Isabel Menéndez Benavente              TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN CON              HIPERACTIVIDAD: CLÍNICA Y DIAGNÓS...
Isabel Menéndez Benavente                                                 Posteriormente los estudios realizados en       ...
Isabel Menéndez BenaventeFue Douglas, en los años 70,           quien      Había pues mucha disparidad de criteriosargumen...
Isabel Menéndez BenaventeTabla – 2: Criterios diagnósticos de la DSM-IV-A) (1) o (2)1. seis (o más) de los siguientes sínt...
Isabel Menéndez Benavente        impulsivo Si se satisface el                 como “ trastorno por déficit de atención    ...
Isabel Menéndez BenaventePero además existen otras diferencias,          payasadas, e incluso pueden sufrir máscomenzando ...
Isabel Menéndez Benavente    1. Trastornos de ansiedad.                                        Antes de pasar a una descri...
Isabel Menéndez Benavente         los deportes, temor exagerado                           q    Aburrimiento,      pérdida ...
Isabel Menéndez Benaventemuy pobres, y como señala Meichanbaum                investigaciones. De todas formas ya se(1985)...
Isabel Menéndez Benaventede educación especial, un 42% ya han                   ayuda diaria para hacer los deberes. (repe...
Isabel Menéndez BenaventeAjuriaguerra, J.( 1973). Manuel de Psychiatrie de l’enfant. Edición en españo: Manualde psiquiatr...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Anon trastorno de deficit de atencion con hiperactividad

413 views
345 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
413
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anon trastorno de deficit de atencion con hiperactividad

  1. 1. Isabel Menéndez Benavente TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD: CLÍNICA Y DIAGNÓSTICO. Isabel Menéndez Benavente 1 RESUMENLa autora aborda los aspectos referentes a la clínica y al diagnóstico del lahiperactividad en la infancia y adolescencia. Nos expone una revisión actualizada quecomprende, igualmente, temas tan interesantes como la comorbilidad y lascaracterísticas de adaptación escolar. (Editores)PALABRAS CLAVE: Clínica, diagnóstico, comorbilidad, hiperactividad, HDHD1 Psicóloga Clínica (Oviedo – España): isabelmenedez@airtel.net Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  2. 2. Isabel Menéndez Benavente Posteriormente los estudios realizados en INTRODUCCIÓN todo el mundo en la primera parte del siglo XX, los años 20 y 30 especialmente, especialmente Hohmán en 1922 y de KhanEl déficit de atención con hiperactividad y Cohen en 1934 , indicaban que tras una(TDAH) es hoy un tema que despierta lesión cerebral, encefalitis, etc, securiosidad y son muchos los estudios que producían los mismos síntomas descritosse están llevando a cabo, tanto a nivel por Still, con lo que se creyó que semundial, como español. encontraban ante un “ índrome de lesión s cerebral humana” (Polaino Lorente, 1997),En esta revisión, se tratará de dar una de naturaleza eminentemente neurológica.visión clínica y diagnóstica del tema, No fue hasta los años 60 cuando laexpuesta de una forma clara y resumida. mayoría de los investigadores comenzaron a darse cuenta de que los niños con laEl síndrome de déficit de atención con sintomatología hiperkinética o hiperactiva,hiperactividad, es el término por el cual se no presentaban lesión cerebral alguna (conoce un síndrome caracterizado por tres Green y Chee, 1994) y suavizaron elsíntomas nucleares de trastornos como son nombre denominándole daño cerebralla inatención, la hiperactividad y la mínimo o disfunción cerebral. De estaimpulsividad, aunque como veremos más forma la etiología no sería una lesiónadelante no siempre tienen que estar cerebral concreta, sino una disfunciónpresentes conjuntamente, puesto que general, en la que el cerebro aparecieraexisten subtipos dentro de esta entidad absolutamente normal, sin ningún tipo denosológica. patología constatable. El término de La disfunción cerebral mínima, se acuñó enEmpezaremos por una breve aproximación la década de los sesenta por Clements yal tema de la hiperactividad desde el punto Peters ( Polaino Lorente, A, 1997), y se