Your SlideShare is downloading. ×
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
N tecnica 002 ipae
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

N tecnica 002 ipae

85

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
85
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. NOTA TÉCNICA Mayo 2010 ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO Instituto Peruano de Acción Empresarial Centro de Estudios Estratégicos de IPAE Av. La Marina Cuadra 16 s/n - Lima 21. Telf: (511) 566 2290. Fax: (511) 566 3246 Email: cee@ipae.pe
  • 2. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO Resumen En el mundo actual existe consenso en que el conocimiento, la investigación y el desarrollo científico y tecnológico son factores clave para la competitividad y el desarrollo sostenible de un país. Por esta razón, la calidad y efectividad de la educación, y en particular la educación superior, debe ser una preocupación fundamental, especialmente para un país en desarrollo. La presente NOTA TÉCNICA analiza el grado de correspondencia que existe entre la oferta de profesionales que producen las universidades y la demanda de las empresas que los contratan. Como base del análisis se empleó información publicada en el año 2008 por la Asamblea Nacional de Rectores, referida a una encuesta aplicada en 15 capitales de distrito del país, a 51 gobiernos locales y 319 unidades empresariales, que recogió las preferencias de las empresas por las diferentes carreras profesionales. De la misma publicación se tomaron los datos sobre la cantidad de postulantes y estudiantes de las carreras ofrecidas por las universidades del país. Se encontró que existe una correlación positiva entre las carreras más demandadas por las empresas y aquellas que cuentan con mayor cantidad de estudiantes, aunque esta correlación no es muy elevada. Sin embargo, cuando estas mismas carreras son agrupadas de acuerdo a las ramas de ciencias o letras a las que pertenecen, su análisis muestra una correlación bastante alta, indicando que las discrepancias estarían en la definición de las especialidades de los diferentes tipos de carrera. Este hallazgo es importante porque mostraría que existe el potencial para hacer coincidir las prioridades profesionales de las empresas con la oferta de las mismas. No obstante, la solución no es sencilla, pues la demanda futura del mercado laboral es incierta y existen otros factores condicionantes como son las preferencias de los estudiantes y el papel que deben desempeñar las universidades. En los tiempos actuales, el conocimiento es considerado el principal factor de aceleración del crecimiento económico de los países, y la calidad y relevancia de su educación se han convertido en elementos fundamentales y determinantes de su posición en la economía mundial y de su competitividad a nivel internacional.1 1 WORLD ECONOMIC FORUM (WEF). “The Global Competitiveness Report 2009-2010”. Switzerland, 2009. 492 pág. 2
  • 3. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS La investigación y el desarrollo científico y tecnológico se cuentan entre las principales ventajas competitivas de las naciones desarrolladas. En los países industrializados, la educación superior va más allá de la transmisión del conocimiento, puesto que promueven actividades de investigación y desarrollo, las cuales se efectúan principalmente en universidades y en algunas empresas a través de sus departamentos de desarrollo tecnológico. Esto mismo sucede con mucha menor intensidad en los países en desarrollo. Sin embargo, la principal diferencia entre países desarrollados y en desarrollo estaría en la naturaleza, relevancia y efectividad de la relación existente entre las instituciones de educación superior (IES) y los sectores productivos del país.2 Esta relación sería más débil en los países en desarrollo, y al parecer, nuestro país no sería la excepción ante esa situación. En el año 2008, la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) publicó el informe “Formación universitaria vs mercado laboral II”, el mismo que está orientado a examinar el grado de correspondencia que existe entre el sistema educativo universitario peruano, caracterizado por la orientación de la formación profesional que ofrecen las universidades peruanas, y los requerimientos de profesionales que realizan las empresas e instituciones que integran el