• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El abc para_planificar_su_jubilacion
 

El abc para_planificar_su_jubilacion

on

  • 526 views

AFP

AFP

Statistics

Views

Total Views
526
Views on SlideShare
509
Embed Views
17

Actions

Likes
1
Downloads
3
Comments
0

2 Embeds 17

http://todosobrechile.blogspot.com 16
http://todosobrechile.blogspot.com.br 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El abc para_planificar_su_jubilacion El abc para_planificar_su_jubilacion Document Transcript

    • Equipo de InversorGlobal El ABC para planificar su jubilación La mayoría de las personas empieza a preocuparse por su retiro cuando ya es demasiado tarde, dejando su suerte en manos del Gobierno de turno. En esta nota, le mostramos las herramientas y los instrumentos que le ofrece el mercado de capitales para poder planificar y ser el responsable del propio destino. | 01 Informe especial
    • A penas 4 de cada 10 personas recibe algún tipo de pensión o jubilación en Latinoamérica. En algunos países de la región este pago no alcanza a repre- sentar el 40% del sueldo que tuvieron en su etapa activa. Para 2035 las personas mayores de 60 años superarán a las menores de 14 en el continente, se- gún la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Como ve, antes de mejorar, la situación va a empeorar. ¿Usted está dispuesto a cortar el cable rojo y desactivar la bomba? ¿Ya se puso a estudiar una planificación financiera que le permita disfrutar su madurez, sin sobresaltos ni dependiendo de las decisiones del Gobierno de turno? Piense con cui- dado, ésta es una de esas decisiones que requie- ren toda su atención y que se implementan a largo plazo. La mayoría de la gente comienza a analizar este punto cuando está a pocos años de jubilarse y –como usted ya debe estar suponiendo mientras lee esta nota- para ese entonces ya es demasiado tarde. La mala noticia primero. Es imposible resolver su estabilidad financiera para su etapa pasiva en ape- nas cinco años. La buena noticia es que si usted se toma con la seriedad que merece esta situación y comienza a planificar con anticipación, tendrá todo para ganar. No crea que por tener apenas 30 años éste es un tema que no le compete. Desde este mismo texto le estaremos señalando algunos de los caminos posibles para poder disfrutar con total tran- quilidad de esos años. | 02
    • ¿CUÁL ES LA EDAD IDEAL PARA COMENZAR A PLANIFICAR? El momento de colgar los guantes no le llega a todos al mismo tiempo. En cuanto a la predispo- sición que la gente tiene para retirarse, Ana María Weisz, Directora de Riesgos, Retiro y Finanzas de la consultora Mercer, sostiene que “depende de la tarea que haya desempeñado, si ha trabajado en planta o no. En estos casos el retiro lo ve con bene- plácito. En general la gente que está en los sectores administrativos y con cierto rango jerárquico no lo ve de esta manera, sino que tiene ganas de seguir trabajando. Se siente joven, activa, útil y pretende seguir con el trabajo que tiene”. Los horizontes temporales para cada uno son distintos. Algunos empiezan a pensar este tema en- tre los 30 y los 40 y otros –los que estarán más com- plicados- recién a los 60 años. “Yo creo que la edad ideal para arrancar a pla- nificar es entre los 30 y los 40 años”, dice Leonardo Chialva, de Delphos Investment. Aunque sostiene que “en algunos casos los 25 años es una edad inte- resante, ya que algunas profesiones brindan ingresos suficientes para pensar en el ahorro del retiro”. En línea con lo expuesto por Chialva, Rubén Pasquali, de Mayoral Sociedad de Bolsa en Buenos Aires, apunta que “mientras más temprano se arranque, mejor va a ser”, aunque coincide en que los 30 es una buena edad para iniciar este camino. Por su parte, Claudio Cardani, Consultor Inde- pendiente de PF Asociados, sostiene que “uno debe establecer la fecha a partir de la cual va a ne- cesitar una renta para vivir. Éste es el punto de par- tida y de quiebre entre la persona que trabaja y la persona que se retira. Es el momento de la vida en que usted decide que