ibade vista histórico. perfilando con la sintomatología siguiente: Trastornos de la conducta motora,La primera descripción que conocemos de hiperactividad, alteración de laun TDAH la encontramos en Hoffman ( coordinación, trastornos de atención y1844), un médico alemán que reprodujo trastornos perceptivos, dificultades departe importante de la sintomatología en el aprendizaje escolar, trastorno en el controlprotagonista de un cuento que escribió en de los impulsos, alteración en lasesta fecha ( Polaino-Lorente ,1997) en el relaciones interpersonales, trastornosque describía a Phil, un niño inquieto, que afectivos, labilidad, disforia, agresividad,no se acostumbra a estar sentado y se etc...( Ajuriaguerra, j. 1973).movía constantemente. Estaríadescribiendo pues, la sintomatología De esta forma fue creciendo el concepto dehiperactiva, de exceso de movimiento , “hiperkinesia”, cuyas características eranpero no parece detallar con minuciosidad, principalmente síntomas conductualesla inatención en este caso. Si hablaba, en totalmente al margen del daño cerebral y elcambio, de bajo rendimiento ( Miranda nivel de hiperactividad sería el núcleo deCasas,2000), lo que puede indicar toda la alteración.deficiencias en la atención y en el controlde impulsos. Sin embargo fue el pediatra Aparece, por primera vez en el manual deinglés Still en 1902, quien dio la primera diagnóstico y estadística de enfermedadesdescripción de conductas impulsivas y mentales DSM II, publicado por laagresivas, falta de atención y en fin, como asociación americana de psiquiatría , enel mismo describió problemas conductuales 1968, con el nombre de “Reacciónque calificaba de “defectos del control Hiperkinética de la infancia”, (Joselevich,moral”. La nomenclatura era lógica para la E 2000 ) con los criterios diagnósticos queépoca, porque como veremos más seguiríamos los profesionales hasta laadelante, los trastornos asociados en este aparición de nuevos estudios que hicieronsíndrome, son importantes y desde luego que en el DSM III, se modificaran dichosmuy llamativos. Lo que hacia que fueran criterios y que como veremos más adelanteniños “ distintos”, incontrolables, se acuñara un término distinto paraproblemáticos, adjetivos estos que aún se denominar al síndrome.manejan en la actualidad para describirlos. Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  3. 3. Isabel Menéndez BenaventeFue Douglas, en los años 70, quien Había pues mucha disparidad de criteriosargumentó que la deficiencia básica de los y en estos momentos, años 80 y 90, esniños hiperactivos no era el excesivo grado cuando realmente se realizan múltiplesde actividad , sino la incapacidad para estudios e investigaciones que culminanmentener la atención , especialmente la en los criterios diagnósticos con losatención sostenida y la impulsividad... es sistemas actuales de clasificacióndecir una insuficiente autorregulación ( internacional, y que son los queMiranda A, 1999) lo que está ya más cerca manejamos en la actualidad Nos referimosde la definición actual y que sigue siendo al “Manual de diagnótico y estadístico deuna explicación básica y reconocida aún en trastornos mentales”- DSM –IV- TRla actualidad. Sus estudios e (APA.2000) y en el elaborado por lainvestigaciones documentaron también la organización mundial de la salud,utilización del metilfenidato para tratar el “Clasificación internacional de lostrastorno. trastornos mentales” CIE- 10 (OMS, 1992). Aunque la mayoría de los trabajos que seVirginia Douglas fue pues decisiva para siguen en la actualidad se rigen por lasque la Asociación americana de psiquiatría versiones del DSM ( Caballo,v y Simón,Mmodificara su descripción en 1980 en su 2001). Es por ello que en esta exposiciónDSM III, en el que se introducen nuevos vamos a basarnos en los criterioscriterios y cambió el término llamándole ya diagnósticos del DSM – IV- TR.