Your SlideShare is downloading. ×
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Gligoric   los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Gligoric los campeonatos del mundo de botvinnik a fischer

394

Published on

ajedrez

ajedrez

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
394
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. S. Gligoric Los campeonatos del mundo de Botvinnik a Fischer
  • 2. COLECCION ESCAQUES (Reprocesado con Scan Tailor por jparra, 2012-05-26)
  • 3. S. GLIGORIC LOS CAMPEONATOS DEL MUNDO De Botvinnik o Fischer A la muerte de Alekhine, la Fe­ deración Internacional de Ajedrez (FIDE). estableció las normas para la celebración de los campeonatos mundiales. El primer campeonato individual se instauró en el año 1948 con un torneo en el que partici­ paron los cinco mejores jugadores de aquel tiempo. Su vencedor fue Botvinnik. Desde entonces hasta la dramática victoria de Bobby Fischer en 1972 ha habido diez encuentros entre campeón y aspirante por el supremo galardón ajedrecístico. En esta obra se han reunido por primera vez en un solo volumen las partidas completas de los once campeonatos. Las notaciones, me­ ticulosamente comprobadas, son un modelo de sucinta amenidad y las que se refieren, en particular, al match Fischer-Spassky, suministran una gran cantidad de nuevos e im­ portantes datos. Además de ser una inestimable obra de consulta, el presente libro es también un retrato brillante e íntimo ele los campeones. De la mano de Svetozar Gligoric, el mun­ dialmente famoso gran maestro yu­ fJOslavo, vernos revelado el choque ele temperamentos y técnicas. Gli­ goric ha conocido a todos esos campeones mundiales y utiliza su experiencia de primera mano para desvelarnos las tensiones y suspi­ cacias que existen entre los prota­ gonistas cuando un título mundial anda en juego. Cubierta de Geest/l·lovcrstad
  • 4. LOS CAMPEONATOS DEL MUNDO De Botvinnik a Fischer
  • 5. S. GLIGORIC LOS CAMPEONATOS DEL MUNDO De Botvinnik a Fischer Recopilación de las partidas por R. G. WADE . 'COLECCION ... --� �AOOES EDICIONES MARTINEZ ROCA, S. A. BARCELONA
  • 6. Título original: The world chess championship Traducción del inglés por Mariano Orta Revisión técnica de José Luis Brasero © 1972, S. Gligoric Match Scores ©R. G. Wade, 1973 © 1974, Ediciones Martinez Roca, S. A. Gran Vía, 774, Barcelona -13 Depósito Legal: B. 7719- 1981 ISBN 84 • 270 • 0270 • X Gráficas Diamante, Zamora, 83, Barcelona- 18 Impreso en Bspaila- Prlnte4 in Spain
  • 7. íNDICE Simbolos Primeros campeones mundiales Introducción: Después de Alekhine Primera parte LOS CONTENDIENTES 1 Botvinnilc-Bronstein-Smyslov 1 1948-1958) 2 Botvinnik-Tal (1959-1961) 3 Botvinnik-Petrosian-Spassky (1962) 4 Bobby Fischer (1972) Segunda parte LAS PARTIDAS 1 Torneo para el Campeonato del Mundo 0948) 2 Botvinnik-Bronstein (1951) 3 Botvinnik-Smyslov (1954) 4 Botvinnik-Smyslov (1957) 5 Smyslov-Botvinnik (1958) 6 Botvinnik-Tal (1960) 7 Tal-Botvinnik (1961) 8 Botvinnik-Petrosian ( 1963) 9 Petrosian-Spassky (1966) 10 Petrosian-Spassky (1969) 11 Spassky-Fischer (1972) íNDICES 7 8 9 13 27 46 58 69 97 113 129 141 154 168 180 192 208 221 254
  • 8. + + + ;;!; + ± + = !! !? ?! ., l-0 Y,-Y, 0-1 SíMBOLOS Jaque Doble jaque Ligera ventaja de las blancas Ligera ventaja de las negras Clara ventaja de las blancas Clara ventaja de las negras Posición igualada Buena jugada Jugada muy buena Jugada interesante Jugada dudosa Jugada débil Rinden negras Tablas Rinden blancas. B o N al lado de cada diagrama indica a qué bando le toca jugar. En el texto, un número entre paréntesis se refiere al número de un diagrama de la posición particular en ese momento. 7
  • 9. PRIMEROS CAMPEONES MUNDIALES Con anterioridad a que la FIDE asumiese el control completo del títu­ lo mundial después de la muerte de Alekhine, el campeonato mundial de ajedrez podría ser considerado como la propiedad personal del poseedor del título. Los matches anteriores fueron: Fecha Campeón Aspirante Resultado Lugar 1886 Steinitz Zukertort +1o-5 =6 USA 1889 Steinitz Chigorin +lo--6 =1 Cuba 1890-91 Steinitz Gunsberg +6 --4 =9 Nueva York 1892 Steinitz Chigorin +lo-S =5 Cuba 1894 Steinitz Lasker +5 -10=4 Norteamérica 1896-97 Lasker Steinitz +10-2 =5 Moscú 1907 Lasker Marshall +8 -o =7 USA 1908 Lasker Tarrasch +8 -3 =5 Alemania 1909 Lasker Janowsky +7 -1 =2 París 191fl Lasker Schlechter +1 -1 =8 Viena/Berlín 1910 Lasker Janowsky +8 -0 =3 Berlín 1921 Lasker Capablanca +0 -4 =10 Cuba 1927 Capablanca Alekhine ·t-::1 -6 =25 Buenos Aires 1929 Alekhine Bogoljubov +11-5 =9 Alemania/Holanda 1934 Alekhine Bogoljubov +8 -3 =15 Alemania 1935 Alekhine Euwe +8 -9 =13 Holanda J937 Euwc Alekhine +4 -10=1 1 Holanda Todos éstos fueron generalmente reconocidos como poseedores del título efectivo que Steinitz fue el pri.mero en adoptar. Los matches en que se reconoció vencedor al jugador ganador fueron: MacDonell v. De la Bourdonnais (Londres 1834) +21-44= 13; Saint-Avant v. Staunton (París 194::1) -t-6-11=4; Anderssen como ganador del tor­ neo de Londres de 1851; Anderssen v. Morphy (París 1857) +2-7=2; Anderssen v. Steinitz (Londres 1886) +6-8=0; Steinitz v. Blackbur­ ne (Londres 1876) +7-0=0. 8
  • 10. INTRODUCCióN DESPUÉS DE ALEKHINE El momento de la muerte tiene la facultad de hacer resaltar en una sola jugada el logro o la futilidad de una vida. La muerte de Alekhine contiene una paradoja. Si había buscado la felicidad. encontró algo diferente; si había querido fama. su nom­ bre vivirá mientras se juegue al ajedrez. Cuando este hombre soli­ tario fue hallado muerto en su hotel de Estoril cerca de Lisboa, la cabeza torcida a un lado, un tablero de ajedrez frente a él, alguien tomó una instantánea de la escena y así nos dejó una fotografía que puede servir como símbolo del viaje por la vida de una persona­ lidad insólita. En su vida, él había vendido su alma a la diosa del ajedrez y sólo así fue capaz de escalar las alturas. Los que podrían haberse maravillado con él mientras estuvo vivo, amaron su fuerza creativa después de su muerte. Cuando era joven le molestaba tener una patria porque quería ser independiente, capaz de ir adonde de­ sease, acudiendo a las llamadas de un torneo. No tenía amigos por­ que estaba demasiado centrado en sí mismo. No tenía necesidad de mujeres porque sólo estaba enamorado del ajedrez. Se casó con mu­ jeres de más edad que él. Él. que se pasó toda la vida en hoteles. necesitaba una esposa que no le hiciera ninguna demanda por su parte. sino que lo protegiese a él. el solitario. Su predecesor, Capa­ blanca, que debía todo a su genio y nada a su pereza meridional, parecía, en su match contra Alekhine en 1927. un desarmado epicúreo, para quien el placer era más precioso que la ambición. confrontado con un guerrero de voluntad férrea y armado hasta los dientes. Como el cerebro y los nervios humanos no pueden soportar vein­ ticuatro horas de meditación en esferas abstractas totalmente ajenas a la vida. Alekhine rellenaba los intervalos con alcohol. Pero el al­ cohol nunca le fue más necesario que el ajedrez. Cuando estaba ardiendo en deseos de recuperar su título perdido. bebía solamente leche. Era supersticioso y durante su match con Euwe llevaba un jersey con un gato negro bordado. Morphy, quizá, tuvo una carrera más brillante y meteórica; Las­ ker. una más larga; Capablanca, una más convincente, pero un faná­ tico como Alekhine no lo había visto el mundo hasta entonces. 9
  • 11. PRIMERA PARTE LOS CONTENDIENTES
  • 12. 1 BOTVINNIK-BRONSTEIN-SMVSLOV 1948-1959 1948: Botvínnik asciende al trono vacante Éste, pues. era el hombre al que había de suceder Mijail Botvinnik. Botvinnik era similar a Alekhine en su tremenda energía y en su voluntad de ganar. En cualquier otro aspecto. Botvinnik se desarro­ lló en diferentes circunstancias. Por primera vez el estado propor­ cionaba ayuda material al desarrollo del ajedrez y consideraba que éste contribuía al prestigio del régimen socialista. El escolar de Le­ ningrado con pantalones remendados recibió muchos ánimos para dedicarse a su juego predilecto. Hasta aquel tiempo los mejores ju­ gadores del mundo habían sido cosmopolitas en su forma de vivir y se habían cuidado de sus propios intereses. Botvinnik, por el con­ trario, viajó poco e introdujo una novedad: su enorme preparación para las competiciones. Sus éxitos estaban asegurados de antemano por el trabajo en casa. Empleaba mucho más tiempo en el análisis y en la comprobación de líneas eficientes de juego que el que em­ pleaba en la partida real donde ponía en práctica sus nuevas ideas. Tales métodos eran también característicos de Alekhine. pero nunca a escala tan grandiosa. Sobre todo, la vida personal de Alekhine no fue, ni podía haberlo sido, regular. Para Botvinnik, en cambio, todo estaba ordenado y calculado para obtener el máximo efecto. Su asalto al título supremo estuvo planeado durante años. Con objeto de conservarse en forma durante la guerra. Botvinnik tomó parte en varios torneos nacionales, espiritualmente impertérrito en sus aspiraciones. incluso cuando la amenaza de Hitler estaba a las puertas de Moscú. Después de la guerra, la muerte del físicamente achacoso y psico­ lógicamente deprimido Alekhine significó la cancelación del match para el que ya se habían iniciado conversaciones preliminares. Los otros -Smyslov, Reshevsky, Keres. Euwe. o el ausente en el torneo del campeonato, Fine- no eran peligrosos para Botvinnik. Aquél era su momento. Más que todos los demás, Botvinnik estaba dispuesto a dar el gran salto hacia adelante. 13
  • 13. Cuando hubo logrado el sueño de su vida, Botvinnik se aisló du­ rante varios años como campeón mundial, arrullado en el pensa­ miento de su propia superioridad. Si bien su ambiciqn era igual a la de Alekhine, su devoción al ajedrez no lo era. Botvinnik era un hombre sobrio que, paralelamente a su carrera ajedrecista, eligió la profesión, menos conocida pero más segura, de ingeniero electrotécni­ co. Mientras Bronstein y Smyslov se iban haciendo más y más fuertes en la práctica de torneos, Botvinnik no hacía ninguna partida. Su nuevo objetivo era conseguir el grado de Doctor en Ciencias Técni­ cas. En la Unión Soviética esto significa mucho. No solamente la reputación, sino el sueldo y los honorarios fijados por la ley son mucho mayores. Alekhine tuvo también el diploma de Doctor en Derecho por la Sorbona de París, pero· aquello fue. más por prestigio social mientras revoloteaba por el mundo jugando al ajedrez, en tanto que en Botvinnik era para fines prácticos. Para Alekhine su diploma era necesario a causa del ajedrez; Botvinnik; en cambio, lo quería para el caso de que algún día abandonase el ajedrez. Mas. tanto para uno como para otro. el ajedrez. era la obra de su vida. Botvinnlk se defiende contra su primer retador El doctor Botvinnik jugaba con menos seguridad que el señor Bot­ vinnik. Cuando llegó el momento de defender su título contra David Bronstein en 1951, hacía tres años que no había jugado en un tor­ neo. Pero la seria dedicación a su tarea seguía siendo la misma. Botvinnik tomó un largo permiso de seis meses de ausencia. . . para prepararse. No obstante, esta vez iba a enfrentarse con alguien dedi­ cado por entero a su arte,. alguien que no quería saber nada de «ratos perdidos» y que se entregaba al ajedrez más que cualquier otro de los rivales de Botvinnik. Días de análisis y noches de juego <dmpro­ ductiVOII habían hecho de Bronstein un formidable enemigo. En otras palabras, Bronstein, ganador del primer Torneo de Candidatos, era el mejor preparado. Bronstein no le resultaba en modo alguno agradable a Botvinnik. En muchos aspectos tenían naturalezas muy diferentes. Botvinnik ra­ ramente aparecía en público y siempre se preparaba en la paz de su propio hogar. Bronstein disfrutaba con la barahúnda de un club de ajedrez, jugando partidas rápidas todas las noches. Uno era serio y concentrado, el otro todo nervios e imaginación. desbordante. Las manifestaciones exteriores de la vivacidad de Bronstein le resulta­ ban desagradables al tranquilo Botvinnik: la costumbre de Bronstein de quedarse de pie y mirando el tablero después de cada jugada que hacía, sin darse cuenta en absoluto de la aparente condescendencia de su postura lejos del tablero, incluso el modo como Bronstein to­ maba el té, agarrando la taza con las dos manos. Fotos del match muestran que en los momentos difíciles Botvinnik �e ponia las manos 14
  • 14. en los ojos como pantalla para no ver a su oponente al otro lado de la mesa, no fuese su aspecto o su comportamiento a estorbarle en su concentración. · Bronstein era un jugador muy correcto, como también lo era Botvinnik. Pero tenía también sus debilidades; le gustaba discutir. Botvinnik, un hombre muy suspicaz (¿le hicieron así los tiempos en que empezó su carrera?) propuso una innovación antes de que co­ menzase el match; a saber, que siempre que la partida se aplazase. la jugada secreta se sellara en dos sobres separados, en lugar de en uno como era la costumbre. El segundo sobre sería entregado al ár­ bitro ayudante con objeto de impedir cualquier irregularidad si el árbitro era partidario de uno de los rivales (¡qué idea!) y abría el sobre, haciendo así posible que el jugador alterase la jugada. Botvinnik consideraba que su propuesta era una solución simple y feliz en vista de la importancia del match; y Bronstein estaba en­ cantado por encontrar un tema de discusión. Botvinnik no conocía la debilidad de Bronstein y le irritaba que el asunto fuese discutido durante todo un mes en las negociaciones antes del match. Bronstein analizaba encarnizadamente todas las consecuencias posibles y se complacía si encontraba defectos en la propuesta de Botvinnik. Cada día llegaba un nuevo comentario de Bronstein, y Botvinnik se iba poniendo más y más irritado. ¿Qué pasaba si la jugada escrita en los dos sobres no era idéntica? Botvinnik replicó enojado y breve­ mente: «¡Entonces la persona que lo haya hecho pierde la partida por descuido!» Finalmente Bronstein accedió a las demandas de Botvin­ nik. ¡Pero después de qué negociaciones tan dilatadas! Todavía no tocado por la adversidad, Botvinnik subestimaba el peligro de su encuentro con Bronstein. En realidad. quien lo con­ frontaba era i.ln jugador excepcionalmente experimentado y un atre­ vido psicólogo. David Bronstein había despertado el entusiasmo del. mundo del ajedrez por su encumbramiento asombrosamente rápido y por lo incansable de su imaginación creadora. run espíritu inquieto se enfrentaba a un lógico tranquilo y profundo! La conducta de am­ bos era también muy distinta y estaba de acuerdo con sus tempera­ mentos. El hombre más joven irritaba al hombre mayor. Bronstein nunca se saciaba de ajedrez. Incluso cuando estaba de pie y tomando té. sus ojos seguían fijos en el tablero. Botvinnik. irritado, comentó: -¡Aquí uno juega al ajedrez y allí -señalando la habitación con­ tigua-. uno toma té! Lo que le interesaba a Bronstein sobre todo era el valor táctico de las jugadas. Disfrutaba con una lucha feroz. con la explotación de las debilidades de su oponente y la audacia de su propia imagina­ ción. En su match con Botvinnik. que había estado mucho tiempo sin practicar, Bronstein encontró un rico campo para su táctica psi­ cológica. como no se había visto desde los tiempos del match de Alekhine contra Capablanca en 1927. Jugaba las aperturas que ju­ gaba el mismo Botvinnik, de forma que el campeón del mundo se veía colocado en una difícil posiCión psicológica: ¿cómo debía, jugar 15
  • 15. contra sí mismo? Además, como hombre de gran experiencia en par­ tidas rápidas, Bronstein empezaba a propósito haciendo jugadas mo­ deradamente fuertes y sólo iniciaba las amenazas después de la trigésima jugada, cuando ambos contendientes estaban sufriendo apu­ ros de tiempo. Pescaba continuamente en aguas revueltas. El match se transformó en una lucha intensamente compleja. Bot­ vínnik tenía una voluntad de hierro y gran energía. Utilizaba su colosal experiencia y su estrategia sutil lo mejor que podía, pero sin embargo estas complicaciones imprevistas le cansaban grande­ mente. Los apuros de t·iempo, en el que Bronstein era como un pez en el agua, y la táctica psicológica, en la que Botvinník se veía en­ frentado con sistemas que utilizaba él mismo, lo llevó al borde de la catástrofe. Pero Bronstein mostró una cierta frivolidad y jugó pobremente en los finales, 1o que le costó puntos importantes. Con un esfuerzo supremo, Botvinnik igualó el tanteo con un final de juego lleno de genialidad en que sacrificó un peón sin propósito obvio con objeto de, mucho más tarde -cuando unas tablas pendían sobre su cabeza como la espada de Damocles-. poder probar la ventaja de su pareja de alfiles contra los caballos de su oponente. Sólo así logró conservar el título. La personalidad de David Bronstein y su destino posterior Hay hombres que hacen una religión de su trabajo. Su entrega a su vocación se parece al servicio a una deidad que ellos mismos han creado. No en todas partes está reconocido el ajedrez como una voca­ ción, pero, si este noble juego tiene sus sacerdotes, entonces Brons­ tein ha sido un sacerdote del espíritu del ajedrez. La toma de contacto de Bronstein con una partida era como en­ trar en 1,m trance. A menudo no hacía la primera jugada durante un largo rato y los espectadores se veían obligados a mirar a la pizarra indicadora todavía en la posición inicial. ¿Quizá la partida no había empezado aún? Pero el reloj de Bronstein había estado la­ tiendo, derramando un tiempo que podr�a más tarde resultar pre­ cioso para él. Debía de haber alguna belleza singular. alguna especie de encantamiento que la danza de las piezas evocaba en la inclinada cabeza de aquel joven calvo. En realidad, nunca repitió su record de quedarse mirando las dos filas inmóviles de piezas durante cincuenta minutos, como le pasó en una partida de un match contra Boles­ lavsky. ¿Había perdido el sentido práctico y de la realidad? Final­ mente, «recordó» dónde estaba y empezó a jugar. Venían los apuros c;le tiempo. Bronstein miraba vagamente en torno de él, como con el espíritu distante. Pero luego ocurrió un milagro. A cada una de las jugadas de su oponente llegaba una réplica en la que estaba escondida una chispa de inspiración. El secreto estaba revelado. Hiciera lo que hiciese, sus pensamientos 16
  • 16. estaban continuamente en el tablero. Otros en su situación, mien­ tras miran el tablero, piensan en el reloj. Bronstein, no pensando en el reloj, pensaba únicamente en el tablero. La victoria venía a sus manos. De una manera modesta, con la cabeza inclinada ligeramente hacia la derecha, explicaba a su oponente todo lo que había visto duran­ te la partida. Necesitaba prever todas las jugadas que pudieran hacer las piezas. Estaba lleno de una sed de alcanzar lo inalcanzable. ¿Cuál fue el momento crítico para Bronstein? Mucho más tarde, en Portoroz, en 1 958, tras lo cual nunca t>Udo de nuevo llegar al Torneo de Candidatos. Todo el mundo dirá; «El filipino Cardoso en la última ronda.» No fue así. La decisión ya se había alcanzado en la vigésima penúltima ronda, en la partida de Bronstein con el gran m¡¡estro checoslovaco Filip, de uno noventa y ocho metros de estatura. El joven Bronstein, que estaba tan lleno de ideas como una granada lo está de pipas, celosamente reservó el secreto de su «innovación» para la lucha más importante. Muchos habían jugado ya aquella variante de la Defensa Nimzo-India, creyendo que habían encontrado la solución al eterno problema de los torneos: «Las ne­ gras juegan y hacen tablas.» Estaba claro que tampoco Filip quería evitar esta tentación. Quizá Bronstein habría pospuesto la revelación de su «descubrimiento» para el Torneo de Candidatos, pero ahora se trataba nada menos que de su promoción. Después de las primeras veintisiete jugadas, Bronstein tenía un peón de más y -lo que era en él una maravilla- disponía de abundante tiempo para pensar. Todo parecía claro: Bronstein se clasificaría .Y seguramente no hubo nadie que previera lo contrario. Todo el mundo creía eso. Sólo que Bronstein, al acercarse a la fase final, flaqueó. Filip había conseguido alargar la partida hasta cuarenta y una jugadas. Bronstein tenía que aplazar la partida y en­ contrar el modo de llevar a cabo su ventaja. Pero no. Bronstein no tenía ya paciencia para vivir en la incertidumbre e hizo la primera jugada que le agradó. Cometió el error de tomar el peón y la par­ tida fue tablas. Lo que sucedió con Cardase fue sólo una co ' �secuencia del resultado con Filip. A Bronstein le habían fallado los nervios. Necesitaba olvidar. Ésta debe de ser la explicación del episodio «suici­ da» en que pasó largas horas jugando partidas rápidas con Tal el día antes de la decisión definitiva. Si hubiese derrotado al checos­ lovaco, asegurándose así su posición, probablemente habría derrotado también al filipino. Entonces habría quedado mucho mejor colocado y nadie se habría dado cuenta de que estaba en la agonía de una crisis. Lo vimos un año más tarde en Kiev, en el match Unión Soviética­ Yugoslavia. Modesto, reservado y siempre increíblemente cortés -aun­ que estaba atravesando un período difícil-, seguía siendo el mismo que en los días de su mayor fama. Entonces habían escrito libros sobre él y lo habían llamado «el genio del ajedrez moderno». Pero ahora, cuando el genio había dejado de ser la prerrogativa de un 1 7
  • 17. solo gran maestro, el título de a:el romántico del ajedrez moderno,. le habría cuadrado mejor. Después de un año de divorcio, se había vuelto a casar cuando lo encontramos en Kiev. Esta vez su esposa no era jug¡¡�.dora de aje­ drez, pero había en eso algo que sus amigos y simpatizantes miraban como una buena señal. Lejos de mí decir que los matrimonios de ajedrecistas son indeseables -hay muchísimos ejemplos felices-, pero en el caso específico de Bronstein puede ser que ahora su vida estuviera más equilibrada. Para un hombre tan enamorado de su arte, ésta habría sido una buena señal y por esa misma razón resulta difícil descubrir la causa de sus fracasos. El gráfico de su éxito es enigmático. En 1948 brilló inesperada­ mente en el Primer Torneo lnterzonal y al hacer eso alcanzó a Botvinnik. En el duelo de 1951 el título de campe6ri mundial se le escapó por muy poco. Durante los años siguientes estuvo en la cum­ bre del ajedrez mundial, pero luego empezó la era Smyslov, y Brons­ tein no consiguió ya dominar como en 1950. Por aquel tiempo Smys­ lov quería convertirse en cantante de ópera, pero ni entonces ni más tarde tuvo Bronstein otras ambiciones que la del ajedrez. Sólo ahora se daba cuenta de cuán precioso había sido su mo­ mento de gloria y lamentaba la perdida oportunidad, pero no re­ nunció a la esperanza... basta Portoroz. El sensacional resultado de su partida con Cardoso seguía él considerándolo como un incidente desgraciado, pero le resultaba duro tener que esperar otros tres años para su próxima oportunidad. La continua necesidad de clasificarse es realmente agotadora y extenúa a cualquiera... excepto al detenta­ dor del título mundial. Pero David tuvo además percances recientes: no triunfó en el campeonato soviético en Tiflis, aunque luego, en cierta medida, corrigió su actuación con su triple empate con Smys­ lov y Spassky en el torneo menor internacional de Moscú. Pero luego siguió... Kiev. En vísperas del match con Yugoslavia hubo discusiones sobre el tercer tablero. Taimanov ló reclamaba citando los resultados más recientes, pero la reputación de Bronstein era tal que, en la votación secreta, todos los grandes maestros soviéticos apoyaron a Oavid. Así el dedo del destino decretó que tuviera que enfrentarse con Fuderer, quien tenía sus propias razones para sentirse bien preparado. Fuderer, quien por su carrera universitaria babia adquirido calma interior, alegremente se enredaba en las complicaciones prelimina­ res, pues se sentía seguro en sus cálculos. Pero·Bronstein, que nunca dejaba de estar intrigado por el hecho de que uno pudiese jugar en uno u otro estilo y que casi rezumaba gozo porque su amado juego fuese tan rico en posibilidades, no se hallaba en estado de decidir qué línea era la mejor en el limitado tiempo permitido para pensar. Los insolubles enigmas que continuamente se iban colocando delante de él en el curso de una partida le· proporcionaban un campo inago­ table para la investigación. Quizá dentro de él, el creador. aparecía a veces el gusano de la 18
  • 18. duda y ahora se sentía feliz de que no hubiera motivo alguno para estar desilusionado con su arte, de que el ajedrez sobrepasara la capacidad de su mente para arreglar todo, para clasificar y descubrir la solución por anticipado. En aquello había belleza. Todo gran maes­ tro trata de ·encontrar mediante el ajedrez alguna verdad suya pro­ pia, y para Bronstein la verdad estaba en la belleza. Bronstein estaba constantemente atormentado por un ansia casi dolorosa de crear algo nuevo, de revelar algo desconocido hasta en­ tonces; quizás uno pudiera jugar de esta manera o quizá pudiera hacerse de alguna otra. En esa nostalgia por lo inexplorado, él desafia­ ba a veces todas las reglas establecidas. Su fantasía era un torrente al que no se le podía poner dique. Recuerdo nuestras partidas y los análisis que hacíamos después. Yo miraba con incredulidad las variantes que Bronstein pensaba du­ rante el juego. Era un mundo fantástico en el que mi fría razón, incluso si yo hubiese podido, no habría entrado jamás. Siempre me irritaba un poco que Bronstein, a pesar de todo lo que veía, siempre jugaba contra mí esas jugadas normales que yo mismo habría jugado si hubiese estado en su lugar. ¿Podrían deberse aquellas explosiones de fantasía a que este sentido que antes siempre lo había llevado de vuelta a la realidad, había empezado a debilitarse? ¿Podría él todavía refrenarse antes de que sus vagabundeos imaginativos lo llevasen a senderos peligrosos en los que «moría por la belleza»? La pequeña catástrofe con Fuderer sólo afectó parcialmente la caima interior de Bronstein. En Kiev había acompañado a nuestros jugadores hasta el aeropuerto, cortés y de buen humor. El filósofo y esteta que había en Bronstein seguía entusiasmado por el ajedrez, pero el espíritu del luchador de competiciones flaqueaba dentro de él. Después del 1-3 David me dijo: «Por lo que veo, el ajedrez compe­ titivo no es para mí.» ¿Había encontrado Bronstein un tipo de relación más alta con el ajedrez o era todo aquello la expusión de una crisis temporal? La respuesta no está clara; es una cuestión de gusto personal. Sigue en pie el hecho de que sus partidas, por la riqueza de su contenido y originalidad, han suscitado entusiasmo durante más de dos decenios. Ha tenido mala suerte en el hecho de que la regla que limitaba el número de participantes soviéticos (ya no está en vigor) le privó de su derecho bien merecido a tomar parte en el Torneo de Candi­ datos después del Torneo Internacional de Amsterdam de 1964, donde quedó colocado entre los seis primeros. Botvinnik y su rival durante muchos años: Smyslov Mucho antes de que se convirtiese en campeón del mundo, Mijail Botvinnik había sido el exponente máximo del ajedrez en la Unión 19
  • 19. Soviética. El mundo no había recuperado todavía el sentido después de la devastación de la guerra cuando se vio claro que se había al­ zado en el ajedrez una gran potencia cuyo dominio absoluto no tenía parangón en la práctica de torneos internacionales por aquel tiempo. Mientras tanto, los grandes hombres del ajedrez -Lasker, Capablan­ ca. Alekhine- se habían ido de la tierra d,e los vivos. A partir de entonces el campeonato mundial pasó a ser más o menos el monopolio de un solo país¡ sólo unos pocos de sus colegas más jóvenes de su propia ciudad disputaban el trono mundial a Botvinnik. La hegemonía de Botvinnik en su patria databa ya del período entre las dos guerras, por lo cual el afán de sus nuevos rivales por bajarlo de su �destal era comprensible. Viajaban, juga­ ban, se impacientaban y se encolerizaban en competiciones en el extranjero, mientras Botvinnik permanecía en su casa de Moscú. Cuando llegó el momento de elegir, mediante la recién funda­ da FIDE. un candidato a campeón del mundo, todos pensaban que sería Vasily Smyslov. Desde 1941, cuando tenía veinte años, Vasily estaba considerado invariablemente como el segundo jugador de aje­ drez de la Unión Soviética. Casi todos los campeonatos giraban alre­ dedor de la rivalidad de estos dos: Botvinnik y el que era diez años más joven que él, Smyslov. Smyslov quedó segundo en el match­ torneo de 1948 en el que el ingeniero Botvinnik consiguió el objetivo de su vida de convertirse en el jugador de ajedrez más destacado del mundo. Mientras tanto, el nombre anteriormente poco conocido de David Bronstein brillaba como un meteorito (y también Boleslavsky, aun­ que su ambición quedó rápidament� apagada después de su match eliminatorio, desgraciadamente perdido con Bronstein en el camino hacia Botvinnik). En el Torneo de Candidatos de 1950, Smyslov quedó tercero, pero sintió como si hubiera quedado el último. Se desilusionó hasta tal extremo, que quiso abandonar el ejedrez y convertirse en cantante de ópera. Ingresó en la corta lista de candidatos para el Teatro Bolshoi, pero de pronto recordó que él era, en primer lugar y principalmente, un gran jugador de ajedrez. Vasily se recobró y esperó su oportunidad, que iba a llegar tres años más tarde. Smyslov dominó los dos torneos siguientes por su infalibilidad. ¡Lo mismo en el ataque que en la defensa, Smyslov siempre tenía razón! ¡Durante aquellos seis años tuvo tres matches con Botvinnik! Smyslov era de un temperamento completamente distinto al de Bronstein. Cuando salió a relucir de nuevo la trivialidad sobre el doble sellado de las jugadas, no la consideró digna de una discusión. Se puso inmediatamente de acuerdo con el suspicaz Botvinnik, quien tanta importancia le daba a eso. Comparado con Bronstein, Smys­ lov era menos impulsivo y menos fanático. Bronstein siempre habla­ ba solamente de ajedrez, y esta obsesión suya recordaba a Alekhine. Smyslov, con sus maneras tranquilas y mesuradas, era igualmente aficionado a la música y a otras cosas. Lo que le interesaba a Smys­ lov en el ajedrez eran sus valores objetivos. Así, tenía una técnica 20
  • 20. mejor, un tratamiento mejor del final de juego y una seguridad mayor que la de Bronstein, pero prestaba menos atención a la psicología y quizá tenía menos ideas originales. Smyslov se impuso la tarea, acorde con su carácter, de sobrepasar a Botvinnik no en el campo psicológico y táctico, sino a nivel crea­ dor. Con esa inteneión llevó a cabo el enorme trabajo de escribir unas ochocientas de Las partidas más importantes de Botvinnik con comentarios sobre su juego en las diversas fases. Con objeto de pre­ pararse concienzudamente, Smyslov quería que el match comenzase lo más tarde posible, pero a Botvinnik no le agradaba tener que jugar el final del match durante la estación cálida en Moscú. Final­ mente convinieron en que el match empezaría un mes antes de lo que habría deseado Smyslov. El sistema y el juego metódico son rasgos inseparables del ca­ rácter de Botvinnik. La importancia que él atribuía a su preparación se demuestra con un ejemplo. Antes del match, Botvinnik estaba descansando en su villa de verano cerca de Moscú y cotidianamente salía a dar un paseo al mediodía durante dos horas. Un día un equi­ po de operadores vino de Moscú y, como suele ocurrir, la preparación de los aparatos se retrasó un poco. Cuando llegó la hora de su paseo y de sus ejercicios de respiraCión profunda, Botvinnik se puso im­ paciente. Miró su reloj y dijo al grupo de periodistas y operadores que tenía que dejarlos. Siempre recorría el mismo camino, contando las inspiraciones que hacía. No prestó atención alguna al equipo que había perdido el día y se quedaba con un palmo de narices. Botvinnik parecía no confiar en nadie, ni siquiera en su segun­ do. Después de su primer match con Smyslov escribió, ocultando prudentemente su exasperación, que Smyslov había hecho �<amplios progresos en su método de preparación» pues tres veces había refu­ tado los análisis secretos de Botvinnik, jugando sin titubeos. Botvin­ nik hizo luego la sutil proposición de que Smyslov compartiese sus preparaciones analíticas con otros jugadores en una serie de con­ ferencias por el país, para promover el ajedrez soviético. La pro­ puesta era aguda, pero el inocente ayudante de Botvinnik, Kan, un homt;Jre muy recto como todo el mundo reconocía, se sintió algo más que desgraciado a causa de la escondida alusión. Botvinnik, quien nunca se iba lejos de Moscú para no tener que romper su rutina diaria, ciertamente COQSideraba que le debía mucho a su planeada explotación de la energía de trabajo. Esto se refleja tanto en las facetas fuertes como en las débiles de su estilo de juego. En el juego posicional, que puede reducirse a un sistema, Botvinnik era un incomparable virtuoso y contendiente de torneo. En posicio­ nes de carácter indeterminado, por el contrario, no se sentía seguro. Smyslov reveló esta debilidad en la vigésima partida del match, cuan­ do creó una tensión de peones en el centro y en ambas alas. Bot­ vinnik no estaba en posición más débil, pero no podía soportar el pensamiento de que no sabía qué podría surgir de aquella situación y se apresuró a introducir claridad en la estructura de peones y a 21
  • 21. establecerla. Esto fue en desventaja suya y una de las principales razones de su derrota en esta partida. El campeón del mundo no ganó sus dos primeros matches contra sus adversarios -Bronstein (195 1 ) y Smyslov ( 1954)-, pero retuvo su título por un resultado de empate. Así, los tres jugadores tenían alguna razón para jactarse de una victoria moral. Sin embargo, Bot­ vinnik, quien no podía olvidar los días gloriosos de su supremacía, anhelaba otras pruebas morales y se quejó de las reglas de la FIDE que le favorecían, ya que en caso de empate retenía su título de campeón del mundo. Al mismo tiempo se aprovechó de tales reglas. En la última partida del primer match, cuando Botvinnik estaba en posición más fuerte, Smyslov ofreció tablas y Botvinnik replicó: «Me hace usted una oferta tan atractiva, que me es imposible rehusarla.» ¿Era esto para justificarse él mismo o quiso él decir alguna otra cosa? Aunque no había ninguna especial atracción mutua, sin embargo Botvinnik y Smyslov eran en muchos aspectos similares: en su con­ ducta reservada y en su tendencia a elegir continuaciones objetivas. Cada cual se atenía a sus propias ideas de. acuerdo con su gusto ajedrecístico, y en los dos matches siguientes la victo.ria fue para quien jugó mejor. Más sobre Smyslov... en el papel de excampeón Si puede resumirse a un hombre por una sola característica, enton­ ces la más adecuada para Smyslov como jugador de ajedrez sería la seguridad. No sólo por su método de juego, sino también por sus movimientos corporales, Smyslov da esta impresión. Alto .y de consti­ tución fuerte, anda con firmeza y asentamiento, su manera de hablar es mesurada, pero no condescendiente, sus modales lentos y dignos. En cualquier cosa que dice hay siempre un matiz de delicada ironía. No es pomposidad, sino buen humor, que quizá brota de la creencia de Smyslov de que está por encima de las pequeñas debilidades humanas. El humor de Smyslov es un humor sin malicia y nace de su pro­ pio sentimiento de imparcialidad. Si bien es un artista en ajedrez. es también un científico. Nunca se ha interesado por trucos psicoló­ gicos, sólo por valores objetivos. Es característico que, quizá por prejuicio, Smyslov durante mucho tiempo consideró la Defensa India de Rey como un sistema semicorrecto en el que las negras no pres­ tan suficiente atención al espacio. Mientras casi todos los grandes maestros soviéticos han debido muchos de sus éxitos a este sistema de juego, Smyslov permaneció fiel a sí mismo y resistió la moda general durante varios años, aunque eso proporcionaba claras ven­ tajas a sus rivales. Durante largo tiempo otros ocuparon el primer lugar, pero Smyslov obstinadamente continuó yendo por su propio 22
  • 22. camino. Era como si él creyese: lo que yo creo no lo borrarán ni el tiempo ni nuevos análisis. Cuando pasó la moda de sistemas fijos, había llegado el momento de Smyslov. Smyslov hace sus jugadas tan fríamente como si sus pensamien­ tos no estuvieran acompañados por ninguna clase de emoción. Sin embargo no es ningún autómata, sino un hombre. Cuando sus adver­ sarios tratan de ponerle las cosas difíciles, empieza involuntariamente a asentar sus piezas con mayor énfasis. ¿Está enfadado con algo de su oponente, o de sí mismo? Que nunca pierde la cabeza se mostró en un banquete en Suiza. A Smyslov le pidieron que cantara, ya que la música era el interés de toda su vida aparte del ajedrez. Le acompañaba un coro aficio­ nado de funcionarios provincianos suizos que se habían esforzado, como una sorpresa para la fiesta, en aprender una canción rusa. Smyslov. sin turbarse, cantó 1<Stenka Razin» con su fuerte voz de barítono, como si no se diese cuenta de los estridentes sonidos que le asaltaban. Con asiduidad cantó su parte de solista, dejando que el «coro de Cosacos Suizos» hiciera lo que quisiese, y luego una vez más reanudó la melodía. Aunque el gran maestro era la figura de la noche, los que estaban presentes aguardaban el final del coro. Ni por un momento se mostró Smyslov confuso. Aceptó con calma su parte de aplausos y volvió a sentarse a su mesa. ¿En qué estado de espíritu apareció Smyslov en su tercer Torneo de Candidatos en 1959 en Yugoslavia, ahora como excampeón mun­ dial? Smyslov era el único de los participantes que no se hacía ilu­ siones. Había tenido que descender con objeto de procurarse la opor­ tunidad de volver a su antigua posición. En su fuero interno es pro­ bable que estuviese irritado con Botvinnik, quien había inventado su derecho a un match de desquite y lo había impuesto en 1957, me­ diante el indiferente Congreso de la FIDE, precisamente en el mo­ mento en que su primer derrocamiento del trono estaba a la vista. Si los resultados de los dos motches de ambos en 1957 y en 1 958 (cuando Botvinnik recobró su título) se hubiesen fusionado, Smyslov incluso tendría una partida a su favor. ¿Qué clase de situación había surgido? Botvinnik, sentado intoca­ blemente en Moscú, todavía conservaba sus derechos, en tanto que Smys!ov, el excampeón mundial, estaba nivelado con los demás y tenía que peregrinar por el mundo, sufriendo una vez más la más feroz competencia de otros grandes maestros antes de que pudiese crear la posibilidad de desquite, que Botvinnik había obtenido tan simple y fácilmente. Era muy agotador. Como Smyslov dijo en pú­ blico en Kiev, esta vez tenía que destruir la ley de probabilidades y por tercera vez salir victorioso en el Torneo de Candidatos, lo que era una �<tarea bastante difícih), Dos fotos, encontradas por casualidad en algún opúsculo, suscitan pensamientos sobre la caducidad de la fama. En una de ellas, Smys­ lov, cargado con una «simbólica» pero enorme guirnalda de laurel alrededor de los hombros. está frunciendo el ceño y excesivamente 23
  • 23. digno; mirando recto al frente como si contemplara el cumplimiento de sus sueños, �amo si fuera consciente de que el campeonato del mundo era suyo por derecho. Había logrado mucho en un decenio y sus esfuerzos se habían visto coronados por el éxito, después de su segunda tentativa, en seis años. En la otra foto se ve a Smyslov sa­ liendo a la calle, sonriente y excitado, como nuevo campeón mundial, rodeado por una multitud admirativa. Nada sino el éxito da a un rostro una expresión tal de satisfacción y serenidad. Todo esto se perdió rápidamente en un momento de natural e inevitable relajación. El tácito enfado por la injusticia de su posición no podía servirle de nada. Durante muchos años venideros no con­ seguiría obtener sus derechos no reconocidos «Es muy difícil ganar el primer puesto en el Torneo de Candida­ tos aunque sólo sea una vez>>, dijo alguien antes de Amsterdam en 1956, «y dos veces es imposible». Smyslov realizó lo «imposible». Cuando se trata de un hombre como éste, uno que se sienta ante un tablero de ajedrez como una roca inamovible, la ley de probabili­ dades pierde valor, pero solamente una vez. Durante seis años luchó estoicamente con sus rivales y con Botvin­ nik, hasta que al fin, en 1957, le arrebató el título en el noveno año del reinado de Botvinnik. Que la totalidad de ese esfuerzo sobrehu­ mano fuese barrida después de sólo un año, fue un golpe que podría descorazonar a cualquiera. Después del match perdido, Vasily apareció por primera vez en el extranjero en la Olimpíada de Munich en 1958. Los curiosos espe­ raban algún cambio en el excampeón de treinta y siete años de edad, que hasta recientemente había dominado la escena internacional. Sin embargo, la soberana calma de Smyslov era imperturbable. Su reac­ ción parecía más bien de asombro por el hecho de que hubiese podido ocurrirle la pérdida de la oportunidad. No le echaba tanto la culpa a estar en baja forma como a su mala salud durante el match de desquite. Eso era una señal de que aún no había perdido la voluntad de que, como Sísifo, quería una vez más empujar hacia arriba la misma roca por la misma colina y que, si era necesario, jugaría toda­ vía un cuarto o un quinto match con Botvinnik. Pero el tiempo barrió todo aquello. En 1960, Smyslov estaba esperando en los aledaños, por primera vez sobrepasado por otros. Había necesitado dos victorias en el Tor­ neo de Candidatos, dos matches con Botvinnik ( es decir, el doble que sus rivales) para llegar a ser campeón del mundo. Y luego. . . sus laureles habían permanecido verdes durante un año solamente. Mas para el match de desquite habría necesitado un año de des­ canso, de fama y de satisfacción social, colmado de hospitalidad a ambos lados del océano. Smyslov había tenido que renunciar a todo aquello y pensar constantemente -y en contra de su voluntad- en su gran rival. Parecía que Smyslov, en la secuencia lógica de las cosas, había iniciado una nueva época. Inesperadamente, incluso para el mismo Smyslov, el saludable Botvinnik surgía de su tumba exca- 24
  • 24. vada demasiado precipitadamente y volvía a restaurar el viejo orden de cosas. Smyslov tuvo que dar un paso atrás, hasta el sitio donde había estado antes: el Torneo de Candidatos. La traviesa táctica de Tal asestó a la supremacía del estilo de Smyslov un golpe aun más duro. De nuevo otros dos pasos atrás: ¡hasta el principio mismo! Después de un largo tiempo, Smyslov volvería a aparecer en los campeonatos soviéticos. Sólo después de eso llegaría el Torneo Interzonal, luego el Torneo de Candidatos. ¡Cuán terriblemente distantes estaban de pron­ to Botvinnik y Tal! Hubo quien le preguntó a Smyslov: -¿Quién es su adversario más peligroso? -En el ajedrez, como en la vida, un hombre es su propio adver- sario más peligroso. -¿En qué proporción desempeña el ajedrez un papel en su vida? -En un cincuenta por ciento. (El otro cincuenta por ciento era probablemente cantar ópera.) -¿Qué es su mayor ambición? -Nada. He abandonado todas mis ambiciones. Mediante el ajedrez expresaba sus pensamientos; mediante el can­ to, sus emociones. Había tenido que abandonar el canto a causa del ajedrez, y el ajedrez significaba un camino enmarañado de espinas, mucho más largo que lo fuera nunca antes. En la ceremonia de clausura de la Olimpíada de Leipzig de 1960, ambos rivales ganaron copas. Botvinnik estaba sereno; había tenido el mejor resultado en el segundo tablero, lo que él consideraba como una señal esperanzadora antes de su match de desquite con Tal. El rostro de Smyslov reflejaba la reacción opuesta. También había vuelto del estrado con una copa por el mejor tanteo como. . . ¡primer tablero reserva! Su expresión valía por volúmenes enteros. Nunca vi a Smyslov tan reservado como en aquella Olimpíada. Pero sus pasos estaban llenos de energía, eran claramente los de un hombre que arde de impaciencia por restaurar las cosas en su de­ bido sitio. Raramente hablaba; como si cada palabra que pronunciase signi­ ficara un debilitamiento de su resolución. Era el suyo un largo ca­ mino. Tenía que empezar literalmente desde el principio. . . Pero daba la impresión de que su voluntad hubiese flaqueado. En Europa no encontramos con frecuencia a Smyslov en los si­ guientes años. Durante dos temporadas ajedrecísticas viajó mucho por la América latina, obteniendo los primeros puestos en todos los tor­ neos: en Argentina, Chile .Y Cuba. Entretanto, perdió, con asombrosa facilidad, su match en la primera ronda del torneo de candidatos, como si quisiera desembarazarse de matches oficiales lo más pronto posible. Se esperaba que jugase con Botvinnik. Pero Botvinnik anun­ ció su retirada en el último momento y, en lugar del ceviejo Misha>•, apareció Efim Geller, probablemente el más difícil adversario de Smyslov, pues Geller lo había derrotado en un match del Campeonato 25
  • 25. Soviético (seis tablas y una victoria) y eso muchos años antes, cuan­ do Smyslov estaba en la cúspide de su gloria y parecía casi in­ vencible. Geller era de baja estatura, pero físicamente robusto en extremo (era un excelente jugador de baloncesto) y Smyslov escogió un extra­ ño método de preparación antes de encontrarse con él en el tablero; el alto y tranquilo Smyslov recibió lecciones de boxeo. Pero, como sabemos, todo fue en vano. Entre los grandes jugadores hay algunos dedicados completamente al ajedrez y sólo al ajedrez, en tanto que otros tienen distintos intere­ ses o por lo menos aficiones. Smyslov pertenece, desde luego, al se­ gundo grupo. Uno saca la impresión de que él quería llegar a ser cantante de ópera más que ninguna otra cosa, pero sus dotes excep­ cionales lo transformaron en campeón de ajedrez. No tenia ninguna otra profesión más que el ajedrez. Sin embargo, siempre permaneció dividido dentro de sí mismo. Hay algo extraño en la personalidad de Smyslov. Está dispuesto a hacer unas tablas rápidas, incluso con blancas, como por ejemplo con Reshevsky en Mar del Plata o conmigo en Montecarlo. Otras veces gana haciendo sus usuales jugadas simples (¿son realmente tan sim­ ples?) cuando adivina que el momento está maduro. Podría pensarse que es perezoso por naturaleza; no obstante, entre los maestros con­ temporáneos, es él quien ha inventado el mayor número de nuevas ideas básicas en la Ruy López, Francesa, Caro-Kann, Gambito de Dama aceptado, Defensa Eslava, Nimzo-India, Defensa Grünfeld, Aper­ tura Inglesa e incluso en sistemas irregulares. Tiene un genio in­ tuitivo para mantener el equilibrio o tomar la iniciativa. Tiene tam­ bén un talento excepcional para los finales, pero no muestra ningún interés por la paciente memorización de variantes. como el moderno ajedrez competitivo requiere cada vez más.
