Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Monografia del Curso de Salud del niño y adolescente

on

  • 9,902 views

Programa de Doctorado en Ciencias de la Salud

Programa de Doctorado en Ciencias de la Salud
Universidad Nacional Pedro Ruiz gallo
Escuela de Post Grado

Statistics

Views

Total Views
9,902
Views on SlideShare
9,902
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
171
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Monografia del Curso  de  Salud del niño y adolescente Monografia del Curso de Salud del niño y adolescente Document Transcript

  • UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO PROGRAMA DE DOCTORADO EN CIENCIAS DE LA SALUD “INFLUENCIA DEL MALTRATO INFANTIL EN EL DESARROLLO DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE” MONOGRAFIA Presentada por los Doctorandos: Lupe Amelia Rivera Gonzáles Wilver Rodríguez López DOCENTE: DR. JUAN DENEGRI ARCE Lambayeque - Perú
  • INDICE Páginas RESUMEN ………………………………………………………… i-ii SUMMARY………………………………………………………… iii-iv INTRODUCCIÓN………………………………………………….. 1-2 CAPITULO I: EL MALTRATO INFANTIL EN EL DESARROLLO DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE 1. Reseña Histórica del Maltrato …………………………………………………..3 - 4 2. Justificación del Estudio……………………………………..5 - 7 C A P I T U L O II: EL MALTRATO INFANTIL 1. Definición de Maltrato …………………………………………8 2. Clasificación de los Maltratos…………………………….......9 2.1. Maltrato Físico…………………………………………..9 2.2. Abuso Fetal………………………………………….….10 2.3. Maltrato Emocional o Psicológico…………………….10 2.4. Abuso Sexual………………………………………..….11 2.5. Abandono Físico o Negligencia……………………….11 3. Lugar Y Modo donde se presenta el Maltrato ……………………………………………………….12
  • CAPITULO III : DETECCION DEL MALTRATO 1.- Como identificar a los niños maltratados ……………………16 • Los indicadores de Conducta………………………………16 • Los indicadores físicos………………………………………17 2.- Grupos por Edades………………………………………..……17-18 CAPITULO I V : FACTORES ASOCIADOS CON EL MALTRATO Y LAS CAUSAS 1.- Factores:…………………………………………………………19 1.1. Individuales……………………………………………………19 1.2. Familiares…………………………………………………….. 19 1.3. Sociales ……………………………………………………….19 2.- Causas……………………………………………………….…..19-22 3.- Características del niño golpeado y el agente agresor ………………………………………….……23-26 4 .-Consecuencias………………………………………………….26-28 5.- Problemas de Conducta……………………………………….28-29 CAPITULO V : COMO AYUDAR A LAS VICTIMAS DEL MALTRATO 1.- Formas de Ayuda………………………………………………30-31 2.- Instituciones de Ayuda ……………………………………… 31-35 CAPITULO VI : EL MALTRATO INFANTIL EN EL PERU El Maltrato Infantil un Problema Mundial………………………36-38 El Maltrato Infantil en el Perú ……………………………………39-42
  • El Maltrato Infantil en la Región Lambayeque…………………………………………………………43-44 • CONCLUSIONES…………………………………………… 45 • RECOMENDACIONES………………………………………46 • BIBLIOGRAFIA …………………………………………….. 47
  • RESUMEN Como sabemos la infancia es aquella etapa de la vida a partir de la cual se establecen las bases de la personalidad del individuo, gracias a la vivencia de una serie de experiencias que agilizan el desarrollo o por el contrario pueden producir un estancamiento del proceso en todos los niveles: cognitivo, afectivo, social, etc. de la vida del sujeto en desarrollo. Por esta razón el presente trabajo esta dedicado a esta población, considerada de alto riesgo por sus características que la hacen aun vulnerable y la necesidad de constante protección por parte de los mayores que le rodean. Los niños en nuestra sociedad han sido desde siempre víctimas de abuso y maltrato por parte de sus padres y otros adultos cuidadores. Estudios realizados en el campo clínico han puesto en evidencia como el abuso y maltrato infantil es un problema universal y complejo, que exige un esfuerzo conjunto de todas las disciplinas empezando por la Salud, ya que las consecuencias del abuso y maltrato infantil tienen un elevado costo en términos económicos y sobre todo humanos. Los niños maltratados suelen presentar déficit a nivel cognitivo, baja autoestima, serias dificultades para formar vínculos con otras personas y otros desajustes a nivel comportamental y afectivo. Es de gran importancia que como futuros Doctores en Ciencias de la Salud seamos concientes de la gravedad del
  • maltrato infantil, así como de sus consecuencias emocionales y sociales a largo plazo, ya que los niños de hoy son los adultos del futuro. Por lo tanto una aproximación a este fenómeno nos permite entender quienes son los maltratadores, sus víctimas y el costo emocional que tiene para estos, con el fin de implantar medidas preventivas en unión con otros profesionales, procurando evitar que se produzcan los malos tratos para no tener que paliar sus consecuencias.
  • SUMMARY As we know the childhood is that stage of the life starting from which the bases of the individual's personality settle down, thanks to the living of a series of experiences that speed up the development or on the contrary they can produce a stagnation of the process in all the levels: cognitive, affective, social, etc. of the fellow's life in development. For this reason the present work this dedicated one to this population, considered of high risk for their characteristics that even make it vulnerable and the necessity of constant protection on the part of the adults that surround him. The children in our society have always been victims of abuse and abuse on the part of their parents and other mature caretakers. Studies carried out in the clinical field have put in evidence as the abuse and infantile abuse is since an universal and complex problem that demands a combined effort of all the disciplines beginning with the Health, the consequences of the abuse and infantile abuse they have a high cost in economic and mainly human terms. The mistreated children usually present deficit at level cognitive, low self-esteem, serious difficulties to form bonds with other people and other disabuses at level compartmental and affective. It is of great importance that as futures Doctors in Sciences of the Health are consciences of the graveness of the infantile abuse, as well as of their long term emotional and social consequences, since today's children is the adults of the future. Therefore an approach to this phenomenon allows to understand
  • each other who are the abusive, its victims and the emotional cost that has for these, with the purpose of implanting preventive measures in union with other professionals, trying to avoid that the bad treatments take place for not having to palliate their consequences.
  • INTRODUCCIÓN La razón por la cual estudiamos este tema , es que desde años anteriores ha existido y nos pareció de mucha importancia, ya que la sociedad antiguamente no le daba la debida atención, mas sin embargo ahora en nuestros tiempos ha despertado gran interés en la sociedad ayudar a los niños que han sufrido algún tipo de maltrato. Con el paso del tiempo esta situación ha ido incrementando y la gente no sabe el porqué está sucediendo, motivo por el que nos decidimos a investigar este tema ya que vamos a dar a relucir las causas y características que originan estos maltratos y buscar las formas de cómo ayudar a estos niños que han sufrido algún tipo de maltrato. Este trabajo monográfico, pretende los siguientes objetivos: • Conocer la causa que genera el maltrato infantil. • Saber qué consecuencias tienen los niños que han sido maltratados en el paso del tiempo en el ámbito psicológico, físico y emocional. • Dar a conocer algunas instituciones en las que se puede recurrir en busca de ayuda para un niño que ha sido maltratado. El uso intencionado de la fuerza física u omisión de cuidado por parte de los padres viene siendo lo que es el maltrato. La mayor parte de los padres que abusan de sus hijos, habían sufrido ellos también la misma situación por parte de sus progenitores.
  • Existen diferentes maneras de cómo se puede maltratar a un infante los cuales pueden ser: física, emocional, psicológica o mental, por abandono o negligencia ó por abuso sexual. Al paso del tiempo el maltrato puede producir consecuencias en el desarrollo del niño una de ellas es que afecta en su crecimiento, en su conducta, también puede causar traumas psicológicos o trastornos mentales. Después de haber sido maltratado un niño puede presentar una serie de conductas como de inferioridad, rechazo, inseguridad y miedo. En el presente trabajo se plantea cuáles son las características del maltrato, cuáles son las consecuencias, así mismo los tipos de maltrato que se dan en los niños, pero también se dará información sobre las instituciones a las cuales se puede acudir para ayudar a los niños maltratados.