quisiera comenzar a vivir del capital ahorrado, fruto de tantos años de trabajo”. DÍGAME A QUÉ APUNTA Y LE DIRÉ CÓMO PLANEAR SU RETIRO En este esquema de retiros y jubilaciones, es ne- cesario entender las implicancias demográficas, ya que la base de todo sistema previsional apunta a que la población económicamente activa sostenga la jubilación de los pasivos actuales. Estamos ha- blando de un mecanismo interdependiente que – cuando falla- ocasiona grandes problemas. EL GRUPO ETARIO QUE VA DE LOS 15 A LOS 64 AÑOS, IMPRESCINDIBLE DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO PARA MANTENER LA RUEDA GIRANDO, DISMINUIRÁ HASTA UN 6% SOBRE LA POBLACIÓN TOTAL, EN ALGUNAS NACIONES, DURANTE LOS PRÓXIMOS OCHO AÑOS. ROMPE R LOS ESQUEMAS MENTALES ES UNA DE LAS TA REAS MÁS DIFÍCILES Y ES APENAS EL PUNTO DE PA RTIDA. AUNQUE NO LO C REA, LA PLANIFICACIÓN DEL RETIRO COMIENZA A LOS 30. El ABC para planificar la jubilación Informe Especial | 03
    • Según un informe de Mercer, el grupo etario que va de los 15 a los 64 años, imprescindible desde el punto de vista económico para mantener esta rueda girando, disminuirá hasta un 6% sobre la población total en algunas naciones durante los próximos ocho años. Esto se traduce en un aumento de la presión sobre los sistemas de pensión. Según Mercer, Brasil y México, dos países con po- blaciones más jóvenes de la región, se encuentran en- tre los pocos donde la población en edad de trabajar aumentará 2% -sobre la cantidad total- en los próximos ocho años. En tanto en países como Argentina o Chile, la relación es baja: el salto será por debajo del 1% . En el caso de las economías desarrolladas, la situa- ción es más compleja. Las mismas tendrán una merma de 4% en la población en edad de trabajar durante los próximos ocho años. En este grupo se incluyen Canadá, Japón y Rusia. Hong Kong enfrenta una dis- minución del 6%. En China, el Reino Unido y Estados Unidos se espera una reducción del 2% en el grupo en edad de trabajar sobre la población total. El caso particular de China merece un análisis particular. “Las economías emergentes enfrentan sus propios desafíos”, concluyó Fergal McGuinness, socio senior de Mercer. ¿Sus poblaciones envejece- rán antes de hacerse ricas? ¿Seguirán al mundo de- sarrollado por el peligroso camino de los sistemas de seguridad social insolventes? El gigante asiáti- co tiene una conocida política de “un hijo”, que ha acelerado el fenómeno de envejecimiento en dicho país. Sumado a esto, las elevadas tasas de ahorro de la población general de China apuntalan las pre- ocupaciones por la seguridad de las prestaciones brindadas por el Estado. Dejando los ejemplos lejanos de lado. Actualmen- te, algunos países de la región están atravesando un momento complicado en materia de pensiones. El sistema no presenta el balance requerido. En Argen- tina –por ejemplo- el ratio activo/pasivo actual es algo menos de 2 a 1. Es decir, hay dos trabajadores por cada jubilado, lo que está bastante lejos del ideal. La relación debería ser de 3 a 1 y en algunos casos de 4 a .ecilanaeseuqralucitrapneametsisleodneidneped,1 GUÍA PRÁCTICA PARA ARMAR SU PLAN DE RETIRO Con el retiro laboral a la vista, el mercado de capi- tales ofrece un abanico de opciones que vale la pena analizar. Para esto, fuimos a las fuentes. Nos contac- tamos con un grupo de expertos para identificar qué instrumentos nos pueden servir, cuánta rentabilidad debo pretender, qué nivel de volatilidad y riesgo pue- do tolerar y cómo empiezo. En definitiva, todo lo nece- sario para armar una cartera que me permita llegar a la meta: que la jubilación no se transforme en un hecho traumático y angustiante. “SI NO TIENE NI PARA EMPEZAR A AHORRAR REVISE SUS GASTOS, SEGURO QUE HABRÁ ALGO SUPERFLUO EN EL DÍA DE HOY QUE PODRÁ RESERVAR PARA CUIDAR AL ANCIANO QUE TIENE DENTRO. SI HOY NO TIENE NI SIQUIERA LA POSIBILIDAD DE RECORTAR, AL MENOS ARME EL PLAN Y TRACE UNA LÍNEA PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS”, DICE CLAUDIO CARDANI, DE PF ASOCIADOS. NO SE PIE RDA EN EST RUCTU RAS DEMASIADO COMPLEJAS. EL ME RCADO OFRECE SOLUCIONES AT RACTIVAS Y SIMPLES PA RA CADA PE RFIL. | 04