  • 26. z BOTVINNIK·TAL 1959-1961 Tal aparece en escena En 1 959 vino a Yugoslavia un joven moreno de veintitrés años de edad y de mirada llameante, cuya carrera meteórica recuerda vívida­ mente la de Bronstein en el período 1948-1950. Vino con la idea de que a todo el mundo hay que tratarlo igual, lo mismo si se trata de Benko que de Olafsson o el joven Fischer o incluso Smyslov y Keres. Mijail Tal era muy inteligente y había aprobado todos sus estu­ dios tres años antes del tiempo normal. Sin embargo, implacables analistas están todavía buscando una explicación al fenómeno de que alguien, incluso en el siglo XX, pudiese ganar torneos como si los nombres famosos no le importasen un ápice. Los analistas hacen ma­ lévolamente la disección de las combinaciones de Tal y con tono de victoria señalan este o aquel fallo. Tal era aficionado a un irónico juego de palabras y contestaba ingeniosamente: -Me comparan con Lasker, lo cual es un honor exagerado. ¡Las­ ker cometía errores en todas sus partidas y yo solamente en una sí y en otra no! En la antigua Esparta, antes de dejarle partir para la guerra, una madre le decía a su hijo al entregarle su escudo: «¡O con él o sobre él» Este slogan lnmisericordioso podría haber sido adoptado por los grandes maestros desde que Tal apareció en los torneos. ¿Alguien quie­ re ser el primero? Entonces. que abandone todas sus costumbres y persiga sin respirar. . . a Tal. Durante seis años, el infalible Smyslov mandó en la palestra inter­ nacional y habían llegado a establecerse ciertos códigos de <ebuen comportamiento:.. Los grandes maestros se respetaban mutuamente entre sí. La impenetrabilidad con las negras y una cierta eficiencia cuando uno tiene la iniciativa con las blancas eran las claves para el éxito en las más potentes competiciones. El porcentaje de puntos que obtenía el vencedor no .era muy alto ni los otros contendientes eran sus víctimas desventuradas. 27
  • 27. Entonces apareció Tal, quince años más joven que Smyslov. «Pe­ caba» grandemente, pera rara vez se le amonestaba, e impuso un ritmo feroz en los tanteos. Entre los demás competidores reinó un sentimiento de «carnicería». Ei acostumbrado número de tablas dis­ minuyó de repente y las discusiones sobre si el ajedrez estaba agoni­ zando desaparecieron de modo espontáneo. Los demás, al perseguir a Tal. se superaban a sí mismos y ganaban más partidas que nunca, asegurándose su éxito. . . en el segundo puesto. ¡Infortunado Keres! El torneo de Yugoslavia fue el punto culmi­ nante de la obra de su vida. Con aquellos dieciocho puntos y medio de unos veintiocho posibles, habría quedado el primero en las tres competiciones precedentes de este tipo: en Budapest en 1950, en Zu­ rich en 1953 y en Amsterdam en 1956. Ni siquiera esta vez, a sus cuarenta y tres años de edad, iba a lograr su soñado match contra Botvinnik. La siguiente comparación muestra hasta qué punto Keres había mejorado su segundo puesto de Amsterdam tres años antes, donde, descontando las tablas, había tenido una derrota y tres victorias. Ahora, en Yugoslavia, seis derrotas, pero quince victorias, esto es, ¡en lugar de dos, nueve de más! Pero, ¿de qué le servía, cuando Tal estaba allí con sus veinte puntos? Bobby Fischer estaba furioso. En el banquete me dijo: «iEn cuatro partidas estaba yo en posición ganadora y las perdí todas ante Tal!» El análisis, en efecto, muestra a veces una falta de consistencia en las partidas de Tal. Cuando ganó el campeonato soviético por primera vez, todos gruñeron: (<¡Ha tenido una suerte endiablada!lt El amar­ gado Taimanov incluso amenazó con abandonar el ajedrez si Tal vol­ vía una vez más a ser campeón soviético. Cuando aquella sucedió, Taimanov, prudentemente, se olvidó de su amenaza. ¿Tenía Tal suerte? Su estilo le hacía tenerla. ¿Qué pasó, par ejem­ plo, en el Torneo de Candidatos en su partida con Smyslov? Éste lo había superado estratégicamente. Tal siguió complicando el juego. Smyslov ganó una pieza. Tal continuó complicando la partida. Smys­ lov, finalmente, se metió en apuros de tiempo, cometió un error y en dos partidas ganó sólo medio punto. Muchos pensarán que ya es hora de mencion�r algunas de las bri­ llantes victorias de Tal. Como ejemplo de la frialdad de nervios de Tal en coyunturas peligrosas, consideren su partida contra Olaf�son en la décimooctava ronda del Torneo Interzonal de Portoroz en 1958. Tal estaba amenazado por la derrota. Macilento por los repetidos apu­ ros de tiempo, el delgado rostro ascético del rubio islandés parecía estar hecho enteramente de ojos. Había, en efecto, energía bastante aún en aquel joven alto, exageradamente delgado, pero, faltándole tiempo para pensar, cometió un error que le proporcionó al joven campeón soviético una posibilidad de continuar su resistencia al día siguiente. Tal no podía permitirse perder, ya que ello amenazaría su margen de puntos ganadores. Resultaba interesante observarlo en su nuevo 28
  • 28. papel. Siempre había aprobado con éxito sus exámenes en las asigna­ turas de «ataqueJ, «combinación» o «sacrificio». pero ahora tenía que escribir pacientemente su ensayo sobre el tema «cómo lograr unas tablas» en una posición difícil contra Olafsson. Para el estudiante de Riga de veintidós años de edad, aquel exa­ men desagradable constaba de dos partes. Primeramente. análisis de la partida aplazada. tste mostraba que las negras perdían en todas las variantes. Quedaba un solo cable para el hombre que se estaba ahogando: la psicología del tablero. Tenía que elegir una continua­ ción que, teniendo en cuenta el carácter de su oponente. constituyese la mayor sorpresa, y las réplicas naturales de las blancas serian justa­ mente aquellas jugadas que eran erróneas. El examen de una defensa resultaba penoso para el agresivo Tal, pero lo aprobó brillantemente. Sabía que después de ocho jugadas correctas por Olafsson sería inútil proseguir la lucha, pero se com­ portó como si aquello le fuera indiferente, jugó con rapidez y, como siempre, se metió en el terreno del enemigo. La tercera jugada del vivaz Tal llegó como una sorpresa para Olafsson y le hizo perder el equilibrio. A la cuarta jugada de las negras, Olafsson replicó «natu­ ralmente», pero de modo incorrecto y las incómodas negras se apun­ taron el precioso medio punto con rápidas y confiadas jugadas. Un doble esfuerzo era siempre necesario para hacer caer a Tal de espaldas en el mate. Su segundo, Averbach, ingeniosamente lo comparaba a un luchador que pelea vigorosamente, forcejea, hace un quiebro y de pronto se tuerce y ¡ya está!, su adversario, que ha es­ tado ejerciendo todo el tiempo presión sobre él, queda ahora debajo. Recuerdo mi propia partida con Tal en Zurich. Yo nunca le había ganado y lo conseguí sólo porque adiviné la mejor jugada posible en un momento en que no me quedaba ya tiempo para pensar. Aquella usuerte>> no era accidental. Era fruto de la inagotable faci­ lidad de Tal para encontrar respuestas inesperadas. A esto debe aña­ dirse su espíritu de lucha. Nuestro cuarto enfrentamiento tuvo lugar en el Torneo de Candidatos; yo había encontrado una combinación salvadora que a Tal se le había pasado por alto. ¿Qué hizo él enton­ ces? Rehuyó la combinación normal, porque eso me habría propor­ cionado una clara línea de acción. Aceptó el riesgo y cambió su dama por dos torres. tl podría haber, incluso, perdido pero contó audaz­ mente con mi extremada falta .de tiempo para pensar. ;Con toda ra­ zón! Pronto cometí un error catastrófico. ¿Cómo era posible destruir las normas existentes? ¿Cómo podía la acumulada experiencia de más de cien años de práctica en torneos internacionales ser olvidada de pronto y ser borrada toda la defensa técnica enormemente aumentada? Todo aquello continuaba. Lo que Tal hacía era poner de manifiesto la verdad vieja de un siglo de que los grandes maestros no son enciclopedias de ajedrez, sino hombres de carne y hueso. Estas «revelaciones» no son tanto cuestión de la inteligencia o de algún enmarañado razonamiento psicológico de Tal como producto 29
  • 29. de su manera de ser. Tal no puede jugar si piensa que su adversario se siente sereno. Por tanto, lo importante para Tal no es si tiene un peón o una pieza de más o de menos. Es esencial que su oponente se vea confrontado con nuevos problemas que deben ser resueltos «ab initiot. Su contrincante ha parado todas las amenazas de Tal. ¿Qué debe hacer éste entonces? Tal tiene otro tiro en la recámara; sacrifica una pieza. Lo hace por intuición, sin calcular las consecuencias. ¿Está Tal convencido en ese momento de la corrección de su aventurada idea? Quizá lo está (se quedó atónito cuando la combinación que urdió contra Fischer no logró un premio de belleza, sin darse cuenta de que su sacrificio contenía un fallo). Pero esto no es lo importante. Su objetivo es desconcertar a su oponente; siempre que éste salve un escollo, debe verse enfrentado con otro. Sólo entonces se siente Tal a salvo; si su arriesgado pensamiento no está del todo justificado, en­ tonces la fatiga de su oponente o la falta de tiempo ayudarán su propósito. Recuerdo el reconocimiento que de esto me hizo Tal en Zurich. Lo frené en seco cuando rechacé su oferta de tablas después de la apertura. La seguridad de su oponente significaba su inseguridad. Lo inaccesible de mi posición le irritaba. Aunque yo no podía hacer nada él no se dio cuenta. No tuvo paciencia para esperar y en lugar de eso sacrificó un peón. Aquello fue mi oportunidad. Así pues, ¡nunca le ofrezca usted tablas a Tal! Sería tanto como revelarle la momentánea debilidad en que usted se encuentra y que él ha estado aguardando ansiosamente. Consideremos sus encuentros con Keres en el Torneo de Candidatos de 1 959. En tres ocasiones Keres consolidó su posición. Tal no puede sopor�ar posiciones cerra­ das en que su oponente se sienta seguro, y en esas tres veces sacrificó un caballo. ¡Tres derrotas innecesarias! En una única partida Keres cometió el error de ofrecer unas tablas. Tal no estaba en mejor posi­ ción, quizás incluso peor, pero a pesar de sus malas experiencias rehusó la oferta. Al final su adversario terminó por titubear. Aquel día Tal ganó. Ése fue el punto decisivo en su lucha por el primer puesto. Des­ pués de la primera mitad, jugada en Bled, Keres tenía un aspecto sombrío, aun cuando iba a la cabeza del torneo, como si conjeturase que una ventaja de medio punto era un obstáculo ridículamente pe­ queño para Tal. Éste tomó el mando en Zagreb desde el comienzo mismo. Tal se decidió por la lucha a ultranza. Les hizo saber a Fischer, Benko y Olafsson que tenia el propósito de aniquilarlos por 4-0. Per­ dían la serenidad cuando jugaban con éL Eso era lo que quería Tal. Cada vez que se movía. hacía perder los nervios a sus adversarios con su continuo caminar alrededor de la mesa y sus paradas a las espaldas de aquéllos. Cuando jugaba con Tal, Benko se ponía gafas oscuras para demostrar simbólicamente que no quería ver a su adver­ sario. A Tal le gustaba el humor (en la universidad su tesis fue la 30
  • 30. sátira) y él también se puso gafas oscuras de una forma grotesca. La cprotestu de Benko se transformó en una comedia que despertó risas generales en la sala. En Belgrado, Keres hizo todo lo que pudo por alcanzar a Tal. Pero !ue derrotado ppr Smyslov, quien, el día anterior, no había consegui­ do hacer lo mismo contra TaL Ambos pertenecían á otra generación, tenían otro estilo, y el reservado Keres le dijo en broma a Smyslov: -Tú, Vasily, estás de parte de Tal. Al final, Keres hizo lo imposible. Tal, ya perdiendo, concibió una astuta celada de jaque mate. El metódico Paul estaba en guardia y la vio. Derrotó a Tal con negras, pero aquello no era bastante. Sin embargo, dos rondas antes del final, surgió un momento crítico cuan­ do Tal jugó contra Fischer. Por primera vez Tal tenía un aspecto ansioso. Pero Fischer no supo estar a la altura de las circunstancias. Todo acabó como se esperaba. Parecía que los demás se habían preparado mal. Habían estudiado sistemas en lugar de estudiar a los hombres con los que iban a com­ petir. Había comenzado otra época. El portaestandarte de esa época era Tal. Quizá la historia estaba repitiéndose. En sus propios tiem­ pos, también Lasker babia sid-o subestimado. No tuvo discípulos y no había añadido mucho a la teoría del ajedrez. No obstante, fue el mayor jugador de torneos de todos los tiempos y campeón del mundo durante veintisiete años. Cuando le preguntaron a Tal de quién era seguidor, replicó que de Bronstein. En verdad, por su estilo y la riqueza de su imagina­ ción, recordaba a Bronstein más que a ningún otro. Pero Tal estaba enamorado de la lucha y de su resultado deportivo y Bronstein lo estaba de la herencia creadora que la lucha legaba. Así se llegó a la situación paradójica de que Bronstein, el maestro. renegaba de su discípulo de más éxito, Tal. ¿Qué era lo que a Bronstein no le gustaba en Tal? Sobre todo su juego rápido en la apertura. La velocidad insólita, casi desdeñosa con que Tal hacía sus jugadas de apertura formaban parte de su com­ bate técnico, fastidiando, provocando y azuzando a su oponente. Para Bronstein, esto constituía una imperdonable superficialidad, una falta de esfuerzo por conseguir la chispa creadora. Bronstein era por natu­ raleza prudente y se limitó al comentario de que Tal tenía sus pro­ pias razones para su conducta. En una partida real, a David solía faltarte tiempo para resolver en sus fases críticas todos los proble­ mas que se le presentaban. Sin embargo no estaba conforme con la actitud pragmática de reservar su energía basta más tarde. ¿Por qué fue Tal en aquel tiempo el luchador que tenía más éxitos en el mundo jugando torneos? Como Lasker, veía muchísimo y, como Bronstein, tenía una imaginación más viva que los demás grandes maestros. Aunque lo opuesto a Smyslov, Tal, con sus éxitos en los torneos, era el sucesor directo de aquél y, por su estilo y carácter, era lo opuesto a Botvinnik. ¿Le sucedería? 31
  • 31. En vísperas del match Botvinnlk-Tal Un match es diferente de un torneo. Considerando las debilidades objetivas de Tal, Bronstein, en vísperas del primer match Botvinnik­ Tal, previó que el nuevo aspirante tendría que cambiar de estilo para aquella ocasión. En Yugoslavia, Tal había sacado puntos de jugadores inferiores y no contra sus iguales. Muchos dudaban que Tal pudiese desarrollar sus cualidades en toda su extensión cuando se viera rechazado por la estrategia férrea de Botvinnik. ¿Estaban equivocados? Tal tenía extraordinaria expe­ riencia y en el torneo de partidas rápidas de Belgrado, por ejemplo, recordaba al dios Siva. Mientras su adversario estaba tanteando con la mano en busca del reloj, Tal ya había jugado y apretaba su botón, de forma que su adversario¡ hablando en general, no conseguía hacer que el reloj de Tal corriese durante la partida. Había que recordar el match Botvinnik-Bronstein de diez años antes, al que el match inminente por el campeonato mundial se .pare­ cía como un huevo a otro huevo. ¿No habían extenuado a Botvinnik las ideas tácticas de Bronstein y casi lo habían llevado al borde del abismo? En una partida, Botvinnik incluso llegó a tener una torre de más ( ¿no recuerda esta situación creada por Bronstein a una de Tal?) y sólo hizo tablas. ¿Cuántas combinaciones peligrosas no sería capaz de imaginar Tal? Había parecido que el duelo titánico entre Botvinnik y Smyslov continuaría todavía durante largo tiempo hasta que el de más edad, siguiendo el curso natural de las cosas, se retirase. De pronto había intervenido un tercero en discordia: Mijail Tal. ¿Quién dice que la historia no se repite? Todo estaba pendiente de un hilo, como cuando Bronstein había aparecido. ¡La misma velocidad, los mismos primeros puestos: Rlga, Moscú, Portoroz, Zurich, Belgrado! El mundo aún no se había recobrado de su asombro y Tal ya había llegado hasta Bot­ vinnik. Pero esta vez el aspirante era veinticinco años más joven. ¿Podría Botvinnik, ahora diez años más viejo que cuando había jugado contra Bronstein, soportar una vez más la presión a que Bronstein lo había sometido? Los grandes maestros soviéticos, por extraño que parezca, a pesar de la inclinación humana a anhelar un cambio, estaban unidos en sus augurios contra Tal. ¿Qué era lo que no les gustaba en él? Tal los había sobrepasado a todos ellos, casi como bromeando. Al mismo ·tiempo no había probado suficientemente su superioridad sobre sus rivales soviéticos en encuentros individua­ les. Quizá no les gustaba el temperamento de Tal que le impulsaba a éste a jugar de una manera especulativa, por intuición. Cada uno de ellos estaba preocupado por lo que la generación venidera pensaría de la creatividad de los mismos, pero Tal parecía como si no estu­ viese interesado por el valor de la contienda, sino sólo por el resul­ tado del encuentro. De aquí el deseo de todos de que alguien le diese, por fin, a Tal una lección; ese hombre era Botvinnik. Por primera vez el aspirante no era de Moscú. Esto introducía 32
  • 32. un cambio considerable en la recoleta atmósfera hogareña. El joven, sólo de veintitrés años de edad, era ya concejal, y Riga estaba dis­ puesta a levantarle una estatua. Había sido donado un edificio como centro ajedrecístico y se había promovido un periódico estatal de ajedrez. No le bastaba con publicarse mensualmente, sino dos veces al mes, en contraste con el de Moscú. Durante el torneo de Yugos­ lavia, la calle principal de Riga estaba abarrotada de gente, y cada jugada de Tal se comunicaba por teléfono. ;Nada de este tipo había ocurrido nunca en Moscú! No cabe duda alguna de que Tal estaba a la vez contento y an­ sioso de jugar con Botvinnik. Hay una historieta de que en cierta ocasión en que estaba Botvinnik de vacaciones en Letonia, Tal, un niño entonces, llegó a la casa veraniega de Botvinnik con un tablero en la mano y pidió jugar una partida con el campeón. Le dijeron que Botvinnik estaba durmiendo y que no se le podía molestar. La ambición largamente acariciada del niño se había hecho ahora reali­ dad (hasta entonces nunca se habían encontrado a un lado y otro del tablero) . Los que conocían a Botvinnik calculaban que s i el campeón del mundo no conseguía crear una sólida ventaja por su mayor conoci­ miento del juego en la primera mitad del match, Tal le ganaría. Se recordaba que en la segunda parte de su match de desquite con Smyslov, Botvinnik, inmerso en el análisis y algo fatigado, se había olvidado del reloj y había sobrepasado el límite de tiempo estand·o en una posición ganadora. Un golpe así podría ser fatal si Botvinnik no llevaba ya varios puntos de ventaja. O bien citemos su primer match con Smyslov en el que Botvinnik había tenido una eufórica salida, pero sólo consiguió empatar. Aun­ que estaba en excelentes condiciones físicas y parecía más joven de lo que era en realidad, probablemente Botvinnik seria el que se can­ saría primero en este su quinto match por el título mundial. Por tanto, el campeón debía comportarse desde el principio como una ardilla cuando se acerca el invierno, o por lo menos eso era lo que se pensaba entonces. . . Siempre había sido un misterio cómo este ingeniero técnico que aparecía en público como jugador de ajedrez una vez cada dos años no había experimentado nunca ninguna pérdida de «forma». ¿Cómo era posible que estuviese siempre en tan magnífica capacidad prácti­ ca, más que ningún otro, ·a pesar de los largos intervalos que ningún gran maestro se permitía? ¿Cómo era que las leyes que afectaban · a otros no le afectaban a él? No aparecía ante un tablero durante diez, veinte meses y, sin embargo, desde su primera partida en público, estaba completamente integrado con la nueva atmósfera, no se mostraba afectado por difi­ cultades de tiempo y normalmente jugaba con mucha exactitud. El campeón del mundo no ocultaba su secreto. . . o al menos una parte del mismo. Conseguía cuatro meses de permiso. Se preparaba. estudiaba la teoría de aperturas de su oponente. Intensificaba su en- 33 1. - CAM PP.ONATO� MUNOO
  • 33. trenamiento físico. Su paso era firme, una prueba sorprendente de su régimen estricto. Parecía un milagro. Pero el «milagro» era el tremendo trabajo preparatorio que Botvinnik llevaba a cabo y su dedicación a la tarea escogida. Sólo Botvinnik era capaz, durante meses, día tras día, de jugar exhaustivos matches privados de los que no extraía ninguna ventaja obvia y de los que el mundo nunca sabría nada. Algunas de estas partidas podían repetirse en un torneo efectivo como, por ejem­ plo, la famosa victoria de Botvinnik sobre Spielmann en Moscú en 1935 en sólo once jugadas, o algunas de sus victorias en el match­ torneo de 1948 cuando se convirtió en campeón del mundo. En estas ocasiones los adversarios de Botvinnik parecían contrincantes desar­ mados contra un campeón armado hasta los dientes. ¿Quién era el ttsparring-partnen (o eran varios) ? Ni siquiera sus amigos más íntimos lo sabían. Se suponía que en una ocasión lo fue Ragozin, luego Averbach, ahora quizá su entrenador oficial: Goldberg. ¿O quizás elegía a sus «partnes» según las circunstancias; esta vez Bronstein o Geller, los más parecidos a Tal? ¿Eran muchos o sola­ mente uno? Todo está envuelto en el velo del misterio. Botvinnik, muy cauto por naturaleza, no confiaba ni siquiera en sus colegas más allegados, y su entrenador o entrenadores estaban como ligados por un voto de silencio y, si puede haber habido varios, probablemente ni siquiera lo sabía el uno del otro. La suspicacia innata de Botvinnik tenía también su razón lógica; si cualquiera traicionaba el contenido de las preparaciones de Botvinnik, el campeón mundial se habría en­ contrado, en grado considerable, inerme ante su retador. Había una disparidad intrínseca entre sus métodos de entrena­ miento y su afán de seguridad.. Él no podía renunciar a la coopera­ ción con otros durante su preparación, pues eso habría significado que más tarde, en el curso de la contienda, tendría que dejar mucho al azar, y el espíritu concienzudo de Botvinnlk no perdonaría nunca la aceptación de cualquier sistema que él no hubiese probado en secreto y comprobado a fondo. Al mismo tiempo. Botvinnik no podía menos que sentirse atormentado por dudas. En el prefacio al libro sobre su primer match con Smyslov en 1954, Botvinnik no pudo abstenerse de claras alusiones. Por motivos de tacto no dice nada directamente. Sólo cita tres ejemplos del match en los que introdujo nuevas jugadas a las que Smyslov, ante la cons­ ternación de Botvinnik, encontró las mejores réplicas casi sin re­ flexionar. Botvinnik luego { ¡y con qué ironía!) añade que Smyslov puso de manifiesto nuevos métodos de preparación en sus aperturas. Antigua­ mente. las preparaciones se hacían contra el repertorio conocido del propio adversario, pero Smyslov había dado <<Un paso más adelante» y se había preparado también ¡para lo que su adversario se proponía jugar! ¿Qué quería decir Botvinnik con este «paso más adelante>)? Qui- 34
  • 34. zás en un tiempo se refería a Kan y luego, qu1zas, ¡a Simagin! Si­ magín había sido una vez segundo de Botvinnik y más tarde había entrenado a Smyslov. El desconsolado Simagin se quejaba a todos los amigos de Botvinnik de haber sido injustamente atacado y de que Botvinnik se había confundido. Simagin pensaba que, si no por su l'ionor personal, al menos por el tiempo que había transcurrido entre los dos matches, los conocimientos que él mismo pudiera tener se habían quedado anticuados. ¿En qué consistía el método de entrenamiento de Botvinnik? Él era incomparable en el análisis y muy probablemente él mismo había trazado el programa y dividido el trabajo en partes. Puede suponerse que después de que se jugara la partida de entrenamiento, Botvinnik no cambiase impresiones con su segundo, sino que guardase para sí sus preciosos hallazgos. ¿Cómo se preparó Tal para enfrentarse con semejante adversario? ¡Tomó parte en un torneo! ¿Es que no le bastaba con los dos meses del Torneo de Candidatos en Yugoslavia? Quizá no. El torneo si­ guiente fue en Riga. Así cumplió su obligación con su ciudad natal que lo trataba como a su «hijo predilecto». Tal incluso sufrió derrotas. Tal vez eso le hirió, ahora que todo el mundo esperaba de él que fuese el primero. Quizá significó poco para él. Lo importante era que Botvinnik no podía rehuirlo y que el mntch con el que había soñado cuando niño se haría una realidad. ¿Cómo reaccionaba Tal, entonces solamente con veintitrés años, a fracasos temporales? Como un gato, que siempre aterriza de pie sin que importe desde dónde lo arrojen. Una pequeña catástrofe perso­ nal en el Spartakiad Soviético no le impidió, un poco más tarde. conseguir su mayor triunfo en el Torneo de Candidatos en Yugosla­ via. En Riga actuó moderadamente, si tenemos en cuenta que era el favorito. Sin embargo, con su acostumbrado humor, aquello no ejer­ ció en él ningún efecto psicológico adverso respecto a su match con Botvinnik. Pero una cosa está clara: Botvinnik empezó a pensar sobre Tal mucho antes de que Tal empezara a pensar en Botvinnik. Habrá al­ gunos que dirán que Botvinnik era un hombre serio y Tal un incura­ ble optimista, pero sería más correcto decir que había entre ellos un gran abismo en años, temperamento, estilo y formación intelectual. Tal era joven. No había tenido que hollar el espinoso sendero de Smyslov. Todo le había llegado fácilmente, y de una vez. ¿Por qué habría de pensar en dificultades y en que, quizá, tuviese que jugar dos matches con Botvinnik en los dos años siguientes? Era muy po­ sible que él. como Smyslov. subestimase un poco a Botvinnik. Esto no era una cosa mala para el comienzo. pero podía ser mala para el final. El campeón del mundo creía, y no del todo sin razón, que él era el más fuerte y tenía una férrea intención de demostrarlo, sin que importase lo que sucediera en el curso de la lucha. . . 35
  • 35. Tal, campeón del .mundo Pocos expertos podian prever semejante estilo y semejante resultado al comienzo del primer match Botvinnik-Tal en 1960. Un empate era suficiente para que el campeón mundial retuviese su título, y habría sido razonable ver a Botvinnik conservando el equilibrio cautamente con las negras y buscando con las blancas los puntos débiles del re­ pertorio algo dudoso de Tal. ¿Qué sucedió, sin eJ"Qbargo? Ya en la primera partida, aunque lle­ vando las negras, Botvinnik jugó vigorosamente en busca de una victoria desde la primera jugada. Desafiando las leyes de la lógica del ajedrez de que la iniciativa d�be estar en el jugador que conduce las piezas blancas, Botvinnik jugó como si deseara barrer a Tal de la faz del tablero aun antes de que se cruzasen los primeros golpes. ¿Por qué semejante impaciencia? ¿Se había infectado Botvinnik de la condescendiente actitud que muchos grandes maestros soviéticos mostraban hacia Tal a causa de su carrera meteórica, su juego <<Ca­ prichoso», su creencia optimista en su «buena estrella11 ? ¿O tenía du­ das Botvinnik sobre su propio aguante. basándose en su experiencia de matches anteriores y quería acumular una gran ventaja al princi­ pio y asegurarse así una reserva suficiente para la segunda parte del match cuando su adversario, mucho más joven, podría tener la ini­ ciativa? Como quiera que fuese, esta táctica agresiva acabó en la derrota completa de Botvinnik en la primera partida. Quizás el juego de Tal podría criticarse por su falta de abstractos principios filosóficos, pero Botvinnik nunca debería haberse atrevido a subestimar el enorme ta­ lento especulativo de Tal y su insuperable capacidad para compren­ der la verdadera naturaleza de posiciones complicadas de tipo desco­ nocido y para encontrar las soluciones más viables con increíble ra­ pidez y facilidad. Quizás aún más desagradable para Botvinnik que el cero en sí fue el hecho de que Tal tuviese suficiente con hora y media de tiempo y que le hubiese despachado de modo sumario en treinta y dos jugadas. La proeza de Tal al demoler las concepcio­ nes de Botvinnik y desbordarlo en el tablero es digna de todo respeto, siendo así que el viejo Mijail había comprobado sus innovaciones teóricas en largos análisis en casa antes de la partida. Muchos consideraron la pérdida de la partida corno un casual error táctico cometido por Botvinnik. Puede ser que tuvieran razón; en las cuatro partidas siguientes Botvinnik tomó la iniciativa. Pero la herida psicológica sufrida por el campeón no iba a curarse tan fácilmente. En cualquier caso, Tal no necesitaba adquirir confian­ za en sí mismo y su primer encuentro con Botvinnik era justamente lo único que le faltaba en aquel momento. A partir de entonces, Tal adquirió ventaja y nunca la perdió. Es bastante extraño que la temprana ventaja de tres puntos de Tal pareció tener menos importancia que su posterior ventaja de dos puntos. El resultado 5-2 podía considerarse como una crisis -de di- 36
  • 36. mensiones desconocidas hasta entonces, pero transitoria- para Bot­ vinnik. Sin embargo, siguieron dos victorias de Botvinnik. Luego, en el momento del triunfo de Botvinnik, Tal inesperadamente asumió la iniciativa y de nuevo aumentó su ventaja. Si el primer acto del drama podía considerarse como casualidad, con el tercer acto no se podía hacer lo mismo. En eso radicaba la presión psicológica de la ventaja de Tal que en la fase siguiente pesó con doble fuerza sobre Botvinnik. Después de la undécima partida en la que Botvinnik, deprimido por su papel pasivo a lo largo de toda ella, dejó escapar una posibi­ lidad de salvar un «desmedrado» medio punto, el campeón mundial se sintió exhausto. Ejerció su derecho a aplazar el nuevo encuentro hasta tres días más tarde, de forma que pudiera recobrarse de sus grandes esfuerzos y del infeliz resultado y una vez más concentrar su vigor para repetir su hazaña de la octava y novena partidas. Botvinnik, visiblemente de refresco gracias a sus tres días de des­ canso, se sentó ante el tablero con la resolución de un hombre que quema los últimos cartuchos. Su estado de ánimo no podía haber sido un secreto para nadie y sobre todo no lo era para Tal. Fiel a su táctica de oponer en toda ocasión a su adversario el tipo de juego que más le pusiera nervioso, el primer objetivo de Tal fue desconcertar las Intenciones agresivas de Botvinnik -nada más- y así disminuir el resurgido y belicoso entusiasmo del amenazado campeón del mundo. ¿Qué sucedió? Los dos grandes contendientes adoptaron posiciones clásicas, Botvinnik porque tenía razón en creer que en eso consistía su ventaja sobre su más joven y menos experimentado retador, y Tal porque, en contra de su costumbre usual, no quería correr el menor riesgo. Sólo que su voluntad todavía poderosa indujo al exhausto Botvinnik a creer que podía destruir la fortaleza de su oponente ahora atrincherado. Así, la duodécima partida dejó de ser una contienda normal en la que leyes claras impusiesen el resultado y se transformó en un duelo psicológico entre los dos hombres de distintos caracteres. Botvinnik creía que aquél era el momento en que debía enzarzarse con Tal, y Tal estaba convencido de que si por su parte lograba imprimirle a aquella partida un tono tranquilo y pacífico, sus esfuerzos se verhm fácilmente coronados por el éxito. Cada uno estaba inmerso en sus objetivos psicológicos y ninguno de los dos veía ya la posición real en el tablero. Cada cual estaba entregado solamente a sus propios de­ seos. La duodécima partida se transformó así en una tragicomedia de dos rivales exhaustos. Botvinnik creó algunos puntos débiles en el centro negro, y Tal intentó algunos amagos en el flanco del rey. En realidad, Botvinnik, que creía en el valor perdurable de sus concepciones estratégicas, era el único que atacaba, y Tal, que estaba obligado a preparar un ata­ que contra el rey blanco, realmente sólo deseaba defenderse, tratando de equilibrar sus posibilidades mediante el contrajuego y establecer un equilibrio dinámico en el tablero. Cada uno estaba influido por el papel que había elegido, por lo 37
  • 37. cual ninguno de los dos vio la verdad real. Botvinnik jugó sin con­ vicción y no explotó la mayoría de sus posibilidades después del im­ preciso juego de apertura de Tal. Sin embargo, continuaba conside­ rando la iniciativa como suya. Tal, en su forma acostumbrada, tan pronto como la partida se fue complicando, se recuperó y rápida­ mente corrigió sus errores iniciales. Pero no se había dado cuenta de que ya tenia ventaja y, con sólo un deseo en su corazón. . . ofreció unas tablas. Botvinnik, naturalmente (!?), rehusó. No le quedaba nada, si quería ganar, más que tomar un peón indefenso en el flanco de dama. Lo tomó y como resultado apartó su dama del centro de la lucha. Tal se enfadó por la obstinación de su adversario y jugó con rapidez. La primera j ugada fue excelente. Botvinnik tenía su «res­ puesta• lista. Ahora Tal podría sacrificar una torre y llevar al rey blanco no protegido a una red de mate. En cualquier partida rápida habría visto eso. La combinación era muy simple, muy por debajo del nivel de las que Tal generalmente improvisaba en el tablero, pero estaba cegado por su nuevo papel defensivo en el match. No estaba pensando en la victoria, sino en el modo más breve de conseguir unas tablas. Jugaba rápidamente, para demostrarle a su adversario que no podría ganar. No vio -con gran asombro de todos- el sim­ ple sacrificio de torre. jY eso por parte del mejor táctico de la época! Se apresuró a poner rumbo hacia un puerto tranquilo y pasó por alto las respuestas de su contrincante. Botvinnik permanecía con un peón de más, pero no selló la mejor jugada y, después del aplaza­ miento, Tal logró las tablas. Ambos habían cometido tantos errores, que el final quizá fue un final justo. Agotados por el análisis y por todo lo que había ocurrido en la partida anterior, Tal y Botvinnik, en la partida décimotercera, hi­ cieron sus primeras «tablas de grandes maestros». Después de dieci­ séis jugadas y dieciocho minutos, Tal propuso las tablas. En vista de la posición, el desilusionado Botvinnik no tenía motivos para negarse. No logró recobrarse antes del final del match y perdió el título. De repente, para sorpresa del mundo del ajedrez ¡Tal era campeón! Botvinnik se encontró en una posición embarazosa mientras el mundo aguardaba que se decidiera a pedir un match de desquite. Sólo en un match por el campeonato del mundo había sido aún mayor la diferencia de edad entre los dos competidores. En 1894 Steinitz tenia treinta y dos años más que Lasker y nunca había reco­ brado su título. Sin embargo, Botvinnik estaba todavía en la cúspide de su poder y a nadie le era licito atreverse a establecer una analo­ gía. Pero el peligro estaba allí. Se llamaba. . . Tal. Como campeón del mundo, Tal siguió siendo el mismo de antes: el niño mimado del público. Después de la hegemonía de Botvinnik, llena de dignidad y respeto, Tal de un modo u otro rebajó la institu­ ción de campeón mundial y se puso más cerca de los amantes ordi­ narios del ajedrez; cualquiera que quisiese podía jugar ajedrez de 38
  • 38. café con el campeón del mundo hasta altas horas de la noche. ¿Cuán­ do había sucedido nada por el estilo? En la Olimpíada de Leipzig, Botvinnik, como si hubiese cambiado de costumbres bajo la influencia de Tal, a menudo permanecía hasta el alba en el saloncito de su ho­ tel. Los más experimentados decían que esto era por su edad; cuan­ rio uno se va haciendo anciano resulta más difícil acostarse pronto. Todo el mundo pensaba que a Tal el título no se le había subido a la cabeza. Era popular por no haber cambiado. ¿No había cambiado en realidad? Tal había logrado encumbrarse sin tener en cuenta nada ni a nadie. Ahora no quedaba ninguno a quien pudiera no hacerle caf!o. ¿Cómo podria adaptarse a su nueva posición? El match de desquite «Es el mayor optimista del mundo», me dijo una vez uno de sus amigos, refiriéndose a Botvinnik. Sin embargo, ni sus amigos ni sus enemigos creían que pudiese reconquistar el título que le había arre­ batado el hirviente Tal. No obstante, en el banquete de Leipzig, el rostro de Botvinnik resplandecía desde la mesa donde estaba sentado el equipo soviético; acababa de recibir la copa por el mejor tanteo en el segundo tablero. En realidad, era la primera vez en su vida en que jugaba con el se­ gundo tablero en el equipo soviético. Sin embargo irradiaba alegría. Necesitaba una prueba tangible de su creencia en sus propias facul­ tades. Ahora la tenía. Un americano escribió una vez un libro titulado «La vida empieza a los cuarenta años». Botvinnik podria haber añadido: «iNo, a los cin­ cuenta!» Los cumpliría en marzo, cuando una vez más se sentaría frente a Tal. Nadie creía en Botvinnik. . . excepto Botvinnik. Uno de­ bería haberlo conocido mejor si sintiese como él sentía. . . En abril de 1961 se puso en claro que el joven campeón mundial quería darle al match de desquite el carácter de una continuación de la segunda mitad de su match anterior. Entonces Tal había ido a la cabeza en puntos y no le había permitido a Botvinnik la posi­ bilidad de alcanzarlo. A pesar del hecho de que el curso de este nuevo match no se con­ formaba a este plan y de que Botvinnik iba en cabeza después de las primeras cuatro partidas, Tal decidió perseverar en su táctica. En cierta medida eso significaba retirarse a la defensa y falta de deseo en asumir riesgos. No cabe ninguna duda de que este tipo de juego en el que las posiciones surgían con características claramente definidas, se aco­ modaba de modo insuperable a Botvinnik. Su lógica tenía la clari­ dad del cristal y su estrategia era más rectilínea que la imaginación errática de Tal. ¿Por qué se aferró Tal tan obstinadamente a la Nimzo-India, el 39
  • 39. arma de los jugadores sólidos, inadecuada a su estilo pirático? Per· dió su primera partida (con negras) . Tal consideró que no había que echarle la culpa a la apertura. Sin embargo, perdió la tercera par­ tida también. Tal reconsideró que había que mejorar la apertura. Debía jugar de un modo más preciso. Creía que Botvinnik con blan­ cas persistiría en su camino bien trillado. Así pues, Tal confrontaría a Botvinnik con su mejora y de este modo sacudiría la confianza de Botvinnik de poder lograr algo con blancas. Tal introduciría su pro­ pia variante y más tarde o más temprano podría corregir la dife­ rencia de puntos. Sin embargo, el método psicológico de <<desgaste» no dio resul­ tados. Botvinnik seguía jugando de modo muy parecido -o sólo un poco diferentemente- y era siempre Tal el que se encontraba en­ frentado con nuevos problemas. No quería reconocer que estas posi­ ciones se adaptaban mejor al estilo de Botvinnik. Sin embargo, Tal consiguió salvar las tablas con un peón de menos y se dio por satis­ fecho. En la próxima ocasión aumentaría aún más la altura de la barricada. En la sexta partida, Tal, con blancas, empezó con grandes espe­ ranzas. En la partida cuarta había conseguido por primera vez ani· mar y complicar el juego -aunque entonces no había podido conse­ guir mucho-- y esta vez creía que tendría más suerte. Consideraba que ya era una gran cosa haber conseguido apartar a su adversario del sendero familiar. Pero, ¡desilusión!, aunque Tal aportó algunas innovaciones, Bot· vinnik construyó una posición impenetrable. Una vez más, las blan­ cas quedaron «devastadas». pero Tal creía que al final .acabarían imponiéndose. En la séptima partida, ¡sorpresa! El contrincante más vteJO, aun­ que llevaba ventaja de puntos. fue el único todavía dispuesto a arros­ trar un riesgo e impuso un ritmo cálido a su oponente. Con el pro­ pósito de aumentar aún más la diferencia y de crear así una reserva para el final, cuando el aguante del hombre de más edad pudiera ser puesto a prueba, Botvinnik mostró audacia y una capacidad aún mayor de proporcionar algunos disgustos a su rival. Una vez más la defensa Nimzo-India, pero Botvinnik, con blan­ cas, abandonó su variante anterior, que Tal ahora conocía bien. y en lugar de ella jugó la Saemisch de doble filo. Botvinnik también la había jugado en el primer match, con poco éxito, pero. . . también hay golpes de sorpresa. Esta vez Tal no se lo había esperado. ¿Se sacaría Botvinnik algo de la manga? Otra dificultad para Tal con­ sistía en que ahora unas tablas eran apenas suficientes. El joven campeón se decidió por otra continuación menos estudiada. Botvinnik estaba en su elemento. Tal había comprometido su posi­ ción y su encontraba débil en los dos flancos. Enfrentado con cre­ cientes dificultades, Tal se decidió a tomar un peón que se le ofrecía. pero aquello sólo sirvió para apresurar el fin. Botvinnik golpeaba como una maza. En mala situación, Tal se vio incapaz de ofrecer ni 40
  • 40. siquiera una mínima resistencia. Su peor derrota. . . y la victoria más rápida de Botvinnik. En el momento en que parecía que Tal no tendría fuerzas para recobrarse de esta doble conmoción, cuando estaba jugando superfi­ cialmente e iba por detrás en puntos, ocurrió algo insólito: Tal ganó su primera partida. Por alguna extraña razón, Botvinnik permitió que su Caro-Kann se transformase en la Defensa Francesa con una jugada de retraso. La consecuencia es que fue derrotado en la octava partida con la misma brevedad con que había derrotado a Tal dos días antes. La excitación creció. Tal sintió también que habin llegado et mo­ mento de golpear. En la novena partida. por primera vez, Tal jugó vigorosamente con negras. ¿Qué significaba aquello? ¿Era una subestimación de su oponente de más edad q de las leyes que reinaban en el tablero, o sólo un farol desesperado? Tal se dedicó a la caza de peones y descuidó su de­ sarrollo. No fue difícil para Botvinnik refutar una concepción tan ingenua. Al final fue el joven quien se quedó con un peón de menos. Aún tenía posibilidades de tablas. pero se defendió débilmente. Éste no era el Tal del año anterior, La iniciativa era una vez más de Botvinnik. En la décima partida, Tal aún alimentaba la esperanza de repetir su hazaña de la octava partida y de crear así la atmósfera de tensión que faltaba. Pero Bot­ vlnnik había recobrado la moral. Ya no insistió en sus ideas precon­ cebidas, sino que se atuvo a la línea convencional. Tal empleó. una vez más el farol de un ataque furioso de peones y -para un cam­ peón del mundo- jugó erróneamente la posición. Su alfil peregrinó por el flanco equivocado y la lógica de Botvinnik, como siempre en situaciones semejantes, fue inexorable. Era el borde de la catástrofe. ¿Lo aceptaría Tal así? Se esperaba que elegiría una de las armas con que podría golpear los puntos dé­ biles de Botvinnik. Pero Tal las olvidó o no pudo encontrar ninguna. En la undécima partida apareció desmoralizado y jugó mansamente por unas tablas. ¡en un momento en que tenia tres puntos en contra! Para Botvinnik el match se había convertido en un agradable entre­ tenimiento. No era inteligente por parte de Tal jugar una posición simétrica con un tiempo de menos y no disponiendo de ninguna ame­ naza. Ni siquiera los alfiles de distinto color pudieron salvarle. El match no había terminado. Pero estaba claro que Botvinnik regresaría a su trono, y eso significaba el final de la más repetina rama en el ajedrez de la postguerra. Sin embargo, resultaba difícil creer que éste era el mismo hombre que había ganado tan fácilmente en tantos torn�os y que. incluso había derrotado a Botvinnik en un· match. Quizá Tal estaba obsesionado por sus propios errores, lo mismo que lo había estado Botvinnik cuando había perdido. Sólo que, ¿a qué se debía esta falta de entendimiento de ciertos principios esen­ ciales de las sesenta y cuatro casillas? 4 1