  • CAPITULO I INFLUENCIA DEL MALTRATO INFANTIL EN EL DESARROLLO DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE 1.- RESEÑA HISTORICA DEL MALTRATO INFANTIL Históricamente el maltrato y abuso infantil han existido siempre en la humanidad como una practica común, justificada por la creencia de que los castigos físicos severos eran necesarios para mantener la disciplina o inculcar conceptos educativos "la letra con sangre entra". De esta manera los malos tratos son vistos como una necesidad de las padres de hacer sentir su autoridad ante los hijos, que son considerados como de su propiedad, razón por la que se sienten en pleno derecho de educarlos como ellos estimen conveniente. Durante los últimos 150 años el abuso infantil y maltrato ha pasado de ser una practica de asunto familiar, ha convertirse en un problema ,medico y socio legal que ha desencadenado el interés de las diferentes disciplinas por desarrollar investigaciones respecto a sus practicantes (maltratadores) secuelas del niño víctima de maltrato y costos a nivel emocional, cognitivo y económico. Inicialmente las fuerzas se concentraron hacia los niños vagabundos e indigentes que no tenían un hogar, por lo cual se crearon reformatorios juveniles y orfanatos para estos niños con el fin de contribuir con su desarrollo moral; De esta manera la preocupación no parecía tanto en el sufrimiento inmediato de los
  • niños, sino mas bien, por impacto negativo a largo plazo que a nivel moral podría llevar a estos niños a no respetar la norma cundo fueran adultos. El interés ante el análisis y la investigación sobre la temática del maltrato infantil desde la perspectiva medica surgió en 1.868 con los estudios realizados por Ambroise Tardieu en el instituto de medicina legal de París, describiendo por primera vez el "Síndrome Del Niño Golpeado" con base en autopsias realizadas a 32 niños de las alcantarillas, quienes fueron golpeados o quemados hasta causarles la muerte Posteriormente en 1.961 en Estados Unidos, Henry Kempe organizo un simposio interdisciplinario en la reunión anual de la academia Americana de Pediatría sobre el "Síndrome del Niño Golpeado" abarcando puntos de enfoque psiquiátrico, radiológico, pediátrico y jurídico. En esta reunión se acuño por primera vez el término de "Síndrome del Niño Maltratado", definiéndolo como "el uso de la fuerza física en forma intencional, no accidental, dirigido a herir o dañar un niño, ejercido por parte del padre o de otra persona responsable del cuidado del menor". (Kempe, 1.961). A partir de este momento se inicio el estudio sistematizado del maltrato infantil, lo cual permitió junto con el cambio de la concepción de la niñez, una mirada diferente por parte de los profesionales sobre la población infantil y que se aprobaran medidas a nivel legislativo y social destinadas a la prevención y tratamiento de esta problemática.
  • En 1.979, H. Kempe amplio la definición de niño maltratado a "cualquier comportamiento, actitud, acción, que duela o afecte el sano desarrollo físico, sexual o emocional del menor" (Kempe, 1.979). El maltrato infantil comprende el maltrato físico, el abuso sexual, el maltrato psicológico, el abandono, la negligencia o en caso contrario la sobreprotección. 2.- JUSTIFICACION DEL ESTUDIO Este trabajo monográfico pretende demostrar los motivos que originan el maltrato en los niños y las consecuencias que podrían tener a corto y largo plazo, ya que sabemos que en nuestra sociedad existen padres que pretenden dar una buena educación a sus hijos disciplinándolos de una manera incorrecta ó también en muchos casos el padre no cumple ningún propósito disciplinario, mas bien, sirve de escape para su propia ira y sentimientos frustración y desdicha. Este trabajo abarca soluciones de ayuda para aquellas personas que conviven con un niño que ha sido maltratado. Algunas personas no saben las características de un maltrato, sea psicológico, físico y abuso sexual y también las razones por las cuales los padres maltratan a sus hijos. La mayoría de las personas no saben a dónde recurrir para dar ayuda a un niño que ha sido maltratado y cómo se le puede ayudar al padre agresor. Una cosa importante es demostrar que un niño presenta características cuando ha sido maltratado y que como niño también tiene derechos para defenderse, sólo que por ignorancia la mayoría de las personas no saben de estos derechos.
  • Todo niño maltratado necesita ayuda, y aún más el padre que agrede a su hijo. Lo más importante es que el padre reconozca la situación que vive y que acepte la ayuda que se le puede dar para un cambio en su vida y en la manera de cómo dar una buena educación para su hijo. El primer paso en toda intervención es el conocimiento. Qué tanto se conoce acerca de este problema. Es importante que la sociedad se informe acerca del maltrato infantil. Esto permite que se clarezcan más del asunto y tomen medidas para ayudar ó para no maltratar a los hijos. "Todo tipo de maltrato tiene consecuencias a largo plazo." Pero puede que no solo sean consecuencias a largo plazo, sino que puede presentar a corto plazo consecuencias; una de ellas puede ser que el niño presente un comportamiento así como actitudes muy distintas al de cualquier otro, en el caso de golpes y agresión física puede provocar consecuencias al instante. Los niños pueden ser en el futuro padres de familia que maltraten a sus hijos o por lo contrario pueden ser padres de familia que por haber sido maltratados no les gustaría que sus hijos sufrieran lo mismo. Hay que recordar que el maltrato al niño es un problema muy grave y que éste debe recibir ayuda médica y psicológica para poder superar el problema. Nos dijeron que un niño maltratado presenta las siguientes características:
  • Cuando es maltratado físicamente, quemaduras, golpes con cinturón o cable u otras lesiones corporales, traumatismos diversos. En el abandono, desnutrición, desarrollo neurológico retrasado Cuando es maltratado psicológicamente, tienen terror, miedo, inseguridad, se socializan poco o son agresivos, presentan violencia y por su bajo rendimiento escolar. Los maltratos que pueden darse son el físico, el psicológico o emocional, y el abandono. Las consecuencias que puede tener son psicológicas, físicas, retrasos, alteraciones, mutilaciones e incluso la muerte. Y en futuro pueden ellos maltratar a sus hijos. El tratamiento para un niño maltratado es el médico y el psicológico.
  • CAPÍTULO II EL MALTRATO INFANTIL 1. Definición del Maltrato: Un niño, según la Ley considerado como tal en este sentido a todo menor de 18 años, es maltratado o abusado cuando su salud física o mental o su seguridad están en peligro, ya sea por acciones u omisiones llevadas a cabo por la madre o el padre u otras personas responsables de sus cuidados, produciéndose el maltrato por acción, omisión o negligencia. El maltrato a los niños es un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas, que pueden producirse en familias de cualquier nivel económico y educativo. El maltrato viola derechos fundamentales de los niños o niñas y por lo tanto, debe ser detenido, cuanto antes mejor. El origen de la crueldad hacia los niños es en su sentido más amplio puede ser dividido en cuatro categorías: 1. - Crueldad inspirada en conceptos exagerados de disciplina y en base a sus funciones que se resultan ser sujetos profundamente inadecuados e irresponsables: alcohólicos, drogadictos, criminales o delincuentes, débiles mentales etc... 2. - Actos de violencia o negligencia cometidos por padres o adultos ejerciendo rígidas interpretaciones de la autoridad y de normas y reglas de conducta. 3. - Crueldad patológica cuyos oscuros orígenes mentales o psicólogos son muy difíciles de identificar y todavía mas de tratar.
