¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra!
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra!

on

  • 525 views

¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra! ¡Y qué diferente es de nuestro modo de actuar! El Señor nos invita a acoger y observar el verdadero espíritu de la ley, para darle pleno ...

¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra! ¡Y qué diferente es de nuestro modo de actuar! El Señor nos invita a acoger y observar el verdadero espíritu de la ley, para darle pleno cumplimiento en el amor hacia quien lo necesita.

Un abrazo y que Dios nos bendiga.

Luis J. Balvín Díaz

Statistics

Views

Total Views
525
Views on SlideShare
525
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra! ¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra! Presentation Transcript

  • El tributo del temploEl tributo del templo Lunes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario-C Cristo nos invita a dar todo de nuestra parte, para no quedarnos a medias. Primera Lectura:Primera Lectura: del libro del Deuteronomio (10,12-22):del libro del Deuteronomio (10,12-22): Salmo Responsorial:Salmo Responsorial: Sal 147,12-13.14-15.19-20Sal 147,12-13.14-15.19-20 R/. Glorifica al Señor, JerusalénGlorifica al Señor, Jerusalén Evangelio:Evangelio: san Mateo (17,22-27):san Mateo (17,22-27): Autor: P . Clemente González | Fuente: Catholic.net
  • Primera lecturaPrimera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (10,12-Lectura del libro del Deuteronomio (10,12- 22):22): • Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, ¿qué es lo que te exige el Señor, tu Dios? Que temas al Señor, tu Dios, que sigas sus caminos y lo ames, que sirvas al Señor, tu Dios, con todo el corazón y con toda el alma, que guardes los preceptos del Señor, tu Dios, y los mandatos que yo te mando hoy, para tu bien. Cierto: del Señor son los cielos, hasta el último cielo, la tierra y todo cuanto la habita; con todo, sólo de vuestros padres se enamoró el Señor, los amó, y de su descendencia os escogió a vosotros entre todos los pueblos, como sucede hoy. • Circuncidad vuestro corazón, no endurezcáis vuestra cerviz; queCircuncidad vuestro corazón, no endurezcáis vuestra cerviz; que el Señor, vuestro Dios, es Dios de dioses y Señor de señores,el Señor, vuestro Dios, es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, fuerte y terrible; no es parcial ni acepta soborno,Dios grande, fuerte y terrible; no es parcial ni acepta soborno, hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al forastero, dándolehace justicia al huérfano y a la viuda, ama al forastero, dándole pan y vestido. Amaréis al forastero, porque forasteros fuisteis enpan y vestido. Amaréis al forastero, porque forasteros fuisteis en Egipto. Temerás al Señor, tu Dios, le servirás, te pegarás a él, enEgipto. Temerás al Señor, tu Dios, le servirás, te pegarás a él, en su nombre jurarás. Él será tu alabanza, él será tu Dios, pues élsu nombre jurarás. Él será tu alabanza, él será tu Dios, pues él hizo a tu favor las terribles hazañas que tus ojos han visto.hizo a tu favor las terribles hazañas que tus ojos han visto. Setenta eran tus padres cuando bajaron a Egipto, y ahora elSetenta eran tus padres cuando bajaron a Egipto, y ahora el Señor, tu Dios, te ha hecho numeroso como las estrellas delSeñor, tu Dios, te ha hecho numeroso como las estrellas del cielo.»cielo.» ¡Es palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !¡Es palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !
  • SalmoSalmo 147147,12-13.14-,12-13.14- 15.19-2015.19-20 R/.R/. Glorifica al Señor, JerusalénGlorifica al Señor, Jerusalén • Glorifica al Señor, Jerusalén;  alaba a tu Dios, Sión:  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,  y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R/.  • Ha puesto paz en tus fronteras,  te sacia con flor de harina.  Él envía su mensaje a la tierra,  y su palabra corre veloz. R/. • Anuncia su palabra a Jacob,  sus decretos y mandatos a Israel;  con ninguna nación obró así,  ni les dio a conocer sus mandatos. R/.
  • EvangelioEvangelio Lectura del santo evangelio según san MateoLectura del santo evangelio según san Mateo (17,22-27):(17,22-27): • En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos Galilea, les dijo Jesús: «Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día.» Ellos se pusieron muy tristes. • Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: «¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?» • Contestó: «Sí.» • Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle:Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: «¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le«¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?»cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?» Contestó: «A los extraños.»Contestó: «A los extraños.» • Jesús le dijo: «Entonces, los hijos están exentos. SinJesús le dijo: «Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa elembargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca yanzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales porencontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti.»mí y por ti.» ¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  • OraciónOración • Señor, inicio mi oración con la señal de la cruz, puesto que en ella está la síntesis de mi fe. En este gesto quiero manifestarte que creo en la santísima Trinidad, espero y confío en tu gracia y misericordia y te amo con todo mi corazón. PeticiónPetición • Jesús, que mi amor por ti se manifieste en mi amor y servicio a los demás.
  • MeditaciónMeditación • Justicia y misericordia, justicia y caridad, bisagras de la doctrina social de la Iglesia, son dos realidades diferentes sólo para nosotros los hombres, que distinguimos atentamente un acto justo de un acto de amor. Justo, para nosotros, es "lo que se debe al otro", mientras que misericordioso es lo que se dona por bondad. Y una cosa parece excluir a la otra. Pero para Dios no es así: en Él, justicia y caridad coinciden; no hay acción justa que no sea también acto de misericordia y de perdón y, al mismo tiempo, no hay una acción misericordiosa que no sea perfectamente justa. • ¡Qué lejana está la lógica de Dios de la nuestra! ¡Y qué diferente es de nuestro modo de actuar! El Señor nos invita a acoger y observar el verdadero espíritu de la ley, para darle pleno cumplimiento en el amor hacia quien lo necesita. • «Pleno cumplimiento de la ley es el amor, escribe san Pablo: nuestra justicia será tanto más perfecta cuanto más esté animada por el amor por Dios y por los hermanos. (Benedicto XVI, 18 de diciembre de 20111.)
  • ReflexiónReflexión • Si nos pusiéramos a contar los sueños irrealizados, los proyectos personales sin concluir, las ideas que no han tomado forma, llenaríamos muchas cajas.  • El joven que no concluye sus estudios, la chica que no se decide a formar un hogar, el empresario que no se atreve con un negocio, el profesor que no se actualiza, son ejemplos de personas que no llegan a realizarse en sus vidas.  • Y tú, ¿quieres conseguir el ideal que te has propuesto en la vida? ¿estás dispuesto a pagar el impuesto que supone el sacrificio de luchar hasta lograr el objetivo?  • Gracias a Dios, hay muchos hombres y mujeres que lo han conseguido antes que nosotros. Inventores como Bell, científicos como Pasteur, santos como San Javier, pagaron en su vida con el dinero justo, la moneda precisa.  • Cristo nos invita a dar lo necesario de nuestra parte, para no quedarnos a medias, entre sueños e ilusiones, sino que nos ofrece el camino de su cruz, que es el sacrificio, para llevar nuestro ideal de vida hasta el fin. 
  • PropósitoPropósito • Revisar cómo estoy inculcando en mi familia el cumplimiento de los deberes como ciudadano. Diálogo con CristoDiálogo con Cristo • Jesús, ayúdame a entregar mi vida en el servicio y en el amor a los demás, como Tú lo hiciste. Ése es el único camino con el que puedo corresponder a tantos dones con los que has enriquecido mi vida. Las excusas abundan, las tentaciones se multiplican, pero tu gracia es superior a todo.