Your SlideShare is downloading. ×
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
 Televisión
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Televisión

321

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
321
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Televisión Pública e Internet: posibilidades y obstáculos de la convergenciaen MéxicoEl presente capítulo se encuentra publicado en:Orozco Gomez,G. coord. (2012). TV Morfosis. Hacia una Sociedad de Redes.México: Universidad de Guadalajara y Editorial TintableMaría Elena Meneses RochaProfesora e investigadora del Tecnológico de MonterreyLa remediación de la televisiónAl fenómeno de convergencia mediática –que técnicamente se refiere a lafusión de las funciones antes separadas de los medios en un solo aparato(Jenkins, 2006)– podríamos atribuirle los cambios en la televisión, el mediomasivo de audiencias contemplativas, cuyo poder se limita a manipular elbrillo o el color en el aparato receptor, ante una programación unilateral conhorarios y programación fijos. Internet, al cual podemos considerar en palabras de Scolari (2008) unhipermedio, ha venido a trastocar al gran medio de comunicación de lamodernidad por sus rasgos inconfundibles como la hipertextualidad, lamultimedialidad, pero sobre todo, por la interactividad entendida como lacomunicación de ida y vuelta y que dada la reticularidad de las redesconvergentes no sólo se traduce en un flujo de uno a uno, sino de muchos amuchos. Este atributo justifica darle a Internet el calificativo de inédito, dado queposibilita empoderar a la audiencia que tiene la posibilidad de entrar al ciclode producción mediática, de interrumpir, mezclar, compartir y programar loscontenidos. De esta forma, la televisión puede haber encontrado en Internet y ensus especificidades técnicas un medio ideal para remediarse (Bolter &Grusin, 2000), es decir, una manera de reconfigurarse y mejorarse, dando a   1  
  • 2. la audiencia la posibilidad de participar. El internauta que consume televisióny que cuenta con infraestructura, con conexión y con capacidadesconvergentes puede hacer su propia programación y consumirla a la horaque desee. Además, puede proponer e incluso modificar la trama de unatelenovela o serie a través del fenómeno al que Jenkins (2006) denomina“extensión de la experiencia” que se refiere a la estrategia de las cadenastelevisivas en la que se adaptan las producciones a diferentes formatosmultipantalla, que bien puede ser desde un videojuego hasta una sitio despoilers.1 Asistimos a un escenario mediático convergente en el que la televisióne Internet se potencian entre sí, al fusionar sus rasgos originales a fin dearticular nuevas formas de expresión, no sólo de entretenimiento sino deservicio a la ciudadanía y de una gran diversidad de formas que garanticensu sustentabilidad. Podemos observar dos vertientes de la convergencia Internet-televisión, por un lado, la que va de la industria de Internet a la de latelevisión, probablemente menos avanzada aunque con interesantesapuestas como Apple TV o Google TV —que darían como resultado losservicios y posibilidades interactivas de la red en la televisión— y, por otro, lafusión a la inversa, es decir, de la televisión a Internet la cual podemosobservar en el traslado de la programación televisiva de medios privados ypúblicos al entorno digital. Esta última es quizá la más avanzada, lo que nosignifica mejor aprovechada. Este tipo de convergencia es la que se analizaen este capítulo con énfasis en los denominados medios de servicio público. Resulta prudente señalar que cuando se habla del binomio televisión eInternet se suele confundir con el video por la red de sitios como YouTube(video por Internet), que comenzó como un canal de videos para aficionadospero al que paulatinamente se han incorporado otros actores, de tal forma                                                                                                            1     Henry Jenkins se refiere a la ola de fanáticos de series televisivas que cambian de pantallapara estropear con sus comentarios en Internet la emoción del desenlace de una historiarevelando detalles y supuestamente alterando el impacto dramático de la trama.     2  
