Editorial

936 views

Published on

Material recopilado de diferentes sitios

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
936
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Editorial

  1. 1. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Editorial es el análisis y enjuiciamento de los hechos más sobresalientes del día en el caso de los diarios, o de la semana, la quincena y el mes, en el de las revistas. La característica esencial de este género es que resume la posición doctrinaria o política de cada empresa informativa frente a los hechos de interés colectivo. A diferencia de cualquiera de los demás géneros, el editorial no aparece firmado. Sus conceptos son responsabilidad de la empresa periodística, que de esta manera expresa sus convicciones ideológicas y su posición política. La elaboración del editorial y del artículo requiere de periodistas especializados. Articulistas y editorialistas deben tener, además de una vasta cultura, un amplio dominio del idioma, a fin de que la argumentación de cada uno de sus juicios sea tan sólida como las conclusiones que pretenden imponer. Sostener una manera de ver el universo es innato en los hombres y las instituciones. El editorial subraya acontecimientos de los cuales ya se informó en otras secciones del periódico, casi siempre en primera plana. Los periódicos, como instituciones, sustentan un criterio determinado en cada uno de los principales campos de la actividad humana. En lo social, en lo económico, en lo político, en lo religioso, el editorial proyecta el tipo de sociedad a que aspiran los editores. Características del editorial: a-El editorial debe ser hecho con frases que contengan ideas concretas. b- Contundente, que vaya al grano del asunto; que exprese, sin titubeos, el juicio directo, para que el lector no se quede desinformado con respecto al tema. c- Afirmativo: es decir, que proponga soluciones. d- Penetrante: que no se quede en la superficie de los asuntos que aborda sino que vaya más allá; que sepa exponer lógicamente futuras consecuencias; que descubra y exponga causas subterráneas de un determinado hecho social. e- Ágil: redactado con fluidez, claridad, lógica. f- Convincente: que presente argumentos para persuadir al lector de que piense de la misma forma que la institución periodística que representa. g- Breve: que diga mucho en pocas líneas y trate de agotar en breve espacio temas que entrañan tesis profundas y vastas. h- Trascendente: que su juicio resulte perdurable y de influencia en la conformación de criterios. Juicios improvisados, ligeros, contradicen la función orientadora del editorial y arriesgan su credibilidad. Estructura: El editorial debe atrapar al lector con la entrada. Debe seguir un desarrollo lógico que implica una tesis doctrinaria. El remate debe condensar el pensamiento central.
  2. 2. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Estilo: Debe ser comprensible y también lógico. Clasificación: a- De lucha: que ataca, exige y sugiere; es combativo y doctrinario. b- De testimonio: toma serenamente una posición y la fundamenta, trata de convencer con razones l Lógicas y triunfar desapasionadamente. c- Aclaratorio e instructivo: se propone explicar el hecho que lo suscita. d- Retrospectivo: comenta lo sucedido con la satisfacción leve o mordazmente expresada "ya lo decíamos nosotros". e- Necrológico: cuando el personaje o los personajes a que está dedicado merecen un sitio tan destacado en la publicación. f- Previsorio; mira al porvenir sin pretensiones proféticas se adelanta y elabora hipótesis a futuro. Demasiado maltrato La encuesta europea sobre violencia contra las mujeres indica que hay que reforzar la prevención Versión en línea http://elpais.com/elpais/2014/03/05/opinion/1394051948_549739.html Gracias a un encargo del Parlamento Europeo podemos tener una radiografía de los niveles de violencia que sufren las mujeres en Europa. Los datos suponen un serio toque de atención sobre una realidad que debería estar cambiando más rápidamente: un 33% de las mujeres europeas ha sufrido alguna experiencia de violencia física y/o sexual, un 22% ha sido maltratada por su pareja y un 5% violada. Esto es lo que revela una encuesta realizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE a 42.000 mujeres, a razón de 1.500 entrevistas en cada uno de los 28 países miembros. No caben pues dudas sobre la fiabilidad de la muestra. El resultado indica el largo trecho que queda por recorrer, especialmente si se tiene en cuenta que el 67% de las mujeres maltratadas por su pareja no lo comunicó a nadie. Entre la mucha información que aporta la encuesta sobresale la existencia de soprendentes diferencias que pulverizan ciertos tópicos sobre norte y sur. En concreto, en los países del norte se observa un nivel de maltrato muy superior al que presentan los del sur. Mientras en Finalandia, por ejemplo, el 47% de las mujeres ha sufrido violencia física o sexual, en España ese porcentaje es del 22%. Y mientras en países como Dinamarca o Suecia el porcentaje de mujeres que dice haber sido maltratada por su pareja oscila alrededor del 30%, en los países del sur está en torno al 20%. España, con un 13%, figura entre los países con menor maltrato por parte de la pareja.