“déficit de atención con y sinhiperactividad”. En 1987 en la revisión del Pero antes haremos un breve repaso de lamanual de diagnótico y estadística de cronología del trastorno del que nosenfermedades mentales ( DSM. III- R), se ocupamos.vuelve a dar importancia a lahiperactividad, situándola al mismo nivelque el defecto de atención. ( PolainoLorente, 1997).Tabla – 1: Resumen históricoHoffman 1847 Descripción síntomas en el cuento de Phil F.Still 1902 Defectos del control moralHohman, Kant, Cohen 1920- 1930 Lesión cerebral humana.Clements y Peters 1962 Disfunción cerebral mínimaDSM II 1968 Reacción hiperkinética de la infanciaDSM III 1987 Déficit de atención con hiperactividadDSM IV 1994 Introduce tres subtipos. 1. DIAGNÓSTICO Trastornos por déficit de atención con hiperactividad1.1 CRITERIOS DIAGNÓSTICOS Según el DSM- IV- TR (APA, 2000).A continuación expongo los criteriosdiagnósticos que se resumen en el DSM Véase Tabla - 2IV- TR. Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  4. 4. Isabel Menéndez BenaventeTabla – 2: Criterios diagnósticos de la DSM-IV-A) (1) o (2)1. seis (o más) de los siguientes síntomas de desatención han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad quees desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:Falta de atención :a) a menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajoo en otras actividadesb) a menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicasc) a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamented) a menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargos, u obligaciones en el centro de trabajo (no se debea comportamiento negativista o a incapacidad para comprender instrucciones)e) a menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividadesf) a menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (comotrabajos escolares o domésticos)g) a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (p. ej. juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros oherramientas)h) a menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantesi) a menudo es descuidado en las actividades diarias2. seis (o más) de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con unaintensidad que es desadaptativa y poco lógica en relación con el nivel de desarrollo:Hiperactividada) a menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asientob) a menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentadoc) a menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puedelimitarse a sentimientos subjetivos de inquietud)d) a menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocioe) a menudo “ está ocupado” o suele actuar como si “ estuviera impulsado por un motorf) a menudo habla en excesoImpulsividad(g) a menudo emite bruscamente las respuestas antes de haber sido terminadas las preguntas(h) a menudo tiene dificultades para esperar su turno(i) a menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (p. ejemplo se entromete en conversaciones o juegos)B. Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7años de edad.C. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (p. ej., en la escuela y en casa)D. Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo del funcionamiento social, académico o laboral.E. Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otrotrastorno psicótico, y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.(Caballo y Simón, 2001)Existen varios subtipos según predomine la q Trastorno por déficit de atenciónhiperactividad o la falta de atención. con hiperactividad, tipo con predominio del déficit de q Trastorno por déficit de atención atención Si se satisface el Criterio con hiperactividad, tipo A1, pero no el Criterio A2 durante combinado . Si se satisfacen los últimos 6 meses los Criterios A1 y A2 durante q Trastorno por déficit de atención los últimos 6 meses. con hiperactividad, tipo con predominio hiperactivo- Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  5. 5. Isabel Menéndez Benavente impulsivo Si se satisface el como “ trastorno por déficit de atención Criterio A2, pero no el Criterio A1 con hiperactividad no especificado”. durante los últimos 6 meses. A continuación, en el cuadro siguiente pueden verse los criterios del manual CIE- 10. Trastornos mentales y delEn el caso de que no se cumplan los comportamiento. Descripciones clínicas ycriterios establecidos para cualquiera de los pautas para el diagnóstico, elaborado por lasubtipos mencionados, se diagnostica Organización Mundial de la Salud.Tabla – 3: Criterios de investigación CIE –10 para el trastorno hipercinético 1. Frecuente incapacidad para prestar atención a los detalles junto a errores por descuido en las labores escolares y en otras actividades. 