet?—Yo… no estoy segura. ¿Él fuma como una chimenea? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELa chica asintió, reconociéndolo.—Sip. Debes referirte a Jet —miró hacia atrás y gritó—: ¡Oye, Jet! Hay una vendedoraaquí que quiere verte.—Envíala aquí afuera —gritó una voz familiar.La Moroi abrió más la puerta y me hizo señas para que entrara.—Está en el balcón.Caminé a través de una sala que servía como advertencia de lo que ocurriría si algunavez Jill y yo perdiéramos el sentido de la limpieza y nuestro respeto propio. 1 9 2
  • 192. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEl lugar era un desastre. El desastre de una chica. La ropa sucia ocupaba el piso, yplatos sucios cubrían cada esquina que no estaba cubierta de botellas de cerveza vacías.Una frasco volteado de esmalte para uñas había dejado una mancha rosa chicle sobrela alfombra. Sobre el sofá, enredada en las mantas, una chica Moroi me mirósomnolienta y luego volvió a dormir.Sorteando todo, hice mi camino hasta Adrian a través de una puerta de patio. Élestaba de pie en un balcón, apoyado contra su barandal, dándome la espalda. El airede la mañana estaba cálido y limpio, así que naturalmente, él estaba intentandoarruinarlo fumando.—Respóndeme esto Sage —dijo, sin voltearse para mirarme—. ¿Por qué demoniospone alguien un edificio cerca de la playa pero no tiene balcones con vista hacia elagua? Todos fueron construidos para enfrentar las colinas detrás de nosotros. A menosque los vecinos comiencen a hacer algo interesante, estoy listo para declarar estaconstrucción un desperdicio total.Crucé mis brazos y miré su espalda.—Estoy tan contenta de tener tu valiosa opinión sobre eso. Me aseguraré de apuntarlocuando presente mi queja hacia el ayuntamiento por sus inadecuadas vistas al océano.Él se giró, la insinuación de una sonrisa torciendo sus labios.—¿Qué estás haciendo aquí? Me imaginé que estarías en la Iglesia o algo así. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Qué crees? Estoy aquí por lo ruegos de una chica de quince años que no se merecetodo aquello por lo que la has hecho pasar.Cualquier rastro de sonrisa se desvaneció.—Oh. Te lo dijo. —Se volvió a girar.—Sí, ¡y tú deberías habérmelo dicho antes! Esto es serio… monumental.—Y sin duda es algo que a los Alquimistas les encantaría estudiar. —Podía imaginarperfectamente su desprecio. 1 9 3
  • 193. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Le prometí que no lo diría. Pero aun así debiste habérmelo dicho. Es unainformación importante a tomar en cuenta ya que soy yo quien está haciendo de niñerapara todos ustedes.—Niñera es una especie de término extremo, Sage.—¿Considerando el escenario actual? No, no realmente.Adrian se mantuvo en silencio, y lo evalué rápidamente. Usaba unos jeans desgastadosde buena calidad y una camisa de algodón roja con la que debía de haber dormido, ajuzgar por las arrugas. Sus pies estaban descalzos.—¿Trajiste un abrigo? —pregunté.—No.Volví a entrar y realicé una búsqueda entre el desorden. La chica Moroi rubia estabadormida, y la que me había dejado entrar yacía sobre una cama desecha en otrahabitación. Finalmente encontré los calcetines y zapatos de Adrian tirados en unrincón. Me apresuré a recuperarlos, luego me dirigí de regreso al exterior y los arrojéjunto a él en el balcón.—Póntelos. Nos vamos.—No eres mi mamá. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No, la tuya está cumpliendo una condena por perjurio y robo, si mal no recuerdo.Era una cosa mala, cruel para decir, pero también era la verdad. Y capté su atención.Su cabeza giró bruscamente. Ira brillaba en las profundidades de sus ojos verdes, era laprimera vez que realmente veía eso en él.—Nunca la menciones otra vez. No tienes idea de lo que estás hablando.Su ira era un poco intimidante, pero me mantuve firme.—En realidad, yo fui quien estuvo a cargo de rastrear los archivos que ella robó.—Tuvo sus razones —dijo él a través de sus dientes apretados. 1 9 4
  • 194. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Estás tan dispuesto a defender a alguien que fue condenada por un crimen, pero aunasí no tienes ninguna consideración por Jill… quien no ha hecho nada.—¡Tengo mucha consideración por ella! —Se detuvo para encender un cigarrillo conmanos temblorosas, y sospeché que también estaba intentando mantener bajo controlsus emociones—. Pienso en ella todo el tiempo. ¿Cómo podría no hacerlo? Ella estáahí… no puedo sentirla, pero ella siempre está ahí, siempre escuchando cosas en micabeza, escuchando cosas que ni siquiera yo quiero escuchar. Sintiendo cosas que noquiero sentir —aspiró el humo del cigarrillo y se giró para apreciar la vista, a pesar deque dudaba que la estuviera viendo realmente.—Si eres tan consciente de ella, entonces ¿por qué haces cosas como esta? —gesticulé anuestro alrededor—. ¿Cómo pudiste beber cuando sabes que le afecta también? ¿Cómopudiste hacer… —hice una mueca—… lo que sea que hicieras con esas chicas,sabiendo que ella podía “verlo”? Tiene quince años.—Lo sé, lo sé —dijo—. No sabía sobre lo de la bebida… al principio no. Cuando ellavino a verme luego de la escuela y me lo dijo, me detuve. Realmente lo hice. Peroluego… cuando ustedes vinieron el viernes, ella me dijo que lo hiciera ya que era fin desemana. Supongo que no estaba preocupada por sentirse mal. Así que, me dije a mímismo: “Sólo tomaré un par de tragos”. Sólo anoche, se volvieron más que eso. Yluego las cosas se pusieron un poco locas, y terminé aquí y… ¿qué estoy haciendo? Notengo que justificarte mis acciones.—No creo que puedas justificarlas ante nadie. —Estaba furiosa, mi sangre ardía. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Tú no eres nadie para hablar, Sage —apuntó un dedo acusador—. Al menos yoactúo. ¿Tú? Tú dejas que el mundo avance sin ti. Te quedas de pie ahí mientras eseimbécil de Keith te trata como la mierda y sólo sonríes y asientes. No tienes agallas.No peleas. Incluso el viejo Abe parece manipularte. ¿Tenía razón Rose en eso de que éltiene algo en tu contra? ¿O es sólo alguien más contra quien no vas a pelear?Me costó no dejarle saber cuán profundo me habían golpeado esas palabras.—Tú no sabes nada de mí, Adrian Ivashkov. Yo peleo mucho.—Podrías haberme engañado.Le di una sonrisa tensa. 1 9 5
  • 195. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Simplemente no hago un espectáculo de mí misma cuando lo hago. Se llama serresponsable.—Seguro. Lo que sea que te ayude a dormir por las noches.Levanté mis manos.—Bueno, ésa es la cosa: no duermo más por la noche porque tengo que venir a salvartede tu propia idiotez. ¿Podemos irnos ahora? ¿Por favor?Como respuesta, dejó a un lado el cigarrillo y comenzó a ponerse los calcetines yzapatos. Miró hacia mí mientras lo hacía, la ira había desaparecido por completo. Susestados de ánimo cambiaban con la misma facilidad que cuando apretabas uninterruptor de la luz.—Tienes que sacarme de ahí. Sacarme de la casa de Clarence. —Su voz era grave ynivelada—. Es un tipo lo suficientemente agradable, pero me volveré loco si me quedoen ese lugar.—¿A diferencia de tu excelente comportamiento cuando no estás ahí? —Volví a mirarhacia el interior del condominio—. Tal vez tus dos groupies tienen espacio para ti.—Oye, muestra algo de respeto. Son personas reales y con nombre. Carla y Krissy.—Frunció el ceño—. ¿O era Missy?Suspiré. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Ya te lo dije antes, no tengo ningún control sobre los arreglos de tu vivienda. ¿Quétan difícil es para ti buscar tu propio lugar? ¿Por qué me necesitas?—Porque casi no tengo dinero, Sage. Mi viejo me rebajó los montos. Me da unsubsidio que apenas es suficiente para los cigarrillos.Consideré sugerir que dejara de fumar, pero probablemente ese no sería un giro útil enla conversación.—Lo siento. Realmente. Si se me ocurre algo luego, te lo haré saber. Además, ¿no esAbe quien quiere que permanezcas aquí? —Decidí deshacerme de culpas—. Los oíhablando el primer día. Cómo quería que hicieras algo para él. 1 9 6
  • 196. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAdrian se enderezó, zapatos asegurados.—Sí, no sé de qué iba todo eso. ¿Escuchaste cuán totalmente vago fue también? Creoque sólo está intentando molestarme, mantenerme ocupado porque en alguna parte deese arruinado corazón suyo, se siente mal por lo que pasó con…Adrian cerró la boca, pero pude escuchar el nombre que no fue pronunciado: Rose.Una tristeza terrible cruzó sus facciones, y sus ojos parecieron perdidos yatormentados. Recordé cuando había estado en el coche con Jill, y ella se habíalanzado en una diatriba sobre Rose, sobre cómo su recuerdo atormentaba a Adrian.Sabiendo lo que sabía sobre el vínculo, tenía la sensación de que había habido muypoco de Jill en esas palabras. Esa había sido una línea directa de Adrian. Mirándolo,apenas podía comprender el alcance de ese dolor, y tampoco sabía cómo ayudar. Sólosabía que repentinamente entendía un poco mejor por qué quería tanto ahogar suspenas, no es que eso lo hiciera más saludable.—Adrian —dije incómodamente—, lo…—Olvídalo —dijo—. No sabes cómo se siente amar a alguien de esa forma, y queluego te arrojen ese amor a la cara…Repentinamente un grito ensordecedor atravesó el aire. Adrian se estremeció más queyo, demostrando el lado malo de la audición de los vampiros: los sonidos molestoseran mucho más molestos.Como uno, nos apresuramos otra vez hacia el interior del condominio. La chica rubia TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEestaba sentada con la espalda recta sobre el sofá, tan sorprendida como nosotros. Laotra chica, la que me había dejado entrar, se encontraba de pie en la puerta deldormitorio, pálida como la muerte, un celular aplastado firmemente en su mano.—¿Cuál es el problema? —pregunté.Ella abrió su boca para hablar y luego se fijó otra vez en mí, pareciendo recordar queera humana.—Está bien, Carla —dijo Adrian—. Sabe sobre nosotros. Puedes confiar en ella.Eso fue todo lo que Carla necesitó. Se lanzó hacia los brazos de Adrian y comenzó allorar incontrolablemente. 1 9 7
  • 197. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Oh, Jet —dijo entre sollozos—. No puedo creer lo que le ocurrió. ¿Cómo pasó esto?—¿Qué pasó? —preguntó la otra chica Moroi, poniéndose de pie con dificultad. Aligual que Adrian, parecía que había dormido con sus ropas puestas. Me atreví a tenerla esperanza de que Jill no hubiera sido testigo de tanta indecencia como habíaimaginado originalmente.—Dinos lo que pasó, Carla —dijo Adrian con una voz suave que sólo le habíaescuchado utilizar con Jill.—Soy Krissy. —Ella sorbió por la nariz—. Y nuestra amiga…. Nuestra amiga. —Sesecó los ojos a medida que más lágrimas se agolpaban en ellos—. Acabo de recibir lallamada. Nuestra amiga —otra Moroi que va a nuestra universidad— ella está muerta.—Krissy miró hacia la otra chica, quien ahora suponía, era Carla—. Era Melody. Fueasesinada por los Strigoi anoche.Carla jadeó y comenzó a llorar, lo que provocó más lágrimas de parte de Krissy.Encontré la mirada de Adrian, ambos estábamos horrorizados. Aunque no tenía ideade quién era esta Melody, un asesinato Strigoi siempre era una cosa terrible, trágica.Inmediatamente, mi mente Alquimista saltó a la acción. Necesitaba asegurarme de quela escena del crimen estuviera segura y que el asesinato se mantuviera en secreto paralos humanos.—¿Dónde? —pregunté—. ¿Dónde ocurrió?—West Hollywood —dijo Carla—. Detrás de algún club. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMe relajé un poco, aunque todavía estaba impresionada por lo trágico de todo esto.Esa era una región muy poblada y ocupada, una que definitivamente estaría en losradares de los Alquimistas. Si cualquier humano lo hubiera descubierto, losAlquimistas ya se habrían ocupado de ellos hace bastante tiempo.—Por lo menos no la convirtieron —dijo tristemente Carla—. Puede descansar en paz.Por supuesto, esos monstruos no podían descansar sin mutilar su cuerpo.La miré fijamente, sintiéndome completamente fría.—¿A qué te refieres?Ella frotó su nariz contra la camisa de Adrian. 1 9 8
  • 198. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Melody. Ellos no sólo bebieron de ella. Cortaron su garganta también. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 1 9 9
