Your SlideShare is downloading. ×
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Poemes s jordi 12
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Poemes s jordi 12

951

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
951
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Estábame yo en mi estudioEstábame yo en mi estudioestudiando la lición,y acordéme de mis amores:no podía estudiar, non.Anónimo(Siglo XV)LA HORATómame ahora que aún es tempranoy que llevo dalias nuevas en la mano.Tómame ahora que aún es sombríaesta taciturna cabellera mía.Ahora que tengo la carne olorosay los ojos limpios y la piel de rosa.Ahora que calza mi planta ligerala sandalia viva de la primavera.Ahora que en mis labios repica la risacomo una campana sacudida aprisa.Después..., ¡ah, yo séque ya nada de eso más tarde tendré!Que entonces inútil será tu deseo,como ofrenda puesta sobre un mausoleo.¡Tómame ahora que aún es tempranoy que tengo rica de nardos la mano!Hoy, y no más tarde. Antes que anochezcay se vuelva mustia la corola fresca.Hoy, y no mañana. ¡Oh amante! ¿no vesque la enredadera crecerá ciprés?Juana de Ibarbourou
  • 2. LA VOZ A TI DEBIDAVersos 1290 a 1316Ayer te besé en los labios.Te besé en los labios. Densos,rojos. Fue un beso tan cortoque duró más que un relámpago,que un milagro, más.El tiempodespués de dártelono lo quise para nadaya, para nadalo había querido antes.Se empezó, se acabó en él.Hoy estoy besando un beso;estoy solo con mis labios.Los pongono en tu boca, no, ya no—¿adónde se me ha escapado?—.Los pongoen el beso que te diayer, en las bocas juntasdel beso que se besaron.Y dura este beso másque el silencio, que la luz.Porque ya no es una carneni una boca lo que beso,que se escapa, que me huye.No.Te estoy besando más lejos.EL POETA DICE LA VERDADQuiero llorar mi pena y te lo digopara que tú me quieras y me lloresen un anochecer de ruiseñorescon un puñal, con besos y contigo.Quiero matar al único testigopara el asesinato de mis floresy convertir mi llanto y mis sudoresen eterno montón de duro trigo.Que no se acabe nunca la madeja
  • 3. del te quiero me quieres, siempre ardidacon decrépito sol y luna vieja.Que lo que no me des y no te pidaserá para la muerte, que no dejani sombra por la carne estremecida.LorcaSONETO DE LA DULCE QUEJATengo miedo a perder la maravillade tus ojos de estatua y el acentoque me pone de noche en la mejillala solitaria rosa de tu aliento.Tengo pena de ser en esta orillatronco sin ramas, y lo que más sientoes no tener la flor, pulpa o arcilla,para el gusano de mi sufrimiento.Si tú eres el tesoro oculto mío,si eres mi cruz y mi dolor mojado,si soy el perro de tu señorío.No me dejes perder lo que he ganadoy decora las aguas de tu ríocon hojas de mi Otoño enajenado.LorcaTE QUIEROTe lo he dicho con el viento,jugueteando como animalillo en la arenao iracundo como órgano impetuoso;Te lo he dicho con el sol,que dora desnudos cuerpos juvenilesy sonríe en todas las cosas inocentes;Te lo he dicho con las nubes,frentes melancólicas que sostienen el cielo,tristezas fugitivas;Te lo he dicho con las plantas,leves criaturas transparentes
  • 4. que se cubren de rubor repentino;Te lo he dicho con el agua,vida luminosa que vela un fondo de sombra;te lo he dicho con el miedo,te lo he dicho con la alegría,con el hastío, con las terribles palabras.Pero así no me basta:más allá de la vida,quiero decírtelo con la muerte;más allá del amor,quiero decírtelo con el olvido.LuisCernuda, La realidad y el deseo, Madrid, Castalia, 1998“Si el hombre pudiera decirSi el hombre pudiera decir lo que ama,Si el hombre pudiera levantar su amor por el cieloComo una nube en la luz;Si como muros que se derraman,Para saludar la verdad erguida en medio,Pidiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor,La verdad de sí mismo,Que no se llama gloria, fortuna o ambición,Sino amor o deseo,Yo sería aquel que imaginaba;Aquel que con su lengua, sus ojos y sus manosProclama ante los hombres la verdad ignorada,La verdad de su amor verdadero.Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguienCuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,Por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,Y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espírituComo leños perdidos que el mar anega o levantaLibremente, con la libertad el amor,La única libertad que me exalta,La única libertad por que muero.Tú justificas mi existencia:Si no te conozco, no he vivido;Si muero sin conocerte, no muero porque no he vivido. Unidad en ella Cuerpo feliz que fluye entre mis manos, rostro amado donde contemplo el mundo,
