Autobiografía de María Inés Cruz Godínez
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Autobiografía de María Inés Cruz Godínez

on

  • 1,240 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,240
Views on SlideShare
1,221
Embed Views
19

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

2 Embeds 19

http://mariacg.jimdo.com 12
http://www11.jimdo.com 7

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Autobiografía de María Inés Cruz Godínez Autobiografía de María Inés Cruz Godínez Document Transcript

  • Autobiografía de María Inés Cruz Godínez Era un sábado 23 de enero del año 1993, 5:30 pm; el duro frío de invierno golpeaba con toda su fuerza en el municipio de Agua Prieta, Sonora. Dios había destinado que en ese preciso momento pudiera ver por primera vez este mundo y sentir aesa persona que me cogió en sus brazos con una ternura y amor inexplicables,mi madre. Hoy día puedo volver a vivir cada momento importante en mi vida alobservar aquel viejo álbum que mi madre guarda como su mayor tesoro, alabrirlo puedo mirar lo que ha sido mi vida de manera cronológica. Por razones lejanas a mí, nunca pude vivir con mi padre; siempre estuveal lado de mi madre, una mujer fuerte en todos los aspectos, digna de todo mirespeto y admiración. A edad muy pequeña tuve que asistir a una guardería; el estar allí meayudo a desarrollarme de manera social; todo lo que hacia, decía y escuchabalo sabia mi mamá, desde el momento que llegaba por mi pareciese como si medaban “cuerda” para comenzar a contarle todo lo que había ocurrido en mi día.Cuando cumplí la edad máxima para estar en dicho lugar se realizó unapequeña ceremonia, donde más niños y yo estaríamos para dar por concluidauna de tantas etapas de nuestra vida y empezar una nueva, nuestra educaciónpreescolar. Llegó el día anhelado, primer día de clases en el kínder, un día de grandes emociones y varias expectativas, pero ese día llegué totalmente decepcionada a casa, y recuerdo haberle dicho a mi madre: ¡El kínder es muy aburrido, puro pintar y pintar! Al escuchar esto, mi madre soltó riendo un poco y me dijo: “Ten paciencia con el tiempo te enseñaran cosas nuevas”. Después de escuchar eso pensé que ya no tenía nada que aprender, ya que mi mamá antes de entrar al kínder ya me había Edad Preescolar enseñado a escribir mi nombre completo, lasvocales, el abecedario, los numero del uno al diez y a identificar cuadrado,
  • triángulo, circulo y rectángulo. Así que después de todo esto puedo decir quede manera personal el kínder no fue una etapa muy satisfactoria para mi, yoquería aprender algo nuevo, pero bueno, pude lograr terminar mis estudios denivel prescolar; el día de la graduación recuerdo haber bailado un vals con lacanción “Tiempo de Vals” de Chayanne, casi al término de la graduación noshicieron entrega de nuestras constancias. Ese día mi madre me llevó a comer aun lugar especial y ambas estábamos felices. Cabe mencionar que jamásolvidare una anécdota que me sucedió durante mi estancia en el kínder, quesiendo sincera no fue del todo aburrida; recuerdo que estaba cursando miúltimo grado de educación prescolar, estábamos en la hora de receso, todosjugábamos en las resbaladillas, los columpios, las correteadas y lasescondidas; mientras estábamos jugando también estábamos comiendo (algotípico en todos los niños). Precisamente este día me estaba comiendo una ricoburrito de frijoles, pero como a unos cinco pasos de mí había una compañeritacomiendo un delicioso sándwich acompañado de un rico jugo de naranja; semiraba tan delicioso que no pude evitar decirle: “¿Me regalas un pedacito?”, alo que su respuesta fue un rotundo: “No”, y continuaba comiendo; le hice lamisma pregunta tres veces y la respuesta era la misma; como ya se lo habíapedido muchas veces me molesté y no me dejó otra opción mas que utilizar unpoco de fuerza, recuerdo que le di una pequeña cachetada, le quité elsándwich y me fui corriendo atrás de un salón para poder comérmelo agusto,mientras yo comía ella me acusaba con la maestra. Cuando estaba disfrutandocasi lo ultimo vi que la maestra estaba a un lado de mi, me llevó a la dirección,era más que obvio que ahora vendría una regañada; pero la maestra, comoaun me miraba comiendo no pudo contener la risa, solo me dijo que ahora ledijera a mi mami que de lonche me pusiera un sándwich con jugo de naranja.No tengo la menor duda que este tipo de experiencia jamás las olvidare. Ahora en mi vida estaba por comenzar la educación primaria, una de lasetapas más largas, importantes y con un sinfín de aprendizaje y experienciasmuy lindas que me hicieron crecer en varios sentidos. En este lugar encontrémaestros y compañeros que sin duda alguna dejaron una huella muyimportante en mi vida, personas que jamás olvidaré. Estar en primero deprimaria; aprender a leer y escribir, recuerdo haber terminado este grado conun promedio de 10.00 y haber obtenido el primer lugar por ello, ¡Que felicidad!
