A quien tiene, se le dará más yA quien tiene, se le dará más y
tendrá en abundanciatendrá en abundancia
Jueves de la 16ª s...
  
Me abandonaron a mí, manantial de aguas vivas, y se hicieron cisternas agrietadas.
Primera lectura
Lectura del libro de...
Salmo 35
R/. En ti, Señor, está la fuente vivaEn ti, Señor, está la fuente viva
 Señor, tu misericordia llega al cielo,
t...
R/.Aleluya, aleluya.
Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la ...
Oración
 Señor, concédeme la gracia de conocer los misterios del Reino que
me has revelado, y puesto que me lo has dado a...
Meditación del Papa Francisco
 Recordemos algunos recursos prácticos, que pueden
enriquecer una predicación y volverla má...
Reflexión
 Es abrumador considerar que Dios nos ha escogido a nosotros, humanos, para conocer los
misterios del Reino, es...
Propósito
 Hacer una visita a Cristo Eucaristía para agradecerle el don de la fe y de
su amor.
Diálogo con CristoDiálogo ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

A quien tiene, se le dará más y tendrá en abundancia A Cristo hay que entenderle con el corazón y desde el verdadero amor.

418 views
188 views

Published on

Meditación del Papa Francisco

Recordemos algunos recursos prácticos, que pueden enriquecer una predicación y volverla más atractiva. Uno de los esfuerzos más necesarios es aprender a usar imágenes en la predicación, es decir, a hablar con imágenes. A veces se utilizan ejemplos para hacer más comprensible algo que se quiere explicar, pero esos ejemplos suelen apuntar sólo al entendimiento; las imágenes, en cambio, ayudan a valorar y aceptar el mensaje que se quiere transmitir. Una imagen atractiva hace que el mensaje se sienta como algo familiar, cercano, posible, conectado con la propia vida. Una imagen bien lograda puede llevar a gustar el mensaje que se quiere transmitir, despierta un deseo y motiva a la voluntad en la dirección del Evangelio. Una buena homilía, como me decía un viejo maestro, debe contener "una idea, un sentimiento, una imagen" (S.S. Francisco, exhortación apostólica Evangelii gaudium, n. 157).

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
418
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

A quien tiene, se le dará más y tendrá en abundancia A Cristo hay que entenderle con el corazón y desde el verdadero amor.

