Your SlideShare is downloading. ×
Género, equidad y salud de las mujeres mm lafaurie
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Género, equidad y salud de las mujeres mm lafaurie

366
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
366
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. colecciónSalud Sexualy ReproductivaEs innegable la estrecha relación entre el género y las desigualdades en elcampo de la salud. Las mujeres y sobre todo las más pobres y de países envías de desarrollo enferman y mueren por razones que en muchos casosestán asociadas de manera directa o indirecta a los roles que desempeñan y alas relaciones de género desiguales que limitan su autonomía. Esta reflexiónpone en evidencia, entre otras, el por qué pensar en el mejoramiento de lascondiciones de salud de las mujeres, implica generar cambios culturales enpos de la igualdad de género.el libroGénero,equidad y saludde las mujeresLa Colección de Salud Sexual y Reproductiva, busca ser un referente paraquienes tienen un compromiso con el mejoramiento de esta esfera de la saludhumana, que está estrechamente ligada al desarrollo social. La constituyenuna serie de cuadernillos destinados a la formación en este campo, preparadospor docentes de la Maestría de Salud Sexual y Reproductiva de la UniversidadEl Bosque, cuya producción es reflejo de su reconocida trayectoria.la coleccióncolecciónSalud Sexualy ReproductivaFACULTAD DE ENFERMERÍAGénero,equidad y saludde las mujeresMaría Mercedes Lafaurie Villamil
  • 2. colecciónSalud Sexualy Reproductiva
  • 3. Bogotá D.C., marzo de 2012Género,equidad y saludde las mujeresMaría Mercedes Lafaurie VillamilFACULTAD DE ENFERMERÍA
  • 4. La Facultad de Enfermería no se responsabiliza por las ideasemitidas por los autores.© Todos los derechos reservados.Este ejemplar no puede ser reproducido ni total ni parcialmente,ni entregado o transmitido por un sistema de recuperaciónde información, en ninguna forma ni por ningún medio, sin elpermiso previo del autor.FACULTAD DE ENFERMERÍA© Universidad El BosqueFacultad de EnfermeríaPrimera edición, marzo de 2012Colección “Salud Sexual y Reproductiva”Impreso y hecho en ColombiaISBN: 978-958-739-022-3RectorDr. Carlos Felipe Escobar RoaVicerrector AcadémicoDr. Miguel Ruíz RubianoDecana de la Facultad de EnfermeríaRita Cecilia Plata de SilvaConcepto, diseño y diagramaciónCentro de Diseño y ComunicaciónFacultad de Diseño, Imagen y ComunicaciónUniversidad El BosqueDiana María Jara Rivera D.G.ImpresiónJavegráf
  • 5. Introducción 6Género, sexo y sexualidad:categorías permeadas porla cultura 8La salud, el género y los derechoshumanos 12Género y desigualdades en salud 16Género y riesgos de salud 20Los derechos sexualesy reproductivos 26Violencia basada en género ysalud sexual y reproductiva 30Género y violencia: algunosinstrumentos normativosinternacionales y nacionales 34Instrumentos de carácterInternacional 34Instrumentos de carácternacional 36Conclusiones 40Referencias 42CONTENIDO
  • 6. INTRODUCCIÓNEl género, como categoría de análisis, repre-senta hoy en día una dimensión de vitalimportancia a la hora de abordar realidadesde salud y de explicarlas. La intersecciónentre género y salud constituye un ámbitode exploración, análisis e investigación queadquiere cada vez mayor vigencia.La inclusión de una perspectiva de géneroen la salud es un imperativo ético y polí-tico suscrito por los países de las NacionesUnidas básicamente a partir de las confe-rencias mundiales de El Cairo (1994) y Beijin(1995). No obstante este mandato, asumidopor buena parte de los países del mundo,la marginalidad, exclusión y maltrato a lasmujeres en diferentes países y contextos nocesa y es por ello que se requiere visibilizarestas realidades y sensibilizar a los Estadosy las sociedades para que estos instru-mentos sean asumidos en la pràctica de lasinstituciones y de las diferentes instanciasdonde surgen las decisiones.Es innegable la estrecha relación entre elgénero y las desigualdades en el campo dela salud. Los derechos humanos, y entreellos el derecho a la salud, se ven impac-tados por las inequidades sociales y porlas violencias de género. Las mujeres ysobre todo las más pobres y de países envias de desarrollo enferman y muerenpor razones que en muchos casos estan
  • 7. ColecciónSaludSexualyReproductiva7 asociadas de manera directa o indirecta a losroles que desempeñan y a las relaciones degénero desiguales que limitan su autonomía.Esta reflexión pone en evidencia, entre otras,el por qué pensar en el mejoramiento de lascondiciones de salud de las mujeres implicagenerar cambios culturales en pos de laigualdad de género. Los derechos sexuales yreproductivos se ven impactados en entornosdonde reinan las desigualdades, causandomiles de muertes evitables y atentando contrala dignidad y el bienestar de las mujeres. Laaccesibilidad a la salud, la efectividad y opor-tunidad de los servicios en salud sexual yreproductiva se dan básicamente en contextosinstitucionales que han incoporado una visiónde género y de derechos en sus acciones.
  • 8. GÉNERO, SEXOY SEXUALIDAD:CATEGORÍASPERMEADAS PORLA CULTURALa categoría género, se incorpora en lasciencias sociales hacia los años 70 comoforma de reconocer que existen construc-ciones culturales que hacen que hombresy mujeres actúen y piensen de determi-nadas formas, que son a su vez aquellasesperadas por la sociedad. En oposiciónal determinismo biológico, surge estamirada que ha incidido enormementeen el devenir del humanismo contempo-ráneo. Gracias a su inclusión en el mundode las teorías sociales, han cambiadosituaciones a favor de las mujeres y se hanabierto puertas a nuevos desarrollos.De acuerdo con Scott, el concepto de“género" parece haber aparecido enun primer momento entre las femi-nistas americanas que deseaban insistiren la cualidad fundamental social delas distinciones basadas en el sexo(1).Puyana afirma que “a partir de los movi-mientos feministas y de la consolidaciónen la academia de un pensamiento críticoante la opresión de la mujer, las investiga-doras sociales desarrollaron la categoríade género y la entendieron como unateoría que permite reconocer las creen-cias, los símbolos y comportamientos y,en general, los significantes culturalesa través de los cuales se diferencia a loshombres de las mujeres” (p. 8) (2).
  • 9. ColecciónSaludSexualyReproductiva9 El sexo, por su parte, hace referencia a las dife-rencias biológicas entre mujeres y hombres.Es decir a aquellas diferencias hormonales,genitales y fenotípicas entre unas y otros. Elproceso de construcción sociocultural quesurge a partir de las diferencias biológicassuele denominarse sistema sexo/género elcual constituye un rasgo estructurante entodas las culturas (3). El sexo, si bien hacereferencia a las diferencias fisiológicas dehombres y mujeres, es, al igual que el género,una construcción cultural, y por lo tanto,socialmente elaborada otorgándosele en cadacultura distintos rasgos y características(4).Uno de los derroteros más significativos enel campo de los estudios sobre género seorienta hacia el análisis de las relaciones degénero o sea hacia la forma como se estruc-tura el encuentro entre mujeres y hombres yentre personas del mismo género, tanto en elámbito público como privado. Esteban y suscolaboradoras, señalan que desde el puntode vista de la antropología, el estudio etno-gráfico de los itinerarios corporales amorosospuede ayudar al progreso en el análisis dela producción, reproducción y cambio de lasrelaciones de género; puede aportar perspec-tivas teórico-metodológicas que den un pasoadelante en la comprensión sobre el funcio-namiento de los sistemas de género, así comoen la sistematización de nuevas formas deexplicar la existencia humana, de abordar lastensiones y relaciones entre la naturaleza y lacultura, entre las teorías y las prácticas y entrelos discursos y las actividades humanas(5).Partiendo de los estudios de género, desde losaños 80 surgen los estudios sobre las mascu-linidades en que la categoría “hombre” esconsiderada como una construcción socialcompleja y se cuestiona el deber ser mascu-lino establecido como canon social y culturalasí como el desequilibrio en las relacionesde género. Autores como Kaufman, Kimmel,Kipnis, Cardelle, Marqués y Guasch, entremuchos otros, han venido construyendoun escenario de reflexión en torno a lasmasculinidades, partiendo de una críticaal patriarcado, la que cuestiona entre otrascosas la heterosexualidad como paradigmainamovible. Esta mirada, se sustenta, entreotras, desde la aceptación de la diversidad enlas formas que adquiere de manera contem-poránea la identidad masculina (6).Según lo señala Michel Kaufman, uno de losmás reconocidos autores de los estudios sobremasculinidades, “la toma de conciencia de lasexpresiones contradictorias del poder entrelos hombres nos permite entender mejor lasinteracciones entre clase, orientación sexual,etnicidad, edad y otros factores en la vida delos hombres” Añade el autor que “la adqui-sición de la masculinidad hegemónica (yla mayor parte de las subordinadas) es un
  • 10. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»10 proceso a través del cual los hombres llegan asuprimir toda una gama de emociones, nece-sidades y posibilidades, tales como el placerde cuidar de otros, la receptividad, la empatíay la compasión, experimentadas como incon-sistentes con el poder masculino” (7).Kaufman considera que el poder y los privile-gios sociales de los hombres en las sociedadesde dominio masculino, la permisividad socialante la violencia hacia las mujeres, y lasexperiencias contradictorias de los hombresen situaciones infantiles y de poder, comotestigos o receptores de la violencia asi comolas exigencias emocionales imposibles queel patriarcado aplica a los jóvenes y a loshombres para que encajen en los apretadospantalones de la masculinidad, explican losmotivos de la violencia masculina (8) .La sexualidad, como construcción complejay cambiante, define un conjunto de manifes-taciones de las personas humanas, enlazadimensiones individuales y relacionales y estáprofundamente marcada por aspectos comola cultura, las identidades y las relaciones degénero las que a su vez se ven atravesadas pornociones como el amor, el deseo y el placer lascuales cambian de acuerdo con el momentohistórico. Pero, más aún, la sexualidad poseeuna innegable dimensión ético-política. SegúnMichel Foucault el cuerpo es un espacio detensión y conflicto y la sexualidad actúa comoun dispositivo al servicio del poder (9).Afirma Esther Diaz que con la modernidadsurgió la sexualidad como construcciónhistórico-cultural (10). Sigmund Freud, conel psicoanálisis, gestado en los albores delsiglo XX, le da una especial importancia ala sexualidad, hasta entonces poco trataday fuertemente reprimida por la sociedad,asumiendo que la persona humana en sudimensión instintiva (ello) está guiada por lapulsión sexual o libido la cual es responsablede buena parte de su vida social y emocional.Freud, a pesar de las críticas que han suscitadoalgunos de sus planteamientos, emanados enplena era victoriana, sentó las bases para laconstrucción de una teoría del deseo que, conautores como Jacques Lacan, ha tenido fuerteincidencia en las ciencias humanas.La concepción de la sexualidad como algoinstintivo ha sido seriamente debatida desdelos estudios de género. Las coordenadasde sexo, clase, etnia, edad, entre otras, seven fuertemente implicadas en la sexua-lidad de las personas y constituyen unatrama compleja que obliga a reconocerlos contextos, los significados culturales ylas construcciones de género en cualquierestudio que se pretenda encaminar haciaeste ámbito de la existencia humana.Aspectos como el placer, el amor, el deseo yla reproducción se constituyen en dimen-siones ligadas a la sexualidad que estánorientadas por la cultura. Como una esfera dela personas estrechamente ligada a las rela-ciones de género la sexualidad se ve mediadapor las relaciones de poder. Expresa MichelFoucault que “el régimen de poder-saber-placer sostiene en nosotros al discurso sobrela sexualidad humana” (pp. 22) (9).Si bien todas las sociedades controlan yregulan la sexualidad, en todas las culturasla sexualidad más controlada suele ser la delas mujeres. La familia, el estado, la religión,la ciencia y la ley, entre otras instituciones,son las responsables de establecer normas yde orientar el comportamiento sexual de laspersonas, primando en ellas aún hoy la visiónpatriarcal y heterosexista.