    • ¿CUÁNDO EMPEZAR? La primera pregunta está necesariamente enfocada en el objetivo, “para poder acer- tarle a algo, primero es necesario verlo”. Usted debe establecer la fecha a partir de la cual va a ne- cesitar una renta para vivir. Éste es el punto de partida y de quiebre entre la persona que trabaja y la persona que se retira. Es el momento de la vida en que usted decide que quisiera comenzar a vivir del capital ahorrado, fruto de tantos años de trabajo. Ahora ya tiene el punto de partida, digamos 60 años. ¿CUÁNDO TERMINAR? La segunda pregunta está enfocada en el plazo. Ahora debe vencer sus temores y aceptar que alguna vez se va a morir. Para poder elaborar un plan necesita un marco temporal. En el caso de retiro tiene un punto de partida y necesita establecer un punto de llegada. Es importante este ejercicio porque el resultado final va a depender en parte de esta decisión. Tomemos como referencia la expectativa de vida promedio de la actualidad y digamos 85 años. Entonces ahora usted sabe que necesita ahorros para vivir durante 25 años. ¿CUÁNTA RENTA? No se trata de pasar de mendigo a millonario, ni viceversa. Para responder a esta pregunta usted debe imaginar cómo será su vida a los 60 años. Primero dimensione las variables conocidas: tiene hijos ¿verdad? ¿Qué edad van a tener a sus 60? ¿Cuánto tiempo más van a estar en casa? ¿Todavía le va a quedar escuela o universidad por pagar? Otro punto clave es la obra social. Tal vez hasta ahora nunca la pagó porque de eso se hacía cargo su empresa. Bueno, pregunte cuánto cuesta y súmela a la lista. Analice cuánto gasta en el supermercado, las vacaciones, las salidas, la ropa, y no se olvide de los remedios, porque a partir de los 60 años serán la más fiel compañía. Sé que suena difícil, pero usted decida si lo quiere hacer más o menos científico. Para simplificarlo piense en unidades de USD 1.000 y después decida cuántos múltiplos usted necesitará. ¿CUÁNTO CAPITAL? Ahora ya sabe que se quiere retirar a los 60 años, y que necesita vivir de sus ahorros durante otros 25 años más. Lo que quiere saber es cuánto capital tiene que tener ahorrado a sus 60 años por cada USD 1.000 mensuales de gasto (ver cuadro de interés compuesto). ¿EN QUÉ AHORRO? Existen múltiples opciones: ladrillos, oro, soja, plazos fijos, arándanos, acciones, garajes y viñedos, entre muchas otras. Todos tenemos nuestras preferencias y usted sabrá qué es lo que le per- mite dormir mejor. Lo importante es saber que tiene que pasar una de dos cosas: o el capital invertido se valoriza por sí solo a lo largo de los años, o necesita rigurosidad para reinvertir las utilidades y no dejarlas por el camino. El ejemplo más claro es el departamento en alquiler. La renta mensual no es para quemarla en un fin de semana en la costa, es para reinvertirla al 5%, y seguir acumulando. ¿CÓMO EMPIEZO? Con una idea y con plata. Si ya tiene ahorros puede comenzar con una inversión más grande. Por ejemplo, se compra un departamento y lo alquila, o abre una cuenta de inversión y compra acciones, bonos, u otros instrumentos. Si no tiene tantos ahorros, puede entrar a un fideicomiso desde el pozo y pagar cuotas. Si no tiene plata ahora, empiece a ahorrar y piense en un plan de retiro. Estas cuentas le permiten comenzar a comprar activos financieros con muy poco capital inicial. Si no tiene ni para empezar a ahorrar, revise sus gastos. Si hoy no tiene ni siquiera la posibi- lidad de recortar, al menos arme el plan y trace un camino para seguir durante los próximos años. Las situaciones cambian con el tiempo y es importante que en la próxima buena oportunidad, usted tenga la neurona atenta para comenzar a recorrer el camino de su futuro. Tips para armar una planificación financiera Claudio Cardani, PF Asociados | 05 El ABC para planificar la jubilación Informe Especial
