ANTOLOGÍA QHECHWA

1,775 views
1,580 views

Published on

Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna. http://www.guamanpoma.org
Video "Qosqo Qhechwasimipi" en la FIL Arequipa = http://www.youtube.com/watch?v=qlw5gTHf0QY

Published in: Education
2 Comments
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
1,775
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
2
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

ANTOLOGÍA QHECHWA

  1. 1. 2 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  2. 2. Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna Antología quechua del Cusco Antología quechua del Cusco 3
  3. 3. 4 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  4. 4. Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna Antología quechua del Cusco Municipalidad del Cusco Centro Guaman Poma de Ayala Antología quechua del Cusco 5
  5. 5. Municipalidad Provincial del CuscoCapital Histórica del PerúALCALDEEcon. Luis Arturo Florez GarcíaREGIDORESSilvia Uscamaita OtárolaSerly Figueroa MormontoyBoris Germain Mujica ParedesJosé Ángel Silva SantanderEdward Luque FlórezRubén Antonio Molero QuispeIsmael Sutta SotoJorge Luis Saavedra GuarnizoHéctor Acurio CruzEdilberto Monge BlancoNimio Atilio Loayza RojasCarmen Luz Cornejo PardoLizardo Porcel GuzmánCOMISIÓN DE EDUCACIÓN Y CULTURAPRESIDENTERubén Antonio Molero QuispeINTEGRANTESCarmen Luz Cornejo PardoEdward Luque FlórezGERENCIA MUNICIPALFernando Palma ZúñigaGERENCIA DE TURISMO, EDUCACIÓN, CULTURA Y MEDIO AMBIENTEMario Martorell CarreñoGESTIÓN Y COORDINACIÓN EDITORIALCrayla Alfaro AuccaLuis Nieto DegregoriPalacio MunicipalPlaza Kusipata s/n. CuscoTeléfono 51-84-2271526 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  6. 6. Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykunaAntología quechua del Cusco© Municipalidad Provincial del Cusco© De fotografías y textos, sus autoresMana piqpa hurqunan kananTodos los derechos reservadosAll rights reservedQILLQA TUPACHIQCésar ItierQILLQA TUPACHIQ YANAPAQKUNALuis Nieto DegregoriJorge Alejandro Vargas PradoQILLQA RIQSIRICHIQLuis Nieto Degregori (José María Arguedaspa, César Itierpa, Gerald Taylorpa, Jean-PhilippeHussonpa ima qillqankuta ñawinchaspa)QHICHWASIMIMAN T’IKRAQ (Qallariy, presentaciónkuna ima)Georgina MaldonadoQILLQA ALLICHAY YANAPAKUQHilda Cañari LoaizaSIQ’IKUNA QILLQAKUNA TUPACHIQOswaldo MacedoSIQ’IKUNA QILLQAKUNA TUPACHIQOswaldo MacedoQILLQA HURQUQServicios Gráficos JMDHURQUKUN1000HUK ÑIQIN QILLQAQusqu, Anta sitwa killapi, 2011 watapi (5000 hurqukun)ISKAY ÑIQIN QILLQAQusqu, Inti raymi killapi, 2012 watapiPerú suyu Biblioteca Nacionalpi 2012-05374 yupayniyuqwan depósito legal churasqa. Antología quechua del Cusco 7
  7. 7. 8 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  8. 8. ContenidoReqsichikuyPresentación 10QallarinapaqIntroducción 14I. Kawsaymanta willaykunawan chaskisimiwanwillakuykunawanNarrativa oral 20Apolinario LópezPellejitoyperromanta 22Jorge LiraIsicha Puytu 32Agustín Thupa PaccoSispamantawan kundurmantawan 44Teodora PalizaWakacha 50Lucía Ríos UmiyauriSanto Tomás borreguitomanta 60Pablo MolinaPrefectopa señoranpa viulayusqanmanta 80Gregorio Condori MamaniAutobiografía 86Ricardo Valderrama y Carmen EscalanteÑuqanchik runakuna 98Rosalind Gow y Bernabé CondoriKay pacha 108 Antología quechua del Cusco 9
  9. 9. II. Sirmunkunawan kunasqakunawanyachanapaq qillqasqakunawanSermones, discursos y ensayos 116Francisco de ÁvilaLa epifanía del señor 118Declaración copiosa de las cuatro partes más esencialesy necesarias de la doctrina cristiana, traducidapor Bartolomé Jurado Palomino 122Fernando de AvendañoSermón IX. En que se prueba que todos los hombresdel mundo tuvieron origen de Adán y Eva 126Sinchikunay mamaquchaq chimpankikawsaq runakunaman 132Despedida que hacen los incas nobles del Cuzcoal benemérito señor general don José Miguel Medina 140Andrés AlencastreDiscurso pronunciado en la inauguraciónde la Academia de la Lengua Quechua 144Julio GutiérrezInka Garcilaso yayanchis 146Juan de la Cruz SalasDos charlas radiales 152Jaime PantigozoQiswa simiq hunt’achasqa kaynin 15810 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  10. 10. III. WaynukunaLírica tradicional 168Felipe Huaman PomaDos cantos de la Nueva Corónica 170Jorge Lira (recopilador) Canto de amor 172Gloria y Gabriel Escobar (recopiladores) Huaynos del Cuzco 180Luis, Edwin y Rodrigo Montoya (recopiladores) La sangre de los cerros 190IV. Yusninchik yupaychay takikunaLírica sagrada 200Luis Jerónimo de OréSegundo cántico del Símbolo Catholico Indiano 204Juan de Pérez BocanegraHanaq pachap kusikuynin 210AnónimoPlegaria al amanecer 216AnónimoApu yaya Jesucristo 220Ricardo Castro Pinto (recopilador) Taytanchisman takikuna 222Ricardo Castro Pinto (recopilador) Mamanchisman takikuna 228 Antología quechua del Cusco 11
  11. 11. V. HarawikunaEl yaraví 236Antonio ValdezIskay munanakuq urpi 238AnónimoWakcha kaspachus ñuqaqa 239AnónimoIkma 240AnónimoLlullu q’achutachus... 242Mariano RodríguezQ’isan chinkachiq urpi kikillan... 244José Lucas Caparó MuñizQaqaq q’iqin, phurur awqa 245VI. PuymakunaPoesía profana 248Fray Martín de MurúaKay ñakanawan kuchusqam... 250Alonso de HinojosaManam hawarikuychu kaypi mukmun 252Juan de FigueredoÑuqapcha ninkich kay qillqasqayta... 253AnónimoApu inka Atawallpaman 254Kilku Warak’aPoesías 26012 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  12. 12. William Hurtado de MendozaHarawikuna 268Odi GonzalesTunupa 278Chaska Eugenia Anka NinawamanT’ika chumpicha 284VII. TiyatrukunaTeatro 290Juan de Espinosa MedranoEl robo de Proserpina 292Juan de Espinosa MedranoEl hijo pródigo 300Gabriel Centeno de OsmaEl pobre más rico 310Antonio ValdezOllantay 322Nicanor JaraSumaqt’ika 332Nemesio Zúñiga CazorlaQurich’uspi 344Luis Ochoa GuevaraManco II 352Nemesio Zúñiga CazorlaT’ikahina 358Andrés AlencastreEl pongo Killkito 366 Antología quechua del Cusco 13
  13. 13. 14 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  14. 14. Re q s i c h i k u yP re se n ta ci ó nAntología quechua del Cusco 15
  15. 15. Ancha chanintan nikun wiñay ñawpa culturanchispa qhapaqkawsayninqa samaykushan mama siminchispin, runasiminchispin. Yaqallapan rimayninchiskunan runasimipi kashan. Machulanchis, taytamamanchispas runasimipin Apu taytankuman aswan allin ima sumaqtakikunata takiykurqanku sonqonkumanta lloqsirimuq harawikunataima; ch’in tutakunapin mama killa ch’akta k’ancharimushaqtinmirunasimipi willanakurqanku llallinakuyninkuta, kusikuyninkuta, llakiphuti kasqankuta, awqanakuypi llallisqankuta, tukuy willakuykunakunankamapas kashanraqtáq. Runasimitan saqeykuwarqanchis haqay Inkakuna mana k’umu-k’umu kayninkuwan, paykunan yachaykunata tarputamurqanku kaycultura andinaq chaki makinta hina kawsashaqta kallpasapatataq. Kayqheshwa siminchisqa wiñaypa wiñayninpaqmi saphinchasqa kashan,yachachikuyninmi, kallpanmi wasaparushanña lluy teqsi muyunchista,hoq llaqtakunaq yuyaysapankunan kunanqa ñuñuykushankurunasiminchismanta, kay simitataqyá aswantapuni reqsichinanchis,wiñachinanchis. Ancha hatun uyanchaymi kashan kay Perú, Qosqo qhepawiñaykunapaq waqaychanankun, amachanankun, reqsichinankunkay mama siminchista. Historian mañariwanchis qaqa sayayta hatunkayninman. Kallpasapan kanku munapayaqninchiskuna, paykunanmunanku wit’uruyta, wañurachiyta, ch’usaqyachiyta yachasqanchishina ashkha kutitañan Congreso de la Republicapi chayta munarqanku,ichaqa Apu Taytanchiskunan, ñawpa hamawt’anchiskunaq espiritunmi,animunmi manapuni hayk’aqpas atichinqachu, sichus chhaynataruwasunchisman chayqa munaswanchá niyta: Phiñasqan kashaniculturaymanta. Ama nishanin runasimi kayniyta. Hinachu manachuwayqe panaykuna! Kunanmi noqa ancha honrrawan umallishani kay cabilduta, kayalcaldiata ñusqhonniykupin, sonqoykupitaqmi allin ch’uya saphinchasqakashan identidadninchismi, culturanchismi saminchasqa, kallpachasqakanan chanin, cheqaq ruwaywan, llank’aywan chayraykun kunanmast’arimushaykiku kay Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna. Ima astawanmunanchis kay runasiminchispi llank’aspa qhawarichimushanchis,reqsichimushanchis munakuyninchista, yuyasqanchistapas. Runasimipirimariyqa mishk’in, llamp’un yuyarichiwanchismi ñawpa sumaq16 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  16. 16. Con mucha propiedad se afirma que la riquísima historia de nuestra cultura milenariadescansa sobre nuestro idioma mater, el quechua. La totalidad de nuestras expresionesculturales están en quechua. Nuestros ancestros han cantado a sus dioses las mejorescanciones y sus más sentidos himnos; en míticas noches de infinitas lunas han narradoen quechua sus conquistas, sus alegrías, sus tristezas, sus glorias, fábulas, leyendas,cuentos, que aún perduran en el tiempo. Ese es el poderoso y mágico instrumento que hemos heredado de una raza altivay de una civilización que sembró conocimientos que perviven como parte de una culturaandina siempre vigente y poderosa. Nuestro idioma se seguirá hablando y escribiendoporque su enseñanza y dominio han trascendido nuestras fronteras; son inteligencias deotros continentes y de otras culturas las que beben ahora de nuestro quechua, que debeseguir siendo difundido. El gran reto para las generaciones actuales y futuras del Perú y del Cusco esconservar, preservar, promover y defender nuestra lengua materna. La historia nos exigefidelidad a su esplendor. Son poderosos los intereses que desean cercenarla, mutilarlay desaparecerla, como en más de una ocasión ocurrió lamentablemente en el seno delCongreso de la República, pero nuestros Apus y el espíritu de nuestros viejos Amautasnunca lo van a permitir pues eso significaría renunciar a nuestra propia identidad. La presente gestión que me honro en presidir está convencida de que nuestraidentidad cultural debe ser fortalecida y robustecida con acciones concretas comola presente Antología quechua del Cusco. ¿Qué mejor medio, en efecto, paratransmitir nuestros sentimientos e ideas que el quechua, cuya plasticidad y dulzura evocaa las aqllas o doncellas escogidas, pero cuya energía expresa asimismo la grandeza delvigoroso imperio Inca? Bien se dice que el genio de un pueblo descansa sobre su lengua.Somos dignos herederos de una gran civilización y eso significa un desafío permanente. Con la presente publicación, renovamos el compromiso de difundir nuestroidioma, patrimonio cultural y esencia de nuestra identidad. La promoción cultural esuna de las tareas que nos hemos impuesto como expresión de compromiso con la historiade nuestra Tierra, con su niñez y juventud, en cuyos corazones germinará esta semilla. Econ. Luis Arturo Florez García Alcalde Antología quechua del Cusco 17