  • 11. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»12 La salud constituye un escenario dondeconvergen, entre otras, coordenadassociales y culturales, dentro de lascuales el género ocupa un lugar central.Los desequilibrios en las oportunidadessociales, en el ejercicio de derechos y enel acceso a servicios de salud van de lamano. Las desigualdades entre hombresy mujeres contribuyen de manera deci-siva a generar diferencias que se puedenapreciar en relación con las condiciones desalud en las poblaciones y grupos sociales.La salud es un derecho humano contem-plado en la Carta de la Naciones Unidas.La Declaración Universal de los DerechosHumanos, junto con el "Pacto Interna-cional sobre Derechos Civiles y Políticos",el "Pacto Internacional de DerechosEconómicos, Sociales y Culturales" y susrespectivos protocolos opcionales, hacenparte de la "Carta Internacional de losDerechos Humanos". El "Pacto Interna-cional de Derechos Económicos, Sociales yCulturales" entró en vigor el 3 de enero de1976 y el “Derecho a la seguridad social, aun nivel de vida adecuado y a los nivelesmás altos posibles de bienestar físico ymental” constituye uno de los tres tipos dederechos promovidos por este Pacto (11).El derecho a la salud está en directa rela-ción con la distribución del ingreso, con laLA SALUD, ELGÉNERO Y LOSDERECHOSHUMANOS
  • 12. ColecciónSaludSexualyReproductiva13 seguridad social y con la protección social asícomo con la disposición que se haga en cadapaís de servicios de salud adecuados y deprogramas y acciones de salud pública desti-nados a erradicar o a minimizar problemáticasprevenibles y a fomentar prácticas saludablesen la población. En este sentido, requiere dela existencia de normas, instituciones, leyesy un entorno propicio para su disfrute, locual implica que estas disposiciones consti-tuyan parte esencial en los planes y proyectosde desarrollo de los Estados. La salud es unimportante indicador de desarrollo humano.Accesibilidad, disponibilidad, aceptabilidad ycalidad son criterios con los cuales se puedeevaluar el respeto al derecho a la salud.La salud se encuentra entre los derechoshumanos mayormente vulnerados en elmundo y se ve además afectada por otrasformas de violación de los derechos humanosasociadas en muchos casos a las desigual-dades de género, según plantea la OMS. Eltrabajo infantil, los trabajos forzados y la faltade condiciones preventivas en el desempeñode algunas labores atentan contra los dere-chos humanos y afectan seriamente la saludde las personas. Las prácticas tradicionalesnocivas -como la mutilación genital- son otrade las realidades que se encuentran fuerte-mente implicadas con problemáticas de salud.El derecho relativo a los derechos humanos, elderecho humanitario y el derecho orientado alos refugiados a pesar de ser ramas distintas,están estrechamente relacionadas dentro delcontexto del régimen jurídico internacional.Las mujeres y los niños, además de las minoríasétnicas y raciales; las minorías sexuales y laspersonasdemayoredadsuelensergrupospobla-cionales especialmente vulnerables en el campode la salud, en especial en los países del TercerMundo. La tortura, la esclavitud, la discrimina-ción racial y de género al igual que el maltrato yla violencia son formas de violación de los dere-chos humanos que afectan de manera directala salud y que comprometen no sólo el ámbitofísico sino la esfera psicosocial de las personas.Las guerras y los conflictos armados sonescenarios de muerte y de problemáticas desalubridad por excelencia. De igual forma,hechos asociados a las confrontaciones comoel desplazamiento forzado de la poblacióngeneran condiciones que causan enormesproblemas de salud, entre otras por losefectos del medio ambiente contaminado, elhacinamiento y la precariedad en el hàbitat,aunados a los problemas de convivencia y derelación que se gestan en ellos(12).Los conflictos armados, además de causarla muerte y graves daños a la salud física ymental, sobre todo en la población masculina,proveen ambientes propicios a otros tipos deviolencias como la violencia sexual contralas mujeres. Una de las formas más genera-
  • 13. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»14 lizadas de violencia contra las mujeres y devulneración de sus derechos es la violación.La trata de personas y en particular aquellacon fines de prostitución forzada y de trabajoforzado es otro contexto donde los derechoshumanos de las mujeres y los niños(as) se venseriamente vulnerados y donde su salud correriesgos de especiales proporciones (13).Entre los derechos humanos se contemplanlos derechos a la información, la educación yla participación. La vulneración de estos dere-chos provee condiciones para que se presentenproblemas de salud (12). Tal es el caso de ladesinformación de las mujeres en relación conel VIH/SIDA, al igual que acerca de aspectospreventivos que se relacionan con el cáncer demama y de cérvix y otras problemáticas rela-tivas a su salud sexual y reproductiva.Existe una estrecha relación entre los bajosniveles educativos de las poblaciones y lapresentación de problemas de salud queson prevenibles. Aspectos como la falta desaneamiento ambiental, el uso de agua nopotable y la malnutrición se relacionan amenudo con limitaciones educativas de losgrupos humanos. La autonomía y la partici-pación van unidas: la escasa participación delos pobres, las mujeres y los grupos étnicosminoritarios en los asuntos que les competen,limitan las posibilidades de acceso a serviciosde salud de calidad. Cada paso a favor de losderechos humanos es un paso que repercutebien sea de manera directa o de manera indi-recta sobre la salud de las personas.
  • 14. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»16 Las desigualdades de género en saludrepresentan un campo de investigaciónen expansión, tanto en las ciencias biomé-dicas como sociales. Los movimientosy los estudios de las mujeres han tenidouna importancia significativa en que estose dé. La “naturalización” constituye unade las más destacadas críticas que hansurgido a propósito de la lectura que sehace del cuerpo humano en relación conel sexo y otros aspectos biológicos como laraza, según lo señala Esteban (14).De acuerdo con Huertas, en la perspectivamédica tradicional se acepta y normativizaun rol genérico estereotipado de compor-tamientos y emociones condicionadas porla cultura que se trata de justificar como“natural” en la mujer. Según esta autora,tanto la formación médica como la psicoló-gica poseen vacíos en cuanto a la morbilidaddiferencial sexual y genérica y sus causas,bien sea respecto a enfermedades exclusivasde las mujeres, o de mayor frecuencia, comoen la expresión sintomática diversa entrehombres y mujeres ó en algunas dolenciascomunes a ambos sexos(15).Ruiz-Cantero & Verdú-Delgado afirmanque tanto los servicios sanitarios comola investigación pueden sesgar su prác-tica bien sea presumiendo erróneamenteque la situación de salud de las mujeres yGÉNERO YDESIGUALDADESEN SALUD
  • 15. ColecciónSaludSexualyReproductiva17 los hombres y sus riesgos son similares o, deotra forma, presumiendo que son diferentescuando realmente son similares. Según estasautoras, tanto las acciones como la investi-gación derivadas de ambas aproximacionesmenoscaban la salud de ambos sexos, peromás la de las mujeres (16).La desigualdad en salud hace referencia a “lasdiferencias en salud que reúnen dos caracte-rísticas clave: son producidas socialmente,puesto que su origen es político, económico ocultural, y son injustas, ya que se generan através de situaciones económicas, culturales opolíticas injustas que se pueden evitar”(17). Laequidad tiene que ver con la adecuada distri-bución de bienes y servicios en la poblaciónmientras la desigualdad en salud significa ladiferencia en los perfiles epidemiológicos declases y grupos sociales; es decir, es la forma enque se distribuye el proceso salud enfermedaden las poblaciones, según el planteamiento deEibenschutz y sus colaboradores(18).La reducción de las desigualdades en la salud,según Borrel & Artazcoz requiere pasardel paradigma biomédico centrado en losproblemas de salud, que coloca la respon-sabilidad principal en el ámbito sanitario, aotro basado en los determinantes sociales dela salud, que requiere un alto compromisopolítico el cual implica a todas las áreas delgobierno y a la participación de la ciuda-danía en la priorización de los problemas, sudiagnóstico, diseño de programas, implemen-tación y evaluación (19).Las diferencias de sexo y de género establecendiferencias en los determinantes de la salud,la vulnerabilidad, la naturaleza, severidad yfrecuencia de los problemas de salud, la formaen la que se perciben los síntomas, la utilizacióny la accesibilidad de los servicios sanitarios, elesfuerzo diagnóstico y terapéutico, el cumpli-miento del tratamiento y de los mensajespreventivos y el pronóstico de los problemas desalud entre hombres y mujeres (20).La distribución de la renta muestra unadirecta relación con la esperanza de vida alnacer. De igual forma, dado que el acceso alos bienes económicos está en relación con lascondiciones de género, la salud de la mujer seve afectada por efecto de la feminización de lapobreza que se generaliza en particular en lasregiones del tercer mundo. Al interior de lospaíses en vías de desarrollo la distribución dela renta constituye un factor determinante delas condiciones de salud de las y los habitantespero en los países desarrollados, dado queexiste un estándar básico de calidad de vida,factores como el estilo de vida y el consumode alcohol y de tabaco ocupan un papel deimportancia en lo relativo a las diferenciasobservadas en el campo de la salud (21).
