La parábola del sembrdor. 9A

1,217 views
1,143 views

Published on

Susana Castañño, Iris Ariza, Maira Ahumada.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,217
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
46
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La parábola del sembrdor. 9A

  1. 1. LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR. Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: «He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.
  2. 2. La Parábola del Sembrador aparece en tres de los Evangelios: Mateo, Marcos y Lucas. En los tres evangelios, sus escritores inspirados por el Espíritu Santo presentan la parábola y su interpretación como fue provista por el Señor Jesús.
  3. 3. Según la parábola, cuando se siembra la semilla, esta puede caer en cuatro tipos de ambientes: junto al camino, sobre la roca, en medio de los espinos y en tierra buena. ¿Qué representa cada uno de estos ambientes? ¿Qué le sucede a la semilla que es sembrada en cada ambiente? Veamos cada uno de estos ambientes para ver qué tipo de corazón o persona representan.
  4. 4. Primer Ambiente – Junto al Camino. La que es sembrada junto al camino, es pisoteada y las aves del cielo se la comen. Sembrar cerca del camino equivale a oír (escuchar) la Palabra. En otras palabras, estas son las personas que escuchan la palabra, pero la misma no halla lugar en el corazón de ellos – se queda fuera en la superficie. El corazón de estas personas está completamente endurecido. Son duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, resisten al Espíritu Santo (Hechos 7:51). El texto indica que estas personas se quedan en la etapa auditiva; de hecho, oyen con dificultad porque su corazón es malo. Ellos no logran entender la palabra. Como consecuencia de sus actitudes, el diablo arrebata la palabra de sus corazones para que no crean y se salven. El evangelista Marcos dice que el diablo les arrebata la palabra al instante. Esto sucede así porque sus corazones están completamente endurecidos. Estas personas terminan con el entendimiento entenebrecido, ajenos a la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón. [Efesios 4:18]. El corazón de estas personas está engrosado, oyen pesadamente, sus oídos están tapados; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan de corazón, y se conviertan, y yo los sane. (Hechos 28:27). OYE CON DIFICULTAD, NO ENTIENDE, NO CREE.
  5. 5. Segundo Ambiente – Sobre la Roca (conflicto y tentación) La que fue sembrada sobre la roca, tan pronto creció, se secó, porque no tenía humedad. En ocasiones, sobre las rocas hay capas delgadas de tierra en donde una semilla puede crecer. En este caso la semilla crece por un tiempo, pero cuando las circunstancias del tiempo comienzan a manifestarse (sale el sol), la semilla se seca debido a que no tiene agua. A esta semilla le faltó agua, que es ingrediente de vida. Estos son mas nobles que los anteriores, puesto que no solamente oyen la palabra sino que además la reciben con gozo. OYE, ENTIENDE, RECIBE (CREE POR POCO TIEMPO)
  6. 6. Tercer Ambiente – Entre los Espinos (el mundo y sus deseos) La que fue sembrada en medio de los espinos, los espinos crecieron con ella, y la ahogaron. En este caso la semilla crece junto a otras formas de pensamiento y actitudes que eventualmente la ahogarán, no la dejan que entre al corazón y produzca raíces. De manera que este también OYE, ENTIENDE, CREE – CONTAMINADO.
  7. 7. Cuarto Ambiente – En Buena Tierra (mucho fruto) La que fue sembrada en la tierra buena, creció y produjo una cosecha a ciento por uno, otra a sesenta y otra a treinta. Este es el verdadero creyente. ¿Qué caracteriza a un verdadero creyente?; da fruto. El árbol es conocido por su fruto. De este creyente no se puede decir: lo que haces no me deja oír lo que dices. OYE, ENTIENDE, CREE, RETIENE, DA MUCHO FRUTO.
  8. 8. ¿Qué nos enseña el Señor Jesús en esta parábola? • Necesitamos tener un corazón recto y bueno para poder dar mucho fruto. • El que tiene este tipo de corazón persevera en la doctrina de Cristo especialmente cuando vienen los conflictos. • Un corazón recto es uno que no se involucra en los negocios de la vida – no ama las riquezas ni los placeres de la vida (no busca que le sirvan y tener paz personal). • Un corazón bueno es aquel que no cede ante las tentaciones y que no cambia de opinión cuando vienen los problemas. • Los verdaderos creyentes se caracterizan porque dicen presente, especialmente cuando hay necesidad, su propósito en la vida es servir a otros. • Los verdaderos creyentes deben examinarse cada día, para evitar que sus corazones se contaminen.
  9. 9. Para llegar a dar mucho fruto el corazón del creyente tiene que ser recto y bueno.
  10. 10. El caminante y el sembrador. Un día un joven caminando muchos años y llegando a tierras muy lejanas encontró un labrador trabajando la tierra y le preguntó: ¿Cómo puedo aprender lo que haces tú? Yo te puedo enseñar le contesto aquel hombre sudoroso y cansado, el aire y sol habían envejecido su rostro. Le contesta el caminante: hace muchos años recuerdo, mi padre lo hacía, pero yo lo abandone desde que era muy pequeño y me fui por el mundo a navegar y nunca he podido encontrar el camino para regresar con mi Padre que abandone. Al labrador se le alegró la mirada hacia mucho tiempo su hijo lo abandono y siempre le pidió a Dios que le regresara su pequeño. ¡Gracias Señor por este milagro tan grande! ¡Su hijo había regresado! Cuantas veces nos vamos por un camino equivocado y Dios espera nuestro regreso arrepentido y recibirnos entre sus brazos. “Señor enséñame el camino para poder llegar a ti como el caminante y el sembrador”. •

×