  • 199. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 15 Traducido por Pimienta Corregido por TwistedGirlA drian durmió mucho en el camino de regreso a Palm Springs. Al parecer, la noche de fiesta con Carla y Krissy lo había hecho descansar muy poco. Pensar en ello me hizo sentir incómoda. Pensar en Jill experimentándolo através de él me hizo sentir mal.Habría sido poco lo que podía hacer por Carla y Krissy excepto ofrecerles nuestrassimpatías. El ataque Strigoi sucedió. Fue trágico y terrible, pero la única manera en laque mayoría de los Moroi podían protegerse era actuar con cautela, mantener segurosu paradero, y quedarse con sus guardianes, si era posible. Para los Moroi no reales,vivirían e irían a la escuela como Carla y Krissy lo hacían, los guardianes no eran unaopción. Un montón de Moroi estaban así, por lo que simplemente debían tenercuidado.Ambas pensaban que las circunstancias que rodearon la muerte de su amiga eranhorribles. Eso era cierto. Lo eran. Pero ninguna chica pensó mucho más allá de eso, osentía que había algo extraño en su muerte. Yo tampoco lo haría si no hubiera oídohablar a Clarence sobre la muerte de su sobrina. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSETraje de vuelta a Adrian a Amberwood conmigo y lo tomaron en breve en calidad deinvitado, pensando que Jill se sentiría mejor al verlo en carne y hueso. Efectivamente,ella ya estaba esperándonos en el dormitorio cuando llegamos. Ella lo abrazó y melanzó una mirada de agradecimiento. Eddie estaba con ella, y aunque no dijo nada,había una mirada de desesperación en su cara que me decía que no era la única quepensaba que Adrian se había comportado ridículamente.—Estaba muy preocupada —dijo Jill.Adrian agitó su cabello, que parecía solaparse.—No hay nada de qué preocuparse, Jailbait. Siempre y cuando las arrugas salgan deesta camiseta, no hay ningún daño. 2 0 0
  • 200. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesNingún daño, pensé, sintiendo encenderse la ira dentro de mí. Ningún daño, excepto Jillteniendo que ver a Adrian enrollándose con otras chicas y soportar sus borracheras. Noimportaba si Lee había suplantado a su amor platónico por Adrian. Ella era demasiadojoven para presenciar algo así. Adrian había sido egoísta.—Ahora —Adrian continuó—, si Sage es tan amable de seguir jugando al chofer,podría llevarlos a todos a comer.—Pensé que no tenías dinero —le señalé.—Dije que no tenía mucho dinero.Jill y Eddie intercambiaron miradas.—Nosotros, eh, nos íbamos a reunir con Micah para el almuerzo —dijo Jill.—Tráiganlo —dijo Adrian—. Así puede conocer a la familia.Micah se presentó poco después y estuvo feliz de conocer a nuestro otro "hermano".Estrechó la mano de Adrian y sonrió.—Ahora veo cierto parecido de familia. Estaba empezando a preguntarme si Jill fueadoptada, pero ustedes dos como que se parecen.—Lo mismo sucedía con nuestro cartero de Dakota del Norte —dijo Adrian. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sur —corregí. Afortunadamente, para Micah no parecía que hubiera nada extrañoen el deslizamiento.—Correcto —dijo Adrian. Él estudió a Micah pensativo—. Hay algo familiar en ti.¿Nos conocemos?Micah negó con la cabeza.—Yo nunca he estado en Dakota del Sur.Estaba bastante segura de que oí a Adrian murmurar.—Eso hace a dos de nosotros. 2 0 1
  • 201. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Tenemos que irnos —dijo Eddie rápidamente, moviéndose hacia la puerta denuestro dormitorio—. Tengo unas cuantas tareas en las que ponerme al día después.Fruncí el ceño, desconcertada por el cambio de actitud. Eddie no era un malestudiante, de ningún modo, pero había sido evidente para mí, desde que llegó aAmberwood, que no tenía el mismo interés en la escuela que yo. Este era un año derepetición para él, y se contentaba sólo con jugar y hacer lo necesario para mantenerseen buen estado.Si alguien más pensó que su comportamiento era extraño, no lo demostró. Micah yaestaba hablando con Jill acerca de algo, y Adrian todavía parecía que estaba tratandode colocarlo.La generosa oferta de Adrian de comprar el almuerzo sólo se extendía a comidarápida, por lo que nuestra cena fue rápida. Después de una semana de alimentos deresidencia, sin embargo, me gustó el cambio, y hacía tiempo que Adrian había dejadoclaro su punto de vista sobre el tema de comida "saludable" que Dorothy cocinaba.—Deberías haber pedido el menú infantil —me dijo Adrian, señalando a mihamburguesa y papas fritas a medio de comer—. Me podrías haber ahorrado muchodinero. Y habrías conseguido un juguete.—Mucho es una especie de exageración —le dije—. Además, ahora tienes sobras parati. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEPuso los ojos en blanco y se robó una patata de mi plato.—Tú eres la que debe tomar las sobras. ¿Cómo se puede funcionar con tan pocacomida? —exigió—. Uno de estos días, te va a llevar el viento.—Ya basta —le dije.—Simplemente, las cosas como son —dijo encogiéndose de hombros—, podríaspermitirte ganar alrededor de cinco kilos.Lo miré con incredulidad, también sorprendida para conseguir incluso una respuesta.¿Qué sabía un Moroi sobre el aumento de peso? Ellos tenían unas figuras perfectas. Nosabían lo que era mirarse al espejo y ver insuficiencia, no sentirte nunca 2 0 2
  • 202. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinessuficientemente bueno. Era fácil para ellos, mientras que yo, sin importar lo duro quetrabajase, nunca me parecía ni de cerca a su perfección inhumana.Los ojos de Adrian derivaron hacia el lugar donde Jill, Eddie, y Micah estabananimadamente hablando de practicar más la defensa personal en grupo.—Son lindos —dijo Adrian en voz baja sólo para mis oídos. Jugó con su popote,mientras estudiaba al grupo—. Tal vez Eddie buscaba algo más con eso de permitirletener citas en la escuela.—Adrian —gemí.—Estoy bromeando —dijo—. Lee probablemente lo retaría a un duelo. Él no podíadejar de hablar de ella, ya sabes. Cuando regresamos del mini golf, Lee seguía con"¿Cuándo podemos todos salir de nuevo?" Y, sin embargo, desapareció de la faz de latierra cuando estaba en Los Ángeles y yo lo necesitaba.—¿Habías hecho planes para reunirse? —le pregunté—. ¿Había estado de acuerdo enllevarte a su casa?—No —admitió Adrian—. Pero, ¿qué otra cosa podía hacer?En ese momento, un hombre de pelo gris que pasaba, golpeó la silla de Jill mientrasequilibrada una bandeja de hamburguesas y refrescos. Nada se derramó, pero Eddie sepuso de pie a la velocidad del rayo, listo para volar sobre la mesa y defenderla. Elhombre retrocedió y murmuró una disculpa. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAdrian sacudió la cabeza con asombro.—Sólo envíalo como chaperón con quienquiera que salga con ella, y nunca tendremosque preocuparnos.Sabiendo lo que sabía ahora acerca de Adrian y Jill, fui capaz de ver la relaciónprotectora de Eddie con una luz diferente. Ah, claro, yo sabía que en su formación deguardián se lo había inculcado, que estaba en su naturaleza, pero siempre parecía seralgo un poco más fuerte con ella. Algo casi… personal. Al principio, me preguntaba sital vez se debía a que Jill era sólo una parte de su círculo más grande de amigos, aligual que Rose. Ahora, pensaba que podría ir más lejos que eso. Jill dijo que Eddiehabía sido el único en tratar de protegerla la noche del ataque. Había fallado,probablemente debido al tiempo y no a la falta de habilidad. 2 0 3
  • 203. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesPero, ¿qué tipo de marca debió dejar en él? Se trataba de alguien cuyo único propósitoen la vida era defender a otros y que había tenido que ver a alguien morir en suguardia. Ahora que Adrian la había traído de vuelta a la vida, ¿era casi como unasegunda oportunidad para Eddie? ¿Una oportunidad para redimirse? Tal vez por esoestaba tan atento.—Te ves confundida —dijo Adrian.Negué con la cabeza y suspiré.—Creo que estoy pensando demasiado las cosas.Él asintió con solemnidad.—Es por eso que trato de no hacerlo.Una pregunta anterior me vino a la cabeza.—Oye, ¿por qué le dijiste a las chicas que te llamabas Jet?—La práctica habitual si no quieres encontrarte a las muchachas más tarde, Sage.Además, pensé que estaba protegiendo nuestras operaciones aquí.—Sí, pero ¿por qué Jet? ¿Por qué no… No sé… Travis o John?Adrian me dio una mirada que decía que estaba perdiendo el tiempo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Debido a Jet suena a alguien de mal humor.Después del almuerzo, llevamos a Adrian donde Clarence, y el resto de nosotrosvolvió a Amberwood. Jill y Micah fueron a hacer sus propias cosas, y convencí aEddie a ir a la biblioteca conmigo. Allí, nos situamos en una mesa, y yo saqué micomputadora portátil.—Por lo tanto, descubrimos algo interesante cuando recogí a Adrian hoy —le dije aEddie, manteniendo mi voz suave de biblioteca.Eddie me dio una mirada irónica. 2 0 4
  • 204. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Supongo que toda la experiencia de recoger Adrian fue interesante, al menos por loque Jill me dijo.—Podría haber sido peor —especulé—. Por lo menos estaba vestido cuando llegué. Ysólo había otros dos Moroi. No tropecé con una residencia estudiantil llena de ellos, ninada.Lo hizo reír.—Es posible que hubieras tenido más dificultad para salir de allí que Adrian si esefuera el caso.La pantalla de mi portátil volvió a la vida, y me puse con el complicado proceso deregistro de la mega-base de datos segura de los Alquimistas.—Bueno, cuando nos íbamos, las chicas con las que estaba descubrieron que unaamiga de ellas había sido asesinado por un Strigoi la noche anterior.Todo el humor desapareció de la cara de Eddie. Sus ojos se pusieron serios.—¿Dónde?—En Los Ángeles, no aquí —añadí. Debería haber sabido que no era la mejor formade abrir una conversación, sin establecer claramente de antemano que no era necesariobuscar Strigoi en el campus—. Por lo que sabemos, todo está bien. Los Strigoi noquieren pasar el rato en Palm Springs. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEEddie se puso un uno por ciento menos tenso.—Aquí está la cosa —continué—. Esta chica Moroi… su amiga… fue asesinada igualque la sobrina de Clarence.Eddie se levantó las cejas.—¿Degollada?Asentí con la cabeza.—Eso es raro. ¿Estás segura de lo que sucedió… a los dos? Es decir, sólo sabemos loque dice el informe de Clarence, ¿verdad? —Eddie tamborileó un lápiz contra la mesa 2 0 5
  • 205. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesmientras reflexionaba sobre esto—. Clarence es bastante agradable, pero vamos. Todossabemos que no va más allá.—Por eso te he traído aquí. Y por qué quería comprobar esta base de datos. Haremosun seguimiento de la mayoría de las muertes relacionadas con Strigoi.Eddie miró por encima de mi hombro, mientras yo abría una entrada de TamaraDonahue de hace cinco años. Efectivamente, había sido hallada con la gargantacortada.Otra búsqueda de Melody Croft, amiga de Krissy y Carla, también tenía un informe dela noche anterior. Mi gente había estado en la escena y rápidamente registraron lainformación. Melody también tenía la garganta cortada. Había habido otros asesinatosreportados de Strigoi en Los Ángeles, era una gran ciudad, después de todo, pero sólodos coincidían con este perfil.—¿Sigues pensando en lo que dijo Clarence sobre cazadores de vampiros? —mepreguntó Eddie.—No sé. Sólo pensé que valía la pena comprobarlo.—Los guardianes intervienen en ambos casos —dijo Eddie, apuntando a la pantalla—.También los declararon ataques Strigoi, ya que la sangre de las chicas había sidotomada. Eso es lo que hace un Strigoi. No sé cómo lo hace un cazador de vampiros,pero yo no veo beber sangre como parte de su objetivo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No lo creo tampoco. Pero ninguna de estas niñas fue drenada.—Los Strigoi no siempre terminan de beber de sus víctimas. Sobre todo si soninterrumpidos. Esta chica murió cerca de un club, ¿verdad? Quiero decir, si su asesinooyó que alguien se acercaba, simplemente se largó.—Supongo. Pero ¿qué pasa con el degüello?Eddie se encogió de hombros.—Tenemos toneladas de casos de Strigoi haciendo cosas dementes. Basta con mirar aKeith y su ojo. Están mal. No se puede aplicar la lógica con ellos. 2 0 6
  • 206. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Um, vamos a dejar su ojo fuera de esto. —Keith no era un caso del que yo quisierasaber. Me senté en mi silla y suspiré—. Simplemente hay algo que me molesta acercade todos los asesinatos. La mitad de la bebida. El degüello. En los dos están ocurriendocosas extrañas. Y no me gustan las cosas extrañas.—Entonces estás en la profesión equivocada —dijo Eddie, su sonrisa regresó.Le devolví la sonrisa, mi mente seguía girando sobre todo.—Supongo que sí.Cuando yo no dije nada, él me miró sorprendido.—Tú no estás en realidad… no creo que haya cazadores de vampiros, ¿verdad?—No, no realmente. No tenemos ninguna evidencia para pensar que existan.—Pero… —dijo Eddie.—Pero —dije—, ¿no es la idea de un monstruo fuera de lo común? Quiero decir, ahoramismo, ya sabes a quién buscar. Otros Moroi. Strigoi. Se distinguen. ¿Pero un cazadorde vampiros humano? —Hice un gesto hacia los estudiantes reunidos y trabajando enla biblioteca—. No sabes quién es una amenaza.Eddie negó con la cabeza. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Es muy fácil, en realidad. Debes tratar a todos como una amenaza.Yo no podía decidir si me hizo sentir mejor o no.Cuando regresé a mi dormitorio más tarde, la señora Weathers me hizo señales.—La Sra. Terwilliger dejó algo para ti.—¿Me trajo algo? —le pregunté con sorpresa—. No es dinero, ¿verdad?Hasta ahora, ninguna de mis compras de café se había reembolsado.A modo de respuesta, la señora Weathers me entregó un libro con cubierta de cuero.Al principio, pensé que era el que yo acababa de dejar. Luego miré con más atención la 2 0 7