  • 16. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»18 El lugar de vivienda también se asocia almayor o menor nivel de salud. Este aspecto,que está en relación con la distribución delingreso, incide en la medida en que proveemayor o menor acceso a los sistemas de saludy en la medida en que los factores ambien-tales son otros importantes determinantes delas condiciones de salud de las personas.La economía, según Amartya Sen, es unaspecto determinante de las condiciones desalud de los pueblos; existe una estrecha rela-ción entre la inversión en salud y el estado desalud de los grupos humanos. Con respectoa la compleja intersección entre el género, lasalud y las oportunidades sociales existenvarios aspectos a considerar. Sen establecediferentes ámbitos de desigualdad entrehombres y mujeres, partiendo de que la miso-ginia constituye un problema de salud pública:Desigualdad en la mortalidad, desigualdad enla natalidad, desigualdad de oportunidadesbásicas, desigualdad de oportunidades espe-ciales, desigualdad profesional, desigualdaden las posesiones y desigualdad en el hogar.Este autor se refiere a que en varias regionesdel mundo las mujeres tienen menos espe-ranzas de vida al nacer que los hombresdebido a la subvaloración del sexo femenino.Aquellos países donde las mujeres accedena oportunidades sociales, muestran mayorequilibrio en lo referente a esta variable entrehombres y mujeres. La preferencia del sexo alnacer constituye una desigualdad generali-zada en muchos países a la que hace alusióneste autor. En lo relacionado con la natalidad,recuerda que es bien conocido el feminicidioen países como China y otros países asiáticos.Las desigualdades en el acceso a la educa-ción y a la participación social de la mujerson frecuentes aún, en especial en paísesdel África, Asia y Latinoamérica. Inclusoen algunos países desarrollados persistendesigualdades en cuanto al acceso a la educa-ción superior de las mujeres. El acceso alempleo y a los puestos de toma de decisionesconstituye otra de las fuentes de desigualdada las que se refiere este autor.Las desigualdades en la distribución de laspropiedades como la casa y la tierra hacenparte de aquellos aspectos que limitan laparticipación social de las mujeres y el ejer-cicio de sus derechos.Por último, Sen plantea que las relacionesdesiguales al interior de la familia llevan a quela mujer sea con frecuencia la única respon-sable del trabajo en el hogar -lo que constituyea menudo una sobrecarga para ella- siendoesta labor reconocida como parte del rol que leha sido asignado. Esto no sólo limita sus posi-bilidades de acceso al mundo social sino queafecta otras esferas de la salud de la mujer yla percepción que sobre la misma se tiene (22).Con frecuencia, los estudios sobre desigual-dades en salud según género, se hanrealizado de forma paralela a los estudiosde desigualdades según clase social, noexistiendo una visión integradora de ambaslíneas de trabajo. No es posible comprenderlas desigualdades en salud según género sintener en cuenta las desigualdades segúnclase social, ya que las personas son a la vezde un género y de una clase social (23)Losdesequilibriosenlasoportunidadessocialesy económicas, en el ejercicio de derechos y en elacceso a servicios de salud van de la mano y enesa medida las desigualdades entre hombresy mujeres contribuyen de manera decisiva agenerar diferencias que se pueden apreciar enrelación con las condiciones de salud en laspoblaciones y grupos sociales.
  • 17. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»20 La enfermedad es un fenómeno dinámicoy evolutivo. Está ligada a múltiples factoresdentro de los cuales los culturales y socialesocupan un lugar importante, siendo unaconstrucción colectiva que implica no sólocriterios racionales sino aspectos que tocancon el sentido de vida y la espiritualidad.Observando el panorama general delmundo, en lo relativo a esperanza devida al nacer, las mujeres suelen mostrarmayor longevidad que los hombres, supe-rándolos en buena parte de las culturas.Igualmente, en lo relativo a la mortalidadinfantil se constata en la mayoría de casosque mueren más niños que niñas en losprimeros años de la vida. Los niños suelentener menor resistencia a las enferme-dades infecciosas, entre otras razones queexplican la mayor mortalidad masculinaen la infancia. Sin embargo, por vivir enespeciales condiciones de subordinación,aspectos como la sobrecarga de trabajo yla desnutrición ponen a las niñas y a lasmujeres en desventaja ya que ademásde sus múltiples y pesadas labores, enmuchas de las culturas la buena alimenta-ción suele ser prioritaria para los varones.Las triples jornadas que deben asumir lasmujeres minimizan sus posibilidades decontar con buena salud. De igual forma, elgénero constituye un factor asociado a lasGÉNERO YRIESGOS DESALUD
  • 18. ColecciónSaludSexualyReproductiva21 barreras de acceso en salud. La falta de auto-nomía de las mujeres, que incluye sus precariascondiciones económicas, tiene un gran peso enlas realidades de salud y en las problemáticasde salud que ellas suelen enfrentar (24).Ciertas enfermedades están definitivamenteligadas al sexo; un ejemplo de ello está dadopor los cánceres de tipo ginecológico en lasmujeres. Este aspecto llega a puntos muyálgidos en países del Tercer Mundo. El cáncerde cuello uterino y el cáncer de mama, porejemplo, ocupan lugares de primer ordenentre las causales de mortalidad femenina delos países de América Latina.Apesardequehombresymujerescompartenlamayoría de las problemáticas de salud, el sexoconstituye un aspecto determinante dentro delas causas de enfermedad y de mortalidad. Lasmujeres consumen más fármacos, padecenmás estrés y obesidad y sufren enfermedadescrónicas en mayor proporción.La prevalencia de enfermedad coronaria (EC)es superior en varones respecto a mujeresen todos los grupos de edad. Este hecho hasupuesto la consideración de que la EC esuna patología masculina. Sin embargo, lamayor esperanza de vida de las mujeresy, por lo tanto, su mayor presencia en losgrupos de edad más longevos, determinaque, en el número absoluto de pacientes conEC, la presencia de mujeres sea mayor. Deigual forma, las problemáticas relativas a lagestación, a la lactancia y a la salud sexualy reproductiva en general, fomentan lamortalidad de la mujer en países donde la susituación les impide tomar decisiones sobresu cuerpo y los aspectos inherentes a suscondiciones de género las llevan a posponersu atención en salud (25).Cada minuto, una mujer muere en el mundo,100 mujeres sufren de complicaciones relacio-nadas con el embarazo, 200 adquieren algunaenfermedad de transmisión sexual y 300conciben sin desear o planear su embarazo,afirma la OMS (26). La mortalidad maternaconstituye una desigualdad de inmensasproporciones que afecta a las mujeres sobretodo en las regiones del mundo donde su vidaes poco valorada y donde sus condiciones desalud durante la gestación no hacen parte delas prioridades de los sistemas sanitarios. Lamultiparidad de las mujeres que es frecuenteaún en muchos grupos culturales es un riesgode salud que se incrementa con la pobreza.El aborto clandestino cobra alrededor de 3.500vidas de mujeres en América Latina al año(27).Esta realidad surge asociada a las restriccioneslegales del aborto en la mayoría de países dela Región Latinoamericana. La calidad de losservicios post aborto se ve impactada de igualforma por esta tendencia restrictiva (28).
  • 19. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»22 La falta de acceso a servicios de calidad, elembarazo a edad temprana y la brecha entrelas tasas de embarazo deseado y las tasasde fecundidad se asocian de igual forma alos riesgos maternos. Afirma UNFPA que laproporción de mujeres sin acceso a métodosanticonceptivos modernos sigue siendo alta enAmérica Latina donde las tasas de fecundidadalta persisten y sobre todo las de fecundidadadno deseada. La resistencia al descenso de lafecundidad adolescente es otro aspecto que sedestaca entre las realidades en salud sexual yreproductiva que atentan contra el bienestar yla supervivencia de las mujeres (29).La infección por VIH/SIDA se feminiza en elmundo y detrás de esta realidad se hallanaspectos relativos a la sumisión de la mujerfrente al poder masculino (30) .A lo anterior se añade el hecho de que lasmujeres suelen ser las responsables del cuidadode los hijos en el hogar, del de sus progenitoresy de las personas con discapacidad y esta laborlas lleva a desconocer sus propias condicionesde salud. Ante la enfermedad de un hijo suelenser ellas quienes asumen la responsabilidad delcuidado y es frecuente ver que son las mujeresquienes abandonan su trabajo y su vida personalpara dedicar su tiempo a solucionar problemasde salud de los miembros de su familia. El estrésy la ansiedad que en buena parte se originanen la imposibilidad de liberarse de cargas exce-sivas como las de las dobles y triples jornadasy en las pocas posibilidades de contar con unavida personal, se traducen en cefaleas y enotras problemáticas corporales como los doloreslumbo¬sacros que suelen ser más frecuentesen las mujeres (25). Actualmente la principalfuente de atención a las personas mayores enAmérica Latina en los hogares estan principal-memte a cargo las mujeres (29).Los tumores suponen globalmente la segundacausa de muerte en mujeres. Entre ellosdestaca el cáncer de mama que es, comoenfermedad individual la primera causa demuerte en edades jóvenes. Todas las enfer-medades endocrinas presentan una altaprevalencia entre el sexo femenino, perola glándula tiroidea es la que presenta alte-raciones con más frecuencia, sobretodo lasrelacionadas con patología autoinmune; ladepresión ha mostrado ser otro problema desalud en que se diagnostican las mujeres enmucha mayor medida que a los hombres (25).En Colombia, las mujeres tienen una espe-ranza de vida al nacer de 76,5 años mientraslos hombres solo alcanzan los 68,71 años.Nacen 1.03 hombres por cada mujer y a los 65años la proporción pasa a ser de 0.76 hombrespor cada mujer. Las enfermedades del corazónserían la principal causa de defunción paralas mujeres y los hombres si entre ellos nofuera tan grande el peso de las muertes porviolencia. En ellas los tumores malignos cons-tituyen la segunda causa en todas las edades.De cada cien mujeres fallecidas por cáncer, 32padecieron de tumores de los órganos geni-tourinarios y de los huesos, tejido conjuntivo yde la mama. Del total de muertes por cáncer,corresponde a mujeres el 80,6% de los casospor tumores de los órganos genitourinarios, yel 61,2% de las muertes debidas a tumores delos huesos, tejido conjuntivo y de la mama (31).Las causas de muerte diferenciadas por sexose manifiestan con más claridad al observarla mortalidad en las edades adultas. Lasmuertes por causas obstétricas en las colom-bianas jóvenes son la tercera causal y en lasadultas son la quinta, después de los tumoresmalignos, las enfermedades del corazón,los accidentes y las enfermedades cerebro-vasculares (32). La Cardiopatía isquémica(70,8) la Enfermedad cerebrovascular (47,6),la Diabetes mellitus (23,8), las Enfermedadeshipertensivas (20,6), y las EPOC (19. 6) consti-tuyeron las 5 primeras causas de muerte demujeres colombianas en el año 2000 (33).De acuerdo con los registros del InstitutoNacional de Cancerología (INC) del 2005,en Colombia, durante 2004, el cáncer fue lacuarta causa de muerte para hombres y latercera para mujeres (34). El cáncer de cuellouterino y el cáncer de mama constituyen las