  • Al pasar a segundo de primaria el maestro que iba a impartirme estegrado no era una persona muy entregada a su profesión; recuerdo que ponía aotros compañeros y a mi a dar la clase. Cuando mi madre se enteró de eso yempezó a observar que académicamente yo no estaba avanzando fue a hablarcon el profesor para quejarse del mal trabajo que estaba realizando; el profesormuy apenado le pidió una disculpa a mi madre y le dijo que ya no sepreocupara que a partir de ese momento pondría mas empeño en enseñarnos.Al entrar el profesor al aula de clase era mas que obvio que estaba muymolesto; nos dejó de tareas que contestáramos todo el libro de matemáticas sinhaber explicado absolutamente nada; así fui prácticamente todo el segundoaño de primaria; logré terminar con un promedio de 9.6 pero sin obtener ningúnreconocimiento, debido a que mi madre meses atrás se había quejado de él. A la par que comencé mi segundo año de primaria, mi madre me dio lanoticia de que se casaría, para mí fue algo muy difícil debido a que estabaacostumbrada a que solo éramos ella y yo; pero también era consciente de quemi madre merecía una segunda oportunidad para ser feliz. Al cabo de unosmeses ella me dice que esta embarazada, que tendré un hermanito; esa noticiame hizo sentir muy mal, pensé que ella ya no me abrazaría, que ya no me iba aquerer, ya no me compraría lo que yo quisiera, y para colmo era una niño. El embarazo de mi mamá fue de alto riesgo y pues ella no podía hacermuchas cosas, así que teníamos que ayudarle, pero fue cuando empezó: “¡Inésquiero esto, Inés quiero lo otro, corre por aquí y corre por allá! Todavía nonacía mi hermano y ya; ¡todo yo! El día anhelado llegó, 30 de marzo del 2002 mi hermano nació. Al verlopor primera vez mi expresión al verlo fue: “¡Esta muy feo, parece un viejito, estamuy arrugado!”. Pero pensando en mi interior sabia que ya no estaría solita,que aunque fuera un niño ya tendría un compañerito con quien jugar. Yo tenianueve años y pues quería agarrarlo como juguete, jugar a que yo era la mamáy el mi hijo. Cuando ocurrió todo esto entorno al nacimiento de mi hermano yoestaba por terminar mi tercer grado de primaria, un año en el cual yo habíatenido un maestro verdaderamente entregado a su profesión ¡era todo locontrario al maestro anterior! Era un profesor sumamente activo, trabaja horasextras para regularizar a los alumnos atrasados, además era un gran músico y
  • sobretodo una gran persona; este año aprendí nuevas cosas hablandoacadémicamente, terminé este años con 9.4 y gracias a Dios obtuve un primerlugar. Al comenzar el cuarto año de primaria me tocó una maestra que eraliteralmente una “chispita”, una persona con un carisma inigualable, súperalegre, con una hermosa sonrisa; transmitiendo siempre a sus alumnos esemismo sentir. Fue un año que disfrute mucho, la maestra supo combinar demanera perfecta la diversión con lo académico; nuevamente este año obtuveotro primer lugar al terminar con un promedio de 9.6. Estando en el grado quinto y sexto tuve la misma maestra, una maestramás tranquila, muy cariñosa, paciente, sencilla, se sentía el amor con el queella realizaba cada clase y cada trabajo que nos presentaba. Estos últimosaños fueron muy importantes, eran parte de la recta final de mi estancia en laprimaria, comenzar con la melancolía al tener que empezar a despedirme decompañeros, amigos y maestros con los cuales compartí seis años de mi vida,donde más que compartir una salón de clases compartimos infinidad desentimientos, travesuras, pero principalmente compartimos y cultivamos unahermosa relación de amistad; fui muy triste cerrar este lapso de mi vida, pero ala vez satisfactorio porque me esperaba una etapa totalmente nueva que teníaque explorar. Estos últimos años los terminé con 9.8. Al graduar estaba muy feliz porque de seis grados cursados en cinco había obtenido un primer lugar; mi familia ni se diga estaban muy orgullosos de mi. Cabe mencionar que mi educación primaria fue en una escuela de gobierno con el nombre de “Escuela Profesor Armando Acuña Rivera #2”. Esta etapa tan maravillosa terminó el verano del año 2005. Ahora era tiempo de abrir una nueva puerta Fiesta de graduación de la y sumergirme a un mundo desconocido del cual yo primariateníaunas expectativas grandes; era tiempo de empezar la secundaria. Mimadre consideró que lo mejor era que estuviera en un colegio adventista, asíque entre al colegio de mi lo calidad, “Colegio Sonora”, esta seria mi nuevacasa por los próximos tres años; los mismos 15 compañero que ingresamos