  • 207. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesportada y leí Volumen 2. Una nota amarilla pegajosa se unía al libro con lo que habíaescrito la Sra. Terwilliger en él: Siguiente. Suspiré y le di las gracias a la señoraWeathers. Yo haría cualquier tarea que mi profesor me pidiese, pero tenía una especiede esperanza de que me asignara un libro que fuera más un relato histórico que recetasde hechizos.Cuando estaba caminando por el pasillo, oí una exclamación de alarma desde el otroextremo. Pude ver una puerta abierta y algunas personas apiñados en torno a ella.Pasé por delante de mi habitación, me fui a ver cuál era el problema. Era la habitaciónde Julia y de Kristin. Aunque no estaba segura de si realmente tenía derecho, me abrípaso entre algunos de los espectadores asustados. Nadie me detuvo.Encontré a Kristin acostada en su cama, con espasmos violentos. Ella estaba sudandoprofundamente, y sus pupilas eran tan grandes, casi no se apreciaba su iris. Julia sesentaba cerca de ella en la cama, al igual que un par de chicas que no conocía muybien. Ella me miró, con el rostro lleno de temor.—¿Kristin? —grité—. Kristin, ¿estás bien? —Cuando no hubo respuesta, me dirigí a losdemás—. ¿Qué pasa con ella?Julia volvió a doblar con ansiedad un paño húmedo y lo colocó en la frente de Kristin.—No lo sé. Ella ha estado así desde esta mañana.La miré con incredulidad. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¡Entonces necesita ver a un médico! Tenemos que llamar a alguien ahora. Voy abuscar a la señora Weathers…—¡No! —Julia saltó y se agarró de mi brazo—. No puedes. La razón de que esté así…es, creemos que es debido a un tatuaje.—¿Tatuaje?Una de las otras chicas agarró de la muñeca de Kristin y la giró para que yo pudieraver el interior. Allí, tatuado en tinta brillante cobriza en su piel oscura, había unamargarita. Me acordé de Kristin suspirando por un tatuaje celestial, pero la última vezque supe de ello, no se lo podía permitir 2 0 8
  • 208. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Cuándo se ha hecho esto?—Esta mañana —dijo Julia. Parecía avergonzada—. Yo le presté el dinero.Me quedé mirando la flor brillante, tan bonita y aparentemente inofensiva. No teníaduda de que era lo que estaba causando esto. Lo que habían mezclado con la tinta paraproporcionar el brillo no estaba reaccionando bien con su sistema.—Necesita un médico —dije con firmeza.—No se puede. Vamos a tener que contarle lo de los tatuajes —dijo la chica que habíamovido la mano de Kristin—. Nadie creyó a Trey, pero si ven algo como esto… así,todo Nevermore podría ser cerrado.¡Bien!, pensé. Pero para mi asombro, sus palabras fueron recibidas con asentimientoscon la cabeza de las otras chicas que se habían reunido allí. ¿Estaban locas? ¿Cuántasde ellas tenían el ridículo tatuaje? ¿Y protegerse era realmente más importante que lavida de Kristin?Julia tragó y volvió a sentarse en el borde de la cama.—Teníamos la esperanza de que esto se pasara. Tal vez necesite un poco de tiempopara adaptarse.Kristin se quejó. Una de sus piernas temblaban como si tuviera un espasmo muscular ymurmuró entonces. Sus ojos y sus pupilas dilatadas miraban fijamente fuera, y su TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSErespiración era superficial.—¡Ella ha estado así todo el día! —señalé—. Chicas, ella podía morir.—¿Cómo lo sabes? —Preguntó Julia con asombro.No, no sabía a ciencia cierta. Pero de vez en cuando, los tatuajes Alquimistas no eranbien tomados. En el noventa y nueve por ciento de los casos, los cuerpos humanosaceptaban la sangre de vampiro utilizada en el tatuaje Alquimista, permitiendo a suspropiedades influir en nuestra propia especie, como un dhampir de bajo grado.Hemos ganado una buena resistencia y larga vida, aunque no teníamos la increíblecapacidad física que los dhampirs recibían. La sangre se diluía demasiado para eso.Aun así, siempre había personas que ocasionalmente enfermaban por un tatuaje 2 0 9
  • 209. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesAlquimista. La sangre envenenaba. Lo que se veía agravado debido a que el oro yotros productos químicos trabajaban para mantener la sangre infundida en la piel, paraque nunca tuviera la oportunidad de salir. Los que no eran tratados, morían.La sangre de vampiro no causaba una gran euforia, así que no creía que hubieraninguna en este tatuaje. Sin embargo, el tratamiento que utilizaban para los tatuajesAlquimistas requería que rompieran los componentes metálicos del tatuaje con el finde liberar la sangre, permitiendo que el cuerpo se limpiara, naturalmente. Tuve queasumir que el mismo principio trabajaba aquí. Sólo que no sabía la fórmula exactapara el compuesto Alquímico y ni siquiera estaba segura de que rompiera el cobre de laforma en que lo hacía con el oro.Me mordí el labio, pensando, y finalmente tomé una decisión.—Ahora vuelvo —les dije, corriendo a mi habitación. Al mismo tiempo, una vozinterior me castigó por hacer una tontería. No tenía por qué tratar de hacer lo queestaba a punto de hacer. Debía ir directamente a la Sra. Weathers.En cambio, abrí la puerta de mi habitación y encontré a Jill con su computadoraportátil.—Hola, Sydney —dijo ella, sonriendo—. Estoy en mensajería instantánea con Lee y...—Ella hizo una pausa—. ¿Qué pasa?Me volví hacia mi propio ordenador portátil y lo puse sobre la cama. Mientrasarrancaba llegué hasta una maleta de metal pequeña que cuidadosamente había TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpreparado, pero esperaba nunca tener que utilizar.—¿Puedes ir a buscar un poco de agua? ¿Rápido?Jill vaciló un momento antes de asentir.—Vuelvo enseguida —dijo, saltando de su cama.Mientras que ella se fue, abrí la caja con una clave que siempre mantenía conmigo.En su interior había pequeñas cantidades de docenas de compuestos Alquímicos, eltipo de sustancias que se mezclaban y utilizaban como parte de nuestro trabajo. Habíaalgunos ingredientes —como los que se utilizaban para disolver los cuerpos Strigoi—de los que tenía un montón. Otros, de los que tenía sólo una muestra. Mi portátil 2 1 0
  • 210. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesterminó de arrancar, y me conecté a la base de datos Alquimista. Hice algunasbúsquedas y pronto tenía la fórmula para el tratamiento anti-tatuaje.Jill volvió entonces, llevando una taza llena de agua.—¿Es esto suficiente? Si estuviéramos en cualquier otro clima, yo podría haberlo traídodirectamente desde el aire.—Está bien —le dije, contenta de que el clima hubiera impedido la magia.Recorrí la fórmula, haciendo el análisis de los ingredientes. Mentalmente fui borradolos que estaba segura de que eran específicas para oro. Un par ni siquiera lo eran, peroestaba bastante segura de que eran simplemente para la comodidad de piel y no erannecesarios. Empecé a sacar los ingredientes de mi equipo, midiendo cuidadosamente,aunque todavía los movía tan rápido como era posible a otra taza. Hice sustitucionescuando fue necesario y añadí un ingrediente que estaba segura de que bajaría el cobre,a pesar de que la cantidad requerida era sólo una conjetura de mi parte. Cuandoterminé, tomé el agua de Jill y añadí la misma cantidad que había en las instruccionesoriginales. El resultado final fue un líquido que me recordó al yodo.Me levanté y me sentí un poco como un científico loco. Jill me había mirado sin hacercomentarios durante todo el tiempo, sintiendo mi urgencia. Su rostro se llenó depreocupación, pero mordía todas las preguntas que yo sabía que tenía. Me siguiócuando salí de la habitación y me dirigí a Kristin. El mismo número de niñas de antesestaba allí, y era de verdad una maravilla que la señora Weathers no escuchara elruido. Para un grupo tan empeñado en proteger sus tatuajes preciosos, no estaban TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsiendo particularmente disimuladas.Volví a la cama de Kristin, buscando cambios.—Enséñame la muñeca otra vez, y mantén su brazo lo más quieto posible para mí. —No me dirigí a nadie, sólo puse la fuerza suficiente en ello sintiéndome segura de quealguien me obedecería. Y estaba en lo cierto—. Si esto no funciona, tendremos quebuscar un médico. —Mi voz no daba lugar a argumento.Julia parecía más pálida que Jill, pero hizo un débil gesto de aceptación. Tomé latoalla que había estado utilizando y la sumergí en mi taza. En realidad nunca habíavisto hacer esto y tuve que adivinar cómo se aplicaba. Hice una oración en silencio yluego presioné la toalla contra el tatuaje en la muñeca de Kristin. 2 1 1
  • 211. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesDejó escapar un grito ahogado, y todo su cuerpo se resistió. Un par de chicas cercanasayudaron instintivamente a mantenerla en el suelo. Zarcillos de humo se formarondonde yo estaba sosteniendo la toalla, y olía algo fuerte y a acre. Esperando lo quesuponía fuera una cantidad aceptable de tiempo, finalmente quité la toalla.La margarita poco a poco fue mutando ante nuestros ojos. Sus líneas limpiascomenzaron a correrse y desenfocarse. El color cobrizo comenzó a cambiar,oscureciéndose en un color verde azulado. En poco tiempo, el diseño era irreconocible.Era una mancha amorfa. En torno a ella, ronchas rojas aparecieron en su piel, parecíaser sólo de una irritación superficial, para nada grave.Sin embargo, todo se veía muy mal, y observé fijamente con horror. ¿Qué habíahecho?Todo el mundo estaba en silencio, sin que nadie supiera qué hacer. Un par de minutospasaron, pero parecieron horas. De repente, Kristin dejó de dar espasmos. Surespiración parecía aún costosa, pero parpadeó y sus ojos enfocaron como si de prontoviera el mundo por primera vez. Sus pupilas eran enormes, pero se las arregló paramirar a su alrededor y por último se enfocó en mí.—Sydney —jadeó Kristin—. Gracias. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE 2 1 2
  • 212. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 16 Traducido por elamela y Dani Corregido por Emii_GregoriT raté de explicar mi experimento en química diciendo que era sólo una sustancia que tuve en la mano desde el momento en que recibí mi tatuaje, en caso de que tuviera una reacción alérgica. Desde luego, no le dejé saberque lo había mezclado yo misma. Creo que habrían comprado ese tema de portada, sino fuera por el hecho de que unos días más tarde, era capaz de controlar una fórmulaque ayudó a tratar las quemaduras químicas de la piel de Kristin. La mezcla no hizonada con la mancha de tinta —que parecía ser permanente, excepto por algún láser deeliminación de tatuajes— pero sus verdugones se desvanecieron un poquito.Después de eso, se difundió la palabra de que Sydney Melrose era la nuevafarmacéutica del lugar. Porque me había sobrado mucho de Kristin, le di el resto de lacrema para la piel a una chica con acné severo ya que funcionaba en eso también. Loque probablemente no me hizo ningún favor. La gente se acercaba a mí para todo tipode cosas e incluso se ofrecían a pagarme. Algunas pedidos no tenían sentido, como lacura para los dolores de cabeza. A aquellas personas simplemente les dije que secompraran una aspirina. Otros pedidos estaban fuera de mi poder y nada con lo que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEquería tratar, como el control de natalidad.Aparte de las peticiones extrañas, en realidad no me importaba el incremento de micotidiana interacción social. Estaba acostumbrada a que las personas necesitaran cosasde mí, de modo que era un territorio familiar. Algunas personas sólo querían saber máscosas sobre mí, como persona, lo que era nuevo y más agradable de lo que habíaesperado. Y otras todavía querían... diferentes cosas de mí.—Sydney.Estaba esperando que mi clase de inglés empezara y me sorprendió ver a uno de losamigos de Greg Slade estando de pie junto a mi escritorio. Su nombre era Bryan, yaunque no sabía mucho sobre él, nunca lo había encontrado tan detestable comoSlade, lo cual era un punto a favor de Bryan. 2 1 3
  • 213. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Sí? —dije, preguntándome si quería pedirme prestados los apuntes.Tenía el cabello marrón y enredado, que parecía estar crecido a propósito de formadescuidada, y en realidad era un poco guapo. Se pasó una mano sobre él mientrasescogía sus palabras.—¿Sabes algo sobre las películas mudas?—Claro —dije—. Las primeras se desarrollaron a finales del siglo XIX y algunas vecestenían un acompañamiento de música en vivo, aunque no fue hasta 1920 que el sonidose incorporó verdaderamente a las películas, eventualmente haciendo a las películasmudas obsoletas en el cine.Bryan se quedó boquiabierto, como si eso fuera más de lo que se había estadoesperando.—Oh. Bien. Bueno, um, hay un festival de cine mudo en el centro la próxima semana.¿Crees que te gustaría ir?Negué con la cabeza.—No, no creo. Lo respeto como una forma de arte, pero en realidad no voy mucho averlas.—Huh. Está bien. —Se alisó su cabello hacia atrás otra vez, y casi pude verle buscar a TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtientas algunas ideas. ¿Por qué diablos estaba preguntándome sobre películasmudas?—. ¿Qué hay acerca de Starship 305? Se estrena el viernes. ¿Quieres ver esa?—En realidad tampoco me gusta la ciencia ficción —le dije. Era verdad, lasencontraba completamente inverosímiles.Bryan parecía a punto de arrancarse el enmarañado cabello.—¿Hay alguna película de por allí que quisieras ver?Recorrí mentalmente una lista de entretenimiento actual. 25 Starship 30: Nombre de una película. Significa nave espacial. 1 4