  17. 17. aqllakunata kallpantaqmi qhawarichiwanchis Imperio Inkaq hatunkayninta. Allintan nikun llaqtaq giñun mañanqa samashan sapankallaqtaq siminpin, rimariyninpin. Cheqaq chanin herenciatanchaskirqanchis ñawpa kawsaymanta, kay herenciataqmi noqanchispaqhatun uyapunachiy. Kay publicacionwanmi, yapamanta mat’ipayukuyku,chaninchayushayku compromisota runasiminchista aswantaphuturichinapaq, reqsirichinapaq patrimonio culturalta hina, runakayninchistan reqsichishanchis runasiminchista rimaspa, waqaychaspa,hatunyachispa. Noqaykupaqmi hatun llank’ana kashan kay promocióncultural nisqa, sichus allinta llank’asunchis chayqa qhawarichisunchischácompromisonchista llaqtanchispa kawsayninwan, erqenkunawan, waynasipasninkunawanpas paykunaq sonqochankupichá kay muhu sumaqtallanllarinqa, phuturinqa, wiñarinqataq. Econ. Luis Arturo Florez García Llaqta umalliq18 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  18. 18. Antología quechua del Cusco 19
  19. 19. Qal l ari na p a qMayqen simipas, otaq idioma nisqapas runaq kawsayninmanmirikch’akun, paqariyniyoq, phuruchakuyniyoq, aychayoq, yawarniyoqtulluyoq, kallpayoq, yuyayniyoq ima, wakin kutipi kusisqa, wakinkutipitaq llakisqa, ichaqa, hunt’asqa kawsayniyoq chaymantataqwañuyman aypapunchis. Ichaqa idiomakunaq kawsayninqa tupukuytaatin siglopi wakin kutiqa mileniopipas, noqanchispa kawsayninchisqamanayá kikinchu. Sichus idioma nisqa qelqakuyta atin chayqa tukuyrunasimi rimaqyá, yachaqyá reqsiyta atinchis. Sichus mana qelqanayoqchaytaq, otaq chayraq rikhurimushan, chayqa, pishi runaq makillanpiyákashan. ¡Akakallaw! Kay asunton anchata llakichiwanchis, idiomakunaqkawsayninyá runaq, llaqtaq kawsayninta qhawarichiwanchis,reqsirichiwanchis, hinaspapas idiomakunaq kawsasqan raykuyá runapas,llatakunapas kawsapakushanku. Kay Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna wach’irimushanlloqsirimushan runasimi rimaqpaq, mana rimaqpaqpas; kay runasimiidiomata reqsinankupaq qelqawan tupasqanmantapacha, conquistadorespañolwan tupasqanmantapacha. Qanchisnintin Capitulo nisqataqhawakacharispan ñawinchaqqa, huk viajeta hina ruwanqa, ñawpatextokunamantapacha ancha chanin documentota hina qhawarinqaQosqo runasimipi qelqasqata. Kay Antologíaq wakichiyninqa, kamariyninqa manantupanashanchu huk criterio cronológico nisqawan. Kay criteriopipas20 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  20. 20. In t ro d u c c i ó nLos idiomas tienen una vida parecida a la de las personas, con un momento denacimiento, un periodo en que se van formando hasta adquirir personalidad propia,una madurez durante la que atraviesan muchas vicisitudes y cambios y finalmente, enalgunos casos, la muerte. La vida de los idiomas, sin embargo, a diferencia de lo queocurre con las personas, se mide lo menos en siglos e incluso en milenios. Si el idiomatiene escritura, su vida, su historia, puede ser conocida en mayor o menor medida portodas las personas que hablan ese idioma. Si no la tiene o si la tiene no desde hacemucho tiempo y además la mayoría de sus hablantes no están entrenados en leerlo yescribirlo, su historia se vuelve de manejo de tan solo un puñado de especialistas. Y estoes una verdadera lástima porque la vida de los idiomas es claro reflejo de la vida de lassociedades que se comunican y desenvuelven gracias a ellos. Esta Antología quechua del Cusco está pensada primordialmente paraque sus lectores, hablantes o no del quechua, conozcan la apasionante historia deesta lengua desde el momento en que se encontró con la escritura tras la entrada delconquistador español a la antigua capital de los incas. Repasando los siete capítulosque la componen, el lector hará un viaje desde los primeros textos con valor documentalo estético que se publicaron en el quechua de Cusco hasta los que se producen en laactualidad con las mismas características. Estas líneas aspiran tan solo a servir de unabreve guía para dicho viaje. La organización de la Antología no responde a un criterio cronológico comopodría pensarse. Este se ha tomado en cuenta, pero al interior de cada uno de sus sietecapítulos, que se rigen más bien por los géneros que engloban, desde la narrativa oral, Antología quechua del Cusco 21
  21. 21. yuyaymanaraykuyá, sapanka qanchis capitulopi, aswanmi géneronisqawan llank’ashayku, rimaspalla willakuymanta, kaymi kunankamanchaka hina aypanachiwashanchis, tupanachiwashanchis rimaywanqelqaywan. Teatro nisqapin runasiminchis t’ikariyninman ayparirqankawsayninpi. Pishqa kaq qhepa capitulokunan yuyarichiwashanchissermonkunata, discursokunata, ensayo nisqakunata, lírica tradicionalta,lírica sagradata, yaravíta, saqra poesíatapas. Sapanka capituloqqallariyninpin huch’uy reqsichikuy kashan. Idiomakunaq suertenqa makimanta hap’isqa hinan kashan llaqtanllaqtanpi rimaqninkunawan ichaqa, manayá hawan uhuntachu. Aswanmikay idiomakuna mayuq qapariynin hinaraq riqch’arichimuwanchiskusikuywan, kallpawan. Ñawpa sociedad andina, Europa runawantupaqtinmi runasiminchis t’ikrasqa hinaraq sasa kawsaypi rikukurqan;chayraykun yaqa llapa idiomakuna simikuna chinkapurqanku huk –ishkay siglollapi. Recuerdota hinallañan qhepayukusqa llaqtakunaqsutinpi, otaq wakin runaq sutinpi, apellidokunapipas, yuyariyta tariytaatinchis ñawpa runasiminchista. Yacharankichu kay Qosqoq chakihayt’allanpis rimakuq Uru simi, Pukinapas. Qosqo runasiminchispa, sureño runasimi nisqapas hoqmisuertenqa, ñanninqa karqan, evangelizacionwan kushkan purimurqan.César Itiermi willarimuwanchis runasiminchisqa tukuy neqmansi, ashkhallaqtamansi chayasqa Colombiaq uranmanta Argentinaq wichayninkama.Ñawpaq siglokunapiqa Qosqo runasiminchistaqa suticharqanku “lenguageneral” nispa. Potosí minaspi qolqe llank’aywanpas runasiminchisqa aswantanwiñarirqan, mast’arikurqan, Qosqonchisyá reqsisqa munayqa karqanInkakunaq llaqtan, Inkakunaq tiyasqan rayku. Wakin kutipiqa kikinindígena llaqta runan qelqayta runasimipi qallarirqanku. Chay XVIIsiglokunapi qelqakurqan hallp’amanta legal, notarial, documentokunakay lengua generalpi. Chaymantapas qelqanakusharqankuñanrunamasintin, famillapura. Chay reqsisqa documento manuscritode Huarochirí sutichasqapas chay pachapin qelqakusqa. Mananchayllapaschu, XVII siglopin catequisticata yachachiyta qallarirqankurunasimipi aswantaqa indígena llaqta umalliqkunapaq. Waranqa soqta pachaq pishqa chunka watamanta waranqa22 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  22. 22. que hasta el día de hoy sirve de puente entre la lengua hablada y la escrita, hasta elteatro, género en que la lengua quechua alcanzó su mayor brillo en algunos momentos desu historia. Los cinco capítulos restantes están dedicados a Sermones, discursos y ensayos,Lírica tradicional, Lírica sagrada, El yaraví y Poesía profana. Al inicio de cada unode los siete capítulos un breve texto de presentación explica la naturaleza de los textosrecogidos en ellos. La suerte de los idiomas, decíamos, está estrechamente ligada a la de los gruposque los hablan, pero no se trata de una relación mecánica. Por el contrario, a veces laslenguas fluyen por un cauce propio y nos deparan emocionantes sorpresas. Así, el profundotrauma social que sufren las sociedades andinas tras el choque con los europeos, tuvoconsecuencias muy disímiles para las lenguas que se hablaban en estos territorios.De hecho, la mayoría de ellas desparecieron en uno o dos siglos y su recuerdo sólo haquedado en vocabularios de la época colonial o en los topónimos o nombres de lugares y enlos nombres o apellidos de las personas. ¿Sabe el lector no especializado, por ejemplo, quea no mucha distancia al sur del Cusco se hablaban idiomas como el aimara y el puquina? Otro fue el destino del quechua que se hablaba en el Cusco o quechua sureño,como dicen los especialistas refiriéndose a esta variedad. De la mano del proceso deevangelización, este idioma conoció, como señala César Itier, una extraordinariaexpansión que lo convirtió en la lengua vehicular de la parte andina de América del Sur,desde el sur de Colombia actual hasta el noroeste argentino. De hecho, “lengua general”era el nombre con el que en los primeros siglos de la colonia se conocía al quechuacusqueño. Varios factores jugaron a favor de la propagación de la variante cusqueña de lalengua general, entre ellos el circuito económico que se conformó en torno a la extracciónde la plata en Potosí y el prestigio del Cusco como antigua capital del imperio de losIncas y lugar de residencia de sus descendientes. Y fue en parte la propia poblaciónindígena la que desarrolló una práctica de escritura en quechua apenas unas décadasdespués de la conquista hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XVII. En eseperíodo se redactaron no solo documentos legales y notariales en lengua general, sinotambién correspondencia personal y valiosos textos como ese que es conocido ahora comoel manuscrito de Huarochirí. Por si fuera poco, en el siglo XVII se llegó a impartir unaenseñanza catequística de alto nivel en quechua, en particular a los estratos superiores dela población indígena. El período que corre de 1650 a 1780 ha sido bautizado por los especialistascomo la “Edad de oro” del quechua cusqueño. En ese lapso, en efecto, el cultivo literariodel quechua por parte de curas criollos alcanzó un desarrollo excepcional no conocido Antología quechua del Cusco 23