sector público y privado del país para el adecuado desarrollo de las actividades productivas.3 Por su parte, las IES se relacionan con el mercado laboral como ofertantes de profesionales, a través de los titulados que egresan periódicamente de sus aulas, lo que a su vez está vinculado con el número de vacantes en las diversas especialidades de estudio que ofrecen a los postulantes. La demanda por educación superior universitaria El perfil de preferencias de los postulantes universitarios está muy balanceado entre el grupo de ciencias, ingeniería, tecnología y ciencias médicas (54% del total de postulantes), y el grupo de derecho, ciencias empresariales, ciencias sociales y humanidades (46%), con un ligero sesgo hacia el primer grupo. Pero la proporción de plazas a las que finalmente acceden los postulantes cambia el sesgo hacia las letras y ciencias sociales, pasando a tener este grupo el 54%. Aún más, esta tendencia parece profundizarse posteriormente al terminar la carrera. De acuerdo a fuentes oficiales, del total de profesionales en el país los correspondientes a las carreras de letras y ciencias sociales alcanzaban el 75% del total en el 20074. Las causas de estos resultados pueden ser varias. En primer lugar, es posible que la educación primaria y secundaria no estén preparando adecuadamente a los estudiantes para cursar exitosamente las carreras de ciencias “duras”5. Esto último se condice con los bajos resultados obtenidos por los escolares peruanos en las pruebas internacionales cuando son comparados con otros países y también coincide con la evaluación del cumplimiento de los objetivos de aprendizaje de cada año escolar. Esto a su vez ocasionaría una mayor reducción o deserción de los estudiantes en el grupo de “ciencias duras” a lo largo del proceso de formación universitaria que en las carreras de ciencias sociales y humanidades, lo que 2 MORENO, Juan Carlos y RUIZ, Pablo. “La educación superior y el desarrollo económico en América Latina”. COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (CEPAL). México. Enero 2009. 46 pág. 3 PISCOYA HERMOZA, Luis. “Formación universitaria vs mercado laboral II”. ASAMBLEA NACIONAL DE RECTORES (ANR). Lima, 2008. 303 pág. 4 Censo Nacional 2007, INEI 5 Ciencias “duras” se refieren a las comúnmente denominadas ciencias exactas, aquellas que incluyen en gran medida el uso de las matemáticas, física, química, etc 3
  • 4. IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO resulta en una proporción bastante mayor de profesionales en este último grupo dentro del total de la oferta de profesionales en el país. CUADRO N° 1 Postulantes e ingresantes a carreras universitarias 2006 Tipo de Carrera Ingenierías y tecnologías de la infomación y de la comunicación Ciencias exactas y naturales Ciencias médicas y de la salud Derecho y ciencias empresariales Ciencias sociales Humanidades Total Postulantes Proporción Cantidad 93,325 8,888 72,637 100,068 45,764 2,430 323,112 29% 3% 22% 31% 14% 1% 100% Ingresantes Proporción Cantidad 31,182 54% 46% 100% 28% 3,220 17,243 27,355 32,263 1,405 112,668 3% 15% 24% 29% 1% 100% 46% 54% 100% Fuente: Luis Picoya H., Formación Universitaria vs. Mercado Laboral, Asamblea Nacional de Rectores Elaboración: Centro de Estudios Estratégicos, IPAE También es factible que la preferencia por carreras de ciencias, tecnología y ciencias médicas sea reciente, y por ese motivo todavía no se perciba en las cifras de profesionales que culminaron estudios. En otras palabras, se podría esperar que, dado el perfil observado de preferencias de los postulantes actuales, la proporción de profesionales de ciencias y tecnología sea mucho mayor en los próximos años que el 25% registrado en 2007. Una tercera posibilidad es que las universidades han sido sistemáticamente más estrictas en la aprobación de los estudiantes de las carreras de ciencias, sobre lo cual no hay información cierta y documentada. Lo más probable es que se esté dando una combinación de las tres razones presentadas, con énfasis en la primera. La baja calidad de la enseñanza escolar ha sido ampliamente documentada, especialmente en las llamadas “ciencias duras”, y es muy importante tomar medidas para solucionar este problema en el mediano y largo plazo. No obstante lo anterior, una conclusión positiva de la información analizada es que las preferencias de los postulantes a las universidades