2. Frecuente incapacidad para mantener la atención en las tareas o en el juego. 3. A menudo aparenta no escuchar lo que se le dice 4. Imposibilidad persistente para cumplimentar las tareas escolares asignadas u otras misiones.Déficit de atención 5. Disminución de la capacidad para organizar tareas y actividades. 6. A menudo evita o se siente marcadamente incómodo ante tareas tales como los deberes escolares que requieren un esfuerzo mental mantenido. 7. A menudo pierde objetos necesarios para unas tareas o actividades , tales como material escolar, libros, etc. 8. Fácilmente se distrae ante estímulos externos. 9. Con frecuencia es olvidadizo en el curso de las actividades diarias 1. Con frecuencia muestra inquietud con movimientos de manos o pies o removiéndose en su asiento. 2. Abandona el asiento en la clase o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado. 3. A menudo corretea o trepa en exceso en situacionesHiperactividad inapropiadas. 4. Inadecuadamente ruidoso en el juego o tiene dificultades para entretenerse tranquilamente en actividades lúdicas. 5. Persistentemente exhibe un patrón de actividad excesiva que no es modificable sustancialmente por los requerimientos del entorno social. 1. Con frecuencia hace exclamaciones o responde antes de que se le hagan las preguntas completas. 2. A menudo es incapaz de guardar turno en las colas o en otrasImpulsividad situaciones en grupo. 3. A menudo interrumpe o se entromete en los asuntos de otros. 4. Con frecuencia habla en exceso sin contenerse ante las situaciones sociales.El inicio del trastorno no es posterior a los siete añosLos criterios deben cumplirse en más de una situaciónLos síntomas de hiperactividad, déficit de atención e impulsividad ocasionan malestarclínicamente significativo o una alteración en el rendimiento social , académico o laboral.No cumple los criterios para trastorno generalizado del desarrollo, episodio maniaco, episodiodepresivo o trastorno de ansiedad.En el CIE- 10 además se contempla dentro hipercinético disocial , otros trastornosdel grupo de trastornos hipercinéticos hipercinéticos y el trastorno hipercinético nocuatro entidades diferenciadas: el trastorno especificado.( Miranda,A. 2001)de la actividad y de la atención, el trastorno Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  6. 6. Isabel Menéndez BenaventePero además existen otras diferencias, payasadas, e incluso pueden sufrir máscomenzando como hemos visto por la accidentes puesto que no saben prever lasmisma denominación, para el CIE-10 : consecuencias de sus actos ( cruzar latrastorno hipercinético y para el DSM IV- calle, tirarse por un sitio alto, etc)...TR: Déficit de atención con hiperactividad.Además para el CIE-10, deben darse Es importante que se sepa claramentealgunos síntomas de los tres síntomas distinguir el trastorno que nos ocupa deprincipales ( inatención, hiperactividad e otros diagnósticos para lo que se debenimpulsividad) para establecer el tener claros los diagnósticos diferenciales.diagnóstico, como mínimo seis deinatención, tres de hiperactividad y por lo 1.2 DIAGNÓSTICO DIFERENCIALmenos uno de impulsividad, mientras queel DSM IV- TR especifica subtipos para elcaso de que haya síntomas de un dominio Al hacer la exporación y la valoraciónnada más .( Rodríguez Sacristán,J.2000). diagnóstica del paciente, es importante descartar otros síndromes, que aunque pueden coexistir con el TDHA, sonEl desarrollo de cada uno de los criterios entidades diferentes y como tal debendiagnósticos del DSM IV- TR, nos clasificarse.indicarían que los niños que padecen eltrastorno son niños que no prestanatención y cometen continuos errores por “ En primer lugar es importante quedespistes”, les resulta muy difícil mantener tengamos en cuanto una serie dela atención en actividades escolares e alteraciones neurológicas que presentan sintomatología propia del TDHA, como :incluso en juegos. Parecen