  23. 23. qanchis pachaq pishqa chunka watakaman Qosqo runasimiqa, reqsisqabautisasqa karqan “QORI PACHA”hina. Kay watakunapin taytacurakuna tukuy imaymanamanta reqsichirqanku, mast’arirqanku “HijoProdigota”, “Proserpina Suwaytapas”, kaykunatan qelqarqan Wiraqocha:Juan de Espinoza Medrano, comediakunapas qelqakurqanmi: “Wakchaaswan qhapaq”, “Ollantaypas” kay llank’aykunan pukarakuna hinaraqsayarirqanku. Ichaqa Colonia tukuypaqña kashaqtinmi, Republicaqqallariyninwan runasiminchisqa pishipayta qallaripurqan. HatunYachaywasi Universidad San Marcospi, Seminariokunapi,Conventokunapi runasimi yachachiyta saqepurqanku, ch’innichipurqanku ¡Akakallaw!. Hinamantaq Sociedad Indigenaumalliqkuna chinkapuqtinku runasiminchisqa qhepakapurqankachi uchu mashkaqllapaqña hatun llaqtakunapiqa, kikillantaq hawallaqtachakunapipas. Hinamantaqmi yapamanta t’ikarimuyta qallarimullarqantaqqosqeño arte dramaticowan chunka isqonniyoq siglo tukushaqtin,ishkay chunka siglo qallarimushaqtin. Kay watakunapin Chile llaqtawanllallichikusqanchismanta ancha llakisqa, khatatataspa kasharqanchischaymi ashkha yachaysapa qelqaqkuna qelqayta qallarirqankuyaqa pachaq-pachaq “dramas incaicota”. Kay qelqakunan anchaancha reqsisqa, yupaychasqa kasharqanku. Kay dramakunatanqhawarichimurqanku haqay karu suyukunapiraq. Kay llank’aykunawanyámashkarqanku yapamanta kallpachakuyta, runachakuyta Chilenokunaqllalliwasqanchis qhepata. Ishkay Chunka siglopin Qosqopi qelqakunaqa aswantapaqarimurqan “runasimillapi rimay” reqsichinapaq, chaninchanapaq;takikunatapas Padre Jorge Lira, qelqaq José María Arguedas, hoqkunapaskamarimurqanku. Kay sigloq yaqa kushkanninpin rikhurimurqanpoetakuna: Andrés Alencastre. Academia de la Lengua Quechua del Cusco runasimitayachachinankupaq, Instituto Nacional de Culturapas qelqakunatalloqsichimurqan; llallinakuykunata poesiamanta, willakuykunamantaruwaspa kay institucionkunan yanapakamurqanku runasimiqkawsarimunanpaq t’ikarinanpaq.24 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  24. 24. por ninguna otra lengua amerindia en la colonia. Autos sacramentales como El hijopródigo y El robo de Proserpina, de Juan de Espinosa Medrano, y comediascomo El pobre más rico o el famoso Ollantay se han convertido en verdaderosmonumentos de la lengua quechua. A fines de la colonia y con el inicio de la república, se tuerce la suerte delquechua en general. Primero dejó de enseñarse en las instituciones que habían mantenidosu estudio durante más de dos siglos, como la Universidad de San Marcos y algunosseminarios y conventos y luego, con la desaparición de los estratos superiores de lasociedad indígena, quedó paulatinamente confinado al ámbito doméstico en las ciudadesy a los espacios rurales. Un reflorecimiento del arte dramático cusqueño se produce entre fines del sigloXIX y la primera mitad del siglo XX. En este período, tras el trauma de la derrota enla guerra con Chile, un nutrido grupo de autores escribe casi un centenar de “dramasincaicos”, llamados así debido a la temática histórica o legendaria de los mismos. Lapopularidad de la que en su momento gozaron estas obras, que llegaron a representarseincluso más allá de las fronteras nacionales, se explica en buena medida porquerespondían a la necesidad de dar pie a una regeneración del espíritu nacional tras laderrota en la guerra. En el siglo XX, la difusión del quechua escrito del Cusco está muy relacionadaen un primer momento con la revaloración de expresiones culturales indígenas como latradición oral y las canciones por parte de intelectuales y escritores como el padre JorgeLira y José María Arguedas, entre muchos otros. Posteriormente, ya en la segundamitad del siglo, surgen poetas como Andrés Alencastre que reciben un reconocimientonacional por su producción en quechua. La labor de instituciones como la Academiade la Lengua Quechua de Cusco en el campo de la enseñanza y las publicaciones y elInstituto Nacional de Cultura con sus concursos regionales de poesía y cuento en quechuaha contribuido igualmente a la promoción del idioma vernáculo. Esta Antología quechua del Cusco, clara muestra del interés de laMunicipalidad Provincial y del alcalde Luis Florez García por la lengua que hablabuena parte de la población cusqueña, señala uno de los caminos que es indispensableseguir para que el quechua, en lugar de verse amenazado con la desaparición, recuperevitalidad y gane prestigio en la sociedad: que se convierta en vehículo permanente deescritura y que se enseñe en todo nivel, principalmente a la población quechuahablantepero también a todos los que convivimos cotidianamente con este idioma; es decir, todoslos cusqueños. Antología quechua del Cusco 25
  25. 25. Kunan, kay Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna ch’uyataqhawarichimuwanchis Municipalidad Provincial Alcandentin LuisFlorez Garcíaq runasimi munakuyninta, reqsikuyninta; kay simitan yaqaashkha runa Qosqopi rimanchis. Runasiminchismantan wakinqa anchamanchasqa kashanku: “Chinkanqa, paqtataq chinkarapunmantaq!”nispa. Ichaqa, runasiminchisqa kay qelqakunawanmi kallpachakunqa,q’emiyachikunqa, hinaspa llaqta runapas sombrerontach’ustiykukusparaq napaykukunqa. Runasimitaqa yachananchistaq,qelqananchistaq tukuy yachaywasipi huch’uychakunamanta pacha hatunyachaywasiykunakamapas runasimitan yachachinanku. Tukuy Qosqorunan runasimitaqa rimananchistaq qelqananchistaq. Tukunapaqtaq rimarisaq huk asuntomanta: Imaynatan runasimitaqelqananchis. Kutichinay ñawpaqta niykuykichis: runasimiqa mananwakinllapaqchu, ortografía mana pantaykunankurayku manañaqelqashankuchu. Kallashantaqmi oficial kamachiykuna qelqanapaq,ichaqa, sichus ñawinchay, qelqay lluypaq mast’arikunqa chayqarunasimi rimaqkunachá qhepa ch’uya simiyoqqa kanqaku, paykunachámayqen sistema graficowanchá aswan thak kusisqataq kanqakurimayninkupi qelqayninkupi anchaytachá akllaykunqaku rimanankupaq,qelqanankupaq.26 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  26. 26. Unas líneas finalmente sobre un asunto que muchas veces ha despertado agriosdebates: la manera de escribir el quechua. Se ha optado, en el convencimiento de quelo principal es que la escritura de nuestra lengua deje de ser dominio de unos pocos,por respetar la ortografía de los autores de cada uno de los textos seleccionados y de losespecialistas que han volcado al quechua actual textos que por su antigüedad resultaríanincomprensibles al lector. Al margen de las recomendaciones oficiales sobre la escrituradel quechua, serán los hablantes, si es que se hace lo posible para que la lectura yescritura en esta lengua se generalicen, los que tendrán la última palabra en la definicióndel sistema gráfico con el que se sientan más cómodos. Antología quechua del Cusco 27
  27. 27. 28 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  28. 28. I. K aw say m a nt a w i l l ay k u n awa nc hask is im iwa n w i l l a k u y k u n awan I . N a r r a ti v a o r a l Antología quechua del Cusco 29
  29. 29. Rimaspalla willakuy, mashkayqa, t’aqwiriyqa Qosqonchispin qallarirqanyaqa ishkay chunka siglopiraq, ñawpa kawsaymanta yachaqkuna(arqueologokuna), runaq kawsayninmanta yachaqkuna (antropólogokuna),llaqtakunata culturakunata rikch’anachiqkuna (etnologokuna), llaqtaqkawsayninmanta yachaqkuna (folkloristakuna) aswantaqa mashkarqankuk’ushkirqanku llaqtanchispa kawsayninmanta, takinmanta, tusuyninmantareqsiyta munaspa. Wakin sumaq willakuykunallan qespichisqa karqankukaykuna niraq niraq, t’aqa-t’aqa, clase-clase kashan. Kunankamapashawa llaqtanchiskunapi kashanraqmi “mitos” nisqa, hunt’asqawillakuykunapas kashanraqmi machulanchiskunaq willawasqanchishawallaqtapipas kay Qosqo llaqtapipas. Kay qhepa watakunapitaqmiyapayukun chay sumaq t’ikariq mayt’uman runaq kawsayninmantawillakuy “Historia de vida” nisqa, kay willakuykunan qhawarichiwanchisrunasimikunaq sasa kawsayninta, kay runakunaqa wakin kuti p’enqasqahina, saruchasqa hina kashanku, ichapaschá runasimi rimasqanku rayku,wakcha llank’apakuq kasqanku raykupaschá. Isqon texto nisqatan haywarimushaykiku mast’arimushaykikuchaypin ishkay chunka siglontinta qhawariyta atinchis. Kay qelqakunamashkaqkunan wakin kutipiqa tukuy yuyayninkuwan willakuqkunaqsutinta churarqanku, chay warmikunan qharikunan ancha yuyayniyoqyachayniyoq munakuyniyoq “rimaspalla willakuypaq” karqanku.Willakuqkunaqa ashkhan karqanku, kunanqa yuyariykusunchis pananchis,ñañanchis Carmen Tariphata, paymi Padre Liraman tukuy imaymanatawillarqan. Qelqaq José María Arguedasmi Carmenta reqsirqan,paymantan niq: “munay yuyaysapa, ch’iti, k’uchi, makichanwan-makichanwan rimaq. Taki q’epin karan willakuyta qallarispaqa mananhayk’aqpas tukuyta atiqchu.30 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  30. 30. La recopilación de la tradición oral en el ámbito cusqueño se remonta a comienzos delsiglo XX y responde al interés de arqueólogos, antropólogos, etnólogos y especialistasdel folklore por conocer mejor los diversos aspectos de la cultura local. Los textos quede este modo fueron salvados del olvido son variados, desde los mitos que hasta ahorase atesoran en las comunidades campesinas hasta los cuentos que de generación engeneración se transmiten tanto en el ámbito rural como en el urbano. En las últimasdécadas, además, se incorpora a este rico bagaje las historias de vida de personas que encierto modo encarnan el difícil destino de los quechuahablantes en una sociedad que losmargina por su condición social y su cultura. Los nueve textos que se presentan a continuación ofrecen un panorama quecubre prácticamente todo el siglo XX. Los recopiladores de este material, en algunoscasos, tuvieron el cuidado de consignar los nombres de sus informantes, de esas mujeresu hombres que son conocidos en su grupo social por su habilidad para cautivar laimaginación de un auditorio con sus relatos. Entre todos estos nombres, a modo dehomenaje a esos personajes anónimos que son depositarios de una rica tradición,recordemos el de Carmen Taripha, la informante del padre Jorge Lira. El escritor JoséMaría Arguedas, quien tuvo la suerte de conocerla, decía de ella que “tenía una destrezaartística maravillosa, mímica, con un repertorio de canciones y cuentos aparentementeinacabable”. Antología quechua del Cusco 31
  31. 31. A polinario López P e l l e j i toy p e rr o m a nt aHuk wakcha warmi kasqa. Kay warmiqqa kimsa wawan kasqa. Hinaspaiskayñinkuqa ña kasaduña kasqa. Sullk’allaña mamankuq ladunpi. Hinaspakay maqt’aqa manchay ocioso allqullawan pukllaq kasqa. Hinaspa sutinkasqa kay maqt’aqqa « Pedrocha », allqunpataq « qara celoscha ». Hinaspakay maqt’aqa sapa p’unchaw allqunwan pukllasqallanpi ni mamanpapaskamachisqanta ancha kasunchu. Allqunwan kuska wichay urayphawaykachasqallan retosasqallanpi kan. Maman waqtan: —Yaw ocioso maqt’a! Imatan chay allqullawan pukllanki? Manachu llant’allamanpas ruwaq? Ima llant’awan wayk’uspan haywasqaykimikhunata? —nispa. Maman niqtin, maqt’aqa lasunta uqarispa llant’aman pasan. Peroallqunwan kuskalla chayan llant’aq kasqantapas. Chayqa chayaspaqamana llant’anchu. Allqullanwanraq pukllan. Wichay uray retosan, payraqhawanpi, payraq pachanpi, asta sayk’unankama. Ña sayk’uspallanñallant’aq churakun. Chayqa llant’arquspan chika llant’allata apanpas. Chayqa mamanqa rikuqtin phiñakun maqt’ataqa. —Yaw, ocioso maqt’a! Imatan ruramunki kunankama, chikallant’achataraqtáq apamunki? —nispa. Chayqa maqt’aqa nin: —U, mamáy! Mana serkapi kaqtinmi; karutaraq rini, chaymi kayurasta hampuni —nispa nin maqt’aqa. Hinaspa mamanqa nin:32 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  32. 32. P el leji t o d e pe r ro 1Había una vez una mujer pobre, madre de tres hijos varones. Los dos mayores yaeran casados. Sólo el menor vivía al lado de su mamá. Este joven era tan ocioso quesolamente andaba jugando con su perro. Su nombre era Pedro y su perro se llamabaQara Celoscha, Pellejo Celosito. Sucedió que este joven, por jugar todos los días con su perro, no hacía caso nia su madre. Él y su perro vivían saltando y retozando para arriba y para abajo. Hastaque su mamá lo golpeó y le dijo: —Oye, muchacho ocioso, ¿qué tanto juegas con ese perro? ¿Acaso no puedes irsiquiera por leña? ¿Cocinando con qué leña te voy a alcanzar la comida? Haciendo caso a su madre, el joven levantó su lazo y se fue por leña. Siemprejunto a su perro, llegó hasta el pequeño bosque. Ya en el lugar, no preparó la leña, másbien nuevamente se puso a jugar con su perro. Y retozaron por arriba y por abajo, ya élencima, ya él debajo, hasta cansarse. Luego, fatigado, se puso a enlazar la leña y apenasllevó un poco a su casa. Al ver esto, la madre se molestó con el muchacho diciéndole: —Oye, muchacho ocioso, ¿qué has hecho hasta ahora? ¿Tan poquita leña traes? El joven replicó: —Jo, mamá, la leña no estaba cerca. ¡Todavía he ido lejos! Por eso regreso aestas horas. Entonces, su mamá le respondió: —Pues mañana también irás. Y, eso sí, ¡temprano! Para que vuelvas tempranotambién. Antología quechua del Cusco 33