están orientadas a las ciencias y tecnología, es decir, se tiene un punto de partida favorable al crecimiento, que debe ser aprovechado para moldear mejor la proporción de profesionales de las distintas carreas que finalmente salen al mercado laboral. La demanda del mercado laboral Sobre la base de 370 encuestas aplicadas en 15 capitales de distrito del país, a 51 gobiernos locales y 319 unidades empresariales6, el informe de la ANR permite comparar el nivel de correspondencia entre los requerimientos del mercado laboral y la formación superior universitaria.7 A nivel general, los resultados se expresan en 86 puestos que corresponden a igual 6 Las unidades empresariales estuvieron compuestas por 70 grandes empresas, 67 medianas empresas, 116 pequeñas y 66 microempresas. 7 El informe de la ANR centró su análisis en la revisión de la formación superior universitaria; sin embargo, más adelante se hace referencia a otro informe que abarcó la formación superior no universitaria. 4
  • 5. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS número de carreras profesionales universitarias que han sido mencionadas -con algún grado de prioridad- por los encuestados. En un primer análisis de las carreras más solicitadas por las empresas se puede observar que las tres primeras (Contabilidad, Administración y Derecho) son ampliamente empleadas en todos los sectores y dentro de ellas los profesionales se dedican a una amplia gama de especialidades8. Algo similar puede decirse de otras carreras que se encuentran más abajo, como Economía e Ingeniería Industrial, que se encuentran en los puestos 5° y 6°. La lista de las 20 carreras más demandadas puede apreciarse en el cuadro 2. Por lo tanto, aparentemente existiría una correlación entre la capacidad de actuar en múltiples sectores y especialidades, con cercanía a funciones clave de las organizaciones, y la alta demanda de una carrera. Esta generalidad en las carreras, en contraposición a su especialización, será analizada nuevamente más adelante. CUADRO N° 2 Ranking de carreras demandadas por las empresas CARRERA RANKING CONTABILIDAD ADMINISTRACIÓN DERECHO INGENIERÍA DE SISTEMAS ECONOMÍA INGENIERÍA INDUSTRIAL INGENIERÍA CIVIL INGENIERÍA INFORMÁTICA COMUNICACIÓN SOCIAL INGENIERÍA ELECTRÓNICA ARQUITECTURA TURISMO Y HOTELERÍA INGENIERÍA DE INDUSTRIAS ALIMENTARIAS INGENIERÍA QUÍMICA EDUCACIÓN SECUNDARIA INGENIERÍA EN AGRONOMÍA INGENIERÍA MECÁNICA PSICOLOGÍA MEDICINA HUMANA TRABAJO SOCIAL 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Fuente: Piscoya Hermoza, Luis. “Formación universitaria vs mercado laboral II”. Asamblea Nacional de Rectores Elaboración: Centro de Estudios Estratégicos, IPAE La información disponible referida a las carreras con mayor preferencia por las empresas puede ser contrastada con las carreras que son preferidas por los postulantes, de acuerdo al número de éstos, y con la cantidad de estudiantes en cada una de ella en las universidades. Para analizar estos datos se ha empleado el Coeficiente de Correlación de Rangos de Spearman, que omite la necesidad de contar con información acerca de la cantidad de puestos de trabajo 8 El ranking, elaborado sobre la base de la encuesta antes mencionada, llevada a cabo por Luis Piscoya, se construyó solicitando a los encuestados que propusieran un orden de prioridad para las carreras más requeridas dentro de cada empresa. 5
  • 6. IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO requeridos por carrera, pues sólo se requiere un ranking de las carreras9. Los resultados se muestran en el cuadro 3. El índice de Spearman indica que existe una correlación positiva entre las carreras más requeridas en el mercado, las carreras a las que postulan más estudiantes, y las carreras con más plazas nuevas (número de estudiantes que ingresan) y más plazas de estudio totales (número de estudiantes matriculados) en las universidades, aunque dicha correlación alcanza un nivel intermedio (alrededor de 0.5 de un máximo de 1). El ranking de las carreras por número de titulados tiene una correlación menor con el mercado laboral, pero esto se explica porque en muchos casos no es necesario contar con el título profesional para ejercer la carrera. CUADRO N° 3 RANKING Demanda laboral y oferta profesional por especialidades en el Perú * CARRERA CONTABILIDAD ADMINISTRACIÓN DERECHO INGENIERÍA DE SISTEMAS ECONOMÍA INGENIERÍA INDUSTRIAL