Lesiones por Radiación

15,181 views

Published on

Información acerca de las lesiones producidad por la radiación.

Published in: Health & Medicine
0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
15,181
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
193
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lesiones por Radiación

  1. 1. LESIONES POR RADIACION<br />Presentado por:<br />CARMEN BARRAGAN<br />LISETH SANDOVAL<br />LUIS MESIAS<br />NEIDIS QUIROZ<br />YANIRIS GAMARRA<br />WALTER JOSE CRUZ JARAMILLO<br />Presentado a:<br />Lic. LIDIA CONSUEGRA<br />Área:<br />SEGURIDAD INDUSTRIAL & SALUD OCUPACIONAL<br />CORPORACION FORMAR<br />Modulo: S.I.S.O.<br />Barranquilla, 07 de marzo<br />2011<br />INTRODUCCION<br />Silencioso pero totalmente peligroso la radiación sin depender de donde procede la fuente es mortal para el organismo del ser vivo, en el cual al mayor grado de exposición y tiempo en el umbral de radiación mayor será el daño ocasionado ocasionando lesiones irreparables en el cual puede alcanzar la muerte.<br />En la lista de los síntomas y complicaciones que podemos encontrar a raíz de este (radicación) encontramos mareos, vómitos, perdida de la conciencia, parálisis muscular perdiendo la capacidad temporal de caminar, destrucción de células del torrente sanguíneo, inflamación y quemaduras en la superficie de la piel ocasionando eritemas, esterilidad para los varones debido a la destrucción de células de la espermatogenesis responsables de la producción de nuevos espermatozoides.<br />En este trabajo que lleva como tema LESIONES POR RADIACION encontraremos las distintas causas originadas y las repercusiones que conlleva a la exposición de la radiación.<br />CONTENIDO<br />TEMA:PÁG<br />Radiación…………………………………………………….4.<br />Tipos de Radiación………………………………………..5.<br />Ondas electromagnéticas<br />Rayos X<br />Radioactividad<br />Tipos de Radiación……………………………………….6.<br />Partículas Alfa<br />Partículas Beta<br />Lesiones por Radiación………………………………….7.<br />Causas……………………………………………………….8.<br />Efectos producidos por la radiación…………………9.<br />Síntomas……………………………………………………11.<br />Consejos prácticos……………………………………….12<br />(Precauciones)<br />Conclusiòn………………………………………………….13.<br />RADIACION<br />La radiación puede definirse como energía en tránsito de un lugar a otro. La vida en la Tierra se ha desarrollado en un entorno cruzado incesantemente por radiaciones, y aún posiblemente, su misma aparición no haya sido ajena a los efectos de esta radiación. De forma continua, todos los seres vivos, incluido el hombre, reciben radiaciones, que pueden ser inocuas, o por el contrario, francamente nocivas. La forma de radiación más ubicua es la procedente del sol, sin la cual la vida no sería posible. Sin embargo, un exceso de ella puede causar lesiones importantes. Aunque se sospecha que prácticamente todas las formas de radiación pueden ser nocivas en una situación concreta, la mayor parte de la atención acerca de los efectos nocivos de la radiación ha sido atraída por un tipo especial de radiación de elevada energía que es capaz de originar partículas cargadas -iones- a partir de los átomos en que incide, y que recibe por ello el nombre de radiación ionizante.  <br />Nuestro conocimiento sobre los efectos de este tipo de radiaciones sobre los seres vivos tiene aún importantes lagunas, sobre todo en lo que respecta a sus efectos a largo plazo tras la exposición a dosis muy bajas, pero continúas. No obstante, probablemente sea la radiación el agente físico nocivo más estudiado y conocido.  <br />  Uno de los problemas fundamentales es que la mayor parte de los estudios en humanos proceden de accidentes laborales sufridos por trabajadores de las centrales nucleares, que son relativamente poco comunes, de la exposición inadvertida a aceleradores de partículas o a instrumentos de diagnóstico por imagen mal calibrados, de accidentes sufridos por las propias centrales nucleares -caso de la central nuclear de la Isla de las Tres Millas, o de la de Chernobyl, o de extrapolación de los efectos causados en la población japonesa de Hiroshima y Nagasaki, tras la explosión de las dos bombas atómicas que señalaron el final de la Segunda Guerra Mundial. En todos estos casos, la incertidumbre sobre las verdaderas dosis de irradiación ha sido considerable, y por tanto, la valoración de los efectos adolece de un cierto margen de error.