  • 41. El verdadero soberano: Mijall Botvinnik La hazaña de Alekhine había sido sobrepasada. Botvinnik, con cin­ cuenta años, había logrado por segunda vez recuperar su título per­ dido. Alekhine había abreviado la designación de «título supremo» por la de «su título». Después que lo había recobrado de manos de Euwe, solía decir: «He recuperado mi título.» No estaba en la naturaleza de Botvin­ nik decir una cosa semejante. Pero lo mostraba por sus acciones. Sólo un hombre de tremenda voluntad que no había cesado nunca y nunca cesaría de creer en sí mismo podía haber derrotado a un adversario después de haber sido derrotado por éste un año antes. En verdad, todo había estado en contra de Botvl.nnik. Ni siquiera Smyslov le había infligido derrota semejante. El hecho de que des­ pués de la novena partida del primer match con Tal no pudiese ganar ni una sola más le daba a uno la impresión de una verdadera catás­ trofe personal. En semejante situación, ¿querría ni siquiera tratar de obtener el desquite sóbre su rival, que tenía también la irrevocable ventaja de tener sólo la mitad de años que él? Botvinnik no hizo entonces co­ mentarios. Antes, una vez, en una situación similar contra Smyslov, había pospuesto su réplica hasta el último momento posible. Aquello había irritado a Smyslov, como también le irritó la explicación pos­ terior de Botvinnik de que jugaría «ante la insistencia de sus amigos». Esta vez, Botvinnik había contestado a las preguntas sobre el tema con la declaración de que necesitaba antes que nada estudiar sus partidas con Tal y si resultaba que todavía llegaba a la conclu­ sión de que tenía una posibilidad razonable en un match de desquite, enviaría el desafío. Tomó buen cuidado de comportarse modestamente en público y de no mostrar amargura en el momento de su caída. No quería aparecer como una declinante «prima donna» que hubiese perdido todo sentido de medida y que no estuviese dispuesta a aceptar el hecho de que «SU tiempo babia pasado». Pero la ominosa verdad que se le apareció clara a Botvinnik fue la de que perdía con más frecuencia a causa de graves errores en la quinta hora de juego, cuando le sobrevenía el cansancio. En realidad, la decisión había es­ tado tomada cuando Botvinnik, con la cabeza agachada y mirando el suelo con espíritu aparentemente humilde, felicitó a Tal por su victo­ ria. Tal, por el contrario, sonreía extáticamente mientras la cámara registraba la escena. La cámara se había equivocado. ¿Iba a retirarse Mijail Botvinnik ante un recién llegado al que quizá reconocía el mundo del ajedrez, pero no sus viejos colegas en la patria, cuyo jefe había sido Botvin­ nik durante tres decenios? Desquite, eso era inevitable. Debía intentarlo todo mientras tuviese aliento en el cuerpo. Desde la época de su match fatídico con Smyslov hasta la actualidad, Bot­ vinnik había encanecido considerablemente, pero su salud aún seguía sirviéndole bien, una recompensa por la fiel observancia de un régi- 42
  • 42. men estricto que no permitía ningún titubeo ni pequeñas debilidades humanas. Fue el primer ejemplo entre los grandes maestros desde l a época en que éstos todavía llevaban barbas, para quien el entrena­ miento físico y los paseos monótonos significaban parte de un siste­ ma de torneo cuidadosamente considerado y elaborado eh todos los detalles. Su filosofía del ajedrez no era ningún secreto. Escribió que si la Acústica era una ciencia que informaba al mundo sobre los sonidos, la Música un arte que revelaba la belleza de ese mundo, y si la Ló­ gica era una ciencia que revelaba las leyes del pensamiento, entonces el ajedrez era un arte que ponía de manifiesto la belleza de la Lógica. Por eso apreciaba sobre todo la integridad de la creación ajedrecís­ tica y no podía permitir errores que, por inevitables que pudiesen ser, estropeaban la belleza de la partida. Con todo su anhelo, Botvinnik, a pesar de la conmoción de su derrota de un año antes, no podía renegar de su fe en el ajedrez, la obra de su vida y lo que le era más querido. No es muy probable que Tal se diese cuenta de la clase de hombre con que tendría que enfrentarse en el segundo encuentro. Sobre la base del primer match, Tal tenía toda clase de razones para subestimar el peligro. No sólo eso, sino que el nuevo campeón había respondido a todo requerimiento y no se había preocup�do por el paso del tiempo o por las preguntas sobre su salud, siempre algo sospechosas. Probablemente se habría comportado así incluso si no hubiese sido despreocupado por naturaleza, arrastrado por la alegría de su juventud en la que todo le babia caído tan fácilmente entre las manos. En contraste con el primer match, había ahora algunos Tomases dubitativos que no apostaban· por el joven. Estaba claro que ante el tablero se sentaría a un lado un gran ifnprovisador, y al otro el ver­ dadero campeón del mundo, aunque por el momento no detentara el título. ;Qué fantástica metamorfosis la de Botvinnik en el curso de sólo un año! Aquellas preparaciones, aquel entrenamiento en secreto, de­ bieron de haber sido tremendos. puesto que habían cambiado los pa­ peles en semejante medida. Botvinnik aparecia de pronto en la cús­ pide de sus facultades, en tanto que Tal, el mejor jugador del mundo de partidas rápidas, caía en apuros de tiempo. Muchos acusaron injustificadamente a Tal de frivolidad. Esta vez simplemente no tenia posibilidades contra una personalidad que con­ cedía tan enorme importancia al contenido de la creación ajedrecís­ tica y al título de campeón del mundo. ¿Cuáles fueron entonces los motivos para semejantes oscilaciones en la forma de Botvinnik en sus matches a lo largo de un solo de­ cenio? Botvinnik mismo da alguna explicación en su breve autobio­ grafía, donde dice: «Yo, por tanto, tengo dos vocaciones: el ajedrez y la ingeniería. Si solamente jugase al ajedrez, creo que mis éxito's no habrían sido significativamente mayores. Sólo puedo jugar bien al 43
  • 43. ajedrez cuando he convalecido completamente del ajedrez y cuando el "hambre de ajedrez" se despierta una vez más en mi interior.» Los que conocen íntimamente a Botvinnik dicen que el ajedrez es en él su verdadera vida, lo reconozca Botvinnik o no. ¿Cuáles son los momentos que Botvinnik considera dignos de mención en el sucinto relato de su vida? La muerte de su hermano durante el ase­ dio de Leningrado ; el nacimiento de su hija; luego, mucho antes, en 1935, cuando el gran «slogan» ajedrecístico era «ponerse al día con Occidente» y como premio por su primer gran éxito internacional recibió un automóvil de los que fabricaban en Ordzonikidze; y mucho antes que eso cuando su madre compró especialmente para él una nueva camisa rusa en los días en que, siendo escolar, ganó su partida en las simultáneas que en Leningrado jugó Capablanca. No obstante, de las dos cortas páginas de la autobiografía incluida en su colección de partidas, un párrafo completo trata de la hija que siguió los pasos de su padre y estudió ingeniería eléctrica. La razón de la naturaleza dual de Botvinnik quizás haya que buscarla en su juventud; sus padres se oponían a su pasión por el ajedrez. Su padre era protésico, y su madre, odontóloga, y se daba por supuesto que él seguiría él ejemplo de sus progenitores. El director de su escuela tomó la defensa de su alumno más bri­ llante: «No se interpongan en el camino del niño. Déjenlo seguir sus inclinaciones; ¡es un verdadero ratón de biblioteca!�> Su padres pronto se divorciaron y ése fue el primer golpe en la vida de Misha. Se con­ centró aun más en los libros y en el ajedrez y ya nunca los dejó. He visto muchas veces a Botvinnk señor de su ánimo, pero tam­ bién ha habido otras ocasiones: cuando se estrujó los dedos, hacién­ dolos crujir, a causa de un terrible error contra Pachman en el torneo de Moscú de 1947 y su esposa lo calm' mientras se estaba ponien­ do el abrigo, y, nueve años más tarde, cuando elaboró un análisis genial de su partida aplazada con Najdorf y acompañaba cada una de sus jugadas con la exclamación infantil: «¡Pam!» También recuer­ do cómo, con pasos exageradamente vivos, se apresuró i alcanzarme en una calle de Munich, deseando compartir su buen humor con al­ guien, pues pocos momentos antes había tenido su desquite sobre Dückstein por su única derrota en la semifinal de la Olimpíada. A causa de su taciturnidad y reserva se le ha comparado a una máquina en forma humana. Ese era su aspecto incluso cuando no tenía más que trece años, gracias a sus gruesas gafas, que le hacían parecer mayor de lo que era con objeto de poder ser miembro del club de ajedrez de la ciudad. Muchos lamentaron la derrota de Tal, porque el joven habia hecho la institución de campeón del mundo más democrática y se había reunido con aficionados ordinarios del ajedrez, jugando con cualquiera a cualquier hora del día o de la noche. Tenían miedo de que Botvinnik volviera a retirarse a su dignidad regia. Pero en una cosa estaban equivocados : en pensar que Botvinnik no era tan modesto como tal. Lo he visto actuando como escrupuloso 44
  • 44. apuntador del tanteo de una insignificante partida de cartas que ju­ gaban sus colegas del equipo soviético. No había empaque ninguno en Botvinnik. Tal como excampeón Hubo una tremenda barahúnda alrededor de Tal en la Olimpíada de Ajedrez de Leipzig en 1960, pero no en La Habana en 1966. ¿Por qué era eso? Al público le gusta recibir impresiones fuertes. Tal no sólo había dejado de ser campeón del mundo, sino que ya no impre­ sionaba como el que en otros tiempos era el mago del tablero, que sabía hacer maravillas y explotar cualquier posición en su propia ventaja. Tal continuaba ganando muchos torneos, pero sus admirado­ res, a causa de su incomparable imaginación en la historia del aje­ drez, querían que ganase todos los torneos. Pero Tal no podía hacer eso de nuevo. Tenía ahora competidores jóvenes que se enfrentaban con él en un mismo terreno, y además su mala salud le afectaba de vez en cuando. Sin embargo, en la atmósfera relativamente tranquila del tercer tablero en la Olimpíada de La Habana, Tal consiguió el más alto porcentaje con un impresionan­ te 92'31 por ciento con once victorias y sólo dos empates en trece partidas. Si ya no único, Tal continuaba figurando entre los mejores� ¿De qué era ahora capaz? Eso era lo que quedaba por ver en las próxi­ mos matches elimintarios del Torneo de Candidatos de 1965, en los cuales sólo Spassky y Tal tenían derecho incontestable a participar. Uno de los que interrumpieran el vuelo de Tal ha'sta las estrellas fue Botvinnik. Aunque severamente derrotado en el match de 1960, Botvinnik había tenido un desquite soberbio al año siguiente. Una de sus armas principales era la Caro-Kann. En dos largos matches con Botvinnik y muchas, muchísimas partidas utilizando la Caro­ Kann, Tal, aunque de vez en cuando preocupado por su repertorio, nunca intentó la· variante Panov que Botvinnik, por su parte, como amante de sistemas cerrados, habría preferido para las blancas. Estos dos volvieron a encontrarse cinco años más tarde en el pri­ mer tablero en el campeonato por equipos de la Unión Soviética. En vísperas de aquel encuentro, Botvinnik había estado mostrándose en su mejor forma, derrotando a Smyslov, Keres y Spassky; y contra Tal hizo uso nuevamente de su favorita Caro-Kann. Por primera vez contra su gran adversario, Tal replicó con la variante Panov. Y con­ siguió un victoria asombrosamente fácil. Hubo algunos que pensaron con melancolía: debería haber hecho eso mucho tiempo antes. . . 45
  • 45. 3 BOTVINNIK-PETROSIAN-SPASSKV 1962 Un campeón inesperado, ¡Petrosian! Tigran Petrosian había nacido en 1929. Pero trataba el antiguo juego como si hubiese adquirido la sabiduría de un centenario sobre cuya cabeza hubieran pasado guerras e inundaciones sin hacerle daño. Todo parecía pasar, ¡sólo Petrosian permanecería! Hacía mucho tiem­ po que se había trasladado a Moscú, pero no había olvidado la en­ señanza de su ambiente armenio: ¡evitemos la agitación innecesaria ; así viviremos más tiempo, jugaremos más tiempo en torneos de aje­ drez! Incluso antes de que empezara a escalar la cumbre. Tigran no le ocultó su secreto a sus rivales, pues tenía buen corazón. El ejemplo de Bronstein parecía justificarlo. David había consu­ mido sus energías implacablemente, se había quemado, hasta que al final sus nervios lo habían traicionado e, incluso ante Cardoso, había susurrado que estaba harto de la necesidad de tener siempre que clasificarse. Era como una tempestad que tambaleó incluso a Botvin-' nik, tan firmemente enraizado, pero ahora la tormenta se había desinflado. Por el contrario, Petrosian seguía tranquilamente como agua go­ teando sobre una piedra. En el curso de los años conseguirá que la piedra quede gastada. Le criticaban en su patria a causa de sus muchos empates y pocas victorias, pero Tigran seguía . . . sin perder. Después de la colosal hazaña de Petrosian en el match soviético­ húngaro en vísperas del Torneo de Candidatos de Arnsterdam en 1956, el difunto doctor Asztalos comentó que podía reconocer a un futuro campeón en aquel gran maestro soviético. En verdad, Petrosian fue el vencedor moral del torneo. Era muy precavido y ni una sola vez se encontraba en mala posición. Lo que es más, por lo menos en la mitad de sus partidas sobrepasaba en juego a sus adversarios y tenia excelentes posibilidades ganadoras. Luego un error seguía a otro error. El joven Tigran no estaba todavía acostumbrado a jugar por el primer puesto. Su divisa era: «Siempre hacia arriba. nunca el pri- 46
  • 46. mero», y luego se encontró en circunstancias que no estaban de acuer­ do con su creencia. Hizo algo parecido en un campeonato soviético, para mostrar a sus críticos de lo que era capaz. Luego, una vez más, se retiró a su calma filosófica con otra lección aprendida; el Torneo de Candida­ tos sería su única excepción. Después- de Portoroz, reconoció que jugaría para el primer puesto en Yugoslavia, en 1959, ya que para poder llamar a la puerta de Botvinnik ningún otro puesto tenía la menor importancia. En este sentido, Petrosian tenía razón. Había ido a Yugoslavia en 1 959 con grandes esperanzas, porque nunca había estado en tan buena forma y recordaba las oportunidades que había dejado escapar tres años antes en Holanda, pero que no dejaría escapar por segunda vez. Tigran se puso a la cabeza al comienzo. Pero Tal había iniciado una vez más una serie de victorias que no podían atajarse. Petro­ sian, el campeón soviético, perdió su ímpetu. Además, todos los sig­ nos mostraban que había concertado un pacto de no agresión con Tal, lo que le daba a este último cuatro días libres y la posibilidad de atacar a los demás con mayor energía aún. Quizá Petrosian per­ dió interés y quiso volver a casa lo antes posible con un respetable tanteo. Su momento llegó en la isla de Curacao tres anos más tarde. Cinco rondas antes del final la tensión estaba en su punto culminante: Keres, Geller y Petrosian iban a la cabeza con el mismo tanteo. En este momento, al rojo vivo, Petrosian hizo una previsión llena de sangre fría --como si su propio destino no estuviese en juego--, la de que quien no perdiese una sola partida hasta el final del torneo ganaría. Mientras todo el mundo estaba esperando un tempestuoso final de la lucha, Petrosian, fiel a su palabra, hizo cinco tablas y se con­ formó como el mayor realista de todos los tiempos en el mundo del ajedrez, pues con ello ganó el primer puesto y al mismo tiempo mos­ tró su capacidad de resumir con la mayor exactitud los puntos fuer­ tes y débiles de su propio juego y del juego de sus rivales. Keres y Geller se quemaron en la lucha y perdieron puntos en el momento más crítico. La última oportunidad de Keres, en un período de vein­ ticinco años, desapareció; ¡siguió siendo el eterno segundo! Probablemente Botvinnik se sintió complacido al saber que un oponente tan manso iba a disputarle su titulo en 1963. Petrosian es­ taba aterrado ante aquel primer encuentro de los dos y perdió la primera partida del match, aunque jugaba con blancas. Botvinnik estaba de buen humor, dispuesto a barrer a su rival «no peligroso». Petrosian se recuperó inmediatamente, comprendiendo que el terror reverencial había sido la causa de aquella su primera derrota, y em­ pleó la táctica de un genio. Empezó a cansar al agresivo campeón del mundo con una serie de secos empates y cuando Botvinnik comen­ zó a perder la paciencia, Petrosian empezó a golpear en posiciones de tipo simple. ¡Asombro general! El título pasó definitivamente y 47
  • 47. con toda lisura a manos del adversario más joven. Sólo Petrosian, quien había adelgazado terriblemente en el curso de aquellos dos meses, sabía lo que el título le había costado. Era como si la Provi­ dencia le hubiese dicho cuándo elegir su momento. Porque precisa­ mente, en vísperas del match, una propuesta de la Alemania Occiden­ tal fue presentada al Congreso de la FIDE. En virtud de ella, que­ daba cancelado el «sagrado derecho» de Botvinnik a U) match de desquite. ¡Botvlnnik se retira por fin! No cabe duda de que entre los grandes maestros vivos Botvinnik es el único que ha logrado los mayores resultados en el mundo del aje­ drez. Con excepción de los dos interludios de un año, cuando impe­ raron Smyslov y Tal, Botvinnik babia conservado la posición de cam­ peón del mundo ¡durante quince años! Como no tenía aún cincuenta y cinco años, a muchos les causó asombro que se retirase de las competiciones oficiales y no se apro­ vechara de su derecho a jugar en el Torneo de Candidatos de 1965. Parecía como si Botvinnik hubiese cambiado y hubiese perdido su antigua ambición. Así pensó Tolush cuando, después de un largo in­ tervalo, tuvo que enfrentarse por primera vez con Botvinnik en un match Leningrado-Moscú. Tolush le preguntó en broma a su amigo Korchnoi: -¿Debo asustarlo? -Mejor será que no lo hagas -replicó Korchnoi-; podría ser que te asustara él a ti. Cuán bien conocía Korchnoi al excampeón del rnundo puede verse por el hecho de que Botvinnik derrotó a Tolush en las dos partidas. En la segunda competición por equipos, Botvinnik desbordó a Stein, abriendo el juego con el peón de rey, cosa que raramente ha­ cía. Stein no podía respirar en su constreñida posición. Pero los años de Botvinnik cobraron su portazgo. A veces Botvinnik no tenía fuer­ zas para calcular todas las complicadas posibilidades tácticas. Así fue; perdió infortunadamente ante su adversario de menor edad. Botvinnik sufría cuando perdía. Hoy, como antes, todavía gusta de una lucha sobre el tablero. Su método de juego no ha cambiado; siempre ha sido capaz de ganar contra no importa quién entre los más fuertes, como ha demostrado continuamente en los campeonatos de clubs en la Unión Soviética. Sus colegas están llenos de respeto y susurran más que nunca entre ellos: ¡éste es un verdadero cam­ peón mundial! La verdadera explicación de por qué Botvinnik se retiró es que el más viejo de los campeones del mundo comprendió que ya no era capaz de resistir la serie de varios matches que exige el actual siste­ ma. Desde luego nunca dejará de ·estar irritado contra la FIDE que, 48
  • 48. aln consultarlo, le arrebató su derecho a un match de desquite, aun­ que él había demostrado que estaba justificado este derecho, ya que había ganado todos los matches de desquite anteriores. Muchos creen que no habría rehusado jugar un match de desquite con Petrosian al se le hubiese concedido este derecho. Spassky fraeasa Aunque antes no había tenido tan gran reputación, cuando tomó asien­ to en su trono se profetizó que Petrosian tendría un largo reinado. En su cauto acercamiento al ajedrez competitivo, Petrosian quizá no resultaba muy impresionante, pero sí lo era por su incomparable capacidad para prever el peligro en el tablero y evitar todo riesgo de derrota. Después de su match con Botvinnik, Petrosian pareció casi invencible. Incluso Botvinnik, a pesar de su voluntad férrea y de su energía, quedó exhausto por la resistencia de su joven rival. Petrosian era capaz, siempre que fuese necesario poner a salvo su seguridad, de bloquear la posición en el tablero y evitar por todos Jos medios que los intentos de Botvinnik llegasen a alcanzar madurez. Sería, sin embargo, un error considerar a Petrosian como un ju­ gador de estilo predominantemente pasivo. Nadie puede convertirse en campeón del mundo si no es capaz de ganar muchas, muchísimas partidas. La agresividad de Petrosian adoptaba la forma de obras maestras posicionales en las que, con ejemplar paciencia, ponía de manifiesto los puntos débiles del campo de su oponente y los explo­ taba con habilidad y resolución excepcionales. Sin embargo se· necesita una explicación más completa para com­ prender la rareza de las derrotas de Petrosian. Nadie le derrotaba porque él preveía muchísimo. Es extraño, pero lo mismo que su antí­ tesis estilística, Tal, Petrosian podía ver un gran número de posibi­ l idades tácticas en pocos segundos. Así se comprende que Petrosian. juntamente con Tal, sea uno de los más fuertes jugadores de parti­ das rápidas que hay en el mundo. El campeón mundial era un hombre muy modesto. Aceptó la res­ ponsabilidad de su título con una soltura desconocida en los tiempos rte Botvinnik. Inmediatamente después de su match con Botvinnik, cuando emprendió viaje a Los Angeles, no dio muestras de que sin­ tiera la carga de las nuevas obligaciones que pesaban sobre sus hom­ bros. Compartió el primer puesto en el primer torneo de la copa Piatigorsky en 1963 y luego también en la Argentina, las dos veces con Keres. Todo parecía correr sobre ruedas hasta 1965. La abolición del rterecho de Botvinnik a un match de desquite le hizo posible a Pe­ trosian permanecer tranquilo y sin preocupaciones y emprendió una gira por la Unión Soviétic::a y la Alemania Occidental. Como es ar­ menio, le acogieron en Erevan como a un héroe nacional. Otro año 49
  • 49. transcurrió rápidamente. Tigran estaba siempre dispuesto a aceptar cualquier oferta atractiva. Pero en Zagreb no quedó más que el tercero. Un nuevo torneo se organizó en Erevan para reforzar la reputación del campeón, pero esta vez Korchnoi conquistó el primer puesto. Antes de su match con su primer aspirante (Spassky) en 1966, las cosas parecieron irse poniendo mucho menos claras. Había mu­ chos candidatos a causa del sistema de la postguerra creado por la FIDE pero Spassky era algo nuevo. A causa de la muy reciente transformación del torneo de candidatos en un sistema de elimina­ ción individual por matches a tres rondas, Spassky se había ido des­ pojando el camino ganando matches y no en un torneo. Esta era una experiencia muy ventajosa para una lucha final que también adopta­ ba la forma de un match. En realidad, de todos los contendientes, Spassky era el que tenia el programa más arduo. Sin embargo, consiguió eliminar a sus adver­ sarios más poderosos en menos partidas de las que se podían haber esperado, teniendo en cuenta la enorme reputación de aquellos a los que derrotaba. · Algo extraño les sucedía a todos los rivales de Spassky. Estuviesen o no en excelente forma antes del match, todos ellos -Keres, Geller y Tal- no estaban indudablemente a la altura de su nivel usual cuan­ do tenían que enfrentarse con Boris, de veintiocho años de edad. La explicación debía de estar, al parecer, en Spassky mismo. Aun­ que no siempre estuvo a su mejor altura en todas las partidas de aquellos duelos, los tres adversarios se comportaron como si estu­ viesen desanimados, sin la necesaria confianza en si mismos para desarrollar, ni siquiera con blancas, una iniciativa importante. La fuerza secreta de Spassky consistía en su colosal habilidad para adap­ tarse a los diferentes estilos de sus adversarios y combatirlos así del modo más eficaz. Sólo Alekhine, y quizá Lasker, habían mostrado an­ teriormente semejante adaptabilidad. Spassky tenia muchas caras. En sus matches puso de manifiesto tres. Podía jugar gambitos, podía atacar o defender, según las circuns­ tancias. No era perfecto -nadie lo es-, pero tenia una salud y unos nervios muy buenos y una fuerte voluntad para tomar una decisión en un momento dado. Gran fumador, renunciaba a esta mala cos­ tumbre durante el juego. Reconoce que se sintió deprimido después de una serie de cinco tablas en su match con Tal. Al mismo tiempo, dice, durante el espa­ cio de respiro antes de una nueva partida, comprendia que un lu­ chador tan agresivo como Tal debía de sentirse más cansado aún por este continuo fraccionamiento de puntos. Spassky inmediatamente se sentía mejor. La continuación justificaba su acceso psicológico a la contienda, pues Tal perdía las tres partidas siguientes y el match. Spassky sabia que hasta entonces todo había ido demasiado sobre ruedas y que tendría una tarea mucho más dificil con Petrosian. En una entrevista por la radio británica, Spassky declaró que sus mu- 50
  • 50. chos años de amistad personal con Tal y su profundo conocimiento de su adversario en el tablero le habían ayudado muchísimo a elegir la táctica apropiada. Por lo que a Petrosian se refería, el campeón del mundo era para Spassky, según sus propias palabras, 11un com­ petidor desconocido» y después del torneo de Hastings sólo disponía de tres meses para llegar a conocerlo mejor. . . En los dos años anteriores al match por el campeonato del mundo, Spassky tuvo una lista más sólida de éxitos que Petrosian. Sin em­ bargo, el match por la primacía mundial en 1966 se desarrolló du­ rante largo tiempo sin gran excitación. En cierto modo el carácter del juego parecía regido, como si existiese un acuerdo mutuo tácitamente concertado entre los contendientes, Tigran Petrosian el campeón y Boris Spassky el aspirante, por la norma de que el riesgo no debía considerarse como un anna adecuada de buena táctica en un match de tanta importancia. En consecuencia, los jugadores tendían a establecer posiciones só­ lidas cuando jugaban con negras e intentaban aprovechar la más mínima superioridad cuando lo hacían con blancas. En esta atmós­ fera, aparentemente tranquila, pero llena de tensión nerviosa, ambos rivales cometieron errores técnicos insólitos en ellos y dejaron así de transformar posiciones mejores en una victoria. Sin embargo, en la séptima partida, Spassky, que había empezado mal, se sinti6 animado a causa de su iniciativa en las pocas partidas últimas y empezó a forzar una posición en la que no había nada de ventajoso. El resultado fue que dejó al descubierto una debilidad en el centro y le proporcionó a Petrosian una oportunidad maravillosa para hacer una obra de arte de habilidad táctica. Aunque iba por detrás en puntos, el aspirante intentó por dos veces acortar distancias como el campeón siempre había hecho. Pero nada sucedió y no hubo ningún cambio en mejor. Entonces Spassky decidió efectuar un cambib en el clima general del match desde la décima partida en adelante. Inmediatamente vol­ vió a perder contra la mayor experiencia de Petrosian. Pero la tem­ peratura de la gran lucha se elevó duramente. Aquel «cambio de tiempo» podía redundar en ventaja del aspirante que ya no tenía ningún motivo para mantenerse frío. Más avanzado el curso del match, Spassky hizo uso a veces de sistemas dudosos con objeto de complicar la partida y cansar a su oponente que iba por delante. Petrosian tuvo una crisis temporal, pero no dejó que el mando se le fuese de las manos. Cuando Spassky casi lo alcanzó y cuando parecía que el campeón del mundo estaba ame­ nazado, Spassky eligió de pronto una variante mala y definitiva­ mente perdió la vigésima partida. Lo asombroso es que el aspirante aún se mostraba optimista; �n el curso del match Spassky engordó siete kilogramos y Petrosian adel­ gazó la misma cantidad. En realidad, Petrosian gastó más energía con objeto de salvar el título. Spassky redujo el tanteo y ganó una hermosa partida justamente cuando Petrosian ya había decidido el 51
  • 51. encuentro general a su favor. Al año siguiente, Spassky derrotó a Petrosian en una competición de campeonato de clubs, pero todo sugería que aquello se debió a una oportunidad perdida. Cuatro re­ sultados posteriores mostraron que Spassky estaba en forma óptima y que era una verdadera hazaña por parte de Petrosian, momentá­ neamente cansado, haber vencido en dos matches por el campeonato del mundo a los más fuertes rivales: Botvinnik y Spassky. Spassky y Petroslan en vísperas del segundo match Presencié una interesante escena en Palma de Mallorca en diciembre de 1968. Petrosian y Spassky se comportaban como amigos insepara­ bles. En tiempos de Botvinnik, una cosa así habría sido imposible. Sólo fríos contactos de negocios podrían haber existido al tiempo de firmar un convenio sobre un match en puertas. La actitud de Botvinnik era lógica; en momentos semejantes, su oponente represen­ taba un enemigo mortal, puesto que estaba pretendiendo arrebatarle lo que le era más querido: su título. Botvinnik, en efecto, sólo em­ pezó a relacionarse con Smyslov en torneos cuando habían pasado muchos años y ambos habían bajado de la tribuna· de la fama y re­ nunciado a su lucha por la primacía oficial del mundo. Hombre de naturaleza abierta y de carácter sociable, Petrosian no tenía secretos y explicó sus motivos para venir a Palma de Ma­ llorca. En su esposa Rona, quien por su parte jugaba algunas veces en torneos femeninos, había encontrado una consejera y ayudante digna de toda confianza. En Moscú ella le había dicho: «Tigran, si Borís se va a España para jugar, ¿por qué no habrías de ir tú también?» No era lo mismo. A Spassky le gustaba viajar y en el curso de sus recientes expediciones había derrotado a todos sus antagonistas principales. Mas, para el detentador del título, la cosa era diferente. Necesitaba con urgencia una revaloración íntima y la oportunidad de convencerse a sí mismo de que podía de nuevo descollar entre sus iguales. Un aspecto nuevo y duro surgió en el juego de Petrosian. Aunque tranquilo y sin pretensiones, las historias que circulaban acerca de él, de que no obtenía resultados dignos de un campeón mundial, le irritaban. Hacía los máximos esfuerzos para ganar más a menudo y se mostraba valeroso en su ambición recién nacida, pero sin embargo no podía mantenerse a la altura de la eficiencia profesional de cdobos de torneos» como Korchnoi, Larsen o Spassky. Spassky le examinaba con viva curiosidad. En todo el asunto había algo que le intrigaba profundamente, pero existía una cosa que yo nunca pude explicarme; de su conducta en conjunto parecía des­ prenderse la impresión de que Spassky deseaba sinceramente ¡los éxitos de Petrosian! A mí me habría parecido lógico que Spassky 52
  • 52. desease que Petrosian se sintiera moralmente deprimido en este tor­ neo internacional en la isla española y que el campeón del mundo perdiese los últimos rastros de confianza en sí mismo. Por eso me fijé en !a partida de ambos con especial interés, Spassky jugando con blancas. Pero desgraciadamente sólo hubo un poco de humo, ¡sin fuego! El primer intento agresiva le costó a Petrosian una nueva pérdida de tiempo, pero Spassky apuntaló con rapidez la posición simét.rica creada intencionalmente y se acordaron unas tablas. No pude evitar ia impresión de que había estado viendo un juego de la gallina ciega. Busqué una explicación, dando vueltas en la cabeza a las carreras de los dos hombres. ¿A quién había derrotado el candidato en este ciclo? A Keres, Gellet, Tal, Larsen, Korchnoi, ¡y con qué facilidad! Todos ellos, los nombres más imponentes, que causaban mucho más miedo y temblor en los torneos internacionales que quien estaba sen­ tado en el trono oficial. Los logros de Spassky eran realmente fan­ tásticos. ¿Cómo podía, entonces, haber perdido el primer match contra el «manso» Petrosian en 1966? ¡Debía de haber una clave en alguna parte! Bien parecida, joven y sano, Spassky no tenía ningún motivo para quejarse de una vida que le había permitido vivir como en un banquete perpetuo. Afable con todos, se hacía de amigos rápidamente y en aras de la amistad estaba siempre dispuesto a derrochar su tiempo en pequeñeces. Quizá cuando se sentía más satisfecho era cuando le podía hacer a alguien un favor. Su espíritu, poco sometido a las disciplinas sociales, encon­ traba su reino en el ajedrez. ¿De dónde, pues, aquel ramalazo de implacabilidad en su estilo de juego? En una entrevista reconoció que la tensión oculta de los múscu­ los que sentía cuando estaba sentado ante el tablero le llenaba de una agradable confianza psicológica. Con unas dotes tan grandes paM resumir infaliblemente cada posición, tenía dentro de él una terrorí­ fica calma íntima. El ajedrez le proporcionaba una independencia personal que muchos se esforzaban vanamente en conseguir. En se­ mejante situación, ¿qué podía esperar el rriás agresivo de sus adver­ sarios, por grande que fuese? ¡Un inexorable castigo por cualquier error! Después de la victoria de Spassky en España, Korchnoi, en una declaraci6n expuesta en tono irritado y un oculto anhelo de desquite, reveló el secreto de su desgraciado match: cqSpassky me enseñó a no exponer mis peones demasiado!» ¡Sí, ahí radicaba la explicación de ese equilibrio de fuerzas, a pri­ mera vista tan insólito, entre el campeón y su retador! Petrosian era un carácter completamente diferente de todos aquellos con los que Spassky se había encontrado. Algo mayor y de apariencia menos atractiva que Spassky, con disposiciones para la música, pero acom­ plejado por una leve tendencia a la sordera, Petrosian había desarro­ llado desde niño un sentido incomparable de aceptar la realidad exactamente como era, y esa cualidad, combinada con su inteligencia muy viva, era el arma más mortífera de Petrosian en el ajedrez. 53
  • 53. Porque lo que otros sabían, él también lo podía saber, lo que otros entendían, él también lo podía entender. La vida le había enseñ�o a no hacerse demasiadas ilusiones y a que tenía que afrontar todos los peligros él mismo. En ajedrez solía siempre asegurar su posición a tiempo y nunca quería arrostrar ries­ gos inútiles como un Larsen o un Korchnoi. Con talento no inferior al de los demás para este juego rico y extraño, era en su tiempo el único rival comparable al centelleante genio de Tal en competiciones de ' partidas rápidas. Reaccionaba con excepcional prontitud y era también muy fuerte en otros juegos de movimientos rápidos, como el tenis de mesa. Aunque quizá soñó menos con eso que otros, el destino le había adjudicado el papel de campeón del mundo. Se encontraba en la posición de un hombre que tiene que demostrar más de lo que quiere o puede. Pero aunque no subestimaba a los demás, tampoco se subes­ timaba a sí mismo. Sabía cómo defender su título incluso con más tenacidad que el agresivo Botvinnik. No obstante, sensible a las con­ tinuas críticas, quería probar sus méritos ante el mundo. Spassky comprendía esto y se sentía complacido. Un oponente así sería más simple para él. Esta podía ser una interpretación de la actitud algo inexplicable de Spassky en Mallorca. A menudo estaban allí juntos, como hombres a los que el destino común de un combate de gladiadores ha hecho compañeros. Otros, distantes del cetro mundial, discutían sus pequeños cálculos perso­ nales mientras Petrosian y Spassky aguardaban lo inevitable: que cuando llegase el momento uno de los dos tendría que morir. Luego, quizás, esta inoportuna amistad llegaría a un final. Petrosian tenía cuarenta años y si bajaba del trono probable­ mente bajaría para siempre. Spassky estaba en la cúspide de sus facultades y debía tratar de aprovecharse de una oportunidad que la vida raramente ofrece tres veces. No había misericordia para nin­ guno de los dos. En su primer match, en 1966, Spassky había probablemente subes­ timado a Petrosian, pues creyó que ganaría aun después de que su carro había empezado a deslizarse cuesta abajo. Sin embargo, una considerable tristeza pendía en la fiesta íntima celebrada en casa de Petrosian y a la cual también Spassky fue invitado, porque aquel día el campeón había perdido prácticamente la última partida del match, empañando asi la brillantez de su triunfo. Por aquel entonces aún no se habían conocido. El match había sido su primer contacto directo. Ahora, en 1969, se conocían uno a otro. El nuevo match empezó mal para Spassky que esta vez, sobre el papel, era el favorito. Petrosian tuvo algunas dificultades en la primera partida y empleó mucho tiempo ·pensando, pero en el lugar de Spassky habría comprendido antes que las cosas no debían for­ zarse y que quizá podría no perder. Sin embargo, todo aquello no significaba nada final y concluyente. Petrosian había perdido la primera partida de su match con Bot- 54
  • 54. vinnik por miedo, y contra Spassky por no tenerlo. En Moscú, fue el espectáculo del año. Spassky victorioso Un sentimiento de deber para con sus amigos llevó a los dos al tra­ dicional match internacional de Yugoslavia y fue una agradable sor­ presa que los dos cansados duelistas hubiesen aceptado tan rápida­ mente aparecer de nuevo ante el público, y el público yugoslavo precisamente. Guardaron silencio sobre su match, pero por debajo de esta taciturnidad parecía existir una oculta tensión latente. No familiarizados todavía con sus nuevos papeles, a nosotros nos pare­ cían haber cambiado y que aquel cambio implicaba una profunda división. Se comportaban normalmente, pero en Skopje, de modo es­ pontáneo, estaban mucho menos tiempo juntos. La escena en la isla española, seis meses antes. había sido dife­ rente. Cordiales los dos y amistosos, Petrosian y su retador por se­ gunda vez, casi diez años más joven, habían parecido casi insepara­ bles por las calles de Palma de Mallorca. No parecía preocuparles que Korchnoi, siempre envidioso de los demás, estaba marcando su propia pista hacia el primer premio; el campeón del mundo y Spassky consideraban el torneo internacional como una oportunidad que les ofrecía la suerte para un ensayo general en vistas a la función mucho más importante en Moscú. Sin embargo, el común buen humor de ambos no era una máscara que pudiese ocultar los sutiles matices de sus acciones. En esencia, Petrosían estaba resplandeciendo con la secreta satisfacción de ser todavía campeón del mundo, y Spassky porque tenía una nueva opor­ tunidad, madurada por una pátina de tres años. Abiertos por natu­ raleza, no había nada en sus vidas particulares con que reprocharse uno al otro. Aún no había llegado el tiempo de que sus caminos se dividieran. Si el viejo Botvinnik hubiese estado presente, habría mirado ató­ nito la amistad de los dos rivales y probablemente habría sentido sos­ pechas. Pero Petrosian y Spassky eran producto de la evolución de la postguerra. Aunque la situación podría haberse hecho tensa con la intolerancia, no los habría lanzado a uno contra otro, a pesar de que el destino, como un emperador romano, les hubiese asignado los atuen­ dos de dos gladiadores a punto de tomar parte en un combate en el cual uno de los dos tendría que morir. En ajedrez ésta es una expresión figurada, pero no obstante el drama debía de pe_sar con intolerable presión en los nervios de los dos rivales. Antes del duelo, Spassky había hecho saber que si fraca­ saba, no tenía intención alguna de tomar parte por tercera vez en los exhaustivos matcbes clasificatorios; y Petrosian, durante el match, dijo que si era derrotado no veía que tuviese mucho sentido tratar 55
  • 55. de hollar el espinoso sendero para un posible desquite. El tiempo y la ley de vida habrían de cambiar tales estados de ánimo. Pero suce­ diera lo que sucediese, un tácito acuerdo de esta naturaleza hablaba de la trascendental y terrorífica convicción de que dentro de dos meses y medio estarían luchando a muerte. Todo lo que ocurrió en aquel encuentro marathón coadyuvó a crear una atmósfera de Armageddon. En cierta medida el curso re­ gular del primer match de ambos, tres años antes, había cedido ahora el sitio a cambios repentinos que «ponían los cabellos de punta» a los respectivos partidarios de los duelistas. El resultado no podía pre­ verse porque en los primeros dos tercios del match los rivales habían estado no menos de dos veces en el filo de la navaja, entre el triunfo y la desesperación. Para recuperarse de golpes tan inesperados, cada uno de ellos se aprovechaba hasta el máximo del derecho que tenían a posponer una determinada partida y conseguir así un tiempo de respiro. Hablando en general, era Petrosian quien tenía que luchar por mantener el nivel del tanteo; mas para el detentador del título eso equivalía a ganar. Se quejaba del clima de Moscú y de los cambios continuos de presión y humedad en la primavera, y también de las difíciles condiciones del juego, en tanto que Spassky lamentaba su falta de previsión al vivir fuera de la ciudad «en medio del campo», de forma que para cada ronda de la primera y más dilatada parte del match tenia que soportar más de una hora de viaje hasta el edi­ ficio de los torneos. En el coche se sentía muy bien, pero tan pronto entraba en la sala se sentía algo incómodo. Luego llegó la partida decimoséptima. La situación era más o menos la del principio, sólo que ahora el detentador del trono tenía que decidirse en el match acortado hasta un máximo de ocho parti­ das. Esta era la fase sobre la cual Spassky había colocado también sus esperanzas, realrnente en vano, en el primer match de 1 966. Esta vez Petrosian consiguió construir una posición firme, pero después de veinte jugadas cometió un error, luego otro, luego un tercero y el aspirante, ahora menos inesperadamente, por tercera vez tomó el mando. De pronto Petrosian se sintió menos seguro de sí mismo. Continuos descuidos en el juego amenazaban trágicas consecuencias. Como cam­ peón del mundo, dijo tranquilamente que. al igual que sus predece­ sores, estaba hecho al pensamiento de que también él tendría que perder el título un día u otro, pero una frase elegante es una cosa, y una batalla sin cuartel es otra. Enfrentado con la inminencia de un gran cambio, el siempre rea­ lista Petrosian perdió su capacidad legendaria para el cálculo frío. Al final, continuamente cometía errores en .su elección de aperturas con las piezas negras. Consideraba, equivocadamente, que, como Spassky estaba en cabeza, trataría de resguardarse en su fortín y conservar lo que había ganado, pero en lugar de eso se encontró con un fiero oponente que estaba cansado de incertidumbres y resuelto a no dejar 56
  • 56. escapar por segunda vez la menor oportunidad que la vida pudiese ofrecerle una vez más. Al arriesgar Petrosian en la décimonovena partida, Spassky replicó con un ataque directo al rey. La partida fue suya. La hermosa victoria de Petrosian en la vigésima partida fue una demostración de su gran inteligencia y la canción de cisne del enton­ ces campeón del mundo. En las partidas siguientes, Tigran flaqueó de nuevo en su táctica. En la última, la partida vigésimotercera, Spassky, con una pacífica oferta, extrajo el último medio punto nece­ sario «con una pistola en el corazón de su oponente», porque en la posición aplazada, después de un desesperado y heroico forcejeo, Pe­ trosian se vio enfrentado con una nueva derrota. Más tarde, en Belgrado y Skopje, el nuevo campeón y el nuevo excampeón mantuvieron silencio sobre lo más importante mientras charlaban con los periodistas y, realmente, parecían estar pensando en otra cosa. Spassky sabia que él era el detentador del título su­ premo, pero aún no se daba cuenta del todo, mientras Petrosian tenía que recapitular amargamente todo lo que no había llegado a hacer. Me dio la impresión de que Spassky estaba aguardando encon­ trarse solo con objeto de comprender mejor dónde se hallaba ahora, y que Petrosian también anhelaba tranquilidad para poder encontrar de algún modo dentro de si mismo el verdadero objetivo de sus fu­ turas actividades. En sus exhibiciones de simultáneas podía verse que Spassky mostraba mayor preocupación por los resultados que obte­ nía. Parecía que el joven campeón de ajedrez quería trabajar más arduamente aún con objeto de demostrar que la corona era justa­ mente suya y que Petrosian, por su parte, a pesar de lo que había anunciado, figuraría entre los participantes en los matches de can­ didatos para el campeonato del mundo dentro de los dos o tres años siguientes.