INGENIERÍA CIVIL INGENIERÍA INFORMÁTICA COMUNICACIÓN SOCIAL INGENIERÍA ELECTRÓNICA ARQUITECTURA TURISMO Y HOTELERÍA INGENIERÍA DE INDUSTRIAS ALIMENTARIAS INGENIERÍA QUÍMICA EDUCACIÓN SECUNDARIA INGENIERÍA EN AGRONOMÍA INGENIERÍA MECÁNICA PSICOLOGÍA MEDICINA HUMANA TRABAJO SOCIAL ENFERMERÍA ODONTOLOGÍA OBSTETRICIA ADMINISTRACIÓN DE NEGOCIOS INTERNAC. EDUCACIÓN PRIMARIA INGENIERIA TELECOMUNICACIONES BIOLOGIA Por demanda Por No. de Por No. de Por No. de Por No. de del mercado postulantes ingresantes matriculas titulados de trabajo a Univ. a Univ. en Univ. en Univ. 1 3 2 2 3 2 4 3 3 7 3 2 1 1 2 4 6 5 9 12 5 13 13 6 10 6 9 7 8 13 7 8 11 10 9 8 18 9 12 10 13 16 10 15 19 19 11 17 17 18 17 12 10 8 12 13 14 20 19 15 7 4 4 1 16 16 18 17 14 17 18 14 12 14 15 19 1 15 7 6 20 5 6 5 5 11 9 11 8 18 14 16 11 19 16 20 20 4 15 20 Coeficiente de Spearman con respecto a la demanda 0.48 0.51 0.47 0.31 * La información de la demanda por carreras profesionales corresponde al periodo 2007-08 y la información sobre postulantes, matriculas y titulados es del 2006. Fuente: Piscoya Hermoza, Luis. “Formación universitaria vs mercado laboral II”. Asamblea Nacional de Rectores Elaboración: Centro de Estudios Estratégicos, IPAE 9 Tanto los censos nacionales como las encuestas del INEI omiten información acerca de PEA desocupada o contratación de personas clasificada por profesión. Tampoco se ha encontrado otro tipo de encuesta relacionada a estos datos. Por este motivo no ha sido posible hacer un balance entre las cantidades ofertadas y demandadas de las distintas profesiones, sin embargo, este es un tema importante que debería ser abordado en el futuro. 6
  • 7. IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO Si observamos las 3 primeras carreras de la tabla anterior, observamos que son prácticamente las mismas en todas las columnas, salvo la última referida a profesionales titulados, lo cual reafirma que estas carreras más generales y necesarias en todos los sectores son ampliamente demandadas por empresas y estudiantes. Sin embargo, el índice de Spearman muestra que para el caso de las demás carreras no se tiene un buen ajuste entre las demandas de las empresas y el perfil de carreras de los profesionales en formación. En este punto es importante señalar que la variada denominación de las carreras puede ser causa de distorsiones. Por ejemplo, existen muchos tipos de ingenierías especializadas, las cuales son clasificadas de acuerdo a su denominación, y sin embargo, los requerimientos de las empresas muchas veces es por denominaciones generales de carreras. Esta diferencia de nombres puede reducir el coeficiente de correlación calculado. Para efectos de reducir las posibles distorsiones ocasionadas por las denominaciones de las carreras, se agruparon las mismas en 6 conjuntos y se les asignaron puestos de acuerdo a la cantidad de estudiantes o puntajes acumulados en cada caso10. Los grupos utilizados y los resultados del coeficiente de Spearman para dichos grupos pueden verse en el cuadro siguiente. CUADRO N°4 Ranking de Grupos de Carreras y su Correlación con la Demanda de las Empresas (numero de orden) Derecho y ciencias empresariales Ingenierías y tecnologías de la infomación y de la comunicación Ciencias sociales Demanda Empresas 1 2 Postulantes Ingresantes Matriculados Titulados 1 3 1 2 2 2 2 3 3 4 1 3 1 Ciencias médicas y de la salud 4 3 4 4 4 Ciencias exactas y naturales 5 5 5 5 5 Humanidades 6 6 6 6 6 Coeficiente de Spearman con ----0.94 0.77 1.00 0.83 respecto a la demanda Fuente: Piscoya Hermoza, Luis. “Formación universitaria vs mercado laboral II”. Asamblea Nacional de Rectores Elaboración: Centro de Estudios Estratégicos, IPAE En dicho cuadro puede apreciarse una mejora notoria en el grado de correlación entre los grupos de carreras demandadas y aquellos que son preferidos por los postulantes y los ofrecidos por las universidades. Al menos el grado de importancia asignado a los grupos de profesiones por parte de los postulantes y las universidades es bastante coincidente con la importancia relativa que les asigna el mercado laboral a dichos grupos. Las discrepancias se encuentran cuando se efectúa esta misma comparación a nivel de las profesiones o especialidades dentro de cada grupo. Es decir, si bien puede haber coincidencia en la importancia asignada por la universidad y el mercado a la ingeniería, existe diferencia sobre la prioridad asignada a las diferentes especialidades o ramas (ingeniería de minas, agrícola, civil, mecánica, industrial, etc.) o también dentro de las carreras del 10 Se asume que la suma de los puntajes otorgados por Piscoya para el ranking de demanda de carreras por las empresas permite obtener resultados agregados consecuentes con los datos individuales. 7