  • 3. que es extraño que un gobierno, organización, universidad o empresa,incluidas las del entretenimiento, no tenga un canal en el exitoso sitio. Podríamos decir que YouTube y sitios similares como Vimeo sonproducto de la evolución de Internet, en particular, de la tecnología streamingque permite la recepción sin necesidad de descargar contenidos y queposibilita que los aficionados tengan su propio canal. Sin embargo, no setrata de televisión por Internet. Este tipo de convergencia abordada en elpresente capítulo se refiere a la fusión de dos industrias antes separadas: lainformática y la radiodifusión. También como señala Mariano Cebrián (2004,p. 202) puede explicarse como la unión de dos modalidades de lenguaje y desistemas expresivos.2 Esta convergencia da como resultado además de inéditos rasgosexpresivos, nuevas narrativas, interacciones, servicios y mercados.Probablemente, estas peculiaridades resultantes de la convergencia estaríandelineando nuevos perfiles profesionales en el campo de los mediosconvergentes (Meneses, 2011). Tal como lo reconoció Ithiel de Sola Pool (1983) en su trabajo pionero,“Tecnologías de la Libertad”, la convergencia mediática es un procesoinacabado y en constante cambio, en el cual, resulta difícil distinguir lasfronteras entre medios (prensa y radiodifusión), telecomunicaciones einformática. Los servicios y la programación pueden ofrecerse en una grandiversidad de dispositivos; en el caso de la televisión, su señal puede serrecibida a través de la computadora, de un celular o una tableta. La convergencia ocurre en diversas dimensiones, en la propiedadempresarial, en los procesos productivos, en los servicios, en los contenidosy en la cultura de las audiencias. Según Jenkins (2006), las audienciasconvergentes conversan un poco más entre sí y con los productores, de estaforma, establece una tipología de las audiencias entre pasivas y activas, las                                                                                                            2  De acuerdo al sitio Mashable, en febrero de 2011 YouTube tenía 490 millones de usuariosúnicos por mes en todo el mundo, que acumulaban un estimado de 92 mil millones de vistaspor mes. Los usuarios pasan alrededor de 2.9 mil millones de horas en el sitio mensualmente.   3  
  • 4. primeras corresponden al modelo análogo de televisión y las segundas aInternet. Las audiencias activas dependen de variables como la conectividad yhabilidades convergentes, lo que junto con el enorme poder de las empresastelevisivas para imponer sus agendas y contenidos, obliga a moderar todooptimismo sobre la parábola de la participación. La convergencia puede representar para la televisión no sólo nuevasformas de expresión, sino de servicio a la ciudadanía y de formas quegaranticen la sustentabilidad de la televisión y el video. Recientemente,hemos visto la aparición y el auge de negocios como Netflix, que en EstadosUnidos ha llegado a ser fuerte competidor de la televisión por cable. Laempresa renta videos y ofrece transmisión de series y películas a diversossoportes por una suscripción mensual.3 En este capítulo sostendré que el sólo traslado de la programacióntelevisiva, sin aprovechar las ventajas de Internet, equivale a no explotar elpotencial democratizador de la red, un entorno sin límites espacio –temporales, descentralizado, que permite la inclusión de las audienciasmediante procesos de interacción–. ¿Asistimos a la erosión paulatina del medio centralizado, masivo, deaudiencias pasivas? La respuesta depende del contexto. El fenómeno esclaro y evidente en economías desarrolladas con altos niveles de penetraciónde Internet, como es el caso de Estados Unidos y algunos países europeos.Este hecho no necesariamente sugiere que se esté dejando de ver televisión,sino que ésta se consume de manera diferente y a través de diferentesplataformas (Pérez, 2012). En Internet, la televisión tiene enormes posibilidades de reconfigurarsecomo un medio interactivo, lo cual representa un desafío no sólo para losprofesionales de la televisión, sino para el Estado y los actores responsablesde la radiodifusión, las telecomunicaciones y las políticas de inclusión digital.La convergencia no es culturalmente relevante mientras sólo se trasladen los                                                                                                            3 Netflix tenía en abril de 2011, 23.6 millones de usuarios en Estados Unidos. El servicio estádisponible en México desde 2011.   4  