  • 4. - La crueldad más intangible de todas, la crueldad oficial o la organizada, aquella que se comete por ignorancia, por insensibilidad o por omisión en la forma de falta de legislación o de cumplimiento de la misma que proteja adecuadamente al menor. 2. Clasificación del maltrato.- El abuso infantil es un patrón de maltrato o comportamiento abusivo que se dirige hacia el niño y que afecta los aspectos físico, emocional y/o sexual, así como una actitud negligente hacia el menor, a partir de la cual se ocasiona amenaza o daño real que afecta su bienestar y salud. El maltrato infantil se puede clasificar en maltrato por acción y maltrato por omisión. A la vez que el maltrato por acción se divide en: Maltrato físico, abuso fetal, maltrato psicológico o emocional, abuso sexual. El maltrato por omisión es el abandono o negligencia, el cual se subdivide: Abandono físico y negligencia o abandono educacional. 2.1. Maltrato Físico Se define como maltrato físico a cualquier lesión física infringida al niño o niña (hematomas, quemaduras, fracturas, lesiones oculares, lesiones cutáneas) mediante pinchazos, mordeduras, golpes, estirones de pelo, torceduras, puntapiés u otros medios con los que se lastime al niño. Aunque el padre o adulto a cargo puede no tener la intención de lastimar al niño, también se interpreta como maltrato a la aparición de cualquier lesión física arriba señalada que se
  • produzca por el empleo de algún tipo de castigo inapropiado para la edad del niño. A diferencia del maltrato físico el castigo físico se define como el empleo de la fuerza física con intención de causar dolor, sin lesionar, con el propósito de corregir o controlar una conducta. No siempre es sencillo saber cuando termina el "disciplinamiento" y comienza el abuso. En contraposición del maltrato físico, el castigo corporal es una práctica muy difundida y socialmente aceptada. 2.2. Abuso Fetal: Ocurre cuando la futura madre ingiere, deliberadamente, alcohol u otras drogas, estando el feto en su vientre. Producto de esto, el niño (a) nace con problemas, malformaciones, retraso severo. 2.3. Maltrato Emocional o Psicológico: Es una de las formas más sutiles pero también más existentes de maltrato infantil. Son niños o niñas habitualmente ridiculizados, insultados regañadas o menospreciadas. Se les somete a presenciar actos de violencia física o verbal hacia otros miembros de la familia. Se les permite o tolera uso de drogas o el abuso de alcohol. Si bien la ley no define el maltrato psíquico, se entiende como tal acción que produce un daño mental o emocional en el niño, causándole perturbaciones suficientes para afectar la dignidad, alterar su bienestar e incluso perjudicar su salud Actos de privación de la libertad como encerrar a su hijo o atarlo a una cama, no solo pueden generar daño físico, sino seguro afecciones psicológicas severas. Lo mismo ocurre cuando se amenaza o intimida permanente al niño, alterando su salud psíquica.
  • 2.4. Abuso Sexual: Puede definirse como tal a los contactos o acciones recíprocas entre un niño o una niña y un adulto, en los que el niño o niña está siendo usado para la gratificación sexual del adulto y frente a las cuales no puede dar un consentimiento informado. Puede incluir desde la exposición de los genitales por parte del adulto hasta la violación del niño o niña. Las formas comunes del abuso sexual son el incesto, violación, el estupro, el rapto, rufianismo, actos libidinosos, etcétera. Una forma común de abuso sexual es el incesto, definido este como el acto sexual entre familiares de sangre, padre- hija, madre-hijo, entre hermanos. 2.5. Abandono o Negligencia: Significa una falla intencional de los padres o tutores en satisfacer las necesidades básicas del niño en cuanto alimento, abrigo o en actuar debidamente para salvaguardar la salud, seguridad, educación y bienestar del niño. Es decir, Dejar de proporcionar los cuidados o atención al menor que requiere para su adecuado crecimiento y desarrollo físico y espiritual. Esto puede incluir, por ejemplo, omitir brindarle al menor alimentos, medicamentos y afecto. Pueden definirse dos tipos de abandono o negligencia:  Abandono físico: Este incluye el rehuir o dilatar la atención de problemas de salud, echar de casa a un menor de edad; no realizar la denuncia o no procurar el regreso al hogar del niño o niña que huyo; dejar al niño solo en casa a cargo de otros menores.
  •  Negligencia o abandono Educacional: No inscribir a su hijo en los niveles de educación obligatorios para cada provincia; no hacer lo necesario para proveer la atención a las necesidades de educación especial. En diversas oportunidades realizar el diagnostico de negligencia o descuido puede presentar problemas de subjetividad. El descuido puede ser intencional como cuando se deja solo a un niño durante horas porque ambos padres trabajan fuera del hogar. Este último ejemplo como tantos otros que generan la pobreza, el abandono o descuido es mas resultado de naturaleza social que de maltrato dentro de la familia. 3. Lugar y modo en que se presenta el maltrato al niño 3.1. En el hogar: La mayoría de los casos de maltrato infantil ocurre dentro de la familia. Cuando la familia tiene vínculos estrechos con otros parientes, tales como los abuelos, la condición de un niño puede salir a la luz por la intervención de estos. La posibilidad de encontrarse con una relación de maltrato. El abuso sexual y el maltrato físico se revelan al medico general o al pediatra. El maltrato emocional rara vez se presenta de este modo, en gran medida porque surge la duda acerca de la persona apropiada en quien puede confiar un pariente. Aquellos profesionales que visitan familias, tales como trabajadores de salud y trabajadores sociales, pueden llegar a sospechar el maltrato infantil, pero rara vez son elegidos para
  • confiarles tal revelación. Esto se debe con frecuencia, a que visitan hogares a partir de que surgen preocupaciones iniciales sobre las aptitudes del padre dentro de la familia. Tales padres muchas veces provienen de hogares en los que se abuso de ellos; ven a los especialistas como adversarios más que como apoyo, ya que a sus colegas los recuerdan en asociación con las tensiones de su propia infancia. 3.2. En la clínica o guardería: Los niños de menos de cuatro o cinco años de edad con frecuencia a revisiones físicas y de crecimiento. Cuando se les cría en un entorno de creencias, es posible que desde época temprana se les coloque en una guardería. La cuidadosa observación de estos niños puede llevar a la detección d maltrato infantil, pero nunca resulta fácil decidir cuándo el desarrollo de un niño se ve comprometido como consecuencia del maltrato. Cuando las lesiones no accidentales están presentes, resulta menos difícil, pero dichos casos constituyen una minoría. 3.3. En la escuela : El abuso contra escolar origina considerables problemas para el reconocimiento del maltrato. Los niños con mayores riesgos vienen de familias en las aquellas que sustenta la autoridad son considerados sospechosos. Los maestros dedican mucho de su tiempo y sus habilidades en ganar la confianza del alumno y esto requiere hacer amistad con ellos. Mientras mayores son los niños, estos se tornan más reservados acerca de sus cuerpos, de ahí que la enfermedad escolar y el oficial médico de la escuela que tengan una importante responsabilidad en el reconocimiento de la evidencia física del maltrato. Aunque los maestros son los primeros en sospechar del abuso, nunca resulta
  • fácil observar lesiones físicas cuando los niños se mudan de ropa. El comportamiento de los menores sin embargo, sigue patrones relacionados con la edad y con los que el maestro esta familiarizado. El comportamiento anormal o divergente puede ser síntoma más importante del maltrato infantil y el maestro es el profesional mejor ubicado para sospechar de este.