  • 214. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—No. En realidad no. —Sonó la campana, y con un movimiento de cabeza, Bryan seescabulló de vuelta hacia su escritorio—. Eso fue raro —murmuré—. Tiene mal gustoen películas. —Echando un vistazo a mi lado, me sorprendió ver a Julia con su cabezainclinada sobre su escritorio mientras se estremecía con una risa silenciosa—. ¿Qué?—Eso —jadeó—. Eso fue muy divertido.—¿Qué? —dije de nuevo—. ¿Por qué?—Sydney, ¡te estaba pidiendo salir!Reproduje la conversación.—No, no lo estaba. Me estaba preguntando sobre el cine.Se estaba riendo tanto que tuvo que enjugarse una lágrima.—¡Para que el pudiera averiguar lo que querías ver y llevarte!—Bueno, ¿y por qué simplemente no dijo eso?—Eres tan adorablemente inocente —dijo—. Espero estar cerca el día en querealmente te des cuenta de que alguien está interesado en ti. —Continué estandodesconcertada, y ella se pasó el resto de la clase estallando espontáneamente con unarisa ahogada. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMientras yo me convertía en un objeto de fascinación, la popularidad de Jill decaía.Parte de eso era su propia timidez. Estaba todavía tan consciente y preocupada de serdiferente que dio por hecho que los demás eran conscientes también de su tapadera.Continuó reprimiendo el conectar con la gente por temor, haciéndole dar la impresiónde ser distante. Sorprendentemente, haciendo esto peor, “la nota del doctor” de Jillhabía llegado finalmente de los Alquimistas. La escuela no la pondría en una opcióndiferente de la que ya estaba. A los estudiantes de primer año no les estaba permitidoser ayudantes de profesor como Trey. Después de consultar con la Srta. Carson,finalmente habían decidido que Jill participara en todas las actividades interiores deeducación física e hiciera “tareas alternativas” cuando estuviéramos al aire libre. Estousualmente significaba escribir informes sobre cosas como la historia del futbol. Pordesgracia, el sentarse la mitad del tiempo sola lograba contener más a Jill.Micah seguía mimándole demasiado, incluso frente a la adversidad. 2 1 5
  • 215. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Lee me envió un mensaje esta mañana —me dijo ella en el almuerzo un día—.Quiere llevarme a cenar este fin de semana. ¿Crees que...? Quiero decir, sé quetendríais que venir también... —Miró indecisa entre Eddie y yo.—¿Quién es Lee? —preguntó Micah. Se acababa de sentar con nuestro grupo.Pasaron unos minutos de incómodo silencio.—Oh —dijo Jill, desviando su mirada—. Es este, eh, chico que conocemos. No vieneaquí. Va a la universidad. En Los Ángeles.Micah lo procesó.—¿Te pidió salir en una cita?—Sí... de hecho salimos antes. Supongo que estamos, bueno, en cierto modo saliendo.—No en serio —lo puso al corriente Eddie. No estaba segura de si es que estabadiciendo esto para no herir los sentimientos de Micah, o de si era alguna formaprotectora de detener que Jill se acercara demasiado a alguien.Micah era bueno ocultando sus emociones, tenía que otorgarle eso. Después de pensarun poco más, finalmente le dio a Jill una sonrisa que parecía un poco forzada.—Bueno, eso es genial. Espero que puedas reunirte con él. —Después de eso, la TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEconversación giró en torno al próximo partido de fútbol, y nadie mencionó a Lee otravez.Me di cuenta que Lee cambiaba la forma en que Micah actuaba en torno a Jill, pero éltodavía permanecía con nosotros todo el tiempo. Tal vez era con la esperanza de queLee y Jill romperían. O podría simplemente haber sido porque Micah y Eddie pasabanmucho tiempo juntos, y Eddie era uno de los pocos amigos de Jill. Pero el problema noera Micah. Era Laurel.No creía que Micah hubiera estado interesado en Laurel, aun cuando Jill no habíaestado en la foto, pero Laurel todavía veía a Jill como una amenaza —y se salía de sucamino para hacerla miserable. Laurel difundió unos rumores sobre ella e hizo unosseñalados comentarios en los pasillos y durante las clases sobre la piel pálida de Jill, sualtura y su delgadez… las mayores inseguridades de Jill. 2 1 6
  • 216. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesUna o dos veces, oí el nombre de chica vampiro susurrado en los pasillos. Me heló lasangre, no importa cuántas veces me recordé a mí misma que era una broma.—Jill no es lo que está manteniendo a Laurel y a Micah separados —le comenté aJulia y a Kristin un día. Ellas se divertían con mis continuos esfuerzos por aplicar lalógica y la racionalidad a las conductas sociales en la escuela—. No lo entiendo.Simplemente no le gusta Laurel.—Sí, pero es más fácil para ella pensar que Jill es el problema, cuando en realidad,Laurel es sólo una perra y Micah lo sabe —explicó Julia. Desde el encuentro torpe conBryan, ella y Kristin habían asumido el intentar educarme en las formas “normales” enque los seres humanos se comportaban.—Además, a Laurel sólo le gusta tener a alguien con quien meterse —dijo Kristin.Raramente hablaba sobre el tatuaje, pero había estado seria y sobria desde entonces.—Bueno —dije, tratando de seguir la lógica—, pero fui yo quien le anunció que sucabello se estaba muriendo. Y apenas me ha dicho ni una palabra.Kristin sonrió. —No es divertido meterse contigo. Contestas. Jill no se defiende muchoy no tiene mucha gente que dé la cara por ella tampoco. Es un blanco fácil.Una cosa positiva ocurrió, por lo menos. Adrian estaba permaneciendo en buencomportamiento después del contratiempo de Los Ángeles, aunque tenía quepreguntarme cuánto tiempo duraría. En base a lo que se entendía de Jill, todavía TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEestaba aburrido e infeliz. El horario de Lee era errático, y no era su trabajo cuidar deAdrian de todos modos. No parecía haber ninguna buena solución para ella, enrealidad. Si Adrian cedía ante sus vicios, ella sufría los efectos de sus resacas y sus“escapadas románticas”. Si no lo hacía, entonces él se sentía miserable, y esa actitudlentamente se deslizaba en ella también. La única esperanza que tenían era que Jillfinalmente aprendiera el control para sacarlo de su mente, pero por lo que Rose lehabía dicho, eso podría llevarle un tiempo muy largo.Cuando la siguiente alimentación llegó, me decepcionó ver el coche de Keith aparcadoen el camino de acceso de Clarence. Si no iba a hacer en realidad nada activo paraayudar en esta tarea, en cierto modo deseaba que simplemente se mantuviera alejadode ella por completo. Al parecer, pensaba que “supervisar” estas visitas contaba comotrabajo y seguía justificando su presencia. Excepto que cuando nos encontramos conAdrian en la sala de estar, Keith no estaba a la vista. Y tampoco estaba Clarence. 2 1 7
  • 217. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Dónde están? —le pregunté a Adrian.Adrian estaba recostado en el sofá y dejó un libro que había estado leyendo. Tuve lasensación de que leer era una actividad poco común en él y casi me sentí mal por lainterrupción. Reprimió un bostezo. No había alcohol a la vista, pero sí vi lo queparecían ser tres latas vacías de bebida energética.Se encogió de hombros.—No lo sé. Afuera, hablando en algún lugar. Tu amigo tiene un agrio sentido delhumor. Creo que está alimentando la paranoia de Clarence sobre los cazadores devampiros.Miré con inquietud a Lee, quien había comenzado de inmediato a hablar con Jill.Ambos estaban tan ensimismados el uno con el otro, que ni siquiera se dieron cuentade que el resto de nosotros estaba discutiendo. Sabía cuánto le incomodaba la charla decazadores de vampiros a Lee. No apreciaría que Keith la fomentara.—¿Sabe Clarence sobre el asesinato en Los Ángeles? —preguntó Eddie. No habíaninguna razón para que Keith no lo hiciera, desde que estaba abierto al conocimientoAlquimista, pero no estaba segura de si es que habría hecho la conexión a Clarence ono.—No lo ha mencionado —dijo Adrian—. Juro que Keith simplemente lo estáhaciendo porque esta aburrido o algo así. Aún no he caído tan bajo. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Eso es lo que has estado haciendo en su lugar? —pregunté. Me senté frente a él yseñalé hacia las bebidas energéticas.—Hey, no es vodka o brandy o... bueno, nada bueno. —Adrian suspiró y puso bocaabajo una lata, bebiendo las últimas gotas—. Así que denme algo de crédito.Eddie miró hacia las latas.—¿No dijo Jill que tenía problemas para dormir anoche?—Adrian —dije con un gemido. Eddie estaba en lo cierto. Me había dado cuenta deJill sacudiéndose y dando vueltas constantemente. La cafeína sin duda lo explicaría. 2 1 8
  • 218. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Hey, lo estoy intentando —dijo Adrian—. Si pudieras sacarme de aquí, Sage,entonces no me vería obligado a ahogar mis penas en taurina y ginseng.—Ella no puede, Adrian, y lo sabes —dijo Eddie—. ¿No puedes...? No lo sé.¿Encontrar un pasatiempo o algo así?—Ser encantador es mi pasatiempo —dijo Adrian obstinadamente—. Soy el alma deuna fiesta… incluso sin beber. No estoy hecho para estar solo.—Podrías conseguir un trabajo —dijo Eddie, instalándose en la silla de la esquina.Sonrió, divertido por su propio ingenio—. Resuelve tus dos problemas… ganar algo dedinero y estar rodeado de gente.Adrian frunció el ceño.—Cuidado, Castile. Sólo hay un comediante en esta familia.Me incorporé.—Eso en realidad no es una mala idea.—Es una idea terrible —dijo Adrian, mirando entre mí y Eddie.—¿Por qué? —pregunté—. ¿Es ésta la parte en la que nos dices que tus manos nohacen trabajo manual? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Se parece más a la parte donde no tengo nada que ofrecer a la sociedad —contestó.—Podría ayudarte —ofrecí.—¿Vas a hacer el trabajo y darme el cheque de pago? —preguntó Adrianesperanzado—. Porque eso en realidad podría ayudar.—Puedo darte un paseo hacia tus entrevistas —dije—. Y te puedo hacer un currículumvitae que te conseguiría cualquier trabajo. —Lo miré y lo reconsideré—. Bueno, dentrode lo razonable.Adrian se recostó de nuevo. 2 1 9
  • 219. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Lo siento, Sage. Simplemente no lo siento.Clarence y Keith entraron en ese momento. La cara de Clarence era exuberante.—Gracias, gracias —estaba diciendo—. Es muy agradable hablar con alguien queentiende mi preocupación por los cazadores.No me había dado cuenta de que Keith entendía algo, excepto por su propianaturaleza egoísta. La cara de Lee se ensombreció cuando se dio cuenta de que Keithestaba fomentando la irracionalidad del viejo hombre. Sin embargo, los Moroirefrenaban los comentarios que sin duda él quería que hicieran. Era la primera vez quehabía visto algún tipo de oscura emoción en la cara de Lee. Parecía que Keith podíareducir hasta la persona más alegre.Clarence estaba feliz de vernos, como lo estaba Dorothy. Los seres humanos quedaban sangre a los vampiros no eran simplemente desagradables, debido al acto en sí.Lo que también era terrible era la adicción que daba lugar. Los vampiros soltabanendorfinas en aquellos en los que bebían, las endorfinas que creaban un alto placer.Los alimentadores humanos que vivían entre los Moroi se pasaban todos los días enese subidón, llegando a ser muy dependientes de él. Alguien como Dorothy, que habíavivido sólo con Clarence durante años, no había experimentado las suficientesmordidas como para realmente volverse adicta. Ahora, con Jill y con Adrianalrededor, Dorothy estaba consiguiendo una creciente cantidad de endorfinas en suvida diaria. Sus ojos se iluminaron cuando vio a Jill, mostrando que estaba deseosa demás. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Hey, Sage —dijo Adrian—. No quiero una entrevista, pero ¿crees que podrías darmeun paseo para conseguir algunos cigarrillos?Empecé a decirle que no iba a ayudarle con semejante hábito sucio y entonces me dicuenta de que él miraba significativamente a Dorothy. ¿Estaba tratando de sacarme deaquí? Me pregunté. ¿Darme una excusa para no estar cerca de la alimentación? Por loque entendía, los Moroi normalmente no ocultaban su alimentación a los otros. Jill yDorothy simplemente solían salir de la habitación para mi consuelo. Sabía queprobablemente lo haría de nuevo, pero decidí que aprovecharía la oportunidad deescapar. Por supuesto, miré a Keith para su confirmación, esperando que protestara.Simplemente se encogió. Parecía como si fuera la última cosa en su mente.—Bueno —dije, levantándome—. Vamos. 2 2 0
