El Mito: Bricolaje de la Cultura (Óscar López Doria)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El Mito: Bricolaje de la Cultura (Óscar López Doria)

on

  • 514 views

 

Statistics

Views

Total Views
514
Views on SlideShare
514
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El Mito: Bricolaje de la Cultura (Óscar López Doria) El Mito: Bricolaje de la Cultura (Óscar López Doria) Document Transcript

  • EL MITO: BRICOLAJE DE LA CULTURA Este documento, representa una referencia a una investigación adelantada por el autor desde 1986, en el municipio de Cerete en Colombia. Se pretendía recoger la oralidad referida a la historia del fenómeno folclórico de las cumbiambas en esta zona del Caribe colombiano. Se anota acerca de las motivaciones del trabajo, del contexto, y del producto obtenido. La Motivación: Desde lo Folk Desde 1985 se realiza en el municipio de Cereté en Colombia el Festival de la Cumbiamba, evento éste que ha tomado trascendencia nacional, en el cual se realizan encuentros de grupos de gaitas, danzas, cuenteros y decimeros. El único registro histórico que se tenía, en el momento, del origen de las cumbiambas fue una investigación adelantada por miembros de la casa de la cultura de Cereté entre 1983 y 1985. En el informe de esta investigación se anota: “cuentan los abuelos que en tiempos remotos se celebraban en esta localidad unas festividades llamadas fiestas de pascuas”. Las festividades consistían que gaiteros y tamboreros y bailadoras, se reunían en el parque central en una especie de competencia. Relatos hay que dicen que los bailadores en horas de la madrugada se retiraban a sus casas quedando solamente la competencia entre los gaiteros y tamboreros, llegando esto a “Historias Fantásticas” como la de un tamborero apodado Carrillo que duró ochenta horas sin aflojar el tambor y de una
  • bailadora que murió quemada en uno de estos jolgorios populares, nos cuenta la investigación de la Casa de la Cultura de Cereté. Las “Historias Fantásticas “, el misterio de los personajes enlazados en el origen de la cumbiamba y otros relatos entrecortados sobre este hecho Folk, de los que se estaban perdiendo las generaciones de niños y jóvenes cereteanos hoy y de la que se perderían las próxima, fueron suficiente motivación para seguir con la investigación iniciada por la Casa de la Cultura de la época. Alguien debía asumir la responsabilidad de salvar ese resto de historia a punto de desaparecer. Como padres y docentes se adquirió el compromiso de ir en busca de la oralidad moribunda, verificar y ampliar esas historias. Un Contexto Especial El hoy municipio de Cereté, según el historiador Gustavo Abad Hoyos fue fundado “en el corazón de un gran sistema fluvio- lacustre, de modo que siempre a su alrededor, Cereté contó con un abundante régimen de cuerpos de agua como ciénagas, caños activos y no activos y alta frecuencia freática”. Cereté nació sobre un ostentoso nicho de aguas milenarias, de modo que su razón material de ser, tuvo origen en vías acuáticas. De allí que cuente con una larga historia de inundaciones, de mudanzas y reubicación de límites.
  • Este contexto geográfico hacía de Cereté desde finales del siglo XIX y primera mitad del XX un centro comercial y cultural de gran importancia en el Caribe colombiano. Con razón anota Gustavo Abad Hoyos “este reencuentro y dispersión de aguas en Cereté, de alguna manera ha incidido tanto en el relieve como en un proceso socioeconómico, ecológico y cultural”. En los puertos se improvisaban ferias y mercados, donde se daban cita pescadores, labradores, comerciantes, mozos, leñeros, descamadores, cirqueros, vendedores de ferias ocasionales y hasta gitanos echadores de suerte y vendedores de sortilegios. Aparecían también gaiteros, tamboreros, bailadoras, cuenteros y verseadores, formándose al final de cada jornada la algarabía, la fiesta, la competencia, LA CUMBIAMBA. Las cumbiambas eran un espacio para el compartir, para el comercio, par la diversión y para el amor. Con frecuencia se daban enfrentamientos de comparsas de la calle Rabissa y la calle de Las Flores. Las únicas dos calles de Cereté en esa época. La Oralidad y El Asombro Iniciada nuestra investigación en 1986, los documentos escritos y revisados aumentaron los interrogantes y el misterio que rodeaba a algunos personajes presentes en el origen de las cumbiambas en Cereté.