  • 5. donde graciosos pájaros se copian fugitivos, volando a la región donde nada se olvida. Tu forma externa, diamante o rubí duro, brillo de un sol que entre mis manos deslumbra, cráter que me convoca con su música íntima, con esa indescifrable llamada de tus dientes. Muero porque me arrojo, porque quiero morir, porque quiero vivir en el fuego, porque este aire de fuera no es mío, sino el caliente aliento que si me acerco quema y dora mis labios desde un fondo. Deja, deja que mire, teñido del amor, enrojecido el rostro por tu purpúrea vida, deja que mire el hondo clamor de tus entrañas donde muero y renuncio a vivir para siempre. Quiero amor o la muerte, quiero morir del todo, quiero ser tú, tu sangre, esa lava rugiente que regando encerrada bellos miembros extremos siente así los hermosos límites de la vida. Este beso en tus labios como una lenta espina, como un mar que voló hecho un espejo, como el brillo de un ala, es todavía unas manos, un repasar de tu crujiente pelo, un crepitar de la luz vengadora, luz o espada mortal que sobre mi cuello amenaza, pero que nunca podrá destruir la unidad de este mundo. Vicente Aleixandre De La des trucción o el amor.SE QUERÍANSe querían.Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,labios saliendo de la noche dura,labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.Se querían como las flores a las espinas hondas,a esa amorosa gema del amarillo nuevo,cuando los rostros giran melancólicamente,giralunas que brillan recibiendo aquel beso.Se querían de noche, cuando los perros hondoslaten bajo la tierra y los valles se estiran
  • 6. como lomos arcaicos que se sienten repasados:caricia, seda, mano, luna que llega y toca.Se querían de amor entre la madrugada,entre las duras piedras cerradas de la noche,duras como los cuerpos helados por las horas,duras como los besos de diente a diente solo.Se querían de día, playa que va creciendo,ondas que por los pies acarician los muslos,cuerpos que se levantan de la tierra y flotando...Se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo.Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,mar altísimo y joven, intimidad extensa,soledad de lo vivo, horizontes remotosligados como cuerpos en soledad cantando.Amando. Se querían como la luna lúcida,como ese mar redondo que se aplica a ese rostro,dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,donde los peces rojos van y vienen sin música.Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios,ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas,mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal,metal, música, labio, silencio, vegetal,mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.Sé tú mi límiteTu cuerpo puedellenar mi vida,como puede tu risavolar el muro opaco de la tristeza.Una sola palabra tuya quiebrala ciega soledad en mil pedazos.Si tú acercas tu boca inagotablehasta la mía, bebosin cesar la raíz de mi propia existencia.Pero tú ignoras cuántola cercanía de tu cuerpome hace vivir o cuánto
  • 7. su distancia me aleja de mí mismome reduce a la sombra.Tú estás, ligera y encendida,como una antorcha ardienteen la mitad del mundo.No te alejes jamás:Los hondos movimientosde tu naturaleza sonmi sola ley.Retenme.Sé tú mi límite.Y yo la imagende mí feliz, que tú me has dado.J.A. Valente Soneto XLV No estés lejos de mí un solo día, porque cómo, porque, no sé decirlo, es largo el día, y te estaré esperando como en las estaciones cuando en alguna parte se durmieron los trenes. No te vayas por una hora porque entonces en esa hora se juntan las gotas del desvelo y tal vez todo el humo que anda buscando casa venga a matar aún mi corazón perdido. Ay qué no se quebrante tu silueta en la arena, ay qué no vuelen tus párpados en la ausencia: no te vayas por un minuto, bien amada, porque en ese minuto te habrás ido tan lejos que yo cruzaré toda la tierra preguntando si volverás o si me dejarás muriendo.SONETO XVIINo te amo como si fueras rosa de sal, topacioo flecha de claveles que propagan el fuego:te amo como se aman ciertas cosas oscuras,secretamente, entre la sombra y el alma.Te amo como la planta que no florece y llevadentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpoel apretado aroma que ascendió de la tierra.