  • 20. ColecciónSaludSexualyReproductiva23 principalescausasdecáncerenlamujercolom-biana. El cáncer de mama ocupa el primerlugar, según lo reportado por Profamilia enla Encuesta Nacional de Demografía y Saluddel 2010 (35). Según el análisis presentadoen 2008 por Martínez Bejarano y Martínez-Salgado, se encuentran desigualdades muymarcadas en las tasas de mortalidad porcáncer de cuello uterino y cáncer de mamaentre las diferentes regiones colombianas,principalmente asociadas a nivel educativo,nivel socioeconómico (clasificado con base enNBI de cada región) y acceso a los servicios desalud (clasificado de acuerdo a afiliación a laseguridad social). Las autoras reportan que seencontró para el país, una tasa de mortalidadpor Cáncer de Cuello Uterino de 11,03*100.000para las mujeres mayores de 14 años y que un33,82% de las muertes por este tipo de cáncerestá ocurriendo antes de los 50 años (36).El cáncer de mama ocupa el tercer lugardentro de las causas de muerte por neoplasiasen las mujeres colombianas según datos delaño 2005 aportados por el Instituto Nacionalde Cancerología (37). Es la primera causade mortalidad de las mujeres en Bogotá, deacuerdo con lo reportado por la Secretaría deSalud del Distrito Capital (38). Un número de33 mujeres de cada 100.000 viven con cáncerde seno en la capital del país (39).El cáncer en las mujeres afecta en granmedida su vida personal y familiar, ademásde la fuerte incidencia a nivel de su salud(40). Varias de sus tipologías son preveniblesen sus estadios más precoces,especialmentelas que se relacionan con el cáncer gineco-obstétrico, por lo que es de gran importanciafortalecer procesos educativos y de defensoríaen este campo. De acuerdo con Olivares, loscánceres ginecológicos aparecen en distintaslocalizaciones entre las que cabe citar: mama,endometrio, cérvix, vulva y ovario. Muchosde estos cánceres producen pocos o ningúnsíntoma hasta que el tumor es avanzado yaparecen con mayor frecuencia en mujeresmayores, pero pueden ser diagnosticados encualquier momento del ciclo vital (41).En Colombia, se requiere trabajar desdediversas orillas para generar conciencia delas necesidades de las mujeres en cuanto ainformación, acceso a servicios, ejercicio dederechos y prácticas de auto cuidado en rela-ción con el cáncer (42).En muchas ocasiones, según lo señala Goméz,el cáncer en las mujeres es de detección tardíadebido entre otras a que ellas no suelen reco-nocerse como posibles víctimas de enfermedadponiendo su salud en un segundo plano ademásde que se enfrentan con limitaciones y barreraspara el acceso a los servicios de salud (43).La salud posee una profunda relación conla dimensión subjetiva de la persona dondela experiencia juega un importante papel.La persona interactúa con su enfermedad yposee su propia manera de enfrentarla y devivirla (42). Cada persona interioriza y aplica sucuidado según sus costumbres, sus creencias,y desde el inicio del mundo estas técnicas dealguna manera les han servido para sobreviviry mantenerse en el tiempo, según lo señalanCastillo Mayedo y sus colaboradores (44).De acuerdo con las conclusiones establecidaspor Tena, las diferencias de personalidad, lascrisis individuales, el choque en las relacionesinterpersonales y sociales debido a la condiciónde salud, las redes sociales familiares, el trabajoy la actividad física limitados, los amigos y laetiología de la enfermedad suelen hacer partede los tópicos que surgen de la experiencia delas mujeres con sus enfermedades (45).La atención sanitaria informal (autocuidadosy autoayuda) se refiere a los cuidados paren-tales y cuidados solidarios, entre otras. En estetipo de cuidados han tenido, y siguen teniendo,las mujeres un papel fundamental en el resta-blecimiento de la salud de los miembros de launidad familiar. Los servicios formales (profe-sionales) participan de forma minoritaria enel cuidado continuado de las personas depen-dientes que viven en la comunidad (21).La relación de la mujer con el cuidado ha sidoabordada por el algunos autores y autoras como
  • 21. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»24 objeto de reflexión de particular importanciay de indiscutible vigencia. Esteban se refiere,entre otras, a que además de que las mujeressuelen ser, con mucha mayor frecuencia,quienes asumen el cuidado de otros(as), “elperfil de persona a cuidar es cada vez más elde una mujer mayor de 65 años” (46).Mabel Burín ha considerado importante arti-cular modelos teórico-clínicos de comprensiónde las patologías de género femenino en rela-ción con las áreas de poder predominantesen las cuales desarrollan sus vidas coti-dianas gran cantidad de mujeres en la culturapatriarcal. Plantea Burin que en el caso de lasmujeres, la centración en el poder de afectosles ha representado un recurso y un espaciode poder específico, dentro del ámbito domés-tico y mediante la regulación y el controlde las emociones que circulan dentro de lafamilia. Sin embargo, el ejercicio de tal poder,también les ha significado modos específicosde enfermar y de expresar su malestar. Juntocon el estrechamiento del escenario domés-tico, producido a partir de la RevoluciónIndustrial también el contexto social de lasmujeres se redujo en tamaño y perdió perspec-tivas: su subjetividad quedó centrada en losroles familiares y domésticos, que pasaron aser paradigmáticos del género femenino. El rolfamiliar de las mujeres fue centrándose cadavez más en el cuidado de los niños y de loshombres (sus padres, hermanos, maridos) (47).Señalan Isabel Hernández-Tezoquipa y suscolaboradoras que es necesario un cambioestructural de tipo social, en el que lasmujeres sean las constructoras y cuidadoras,para sí mismas, de sus propias vidas. El"sentirse constantemente mal" y no "dejarsecaer en cama" constituyen los argumentosmás frecuentes que estas autoras han halladoen un estudio amplio con mujeres entre 40y 60 años de diversas regiones mexicanas.La búsqueda de atención en salud en todoslos casos estudiados por estas investiga-doras es tardía. Las mujeres consideran quesu malestar no es suficientemente atendido,ni reciben la información necesaria para sucuidado. Al no encontrar la respuesta queellas esperan de los servicios de salud, buscansus propios caminos como la autorregulaciónde tratamientos y la automedicación (48).Solo de manera reciente los sistemas desalud están empezando a reconocer la impor-tancia de incluir una perspectiva de géneroen sus políticas y acciones y aún se pasa poralto infinidad de rutas de prevención quepueden hacer de las mujeres personas mássaludables y que pueden impedir su morta-lidad prematura. Además de la inclusión deuna perspectiva de género en los serviciosde salud, se requiere desarrollar procesos deeducación, capacitación, reconocimiento dederechos y empoderamiento de las mujerescon respecto a su salud, especialmente en uncontexto como el colombiano donde muerenlas mujeres por falta de una asistencia opor-tuna y de calidad. Es imperativo trabajar porel ejercicio de la autonomía de las mujeresen torno a su salud, del auto cuidado y de laresponsabilidad personal en este contexto (49).
  • 22. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»26 La lucha por los derechos sexuales y repro-ductivos y por la autonomía de la mujerfrenteasucuerpo,constituyeunadelasmásgrandes revoluciones de mundo contempo-ráneo. A partir de la segunda parte del sigloXX, en particular con los movimientos demujeres de los Estados Unidos, se dió inicioa un movimiento crítico que empezó allevar al ámbito de lo colectivo experien-cias de la salud sexual y reproductiva delas mujeres hasta entonces consideradasdel ámbito privado. A Margaret Sanger sele atribuye el liderazgo en cuanto al movi-miento por el control de la natalidad (50).Según el recorrido realizado por Teresitade Barbieri en torno al devenir históricode los Derechos Sexuales y Reproductivos,a pesar de los acuerdos internacionalesfirmados por los gobiernos congregadosen torno a las Naciones Unidas, durantelos años 70 se acumularon especialmenteen países del Tercer Mundo evidenciassobre abusos y violaciones a los derechosa la libre procreación de las personasy las parejas. La puesta en acción depolíticas de población y programas deplanificación familiar en muchos países,sobrepasó los derechos de las personas,en particular los de las mujeres.Aspectos relacionados con la falta devaloración previa, de información y deLOS DERECHOSSEXUALES YREPRODUCTIVOS
  • 23. ColecciónSaludSexualyReproductiva27 consentimiento de las mujeres con respectoa procedimientos relativos a su salud repro-ductiva como la prescripción de métodosanticonceptivos y la realización de esterili-zaciones, además de la evidencia de malostratos, carencias y deficiencias en los serviciosy la realización de pruebas experimentales deanticonceptivos nuevos pasando por alto lanormatividad internacional vigente, dieronorigen a denuncias frecuentes por parte delas mujeres organizadas. De esta forma se fueconfigurando un movimiento que se dio enllamar “derechos reproductivos”.A principios de la década de los años 80 enuna reunión internacional realizada enÁmsterdam se creó la Red Mundial de Mujerespor los Derechos Reproductivos. La Red deSalud de las Mujeres Latinoamericanas ydel Caribe (RSMLAC) fue fundada en Tenza,Colombia, en 1984.Este amplio movimiento internacional siguiódos líneas, en particular, de acuerdo conBarbieri. La dedicada a explorar los procesosde salud-enfermedad femeninos, la creaciónde servicios de salud reproductiva y sexual,y el diseño e implementación de programassobre la materia desarrollados en institu-ciones estatales y privadas. Otra línea seorientó a dar contenido jurídico a la expresión“derechos reproductivos”; a desarrollar susfundamentos filosóficos y éticos; a la divulga-ción de los mismos; y al análisis crítico de losplanes, programas y políticas estatales en lamateria. Estos derechos fueron con posterio-ridad asumidos como marco internacional enla Conferencia de Población de El Cairo (51).De acuerdo con ONUSIDA, los derechossexuales y reproductivos garantizan la convi-vencia y la armonía sexual entre hombres ymujeres, entre adultos y menores, lográndoseque la sexualidad y la reproducción se ejerzancon libertad y respetando la dignidad de laspersonas, sexualidad sana, responsable,segura y con el menor riesgo posible. Losderechos sexuales y reproductivos, implicanel reconocimiento de que las personas sonlibres en su elección de pareja sexual y en sudecisión de tener o no tener hijos, además deque son autónomas en cuanto al uso de laanticoncepción y de la protección sexual. Deigual forma, las personas tienen derecho ainformación adecuada y a atención oportunaen sexualidad y reproduccción de tal formaque se minimicen sus riesgos y se asumanprácticas preventivas; a vivir libres de coac-ción y violencia sexual; a vivir su sexualidadplenamente y a participar en los asuntos que,dentro de su salud sexual y reproductiva, lescompeten. La población adolescente tienederecho a ser informada y a ser educada paraasumir su sexualidad con responsabilidad ycon criterio (52). Accesibilidad, oportunidad,calidad de la atención, equidad y respeto
  • 24. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»28 a la autodeterminación e integridad de laspersonas son condiciones que deben carac-terizar los sistemas de salud para que seaposible hablar del pleno ejercicio de los dere-chos sexuales y reproductivos.El reconocimiento de los Derechos Humanos,Sexuales y Reproductivos de las mujeres enel orden internacional y en las constitucionesnacionales, implica una responsabilidad paralos Estados en materia de políticas públicas yavances legislativos que promuevan y garan-ticen el ejercicio de dichos derechos en la viday cotidianidad de las mujeres (53).En Colombia, la Política Nacional de SaludSexual y Reproductiva propende por el ejer-cicio de estos derechos y por su inclusióndentro de las acciones institucionales conénfasis en maternidad segura, planificaciónfamiliar, salud sexual y reproductiva de losadolescentes, cáncer de cuello uterino, infec-ciones de transmisión sexual incluyendoVIH/SIDA y violencia doméstica y sexual. Lasmetas apuntan a la reducción del embarazoadolescente, la reducción de la tasa de morta-lidad materna evitable (de 100 a 45/100.000nacidos vivos), el cubrimiento de la demandainsatisfecha en planificación familiar, ladetección temprana del cáncer de cuellouterino, la prevención y atención de las ITS,el VIH y el SIDA y la detección y atención dela violencia doméstica y sexual (54).Entre los riesgos en la salud sexual yreproductiva mayormente asociados alas desigualdades de género en Colombia,además de las muertes y riesgos maternos,se encuentran las ITS y el VIH/SIDA. EnColombia, ONUSIDA en 2005 reporta unaprogresiva feminización de la epidemiadel VIH/SIDA, que ha pasado de ser unaproblemática asociada a las relacioneshomosexuales a una problemática cada vezmás propia de la población heterosexual (55).