  • 5. contenidos de una pantalla a otra, sino en la medida en que existan una seriede condiciones, que van desde el marco regulatorio de la radiodifusión y lastelecomunicaciones, hasta las políticas de inclusión digital.Medios Públicos e InternetEntendemos por medios de servicio público a aquéllos que tienen unavocación de servicio a la sociedad e incorporan nociones de pluralidad,diversidad, ciudadanía y democracia en su quehacer. Son financiados porrecursos públicos aunque, en los últimos años y con base en la experienciainternacional, se ha venido conformando un consenso en torno a lanecesidad de que obtengan fondos mediante mecanismos mixtos que lespermitan su sustentabilidad, su autonomía y, con ello, la garantía demantener una programación basada en su misión social. En contraste a estatipificación, se encuentran los medios privados, orientados por interesescomerciales. Se trata de una taxonomía de la televisión muy común basada en eltipo de relación con el Estado, al cual pertenece el espectro radioeléctrico, asícomo en los fines y programación que, en el caso de los medios públicos, nose somete al imperio del rating, lo que no quiere decir que no compitanlegitimamente por conseguir audiencias con la televisión comercial. El escenario convergente plantea a los medios públicos unaoportunidad de rearticularse en diversos sentidos, de los cuales, esparticularmente importante el relacionado con la participación ciudadana. Alser atributo de las redes, la interactividad podría coadyuvar a articular unaauténtica televisión ciudadana a través de la confección colaborativa deproducciones y contenidos. Como señala Mariano Cebrián (2004, p. 2002), así como la televisióngeneralista (masiva) comercial se financia mediante la venta de espaciospublicitarios y la televisión restringida (por cable o satelital) por suscriptores;la televisión en Internet abre la posibilidad de transacciones e intercambiosque pudieran resultar fuentes de sustentabilidad, lo que el investigadorespañol denomina t-commerce.   5  
  • 6. Éstas son algunas de las posibilidades que brinda Internet a latelevisión pública, aunque la mayoría de los puntos pueden resultar válidosigualmente para la televisión comercial. 1.- Los medios de servicio público pueden hacer realidad laparticipación ciudadana a través de las posibilidades interactivas que brindaInternet. Estaríamos hablando de una auténtica ciudadanización de losmedios al incorporar intereses y opiniones ciudadanas. 2.- Internet brinda a la televisión pública la posibilidad de llegar aaudiencias globales, toda vez que a la red la caracteriza su desterritorialidad.De esta forma, Internet podría propiciar un fenómeno de equilibrio en la ofertay demanda de contenidos, ya que en la red todas las expresiones están a unclic de los internautas. 3.- La televisión pública tendría la oportunidad de innovar contenidoshaciendo uso de los rasgos distintivos de Internet que son: lahipertextualidad, la interactividad y la multimedialidad. Algunos autores(Scolari, 2008; Cebrián, 2004) han analizado las narrativas que surgen de laconvergencia entre las diferentes textualidades, de lo cual resultan formas deexpresión hipermediática. Asimismo, la televisión pública en Internet podría aprovechar lacarencia de restricciones espaciales y temporales para poner a disposiciónarchivos y recursos educativos abiertos. 4.- Internet favorece la búsqueda de diversas formas de financiamientoy de colaboración con otros medios, ya fueren universitarios, indígenas,comunitarios o de organismos de la sociedad civil. La sustentabilidadfinanciera no sólo depende, como en el modelo masivo y comercial, de laventa de espacios, sino de colaboraciones, donaciones o patrocinios.Empresas de entretenimiento de la economía digital han innovado enmodelos de negocio. Por ejemplo, los micropagos del exitoso sitio iTunes,además de un buen negocio, representan un modelo híbrido que reconcilia almundo musical convencional de las disqueras —que generan un soloproducto tangible, es decir, un disco— con el paradigma digital, en el que los   6  