  3. 3. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Podría pensarse que estas diferencias se deben a una mayor sensibilidad ante la violencia por parte de las mujeres que viven en las sociedades más igualitarias, pero no parece ser el caso. Precisamente para evitar los sesgos derivados de las diferencias de percepción, la encuesta fue diseñada de manera que las mujeres no calificaran la agresión, sino que respondieran a una batería de preguntas muy concretas y detalladas, como si habían sido abofeteadas por su pareja, si alguien les había tocado los pechos u otras partes de su cuerpo sin su permiso, si habían recibido fotos pornográficas de jefes o compañeros con proposiciones sexuales, etcétera. Es plausible que las diferencias se deban a factores muy diversos. Por ejemplo, que allí donde hace más tiempo que se aplican políticas de igualdad, las mujeres entran con mayor frecuencia en confrontación con los hombres; o que la mayor resignación de las mujeres del sur a tener relaciones desiguales, por razones religiosas y culturales, y la menor promoción profesional les evitaría situaciones de pugna con los hombres. En todo caso, la herramienta está ahí y ahora queda el trabajo de interpretar la información, con datos tan relevantes como que el 75% de las mujeres de alto nivel profesional ha sufrido acoso sexual. Este y otros aspectos sugieren que el camino de la igualdad, lejos de ser pacífico, se torna más problemático cuanto más progresa. Lo cual no debe llevarnos a cejar en el empeño, sino a profundizar en medidas específicas de prevención, con especial incidencia en el ámbito de la educación. Los géneros periodísticos. El editorial Descubrí qué es un editorial y adquirí las herramientas necesarias para leer y escribir textos de este tipo. El editorial es uno de los géneros periodísticos de opinión, es decir, aquellos textos en los que el afán de objetividad se repliega para dar paso a la expresión de una subjetividad, en este caso, la del diario como institución.
  4. 4. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko En este recurso te ofrecemos nuevas actividades para seguir explorando los textos propios de la esfera periodística, siempre en relación con los nuevos formatos vinculados a los medios digitales. Qué es un editorial, cómo abordar su lectura y cuáles son los aspectos a tener en cuenta al momento de escribir un texto de este tipo son solo algunas de las cuestiones que se propone trabajar en este recurso. Actividad 1: El editorial entre el conjunto de los géneros de opinión Existe un criterio de clasificación que permite agrupar los géneros periodísticos en dos grandes grupos en función de su contenido: informativo (como la noticia o la entrevista, por ejemplo) y de opinión (como el editorial y la carta del director). Algunos incluyen una tercera categoría a la que denominan “géneros mixtos”, en referencia a los que combinan ambos estilos; incluyen allí, por ejemplo, la crónica. Este modo de entender los géneros propios de la esfera de la actividad de la prensa gráfica permite un acercamiento no solo a su lectura, sino también a los aspectos formales que deben tenerse en cuenta en la instancia de producción. Así, por ejemplo, podemos identificar los textos periodísticos del primer grupo –los informativos– en función de que intentan presentar un tema de actualidad de la manera más objetiva posible. En estos casos, el enunciador borrará sus huellas para generar una “ilusión de transparencia”, como si la realidad a la que se hace referencia fuera simplemente “mostrada”, sin mediación ni opacamientos. A estas cuestiones formales deben responder, por lo tanto, los textos informativos que produce cualquier autor. Por otra parte, cuando el lector se enfrenta a un texto periodístico de opinión debe prestar especial atención a otras cuestiones formales: ya no se presenta una noticia como si estuviera sucediendo ante los ojos del receptor, sino que los recursos formales que tienden a este tratamiento de la información ceden para dar lugar a la aparición de la subjetividad. En estos casos, entonces, el “yo” se coloca en primer plano, se expresa, dice lo que piensa frente a un fenómeno –el hecho de actualidad sobre el que se estructura la nota– y lo presenta de manera “sesgada”, en función de su punto de vista. El enunciador, entonces, se construye como un centro de saber, presenta su opinión sobre un tema determinado e intenta convencer a sus destinatarios de que deben coincidir con sus ideas. A