    • En primera instancia, Cardani propone un ejerci- cio simple, que refiera a aplicar lo que Albert Eins- tein ha denominado “la técnica más perfecta”. Ha- blamos del interés compuesto. “Supongamos que usted tiene 40 años, entonces tiene 20 por delante para juntar USD 240 mil, por cada USD 1.000 que necesita por mes para retirarse y vivir tranquilo a partir de los 60 años. Gracias al interés compuesto, el primer año usted inicia con USD 12 mil y obtiene una renta de –por ejemplo- 5%. Es decir, USD 600. Al año siguiente inicia con los USD 12 mil del primer año, más los USD 600 de renta, más los USD 12 mil del segundo año. Es decir, USD 24.600. Si uno sigue con este ejercicio durante los 20 años subsiguientes tendrá USD 416 mil, resultado de su inversión”. Para no perder el rastro de esta operatoria, Cardani reco- mienda hacer un “excelito” simple. “El premio del 5% anual compuesto equivale a un 45% menos de ahorro anual. Vale la pena intentarlo”, remata. Distinto puede ser el caso del que comienza muy joven a organizar sus cuentas. Posiblemente, no ten- ga ahorros considerables para hacer grandes inver- siones. En esa situación, puede apostar a Fondos Mutuos con perspectiva de largo plazo o la llamada inversión inmobiliaria “en verde”. En el primer caso, algunas administradoras, prometen retornos supe- riores al 10% interanual en dólares. Para el segundo punto, el perjuicio que tienen es que hasta que no se termine la construcción no tendrá renta. Por lo que –al principio- será un tiempo de sólo egresos. Lo atractivo de este instrumento es que se ingresa en moneda local, pero su retorno se va actualizando con el precio de la propiedad. El promedio histórico indica que se podría salir de esta inversión con un rendimiento de hasta 15% en dólares. “LA VOLATILIDAD TIENE QUE IR REDUCIÉNDOSE A MAYOR EDAD EN EL INVERSOR”, SOSTIENE -CON UNA LÓGICA INDISCUTIBLE- RUBÉN PASQUALI. A ESTO AGREGA QUE CUANDO LA PERSONA EN CUESTIÓN SE VA APROXIMANDO AL RETIRO TIENE QUE “ACORTAR LA DURATION EN LA PORCIÓN DE BONOS, ESTO SIGNIFICA VENDER BONOS LARGOS PARA COMPRAR OTROS DE CORTO PLAZO”. LA PLANIFICACIÓN DE SU FUTURO TAMBIÉN ESTARÁ RELACIONADA AL TIPO DE EMPLEO QUE SE TIENE. LA PROFESIÓN Y EL RÉGIMEN DE TRABAJO QUE HOY POSEE DETERMINARÁN LA JUBILACIÓN QUE USTED TENDRÁ QUE GESTIONAR. NO SE ENLOQUEZCA PE RSIGUIENDO G RANDES RENDIMIENTOS A COSTA DE UN ALTÍSIMO RIESGO. RECUE RDE QUE DE A G RANITOS COME EL GALLO. | 06
    • “Si no tiene ni para empezar a ahorrar revise sus gastos, seguro que habrá algo superfluo en el día de hoy que podrá reservar para cuidar al anciano que tiene dentro. Si hoy no tiene ni siquiera la po- sibilidad de recortar, al menos arme el plan y trace una línea para los próximos años”, agrega Cardani. Sobre este mismo punto, Chialva recomienda tener “entre un 25% y un 30% en propiedades para asegurar una renta”. También agrega –a modo de ejemplo- que “en Estados Unidos el patrimonio de la gente está compuesto en un 50% por inmuebles”. En cuanto al atesoramiento de moneda dura o me- tales preciosos, advierte que “tenerlos planchados no sirve”. En su opinión, hasta los 30 años es una buena época para buscar activos de riesgo y que a partir de ese momento es tiempo de empezar a darle un tinte más conservador a la cartera. “A un inversor joven le recomendaría un 35% en renta variable y un 15% en renta fija y a uno más longevo al revés”. En cuanto a alternativas de inversión para armar una cartera de retiro, Pasquali “recomienda un 90% en renta fija –bonos dolarizados y Obligaciones Ne- gociables- y un 10% en acciones de empresas con fundamentos sólidos”. Yendo específicamente a los productos latinoamericanos, sostiene: “me gustan los bonos venezolanos; tienen buenos rendimientos y es difícil que entren en default. También miraría con interés los títulos de deuda de PDVSA”. En relación al resto de la porción de renta fija, sostiene que “agregaría otro tipo de colocaciones financieras para asegurar tasa, como el plazo fijo”. Otro activo que marca como necesario en cualquier cartera es la liquidez, a la cual le asigna un 10%: “sir- ve para aprovechar una crisis de mercado y así po- der salir de compras”, sostiene el