  • 57. 4 BOBBY FISCHER 1972 En vísperas del match Spassky-Fischer Una escena filmada por un director cinematogrático yugoslavo en Bled en 1959 permanecerá como un impresionante recordatorio del mundo del ajedrez en la última mitad del siglo XX. Tal alzó sus grandes ojos negros, miró a Fischer y dirigió una sonrisa abierta­ mente desdeñosa al muchacho de dieciséis años. El modo como fijaba la vista en su rival (las normas de buenos modales exigen la con­ centración en el tablero) sólo podía explicarse por el hecho de que Tal experimentaba un placer especial al desafiar y poner en ridícu­ lo a su rival aún más joven, quien, absorto en los problemas del juego, indudablemente no se daba cuenta de lo que estaba ocurriendo en torno a él. En el banquete de clausura de aquel acontecimiento (el Torneo de Candidatos) , Fischer se lamentó, hablando con el autor de este texto, de haber perdido cuatro posiciones superiores contra Tal. La queja de Fischer era inútil. Tal había triunfado en el torneo y poco des­ pués triunfaba de nuevo en su primer match contra Botvinnik, mar­ cando así su corto pero impresionante reinado como campeón del mundo. Este fue probablemente el tiempo en que empezó la indigna­ ción de Fischer contra los jugadores soviéticos de ajedrez y la supe­ rioridad que se arrogaban. Cuando solamente era un niño, Fischer sintió que su misión con­ sistía en convertirse en el jugador más fuerte del mundo. Más tarde declaró: «Demasiadas veces, la gente no hace todo lo que puede. No tienen espíritu entusiasta; el espíritu de vencer. Y una vez que usted lo tiene ha de conservar su reputación, actuar cada día como un desconocido para ponerse a prueba a sí mismo. Por eso no ando ha­ ciendo el payaso de un lado a otro. No me gusta perder el tiempo. Mi meta es ganar el campeonato mundial de ajedrez, derrotar a los rusos. Tomo esto muy en serio.1 Es verdad. Fischer tomó la tarea más en serio que ningún otro en la historia del ajedrez. Fue su hermana quien le inició en las 58
  • 58. reglas del juego. Desde la edad de seis años sólo ha pensado en el ajedrez. Posteriormente abandonó la escuela, luego dejó el piso de su madre en Brooklyn y más tarde incluso se salió de su hogar en Los Angeles y se convirtió en un ser errante, viviendo en hoteles y dejando sus cosas detrás. Pero no su ajedrez de viaje hecho de madera. «Mire estas piezas, lisas y leves. Nada de aristas duras. Her­ mosamente talladas. El mejor equipo de juego que he visto nunca. Tome, palpe este caballo.• Después de clasificarse finalmente para combatir contra Spassky, Fischer dijo: «Alguien tiene que pararlos (a los soviéticos) . . . Yo he sido elegido. Me propongo enseñarles un poco de humildad.» Cona­ riente de la exageración que hay en sus declaraciones, Fischer reco­ noce en privado que no sabe por qué de vez en cuando dice tales cosas, pero «esos estados de ánimo me vienen de vez en cuando». Ha estado siguiendo la prensa soviética durante años y lo que se ha es­ crito sobre él. ¿Para qué este preocuparse de opiniones de un país que está a miles de millas de distancia; opiniones que pocas otras personas en América conocen o se molestan en conocer? «Estoy harto de su hipocresía (de los soviéticos) . . . », dice Fischer, « . . . como cuando derroté a Petrosian. En sus periódicos no hubo más que una pequeña gacetilla. Pero en cambio había un campeonato local que publicaron con grandes titulares. Si Petrosian me hubiese derrotado, habría habido titulares.» El reconocimiento (eso siempre) y el juego limpio (desde el Tor­ neo de Candidatos de Curacao en 1962) no han sido los únicos temas de la indignación de Fischer contra los soviéticos. También lo ha sido el dinero. Cree que se le ha excluido sistemáticamente de ganar di­ nero, puesto que el gobierno soviético paga a sus jugadores y los envía a los torneos «de balde» (esto es, sin pedir honorarios por com­ parecencia), en tanto que él insiste en que le paguen honorarios extras, granjeándose así la desfavorable opinión del mundo. «Solían enviar a primerísimos jugadores rusos por todas las partes del mundo a jugar gratis en sitios donde yo exigía millares de dólares. Bueno, por fin he derribado todo esto (la conspiración de ellos contra él) . . ., pero durante cerca de un año y ocho meses en 1 969 y 1970 me sentía desalentado. Me negaba a jugar con los rusos y eso que tienen la mayoría de los mejores jugadores del mundo. Hubo un tiempo en que estuve pensando abandonar el ajedrez internacional. Pero luego me pregunté: ¿qué otra cosa puedo hacer? La respuesta fue: Nada.» Fischer estaba muy enfadado porque alegaba que ha sido el mejor jugador de ajedrez del mundo desde que tenía dieciocho años y esto no se le ha reconocido. En particular no se había hecho rico como correspondía a uil campeón, como en realidad correspondía al mayor jugador del mundo de todos los tiempos (según el sistema de compu­ tación empleado por la FIDE) . Parte de su desagrado recae sobre América. «Fui postergado incluso en mi propio. país. Los americanos realmente no saben mucho de ajedrez. Por eso escuchaban a otros. Pero creo que cuando derrote a Spassky, los americanos tomarán 59
  • 59. mayor interés por el ajedrez, A los americanos les gustan los gana­ dores. . . Los USA no son un país cultural. La gente aquí quiere que se la entretenga. No quieren ningún esfuerzo mental, y el ajedrez es una actividad altamente intelectual. Los americanos quieren arrella­ narse frente a una TV y no tener que abrir un libro. . . Pero ahora el presidente Nixon acaba de enviarme una carta diciendo que América me respalda.» Así, para Fischer, su match con Spassky era el match de su vida contra el ajedrez soviético. No había mucha razón para que Fischer estuviese eniadado con Spassky personalmente. Su adversario, seis años mayor que él, le había tratado siempre amistosamente y con simpatía. (Spassky me dijo una vez en privado, con alguna ironía a sus propias expensas, que lo que más le convendría era moverse por el mundo y, como filósofo. estudiar las relaciones humanas.) Si percibe genuina sinceridad en los demás, Fischer se queda desar­ mado. Por esto parecía que (inconscientemente) le desagradaba re­ cordar, antes del gran match, los momentos de amistad que había experimentado con Spassky en Santa Mónica en 1966 y en otras par­ tes. Eso sólo podía servir para perturbar su armamento psicológico contra su principal oponente. Pero Fischer tiene amigos. Quinteros, un joven maestro de Argen­ tina, exclamó en Buenos Aires durante el match Fischer-Petrosian: «La gente de la prensa le ha estado haciendo daño a Fischer toda su vida. Él ama inmensamente el ajedrez y es un amigo maravilloso.» La franqueza de Fischer hacia aquellos que muestran sus buenas in­ tenciones contrasta con su aspecto huraño hacia todo el mundo y especialmente hacia el círculo ajedrecista soviético. No puedo menos de recordar un detalle característico. Cuando sostuve una entrevista intercontinental con los dos para Radio Bel­ grado, Fischer inició su conversación en tono airado diciendo que Spassky llevaba tres años preparándose para enfrentarse contra él y en cambio él sólo disponía de dos meses para prepararse (que era el tiempo que había transcurrido desde su match con Petrosian) . Sin embargo, cuando le dije que también Spassky quería empezar el match lo más tarde posible, se mostró desagradablemente sorpren­ dido más bien que alegre. En sus anteriores negociaciones había ad­ quirido la costumbre de seguir la norma, más bien instintivamente que por un motivo racional, de que «todo lo que el adversario no quiere, tiene que ser bueno para mi». Pero ahora estaba perplejo sobre lo que tenía que pedir en vista de que coincidían los deseos de los dos. Su primera reacción fue tratar de no comprometerse a hacer ninguna declaración concreta. Las negociaciones exhaustivas se acomodaban mejor al edificio de truculencia que el americano había erigido alrededor de su ajedrez que un fácil avenirse a razones. El bando soviético tenía sus propios motivos para no comprome­ terse. Fischer había jugado todos sus matches en el lado americano del Atlántico. Ya estaban cansados de favorecer al rival más joven. El campeón del mundo también tenía sus derechos y no tenía por 60
  • 60. que 1r todo el camino a la zaga de Fischer como habían ido los de­ más. Ni jugaría tampoco en el sur de Europa con el calor del verano ol que no estaba acostumbrado. Fischer, en Nueva York, seguía su sagrada regla de no aceptar por principio las sugerencias de su rival. La rudeza se había puesto más de moda que la llamada amabilidad caballeresca. Ni Spassky ni Fischer mostraban ninguna considera­ ción especial para con los deseos del adversario. Fischer no trataba de ocultar su aspiración de llevar a su oponente al otro lado del océano ( «los rusos juegan peor allÍ») ni Spassky su deseo de jugar en el Lejano Norte, porque «<slandia me recuerda muchísimo el clima de mi Leningrado natab. Como se vio claro que el desacuerdo se parecía a un nudo gordia­ no, el presidente de la FIDE, doctor Euwe, lo cortó a la manera de Alejandro Magno y decidió dividir el match en dos mitades: doce partidas en Belgrado (la primera elección de Fischer a causa de su mejor oferta financiera de 152.000 dólares para el fondo de premios) y el resto, hasta un máximo de doce, en Reykjavik (la primera elec­ ción de Spassky «por razones climáticas»). Pero la decisión del doctor Euwe no duró mucho tiempo. A principios de abril «el mayor match» fue puesto inesperada­ mente en tela de juicio. Fischer, que es el primero en reconocer que es ccimprevisible», dijo de pronto que no quería jugar en las con . di­ ciones del acuerdo logrado en Amsterdam en nombre suyo como en el de Spassky. Bajo la errónea impresión de que sus intereses habían sido descuidados por la FIDE y los organizadores y que la Federación Americana estaba cccomprometiéndose demasiado por miedo a que la Federación Soviética pudiese cancelar el match», Fischer se abstenía de emplear cualesquiera representantes y tomaba las riendas del asunto. Esto tuvo como consecuencia que, después de dilatados argumen­ tos y discusiones, casi todos llevados a cabo por conferencias telefó­ nicas intercontinentales y cablegramas, el presidente de la FIDE se viera obligado a dirigir un ultimátum al candidato: ¿Él o Petrosian? Porque, en vista de las nuevas demandas financieras de Fischer, el organizador de Belgrado canceló su ofrecimiento y la Federación So­ viética enérgicamente se negó a nuevas propuestas sobre el sitio donde debía celebrarse el match, pidiendo que la oferta de Islandia fuese respetada de acuerdo con el convenio anteriormente aceptado. En el ultimísimo momento, cuando el mundo del ajedrez no sabía si habría un match Spassky-Fischer en Reykjavik o un match Spassky­ Petrosian en Moscú, Fischer aceptó las condiciones por medio de su nuevo abogado. El gran match se había salvado. . . Pero solamente en apariencia. Cuando Fischer debía estar ya en Islandia para em­ pezar el match, se encontraba aún en Nueva York, repitiendo su exi­ gencia del tteinta por ciento del dinero que se recaudase para cada uno de los jugadores. Esta demanda, por razones financieras, no po­ día ser aceptada por los organizadores. Incluso Spassky, que había llegado a Reykjavik unas dos �rema- 61
  • 61. nas antes de que el match tuviese que empezar, creía que había desaparecido toda posibilidad de que se celebrase. Fischer no estuvo presente en la solemne ceremonia de apertura en la noche del sába­ do 1 .• de julio ni al día siguiente, cuando debía haberse jugado la primera partida. Probablemente Fischer, todavía en Nueva York a las trece horas, tenía la misma opinión pesimista que Spassky. ¿Estaba arguyendo que cClay (Alí) no consentida nunca verse privado de su porcentaje del dinero de taquilla!!? (¿Por qué los campeones de aje­ drez tenían que ser tratados a un nivel más bajo que los boxeado­ res?) Quizá Fischer babia perdido instintivamente .la voluntad de jugar con Spassky en un momento en que el detentador del título podía estar aún en el apogeo de sus facultades y era esto lo que le hacía rehuirlo. Nunca lo sabremos. La peculiar actitud del aspirante casi produjo la cancelación del match. Varios milagros tuvieron que ocurrir simultáneamente. Con objeto de salvar a los organizadores islandeses (muchísimo dinero se había gastado en la preparación del match) y los intereses del mundo del ajedrez, el doctor Euwe intervino con la repentina idea de dos días de aplazamiento. El detentador del título, Spassky, se mostró generoso al no rechazar esto. Esta inesperada decisión le proporcio­ naba a Fischer un poco más de tiempo con la esperanza de que en­ traría en razón. Los organizadores islandeses eran en extremo pacien­ tes, pero nada de aquello habría servido de mucho si, el mismo día, el udeus ex machina» no hubiese aparecido en la persona del patro­ cinador del ajedrez británico Jim Slater, quien simplemente duplicó el fondo de premios islandés de 125.000 dólares. Su mensaje a Fis­ cher fue: «Si de dinero se trata, aquí está. ¡Ahora, venga y a jugar, jovencito!» Dentro de las cuarenta y ocho horas, Robert Fischer había aterri­ zado en tierra islandesa, a primeras horas de la mañana del mar­ tes 4 de julio y antes del término fijado para el mediodía por el doctor Euwe. Pero la primera partida fue aplazada de nuevo porque el campeón Boris Spassky no estaba conforme en echar suertes mien­ tras Fischer no px:esentara excusas por «haber violado las réglas» con su tardía llegada. El martes, 1 1 de julio, cuando empezó el match, ambos adversa­ rios se habían calmado aparentemente. El aplazamiento por Euwe de esta primera partida había sido un respiro para Fischer y significaba que el aspirante podía sentirse doblemente feliz. No sólo se le pre­ sentaba otra oportunidad de jugar el match, sino que también había el doble de fondo de premios. Su ánimo estaba tan mejorado, des­ pués de su primer buen sueño en Reykjavik, que ni siquiera le im­ portó leer personalmente para la TV americana su carta de arrepen­ timiento a Spassky. La sinceridad casi infantil .de Bobby hizo que mucha gente criticase menos sus anteriores malos modales. Habien­ do recibido disculpas tanto de Fischer como del doctor Euwe y des­ pués de haber pasado un día o dos en una expedición de pesca, Spassky recobró el espíritu de confianza con que vino a Islandia. 62
  • 62. Robert Fischer, ¡el primer americano eampeón del mundo! Echando una mirada a los veinte años de carrera de Spassky, puede verse que la gran mayoria de sus éxitos tuvo lugar en su patria, en terrible competición con los mejores grandes maestros soviéticos. Esto Rlgnifica una experiencia práctica como Fischer nunca podría tener. Pero, a modo de compensación, Fischer parece haber superado a Spassky y a los grandes maestros soviéticos, en general, en su más ulta actitud profesional hacia el ajedrez. Contestando a un reportero de aLife» sobre su forma de prepararse para el match, Fischer no 11upo qué decir: «Estaré dando paseos como de costumbre. Estaré mirando el ajedrez. . .» En realidad, en tanio que la preparación signi­ fica para Spassky un estiló excepcional de vida (por esto prefería que el match empezase más tarde; un detalle que Fischer no pudo t�aptar inmediatamente) , a Fischer no le acarreaba ningún cambio t�n la rutina de su vida cotidiana. En esto radica una importante ventaja: su «motor de jugador está constantemente haciendo explo­ siones». Entre los campeones del mundo desde la guerra se ha distinguido Borls Spassky. Durante un período relativamente corto de cinco años salló victorioso en duelos personales con un grupo excepcionalmente selecto de grandes maestros contemporáneos: Keres, Geller, Tal, Lar­ sen, Korchnoi y Petrosian. Ningún otro campeón del mundo puede jactarse de tan impresionante lista de triunfos en matches. Al mismo tiempo, Robert Fischer, paralelamente a él, iba hacién­ dose otro gigante del ajedrez que, con sus resultados generales y altos porcentajes, sobrepasaba los logros no sólo de sus contemporáneos, sino incluso de cualquier individuo de toda la historia del ajedrez mundial. Tenían que pasar años y vencerse muchas dificultades hasta que el match entre estos dos jugadores en el apogeo de sus fuerzas se convirtiese en realidad, el match que todo entusiasta del ajedrez con­ sideraba como el más deseado acontecimiento ajedrecístico del siglo. Por feliz coincidencia -después de un cuarto de siglo de supremacía de un país- era también el primer choque en la cumbre, en espíritu de saludable rivalidad deportiva, entre los mejores representantes de dos partes diferentes del mundo. Todo esto proporciona una clave para la inesperada fiebre ajedre­ cista que se apoderó de continentes durante aquellos dos meses de Reykjavik. El match abrió un capítulo nuevo e imprevisto en la his­ toria de este noble juego, que había existido modestamente durante más de un millar de años, sólo para ser descubierto ahora por una gran parte de la humanidad como el mejor juego jamás inventado por la mente humana. Un match muy atractivo para unos pocos millones de aficionados al ajedrez se transformó en una increíble sensación para centenares de millones de lectores no jugadores a lo largo y a lo ancho del mundo. Por primera vez en la historia, el ajedrez ocup6 los grandes titulares de las primeras páginas de la prensa mundial, 63
  • 63. llenando dos veces más especie que cualquier tema político impor­ tante como el del Vietnam. El comienzo del match fue tan excitante como los preliminares. Fischer, con las negras, se tomó muy poco tiempo para decidir, en un descuido apenas concebible, en una posición enteramente de ta­ blas, añadiendo dramatismo al curso tranquilo y más bien monótono de la primera partida. La continuación de aquella partida al día si­ guiente fue también rara. Cuando Fischer le daba una explicación de disculpa, Spassky dijo: cqAdelante, Bobby!J Pero Fischer, aunque le tocaba jugar, desapareció de la vista durante unos treinta y cinco minutos, discutiendo enconadamente el problema de la filmación desde algún punto detrás del escenario. · ¿Le recordaban a Fischer las escondidas cámaras de TV a ojos hu­ manos que lo mirasen constantemente y distrajeran su atención del tablero de ajedrez? Cualquiera que fuese el motivo, la alternativa «o las cámaras o yo» expuesta por Fischer en la víspera de la segun­ da partida colocó a los organizadores islandeses y a la empresa ame­ ricana del señor Chester Fox (que había comprado todos los derechos de filmación) en un estado de incertidumbre. ¿No había sido el mismo gran maestro americano quien había lu­ chado tercamente durante varios meses por su derecho y el de Spassky a recibir cada uno una adecuada parte de los ingresos por televisión? ¿Deseaba tirar a la calle todos esos ingresos (los organizadores no, porque se había hecho un gasto de 60.000 dólares en los preparativos para el match) , y no sólo eso, sino también una porción excelente del fondo de premios de 250.000 dólares? Todo eso perdería si dejaba el match inacabado. El sentido común decía: «No, no es posible. Un "capricho" no puede ser más precioso que la ·oportunidad de toda una vida y tantísimo dinero.» Las cámaras se quedaron. También se quedó Bobby. Pero en la habitación de su hotel. Veinticinco minutos antes de la pérdida por abandono, el señor Fox, lleno de desesperación, envió un mensaje por teléfono desde la sala de torneos diciendo que las cámaras se quita­ rían con sólo que Fischer quisiese venir y jugar. Entonces el can­ didato dijo que también quería los treinta y cinco minutos consumi­ dos en su reloj. Pero hay reglas de juego. Fischer perdió por aban­ dono, porque el jefe de las piezas blancas no compareció durante la primera hora de juego. A decir verdad, no apareció en todo el día, sino que se quedó encerrado con llave en su habitación con la clavija del teléfono descolgada. ¿Estaba el match condenado a ser un devastador abismo de desen­ gaño? El Comité de Torneos rechazó la protesta escrita de Fischer contra la pérdida por abandono. Sus miembros inspeccionaron la sala y hallaron cque las condiciones de juego se conforman en todos los aspectos a las Reglas de Matcbes. . .» ¿Iba Fischer a retirarse como hizo, por similares razones, durante el Interzonal de Sousse en 1967? Muy pocas personas esperaban que Fischer viniese aquel domingo a la sala de torneos y continuase el match. Probablemente, ni siquiera 64
  • 64. Spassky. Fischer se había reservado una plaza para Nueva York; sin 6mbargo, dos horas antes de la fijada para el comienzo de la tercerl:l partida, el abogado de Fiscber, Paul Marshall, y el segundo del juga­ dor, William Lombardy, llamaron al árbitro y le pidieron, en nombre de Fischer, el favor de que la partida se jugase en una habitación detrás del escenario. Aquella llamada ofrecía la oportunidad de un c�ompromiso. Scbmid llamó a Spassky y el campeón generosamente nccedió. (Después del match, Spassky dijo que su gesto fue un «gran nrror psicológico».) Bobby apareció muy pálido y al borde del derrumbamiento ner­ vioso. Pero su apariencia era engañadora. ccCuando empieza a jugar ul ajedrez, es otro hombre. ¡Se hace de acero!» Esto lo sabía el maes­ tro de ajedrez de Fischer, Jack Collins, pero no lo sabían muchos otros. Es cierto que Fischer vaciló durante cinco minutos para hacer r�u primera jugada en la tercera partida. Pero no cometió ningún �rror después de eso. La rueda de la fortuna dio vueltas increíbles en siete dias. Spassky se mostró magnánimo y aparentemente confiado al comienzo del match. Se sentía bien preparado (empleó ocho meses en ello), y lo estaba, excepto en un área limitada: las líneas que Fischer nunca había jugado antes. El aspirante había captado la situación excelen­ temente y evitó todo lo que su adversario podía esperar, saltando de una sorpresa en otra. Con las negras, Fischer no jugó la India de Rey o la Defensa Grünfeld, y con las blancas, incluso se abstuvo durante algún tiempo del peón de rey, su jugada predilecta de toda la vida. Spassky estaba sobrecogido por el conocimiento completísi­ mo del gran maestro · americano; después de solo seis partidas, iba un punto por detrás y al cabo de diez partidas estaba al borde de la catástrofe. Sólo entonces el detentador del título comprendió que la orienta­ ción de sus preparaciones era equivocada. Había tratado tercamente de superar al candidato en sistemas de los que Fischer tenía más conocimiento y experiencia. En la segunda mitad, Spassky volvió a sus mejores tiempos, estando entonces dispuesto a asumir su parte de riesgos en las líneas de doble filo empleadas por Fischer. Se tra­ taba ahora del duelo de rivales de aproximadamente el mismo alto nivel, pero nada podía cambiar la amplia diferencia de puntos ya establecida. Después de la serie más larga nunca conocida de siete tablas, el match acabó con la derrota de Spassky en la partida vigé­ simo primera. Aparte del aspecto ajedrecista, hubo una extraña situación psico­ lógica de la que brotó una amplia controversia en la opinión pública. El portavoz de Fischer, Fred Kramer, explicó en una de sus muchas cartas al árbitro, Schmid, la frecuencia de las demandas americanas diciendo que se sabe «cuán caro le es al corazón del candidato la perfección de condiciones para el ajedrez de grandes maestros.» Es también verdad, como declaraba un lector de la revista c<Time>>, que ((Fischer ha llevado probablemente más dinero en premios y mejores 65 .l. - 1".M I"I'CI' HUS 111 °:0.H)
  • 65. condiciones de juego al ajedrez que todos los demás grandes maestros juntos», y otro lector elijo que «por primera vez en la historia del ajedrez se ha adelantado alguien que ha elevado el ajedrez a la cate­ goría de una contienda en que las recompensas deben estar propor­ cionadas a la capacidad d los contendientes». Al mismo tiempo, la . incansable insistencia de Fischer tanto sobre grandes cuestiones como sobre pequeños detalles, crearon una atmós­ fera de confusió� y tensión que pudo fácilmente haber influido en la calma necesaria a su contrincante. Parece que Spassky trató de vengarse con unas cuantas protestas de índole similar cuando el match estaba acercándose a su fin. Pero permanece el enigma de si la acti­ tud de Fischer fue un «mezquino artilugio para destruir el espíritu combativo del campeón», como declaró el segundo de Spassky, Geller, o simplemente la defensa de los principios de Fischer y la continua­ ción de la lucha de toda su vida por «condiciones perfectas». Hubo momentos excitantes también al final mismo del match, pero Spassky, aturdido por las rápidas reacciones de Fischer en posiciones muy complicadas ( ¿podemos atribuir esta velocidad a una cualidad sobrehumana del nuevo líder del ajedrez?) , perdió una y otra vez su mejor oportunidad, como le pasó a Fischer mismo. En general, Fis­ cher dio la impresión de tener más soltura en encontrar las jugadas justas, en tanto que Spassky empleaba más tiempo. Cuando le pre­ guntaron a Fischer por qué casi nunca se permitía verse apurado de tiempo, replicó: «Eso ya no es ajedrez.» El undécimo campeón del mundo aboga por la más alta toma de conta�to profesional con el juego y propugna nuevas normas para grandes maestros, granjeándose así el respeto del mundo .ajedrecista.