  • CA P Í T U L O III DETECCIÓN DEL MALTRATO La idea popular de un niño "golpeado" evoca la imagen de un infante patético, sucio y cubierto de moretones, que mira fijamente al fotógrafo de modo aprehensivo. La verdadera imagen revela que los niños sufren de una variedad infinita de abusos, por lo general a manos de los propios padres y a menudo sin lesión evidente ni queja. El maltrato infantil incluye una serie de ofensas que van de los extremos de la violación y el asesinato, hasta la más sutil e insidiosa negación de amor. Un niño que crece sin esperar nada sino un entorno hostil aprenderá a vivir dentro de estos límites y adaptara su comportamiento de tal forma que no traiga la mínima agresividad. Tales niños aprenden desde época temprana a procurar la complacencia de cualquier adulto con el que puedan entrar en contacto como forma de protegerse a sí mismos. La habilidad para detectar que un niño ha sido maltratado depende, por lo tanto, del conocimiento por parte de cada observador no sólo del estado físico de un niño, sino del comportamiento normal infantil. No basta con notar cualquier cambio en las interaccione3s sociales de un niño en particular, pues el niño agredido constantemente puede haber sufrido desde la primera infancia. Por consiguiente, cuando un niño parece comportarse de un modo anormal, deberá considerarse la posibilidad de que la causa sea el maltrato. La detección de esta variedad de maltrato infantil depende de dos factores: la capacitación en los patrones típicos
  • que aquél presenta y la experiencia. Para llegar a desarrollar un "olfato" y descubrir al niño maltratado, cada individuo necesita haber acumulado un acervo considerable de casos. El entrenamiento debe, por supuesto, ocupar el primer lugar. No es sino hasta que tenemos un grupo de observadores estratégicamente ubicados en la comunidad, que podemos esperar alcanzar la detección temprana. 2.1. COMO IDENTIFICAR ALOS NIÑOS MALTRATOS a) Los indicadores de conducta El comportamiento de los niños maltratados ofrece muchos indicios que delatan su situación. La mayoría de esos indicios son no específicos, porque la conducta puede atribuirse a diversos factores. Sin embargo, siempre que aparezcan los comportamientos que señalamos a continuación, es conveniente agudizar la observación y considerar el maltrato y abuso entre sus posibles causas:  Las ausencias reiteradas a clase  El bajo rendimiento escolar y las dificultades de concentración  La depresión constante y/o la presencia de conductas auto agresivas o ideas suicidas.  La docilidad excesiva y la actitud evasiva y/o Defensiva frente a los adultos.  La búsqueda intensa de expresiones afectuosas por parte de los adultos, especialmente cuando se trata de niños pequeños.
  •  Las actitudes o juegos sexualizados persistentes e inadecuados para la edad. b) Los indicadores físicos:  La alteración de los patrones normales de crecimiento y desarrollo.  La persistentes falta de higiene y cuidado corporal  Las marcas de castigo corporales.  Los "accidentes" frecuentes.  El embarazo precoz. 2.2 GRUPOS POR EDADES Menos de nueve meses. Los niños no aprenden a girar sobre su cuerpo sino hasta que cumplen unos tres meses o más. Dependen de los demás para moverse de un lado a otro. Por lo tanto, es poco probable que se lesionen en manos de alguien que no sea aquel que los cuida, aunque no hay que descartar la posibilidad de un accidente. Por consiguiente, los moretones en los bebes pequeños considerarse como no accidentales, cuando se llega a una posible comprobación del daño. Ciertas lesiones que pueden presentar algunos de estos infantes son horrendas, y la cuestión de si un bebé tiene unos padecimientos de "huesos quebradizos" o una tendencia hereditaria a las hemorragias es algo que se emplea a menudo. Estas condiciones son en extremo poco comunes, pero es parte del cuidado médico rutinario él examinarlas. Los bebés tienen una capacidad extraordinaria para recuperarse de las enfermedades graves o de las lesiones severas, pero también es cierto que son frágiles que los niños de mayor
  • edad. Sus vidas pueden extinguirse como resultado de un episodio breve pero violento, ya que no pueden huir o esconderse de su atacante. Debido a esto, no pienso que puede criticarse una tendencia al error en torno de la precaución cuando un bebe puede estar bajo riesgo. Los niños que gatean o empiezan a andar: Una vez que los niños pueden moverse, se lastiman con mayor facilidad. Por lo general, estas heridas se hacen visibles en la frente o en aquellas partes del cuerpo que tienen más probabilidad de recibir un golpe con el mobiliario o el suelo: codos, rodillas, pies, etcétera. Cuando estos niños son golpeados, a menudo sólo es posible afirmar que los daños son compatibles con las lesiones no accidentales.
  • CAPÍTULO IV FACTORES ASOCIADOS CON EL MALTRATO Y LAS CAUSAS 1. FACTORES 1.1. INDIVIDUALES:  Ascendientes maltratadores  Concepto equivocado de la disciplina  Falsas expectativas  Inmadurez  Retraso Mental  Psicopatías  Adicciones  Trato brusco 1.2. FAMILIARES:  Hijos no deseados  Desorganización hogareña  Penurias económicas  Desempleo o subempleo  Desavenencia conyugal  Falta de autodominio  Educación severa 1.3. SOCIALES:  Concepto del castigo físico  Actitud social negativa hacia los niños  Indiferencia de la sociedad 2. CAUSAS:
  • Supone que los "factores de estrés situaciones" derivan de los siguientes cuatro componentes: a) Relaciones entre padres: Segundas nupcias, disputa maritales, padrastros cohabitantes, o padres separados solteros. b) Relación con el niño: Espaciamiento entre nacimientos, tamaño de la familia, apego de los padres al niño y expectativas de los padres ante el niño. c) Estrés estructural: Malas condiciones de vivienda, desempleo aislamiento social, amenazas a la autoridad, valores y autoestima de los padres. d) Estrés producido por el niño: Niño no deseado, niño problema, un niño que no controla su orina o su defecación, difícil de disciplinar, a menudo enfermo, físicamente deforme o retrasado. Las posibilidades de que estos "factores de estrés" situacionales desemboquen en el maltrato infantil o el abandono, determinan la relación padres-hijo y dependen de ella. Una relación segura entre éstos amortiguará a cualquier efecto del estrés y proporcionará Estrategias para superarla, a favor de la familia. En cambio, una relación insegura o ansiosa no protegerá a la familia que esté bajo tensión; la "sobrecarga de acontecimientos", como las discusiones o el mal comportamiento del niño, pueden generar diversos ataques físicos o comportamiento del niño, puede generar diversos ataques físicos o emocionales. En suma, lo anterior tendrá un efecto negativo en la relación existente entre los padres y el hijo, y reducirá los efectos amortiguadores aun más. Así, se establece un
  • círculo vicioso que, a la larga, lleva a una "sobrecarga sistemática", y en que el estrés constante ocasiona agresiones físicas reiteradas. La situación empeora en forma progresiva, sin la intervención pertinente, y podría calificarse como una "espiral de violencia". De aquí se sigue que la relación padres-hijo debería ser el punto de concentración para el trabajo en torno de la prevención, tratamiento y manejo del maltrato y abandono infantiles. Es en este nivel que los psicólogos como nosotros podemos aportar una contribución significativa. Como sugiere el modelo, el grado de involucramiento de los padres en la relación con el niño dependerá de la personalidad o el carácter y su patología, como seria el mal control del temperamento y los desordenes psiquiátricos. Estos factores de personalidad pueden ser resultado de las experiencias sociales tempranas del padre o la madre; de hecho, muchos padres que maltratan informan que ellos mismos fueron víctimas del maltrato cuando eran niños. Finalmente, como se indica al comienzo del presente capítulo, los valores culturales y comunitarios pueden afectar las normas y estilos del comportamiento los padres. Éstos recibirán la influencia de su posición social, en lo que se refiere a edad, sexo, educación, condición, socioeconómica, grupo étnico y antecedentes de clase social. Un grupo importante de padres que maltrata o abusa de sus hijos han padecido en su infancia falta de afecto y maltrato. Esto suele asociarse a una insuficiente maduración psicológica para asumir el rol de crianza, inseguridades, y perspectivas o expectativas que no se ajustan a lo que es de esperar en cada
  • etapa evolutiva de sus hijos. Como señala Kempe, estas características psicológicas en sus padres, son un importante potencial del maltrato. De tal forma que: "Cualquier pequeño hecho de la vida cotidiana, todo comportamiento del niño que se considere irritante, si encuentra a su progenitor en situación de crisis, con escasas defensas anímicas y con dificultades para requerir apoyo externo, puede desatar la violencia". Resumiendo, los factores que estos autores relacionan con el maltrato son: 1) La repetición de una generación a otra de una pauta de hechos violentos, negligencia o privación física o emocional por parte de sus padres. 2) El niño es considerado indigno de ser amado o es desagradable, en tanto las percepciones que los padres tienen de sus hijos no se adecuan a la realidad que los niños son, además, consideran que el castigo físico es un método apropiado para "corregirlo" y llevarlos a un punto más cercano a sus expectativas. 3) Es más probable que los malos tratos tengan lugar en momentos de crisis. Esto se asocia con el hecho de que muchos padres mal tratantes tienen escasa capacidad de adaptarse a la vida adulta. 4) En el momento conflictivo no hay líneas de comunicación con las fuentes externas de las que podrían recibir apoyo. En general estos padres tienen dificultades para pedir ayuda a otras personas. Tienden a aislarse y carecen de amigos o personas de confianza.
