• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El adivino
 

El adivino

on

  • 896 views

Cuento creado para grandes lectores

Cuento creado para grandes lectores

Statistics

Views

Total Views
896
Views on SlideShare
896
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El adivino El adivino Presentation Transcript

    • CUENTO PARA GRANDES LECTORES El adivino PRESENTACIÓN : MARÍA JESÚS NARANJO INFANTE
    • Vivía en una aldea un pobrecampesino a quien llamaban Cangrejo.Como era un hombre listo pensó queel mejor modo de salir de la miseriaera fingirse adivino.
    • Para ello escondió algunos objetosde sus vecinos, que luego encontrabadiciendo que todo se debía a susexcepcionales dotes. Su fama de adivino cundió por todoel contorno y un día fue llamado apresencia del conde, gobernador de laprovincia.
    • -Sé que eres adivino –le dijo elconde- y voy a encargarte untrabajo. Me han robado una fuertesuma de dinero y quiero que loencuentres. Si lo haces te colmaréde regalos. Pero si fracasas teencerraré en una mazmorra porembustero.
    • Nuestro campesino vio que estabaatrapado en sus propias redes, perono podía dejar que el condeadvirtiese su miedo. Mejor seríaganar tiempo a ver si salía del paso.
    • El conde le invitó a comer con él. Lostres criados que servían a la mesa, y queeran los que habían robado el dinero,estaban muy preocupados. ¿Seríaverdad que aquel hombre podíadescubrirlos? Ninguno quería entrar enel comedor temiendo ser reconocido. Alfin tuvo que hacerlo el encargado deservir la sopa.
    • -¡Vaya! –Dijo alegremente Cangrejo-¡Ya está aquí el primero! Quería decir el primer plato, pero elladrón, creyéndose descubierto, volviójunto a los otros convencido del poderde aquel hombre. Temblando, el otrocriado tomó la fuente de pescado yentró en el comedor a su vez.
    • -¡Aquí tenemos el segundo! –exclamó el campesino. Lo mismo ocurrió con el tercero, quetraía el asado. Pensando que habíansido descubiertos, los ladronesdecidieron entregar el dinero al adivinoofreciéndole además un regalo paraque devolviera el botín al conde sindenunciarlos a ellos.
    • Le hicieron señas para que saliera unmomento del comedor y prontollegaron a un acuerdo con él. Mientras estaba fuera, el conde quisoponer a prueba sus dotesadivinatorias. Ocultó en su mano uncangrejo tomado de la fuente y cuandovolvió el campesino le dijo:
    • -A ver si aciertas lo que tengo en lamano. O creeré que eres un charlatán. El campesino suspiró muy apurado,creyéndose perdido: -¡Ay, pobre Cangrejo! ¡Ahora sí quete pescó el conde! El conde quedó convencido de querealmente aquel hombre lo sabía todo.
    • Y aún creyó más cuando le dijoexactamente el lugar donde estabaescondido el dinero robado. Cuando salió del palacio, cargado deregalos, Cangrejo decidió poner unnegocio con sus ganancias y nometerse más en adivinaciones, ya quetanto apuro le habían hecho pasar.
    • CUENTO PARA GRANDES LECTORES El adivino PRESENTACIÓN : MARÍA JESÚS NARANJO INFANTE