  1. 1. A quien tiene, se le dará más yA quien tiene, se le dará más y tendrá en abundanciatendrá en abundancia Jueves de la 16ª semana del Tiempo Ordinario  A Cristo hay que entenderle con el corazón y desde el  verdadero amor.  Autor: H. Óscar Ramírez | Fuente: Catholic.net Autor: H. Óscar Ramírez | Fuente: Catholic.net  Primera Lectura: del libro del profeta Jeremías (2, 1-3. 7-8. 12-13):del libro del profeta Jeremías (2, 1-3. 7-8. 12-13):  Salmo Responsorial: Sal 35 R/.En ti, Señor, está la fuente vivaEn ti, Señor, está la fuente viva  Evangelio: san Mateosan Mateo ((1313,10-17):,10-17): jueves, 24 de julio de 2014jueves, 24 de julio de 2014 
  2. 2.    Me abandonaron a mí, manantial de aguas vivas, y se hicieron cisternas agrietadas. Primera lectura Lectura del libro del profeta Jeremías (2, 1-3. 7-8. 12-13):Lectura del libro del profeta Jeremías (2, 1-3. 7-8. 12-13):  En aquel tiempo, me habló el Señor y me dijo: "Ve y grita  a los oídos de Jerusalén: ‘Esto dice el Señor: Aún  recuerdo el cariño de tu juventud y tu amor de novia para  conmigo, cuando me seguías por el desierto, por una  tierra sin cultivo.  Israel estaba consagrado al Señor como primicia de su  cosecha. Quien se atrevía a comer de ella, cometía un  delito y la desgracia caía sobre él. Yo los traje a ustedes  a una tierra de jardines, para que comieran de sus  excelentes frutos. Pero llegaron y profanaron mi tierra,  convirtieron mi heredad en algo abominable.  Los sacerdotes ya no hablan de Dios y los doctores de la  ley no me conocen, los pastores han profetizado en  nombre de Baal y adoran a los ídolos.  Espántense, cielos, de ello, horrorícense y pásmense —  palabra del Señor —, porque dos maldades ha cometido  mi pueblo: me abandonaron a mí, manantial de aguas  vivas, y se hicieron cisternas agrietadas, que no retienen  el agua’ ". ¡Palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !¡Palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !
  3. 3. Salmo 35 R/. En ti, Señor, está la fuente vivaEn ti, Señor, está la fuente viva  Señor, tu misericordia llega al cielo, tu fidelidad hasta las nubes; tu justicia hasta las altas cordilleras, tus sentencias son como el océano inmenso. R/. ¡Qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!, los humanos se acogen a la sombra de tus alas; se nutren de lo sabroso de tu casa, les das a beber del torrente de tus delicias. R/. Porque en ti está la fuente viva, y tu luz nos hace ver la luz. Prolonga tu misericordia con los que te reconocen, tu justicia con los rectos de corazón. R/.
  4. 4. R/.Aleluya, aleluya. Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R/. A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los cielos; pero a ellos no. Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,10-17):  En aquel tiempo, se acercaron a Jesús sus discípulos y le preguntaron: "¿Porqué les hablas en parábolas?" Él les respondió: "A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los cielos; pero a ellos no. Al que tiene se le dará más y nadará en la abundancia; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden.  En ellos se cumple aquella profecía de Isaías que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirarán y volverán a mirar, pero no verán; porque este pueblo ha endurecido su corazón, ha cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos ni oír con los oídos, ni comprender con el corazón. Porque no quieren convertirse ni que yo los salve.  Pero, dichosos ustedes, porque sus ojos ven y sus oídos oyen. Yo les aseguro que muchos profetas y muchos justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron". ¡Palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!¡Palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  5. 5. Oración  Señor, concédeme la gracia de conocer los misterios del Reino que me has revelado, y puesto que me lo has dado a conocer a mí, no permitas que sea indiferente a la predilección de tu amor. Petición  Señor, hazme ser consciente de que mi felicidad solo puede venir de la experiencia de tu amor.
  6. 6. Meditación del Papa Francisco  Recordemos algunos recursos prácticos, que pueden enriquecer una predicación y volverla más atractiva. Uno de los esfuerzos más necesarios es aprender a usar imágenes en la predicación, es decir, a hablar con imágenes. A veces se utilizan ejemplos para hacer más comprensible algo que se quiere explicar, pero esos ejemplos suelen apuntar sólo al entendimiento; las imágenes, en cambio, ayudan a valorar y aceptar el mensaje que se quiere transmitir.  Una imagen atractiva hace que el mensaje se sienta como algo familiar, cercano, posible, conectado con la propia vida. Una imagen bien lograda puede llevar a gustar el mensaje que se quiere transmitir, despierta un deseo y motiva a la voluntad en la dirección del Evangelio. Una buena homilía, como me decía un viejo maestro, debe contener "una idea, un sentimiento, una imagen" (S.S. Francisco, exhortación  apostólica Evangelii gaudium, n. 157).
  7. 7. Reflexión  Es abrumador considerar que Dios nos ha escogido a nosotros, humanos, para conocer los misterios del Reino, es decir, conocer el amor de un Dios que ha llegado a hacerse hombre para alcanzarnos la redención. Pero no a todos se nos ha dado a conocer este amor: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no». Estas personas que no conocen el amor de Dios son las que «miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden», porque sus corazones se han endurecido. Sí, hoy en el mundo hay quizás millones de personas que no quieren oír, ni ver, ni experimentar el amor de Dios en sus vidas y que, por tanto, no serán curadas. El amor de Dios es rechazado por muchos corazones, es excluido de la vida de muchas personas y es incluso ofendido por el desprecio irreverente de quienes quieren vivir al margen de los mandamientos. Y ante este panorama conviene preguntarnos: ¿Quiénes somos nosotros para contarnos entre los que, al menos un poco, sí hemos experimentado el amor de Dios? Nosotros conocemos, escuchamos y experimentamos en nuestra vida el amor de Dios y, poco o mucho, procuramos corresponderlo. Como católicos hemos sido contados entre el número de los felices que ven y escuchan lo que muchos profetas y justos desearon ver: el amor de un Dios hecho hombre para salvarnos, para acompañarnos en nuestras alegrías, luchas y tristezas; el amor de un Dios que se ha quedado en el Sagrario hasta el final de los tiempos para ser el alimento y el consuelo de nuestra vida; el amor de un Dios que para desatarnos de los lazos del pecado se ha atado a sí mismo a una cruz. ------- ¿Quiénes somos nosotros para que podamos conocer los misterios del Reino de Dios? Todo es don, todo es gracia, nosotros no merecemos nada por nuestras obras, es Dios el que se ha fijado en nosotros y ha querido darnos el don de la fe y de la experiencia de su amor. No podemos quedar indiferentes ante tal predilección, debemos corresponder al amor de Dios mediante el cumplimiento incondicional de su voluntad en nuestra vida ordinaria. Si nos ha hecho sus predilectos, es para que al menos nosotros podamos corresponder y amar.
  8. 8. Propósito  Hacer una visita a Cristo Eucaristía para agradecerle el don de la fe y de su amor. Diálogo con CristoDiálogo con Cristo  Gracias, Señor, por hacerme conocedor de tus misterios, que se sintetizan en tu amor por mí. Dame la gracia de corresponder a tu amor llevándolo también a tantas personas que no lo conocen o que simplemente lo rechazan. Dame la gracia de vivir con el ardiente deseo y el firme propósito de conocerte, de amarte y de imitarte cada día más en la realidad de mi vida diaria.

×