  • 66. SEGUNDA PARTE LAS PARTIDAS
  • 67. 1 TORNEO PARA EL CAMPEONATO MUNDIAL Primeras JO rondas, La Haya 2-25 marzo 1948 Las restantes 15 rondas, Moscú 11 abril-17 mayo 1948 Botvinnik Y. Y. 1 Y.Y. Smyslov Y. Y. O Y. 1. Keres o o o o 1 l l Y. O Y. Reshevsky o y. 1 o o y.y. o y. y. Euwe o y. o y.y. o o 1 o o l." ronda: Euwe-Keres 0-1 Smyslov-Reshevsky Y.-Y. 1 ) Euwe-Keres, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD .J A4T P3D 5 P3A A2D 6 P4D CR2R 7 A3C P3T 8 CD2D C3C 9 C4A A2R 10 0-0 0-0 1 1 C3R A3A 12 C5D P X P 13 C X PD T1R 14 C x A + D x C 15 P3A C5A ( amenaza 16 . . . C x C 17 P x C D x PD + ) 16 C x C A x C ( 16 . . . P X C! y 17 . . . P4AD) 17 A3R TDlD 18 D2D C3C 19 A4D D2R 20 TDlR (20 P4AD! seguido de D3A, TD1R y P4A; no 20 P4AR D x P 21 P5A D7R!) 20 . . . D2D 2 1 P4AD A5T 22 A X A D x A 23 D3A P3AR 24 P4A? (24 A X P P x A 25 D X P ClA 26 P3CD D x PT 27 P5R T2D 28 T4R T2C 29 T4C!} 24 . . . R2T 25 P3CD D2D 26 D3A P4C 27 D3D P X P 28 1 1 1 1 o 1 Y. O 1 1 1 Y. 1 Y. Y. 14 o o y. 1 y. y.y. 1 y. y. 1 1 1 o o 11 1 Y. 1 0 Y. 1 Y. 1 1 1 10Y. l Y. O l Y. l Y.Y. l l lOY. O Y. O 0 0 o y.y. o o 4 D x P? (28 P X P) 28 . . . T X P! 29 T x T P4D 30 D X PT P x T 31 A3R D5C! 32 D4A T6D! 33 AlA (33 D x PR? D7R} (1) 1 N 33 . . . C5T! 34 D x P+ P4A 35 D7C P3A 36 D x P T6AD 37 D5D 69
  • 68. T4A! 38 D2D T x A! 39 P3TR D6e? (39 . . . e6A + ! ) 40 D2R D X PA 41 T X T D X T+ 42 R2T D5A+ 43 R1e e3e 44 D2AD e2R 45 P4TD D5D + 46 R2T D4R+ 47 R1e C4D 48 D1D e6A 49 D2A R3e 50 RlT D8R+ 5 1 R2T e7R 5 2 D6A+ R2T 5 3 D5A e&e 54 D6D C8A + 55 R1e P4'1' 56 D4A 0- 1 por tiempo (56 . . . e6R+ 57 R2T P5T!) 2) Smyslov-Reshevsky; Ruy L6- pez 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T e3A 5 0-0 A2R 6 T1R P4eD 7 A3C 0-0 8 P3A P3D 9 P3TR C4TD 1{) A2A P4A 1 1 P4D D2A 12 CD2D PA X P 13 P xP eaA 14 C3e P4TD 15 A3R P5T 16 CD2D A2D 1 7 T1AD TRIA 18 A1e DlC 19 ClA e4TD 20 T X T+ A x T 21 A5C P3T 22 A4T C3A 23 C3R e x PD? (23 . . . D2C 24 P X P P x P 25 C5D A3R) 24 C X C P x e (2) 2 B 25 D X PD ( ?) (25 C5D! C X C 26 P x C AlA 27 D2A! P3C 28 T8R D2e 29 D6A!) 25 . . . D2T 26 D3D (amenaza 27 A X e A X A 28 P5R P X P 29 D7T+ RlA 30 C5D) 26 70 . . . A3R! ( así, si 27 D X Pe TIC 28 D2R D5D!) 27 A3e? (27 TIAD!) 27 . . . D4A 28 C5D? (28 TID) A x e! 29 P X A T2T 30 TlD T2A 31 A4T P3C 32 P3T D X PD ( 32 . . . C4T!) 33 A X C (33 D X D C X D 34 T x C A x A 35 T x P? TSA+ ) 33 . . . D X D 34 A X D A X A 35 A x PeD A X P 36 T3D T4A 37 A X P T4TD 38 A3C A X P 39 T3AR P4D (39 . . . T2T 40 A x P + ) 40 A X P T X A 4 1 T x A �-� 2.• ronda: Keres-Smyslov 1-0 Botvinnik-Euwe 1-0 3) Keres-Smyslov, Eslava 1 P4AD C3AR 2 e3AR P3A 3 C3A P4D 4 P3R P3CR 5 P4D A2C 6 P X P e x P 7 A4A 0-0 8 0-0 P3e? (8 . . . C3C) 9 D3C C x C 10 P X C A3TD 1 1 A3T A X A 1 2 D x A TlR 13 P4R P4CD 14 ose C2D 15 P4A TIC? ( 1 5 . . . P4AD) 16 TDID D4T 17 P5A! P5C 18 A2C P4R 19 C5C! T2R (19 . . . TlAR 20 P4A P x PD 21 P5A D X PA 22 C x PA!) 20 P4AI P x PD 21 P5A (3) 3 N
  • 69. 2 1 . . . e x P? (21 . . . D X PA! .22 e X PA - 22 P X P? D X e - 22 . . . P6D + 23 R1T D7AD! 24 C6T + RlT 25 D X D P x D 26 T X C P8A = D ! ; 25 P6A e x p 2 6 T x e D X D 27 P x D T x P 2 8 TDlAR T5- 1R no es claro) 22 D3TR P4T C 22 . . . P3TR 23 P6A A x P 24 T X A P X e 25 A X P) 23 P6A A3T 2� P x T A x e 25 D3AR! P3A (25 . . . D X P 26 D3eR A6R + 27 D x A P X D gana) 26 A x P C2D 27 P4TR! (27 . . . A x P ; 27 . . . A3T 28 03CR) 1-0 4) Botvinnik-Euwe. Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3R 3 e3AR C3AR 4 e3A P3A 5 P3R e020 6 A3D A5e 7 P3TD A4T 8 D2A D2R 9 A2D P x P l O A x PA P4R 1 1 0-0 0-0 1 2 TD1R A2A 1 3 e4R e x C 14 o x e P4TD 1 5 A2T eaA 16. 04T PSR (4) 4 B 17 esR! A x e ( 17 . . . A3R 18 A1C A4D 19 A3A TRlR 20 P3A A X e 2 1 P X A e2D) 18 P x A D X PR 1 9 A3A D2R 2 0 P3A e4D (2 0 . . . P x P 2 1 Ale P3T 22 T X P e4D 23 T3C! ) 2 1 D x D C x D 22 P x P P3eD? ( 22 . . . A5C 23 T4A A4T 24 P4eR A3C 25 T1D TD1D 26 T x T T X T 27 A X PT TBD + 28 R2A T8AD ofrece mejores posibi­ lidades) 23 T1D (amenaza 24 T X P) 23 . . . C3C 24 T6D A3T 25 T2A A4C 26 P5R C2R 27 P4R P4AD 28 P6R P3A 29 T X Pe A3A? 30 T X AI C x T 31 P7R+ T2A 32 A5D! (2 . . . T1AD 33 P8R= D + T X D 34 A x C y 35 A5D) 1-0 3.• ronda: Smyslov-Botvinnik Y.-Y. Reshevsky-Keres 1-0 5) Smyslov-Botvinnik, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3eR 3 e3AD P4D 4 C3A A2C 5 D3C P3A 6 P x P C x P 7 P4R e3e 8 A3R A3R 9 D2A ASA 10 A2R C3T 1 1 0-0 0-0 1 2 TRlD D3D 13 P3eD A x A 1 4 e x A TDlA 1 5 A4A D3R 16 A5R P3A 1 7 A3C D2A 18 C4A A3T 19 C3D P4AR 20 esA? (20 P X P D X PA '21 T1R C4D 22 T5R y 23 TDlR) 20 . . . P X P 2 1 D X P (21 C5R D4D 22 C X PCD P4A! = ) 21 . . . C X C 22 P x C C4D 23 TlR TDlR 24 A5R ·ASA 25 A2C D4A 26 D4A P4R 5 N 71
  • 70. 27 T4R? (27 T2R P5R 28 TDlR) 27 . . . D2A 28 TDlR C3A! 29 D x D + (29 C x P? D X D 30 T XD C5C!) 29 . . . T X D 30 T4-2R C2D 31 P4CD P4TD 32 P3TD P X P 33 P X P T2-2R! 34 P3C A3T 35 C X P (5) 35 . . . A2C! 36 P4A C3A 37 R2A C4D 38 T4R C3A 39 T4-3R C4D 40 T3C P4CR! 41 R3A TlAR 42 T4R C3A 43 T2R . C4D 44 T4R C3A Y.-Y. 6) Reshevsky-Keres, India de rey 1 C3AR C3AR 2 P4A P3CD.3 P3D P3C 4 P4R P3D 5 C3A A2CR 6 P4D 0-0 7 A2R A2C 8 D2A P4R 9 P X P P X P 10 A3R TlR 1 1 0-0 CD2D 12 TRlD P3A 13 P4CD D2R? ( 13 . . . D2A) 14 TDlC ClA 15 P4TD D2A 1 6 P5C TR1D 17 T x T T x T 18 P5T! C5C (18 . . . PC X P 1 9 P6C!) 1 9 P X PC PT X P 2 0 A5C P3A? (20 . . . A3A 21 A2D A2R y 22 . . . A4A) 21 P X P A X P 22 A2D P4A (22 . . . C3R 23 D3C) 6 N 23 A5C (23 P X P? P5R) 23 . . . TlR 24 P3T P X P 25 C3AD X P A X C 26 D X A C3A 27 D3R C1-2D 28 D3C TIC 29 A3R C4A 30 D2A 72 TlT 3 1 C5C TlR 32 P4T P5R 33 C3T T1D? (33 . . . AlA 34 C4A A3D) 34 C4A T3D 35 P5T P4CR (35 . . . P X P) 36 C5D C X C 37 P x C P3T 38 AX C (6) 38 . . . P X A? (38 . . . D X A 39 D X P T3AR) 39 D X PR A5D? 40 D8R+ R2C 41 TSC 1-0 4." ronda: Botvinnik-Reshevsky 1-0 Euwe-Smyslov 0-1 7) Botvinnik-Reshevsky, Nimzo­ india 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R P4D 5 P3TD A2R 6 C3A 0-0 7 P4CD CD2D 8 A2C P3A 9 A3D P X P 10 A X PA A3D 1 1 C2R? ( 1 1 0-0 P4R 12 D2A) 11 . . . P4TD! 12 P5C cae 13 A3D P X P 14 A x PC A2D 15 D3C P5T 16 D3D T4T 17 C3A ( 1 7 A X A D X A 1 8 A3A D4C 1 9 D1C D X D+ 20 T x D T3T con un buen final para las negras) 17 . . . D1R 18 A X A D X A 19 0-0 TlA 20 P4R? (20 TRlC C5A 21 AlA) 20 . . . esA 21 AlA P4R! 22 TlD P X P 23 D X P D3R 24 T2T P3T 25 P3T T3T (amenaza 26 . . . C4R!) 26 e5D! e X PR 27 T2R P4A 28 P4e (7) '1 N
  • 71. 28 . . . A4A? (28 . . . C4C! 29 T X D e >< e + 30 R2C e x n 31 T x e P >< P; 29 D3D C X C + 30 D x e P >< P; 29 C >< C D X T 30 C6A+ P >< C 31 D5D + R1T 32 C7A + R2T 33 C5C+ PA x e 34 D7A+ RlT 35 D6A+ RlC) 29 P X P D >< P? (29 . . . A X D 30 P X D A X P + 31 T X A C x T 32 R x C T >< P) 30 D X C4R (no 30 D >< A? T >< D 3 1 e7R+ R2T 32 C X D C6A) 30 . . . D x P 31 C2T Tl-3A J2 C4A 1-0 por tiempo 8) Euwe-Smyslov, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 TlR P4eD 7 A3C 0-0 8 P3A P3D 9 P3TR C4TD 10 A2A P4A 1 1 P4D D2A 12 CD2D C3A 1 3 P >< PA P x P 1 4 CIA A3R 15 C3R TD1D 16 D2R P3C 17 C5C AlA 18 A2D R2C 19 TDlD P3T ( 19 . . . e5D? 20 P x e PA X P 21 ClA D X A 22 C6R + ! ) 20 eaA A3R 2 1 P4TD Die 22 AlA T X T (22 . . . TRlR y 23 . . . P5A) 23 T X T TlD 24 T >< T A >< T 25 P x P P x P 26 C5D! Cle (26 . . . C x C? 27 P x e A X PD 28 A X PT+ ; 26 . . . A x e? 27 P X A C X P 28 A4R!) 27 A3R P5A 28 P3CD! e4T? 29 e X P! P >< P 30 Ale D2C 31 Á.4D R2T 32 e4AR A5A (8) 33 es x PC! P X C (33 . . . A X D 34 CSA mate! ) 34 C X P? (34 D4C! D2AR 35 P5R e2R 36 P6R D1R :17 C5T! ; 34 . . . A2AR 35 P5R A4e 36 P6R AlR 37 e x P A X C 38 D5A! D2e 39 D7A! D X D 40 P X D A X A 41 P8A=e mate­ Euwe; 34 . . . C2R 35 P5R A2AR :16 P4T e4-3A 37 P5T e X A 38 P >< P+ A X P � A X A+ e x A 40 D x e + RlT 4 1 P x e con po­ alción ganadora) 34 . . . R X e 35 P5R + ( 35 D3A! C3AR 36 P5R+ R2A 37 D5A! D3A 38 D6e + R2R 8 B 39 D7e + R3R 40 P x e; 35 . . . A3R 36 D8A!) 35 . . . R2A 36 D5T+ R1A 37 P4A A3e 38 D5A + R2R 39 D7T+ RlD 40 A x A + D >< A + 4 1 R2T D6R 42 D5A e3AD 0-1 5." ronda Reshevsky-Euwe 1-0 Keres-Botvinnik 0-1 9) Reshevsky-Euwe, Eslava 1 P4D P4D 2 F4AD P3R 3 C3AR C3AR 4 C3A P3A 5 P3R eD2D 6 A3D A5e 7 P3TD A4T 8 D2A D2R 9 A2D P x P 1 0 A x PA P4R 1 1 0-0 0-0 12 P5D P4A? ( 12 . . . A x e; 12 . . . C3C; 12 . . . A2A) 13 P6D! DlD ( 13 . . . D X P? 14 C5CD D3e 1 5 P4eD gana) 1 4 TDlD TIC 15 C5D e x e 16 A x A D X A ( l6 . . . C x P 1 7 P x C D x A 18 e5e!) 1 7 T x e P5R 1 8 C5C P4C 19 A2T D3C 20 e x PR (20 T5A! P5A - 20. . . . C3A 2 1 T X P D X P 22 e x PA! - 21 D X PR D X P 22 T X Pe e3A 23 D x P A3T 24 D X PA + T X D 25 C X T D2A 26 T X T+ D X T 27 T1D!) 20 . . . A2C 21 T2D (21 e x P! ) 2 1 . . • P5A 22 Ale P3C 23 D3A TRlR (mejor 23 . . . D3A ó 23 . . . A x e) 24 e6A+ e x e 25 73
  • 72. D x C D3A 26 P4R? (26 D5C) 26 . . . T3R 27 D4A T1D 28 TRlD P4TD 29 P4TR P4T 30 P7D? (30 T4D c.on D2D, P4A y P5R) 30 . . . T2R 3 1 P4CR T2 X PD 32 P X P T X T 3 3 T X T T X T 34 D X T P x P? (34 . . . D3A) 35 D5C + (9) 9 N 35 . . . D3C? (35 . . . R1A 36 D x PT D3D!) 36 D X D + P x D 37 P4A P5C 38 P x P P x P 39 R2A P6A 40 P3C R2A 41 R3R AlA (S) 1-0 10) Keres-Botvinnik, Inglesa 1 P4AD P3R 2 P3CR P4D 3 A2C P5D 4 P4CD P4AD 5 P5C P4R 6 P3D A3D 7 P4R D2A 8 C2R P4TR 9 P4TR ( 9 P4A P3A lO P5A! 9 . . . A5C 10 P3TR A x C 1 1 D X A P X P 12 P5R!) 9 . . . C3TR 10 0-0 A5C 1 1 P3A A3R 12 P4A A5C 13 P5A ( 1 3 P X P A x P 1 4 A4A) 1 3 . . . C2D 1 4 C2D P3CR 15 P X P P X P 16 C3AR A2R ( 16 . . . 0-0-0 17 C5C) 17 T2A D3D 18 A X C? (mejor 18 A2D y 19 D1AD) 18 . . . T X A 19 D2D TlT 20 C5C C3A 2 1 TlR (ame­ naza 22 C4A!) 21 . . . D3C 22 C3AR C2D 23 C5C TlAR 24 T x T + A x T 25 P4T? (25 C3A 0-0-0- 26 74 C2T A3R 27 TlAR A2C 28 D5C) 25 . . . A3T 26 P5T D3AR 27 C1A 0-0-0 28 C3C T1A 29 TlT? (29 TlAR D2R 30 D1A) 29 . . . D2R 30 DlA RlC 31 T2T T2A 32 D3T A X C 33 P x A ABD! 34 DlA Ax C 35 T2C ABD 36 D X A D x P 37 DlR C1A 38 R2T D3A 39 A3T C2T 40 DlD C4C 41 P6C P5T! 42 D4C (42 PCR x P D5A + 43 R2C C x A 44 R x C T2T) 42 . . . PTR x P + 43 R X P T1A 44 P X P+ R x P 45 P6T (10) 10 N 45 . . . C X A! (45 . . . R X P 46 T2T+ R3C 47 T2C + R2T 48 T X P + R X T 49 D7D + = ) 46 D X C (46 T x P + R x P; 46 R x C D8A + ) 46 . . . D5A + 47 R2C DBA + 48 R2T T7A + 49 T X T D X T+ 50 RlT DSR+ 51 R2C D7R+ 52 R1C D6R + 53 D X D P X D 54 P x P R x P 55 R2C R3C 56 R3A R4T 57 R x P R5C 58 R2D P4C 0-1 6.' ronda: Keres-Euwe Y.-Y. Reshevsky-Smyslov Y.-Y. 11) Keres-Euwe, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD
  • 73. 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 D2R P4eD 7 A3e 0-0 8 P3A P4D 9 P3D P5D 10 P X P e x PD 1 1 e x e D x e 1 2 A3R D3D 19 eaA A3R 14 A X A? ( 14 A2A) 14 . . . P X A! 1 5 P4A? P x P 16 A X P P4R 17 A3e TDlD 18 TDlD D3R 1 9 T5A A4A + 20 R1T A5D 21 A4T T2D 22 T1AD? (22 T1-1AR) 22. . . . TD2A 23 P3TD A X e? (23 . . . P3e) 24 P x A (24 T X A? e4D!) 24 . . . e2D .25 T x T T X T 26 A3e? (26 D2AD) 26 . . . D6e 27 P4D D x PT 28 DlD e3A 29 TlT (29 P x P C x P 30 P6R T1A 31 TlT) (11) 11 N 29 . . . DlA (29 . . . D x P? 30 P x P e x P 3 1 P6R T3A 32 080+ T1A 33 TlO!) 30 P X P e x P 31 03D (31 P3T? TSA + ! ) 31 . . . e4A (31 . . . e X P? 32 P�R; 31 ... T4A!) 32 D2R e3R 33 P3T DlA 34 D2T Y.-Y. 12) Reshevsky-Smyslov, Eslava 1 P4AD C3AR 2 C3AD P4D 3 P40 P3A 4 e3A P X P 5 P4TD A4A 6 C5R P3R 7 P3A A5CD 8 P.4R A x P 9 P X A C x P 10 A2D D X P l 1 e X e D X e + 1 2 D2R A X A + 13 R X A D4D+ 14 R2A C3T 15 TlD ( 15 e x P4 0-0-0 16 D5T) 15 . . . D4T 16 e x P5 D x P + 17 P3e (12) 12 N 17 . . . D7T+ ? ( 17 . . . e5e + 1 8 R3A e40 + 19 R2C - 19 T X C? 08T + - 19 . . . D5e) 18 R3A D X O 1 9 A x D R2R 20 e5T (20 e6D! P4eO 21 A3A TDlD 22 e7e) 20 . . . e4A (amenazando 21 . . . e5R+ y 22 . . . e7A) 21 A3A TRIAD 22 P4CD e3T 23 R3e? (23 e x Pe? C X P! ; 23 TlT TOle 24 e x P + !) 23 . . . TOlC 24 TlT P4AR? (24 . . . e2A 25 A X P!; 24 . . . T2A 25 . . . Tl-1AD y 26 . . . ClG) 25 TRlAD? (25 TRlR) R3A 26 e x PA P x e 27 T x e P4A 28 T4A T X P + 29 T x T P X T 30 T x PT P3T 31 T6T R4R 32 R x P P4e 33 T6A T x T 34 A X T R5D! 35 A7D R6R 36 A X P R7A 37 A5D P5e 38 R5A Rae 39 R4D RX P 40 R5R R6C 41 R X P P4T 42 R5C P5T 43 A6A P6T 44 P X P P x P 45 A7C �-� 75
  • 74. 7.' ronda.: Smyslov-Keres 0-1 Euwe-Botvinnik Y.-Y. 13) Smyslov-Keres, Catalana 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 P3CR P4D 4 A2C P x P 5 D4T + A2D 6 D x PA A3A 7 C3AR CD2D 8 C3A C3C 9 D3D A5C 1O 0-0 0-0 1 1 TlD P3TR 12 A2D D2R 1 3 P3TD A x C 14 D X A TR1D 15 A1R TOlA 16 AlA A4D 17 P4CD CD2D 18 C4T C5R 19 D2A C3D 20 P3A P4CR 21 C2C P4AR 22 A2A C3A 23 C1R P4TD 24 C3D TlT 25 A2C T2T 26 T1R D2T 27 P5C? (27 P X P T X P 28 TRIA se­ guido de A-1R-4C) 27 . . . C X P 28 OSA P3A 29 P4TD C2D! 30 D2A C3D 31 CSR (mejor 31 C5A P5A? 32 D X D + R X D 33 P X P P x P 34 A4T! - 31 . . . C3A 32 P4R P x P 3 3 P x P P3C! ) 3 1 . . . C3A 32 TOlA T2-1T 33 C3D TD1C 34 C5A P3C 35 P4R P x P 36 C x P5 (36 P x P P x C 37 P x A D x · D 38 T X D PR x P CD5R 40 T x PA TOlA!) 36 . . . D3C 37 D2R T2C 38 C3A A5A 39 D2C P4C 40 P X P P x P 41 C4R (amenaza 42 C x C6D T X C 43 T X A) 41 . . . C3D X C 42 P x C C5C (13) 76 43 T X A D4T! ( 43 . . . C x A 44 T3A! - 44 R X C T2A + ; 44 D X C P x T - 44 . . . C5C 45 P3T!) 44 T2A? {44 P4T! C X A 45 TlAR C8D 46 D3C P X T es confuso) 44 . . . D X P + 45 RlA T2AR 46 Tl-2R D x P 47 D3A (47 T3A D3D! ) 47 . . . D x D (también gana 47 . . . C X A) 48 T X D T2-2AR 49 T3-2A C x A 50 T x C T X T + 51 T x T T x T+ 52 R x T P5T! 53 A3T R2A 54 P5D P x P ( 54 . . . P6) 55 A7D R3A 56 ASA P X P 57 A x PC P6T 0-1 14) Euwe-Botvinnik, Francesa l P4R P3R 2 P4D P4D 3 C2D P4AD 4 PR X P PR X P 5 A5C + C3A 6 D2R + D2R 7 P x P D X D + 8 C x D A X P 9 C3CD A3C 10 A2D C2R 1 1 A4C P3TD 12 ASA! A2A 13 A X C + C X A 14 0-0-0 A3R 15 C2-4D 0-0-0 16 C X C P X C 17 T4D R2D 18 P3C P3A 19 T4TD TlT 20 TlR TRlR 21 A3R A3D 22 A4A AlA 23 A3R A4AR 24 TlD R2A 25 Tl-40 A5R {14:) 26 T5T (26 A4A + R3C? 27 T4D-4C + !; 26 . . . R2C 27 C5T + R3C 28 T4D-4C + A X T 29 T X A +
  • 75. Rx C 30 T7C! 26 . . . 33D 27 A X A+ R x A 28 T5T! 26 . . . RlA!) 2 6 . . . A7C! 27 C5A ABA (27 . . . R3C? 28 T4C+ ! R X T 29 T7C) 28 C3D (28 T4-4TD? A4C 29 C X P+ R2C 30 C5A + A X C 31 T x T A X A + ) 28 . . . T5R 29 T4-4T T X T 30 T X T A X"C 31 P x A P4AD 32 P3C P5D 33 A2D R3C 34 RlD TlR 35 P3TD R4C 36 T5T + R3C 37 P4CD T4R 48 P X P+ A X P 39 P4A TlR (39 . . . T6R? 40 T X A R X T 4 1 A X T P X A 42 R2R R5D 43 P4C! gana) 40 T4T R4C Y.-Y. 8.• ronda: Botvinnik-Smyslov �.,y. Keres-Reskevsky Y.-Y. 15) Botvlbnik-Smyslov, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 C3A A2C 5 D3C P x P 6 D X PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R CR2D 9 C2D C3C 1O D3D P3AD ( lO . . . P4AR 1 1 P3A P x P!) 11 P3A A3R 12 T1D C3T 13 P3TD D2D 14 D2A C2A ( 14 . . . A X P 15 A x A D X A 16 C4A D3A 17 C5T) 15 C3C ASA 16 A2R A X A 17 I) X A TD1D 18 0-0 D3R 19 C5A (19 C5T! ) 19 . . . DlA 20 RlT C2D 21 C3C P3C 22 D4A D2C 23 P4A P3R 24 TlÁD C3A ( 24 . . . P4AR!?) 25 AlC TIA 26 T2AD TRlD 27 D2R C4C 28 P5R! (28 C x C P x C 29 T X T T X T 30 P5R C4D 31 D x P T7A!) 28 . . . C x C 29 PC x C C4í> 30 P4A C2R 3 1 C2D C4A 32 C4R C X P (32 . . . T x P 33 A X T C X A 34 C6D!) 33 A x C T X A 34 C6D T X C 35 P X T P4AD 36 T2D TlD 37 D3A D X D? (37 . . . D2D) 38 T x D A5D 39 P3C T X P 40 R2C P4A? (40 . . . P4TR) 4 1 P4TD R2A 42 T3C R3A 43 T2T? (43 P5T P X P 44 T3T T3C 45 T2AD!) 43 . . . P4TD! 44 T2D R2R 45 R3A R2D? (45 . . . P4T! 4 6 P3T R1R 4 7 P4C P5T!) 46 P4C P3T 47 T2CR (47 P x P PR X P 48 T2R!) R2R 48 T3D R2A (15) 15 B 49 P4T? (49 T2C R2R 50 'tlC R2D 5 1 P3T iUD 52 R2R R2D 53 T3-3CD R2A 54 T3CR R2D 55 P4Tl y 56 P5T) 49 . . . P X P + 50 T X P P4T 51 T2C TlD 52 T2-2D RlR 53 T2CR R2A 54 T2-2D RlR 55 R2R (55 R4R A3A 56 T6D A2R 57 T x-T+ A X T 58 R5R R2R 59 T X A? R X T 60 R X P P4CD! gana) 55 . . . R2R ( 55 . . . A3A 56 T6D) 56 T1D TlAR! 57 T1AR A3A 58 T3CD A X P 59 T X P A6C 60 T7C+ R3A (60 . . . R3D 61 TlD+ R3A 62 T1-1CD seguido de mate) 61 T5C (61 R3A P5T 62' R4C TlD 63 T5C T5D 64 T X PA 'i'5R!) 61 . . . R4A? (61 . . . R2C 62 T X PA A x P 63 T x P P5T! ) 62 T :k PA+ R5R 63 TSR+ R5D 64 TID + R X P 65 T4R+ R4A 66 R3A P5T 67 TlCD R3D 68 T6C + R2D 69 R4C (69 T6C x P T X P+ ! ) 69 . . . T4A 70 T4D + ? ( 70 T6T!) 70 . . . R2R 71 T7C+ R3A 72 T5C P4R! 73 T6D + R2C 74 T X PT (74 P X P 77
  • 76. T5A+ 75 R3T T X P= ) 74 . . . T x P + 75 R3T R3T 7 6 T5-6T R4T 77 T x P T x P 78 T6T+ R4C 79 T6TR-6C + R4T 14-Y. 16) Keres-Reshevsky, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T P3D 5 P4A A5C 6 C3A C2R 7 P3TR A x C 8 D X A C3C 9 C5D! T1CD 1 0 C4C ( 10 P4CD P4C 11 P x P P x P 12 D3A C5D!) 10 . . . C2R 1 1 C2A D2D 12 P3D7 ( 12 P4CD) 12 . . . C1A 13 A2D A2R 14 D3C A3A 15 T1AD? (P4CD) 15 . . . C3C! 1 6 A3C? D1D! 17 0-0 C2D 18 P3T C4A 19 A2T 0-0 '20 P4C C3R 21 A3R (16) 16 N 21 . . . C5A! 22 D3A (22 A x C P x A 23 D X P A4C; 23 DaA C4R 24 D1D P4A! ) 22 . . . C x PD 23 TlC C5A 24 P5C Ya-Ya 9." ronda: Reshevsky-Botvinni.k Y.-V. Smyslov-Euwe 1-0 1'1) Reshevsky.-Botvlnnik, Holan­ desa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 P3CR C3AR 4 A2C A2R 5 C3TR 0-0 6 0-0 P3D 7 C3A DlR 8 P4R 78 P X P 9 C4A (9 C X P P4R!) 9 . . . P3A 10 C X P4R C x C 1 1 A X C P4R 12 C2C ( 12 P x P P X P 13 C30) 12 .. . C2D 13 C3R P X P! 14 D x P C4R 15 P4A C5C 1 6 C X C A X C 17 TlR A3A 18 030 ( 1 8 D x PD? TlO 19 A X P + R X A 20 T x D TR X T gana) 1 8 . . . D4T 19 A2D TRlR 20 TOlC? (20 T3R) (17) 1'1 N 20 . . . T2R? (20 .. . . T3R 2 1 T3R TOlR 22 TDlR A X P 23 TIC T X A! 24 T X T T X T 25 D X T A4A �6 D1R A5D+ gana) 2 1 A4C TD1R 22 A x PO T3R (22 . . . T x A 23 T x T T x T 24 D X T A4A 25 D3R!) 23 T3R T X A3D (23 . . . A4A 24 A5R) 24 D X T T1D ·25 D7A D4AD? (25 . ' . . T2D 26 D8A + T1D 27 D x PC? A5P 28 D3C ASD! 29 030 A7A!) 26 TD1R TlAR (26 . . . T80? 27 A5D + ) 27 O x PCD A5D 2S R2A? (28 03C!) 28 . . . A x T+ 29 T X A 050? (29 . . . TlO 30 03C T70+ =) 30 03C? (30 A3A! TlR 31 D3C) 30 . . . 070+ 31 RlC OSA + 32 R2A 070 + 33 RlC OSA+ Ya-Y. (33 . . . A7R 34 P4TR; 33 . .. . T1D 34 A3A)
  • 77. 18) Smyslov-Euwe, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 T1R P4CD 7 A3C P3D 8 P3A C4TD 9 A2A P4A 10 P4D D2A 1 1 CD2D A2C 12 ClA PA X P 13 P x P TD1A 14 T2R 0-0 1S C3C TRlR 16 P3C AlA 17 A2C P3C 18 D2D A2C 19 T1AD C2D 20 T2-1R C3AD 21 A1C D3C 22 PSD C2R 23 A3Ai A1TD 24 P4TR P4TR 2S A5T! DlC 26 ClA T X T 27 T x T TlAD- 28 ClR C4AD 29 D5e RlA 30 D3R C1C 3 1 D3T A3T 32 T3A e2R 33 A2A C2C 34 T x T + D X T 35 D X D+ C X D 36 A3A C4A 37 A4C R2R 38 P3A R2D? ( 38 . . . eaC-20) 39 C3D e x C 40 A X C C2R (18) 18 B 41 P4CI P x P? (41 . . . ASA) 42 P X P ABA! (42 . . . P3A 43 P5C! P X P 44 A2D; 42 . . . P4A 43 P5C;. 42 . . . ASA 43 PSC ClC 44 P4T P x P A2e 46 C2D P3A 47 C4A!) 43 P5C! A2C 44 R2A ClA (44 . . . ClC 45 C3C! P3A 46 e2R) 45 C3R R2R 46 A5T! A6T 47 R3C A4A 48 A2D RlA (48 . . . cae 49 P5T!) 49 C2A R2R (49 . . . C2R 50 A5T AlA - 50 . . . ClC 51 C4C - 51 P4C y 52 A7A) 50 A2R C2T? (mejor 50 . . . cae y entonces 51 P5T) 51 A5TD! ClA (51 . . . AlA 52 P4C ABC 53 R2C A5D 54 C x A P x C 55 A6C!) 52 A4CR! P3A (52 . . . RlR 53 A7A R2R 54 R2C! zugwang) 53 A6R P x P 54 P X P Cae ( 54 . . . RlR 55 A7A R2R 56 R3A!) 55 P4C C5A ( 55 . .. ABC 56 R2C) 56 P x A C x A 57 P x P + R X P 58 A7A C5A 59 A X P P4T 60 R4C P5C 61 ASA R2R 62 A6R C3D 63 C3R! C X P (63 . . . PST 64 C5A+ !) 64 R5A C3D + 65 R X P C2A+ 66 R4A CID 67 C5A+ RlA 68 P6C C X A+ 69 P X C P5T 70 R5R 1-0 10.• ronda: Euwe-Reshevsky Ya-Ya Botvinnik-Keres 1-0 19) Euwe-Reshevsky, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T P3D 5 P3A A2D 6 P4D CR2R 7 P4T P3T 8 A3R P x P 9 P x P P4D 10 P5R P4CD 11 A2A e4T ( 1 1 . . . C5C 12 CD2D!) 12 C3A A5C 13 P4T P3AD 14 D3D A4A 15 D2R P5C 16 ClD D2D 17 TlAD A x A 18 D X A C4A 19 P4C? C2R! 20 C2D D X P 2 1 D5AD C2C 22 D x PC CID 23 P3A D7C 24 TlCR D6T .25 A2A DlA 26 D3A C4A 27 C3R TlCD? 28 C x P D2D (28 . . . D2C 29 C3R!) 29 C4AR A5C 30 D3D 0-0 31 RlA? (31 T2A) 31 . . . A X C 32 D X A C3R 33 C5T RlT 34 T4C T6C? (34 . . . D4D!) 35 T3A T5C? (33 . . . TRlCD) 36 P5D! P4T 37 D3D (37 T X T . T X T 38 T x P TlD!) 37 . . . D X P 38 D X C T X PC 39 T3D? (39 AlR!) 39 . . . D7T 40 AlR T7T (19) 41 T3R (41 R1C!) 41 . . . T8T+ 42 T1C D7T 43 D4C P3C 44 T2R? (44 C6A C5A 45 C4Rl) 44 79
  • 78. 19 B T X T+ 45 D X T D x D+ 46 R X D P x C 47 T4R R2T (47 . . .' TlTD ..8 P4A!) 48 AxP TlCD 49 T4CD T1TD 50 A6C R3C 51 P5T R4A 52 T4R T3T 53 R2A C5A 54 T4A P4A 55 R3C C4D 56 A8D T1T 57 A6C Y.-Y. 20) Botvinnik-Keres, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R 0-0 5 P3TD A X C+ 6 P X A TlR 7 C2R P4R 8 C3C P3D 9 A2R CD2D 1O 0-0 P4A 1 1 P3A PA xP? ( 1 1 . . . CIA 1 2 P4R 20 B 80 C3R) 12 PA X P C3C? ( 12 . . . ClA Ó 12 . . . P3CD) 13 A2C P X P 14 P4R! ( 14 P X P ó 14 A x P P4D; 14 D X P C5T) 14 . . . A3R 1 5 TIA T2R? (15 . . . TlAD 16 O x P C5T 17 AlT C4A) 16 D x P 02A? ( 16 . . . C5T-4A) 17 P5A! P x P 18 T x P D5A? ( 18 . . . 010) 1 9 AlA D1C ( 19 . .. T2D 20 D4C) 20 T5CR CD2D (20 . . . CIR 21 C5T) (20) 21 T x P+ R x T (21 . . . R1A 22 T X PT!; 21 . . . R1T 22 C5T) 22 C5T+ R3C (22 . . . R1T 23 ASCR¡ 22 . . . lUA 23 C x C C x C 24 D x C RlR 25 A5C+ T2D 26 A5C) 23 D3R 1-0 11." ronda: Euwe-Keres 0-1 Smyslov-Reshevsky 1-0 21) Euwe-Keres, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T P3D 5 P3A P4A 6 P X P A x P 7 P4D P5:El. 8 C5C P4D (8 . . . P3T 9 D3C!) 9 P3A P6R! (9 . . . P x P 10 0-0; 9 . . . P3T 10 P x P) 10 P4AR A3D 1 1 D3A ( 1 1 D5T + P3C 12 D3A) 11 . . . D3A 1 2 D X P + C2R 1 3 A x C+ ? ( 13 0-0 0-0 14 C3A) 13 . . . P X A 21 N
  • 79. 14 0-0 0-0 15 e2D? (�ejor 15 e3A pero 15 . . . A x e 16 T X A D3e 17 A2D T x P) 15 . . . e3e 16 P3eR TD1R! 17 D2A ( 17 D3A P3T) 17 . . . A6D 18 T1R T X T + 19 D X T ( Zl ) 19 . . . A X P! 2 0 P X A (20 D6R+ D x D 21 e x D A6R + ) 20 . . . e x P 21 eD3A ( 2 1 eR3A D3e + ; 21 D4T C7R+ 22 R2C A5R + ) 21 . . . e7R + 22 R2C P3T! 23 D2D D4A 24 D3R P X C 25 A2D A5R 0-1 22) Smyslov-Reshevsky, Ruy Ló­ pez 1 P4R P4R 2 C3AR e3AD 3 A5C P3TD 4 A4T P3D 5 P3A A2D 6 P4D CR2R 7 A3C P3T 8 CD2D cae 9 C�A A2R 1 0 0-0 0-0 1 1 C3R A3A 12 C5D T1R 13 P X P! AxP ( 1 3 ... P x P 14 e + A + ; 13 . . . C3e x P 14 e x c e x e 15 P4AR e3A 16 P5R!) 14 C X A P x e 15 D3A A3R 15 T1D A x e 17 T X A D2R 18 D5A! elA ( 18 . . . TD1D 19 A x P! ) 19 A3R e3R 20 TDlD TR1D 21 P3e T3D 22 T X T P X T 23 D4e R1T (23 . . . RlA 24 A6C e2A 25 D5A!) 24 A6e! C1e (24 . . . e2A 25 D3A TlAR 26 D3D e1R 27 A4T!; 24 . . . TlAD 25 T2D e1e 26 :Ó1D T3A 27 A7T e20 28 A5D T2A 29 A x e D X A 30 T X P) 25 A x e P X A (22) 26 D4T! D2D (26 . . . D x D 27 P X D gana el PD) 27 DBD+ D x D 28 A x D e20 29 A7A e4A 30 T X P T1AD ( 30 . . . e x P 3 1 T X PR) 31 A6e C5T 32 T X P e x PC 33 T X PR C5A (33 T X P 34 A4D!) 34 T6R e x A 35 T X C T x P 36 T x PC T7A 37 P4TR T x PT 38 R2C P4TD 39 P5T P5T 40 T7T R1C 41 P4C P6T 42 R3C T7R 43 R3A T7T 44 R3R R1A 45 P3A TBT 46 R4A P7T 47 P5R RlC 48 R5A TBAR 22 B 49 T x PT T X P + 50 R6C R1A 5 1 T8T + R2R 52 T7T + 1-0 12.• ronda: Keres-Smyslov Y.-Y. Botvinnik-Euwe 1-0 23) Keres-Smyslov, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 e3AD P4D 4 C3A A2e 5 D3C P X P 6 D X PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R C3-2D 9 D3C C3C 10 T1D P4R 11 P x P ( 1 1 A2R!) 1 1 . . . CD2D 12 A2R D2R 13 A5eR? ( 13 P3TR o C4D) 13 . . . DlR 14 0-0 C x P 1 5 C5D C3 x C 16 P x C C x C + 17 A X C A X A 18 D X A D2D ( 1 8 . . . D5T 1 9 D4A) 1 9 T2D TR1R 20 TlA A4R 21 P3CR P4TD 22 R2C P5T 23 T2R A3D 24 Tl-lR T x T 25 T x T TlR 26 T X T + D X T 27 A6A A l A 2 8 P6D P X P 29 D X P D3R 30 A3A D X P 3 1 D4R P4A ( 3 1 . . . A2C 32 DBT+ AlA 33 A2D) 32 D4D R2A 33 D8T (23) 33 . . . RlR? ( 33 . . . P3T! 34 D7T + R1R 35 D X P + D2A = ) 34 D x P (34 A7C D2A 35 A6TI) 34 . . . D2A 35 D4T D4D + 36 R1C DBD + 37 R2C D4D + 38 P3A D4e 39 D4D 81
  • 80. Z3 N D7R + 40 D2A D x D + 41 R X D R2A 42 R3R R3R Y..-Y. 24) Botvlnnlk-Euwe, Eslava 1 P4D P4D 2 C3AR C3AR 3 P4A P3R 4 C3A P3A 5 P3R CD2D 6 A3D P x P 7 A x PA P4CD 8 A3D P3TD 9 P4R P4A 1 0 P5R P x P 1 1 C x PC P X C ( 1 1 . . . C X P!) 12 P x C D3C 13 P X P A X P 14 0-0 C4A 15 A4AR A2C 16 TlR TlD? ( 16 . . . C x A 17 D X C A x C 18 D x A 0-0 19 D3CR P3A) 17 TIA! T4D (17 . . . A x C 18 D x A 0-0 19 24 B 82 A x P + ! ) 18 A5R! A x A 19 T X A T X T ( 19 . . . TIC 20 T X T A x T 21 A X PT T2C 22 D X P) 20 C x T C x A (20 . . . TIC 2 1 AlA) 21 D X C P3A (21 ... TIC 22 D X PT! ¡ 21 . . . 0-0 22 C7D) (24) 22 D3CR! P X C 23 D7C TIA 24 T7A D x T (24 . . . D3D 25 T X A P6D 26 T7T DID 27 D x PT) 25 D X D A4D 26 D X PR P6D 27 D3R ASA 28 P3CD T2A 29 P3A T2D 30 D2D P4R 31 P X A P X P 32 R2A R2A ( 32 . . . P6A 33 D x PA P7D 34 DBA + R2R 35 D x T + ! ) 33 R3R R3R 34 D4C T2AD 35 R2D T3A 36 P4TD 1-0 13.' ronda: Smyslov;..Botvinnik 0-1 Reshevsky-Keres O;..l 25) Smyslov-Botvinnik, Siciliana ¡. P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P C3A 5 C3AD P3D 6 A5CR P3R 7 A2R A2R 8 0-0 0-0 9 C4-5C P3TD 1O A X C P x A? 1 1 C4D RlT 12 RlT TlCR 13 P4A A2D 14 A3A? ( 14 P5A! C4R 15 A5T y CD-2R-4A) 14 . . . TlAD 15 C x C? P x C 1 6 C2R P4D 17 P5A? ( 17 P4A) 17 . . . D2A 25 N
  • 81. 18 P4A P x PAD 19 D4D P4A 20 D x P5A A3D 21 P3CR A4C 22 D2A P X P! 23 P X P (23. P4TD A3A 24 P X P TDIR) 23 . . . TD1R 24 T2A T6R 25 A2C (25 C3A A3A 26 A2C A X P!) 25 . . . D2R 26 CIC A6D 27 D2D P5.A 28 T3A TlR 29 TlD (29 T X T D X T 30 D X D T X D y 31 . . . A4R) 29 . . . A4A 3 0 P3C (25) :m . . . TSR! (amenaza 31 . . . A x C) 3 1 P X P A X PAD 32 AlA T X T 3 3 D x T TlD 34 D2A ( 34 D x T+ D X D 35 A X A D5D!) 34 . . . A4D 35 D3A A5D 36 D3D D6R 37 D X D A XD 38 A2C A X T 39 A X A T7D 40 C2R T X P 41 R2C 0-l Z6) Reshevsky-Keres, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AR C3A 4 C3A P3R 5 P3R P3TD 6 P5A CD2D 7 P4CD P4TD 8 P5C P4R 9 D4T! D2A 10 A3T P5R 11 C2D A2R 12 A2R P4T 13 P6C ( 13 0-0 C5C) 13 . . . DlD 14 P3T ( l4 P3A!) 14 .. . CIA 15 0-0-0 C3R? ( 1 5 . .. C3C) (26) Z6 B 18 P5D A X P 19 P X P! A X A + 20 R2A D X P 2 1 P XP + ; 20 . . . A3D 21 P7A+ D2D 22 A5C) 18 C2D o.,o 19 TRlC TlR 20 A3D AlA 21 A2C C4C 22 D2A P5T 23 P3T D2R 24 TDIR C5R 25 Cl:A D4C 26 P3A C3A 27 RlC C4T 28 A3A A2D 29 P4A D3T 30 D2A D3A 31 R2C A4A 32 D2A (32 A2R! ; 32 A X A D X A 33 D X P D6D!? 34 D X C A x P! 35 P X A P5D es confuso} 32 . . . A5R 33 P4C P X P a.p. 34 C x P C x C 35 T X C A X A 36 D x A T5R 37 Tl-lCR TDIR 38 TlAR D5T 39 Tl-ICR Tl-3R 40 D2D P4A (40 . . . T3C!) 41 D3D (41 D2C D2R 42 A2D T X PA!) 41 . . . D4T! 42 A2D P3C 43 T5C D X P 44 Tl-3C D7T 45 T X P + T X T 46 T X T + R2A 47 T5C? (47 T x P! P X T 48 P7C TlR 49 D x P + = ) 47 . . . A2R! 4 8 T x P + A3A! 4 9 R3A D6T 50 T X A + R X T 5 1 D2A DSA! (51 . . . T X PA 52 D X P; 51 . . . T X P + = ) 52 D X P DBT+ 53 R2A T1R 54 D3C TITD 55 AlA (55 D2C D X P 56 D X D T X D 57 P4R!? T7T + 58 R3A P x P 59 P5D P x P 60•P6A P5D + ! ; 58 R1D T1T!) 55 . . . TlT 56 P4R? (56 A2D) 56 . . . TST 57 P5R + R2R 58 D3R D7T + 59 R3A T7T 60 D3D D8T + 61 R3C D X A 62 P5A D7C + 63 R4T TlT 0-1 14.• ronda: Botvinnik-Reshevsky 0-1 Euwe-Smyslov 1-0 27) Botvinnik-Reshevsky, Nimzo­ india 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R P4A 5 P3TD A X C + 6 P X A C3A 7 A3D 0-0 8 C2R P3CD 9 P4R ClR;! 10 A3R P3Q 1 1 0-0 C4T 1 2 C3C A3T 13 16 C2 X P C x C ( 16 ... P X C 17 D2R D2D 14 P4A? ( 14 PSR!) 14 P5D) 17 C X C P5T (17 . . . P X C . . . P4A 1 5 TD1R P3C 1 6 T1D 83