  • 7. usuarios disponen qué sencillo comprar y a través de qué dispositivoconsumirlo. En el tema de contenidos, las colaboraciones con otros mediospúblicos y expresiones mediáticas favorecerían su misión de garantizar lapluralidad y la diversidad. Internet es un medio que favorece el consumo individualizado y, por lotanto, beneficia la segmentación de audiencias. La televisión pública podríaproducir contenidos para grupos segmentados, sin afectar su misión uorientación ética de brindar contenidos universales. 5.- La televisión en Internet permitiría aprovechar al máximo laconvergencia de soportes para dispositivos móviles mediante aplicacionesnovedosas. La televisión pública en la era Internet tiene la oportunidad deconvertirse en una organización convergente o multimedia, cuya producciónsea igualmente convergente y escalable para diversos formatos y soportes. 6.- La convergencia técnica y de contenidos nos lleva a sostener queInternet es algo más que un medio de comunicación, ya que aporta laposibilidad de brindar servicios asociados, entre estos de consulta, deorientación, de participación, así como de recursos pedagógicos para niños,jóvenes y adultos sobre valores democráticos y alfabetización mediática, locual permitiría formar audiencias críticas. Algunos diarios digitales, como el británico The Guardian, hancomenzado a explorar las posibilidades que ofrece el comercio electrónicocon novedosos modelos para su sustentabilidad financiera. 7.- La interactividad, rasgo inconfundible de Internet, podría ser útilpara implementar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.Asimismo, la puesta en marcha de instancias de defensoría de los derechosde las audiencias con las cuales en Internet se puede interactuar sinintermediarios.   7  
  • 8. De las posibilidades a la realidad en México El despliegue de la televisión en Internet en todas sus formas yposibilidades no se lleva a cabo sobre un territorio en blanco, sino sobre susantecedentes, sobre las fallas en los marcos regulatorios y la cultura de lasaudiencias. En México, la televisión masiva de programación generalista siguesiendo el medio preminente, al llegar a casi la totalidad de la población,contra sólo 34% de usuarios conectados a Internet (INEGI, 2010). Para apropiarse de los contenidos televisivos a través de las redes esnecesario tener Internet de alta velocidad. La banda ancha ha sidoconsiderada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) como lainfraestructura básica de la Sociedad de la información, la cual permite quelos usuarios puedan hacer uso de todas las posibilidades de Internet. Lascifras en México hablan por sí solas. Únicamente el 0.5% tiene acceso aservicios inalámbricos de banda ancha y sólo un 10.4% de banda ancha fija(OCDE, 2011). No se debe soslayar que uno de los rasgos de Internet es su ubicuidady accesibilidad a través de dispositivos móviles. Estos alcanzan unaimportante penetración a nivel mundial y que en México, de acuerdo a datosde la Cofetel obtenidos en 2011, llegan a los 90 millones de suscriptores, delos cuales, sólo un modesto 13% cuenta con un teléfono inteligente osmarthpone, dispositivo que permite desplegar contenidos convergentes (ElEconomista, 2011). En México, la Ley Federal de Radio y Televisión no contempla la figurade medios de servicio público ni de televisión pública. De esta forma, noexiste figura jurídica que les respalde. En el país suele identificarse por"medios públicos" a las estaciones universitarias, indígenas y estatales queson financiadas con recursos del Estado y operan bajo la figura jurídica de"permisionarias", las cuales se contraponen a las "concesionarias" que serefieren a las estaciones comerciales. Se trata de una taxonomía anticuada que requiere cambiossustanciales en un escenario de preminencia tecnológica, que podría ser   8  