  • 8. Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,te amo directamente sin problemas ni orgullo:así te amo porque no sé amar de otra manera,sino así de este modo en que no soy ni eres,tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.Autor: NERUDA, PabloTítulo:Cien sonetos de amorEditorial:LosadaAño:1976CORAZÓN CORAZAPorque te tengo y noporque te piensoporque la noche está de ojos abiertosporque la noche pasa y digo amorporque has venido a recoger tu imageny eres mejor que todas tus imágenesporque eres linda desde el pie hasta el almaporque eres buena desde el alma a míporque te escondes dulce en el orgullopequeña y dulcecorazón corazaporque eres míaporque no eres míaporque te miro y mueroy peor que muerosi no te miro amorsi no te miroporque tú siempre existes dondequierapero existes mejor donde te quieroporque tu boca es sangrey tienes fríotengo que amarte amortengo que amarteaunque esta herida duela como dosaunque te busque y no te encuentrey aunquela noche pase y yo te tengay no.
  • 9. Benedetti DOS CUERPOS Dos cuerpos frente a frente son a veces dos olas y la noche es océano. Dos cuerpos frente a frente son a veces dos piedras y la noche desierto. Dos cuerpos frente a frente son a veces raíces en la noche enlazadas. Dos cuerpos frente a frente son a veces navajas y la noche relámpago. Dos cuerpos frente a frente son dos astros que caen en un cielo vacío.Autor: PAZ, OctavioTítulo:Raíz de amor: antología poética (ed. de Ana María Pelegrín)Editorial:Alfaguara, Serie RojaAño: 2004INVITACIÓN A LA DICHAEs dulce ser amado pero amar,oh dioses, qué ventura... GOETHEÁmame ahora que tengo los cabellos negrosy una corona de juncoy el perfume del agua y de la jaraen los brazos desnudos.Ámame ahora que tengo en los ojosla suave llama de la tardey la gracia de la sonrisay la leve frescura de los manantiales.Ámame ahora que tengo en los labiosel fuego deslumbrante del Mediodíay la serenidad del cielo en las mejillas.
  • 10. Ámame ahora que tengo en el cuelloel resplandor de los lirios quemados.Ámame ahora que corre por mis hombrosel torrente divino del deseo.Ámame ahora que tengo el pecho ebriocomo una flor de vino.Ahora y no luego, ahora y no mañana,ahora que besa mi alma todo tu cuerpoconfundiendo su aliento al de mis labios.Bésame ahora que es primaveray el chamariz canta y vuela en un árbol,ahora, amor mío, que estamos en mayoy zumban en el aire las abejas,ahora que todo es hermoso y feliz,ahora y no mañana,ahora y no luego.Bésame los labios, el cabello, los hombrosahora que en los huertos florecidoses tan dulce la flor primera del granado.Dame todo tu amor ahora, amor mío,¿no ves que soy en la tierra dichosa,dulce como el árbol del paraíso?Ahora que soy un manantial virgendonde cada onda es una caricia,una colina verdedonde cada florecilla es un labio encendido,un valle misteriosodonde cada viento es un suspiro,un río de amorescuya música frágil es tu nombre.¿No son nuestros estos días tan bellos?¿No es hermosa la tierra bajo el sol y la luna?¿No habla todo de amor desde el alba a la tarde?¡Ámame!¡Ahora y no mañana; ahora y no luego!Ricardo MolinaElegía VITe amé a los quinceaños. Tútenías mi edad.Te amé en la sierraverdebajo un sol de domingo,