  • 3. CARACTERISTICAS DEL NIÑO GOLPEADO Y EL AGENTE AGRESOR El niño no solamente es maltratado a través de la agresión física, sino también por la privación del alimento, cuidados físicos y estimulación sensorial tan necesaria para su desarrollo. Así, la desnutrición, las malas condiciones higiénicas del niño, el retraso en las esferas del lenguaje y personal social, clásicamente consideradas como medidas de la estimulación que el niño recibe de su ambiente, son la regla, en nuestra muestra y en la de otros autores. A lo anterior se suma el deterioro de las funciones intelectuales como secuela de lesiones al sistema nervioso central. De acuerdo con algunos autores, este tipo de secuelas llega al 40%. En algunos casos cabe la posibilidad de que el retraso y apariencia poco agraciada del menor disparasen la ira del agresor. Pero en otros muchos puede plantearse la posibilidad inversa: que el retraso fuese secuela de asaltos previos y retroalimente la ira de desencadenarse de agresiones posteriores. En no pocas veces, inclusive, sirve para justificar al agresor en sus nuevos ataques al niño. El panorama se vuelve más sombrío si recordamos, como lo han demostrado varios trabajos, que la desnutrición por sí misma es capaz de afectar en sentido negativo y en forma irreversible el crecimiento y el desarrollo. Para algunos autores, la "falla para crecer" en un niño, puede ser el primer dato que oriente hacia el diagnóstico.
  • Estos niños muestran un patrón de comportamiento muy característico cuando están internados en el hospital. Aun en ausencia de lesiones que comprometan el estado general, el niño aparece triste, apático y en ocasiones estuporoso; rehuye el acercamiento del adulto y frecuentemente se oculta bajo las sábanas. En general, es un niño que llora y no se muestra ansioso, cuando se trata un lactante mayor o un preescolar, por la ausencia de la madre y aun puede mostrar franco rechazo hacia ésta cuando ha sido la agresora. La conducta del niño cambia relativamente poco tiempo a una de aferramiento excesivo hacia el personal del hospital, con gran necesidad de contacto físico, al mismo tiempo que hay periodos patentes de agresividad cuando se les frustra; estos niños pegan y aun llegan a morder a las enfermeras, a pesar de que éstas muestra especial afecto y cuidado al menor cuando se enteran del problema. Se han señalado también patrones de comportamiento característicos del agente agresor en el hospital; poco interés del familiar involucrado acerca de la seriedad de las lesiones y evolución del padecimiento, con abandono del niño en el hospital o, al menos, visitas cortas muy esporádicas y el comentario frecuentes de las enfermeras de la sala "de no conocer al padre o madre del niño", a pesar de estancias prolongadas. Sin embargo, esto no es necesariamente un comportamiento característico del familiar agresor; en ocasiones, el padre o familiar involucrado parece mostrar una gran preocupación por la enfermedad del pequeño paciente, con actitudes francas de sobreprotección hacia éste, lo cual hace más difícil para el médico, la enfermera y aun la trabajadora social con experiencia en el manejo de este problema,
  • aceptar la posible culpabilidad en una persona tan aparentemente interesada en el bienestar del menor. Se han descrito muchos rasgos característicos del agente del agresor. Entre ellos estaría la inmadurez emocional, la cual es la consecuencia de insatisfacción de la misma durante la niñez. Sentimientos de ira, coraje y frustración hacia los hijos, son normales; pero comúnmente están balanceados por sentimientos igualmente importantes de protección y cariño y, sólo rara vez, bajo presiones desorbitadas del ambiente, resultan en una perdida total del control. En los agresores, se ha enfatizado también, la existencia de un grado especialmente alto de impulsividad y pobres mecanismos de control para la misma, lo cual hace que un estimulo aparentemente pequeño, que generalmente toleran bien la mayor parte de los padres, provoque la reacción agresiva intensa hacia el menor involucrado. Sin embargo, otros autores enfatizan que el agresor funciona bien fuera de la presencia del niño agredido y que este último es dotado de características reales o supuestas, que desencadenan el maltrato y/o actitudes abiertas de rechazo. Estas características pueden ir desde inquietud motora marcada, llanto excesivo, aspecto físico del menor, enfermedades frecuentes, etc., hasta otras más sutiles y las cuales requieren de una investigación cuidadosa para descubrirlas, como son el conferir al niño características del adulto. Muy frecuentemente, estos padres tienen dificultad para ver al bebe como tal y esperan que coma sin dejar nada de la ración ofrecida o demandan hábitos de limpieza por encima de la edad del niño, especialmente un control muy precoz esfínteres anal y vesical por lo
  • que los ataques al niño suelen ocurrir alrededor de la hora de comida o de la defecación. No es raro también que una madre insatisfecha en sus relaciones interpersonales, especialmente con el esposo, tome al bebe como única fuente de satisfacción; si responde como ella quiere, no hay problema; pero si es llorón o no acepta el alimento ofrecido, puede pensar que el bebe la rechaza, la critica y dispararse así la agresión. En otras ocasiones se desplaza hacia el menor parte de la conflictiva del agresor; tal sería el suponer que el niño, concebido en relaciones pre o extramaritales, es un estigma, y por ello generados de culpa e ira del agresor. Más difícil de descubrir es un hecho encontrado en dos de nuestros casos: el niño es tomado como un rival que acapara los cuidados del otro cónyuge, atención que es requerida en exclusividad, y con ello surgen los celos, la ira y la agresión. Fuera de lo antes señalado, los agresores presentan escasa o nula sicopatología, cuando menos aparente. Muy frecuentemente, el agresor, en quien la sola presencia del niño provoca un estado afectivo incontrolable, trata de manejar sus emociones apartándose del menor a través de relegar los cuidados al otro padre u otra persona; es cuando se rompe este arreglo que ocurre la agresión. Esto último explicaría la mayor frecuencia del llamado "Síndrome del Niño Golpeado" durante los primeros dieciocho meses de vida, lo cual, inclusive, ha hecho que también se conozca este problema como "Síndrome del Bebé Golpeado". Cuando el niño empieza a caminar y más aún cuando es capaz de aprender a rehuir al agresor, las agresiones son más frecuentes. 4. Consecuencias
  • Los niños criados en hogares donde se les maltrata suelen mostrara desórdenes postraumáticos y emocionales. Muchos experimentan sentimientos de escasa autoestima y sufren de depresión y ansiedad por lo que suelen utilizar el alcohol u otras drogas para mitigar su distress psicológico siendo la adicción al llegar la adultez, más frecuente que en la población general. Los efectos que produce el maltrato infantil, no cesan la niñez, mostrando muchos de ellos dificultades para establecer una sana interrelación al llegar a la adultez. Algunos niños sienten temor de hablar de lo que les pasa por que piensan que nadie les creerá. Otras veces no se dan cuenta que el maltrato a que son objeto es un comportamiento anormal así aprenden a repetir este "modelo" inconscientemente. La falta de un modelo familiar positivo y la dificultad en crecer y desarrollarse copiándolo, aumenta las dificultades de establecer relaciones. Puede que no vean la verdadera raíz de sus problemas emocionales, hasta que al llegar a adultos busquen ayuda para solucionarlos. "Para muchos niños / as que sufren de maltrato, la violencia del abusador se transforma en una forma de vida. Crecen pensando y creyendo que la gente que lastima es parte de la vida cotidiana, por lo tanto este comportamiento se toma "aceptable" y el ciclo del abuso continua cuando ellos se transforman en padres que abusan de su hijos y estos de los suyos, continuando así el ciclo vicioso por generaciones". Muchas personas no pueden cortar el ciclo del abuso, pero hay niños al que la bibliografía mundial denomina "resilentes"