  33. 33. —Paqariqpas rillaytaqyá, ichaqa temprano, chaywan tempranotakutimpunaykipaq —nispa. Chayqa maqt’aqa nin: —Chay, mamáy, quqawtayá nispaqa ruraykapuway —nin. Chayqa mamanqa nin: —Chay, rurapusqayki —nispa. Chayqa paqarisñintin maqt’aqa rin llant’aman. Pero allqunwankuskalla llant’aq kasqanta chayan. Chayqa pukllayta qallarillantaqallqunwan. Pukllayta tukuspanña llant’an. Chayqa huk chikallatataq apan.Hinaspa mamanqa nin: —Temprano rirquspaykiri imatataq chay chikachata apamunki? —nispa. Chayqa maqt’aqa nin: —U, mamáy, manan kasqachu ch’aki llant’a. Sasatan maskamuni—nispa. Hinaspa paqarisñintinñataq iskayñin kasadu wawqinkunamamankuqta rinku. Hinaspa ninku: —Mamáy, challwakuqmi rishayku. Kay ocioso wayqiykutapusasaqku. Hinaspa challwallatapas apamuchun uchu ruranaykipaq —nispa. Chayqa mamankuqa nin: —Uhalachá kay ocioso maqt’ata pusawaqchis —nin. Chayqa iskayñin wawqikuna pusanku challwaman. Hinaspamayupatata chayaqtinku sullk’a wawqinku maqt’aqa allqunwan pukllaytaqallarillantaq. Iskayñin wayqinkuna waqtan: —Yaw, ocioso maqt’a! Imatam allqullawan pukllanki; ligerotachallway! Ima challwatan mamachankuman apanki? —nispa. Ni chaytapas kasunchu maqt’aqa allquwan pukllaykusqallanpi.Ña tardiña kapun, tawa urahinaña. Chayqa iskayñin wayqinkuna hukphuqtuyñinta quykunku. Hinaspa ninku: —Yaw, ocioso maqt’a! Ima challwatan mamachankuman apanki?Ligerota challway —nispa pasapunku. Chayqa pukllayta tukuspanña tardichallataña haykun mayutachallwaq maqt’aqa. Hinaspa challwashaspan tarirqun challwakunaqreyñintaraqtaq, sirenata, wawqinkunaq mancharichisqan. Sunsu sunsukashasqa chayqa, hap’irqun maqt’aqa. Hinaspa challwaqa nin:34 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  34. 34. El muchacho no se calló: —Entonces, mamá, hazme mi fiambre. Y su mamá le dijo: —Sí, te lo voy a hacer. Al día siguiente, el muchacho fue por leña, pero siempre junto a su perro, hastadonde estaban los arbustos. Y así comenzaron a jugar y sólo después el joven se preocupóde la leña. Y volvió con un poco nomás y su mamá le dijo: —Yendo tan temprano, ¿cómo es que traes ese poquito? Pedro le respondió: —Jo, mamá, no había leña seca, ¡es difícil de encontrar! Al día siguiente, los dos hermanos casados van donde su mamá y le dicen: —Mamá, estamos yendo a pescar, nos llevaremos a este muchacho ocioso. Yaunque sea que te traiga pescado para que hagas tu ají. La madre les contestó: —Ojalá que lo lleven a este flojo. Y así los dos hermanos mayores llevaron a Pedro. Pero al llegar a la orilla delrío, el hermano menor comenzó a jugar con su perro. Sus dos hermanos lo golpearon,diciéndole: —Oye, muchacho ocioso, qué tanto juegas con el perro. ¡Pesca ligero! ¿Quépescado vas a llevarle a nuestra mamá? Sin hacer caso al regaño, el muchacho sólo jugaba con el perro. Ya a eso de lascuatro de la tarde, sus dos hermanos le dieron un puñado cada uno, diciéndole: —¡Oye, muchacho ocioso! ¿Qué pescado le vas a llevar a nuestra mamá?¡Pesca ligero! —y se fueron. Ya muy tarde, terminando de jugar, recién el muchacho entró al río. Cuandoestaba pescando, encontró a la reina de los peces, una sirena, que había sido espantadapor sus hermanos. Estaba zonza zonza y así el muchacho la agarró. Entonces la sirena le dijo: —Muchacho poto calato, suéltame, muchacho cabeza de lana, suéltame, pues. El muchacho se negó: —No te puedo soltar, mi mamá te va a comer. Y no la soltó. El pez le dijo: —Oye, muchacho ocioso, suéltame. Oye, muchacho rasca piojo, suéltame. Oye,muchacho poto calato, suéltame pues. Y el muchacho no lo soltó, diciéndole: Antología quechua del Cusco 35
  35. 35. —Qara siki maqt’a, kachariway, t’ampa uma maqt’a, kacharillaway.Hinaspa maqt’aqa nin: —Manan kachariykimanchu. Mamaypunin qantaqamikhuykusunki —nispa.Mana kacharinchu. Hinaspa challwaqa nin: —Yaw, qilla ocioso maqt’a, kacharillaway! Yaw usa chaku maqt’a,kacharillaway! Yaw, qara siki maqt’a kacharillaway! Hinaspa maqt’aqa mana kacharinchu. —Mana kachariykimanchu. Mamaypunin qantaqa mikhuykusunki—nispa. Hinaspa challwaqa yapa nin: —Yaw, qara siki maqt’a, kacharillaway —nispa. Hinaspa maqt’aqa nin: —Mamaypunin mikhuykusunki —nispa. Hinaspa challwaqa nillantaq: —Hinatayá kachariykuway —nispa baliykun. Hinaspa maqt’aqa nin: —Manan kachariykimanchu —nispa. Allipasyá, quri sortijachayta qusqayki, nispa. Chayqa maqt’aqa nin —Ñuqa imanaymantaq sortijachata? —nispa. Hinaspa nin challwaqa: —Kay sortijachaqa tukuy ima mañakusqaykitayá qusunki. Imataantojo kanki chaypas, ñillanki « ay, sortijitay, sortija! Kunanchá munaymankay chhaqay rikhurirqapunanta » nispa ninki, nin. Chayqa en el actorikhurirqunqa imapas. Kunan wasiykita chayaspa hina niy « ay sortijita,sortija! Kunanchá munayman qhapaqkunaq mikhusqan sumaq mikhunarikhurirqunanta » nispa ninki, nin challwaqa. Hinaspa ñuqaqa tukuyimaymanapin rikusqayki, sumaq fortunaraqtaqmi tukasunki, nispa nin.Kunanqa chhaqay p’unquñiqllaman kachaykampuway —nin. Chayqa p’unquñiqman kachaykampun. Hinaspa nin: —Imaña susidiqtiykipas, kayllaman hamunki. Ñuqaña librasqayki,nispa kacharikusqa pasaykakampun. Chayqa wasinta chayaspanhina maqt’aqa nin mamanta: —Mamáy, imatataq munashanki kunan ratu? —nispa ninmaqt’aqa.36 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  36. 36. —No te puedo soltar de ninguna manera, a ti te van a comer. El pez nuevamente le dijo: —Oye, muchacho poto calato, suéltame. Y Pedro respondió: —De ninguna manera, te van a comer. El pez continuó, suplicante: —¡Hazme el favor de soltarme! El muchacho le contestó: —No te puedo soltar. El pez le hizo un ofrecimiento: —Mira. Para tu bien, te voy a dar mi sortijita de oro. El muchacho le respondió: —Y yo, ¿qué puedo hacer con la sortijita? El pez le dijo: —Esta sortijita te va dar todo lo que le pidas. Cualquiera que sea tu antojo. Dices nomás: “ay, sortijita, sortija, ahora es cuando quisiera que aparezca esto o lootro” y en el acto aparecerá lo que sea. Como prueba, llegando a tu casa, di así: “ay,sortijita, sortija, ahora es cuando quisiera que aparezca la buena comida que comen lospoderosos.” Como ves, yo te voy a cuidar en todo lo que sea. Te va a tocar una buenafortuna… Ahora suéltame allá, en esas aguas profundas. Al dejarlo más allá, el pez le dijo finalmente: —Suceda lo que suceda, sólo tienes que venir aquí y yo te voy a librar. Llegando a su casa, el muchacho le comentó a su mamá: —Mamá, ¿qué es lo que estás queriendo en este momento? La mamá le dijo: —¡Vete de aquí! ¿Qué cosa voy a querer yo si no lo voy a tener? El joven le respondió: —Di, nomás, lo que quieras, mamá. Ahora verás, voy a hacer aparecer unabuena comida. Y así, el muchacho poto calato dijo: “ay, sortijita, sortija, ahora es cuandoquisiera que aparezca una buena comida”. Y al decir esto apareció una rica comida en una mesa tendida, con cubiertos deoro y de plata. El muchacho y su mamá se quedaron admirados. Entonces, la mamá, asustada, preguntó al muchacho: —Hijo mío, ¿acaso has parlamentado con el demonio? Pedro le respondió: Antología quechua del Cusco 37
  37. 37. Hinaspa mamanqa nin: —Anchhuway kaymanta! Imapaqtaq ñuqa munasaq imatapasmana kananpaq —nispa. Hinaspa maqt’aqa nin: —« Munanin » nillayyá, mamáy. Kunan huk sumaq mikhunatarikhurirqachisaq —nin. Chayqa qara siki maqt’aqa nin: —Ay, sortijitay sortija! Kunanchá munayman huk sumaq mikhunaqrikhurirqunanta —nin. Chayqa niqtin en el acto rikhurirqun sumaq mikhuna, qurimantaqullqimanta cubiertokunawan, misa mast’akusqa. Chayqa maqt’aqamamanwan admirasqa quedanku. Hinaspa mamanqa nin maqt’ata: —Wawalláy, icha demoniowanchu parlamentampunkipas. Hinaspa wawanqa nin: —Manan, mamáy, nispa nin. Huk fortunawanmi tupamuni.Chayraykun kunan mikhunapas rikhurin. Kunanqa, mamáy, imanmunasqaykita niway, en el acton rikhurichisaq. Chayqa nin mamanta: —Ropaykipas thantaña kashan, kunanpacha rikhurinqa —nispanin maqt’aqa. Chayqa nin: —Ay, sortijitay sortija, kunanchá munayman mamaypaq musuqropa rikhurirqachinaykita —nispa. Chayqa en el acto rikhurirqun ropa. Hinaspa allqun wañurqapun unquy hap’iqtin. Chayqa maqt’aqayaqa luku tukunpas allqunmanta. Hinaspa qaranta ch’utispa pantaluntarurakuspan churakun. Chaymantan « pellejitoyperrota » sutichapusqanku. Hinaspañataq huk p’unchawqa plasa pampata pasashasqa,phichiwta chanqan. Hinaspa reypa ususin niñitaqa waqyarinpellejitoyperrotaqa. —Yaw, maqt’a, hamuy balirqukusqayki —nispa nin. Chayqa maqt’aqa nin: —Señoritay, imallatachu? —nispa. Chayqa señoritaqa nin: —Estomago nanaywanmi kashani, phaway, licorchatarantiykarqapuwanki —nin.38 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  38. 38. —No, mamá. Me he topado con la buena suerte. ¡Por eso hasta comida ricatenemos! Ahora, mamá, pide todo lo que quieras… Mírate, hasta tu ropa ya está rotosa.En el acto la haré aparecer: “Ay, sortijita, sortija, ahora es cuando quisiera que hagasaparecer ropa nueva para mi mamá”. Y así, con sólo decirlo, apareció la nueva ropa. Después, murió su perro de una enfermedad. Y Pedro casi se vuelve loco por latristeza. Tanto lo quería que, despellejándolo, se hizo pantalones y se los puso. Y por esole llamaron “Pellejito de Perro”. Luego, un día cuando pasaba por la pampa de la plaza tirándoles piedras a lospajaritos, la hija del rey lo llamó: —Oye, joven, ¡ven! Te voy a pedir un favor. El joven le respondió: —¿Qué cosita será, señorita? La señorita le dijo: —¡Estoy con dolor de estómago! ¡Vuela! Me comprarás un licorcito. —Cómo no, señorita – le dijo el muchacho. Y así, la señorita le arrojó dos reales más un porito. Entonces, el muchacho compró el licorcito y ocultándose en el portón de unacasa se tomó una parte del licor y luego llenó el porito con sus orines. Y así le aventó a laseñorita el porito y ella le alcanzó dos reales como pago por el servicio. La hija de la reina se tomó el licor mezclado con los orines del muchacho y deeso nomás apareció encinta. Su madre y su padre, admirados, quedaron muy renegados. Entonces el rey y la reina le preguntaron a su hija: —Hija, cuéntanos, ¿cómo has aparecido encinta? ¿Quién te ha seducido? La hija les dijo: —Papá, mamá, nadie me ha engañado. Nadie me ha tocado. —Entonces, si es así, cómo es que apareces de esta forma —le dijeron denuevo. La hija respondió: —Nadie ha entrado a mi cuarto. Aunque sea pregúntenles a los guardias. Entonces, la reina y el rey preguntaron a los guardias: —A ver, hablen, cuenten a las buenas. ¿Quién ha entrado al cuarto de laseñorita? Hablen ahora si no quieren morir en el banquillo. Y los guardias, arrodillándose, dijeron: —Mi única real majestad, nadie ha entrado al cuarto de la señorita. Día ynoche estamos aquí nomás. No ha entrado hombre ni algo que se parezca. Antología quechua del Cusco 39