  • 82. D2AR ( 16 . . . D5T 17 P5D!) 17 P5R T1A 18 TRlR PD X P! ( 18 . . . P X PD 19 A X P A x P 20 P X P C X P 2 1 D5R!) 1 9 PO X PR CR2C 20 ClA TRlD 21 A2AR C4T! 22 A3C DlR 23 C3R D5T 24 D2T C x A 25 P x C P4T (25 . . . D6C!) (2'7) 2'7 B 26 A2R? (26 A2A! A x P 27 A X D A x D 28 A7D TIC 29 P4AD!; 26 . . . D3A 27 P4T) 26 . . . R2A 27 R2A D6C; 28 D x D C x D 29 A3D R2R 30 R2R C4T 31 T2D T2A? (31 . . . R2A) 32 P4C! T2-2D (32 . . . PT X P 33 T1TR) . 33 P x PA PC X P 34 Tl-lD? ( 34 T2-1D y 35 TlTR) 34 . . . P5T 35 R1R (35 TlTR A x P!) 35 . . . C6C 36 C5D + P x C 37 A X P C x T 38 T X C P X P 39 A x T T x A 40 T2AR R3R 41 T3A T6D 42 R2R 0-1 28) Euwe-Smyslov, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 C3A A2C 5 D3C P X P 6 D x PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R CR2D 9 D3C C3C 10 P4TD P4TD 1 1 P5D C3T? .( 1 1 . . . A x C y 12 . . . D3D) 12 A2R P3R 13 P3T A X CR 14 A X A P x P 15 P X P 84 D5T? ( 15 . . . D3D-5C) 16 C4R! ( amenaza 17 A5C) 16 ... TDlR 17 P3C DlD ( 17 . . . D2R 18 P6D) 18 P6D C1A (mejor 18 . . . C5C) 19 P X P D X P 20 0-0 T3R 21 TDlA D4R (21 . . . D2R 22 C5C) 22 D X P C2R (22 . . . D X P 23 D X C8A!) 23 C5C! T3AR 24 A4A T x A 25 P x T D x PA (25 . . . D3A 26 TRIR C4AR 27 TOA) 26 D X C7R A3A (26 . . . A3T 27 C X PA!) (28) 28 B 27 D3R? (27 D ::>< P + ! T X D 28 T8A + AlD 29 T X A+ TIA 30 C6R) 27 . . . D xD 28 P X D A x C 29 T3A P4A 30 T1D C4A 3 1 P3C TlR 32 T5D A x P + 33 R2C C3T 34 T7D A5A 35 T7T C5C 36 T x PTD R2C 37 T5C A7D 38 T7A + R3A 39 T7D A8R 40 T6C+ R4C 41 P4T + R5A 42 T X C+ 1-0 15.' ronda: Reshevsky-Euwe Y.-Y. Keres-Botvinnik 0-1 29) Reshevsky-Euwe, Inglesa 1 P4AD P3R 2 C3AR P4D 3 P3CR P5D 4 P3R C3AD 5 P x P C X P 6 A2C C3T 7 0-0 CR4A 8 :f3D
  • 83. A2R 9 C x C C x C 10 C2D 0-0 1 1 C3A A3A 12 C x C A x C 1 3 TIC P4R 14 P4CD A4AR ( 14 . . . TIC 6 14 . . . P4TD) 15 A x P (29) 29 N 1 5 . . . A X PD 16 A x T ( 16 D X A A x P + ) 16 . . . A x TR ( 1 6 . . . A x TD 17 A5D P3A 18 A X P A6D 19 A5CR D3D 20 A7R = ) 1 7 D x AD ( 1 7 A5D A X PAD!) 1 7 . . . D X A 1 8 D2R D3A• 1 9 A2C P3C 20 A X A P X A 2 1 D3D D3D 22 TlD D x PCD 23 D X PD TlR 24 R2C D3C 25 P3TD D X D 26 T X D T3R Y.-Y. 30) Keres-Botvinnik, Francesa 1 P4D P3R 2 P4R P4D 3 C2D P4AD 4 PR X P PR X P 5 CR3A P3TD 6 P X P A X P 7 C3C A2T 8 A5CR C3AR 9 C3A-4D! (detiene 9 . . . A x P + ! ) 9 . . . O-O 1O A2R D3D 11 0-0 C5R 12 A3R C3AD 13 C x C A x A! 14 P x A ( 14 D x P C x P!) 14 . . . P x C 15 A3D? ( 15 P4A! ) 15 . . . C3A 16 DlR C5C 17 D4T P4AR 18 T4A! C4R ( 18 .. . C x PR 19 TlR C5C 20 T x C; 18 . . . T3A 19 D3C!) 19 D3C T2T 20 TDlAR T2..,2AR 21 C4D! C X A 22 P x C P4A 23 C3A D3CD 24 T4TR P3T 25 C5R? (25 D5R!) 25 ... T3A 26 P4D P X P 27 T X PD (27 P X P P5A! 28 T4 X P D x P + !) 27 . . . D X P 28 T X PD? (28 P4TD) (30) 30 N 28 . . . A3R? (28 . . . P5A! 29 P x P T X.P!) 29 T4D? (29 T7D) 29 . . . R2T? ( 29 . . . D X P ) 30 C7D ( 30 P4TR!) 30 . . . A x C 31 T X A T3CR 32 D3A D4R 33 T4D TlCD 34 D4A (34 D X P? D X PR + 35 D2A T7C!) 34 . . . D3R 35 T2D T4CD 36 P3TR T4R 37 R2T T3A 38 TlA-lD? (38 T3A T5R 39 D3C) 38 . . . T5R 39 D8C T X P 40 T8D D4R + 4 1 D x D T x D 42 Tl-20 P4C? (42 . . . P5A) 43 P4C T2A 44 T8-7D R2C 45 P x P T4 X P 46 P3T? (46 T x T+ T X T 47 R3C; 46 . . . R x T 47 T6D T3A 48 T7!) + R3C 49 R3C T3A 50 T3D y 5 1 T3T) 4 6 . . . T7A + ? (46 . . . T4T) 47 R3C? (47 T x T T X T 48 T2A T3D 49 T4A) 47 . . . T7 X T? (47 . . . T6A + 48 R4C T5A+ 49 R3C T5TD) 48 T X T2D T2A 59 T4D! T3A (49 ... T6A + 50 R4C T x PTD 51 T7D + R1A 52 T7TR) 50 P4TD? (50 T4TD!) 50 . . . R3C 51 P4T R4T 52 P X P P X P 53 T3D? 85
  • 84. (53 T5D! ) 53 . . . T5A 54 T3T P4T 55 R3T T5CD 56 R3C T5AR 57 TlT T5C + 58 R3T T5R 59 T3T R3C 60 R3C R4A 6 1 R3A R4R 62 R3C T5D 63 T1T R4D 64 T1CD T5CD (64 . . . T X P? 65 T5C + R5A 66 T X PC TST 67 R2T! = ) 65 TlAR R4R 66 T1R + R5D 67 R2T T x P 68 T1CR T5A 69 T x P P5T 70 R2C R6A 71 R3A P6T 72 T5TD R6C 0-1 16." ronda: Keres-Euwe 1-0 Reshevsky-Smyslov Y.-Y. 31) Keres-Euwe, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 Cx P 6 P4D P4CD 7 A3C P4D 8 P X P A3R 9 D2R A2R 1 0 TlD 0-0 1 1 P4A PC X P 1 2 A x P A4AD 13 A3R A x A 14 D x A D1C 15 A3C C4T 16 CD2D! ( 16 C4D P4ADI) 16 . . . C x C ( 16 . . . D2T!) 17 T X C e x A 18 P X C TIA 19 TlAD P4AD! 20 T x PA T X T 2 1 D X T D X PC 22 C4D D2C 23 P3T TlD 24 R2T P3C 25 P4A P4TR 26 T3D D2D (26 . . . D x P 27 C X A P x C 28 D7R) 27 D6C TlT 28 31 N 86 T3T D2T 29 D4C? ( 29 D x D!) 29 . . . D2D? <.29 . . . T1AD y 30 . . . T5A) 3 0 D5T (31) 30 . . . A4A? (mejor 30 . . . D2T) 31 T3AD T2T 32 T5A A5R (32 . . . A3R 3 3 T6A) 33 D3A ( amenaza 34 P6R) 33 . . . D2R? 34 C6A 1-0 32) Reshevsky-Smyslov, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AR e3A 4 e3A P X P 5 P4TD A4A 6 P3R P3R 7 A X P A5CD B 0-0 0-0 9 D2R A5e 10 P3T AD X C 1 1 D X A CD2D 12 TlD P4R 13 P5D A x e! 14 P x P P5R 15 D5A? (15 D2R) 15 ... A4R 16 Px e D2A 17 A3C P3eR 18 D5C R2C (ame­ naza 19 . . . P3TR 20 D4T P4CR) (32) 32 B 19 P4A P X P a.p. 20 P x P P3TR 21 D2C D3C (21 . . . TDlD) 22 A2A TR1D 23 T3T! T x P 24 T x T C x T 25 P4A! A3A (25 . . . A X PA? 26 P5T y 27 T3A) 26 T3C D4A 27 T5C D5A 28 T x P (28 P3e D6A 29 T X P ClA 30 D5D D8R x = ) 28 . . . TlAD! (28 . . . C1A 29 R2T TIA 30 A3C!) 29 T x e D X A 30· D x D T x D 3 1 A2D A X P 32 RlA P3T 33· R2R ABA
  • 85. 34 RlD T x A+ 35 T X T A X T 36 R x A P4C 37 R2R P4A 38 R3A R3A 39 P4R PA X P + 40 R X P P X P 41 R X P P4TD �-� 1'l." ronda: Smyslov-Keres 1-0 Euwe-Botvinnik �-� 33) Smyslov-Keres, Gambito de dama 1 P4D P4D 2 P4AD P3R 3 C3AD C3AR 4 A5C P3A 5 P3R CD2D 6 P x P PR X P 7 A3D A2R ll C3A 0-0 9 D2A TlR 10 0-0 ClA 1 1 TD1C C3C 12 P4CD A3D <mejor 12 . . . PaTO 13 P4TD C5R) 1 3 P5C A2D ( l a . . . P3TR 14 A X C D X A 1 5 P4R C5A! 16 P5R DaR 1 7 P X A D5C) 14 P x P A x PA? C l4 . . . P X P) 15 D3C A2R 16 A5 X C! (16 A5C C2D) 16 . . . A X A 1 7 A5C D3D 1 8 TRIA P4TR 19 C2R P5T 20 A x A P x A 21 D4T C2R 22 T7C! P4T 23 P3TR TRIC 24 TlA-lC T X T 25 T x T P4A 26 T5C! ( 26 P x P D x P 27 C x P P5D! 28 P x P D4D) 26 . . . P X P 27 C2R X P TlAD (27 . . . D2A 28 cae DaA 29 C5A!) 28 C3C ASA 29 D X PTR T5A (33) 33 B 30 P4C! P5T ( 30 . .. T5T ó A3A 31 C5C) 31 C3C-4D Ax C 32 C x A D4R (32 . . . C3A aa C x C T X C 34 T5T D2D 35 D5C) 33 CaA D3D ( aa .. . TBA+ 34 R2C D5R 35 T8C + ) 34 T5T TlA 35 T X PT cae 36 D5T D3AR 37 D5A D3A 38 T7T TIA 39 T7D P5D 40 T X PD TlT 41 P4TD! (41 . . . T X P 42 TBD+ C1A 43 D X P + !) 1-0 34) Euwe-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C2D P4AD 4 PR X P PR X P 5 A5C + A2D 6 D2R + D2R 7 A X A+ C x A 8 P x P C x P 9 C3C D X D+ 1 0 C x D C x C 1 1 PT X C A4A 12 A2D C2R 13 AaA CaA 14 0-0-0 (14 T1D) 14 . . . A X P (34) 34 B 15 A X P? ( 15 T X P) 15 . . . TR1C 16 A6T T X P 17 T X P TlD 1 8 T X T+ C X T 1 9 R2D C3R 20 AaR R2R 21 A X A T X A 22 R3R T4A 23 TlT PaTD 24 T4T T4TR 25 P4T T4R+ 26 R3A T4A+ 27 RaR T4R+ 28 R3A T4A+ 29 R3R Y.-Y. 87
  • 86. 18.· ronda: Botvinnik-Smyslov Y.-Y. Keres-Reshevsky 0-1 35) Botvinnik-Smyslov, Grünfeld 1 P4D e3AR 2 P4AD P3CR 3 P3CR P4D 4 P x P e x P 5 A2C A2C 6 C3AR 0-0 7 0-0 C3C 8 eaA P4TD 9 A4A P3AD 10 DlA TlR 1 1 TlD e3T 12 P3TR P5T 13 P4R A2D 14 C5R DlA 15 R2T TlD 16 A5e P3A 17 e x A D X C 1 8 A3R RlT 19 AlA P4AR? ( 19 . . . D2A) 20 P5D! P4A (20 . . . D2A 2 1 ese!) 21 AR5e? ( 2 1 A x e T X A 22 A X P P x P 23 P6D!) 21 . . . D2A 22 A4AR? ( 22 P x P P X P 23 A X PT) 22 . . . A4R 23 A x A + D x A 24 P4A D2C 25 D3R? (25 A x e T X A 26 P5R) 25 . . . P x P 26 TD1A (26 D X PR P6T!) 26 . . . P6T! 27 P x P e1A? ( 27 . . . e2A! 28 D X PA C3e x P) 28 e x P C3D 29 A X C C x C 30 D X C (30 A X P? D7C + ) 30 . . . T X A 3 1 T X P T x PT 32 T2D Tl-lT 33 D6R T6AD 34 T X T D x T 35 D5R + ? ( 35 T2R!) 35 . . . D x D 3 6 P x D R2C 37 R2C R2A 38 T2A + ? ( 38 R3A T6T + 39 R4R) 38 . . . RlR 39 T2D T6T 40 T2e (35) 35 N 88 40 . . . T6D? (40 . . . T4T! 4 1 T2D P3R; 41 P x P T x PR) 41 T5C RID 42 P4TD P3e! (42 . . . R2A 43 P5T T6R 44 P6D + ) 43 T X P T X PD 44 T8e + R2D 45 T8TR T x P 46 T X P R3R 47 T4T T7R+ 48 R3A T7TD! 49 T4R + R3A 50 T4AR + R2e 51 T4A T6T+ 52 R4e P4R 53 R4T R3T 54 T4eD TBT 55 R4C T6T 56 P4T R2e 57 P5T P x P + 58 R X P R3A (58 . . . T X P 59 T4e + !) 59 R4T R4A 60 P4e + R3A 61 T6C + R2A 62 T7e + R3C 63 T4e R3A 64 T6e + R2A 65 T7C + R3C 66 T7TD P5R! 67 T6T + R2A 68 P5C P6R 69 R3C P7R + 70 R2A T6R 71 RlR R2C 72 T7T + R3C 73 T8T R2C 74 P5T T4R 75 P6C R X P 76 P6T R2C 77 T7T + R3C (77 . . . R1C 78 T7e!) 78 T7CD T4TD 79 T6C + R2A 80 R X P R2R Y.-Y. 36) Keres-Reshevsky, Ruy López 1 P4R P4R 2 e3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 e x p· 6 P4D P4eD 7 A3e P4D 8 P x P A3R 9 D2R e4A 10 TlD e x A 1 1 PT X C DlA 12 A5C ( 12 P4A! ) 12 . . . P3T 13 A4T A4AD 14 e3A? ( 14 P4A PD x P 15 P x P A X P 16 D4R!) 14 . . . P4C 15 A3e D2C! ( 15 . . . e2R 16 CD x Pe) 16 e x PD 0-0-0! 17 C6A P5CR 1 8 eIR! ( 18 e4T C5D 19 D4R D x D 20 C x D A2R 2 1 T2D A4e!) 1 8 . . . C5D 1 9 D 1 A P4TR 2 0 A4A P5T 21 A3R P6T 22 T2D P X P 23 D X PCR C6A + 24 C x C A X A 25 T X T + T x T 26 ClR A5D ( 26 . . . D X D + 27 R x D T7D 28 C4R A4D 29 R3e! ) 27 C3D A4AR 28 TlR P4T 29 C4R? (29 D X D + ) 29 ... RlC 30 P4C P5T ( 30 . . . P X P 31 C x P A x Pe 32 C5A!) 31 P3AD? ( 31 e4R-5A! ) 31 .. . A X C! (31 . . . A X PA 32 C x A A x e 33 TlD) 32 T X A ( 32 D X A D X D 33
  • 87. T x D A X PA 34 T3R T X C!) 32 . . . A x PA? (32 . . . A3C 33 ClR T7D) (36) 36 B 33 T3R? (33 D X P) 33 . . . D x D + 34 R x D T X C! 35 T x T A X P7C 36 T5D P3AD 37 TBD + R2A 38 TBTD R2C 39 TBAR A X P 40 T x P + R3C 41 P4A 0-1 19.• ronda: Reshevsky-Botvinnik 0-1 Smyslov-Euwe 1-0 37 ) Reshevsky-Botvinnik, France­ sa 1 P4D P3R 2 P4R P4D 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TD A x C + 6 P x A D2A 7 D4C P4A 8 D3C P x P 9 P x P C2R ( 9 . . . D x PA 1 0 A2D) 10 l.2D 0-0 1 1 A3D P3CD 12 C2R A3T 14 C4A D2D 14 A x A C x A 15 D3D C1C 16 P4TR! CD3A 17 T3T TOl A 18 T3C R1T 19 P5T T2AR 20 P6T P3C 21 TIA T2-1A 22 C2R (22 P4A P X P 23 T x PA C X PR!) 22 . . . CDlC? (22 . . . C1D-2A) 23 R1A T5A 24 R1C CD3A 25 A5C C1CR (25 . . . R1C) 26 TlR D2AR 27 P3AD C4T 28 C4A T3A! 29 ASA + ( 29 T3-3R C5A 30 T3-2R C5 X PT? 31 A6A + ; 30 . . . C2R 31 A6A+ RlC 42 DlC-4C o el plan 29 R2T seguido de T1TR, R 1C, A4T, C X P+ y P7T) 29 . . . C X A 30 P x C C5A! (30 D x P 31 T3-3R! ) 31 D1C? (31 C3T D x P 32 P4A) 31 . . . D X P 32 P4T P4CR 33 C3D P5A 34 T3T P5C 35 T1T T2AD 36 D1D D3C? (36 . . . T1CR) 37 T4T P6A 38 P3C T2-2A (37) 37 B 39 C4A? ( 39 C5R! ) 39 . . . T x C! 40 P X T T X P 41 DlC (41 R1A T4A) 41 . . . T4A! 42 030 1?6C 43 DlA P X P + + 44 R X P T4C 45 D3T T7C + 46 R x P C7D+ 47 R3R T6C + 0-1 38) Smyslov-Euwe, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 C x P 6 P4D P4CD 7 A3C P4D 8 P x P A3R 9 D2R C4A 10 T1D C x A 1 1 PT x C D1A 12 P4A! PD X P 13 P x P A X P 14 D4R! C2R (me­ jor 14 . . . C5C) 15 C3T! P3AD ( 1 5 . . . A6C 16 T3D A3R 17 C x P A4A 18 C x P + ) 1 6 C X A P X C 17 D x P4A (38) 17 . . . D2C (17 . . . D3R 18 T x P!) 1 8 P6R! P3A 19 T7D D4C 20 89
  • 88. 38 N D X D PA X D 2 1 C4D TIA 22 A3R C3C 23 T x PT C4R 24 T7C A4A 25 C5A 0-0 (25 . . . A x A 26 C6D + ) 26 P3T! (26 . . . P3C 27 C6T + RlT 28 A x A T X A 29 T6-7T) 1-0 20.• ronda: Euwe-Reshevsky 0-1 Botvinnik-Keres 1-0 39) Euwe-Resbevsky, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R . 3 C3AD A5C 4 D2A C3A 5 C3A P3D 6 A2D 0-0 7 P3TD A x C 8 A X A P4TD 9 P3R D2R 1 0 A3D P4R 1 1 P x P P x P 12 0-0 ( 12 C5C P3T 13 C4R) 12 . . . T1R 1 3 ASA? ( 13 A2R) 13 . . . A X A 14 D X A D3R! 15 D X D T X D 16 P4CD? { 16 C2D ) 16 . . . C5R 17 A2C P3A! 18 P5C C2R 19 TRlD T3D! 20 RlA ( 20 T X T P X T 21 TlD TlAD 22 C2D C X C . 23 T X C T X P 24 T x P T7A) 20 . . . C1A! 2 1 TRIA P4AD 22 A3A (39) 22 . . . C x A! 23 T X C P5R 24 ClC C3C 25 C2R P4A 26 RlR TDlD 27 T2A R2A 28 C3C? ( 28 C3A!) 28 . . . R3R 29 C1A T6D 30 C3C P4C 31 C2R C5T 32 C3C R4R 33 90 39 N C1A P4T 34 P3A T6C 35 P x P P x P 36 T2A C7C 37 T2A C6D + 38 R2R T1AR 30 C2D T7A+ 40 R1D T7C 41 T X T C X T + 42 R1A T X P 0-1 40) Botvinnik-Keres, Gambito de dama 1 P4D P4D 2 C3AR A4A 3 P4A P3R 4 P X P P X P 5 D3C C3AD 6 A5C (6 D x PC C5C!) 6 . . . A2R 7 A X A CR X A 8 P3R (8 D x PC TlCD) 8 . . . D3D 9 CD2D 0-0 1 0 TIA P4TD! 11 P3TD TRIA 12 A3D P5T 1 3 D2A A x A 14 D x A CID 15 0-0 C3R 16 T3A P4CD? ( 1 6 . . . P3CD 17 TRIA P4AD) 17 D2A TRlC 18 ClR CIAD ( l B . . . P5C) 19 T6A D2R 20 C3D C3C 31 C4C TlD 22 D5AR T3D 23 TRIA T x T (23 . . . TDlD) 24 T x T TlD (40) 25 T X C6C! P x T 26 C6A D2A 27 C x T D x C 28 D2A D2A? (28 . . . D2D) 2 9 O x D C x D 3 0 ClC RlA 31 RlA R2R 32 R2R R3D 33 R3D R3A 34 C3A ClR 35 C2T P3A 36 P3A C2A 37 C4C+ R3D 38 P4R P X P + 39 P X P C3R 40 R3R C2A 41 R3D C3R 42 C5D R3A 43 P4T (también 43 C X PA!) 43 . . . CID 44 C4A R3D (44 . . .
  • 89. P3C 45 C5D P4A 46 C6A) 45 C5T C3R 46 R3R R2R 47 P5D C4A 48 C X PC R3D 49 C6R! C2D (49 . . . C x C 50 P X C R X P 51 R4A gana; 49 . . . R4R 50 C X C P X C 5 1 P4CR seguido por .ao B R3D-3A y P3CD) 50 R4D C4R 51 C7C C5A 52 C5A + R2A 53 R3A R2D 54 P4CR C4R 55 P5C P x P 56 P X P C6A 57 R4C C X P 58 P5R P4T 59 P6R+ R1D (59 . . . C x P 60 P X C+ R x P 6 1 C7C + ) 60 R x P 1-0 21." ronda: Euwe-Keres 0-1 Smyslov-Reshevsky Y.-Y. 41 ) Euwe-Keres, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 D2A 0-0 5 A5C P3TR 6 A4T P4A 7 P X P C3T 8 P3R C x P 9 CR2R? P4D! 10 0-0-0 ( 1 0 P3TD P x P!) 10 . . . A2D! 1 1 P x P TIA 12 R1C ( 12 P X P P x P) 12 . . . C5T ( 12 . . . P4R) 13 P x P! P x P 14 D3C A x C 15 C x A C x C+ 16 P X C D1R 1 7 T4D! C4D? (17 . . . RlT y 18 . . . P4R) 18 P4AD C3C 19 A3D C5T 20 A2A C4A 21 D3A P4CD 22 R1T P4TD 23 P x P (23 D X P P X P 24 T x P D4T!) 23 . . . A x P 24 D2C (24 D x P D3A!) 24 . . . D3A? (24 . . . TIC 25 T4CR P4R) 25 T4CR T2AR 26 A6A T1-2A 27 T1D (amenaza 28 T8D+ ) (41 ) 41 N 27 . . . A6D! (27 . . . C6D? 28 T X C D x A 29 T8D+ R2T 30 A X P!) 28 A x A? (28 T x A!) 28 ... C x A 29 T X C? (29 A x P! ) 29 . . . T x A! 30 P3A (30 D X T? D8A mate) 30 . . . T4A 31 T4-4D (31 T8D+ R2T 32 T8AD) 31 . . . T4A 32 T8D + R2T 33 TlD T7A 34 D4D? (34 D3T) 34 . . . T8A + 35 R2C D7A+ 0-1 42) Smyslov-Reshevsky, Ruy Ló­ pez 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 C x P 6 P4D P4CD 7 A3C P4D 8 P X P A3R 9 D2R C4A 10 TlD P5C 1 1 A3R C x A 12 PT X C DlA 13 P4A PD X P 14 P x P P3T! ( 14 . . . A2R 15 A5C) 15 CD2D A2R 16 C3C 0-0 17 ASA A5C 18 D4R A x C 19 P X A D3R 20 A x A (mejor 20 P4A) 20 . . . Cx A 21 91
  • 90. C5A D3C+ 22 D x D e x D 23 e x P C x P 24 P3C T2T! (42) 42 B 25 C x Pe T X T 26 T X T TlC 27 C5D (27 T4T e x P + 28 R2C C7D) 27 . . . T X P 28 P4A C X P 29 TlAD e7D 30 T X P C6A+ 31 R2e e5T+ 32 R1A T7C ( 32 . . . TOe + 33 R2R TBTR 34 TOA+ R2T 35 T7A) 33 C3R T5C 34 P5A P3A 35 T5A R2T 36 C5D T5D 37 C7R T5R 38 C6C C x e 39 P X C + R x P 40 R2C P4T 41 P3T P4A 42 T6A + R4e 43 T7A P3C 44 T6A T5D 45 T6T P5T 46 T6C T6D 47 T6T R4T 48 TBT T3D 49 TBT+ R4C 50 R3A T6D+ 51 R2C T5D 52 R3A R3A 53 TOA+ R2C 54 TBTD T6D+ 55 R2C P4C 56 T&T T2D 57 T6CD T2R 58 T&TD R2A 59 T6T T3R 60 TBT R2C 61 T5T R3e 62 TBT T3AD 63 TBC+ R3A 64 TBA+ R4R 65 TBCR R5A 66 TBTR T4A 67 T5T T3A 68 T8T T3CR 69 T7T R4R 70 TBT R3A 71 TOA+ R3R 72 TBTR R2A 73 P4A Y.-Y. 92 22." ronda: Keres-Smyslov Y.-Y. Botvinnik-Euwe Y.-Y. 43) Keres-Smyslov, Inglesa 1 P4AD e3AR 2 C3AD P4D 3 P X P C x P 4 P4R e x e 5 PC x C P3CR 6 A3T e20 7 e3A A2C 8 A2� P4AD 9 0-0 0-0 10 P4D P X P 1 1 P X P C3e 1 2 D3C! A5C ( 12 . . . A3R 1 3 P5D!; 1 2 . . . A X P 1 3 TDlD) 1 3 TDlD A2D 14 TIA ( 14 TIC!) 14 . . . AST 15 D4e P3R 16 A5C! A X A 17 D X A TlR 18 TRlD TlAD 19 A5A D2A! 20 TIC (20 P5D P x P 21 P XP C x P! 22 T x C P3C) 20 . . . D3A 21 A x e (21 P5R e5T!) 21 . . . P X A 22 P5R (22 P5D P X P 23 P X P D x D 24 T x D TRlD!) 22 . . . D x D 23 T X D T3A 24 P3C? (24 Tl-lC Tl-lAD 25 P4e!) 24 . . . TlT 25 T2D A3T 26 T2-2C ABA 27 TIC (27 T2R T4T) 27 . . . T X P 28 T X P T X T (28 . . . T3-7A 29 CIR) 29 T X T T7e! 30 T X T A X T 3I RIA RlA 32 R2R RlR 33 RSD P4CD (43) 43 B 34 ese P4T 35 P3T? ( 35 C4R! R2D - 35 . . . A6T 36 C3A P5C 37
  • 91. C�C! - 36 C6D) 35 . . . A6T 36 P3A A2R 37 C4R R2D 38 P4C R3A 39 C3C P X P 40 PA x P P5C 4 1 R4A P4C 42 C4R P6C (42 . . . H3C 43 C2D R4T 44 R3C R4C 45 C3A = ) 43 C3A! (43 R X P R4D) 43 . . . P7C 44 R3C P3A 45 R X P ! 45 P X P? A X P 46 R X P A X P �tana) 45 . . . P X P 46 P X P R4A 47 R2A R5D 48 C5C+ R X P 49 R3D (49 . . . R5A 50 C7A!) Y.-Y. 44) Botvlnnlk-Euwe, Gambito de clama 1 P4D P4D 2 C3AR C3AR 3 P4A P3R 4 P x P P X P 5 C3A P3A 6 D2A P3CR 7 A5C A2C 8 P3R A4A 9 A3D A x A iO D x A 11-0 1 1 0-0 CD2D 12 C5R DlR 13 C x C D x C 14 P4CD TR1R (44) Y.-Y. 44 B 23." ronda: Smyslov-Botvinnik Y.-Y. Reshevsky-Keres Y.-Y. 45) Sm:yslov-Botvinnik, Gambito de dama 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR P3TD 4 P3R A5C 5 A X P P3R 6 CD2D C2D 7 0·0 D X A A4A 1 3 A2C 0-0 15 TD1A TIA 15 TRlD D2R 16 C4-3A A5C 17 T X T T X T (45) Y.-Y. 45 B 46) Reshevsk:y-Keres, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 D2A 0-0 5 P3TD A X C+ 6 D X A P3CD 7 A5C A2C 8 C3A P:iD 9 P3R CD2D 10 D2A DlR! 1 1 C2D P4A 12 P X P! PC X P 13 P4CD! (46) 46 N CR3A 8 P3TR A4T 9 P3CD P4A 13 . . . P4R? ( 13 . . . C4T! y 14 . . . 1 0 A2R P X P 1 1 C X P A X A 12 P4A) 14 P X P P X P 15 A2R 93
  • 92. P3TR 16 A X C ( 16 A4T A X P) 16 . . . C x A 17 0-0 D3A 18 P3A TRIR 19 A3D TDlD 20 TR1D D2A 21 C4R T3R 22 C x C+ (22 C3A P5R!) 22 . . . T x C 23 A7T+ R1T 24 T X T+ D x T 25 TlD T3D 26 T XT D X T Y.-Y. 24.• ronda: Botvinnik-Reshevsky 1-0 Euwe-Smyslov 0-1 · 47 ) Botvinnlk-Reshevsk:r, Cuatro Caballos 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 C3A C3A 4 A5C A5C 5 0-0 0-0 6 Ji'3D A X C 7 P X A P3D 8 A5C D2R 9 TlR CID 10 P4D C3R 1 1 AIAD T1D 12 AlA! C1A? ( 12 . . . P4A) 13 C4T C5C? ( 13 . . . C1R; 13 . . . C x P 14 T X C P4AR 1 5 A4A+ R1T 16 D5T! ) 14 P3C D3A 15 P3A C3T 16 A3R! (16 A x C P X A) 16 . . . T1R 17 D2D C3C 18 C2C! ( 18 A5CR C X C! ) 18 . . . A6T ( 18 . . . D X P ¡9 A2R D3A - 19 . . . D X PR? 20 A X C - 20 A4AD!) 19 A2R A X e 20 R X A P4D! 21 P X PD P x P 22 P X P C4A 23 A2A TR1D 24 P4AD P4TR 25 P4TR P4C! 26 D5C D X D 7 P x D P5T? (27 . . . P x P 28 A x P C4-2R) 28 A3D PT x P 29 A x P (4'7) 47 N 94 29 . . . C x P? (29 . . . C x A 30 R X C P X P) 3 0 TDlD! P4AD 31 P x P a.p. C x PAD 32 A4R TOlA 33 T X T + C X T 34 A5A! TlT 35 T8R+ R2T 36 P x P P3A 37 A7A C3R 38 T X T (38 T x C) 38 . . . C x A 3 9 T x P C x P 40 T7D (40 P x P! ) 40 . . . P x P 41 P4T 1-0 48) Euwe-Sm:rslov, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 C3A A2C 5 D3C P x P 6 D x PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R CR2D 9 D3C C3C 10 P4TD P4TD 1 1 P5D AD X C 12 P x A D3D! 13 C5C D5C+ 14 D X D P X D I5 C X P (15 P5T A X P) I5 . . . T X P 16 T1CD C3-2D 17 ese TIA 1 8 A2R ( mejor 18 C4D) 18 . . . P6C! 19 C3T ( 19 0-0 T7A) 1 9 . . . A x P 20 T x A T X C 21 R2D (21 A1D C4A!) 21 . . . C3T 22 T1-1CD C3-4A 23 A4D (23 A5CD C4R; 23 A1D T7T) 23 . . . P4R! 24 P X P a.p. (24 A3R o A3A P4A!) 24 . . . C x P3 25 A3R C2-4A 2 6 A x C (26 A4AD C X P + ) 26 . . . C x A 27 R3A T5T 28 R2D R2C! 29 R3R T1D 30 TlAD P3C 31 A4A T1-1TD 32 A5D (32 A x PC? T5C 33 T3A T6T) 32 . . . T7T 33 T1-1CD T1-5T 34 R2D (48) 48 N
  • 93. 34 . . . T5D+ 35 R2R C5T! 36 T x T P x T 37 TlTD (37 A x PT C8A + 38 R3R T5T 39 A3C T6T gaha ) 37 . . . C6A + 38 R3R T8D 0-1 25.' ronda: Reshevsky-Euwe 1-0 Keres-Botvinnik 1-0 49) Reshevsky-Euwe, Gambito de dama 1 P4D P4D 2 P4AD P3R 3 C3AD C3AR 4 P3R P4A 5 C3A C3A 6 PD .-t P A X P 7 P3TD P4TD 8 A2R 0-0 9 0-0 P x P 10 D2A P4R 1 1 A X P A5CR 12 C5CR A4T 13 A3D P3T 14 C5-4R C x C 15 A x C A2T 16 A2D A5C 17 P3T A3R 18 ese A3C 19 TRlD D4C? t 19 . . . D2R) 20 C6D! A X PT 21 03e! A2T 22 D x P C2R 23 A3AR! P4A ( 23 . . . TRlC 24 D7A 25 C4R! ) 24 RIA? (24 D3C + R2T 25 C7A! ) 24 . . . P5R ( 24 ... A5e 25 OJe + R2T 26 A x T!) 25 P X A TDlC ( 25 ... P x A 26 D X P C3C!; 25 . . . TRlC 26 C x PR!) (49) 49 B 26 C x PR? (26 D X A! P X A 27 A3A! ) 26 . . . P X C 27 D X P T2A? t 27 . . . D3A) 28 A4CR! D5T (28 . . . C4A) 29 · P4A! RlT (29 . . . T X P + 30 D X T T1AR 31 A6R + ) 30 AlR D3A 31 AJAD D3T + 32 A2,R D1A 33 A4CR D3T+ 34 R2e C4A 35 A X C T X A 36 T7D! 1-0 50) Keres-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 A2D P x P 5 D4C C3AR 6 D X PC TIC 7 D6T C3A (7 . . . D X P 8 0-0-0) 8 0-0-0 T3C (8 . . . C X P 9 C X P) 9 D4T A X C 10 A x A D4D 11 P3CD C2R 12 P3A! A2D ( 12 . . . C4A 13 D1R) 13 A2C (mejor 13 P X P D X PR 14 C3A) 13 . . . A3A 14 P4AD ( 14 P X P D x PR 15 C3A C4A!) 14 . . . D4AR! 15 P5D! P x PD 16 P X PR P x PR ( 16 . . . D x P 17 A X C D6R+ 18 R1e C4A 19 TlR) 17 C3T C5C 18 D3C D4A! 19 D X P TIA 20 D4A D6R + 21 T2D (50) 50 N 21 . . . D X D? (21 . . . DBR+ 22 TlD D6R + = ; 22 R2A C6R+ 23 R3A C2-4D + ; 22 T1D D6R+ 23 RlC D X D 24 C X D C7A! ) 22 C x D P6R 23 T2AD! T4e (23 . . . T3D 24 A2R C7A 25 T1R y 26 T3A; 23 . . . T3T 24 A2R T x P 25 95
  • 94. T X T C X T 26 T3A) 24 A2R C7A 25 TlR TlD (25 . . . A X P 26 TlC; 25 . . . A5R 26 T3A C4A 27 P4CR C x P 28 TlC) 26 P3C? (26 AlA! con la intención de ASA y A x C) 26 . . . T4AR? (26 . . . A5R 27 T3A C4A es mejor, pero 28 AlA! ó 28 P4CR!) 27 AlA T X C (había la amenaza 28 A3TD!) 28 P X T C6D + 29 A X C T X A 30 T3A T X T+ 3 1 A X T C4A 32 A2D R2D 33 A x P P3C 34 A2A P3A 35 R2D P4TR 36 R3D C3T 37 A4T P4A 38 T7R+ R3D 39 P3TR 1-0
  • 95. 2 BOTVINNIK - BRONSTEIN Moscú 16 marzo-11 mayo 1951 1 2 3 4 5 l::lotvinnik y. y. y. Ya o Bronstein y. y. y. y. 1 13 14 15 16 17 Botvinnik Ya Ya Ya Ya o Bronstein Ya y. y. y. 1 l ) Botvinnik-Bronstein, Holande­ sa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 P3CR C3AR 4 A2C A2R 5 C3AD 11-0 6 P3R P3D 7 CR2R P3A 8 0-0 P4R 9 P5D D1R 10 P4R D4T 1 1 P X PAR A X P 12 P3A (P5A A6'f! da a las negras buenas po­ sibilidades de ataque) 12 . . . D3C 1 3 A3R CD2D 14 D2D P x P 15 P x P (Mejor es 15 C x P cx c 16 P X C = ) 15 . . . A1D! 1 6 TD1A ( Pasiva. Mejor es 1 6 C5C) 16 . . . A4T! 1 7 P4CR! A6D 18 TRlD ASA 19 D2A (Mejor es 19 P3C, luego . . . A x PD 20 P5C ;!;; ; 19 . . . C x PD 20 A2A C x C 2 1 C x C A3R 22 D X P ;!;;) 19 . . . DX D 20 T x D C3C! 21 T2-2D A3T (21 . . . CR x PD 22 T X C C X T 23 T X C ± ; 21 . . . ASA X C =F ) 22 A2A ( 51) 22 . . . C5A? (22 . . . A3T x C! 23 T x A A X C 24 A X C P X A 25 4. - C�MPEONAT11S liiUNDO 6 1 o 18 Ya y. 7 8 9 10 11 1 2 1 y. y. y. o 1 o y. y. y. 1 o 19 20 2 1 22 23 24 Total 1 Ya o o 1 Ya 12 o y. 1 1 o y. 12 51 N P X A C2D! y T5A!, R2A, R2R, C4A da a las negras un final ga­ nador) 23 T2A A3C 24 A X A P x A 25 T1R C6R 26 T2D C5A 27 T2A C6R 28 T2D C5A 29 T2A Y.-Ya 97
  • 96. Z) Bronstein-Botvinnik, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 P x P C x P 5 P4R C x C 6 P x C P4AD 7 A4AD A2C 8 C2R 0-0 9 0-0 C2D 10 A5CR! (debilitando el ala del R negro. 10 . . . D2A 1 1 A X PR TlR 12 P5D! ) 10 ... P3TR 11 A3R D2A 12 TIA P3T 13 02D R2T 14 A3D P4CD 15 C4A ( 15 P5R C3C 16 P4TR A4A! 17 A X A P X A 18 C4A P3R 19 C5T T1T = ) 15 . . . P4R (esto da al C de las blancas la casilla 50. 15 ... A2C 16 P5R cae= aunque las blancas tienen posibilidades de ataque) 16 C5D 030 17 P X PA! C x P 18 P4AO! C x A 19 D X C T1DI ( 19 . . . P X P 20 T x P TlD 2 1 D3A A2C 22 ASA ± ) 20 PSA 03AO 21 TRlD A3R 22 T2D T2D 23 T1-1D P4TD 24 P3TD Tl-1D 25 D3C T1CD 26 P3A T2-2C 27 D2C P5C 28 C6C AlAR! 29 P x P P X P 30 T1AD P6C 31 CSD A2C 32 T3D T4C (Mejor 32 . . . P4A 33 Tl-3A P X P 34 P x P DST 35 P6A D X PR = ? ) 33 P4T (33 P3T e s menos debili­ tador) 33 ... Tl-2C 34 R2T P4A 35 T1-3A (Lo correcto es 35 C3A! T X P 36 A X T O X A. Ahora las blancas están en peligro de per­ der) 35 . . . P X P 36 P X P T5C (36 . . . A X C 37 T X A TSC + ; 37 P X A D3A amenaza P5R :¡:: . El sacrifi­ cio de calidad es suficiente sólo para tablas) 37 C X T T X C 38 T6D D X PR 39 A2A D5A+ 40 A3C D4A 41 T3A D5C! 52 P6A (52) 42 . . . P4C!! (43 P x P P5R! 44 T7D A X T 45 T7A D4T + y D X T gana) 43 P7A! T5AD 44 T X P P5R 45 D2AR P X P 46 A4A T x P 47 T X A ( Ó 47 T3-6C T7A! 48 O X T D x A+ 49 RlC P6T!! 50 T X A ASO+ 51 R1T P X P+ 52 D x PC D5T+ 53 D2T DBR + 54 98 52 N R2C D7R + 55 R3T D4T+ 56 R3C D6A+ 57 R4T A7A+ 58 D X A D X D + = ) 47 . . . D X T 48 A X T D X T 49 D5A + Y.-Y. 3) Botvinnlk-Bronstein, Francesa 1 P4D P3R 2 P4R P4D 3 C2D P4AD 4 PR X P PR X P 5 A5C+ A2D 6 D2R+ A2R 7 P X P C3AR 8 CR3A 0-0 9 0-0 TlR 1 0 C3C A X P 1 1 D3D P3TD 12 A x A CD x A 13 A5C AlA 14 TDlD D2A 15 P3A P3T 16 A4T T5R 17 A3C D3C 18 C3A-20 T5-1R 19 D2A TDlA 20 C3A P3C 21 TRlR A2C 22 T X T + T X T 23 A4A AlA 24 P3TR R2T 25 C2T C4R 26 A3R 02A 27 A4D C5R 28 A X C D X A 29 C4C D5A 30 DlA (30 T X P CGC 31 D2D C7R+ 32 R1T C6C + = i 31 P x C T8R+ 32 R2T DBAR 33 C6A+ RlT 34 P4C D5A+ 35 P3C DBAR 36 D2C T7R gana) 30 . . . D3D 31 D2A (31 P4AD P4TR 32 T X P D2A 33 C3R A3T 34 T3D DSA 35 D1R C x P 36 D x C D X C = ) 31 . . . C3A 32 C X C+ D X C 33 D3D (33 T x P T8R+ 34 R2T D5A + 35 P3C D6A gana) 33 . . . TlD 34 D3R A2C 35 P3C P4TR 36 R2C