  • 220. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEn el coche, Adrian se volvió hacia mí.—Cambié de opinión —dijo—. Te tomaré la palabra de ayudarme a conseguir untrabajo.Casi me desvié en el inminente tráfico. Pocas cosas de él me podrían habersorprendido más… y decía unas cosas bastantes sorprendentes de forma regular.—Eso fue rápido. ¿Hablas en serio?—Tanto como lo siempre lo hago. ¿Todavía me ayudaras?—Supongo que sí, aunque no hay mucho en lo que pueda hacer. En realidad no puedoconseguirte el trabajo. —Recorrí mentalmente mi lista de lo que sabía acerca deAdrian—. ¿No creo que tengas alguna idea de lo que realmente te gustaría hacer?—Quiero algo divertido —dijo. Pensó un poco más—. Y quiero hacer mucho dinero…pero haciendo el menor trabajo posible.—Encantador —murmuré—. Eso lo reduce.Llegamos al centro de la ciudad, y logré un perfecto trabajo de aparcamiento enparalelo que no le impresionó ni de cerca tanto como debería haberlo hecho.Estábamos justo en frente de una tienda de ultramarinos, y yo me quedé afueramientras él entraba. Las sombras de la noche estaban cayendo. Estaba fuera de la TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEescuela todo el tiempo, pero hasta ahora, mis viajes habían sido todos hasta Clarence,cursos de mini golf, y acompañados con comida rápida. Resultó ser que la ciudad dePalm Springs era muy bonita. Boutiques y restaurantes se alineaban en las calles, ypodía haber pasado horas observando a la gente. Jubilados ataviados con ropa de golfse paseaban junto a los jóvenes glamurosos de la sociedad. Sabía que muchascelebridades venían aquí también, pero no estaba suficientemente en sintonía con elmundo del entretenimiento para saber quién era quién.—Hombre —dijo Adrian, al salir de la tienda—. Elevaron el precio de mi marcanormal. Tuve que comprar alguna mierda.—Ya sabes —dije—. Dejar de fumar también sería realmente una gran manera deahorrar un poco de… 2 2 1
  • 221. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMe congelé cuando vi algo abajo de la calle. A tres bloques de distancia, a través de lashojas de algunas palmeras, apenas podía divisar un cartel en el que se leía Nervermoreen unas adornadas letras góticas. Ese era el lugar. La fuente de los tatuajesextendiéndose sin parar por Amberwood. Desde el incidente de Kristin, había queridoprofundizar más en esto, pero no había estado segura de cómo. Ahora tenía mioportunidad.Durante un momento, me acordé de Keith diciéndome que no me involucrara conninguna cosa que pudiera llamar la atención o causar problemas. Entonces pensé en laforma en que Kristin se había visto durante su sobredosis. Esta era mi oportunidad derealmente hacer algo. Tomé una decisión.—Adrian —dije—. Necesito tu ayuda.Tiré de él hacia el salón de tatuajes, poniéndolo al tanto de la situación. Durante unmomento, parecía tan interesado en la alta inducción de los tatuajes que pensé quequerría uno. Cuando le hablé de Kristin, sin embargo, su entusiasmo se desvaneció.—Incluso si no es Tecnología Alquimista, todavía están haciendo algo peligroso —expliqué—. No sólo para Kristin. Lo que Slade y esos chicos están haciendo —utilizarlos esteroides para ser mejores en el fútbol— simplemente está muy mal. La gente estásaliendo herida. —Pensé, de repente, en los cortes y en las contusiones de Trey.Un pequeño callejón separaba el salón de tatuajes de un restaurante cercano, y nosdetuvimos justo delante de él. Una puerta se abrió en el interior del callejón, en el lado TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEdel salón de tatuaje, y un hombre salió y encendió un cigarrillo. Había dado sólo dospasos cuando otro hombre sacó su cabeza por la puerta lateral y gritó: —¿Cuántotiempo vas a estar fuera? —Pude ver los estantes y las mesas detrás de él.—Sólo bajaré hasta la tienda —dijo el hombre con el cigarrillo—. Volveré en diezminutos.El otro chico volvió adentro, cerrando la puerta. Unos minutos más tarde, lo vimos através de la ventana en la parte delantera de la tienda, poniendo en orden algo en elmostrador.—Tengo que volver allí —le dije a Adrian—. Por esa puerta.Arqueó una ceja. 2 2 2
  • 222. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Qué, entrando a escondidas? ¡Muy elegante de ti! Y oh, sabes… peligroso y tonto.—Lo sé —dije, sorprendida de lo tranquila que sonaba mientras admitía eso—. Perotengo que saber algo, y esta puede ser mi única oportunidad.—Entonces iré contigo en caso de que ese hombre vuelva —dijo con un suspiro—.Que no se diga que Adrian Ivashkov no ayuda a damiselas en apuros. Además, ¿loviste? Parecía un motorista loco. Ambos lo parecían.—No quiero que… espera. —La inspiración me golpeó—. Habla con el chico delinterior.—¿Huh?—Ve por la parte delantera. Distráelo para que así pueda mirar alrededor. Habla con élsobre... No lo sé. Ya pensarás en algo.Rápidamente trazamos un plan. Envié a Adrian hacia su camino, mientras me metíaen el callejón y me acercaba a la puerta. Tiré del pomo y la encontré… cerrada.—Por supuesto —murmuré. ¿Qué negocio dejaría una puerta alejada como estáexpuesta y abierta? Mi brillante plan comenzó a desmoronarse hasta que recordé quetenía mis “instrumentos esenciales” de Alquimista en mi bolso.Mi kit completo se necesitaba en raras ocasiones, las crisis de acné del instituto a un TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSElado, por lo que usualmente se quedaba en casa. Pero los Alquimistas estaban siempredisponibles, sin importar dónde estuvieran, para cubrir los avistamientos de vampiros.Así que, siempre teníamos un par de cosas con nosotros en todo momento. Una era lasustancia que podía disolver un cuerpo de un Strigoi en menos de un minuto. La otraera casi igual de eficaz disolviendo metal.Era un tipo de ácido, y lo guardaba en un vial protector en mi bolso. Rápidamente, losaqué y desenrosqué la tapa. Un olor amargo me golpeó y me hizo arrugar la nariz.Con el cuentagotas de cristal del bote, con mucho cuidado lo incliné y puse unas gotasen el centro de la cerradura. Inmediatamente di un paso hacia atrás mientras unaniebla blanca se elevaba del sitio de contacto. En unos treinta segundos, se habíadisipado todo, y había un agujero en el centro del pomo de la puerta. Una de las cosasbuenas de este material, el cual llamábamos fuego rápido, era que su reacción se 2 2 3
  • 223. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesproducía muy rápidamente. Ahora estaba inactivo y no representaba ningún peligropara mi piel. Empuje hacia abajo el pomo, y se soltó.Sólo abrí un poco la puerta, lo justo para comprobar que no había nadie másalrededor. No. Vacío. Me deslicé adentro y en silencio cerré la puerta detrás de mí,fijando un cerrojo interno para asegurarme que permaneciera cerrada. Como habíavisto desde el exterior, el lugar era un trastero, lleno de todo tipo de herramientas detrabajo de tatuajes. Tres puertas me rodeaban. Una llevaba a un cuarto de baño, una aun cuarto oscuro, y otra al frente de la tienda y al mostrador principal. La luz sederramaba desde esa puerta, y podía oír la voz de Adrian.—Mi amigo tiene uno —estaba diciendo—. Lo he visto, y me dijo que este es el lugardonde lo consiguió. Vamos, no juegues conmigo.—Lo siento —fue la brusca respuesta—. No tengo ni idea de lo que estás hablando.Lentamente empecé a escanear los armarios y los cajones, a leer las etiquetas y abuscar algo sospechoso. Había un montón de suministros y no mucho tiempo.—¿Es una cuestión de dinero? —preguntó Adrian—. Porque tengo suficiente. Sólodime cuánto cuesta.Hubo una larga pausa, y esperé que a Adrian no le pidieran que mostrara el dinero enefectivo ya que lo último de su dinero se había ido promocionando el cáncer.—No lo sé —dijo el hombre al fin—. Si fuera capaz de hacer este tatuaje de cobre del TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEque estás hablando —y no estoy diciendo que pueda— probablemente no te lo podríaspermitir.—Te estoy diciendo —dijo Adrian—. Sólo dime el precio.—¿Qué es lo que te interesa exactamente? —preguntó el hombre lentamente—. ¿Sóloel color?—Creo que ambos sabemos —dijo Adrian astutamente—. Quiero el color. Quiero los“efectos extra”. Y quiero verme rudo. Probablemente ni siquiera puedas hacer eldiseño que quiero.—Esa es la menor de tus preocupaciones —dijo el tipo—. He estado haciendo esto poraños. Puedo dibujar cualquier cosa que quieras. 2 2 4
  • 224. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Si? ¿Puedes dibujar un esqueleto conduciendo una motocicleta con llamas saliendode ella? Y quiero un sombrero pirata sobre el esqueleto. Y un loro sobre su hombro.Un esqueleto pirata. O ¿tal vez un esqueleto pirata ninja? No, eso sería excesivo. Perosería genial si el esqueleto motorista pudiera estar disparando a algún ninja estrellasvoladoras. Que estén ardiendo.Mientras tanto, todavía no había visto señales de lo que necesitaba, pero habíamillones de rincones y grietas que quedaban por explorar. El pánico empezó a elevarseen mí. Iba a quedarme sin tiempo. Entonces, viendo una habitación a oscuras, meapresuré hacia allí. Con una rápida mirada hacia el frente de la tienda, encendí la luz yaguanté la respiración. Nadie debe haber notado nada porque la conversacióncontinuaba dónde había quedado.—Esa es la cosa más ridícula que he escuchado jamás —dijo el tatuador.—Eso no es lo que las señoritas van a decir —dijo Adrian.—Mira, niño —dijo el tipo—. Eso ni siquiera sobre dinero. Es sobre disponibilidad. Esmucha tinta de la que estás hablando, y no tengo tanta disponible.—Bueno, ¿cuándo entregan tu próximo suministro? —preguntó Adrian.Miré con admiración lo que había encontrado: estaba en la habitación dónde hacíanlos tatuajes. Había una silla reclinable —mucho más cómoda que la mesa dónde habíarecibido mi tatuaje— y una pequeña mesa lateral cubierta con lo que parecía ser TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEimplementos recientemente usados.—Ya tengo a algunas personas en lista de espera antes que tú. No sé cuándo habrámás.—¿Puedes llamarme cuando sepas? —preguntó Adrian—. Te daré mi información. Minombre es Jet Steele.Si no fuera por mi propia situación de tensión, hubiera gruñido. ¿Jet Steele? ¿En serio?Antes de que pudiera pensar mucho sobre eso, finalmente encontré lo que había estadobuscando.La pistola para tatuar sobre la mesa tenía su propio contenedor de tinta, pero estabacerca de varios pequeños frasquitos. Todos ellos estaban vacíos, pero algunos todavía 2 2 5
  • 225. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinestenían suficientes residuos metálicos de sus ingredientes anteriores para decirme lo quenecesitaba. Sin siquiera pensarlo dos veces, rápidamente empecé a juntarlos y meterlosen mi bolso.Cerca, noté algunos frasquitos sellados llenos de líquido oscuro. Me congelé por unmomento. Con cuidado, tomé uno, lo abrí, y tome una inhalación.Era lo que había temido.Le volví a poner la tapa y añadí esos frasquitos a mi bolso.En ese momento, oí un zumbido detrás de mí. Alguien estaba tratando de abrir lapuerta trasera. Había echado el cerrojo detrás de mí, sin embargo, y no cedía. Aun así,quería decir que mi tiempo para fisgonear se había acabado. Acababa de cerrar mibolso cuando oí que se abría la puerta principal.—Joey, ¿por qué la puerta de atrás está cerrada? —demandó una enfadada voz.—Siempre está cerrada.—No, está echado el cerrojo. Desde adentro. No lo estaba cuando me fui.Es la señal para mi salida. Apagué la luz y empecé a apresurarme de regreso por la salade almacenamiento.—¡Espera! —exclamó Adrian. Había una nota ansiosa en su voz, como si estuviera TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtratando de conseguir la atención de alguien. Tenía la preocupante sensación de quelos dos tipos que trabajaban aquí estaban dirigiéndose hacia la parte de atrás delmostrador para investigar—. Tengo que saber algo más sobre el tatuaje. ¿Puede el loroestar usando un sombrero de pirata? Como, ¿uno miniatura?—En un minuto. Tenemos que revisar algo. —La voz era más fuerte que antes. Máscercana.Mis manos temblaban cuando destrabé el cerrojo. Me las arreglé y abrí la puerta,saliendo apresuradamente justo cuando oí las voces detrás de mí. Sin detenerme paraechar una mirada hacia atrás, cerré la puerta y corrí por el callejón y por la calle, másatrás donde había aparcado. Estaba bastante segura de que los tipos no habíanconseguido un buen vistazo de mí. Creo que sólo había visto una figura saliendo comouna flecha por la puerta. Aun así, estaba agradecida por las multitud de personas en la 2 2 6