analista. “Como divisa me gusta el peso chileno, ya que se está for- taleciendo bastante frente al dólar”. Cuando se les preguntó por los tres pilares de una cartera de retiro (rentabilidad, riesgo y volatili- dad), estos últimos dos analistas se mostraron bas- La primera diferencia es que -más allá del ahorro que haya conseguido hacer por su cuenta- desde el punto de vista de la seguridad social, es probable que el autónomo pueda percibir me- nos. No está relacionado con la renta que percibió, sino con la presunta implícita en la categoría donde reviste. Un abogado o un notario que ejerció de forma independiente va a haber imple- mentado con anterioridad el plan financiero de retiro, y por sí solo ya hizo algún ahorro orientado al mismo. Es otra forma de pensar. Siempre hay una parte del patrimonio que se preserva para usar para el retiro. La planificación debe ser certera porque percibirá una jubilación de autónomo. En el caso del trabajo asalariado, si el sueldo es superior a la renta presunta de la categoría del autónomo, la seguridad social será mayor. Autónomo vs. empleado: diferencias en sus planes de retiro | 07 El ABC para planificar la jubilación Informe Especial
    • tante alineados. Chialva sostuvo que “han bajado sustancialmente las tasas de rentabilidad, por lo que hoy esperar un 5% en una cartera promedio es un milagro”. Cuando habla de una carte- ra promedio hace alusión a que “en la juventud uno apela a más riesgo en sus inversiones, para luego bajar el canon cuando se vuelve mayor”. “La volatilidad tiene que ir reducién- dose a mayor edad en el inversionista”, sostiene -con una lógica indiscutible- Pasquali. A esto agrega que cuando la persona en cuestión se va aproximando al retiro tiene que “acortar la duration en la porción de bonos, esto signifi- ca vender bonos largos para comprar otros de corto plazo”. En cuanto a rentabilidad, el analis- ta de Mayoral sostiene que “la mejor forma de medir la rentabilidad es en moneda dura, por ejemplo, el dólar, porque nos resguarda contra eventua- les procesos inflacionarios”. A esto agrega que “la rentabilidad debe estar 2% por encima de la infla- ción en términos reales”. También estuvieron de acuerdo respecto de si el mercado de capitales es una buena alternati- va para trazar el plan de retiro. “Depende del país donde uno viva, ya que hay mercados mucho más desarrollados que otros”, resumen ambos, casi a coro. Chialva puso algunos ejemplos “A diferencia de Argentina, países como Chile y Colombia tienen sistemas previsionales y mercados de capitales de- sarrollados”. El analista ve con mejores ojos invertir en fideico- misos y sostiene que le gusta mucho la idea de posi- cionarse en instrumentos de la economía real, como el oro y la soja. Al metal amarillo lo incluye dentro de la porción de liquidez, mientras que de la oleaginosa tiene una perspectiva optimista de cara al futuro. Otro tema que se tocó con los analistas fue las diferencias entre una cartera convencional y una de retiro. “Todas las carteras son de retiro a menos que sean especulativas”, distingue Chialva. “Mientras que las carteras de retiro son de largo plazo, con una prevalencia de la estrategia por sobre la táctica -y de riesgo tranquilo- las especulativas son de corto plazo, buscando la máxima rentabilidad a través del trading”, compara el analista de Delphos Investment. “Las carteras de retiro tienen un objetivo fijo, un plazo de maduración superior y se busca un flujo de fondos permanente, además de que cuentan con un criterio profesional”, sostiene Pasquali. “Por su parte, la convencional tiene como característica que el inversor busca la máxima rentabilidad, acude a mucho riesgo y presenta una vasta volatilidad para lograr un retorno inmediato”. La planificación de su futuro también estará rela- cionada al tipo de empleo que usted tiene. La profe- sión y el régimen de trabajo que hoy posee determi- narán la jubilación que usted tendrá que gestionar. Entonces, manos a la obra. ALGUNOS LE DI RÁN QUE EL ME RCADO ES UNA RULETA A LA CUAL NO LE PUEDE CONFIA R SUS AHO RROS. SIN EMBARGO, EXISTEN PLANES CONSE RVADORES QUE LE PE RMITI RÁN GENE RAR EL RETIRO QUE SE ME RECE. | 08