  5. 5. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko menudo, gran parte de la fuerza de los géneros periodísticos de opinión reside en la figura del autor, ya que se trata generalmente de un personaje socialmente legitimado para opinar sobre la cuestión abordada en su texto o bien, como en el tema que desarrollaremos aquí, representa el posicionamiento del periódico. Este último caso es el del editorial. En síntesis, en relación con este tipo de textos, tanto si se intentará una lectura crítica como su producción escrita, importa especialmente la cuestión argumentativa. Conocer qué son una tesis o una hipótesis, qué son los argumentos y cómo se vinculan estos con aquellas es central para aproximarse a los géneros periodísticos de opinión. Podrás obtener más información en la presentación de diapositivas sobre esta clase de textos. Te sugerimos que investigues sobre los siguientes temas, también de brindamos enlaces para que te serivan de ayuda. Consigna 1: Analizar similitudes y diferencias entres los diversos géneros periodísticos de opinión. Enlaces recomendados: Fernández Parta, S.: “El debate en torno a los géneros periodísticos en la prensa: nuevas propuestas de clasificación” Moreno Espinosa, P.: “Rasgos diferenciales de los géneros periodísticos de opinión” Los géneros periodísticos: historia y clasificación Presentación de diapositivas sobre los géneros periodísticos Los géneros periodísticos de opinión Editorial periodístico El editorial La nota de opinión La crítica Consigna 2:
  6. 6. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Caracterizar exhaustivamente los editoriales en tanto género periodístico de opinión. Realizar un trabajo de investigación y observar qué sucede con los editoriales en el periodismo digital. ¿Cuál es el destino del editorial en la nueva era de la información digital? Enlaces recomendados: El editorial en Media prensa Rasgos del editorial La voz del periódico Cosas por cambiar en el periodismo digital El editorial de periódico Recovering Journalist: las diez recomendaciones de Mark Potts Consigna 3: Caracterizar la secuencia argumentativa y sus componentes (tesis, argumentos, dimensión polémica, etc.) y comparar diversos ejemplos de textos predominantemente argumentativos. Enlaces recomendados: Weston, A.: Las claves de la argumentación. Carriso, A.: “La argumentación en el análisis del discurso”. Hernández: “¿Cómo argumentar lógicamente?” Argumentaciones El texto argumentativo: procedimientos organizativos, discursivos y lingüísticos ¿Cómo elaborar un texto argumentativo? Rasgos del texto argumentativo (diapositivas) Antes de avanzar, es importante hacer una observación respecto del segundo eje. En primer lugar, no existe mucho material –o al menos no muy variado– sobre el tema del editorial en sí: algunos pocos rasgos sirven para caracterizarlo. Pero, además, en segundo lugar, se espera de esta actividad un trabajo más investigativo. Es decir, deberás recopilar editoriales para deducir de ellos sus rasgos distintivos y las variantes existentes.
  7. 7. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Es importante que focalicen en los editoriales “clásicos” y su vinculación con el lugar que ocupa el editorial en la prensa digital. Deberás entonces deducir a partir de sus observaciones si cambia la función de este género discursivo en el pasaje de un formato al otro. Por otra parte, en los tres casos, deberás elaborar un documento escrito en el que se responda a la consigna planteada. Actividad 2: Lectura y escritura de editoriales La propuesta se organiza entonces en torno a dos grandes tareas. En primer lugar, en cuanto a la instancia de lectura, te proponemos que encares el trabajo con un corpus de al menos tres textos y que, al hacerlo, tomen como ejes las siguientes líneas básicas: 1. Identificar el tema que se está discutiendo. 2. Señalar cuál es la tesis del autor. 3. Indicar cuáles son los argumentos principales que presenta el autor para demostrar su postura. 4. Dar cuenta de la dimensión polémica del texto y, si la hubiera, de las técnicas de refutación usadas por el autor. A partir de estas cuestiones, podrás analizar los tres textos y contrastarlos entre sí. Para ello, será necesario que –como señalamos más arriba– los artículos seleccionados conformen un corpus, es decir, que posean algún elemento que los vincule: el tema tratado, la fecha de publicación, etc. Puede ser muy interesante que realices trabajos de comparación entre diversos periódicos: ¿cómo se posiciona cada uno frente al mismo hecho social? En segundo lugar, a partir de las tareas de lectura, podrás realizar tus propias editoriales. Es decir, escribirás tu texto de manera que forme una serie con los analizados. Por ejemplo, supongamos que el corpus leído previamente está formado por tres editoriales sobre el aumento en los índices de delito, y que cada uno de ellos pertenece a un diario distinto. La tarea del este alumno será entonces posicionarse frente al tema y escribir su artículo. Pero para hacerlo deberá imaginar a qué publicación puede pertenecer su editorial, qué diario representa su postura, que preferentemente deberá ser distinta de las analizadas.