  • 25. Una de las realidades que en mayormedida incide sobre la salud de lasmujeres en el mundo es la violencia pormotivos de género. Cada vez se hacemás clara la estrecha relación entre lasdesigualdades sociales, las violenciasde género y las problemáticas de saludsexual y reproductiva de las mujeres.La violencia es un fenómeno de natura-leza diversa, sustentado en hondas raícessocioculturales e histórico-políticas, que harecorrido la historia de la humanidad y se haexpresado de múltiples formas permitiendoa las sociedades jerarquizar y en algunossupuestos legitimar, e incluso naturalizar,sus distintas manifestaciones (56).Según Galtung la violencia puede tenerraices estructurales, sociopolíticas óculturales. La violencia de tipo culturalestá implícita en el discurso que legitimay justifica la violencia contra las mujeres,poniendo un velo sobre la responsabilidadmoral de los agresores y perpetuando esasituación (57).La violencia estructural en la cual desa-rrollan sus vidas buena parte de lasmujeres en América Latina es expresiónde un contexto marcadamente patriarcaly autoritario, aunado a la pobreza y a losconflictos internos así como a la multipli-cidad de formas que adquiere la violenciaVIOLENCIABASADA ENGÉNERO YSALUD SEXUAL YREPRODUCTIVA
  • 26. de género como producto de la globalización.La intersección entre patriarcado y crisissocial crea un medio propicio para la proli-feración de tecnologías de poder en que elcuerpo de las mujeres se convierte en un biende consumo y en objeto de trafico, de exhibi-ción, de dominación y de infinidad de formasde violencia que van desde las más sutiles alas más descarnadas y explícitas.Vivimos hoy en un escenario complejo ycambiante donde la economía de mercadosdirecciona el devenir de las naciones, incre-mentando la brecha entre quienes tienenmucho y quienes tienen poco, a lo cualse suma una profunda crisis del sistemasocial y económico. Los países latinoame-ricanos se ven especialmente impactadospor estas realidades a lo cual se le sumanconflictos internos y regionales que maxi-mizan la vulnerabilidad de las poblacionesmás pobres. En mundos donde aún elpatriarcado sigue siendo la estructura queenmarca las relaciones entre hombres ymujeres, se entrecruza una “modernidad”apabullante que instaura el consumismo enámbitos como el de la estética del cuerpo,la sexualidad y la reproducción, con lo cualse incrementan las dimensiones donde laviolencia contra las mujeres puede anidar.Tal cual lo propone Mary Luz Esteban, lacentralidad del cuerpo en el orden capitalistacontemporáneo, hace de él y sus usos “unode los principales espacios de contradicciónsocial”(58).Variassonlasformasdelaviolenciaque atañen a la dimensión cultural, entre lascuales encontramos la violencia explicita eimplícita en los medios de comunicación -enespecial la publicidad ilícita y la pornografía-y las microviolencias que afectan la salud dela mujer generando riesgos que conducen a lamortalidad materna y a problemáticas rela-cionadas con la salud sexual y reproductivacomo la infección por VIH/SIDA, el aborto y laesterilización por la fuerza e incluso nuevasviolencias como la inseminación forzada y/oel embarazo forzado que constituyen formascontemporáneas de la esclavitud.La violencia sociopolítica es otra de las formasde violencia que afectan seriamente la saludde las mujeres. Los conflictos armados soncontextos donde por excelencia se desarrollala violencia de género y en especial la violenciasexual. En Colombia, la violación resultaser una práctica de dimensiones descomu-nales cuando Profamilia en 2008 reporta que721.246 mujeres han sido violadas en el país(59). Según el Informe Defensorial de 2008sobre los derechos sexuales y reproductivosde las mujeres en situación de desplaza-miento, el 31,7% de las mujeres encuestadasmanifestó que la violencia sexual contra ellao contra uno de los miembros de su familiafue la causa del desplazamiento (60).
  • 27. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»32 Se entiende por violencia basada en género(VBG) aquella por medio de la cual “se ejercenamenazas, coerción o privaciones arbitra-rias de la libertad (ya sea que ocurran enla vida pública o en la privada), que tienencomo consecuencia un daño o sufrimientofísico, sexual o psicológico” (61). Esta formade violencia puede presentarse tanto en elámbito público como privado. Hacen partede esta forma de violencia entre otras, laviolencia doméstica o de pareja y la violenciasexual. La violencia intrafamiliar en buenamedida tiene relación con la VBG, siendo nosolo las mujeres adultas sino las niñas unapoblación especialmente vulnerable.La violencia doméstica constituye otra delas realidades con las cuales se enfrentanlas mujeres del mundo de manera casi gene-ralizada. IPAS señala que la violencia puedecontribuir, tanto de manera indirecta comodirecta al embarazo no deseado y a la morbi-mortalidad materna relacionada con elaborto. Un número aproximadamente del 10al 15% de las mujeres en el mundo entero hanvivido agresiones sexuales por una parejaíntima y entre el 16 y el 52% ha sufrido abusofísico por parte de ellos. En los países donde elaborto está legalmente restringido, los riesgosde salud en las mujeres se maximizan (62).La violencia de pareja en Colombia afectade manera particular a las mujeres. Profa-milia reporta que en Colombia un 37% de lasmujeres alguna vez unidas manifiestan habersido victimas de violencia física por parte desus parejas al menos una vez (63).El Instituto Nacional de Medicina Legaly Ciencias Forenses (ICMLCF) establecióen 2009 que, en lo referente a la violenciade pareja, de 61.139 casos un número de54.192 son de violencia contra las mujeres.Igualmente, se presentaron 21.288 casosvalorados por presunto delito sexual. Elmayor número de dictámenes sexológicosse realizó a mujeres lo que equivale a un84.25%. El número de dictámenes sexológicosen menores de edad fue de 85,67%, siendo lasniñas de 10 a 14 años (6.395 casos) las másafectadas dentro del grupo femenino mien-tras en los niños el más afectado fue el grupode los de 5 a 9 años (1.310 casos). (64). AfirmaJorge González, epidemiólogo del ICMLCF,que”por cada niño, se atienden 6 niñas y porcada persona adulta se atienden 3,1 menoresde edad, lo que evidencia la problemática tangrave contra la niñez”. La vivienda continúasiendo el escenario de mayor riesgo (66%) enrelación con el total de casos (65).En el documento “Forensis Mujeres. Datos parala Vida” publicado en 2010, el ICMLCF analizalas violencias contra las mujeres durante elquinquenio 2004-2008. Entre 2004 y 2008,cada hora cerca de 9 mujeres sufrieron agre-siones sexuales en el país, en su mayoría niñasy adolescentes menores de 18 años (84% delos casos). 534 mujeres fueron víctimas deviolencia sexual en casos asociados a contextosde violencia sociopolítica y a prácticas talescomo secuestro y acciones bélicas; 22.389mujeres fueron agredidas sexualmente poralgún miembro de su familia; y en el 64% deltotal de casos de violencia sexual registrados,fue la vivienda el escenario del hecho (66).Ante unas realidades como las descritas, elsistema de salud no puede dejar de lado laimperiosa necesidad de incluir un enfoquede género en todas las estrategias quebusquen abordar, enfrentar ó modificar laviolencia contra las mujeres y en especialaquella que afecta la salud sexual y repro-ductiva. Espinar & Mateo destacan que queaunque se hace necesario adoptar medidasconcretas de protección a las victimas deviolencia de género, si el objetivo es poner fina esta violencia, las actuaciones no puedenlimitarse a este campo de trabajo. Es nece-sario modificar las relaciones de género, laposición de las mujeres en la sociedad y lasrelaciones intrafamiliares asi como abolir losestereotipos sociales de lo que es o debe serun hombre o una mujer (67)El sistema de salud está llamado a construir losmecanismos de intervención que con motivo
  • 28. ColecciónSaludSexualyReproductiva33 de la violencia basada en en género atentancontra las mujeres, por lo que se requiereconstruir protocolos de intervención quereconozcan el inmenso peso que tienepara las mujeres su condición social y quebusquen, más allá de ofrecerles atención,apoyarlas en el ejercicio de sus derechosy responder ante su gran necesidad de serescuchadas y comprendidas.