    • Muchas personas saben que la génesis del ac- tual sistema de pensiones en Chile arranca en 1980, cuando se inició el actual régimen de capitalización individual en el que cada persona tiene una cuen- ta particular para su pensión de vejez, administra- da por las llamadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Pero no todos saben bien qué es una AFP. Bueno, se trata de sociedades anónimas que administran los fondos de pensiones, otorgando a sus afiliados una serie de prestaciones establecidas por la ley. Las AFP se financian a través del cobro de comisiones a sus afiliados y su objetivo es aumentar los ahorros de los aportantes me- diante inversiones. En este sentido, “afi- liación” es la palabra clave, ya que esta- blece la relación jurídica entre trabajador y el Sis- tema, originando derechos y obligaciones para uno y otro. En especial, derecho a prestaciones y obli- gación de cotizar. La afiliación al sistema es única y permanece durante toda la vida del sujeto, sea que mantenga o no actividad, que ejerza una o varias actividades simultáneas o sucesivas, o que cambie de institución dentro del sistema. Al ingresar al mundo laboral, los trabajadores deben elegir a qué AFP se afiliarán y el Tipo de Fon- do al que desean ser asignados, los que se dividen en cinco dependiendo del riesgo que se esté dis- puesto a correr con las inversiones. Y si bien la edad para el retiro de la vida labo- ral no es fija (es posible adelantar o retrasar la edad de jubilación), una vez cumplidos los requisitos para pensionarse, los afiliados pueden elegir entre cuatro modalidades alternativas de pensión. Lo que hay que saber sobre el sistema de AFPs El sistema de pensiones chileno, considerado un modelo a seguir por muchos países del mundo, ha permitido el crecimiento del mercado de capitales y el aumento de los ahorros destinados a la jubilación. Pero muchos problemas se avizoran en el camino. Pensiones a la chilena | 09 El ABC para planificar la jubilación Informe Especial
    • DISTINTO CLIENTE, DISTINTO FONDO Los afiliados a una AFP que estén trabajando tie- nen la obligación de realizar depósitos periódicos, fijados en una tasa de 10% respecto de las remu- neraciones y rentas imponibles mensuales, con un tope de 67,4 UF (hoy poco más de CLP $1.500.000), que se reajusta anualmente. “En el caso de los trabajadores contratados, es el empleador quien se encarga de realizar este pago, y en el caso de los trabajadores independientes, son ellos mismos quienes lo deberán realizar”, explica Francisco El- gueta, de Felices y Forrados. Las cotizaciones previsionales de los afiliados, re- caudadas por las AFP, son depositadas en la cuen- ta personal de cada uno y luego los recursos son invertidos buscando beneficios. Como el Fondo de Pensiones es un patrimonio independiente del pa- trimonio de la AFP, es decir, los recursos acumulados por los Fondos de Pensiones son propiedad, en la fracción que corresponde, de cada uno de los afi- liados al sistema, las AFP invierten sólo en aquellos instrumentos financieros autorizados expresamente por la normativa. El sistema tiene varios tipos de cuentas: Cuenta de Capitalización Individual, Cuenta de Ahorro Vo- luntario y Cuenta de Ahorro de Indemnización. La de Capitalización Individual es un registro creado para cada afiliado, donde se consignan todos sus movimientos realizados en el Fondo de Pensiones, la suma de todas las cotizaciones previsionales de los afiliados. Como la parte de la remuneración y renta imponible destinada al pago de las cotizacio- nes previsionales se encuentra exenta de impuesto a la renta, al jubilar el afiliado recibirá el saldo total de esta cuenta, en pagos mensuales. Y aunque antes todas las cuentas individuales eran invertidas de la misma forma, desde 2002 tanto el ahorro obligatorio como el voluntario pasaron a un esquema de Multifondos. Esto implicó la crea- ción de cinco tipos de Fondos con un riesgo asocia- do