  • 226. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinescalle. Fui capaz de mezclarme mientras cambiaba mi atención hacia mi coche ydesbloqueé la puerta. Mis manos estaban sudorosas y temblaban mientras peleabatorpemente con las llaves.Quería desesperadamente mirar detrás de mí pero tenía miedo de atraer la atención delos dos hombres, si estuvieran afuera buscando por la calle. Mientras no tuvieran razónpara sospechar de mí…Una mano repentinamente tomó mi brazo y me alejó de un tirón. Jadeé.—Soy yo —dijo una voz.Adrian. Suspiré con alivio.—No mires hacia atrás —dijo calmadamente—. Sólo métete en el coche.Obedecí. Una vez que ambos estuvimos a salvo en su interior, tomé una inhalaciónprofunda, agobiada por los latidos de mi corazón. La adrenalina nacida del miedosurgía en mi pecho, tan fuerte que dolía. Cerré mis ojos y me eché hacia atrás.—Eso estuvo demasiado cerca —dije—. Y, a propósito, lo hiciste bien.—Lo sé —dijo con orgullo—. Y de hecho, como que quiero hacerme un tatuaje ahora.¿Encontraste lo que estabas buscando?Abrí mis ojos y suspiré. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Lo hice. Y mucho más.—Entonces, ¿qué es? ¿Están poniendo drogas en los tatuajes?—Peor —dije—. Están usando sangre de vampiro. 2 2 7
  • 227. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 17 Traducido por Bautiston Corregido por DaRk BassM i descubrimiento llevó el problema del tatuaje a un nivel completamente nuevo. Antes, sólo pensaba que estaba luchando contralas personas que utilizaban técnicas similares a los métodos de los Alquimistas paraexponer Amberwood a las drogas. Había sido una cuestión moral. Ahora, con lasangre en juego, era un problema de los Alquimistas. Nuestro propósito era proteger alos seres humanos de la existencia de los vampiros. Si alguien ilícitamente estabaponiendo la sangre de vampiro en seres humanos, habrían cruzado la línea en la quetrabajábamos duramente, todos los días, para mantener.Sabía que debía informar esto de inmediato. Si alguien tenía en sus manos sangre devampiro, los Alquimistas necesitaban enviar fuerzas aquí a investigar. Si siguiera lacadena de mando normal, supongo que la cosa seria decirle a Keith y dejarlo que ledijera a nuestros superiores. Si lo hacía, sin embargo, no tenía ninguna duda de quetomaría todo el crédito por descubrir esto. No podía dejar que eso ocurriera, y noporque quisiera la gloria para mí. Muchos Alquimistas creían, erróneamente, queKeith era una persona honrada. Yo no lo creía. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEPero antes de hacer algo, necesitaba calcular el resto de los contenidos de los viales.Podría hacer conjeturas sobre los residuos metálicos, pero no estaba segura de si esque, al igual que la sangre, venían directamente desde el catálogo de los Alquimistas oeran sólo imitaciones. Y si tenían nuestras fórmulas, no sería evidente a simple vista.El polvo de plata en un vial, por ejemplo, podría tener unos pocos compuestosdiferentes a los Alquimistas. Tenía los medios para hacer algunos experimentos ycalcular, pero una sustancia se me escapaba. Este líquido claro y ligeramente espeso notenía ningún olor perceptible. Mi conjetura era que era el narcótico que se utilizaba enlos tatuajes celestiales. La sangre de vampiro no podía causar ese incremento, a pesarde que explicaría absolutamente el loco atletismo de los autollamados tatuados deacero. Por lo tanto, comencé a hacer los experimentos que pude, mientras seguía conlas rutinas normales de la escuela. 2Estábamos jugando baloncesto en Educación Física esta semana, por lo que Jill estaba 2 8
  • 228. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesparticipando y era objeto de los comentarios mordaces de Laurel. La escuchaba decircosas como: —Uno pensaría que sería mucho mejor ya que es tan alta. Casi puedetocar la canasta sin saltar. Tal vez debería convertirse en un murciélago y volar hastaallí.Hice una mueca. Tuve que mantenerme diciendo que no me tomara muy enserio lasbromas, pero cada vez que oía una, el pánico se apoderaba de mí. Tenía queesconderlo, sin embargo. Si quería ayudar a Jill, necesitaba detener las burlas en sutotalidad, no sólo las cosas de vampiros. Prestar más atención a esos comentarios noayudaba.Micah trató de consolar a Jill después de cada ataque, lo que claramente enfureció mása Laurel. Los comentarios de Laurel no eran los únicos comentarios en llegar a misoídos. Desde mi incursión en la tienda de tatuajes, había escuchado una buenacantidad de información interesante de Slade y sus amigos.—Bueno, ¿dijo cuándo? —La Sra. Carson tomaba asistencia, y Slade estabainterrogando a un tipo llamado Tim acerca de un reciente viaje a la tienda.Tim negó con la cabeza.—No. Están teniendo algunos problemas con su envío. Parece que el proveedor lotiene, pero no quiere entregarlo por el mismo precio.—Maldita sea —gruñó Slade—. Necesito un retoque. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Hey —dijo Tim—, ¿y yo qué? Ni siquiera tengo el primero.No era el primer comentario que había escuchado de alguien que ya tenía un celestial ynecesitaba un retoque. La adicción en acción.La cara de Jill era dura cuando terminó Educación física, y tuve la sensación de queestaba tratando de no llorar. Intente hablar con ella en el vestuario, pero simplementenegó con la cabeza y se dirigió a las duchas. Estaba a punto de ir allí cuando oí ungrito. Los que estábamos aún por las taquillas corrimos hacia el cuarto de baño paraver lo que estaba sucediendo.Laurel arrancó la cortina de su puesto y salió corriendo, haciendo caso omiso al hechode que estaba desnuda. Me quede boquiabierta. Su piel estaba cubierta de una finacapa de hielo. Las gotas de agua de la ducha se habían congelado en su piel y en su 2 2 9
  • 229. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinespelo, aunque en el calor húmedo del resto de la habitación, ya estaban empezando aderretirse. Le eché un vistazo a la propia ducha y me di cuenta de que el agua que salíadel grifo también estaba congelada.Los gritos trajeron corriendo a la Sra. Carson, en shock como el resto de nosotras antelo que parecía imposible que acabábamos de presenciar. Finalmente declaró que eraalgún tipo de problema con las tuberías y el calentador de agua. Eso era típico de miscompañeros humanos. Siempre llegaban a inverosímiles explicaciones científicas antesque profundizar en lo fantástico.Pero no tuve ningún problema con eso. Hacia mi trabajo más fácil.La Sra. Carson trató de que Laurel fuera a una ducha diferente para quitarse el hielo,pero se negó. Esperó a que se derritiera y luego se secó.Su pelo estaba atroz, cuando finalmente fue a su próxima clase, sonreí. Supuse que nohabría sacudida de pelo hoy.—Jill —dije, al verla tratando de mezclarse con el grupo de chicas que abandonaban elvestuario. Miró con aire de culpabilidad por encima del hombro, pero no reconoció deninguna manera que me había escuchado. La seguí muy de cerca—. ¡Jill! —llamé denuevo. Definitivamente me evitaba.En la sala, Jill vio a Micah y corrió hacia él. Inteligente. Sabía que no iba hacerpreguntas peligrosas a su alrededor. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSESe las arregló para evitarme el resto del día, pero me quedé fuera de nuestra habitación,hasta que finalmente llegó a casa, justo antes del toque de queda.—Jill —exclamé en cuanto entró por la puerta—. ¿Qué estabas pensando? —Tiró loslibros y se volvió hacia mí. Tuve la sensación de que no era la única que había estadopreparando un discurso.—Estaba pensando que estoy harta de escuchar a Laurel y a sus amigos hablar de mí.—¿Así que congelaste la ducha? —pregunté—. ¿Y eso cómo va a detenerla? No escomo si pudieras reclamar el crédito por ello.Jill se encogió de hombros. 2 3 0
  • 230. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Me hizo sentir mejor.—¿Esa es tu excusa? —No me lo podía creer. Jill siempre había parecido tanrazonable. Había sobrevivido a convertirse en una princesa y morir con la cabezaclara. Esto la quebró—. ¿Sabes que estás en riesgo? ¡Estamos tratando de no llamar laatención aquí!—La Sra. Carson no piensa que sea algo raro.—¡La Sra. Carson encontró una débil excusa para tranquilizarse! Eso es lo que hace lagente. Todo lo que le necesita hacer algún conserje sería investigar y decir que lastuberías no se congelan al azar y ¡sobre todo en Palm Springs!—¿Y qué? —demando Jill—. ¿Entonces, que? ¿Su siguiente suposición será decir quese trataba de magia vampiro?—Por supuesto que no —le dije—. Pero la gente va a hablar. Levantarás sospechas.Me miró con atención.—¿Es eso lo que realmente te molesta? ¿O que he usado la magia?—¿No es lo mismo?—No. Quiero decir, te angustia que utilice la magia porque no te gusta la magia. No tegusta nada que tenga que ver con los vampiros. Creo que esto es personal. Sé lo que TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEpiensas de nosotros.Me quejé. —Jill, tú me caes bien. Tienes razón con lo de que la magia me hace sentirun poco incómoda. —Bueno, muy incómoda—. Pero mis sentimientos personales noson los que van a hacer a la gente preguntarse qué pudo haber causado que el agua secongelara de esa manera.—¡No es justo que ella pueda seguir haciendo eso!—Lo sé. Pero tienes que ser mejor que ella.Jill se sentó en la cama y suspiró. Así de simple, su ira pareció fundirse en ladesesperación. —Odio este lugar. Quiero volver a St. Vladimir. O a la Corte. O a 2 3 1
  • 231. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesMichigan. A cualquier otro lugar. —Me miró suplicante—. ¿No has tenido ningunanoticia acerca de cuándo puedo volver?—No —dije, incapaz de decirle que podría pasar un largo tiempo.—Todo el mundo está pasándola muy bien aquí —dijo—. Tú lo amas. Tienestoneladas de amigos.—Yo no…—A Eddie también le gusta. Tiene a Micah y otros chicos en su dormitorio para pasarel rato. Además, me tiene a su cargo, lo cual le da un propósito. —Nunca lo habíapensado así, pero me di cuenta de que tenía razón—. ¿Pero yo? ¿Qué tengo? Nada másque este vínculo estúpido que me hace sentir más deprimida porque tengo queescuchar a Adrian sintiendo lástima de sí mismo.—Estoy llevando a Adrian a buscar empleo mañana —le dije, no segura de si esorealmente ayudaría.Jill asintió con expresión sombría.—Lo sé. Su vida probablemente será grandiosa ahora también.Se estaba hundiendo en el melodrama y su propia auto-compasión, pero a la luz detodo, sentía como si tuviera derecho a ello en estos momentos. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Tienes a Lee —le dije.Su cara brilló.—Lo sé. Es genial. Me gusta mucho, y no puedo creer… Quiero decir, quesimplemente parece una locura que también le guste.—No es tan loco.Su brillo se desvaneció.—¿Sabías que Lee me dijo que cree que puedo ser modelo? Dice que tengo la figurahumana que a los diseñadores de moda les gusta y sabe que los diseñadores del centroestán buscando modelos. Pero cuando le dije a Eddie, respondió que era una idea 2 3 2
  • 232. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesterrible, porque no puedo correr el riesgo de que me tomen una foto. Dijo que si sefiltraba, otros me podían encontrar.—Eso es verdad —le dije—. Pero lo otro es verdad también. Tienes la figura de unamodelo, pero hacerlo sería demasiado peligroso.Suspiró, viéndose derrotada.—¿Ves? Nada funciona para mí.—Lo siento, Jill. Realmente lo hago. Sé que es duro. Todo lo que puedo pedirte es quetrates de mantenerte fuerte. Lo has hecho muy bien hasta ahora. Sólo aguanta un pocomás, ¿de acuerdo? Sólo mantente pensando en Lee.Mis palabras sonaban huecas, incluso para mí. Casi me pregunté si debía llevarla conAdrian, pero finalmente decidí no hacerlo. Pensé que Adrian no necesitaba ningúntipo de distracción. Tampoco estaba segura de lo interesante que sería para ella. Sirealmente estaba tan ansiosa por ver a Adrian pasar por una entrevista de trabajo,podía "escuchar" a través de la conexión.Me encontré con Adrian después de la escuela al día siguiente, y por primera vez enmucho tiempo, ni Lee ni Keith estaban alrededor de la vieja casa. Sin embargo,Clarence si y casi me atropelló cuando entré.—¿Escuchaste? —Exigió—. ¿Escuchaste acerca de esa pobre chica? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿Qué chica? —pregunté.—La que murió en Los Ángeles hace un par de semanas.—Oh, sí —dije, aliviada de que no hubiera sido una nueva muerte—. Fue trágico.Tenemos suerte de que no haya Strigoi aquí.Me dio una mirada sorprendentemente conocedora.—¡No fueron los Strigoi! ¿No has prestado atención? Eran ellos. Los cazadores devampiros.—Pero bebieron su sangre, señor. ¿No dijo que los cazadores de vampiros sonhumanos? Ningún ser humano tendría ninguna razón para beber sangre Moroi. 2 3 3