  • que poseen características que les permite superar este obstáculo. Estos niños tienen la habilidad de llamar positivamente la atención de otras personas, se comunican bien, poseen una inteligencia promedio, se nota en ellos un deseo por superarse y creen en sí mismos. Muchas veces es la aparición de un adulto preocupado por ellos lo que les permite desarrollar esta habilidad y romper con el ciclo del abuso. Como todos sabemos, los niños aprenden de lo que viven. El niño aprende lo que vive Si vive con tolerancia aprende a ser paciente Si vive criticado aprende a condenar Si vive con aprobación aprende a confiar en sí mismo Si vive engañado aprende a mentir Si vive en equidad aprende a ser justo Si vive con vergüenza aprende a sentirse culpable Si vive con seguridad aprende a tener fe en sí mismo Si vive hostilizado aprende a pelear Si vive en la aceptación y la amistad aprende a encontrar el amor en el mundo. 5.-Problemas de conducta La literatura sobre el tema de abuso infantil coinciden manifestar que los niños que sufren malos tratos presentan un funcionamiento comportamental problemático (Cerezo, 1997c. En España, de forma consistente a lo encontrado en otros países, se observa que comparando a niños que reciben abuso con niños que no lo reciben, los primeros manifiestan más problemas de conducta, tanto cuando la información procede de los padres como cuando
  • procede de los maestros. Las conductas que se han descrito en estos niños han sido: agresividad, verbal y física, hostilidad, oposición, robos, mentiras, absentismo, que se integrarían en la categoría de problemas de conducta externalizantes. En un estudio longitudinal encontraron que la experiencia del daño físico intencional sufrido durante los primeros cinco años estaba asociada con un incremento considerable del riesgo a sufrir problemas de conducta externalizantes. Pero aunque estos problemas sean los más frecuentes, sin embargo, también algunos de estos niños presentan problemas de eliminación, miedos, desobediencia encubierta, pero incluso algunos niños presentan combinación de ambas categorías.
  • CAPÍTULO V CÓMO AYUDAR A LAS VÍCTIMAS DEL MALTRATO 1. Formas de ayuda • La mejor manera de ayudar al niño /a es: • Identificando los casos de maltrato. • Realizando intervenciones en las situaciones detectadas, a través del gabinete o de docentes sensibles y capacitados. • Derivado y /o denunciado los casos de maltrato a los organismos pertinentes. • Aquí proponemos algunas líneas de trabajo que la escuela puede desarrollar con los niños y sus familias: • Realizar tareas de sensibilidad y capacitación. • Realizar talleres reflexivos. • Desarrollar accidentes de difusión y sensibilidad entre los niños, las familias y la comunidad acerca de los derechos del niño. • Articular con la currícula, actividades dirigidas a revisar el problema críticamente. • Estimular la confianza y la autoestima de los niños / as. • Para desarrollar con éxito la función preventiva, la escuela como institución debe ser capaz de revisar sus propias
  • actitudes hacia el control de las conductas de los niños y adolescentes. • Ofrecer a los alumnos el espacio y las oportunidades para experimentar formas no violentas de resolución de los conflictos. Llevar a cabo asambleas, consejos de aula y todo medio que estimule la participación democrática en la vida escolar. 2. Institución de ayuda DEMUNA : DEFENSORIA DE LA MUJER, EL NIÑO Y EL ADOLESCENTE funciona dentro de la Estructura Administrativa de las Municipalidades Distritales. • A los niños y niñas que han sufrido algún maltrato, se les brinda determinada rehabilitación, para que su reincorporación a la sociedad se de la manera más fácil. • Atención médica y psicológica al niño maltratado • Atención psiquiátrica o psicológica del agresor • Orientación familiar • Separación del medio de peligro • Establecimientos de asilos temporales • Adopción • Objetivos de las DEMUNAS en la atención del niño maltratado • Fomentar el sano crecimiento, tanto físico como mental de la niñez y la formación de su personalidad. • Investigar la problemática del niño, de la madre y de la familia a fin de proponer las soluciones adecuadas.
  • • Proporcionar servicios asistenciales a los menores abandonados • Prestar asistencia jurídica a los menores y a las familias para la atención de los objetivos de la institución • Coordinación con otras instituciones afines, cuyo propósito sea la obtención del bienestar social. La línea Ayuda Amiga: 0800-16800 es un servicio telefónico especializado y gratuito de alcance nacional que se inscribe entre los esfuerzos del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social por poner a disposición canales de orientación y escucha especializada para aquellas personas afectadas por violencia familiar o violencia sexual que aún no han acudido a espacios e instituciones creados para proveer atención especializada. Persona 0800-16-800 Afectada Su labor consiste en brindar información, orientación y soporte emocional a las personas afectadas o a quienes conozcan de algún caso de maltrato en su entorno, otorgando diversas alternativas de solución para el problema presentado. Asimismo, actúa como una central de derivación de casos hacia los Centros Emergencia Mujer (CEM), como también hacia otras instituciones vinculadas a la problemática, tales como defensorías, comisarías, servicios legales o psicológicos, ONGs, entre otras.
  • La línea Ayuda Amiga tuvo como antecedente la experiencia telefónica de emergencia que se creó en el año 1995 por la Comisión Permanente de los Derechos de la Mujer del Consejo Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, organismo que posteriormente pasó a formar parte del ex Ministerio de Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano (PROMUDEH), actualmente Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES); este servicio fue asumido por el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual a partir de abril del 2001 y se implementó como una línea telefónica gratuita. Desde su creación, la línea Ayuda Amiga constituyó una alternativa eficaz de acceso rápido a información profesional adecuada con respecto a temas de violencia familiar y violencia sexual; brindando a la persona usuaria un espacio de escucha y orientación frente al problema que presenta. Profesionales de la línea Ayuda Amiga 0800-16-800:
  • atendiendo las consultas. La Asociación Pro Desarrollo Infantil - APRODIN – Es una institución sin fines de lucro, fundada el 17 de Marzo de 1993, e inscrita en ficha 15097, asiento 1 del Registro de Asociaciones de Lima, a iniciativa de un grupo de profesionales peruanos, quienes decidieron dedicar parte de su tiempo y esfuerzo en realizar un trabajo serio, eficiente y silencioso en favor de los niños más necesitados del país. Lo que comenzó con un grupo pequeño de personas, con un ideal común y el deseo de no permanecer indiferentes a los requerimientos de un importante sector de nuestra sociedad, es hoy una institución sólida con logros concretos. APRODIN, promueve proyectos y actividades de educación ambiental, para alcanzar un ambiente sano y sostenible, en beneficio de los niños del Perú. CENTRO DE LA MUJER PERUANA FLORA TRISTAN El Centro Flora Tristán brinda un servicio de asesoría legal gratuito en la Comisaría de Mujeres de Lima, especialmente a las personas víctimas de violencia familiar. La Comisaría de Mujeres de Lima fue la primera en crearse en el Perú e inició sus actividades el 17 de agostó de 1988. El servicio legal de Flora Tristán comenzó en noviembre de 1989. Este servicio atiende los días lunes, miércoles, jueves y viernes de 9:00a.m.-a-1:30p.m.