al horizonte de inversión de cada persona. CÓMO SE DIFERENCIAN LOS FONDOS Cada fondo está invertido en instrumentos de renta fija (bonos) e instrumentos de renta variable (acciones). Los distintos tipos de Fondos de Pensio- nes se diferencian por la proporción de sus recursos invertidos en títulos financieros de renta variable, los que se caracterizan por ser de mayor riesgo y, al mis- mo tiempo, mayor rentabilidad esperada. El Fondo A tiene una mayor proporción de sus inversiones en renta variable, fracción que va dismi- nuyendo progresivamente en los fondos B, C, D y E. “A y B son los más riesgosos, y no están permitidos para las personas que están prontas a jubilarse. El C es para personas medias, de ingresos medios. Y los dos últimos son los más estables, aunque como está la economía han sido los que menos pérdidas han registrado, y están pensados para los cercanos a pensionarse y los jubilados que entran nuevamente al sistema”, aclaran Kludia Manccini y Priscilla Parra, periodistas autoras de la tesis “Chile y su sistema de pensiones: ¿una previsión social?”, presentada en la Universidad de Santiago de Chile. El afiliado debe voluntariamente elegir uno de es- tos fondos según su expectativa de ganancia de ren- tabilidad y también puede elegir dividir sus ahorros en LAS ADMINIST RADORAS CHILENAS HAN PASADO A CONVE RTIRSE EN UNA MA RCA POR SÍ MISMA. | 10
    • hasta dos fondos. La idea es que el afiliado elija el tipo de inversión y nivel de riesgo en que se usará su dine- ro. A modo de ejemplo, afiliados más jóvenes pueden preferir un Fondo de Pensiones con un mayor nivel de riesgo y retorno esperado, de forma tal de aumentar el valor esperado de su pensión. Mientras que afiliados de mayor edad o ya pensionados, deberían apuntar hacia un fondo de mínimo riesgo, de forma tal de mi- nimizar las fluctuaciones en el valor de su pensión. ALERTA AMARILLA Ahora, todo esto está lejos de ser color de rosa en el universo del sistema chileno de jubilación. Si bien en el papel el sistema parecería ideal para ase- gurar una jubilación que permita vivir con comodi- dad los años del retiro sin necesidad de agujerear las arcas fiscales, lo cierto es que la realidad nos está mostrando otra cosa. En 2008 el Gobierno de Michelle Bachelet pro- mulgó la mayor reforma al sistema de pensiones desde su creación, donde a pesar de mantener a las AFP como eje del sistema previsional, introdujo una serie de medidas para mejorar la cobertura del pilar de prevención de la pobreza, aumentar la densidad de cotizaciones, reparar la igualdad de género en el sistema, incrementar la intensidad competitiva de la industria de AFP y flexibilizar el régimen de inver- sión que las regula. “La jubilación promedio en Chile es de $178.700. Esto es menos del sueldo mínimo que actualmente rige en el país”, advierte Elgueta. “Si una persona trabaja toda su vida ganando el sueldo mínimo, que en este momento es de $193.000, se jubilaría con apenas el 37%, es decir $71.410, lo que se conoce como tasa de reemplazo”. De esta manera, la reforma creó un Sistema de Pensiones Solidarias o Pilar Solidario, que comenzó beneficiando al 40% más pobre de la población. Los beneficios de este sistema son dos: la Pensión Básica Solidaria, para quienes no recibían ningún tipo de pensión y que nunca cotiza- ron; y el Aporte Previsional Solidario, para aquellos que reciben una pensión baja. “Chile fue pionero en generar el modelo de AFP. Su promesa era hacer sustentable el sistema en sí mismo, sin aporte más que el particular y con tasas de reemplazo sobre el 80%. Vale decir, si cotizas en AFP ganando 100; cuando jubiles recibirás 80”, dicen Manccini y Parra. Pero como en la práctica este reemplazo no es tal, “este pilar que logra que cualquier persona, afiliada o no, al menos tenga una pensión solidaria. En caso de quienes con sus propias cotizaciones no logren el monto mínimo de pensión o vivan más años de lo calculado –hasta quedarse sin pensión-, el Estado pone el dinero faltante”, cierran. Y hay más. Un estudio de la Universidad Católica que