Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte".
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte".

on

  • 361 views

Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte". ...

Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte".

El fariseo le responde: "Di, maestro". Todos conocemos la respuesta de Jesús con una parábola que podríamos resumir con las siguientes palabras que el Señor dirige fundamentalmente a Simón: "¿Ves? Esta mujer sabe que es pecadora e, impulsada por el amor, pide comprensión y perdón. Tú, en cambio, presumes de ser justo y tal vez estás convencido de que no tienes nada grave de lo cual pedir perdón".

Un abrazo y que Dios nos bendiga.


Luis J. Balvín Díaz

Statistics

Views

Total Views
361
Views on SlideShare
361
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte". Frente al desconcierto general, es precisamente Jesús quien afronta la situación: "Simón, tengo algo que decirte". Presentation Transcript

  • La pecadora arrepentida Jueves de la 24ª semana del Tiempo Ordinario-C ¿Quieres saber cuánto vales? No cuentes lo que tienes, mira solamente lo que amas. Autor: Misael Cisneros | Fuente: Catholic.netAutor: Misael Cisneros | Fuente: Catholic.net Primera Lectura:Primera Lectura: De la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 4, 12-16 Salmo Responsorial:Salmo Responsorial: Sal 110,7-8.9.10 R/.Grandes son las obras del Señor Evangelio:Evangelio: san Lucas (7,36-50): Jueves 19 de Septiembre del 2013Jueves 19 de Septiembre del 2013
  • Primera lectura Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo (4,12-16): Preocúpate de ti mismo y de tu enseñanza, pues obrando así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan.Preocúpate de ti mismo y de tu enseñanza, pues obrando así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan.  Nadie te desprecie por ser joven; sé tú un modelo para los fieles, en el hablar y en la conducta, en el amor, la fe y la honradez.  Mientras llego, preocúpate de la lectura pública, de animar y enseñar.  No descuides el don que posees, que se te concedió por indicación de una profecía con la imposición de manos de los presbíteros. Preocúpate de esas cosas y dedícate a ellas, para que todos vean cómo adelantas.  Cuídate tú y cuida la enseñanza; sé constante; si lo haces, te salvaras a ti y a los que te escuchan. ¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  • Salmo 110,7-8.9.10 R/.Grandes son las obras del Señor  Justicia y verdad son las obras de sus manos, todos sus preceptos merecen confianza: son estables para siempre jamás, se han de cumplir con verdad y rectitud. R/.  Envió la redención a su pueblo, ratificó para siempre su alianza, su nombre es sagrado y temible. R/.  Primicia de la sabiduría es el temor del Señor, tienen buen juicio los que lo practican; la alabanza del Señor dura por siempre. R/.
  • Evangelio Lectura del santo evangelio según san Lucas (7,36-50): Sus pecados le han quedado perdonados, porque ha amado mucho.Sus pecados le han quedado perdonados, porque ha amado mucho.  En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume.  Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: «Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora.» Jesús tomó la palabra y le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.»  Él respondió: «Dímelo, maestro.»  Jesús le dijo: «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?»  Simón contestó: «Supongo que aquel a quien le perdonó más.»  Jesús le dijo: «Has juzgado rectamente.»  Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama.»  Y a ella le dijo: «Tus pecados están perdonados.» Los demás convidados empezaron a decir entre sí: «¿Quién es éste, que hasta perdona pecados?» Pero Jesús dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz.» ¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  • Oración  Dios mío, al igual que la mujer del Evangelio, te busco con una gran fe en esta oración. Soy consciente de mis miserias y necesito tu perdón. No permitas que me aparte de Ti, porque en Ti tengo puesta toda mi esperanza. Te amo y deseo ardientemente compartir este amor con los demás. Petición  Señor, ayúdame a reparar mis faltas con esta oración sincera y humilde.