estar en “ laluna”, nunca escuchan y se diría que nooyen por lo que muchos de ellos, no es q Alteraciones genéticasextraño que sean remitidos al cromosómicas, como elotorrinolaringólogo ante la sospecha de síndrome de Turner, elfalta de audición. Cambian continuamente síndrome de X frágil, elde una actividad a otra , pueden pasar de síndrome de Klinefelter,una tarea a otra y a una tercera, sin acabar que suelen cursar conla primera. Evitan sobretodo las tareas que trastornos de aprendizaje,requieren un esfuerzo mental sostenido, o e inatenciónque tengan que organizar, o que conlleven q Procesos metabólicosmucha concentración ( en los niños como hiper oespecialmente tareas de papel y lápiz). hipotiroidismo, laSuelen perderlo todo, y tratar sus cosas enfermedad de Cushing,con descuido, suelen ser niños muy también debendesordenados, que se distraen ante descartarse.estímulos irrelevantes, como el ruido de un q Procesos infecciososcoche o una conversación lejana. Se debidos al VIH, encefalistisolvidan frecuentemente de todo, dejan el y meningitis, sonbocadillo en casa, la mochila en el colegio, excluyentes delolvidan que tienen un partido, etc... diagnóstico. q Procesos como neoplasiasLa hiperactividad es mucho más e hidrocefalia presentanllamativa. Y varía según la edad. Los niños alteraciones conductualespreescolares estén constantemente en en la primera infancia.marcha, lo tocan todo, se precipitan a q Enfermedadescualquier sitio, se suben a los muebles, no neurodegenerativas comoson capaces de estar sentados ni para la enfermedad de Wilson,escuchar por ejemplo un cuento... en la el corea de Huntington juvenil...edad escolar tienen dificultades para estarquietos en la silla, se balancean, se sientanal borde, se levantan mientras comen o ven (Arriada- Mendicoa,A y Otero-Sileceo,E.la televisión, etc..no paran de hablar y 2000)suelen hacer mucho ruido. Laimpulsividad les hace ser absolutamente Es sin embargo el diagnóstico diferencialimpacientes, hacen comentarios fuera de algo más complicado cuando se trata delugar, interrumpen constantemente, distinguir el TDHA de otras entidadescontestan antes de que pregunten, hacen clínicas como son : Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  7. 7. Isabel Menéndez Benavente 1. Trastornos de ansiedad. Antes de pasar a una descripción resumida 2. Trastorno de estado de ánimo de estos trastornos veremos una imagen 3. Trastornos de conducta de los porcentajes de comorbilidad que se 4. Trastornos de aprendizaje dan entre el TDHA y los síndromes mencionados .Figura – 1: Comorbilidad en el TDHA Trastornos Comórbidos del TDHA 20 je za di en 40 pr A T. a ct du on 30 C T. o m ni A T. 25 d da ie ns 0 10 20 30 40 50 A1.3 TRASTORNOS DE ANSIEDAD a) Fobia simple: es un miedo específicoComo vemos en la gráfica al menos un 25% de unido a conductas de evitación; porlos niños, especialmente los de trastorno de ejemplo fobia social, cuando el miedodéficit de atención con hiperactividad, padecen se refiere a la exposición a situacionestrastornos de ansiedad, que pueden ser de de relación con los demás, fobiaseparación, ansiedad excesiva o fobias . escolar, con terror a acudir al colegio(Miranda, A. 1998) o centro de estudios, etc. b) Ansiedad de separación: es un temorEs evidente que los niños con TDHA son más patológico a separarse de sus padres,susceptibles de padecer problemas de ansiedad suelen tener pesadillas acerca de esteen cuanto a que les resulta muy difícil responder tema, tienen miedo que les sucedaadecuadamente a las exigencias de su entorno. algo, les cuesta dormirse solos,Esto hace que las situaciones que para los rehúsan a participar en actividadesdemás son habituales y cotidianas para el que les obligue a estar fuera de casa.pueden suponerle un importante estrés ( realizar A veces pueden negarse a ir a lacualquier examen, hacer los deberes, recoger escuela, lo que unido a los problemassu cuarto, acordarse de detalles, etc..) de fracaso que experimentan en ella puede convertirse en una fobiaLos trastornos de ansiedad abarcan un grupo de escolar.patologías como los temores y las c) Ansiedad generalizada: estos tienenpreocupaciones persistentes, la evitación fóbica preocupaciones excesivas yy episodios agudos de ansiedad. Pueden constantes acerca por ejmplo de suclasificarse así de una forma resumida: rendimiento escolar, con los amigos o Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  8. 