analizó a 26.002 personas que se pensionaron por vejez o anticipadamente entre enero y marzo de 2011 demostró que las tasas de reemplazo –la pensión men- sual obtenida por una persona respecto a su sueldo promedio de los últimos 10 años- no sólo no alcanza, sino que sufre fuertes diferencias respecto del género. El caso de las mujeres es especialmente delica- do. La tasa de reemplazo de mujeres, con aportes del Pilar Solidario, llega a aproximadamente un 64% de su último sueldo. Pero sin considerar ese subsi- dio y sólo tomando en cuenta los aportes individua- les, ese indicador baja al 37%. En el caso de los hombres, la tasa de reemplazo promedio, considerando los aportes del Estado, lle- ga a 88%, y sin Pilar Solidario, a 72%. La diferencia se explica porque las chilenas se pensionan cinco años antes que los hombres, tienen menores densidades de cotización –el número de meses que cotizan res- pecto del período en que se puede trabajar- y una mayor expectativa de vida. Durante este mes, en el marco de un seminario realizado en la Universidad Diego Portales, el con- sejero del Banco Central Joaquín Vial dijo que cerca del 60% de los cotizantes activos que entraron al sis- tema en 1981 tiene saldos inferiores a $20 millones y que, con este dinero, “se puede aspirar a pensión del orden de $150 mil”, cifra que hoy está por deba- jo del sueldo mínimo. | 11 El ABC para planificar la jubilación Informe Especial
    • Vial explicó que el actual sistema tiene 4,7 mi- llones de cotizantes activos, cifra que se compara con 10 millones de afiliados y 1 millón de jubilados en AFP. En este momento hay 400 mil cotizantes activos que tienen ingresos iguales o mayores al tope imponible y que sólo 1 millón tiene el llama- do Ahorro Previsional Voluntario. Pero de ellos “774 mil tienen menos de $10 millones de saldo”, dijo, y admitió que el número de cuentas crece a más de 20% anual, pero el saldo promedio está estancado en alrededor de $3 millones. Así las cosas, sin el aporte del Pilar Solidario los chi- lenos se estarían jubilando con mucho menos dinero del que percibían en sus últimos años de trabajo. CÓMO AUMENTAR LA JUBILACIÓN Un poco para subsanar este tema, en los últimos años se crearon alternativas para poder aumentar el adibicrepetnemlanfiáreseuqnóicalibujaledotnom Uno de ellos es el mencionado APV, una forma de ahorro que permite a los trabajadores dependientes e independientes ahorrar por sobre lo que cotizan obligatoriamente en su AFP. “Este tipo de ahorro cuenta con importantes beneficios tributarios y su im- portancia es que el Estado premia el ahorro y aporta con un 15% extra sobre el total ahorrado anualmen- te”, dice Elgueta. “Es decir, si ahorras $100.000, el Es- tado aporta a tu APV $15.000 extras. El APV también es aconsejable para personas que desean anticipar el retiro a una edad más temprana, complementar su protección frente a períodos de cesantía e incluso para personas que han registrado lagunas de imposi- ciones en el sistema de AFP”, cierra. Y existen otros instrumentos, como la llamada Cuenta 2. “Es un instrumento de ahorro o inversión para fines no previsionales, como vacaciones, el pie de una casa o la compra de un vehículo; acá se puede depositar cuantas veces se quiera y realizar hasta 24 giros en un año calendario. En resumen, es una cuenta de ahorro muy parecida a las bancarias, pero con una mejor rentabilidad mensual, aplicando una estrategia activa”, añade el hombre de Felices y Forrados. A esto, claro, se le puede agregar el dinero pro- veniente de una cuenta de capitalización personal compuesta por distintos instrumentos que, tal vez con un poco más de riesgo que el que las AFP corren, pueda darle mejores retornos. En este sentido, tanto la Bolsa de Comercio de San- tiago como los mercados interna- cionales a los cuales se puede ac- ceder de distintas maneras, ofrecen una serie de alternativas al alcance de los ahorristas. PARA ALCANZAR EL DESCANSO IDEAL AL MOMENTO DEL RETIRO, ES NECESA RIO COMENZA R A ACTUA R YA. INVEST IGAC IÓN CHILE : María José Acevedo | 12