  39. 39. Chayqa maqt’aqa: —Como no, señoritay —nin. Chayqa iskayrealta wikch’uykun huk puruchatawan. Hinaspalicorchata rantirqamun maqt’aqa. Hinaspa huk kalli punkuta haykurquspanlicorta maqt’a tumarqun. Wakinta hinaspataq hisp’ayñinwan hunt’arqun.Chayqa señoritaman puruchaq watunta wikch’ukapun. Chayqa señoritaqahaywarqakapun. Iskay realta pagaykun rantimusqanmanta. Chayqaseñoritaqa licortaqa tumaykuspan, maqt’aq hisp’ayninwan taqrusqata,chayllamanta unqusqa wiksayuq reypa ususin rikhuripun. Chayqa maman taytanqa admirasqa, manchay renegasqaquedanku. Hinaspa reywan reinawan tapunku ususinta: —Ususiy, willakuy imaynapitaq khayna unqusqari rikhurinki? Pitaqengañaqñiyki? —nispa. Chayqa ususinqa nin: —Papáy, mamitáy, manan pipas engañawanchu ni pipastukaykuwanchu —nispa nin. —Chayri, imaynataq khaynari rikhurinki? —nispa nin yapamanta. Hinaspa ususinqa nin: —Manan pipas kaytaqa cuartoyta haykumunchu. Maskiguardiakunatapas tapuychis —nispa nin. Hinaspa reywan reinawan tapunku guardiakunataqa: —A ver, rimariychis, willakuychis a buenaspi. Pin haykurqanseñoritaq cuartonta? —nispa—. Kunanmi sapanka guardia banquillopiwañun —nispa. Guardiakuna qunqurchaki churakuspanku ninku: —Mi sapay real Majestad, manan pipas haykunchu señoritaqcuartontaqa. Tuta p’unchaytáq kayllapi kashayku, manan qhariqahaykunchu ni qharinpa sayaypas —nispa ninku guardiakuna. —Icha mayqin coronelchu, comandantechu, mayorchu, oficialchuhaykurqanpas — nin reyqa. Hinaspa guardiakuna ninku: —Manapunin pipas haykunchu —nispa. Chayqa desde coronelmantapacha kastigan. —Rimariychis, mayqinmi señoritaq cuartonta wicharqan? —nispa. Chayqa ninkuyá: —Manan pipas wichaykunchu —nispa.40 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  40. 40. —¿Quizá algún coronel, comandante, mayor u oficial, habría entrado? —reclamó el rey. Los guardias le volvieron a decir: —De ninguna manera, nadie ha entrado. Entonces, los castigó desde los coroneles, diciéndoles: —¿Cuál de ustedes ha subido al cuarto de la señorita? Y ellos insistieron: —Nadie ha subido. La señorita dio a luz a un varoncito. Y cuando la wawa llegó a los seis o sietemeses, el rey y la reina aún seguían pensando: “¿Cómo así pues nuestra hija aparecióencinta? La wawa debe tener un padre. ¡Cómo pues esa wawa va a estar sin papá!”. Yentonces ordenaron: —Que se publique un aviso para que de la ciudad entera y de los pueblos,el día citado, reyes, príncipes, condes, marqueses y todos, se reúnan en la pampa de laplaza. Llegado el día, el rey hizo construir un palco en el centro de la plaza. Su hija ysu wawa se sentaron delante, en el palco. Para entonces, el chiquito tenía tres años y yahablaba bien. Entonces, todos se reunieron en el momento citado. Y el rey dispuso: —Y ahora, condes, marqueses y reyes van a pasar por delante de la wawa. Aquién la wawa le diga papá, con él haré casar a mi hija. Ya todos reunidos, primero pasaron sólo los condes. Muy contentos pasabandiciendo: “quizás a mí la wawita me dirá papá”. Pero la wawa a ninguno de ellos ledijo papá. Seguidamente, pasaron los marqueses. Ni a ellos les dijo papá. Luego, pasaronlos reyes, tampoco a ellos les dijo papá. De ahí pasaron los vocales y doctores, ni a ellosles dijo papá. Después pasaron ya los colegiales, ni a ellos les dijo papá. Luego pasaronlos jóvenes comuneros, menos a ellos les dijo papá. Y ya al final va Pellejito de Perro. Entrando por una puerta de calle, pidió: “Ay, sortijita, sortija, ahora es cuandoquisiera que aparezca un caballo aguilillo con montura y freno chapeados con oro y conplata”. Y la sortija hizo aparecer todo en el acto. Y fue así que Pellejito de Perro apareció montado en ese hermoso animal. Yasí dicen que la wawita, cuando lo vio, alcanzándole como sea con sus manitos le dijo¡papá! Y la gente, levantándolo en andas, hizo subir al palco a Pellejito de Perro. Para entonces, la sirena ya se le había aparecido en sueños, diciéndole: Antología quechua del Cusco 41
  41. 41. Chayqa señoritaqa ña wachakapunña kanpas. Chayqa wawaqakasqa qharicha. Hinaspa ña suqta qanchis killayuqña wawaqa. Hinaspareywan reinawan pinsasqankupi kaskanku: —Imaynapitaq ususinchisri wawayuq rikhurin? Wawaq taytanqa kanpunichá rikuy, ninku. Imaynataq chaywawari mana taytayuq kanqa? Pues avisoyá publicakuchun lliw enterociudadmanta, llaqtakunamantan citasqa p’unchaw reykuna, principekuna,condekuna, marqueskuna, lliw huñunakumunankupaq plasa pampaman. Hinaspa reytaq rurachin palcota chawpi plasapi. Ususin señoritataqwawacha ñawpaqñintin palcopi tiyashan. Chaykama ña wawachaqa kimsawatayuqña, allin rimaqchaña. Hinaspa lliw huñunakumunku sitasqanp’unchawqa. Chayqa avisopiqa nin rey: —Kunanri condekuna, marqueskuna, reykuna pasanqakuwawachaq ñawpaqñinta, hinaspa pitachá wawa « taytáy » ninqa,chaywanmi ususiyta kasarachisaq —nispa nin avisopi. Hinaspa huñunakumunku lliw. Chayqa primerta pasankucondekunallaraq manchay kusisqa. —Icha ñuqatachu wawacha « papáy » ñiwanman! —nispa.Hinaspa mana mayqintapas « taytay » ninchu. Chaymantaqareykunañataq pasanku ni paykunatapas « papáy » ninchu. Chaymantavocalkuna, dortorkunañataq pasanku. Ni paykunatapas « papáy » ninchu.Chaymantaqa colegialkunañataq pasanku. Ni paykunatapas « papáy »ninchu. Chaymantaqa comun mosokunañataq pasanku. Ni paykunatapas« papáy » ninchu. Ultimollatañataq pellejitoyperroqa rin. Hinaspa huk kallipunkullata haykurquspan nin: —Ay, sortijita, sortija! Kunanchá munayman huk aguilillo uywamontura freno quriwan qullqiwan chapeasqa rikhurinanta. En el acto rikhurichin sortijachanqa. Chayqa chay uywapimuntaykuspan pasan. Chayqa wawachas imahina makichantahaywarimuspa nin ‘papáy’ nispa. Chayqa gente wantullapiraqsiqarqachinku pellejitoyperrota. Hinaspa sirenaqa musquchisqa: —Chay wawari churiykin, nispa nin. Mesapiñataq ganso gansomikhupuwaq paykunaq mikhusqanta qhawarispalla, nin. Ñuqañancastellanotapas yachachimusqayki —nin. Chayqa yachachisqantahinalla mikhunpas. Chayqa kimsap’unchawñinmanqa kasaraykakapun reypa ususinwan. Hinaspa semana42 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  42. 42. —Esa wawa es tu hijo. No vaya a ser que en la mesa comas como “ganso”.Mira bien cómo comen ellos. El castellano también yo te lo voy a enseñar. Y así Pedro comía tal como le enseñó la sirena. Luego, a los tres días se casócon la hija del rey. Y a una semana de su matrimonio, la sirena le dijo en sus sueños: —Oye, Pedrito, no tengas pena, que yo al lado de la casa de tu suegro voy ahacer aparecer un bonito palacio de vidrio. Y luego le dices a tu suegro: “Ahora, papá,con tu licencia, voy a llevar a mi mujer a mi palacio.” Cuando se levantó muy temprano, ya había un bonito palacio, más relumbranteque el palacio del rey. Pellejito de Perro entró muy contento y lo estuvo observando muyadmirado. En seguida, los vasallos se presentaron por ellos mismos y le dijeron: —Nuestro patrón nos ha mandado para servir a nuestro señor. Pedro supo así quién los había mandado. Y cuando su suegro despertó, lo llevódiciéndole: —Vamos, pues, papá, visita la casa. Y el suegro, admirado, dijo: —Hijo, ¿cómo es que has hecho una casa en un solo instante? Su yerno le respondió: —Así, pues, en un rato la he hecho. Y el suegro, ingresando, admirado observó el palacio y le dijo a su yerno: —Hijo, ¿cómo así sólo en un rato haces aparecer un palacio tan bonito? ¡Elmío parece una cocina! Y ese día no sólo al suegro, también a la suegra y cuñados los convidóllevándolos. Al día siguiente, llevó a su mujer y estuvieron viviendo en su palacio. Pero, en un sueño, la sirena le advirtió a Pedro: —Tu suegro y tu suegra te van a visitar mañana. Y yo haré aparecer unapalangana y un peine. Tu mujer se va a peinar. Verás entonces que de un lado de latrenza de su pelo caerán perlas de oro y del otro lado perlas de plata. Con eso tus suegrosse quedarán muy admirados. Al día siguiente, Pedro pidió a su mujer: —Ahora, peinarás tu cabello en esta palangana y con este peine. Y la mujer se peinó los cabellos y así como lo prometió la sirena, de un ladoempezaron a caer perlas de oro y del otro lado, perlas de plata. Ni bien entraron el suegroy la suegra vieron cómo caían perlas de oro y de plata al peinarse su hija. El rey y la reina le preguntaron a su yerno: Antología quechua del Cusco 43
  43. 43. kasarakusqaman nin musquyñinpin sirenaqa: —Yaw, Pedrocha, ama llakikunkichu. Ñuqañan suegroykiq wasinpaladullanpi huk sumaq vidriomanta palaciota rikhurichisaq, nispa nin.Hinaspa suegroykita ninki: « kunanqa, papáy, warmiyta licenciaykimantapalacioyta pusaykapusaq » —nispa. Chayqa tutamantan hatariqtinqa sumaq palacio kapushasqa.Suegronpataraq p’inqachipushasqa. Chayqa pellejitoyperroqa haykurqunmanchay kusisqa palaciotaqa. Hinaspa manchay admirasqa qhawashan.Hinallaman vasallokuna kikinku presentakunku. Hinaspa ninku: —Señor, patronñiykun kachamuwayku señorñiy sirwinaykupaq —nispa. Chayqa Pedrocha ña yachanña piq kachamusqanta. Chayqasuegron puñusqanmanta rikch’amuqtinqa: —Papáy, hakuyá wasiyta, bisitaykuway —nispa pusan. Chayqa suegronqa nin: —Hijo, chayri maypitaq wasita huk ratullapi rurarqakamunki? —nispa nin. Hinaspa qatayñinqa nin: —Papáy, hinataq huk ratulla rurarqamuni —nispa. Chayqa suegron haykuspa admirakuspa qhawan palaciotaqa.Hinaspa suegronqa nin qatayñinta: —Hijo, imaynapitaq huk tutallapiri khayna sumaq palaciotaririkhurichinki? nispa nin. Ñuqaq palacioyqa cocinamanraq rikch’akapusqa—nispa. Chayqa chay p’unchawqa suegronta suegrantaqataymasinkunatahina pusaspan kumbidan. Hinaspa paqarisñintinqapusapun warminta palacionkuman. Hina palacionkupi tiyashanku. Hinaspamusquyñinpi sirena nin Pedrotaqa: —Paqariqmi suegroyki suegrayki bisitamusunki. Hinaspa hukpalanganata ñaqch’atawan rikhurichisaq. Warmiyki umanta ñaqch’akunqa.Hinaspan huk ladu chukcha simp’anmanta quri perlas t’akakamunqa. Hukladumantataq qullqi perlas t’akakamunqa. Hinaspan chaywan admirasqakedanku —nin sirena. Chayqa Pedroqa paqarisñintinqa warminta nin: —Kunanmi umaykita ñaqch’akunki kay palanganaman kayñaqch’awan —nispa warmintaqa ñaqch’achin.44 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  44. 44. —¿Cómo así tu mujer se peina y las perlas caen? ¿No serás tú un espíritu odemonio? El yerno respondió: —Yo no soy espíritu, ni demonio. Soy el más poderoso entre los poderosos. Sóloestá en mi querer hacer aparecer lo que sea. El suegro y la suegra se quedaron secos, muy admirados. Por ese entonces, los enemigos le declararon la guerra al suegro. Así, el rey llevaa su yerno a la guerra, igual que a todos sus otros yernos. Estando en plena guerra, albatallón de su suegro lo estaban aplastando. Su yerno, Pellejito de Perro, le pidió a la sortijita: —Ay, sortijita, sortija, ahora es cuando quisiera que hagas aparecer muchosbatallones que castiguen a los enemigos con las mejores armas. En el acto, aparecieron muchos ejércitos que hicieron ganar la guerra a susuegro. El rey, desde entonces, quiso más a su yerno y le entregó su corona. Y así,Pellejito de Perro fue rey y se sentó en la silla de su suegro.1Cuento recopilado por Max Uhle en el Cusco a comienzos del siglo XX. Su posible informante fue Apolinario López. Se publicó porprimera vez, junto con otros cuentos, en edición bilingüe quechua-alemán en 1968 por el Ibero-Amerikanisches Instittut de Berlíncon el título de Von Kóndor Von Fuchs (El zorro y el cóndor). La versión en castellano que se publica en esta antología ha sidotomada de Max Uhle compilador y Wilfredo Kapsoli edición y prólogo. El cóndor y el zorro. Embajada de la República Federal deAlemania y Centro de Investigaciones de la Universidad Ricardo Palma. Lima, 2003. La transliteración de la versión en quechua esde César Itier. Antología quechua del Cusco 45