8. Isabel Menéndez Benavente los deportes, temor exagerado q Aburrimiento, pérdida de también a quedar en ridículo, están interés por todo. muy tensos y tienden a somatizar ( q Alteraciones en el apetito o en dolores abdominales, cefaleas..)Son el sueño. muy autocríticos y tienen miedo a q Quejas físicas, dolores fallar ante los demás... esto les hace abdominales, de cabeza sin retraerse y a veces se observa que causas orgánicas. estos niños pueden por ello no q Cansancio. demostrar su hiperactividad en el q Disminución de la colegio o frente a extraños, y concentración solamente se relajan en el hogar por q Ideas de muerte recurrentes... lo que su hiperactividad se muestra entonces de una forma exagerada al Como en el caso de la existencia de problemas intentar controlarla en el resto de los de ansiedad, hay que diagnosticar claramente ambientes. ambos trastornos, puesto que si se emplea el tratamiento de estimulantes para el TDAH, estos pueden perder su eficacia al coexistir con elEstos trastornos de ansiedad deben síndrome depresivo, o incluso agravarlo ; ladiagnosticarse, realizando como hemos indicado asociación de ambas patologías empeora elanteriormente, un diagnóstico diferencial,según pronóstico a medio y largo plazo.( Joselevich,los criterios expuestos en el DSM IV- TR, en el E.2000). Es importante que en el caso de que elque figuran cada una de las entidades clínicas TDHA coexista con la depresión, debe darseenumeradas. Es muy importante diagnosticarlos prioridad al tratamiento del trastorno afectivo (en el caso de que se presenten junto con el Miranda, A, 2001)Tdha ya que a veces es contraproducentetratarlos con estimulantes y hay que escoger 1.5 TRASTORNO DE CONDUCTAotra elección farmacológica... Se trata del trastorno oposicionista desafiante y1.4 TRASTORNO DEL ESTADO DE ÁNIMO el trastorno disocial. Como hemos visto en la gráfica se asocian al TDHA hasta en un 40% deDEPRESIÓN : Como hemos visto el porcentaje los casos ( Joselevich,E. 2000).se sitúa alrededor del 30%,que sitúan a loscuadros depresivos en una alta asociación con En general la conducta oposicionista está dadael TDHA. Es muy frecuente que en los niños por conductas de desafío y antagonismo concon Tdha aparezcan sentimientos depresivos. otras personas, molestar continuamente, yEste tipo de asociación empeora el pronóstico a desde luego una importante agresividad que esmedio y largo plazo, y complica la respuesta el núcleo de ambos trastornos. La diferenciaterapéutica puesto que los estimulantes pueden entre ambos estriba e n que mientras el primero,no tener la misma eficacia, incluso empeorar la el oposicionista a pesar de las conductas dedepresión( Joselevich E. 2000) enfrentamiento y de un sistemático patrón de desobediencia a las pautas impuestas por losLos sentimientos que priman en los niños con adultos, actitud provocadora con sus pares, etc,TDHA, al margen del verdadero síndromes no trasgrede las normas sociales , sí lo hacendepresivo, son sentimientos de minusvalía , en el cuadro antisocial ( Joselevich, E.2000),impotencia y baja autoestima, con relación al que presenta además un comportamientoentorno escolar y social. Algunos autores han francamente agresivo. Los niños con la formaclasificado esto más que como un síndrome más grave de trastorno disocial parecen tenerdepresivo, como un “verdadero síndrome de más probabilidades de acabar en la cárcel, tenerdesmoralización” . (Miranda, A. 1998) accidentes graves, importantes disfunciones sociales, adicciones, etc. ( Green y Cheet,1994)Sin embargo hasta en un 30%, parecen .Estos parecen también provenir de ambientes opresentar un síndrome depresivo real. Es lógico núcleos familiares más desestructurados, conque un niño con un TDHA diagnosticado, pueda disfunciones familiares.estar decaído y desilusionado porque no puedecomportarse, aprender y ser aceptado como los Por otra parte y como es lógico, los niños conotros niños. El niño deprimido cae en un estado TDHA combinado presentan mayorescrónico que tiene la siguiente sintomatología y problemas emocionales y de comportamientoque insistimos, debe confirmarse o descartarse social, mayor impulsividad y falta de autocontrolsegún los criterios establecidos por la ( Caballo, V. 2001).comunidad científica, se describen en sumayoría a continuación. 