• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Los ESCOBAZOS - Fiesta tradicional
 

Los ESCOBAZOS - Fiesta tradicional

on

  • 364 views

En el centro de la Comarca de la Vera, en Cáceres, se encuentra la villa de Jarandilla. Esta localidad sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año ...

En el centro de la Comarca de la Vera, en Cáceres, se encuentra la villa de Jarandilla. Esta localidad sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año tras año, un ritual que atrapa a todos los lugareños y visitantes: LOS ESCOBAZOS, fiesta declarada de Interés Turístico Regional.

www.lunacandeleda.com
@lunacandeleda

Statistics

Views

Total Views
364
Views on SlideShare
364
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Los ESCOBAZOS - Fiesta tradicional Los ESCOBAZOS - Fiesta tradicional Document Transcript

    • En el centro de la Comarca de la Vera, en Cáceres, se encuentra la villa de Jarandilla. Esta localidad sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año tras año, un ritual que atrapa a todos los lugareños y visitantes: LOS ESCOBAZOS, fiesta declarada de Interés Turístico Regional. Son distintas las teorías que nos llegan del origen de esta fiesta: pastores que utilizaban los escobones como antorchas para alumbrarse en el camino de regreso; familiares que esperaban la llegada de los cabreros a los pies de la hoguera; escobonazos que iban y venían en señal de júbilo por el encuentro de los seres queridos… y todo ello, debido a que acudían al pueblo para la festividad de la Inmaculada Concepción. Lo cierto es que esa noche el fuego es el principal protagonista, ya que previamente a la procesión, sirve para que niños, jóvenes y mayores se “aticen” con los escobones encendidos y posteriormente son esos escobones los que se elevan para alumbrar el estandarte de la Virgen a lo largo de todo su recorrido. Son muchos los preparativos que rodean esta fecha: hacer los escobones, las hogueras, buscar ropas viejas que no prendan, organizar las casas y bodegas con los dulces y alimentos que se ofrecerán a sus visitantes, rellenar las botas de vino, acompañar a los mayordomos en la petición de la rosca, buscar “trastos” viejos para echar a la lumbre… pero todo ello va acompañado de gran júbilo y emoción. Este día, en cuanto empieza a anochecer, podemos ver grupos más o menos numerosos que intercambian cánticos y vítores a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Grupos que únicamente son disueltos porque alguno de los numerosos escobones encendidos, que se distribuyen por todo el casco antiguo, pasan entre medias de ellos o les “dan” con el escobón (escoberas secas unidas y ensartadas artesanalmente). Posteriormente cesa la “batalla” y se puede disfrutar de la procesión y de las numerosas e impresionantes hogueras, en lo que a altura y laboriosidad se refiere, que arderán al paso de la Virgen. Esta es sin duda una de esas fiestas para vivirla desde dentro, para sumergirse de lleno y disfrutar del fuego, los cánticos, el vino, la música y el calor de todos los que participan en esta tradición tan singular y espectacular. www.lunacandeleda.com @lunacandeleda