  45. 45. Chayqa sirenaq nisqanhina huk ladumanta t’akamun quri perlas,huk ladumanta qullqi perlas. Hinallaman suegron suegranqa haykurqanku.Hinaspa ususinpa uma ñaqch’akusqanmanta quri perlas qullqi perlast’akakuqta rikunku. Chayqa reyqa reinawan tapunku qatayñinta: —Imaynapitaq warmiykiri ñaqch’akun khaynata? Perlakunarit’akamun, nispa. Qanqa hinachá kanki espirituchus demoniochus —nispa. Hinaspa qatayñinqa nin: —Manan ñuqaqa espirituchu, demoniopaschu kani, qhapaqkunaqqhapaqñinmi kani. Ñuqaqqa munayllaypin imapas rikhurichinaypaq —nispa nin. Hinaspa suegronwan suegranwan admirasqa ch’aki kanku. Hinallaman guerra declarakamun suegronpa enemigon. Chayqaqatayñinta pusan guerraman wakin qatayñinkunatapas. Chayqaguerrapi kashanku. Hinaspa suegronpa batallonñinkunata lliwtañamast’akamushaqtin qatayñin Pellejitoyperroqa nin sortijanta: —Ay sortijitay sortija! Kunanchá munayman askha nanaqbatallonta lliw arma corrienteta rikhurirqachinaykita —nispa. Chayqa en el acto rikhurirqun askha batallonkuna. Chayqaganachimun guerra suegronta. Chayqa munakapun aswan qatayñintai coronanta payman qupun. Hinaspa rey pay kapun. Suegronpa sillapitiyaykapun.46 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  46. 46. Antología quechua del Cusco 47
  47. 47. Jor ge A. Lira I si c h a P u y t uHuk añay sumaq sipassi kasqa, Isicha Puytu sutiyuq, ayllumanta. Hinasmit’aq haykusqa llaqtata huk hatun wasita kurakaq wasinta. Mit’asqanmantamana kutipusqachu wasinta. Chay kurakas mana kacharipusqachuripunanta. Chaysi Isicha Puytutaqa nin: —Ñuqawan tiyapusunchis —nispa. Hinas: —Chay —nispa Isicha Puytuqa qhipakapusqa. Chay kurakawansi tiyapusqa. P’achantas q’alata ch’utirqachisqa.Wayru mamakunaq p’achakunan p’achanwansi p’acharqachisqa.Simp’ayniyuqsi kasqa. Simp’aynintapis wayru mamakuna imaynatanruwakun chhaynatas imaymana rikch’aqta ruwachin. T’ipanakunawan,hinachachaq qulqi tupukunawan imas t’ipachin umanta, munakuymanta.Allin awasqa p’achakunawan, husut’awan, lliw q’alawan wayrutapunisp’achachipun. Urpikunayuq pallaykunayuqsi llikllankunapis kapun, sumaqp’alta pallaykunayuq. T’ikay t’ikaytas lliwtapis churan, p’achaykachin. Hinas unayña tiyashanku kurakaq wasinpiqa. Manas imatapisruwachinchu. P’unchaykunapis pukllaykuspallas ch’isiyanku, puñunawasinkupi wisq’ayakamuspa. Mikhunkupis kuskas. Makillanpiñasmikhuchinpis. Warmakunas kasqa chay kurakaqpaqa. Chaykunas imaymanatarimashan, k’amishan p’asñata, qhipallanpi. Chaykunas chhuchukuspamikhunatapis apaykunku. Manas kurakamanqa imapis qukunchu48 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  48. 48. Is s ic h a P u y tu 1En un ayllu había una mujer hermosa, muy hermosa, cuya belleza deslumbraba. Sunombre era Issicha Puytu. Llegó su turno de la mit’a del servicio en la casa del señor dela región, del curaca. Fue a cumplir su turno y no volvió. El curaca la hizo quedar, noquiso soltarla; le dijo: —Vivirás conmigo. —Bien —dijo ella y se quedó en la casa del señor. Vivió con él. El curaca mandó que le quitaran toda la ropa a su nueva amante, a IssichaPuytu. La hizo vestir con la ropa de las matronas, de las principales. Ella tenía tren-zas. Y sus trenzas las mandó peinar como se peina la cabellera de las soberanas. Congrandes prendedores de plata le hizo adornar la cabeza; extremó su amor el curaca enestas cosas. La hizo vestir con ropas de finísimo hilado, la hizo calzar de sandalias. Laadornó y vistió como a las señoras principales. En las mantas que debían cubrirle laespalda mandó tejer palomas. Todas sus vestiduras estaban tejidas con franjas anchas enlas que se había retratado a las flores de la tierra. Así la cargó de adornos como a unaplanta florecida y la transformó. De este modo vivían y pasaba el tiempo. Ella no se ocupaba de nada, su señorno la hacía trabajar. Pasaban el día entregados a la diversión y el juego, encerrándoseen el dormitorio. Comían juntos. Él la tenía en sus brazos, sobre sus rodillas, mientrascomían. El señor tenía muchos criados jóvenes. Todos odiaban a Issicha Puytu y habla-ban mal de ella, a escondidas. Y cuando le servían y le llevaban las comidas refunfuña-ban. Al señor no le importaba eso ni nada. Pero la gente del pueblo sabía y también ellos Antología quechua del Cusco 49
  49. 49. chaymantapis ni imamantapis. Chay llaqta runa, rimaytas qallarishankuchayta yachaspa. Manas chayta yachaspapas kasunchu. Manchakunñachumanas. Tuta p’unchay payllawansi mikhuq, puñuq, kuska ch’isiyaq. Hukpuytu urqupis aya tullumanta qhinata churaykuspa waqachiyta yachasqachay Isicha Puytu. Sumaqllatañas waqachiyta yachasqa, chaysi IsichaPuytupis sutin kasqa. Chay puytutas rantin tayta kurakaqa. Chay qhinataspuytu urpuman churaykuspa waqaykachishan. Paytaqsi takiykushan, kurakastakiykushan. Chhaynallas sapa p’unchay tiyaqku. Hinaspas taytamamanqa manaIsicha Puytu kutipuqtinqa Isicha Puytuq turankunata nisqa: —Maypichá waway. Imaynachá. Mana mit’aq risqanmantakutimpunchu. Wiñaypaqchu mit’aqta hap’ikapun —nispas nin—.Panaykichisman riychis, watukamuychis —nispas kamachin. Quqawta ruwaykachispas turankunata kacharparimun, iskayta.Hinas. Kurakaq llaqta wasintaqa chayankus turankunaqa. Tapuyukunkuspanankumanta, chay warmankunata. —Isicha Puytu panayku hamurqan mit’aq. Mana hampunchu.Imatataq kunankamari ruwan —nispas nin huknin turan.Hinas warmankunaqa nin: —Panaykiqa wayrun kapushan. Allin mamamanmi p’acharakapun. —Willayapuwaychis: “turaykin hamusqa” —nispas nin. Hinas willaq haykusqaku. —Turaykin hamusqa, Isicha Puytu —nispas ninku warmakuna. —Pitaq turayri kanman —nispas nin. —Chayqá, iskay punkupi kashan turaykikuna —nispas ninku—.Taytamamaykis kachamun —nispa. Hinas nin: —Mana ñuqaqqa taytaypis mamaypis kanchu —chhaynatas nin. —Qhawarillayqa, qhawarillayqa —nispas nin chay warmakunaqa. Manas munanchu qhawariytapis. Llakis chay tayta kurakaq puñunanpatapi tiyaykuspas puytunta waqaykachishan, takiykachishan. Hinas. —Manas turanchu kankichis. Manas mamanpas taytanpaskanchu paypaqa —nispas kutirqun chay warmakunaqa. Mana munanchulluqsimuyta —nispas nin—. “Pi aka qhapaqkunachá riqsipakamuwanñuqataqa”, nispan nisunki —nispas nin.50 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  50. 50. murmuraban. Pero tampoco eso le importaba al curaca ni temía el juicio del pueblo. Día y noche estaba con ella, con su amada. Con ella comía, con ella dormía,con ella esperaba el anochecer. Issicha Puytu sabía tocar una quena hecha de hueso hu-mano. Esas quenas se tocan bajo un cántaro alargado. Ella tocaba intensa y bellamentela quena. Y por eso se llamaba Issicha Puytu. El curaca le compró una quena y uncántaro. Ella pone las manos dentro del cántaro y toca la quena. El canta. Es el curacaquien canta. Así vivían todos los días. Mientras tanto, los padres de ella la esperaban. Ycomo pasaba el tiempo y no volvía, la madre dijo a los hermanos de Issicha Puytu: —¡Dónde estará mi hija! Qué será de ella. No ha vuelto desde que fue acumplir su turno. O es que la han retenido para que sirva en la mit’a para siempre.Vayan a preguntar por vuestra hermana. Luego prepararon un fiambre abundante y enviaron a dos de los hermanos ha-cia el pueblo. Llegaron ambos a la casa del señor y preguntaron a los jóvenes sirvientes.Uno de los hermanos dijo: —Issicha Puytu, mi hermana, vino a cumplir su turno en la mit’a. Y no havuelto. ¿Qué es lo que hace en la casa del señor? Los jóvenes le contestaron: —Tu hermana es ahora la señora (Wáyru). Se ha tornado en la matrona. —Díganle que han venido sus hermanos a averiguar de ella. Los sirvientes entraron a la casa a cumplir el encargo. Dijeron a la señora: —Issicha Puytu: han venido tus hermanos a preguntar por ti. —¿Quién puede ser mi hermano? —contestó ella. —Allí están en la puerta tus dos hermanos. Dicen que han venido por orden detus padres. Issicha Puytu contestó: —Yo no tengo padre ni madre. —Pues mira, mira allí. Pero ella no quiso mirar. Muy tranquila, sentada sobre el lecho del curaca,tocaba su quena, hacía gemir el instrumento. Nada más. Los jóvenes sirvientes volvieron donde los hermanos y les dijeron: —Dice ella que no son sus hermanos. Dice que no reconoce tener padre nimadre. No quiere salir. Ha dicho de ustedes: “¿Qué ricos de excremento son los quequieren reconocerme por hermana?”. Sin embargo, los hermanos esperaron afuera sentados, conversando con la ser-vidumbre. Antología quechua del Cusco 51