<br />TIPOS DE RADIACIONES IONIZANTES<br />Ondas electromagnéticas: <br />La radiación ionizante puede dividirse en dos tipos. El primero de ellos está formado por las ondas electromagnéticas correspondientes a las zonas de frecuencia más elevada del espectro. La radiación electromagnética es una onda compuesta de un campo eléctrico y un campo magnético, cada uno de ellos situado en un plano ortogonal al otro, y ambos ortogonales a la dirección de propagación de la onda. Se llama longitud de onda a la longitud de una oscilación completa, y frecuencia, al número de oscilaciones por segundo. Las ondas electromagnéticas viajan por el vacío a la velocidad de 2.99792*108 m/s, lo que se conoce como velocidad de la luz, y que se representa por c<br />Rayos X: <br />Los Rayos X fueron descubiertos en 1895 por Roentgen, y fueron el primer ejemplo conocido de radiación ionizante de naturaleza electromagnética. La clave del descubrimiento fue el tubo de Crooke (figura 1), una ampolla de vidrio en la que se había hecho un fuerte vacío. En un extremo, un electrodo formaba el cátodo. En el otro extremo, una gruesa pieza de cobre formaba el ánodo. Cuando se aplicaba a los electrodos un elevado voltaje, los electrones saltaban del ánodo hacia el cátodo de cobre. La interacción entre los electrones negativos, y los núcleos de los átomos, cargados positivamente, producía desviaciones en los electrones, y por tanto, cambios en la energía de estos, que era emitida en forma de radiaciones electromagnéticas de corta longitud de onda que podían atravesar las substancias e impresionar placas fotográficas protegidas, radiaciones a las que Roentgen llamó Rayos X. En general, en los tubos de rayos X actuales, se emplea tungsteno como cátodo, y se ha conseguido una modulación muy fina de la energía de las radiaciones emitidas, y por tanto, de su <br />Radiactividad: <br />Mientras que la mayor parte de la radiación electromagnética tiene su origen en los cambios en el estado de excitación de las capas electrónicas de los átomos, y solamente la radiación más energética proviene del núcleo, la radiación ligada a partículas suele tener su origen en la inestabilidad de los núcleos de determinados átomos. Un núcleo inestable tiene un exceso de energía interna, y, de forma espontánea tiende a convertirse en otro átomo más estable, expulsando la energía sobrante en forma de partículas de velocidad cercana a la de la luz, o de radiación electromagnética tipo gamma. <br />Partículas alfa: <br />Las partículas alfa son conjuntos de dos protones y dos neutrones, es decir, el núcleo de un átomo de helio, eyectadas del núcleo de un átomo radiactivo. La emisión de radiactividad tipo alfa ocurre en general en átomos de elementos muy pesados, como el uranio, el torio o el radio. El núcleo de estos átomos es bastante rico en neutrones, es decir, hay bastantes más neutrones que protones en el núcleo, y ello los hace inestables. Al emitir una partícula alfa, el átomo cambia la composición de su núcleo, y queda transformado en otro distinto, con dos protones y dos neutrones menos. Se dice que ha tenido lugar una transmutación de los elementos. Así por ejemplo, cuando el uranio 238 cuyo número atómico (Z = número de protones en el núcleo) es de 92, emite una partícula alfa, queda transmutado en un átomo de torio 234, cuyo número atómico es de 90.  <br />Partículas beta: <br />Las partículas beta (0-1-) se originan en un proceso de reorganización nuclear en que el núcleo emite un electrón, junto con una partícula no usual, casi sin masa, denominada antineutrino (00) que se lleva algo de la energía perdida por el núcleo. Como la radiactividad alfa, la beta tiene lugar en isótopos ricos en neutrones, y suelen ser elementos producidos en reacciones nucleares naturales, y más a menudo, en las plantas de energía nuclear. Cuando un núcleo expulsa una partícula beta, un neutrón es transformado en un protón. El núcleo aumenta así en una unidad su número atómico, Z, y por tanto, se transmuta en el elemento siguiente de la Tabla Periódica de los Elementos. Por ejemplo, cuando el Rhenio 187 (Z = 75) emite radiación beta, se transmuta en Osmio 187 (Z = 76), sin cambios en su peso atómico. Las partículas beta tienen una carga negativa y una masa muy pequeña. Por ello reaccionan menos frecuentemente con la materia que las alfa, y en general son más penetrantes que estas, Típicamente son detenidas por capas delgadas de plástico o de metales ligeros como el aluminio.   <br />Neutrones: <br />Los neutrones (1 0 n) son partículas procedentes del espacio exterior, de colisiones entre átomos en la propia atmósfera o de desintegraciones radiactivas espontaneas o artificiales dentro de reactores nucleares. Son partículas de masa cuatro veces inferior a la de las partículas alfa, y sin carga, por lo que tienen una gran energía y son muy penetrantes, al no sufrir apenas interacciones con la materia que van atravesando. Para detenerlas deben utilizarse gruesas capas de hormigón, plomo o agua.   <br />Rayos cósmicos: <br />Los rayos cósmicos son partículas altamente energéticas que bombardean la superficie de la Tierra procedentes del espacio profundo. Son más intensas a altitudes elevadas que a nivel del mar, ya que la atmósfera provee de una cierta protección, sobre todo debida a la capa de ozono de sus capas exteriores.  <br />LESIONES POR RADIACION<br />Las lesiones por radiación son el daño producido en los tejidos a causa de una exposición a radiaciones. Por lo general, la radiación se refiere a ondas o partículas de alta energía emitidas por fuentes naturales o artificiales (generadas por el hombre). Las lesiones de los tejidos pueden ser causadas por una breve exposición a altos valores de radiación, o bien por una exposición prolongada a bajos niveles. Algunos efectos adversos de la radiación sólo duran poco tiempo; otros producen enfermedades crónicas. Los primeros efectos de dosis elevadas resultan obvios en cuestión de minutos o en los días posteriores a la exposición.<br />Otros efectos no resultan evidentes hasta semanas, meses e incluso años después. Las mutaciones del material genético celular de los órganos sexuales pueden resultar evidentes sólo si una persona expuesta a la radiación tiene hijos; estos niños pueden nacer con defectos genéticos. <br />CAUSAS <br />En el pasado, las fuentes perjudiciales de radiación incluían sólo los rayos X y los materiales radiactivos naturales como el uranio y el radón. Los rayos X que se utilizan en la actualidad para las pruebas de diagnóstico causan mucho menos efectos radiactivos que los utilizados en el pasado. Las fuentes más comunes de exposición a altos valores de radiación son los materiales radiactivos elaborados por el hombre que se utilizan en diversos tratamientos médicos, laboratorios científicos, industrias y reactores de energía nuclear. <br />Se han escapado accidentalmente grandes cantidades de radiación de las plantas de energía nuclear, como la de Three Mile Island en Pennsylvania (EE.UU) en 1 979 y la de Chernobyl (Ucrania) en 1 986. El accidente de Three Mile Island no provocó una gran exposición radiactiva; de hecho, las personas que vivían a una distancia aproximada de 1,5 km de la planta recibieron menos radiación que la cantidad de rayos X que recibe una persona, por término medio, en 1 año. Sin embargo, las personas que vivían cerca de la planta de Chernobyl fueron expuestas a mucha más radiactividad. Más de 30 afectados murieron y muchos otros sufrieron heridas. La radiación de ese accidente llegó a Europa, Asia y los Estados Unidos. <br />En total, la exposición a la radiación generada por reactores en los primeros 40 años de uso de la energía nuclear, excluyendo Chernobyl, ha provocado 35 exposiciones graves con 10 muertos, aunque ningún caso se asoció a las plantas de energía. En los países industrializados, los reactores de energía nuclear deben cumplir estrictas medidas gubernamentales que limitan la cantidad de material radiactivo liberado a valores extremadamente bajos. <br />La radiación se mide en unidades diferentes. El roentgen (R) mide la cantidad de ésta en el aire. El gray (Gy) es la cantidad de energía realmente absorbida por cualquier tejido o sustancia tras una exposición a la radiación. Como algunos tipos de radiación pueden afectar a unos organismos biológicos más que a otros, para describir la intensidad de los efectos que la radiación produce sobre el cuerpo, a cantidades equivalentes de energía absorbida, se utiliza el sievert (SV). Los efectos perjudiciales de la radiación dependen de la cantidad (dosis), la duración y el grado de exposición. Una única dosis rápida de radiación puede ser mortal, pero la misma dosis total aplicada en un lapso de semanas o meses puede producir efectos mínimos. La dosis total y el grado de exposición determinan los efectos inmediatos sobre el material genético de las células. Se llama dosis a la cantidad de radiación a la que está expuesta una persona durante un determinado