1.6.TRASTORNOS DE APRENDIZAJE. q Sentimientos de preocupación Los problemas de rendimiento académico y excesiva, tristeza o deseo de dificultades de aprendizaje son una de las aislamiento. características más claramente asociadas al q En otros casos se manifiesta Tdha. Prácticamente todas las áreas por una irritabilidad académicas se ven afectadas: aritmética, persistente. lectoescritura, lenguaje, etc. Los niños hiperactivos utilizan estrategias memorísticas Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  9. 9. Isabel Menéndez Benaventemuy pobres, y como señala Meichanbaum investigaciones. De todas formas ya se(1985), existe un déficit cognitivo en cuanto a la admite que es el trastorno infantil másresolución de problemas, y en las común.autoinstrucciones adecuadas para inhibirconductas y controlar la acción. (Caballo,V.2000) Las variables para estimar las tasas de prevalencia tienen pues que ver con losUna de las manifestaciones más frecuente, fue criterios de diagnóstico, pero también conseñalada ya por Virginia Douglas en los años los instrumentos de detección, las muestras70, que es la variabilidad en su rendimiento, utilizadas y por supuesto el sexo de laspuesto ºque depende del estímulo, del entorno y poblaciones estudiadas ( Rodríguezdel momento del niño ante la tarea, que puede Sacristán, J.2000).Es también importante elhoy realizarla sin problemas, para fracasar estatus económico de la familia, puesto queestrepitosamente al día siguiente,con el entre familia y regiones másconsiguiente desconcierto de los padres yprofesores que pueden pensar que es algo que desfavorecidas la presencia deel niño hace volitivamente. hiperactividad puede ser el doble que en niveles socioeconómicos más elevados.Se considera que al menos un 10 % de lapoblación general puede sufrir de dislexia. En el Parece básica la variable sexo, puesto quecaso de un niño con Tdha, la probabilidad es probado que los niños son másaumenta hasta un 20%, y hablamos de un propensos que las niñas en cifras quetrastorno que afecta al desarrollo de la varían de 2 a 1 hasta 9 a 1lectoescritura. Cuando ambas patologías se (Caballo,V.2001). Las niñas presenta conasocian se potencia el fracaso académico . Laasociación del TDHA con trastornos de mayor frecuencia, problemas de inatenciónaprendizaje hace que se sitúe alrededor del y cognitivos más que sintomatología de40% la repetición de curso de los niños impulsividad o agresividad (Rodríguezafectados, cuando no la deserción escolar, Sacristán, J.2000)dependiendo del entorno social y familiar (Arriada- Mendicoa, N, 2000.) Se estima que más del 80% de los niños que presentan el trastorno TDHA,Pasemos ahora a enumerar las dificultades más continuarán presentando el trastorno en lafrecuentes: adolescencia, y entre el 30 y el 65% lo q Dificultades en la comprensión presentarán también en la edad adulta ( y fluidez lectora. Barckley, R. 1995). q Dificultades e el cálculo y la resolución de problemas Sin embargo las manifestaciones del matemáticos síndrome van variando notablemente a lo q Dificultades de escritura y largo de la vida. coordinación, lo que habitualmente consiste en Hasta los cinco años estos niños suelen presentar una clara presentar un desarrollo motor precoz, disgrafía. comienzo temprano de la deambulación y q Dificultades en general son descritos por los padres perceptivoespaciales como niños inquietos, como impulsados por q Dificultades para seguir un motor. Son niños de fáciles rabietas, instruccuiones y mantener buscan constantemente la atención, no la motivación. parecen tener noción de peligro, curiosidad ( 0rjales, I. 1999) insaciable y excesiva actividad motora; son además desobedientes, oposicionistas y desafiantes. ( Joselevich,E. 2000)2 . EPIDEMIOLOGÍA Y EVOLUCION Es en la edad escolar donde se