  • 8. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS grupo de ciencias médicas (medicina humana, enfermería, odontología, veterinaria, farmacia). Dado que las distintas especialidades dentro de cada grupo tienen por lo general requerimientos vocacionales similares, este hallazgo es importante porque indica que existe en los estudiantes la voluntad y la capacidad para satisfacer las demandas del mercado laboral. ¿Por qué es tan difícil vincular la formación superior al mercado laboral? Los resultados descritos anteriormente muestran importantes diferencias entre la oferta de la educación superior y la demanda de trabajo por especialidades, lo cual hace recaer en las IES una responsabilidad muy grande debido a su papel de intermediación. De acuerdo a los datos analizados en la sección anterior del presente documento, se puede afirmar que existe un problema de información en el mercado. Pero este problema no es producto únicamente de la falta de comunicación o de coordinación entre los agentes, sino que obedece también a la presencia de un rezago e incertidumbre entre la demanda de las empresas y la respuesta de la oferta de profesionales. En otras palabras, asumiendo que los estudiantes, y las universidades, se informan correctamente acerca de la demanda de hoy, recién podrán responder a la misma dentro de 5 ó 6 años. Pero el problema es más complejo, porque las universidades y los estudiantes hoy deben ajustarse a las necesidades del futuro, las cuales ni siquiera son conocidas a ciencia cierta por los mismos empresarios. Aún más, en una economía de libre marcado y globalizada, el surgimiento de nuevas actividades y el cierre de actividades tradicionales es algo común y sucede muy rápidamente. 11 Entonces hay una incertidumbre significativa sobre la demanda que ocurrirá en el futuro, lo cual dificulta que la oferta que se genera en el presente pueda igualarla con precisión. Adicionalmente, los estudiantes no se guían solamente por las demandas de las empresas y la rentabilidad de una u otra carrera para elegir lo que van a estudiar, sino que se presentan otros factores como la profesión de los padres, el tipo de formación y desempeño obtenido en el colegio, sus aptitudes, intereses, etc. Por su parte, las universidades deben decidir a quién responder, a los estudiantes con todos los factores mencionados, o al mercado laboral. En la práctica, algunas universidades darán más importancia a un lado y otras al otro, dependiendo de sus propios objetivos. Finalmente lo más favorable para la sociedad sería que éstas absorbieran información del mercado laboral y la distribuyeran, y procuraran hacer más atractivas las profesiones más requeridas para el desarrollo del país. No obstante que existe el problema de incertidumbre explicado, también se tiene falta de comunicación. Si bien los empleadores y estudiantes se relacionan en el mercado, estos deben comunicarse mejor, unos para transmitir de forma clara sus necesidades y los otros para interpretar y desarrollar las características demandadas a través de la educación superior. Además, este desarrollo de las características de los profesionales debe ser dinámico, pues la globalización y la aplicación de nuevas tecnologías conllevan a cambios cada vez más acelerados en los procesos productivos y de servicios, cambios que requieren que las estructuras y contenidos de los cursos estudiados se adecúen a estos procesos. En nuestro país, aún no hay un pleno reconocimiento de la importancia de articular los conocimientos que se imparten en la educación superior con los sectores productivos; más aún, es 11 MUNGARAY, Alejandro. “Higher Education and the Professional Job Market”. Universidad Autónoma de Baja California. En: Revista Electrónica de Investigación Educativa. Vol. 3, N° 1. 2001. 12 pág. 8