  • La alternativa entonces era la búsqueda de las fuentes orales. Se encontró que las cereteanas y cereteanos menores de 40 años en 1987 no recordaban la cumbiamba, para ellos el pasado musical estaba representado en las bandas de viento con instrumentos metálicos venidos de Europa. Se entrevistaron fuentes de 60 a 105 años. Ellos brindaron información valiosa sobre personajes y sucesos de las cumbiambas de finales del siglo XIX y principios del XX, algunos porque les contaron, otros porque vivenciaron y fueron participes de la cumbiamba. Entrevistadas las fuentes orales se confirmó la existencia de personajes como: Feliciano Carrillo: tamborero venido del Palenque de San Basilio del cual nos cuentan los informantes: “Apostaba las mujeres en la cumbiamba”, “yo lo vi con siete mujeres”, “era un negro Jacarandoso”, “trato de llevarme y al día siguiente me mandaron para Sincelejo”, “me contaron que duro ochenta horas tocando”, “el invento la puya” “dejo a Lorica sin caimanes, los mató a todos”. De José Blas Pacheco: Gaitero y pescador de Arache, su mujer y su hija eran bailadoras. De él cuentan los informantes: “Tenia pacto con el demonio”, “Llegaba con siete pitos cabeza e cera a la cumbiamba”, “pescaba con sus pitos, tocándolos en su canoa”, “los pitos los tenía en la pared del rancho y tronaban avisándole cuando lo iban a buscar”, “le gano a Carrillo el tamborero”.
  • De Amelia Luna: bailadora de Arache, venía con su nieta a la cumbiamba. De ella nos informaron: “se le salvo a Carrillo el tamborero”, “era un amor platónico de Carrillo”, “murió atropellada por la gente”, “bailaba sobre las llamas de la fogata”. Otros personajes vinieron a la memoria de los informantes: Victoriana Luna, El habanero y El cuba Teníamos la información, fragmentada, dispersa, sin embargo ahí estaban, contadas a pedazos aparentemente inservibles las aventuras, apariciones, poderes y debilidades de estos y otros personajes que fueron salvados de la traición de la memoria. Ahora estaba el compromiso de escribirlas para eternizarlas. Había que cuidar que al escribirlas fueran atractivas y motivantes para los niños y jóvenes. EL BRICOLAJE DE LA CULTURA Con fuentes orales escasas las cuales mostraban ciertas lagunas mentales y evidencias de la traición a la que la edad y las enfermedades someten a la memoria, había que aprovechar y valorar cualquier detalle por insignificante que pareciera. Al respecto Margit Frenk, en “La poesía Oralizada y sus Mil Variantes” anota: “A la memoria se debería, en parte considerable, la aparición de variantes que suele resultar del cotejo de las fuentes”. Personajes trastocados, nombres o apellidos cambiados, manejos dudosos del tiempo. La labor entonces era la manipulación del hecho Folk.
  • Díaz Valencia Luis. En La Cultura Popular y los Conceptos de la Cultura afirma “el Folclor serviría fundamentalmente como archivo fácilmente manipulable desde el que construye o reconstruiría las señas de identidad”, aseveración que nos da el aval emprender el Bricolaje. El universo simbólico encontrado estaba disperso y había que darle sentido “El Etnógrafo es también creador de sentido” nos dice Roberto Pineda. Todo resto oral, toda seña había que definirla por su instrumentalidad, se estaba obrando sin plan previo y con medios y procedimientos apartados de los usos tecnológicos normales, como en el Bricolaje: El principio era recoger y conservar en razón de que “de algo habrán de servir”. Había rito, había leyenda, y había pensamiento mítico en las narraciones. Estos elementos están particularizados a medias: lo suficiente para que cada elemento sea constreñido a un empleo preciso y determinado. Cada elemento representaba un conjunto de relaciones a la vez concretas y virtuales.