  • 9. aprovechado para articular un sistema de medios plural y competitivo en unpaís en que dos empresas controlan el 94% de las concesiones (TrejoDelarbre, 2011, p.87). La actual legislación en la materia requiere con urgencia unaactualización, ya que no contempla la convergencia; fenómeno que comohemos señalado diluye la línea divisoria entre radiodifusión ytelecomunicaciones, cuya regulación está sustentada en dos leyes diferentes,lo cual acaba lesionando a las audiencias-usuarias. La Ley Federal de Radio y Televisión no impone límite alguno a laconcentración de las empresas de radiodifusión en pocas manos, comotampoco la de telecomunicaciones, que redunda en el dominio de un sólooperador, Telmex, que ofrece servicios de Internet caros y la banda anchamás lenta y cara de los países que integran la OCDE. De estas evidencias podríamos deducir que la comunicación comocultura y como vector imprescindible de desarrollo humano no ha sidopreocupación del Estado mexicano, que no sólo margina a la comunicaciónde servicio público, sino que le escatima recursos. Como señala Ortega: "Losmedios públicos han estado limitados por un marco jurídico que losdiscrimina, han sido sometidos a financiamientos insuficientes, relegados porlos poderes Legislativo y Ejecutivo y subordinados a las ataduras del poderpolítico cuando así conviene a los gobernantes en turno" (Ortega, 2011, p.228). Del total de medios permisionados, según la investigadora, 76.3%pertenecen a la administración pública federal y a los gobiernos estatales, loque subordina los intereses de los gobernantes en turno. De ahí, lanecesidad de contar con auténticos medios de servicio público que operen demanera autónoma, que les permitan convertirse en una opción real para losciudadanos, que tengan la adecuada cobertura, calidad y que pudieran llegara competir internacionalmente a través de formatos innovadores elaboradospor productores independientes, o bien, por universidades y organismos de lasociedad civil.   9  
  • 10. En contraste, un grupo nutrido de ciudadanos –compuesto poracadémicos, periodistas e intelectuales– no han claudicado en sus continuosy valiosos cuestionamientos al marco jurídico anquilosado, superado, quepareciera obedecer únicamente a los intereses de empresarios del ramo, quehan contado con la complicidad de algunos legisladores que han pospuestolas necesarias reformas. Es urgente que en México se concrete lo que para Giovanni Sartori esel sistema mediático óptimo de las democracias: el sistema pluricéntrico, enel cual, los medios de servicio público son un actor imprescindible. En casi todo el mundo, la digitalización, fenómeno que técnicamentese refiere a la compresión de señales y que libera espectro, ha sidoaprovechada para el concurso de nuevos actores mediáticos y del sectortelecomunicaciones. En México no ha sido así. Ante la digitalización, elgobierno mexicano asignó los denominados "canales espejo", para que lasempresas de radiodifusión pudiesen reproducir las actuales señalesanalógicas pero en versión de alta definición. Podríamos afirmar que la carencia de una visión de Estado, el cual hasucumbido históricamente a los intereses de los concesionarios, ha impedidoque se reconozca a la radiodifusión y a las telecomunicaciones comoservicios de interés público. La digitalización de la televisión en México, que podría favorecer elpluralismo y la diversidad de voces, ha sido culturalmente irrelevante. Lanecesidad de conformar un sistema de televisión pública no ha sidopreocupación del Estado mexicano, el cual no ha explorado las posibilidadesde la digitalización para tal fin. Tanto la convergencia como la necesidad de contar con un sistema demedios plural han sido retomadas en la iniciativa de Ley Federal deTelecomunicaciones y Contenidos Audiovisuales que, luego de serrespaldada por algunos partidos políticos en 2010, no se discutió en lasCámaras de Diputados y Senadores (Trejo Delarbre, 2011, p. 94). Un sistema mediático pluricéntrico abriría la posibilidad para incentivarlas producciones independientes, renovar y actualizar a una industria   10  