  • 29. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»34 Instrumentos de carácterInternacionalConlaOrganizacióndelasNacionesUnidasy la Declaración Universal de los DerechosHumanos, adoptada y proclamada por laAsamblea General en su resolución 217A(III), de 10 de diciembre de 1948, se dio unprimer paso en el contexto internacional,para la igualdad entre hombres y mujeresen todos los países y territorios de mundo.El Artículo 2, el cual hace énfasis explícitoen la igualdad de las personas por encimade su condición de sexo, establece que:“Toda persona tiene los derechosy libertades proclamados en estaDeclaración, sin distinción algunade raza, color, sexo, idioma, religión,opinión política o de cualquier otraíndole, origen nacional o social,posición económica, nacimiento ocualquier otra condición.Además, no se hará distinción algunafundada en la condición política,jurídica o internacional del país o terri-torio de cuya jurisdicción dependauna persona, tanto si se trata de unpaís independiente, como de un terri-torio bajo administración fiduciaria,GÉNERO YVIOLENCIA:ALGUNOSINSTRUMENTOSNORMATIVOSINTERNACIONALESY NACIONALES
  • 30. ColecciónSaludSexualyReproductiva35 no autónomo o sometido a cualquier otralimitación de soberanía.” (68)Con este Artículo inicia un proceso de recono-cimiento de los derechos del género femeninoen los países de las Naciones Unidas. En dife-rentes momentos de los siglos XX y XXI se hanido produciendo en las Naciones Unidas trans-formaciones jurídicas de carácter internacionalque muestran hoy significativos avances en loreferente a la construcción de un marco legaldesde donde se han suscitado cambios quefavorecen la igualdad de hombres y mujeres.Dentro de aquellos momentos de mayortrascendencia a nivel mundial en torno a laigualdad de hombres y mujeres, podemosconsidera las cuatro conferencias mundialessobre la mujer, las cuales han logradoaumentar la conciencia internacional sobrelas preocupaciones y las necesidades de lasmujeres. Estas conferencias han tenido lugaren México (1976), Copenhague (1980), Nairobi(1985) y Beijin(1995) (69)De igual forma, atendiendo a la estrechaasociación entre las inequidades de géneroy las realidades sociales que marginan, queexcluyen y violentan a las mujeres y a lanecesidad de desarrollar programas para solu-cionar disparidades y para que tanto mujerescomo hombres gocen de calidad de vida, hansurgido diversos instrumentos internacio-nales, dentro de los cuales podemos destacarlos siguientes:›› Comité para la Eliminación de la Discriminaciónde la Mujer (CEDAW): aprobado por la Asam-blea General de las Naciones Unidas en1978. En su Artículo 17 da pie a la cons-titución del Comité para la Eliminaciónde Todas las Formas de DiscriminaciónContra la Mujer instrumento que hatenido importantes repercusiones en lasupervisión de la puesta en práctica delas disposiciones de la Convención (70).›› Declaración sobre la eliminación de la violenciacontra la mujer en 1993: esta Declaracióntiene como objetivo general reforzarla Convención sobre la Eliminación detodas las Formas de Discriminacióncontra la Mujer de 1979, reivindicandouna aplicación universal a la mujer delos derechos humanos y, como objetivoespecífico, establece la eliminación dela violencia contra la mujer. Los ámbitosdonde se requiere incidir, según estaDeclaración, aparecen divididos en tresniveles: la familia, la comunidad (queincluye por ejemplo el ámbito laboral yel ámbito escolar) y finalmente el Estado,siendo uno de los mayores aportes de esteinstrumento el que destaca la presenta-ción de la violencia de género tanto enel ámbito público como en el privado.
  • 31. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»36 Respecto a los tipos de violencia quese ejercen se señalan tres tipos: física,sexual y psicológica. La Declaración,propende por la generación de planes deacción desde los Estados para la elimina-ción de la violencia contra las mujeres,reconociendo la importancia de la coope-ración internacional y de la sociedadcivil, particularmente de las ONGs y lasorganizaciones en pro de la mujer (71).›› Protocolo Facultativo a la Convención sobre laeliminación de todas las formas de discrimi-nación contra la mujer en 1999: todo EstadoParte de este Protocolo reconoce la compe-tencia del Comité para la Eliminación dela Discriminación contra la Mujer pararecibir y considerar las comunicacionespresentadas por quienes consideren servíctimas de la violación de derechoscontemplados en la Convención (72).›› Convención Interamericana para prevenir,sancionar y erradicar la violencia contra la mujer(Belém do Pará): esta Convención, suscritapor Colombia, destaca que “toda mujertiene derecho a una vida libre de violencia,tanto en el ámbito público como en elprivado”. Por ello, los Estados Parte, debenestablecer normas, acciones y mecanismostendienes a sancionar y a erradicar dichaviolencia. La modificación de patronessocioculturales de conducta de hombresy mujeres constitruye uno de los aspectoscentrales que deben guiar estas medidaslas cuales deben enfocarse a “erradicarpatrones estereotipados para el hombrey la mujer que legitimizan o exacerban laviolencia contra la mujer”(73).›› En la IX Conferencia Regional de la CEPALen México (2004) los países de AméricaLatina se comprometieron a “elaborarlas medidas integrales necesarias paraeliminar todas las formas de violenciacontra las mujeres, incluidas la fami-liar, el abuso y acoso sexual, el incesto,la explotación sexual, el tráfico y trata demujeres y niñas; así como la prostituciónforzada, los asesinatos y las violacionessistemáticas y el maltrato en situacionesde conflicto armado, además de eliminarlas medidas unilaterales contrarias alderecho internacional y a la Carta de lasNaciones Unidas”(74).Instrumentos de carácternacionalA nivel nacional, Colombia ha establecidovarios instrumentos legales de manerareciente. Entre los más importantes figuranlos siguientes:›› Ley 294 de 1996 para Prevenir, Remediar ySancionar la Violencia Intrafamiliar, (modificadaparcialmente por la Ley 575 del 2000): Esta Leyestablece una “Oportuna y eficaz protec-ción especial a aquellas personas que enel contexto de una familia sean o puedanllegar a ser víctimas, en cualquier forma,de daño físico o psíquico, amenaza,maltrato, agravio, ofensa tortura o ultraje,por causa del comportamiento de otrointegrante de la unidad familiar” (75).›› Ley 575 de 2000, por cual se reforma parcial-mente la Ley 294 de 1996: Atribuye a lasComisarías de Familia, la competenciajurisdiccional para dictar medidas deprotección a favor de las víctimas deviolencia intrafamiliar (76).›› Ley 600 de 2000 por la cual se expide el Códigode Procedimiento Penal: Esta Ley incluyó laviolencia intrafamiliar como uno de losdelitos que requieren querella de parte (77).›› Ley 747 de 2002: Mediante esta Ley se hacenunas reformas y adiciones al Código Penal(Ley 599 de 2000), se crea el tipo penal detrata de personas y se dictan otras dispo-siciones (78).
  • 32. ColecciónSaludSexualyReproductiva37 ›› Ley 800 de 2003: Por medio de esta Ley seaprueban la “Convención de las NacionesUnidas contra la Delincuencia Organi-zada Transnacional” y el “Protocolo paraPrevenir, Reprimir, Sancionar la Trata dePersonas, especialmente de Mujeres yNiños”, que complementa la Convenciónde las Naciones Unidas (79).›› Ley 882 de 2004 (que Modifica la Ley 575): Indicaesta Ley que “El que maltrate física o sico-lógicamente a cualquier miembro de sunúcleo familiar, incurrirá siempre que laconducta no constituya delito sancionadocon pena mayor, en prisión de uno (1) atres (3) años” (80).›› Ley 985 de 2005 (que modifica el art. 188-A delCódigo Penal): Esta Ley adopta medidas deprevención, protección y asistencia nece-saria para víctimas o posibles víctimasde la trata de personas (81).›› Ley1010de2006: Mediante esta Ley se “Esta-blece medidas para prevenir, corregir ysancionar el acoso laboral y otros hosti-gamientos en el marco de las relacionesde trabajo” (82).›› Ley 1098 de 2006 (Código de la Infancia y laAdolescencia): La Ley 1098 a propósito dela violencia intrafamiliar establece que“Cualquier forma de violencia en la familiase considera destructiva de su armonía yunidad y debe ser sancionada” (83).›› Ley 1142 de 2007: Esta Ley sobre “Preven-ción y represión de la actividad delictivade especial impacto para la convivenciay seguridad ciudadana”, modifica el artí-culo 229 de la Ley 599 de 2000 del CódigoPenal. Establece que “El que maltrate físicao sicológicamente a cualquier miembro desu núcleo familiar, incurrirá, siempre quela conducta no constituya delito sancio-nado con pena mayor, en prisión de cuatro(4) a ocho (8) años” y que “La pena seaumentará de la mitad a las tres cuartaspartes cuando la conducta recaiga sobreun menor, una mujer, una persona mayorde sesenta y cinco (65) años o que seencuentre en incapacidad o disminuciónfísica, sensorial y psicológica o quien seencuentre en estado de indefensión ”(84).›› Ley 1236 de 2008: Por medio de estaLey “se modifican algunos artículosdel Código Penal relativos a delitos deabuso sexual”. Lo más destacado deesta Ley está en que se endurecen laspenas por acceso carnal violento, poracceso sexual abusivo con menores de14 años; por actos sexuales con menoresde 14 años, por acceso carnal o actosexual con persona incapaz de resistir;por inducción a la prostitución, contre-ñímiento a la prostitución, estimulo ala prostitución de menores, pornografiade menores y utilización o facilitaciónde medios de comunicación para ofrecerservicios sexuales de menores(85).›› Ley 1257 de 2008 ó Ley de Violencias contralas Mujeres: Esta Ley constituye un logrolegislativo de la bancada de mujeres parla-mentarias. Por medio de esta Ley se dictannormas de sensibilización, prevención ysanción de formas de violencia y discrimi-nación contra las mujeres y se reformanlos códigos Penal, de Procedimiento Penaly la Ley 294 de 1996 referente a la preven-ción y sanción de la violencia familiar.Entre los aportes de esta Ley está quese tipifica el delito de acoso sexual y seagrava penas para crímenes de lesionespersonales y homicidio por razón de sermujer. Esta ley destaca que la violenciaatenta contra los derechos de las mujeres.La Ley 1257 define de la siguiente formala Violencia contra la mujer: “Cualquieracciónuomisiónquelecausemuerte,dañoo sufrimiento físico, sexual, psicológico,económico o patrimonial por su condiciónde mujer, así como las amenazas de talesactos, la coacción o la privación arbitraria
  • 33. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»38 de la libertad, bien sea que se presente enel ámbito público o privado”.El Estado colombiano, por medio de esta Leyadquiere una responsabilidad directa, porlo que le compete ejecutar acciones a favorde las mujeres y de sus derechos los cualesse ven seriamente vulnerados por estasformas de la violencia (86).