  • En los años de 1988 a 1992, el promedio anual de denuncias en la Comisaría de Mujeres de Lima alcanzaba cerca de 4,000. El año 2001, el servicio legal atendió 521 consultas; el año 2002, alcanzamos la suma de 594 atenciones legales. Mayormente las consultas se relacionan al tema de violencia familiar. La Comisaría de Mujeres de Lima está en Pasaje Buenaventura s/n (detrás del Palacio de Justicia), Cercado de Lima. EL HOGAR DE CRISTO En este lugar nació el 7 de junio de 1998 el proyecto de ayuda social. Ahora el padre Martín define lo que quiere para su institución: una organización con un enfoque moderno, con eficiencia, transparencia y exigencia en sus tareas. Y con la responsabilidad de lograr un cambio en las personas, crear conciencia de solidaridad y generosidad a favor de los que menos tienen o no tienen nada. "Muchos de aquellos que hemos ayudado ya no están con nosotros porque uno de los segmentos que atendemos es el de enfermos terminales e indigentes. Los acogimos para que tengan un final digno, entre sábanas, con alguien que los atendiera, que les diera una sopa caliente", cuenta el padre. Y dice que si algo caracteriza al Hogar es que ayuda a todos: acoge a niños, ancianos y discapacitados de todo tipo. OTROS Centros de ayuda al niño maltratado: Centro de Atención a la Comunidad Educativa, OPS, UNICEF, MIMDES;
  • MAMIS del Instituto Nacional de Niño, MAMIS del Hospital Cayetano Heredia, IDEFAVI, CESIP, CEDAPP, Delegación de la Policía Femenina, CACE, Acción por los Niños, UNIFE. CAPÍTULO VI MALTRATO INFANTIL EN EL PERU El maltrato infantil: un problema mundial El Maltrato Infantil es un fenómeno que surge con el hombre, por lo que es tan antiguo como la humanidad. También es un problema universal, y al respecto Manterola afirma: "El maltrato a los niños no es un mal de la opulencia ni de la carencia, sino una enfermedad de la sociedad". El Maltrato Infantil se ha convertido en un conflicto al que actualmente se enfrentan las diferentes disciplinas implicadas en su abordaje, puesto que no se presenta en forma aislada sino que involucra una gran variedad de factores biopsicosociales. Durante siglos la agresión al menor ha sido justificada de diversas formas; se les ha sacrificado para agradar a los dioses o mejorar la especie, o bien como una forma de imponer disciplina. En la historia encontramos mitos, leyendas y descripciones literarias referentes a la actitud de exterminio y maltrato hacia los menores. En la mitología se relata que Saturno devora a su progenie y que Medea mata a sus dos hijos para vengarse de Jasón. En la Biblia se relata el caso de Abraham, quien estuvo a punto de sacrificar a su
  • hijo Isaac, así como la matanza de los inocentes ordenada por Herodes. En la historia, 400 años a.C., Aristóteles decía: "Un hijo o un esclavo son propiedad, y nada de lo que se hace con la propiedad es injusto".En el siglo IV d.C., en la antigua Grecia, las niñas eran sacrificadas, en tanto que en Jericó los niños eran empotrados en los cimientos de las murallas, muros de los edificios y puentes, para supuestamente fortalecerlos. El Códice Mendocino describe diversos tipos de castigos que se imponían a los menores como pincharlos con púas de maguey, hacerlos aspirar humo de chile quemado, dejarlos sin comer, quemarles el pelo, largas jornadas de trabajo, etcétera. Asimismo, un rey de Suecia llamado Aun sacrificó a nueve de sus 10 hijos con el afán de prolongar su vida. El infanticidio también fue una forma de eliminar a los niños con defectos físicos; durante el nazismo se ordenaba matarlos con el fin de alcanzar la supuesta pureza de la raza, y en algunos países como China, se usaba para controlar la natalidad. Margaret Lynch describe casos de maltrato mencionados por el médico griego Soranus en el siglo II, en tanto que otros fueron identificados en los siglos XVII, XVIII y XIX; por ejemplo, el de la pequeña Mary Ellen (1874), quien era cruelmente golpeada y encadenada por sus padres adoptivos. Ante esta situación sus vecinos decidieron llevarla a los tribunales, pero tuvo que ser representada por la Sociedad Protectora de Animales al no existir instancia legal alguna que la defendiera. A raíz de este suceso surge en Nueva York la primera Sociedad para la Prevención de la Crueldad en los Niños, y posteriormente se crearon sociedades semejantes en varios países; no obstante, el síndrome del niño golpeado fue descrito por primera vez en 1868 por Ambrosie Tardieu, catedrático de medicina legal en
  • París, luego de realizar las autopsias de 32 niños golpeados y quemados. Posteriormente, en 1946 Caffey describió la presencia de hematomas subdurales asociados con alteraciones radiológicas de los huesos largos en los pequeños. Henry Kempe y Silverman, en 1962, crearon la expresión síndrome del niño golpeado, con base en las características clínicas presentadas por los casos que ingresaban al servicio de pediatría del Hospital General de Denver, en Colorado. Este concepto fue ampliado por Fontana al indicar que estos niños podían ser agredidos no sólo en forma física sino también emocionalmente o por negligencia, de modo que sustituyó el término golpeado por el de maltratado; desde entonces se ha publicado una serie de artículos sobre el concepto, que trata de abarcar las diferentes modalidades que existen en cuanto a la acción de lesionar a un niño, mismas que se describen a continuación. Los estudios realizados en varios países señalan que el MI es un problema multicausal, en el que intervienen las características del agresor, el agredido, el medio ambiente que les rodea y un estímulo disparador de la agresión. Se han realizado diversas investigaciones con el propósito de determinar el perfil del agresor y de la víctima. Al respecto se ha encontrado que la figura parental que más agrede es la madre Se describen algunas características del agresor, tales como: autoestima baja, individuos deprimidos o con tendencia a la depresión, neuróticos, ansiosos, alcohólicos, drogadictos, impulsivos, hostiles, con poca tolerancia a la frustración, con una percepción inadecuada respecto al niño y con antecedentes de maltrato en su niñez.
  • En relación con las características del menor agredido, frecuentemente se presentan: problemas de salud (congénitos o adquiridos); niños hiperactivos, en su difícil manejo, con bajo rendimiento escolar, y generalmente, hijos no deseados. El maltrato infantil en el Perú.- La sociedad peruana padece un alto índice de maltrato infantil, concluyen instituciones creadas en los últimos cinco años en aplicación del Código de los Derechos del Niño y el Adolescente y de la Ley de Prevención de la Violencia Familiar. Esas normas forman parte de la Cultura de Derechos de los Niños, promovida por el Estado para prevenir y resolver los problemas vinculados al maltrato infantil. Se han creado así los Módulos de Atención al Maltrato Infantil del Sector Salud (MAMIS) en los hospitales públicos y una división policial especializada en la protección del niño y del adolescente, mientras se promueve la instalación de Defensorías Municipales del Niño (DEMUNAS) en todo el país. Aunque las cifras reales del maltrato infantil no pueden ser conocidas porque se calcula que 60 por ciento de los casos no son reportados a las autoridades o a los servicios médicos, se estima que en los últimos cuatro años más de 200.000 niños han sido víctimas de maltrato o abuso físico.
  • Desde 1995, el número de denuncias o de casos de descubiertos de maltrato infantil aumentaron 15 por ciento al año. ''Ello no implica necesariamente que haya crecido el maltrato infantil, sino que se está produciendo una mayor recurrencia a las instituciones que atienden dichos casos'', explica Pilar Dughi, asesora nacional en salud mental del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). ''El uso de la violencia como método correctivo todavía es considerado aceptable por muchos padres, y en las escuelas algunos profesores recurren a diversas modalidades de maltrato psicológico'', señaló. ''Pese a que los patrones de educación y crianza están cambiando, los modelos verticales y autoritarios subsisten en la mayoría de las familias y las escuelas. Pero la cultura de derecho de los niños está en avance, los chicos ejercen y reclaman que se respeten sus derechos'', comentó. Si en el campo educativo se promueve la difusión de los conceptos de la cultura del derecho de los niños, en la práctica todavía ellos son víctimas frecuentes de maltrato, como lo demuestran las estadísticas médicas. El cinco por ciento de las emergencias en los servicios pediátricos en los hospitales públicos de Lima corresponde a secuelas del maltrato infantil físico a niños de corta edad, y el abuso sexual es el tercer tipo de maltrato más frecuente, según un informe del MAMIS del hospital Cayetano Heredia.