período de tiempo. La dosis de radiación ambiental que resulta inevitable es baja, alrededor de 1 a 2 miligrays (1 miligray equivale a 1/1000 gray) al año, y no produce efectos detectables sobre el organismo. Por otra parte, los efectos de la radiación son acumulativos, es decir, cada exposición se suma a las anteriores hasta determinar la dosis total y su probable efecto sobre el organismo. De la misma forma, a medida que aumenta la proporción de la dosis o la dosis total, también aumenta la probabilidad de que se produzcan efectos detectables. <br />Los efectos de la radiación también dependen del porcentaje del organismo que resulta expuesto. Por ejemplo, más de 6 grays suelen causar la muerte cuando la radiación se distribuye sobre toda la superficie corporal. Sin embargo, cuando se restringe a un área pequeña, como sucede en la terapia contra el cáncer, es posible aplicar tres o cuatro veces esta cantidad sin que se produzcan daños graves en el organismo. La distribución de la radiación en el cuerpo también es importante. Las partes del mismo en las que las células se multiplican rápidamente, como el intestino y la médula ósea, resultan más dañadas por la radiación que los tejidos cuyas células se multiplican más lentamente, como los músculos y los tendones. Durante la radioterapia contra el cáncer se hace todo lo posible por proteger las partes más vulnerables del organismo, con el fin de pasar a utilizar dosis más elevadas. <br />EFECTOS PRODUCIDOS POR LA RADIACION<br />Rayos X tiene escasa importancia pero puede provocar diversos trastornos.<br />Rayos Ultrasónicos: Principalmente lesiones cornéales.<br />Radiaciones eléctricas:Principalmente en la córnea, iris, y en menor escala trastornos en cristalino, coroides y retina.<br />Lesiones térmicas de onda corta:Ulceración en córnea y esclera, catarata.<br />Lesiones térmicas por microondas:Quemaduras en los párpados, inyección conjuntival y trastornos a nivel de coroides y retina.<br />Radiación atómica:Quemaduras de 2do y 3er grado, destrucción de conos y bastones.<br />Radiación Infrarroja:Lesiones por fotocoagulación producida por la concentración de rayos infrarrojos y del espectro visible al mirar un eclipse sin protección<br />Sistema hematopoyético:Como consecuencia de la elevada radio sensibilidad de los precursores hematopoyéticos, dosis moderadas de radiación ionizante pueden provocar una disminución de la actividad proliferativa de las células correspondientes a los dos primeros compartimentos, lo que se traduce al cabo de un corto periodo de tiempo den un descenso del número de células funcionales de la sangre.<br />Aparato digestivo:El intestino delgado es la parte mas radiosensible del tubo digestivo. Esta formado por un revestimiento de células que no se dividen, que sé desescaman diariamente hacia la luz del tubo, y son sustituidas por las nuevas células formadas en las criptas llamadas Lieberkün.<br />Piel:La piel esta formada por una capa exterior (epidermis), una capa de tejido conjuntivo (dermis) y una capa subcutánea de tejido graso y conjuntivo. La epidermis esta formada por capas de células que contienen tanto células que no se dividen (en la superficie), como células inmaduras que se dividen (en la base de la epidermis, la capa basal).<br />Testículo:Los testículos contienen tanto células que no se dividen, diferenciadas y, por tanto, radiorresistentes (espermatozoides). Como células que se dividen rápidamente, no diferenciadas y, por tanto, radiosensible (espermatogonias).<br />Ovario:Los óvulos están contenidos en envolturas con forma de saco (folículos) que se denomina, según su tamaño, pequeños, intermedios y grandes. Los folículos pequeños son los más radiorresistentes, los intermedios son los más sensibles y los grandes son moderadamente sensibles.<br />Embrión y fetoCuando se produce la fertilización del óvulo comienza a desarrollarse una activa división celular. Antes de que el huevo se implante en la mucosa del útero puede producirse una elevada mortalidad, si bien la irradiación en ese momento del desarrollo no origina anomalías congénitas. Una vez que ha tenido lugar la implantación y se inicia la diferenciación celular característica de la fase de la organogénesis, deja de ser probable que se produzca la muerte del embrión, pero si se producen anomalías estructurales y de deformidades.