  • 97. T3D 37 C4D T2D 38 C3A A3T . . . A3R 1 1 0-0 T1A 12 C2D C X e7 39 D4D D X D 40 e x n A2e 41 13 n x e D4T 14 P3T P3TD (54) e2A P4T (53) 53 B 42 P4TD l42 C3R 43 e2A P6D 44 e4D gana el PD) 42 . . . T1D 43 R3A A3A 44 C4D R2e 45 C5C R1A 46 C7A P5D 47 P4A A2R 48 e5D A4A 49 R2R T1R + 50 R3D P3e 51 P4eR R2e 52 TlTR P5T (52 . . . P x P 53 P x P P4eR es menos arriesgado) 53 P5e T4R 54 T1eR RlA 55 P3A R2C 56 P4A T1R 57 R2D T3R 58 TIR (58 T4e A5C + 59 C X A P x C 60 P5AR P X P 61 T x P T6R 62 T6T y gana; 61 . . . R3C 62 T6T+ R x P 63 T X T P X T 64 P5A y gana - Benko) 58 . . . T X T 59 R X T R1A 60 R2R RIR 61 R3D R2D 62 R4R R3D 63 e6A R3R '/.-'/. (64 e4.C P6D 65 R x P R4A) 4) Bronstein-Botvinnik, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AD C3A 4 eaA P3eR 5 P x P P x P 6 A4A A2C 7 P3R 0-0 8 A2R C3A 9 P3TR C5R 10 TlAD ( 10 e x e P x e 1 1 ese P4R 12 P x P e x P 13 C x PR A4A = ) 10 5'i B 15 T1T ( 15 P4CD D X PT 16 T1T D6C 17 TR1e C x PD 18 T x D C X T seguido por e X T y A X e + ) 1 5 . . . A4A 16 TRlD TD1D 17 P4eD D3e 18 C4T (18 A3A P4R 19 P x P P5D no es clara) 18 . . . D2T 1 9 A7A T2D 20 A6e Die 21 P4A e2T 22 P4e (22 e5A ClA 23 e X T A X e y el A blanco es atrapado) 22 . . . A3R 23 A X e D x A 24 e5A T3D 25 C X A (Con alfiles de color contrario, la par­ tida es tablas; mejor P4TD y P5T para mantener el C) 25 . . . T x e 26 TOlA Dle 27 R2C (las negras amenazaban P4eR) 27 . . . TlA 28 A3A T3D 29 T5A P3R 30 Tl-lA T x T 31 T x T (31 Pe x T� ) 31 . . . AlA 32 D2AD TlD 33 T3A A3D 34 P4TR R2C 35 OlA P3T 36 T2A P4CR 37 PA X P P x P 48 P5T (38 P x P T1T:¡: ) 38 ... R3T 39 DlR TlAR 40 P4R P X P 41 D x P TIA 42 AlD T x T+ 43 A x T DlTR 44 A3D D2e 45 R3A P4T 46 P X P A X P 47 R2e A3D Y.-!-4 99
  • 98. 5) Botvlnnlk-Bronstein, Nimzoin­ dia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P4A 6 C3A P3CO 7 0-0 A2C 8 C4TD P X P 9 P3TO A2R 1 0 P x P D2A 1 1 P4CO C5C 12 P3C P4A 13 C3A P3TD 14 T1R C3AO 15 AlA C1D 16 A4A A3D 17 A x A O x A 18 A2C C2A 19 P5A D2A 20 TlAD (20 C4TD P4CD 21 e6e TD1R 22 P5D gana un tiempo) 20 . . . T01R 21 C4TD P4CO 22 C3A PSA 23 P5D PA x P 24 PA X P (24 PT X P P x P 25 C X PO T x T + 26 C X T = ; 25 . . . 03A 26 e4T T X T + 27 O x T= ; 25 . . . T x T + 26 C x T 04R 27 O X C A x e 28 A x A O X A 29 T10 = ) 2 4 . . . P X P 25 040 (25 C x PO A X e 26 0 X A C6R 27 020 e X A 28 O X C T x T+ 29 T x T P30 = ; 2 8 R X C 03A+ ) 25 . . . e3A 26 C4TR T4R 27 T X T O X T 28 D X O e x o 29 C5A (29 T10 C5A 30 C X PO A x e 31 A x A + C X A 32 T x C e6R gana) 29 . . . C5A (55) 55 B 30 T10? C30 C x PO C x e 31 A x C + A x A 32 e7R + R2A 33 C x A = ) 30 . . . R1T! (31 e x PO A x e 32 A x A C x A 33 T x C 100 P3e gana, 34 eao C6R) 31 T1R C x P 32 C6D A3A 33 .T1T C7A 34 T x P P50 35 C3 X P A X A 36 R x A ese 37 e5A (37 C4R P60 38 C5-3A e7-6R + 39 R3T P70 40 e x P C7A + 41 R4T e7C + 42 R5C P3e 42 T6AR R2e 44 T x T P3T mate; 43 R6T e5C + 44 R5C T4A + 45 R x e e6R + con inmi­ nente mate) 37 . . . P60 38 T60 T X C 39 T X P70 C5-6R + 0-1 6) Bronstein-Botvlnnik, Siciliana 1 P4R P4AO 2 C3AR C3AO 3 P4D P x P 4 e x P C3A 5 C3AO P3D 6 A5CR P3R 7 020 P3TR 8 A X C P X A 9 0-0-0 P3T 10 P4A A20 1 1 R1e A2R 12 A2R C x e 13 o x e 04T 14 TRIA P4T 15 T3A 04AD ( 1 5 . . . 0-0-0 16 P4CD 02A 17 C50 P X C 18 T3A ± ) 16 020 A3A 17 T3R D4T 18 A3A 0-0-0 19 030 ( 19 e50 D X O 20 C X A + R20 21 T x O R X A = ; ahora 20 C50 es una seria amenaza) 19 . . . T20 20 P4TR R1e 2 1 P3T A10 22 R2T 04AD (22 . . . A3C? 23 P4CO) 23 T2R P4T! 24 P4T A3C 25 P3eO T1AO 26 04A O x O 27 P x D T1TR 28 R3C T2-10 29 T30 ASC 30 T2-20 R2A 31 C2R A7A 32 T10 A4A 33 C3C T1D-1CR 34 C2R (34 C x P A x PR 35 C X P AX T 36 e X T A3CR 37 C7R T x P 38 e X A p X C = ; las blancas es­ tán jugando a ganar) 34 . . . T2T 35 P5A! P4R 36 C3A ASO 37 T X A P X T 38 T X P ( Mejor 38 C2R) 38 . . . T2-2C 39 C2R T X p 40 A x T T X A 41 C4A T6C + ! 42 R2e T5C 43 C X P T X PT 44 e X P R3C! 45 T x P R4A 46 P5R (46 TSD A X PT 47 TSAR T7T 48 T x P T x P + 49 R1C T x P 50 T x P A3A = ) 46 . . . T50 (46 . . . TSA 47 C70 + A x C 48 T X A T x PAR 49 T x PC T X PR 50 R3C P3A tam­ bién hace tablas) 47 T x T R x T
  • 99. 48 e4e A x P 49 P6R P x P 50 P6A AlR 51 R3e P4R 52 P3A + R5R 53 e6T R5A 54 P7A A X P 55 e x A P5R 56 eso P6R (56) 57 R2A?? (57 e6R + = ) 57 . . . R6e! 0-1 7 ) Botvinnlk-Bronstein, Holande­ sa 1 P40 P40 2 P4AO P3R 3 e3AR P3AD 4 P3eR P4AR 5 A2e e3AR 6 0-0 A2R 7 P3e 0-0 8 A3TD P3eO 9 A x A O x A 10 e5R A2e 11 e20 e020 1 2 e x e e x e 13 P3R (para impedir P5A) 13 . . . TDIA 14 TIA P4A 1 5 D2R C3A 16 PA x P A x P 17 A x A P x A ( 17 . . . e x A 1 8 P4R ;!; ) 18 eaA T2AD 19 T2A TRIA 20 TRIA e5R 21 esR e3A 22 030 P3e 23 D6T R2e 24 D2R 030 25 P4TO eiR 26 020 e3A 27 03A e5R 28 030 P x P 29 P x P ( 29 T x T T X T 30 T X T O X T 3 1 O x P D6A = ) 29 . . . P4TD 30 R2e eaA 3 1 02R (5'7) 31 . . . PSA ( innecesaria -las ne­ gras debieron mantener la posi­ ción) 32 P x P (mejor 32 T x T + T x T · 33 T X T + O X T 34 P X P) 32 . . . e4T (32 . . . T x T 33 T x T e4T 34 eao T X T 35 O X T e X P + 36 e X e DX e harían tablas) 33 T X T + T X T 34 T X T + D X T 35 D4e eaA 36 D6R e4T 37 D7D + ! (forzando un final ganador) 37 . . . D X D 38 e X D e � P + 39 R3A eso 40 e x P ese 41 R4A R3A 42 e7D + R2R 43 e5R (El plan de victoria de las blancas es R en 3AD, e en 30 y jugar P4e) 43 . . . R3R 4 4 R3R R4A 4 5 P3A P4e 46 R2D P4T (46 . . . R5A 47 e30 + e X e 48 R X e R X P 49 P4e P X P 50 P5T gana) 47 eao e3T 48 esA ese 49 eao e3T 50 P3T! e2A ( 50 . . . P5e 51 PA x P+ P x P 52 P x P + R x P 53 e5R + y eeA gana) 51 R3R (51 R3A eaT 52 P4e P x P + 53 e x P R5A 54 e x e R X P 55 e5A P5e 56 P X P P x P 57 C30 P6e 58 eiR+ R7R 59 e2e es una victoria más rápi­ da) 5 1 . . .C3T 52 R2R R3R 53 R20 (53 C5A + e x e 54 P x e R2D 55 R30 R3A 56 R4D PST! ganando el PAO) 53 • . • R2R 54 R3A R30 55 P4e P .x P + 56 e x P e2A 57 P5T C4C + 58 R30 R3R 59 R3R C2T 60 P6T e4e 6 1 C6A e2A 62 C4e R4A (62 . . . C4e 63 101
  • 100. R2A, R3C y P4A) 63 P7T R3R 65 R2A P5T 65 P4A P X P 66 R3A 1-0 8) Bronstein-Botvinnik, PD Me­ rano 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AD C3A 4 C3A P3R 5 P3R CD2D 6 A3D P X P 7 A X PA P4CD 8 A3D P3TD 9 P4R P4A 10 P5R P X P 1 1 C x PC C X P 1 2 C x C P X C 1 3 D3A A5C+ (13 ... D4T+ puede ser más fuerte - Botvinnik) 14 R2R TD1C 15 C6A A2C 16 A4AR ( 16 A X P D3C = ) 16 . . . A3D 1 7 C X D A X D + 18 R X A T x C 19 A x P + (58) ( 19 A x A es más lógico: las ne­ gras podrían tener dificultades para defender la casilla 2AD) 19 . . . R2R 20 A2D TlCD! (debilita la casilla 4CD de las blancas) 21 P4TD C4D 22 P3CD (Las negras amenazaban 22 . . . C2A) 22 . . . P4A 2 3 TRIAD P4R 2 4 R2 R (Las blancas han de tener cuidado con la amenaza 24 . . . P6D y P5R mate) 24 . . . P5R 25 T6A TRIAD 26 TDIAD T X T 27 T X T T3C (27 . . . P5A 28 A4A! :!; ) 28 T X T C X T 29 P5T C4D 30 P6T A4A 31 102 P4CD A2T 32 A6A R3D 33 A7C P3T (33 . . . P5A 34 A X C R X A 35 A x P R5A 36 A6D R4C 37 P3A P6R 38 R3D R X P 39 P4A± ) 34 P4T P4C 3 5 P x P P x P 36 A x P C x P 37 ABA R4R 38 A2D C4D 39 A7C C6A + 40 A x C P X A 4 1 P3C Y.-Ya 9) Botvinnik.-Bronstein, Holande­ sa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 P3CR C3AR 4 A2C A2R 5 C3AD 0-0 6 P5D A5C! (6 . . . P4R 7 C3A P3D 8 0-0 y el A de las negras se ve estorbado por sus propios peones) 7 A2D P4R 8 P3R P3D 9 CR2R P3TD 10 D2A DlR 11 P3A (para preparar P4R pero bloquea el A de las blancas en 2C) 11 . . . P4CD 12 D3C A4A 13 P X P A2D (13 ... P X P 14 D X P D X D 1 5 C X D C x P:¡: ; 14 C X P D2A 1 5 C5-3A P3A + ) 14 C4T! A2T? ( 14 . . . P XP = ) (59) 59 B l5 P6C A X C ( 15 . . . P x P 16 C X P A x C 17 D X A C X P 18 D X PD ± ) 1 8 P7C A x D 1 7 P x T( =D) A3C 18 P X A D4C 19 C3A D X PC 20 T x P (mejor 20 0-0 D x PC 21 T2T D6C 22 TIC D5A 23 AlAR±)
  • 101. 20 . . . C x T 21 D x C C X P 22 D4T? (22 C x C D x C 23 R2R P5A 24 D3D ± ; 22 D2R± ) 22 . . . D x D 23 C x D A X P 24 AlAR? (24 C3A A X A + 25 R X A:;!;; poniendo la T de las blancas en juego) 24 . . . T1T 2 5 P3C (25 A4A T X C 26 A X C + RlA:¡:: ) 25 . . . A X A + 26 R X A RlA 27 A3D P3C 2B TlAD TIC 29 C3A (29 T6A T2C! ya no hay una victoria clara) 29 . . . ese 30 A2R T1T 31 C4T P3A 32 T4A TIC 33 AlD R2R 34 C2C P4D 35 T4T P4T 36 P4C (36 C3D C x C 37 R x C PSR+ 38 P X P PD x P + 39 R3R R3A:¡:: ) 36 . . . PT X P 37 P X P P5A (mejor 37 . . . R3A) 38 PSC TlAR 39 T7T+ R3D 40 T7CR PSR 41 T X P+ R4R Ya-Y.. (42 A4C P6C 43 T6A! T X T 44 P X T R X P 45 A X P P X A 46 R3R C7A + 47 R x P C5D+ 48 R3R C x P 49 C3D P4A 50 C X P C x C 51 R4D R3R 52 R x C R4R 53 P4T P5D 54 R4A R5R 55 P5T P6D 56 P6T= ) 10) Bronsteln-Botvlnnlk, Holan­ desa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 C3AD A5C 4 D2A C3AR 5 P3R 0-0 6 A3D P3D 7 C2R P4A 8 P3TD A X C+ 9 C X A C3A 10 P x P P x P 11 P3CD A2D 12 A2C C4R 13 A2R (13 0-0-0 C X A+ 14 T x C:;!;; ) 13 . . . A3A 14 P3A C4T 15 CID ( 15 0-0 D4C y P5A :¡: ) 15 . . . C3C 18 D3A D4C 17 P3C P4R 18 C2A TDID 19 TRIC ( 19 P4A D3T 20 0-0 T2D! 2 1 TDlD T2R:¡:) 19 ... D2R ( 19 ... P5A! 20 C3T D3T 21 PC X P C4 X P 22 C X C P x C:¡: ; 20 P4R P x PC 21 P x P C x P 22 ClT C X A:¡: ) 20 TlD C3A 21 T2D P3TD 22 RlD P4C 23 R1A P5C 24 D2A T X T 25 D X T TlD 26 D2A P5A 27 PC X P PR X P (27 . . . P5R 2 8 P5A! no es clara) 28 P4R P4TD 29 C3D C2D (29 . . . Cx P! 30 P X C A X P 31 TlD P6A 31 AlA C5A+; 31 D2D P6A 32 AlA D3D 33 T5C P3T 34 T5T D2R::¡:: ) 30 P x P PT X P 31 AlT C2D-1A 32 TlD C3R (mejor 32 . . . D4C) 33 CSR! CX C 34 A X C D4C 35 T x T+ D X T 36 D2D D x D + 37 R X D P4C 38 R3D R2A 39 AlA P4T 40 A2R (40 A3T P5C 41 P x P C4C 42 AlA A X P + 43 R2R P X P 44 A x P C3R 45 A6D A7A 46 A2C = ) 40 . . . R2R 41 AlA A2D 42 A3T (Las blancas debieron preservar su A; ahora tienen un final perdedor) 42 . . . CID 43 A X A R X A 44 P3T R2R 45 A7C R2A 46 A5R ( 60) 60 N 46 . . . R2R (46 . . . R3C!! 47 R2R C3A gana; 47 A6D C3R! gana) 47 A7C C2C 4B A6T R3A 49 ABA R2A 50 A6T R3C 51 ABA R3A 52 R2R R2A 53 A6T R3C 54 ABA R2A Y.-Y. 11) Botvinnlk-Bronsteln, India de dama 1 P4D P3R 2 C3AR C3AR 3 P4A P3CD 4 P3CR A2C 5 A2C A2R 8 0-0 0-0 7 P3C P4D 8 P x P P X P 9 A2C CD2D 10 C3A TlR 11 C5R AlAR 12 TIA C x C 13 P x C T X P 14 C5C T2R 15 A X C 103
  • 102. P x A 16 P4R ( 16 P4CD con C4D y seguido de P5C era una buena alternativa) 16 . . . P x P 17 D4C + A2C 18 TR1D D1AR ( 18 . . . DlAD 19 D4A;;!;; ) 19 C4D AlA 20 D4T P4AR 2 1 C6A (21 A3T! A X C 22 T x A A3R 23 T X PA T X T 24 D5C + D2C 25 TSD+ = i 23 . . . D2C 24 T x PT! no. es clara) 2 1 . . . T1R 22 A3T A3TR 23 T2A P6R 24 P X P A X P + 25 R1T A3R ( 25 . . . A2C 26 A X P D3T es muy fuerte) 26 A2C P4TD 27 A3A R1T 28 C4D TD1D 29 T X P (29 D6A + D2C 30 D x D+ R x D 31 C X A+ P x C::¡: ) 29 . . . A4D (61 ) 61 B 30 TlR? (30 TlAR D3D 31 A X A! D x A+ 32 C3A + ; 3 1 C x P A X A + 32 T x A DSD+ 33 R2C T7D+ 34 R3T T x P+ 35 R xT DSC + 36 R3T D8T+ 37 R4C T1C+ 38 R5T T4C + gana) 30 . . . D3D! 31 T2A (una última posi­ bilidad era 31 T3A T5R? 32 T3 xA! ± pero 31 . . . P5A! gana) 31 . . . T5R! 32 A X T A X A + 33 D X A P X D 34 C5A D5C 35 T X A TSD + 36 R2C T7D+ 37 T x T 104 D x T+ 38 R3T D7AR 39 R4C P3A 0-1 12) Bronstein-Botvinnik, Holan­ desa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 P3R C3AR 4 C3AD P4D 5 C3T P3A 6 A2D A3D 7 D2A 0-0 8 0-0-0 D2R 9 P3A P x P 10 P4R (10 A x P P4CD+ ) 1 0 . . . P x P 1 1 C x P (más seguro es 1 1 P x P P4R) 1 1 . . . P4CD 1 2 C x A D X C (62) 62 B 13 P4A ( 13 A4A es mejor) 13 . . . C3T 14 A2R P4A 15 A3AR T1C 16 A3A (16 P x P es ligeramente mejor; ahora las negras ganan un segundo peón) 16 . . . C5CD 17 P X P (17 A X C P X A=t= ) 17 . . . C x P+ 1 8 RlC C x A + 1 9 D x C D X PAD 20 TR1R P3TR (para impedir C5C; las negras están preparando A2C) 21 T5R D2A 22 P4CR A2C 23 A X A (23 T X PC A x A 24 T x T A x T:¡: ; 23 P5C P5C 24 D3R A x A 25 D x A C4D, amenaza D X T + ) 23 . . . T X A 24 P5C (24 T X PR C x P 25 T6CR D2A + ) 24 . . . C4D 25 T1 x C P x T 26 D4D P6A 27 P3C (27 D x PD + D2A; 27 P x PA D5A la posición de las blancas es desesperanzado-
  • 103. ra) 27 . . . D2D 28 C2A P7A+ 29 R1A P x P 30 T x PC D3R 31 T5R D3D 32 R x P T2AD+ 33 R2D D4A 34 D x D T x D 35 C3D T3AD 36 T x P P3T 37 P4T T3T 38 P5T T3T-3AR 39 P4C T4A 40 T6D T1A-3A 0-1 13) Botvinnik-Bronstein, Nimzo­ india 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R P3CD 5 C2R A2C 6 P3TD A X C+ 7 e x A 0-0 8 A3D P4A 9 P5D P4eD (9 . . . P X P 1 0 P X P e x P 1 1 e ':< e A x e 1 2 D5T P4A 13 A XP � ) 1O 0-0 Pe X P 1 1 A X PA P X P 12 e x P e3A 13 P3eD (13 e x c + D x e 14 D x P TDle y e4R=F ) 13 . . . e x C 14 A x C TlC 15 A2e e2R 16 D4C C3C 17 A x A T X A 18 P4C P4TD 19 A3A PT x P 20 P x P P x P 21 A x PCD T1R 22 A3A D5T 23 D3A T2A 24 A4D ClA 25 T5T C3R 26 A5R T3A 27 A3e OSAD (amenaza C5D, D x T+ y TSA mate) 28 T5D C4A 29 T4D D3R 30 D5D P3T 31 P3T TlT 32 TRlD D X D 33 T xD C5R (63). 63 B (para eliminar el peligroso A blanco, 34 A5R T7T 35 P3A C6A 36 A X C T X A amenazando T x P y T6-7A ) 34 T X P C X A 35 P X e T7T 36 T1-2D T x T 37 T X T R1A 38 P4C R2R 39 R2A T3A + 40 R2R T3T 41 T5D T7T+ 42 R3A P4C 43 T5AR RlA 44 T6A R2C 45 T6D T7e 46 P3C T7TD 47 P4T T7T 48 TlD R3A (48 . . . P x P 49 P X P T X P 50 R3C gana la T) 49 P4R R3C 50 P5T + R3A 51 T6D+ R2e 52 P5R TST 53 PBR P X P 54 T x P T8A + 55 R4R T8R+ 56 R5D TSD + Y.-Y. (57 R5R TSR+ 58 R6D T8D + 59 R7R T6D} 14) Bronstein-Botvinnik, India de Rey Invertida 1 e3AR P3R 2 P3CR P4D 3 A2C P4AD 4 0-0 C3AD 5 P3D P3CR 6 P4R A2C 7 D2R CR2R 8 P5R D2A 9 T1R P3TR 1 O P3A A2D 11 C3T P3T 12 TIC C4A 13 C2A TDlA 14 P4TR D4T 15 P3T D1D 1 6 A4A 0-0 17 C3R C x C 18 D x C R2T 19 C2T C2R 20 C4C ClC (mejor que 20 . . . C4A que permite eBA + ) 2 1 D2D A3AD 22 P4D P X P 23 D x P A4C 24 P3C P4TD 25 P4T A3T 26 D2D D2R 27 P4C A5A 28 P X P (28 A3R P X P 29 P X P D2D 30 A5A T X A= ; 28 C3R P4CR 29 C x A P X A 30 C6D PA X P 31 C x T PC x P + + ) 2 8 . . . A3T 2 9 A l A D4A 3 0 A5CD D X PAD 31 D X D T X D 32 A x A (mejor 32 A2D) 32 . . . P x A 33 T6C (mejor 33 T1R-1AD) 33 . . . T5A 34 C2T C2R 35 T X PT C3A 36 C3A C5C 37 T6C C6D 38 T1T C X A 39 P X C T X PA 40 R2C (mejor 40 T3T) 40 . . . P4C 41 P X P PX P 42 C X P + R3C 43 C3A TlCR (64) 44 T3T (Bronstein escribió pri­ meramente 44 T7C en su plani­ lla, 44 . .. R2T! 45 ese+ R3T! 46 C X PA+ T x C 47 T x T A x P+ ::¡: ) 105
  • 104. 44 . . . AlA 43 T3D T X P 46 RlA TST + 47 R2R T7T+ 48 T2D T x P 49 T8e T1TR (49 . . . R2T 50 T7e T2e 51 TSe con contra­ juego) 50 e4D A2e 51 T X T A X T 64 B 52 P4A T6T 53 T1D T7T+ 64 R3A T6T+ 55 R4e A2e 56 R4T AlA (56 . . . T5T con algunas po­ sibilidades de ganar) 57 P5A + P x P 58 TleR + R2T 59 e x P T3T 60 T5e A3T 6 1 T3e T3R 62 T3AR T x P 63 e x A R x e 64 T x P R3e 65 T4A T4A 66 R4e Y.-Y. 15) Botvlnnik-Bronstein, France­ sa 1 P4D P3R 2 P4R P4D 3 e20 P4AD 4 PR x P PR x P 5 eR3A C3AR 6 A5e+ A2D 7 A x A+ en X A 8 0-0 A2R 9 P X P e X P 10 e4D! D2D (para impedir esA) 1 1 C2-3A 0-0 12 C5R DIA 13 A5C TlR 14 e3D e x e 15 D x C D5e 16 A3R A4A 17 P3TR D3e (des­ pués de este cambio el PD está más débil, pero está controlada la casilla 4AR) 18 D X D PT x D 19 TD1D T5R 20 P3AD P3e (mejor es 20 . . . A x e 2 1 T x A T X T 22 A x T T1R 23 A3R; las blancas 106 sólo tienen una diminuta venta­ ja) 21 C2A T1D 22 T3D RlA 23 TRlD R2R 24 R1A (P4eR es más agresiva) 24 . . . R2D 25 A5e R3A 26 P4CD AlA 27 C3R T4R ( 65) 65 B 28 P4AR? (28 A x C P X A 29 P4AR T4T 30 P4A A x P 31 e x P A3D 32 C X PA T4-1T 33 C4R A2R 34 T x T T x T 35 T x T A x T 36 R2R P4A 37 C5C con un final ganador) 28 . . . T5R 29 P5A T4R 30 A4A T5R 31 A5C T4R 32 A4A T5R 33 A5C Y.-Y. 16) Bronstein-Botvinnik, Holan­ desa 1 P4D P3R 2 P4AD P4Al:t 3 P3CR C3AR 4 A2C A2R 5 C3AD 0-0 6 P3R P4D 7 eR2R P3A 8 P3e A3D 9 0-0 D2R 1 0 D2A C5R 11 CID C3T ( 1 1 . . . P4A 12 PA X P PR X P 13 C1-3A�) 12 C2C A2D 13 P5A A2A 14 C3D AlR 15 P4CD C1C 16 A2C P4TD 17 P3TD C2D 18 C5R C5R-3A 19 ClA P4CR! (para conseguir el control de la casilla 5R) 20 P3A P5C 21 Cl-3D Pe x P 22 A x P C5R 2 3 TD1R (mejor 23 A2e ó 23 RlT) 23 . . . C2D-3A 24 C4AR RlT 25 T2R e4e 26 A2e T1CR
  • 105. 27 A3AD C4C-5R 28 AlR P X P 29 P x P C4T 30 C4A-3D C4T-3A 31 DlC A4TR 32 T2C AlR 33 T2T T X T 34 D X T AlC 35 D2C P3T 36 C4AR R2T 37 RlT ese 38 C x C T X C 39 A3T T4e 40 DlT A2AR 41 A2C Tle . 42 A3A e3A 43 02e e5C 44 D2R C3A 45 TIC C5R 46 TlAR (46 P3T y P4C - Bo­ leslavsky) 46 . . . DlR 47 D3D? (mejor 47 DlD para mantener el control de la casilla 5TR) 47 . . . A x C 48 PR x A A4T 49 D3T (49 A2C DlT :¡: ; 49 A X C PD X A 50 D3T A6A+ y 51 . . . D4T:¡:) 49 . . . A X A + 50 T x A T2e 5 1 R2e DlD 52 RlA D3A 53 T3D P4T 54 P4T TIC 55 TlD (55 D7T da algún contrajuego) 55 . . . D2C 56 D3AR R3T 57 R2C (57 T3D TlTD 58 T3T T x T 59 D X T D x PD 60 DST D5A + 61 RlC C3A gana) 57 . . . TlTD 58 T3D T7T+ 59 RlA TBT 60 02e D5C 61 D2TR DlC 62 P5C DITD 63 D2CD D4T 64 T3R P x P 65 T2R D5T 66 R2C TBD (66 . . . DBD 67 D X P TBC es más rápido) 67 A2A D5A 68 P6Á D.x PA? ( 68 . . . P X P 69 D3T P5C 70 DST C3A gana) 69 D4e DlR 70 T2A T6D 71 AlR DICR 72 D7R (66) 66 N 72 . . . T x P + ? (72 . . . T x PD+ ; 72 . . . P5C:¡:: ) 73 A x T D x A+ 74 R1T DBR+ 75 R2T Y.-Y. 17) Botvinnik-Bronstein, Nimzo­ india 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R P3CD 5 CR2R A3T 6 P3TD A2R 7 C3C P4D 8 P x P A X A 9 C X A P X P 10 C3C D2D 1 1 D3A C3A 12 0-0 P3C 13 A2D 0-0 14 CD2R (mejor 14 P4CD) 14 . . . P4TR! (15 C4A P5T 16 e3-2R e5R:¡:) 15 TRIA P5T 16 etA C5R 17 C4A P4T 18 T2A ( 18 D3T P4A 19 e x Pe C4C 20 C X A+ D X C gana) 18 . . . A1D ( 18 . . . CID 19 T X P D X T 20 C X P C x A 21 C x C D2C 22 C X A+ D X C 23 D X: T gana; 20 . . . D3D 21 D X C C3R 22 C x A+ D X e 23 P5D gana) 19 AlR C2R 20 D2R eao 2I P3A P4CR 22 C3D D3R (fijando al PR) 23 P4T C3C 24 P3T P4AR 25 A3A A3A 26 TlR TDlR 27 DID T2A 28 P3CD TR2R 29 A2e P5A (30 P X P D x T· 3I C x D T x e 32 020 e x P con un ataque gana­ dor. Las blancas no tienen nin­ guna respuesta contra la amena­ za de C4A y C6C) (67) 6'7 B 107
  • 106. 30 e5R A x e 31 P X A e2A (31 ... e x P a·2 P X P e x P+ 33 D x e D X T 34 D X P+ ::¡: ) 32 P X P e X PA 33 e2T P4A 34 e4e P5D 35 e6A + ? (35 T4R e4D y e3T gana; 35 AlA P6D 36 T2D e7R+ 37 R2A e x P 38 e x e D x e 39 T X P D6e+ 40 RlA e5A gana) 35 . . . D x e 0-1 18) BronsteJn-Botvinnlk, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 e3AD C3A 4 e3A P3R 5 P3R P3TD 6 A3D P4eD 7 P3CD CD2D 8 0-0 A2C 9 P5A! A2R (9 . . . P4R 10 P X P ese 11 P6R P x P 12 e4D e x PAD 13 D X C C x A 14 D X PR+ D2R 15 D5A ± ) 10 P3TD P4TD 1 1 A2e 0-0 12 D2A P3e 13 P4eD P X P 14 P X P D2A 15 TDlR TR1R 16 C2R (16 e5R y P4A :t ; 16 . . . C X C 17 P x e D x P 1 8 e4R gana) 1 6 . . . AlAR 1 7 P3T A2e 18 e5R eiA 19 P3A C3-2D 20 P4A P3A 21 e3AR T2R (21 ... P4R 22 PA X P PA X P 23 P4R ± ) 22 e3A P4A 23 T1T T2-1R 24 esR T X T 25 T X T TlT 26 D1C DlA (68) 68 B 27 A x Pe!! e x e 28 PA x e A3TR 29 AIAD P x A 30 e x pe e20 108 31 eso T x T 32 n·x T DlT 33 D3A ( 33 D2e ± ) 33 . . . AlAR 34 PSe A x C 35 PR x A D5T 36 D2e (33 D2e ahora 36 R2T R2A 37 A2D e3A 38 D4e D7A 39 D5T gana) 36 . . R2A 37 R2T P3T 38 P4R (38 R2D± ) 38 . . . P5A (38 . . . PAX P 39 A X P ±; 38 . . . PD X P 39 P5D! ± ) 39 P5R P4e 40 D2R R2e (69) 69 B 41 D3D (Sellada. 41 P6A A x P 42 P X A D x PA 43 A X P! P X A 44 D4C + R2A 45 D X PA+ R2C 46 D4e+ R2A 47 D4T! CIA 48 D x P gana) 41 . . . eiC!! 42 P4T D5A 43 D3TR D x PC! (43 . . . D x A 44 P X P P X P 45 D X P D6R 46 D6A+ R2T 47 D x PC D6CR+ 48 D X D P X D + 49 R x P ± ) 44 P xP P X P 45 D X P D6D! 46 D6A+ R2T 47 D7A + R1T 48 D6A+ R.2T 49 A X P P X A 50 D7A+ R1T 51 DSR + R2C 52 D7R+ R1T 53 D8D + R2C 54 D7R+ RlT 55 DSA+ R2T 56 D7A+ RlT 57 D X A D6e + 58 RlT Y.-Y. 19) Botvlnnlk-Bronstein, Grün­ feld 1 P4D e3AR 2 P4AD P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C P4D 5 P x P
  • 107. e x P 6 e3AR 0-0 7 0-0 P4AD 8 P4R eR3A 9 P5R e4D 10 P X P ese 1 1 e3A eD3A 12 P3TD eso ( 12 . . . e3T 13 P4eD e x PR 14 e x e A x e 15 A2e :!: ; 12 . . . D X O 13 T X O e7A 14 TIC A4A 15 C4TR ± ) 13 A3R A5e ( 13 . . . e x Pe 1 4 D2R ± ) 14 P3TR A x e 1 5 O X A C60 X PR 1 6 D4R 060 17 D4TO 05A ( 17 . . . e5A 18 TOlO e X Pe 19 T X O C X O 20 C X e±) 18 TD10 TDlD 19 A50 D x D 20 e x 0 P3R 21 A2T (21 A2C esA 22 AlA e5D 23 A x P C7R+ 24 R2e e x A 25 T x C e x PC ::¡: ) 21 . . . C6A + 22 R2e esA-50 23 P4CR P3TR 24 T2D R2T 25 P4A (25 C3A P4A 26 P3A! y TRlD:!: ) 25 . . . P4A 26 e3A P4R 27 P x PR A x P 28 C5D P x P 29 P x P T x T 30 R x T TlA + 31 T2A T x T+ 32 A X T P3T 33 R2e R2C 34 A4A C3R 35 P4e A7C (35 . . . P4TR = ) 36 P4T C4R 3 7 A2R A5D 38 A3C P4TD 39 P X P C x PA 40 e7A e3A 41 P6T P X P 42 e x P ('70) 70 N 42 . . . e5R (42 . . . e x P 43 A5e e4A 44 e X e A X C 45 A X e A6R 46 R3A A4e 47 A4A A X A 48 R X A P4C + y P4T= ; 46 A4TR P4T 47 P5C ABA= ) 43 A7A esA 44 A3A e4R 45 P5T P4T (45 . . . e x A 46 R x e R3A y P4T = ) 46 P5e e5A? (46 . . . e x A) 47 e4e e4C 48 A8D RlA 49 esA A4A 50 A2R C6R + 51 R3A e5D+ 52 e x e A x C 53 A3D C5C (53 . . . R2C 54 A6C gana) 54 A x P C4R + 55 R4R C3A 56 A6C A x A 57 P X A P5T 58 A5A R2R 59 R4A R3D 60 A4R 1-0 20) Bronstein-Botvinnlk, Reti 1 P4AD P3R 2 C3AR C3AR 3 P3eR P3CD 4 A2C A2e 5 .0-0 A2R 6 P3C O-O 7 A2C P4D 8 P x P P X P 9 D2A T1R 1 0 P3R CD20 1 1 P3D AlAR 12 C3A P3TD 13 TD1D P4CD 14 P4TD P5C 15 C2R P4A 16 C2D ( 16 P40 TlA 17 D1A P5A:¡:: ) 16 . . . C4R 17 C4AR TlA 18 DlC P4TD 19 TR1R T2A 20 P40 C3C 21 C x e PT X C 22 P x P A X P 23 DlT D2R 24 T1AD C5e 25 A40 (25 A X PC P3A 26 P3T C4R:¡:: ) 25 . . . TRIAD 26 C3A e3A 27 A3T A x A 28 C X A T X T 29 T x T T x T + 30 D x T C5R 31 ASA e6A 32 A x A O x A 33 P3A RlA 34 D1A D1A 35 R2C P4e 36 P4C P3C 37 OlR DlR 38 D2D 04R (38 . . . C x P 39 P x e D x PT 40 OlA± ) 39 030 D3A 40 C2A R2R 41 D4D D X O 42 C x D eSO! 43 e2A (43 e6A + R3D 44 e x PT R2A:¡:: ) 43 . . . C7e 44 e4D CBD 45 C2A C7C 46 C4D YH� 21 ) Botvinnik-Bronstein, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3D 3· C3AD P4R 4 C3A CD20 5 P3CR P3CR 6 A2C A2e 7 0-0· 0-0 8 P4R P3A 9 P3TR e4T 10 A3R D2R 1 1 e2T RlT 12 TlR P3TD 13 P3T (si esto no va seguido por P4eO la casilla aeo se quedará débil) 13 . . . TOle 14 AlAR 1 09
  • 108. C4-3A 15 D2D P4CD 1 6 P4 x P PT x P 17 TDlD C3C 18 A6T ( más natural es 18 P x P P X P 19 P4CD CD2D 20 C3A =) 18 . . . A x A 1 9 D x A A3R 20 C3A A6C 2 1 T2D CR2D 22 D3R ASA ( 71) n B (Las negras dominan las casillas 5AD, 6CD::¡:: ) 23 A2C P3A 34 T2A A6C 25 T2-2R C5A 26 D3D C4T (26 . . . C2D-3C 27 C5D =) 27 T2D C3C 28 DlC (28 P X P PD x P 29 D6D D X D 30 T X D C3C-5A gana un P) 28 . . . C3C-5A 29 T2D-2R P5C 30 PT X P T x P 31 P4T C3C 32 C2TD A x C 33 D X A C3C-5A 34 P5T TR1CD 35 PT x P PT X P 36 DlC (36 T1C D2C amenazando TlT y C6C) 36 . . . R2C 37 P X P PA x P 38 DlA C x P 39 D3A C5T 40 OlA T5A 41 D5C D x D 42 e X D C6C 43 P4A C5D 44 T2T T7e 45 T x T C xT 46 R2T (46 T1T T8A + 47 T x T C7R+ y gana fácilmente con el pasado PAD) 46 . . . e6D 47 T3R T6A 48 AlA T7A + 49 R3T (49 Rle C8A gana ) 49 . . . e7A+ 50 R4T T8A 5 1 A2e T8CR 52 A3T T8TR 53 P x P P x P 54 T3T R3A 55 C7T + (55 T7T T X A + 56 e x T C6A 110 mate) 55 . . . R2R 56 ese R3D ( 56 . . . C3R gana una pieza) 57 e7A + R2R 58 R5e R X C 59 T7T + RlR 60 A7D + RlD 6 1 R X P e x P 62 P4e T8AR (6 2 . . . C4eD 63 T7e C4A 64 A X P C xT 65 A x T con posibilidades de ta­ blas) 63 ASA C X A 64 P x e R1R 0-1 22) Bronstein-Botvinnik, Holan­ desa 1 P4D P3R 2 P4AD P4AR 3 P3CR C3AR 4 A2e A2R 5 e3AD 0-0 6 P3R P4D 7 eR2R P3A 8 P3C esR 9 0-0 e20 1 0 A2e CD3A 1 1 D3D P4CR 12 P x P PR x P 1 3 P3A e x e 14 A x C Pse 1 5 P X P C x P ( 15 . . . P x P 16 P4R ± ) 16 A3T! (impide que el e vaya a 3A ó SR, y amenaza A X C y P4R) 16 . . . C3T 17 e4A A3D 18 P4CD P3T 19 P4T D2R 20 TDle P4C (20 . . . C2A 21 Pse C4e 22 A2CR eSR 23 P x PT P X P 24 A5T :!: ) 2 1 A2CR C5C 22 A2D C3A 23 T2e A2D 24 TlT CSR 25 A1R TRlR 26 D3C (amenazando 27 P x P PT X P 28 T x T T x T 29 C x P ± ) 26 . . . RlT 27 T2C-2T D1A 28 eao TDlC? (mejor 28 . . • D3T con un contraataque sobre el
  • 109. PR) 29 P X P PT x P 30 T7T T2R 31 e5R AlR (31 . . . A x e 32 P X A A3R proporciona una posición de­ fendible) ( 72) 32 P4e! P x P 33 A x e P x A 34 A4T T x C (34 . . . T x T 35 T x T gana; 34 . . . T2CR 35 T x T D X T 36 TlAR A2R 37 e7A + gana; 34 . . . T2R-2eD 45 D6R A X e 36 D X A + Rle 37 T X T T X T 38 T8T R2A 39 D5T+ gana) 35 P x T A x PR 36 TlAR Die 37 A3e A2C 38 D x D + 1-0 23) Botvinnik-Bronstein, Grün­ feld 1 P4D e3AR 2 P4AD P3eR 3 P3eR P3A 4 A2C P4D 5 P X P P x P 6 e3AD A2e 7 e3T A x e 8 A X A C3A 9 A2C (mejor 9 0-0) 9 . . . P3R 10 P3R 0-0 1 1 A2D TlA 1 2 0-0 e20 13 C2R D3e 14 A3AD ( 14 D3C � ) 14 . . . TR1D 15 C4A C3A 16 D3C ( 16 C3D e5R 17 A1R P4R! :¡: ) 16 ... esR 17 D x D P x D 1 8 AlR e4T 1 9 eaD AlA ( 19 . . . esA 20 A4e AlA 21 A X A R x A 22 TRIA= ; 20 TlD AlA :¡: ) 2 0 P3A eaD 21 A2A? ( 2 1 T2A e4-5A 22 T2R e4A 23 A2A A3T :!;: ) 2 1 . . . A3T? (21 . .. T7A! :¡: ) 2 2 TD1A e4-5A 2 3 TRlR e4T (23 . . . e4A ·24 P4A = ; 24 P4eR C4 x PR 25 A3T e X PeR 26 P X e A x T 27 T x A e7P! :¡: ) 24 R1A A2e 25 P4eR C3A 26 P3e C4e! 27 R2R AlA 28 P4TD e2A 29 A3e C3T 30 AlA P3A 3 1 TRlD (31 R2D e4T! 32 T3A T X T 33 R X T TlA + 34 R2e ese 35 C x e A x e :¡: ) 31 . . . e4T 32 T x T T x T 33 TlA T x T 34 e x T A6T 35 RlD A x e (mejor 35 . . . R2A) 36 R x A e x P + 37 R2A C4T 38 R3A R2A 39 P4R P4A 40 Pe x P PC x P 41 A3D R3C (73) 42 A6D? (Sellada. No merecía ga­ nar. La línea correcta es 42 Ate PA x P 43 P x P P X P 44 A x P + 73 B R2C 45 A x P C x A 46 R4A ± ; 42 A1C C3A 43 P X PD P X P 44 A2T C2R 45 A4T ± ) 42 .. . e3A 43 Ale R3A ( 43 ... e2T! 44 P x PD P x P 45 A2T P4e = ) 44 A3e!! PA X P (44 . . . eaT-5C 45 A5R ± ! ! R3e 46 A6D e3T 47 P x PD P x P 48 A2T ± ; 45 . . . e x A 46 P X C + R x P 47 R x e gana) 45 P x P P3T 46 A4A P4T 47 P x P P x P 48 P4T C3T-1C 49 A5C + R2A 50 A5A e2T (50 . . . C2R 51 A X C R x A 52 A6C C3A 53 A x P e2T no es clara) 51 A4A C1-3A 52 74 N 111
  • 110. A3D etA 53 A2R R3e 54 A3D + R3A 55 A2R R3C 56 A3A C3-2R (56 . . . Cl-2R 57 A7A C4A 5.8 A X PD C4 x PD 59 A x P gana) 57 ASe! 1-0 ( 74) (Bronstein no consideró 57 . . . C3A 58 A x PD C3D; Smyslov in­ dica 59 A3A R4A 60 AlA! P4C 6 1 A X C P x A 62 PST y las blan­ cas ganarían de todas maneras) 24) Bronstein-Botvinnik, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 e3AD C3A 4 e3A P3R 5 A5e P x P 6 P4TD A5C 7 P4R P4A 8 A X P P X P 9 e x P P3TR! 1 0 A3R e X P 1 1 0-0 e3AR ( 1 1 . . . e X e 12 P x e A x P 13 A5e + A2D 14 e X P; las negras tienen dificulta­ des) 12 D3A 0-0 13 TDlD D2R 1 4 TRlR C3A 15 D3e ( 15 . C x C P x e 1 6 D X P A2e + ) 1 5 . . . RlT 16 e x e P x e 17 A4D TlD 18 T3D A2C 19 TR3R (mejor 19 TRlD) 19 . . . T X A 20 T X T A4A 21 TlD A X T 22 D X A Y.-Y. ('75) (Las negras podrian forzar unas tablas con 22 . . . e4D 23 C X e PA x e 24 A x P A X A 25 T X A TlD o jugar a ganar.)