  • 9. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS un rasgo común de la mayoría de las IES la ausencia de una política que permita definir y preparar los perfiles que se quieren formar a futuro, y a cuántos se quieren formar, según los requerimientos del mercado.12 Por tanto, se debe reconocer que la educación superior se encuentra alejada de las propias profesiones por las siguientes razones:13 • Los profesionales carecen de destrezas y habilidades –requeridas por el mercado- para aplicar sus conocimientos en tareas prácticas. • Algunos campos de especialización carecen de demanda social específica. • La mayoría de profesionales se desprofesionaliza; es decir, solo un porcentaje bajo de graduados trabajan en los temas que estudiaron. • Los niveles salariales no corresponden al costo económico y de oportunidad de la formación recibida. Los problemas mencionados ocasionan que la educación superior, a pesar de considerarse de nivel profesional, en realidad actúa como una formación de nivel cuasiprofesional, en el sentido que genera graduados que no encuentran empleos que correspondan directamente a sus profesiones.14 Esto se refleja en el exceso de oferta producido por las IES en varias carreras, como Derecho, Ciencias Sociales y Humanidades; y por el contrario, en la reducción de la participación de los profesionales en las Ingenierías y Ciencias Naturales. Sumado a ello, otros factores como la desvalorización de las certificaciones y titulaciones educativas, el rápido cambio de empleos y ocupaciones y la movilidad internacional de la mano de obra, hace necesario que la educación superior entre en un proceso de adecuación que le permita responder mejor al entorno productivo. Los retos de la educación superior a futuro El informe de la ANR también investigó cuáles serían las carreras profesionales que las IES tendrían que ofrecer para atender los futuros requerimientos del mercado. Los resultados revelan que las 20 carreras que serían las más demandadas en el futuro son las mismas que las más demandadas actualmente, con excepción de las carreras de Marketing, Negocios Internacionales, Ingeniería Ambiental e Ingeniería Eléctrica. 12 DIAZ, Hugo. “La educación y el talento humano necesario para desarrollarnos”. Documento preparatorio. CADE 2009. Lima, 2009. 28 pág. 13 ORGANIZACIÓN DE ESTADOS IBEROAMERICANOS PARA LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA (OEI). “La formación en competencias: el desafío de la educación superior en Iberoamérica”. En: Revista Iberoamericana de Educación. 9 pág. 14 BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO (BID). “La educación superior en América Latina”. Documento de estrategia. Washington. Diciembre, 1997. 53 pág. 9
  • 10. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS CUADRO N° 5 Ranking de la demanda del mercado laboral de las 20 carreras universitarias del futuro Fuente: Piscoya Hermoza, Luis. “Formación universitaria vs mercado laboral II”. Asamblea Nacional de Rectores Elaboración: Centro de Estudios Estratégicos, IPAE En el ranking total no figuran carreras vinculadas al manejo de cuencas, a la biotecnología o la nanotecnología, a la inteligencia artificial y robótica, o a la acuicultura y pesquería; lo cual indica que la percepción de los empleadores es que la mayor parte de necesidades futuras del mercado no serán diferentes a las de la situación presente, y que probablemente los nichos creados por los cambios tecnológicos y económico serán atendidos por una cantidad menor de profesionales, lo cual tiene cierta lógica por la naturaleza y dimensión de las actividades de cada uno de ellos. Los avances de la ciencia y la tecnología crean continuamente nuevos espacios y oportunidades para que los países puedan acelerar y fortalecer su desarrollo económico, a través de formas más eficientes de producir bienes y servicios -y de suministrarlos- gracias a la aplicación del conocimiento; sin embargo, estos espacios y oportunidades no necesariamente requerirán gran cantidad de mano de obra altamente calificada para ser aprovechables. En 1999, en el informe “Conocimiento para el desarrollo”, el Banco Mundial señaló que existen cuatro pilares en los que se debe apoyar todo país durante su proceso hacia el desarrollo económico basado en el conocimiento: i) contar con un apropiado régimen económico e institucional; ii) disponer de un sistema eficiente de innovación; iii) tener una infraestructura de información dinámica; y, iv) estar dotado de una sólida base de capital humano.15 Según el Banco Mundial, la educación superior es la pieza clave para