Dia20 may14

145 views
85 views

Published on

Reflexión

Cristo viene a traernos un mensaje de paz, pero nos advierte desde el inicio que no es la paz que da el mundo. En efecto para el mundo la paz se concibe muchas veces en no estar en guerra, en no tener alguien que venga a disturbar dentro del ambiente en el que nos encontramos. Cristo en cambio habla de una paz más profunda, de aquella capaz de dar una tranquilidad profunda. Dice que no nos inquietemos en el corazón porque él ha vencido al mundo; en efecto la paz surge de la consciencia de que con Cristo nos mantendremos salvos en el alma.

Y la sabiduría de Cristo está en que el mensaje de paz nos lo da antes de anunciarnos la venida del príncipe de este mundo, es decir la del demonio como enemigo del alma y de la verdad. Por lo mismo Jesús nos invita a confiar, porque ello implicará algunas persecuciones, algunas críticas por ser seguidores de Cristo. Pero el demonio en sí no tiene ningún poder sobre Cristo.

Que hermoso momento para darnos ese mensaje de paz; justo antes de subir al Padre y de enviarnos al consolador. Así la paz se convierte en parte de su testamento, porque está a punto de partir al Padre y quiere que estemos tranquilos, llenos de confianza en las enseñanzas que nos ha dejado a lo largo de su predicación, pues la vivencia de las mismas serán el origen de la paz, porque en el confronto con la vivencia según el mundo, tal vez traerán dificultades, pero la paz que inunda el corazón es mucho más profunda que la que pueda ofrecer la mentalidad del mundo, el mundo que es en primer lugar el egoísmo que llevamos dentro y no tanto la materialidad que nos rodea.


Cristo trae la paz para nosotros como seguidores de él, nos da su mensaje en un momento de grande intimidad, pero a la vez tenemos que ser conscientes que si nos da ese regalo es para transmitirlo a los demás, por tanto como cristianos nos convertimos en verdaderos propagadores de la paz. El mundo y quienes nos rodean esperan que nosotros cristianos vivamos de acuerdo a los criterios de nuestro Señor y en la medida en que demos a los demás esa paz se dirá entonces como se dijo de los primeros cristianos: "Mirad cómo se aman y cómo están dispuestos a dar la vida unos por otros."

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
145
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dia20 may14