  • 34. En primer termino, este recorrido nosmuestra que el género como categoríaanalítica constituye una herramienta útilpara detectar y para abordar realidadesasociadas a las desigualdades en la salud.Tal cual lo hemos visto, es innegable la inci-dencia de los roles y relaciones de género enlas diversas formas de vulnerabilidad frentea la enfermedad. Las mujeres enferman ymueren muchas veces por razones preve-nibles. La violencia de género, bien sea demanera directa o indirecta, cobra miles devidas de mujeres y la exclusión social y lamarginalidad propias de entornos patriar-cales afectan de manera particular lossistemas de salud y los servicios.Los derechos sexuales y reproductivosrepresentan un marco ético-politico quedesde la segunda mitad del siglo XX havenido a jugar un importante papel enlo relativo a la defensa de la salud dela mujer. Es imperioso que estos dere-chos ocupen un lugar destacado en laformación del personal de la salud y queorienten acciones destinadas a trans-formar realidades injustas que afectan lacalidad de vida y la libertad de las mujerespara decidir sobre sus cuerpos.Hoy más que nunca se hace necesarioreconocer la importancia del cambio deparadigmas en pos de la igualdad socialCONCLUSIONES
  • 35. ColecciónSaludSexualyReproductiva41 entre mujeres y hombres. En los entornos dela salud se requiere comenzar por visibilizarlas microviolencias implicadas en el accesoa la salud, en la calidad de los servicios y enlas relaciones entre las(os) profesionales de lasalud y sus pacientes asi como hacer uso deinstrumentos legales para orientar procesosde abordaje e intervención social a favor de lasalud y la calidad de vida de las mujeres.De igual forma es necesario reconocer y visi-bilizar nuevas modalidades de la violenciaque se ejerce en contra de los derechossexuales y reproductivos las cuales seextienden en virtud de la globalización y dela sociedad de mercados.Pensar que la lucha por la igualdad entrehombres y mujeres es algo que sobra en elmundo de hoy, es desconocer la magnitudde las realidades injustas y dolorosas queviven las mujeres en prácticamente todoslos países del mundo e incluso aquellas quelos mismos hombres deben experimentarcuando no se acogen a los modelos hegemó-nicos que les ha trazado la sociedad.Modernidad no significa igualdad y, por elcontrario, con la globalización y con loscambios económicos y sociales que de esta sederivan, surgen nuevas formas de violenciapor motivos de género, nuevas modalidadesde la esclavitud y nuevas expresiones de lamisoginia en países donde la educación dehombres y mujeres, dentro de contextos deigualdad y de respeto, no ha sido el eje delsalto cultural que requieren los pueblos,sin ninguna duda, para poder hablar dederechos humanos en toda la extensiónque conlleva el concepto.
  • 36. 1. Scott J. El género: una categoría útilpara el análisis histórico. En: LamasM. (Comp.). El género: la construccióncultural de la diferencia sexual. PUEG,México. 2003: 265-302p.2. Puyana Y. Género y familia: asocia-ciones necesarias. En: Observatoriode asuntos de Género, septiembre-diciembre, 2004, Bogotá, Colombia.3. Espinar E. Las raíces socioculturalesde la violencia de género. EscuelaAbierta, 2007: 23-48.4. Téllez A. Trabajo y representacionesideológicas de género. Propuesta paraun posicionamiento analítico desde laantropología cultural. Gazeta Antro-pológica No 17, 2001. Acceso el 20 demayo de 2008 desde: http://www.ugr.es/~pwlac/G17_17Anastasia_Tellez_Infantes.html5. Esteban ML, Medina R, Távora A.¿Por qué analizar el amor? Nuevasposibilidades para el estudio de lasdesigualdades de género. SimposioCambios culturales y desigualdadesde género en el marco local-globalactual, l X Congreso de Antropologíade la F.A.A.E.E., Sevilla, 19 - 22 deseptiembre de 2005. Acceso el 19 deREFERENCIAS
  • 37. ColecciónSaludSexualyReproductiva43 agosto de 2008 desde: http://www.ugr.es/~rosam/pdf/Sevilla-05.pdf6. Lafaurie MM. Género, feminismoy conflicto. Una aproximación a lapropuesta de Vicent Martínez Guzmán.Revista Colombiana de Enfermería.Volumen 3, Año 3, Agosto 2008: 83-88.7. Kaufman M. Los Hombres, el feminismo ylas experiencias contradictorias del poderentre los hombres. En: Luz G. Arango LG,León M & Viveros M (comp.). Género eidentidad. Ensayos sobre lo femeninoy lo masculino, Bogotá, Tercer Mundo,1995:123-146.8. Kaufman M. Romper los lazos entremasculinidad y Violencia. Red Iberoame-ricana de Masculinidades, 2008. Acceso el10 de octubre de 2009 desde: http://www.redmasculinidades.com/modules.php?name=BookCatalog&op=showbook&bid=669. Foucault M. Historia de la sexualidad.Mexico: Ed. Siglo XXI, 1986.10. PicoE.Lasexualidadesuninventomoderno.Entrevista con la Filósofa Esther Diaz.Periodico El Liberal, Santiago del Estero,mayo 20 de 2006. Acceso el 7 de septiembrede 2009 desde: http://www.estherdiaz.com.ar/textos/sexualidad_invento.htm11. Naciones Unidas, Centro de Infor-mación. Declaración Universal deDerechos Humanos y Pactos. Acceso el 01de diciembre de 2008 desde: http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/_ciddh.ht12. OMS. Veinticinco preguntas y respuestassobre salud y derechos humanos. 2002.13. Lafaurie MM. Los derechos sexualesy reproductivos: una mirada a lamujer en países en vías de desarrollo.Revista Medicas UIS. 2009;22(2):191-200.Acceso el 10 de marzo de 2011 desde:http://132.248.9.1:8991/hevila/Medica-sUIS/2009/vol22/no2/8.pdf14. Esteban M L. El Estudio de la Salud yel Género: Las Ventajas de un EnfoqueAntropológico y Feminista. Salud Colec-tiva. Enero-abril, 2006.15. Huertas M. Impacto de la salud en la vidade las mujeres. Máster Igualdad y Géneroen el Ámbito Público y Privado, UJI, 2009.16. Ruiz-Cantero MT & Verdú-Delgado M.Sesgo de género en el esfuerzo terapéu-tico Gac Sanit v. 18 supl.1, mayo 2004.17. LópezArnalS.EntrevistaconJoanBenachyCarles Muntaner: Desigualdades en Salud,una epidemia que podemos evitar. Kaos enla Red. Acceso el 20 de mayo de 2008 desde:http://www.kaosenlared.net/noticia/
  • 38. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»44 entrevista-joan-benach-carles-muntaner-desigualdades-salud-epidemia-po18. Eibenschutz C, Támez S, Camacho I.Desigualdad y Políticas Sociales ErróneasProducen Inequidad en México. Rev. saludpública. 10 sup (1): 119-132, 2008.19. Borrell C, Artazcoz L. Las políticaspara disminuir las desigualdadesen salud. Gac Sanit v.22 n.5 Barce-lona set.-oct. 2008. Acceso el 14 denoviembre de 2009 desde: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0213-91112008000500012&script=sci_arttext20. Borrell C, Artazcoz L (coord.). 5ª Mono-grafía de la SEE: Investigación sobregénero y salud. Barcelona: Sociedad Espa-ñola de Epidemiología, 2007.21. Clemente I. Concepto de Salud. MásterIgualdad y Género en el Ámbito Público yPrivado, Isonomía- UJI, 2008.22. Sen A. Desigualdad de Género. La Miso-ginia como problema de Salud Pública,Letras Libres, Septiembre de 2002.23. Borrell C, Artazcoz L Las desigualdadesde género en salud: retos para el futuro.Rev. Esp. Salud Publica v.82 n.3, Madrid,mayo-junio, 2008:247.24. Durà M. Cuando las enfermedades tienengénero. La Vanguardia, 2008. Acceso el15 de mayo de 2009 desde: http:// www.magazinedigital.com/salud25. Valls-Llobet C, Ojuel J, López Carrillo M &Fuentes M. Manifestación y Medicaliza-ción del Malestar en las Mujeres. CentredAnàlisis i Programes Sanitaris, Barce-lona, Modulo 4, 2004.26. WHO, UNICEF, UNFPA. Maternal Morta-lity in 2005: Estimates developed. TheWorld Bank. Ginebra, OrganizaciónMundial de la Salud, 2007. Acceso el 13de septiembre de 2009 desde: http://www.who.int/making_pregnancy_safer/topics/maternal_mortality/es/index.html27. WHO (Organización Mundial de la Salud).Unsafe abortion. Global and regional esti-mates of the incidence of unsafe abortionand associated mortality in 2000, Geneva:World Health Organization, 2004.28. Gómez PI. Estrategia de Atención inte-gral a la mujer en post aborto (APA).Bogotá: FECOLSOG, Publicación 85,mayo de 2009. Acceso el 20 de agostode 2009 desde: http://www.fecolsog.org/memorias_mayo2009/publicacion_85/publicación_85.swf29. UNFPA. Hacia un Nuevo Pacto Social yde Género, 2008. Acceso el 18 de julio de2009 desde: http://venezuela.unfpa.org/doumentos/Boletin%20Informativo%20Corresponsabilidad%20LAC.pdf30. ONUSIDA. Informe sobre la EpidemiaMundial de Sida 2008.31. Indexmundi. Colombia Expectativa devida al nacer. Acceso del 12 de agostode 2009 desde: http://www.indexmundi.com/es/colombia/expectativa_de_vida_al_nacer.html32. FLACSO. Mortalidad y sus causas. Accesoel 20 de junio de 2009 desde: http://www.eurosur.org/FLACSO/mujeres/colombia/salu-3.htm33. OPS & Ministerio de Salud. Situación desalud en Colombia indicadores básicos2001.34. Instituto Nacional de Cancerología, INC,Colombia. Estadísticas sobre Cáncer 2005.35. Profamilia. Encuesta Nacional de Demo-grafía y Salud. Colombia, 2010.36. Martínez Bejarano RM, Martínez- SalgadoC. La Mortalidad por Cáncer Cérvicou-terino y de Mama en Colombia y Méxicocomo Expresión de las Desigualdades