lograr estos cuatro pilares. La educación superior da soporte a los países para crear economías competitivas de nivel mundial a través del desarrollo de mano de obra calificada, productiva y flexible; y también a través de la creación, aplicación y difusión de nuevas ideas y tecnologías, las cuales -como se mencionó anteriormente- son promovidas por la investigación y desarrollo en ciencia y tecnología. Por lo tanto, en este ambiente de constantes cambios, el principal desafío de la educación superior está en organizar su oferta de profesiones, de modo tal que ésta se adecúe a las necesidades actuales y futuras del mercado. Pero crear esta relación de correspondencia entre las necesidades del mercado y la educación superior requiere un análisis de las nuevas demandas que el mercado mundial y las tecnologías emergentes le plantean a la educación, y de las formas cómo 15 SALMI, Jamil. “El desafío de crear universidades de rango mundial”. BANCO MUNDIAL. Washington. Mayo, 2009. 118 pág. 10
  • 11. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS están respondiendo otros sistemas de educación superior en el mundo. Sin embargo, para superar el desafío la educación superior deberá asumir cambios que van más allá de transformaciones en el perfil de los profesionales y el contenido curricular de las carreras: EDUCACIÓN GENERAL (O HUMANISTA). La educación superior debe tener una visión general; es decir, debe proporcionar una educación suficientemente amplia como para desarrollar en los alumnos, aptitudes que necesitarán en un mundo en rápido proceso de cambio. La educación general es el mejor medio de prepararse para las carreras flexibles, basadas en los conocimientos que dominan cada vez más la fuerza de trabajo16. Las personas con este tipo de educación están familiarizadas con la aplicación de métodos y cálculos; tienen capacidad crítica y analítica; identifican algunos logros relevantes del pasado y los conceptos filosóficos y religiosos más importantes. En un mundo basado en los conocimientos, la educación superior debe apostar por una sólida educación humanista, en contraposición a la tendencia actual que enfatiza en la preparación exclusiva en las ramas de especialización.17 Actualmente un estudiante universitario posiblemente sepa más de mecánica que Leonardo da Vinci, o más de física que Isaac Newton, pero es muy probable que no sepa pensar como ellos. ORIENTACIÓN MULTIDISCIPLINARIA. Las IES deben dotar a sus alumnos de la capacidad de asimilar y manejar una gran cantidad y variedad de información, que va en aumento constante. La formación superior se debe concentrar no solo en preparar a los estudiantes para su ingreso al mercado laboral, debe transmitir conocimientos especializados que sean necesarios para enfrentar los desafíos referidos a su campo profesional y más aún, para enfrentar aquellos que vayan más allá del mismo. Esto implica que la formación profesional debe abarcar una amplitud de conocimientos de varias disciplinas; pues la evidencia demuestra que para un número creciente de profesionales, la formación inicial y la profesión no constituyen una marca laboral indeleble para toda la vida.18 FORMACIÓN DE COMPETENCIAS. Con los cambios del mundo globalizado, las necesidades y requerimientos de los mercados también cambian, demandando cada vez nuevas competencias, habilidades y destrezas científicas y tecnológicas. Desde esta perspectiva, la adquisición de competencias se relaciona con la adaptabilidad de los profesionales a situaciones cambiantes e incluso a las transformaciones laborales que seguramente les afectarán. La educación superior debe prepararse para formar graduados que aprendan a aprender y a emprender, de modo que sean capaces de generar sus propios empleos, siendo 16 BANCO MUNDIAL. “La educación superior en los países en desarrollo: peligros y promesas”. Washington. Diciembre, 2000. 161 pág. 17 Debido a que la educación humanista implica estudiar a profundidad y con apertura toda clase de ideas y supuestos, a veces es considerada como una amenaza para aquellos que optan por mantener el statu quo. 18 ORGANIZACIÓN DE ESTADOS IBEROAMERICANOS PARA LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA (OEI). Op. cit. p.5. 11