  • Fuente de fotografía: Gloria Gómez. ¿Qué era lo concreto en Carrillo el tamborero? ¿Qué era lo virtual?, ¿Dónde estaba la magia? ¿Cuántas mujeres tenia Carrillo? ¿Por qué lo seguían ciegamente? ¿Por qué le tenían miedo a Carrillo? ¿Cuál era la relación de Carrillo con Amelia Luna?, ¿Cómo perdió Carrillo con José Blas?, ¿Cómo era el momento de la pesca de José Blas con sus gaitas?
  • ¿Cuando y como desaparecieron las gaitas de Cereté? La labor del hacedor del Bricolaje, en retrospectiva: volverse hacia un conjunto ya constituido, compuesto de herramientas y de materiales, hacer o rehacer el inventario; por último y sobre todo, establecer con él una suerte de dialogo, para hacer un repertorio, antes de elegir entre ellas, de las respuestas posibles que el conjunto puede ofrecer al problema que el plantea, todos estos objetos heteróclitas que constituyen “Su Tesoro” ( Tesoro de ideas le llaman Hubert y Mauss ) son interrogados por él para comprender lo que cada uno de ellos puede significar, contribuyendo de tal manera a definir un conjunto por realizar, pero que finalmente no definiría el conjunto instrumental más que por la disposición interna de sus partes. La decisión estaba justificada, había que hacer un Bricolaje: El Bricolaje de la Cultura y/o reconstrucción del mito, del rito, de la leyenda. Siguiendo a Levis-Strauss en el pensamiento salvaje: “el pensamiento mítico, aunque este enviscado en las imágenes, puede ser generalizador y por lo tanto científico: también el opera a fuerza de andrología y paralelos”. Teníamos en frente un rompecabezas, llenos de incertidumbre, sabíamos que había que organizar, comparar, relacionar, encajar, completar, como en el Bricolaje. Sus acciones se reducen siempre a un reordenamiento nuevo de elementos cuya naturaleza no se ve modificada en la disposición final. Citando a Boas “Se diría que los universos míticos están destinados a ser desmantelados para que nuevos universos nazcan de ser fragmentos”.
  • Había un convencimiento que no se podía desperdiciar nada, para la reflexión mítica, la totalidad de los medios disponibles debe ser ampliamente inventariada o concebida para que pueda definirse un resultado. Inventario realizado con la oralidad recogida en esta investigación, inventario de espacios, de situaciones, de tiempos, de emociones, de vivencias y espiritualidades. Recogidas e inventariadas, estas unidades constitutivas del mito en la Cumbiamba de Cerete, cuyas combinaciones posibles son limitadas porque se han tomado en préstamo del lenguaje, fueron objetos de una especie de Bricolaje Intelectual, dando origen a los Relatos de la Cumbiamba. Relatos etiológicos como se tipifica el mito o relatos didácticos al decir de Vansina. Los relatos de la cumbiamba buscan explicar el origen de este evento sociocultural. Nos dice Vansina “los relatos de etiológicos tienden a dar una interpretación del origen de todos los elementos y situaciones referentes a la cultura y a la naturaleza” y en cuanto a los relatos didácticos, donde Vansina enmarca los mitos anota: “tienen un significado didáctico, su carácter propio es fusionar la naturaleza y la sobre naturaleza” se incluye entonces el poder de Carrillo, el Pito embrujado de José Blas Pacheco y el baile sobrenatural de Amelia Luna sobre el fuego. Producto del Bricolaje realizado surgen los Relatos de la Cumbiamba: El Tamborero, El Gaitero, Las Cumbiamberas y el Pito Metálico. (http://www.slideshare.net/lukopx10/relatos-de- la-cumbiamba-oscar-lopez-doria). Invitamos a todos los
  • lectores de este documento ir a este enlace, donde aparece el resultado de este Bricolaje. Publicados en revistas y suplementos literarios locales Los Relatos de la Cumbiamba se constituyen en un universo simbólico en relación con la Cumbiamba, en un referente de identidad para las nuevas generaciones de Cereté y como fuente de información para públicos ajenos a este contexto. Por ultimo hay que decir que los Relatos de la Cumbiamba tiene una intención pedagógica, la oralidad fue recuperada y escrita para que sea leída, contada, enseñada y vuelta a contar.