  • fuimos los mismos que graduamos. El ambiente en este colegio sin dudaalguna era único muy tranquilo y se sentía la estrecha relación que alumnos ymaestros teníamos con Dios; me encantaba asistir a los encuentros educativos,algún que otro convivio con tutores, torneos internos, entre otras cosas. Lostres años de educación secundaria logréterminarlos con un promedio de 9.9 obteniendolos primeros lugares, por tal motivo el día de lagraduación tuve el gran privilegio de dar laspalabras de agradecimiento y despedida; fue unmomento muy especial y emotivo para todos.Jamás olvidaré ese día porque mi hermano y yograduamos juntos, el terminaba el kínder y yo lasecundaria. Graduación de la secundaria Mientras estudiaba el ultimo año de secundaria, en mi iglesia (IglesiaAdventista del Séptimo Día) me otorgaron el cargo de maestra en uno de losdepartamentos infantiles, específicamente menores; realizando un breveparéntesis cabe mencionar que la fecha de mi bautizo fue 21 de abril del año2004, fue una etapa en la que como familia estábamos pasando por unasituación difícil y mi único refugio lo encontré en Dios, fue en ese momento enel que decidí tener una “relación” mas profunda con Él. El estar trabajando con este departamento infantil me ayudó en granmanera a ir descubriendo poco a poco mi vocación, me encantaba estar frenteaquel grupo de 18 niños, descubriendo y dialogando acerca de las grandesbendiciones que nuestro Dios otorga a cada ser humano. Después de haber terminado la secundaria ahora estaba a la vuelta dela esquina comenzar a con los estudios de la preparatoria y esto sería en unaescuela pública en la institución: “Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora,Plantel Plutarco Elías Calles”. Corría el año 2008 cuando comencé la “prepa”, nuevos amigos, nuevosmaestros, un ambiente totalmente diferente del cual venía. A finales de ese añollego a mi distrito un muchacho egresado de la Universidad de Montemoreloscon el nombre de David Reyes, acababa de graduar en Tecnología Dental, unjoven muy apuesto a mi parecer. Comenzamos a tener trato gracias a unhermoso deporte, el baloncesto; el día anhelado por ambos al fin llegó, se armó
  • de valor y me hizo la pregunta tanto deseada: “¿Quieres ser mi novia?”, fue exactamente un sábado 16 de mayo del 2009 a las 10:30 pm terminando los juegos sociales en mi iglesia, y obviamente mi respuesta fue un SI. Con la emoción de haber comenzado una relación sentimental también estaba la emoción de comenzar el segundo año de la prepa; año en el cual conocí a mis queridas amigas Rita y Ruby, personitas que sin duda alguna marcaron mi vida, que a pesar de aún no recibir a Cristo en su corazón me enseñaron grandes lecciones de amistad; a una de ella pude darle estudios bíblicos, no quiso bautizarse pero la semilla ya esta en su corazón. A la par de este año continué trabajando en los departamentos infantiles de mi iglesia y me fue otorgado un nuevo cargo, subdirectora del club de aventureros (Club “APSON Jr” ) fue un cargo muy lindo, el asistir con los niños al camporíCamporí 2010 como subdirectora de aventureros fue una experiencia totalmente diferente y satisfactoria. El último año de la preparatoria había comenzado y la graduación estaba a la vuelta de la esquina, comenzar a decidir que carrera elegir y yo estaba con dos opciones Psicología Educativa o Educación Primaria. Decidí estudiar Psicología Educativa, me dejé llevar por la emoción momentánea y por el erróneo concepto que tenía acerca de esta carrera; ahora era cuestión de decidir a que universidad asistiría, sinceramente desde siempre tenía el deseo de estudiar mis estudios de licenciatura en una institución adventista, pero hablando económicamente para mí era algo literalmente imposible. Conversando con mi novio el me hizo el comentario de que me fuera a estudiar a la Universidad de Montemorelos, cuando dijo eso me solté riendo burlonamente y le dije: “¡Esta carísimo y yo no tengo dinero para pagar esa escuela!”; jamás olvidaré la respuesta que dio: ¡Montemorelos no es una escuela para rico, es una escuela para personas que tienen fe en Dios! Al escuchar semejante respuesta mi decisión ya estaba tomada, estudiaría en la Universidad de Montemorelos. Para ese entonces el y yo llevamos una relación de dos años con dos meses. Mi madre mi acompañó en la mudanza a mi nueva ciudad,