  • 11. televisiva que en manos privadas produce cada vez menos e importa yrecicla formatos probados cada vez más. Una iniciativa convergente en el terreno de las telecomunicaciones,particularmente de Internet, supone la entrada de nuevos competidores y deuna Agenda Digital integral tendiente a conectar a los desconectados y abrindar educación digital desde la infancia. Cerrar la brecha digital, que se refiere al acceso, infraestructura yconectividad, es por el momento un asunto pendiente, sólo una cuarta partede los mexicanos tiene acceso a Internet. Aunada a la brecha digital,tenemos la brecha cognitiva, que se refiere a la distancia que separa aquienes nos hemos apropiado de la red para fines significativos con aquellosque, si bien pueden tener una conexión, no tienen las capacidades paraapropiarse de sus infinitas posibilidades por la carencia de competenciasdigitales. En el caso de la televisión, significaría participación ciudadana y latransformación de audiencias pasivas en audiencias críticas y exigentes deuna mejor calidad y diversidad en la programación. En México existen 27 emisoras públicas con señal abierta, cuatro deseñal cerrada y cuatro en frecuencia digital (Toussaint, 2011, p.132) y resultarelevante mencionar que dichos medios son los que han incorporado conmayor disposición y rigor la figura de defensor de las audiencias, tal es elcaso de Radio Educación, el Instituto Mexicano de la Radio y Canal 22. En cuanto a su presencia en las redes digitales, es más que modesta.A fines de 2011, el Canal 22, el Instituto Mexicano de la Radio, Canal 11,Canal del Congreso y TV UNAM tenían cada uno presencia en la red a travésde un canal en YouTube, por lo que sólo han incorporado su programación ala red a través del exitoso sitio de videos. Sin embargo, para ver laprogramación en vivo muchos de ellos, como Canal 11 y TV UNAM,requieren la instalación de componentes específicos para la transmisión, locual no deja de ser un obstáculo para su consumo a través de la red.Consideraciones finales   11  
  • 12. Los medios de servicio público tienen una enorme oportunidad dereconfigurarse en la era digital, sin embargo, esta transición no llegará a unterreno virgen. Por ello, es apremiante el establecimiento de un marcoregulatorio que les fortalezca y dé innovadoras formas de financiamiento. De poco servirá el talento y la voluntad de hacer una televisión decalidad, abierta, incluyente y diversa sin recursos para producir y sin unaadecuada cobertura. Con recursos, la televisión pública podrá aspirar a contar conautonomía editorial, estándares de calidad de los contenidos con los debidoscanales para la rendición de cuentas. De la misma forma, es necesario cerrar la brecha digital y cognitiva, yaque de nada serviría un derroche de contenidos convergentes si no se acortaen el país la brecha entre conectados y desconectados y si el acceso aInternet de alta velocidad es caro y lento. También resulta impostergablecerrar la brecha del conocimiento que permita a las audiencias apropiarse delos contenidos de manera significativa, para su vida productiva y afectiva yafuera solicitando un servicio o interactuando en un programa de debatessobre asuntos de interés ciudadano. La auténtica apropiación no se limita a lavisita a un portal, sino al establecimiento de una relación horizontal entreproductores y audiencias. Más canales y más diversidad no son necesariamente garantía de quelas audiencias aprecien los contenidos que promueven valores democráticos,tal como en sentido prescriptivo deben hacerlo los medios de servicio públicoque serían aquellos que ejercen, en palabras de Graham Murdock, unafunción reflexiva en la sociedad (citado por Cardoso, 2006. p. 335). Estamisión se refiere fundamentalmente a informar y asesorar a la ciudadanía desus derechos y obligaciones en una sociedad democrática, a ponderar losdiferentes puntos de vista sobre asuntos de interés público y a brindar laposibilidad a los ciudadanos de expresarse y de exigir rendición de cuentas. La propia televisión pública podría ser una promotora de la inclusióndigital al tiempo que exija recursos tecnológicos abiertos que redunden enaccesibilidad para las audiencias.   12  