  • Desde 1995 fueron creadas 27 MAMIS, que operan en los centros hospitalarios estatales de mayor nivel de todo el país. El hospital Cayetano Heredia está situado en el Cono Norte de Lima, una extensa zona de barrios pobres y marginales, donde viven alrededor de dos millones de personas. Según la médica Claudia Ugarte, coordinadora del MAMIS de ese hospital, desde 1995 se han atendido en el Cayetano Heredia 4.826 niños maltratados, que ingresaron como emergencias pediátricas, aparentemente por accidentes o por dolencias de causas no conocidas. En 37 por ciento de los casos los niños registraban graves impactos psicológicos como consecuencia de los maltratos sufridos y en 23 por ciento se descubrió que fueron víctimas de abuso sexual. Cifras similares se registraron en el MAMIS del Hospital del Niño, situado en el centro de Lima, donde funciona el Instituto de Salud Infantil, indicó la pediatra Virginia Garaycochea, jefa de un departamento del nosocomio. ''En los MAMIS los equipos están conformados por psiquiatras, psicólogos, asistentes sociales y médicos de diversas especialidades'', destacó. ''Su creación fue un avance, porque ahora se investiga, como parte de la rutina de ingreso, la existencia de presunto maltrato físico o psicológico en los casos que ingresan por emergencia'', agregó.
  • La mayor parte de los casos de maltrato y abuso sexual contra niños son cometidos por parientes, a veces padres, abuelos, tíos, hermanos o alguien del entorno familiar, y los traen pretextando accidentes de diversos tipos, recordó Garaycochea. ''Pero hay también casos que llegan a los servicios de emergencia pediátrica traídos por la policía especializada porque algún vecino denunció el caso a las DEMUNAS municipales, cuya existencia y acción son cada vez más conocidas'', resaltó. Hasta hace algunos años, no era fácil detectar el maltrato infantil en los exámenes médicos, menos aun el maltrato psicológico, ''que es tal vez peor porque no deja huellas visibles pero daña, o puede dañar, su personalidad y autoestima y convertirlo en una persona infeliz'' , concluyó. Ugarte destacó a su vez que la mayoría de los niños agredidos procede de familias disgregadas, en las que los padres están separados o donde existe violencia intrafamiliar. ''Contrariamente a lo que se suponía, un menor número de niños maltratados son hijos de padres alcohólicos o adictos a las drogas. En la mayor parte de los casos proceden de hogares que parecen normales, en los cuales la violencia intrafamiliar se suele mantener en reserva'', comentó. Según Ugarte, otro dato que las estadísticas desmienten es que los padres varones son los más propensos a infligir castigo físico o psicológico.
  • Las madres ocupan el primer lugar como agentes de agresión contra los niños, coincide Garaycochea, destacando la excepción de los casos de abuso sexual. Las víctimas de esas últimas agresiones son niños y niñas de cinco a siete años y adolescentes de 12 a 16. ''El abuso sexual no es sólo violación con penetración. Hay que considerar también los manoseos y juegos eróticos'', observó Garaycochea. El maltrato infantil en la Región Lambayeque: No es pecar de pesimismo pensar que el problema de los malos tratos a los niños crece en intensidad y frecuencia: nuestra sociedad se desarrolla y crece en una economía de mercado en la que las estructuras que generan bienestar social no son suficientemente eficaces y se tiende a masivas concentraciones urbanas, con el consiguiente desplazamiento de familias enteras que viven en otros entornos a ambientes culturales extraños y desprovistos de medidas de protección y acogida. Además, las bolsas de pobreza y marginación, cada vez mayores, constituyen un problema de muy difícil solución en muchos países .como el nuestro. Y, desde el punto de vista psicológico, parece constatarse la tendencia a que la agresividad que generan las frustraciones que acumulamos a lo largo del día se desahogue sistemáticamente con los más débiles, en este caso los niños. Por ejemplo En Pimentel distrito que pertenece a la Región Lambayeque los maltratos infantiles también se presentan , teniendo como referencia los datos obtenidos del Libro de la
  • Oficina de Defensoría de la Mujer, del Niño y del Adolescente el cual nos refiere que en el año 2001 de Enero a Diciembre han denunciado maltrato por abandono y negligencia 143 familias generalmente madres de familias con aproximadamente 5 a 8 hijos a su cargo ; hoy existe en el registro 179 casos declarados de Maltrato , que corresponde a 36 denuncias de maltratos de Enero del 2002 hasta la fecha. Todos los casos son por abandono moral, maltrato físico y psicológico, violencia doméstica, desatención en la alimentación, agresión física, maltrato psicológico y verbal, desatención en la educación, desaparición y abuso sexual de una menor; entre otros casos.
  • CONCLUSIONES 1. El maltrato a los menores siempre ha existido desde los tiempos antiguos, pero no se había formulado derechos exclusivos para ellos por lo tanto los padres o personas mayores pensaban que tenían la autoridad sobre ellos. 2. Se debería concientizar más a la población adulta, que la salud de los menores debe ser cuidada de tal manera que no se exponga a un desequilibrio por causas de maltrato, que como ya se mencionó, puede ser de diferentes maneras y afectan de diversas maneras a los menores pudiéndole causar en casos graves la muerte. 3. También se debe programar pláticas en las escuelas referente a la violencia familiar y la manera de prevenirla para que en un futuro, al formar una familia no traten mal a sus hijos. 4. Todo niño maltratado tiene derecho a vivir una vida como cualquier otro niño y se le debe de dar la ayuda necesaria para poder superar este problema.
  • 5. Hay que hacer conciencia a los padres que dar una buena educación a sus hijos no es pegarles ni hacerlos menos, si no que al contrario dar amor, cuidado y protección, es la mejor manera de brindar una buena educación a nuestros hijos RECOMENDACIONES 1. Ampliar las investigaciones y estudios acerca del Maltrato Infantil relacionada a todas las variables posibles de estudio y en poblaciones urbanas y urbano marginal. 2. Enfocar las monografías e investigaciones de Maltrato Infantil en distintos tipos de familia utilizando la clasificación de Evelyn Dubal. 3. Emplear la técnica participativa para mejorar la comunicación familiar de padres e hijos asimismo, formular programas de intervención mediante consejería a familias. 4. Difundir la existencia de las Instituciones de Ayuda en casos de Niños o personas maltratadas. 5. Que los padres le den una buena educación a sus hijos sin tener que recurrir a la agresión, ya que puede tener consecuencias en el futuro.
  • BIBLIOGRAFIA 1.- Dr. Galeano, Francisco. Ayudando a aliviar el dolor. Maltrato Infantil. Página Internet: www.rionet.com.ar 2.- ¿Qué es el maltrato infantil? La Violencia contra los niños. Página Internet: www.vidahumana.com 3.- Dole Sierra, Laura y Ma. Ángeles Cerezo Jiménez. Maltrato parental y problemas infantiles. Unidad de investigación. Página Internet: Altavista.com 4. - Diane E. Papalia y Sally Wendkos Old. Desarrollo Humano. Naucalpan Juárez, México: Ed. Mc Graw Hill, 1990, 753 Págs. 5.- IMSS. Maltrato Físico al niño. Análisis psiquiátricos, médicos de trabajo y jurídicos. México: sin Ed., 1971,68 Págs. 6.- Maher, Peter. Abuso contra los niños [Zulán Marcela Fuentes Ortega]. Grijalvo, México D.F.: Ed., 1990, 379 Págs. 7.- Mussen, Paul Henry. Desarrollo de la Personalidad en el niño. México: Ed. Trillas, 1990 563 Págs. 8.- Fuentes de la Hemeroteca José María Pino Suárez.
  • 9.- Entrevista en una DEMUNA de la Municipalidad del Distrito de Pimentel Prov. De Chiclayo Lambayeque.