  1. 1. Despedida y palabras deDespedida y palabras de alientoaliento Martes de la 5ª semana de PascuaMartes de la 5ª semana de Pascua Cristo nos trae una paz profunda, aquella capazCristo nos trae una paz profunda, aquella capaz de dar una tranquilidad profunda en mi corazón.de dar una tranquilidad profunda en mi corazón. Autor: H. Joel Castañeda Ochoa | Fuente: Catholic.netAutor: H. Joel Castañeda Ochoa | Fuente: Catholic.net Primera Lectura:Primera Lectura: Hechos de los apóstoles (14,19-28) Salmo Responsorial:Salmo Responsorial: SalSal 1144,44,10-11.12-13ab.2110-11.12-13ab.21 R/.R/. Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado Evangelio:Evangelio: Juan (14,Juan (14, 27-31a27-31a)) martes, 20 de mayo de 2014martes, 20 de mayo de 2014
  2. 2. Contaban a la comunidad cristiana lo que había hecho Dios por medio de ellos.Contaban a la comunidad cristiana lo que había hecho Dios por medio de ellos. Primera lecturaPrimera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (14,Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (14,19-19- 2828):):  En aquellos días, llegaron unos judíos de Antioquía y deEn aquellos días, llegaron unos judíos de Antioquía y de Iconio y se ganaron a la gente; apedrearon a Pablo y loIconio y se ganaron a la gente; apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, dejándolo por muerto.arrastraron fuera de la ciudad, dejándolo por muerto.  Entonces lo rodearon los discípulos; él se levantó y volvióEntonces lo rodearon los discípulos; él se levantó y volvió a la ciudad.a la ciudad.  Al día siguiente, salió con Bernabé para Derbe; despuésAl día siguiente, salió con Bernabé para Derbe; después de predicar el Evangelio en aquella ciudad y de ganarde predicar el Evangelio en aquella ciudad y de ganar bastantes discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y abastantes discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos aAntioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar muchoperseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios.para entrar en el reino de Dios. ¡Palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !¡Palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !  En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor,En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído.en quien habían creído.  Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia.Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia.  Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde losPredicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir.habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir.  Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos yAl llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe. Se quedaron allí bastante tiempo concómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe. Se quedaron allí bastante tiempo con los discípulos.los discípulos.
  3. 3. SalmoSalmo 144,144,10-11.12-13ab.2110-11.12-13ab.21 R/.R/.Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinadoQue tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado  Que todas tus criaturas te den gracias,Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles;Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado,que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas.que hablen de tus hazañas. R/.R/.  Explicando tus hazañas a los hombres,Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado.la gloria y majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo,Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad.tu gobierno va de edad en edad. R/.R/.  Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,Pronuncie mi boca la alabanza del Señor, todo viviente bendiga su santo nombretodo viviente bendiga su santo nombre por siempre jamás.por siempre jamás. R/.R/.
  4. 4. Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria.Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria. EvangelioEvangelio Les doy mi paz.Les doy mi paz. Lectura del santo evangelio según san Juan (14,Lectura del santo evangelio según san Juan (14,27-31a27-31a):):  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «LaEn aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como lapaz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo.da el mundo.  Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde.Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde.  Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestroMe habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado.“lado.“  Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre,Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo.porque el Padre es más que yo.  Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para queOs lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.cuando suceda, sigáis creyendo.  Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acercaYa no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él tenga poderel Príncipe del mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundosobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que elcomprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago.»Padre me manda yo lo hago.» ¡Palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!¡Palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  5. 5. OraciónOración  Jesucristo, ahora que voy a iniciar esta meditación, te quiero pedirJesucristo, ahora que voy a iniciar esta meditación, te quiero pedir la gracia necesaria de experimentar un amor tan grande como ella gracia necesaria de experimentar un amor tan grande como el que tuvieron los primeros apóstoles, en el cenáculo. Concédemeque tuvieron los primeros apóstoles, en el cenáculo. Concédeme amarte de tal manera que también yo busque la voluntad del Padre,amarte de tal manera que también yo busque la voluntad del Padre, para que crea en tus palabras, porque en verdad tú obras en uniónpara que crea en tus palabras, porque en verdad tú obras en unión con el Padre.con el Padre.  ¡Señor, que cada vez logre escuchar con mayor atención tu mensaje¡Señor, que cada vez logre escuchar con mayor atención tu mensaje de paz y que lo viva en lo más personal e íntimo del corazón!de paz y que lo viva en lo más personal e íntimo del corazón! PeticiónPetición
  6. 6. Meditación del Papa FranciscoMeditación del Papa Francisco  Nosotros pensamos siempre en Jesús cuando predicaba, cuando sanaba, cuandoNosotros pensamos siempre en Jesús cuando predicaba, cuando sanaba, cuando caminaba, iba por las calles, también durante la Última Cena... Pero no estamoscaminaba, iba por las calles, también durante la Última Cena... Pero no estamos acostumbrados a pensar en Jesús sonriente, alegre. Jesús estaba lleno de alegría:acostumbrados a pensar en Jesús sonriente, alegre. Jesús estaba lleno de alegría: lleno de alegría. En esa intimidad con su Padre: ´Exultó de alegría en el Espíritu ylleno de alegría. En esa intimidad con su Padre: ´Exultó de alegría en el Espíritu y alabó al Padre´- es precisamente el misterio interno de Jesús, esa relación con elalabó al Padre´- es precisamente el misterio interno de Jesús, esa relación con el Padre en el Espíritu. Es su alegría interna, su alegría interior que Él nos da.Padre en el Espíritu. Es su alegría interna, su alegría interior que Él nos da.  Esta alegría es la verdadera paz: no es una paz estática, quieta, tranquila. No, la pazEsta alegría es la verdadera paz: no es una paz estática, quieta, tranquila. No, la paz cristina es una paz alegre, porque nuestro Señor es alegre. Es alegre cuando hablacristina es una paz alegre, porque nuestro Señor es alegre. Es alegre cuando habla del Padre: ama tanto al Padre que no puede hablar del Padre sin alegría. Nuestrodel Padre: ama tanto al Padre que no puede hablar del Padre sin alegría. Nuestro Dios es alegre. Y Jesús ha querido que su esposa, la Iglesia, también sea alegre.Dios es alegre. Y Jesús ha querido que su esposa, la Iglesia, también sea alegre. No se puede pensar en una Iglesia sin alegría y la alegría de la Iglesia esNo se puede pensar en una Iglesia sin alegría y la alegría de la Iglesia es precisamente esta: anunciar el nombre de Jesús. Decir: "Él es el Señor. Mi esposoprecisamente esta: anunciar el nombre de Jesús. Decir: "Él es el Señor. Mi esposo es el Señor. Es Dios. Él me salva, Él camina con nosotros". Y esta es la alegría de laes el Señor. Es Dios. Él me salva, Él camina con nosotros". Y esta es la alegría de la Iglesia, que en esta alegría de esposa se hace madre. Pablo VI decía: la alegría deIglesia, que en esta alegría de esposa se hace madre. Pablo VI decía: la alegría de la Iglesia es precisamente evangelizar, ir adelante y hablar de su Esposo. Y tambiénla Iglesia es precisamente evangelizar, ir adelante y hablar de su Esposo. Y también transmitir esta alegría a los hijos que ella hace nacer, que ella hace crecer.transmitir esta alegría a los hijos que ella hace nacer, que ella hace crecer. (Cf. S.S.  (Cf. S.S.  Francisco, 3 de diciembre de 2013, homilía en capilla de Santa Marta).Francisco, 3 de diciembre de 2013, homilía en capilla de Santa Marta).
  7. 7. ReflexiónReflexión  Cristo viene a traernos un mensaje de paz, pero nos advierte desde el inicio que no es la paz queCristo viene a traernos un mensaje de paz, pero nos advierte desde el inicio que no es la paz que da el mundo. En efecto para el mundo la paz se concibe muchas veces en no estar en guerra, enda el mundo. En efecto para el mundo la paz se concibe muchas veces en no estar en guerra, en no tener alguien que venga a disturbar dentro del ambiente en el que nos encontramos. Cristo enno tener alguien que venga a disturbar dentro del ambiente en el que nos encontramos. Cristo en cambio habla de una paz más profunda, de aquella capaz de dar una tranquilidad profunda. Dicecambio habla de una paz más profunda, de aquella capaz de dar una tranquilidad profunda. Dice que no nos inquietemos en el corazón porque él ha vencido al mundo; en efecto la paz surge deque no nos inquietemos en el corazón porque él ha vencido al mundo; en efecto la paz surge de la consciencia de que con Cristo nos mantendremos salvos en el alma.la consciencia de que con Cristo nos mantendremos salvos en el alma.  