  • 13. La convergencia es un fenómeno multidimensional y dinámico.Algunos países como México deben como punto de partida establecer unmarco regulatorio eficaz, procompetitivo e incluyente, al mismo tiempo quetracen una agenda digital integral articulada de manera multisectorial. De locontrario, la digitalización, limitada al traslado de contenidos de una pantalla aotra, resulta socialmente irrelevante.ReferenciasAMIPCI. (2011). Estudio de Hábitos de los Usuarios de Internet 2011. Recuperado el 4 de noviembre de 2011 de: http://www.slideshare.net/Ready2fill/amipci-estudio-de-hbitos-de-los- usuarios-de-internet-2011-mxicoBolter, J. & Grusin, R. (2000). Remediation. Understanding New Media. USA:MIT Press.Bustamante, E. (coord.). (2002). Comunicación y cultura en la era digital. Industrias, mercados y diversidad en España. Barcelona: Gedisa.Cardoso, G. (2006). The Media in the Network Society. Browsing, News, Filters and Citizenship. Portugal: CIES.Cebrián, M. (2004). Modelos de televisión: generalista, temática y convergente con Internet. Barcelona: Paidós.Comisión Federal de Telecomunicaciones. (2011). Estadísticas. Recuperado el 2 de noviembre de 2011 de: http://siemt.cft.gob.mx/SIEM/#!prettyPhoto/45/De Sola Pool, I. (1983). Technologies of freedom. Cambridge: Harvard Belknap.El Economista. (7 de noviembre de 2011). Smartphones incrementan uso de Internet en México. El Economista. Recuperado el 10 de noviembre de: http://eleconomista.com.mx/tecnociencia/2011/11/07/smartphones- incrementan-uso-internet-movil-mexico   13  
  • 14. Elliott, M. (2011). 10 Fascinating YouTube Facts That May Surprise You. Mashable. Recuperado el 2 de noviembre de 2011 de: http://mashable.com/2011/02/19/youtube-facts/European Broadcasting Union. (2006). Public service media in the digital age: A Connection Factory debate. Recuperado el 4 de noviembre de 2011 de: http://www.ebu.ch/CMSimages/en/Media%20with%20a%20Purpose% 202_Nov06_tcm6-55353.pdfGraham, Fiona. (2011). Is the Internet going to be the death of television? BBC. Recuperado el 1 de marzo de 2012 de: http://www.bbc.co.uk/news/business-13377164INEGI. (2010). En México 38.9 millones de personas usan computadora y 32.8 utilizan Internet. Recuperado el 2 de noviembre de 2011 de: http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/comunicado s/modutih10.aspJenkins, J. (2006). Convergence Culture. Where old and new media collide. Nueva York: NYU Press.Meneses, M.E. (20011). Periodismo Convergente. Tecnologías, Medios y periodistas en el siglo XXI. México: Porrúa.OCDE (2011). OECD Communication Outlook 2011. Recuperado el 9 de noviembre de: http://www.oecd.org/document/44/0,3746,en_2649_34225_43435308 _1_1_1_1,00.htmlOrtega, P. (2011). Panorama de los Medios Públicos. Panorama de la Comunicación en México 2011. . Desafíos para la calidad y la diversidad . México: AMEDI.Pérez, S. (2012). Nielsen: Cord Cutting And Internet TV Viewing On The Rise. TC. Recuperado el 1 de marzo de 2012 de: http://techcrunch.com/2012/02/09/nielsen-cord-cutting-and-internet-tv- viewing-on-the-rise/   14  
  • 15. Seeking Alpha. (2011). Netflix Q1 Earnings Up 88%, Adds 3.M Subscribers. Seeking Alpha. Recuperado el 1 de marzo de 2012 de: http://seekingalpha.com/article/265310-netflix-q1-earnings-up-88- adds-3-m-subscribersScolari, C. (2008). Hipermediaciones. Elementos para una teoría de la comunicación digital interactiva. Barcelona: Gedisa.Scolari, C. (2008). Hacia la hipertelevisión. Los primeros síntomas de una nueva configuración del dispositivo televisivo. Diálogos de la Comunicación. Recuperado el 1 de marzo de 2012 de: http://es.scribd.com/doc/33056868/Hacia-la-hipertelevision- Experiencia-Hipertexttual-ScolariToussaint, F. (2011). Propuestas para la televisión pública en México. En Trejo, D. & Vega, A. Diversidad y calidad para los medios de comunicación. Diagnósticos y propuestas: Una agenda ciudadana. México: AMEDITrejo, R. (2011). Televisión de mala calidad y en muy pocas manos. Panorama de la Comunicación en México 2011. Desafíos para la calidad y la diversidad. México: AMEDI.   15  

×