  51. 51. Khaynas turankunaqa suyanku hawapi tiyaspa warmakunawanrimaspa. “Tayta kurakawanmi kapun, paywanmi tiyapun” nispas. Lliwtasyáwillan. Qallariyninmanta imayna kasqantapis lliwtas willan. Chhayna tiyashallaqtinkus Isicha Puytuqa lluqsirqamusqapayllamanta hawaman. Hinas turankunaqa usqhayllaraq sayarirquspas: —Imaynataq kapunki. Maypitaq kapunki, manatáq hampunkichuwasitaqa. Imaña kaqtinpis willakamuwaqchá riki —nispas nin—. Kayquqawllatan apachimuwashan taytamamanchis —nispas nin. —Qan khanka maqt’ari turayri kawaq. Imamantas maymantas turaykayta atiwaq qankuna —nispas nin. —Mamanchis waqashan qanmanta —nispas nin. —Pitaq mamayri kasqa —nispas nin. —Manachu yuyanki taytamamanchista —ninsi turan. —Maymantataq qankunari riqsipakuwanaykichispaq ñuqatari —nispas nin—. Masiykichischu ñuqari karqani. Allinllata rikuwaspaykichisqankuna riqsipakuwashankichis —nispas wapu hatarin. Chay quqawchahaywasqantapis uyanmantas hich’aykamusqa chaskiruspa: —Imatataq kaytari apamuwanki. Kay mikhuqchu karqani ñuqari —nispas mana allinllataña kutichikamun. Chayqa mana allinta kutichikamuqtinqa turankunaqa kutirikapunsiwasinkuta. Chaysi taytamamankuman chayan. —Kachawanki ñuqata wawayki watukuqta. Mana allintankutichikamun wawayki —nispas nin—. Mana riqsipuwankuchu —nispaswillan. Taytanqa mamanqa ninsi: —Imaynas chhayna mana allintari wawayri kutichikamunman —nispas. Chaysi chay turankuna nin: —Mikhuna apachiwasqaykichistapis uyaykumantantalliykamuwanku. Manan yuyarikapunchu wasillanchismantapis —nispasnin. Lliwtas turankunaqa willan taytamamanman. —Kurakawanmi kapusqa wawaykiqa —nispas nin turankuna. Manas taytamamanqa chaskinchu chay simitaqa. Manas iñinchu. —Imaynas wawayri chhayna kanman —nispas nin—. Wawaytaqachiqnikunkichis qankunaqa. Mana wawaypa hamunanta munaspa chayta52 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  52. 52. —Ella está con el señor, vive con él —dijeron los sirvientes. Y les contaron lahistoria de Issicha Puytu. Todo lo que ocurrió con ella desde el principio. Y cuando los hermanos estaban sentados entre los sirvientes, Issicha Puytusalió por su propia voluntad. Los hermanos se levantaron, fueron hacia ella y le dijeron: —¿Cómo te encuentras, hermana? ¿Dónde estás? No volviste a nuestra casa.Cualquiera que haya sido tu suerte, debiste avisar, hermana. Nuestros padres te enviaroncon nosotros este fiambre. —Tú, mozo mugriento, no eres mi hermano —contestó ella—. ¿De dónde ypor qué quieren ser mis hermanos? —Nuestra madre está llorando por ti —contestaron ellos. —¿Y quién había sido mi madre? —volvió a preguntar Issicha Puytu. —¿No te acuerdas de nuestros padres? —preguntaron los hermanos. —¿De dónde y por qué pretenden reconocerme? ¿Acaso soy de vuestra clase?Porque me ven en alta condición quieren hacerse pasar como mis parientes —dijo ellacon gran altivez. Recibió el fiambre que le habían enviado sus padres y lo arrojó a lacara de sus hermanos. —¿Cómo me han traído esto? ¿Soy acaso de las que comen esas cosas? —lesgritó con el mayor desprecio. Al oír estas palabras, los hermanos se marcharon; volvieron a su casa. Llegarondonde estaban sus padres. —Me enviaron a preguntar por vuestra hija —habló el mayor de los herma-nos—. Nos ha recibido con desprecio. No quiso reconocernos: “Mozos tan mugrientospretenden hacerse pasar por mis hermanos?”, nos dijo. —No es posible que mi hija haya hablado de ese modo —contestaron el padrey la madre. —Aun la comida que le enviaste nos arrojó a la cara. No se acuerda de nuestracasa. Y así, minuciosamente, hicieron el relato de la visita a Issicha Puytu. —Vuestra hija vive con el curaca —dijeron. Pero los padres no quisieron creer lo que oían. —No. No es posible que mi hija sea de tal índole —respondieron—. Ustedesodian a nuestra a hija. No quieren que ella vuelva y por eso inventan esos cuentos. No creyeron en las palabras de los hermanos. Y así fue. Pasó mucho tiempo en la vida de Issicha Puytu. Concibió un hijo: estaba em-barazada. Entonces, nuevamente los de su casa quisieron saber de ella. Y la madre envió Antología quechua del Cusco 53
  53. 53. niwankichis —nispas nin. Chayqa hinasyá kapun. Isicha Puytuqa unayñas kapushan, allin unayña. Ñas wiksayuqñakapusqa. Hinas taytantañataq kachasqa mamanqa. Kaqllatataqsiquqawchata ruwaykachisqa. —Chiqaqtachus wawanchis chhayna kashan, yachamuy —nispas. Hinas taytanqa kurakaq wasintaqa chayan. Wawanmantas tapukun.Wawanmantaqa imaynan churinman willanku kaqllatataqsi willanku chaywasipiqa. Hinas. —Waxaripuwaychis. Willaykapuwaychis “taytayki hamusqa” nispa—ninsi. Hinas willanku Isicha Puytumanqa. Hinas payqa: —Pitaq ñuqaq taytayri kanman —nispas nin. Hinas “Hamusqayá taytayki” niqtinkus: —Mayyá! Pitaq taytayri kasqa —nispa lluqsirqun Isicha Puytuqa. Hinas taytanqa rikurqun ususintaqa. Hinas: —Wawallay! Imaynan kashanki —nispas taytanqa kusiraqrikurquspa—. Hampunkichu kunankama. Imanapusunkitaqri —nispastaytanqa munaykuq sunqunwan nin. Hinaspas: —Yaw machu alqu, qanpa wawaykichus ñuqari kayman karqan.Qanri ñuqaqri imaynamantataq taytayri kayta atiwaq —nispas nin. Hunt’a wiksayuqtaqsi kashasqa. Hinas taytanqa nin: —Amayá chaytaqa niwaychu. Chhaynachu kanki wawallay.Chhaynatachu kutichiwanki mana allinta. Kay mikhunalla apamusqallaytapischaskiykuwayyá —nispas apaxatan, haywarin. —Kay rikch’aq mikhuna mikhuqchu karqani, yaw machu alqu —nispas mana chaskikuyta munanchuy—. Lluqsiy kaymanta machu! Amañuqata riqsipakuwaychu —nispas taytantaqa qarqurampun. Taytanqa waqaspa ripun wasinta. Chayqa warminmansi chayan: —Chiqapaqmi wawaykiqa mana riqsiy atiyraqmi kapusqa. Hunt’awiksayuqtaqmi kashan —nispas nin—. Mana allinllatañan kutichimuwan —nispas nin khuyayraq machuchaqa. Mamanqa manapunis chaskinchu chay nisqanta. —Taytantin churintin, wawayta chiqnikunkichis —nispas nin. —Wawaykiqa manachakapunmi taytan maman kasqanchista —nispas waqan warminpa qayllanpi.54 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  54. 54. al padre. Como la primera vez, prepararon un fiambre. —Si será verdad que nuestra hija es como sus hermanos cuentan de ella. Anday ve por ti mismo —dijo la madre a su marido. El padre llegó a la casa del curaca. Preguntó por su hija. Los criados le con-taron al padre la historia de Issicha Puytu tal cual se la habían contado a los hermanos. —Háganme el favor de llamarla —dijo el anciano—. Díganle que ha venidosu padre. Los criados lo anunciaron ante Issicha Puytu. Y ella contestó: —¿Quién puede ser mi padre? Y como le dijeron: “Es tu padre quien ha venido” , ella salió murmurando: —¡Oh! ¿Quién, quién había sido mi padre? En cuanto vio a su hija, el anciano fue hacia ella; iluminado de alegría ex-clamó: —¡Oh hija mía! ¿Cómo estás? —y con el corazón ardiente de amor prosiguió —: ¿Cómo no has vuelto hasta ahora? ¿Qué es lo que te está pasando? Y ella contestó: —Oye, perro viejo, ¿cómo puedo ser yo hija tuya? ¿Cómo, de qué modo pudisteser tú mi padre? Issicha Puytu estaba encinta. Y el padre contestó dulcemente: —No, hija mía, no me digas eso. No puede ser. No es posible que me contestesde este modo. Recibe siquiera el regalo que te he traído. Y desatando la pequeña carga que traía le alcanzó el fiambre que la madrehabía preparado. Pero ella lo rechazó. —Oye, perro viejo —le dijo—. ¿Soy acaso de las que comen estas cosas?Fuera de aquí. No pretendas reconocerme. Y lo arrojó de la casa. Llorando, el padre volvió. Llegó donde su mujer y le dijo: —Era cierto. Tu hija se ha trocado en otra, a la que ya no es posible reconocer.Está embarazada. Me ha contestado con desprecio y me ha arrojado de su casa. El viejo habló con voz lastimera. Pero la madre no quiso creer. —El padre y los hermanos, todos la odian —dijo. —Tu hija nos ha negado, a su padre y a su madre —insistió el anciano. Ylloró en presencia de su mujer. Sin embargo, la madre no daba fe; siguió hablando: —Tú no has llegado, oye anciano, a la casa del curaca. —Pues, anda tú, anda a saber —contestó el padre. Pero la madre no fue. Y pasó el tiempo. Antología quechua del Cusco 55
  55. 55. Manas warminqa iñinchu. Ninsi: —Manan chayankichu, yaw machu, kurakaq wasintaqa —nispañataqsi. —Chayqa, qanñataq riy yachanaykipaq qhawaq —ninsi taytanqa. Hinas mana risqachu mamanqa unay. —Chayampunqapaschá wawayqa allinmanta —nispas nin. Hinas mana rinchu mamanqa. Chaykamaqa wachakapusqa Isicha Puytuqa. Chay wawantasmarq’achisqaku huk runawan, wasinku chiqaspi tiyaqwan. Wañupusqa chaywawaqa. Ima sumaqtas hampipusqa Isicha Puytutaqa, qhaliyachipusqachay kuraka qharin. Hinas tiyashaqku mana wawallayuq, chay marq’akuqrunatapis manchayta munakuspa. Unayñas hina tiyashaqku. Mamanqa suyashansi. Manas IsichaPuytuqa rikhurinchu. Hinas mamanqa q’ipicharikamusqa. Quqawtasruwamusqa k’ispiñuta sara mut’ita ch’uñu phasita. —Kaykuna misk’ikuqmi wawayqa karqan. Kaykunamantacháwañukushan wawayqa —nispas. —Warmamantachá wawayqa kashan chay wasipi —nispasq’ipichayakamun llakisqa—. Hukninkuqa hukñiraqwan, hukninkuqahukñiraqwan chayamuwan wawaymanta —nispas nin—. Sut’in ñuqa riqtiychhayna waway kanqa —nispas nin. Hinas mamanqa puririsqa. Chay wasitaqa chayansi. Hinas wawanqakurakaq wasinpi, mast’api tiyaykuspas intipi q’uñikushasqa, sumaq umanpiqulqi tupukunayuq, wayru, mana riqsiy atiysi. Manas riqsiyta atipunpaschu mamakuchaqa. Allin achalasqaskashasqa wawanqa. Hinas: —Kaychu waway icha manachu —nispas qhawaykusharqanmamanqa. Hinas: —Yaw paya, imatan munanki —nispas nin ususinqa. Mamanqa riqsirqunsi kunkallanpi. Hinas: —Wawallay, imaynan kashanki —nispas usqhay usqhayllataqchimpan. —Hinas mana munanchu mak’alliykunantapis. Hinapis chayapasqanta quykun mamanqa, haywarin. Chaytas chaskirqun Isicha Puytuqa:56 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  56. 56. —Quizá vuelva, despacio, poco a poco —decía. Y no fue. Issicha Puytu dio a luz. Hicieron bautizar al niño y eligieron padrino a unhombre que vivía en una casa vecina a la del curaca. Pero el niño murió. El curacacuidó y curó a Issicha Puytu; la cuidó con todo amor y esmero. Y siguieron viviendosolos. Y amaron mucho al padrino del niño. Y pasó el tiempo. La madre seguía esperando. Pero Issicha Puytu no aparecía.Entonces empezó a preparar su fiambre: hizo galletas de harina de quinua y kkañiwa(k’ispíñu), cocinó mote y chuño hervido. “Estas eran las comidas que ella prefería.¡Cuánto deseo tendrá de probarlas!”, decía mientras preparaba su atado de fiambre. —Mi hija debe ser la criada del curaca —dijo y llena de pena se echó el atadoa la espalda pensando: — Uno con una historia; otro con otra historia vienen donde mípara hablarme de mi hija. Ahora que yo llegue, veré por mí misma si es como ellos dicen. Y emprendió la marcha hacia el pueblo. Llegó a la casa del curaca. A esa hora,su hija estaba tomando el sol echada sobre una alfombra. Tenía en la cabeza hermososprendedores de plata. Era una matrona soberana. Imposible reconocerla. Y la ancianadudó, no podía reconocer a su hija. Issicha Puytu estaba muy engalanada. Entonces sísu hija le habló: —Oye, vieja, ¿qué es lo que quieres? La madre la reconoció en el sonido de la voz. Y le habló presurosa: —¡Oh, hija mía! ¿Cómo estás? Y corrió a abrazarla, pero Issicha Puytu la rechazó. Aun así, la anciana lealcanzó el atado de manjares que había traído. Issicha Puytu recibió el regalo y dijo: —¿Por qué viene cada uno de ustedes trayéndome comidas inmundas y tratandode hacerse pasar por mis parientes? ¿Yo acaso te conozco, mujer maloliente? Y le arrojó el fiambre a la cabeza. Entonces la madre exclamó: —¿Qué te pasa, oh criatura? ¡No te vuelvas contra el bien, hija mía! Yo te enviéa que cumplieras con tu turno en la mit’a, no te mandamos para que cambiaras de estemodo. —¡Fuera de aquí, vieja! ¡No me dirijas más la palabra! —gritó Issicha Puytu. —¿Ya no recuerdas que soy tu madre? —preguntó la anciana—. ¿Es verdadque le arrojaste mi regalo al rostro de tu padre y que hiciste lo mismo con tus hermanos?¡Vámonos ahora! —ordenó la madre. —¿Dónde puedo ir yo, vieja inmunda? —contestó Issicha Puytu. —A nuestra casa. ¿O es que ya no recuerdas tu hogar? —¡Fuera de aquí, vieja! ¡Ya no me hables más! —gritó Issicha Puytu, deci-dida ya a arrojar de su casa a la madre. Antología quechua del Cusco 57