  • 12. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS incluso un aporte a la reducción del desempleo. El mundo actual exige profesionales con aptitudes específicas para realizar tareas y solucionar problemas, para las cuales el aprendizaje en el trabajo, la autodidáctica o la improvisación no son opciones aceptables. FORMAR UNIVERSIDADES DE RANGO MUNDIAL. A nivel global, las universidades de rango mundial son aquellas que realizan aportes importantes al progreso del conocimiento a través de la investigación, las que aplican programas de estudios y métodos pedagógicos más innovadores bajo las condiciones más propicias, las que hacen de la investigación un componente integral de la enseñanza de pregrado y las que producen profesionales que se destacan en ámbitos altamente competitivos. 19 En otras palabras, las universidades de rango mundial son aquellas que desarrollan las capacidades que se necesitan para competir en el mercado mundial de la educación superior mediante la adquisición y creación de conocimientos avanzados.20 POTENCIAR LOS RECURSOS. Además de garantizar que los estudiantes dispongan de los recursos que faciliten la asimilación de conocimientos, tales como laboratorios, bibliotecas, equipos de cómputo, entre otros; se debe garantizar que también dispongan de profesores cuyo perfil responda a las necesidades actuales de la formación profesional. La educación superior debe poner a disposición de sus estudiantes, profesores con experiencia práctica, que no se hayan desligado de su profesión, que se mantengan plenamente informados del desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas; y que sean capaces de dotar a sus alumnos de los elementos necesarios para la toma de decisiones. FOMENTAR LA EDUCACIÓN PERMANENTE. La formación superior debe inculcar en sus profesionales el aprender no sólo lo que se conoce hasta hoy, sino también la actualización permanentemente de sus conocimientos. Los nuevos instrumentos tecnológicos para la recopilación de conocimientos deberían convertirse en elementos básicos de su educación. En consecuencia, las IES deben estar preparadas para brindar a los alumnos la posibilidad de seguir estudios en áreas específicas; así como una sólida educación general que sirva de base para el aprendizaje permanente y la posterior especialización.21 Apostar por este cambio implica un esfuerzo sostenido de gestión de recursos financieros para afrontar las responsabilidades en materia de formación profesional, generación de conocimiento, innovación y transferencia de tecnología. Es necesario que el Estado y el sector privado participen 19 SAMIL, Jamil. Op. cit. p. 84. La mayoría de las universidades reconocidas como de rango mundial provienen de un número muy reducido de países, principalmente países occidentales. Por ejemplo, la Universidad de Tokio es la única universidad fuera de Estados Unidos y el Reino Unido entre las 20 primeras en la clasificación de la Universidad Jiao Tong de Shanghai (SJTU). Ninguna universidad peruana califica en el ranking de universidades de rango mundial. 21 BANCO MUNDIAL. Op. cit. p.39. 20 12
  • 13. ACIERTOS Y DESACIERTOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MERCADO DE TRABAJO IPAE – ACCIÓN EMPRESARIAL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS en este proceso, fortaleciendo la educación superior en sectores altamente competitivos que carecen de los recursos para hacerlo por cuenta propia.22 Esto incluye una variedad de alianzas entre Estado, empresas e instituciones académicas para vincular las agendas de investigación y de educación superior de las universidades con las necesidades de innovación de los sectores productivos. En los países desarrollados los vínculos entre la educación superior y la actividad económica no fueron creados al azar, en muchos de ellos hubo una acción deliberada del Estado, como parte de una política orientada a promover una relación de mutuo beneficio entre las IES y los distintos sectores de la economía.23 Sin embargo, bajo cualquier panorama, las universidades seguirán cumpliendo un rol importante a nivel global, sobre todo en lo que concierne a formación e investigación avanzadas, aprovechando nuevas tecnologías educativas, y afrontando los cambios y la presión de las fuerzas del mercado, cambios que se verán materializados en el largo plazo. _____________________ 22 HAYA DE LA TORRE DE LA ROSA, Raúl. Op. cit. p36. MORENO, Juan Carlos y RUIZ, Pablo. “La educación superior y el desarrollo económico en América Latina”. Op. cit. p.12. 23 13

×