  • 39. ColecciónSaludSexualyReproductiva45 Socioeconómicas e de Género. III Congresode la Asociación Latinoamericana dePoblación, ALAP, Córdoba, Argentina, del24 - 26 de Septiembre, 2008.37. Instituto Nacional de Cancerología, INC,Colombia. Anuario estadístico 2005.38. Secretaria Distrital de Salud. Manoal pecho, porque el primer paso paradetectar en cáncer de seno esta en tusmanos, 2008. Acceso el 15 de julio de2009 desde: http://www.saludcapital.gov.co/Lists/Anuncion%20principales/DispForm.aspx?ID=12639. Instituto Nacional de Cancerología INC.Estadísticas sobre Cáncer, 2006.40. Lafaurie MM, Castiblanco D, GonzálezDM, Jiménez DM, Moreno L, Ramírez L,Sastoque G, Tenza J. Mujeres en trata-mientodecáncer,acogidasporunalberguede apoyo: circunstancias y perspectivasde cuidado de enfermería. Revista Colom-biana de Enfermería Vol. 4, agosto de 2009.41. Olivares Crespo ME. Aspectos psicoló-gicos en el cáncer ginecológico. Avancesen Psicología Latinoamericana Volumen22, Pp. 29-48 2004.42. Lafaurie MM. Buscando el hilo para tejerredes de amistad y solidaridad: una expe-riencia de sensibilización con mujeres concáncer. Trabajo Grado Máster Igualdad yGénero en el Ámbito Público y Privado.Universidad Jaume I, Castellón, España, 2009.43. Gómez Dávila J. La mortalidad maternauna tragedia evitable. Universidadde Antioquia, 2006. Acceso el 26 deseptiembre de 2007 desde: http://medi-cina.udea.edu.co/nacer/PDF/1%20La%20mortalidad%20materna,%20una%20tragedia%20evitable.pdf.44. Castillo Mayedo JA. El Cuidado Culturalde Enfermería. Necesidad y Relevancia.Rev haban cienc méd. La Habana VolVII No. 3 ju 2008. Acceso el 19 de abrilde 2009 desde: http://www.ucmh.sld.cu/rhab/rhcm_vol_7num_3/rhcm14308.htm.45. Tena Guerrero O. Los malestares subje-tivos de las mujeres académicas comoun conflicto de deberes. En: Favela GaviaM, Muñoz Rubio J, C Jornadas Anualesde Investigación 2005. Centro de Investi-gaciones Interdisciplinarias en Cienciasy Humanidades, Universidad NacionalAutónoma de México, American LibraryAssociation Conference, 2006.46. Esteban ML. De la obligación de cuidaral derecho a ser. Cuidadas: una campañarenovada. Revista Pensamiento Crítico,2005. Acceso el 10 de noviembre de 2009desde: http://www.pensamientocritico.org/marest1105.htm47. Burin M. Género y Psicoanálisis: Subje-tividades femeninas vulnerables, 2008.Acceso el 20 de junio de 2009 desde:http://www.mujeresnet.info/2008/06/gnero-y-psicoanlisis-subjetividades.html48. Hernández-Tezoquipa I, Arenas-MonrealM, Valdez-Santiago R.”No dejarse caeren cama": las mujeres y los servicios desalud. Cad. Saúde Pública vol.21 no.4 Riode Janeiro July/Aug. 2005. Acceso el 05 dejunio de 2009 desde: http://www.scielo.br/pdf/csp/v21n4/23.pdf49. Lafaurie MM. Las mujeres y la depre-sión: una reflexión crítica. RevistaCuestiones de género: de la igualdad yla diferencia. Nº 5, 2010. Acceso el 7 demarzo de 2011 desde: http://www.sieres.org /datos/0/Revista_CUESTIONES_DE_G%C9NERO_N%BA_05_1629.pdf50. Vera-Gamboa L. Historia de la Sexua-lidad. Rev Biomed; 9:116-121, 1998.51. De Barbieri T. Derechos sexuales y repro-ductivos Aproximación breve a su historiay contenido. Ponencia presentada en elEncuentro de Periodistas de AméricaLatina y el Caribe sobre Población y
  • 40. Género,equidadysaluddelasmujeres«MaríaMercedesLafaurieVillamil»46 Salud Reproductiva. Revista Mujer Salud2/99, RSMLAC. Acceso el 02 de junio de2009 desde: http://www.reddesalud.org/espanol/datos/ftp/barbieri.htm52. ONUSIDA. Derechos sexuales y Repro-ductivos. Acceso el 15 de mayo de 2009desde: http://www.onusida.org.co/der_sex_rep.htm53. Ministerio de la Protección Social -Universidad Nacional de Colombia.Implicaciones Éticas, Jurídicas y Médicasde la Sentencia C-355 de la Corte Cons-titucional: Un Avance para el Ejerciciode los Derechos Humanos, Sexuales yReproductivos de las Colombianas, 2007.54. Ministerio de la Protección Social. PolíticaNacional de Salud Sexual y Reproductiva,Colombia, 200355. ONUSIDA. Uniting world against AIDS,2005. Acceso el 10 de abril de 2007 desde:http://www.unaids.org/en/Regions_Countries/Regions/LatinAmerica.asp56. ACNUR. Impunidad: pongámosle fin.Violencia sexual contra las mujeres enconflicto armado y post conflicto armadoen América Latina. Acceso desde: http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/4739.pdf57. Galtung J. Violencia, guerra y su impacto.Polylog. Foro para filosofía intercultural5, 2004. Acceso el 20 de octubre de 2009desde: http://them.polylog.org/5/fgj-es.htm58. Esteban ML Antropología del cuerpo.Género, itinerarios corporales, identidady cambio. Barcelona: Ediciones Bella-terra, 2004.59. Diario el Tiempo. Unas 721.246 mujeresentre 13 y 49 años han sido violadas enColombia, sostiene Profamilia. Acceso el20 de enero de 2011 desde http://www.eltiempo.com/salud/noticias/ARTICULO-WEB- NOTA_INTERIOR-3761680.html60. UNFPA. Hacia un nuevo pacto social y degénero, 2008.61. Profamilia. Violencia Basada en Género.Acceso el 7 de marzo de 2011 desde:http://profamilia.org.ni/programas/jovenes/Violencia%20Basada%20en%20Genero.pdf62. IPAS. La violencia, el embarazo no deseadoy el aborto, 2003.63. Profamilia. Encuesta Nacional de Demo-grafía y salud, 2005.64. Instituto Nacional de Medicina Legal yCiencias Forenses. Forensis, 2009.65. González J. En: Instituto Nacional deMedicina Legal y Ciencias Forenses.Forensis 2007.66. Instituto Nacional de Medicina Legaly Ciencias Forenses. Forensis Mujeres.Datos para la Vida, 2010.67. Espinar E, Mateo Pérez M. Violencia degénero: reflexiones conceptuales, deriva-ciones prácticas. Papers 86, 189-201, 2007.68. Organización de las Naciones Unidas.Declaración Universal de los DerechosHumanos, adoptada y proclamada por laAsamblea General en su resolución 217A(III), de 10 de diciembre de 1948.69. Instituto Interamericano de DerechosHumanos. Guía de Capacitación de Dere-chos Humanos de las mujeres, 2009.70. Organización de las Naciones Unidas.Comité para la Eliminación de la Discri-minación de la Mujer, 1978.71. Organización de las Naciones Unidas.Declaración sobre la eliminación de laviolencia contra la mujer, 1993.72. Organización de las Naciones Unidas.Protocolo Facultativo a la Convenciónsobre la eliminación de todas las formasde discriminación contra la mujer, 1999.
  • 41. 73. Organización de las Naciones Unidas.Convención Interamericana para prevenir,sancionar y erradicar la violencia contra lamujer (Belém do Pará), XX74. CEPAL. IX Conferencia Regional, México,2004.75. Ley 294 de 1996 para Prevenir, Remediary Sancionar la Violencia Intrafamiliar.Congreso República de Colombia.76. Ley 575 de 2000, por cual se reformaparcialmente la Ley 294 de 1996. CongresoRepública de Colombia.77. Ley 600 de 2000 por la cual se expide elCódigo de Procedimiento Penal. CongresoRepública de Colombia.78. Ley 747 de 2002. Congreso República deColombia.79. Ley 800 de 2003. Congreso República deColombia.80. Ley 882 de 2004. Congreso República deColombia.81. Ley 1010 de 2006. Congreso República deColombia.82. Ley 1098 de 2006 (Código de la Infanciay la Adolescencia). Congreso República deColombia.83. Ley 985 de 2005 (que modifica el art. 188-Adel Código Penal). Congreso República deColombia.84. Ley 1142 de 2007 sobre Prevención yrepresión de la actividad delictiva deespecial impacto para la convivencia yseguridad ciudadana. Congreso Repú-blica de Colombia.85. Ley 1236 de 2008. Congreso República deColombia.86. Ley 1257 de 2008 ó Ley de Violenciascontra las Mujeres. Congreso Repúblicade Colombia.
  • 42. Este ejemplar se terminó de imprimiren el mes de marzo de 2012 en lasinstalaciones de JavegrafBogotá D.C., ColombiacolecciónSalud Sexualy Reproductiva
  • 43. colecciónSalud Sexualy ReproductivaEs innegable la estrecha relación entre el género y las desigualdades en elcampo de la salud. Las mujeres y sobre todo las más pobres y de países envías de desarrollo enferman y mueren por razones que en muchos casosestán asociadas de manera directa o indirecta a los roles que desempeñan y alas relaciones de género desiguales que limitan su autonomía. Esta reflexiónpone en evidencia, entre otras, el por qué pensar en el mejoramiento de lascondiciones de salud de las mujeres, implica generar cambios culturales enpos de la igualdad de género.el libroGénero,equidad y saludde las mujeresLa Colección de Salud Sexual y Reproductiva, busca ser un referente paraquienes tienen un compromiso con el mejoramiento de esta esfera de la saludhumana, que está estrechamente ligada al desarrollo social. La constituyenuna serie de cuadernillos destinados a la formación en este campo, preparadospor docentes de la Maestría de Salud Sexual y Reproductiva de la UniversidadEl Bosque, cuya producción es reflejo de su reconocida trayectoria.la coleccióncolecciónSalud Sexualy ReproductivaFACULTAD DE ENFERMERÍAGénero,equidad y saludde las mujeresMaría Mercedes Lafaurie Villamil