  • 233. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesSe alejó de mí y se paseó por la sala de estar. Miré a mí alrededor, preguntándomedónde estaba Adrian.—¡Todo el mundo dice eso! —dijo Clarence—. Como si no lo supiera. No puedoexplicar por qué hacen lo que hacen. Son muy extraños. Adoran al sol y tienencreencias raras sobre el mal y el honor… incluso más inusuales que tus creencias. —Bueno, eso ya era algo. Por lo menos sabía que yo era un ser humano. A veces noestaba segura—. También tienen puntos de vista extraña de los vampiros que debenmorir. Matan a todos los Strigoi, sin duda. Con Moroi y dhampirs, son más selectivos.—Sabe mucho acerca de ellos —le dije.—Hice mis investigaciones, desde Tamara. —Suspiró y de repente parecía muy, muyviejo—. Por lo menos Keith me cree.Mantuve mi rostro inexpresivo.—¿Ah, sí?Clarence asintió con la cabeza.—Es un buen joven. Deberías darle una oportunidad.Mi control se deslizó, y sabía que estaba con el ceño fruncido. —Lo intentaré, señor.—Adrian entró en ese momento, para mi alivio. Estar a solas con Clarence era TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEsuficientemente extraño como para tenerlo alabando a Keith Darnell.—¿Listo? —le pregunté.—Por supuesto —dijo Adrian—. No puedo esperar a ser un miembro productivo parala sociedad.Mire su conjunto una vez más y tuve que comerme los comentarios. Era agradable,pero por supuesto, su ropa siempre lo era. Jill había dicho que tenía un vestuario caro,pero Adrian iba mucho más lejos de eso. Llevaba jeans negro y una camisa Burdeoscon botones. La camisa parecía que una especie de mezcla de seda y la llevaba suelta ydesabotonada. Su pelo estaba cuidadosamente peinado para que pareciera que acababade levantarse de la cama. Lástima que no tenía la textura de mi pelo. Mi cabello lohacía sin ningún estilo en absoluto. 2 3 4
  • 234. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesTuve que admitir, que se veía bien, pero no parecía que fuera a una entrevista detrabajo. Parecía que estaba a punto de salir de fiesta. Esto me puso en una clase deconflicto. Me encontré admirándolo, y recordé una vez más la impresión que tenía deél, a veces, como si fuera una especie de obra de arte. Era un poco desconcertante,sobre todo desde que tenía que decirme a mí misma que los vampiros no eranatractivos de la misma manera que los seres humanos. Afortunadamente, la partepráctica de mí pronto tomó el poder, diciéndome que no importaba si se veía bien ono. Lo que importaba era que se veía inadecuado para las entrevistas de trabajo. Sinembargo, no debería haberme sorprendido. Este era Adrian Ivashkov.—Así que ¿Cuál es la agenda? —me preguntó una vez que estuvimos en camino—.Realmente creo que “Presidente Ivashkov" suena bien.—Hay una carpeta en el asiento trasero con nuestro itinerario, Presidente.Adrian giró y sacó la carpeta. Después de un análisis rápido de la misma, declaró —:Consigues puntos por variedad, Sage. Pero no creo que ninguno de estos vaya aayudar a mantener el estilo de vida al que estoy acostumbrado.—Tu currículum está atrás. Hice lo que pude, pero aquí estamos operando dentro deparámetros limitados.Pasó a través de los papeles y encontró el currículum.—Wow. ¿Era un asistente de educación en San Vladimir? TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEMe encogí de hombros.—Era lo más cercano que tenías a un trabajo.—Y Lissa era mi supervisor, ¿eh? Espero que me haya dado buenas referencias.Cuando Vasilisa y Rose estaban todavía en la escuela, Adrian había vivido ahí ytrabajado con Vasilisa en el aprendizaje del espíritu. "Asistente educativo" era unaespecie de estiramiento, pero lo hacía sonar como si pudiera realizar múltiples tareas ypresentarse a trabajar a tiempo.Cerró la carpeta, se recostó en el asiento y cerró los ojos. —¿Cómo está Jailbait?Parecía deprimida la última vez que la vi. 2 3 5
  • 235. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesConsideré mentirle, pero pensé que probablemente iba a enterarse de la verdad con eltiempo, ya sea directamente de ella, o a través de sus propias deducciones. El juicio deAdrian podría ser cuestionable, pero había descubierto que era excelente en la lecturade las personas. Eddie decía que venía de ser un usuario espíritu y había mencionadoalgo sobre el aura, pero no estaba muy segura de creerle. Los Alquimistas no teníanpruebas fehacientes de que fueran reales.—No está bien —le dije, dándole el informe completo mientras nos dirigíamos.—Esa cosa de la ducha fue muy graciosa —dijo cuando terminé.—¡Fue irresponsable! ¿Por qué nadie puede ver eso?—Pero la perra se lo merecía.Suspiré.—¿Ustedes han olvidado por qué están aquí? ¡Tú de todas las personas! La viste morir.¿No entiendes lo importante que es para que ella este a salvo, mantener un perfil bajo?Adrian se quedó callado por unos momentos, y cuando me miró, su cara estabainusualmente seria.—Lo sé. Pero no quiero ser miserable tampoco. Ella… ella no se lo merece. No comoel resto de nosotros. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—No creo que lo merezcamos.—Tal vez no —dijo con una sonrisa—. Con tu estilo de vida puro y absoluto. No sé.Jill es tan... inocente. Es por eso que la salve, ya sabes. Es decir, en parte.Me estremecí.—¿Cuando murió?Asintió con la cabeza, una mirada de preocupación en sus ojos. 2 3 6
  • 236. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Cuando la vi allí, cubierta de sangre y sin moverse... no pensé en las consecuenciasde lo que estaba haciendo. Sólo sabía que tenía que salvarla. Que tenía que vivir.Actué sin dudar, sin saber a ciencia cierta si lo podía hacer.—Fue valiente de tu parte.—Tal vez. No lo sé. Sé que ha pasado por mucho. No quiero que pase por más.—Yo tampoco —Me conmovió la preocupación. No dejaba de sorprenderme demaneras extrañas. A veces era difícil imaginar a Adrian realmente preocupándose poralgo, pero un lado más suave surgía cuando hablaba de Jill—. Haré lo que pueda. Séque debería hablar más con ella... ser más una amiga o una hermana falsa. Es que...Me miró.—¿Es realmente tan terrible estar a nuestro alrededor?Me sonrojé.—No —dije—. Pero... es complicado. Me han enseñado ciertas cosas durante toda mivida. Son difíciles de evitar.—Los cambios más grandes en la historia han llegado porque las personas fueroncapaces de deshacerse de lo que otros les dijeron que hicieran. —Miró lejos de mí, porla ventana. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSELa declaración me molestó. Sonaba bien, por supuesto. Era el tipo de cosa que la gentedice todo el tiempo sin comprender realmente las consecuencias. Sé tú mismo, ¡luchacontra el sistema! Pero la gente que lo dice, gente como Adrian, no ha vivido mi vida.No se ha criado en un sistema de creencias tan rígidas, que era como estar en prisión.No se ha visto obligada a renunciar a su capacidad de pensar por sí mismos o tomarsus propias decisiones. Sus palabras no sólo me molestaban, me di cuenta. Me hacíanenojar. Me hacían sentir celos.Me burlé y eché un comentario digno de él.—¿Debo agregar orador motivacional a tu currículum?—Si mejora la paga, estoy dentro. Oh. —Se enderezó—. Finalmente lo ubiqué. Esetipo Micah, por el que estás tan preocupada. 2 3 7
  • 237. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—¿Lo ubicaste?—Sí. Por qué se ve tan familiar. Micah es la viva imagen de Mason Ashford.—¿Quién?—Un dhampir que fue a San Vladimir. Salió con Rose por un tiempo —se burlóAdrian y apoyó su mejilla contra el cristal—. Bueno, en la medida que cualquierapudiera salir con ella. Estaba loca por Belikov, incluso entonces. Al igual que lo estabacuando salimos. No sé si Ashford lo sabía o si fue capaz de engañarlo todo el tiempo.Espero que sí. Pobre diablo.Fruncí el ceño.—¿Por qué dices eso?—Él murió. Bueno, fue asesinado, debería decir. ¿Sabías eso? Un grupo de ellos fueroncapturados por Strigoi el año pasado. Rose y Castile lograron salir. Ashford no lo hizo.—No —dije, haciendo una nota mental para echarle un vistazo a eso—. No lo sabía.¿Eddie también estaba allí?—Así es. Físicamente, por lo menos. Los Strigoi se mantuvieron alimentándose de él,así que era inútil para ellos. ¿Quieres hablar sobre daño emocional? No busques más. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Pobre Eddie —dije. De repente, mucho acerca del dhampir estaba empezando atener sentido para mí.Llegamos al primer lugar, una firma de abogados que estaba buscando un asistente deoficina. El título parecía más atractivo de lo que realmente era y, probablemente,implicaría una gran cantidad de las mismas diligencias que Trey y yo hacíamos para laSra. Terwilliger. Pero de los tres empleos que había encontrado, ésta también tenía elmayor potencial para avanzar en el futuro.La firma iba, obviamente, bien, a juzgar por la recepción en la que esperábamos. Habíaorquídeas gigantes, bien colocadas en floreros, e incluso había una fuente en el centrode la habitación. Otros tres esperaban en el hall de entrada con nosotros. Uno de ellosera una mujer muy bien vestida en sus cuarenta. Frente a ella estaba un hombre de lamisma edad, sentado con una mujer mucho más joven que usaba una blusa de corte 2 3 8
  • 238. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesbajo, que hubiera provocado su expulsión de Amberwood. Cada vez que la miraba,quería cubrir su escote con un suéter. Los tres obviamente se conocían entre sí, debidoa que mantenían el contacto visual y las miradas de negocios.Adrian estudió a cada uno de ellos de forma individual y luego se volvió hacia mí.—Esta firma de abogados —dijo en voz baja—, se especializa en divorcios, ¿no?—Sí —dije.Asintió con la cabeza y tomó unos minutos para procesar la información. Entonces,para mi horror, se inclinó sobre mí y le dijo a la mujer de más edad: —Él es un tonto,claro. Usted es una mujer impresionante, con clase. Sólo tiene que esperar. Se va aarrepentir.—Adrian —exclamé.La mujer se estremeció de sorpresa, pero no se veía totalmente ofendida. Mientrastanto, en el otro lado de la habitación, la joven se incorporó de donde había estadoabrazada contra el hombre.—¿Perdón? —exigió—. ¿Qué se supone que significa eso?Quería que la tierra me tragara y me salvara. Afortunadamente, la siguiente mejor cosafue cuando la recepcionista llamó al trío para reunirse con un abogado. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—¿En serio? —le pregunté cuando se fueron—. ¿Tenías que decir eso?—Digo lo que pienso, Sage. ¿No crees en decir la verdad?—Por supuesto que sí. ¡Pero hay un momento y lugar! No con extraños que están,evidentemente, en una mala situación.—Lo que sea —dijo, pareciendo muy satisfecho de sí mismo—. Mejoré totalmente eldía de esa señora.En ese momento, una mujer con un traje negro y zapatos de tacón muy alto salió deuna oficina interior. 2 3 9
  • 239. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Soy Janet McCade, la directora de la oficina —dijo. Miró entre los dos de nosotroscon incertidumbre, y luego se decidió por mí—. Tú debes ser Adrian.El error de nombre era comprensible, pero la confusión no presagiaba nada bueno paraél. Mi valoración de su equipamiento de fiestas había sido correcta. Mi falda marrón yblusa marfil aparentemente parecía más apropiado para una entrevista.—Este es Adrian —le dije, señalándolo—. Sólo soy su hermana, estoy aquí como elapoyo moral.—Es usted muy amable —dijo Janet, un poco perpleja—. Bien, entonces. ¿Vamos ahablar, Adrian?—Por supuesto —dijo, de pie. Comenzó a seguirla, y salté.—Adrian —le susurré, capturándole la manga—. ¿Quieres decir la verdad? Hazlo ahí.No embellezcas o hagas locas afirmaciones de que eras un fiscal de distrito.—Lo tengo —dijo—. Esto va a ser una brisa.Si por brisa quería decir rápido, entonces tenía razón. Salió de la puerta de la oficinacinco minutos más tarde.—No creo —le dije, una vez que estábamos en el coche—, que sólo te diera el trabajobasada en tu aspecto. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEAdrian tenía la mirada perdida, pero me dedicó una gran sonrisa.—Por qué, Sage, dulce charlatana.—¡Eso no es lo que quise decir! ¿Qué pasó?Se encogió de hombros.—Le dije la verdad.—Adrian.—Lo digo en serio. Me preguntó cuál era mi mayor fortaleza. Dije que llevarme biencon la gente. 2 4 0
  • 240. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Eso no es malo —admití.—Entonces preguntó cuál era mi mayor debilidad era. Y dije, ¿Dónde debo comenzar?—¡Adrian!—Deja de decir mi nombre así. Le dije la verdad. Para el momento en que estaba en lacuarta, me dijo que me podía ir.Gemí y resistí la tentación de golpear mi cabeza en el volante.—Debería haberte entrenado. Esa es una pregunta con trampa estándar. Se supone quedebes responder con cosas como “soy demasiado dedicado a mi trabajo" o "Soy unperfeccionista".Soltó un bufido y se cruzó de brazos.—Eso es una mierda total. ¿Quién iba a decir algo así?—Las personas que consiguen trabajo.Ya que teníamos más tiempo ahora, hice mi mejor esfuerzo para prepararlo con lasrespuestas antes de la próxima entrevista. De hecho era en Spencers, había conseguidoque Trey me hiciera un favor. Mientras que Adrian estaba entrevistándose atrás, medieron una mesa y algo de café. Trey me vino a visitar después de unos quince TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEminutos.—¿Es realmente tu hermano? —exigió.—Sí —dije, esperando parecer convincente.—Cuando dijiste que estaba buscando un trabajo, me imaginé a una versión masculinade ti. Pensé que querría vasos de cappuccino o algo así.—¿Cuál es tu punto? —Le pregunté.Trey negó con la cabeza. 2 4 1