  57. 57. —Ama sapankaykichis khaynañiraq millay mikhuytaapamuwaspaykichis riqsipakuwaychischu. Riqsirqaykichischu, asna warmi!—nispas nin. Umanmantas mamanta hich’aykun chay apasqanwan. Mamanqa: —Imanasunkin wawa! Amayá khaynañiraq mana chaninmanqatukupuychu, waway —nispas nin—. Mit’aqllatan kachamurqaykiqa waway,manamá khaynañiraq mana chanin kanaykipaqchu —ninsi mamanqa. —Lluqsiy kaymanta paya! Ama rimapayawaychu —nispasmamantaqa nin. —Manachu yuyanki. Mamaykitaq kashani —ninsi mamanqa—.Chiqachu taytaykitapis hich’ayamurqanki mikhunawan. Turaykitapiskaqllatataq ruwamusqanki. Haku ripusun! —nispas mamanqa nin. Hinas: —Maytan riyman, yaw qhilli paya —nispas nimun. —Wasinchistayá ripusun. Manachu yuyanki wasinchista —nispamamanqa niykunraq. —Lluqsiy kaymanta, paya! Ama rimapayawaychu —nispamamantaqa qarqurampunpunis. Mamanqa chay hich’aykamusqanta pallarqakapun wasimanta.Hinaspas waqaykun chawpi pampapi qunquriykuspa. Isicha Puytuqa rikushansi: —Kunan p’unchaymanta wichaymanqa, manañan wawaychukanki. Paqtañataq qhipa p’unchayman: “Taytaymi, mamaymi karqan”nispa niwankiman, imaynaña kaspapas. Amapunin niwankichu! —nispasrimakuspa lluqsimushasqa. Hinas nimun ususinqa: —Pitaq nisunkiman qantari “mamaymi” nispa —nispas. —Kayllawan wiñay kawsayniykita tarinki —nispa ñuñuntach’awarparikusqa mamanqa pampaman. Hiñasyá ripun wasinta mamanqa. Waqayukuspas, ñan ñanpiwaqayukuspas mamanqa ripun. —Kaytaraq ruwamuwan ususiy! Mikhuy apasqaywanpisumaymantaraq hich’aykamuwan —nispas hillp’u hillp’umanta, chikchichikchimanta wiqinta kacharin—. Chiqapaqmá qusayqa churiykunaqahinata willawasqa —nispas nin—. Ñuqataq mana iñirqanichu. Chiqapaqmáhina kasqa wawayqa —nispas waqaykuspa wasintaqa chayapun.58 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  58. 58. La anciana recogió la comida del suelo. Y así, de rodillas, en medio del patio,lloró. Issicha Puytu la estaba mirando. —Desde hoy para siempre ya no serás mi hija —dijo la madre—. ¡Cuidadocon que más tarde quieras decir: “Fuiste mi padre y mi madre”. Ya nunca podrá ser.¡Nunca podrás llamarme! Y pronunciando la última frase iba saliendo de la casa. Pero la hija le contestó: —¿Quién podrá llamarte “madre” a ti? Entonces la madre se descubrió el seno, hizo como si se ordeñara hacia el sueloy pronunció la maldición suprema: —¡Con esto has de encontrar la vida eterna! Luego salió de la casa y tomó el camino de su comunidad. Iba llorando en elcamino: “¿Cómo ha podido mi hija hacerme lo que ha hecho? ¡Aun los manjares quehice para ella me los arrojó al rostro!” —decía. Y sus lágrimas rodaban como grandesgotas de lluvia, como el pesado granizo. “!Yo no quise creer a mi esposo ni a mis hijos.Sin embargo, ellos decían la verdad. Mi hija es como ellos decían!” —seguía hablando.Y llegó a su casa llorando. Y dijo a su esposo y a sus hijos. —Era verdad. Su hermana se ha pervertido, como dijeron. Ahora sí creo. Entonces convinieron entre todos: —Ya no volveremos a su casa. Y aun cuando entremos al pueblo, no iremosdonde ella vive. Y así hay que ser, para siempre. Y la olvidaron. Al día siguiente de haber arrojado Issicha Puytu a su madre, el curaca tuvo quehacer un viaje repentino y largo. Debía dormir un día en el sitio adonde iba. Antes departir, el curaca amonestó muchas veces a sus criados; les dijo: —Cuidado que no atiendan bien a su señora. La servirán con esmero; tenderánbien su lecho. Y partió. Había ordenado antes que los criados acompañaran a dormir a laseñora, que cuidaran su sueño. Pero los sirvientes no obedecieron. Apenas salió el curacamurmuraron: —¿Quién ha de cuidar a esa mujer? ¿Quién ha de querer alcanzarle nada? Y se entregaron al juego, a divertirse entre ellos. Nadie fue a cuidar el sueño deIssicha Puytu. Al día siguiente, en la mañana, fueron de muy mala gana a servirle el desa-yuno. Y la encontraron muerta. Estaba muerta sobre su lecho. Entonces los criados seespantaron. —¿Qué puede haberle sucedido a esta mujer? ¡Está muerta! —exclamaron—. Antología quechua del Cusco 59
  59. 59. Hinas qusanman, wawankunamanqa willan: —Chiqapaqmi panaykichisqa hina kasqa. Kunanqa arí ninin.Chiqatamá niwasqankichis —nispas nin. Chayqa paykunapuras rimanakunku: —Ama kunanmantaqa risunchu. Ama llaqtata rispapas chayasunchu.Hina kachun wiñaypas —nispas qunqapunku. Usqhaylla, chay qhipantin p’unchaynintaqa chay kurakaq rinankasqa kharuta, huk tuta puñuyniyuq. Hinaspas saqiykusqa Isicha Puytutaqachunka kutita warmankunata anyaykuspa: —Paqtañataq mana mamachata sumaqtachu haywakuwaqchis.Sumaqtapunin qhawankichis. Puñunantapis mast’ankichis —nispas puririn. Tutapis puñuysinankupaqsi kamachikusqa. Hinas qhipanmantaqamana kasukusqakuchu warmankunaqa kamachimusqanta. —Pis haywashanman kay p’asñaman. Pis imatapis qushanman —nispas pukllayakapusqaku. Manas puñuysiqpis haykusqakuchu. Tutamantanqa ñak’aysi uñu q’uñita apaykusqaku. Hinas pasaqwañusqas kapushasqa puñunanpi. Mancharikunkus warmankunaqa. —P’asñata imanarqapusqachá! Wañurapusqa! —nispas ninku—.K’amiwasunchá mana puñuysiq haykusqanchismanta —nispas nishanku. Yuyaykukunkus paykunapura: —lmaynatan kayta willasunchis kunan —nispa—. “Imaraykun manapuñuysiq haykurqankichischu” niwasunchischá kunan —nispa ninku. Hinas: —Aswan “tutamantan hawapi wañun” nispan nisunchis —nispayuyaychanakunku. Hinaqa Isicha Puytu ayatas p’acharqachinku. Umantas imaynatansapa p’unchay ñaqch’akuq, chhaynatas ñaqch’arunku. Hinaspaspuñunanman chutaykunku. Chayllamansi chayarqampun chay kurakaqa purisqanmanta.Hinaspas: —Maymi mamacha, maymi urpichay —nispas tapurikun. —Wañurapunmi —nispas ninku. —Imaynapi! —nispas nin. Hinas: —Ñaqha paqariqmi hatarirqamusqa tutallamanta, hinaspanmitiyana mast’a patapi tiyaykuspa qilqata qhawasharqan —ninku—. Ruphaypi60 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna
  60. 60. El señor nos resondrará por no haberla acompañado. Y reflexionaron para encontrar la forma de justificarse. ¿Cómo hemos de expli-car su muerte?, decían. “¿Por qué no entraron a su dormitorio para cuidar su sueño?”,nos preguntará el Señor. Al fin, convinieron en decir que Issicha Puytu había muerto enla mañana y no en su lecho, sino fuera, ya levantada. Y vistieron el cadáver de IssichaPuytu. Peinaron su cabellera como solía peinarse ella todos los días. Luego tendieron elcadáver sobre el lecho. Al poco rato llegó el curaca y preguntó: —¿Dónde está la señora? ¿Dónde está mi paloma? —Ha muerto —le dijeron. —¿Cómo? ¿Cómo es posible? ¿De qué modo? —Esta mañana se levantó muy temprano. Sentada sobre una alfombra estuvoviendo un escrito. En la puerta de la casa se calentaba al sol. Y de repente se estremeció,cayó de espaldas, inmóvil. Entonces hicimos cuanto era posible, pero no pudo revivir. Yla llevamos, apenas, hasta su lecho. El curaca había comprado en su viaje los objetos más bellos para IssichaPuytu. Llevando los regalos entró a la alcoba y cerró duramente la puerta. Llorando,levantó a su amante y la hizo sentar sobre el lecho y empezó a llamarla: —¡Vuelve a la vida, Issicha Puytu! ¡Vuelve a la vida! Se sentó a su lado y lloraba. Lloró toda la noche, junto a su amada. Al ama-necer la vistió con los trajes nuevos que le había traído, la engalanó y volvió a llamarla: —¡Issicha Puytu, toca la quena del cántaro! Cuando entraron los criados encontraron el cadáver sentado, hermosamentevestido y engalanado, y vieron que el curaca le hablaba como si Issicha Puytu estuvieraviva. Así la estuvo contemplando durante tres noches y tres días. No se acordó siquierade que Issicha Puytu debía ser sepultada. Y en ese trance, cuando la estaba contem-plando, Issicha Puytu revivió; levantó la quena y empezó a tocarla. Era como la muerteel canto de la quena; bajo el cántaro el instrumento lloraba a torrentes, llamaba al llantoy a la muerte. El curaca era feliz: “¡Ya revivió Issicha Puytu!”, exclamaba. Estaba viva, pero ya no sabía ni vestirse ni peinarse. No era ya la misma.El tenía que peinarla. Y cada vez la vestía con nuevos trajes. Le servía comida en lasmanos, pero no comía. Ya no llegaba ni el hambre ni la sed. Ya no hablaba como antes.Solo a instantes hacía sollozar su quena bajo el cántaro. Y dormía. Y entonces, una noche, el curaca quiso pecar con ella. Y cuando pretendía con-sumar el pecado, de dentro del lecho se incorporó una bestia, Issicha Puytu convertida Antología quechua del Cusco 61
  61. 61. q’uñikusharan wasi punkupi —nispas ninku—. Hinaspan tiyana patapichutarirqukun aknanmanta, qunqayllamanta. Hinan imaymanata ruwayku“kutirimpullanqachá” nispa. Manañan kawsanñachu —nispas ninku—.Chaymi ñak’ay apaykamuyku puñunanman —nispas willanku. Chay kharu purisqanmanta imaymana sumaqkunatas apamusqarantispa chay kurakaqa Isicha Puytupaqqa. Chaykuna apantinsi haykuykunpuñunan wasitaqa. Hinaspas wisq’ayakamun allin allinta. Hinaspas IsichaPuytuta waqaykuspa tiyarqachisqa. Tiyarqachispaqa: —lsicha Puytu, kawsarimullay! lsicha Puytu, kawsarimullay! —nispaswaqapayaykun tiyaykuspa. Tutantinsi waqaspa tiyapayaykun. Paqarisnintaqa chay p’acha apamusqanwansi p’acharqachin imasumaqta. Hinaspas: —Isicha Puytu, waqaykachillay puytullaykita —nispatiyapayaykushan. Warmakunaq haykumunanpaqqa ima sumaq musuq p’achawanp’achasqas tiyashasqa ayaqa. Hinas kawsashaq runatahina rimapayashanchay kurakaqa. Kimsa tuta, kimsa p’unchaysi hinata tiyapayasqa. Manas“P’ampakuchun” ima nispapis nillanpaschu. Chhaynas chaymantaqaqunqayllamanta kawsarirqampusqa. Qunqayllas puytunta waqachiytaqallarin. Wañuy wañuytaraqsi urqupi qhinanta waqaykachin wasinkuukhupi. Paytaqsi kusisqa: “Isicha Puytu kawsarirqampun!” nispa. Manas ichaqa ñaqch’akuyta ni p’achakuyta atinñachu. Manasñawpaqhinañachu kapun. Payllas ñaqch’an, p’achachin huk p’achawanñataqhuk p’achawanñataq. Mikhunatas mikhuchiyta munan. Manasmikhunñachu. Manas yarqaywan, ch’akiywan hap’ichikunchu. Manañasñawpaqhinañachu riman. Maypacha pachallanpis puytutapis suyuchiq.Puñuyllas puñuq. Hinas huk tutanmanqa chay kuraka puñunanpi huchamanurmachiyta munasqa. Hinas chay kuraka huchaman ña urmaytaqallarishaqtinña uywa puñunan patamanta hatarirqamun. Asnus IsichaPuytuqa tukurampun. Hinapis kusisqa chay kurakaqa nin: —Kunan ichaqa asnuña tukun chaypis, paypatapi purikunaypaqkanqa. Manaña p’ampachinayñachu kanqa —nispas uywata wasinpiillarichin.62 Qosqo qhechwasimipi akllasqa rimaykuna

×