  • 11. cuando al volver de misapaseaba tu familiapor la largaavenida de viejoseucaliptos.Te amébajo los pinos de agujasamarillas,sobre la tierra ocre perfumada de menta.Te amé sobre las rocastapizadas de musgo,sobre los prados verdes y las crujienteseras.Te amé. Te amé. Es cuantopuedodecirahora,mas no recuerdocuándoempezamos a amarnos.Todoempezó lo mismo que un clarodía de junio.Sobre la tierra en flor teníamosquinceaños.¿Sería, sin embargo, otoño, primavera,o invierno? Ay, quiensabecuál era la estación.¿Te acuerdastú? La vida era un rosal al viento…Ven y dime en quétiempoempezónuestro amor.¿Qué importa que los años nos hayanseparado,qué importa si el recuerdo es lo mismo que un vallepor el cualcaminamoscantando, sonriendoy cogiendosus flores de perfume inefable?Oh amada cuyo nombre lejanomelancólicomi corazón agita como el viento a los bosques,ven y dimeaqueltiempo de pinosmurmurantes,de arroyo, de montañas, de nubes y de amores.Ven y dime que tútambién me amasteentoncesen la sierra, en los pinos y en los negros ocasos.Oh, dime que me amastecuando sobre la tierraardiente y amarillateníamosquinceaños.Ricardo MolinaEL DESAYUNOMe gustas cuando dices tonterías,cuando metes la pata, cuando mientes,cuando te vas de compras con tu madrey llego tarde al cine por tu culpa.Me gustas más cuando es mi cumpleañosy me cubres de besos y de tartas,o cuando eres feliz y se te nota,o cuando eres genial con una fraseque lo resume todo, o cuando ríes(tu risa es una ducha en el infierno),o cuando me perdonas un olvido.Pero aún me gustas más, tanto que casino puedo resistir lo que me gustas,cuando, llena de vida, te despiertas
  • 12. y lo primero que haces es decirme:«Tengo un hambre feroz esta mañana.Voy a empezar contigo el desayuno».Luis Alberto de Cuenca en Entre el clavel y la rosa. Antología de la poesía española,Madrid, Espasa Calpe,2005DNADNA o ADN, poco importasi en castellano o inglés: el casoes que me muero por tus proteínas,por tus aminoácidos, por todolo que fuiste una vez, cuando tus padresvinieron de cenar algo achispadosy, después de tirar de la cadena,hicieron una nueva con tu nombre,con tus curvas y con tus fantasías.Dame una foto de tu DNAtamaño DNI, que me retuerzode ganas de mirarla a todas horas.Luis Alberto de Cuenca El amor Las palabras son barcos y se pierden así, de boca en boca, como de niebla en niebla. Llevan su mercancía por las conversaciones sin encontrar un puerto, la noche que les pese igual que un ancla. Deben acostumbrarse a envejecer y vivir con paciencia de madera usada por las olas, irse descomponiendo, dañarse lentamente, hasta que a la bodega rutinaria llegue el mar y las hunda. Porque la vida entra en las palabras como el mar en un barco, cubre de tiempo el nombre de las cosas y lleva a la raíz de un adjetivo el cielo de una fecha,
  • 13. el balcón de una casa, la luz de una ciudad reflejada en un río. Por eso, niebla a niebla, cuando el amor invade las palabras, golpea sus paredes, marca en ellas los signos de una historia personal y deja en el pasado de los vocabularios sensaciones de frío y de calor, noches que son la noche, mares que son el mar, solitarios paseos con extensión de frase y trenes detenidos y canciones. Si el amor, como todo, es cuestión de palabras, acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma. LUIS GARCÍA MONTEROMe persiguenMe persiguenlos teléfonos rotos de Granada,cuando voy a buscartey las calles enteras están comunicando.Sumergido en tu voz de caracolame gustaría el mar desde una bocaprendida con la mía,saber que está tranquilo de distancia,mientras pasan, respiran,se repliegana su instinto de ausencialos jardines.En ellos nada existedesde que te secuestran los veranos.Sólo yo los habitopor descubrir el rostrode los enamorados que se besan,con mis ojos en paro,mi corazón sin tráfico,el insomnio que guardan las ciudades de agosto,y ambulancias secretas como pájaros. LUIS GARCÍA MONTERO

×