detectanExiste un auténtico baile de cifras en lo que más frecuentemente los niños con TDAH,a prevalencia se refiere. Se siguen es además cuando comienzan a presentarrealizando estudios que pretenden eliminar problemas en la adquisición y aprendizajelas variables que hacen que las cifras de la lectoescritura lo que redunda en unoscilen. Se puede aceptar que la principio de fracaso escolar que seprevalencia global del TDHA, se sitúa entre agudizará más cuanto más se fuerce alel 3 y el 7%, según se empleen criterios niño sin tratamiento adecuado. Existeneuropeos ( CIE-10) o el americano (DSM – datos que nos hablan de queIV- TR) que justifica ese intervalo y otros aproximadamente un 21% de los niñosaún más amplios que arrojan otras hiperactivos de 9 y 10 años reciben clases Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  10. 10. Isabel Menéndez Benaventede educación especial, un 42% ya han ayuda diaria para hacer los deberes. (repetido curso, y hasta un 81% necesita Miranda, A.2001) Figura – 2: Niños con TDAH en edad escolar. Niños con Tdah en edad escolar. 21 81 42 clases especiales. Repiten ayuda diariaEn la adolescencia todo cambia. La en 1990, describe así el trastorno porhiperactividad suele disminuir notablemente déficit de atención:hasta llegar a una sensación subjetiva deinquietud... pero todavía el 70% siguenpresentando problemas de atención eimpulsividad.( Barckley, R. 1995). Los “Es un trastorno del desarrolloestudios longitudinales parecen estar esta caracterizado por niveles de falta devez de acuerdo, en que la hiperactividad de atención, sobreactividad, impulsividadlos adolescentes se desplaza hacia inapropiados desde el punto de vistatrastornos de conducta, alrededor de un 43 evolutivo. Estos síntomas se inician a% con el peligro de las conductas de riesgo menudo en la primera infancia, son decomo adicciones, acciones predelictivas, naturaleza relativamente crónica y noabandono escolar, accidentes etc...( pueden atribuirse a alteracionesMiranda,A. 2001.) neurológicas, sensoriales, del lenguaje graves, a retraso mental o a trastornosMe gustaría acabar esta revisión con una emocionales importantes. Estas dificultadesdefinición que creo es aceptable por lo que se asocian normalmente a déficit en lastiene de unificadora y clarificadora, conductas gobernadas por las reglas y a unrealizada por uno de los investigadores determinado patrón de rendimiento”.más prestigiosos del trastorno: Barckley BIBLIOGRAFÍAAmerican Psychiatric Assosiation (2000),Diagnostic and satatistical manual for mentaldisorders( DSM IV- TR).Washington, D.C. Author. Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102
  11. 11. Isabel Menéndez BenaventeAjuriaguerra, J.( 1973). Manuel de Psychiatrie de l’enfant. Edición en españo: Manualde psiquiatría infantil. Barcelona. Masson.Arriada- Mendicoa, A; Otero- Siliceo,E.(2000).Rev neurol 2000; 31 (9):845-851Barckley,R.A.( 1995) Taking Charge oj ADHD. Nueva York.Guilfor.Ediciónespañola:Niños hiperactivos. Paidos.1999.Caballo,V y Simón, M.A (2001). Manual de psicología clínica infanti yadolescente.Madrid. PirámideRodríguez Sacristán, J.(2000) . Psicopatología infantil Básica. Madrid. Pirámide.Green,C y Chee, k.(1994). Understanding ADHD. Australia. Transworld.Traducciónespañola.El niño muy movido o despistado. Medici. 2000.Joselevich, E (compiladora).(2000).Síndrome de déficit de atención con o sinhiperactividad. Buenos Aires. Paidos.Miranda, A y Santamaría, M. (1986). Hiperactividad y dificultades de aprendizaje.Valencia . PromolibroMiranda, A; Roselló, B; Soriano,M; (1998). Estudiantes con deficienciasatencionales.Valencia. PromolibroMiranda, A; Jarque,SL; Soriano,M; (1999). Rev neurol 1999;28 ( Supl 2):S 182-S 188Miranda, A;Amado,L; Jarque,S. (2001). Trastornos por déficit de atención conhiperactividad. Málaga.Aljibe.Narbona,J.(2001).Alta prevalencia del TDHA ¿ niños trastornados o sociedadmaltrecha?.Rev.Neurol.2001: 32 (3); 229-231.Organización mundial de la salud (1992). Madrid. Meditor.Orjales, I.( 1999). Madrid. CEPE.Polaino Lorente,A y otros.(1997). Manual de hiperactividad infantil.Madrid.Unióneditorial. Rev Psiquiatr Psicol Niño y Adolesc, 2001, 4(1): 92-102

×