<br />SINTOMAS<br />La exposición a la radiación produce dos tipos de lesiones: agudas (inmediatas) y crónicas (retardadas). Los síndromes de radiación agudos pueden afectar a diferentes órganos. <br />El síndrome cerebral se produce cuando la dosis total de radiación es extremadamente alta (más de 30 grays). Siempre resulta mortal. Los primeros síntomas, náuseas y vómitos, se siguen de apatía, somnolencia y, en algunos casos, coma. Estos síntomas están causados, muy probablemente, por la inflamación del tejido cerebral. En pocas horas se producen estremecimientos (temblores), convulsiones, incapacidad para caminar y finalmente, la muerte. <br />El síndrome gastrointestinal se produce a partir de dosis menores de radiación pero igualmente altas (4 grays o más). Los síntomas consisten en náuseas, vómitos y diarreas graves, que causan gran deshidratación. Inicialmente, el síndrome es causado por la muerte de las células que recubren el tracto gastrointestinal (mucosa). Los síntomas persisten debido al desprendimiento progresivo del revestimiento mucoso y al desarrollo de infecciones bacterianas. Finalmente, las células que absorben nutrientes quedan completamente destruidas y se produce pérdida de sangre desde la zona lesionada hacia el interior del intestino, por lo general, en grandes cantidades. Entre 4 y 6 días después de la exposición a la radiación pueden crecer nuevas células. Pero, aunque así sea, las víctimas que padecen este síndrome probablemente mueran a causa de una insuficiencia de la médula ósea, entre 2 y 3 semanas más tarde. <br />El síndrome hematopoyético afecta a la médula ósea, al bazo y a los ganglios linfáticos, que son los principales centros de producción de células sanguíneas (hematopoyesis). Se manifiesta tras una exposición de 2 a 10 grays de radiación y se inicia con pérdida de apetito (anorexia), apatía, náuseas y vómitos. Estos síntomas son más graves al cabo de 6 a 12 horas después de la exposición y pueden remitir completamente entre 24 y 36 horas más tarde. Durante este período en que no hay síntomas, las células productoras de sangre localizadas en los ganglios linfáticos, el bazo y la médula ósea comienzan a desgastarse, a disminuir y no se forman de nuevo, lo que conlleva una grave carencia de glóbulos blancos y rojos. La falta de glóbulos blancos (que combaten las infecciones) suele producir infecciones graves. <br />CONSEJOS PRÁCTICOS<br />Pida a su médico que le dé detalles de todas las recomendaciones necesarias para evitar una radiación innecesaria para las personas cercanas y otros individuos. Aclare todas sus dudas y no tema preguntar.<br />Duerma solo en los primeros días después del tratamiento. En este período evite dar besos y tener relaciones sexuales. Evite mantener contactos cercanos y prolongados con otras personas, especialmente con niños y embarazadas que son más sensibles a las radiaciones que los adultos.<br />Si tiene un niño pequeño o cuida alguno solicite instrucciones especiales a su médico. Evite tenerlo en su falda, alimentarlo o mudarlo. Si está dando pecho debe dejar de amamantar ya que el yodo está presente en la leche materna. Deberá sustituir la alimentación del bebé por otra leche.<br />Lave muy bien sus manos después de ir al baño. Utilice papel higiénico en mayor cantidad que la habitual. Tire la cadena 2 ó 3 veces después que vaya al baño. Mantenga la taza del baño especialmente limpia. A los hombres se les recomienda orinar sentados para evitar salpicar orina fuera de la taza o en sus bordes. <br />Beba abundante líquido para eliminar mayor cantidad de orina. Consuma caramelos ácidos o jugo de limón para ayudar a la salivación y evitar la retención de yodo en las glándulas salivales. Mantenga su cepillo de dientes separado de los del resto de su familia.<br />Separe para su uso exclusivo un juego de cubiertos (cuchara y tenedor) y lávelos separadamente del resto con abundante agua. Evite morderse la uñas y llevarse objetos a la boca tales como lápices, cadenillas, etc. <br />Destine una toalla para ser usada sólo por Ud. Lave su ropa interior y ropa de cama aparte del resto y con enjuagues adicionales de agua.<br />CONCLUSION<br />Después de haber leído este trabajo sin duda alguna sabremos que la radiación es un fenómeno totalmente mortal en donde si no se toman las medidas pertinentes a salvaguardar nuestro bienestar físico conllevaría a un sin numero de patologías graves para nuestro organismo y en cuanto a una mayor exposición ocasionaría lesiones permanentes y en donde en el peor de los casos conllevaría a la muerte.<br />

×