  • Meditación del Papa Francisco  Es lo mejor que podemos escuchar: cambia el mundo. Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo. Necesitamos comprender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia...  Recordemos al profeta Isaías, cuando afirma que, aunque nuestros pecados fueran rojo escarlata, el amor de Dios los volverá blancos como la nieve. Es hermoso, esto de la misericordia. (Recuerdo que en 1992, apenas siendo Obispo, llegó a Buenos Aires la Virgen de Fátima y se celebró una gran Misa por los enfermos.  Fui a confesar durante esa Misa. Y, casi al final de la Misa, me levanté, porque debía ir a confirmar. Se acercó entonces una señora anciana, humilde, muy humilde, de más de ochenta años.  La miré y le dije: "Abuela —porque así llamamos nosotros a las personas ancianas—: Abuela ¿desea confesarse?"  Sí, me dijo. "Pero si usted no tiene pecados..." Y ella me respondió: "Todos tenemos pecados". Pero, quizás el Señor no la perdona...  "El Señor perdona todo", me dijo segura. Pero, ¿cómo lo sabe usted, señora? "Si el Señor no perdonara todo, el mundo no existiría".  Tuve ganas de preguntarle: Dígame, señora, ¿ha estudiado usted en la Gregoriana? Porque ésa es la sabiduría que concede el Espíritu Santo: la sabiduría interior hacia la misericordia de Dios. (S.S. Francisco, 17 de marzo de 2013).
  • Reflexión  Cada hombre vale lo que puede valer su amor. El amor, lo dijo alguien hace muchos siglos, no tiene precio. Se atribuye al rey Salomón esta frase: "Si alguien quisiese comprar todo el amor con todas sus riquezas se haría el más despreciable entre los hombres". Un empresario multimillonario puede comprar las acciones de muchas empresas más débiles que la suya, pero no puede lograr, con todos sus miles de millones de dólares, comprar la sonrisa amorosa de su esposa o de sus hijos. Y si el amor es algo inapreciable, si vale más que todos los diamantes de Sudáfrica, vale mucho más la persona, cada hombre o mujer, capaces de amar.  Por eso podemos decir que cuesta mucho, muchísimo, casi una cifra infinita de dólares, cada ser humano. Mejor aún: tiene un precio que sólo se puede comprender cuando entramos en la lógica del “banco del amor”, cuando aprendemos a mirar a los demás con los ojos de quien descubre que todos nacemos y vivimos si nos sostiene el amor de los otros, y que nuestra vida es imposible eles imposible el día en que nos dejen de amar y en el que nos olvidemos de amar.
  •  ¿Quieres saber cuánto vales? No cuentes lo que tienes. Mira solamente si te aman y si amas, como esta mujer pecadora que amaba a Cristo y Cristo la amaba porque sabía que le daba no sólo un valioso perfume sobre sus pies, sino un valioso amor que vale más que todas las riquezas del fariseo.  El fariseo dejaba de lado a todos aquellos que él consideraba pecadores pero no sabía que en el corazón de Cristo no hay apartados. Él ama a todos los hombres y espera ser correspondido por cada uno de ellos. De igual forma en nuestra vida, amemos a los hombres sin considerar su fealdad o belleza, su condición social o sus defectos.  El amor cubre una multitud de pecados, por eso ella puede escuchar de labiosella puede escuchar de labios de Jesús: ¡vete en paz! Es un atrevimiento y un escándalo para quien está faltoescándalo para quien está falto de amor, pues sólo desde el amor se entiende el perdón. Si no, que lo diga unaperdón. Si no, que lo diga una madre dispuesta siempre a perdonar los extravíos de su hijo.s de su hijo.  El amor es la fuerza del alma y la llave que abre todas las puertas.todas las puertas.
  • Propósito  Evitar, hoy, juzgar a los demás para mantener un corazón generoso y misericordioso como el de Cristo. Diálogo con Cristo  Dios Padre misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia, ten compasión de tus hijos pecadores y apiádate de las obras de tus manos para que podamos permanecer en pie el día de tu venida gloriosa.
  • Propósito  Evitar, hoy, juzgar a los demás para mantener un corazón generoso y misericordioso como el de Cristo. Diálogo con Cristo  Dios Padre misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia, ten compasión de tus hijos pecadores y apiádate de las obras de tus manos para que podamos permanecer en pie el día de tu venida gloriosa.