  • Montemorelos N,L; solo estuvo conmigo durante el proceso de inscripción y seregresó a Sonora; comencé el primero semestre en la Lic. PsicologíaEducativa, pero algo dentro de mí me decía que eso no era lo mío, no era loque yo pretendía realizar el resto de mi vida, pero en fin, continué allí; despuésde los exámenes de mitad de semestre decidí cambiarme a Lic. EducaciónPrimaria, pero ya era demasiado tarde, tenía que esperar el próximo agostopara poder comenzar esta carrera, así que decidí terminar el semestre depsicología pero totalmente decidida que el próximo agosto entraría a la EscuelaNormal. Cuando terminé el semestre busqué trabajo y gracias a Dios lo encontréen “Guardería Mis Amiguitos”, eso fue en el mes de diciembre del 2011; en eltranscurso de ese mes mi novio me propuso matrimonio, teníamos una relaciónsólida así que no me extrañó mucho que lo hiciera, durante ese momentofueron muchas emociones encontradas. Ese invierno yo fui de vacaciones a mi estado natal y pues le comenté ami mami que tenia planes de casarme en julio del 2012; lógicamente mi madrese puso a llorar, soy su única hija; me dijo que lo pensara muy bien que a ellale gustaría que primeramente terminara mis estudios, ejerciera un tiempo micarrera y después pensara en matrimonio; pero que fuese cual fuese midecisión ella me apoyaría. Regresé de esas cortas vacaciones para comenzara trabajar para pagar mi deuda que tenía con la universidad y mi prometidocomenzó a ahorrar para la boda. El mes de abril del 2012 un familiar muy cercano a mí, que vive en elestado de Guerrero, tuvo un problema de salud (fractura de cadera) no habíaquien la cuidara, mi madre me habló muy preocupada y me pidió que hiciera loposible para poder ir a cuidarle por el periodo de un mes. Gracias a Dios ladirectora de mi trabajo me otorgo un permiso especial por un mes y me fui aGuerrero. Este familiar sería operada en la Cd. De Acapulco a cuatro horas dedonde ella vive. Ella se encontraba totalmente inmóvil, yo tenía que cargarlapara cualquier actividad que ella quisiera realizar y sinceramente cuidar unenfermo es muy difícil. Cuando mi prometido me habló por teléfono le comentéla situación y el decidió pedir permiso en su trabajo para ir a ayudarme, élestuvo conmigo durante todo el proceso de hospitalización y operación, al
  • termino de las dos semanas él se regresó a Montemorelos; yo me quedé el lasdos semanas que me faltaban para ayudarla un poco mas en su recuperación. Cuando regresé de este viaje había que dedicarse de lleno a lospreparativos para la boda; primeramente asignar la fecha, 27 de julio por el civily 29 de julio por la iglesia. Los días comenzaron apasar muy rápido y esos hermosos días tananhelados llegaron, el día 27 de julio nos casamosante la ley y la sociedad, realizamos una comidasencilla con padres y testigos. El día 29 de juliopor la tarde sería la ceremonia religiosa dirigidapor el Ptr. Benjamín Mojica en la Zona Ecológicadel Sanatorio Naturista, Canoas. El esposo de mi madre, al cual veo como unpadre estaba conmigo, también mi madre y mihermano, los padres y el hermano de mi noviotambién nos acompañaron, el resto de losinvitados fueron amigos muy cercanos. Fue unaboda muy sencilla pero muy hermosa, después detres años y dos meses de noviazgo no Mi boda 29-Jul-2012encontrábamos entrelazados de las manos pidiendo la bendición de Dios paraunirnos en sagrado matrimonio. Un momento antes de que mis padres meentregaran, mi madre me dijo: “Hija, estoy muy orgullosa de ti, te amo con todami alma, que seas muy feliz, y no pierdo una hija sino que gano un hijo”; esaspalabras han sido una de las frases más hermosas que mi madre me ha dicho.Días después de la boda mis padres se marcharon debido a que irían devacaciones a Guerrero. Mi esposo y yo nos mudamos al que sería nuestro nuevo hogar,estamos felices, trabajando y disfrutando de esta hermosa etapa. El mes de agosto llegó, y con el las fechas de inscripción en launiversidad, gracias a Dios logré inscribirme en la Lic. Educación Primaria y meencuentro inmensamente feliz, siento que voy por el camino correcto, desde lasprimeras clases estoy sintiendo esa sensación de proyectarme y verme comodocente, siento haber encontrado mi verdadera vocación
  • Estoy muy feliz, porque principalmente siento el apoyo de Dios, miesposo, padres y amigos. Hoy puedo decir que he terminado estaautobiografía, pero diariamente se añade una nueva historia, por ello aunquedan renglones que aun debo de llenar María Inés Cruz Godínez.