  8. 8. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Actividad 3: Qué será del editorial Te proponemos reflexionar sobre el tema estudiado. Existe un debate entre los especialistas en relación con el futuro del editorial. El planteo es que, dado que las nuevas tecnologías facilitan la libre expresión de las opiniones, este género prototípicamente decimonónico caerá inexorablemente en desuso. Te invitamos a leer el siguiente fragmento de una entrevista al periodista Ignacio Escolar: “En mi opinión, una sociedad anónima no puede tener opinión sobre nada. Las opiniones son de las personas físicas, no de las personas jurídicas, que –más que opiniones– lo que tienen son intereses. El editorial es una figura periodística que tenía sentido en el siglo xix, cuando la opinión no era libre y a veces era necesario parapetarse tras la cabecera del diario, desde el anonimato, para opinar con mayor libertad. Ahora no tiene sentido.” Si querés ahondar sobre el tema, la lectura de El periodismo del nuevos siglo, un texto de Ignacio Ramonet sobre los cambios actuales de los medios y la producción y circulación de la información, puede ser enriquecedora. Enlaces de interés: En Encuentro Los géneros periodísticos. La noticia Los géneros periodísticos. La crónica En educ.ar Cómo argumentar I El discurso argumentativo. Una aproximación desde la teoría de la relevancia Taller de escritura. Textos argumentativos Argumentación regresiva vs. argumentación progresiva Formando lectores y escritores competentes en textos argumentativos Argumentación, pensamiento crítico y polifonía En la Web
  9. 9. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko La construcción de representaciones enunciativas: el reconocimiento de voces en la comprensión de textos polifónicos Las estrategias de localización de información en textos argumentativos que utilizan los estudiantes de bachillerato La columna de opinión. Un texto como ejemplo. La deficiencia mental de las mujeres, por Guillermo Piro Versión en línea http://www.perfil.com/contenidos/2014/03/01/noticia_0100.html Paul Julius Moebius (1853-1907) escribió un libro que lo hizo famoso y del que desde el momento de su edición, en 1900, hasta su muerte, se publicaron ocho ediciones: Sobre la deficiencia mental de las mujeres (Über den physiologischen Schwachsinn des Weibes). No es tarea fácil explicar en qué consiste la deficiencia mental para Moebius. En líneas generales puede decirse que es lo que se encuentra entre la imbecilidad y el estado normal, pero al mismo tiempo a Moebius mismo le resulta muy difícil señalar exactamente el punto que separa la deficiencia mental del estado normal. Para la contextura física tenemos una regla y podemos determinar fácilmente si un cierto número de centímetros entra o no en la norma, pero para las facultades mentales carecemos de una regla: todo se decide arbitrariamente. En la vida diaria están en uso dos términos contrapuestos: inteligente y estúpido. Es inteligente aquél que es capaz de discernir, es estúpido aquél a quien le falta la facultad de la crítica. En la práctica, siempre según Moebius, no puede establecerse una diferencia esencial entre la estupidez y las formas más leves de la deficiencia. No puede alegarse que la estupidez puede ser normal, mientras que la deficiencia mental ya es patológica. Desde un punto de vista estrictamente científico, lo que suele llamarse estupidez puede ser considerado como una anomalía morbosa. Si consideramos a la estupidez como una variante de la deficiencia, no por eso habremos descartado las dificultades, porque los límites entre lo que es estúpido y lo que es normal siguen sin quedar fijados. Desde cierto punto de vista, concluye Moebius, cada uno de nosotros es en cierto modo un estúpido: éste en la música, aquel en las matemáticas, aquel otro en el aprendizaje de lenguas extranjeras, etcétera. La deficiencia mental no es otra cosa que una relación, concluye Moebius; un deficiente mental sólo lo es si se lo compara con sus semejantes: “Un esquimal que no sabe contar más que hasta cien, como esquimal no es deficiente, pero lo será comparado con un alemán o un francés.” Moebius declara que la mujer es entonces mentalmente deficiente en relación al hombre. Y concluye: “La naturaleza, ciertamente, ha sido muy dura con ella.”
  10. 10. Lengua y Literatura Texto argumentativo Prof. María Julia Sranko Moebius probó esto científicamente. Entrevistó a treinta mujeres de distintas edades y condición social haciéndoles dos preguntas. La primera era esta: “¿Cuántos habitantes tiene la ciudad de Leipzig?” La segunda era esta: “¿Qué distancia, en kilómetros, hay entre Leipzig y Dresden?”. Sólo cinco mujeres (seis, juzgando con indulgencia) dieron una respuesta correcta a la primera pregunta. Sólo una contestó correctamente la segunda. En diciembre de 1906 Julius Paul Moebius hizo un viaje a Astapovo, Rusia, para conocer personalmente a su admirado León Tolstoi. Pero Tolstoi averiguó de quién se trataba y le hizo saber por un emisario que no pensaba estrechar la mano de semejante idiota. Moebius volvió muy triste a su Leipzig natal y unos meses después expiró.

×