Y la sabiduría de Cristo está en que el mensaje de paz nos lo da antes de anunciarnos la venidaY la sabiduría de Cristo está en que el mensaje de paz nos lo da antes de anunciarnos la venida del príncipe de este mundo, es decir la del demonio como enemigo del alma y de la verdad. Pordel príncipe de este mundo, es decir la del demonio como enemigo del alma y de la verdad. Por lo mismo Jesús nos invita a confiar, porque ello implicará algunas persecuciones, algunas críticaslo mismo Jesús nos invita a confiar, porque ello implicará algunas persecuciones, algunas críticas por ser seguidores de Cristo. Pero el demonio en sí no tiene ningún poder sobre Cristo.por ser seguidores de Cristo. Pero el demonio en sí no tiene ningún poder sobre Cristo.  Que hermoso momento para darnos ese mensaje de paz; justo antes de subir al Padre y deQue hermoso momento para darnos ese mensaje de paz; justo antes de subir al Padre y de enviarnos al consolador. Así la paz se convierte en parte de su testamento, porque está a puntoenviarnos al consolador. Así la paz se convierte en parte de su testamento, porque está a punto de partir al Padre y quiere que estemos tranquilos, llenos de confianza en las enseñanzas quede partir al Padre y quiere que estemos tranquilos, llenos de confianza en las enseñanzas que nos ha dejado a lo largo de su predicación, pues la vivencia de las mismas serán el origen de lanos ha dejado a lo largo de su predicación, pues la vivencia de las mismas serán el origen de la paz, porque en el confronto con la vivencia según el mundo, tal vez traerán dificultades, pero lapaz, porque en el confronto con la vivencia según el mundo, tal vez traerán dificultades, pero la paz que inunda el corazón es mucho más profunda que la que pueda ofrecer la mentalidad delpaz que inunda el corazón es mucho más profunda que la que pueda ofrecer la mentalidad del mundo, el mundo que es en primer lugar el egoísmo que llevamos dentro y no tanto lamundo, el mundo que es en primer lugar el egoísmo que llevamos dentro y no tanto la materialidad que nos rodea.materialidad que nos rodea.  Cristo trae la paz para nosotros como seguidores de él, nos da su mensaje en un momento deCristo trae la paz para nosotros como seguidores de él, nos da su mensaje en un momento de grande intimidad, pero a la vez tenemos que ser conscientes que si nos da ese regalo es paragrande intimidad, pero a la vez tenemos que ser conscientes que si nos da ese regalo es para transmitirlo a los demás, por tanto como cristianos nos convertimos en verdaderos propagadorestransmitirlo a los demás, por tanto como cristianos nos convertimos en verdaderos propagadores de la paz. El mundo y quienes nos rodean esperan que nosotros cristianos vivamos de acuerdo ade la paz. El mundo y quienes nos rodean esperan que nosotros cristianos vivamos de acuerdo a los criterios de nuestro Señor y en la medida en que demos a los demás esa paz se dirálos criterios de nuestro Señor y en la medida en que demos a los demás esa paz se dirá entonces como se dijo de los primeros cristianos: "Mirad cómo se aman y cómo están dispuestosentonces como se dijo de los primeros cristianos: "Mirad cómo se aman y cómo están dispuestos a dar la vida unos por otros."a dar la vida unos por otros."
  8. 8. PropósitoPropósito  En el día de hoy buscaré transmitir serenidad a quienes me rodean,En el día de hoy buscaré transmitir serenidad a quienes me rodean, teniendo presente que Cristo está a mi lado y quiere que de verdadteniendo presente que Cristo está a mi lado y quiere que de verdad tenga paz en mi corazón.tenga paz en mi corazón.  Señor Jesús, muchas veces me has permitido experimentar la paz delSeñor Jesús, muchas veces me has permitido experimentar la paz del alma, de verdad que no te has dejado ganar en generosidad. Otrasalma, de verdad que no te has dejado ganar en generosidad. Otras veces me he visto sumido en la angustia y desesperación por no actuarveces me he visto sumido en la angustia y desesperación por no actuar de cara a ti, por no buscar tu voluntad, sino mis propios caprichos yde cara a ti, por no buscar tu voluntad, sino mis propios caprichos y maneras de pensar. Te pido la gracia de tenerte siempre presente,maneras de pensar. Te pido la gracia de tenerte siempre presente, dame la fe necesaria para tenerte siempre a mi lado y para no buscardame la fe necesaria para tenerte siempre a mi lado y para no buscar otra paz distinta a la tuya, por muy buena que parezca.otra paz distinta a la tuya, por muy buena que parezca. Diálogo con CristoDiálogo con Cristo

×