  • BIBLIOGRAFIA  Abad hoyos Gustavo. Cereté un Cerco Milenario de Aguas. Lito Editora Sinú. Cerete.1996.  books.google.com.co/books?isbn=8488333145. Margit Frenk Alatorre - 1997.  Díaz Viana Luis. Leyendas Populares de España. históricas, maravillosas y populares.2008. http://www.esferalibros.com/libro/leyendas-populares-de-espana/  Cuentos de espantos y aparecidos, Ed. Ática, Brasil, 1984.  Diccionario Enciclopédico Ilustrado Sopena, Tomo 3, Ed. Ramón Sopena, S A, Barcelona, 1979.  Jung. Carl G.: El hombre y sus símbolos, Ed. Paidós, Barcelona, 1995  Vansina, Jan: "La tradición oral es historia" , 1985, Editorial James Curreyhttp://www.esacademic.com/dic.nsf/sp_sp_origen/75/brico laje  Hans Blumenberg. Trabajo sobre el mito. tercera edición revisada en 1984.  HEBDIGE.Subcultura el significado del estilo,Barcelona:paidos,2004.http://culturabisagra.wordpress.com/  ELIADE, Mircea. "Lo sagrado y lo profano". GUADARRAMA. Ed: Punto Omega. Edición: 1981.  - ELIADE, Mircea. "Mito y realidad". Guadarrama, Madrid. Ed: Kairos. 1978.  - JUNG; C. G., Problemas psíquicos del mundo actual, Monte Ávila, Caracas,1976, p.138 .  JUNG; C.G., Símbolos de transformación, Paidós, Bs. As., 1977, pp. 35 /36 (en http://www.adepac.org/P06-23.htm ).  http://www.monografias.com/trabajos67/mitos/mitos2.shtml#ixzz 2d5aco8xo  http://mauriciobustos.wordpress.com/2008/04/11/el-mito-una- forma-de-poder-simbolico
  • OSCAR LOPEZ DORIA Nació en Cereté-Córdoba, Licenciado en Educación con especialidad en Química y Biología de la universidad de Córdoba, Especialista en Diseño de Textos Escolares de la Universidad Externado de Colombia en convenio con la Universidad de Córdoba, Especialista en Pedagogía del Folclor. Tiene estudios en Investigación Educativa, Neuropsicología, Problemas del Aprendizaje, Pensamiento Complejo, Desarrollo del Pensamiento, Modificabilidad Estructural Cognitiva, Pedagogía Conceptual y Pedagogía Dialogante. Ha publicado cuentos y poesía en revistas y periódicos regionales. Tiene tres libros publicados: “Educación Ambiental Hacia un Nuevo Concepto”. Lito Editora Sinú. 1990. Educación Ambiental. Hipertexto para Educación Básica. Editorial Almadias. Medellín 1997. Coautor de la Cartilla “La Gaita Corta Machihembria Sinuana. Aplicación pedagógica. Lito Editora Sinú. 1993.
  • Coautor del texto “Ser, Pensar y Actuar”. Desarrollo del Pensamiento en La Básica Primaria. Cereté. 2013. (en edición). Asesor de Proyectos Presentados a la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia en Expociencia. Bogotá D.C. – Colombia: 1997 “Algunas Consecuencias del Desplazamiento de Uraba a Córdoba” 1997 “Fabricación del Sombrero Vueltiao. Implicaciones Socioculturales” 1997 “Estudio de las Fiestas en Corralejas” Libros de poesía inéditos:  Quantum. Poemas Para Esperar. Cereté. 1998.  Mongo Mongo negrito zorongo. Poemas. Cereté. 2008. Publicaciones en la web:  PEDAGOGIA PARA EL ENCUENTRO. http://www.slideshare.net/lukopx10/pedagoga-para-el- encuentro-scar-lpez-doria Apr 29, 2013.  LECTURA INICAL EN PEDAGOGIA PARA EL ENCUENTRO. http://www.slideshare.net/lukopx10/lectura-inicial-en- pedagogia-para-el-encuentro-por-oscar-lopez-doria Aug 11, 2013  RELATOS DE LA CUMBIAMBA. http://www.slideshare.net/lukopx10/relatos-de-la- cumbiamba-oscar-lopez-doria Mar 15, 2013.  RELATOS DE LACUMBIAMBA. Revista Trenzando. Vol. 1, No. 1 / 2008 / 66 – 73 http://revista-trenzando.webnode.com.co/news/relatos- de-la-cumbiamba-oscar-lopez-doria1/
  •  DEL CONCEPTO DE COMPETENCIAS EN PEDAGOGIA PARA EL ENCUENTRO. http://www.slideshare.net/lukopx10/del-concepto-de- competencias-en-pedagogia-para-el-encuentro-oscar- lopez-doria Actualmente se desempeña como Rector en la Institución educativa Cañito de los Sábalos en Cereté.