  • 241. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Mi punto es que es mejor seguir buscando. Estaba allí y lo vi hablando con mi jefa.Ella estaba explicándole la limpieza tendría que hacer cada noche. Entonces él dijoalgo sobre sus manos y el trabajo manual.No era el tipo de persona que maldecía, pero en ese momento, me hubiera gustadoserlo.La última entrevista era en un bar de moda del centro. Lo había tomado con la fe deque Adrian probablemente sabía todas las bebidas en el mundo y había formado unacredencial falsa del currículo, afirmando que había tomado una clase de coctelería. Mequedé en el coche y lo envié solo, pensando que tenía la mejor oportunidad aquí. Porlo menos, su equipo sería adecuado. Cuando salió en diez minutos, estabahorrorizada.—¿Cómo? —exigí—. ¿Puedes haberlo jodido?—Cuando entré, me dijeron que el gerente estaba en el teléfono y que debería esperarunos minutos. Por lo tanto, me senté y pedí un trago.Esta vez, incline la frente contra el volante.—¿Qué ordenaste?—Un Martini.—Un Martini. —Levanté la cabeza—. Pediste un Martini antes de una entrevista de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEtrabajo.—Es un bar, Sage. Me imaginé que estaría bien con eso.—¡No, no! —Exclamé. El volumen de mi voz nos sorprendió, y él se encogió unpoco—. ¡No eres estúpido, no importa lo mucho que pretendas serlo! Sabes que nopuedes hacer eso. Lo hiciste para joderla con ellos. ¡Lo hiciste para joderla conmigo!Eso es lo que todo esto ha sido. No has tomado nada de esto en serio. Hiciste perder eltiempo a estas personas y el mío, ¡sólo porque no tenías nada mejor que hacer!—Eso no es cierto —dijo, aunque sonó incierto—. Yo quiero un trabajo… sólo que noestos puestos de trabajo.—No estás en condiciones de escoger y elegir. ¿Quieres salir de lo de Clarence? Estas 2 4 2
  • 242. Bloodlines Richelle Mead Bloodlineseran tus salidas. Deberías haber sido capaz de obtener cualquiera de ellos si ponías unpoco de esfuerzo. Eres encantador cuando quieres. Podrías haber hablado de ti en unmismo trabajo. —Arranqué el coche—. He terminado con esto.—No entiendes —dijo.—Entiendo que estás pasando por un momento difícil. Entiendo que estás sufriendo.—Me negué a mirarlo y le di toda mi atención a la carretera—. Pero eso no te daderecho a jugar con la vida de otras personas. Trata de cuidar de la tuya para variar.No respondió hasta que estuvimos en lo de Clarence, y aun así, no quería oírlo.—Sage… —comenzó.—Sal —le dije.Dudó como si pudiera estar en desacuerdo, pero finalmente asintió con un gestorápido. Dejó el coche y se dirigió hacia la casa, encendiendo un cigarrillo mientras seiba. La furia y la frustración ardían dentro de mí. ¿Cómo podía una persona enviarmecontinuamente a esos altibajos emocionales? Cada vez que me estaba empezando asentir a gusto y sentir como si tuviéramos en realidad una conexión, iba y hacía algocomo esto. Era una tonta por permitirme empezar a sentir amistad hacia él.¿Realmente antes pensaba que era una obra de arte? Más bien una pieza de trabajo.Mis sentimientos estaban agitados cuando llegué a Amberwood. Particularmente meencogí ante la idea de encontrarme con Jill en nuestra habitación. No tenía duda de TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEque sabía todo lo que había pasado con Adrian, y no tenía ganas de oírladefendiéndolo.Pero cuando iba hacia mi dormitorio, nunca llegue más allá de la recepción. La SeñoraWeathers estaba en el vestíbulo, junto a Eddie y un oficial de seguridad del campus.Micah rondaba cerca, la cara pálida. Mi corazón se detuvo. Eddie corrió hacia mí, elpánico escrito sobre él.—¡Ahí estás! No podía ponerme en contacto contigo o con Keith.—M-mi teléfono estaba apagado. —Miré a la señora Weathers y al oficial y vi lamisma preocupación en sus rostros que en el de él—. ¿Qué pasa?—Es Jill —dijo Eddie con gravedad—. Está desaparecida. 2 4 3
  • 243. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines Capítulo 18 Traducido por masi y LizC Corregido por Niii—¿A qué te refieres con “desaparecida”? —pregunté. —Se suponía que debía reunirse con nosotros hace un par de horas —dijo Eddie, intercambiando miradas con Micah—. Pensé que tal vez ella estaba conustedes.—No he vuelto a verla desde Educación Física. —Estaba tratando de no entrar enmodo de pánico todavía. Había demasiadas variables en juego y ninguna evidenciasuficiente para empezar a pensar en una locura de que disidentes Moroi la habíansecuestrado—. Este es un lugar realmente grande… quiero decir tres campus. ¿Estánseguros de que no está simplemente encerrada, estudiando en alguna parte?—Hemos hecho una búsqueda bastante exhaustiva —dijo el oficial de seguridad—. Ylos profesores y los trabajadores están alerta buscándola. Ningún avistamiento todavía.—Y ella no contesta a su teléfono móvil —añadió Eddie. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEFinalmente dejé que el miedo real me alcanzara, y mi cara debe haberlo demostrado.La expresión del funcionario se suavizó.—No te preocupes. Estoy seguro de que aparecerá. —Era el tipo de cosa conciliadoraque las personas de su profesión tenían que decir a los miembros de la familia—. Pero,¿tienes alguna otra idea de dónde podría estar?—¿Qué pasa con tus otros hermanos? —preguntó Micah.Había estado temiendo que sucediera eso. Yo estaba casi al cien por cien segura de queella no estaba con Keith, pero aun así él debería ser informado de su desaparición. Noera algo que considerara en el futuro próximo, porque sabía que habría una charla enello para mí. También sería un signo de mi fracaso a los ojos de otros Alquimistas. Me 2debería haber quedado al lado de Jill. Ese era mi trabajo, ¿verdad? En cambio, 4 4
  • 244. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinestontamente, había estado ayudando a alguien a hacer recados. No simplementealguien… a un vampiro. Así es como los Alquimistas lo verían. Amante de los Vampiro.—Estuve con Adrian —dije lentamente—. Supongo que podría haber ido de algunaforma a casa de Clarence y esperarle. En realidad no entré.—Intenté llamar a Adrian —dijo Eddie—. Ninguna respuesta.—Lo siento —dije—. Estábamos haciendo sus entrevistas, por lo que debe habersilenciado su teléfono. ¿Quieres intentarlo de nuevo? —Yo, ciertamente, no queríahacerlo.Eddie se hizo a un lado para llamar a Adrian, mientras yo hablaba con la SeñoraWeathers y el oficial. Micah se paseaba con aire preocupado, y me sentía culpable porquerer siempre mantenerlo lejos de Jill. El asunto de la raza era un problema, pero élrealmente se preocupaba por ella. Le dije al oficial todos los lugares que a Jill legustaba frecuentar en el campus. Ellos confirmaron que ya habían revisado todos.—¿Conseguiste hablar con él? —pregunté cuando Eddie regresó.Él asintió con la cabeza.—No está allí. Me siento un poco mal, sin embargo. Él está bastante preocupado. Talvez deberíamos haber esperado para decírselo.—No... de hecho, podría ser una buena cosa. —Me reuní con los ojos de Eddie y vi TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEuna chispa de comprensión. Las emociones de Adrian parecían introducirse en Jillcuando eran fuertes. Si él se asustaba lo suficiente, ella, esperanzadoramente, se daríacuenta de que la gente estaba preocupada y se mostraría. Eso asumiendo que ellaestuviera escondida en algún lugar o se hubiera ido a alguna parte donde nopudiéramos encontrarla. Traté de no considerar la alternativa: que algo había pasadopor lo que ella no podía contactar con nosotros.—A veces los estudiantes simplemente se escabullen —dijo el oficial—. Es inevitable.Por lo general, tratan de colarse a hurtadillas de nuevo antes del toque de queda.Esperemos que esto justo sea el caso de ahora. Si no se presenta entonces, bueno,entonces llamaremos a la policía.Se alejó hablando por radio con el resto de la seguridad para una comprobación delestado, y nosotros le dimos las gracias por su ayuda. La Señora Weathers volvió a la 2 4 5
  • 245. Bloodlines Richelle Mead Bloodlinesrecepción, pero era evidente que estaba preocupada y agitada. Daba la impresión deser brusca a veces, pero yo tenía la sensación de que ella, verdaderamente, sepreocupaba por sus alumnos. Micah nos dejó para encontrar a algunos amigos suyosque trabajaban en el campus, en caso de que hubieran visto algo.Eso nos dejó a Eddie y a mí. Sin argumentar, nos giramos hacia las sillas en elvestíbulo. Como yo, creo que él quería apostarse en la puerta para ver a Jill en elinstante en que apareciera.—No debería haberla dejado —dijo él.—Tenías que hacerlo —dije, razonablemente—. No puedes estar con ella en sus claseso en su habitación.—Este lugar era una mala idea. Es demasiado grande. Demasiado difícil de asegurar.—Suspiró—. No puedo creerme esto.—No... fue una buena idea. Jill necesita algo parecido a una vida normal. Se la podríahaber encerrado en una habitación en algún lugar y anularla de toda interacción, pero,¿de qué serviría eso? Tiene que ir a la escuela y estar con gente.—No ha hecho mucho de eso, sin embargo.—No —admití—. Ha pasado un mal momento con ello. Mantuve la esperanza de quemejorara. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—Sólo quería que fuera feliz.—Yo también. —Me enderecé cuando algo alarmante me golpeó—. No creerás... nocrees que ella haya huido y regresado con su mamá, ¿verdad? ¿O a la Corte o a algunaparte?Su rostro se volvió aún más sombrío.—Espero que no. ¿Crees que las cosas han sido tan malas?Pensé en nuestra pelea después del incidente de la ducha.—No lo sé. Tal vez. 2 4 6
  • 246. Bloodlines Richelle Mead BloodlinesEddie se cubrió la cara con sus manos.—No puedo creerme esto —repitió—. Fallé.Cuando se trataba de Jill, Eddie era por lo general todo temor e ira. Yo nunca lo habíavisto tan cerca de la depresión. Yo había estado viviendo con el miedo de mi propiofracaso desde que llegué a Palm Springs, pero sólo ahora me daba cuenta de que Eddieestaba también al límite. Recordé las palabras de Adrian sobre Eddie y su amigoMason, de cómo Eddie se sentía responsable. Si Jill no regresaba, ¿esta historia serepetiría? ¿Ella sería alguien más que él había perdido? Había pensado que esta misiónpodría ser la redención para él. Pero por el contrario, podría recordarle a Mason una yotra vez.—No fallaste —dije—. Has sido el encargado de protegerla, y los has hecho. Nopuedes controlar su felicidad. En todo caso, yo tengo la culpa. Le di una charla por elincidente de la ducha.—Sí, pero yo destruí sus esperanzas cuando le conté que la idea de modelar de Lee noiba a funcionar.—Pero tenías razón sobre… ¡Lee! —jadeé—. Eso es. Ahí es donde está. Ella está conLee, estoy seguro de ello. ¿Tienes su número?Eddie se quejó.—Soy tan idiota —dijo, sacando su teléfono celular y buscando el número—. Debería TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSEhaber pensado en eso.Toqué la cruz que rodeaba mi cuello, diciendo una silenciosa oración de que todo estose resolviera fácilmente. Con tal de que significara que Jill estaba viva y bien, yo podríahaber manejado su fuga y a Lee.—Hey, ¿Lee? Soy Eddie. ¿Está Jill contigo?Hubo una pausa mientras Lee respondía. El lenguaje corporal de Eddie respondió a lapregunta antes de que yo escuchara una palabra más. Su postura se relajó, y el alivioinundó su rostro. 2 4 7
  • 247. Bloodlines Richelle Mead Bloodlines—Está bien —dijo Eddie unos momentos después—. Bueno, que vuelva aquí. Ahora.Todo el mundo la está buscando. —Otra pausa. La cara de Eddie se endureció—.Podemos hablar de eso más adelante. —Colgó y se volvió hacia mí—. Ella está bien.—Gracias a Dios —suspiré. Me puse de pie, sólo entonces dándome cuenta de lo tensaque había estado—. Enseguida vuelvo.Encontré a la señora Weathers y al oficial de seguridad y le retransmití la noticia. Eloficial de inmediato hizo correr la voz a sus colegas y pronto se marchó. Para misorpresa, la señora Weathers casi parecía estar al borde de las lágrimas.—¿Está bien? —pregunté.—Sí, sí. —Ella se puso nerviosa, avergonzada por haberse puesto tan emocional—. Yoestaba muy preocupada. Yo… No quise decir nada y asustar a todos, pero cada vezque un estudiante desaparece... Bueno, hace unos años, otra niña desapareció.Pensamos que simplemente salió furtivamente… como Matt dijo, que ocurrió. Peroresultó... —La Señora Weathers hizo una mueca y miró hacia otro lado—.Yo nodebería estar contándote esto.Como si ella pudiera parar con esa clase de introducción.—No, por favor. Cuénteme.Ella suspiró. TRADUCCIÓN DE PURPLE ROSE—La policía la encontró un par de días después, muerta. Había sido secuestrada yasesinada. Fue terrible, y nunca atraparon a su asesino. Ahora sólo pienso en ellocuando alguien desaparece. Nunca ha vuelto a ocurrir, por supuesto. Sin embargo,algo así te deja cicatrices.Podía imaginarme eso. Y cuando regresé a Eddie, pensé en él y en Mason de nuevo.Parecía que todo el mundo llevaba equipaje de eventos pasados. Yo ciertamente lohacía. Ahora que la seguridad de Jill no era una preocupación, todo en lo que