  • 111. 3 BOTVINNIK • SMVSLOV Moscú 16 marzo-13 mayo 1954 1 2 3 4 5 Botvinnik 1 1 � 1 � Smyslov o o y; o y. 13 14 15 16 17 Botvinnik 1 o 1 1 y. Smyslov o 1 o o � 1) Smyslov-Botvlnnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TD A4T 6 P4CD P x PD 7 C5C A2A 8 P4AR C2R 9 C3AR CD3A 1O A3D A1C 11 CD X PD P3TD 12 A3R A2T 13 0-0?! ( 13 D2R C X C 14 A x C A X A 15 C x A D3C 16 D2A;t ) 13 . . . C x C 14 A X C A x A + 1 5 C x A D3C 16 RlT A2D 17 P3A TlAD 18 DlR P3T (76) ( 18 . . . o-o? 19 D4T cae 20 A x c PA X A 2 1 T3A) 1 9 P4TD P4TD 20 C3C D2A! 21 C5A (21 C X P? P3CD! 22 C3C D X PA 23 D x D T X D 24 ClA 0-0 ::¡: ) 21 . . . A3A 22 D2A (22 P5A C x P 23 A X C P x A 24 T X P 0-0 = ) 22 . . . 0-0 23 C3C A2D 24 D5A? (24 TRIA P3A 25 D3C no está clara) 24 . . . D X D � C x D �A � C X A T X C 27 P X P TlT 2 8 P6T P x P 6 7 8 9 10 11 12 � o y. o o o 1 � 1 y; l 1 1 o 18 19 20 21 22 23 24 Total y. � o y. �', o y. 12 y. � 1 y. y. 1 y. 12 76 B 29 P4A P x P 30 A x P T5D! ( ::¡: ) 3 1 A2R C4D 32 P3C C6A 33 A3A TlC 34 T3T C8C! (34 . . . C x P 35 TRIT Tl-5C 36 AlD C4A 37 T3A= ? ) 35 T2T C7D 36 T2AR C5A 37 P4T P4C! 38 PT x P P x P 113
  • 112. 39 P X P e X P 40 A2R TBe + ? ! 41 R2e (sellada) 4 1 . . . P4T 42 T2A T6C (42 . . . T x P 43 T5A T5R! 44 T X PT T6C ::¡: ) 43 T4AR? (43 T5AD! e6D 44 A x C T5 x A 45 T x PT T x P + 4 6 R2T + / = ) 4 3 . . . T4D! 44 T4R R2C 45 A5T e3C 46 T4CR T6R! 47 A x e R x A 48 T2A T4AR 49 T x T P X T 50 T4AD T5R 51 T7A T X P 52 T7T T6T 53 R3T ( ? ) (53 R2A P5T 54 R2C R x P 55 T x PA T6C gana) 53 . . . P5A 54 R4T P X P 55 T6T+ R4A 56 T6A + R5R 57 R3T T6AR 58 T6TD T4A 0-1 2) Botvinnik-Smyslov, Nimzoin­ dia 1 P4D e3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD Ase 4 P3R P3CD 5 C2R A3T 6 P3TD A2R (6 . . . A X C + !) 7 C4A P4D 8 P x P A x A 9 R x A ( 9 P X P A3T 10 P X P + R X P 1 1 P4R P4A + ) 9 . . . P X P 10 P4eR! P3A? ( 1 0 . . . P4eR 1 1 C5T C x e 12 P x C P3AD 13 D3A C3T 14 P4R:E ) 11 P5C eR2D 12 P4TR A3D? ( 12 . . . Q-0 13 P4R P X P 14 C X P C4A 15 C x C P X C 16 A3R ;:!; ) 13 P4R! P X P 14 C x P A x C 15 A x A 0-0 16 P5T T1R ( 16 . . . C3T 17 P6T P3C 18 D4T! ) 77 B 1 14 17 C6D T3R 18 P5D! T X C ( 1 8 . . . P x P 19 D X P C3T 20 C x P! R X e 21 P6C+ P x P · 22 P x P + R2R 23 A6D+ R3A 24 D3A + gana) 19 A x T D x P (77 ) 20 D3A! D X PD (20 . . . P X P 2 1 T1eR D5T 22 T4C DlD 2 3 TIA gana) 21 D x D P x D 22 TlA C3T 23 P4C P3T 24 T3T R2T 25 T3D C3A 26 PSC C4A 27 A x C P X A 28 T x PA TlCD 29 P4T T2C 30 T3D-3AD 1-0 3) Smyslov-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 PSR P4AD 5 P3TD A4T 6 P4CD P x PD 7 C5C A2A 8 P4AR C2R 9 C3AR A2D 10 C5 X PD CD3A 11 P3A! C x C 12 P XC C4A 1 3 A2R TlAD 14 P4TD! :E P3A? ( 14 ... P4TR!?; 14 ... P3TD 15 0-0 A3C 16 RlT D2A) 15 0-0 0-0 16 P4C! C2R 17 A3D D1R 18 P5CD C3C 19 PSA! (ga­ nando) 1 9 . . . C2R ( 19 . . . PR X P 20 PC X P P X P 21 P X e P5R 22 P X P + RlT 23 C4T gana) 20 D2R PR x P (78) 78 B (20 . . . D2A 2 1 PRX P D X P 22 A5C D2A 23 TDlR gana) 2 1 P6R
  • 113. P x P 22 C4T! A3C 23 A2C C3C 24 C x C P x C 25 TD 1R? ( 25 P x A D x D 26 A x D T7A 27 P5T gana; ó 25 P5T AlD 26 P x A D X D 27 A x D T7A 28 A3T T X A 2 9 A X T R x A 30 TRlR gana) 25 . . . P4A 2 6 P x A D x P 27 D6R + ? ( 27 D2C! TRlR 28 P3T A4T 29 TSR gana) 27 . . . D x D 28 T X D R2A 29 TR1R ( 29 T5R TR1R! 30 T x PD T6R! 31 T7R = / ;;!;; ) 29 . . . TRlR 30 T x T T X T 31 T X T R X T = 32 A3A R2D 33 P5T AIR 34 A4C P3C 35 P6T A3A 36 A3A R3R 37 R2C P4C 38 A2R P3C 39 AID A2R 40 A2D AlD 41 A3R (sella­ da) Y.-Y. 4) Botvinnik-Smyslov, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR P3TD 4 P3R A5C 5 A X P P3R 6 D3C A X C 7 P x A P4CD 8 A2R C2D 9 P4TD P5C 10 C2D CR3A l l C4R P4A = 1 2 C x C + D x C 13 P5D P4R 14 P5T A3D 15 P4R 0-0 1 6 A3R P5A!? ( 16 . . . D5T con la inten­ ción P3TR, P4AR ó 16 . . . TRIA con la intención CIA-3C-5A = ) 17 D x PA TRIA 18 D3C D3C 19 RIA P4A 20 TlCR D4T 21 T2C C4A 22 DlD (22 D x P? TDlC -22 . . . C X P? 23 D7C- 23 D3T P x P 24 P x P DST :¡:: ) 22 . . . DST ( ? ) ( 22 . . . P5A!) 23 RlC PSA (23 . . . P X P? 24 ASC D6T 25 P X P ± ) 2 4 A2D TDlC 25 RIT TIA ( 25 . . . T2A!?) 26 A4A T3A ( 26 . . . D6T ) 27 DlCR AlA 2 8 T4C D4T 29 D2C D2A 30 P3C RlT 3 1 TlCR ± T3D 3 2 A1AD C2D 33 A2C TlR 34 DlA ( 34 T5C P3C 35 DlA D3A) 34 . . . D4T! 35 D2C (35 A X PT C3A! ) 35 . . . D3T 36 T5C P3C 37 D1A A2C ' 38 AlA ( 38 A x PT A3A 39 T4C TlT 40 A5C T X P 41 A x C T X A 42 D4A ± ) 38 . . . A3A 39 T5-4C A2R ( 39 . . . AlD!) 40 A2D C3A 41 T4-2C lsellada) 4 1 . .. T2D 42 A x PT T2T 43 A5C TICR 44 P6T P4C! 45 D3D? (45 P6D A X P 46 A4A Tl-2C 47 D3D gana; 45 DlT A3D 46 A X PC A X A 47 D X P gana) 45 . . . A3D 46 D2R T2-2CR 47 D1D D5T 48 A2R P5C 49 AIR! (49 P X P? C x PR 50 AlR C4C 5 1 P3A D6T 52 D3D PSR gana) 49 . . . P4T 50 P x P P x P ( 79) 79 B 51 A X PCR T X A?! (51 . . . C X A 52 P3A D2T 53 T x C T x T 54 T x T T x T 55 P x T D X PR + 56 RlC C4A+ = ó 53 D2A C6R 54 T X T T x T 55 D8A + TIC 56 T X T gana! 53 P X C D X PR 54 A2A! gana) 52 P3A T x T (52 . . . T6C 53 A X T P x A 54 T X P TlT 55 D2A gana) 53 A x D T X T + 54 D X T T x D+ 55 R X T ClR 56 P7T C2A 57 RlA R2C 58 R2R R2A 59 A2A RIR 60 R3D R2D 61 R4A 1-0 5) Smyslov-Botvinnik, Eslava 1 P4AD P3AD 2 P4D P4D 3 C3AR C3A 4 C3A P3R 5 A5C P x P 6 P4R P4C 7 P5R P3TR 8 A4T P4C 9 CR x P P x C 10 A x PC CD2D 115
  • 114. 1 1 P x C A2CD 12 P3CR! 03C ( 12 38 P6T TlT 39 R5A T X P 40 P5T . . . P4A? 13 P50 P x P 14 02R + ) T7T 4 1 R X P (sellada) �-Y. 13 A2C 0-0-0 14 0-0 C4R (80) 6) Botvinnik-Smyslov, Grünfeld l 80 B P40 C3AR 2 P4AO P3CR 3 C3AO ( 14 . . . P4A lS P x P A X P = ) 15 D2R!? ( 15 P x C T x O 16 T1A X T;:!:; ; 15 A3R P4A 16 P x P A x P 17 AO x A D x A 1 8 A X A + :!;; ) 1S . . . D x P 16 A3R! 060 ( 16 . . . 05C 17 P3A 04T 1 8 P3TR± ) 17 TRIO! D x D 18 T x T + R X T 1 9 c x o can! 0 9 . . . ese 20 A x PR C X PR - 20 . . . C X P3A 2 1 P4TO ± - 21 A6C + R 1 A 22 T10 ± ; 19 . . . R2A? 20 A4A A3D 2 1 T1D TlD 22 T X A! ) 20 P3C R2A 21 P x P P x P 22 A X PT= ( 22 TlC A4A 23 A x A ;:!:; ; 22 C3A P4A 23 TIC A x A 24 R x A P3T 2S C4R ± ; 22 e3A A6T! ;:!:; ) 22 . . . P4A 23 TIC A x A 2 4 A8C + ! (24 R x A? A30) 24 . . . R3A 25 R X A A3T! 26 P4A P4R! 27 P4TD (27 R3A P X P 28 P x P AlA! ; 27 P X P? A70; 27 A X P C X A 28 P x C TlR) 27 . . . P X P 28 P x P ( 28 PST CSC!) 28 . . . P6A = 29 C x P A X P 30 A x A C X A + 31 R3C C4T + 32 R4C C X P+ 33 RSC e40 34 C x C R x C 35 P4T P3A + 36 R4C P5A 37 PSTD P6A 1 1 6 P40 4 P X P C X P 5 P4R C X e 6 P x C A2C 7 A4AD 0-0 8 C2R P3C 9 0-0 ( 9 P4TR! ;;; ) 9 . . . A2C 1O P3A P4A 1 1 ASCR? O I A3R 02A 12 TIA e20 = ) 11 . . . P x P 12 P x P e3A I 3 ASO!? ( 1 3 PSD e4T I4 TIA C x A ::¡:: ; 13 A3R C4T ::¡: ) I3 . . . 020! 14 020 P3R 15 A x C A x A 16 TR1R ( 16 A6T? A x A 17 O x A A4C + ) 16 . . . A4C 17 TOlO (81) 81 N 17 . . . TOlA? (17 . . . TRIA! 1 8 A6T AlT + ) 1 8 A6T! A X A 1 9 D x A A X C ( 19 . . . T7A 2 0 C4A T X P 21 PSR A3A 22 C5T = ) 20 T X A 05T 21 T10-20 06T 22 R2A TRIO 23 T3R= OSA 24 TlR 06A 25 03R ose 26 TlR-10 T6A 27 DSC T20 28 P4TR 02R 29 O x D (29 03C P4TR = ) 29 . . . T X D 30 PSD P x P 3 1 T x P T6T 32 TlD-20 P4TR 33 T2A R2C 34 T60 Y.-Y.
  • 115. 1) Smyslov-Botvbmik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P3TD A X C+ 5 P x A P x P 6 D4C C3AR 7 D X PC TlC 8 D6T P4A 9 C2R T3C 10 D3R C3A 1 1 P x P (82) 8Z N 1 1 . . . C5CR? ( 1 1 . . . D4T! 12 A2D A2D 13 P4AD C5CR! ::¡:: ) 12 D X P! D8D+ 13 R X D C X P + 14 R1R C x D 15 C4A! T1CR (15 . . . T2C 16 C5T ± ) 16 A3D ( � ) C X P5A 17 A X P TlT ( 1 7 . . . T2C?? 18 C5T T x P 19 RlA gana) 18 A3D C x A+ 19 P X C A2D 20 A3R 0-0-0 21 R2A P4R 22 C2R! A5C 23 P3T A4T 24 P4D! (24 P4C A3C 25 P4D P4A = ; 24 TDlD P4A= ) 24 . . . A x C (24 . . . P4A 25 P x P C X P 26 A4D ± ) 25 R x A P X P 26 P X P C X P+ 27 R2A ( � ) 27 . . . P3C 28 TRlD C3R (28 . . . C6C 29 TDlC T X T 30 T x T TlD 31 T1CD C4T;;!;; ) 29 TD1A+ R2C 30 T X T T x T 31 P4TR TlTR 32 P3C P4C 33 R3A P4T 34 R4R (34 A2A! ) 34 . . . TlR! 35 R3A TlTR 36 T3A (36 A2A P4A 37 TlR TlR 38 R2C! � ) 36 . . . P4A 37 T3D (37 TIA! con la intención de A2A, T1R-5R) 37 . . . R3A 38 A2D TlT 39 A3A R4A 40 A6A P5C 4 1 P5T! (sellada) 41 . . . T2.T 42 T3R R3D 43 A5R + ! R4D 44 A2C R3D 45 T3D± R4A 46 T2D T2T (46 . . . P X P! ) 47 T2T R3D? (47 . . . R5A! no es clara) 48 P4T! (48 P4C P X P + 49 R X P R4D 50 A6A! T2AR! 51 R5A ClA) 48 . . . R2R? (48 . . . R4D) 49 P4C! P5A (49 . . . P X P+ 50 R X P R3D 51 R5A C2C + 52 A X C T x A 53 P6T gana) 50 T2D (51 T5D gana) 1-0 8) Botvinnik-Smyslov, Gambito de Dama Rehusado 1 P4D P4D 2 C3AR A4A 3 P4A P3R 4 D3C (4 P x P P x P 5 D3C C3AD 6 A2D TlC 7 C3A C3A 8 A5C� ) 4 . . . C3AD 5 A2D P X P? (5 . . . TlC 6 P3R C3A 7 C3A A2R = ) 6 D x PC CR2R (6 . . . A5R 7 C3A TIC 8 D6T C5C 9 D4T+ A3A 10 DlD � ) 7 D5C! TlCD 8 D4T T x P 9 C3T D2D 10 C x P T1CD 1 1 P3R C5C ( 11 . . . C4D 12 P3TD ± ) 12 D X D+ R X D 13 A X C T X A 14 C4-5R+ RIR 15 A3D P3AR 16 A x A C X A ( 16 . . . P X A! 17 C3D T3C 1 8 R2R C4D) 17 C3D T3C 18 R2R A6T 19 C2D C3D 20 TRlCD! ClA (20 . . . R2D? 2 1 T3C T X T 22 P x T C4C 23 P4CD gana) 21 C4AD T X T 22 T X T A2R 23 T8C R1D (23 . . . R2D? 24 C5R+ ! P x C 25 C X P+ R1D 26 C7A gana) 24 P4TD! T1R 25 P5T R2D 26 P6T AlA (26 . . . C3C ó 26 . . . C3D 27 C5R+!) 27 T7C A2R (27 . . . C3C? 28 C x C + P X C 29 P7T TIT 30 T8C gana) 28 C5T! A3D 29 P4R AlA 30 P3A C3C 3 1 T x PT TlC 32 C3C C5T 33 T7C TlT 34 P7T A2R (83) 35 R3R? (35 P4A RlÁ. 36 C5T R2D 37 P5R C3C 38 C5A A X C 39 P x A G4D 40 P6A+ R1A 41 C4A C X P+ 42 R2D P X P 43 117
  • 116. C6D+ gana) 35 . . , RlA 36 C5T D x P 19 A3D ± ) 17 C X C P X C R2D 37 P3C C3C 38 C3C? (38 18 T X P (84) C5A+ A X C 39 PX A C1A 40 P6A+ R3D 41 TBC T X P 42 84 N C4A+ R4A 43 T x C R X C 44 TBTR gana) 38 . . . RlA 39 TBC + ( 39 C5T?? C5A+ gana; 39 C3-5A 83 B A x C 40 C X A C2D! = ) 39 . . . T X T 40 P X T =D+ R X D 4 1 C3C-5A ( sellada) (41 C3D-5A P4R 42 P5D� ) 41 . . . P4R 42 P X P P X P 43 P4A C5A+ = 44 R3A P X P 45 P x P P3C 46 P5R P3A 47 C3C R2A 48 R4R R3C 49 P5A P X P+ 50 R X P C6R+ Y.-Y. 9) Smyslov-Botvinnlk, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TD A4T 6 P4CD P X PD 7 D4C C2R 8 P X A P X C 9 D X PC TIC 10 D X PT C2D (lO . . . COJA! 11 P4A D x P 12 C3A A2D no es clara) 1 1 CJA C1A 12 DJD D x P 1J P4TR! A2D 14 A5C TIA ( 14 .. . C3AI? ) 15 C4D! ± C4A ( 15 . . . T5A 16 D3R C4A?? 17 C x C T5R 18 C6D± ) 16 T1CD! T5A ( 16 . . . C x C 1 7 D x C P3C 18 AJO; 1 6 . . . P3C 1 7 P4C C X C 18 D X C 1 18 18 . . . T5R+ ( 18 . . . T x A 19 P X T T5R+ 20 A2R C3C 21 RIA gana) 19 D X T! PD X D 20 T8C+ AlA 21 A5C + D x A 22 T X D C3R 23 A6A T X P 24 P5T A3T 25 P6T 1-0 10) Botvinnik-Smyslov, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 CJAR PJTD 4 PJR A5C 5 A X P PJR 6 D3C A X C 7 P X A P4CD 8 A2R C2D 9 P4TD P5C (85) 85 B
  • 117. 10 P4A! eR3A ( 10 . . . P4AD 11 P5D! ;!:; ) 11 A3A T2T 12 A6A A2R 13 e20 0-0 14 e4A P4TD ( 14 . . . e1e 15 e5T D3D 16 D4A ± ) 15 e5R ( 15 0-0 e1e 16 A2e P4A 17 P x P A X P 18 D2A::!:: ) 15 . . . e1e 16 A2D e4D! 17 P4R ( 17 PSA? D3D 18 T1AD P3A 19 P x P P x e 20 A x e P x P 21 P x P P3A 22 A4AD D x PD ::¡: ) 17 . . . C3C 1 8 A3R A3D 19 ASC DST! 20 T1AD (20 0-0-0 P4AD 21 P X P A X P 22 A X A T2A 23 R1C T x A 24 D3R;;) 20 . . . R1T 21 A2R?! (21 A2D y 22 D3C; 21 e3A ose 22 R2R) 21 . . . A x e 22 PD X A e1e-2D 23 ASC ( 23 0-0 P4e!; 23 A3A! y 24 R2R) 23 . . . T1D 24 A2D? (24 T1D; 24 A x e7D T x A 25 A x C P x A 26 D3e D1D =F ) 24 . . . e x PR! 25 D3R ese (ganando) 26 D3eR D x D 27 PA x D e7A 28 R x C T X A + 29 R3R T x Pe 30 T1eD T x T 31 T x T P4AD 32 T1D T1T 33 T6D T1eD 34 R2D P5A 35 R2A P3e 36 T6A P6A 37 R3e T1AD 0-1 11) Smyslov-Botvinnlk, Ruy Ló­ pez 1 P4R P4R 2 C3AR eaAD 3 ASe P3TD 4 A4T eaA 5 0-0 P3D 6 A X C+ P x A 7 P4D P X P-! (7 . . . e2D!? ; 7 . . . e x P! ? ) 8 e x P P4A 9 e3AR A2R 10 e3A ( 10 PSR e20 1 1 A4A C3C = ) 10 . .. 0-0 11 TlR A2e 12 A5e P3T 13 A4T (86) 13 ... TlR ( 13 ... e2D!? 14 A x A D X A 1 5 eSO=!: ) 1 4 P5R! P x P ( 14 . . . C2D 15 A x A T x A 16 eso A x e 17 D X A Cae 18 D3D ± ) 15 T x P! ( 15 e x P D5D!) 15 . . . D X D+ 16 T X D A3D 17 T X T+ e x T 18 e2D;;!; ( 18 A3C A x C 19 PT X A P4A!; 18 C5D TlC 19 P3CD PSA!) 18 . . . A4R 19 C3e A x e 20 P X A PSA 21 C5A (21 C5T ASR 22 T2D T1e 86 N 23 P3A A4A=) 21 . . . A3A 22 T8D P4e 23 T x T A x T 24 A3e P4TD 25 P3A P4A - 26 ASR R2A? (26 .. . P5A 2 7 R2A R2A 28 P3e P x P 29 P x P P4T = ) 27 P4A! e3D 28 e6T e1R (28 . . . CSR! 29 e x P A3A=/?) 29 R2A A5R (29 . . . P5e!? ) 30 P3e R3e 31 R3R R4T 32 R4D R5e 33 R x P R6T 34 P xP! P x P 35 e x P (35 RSC? e3D + !) 35 .. . e X e 36 A X e R x P 3.7 R5e R6T? (37 . . . A x P!? 38 R x P R6T 39 P4A RSC! 40 R5C - 40 P5A P5A 41 P X P P X P 42 P6A ASR 43 R5e A6D + ! ! = - 40 :. . P5A 41 P X P P X P 42 P4T P6A 43 A6C esA 44 P5T gana) 38 P4A R5e 39 P5A P5A 40 P X P P X P 41 A X PT R4A (se­ llada ) 1-0 12) Botvinnlk-Smyslov, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AR e3A 4 eaA P X P 5 P4TD A4A 6 P3R P3R 7 A x P A5eD B 0-0 eD2D 9 C4T ( 9 D2R;!;;) 9 . . . 0-0 (9 . . . A5C! ? 1 0 P3A A4TR no es clara) 10 P3A! A3e 11 P4R P4R 12 C X A ( 12 A3R? ese!; 12 P X P! C X P4R 13 A2R;;) 12 . . . PTX C 13 A3R D2R (13 . . . D3e! 14 TlR 1 19
  • 118. P x P 15 O x P A4A 16 02D TOlO = ) 14 D2R P X P 1 5 A X P A4A 1 6 A x A O x A + 17 R1T P4CR!? (87 ) 8 7 B 0 7 . . . TDlD) 18 P3CR! TOlO ( 18 . . . C4R I9 A2T P5C 20 P4A C6A 2 1 P5R C40 22 C x C P x C 23 P3T ± ) 19 A2T TR1R 20 TDlD C1A 21 T x T T x T 22 P5R C4D 23 C x C ( 23 C4R D6R!) 23 . . . P x C 24 020 C3R 25 P4A P x P 26 P x P 03A?! (26 . . . D5D 27 O X O C x O 28 T1D C3R;!;; ) 27 P5A C4A 28 D5C T20? (28 . . . P3A! 29 D2C:E ) 29 T1CR! P3A 30 P x P C5R 31 P7A + ! T X P 32 080+ R2T C32 . .. TIA 33 A X P + R2T 34 T x P + R X T 35 D7R+ gana) 33 A X P C7A + 34 R2C D3A 35 D x D T X O 36 R X C T x P + 37 A3A T5A 38 T4C 1-0 13) Smyslov-Botvlnnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AD C3AD 3 P3CR P3CR 4 A2C A2C 5 P3D P3C (S . . . P3R 6 . . . eR2R= ) 6 CR2R P30 7 0-0 A2C 8 P4A ( 8 A3R!? eso 9 A x c P x A 10 ese P4R 1 1 P4TD) 8 . . . P4A! 9 P4CR?! (9 P X P P x P 10 A3R C3A 1 1 120 P3TR 0-0 12 P40 D2D = ) 9 . . . P x PC 1 0 PSA 020 1 1 C4A ( 1 1 C50! eso no es clara) 1 1 . . . P x P 12 P X P ( 12 C3A-50 CSO 13 P3A P4R 14 C5T C6A + 15 A x C P X A 1 6 O X P PSAR :E ) 12 . . . ASO + ! 1 3 R1T A x C! (88) 88 B 14 P x A C4R 15 02R C3AR 1 6 A X A O x A + 17 D2C O X O+ 1 8 R X O P5A! 1 9 A3R C6A 2 0 A40 C x A 21 P x C T1AO 22 T2A P x P 23 P X P (23 C x P TSA! gana) 23 . . . R2A 24 TlR TRIO 25 C6R T20 26 TlR-2R T2C 27 R3C TlCR 28 R4T P3TR 29 T2CR?! T2C-1C 30 T2AO T1CD-1AD 31 P4T T x T 32 T X T C40; 33 T2A R3A 34 R3C P4TR (ganando) 35 R4T C6R! 36 P50 C x P + 37 R x P P3T 38 T2CO C6R 39 T2A + C4A 40 T2CD P4C 41 P x P P xP (sellada) (42 T X P P6C! 43 P X P C6R y 44 . . . TlT; 42 P4D PSC 43 T2AR P6CO 44 T2CD P6C 45 P x P C X P + 46 R4T C4A + 47 RST TlT + gana) 0-1 14) Botvlnnlk-Smyslov, India de Rey 1 P40 C3AR 2 P4AD P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 C3AD
  • 119. P3D 6 e3A eD2D 7 0-0 P4R 8 P4R P3A 9 A3R ( ?) (9 P3TR!) 9 . . . ese 10 ASe D3e! ( 1 0 . . . P3A 1 1 AlA P4AR 1 2 ASe :!: ) 1 1 P3TR P X P! ( 1 1 . . . eR3A 1 2 020 P x P 1 3 e x P e4A 14 TD1D T1R lS TR1R eR2D 16 A3R:!: ) 12 e4TD D3T 13 P x C P4e 14 e x P ( 14 A7R TlR 15 A x P P x e 16 e x P e4R :¡: ; 14 P X P P X P 15 e x P P x e 16 P5R A2e 17 A x A D X A 18 P x P D x P :¡: ; 14 P5A P x e 15 A7R P x P :¡: ) 14 . . . P x e 1S e x P ( 15 P3e e4R 16 P3A P4D! ::¡: ) 15 . . . D x e 16 P5R D x P 1 7 A X T e x P 18 TlA ( 18 A2e A3R 19 D x PD D x Pe 20 A4A e6A+ 2 1 A x e D X AR 22 DlD D2e:¡: ) 18 . . . D5e! ( 18 . . . D4e 19 A7R A X P 20 050!) 19 P3T! ( 19 A2C A3TD 20 T1R e6D + ) 19 . . . D x PCD 20 D x PT A2C! (89) 89 B 2 1 T1e? (21 A x A D X A 22 T3A e6A + 23 T X C D X T ' 24 A7R = ) 21 . . . e6A + 22 R1T A x A (22 . . . e7D + ? 23 A x A C>< TSe 24 A6AD = ; D � T?? 23 T x D A x A 24 A7C C7D+ 25 RlC C x T 26 A x T A x A 27 D4C g¡ma) 23 T X D C X A + 24 R2T C6A + 25 R3T A X T (ganando) 26 D X P A5R! 27 P4T R2e 28 TlD A4R 29 D7R. TIA! 30 P5T l30 T x P? T8A) 30 . . . T7A 31 R2C CSD + 32 RlA A6A 33 T1C C3A Q-1 15) Smyslov-Botvinnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 e3AD C3AD 3 P3CR P3CR 4 A2C A2C 5 P3D P3D 6 CR2R P4R! 7 C5D ( 7 0-0 CR2R 8 P4A 0-0 9 . . . P4A= ) 7 ... CR2R 8 P3AD?! ( 8 A5C!?; 8 C2R3A!?) 8 . . . C x C 9 P x e e2R 1O 0-0 ( 1O P4D PA X P 11 P X P P X P 12 e X P 0-0! ::¡: ) 10 . . . 0-0 1 1 P4AR ( 1 1 P4D PR X P 12 P X P P5A + ) 1 1 . . . A2D 12 P3TR? ( 12 P x P P x P 13 ASe!?) 12 . . . D2A 13 A3R ( 13 P X P P X P 14 ASC P3A 15 A3R e4A 16 A2A e3D :¡: ) 1 3 . . . TD1R 14 020? ( 14 A2A!?) 14 ... e4A 15 A2A P4TR:¡: 16 TDlR ( 16 P4CR) 16 ... DlD! ( 16 . . . A3T? 17 P4eR PT x P 18 PT x P e2R 19 Pse A2e 20 e3e = ) 1 7 R2T A3T 1 8 P4TR (90) 90 N ( 18 P4CR PT x P 19 PT x P C5T 20 P5C C x A 21 R x e P x P 22 P x A D4e + 23 R2T D4T + 24 R1C D5e+ 25 R2T T x C 26 T X T 121
  • 120. P6A gana) 18 . . . D3A! 19 A4R P x P 20 C X P C X PT 2 1 A3R C4A 22 A X C (22 C x PT P X C 2 3 A X C - 23 A X A D X A! - 23 . . . A X AD 24 T X A D4C!! - no 24 . . . A X A 25 T3R-3A T4R 26 P4D P X P 27 P X P T x P 28 02AR) 22 . . . O x A 23 02C (23 C6R A X A! 24 D X A O x P4D gana) 23 . . . 05C (ganando) 24 D2R O X D+ 25 T X D T4R 26 T2RlR TRlR 27 A2A ( 27 A20 A X C 28 P X A T7R + gana) 27 . . . P5T 28 T X T T X T 29 P40 P x P+ 30 R X P T4C + 3 1 R2T T4A 32 A3R P x P 33 P X P R2T 34 T2A P4CR 35 C2R T x T + 36 A X T P4A 0-1 16) Botvinnik-Smyslov, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 C3AD P3D 6 P3R CD2D 7 CR2R P4R 8 P3C T1R 9 A3TD TIC!? ( 9 . . . P4Tft!?; 9 . . . P5R 1 0 02A D2R 1 1 P4CR;E) 10 0-0 P3TD 1 1 P X P C x P (11 ... P X P!) 1 2 P5A! :!; P x P 13 A x PA P3C? ( 13 . . . D x D 1 4 TD X D P3C 15 A4D P4A 16 A x C T x A 17 P4R ;;!;) 14 D x D T X D 15 A4D TlR (91) 91 B 122 16 P4R! A2C ( 16 . . . C3A 17 A3R A2C 18 A4A:!:) 17 P4A C4R-5C ( 17 . . . C3A 18 A X C A X A 19 P5R y 20 C5D± ) 18 P3TR! P4A 19 A X C C X A 20 P5R A x A 21 R x A C2D 22 T010 ClA 23 T6D C3R (23 . .. 'F3R 24 TRIO P3A 25 T x T C X T 26 T6D R2A 27 P X P A X P 28 T7D+ RlC 29 C5D gana) 24 C4R! TRIO 25 TRIO AlA 26 T X T T x T 27 T X T C X T 28 C6A+ R2C 29 C5D ( 29 R3A-4R!?; 29 C8R+ R1C 30 C7A) 29 . . . P4CO 30 C7A P4C 31 R3A P x P 32 P X P P5A 33 P x P P X P 34 C X P P3A 35 C7A P x P 36 P X P R3C 37 R4R R4C 38 P4TD R5T 39 P5T C3A 40 P6T R X P 41 C5C ( sellada) 41 . . . P6A 42 C5C x P R5C 43 C4D C2T 44 C5D P4T 45 C6A+ 1-0 1'7) Smyslov-Botvlnnik, India de Rey 1 C3AR C3AR 2 P3CR P3CR 3 A2C A2C 4 0-0 0-0 5 P3D P4A 6 P4R C3A 7 P3A P4D 8 P5R!? (8 CD2D) 8 . . . C1R 9 P40 A5C! 10 P3TR A X C 1 1 A x A P3R 12 A3R (12 A2C P X P 13 P x P D3C::¡:: ) 12 . . . P x P 13 P x P P3A 14 A4C! ( 14 P x P A X P 15 C3A C3D::¡::) 14 . . . P X P 15 P XP! (15 A X P + RlT 16 P X P C2A 17 A4C P5D 18 A2D C x P) 15 . . . P50 1 6 A2D! ( 1 6 A X P + RlT 17 A4AR C2A 18 A3C C4D + ) 16 . . . C x P 1 7 A x P + RlT 1 8 A4AR! C2AD 19 A3C C3A 20 04C! C4D (20 . . . C4T .21 C2D C X A 22 C x C; 20 . . . T4A!?) 21 A5C D4T 22 C20! ( 92) 22 . . . C6R! 23 P X C O x C 24 T X T+ T X T 25 T1AR T X T + (25 . . . TlCO 2 6 070 P X P - 26 . . . C4R 27 D7R P X P 28 A6A C6A+ - 27 O X A + R X O 28 T7A+ = ) 26 R X T D8A+ 27 R2C (27 R2R? C4R 28 06R P6D +
  • 121. 92 N gana) 27 . . . 070+ 2S RlA OSA+ 29 R2C O x P + 30 RlA OSA+ 31 R2C (31 . . . 07C+ 32 R1A D6T 33 OSA + DlA+ 34 O X O A X O 35 P x P C x P 36 A6A+ A2C 37 A X C A X A= ) �Hl. 18) Botvinolk-Smyslov, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AO P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 C3AD P3D 6 P3R CD2D 7 CR2R P3TD 8 P3C TIC 9 P4TO P4R 10 A3TO ( 10 P5T! :::!: ) 10 ... P3C! 1 1 0-0 A2C 12 P5D ( 12 P x P C X P 13 P4R P4T0= ?) 12 . . . P4TD 13 P4R C4A ( 13 . . . C4T 14 P4CD:!:: ) 14 D2A ( 14 P4CO P x P 15 A X P A3TD! = ) 1 4 .. . P4T!? 15 TD1R P5T ( 15 . . . C2T 16 P4A P X P 17 P x P P4A 18 P x P P xP 19 C5C ± ) 16 AlA AlA 17 C5C ( 17 P4A? PT X P 18 PT x P P X P 19 P X P C5C con la intención de 20 ... D5T::¡:: ) 17 . . . A2D 18 A5C! P6T 19 AIT A x C 20 PA x A D2D 21 A X C! A X A 22 ClA A2C 23 C3D P4A 24 C x C PD X C 25 A3A! D30 26 P4CR P5A (26 . . . P x PC!? 2 7 A X P A3T con la in­ tención A5A, R2C, TlTR) 27 P5C! (93) 93 N 27 . . . R2A (27 . . . 02R 28 RlT O x P 29 TlCR;;!; ) 28 R1T R2R 29 TlCR TlTR 30 T1D! T5T 3 1 T30 020 32 ó2R'. (32 P6D+ !?) 32 . . . TlC-lTR (32 ... R3D!) 33 A4C 030 (33 . . . DIO? 34 P6D+ P x P 35 Tl-10± ) 34 OlA AlA 35 T3AR (35 T X P T x P 36 A ;.: T P5A! 37 P x P 06T = ) 35 . . . RlD 36 030 A2R 37 A6R TlT-4T 38 T x PT T x T (38 . . . T X P? 39 A4C!! T4C x A 40 T X C4T T x T5C 41 TBT + AlA 4.2 03T T4C 43 06T 6 43 04T gana) 39 A X T P5A! (39 . . . T x P? 40 A4C . . . 41 P4T gana; 39 . . . A x P? 40 03AR A3T 4 1 D4C gana) 40 P X P 06T (40 . . . D5C! ?) 41 o x o (sellada) A x O 42 A5A! (42 A4C TlT 43 R2C A2R 44 TlO T5T= ) 42 . . . P X A 43 P6C (43 P X P R2R 44 P3A! R2A 45 T4C A2R! 46 P4T A x P! =!?) 43 . . . AlA (43 . . . TlT? 44 P7C TIC 45 P4T A2R 46 P5T A3A 47 P6T R2R 48 T6C gana) 44 P x P A2C! 45 P6A A x P 46 P7C A x P 47 T X A P6A! 48 T4C T6T! 49 T3C (49 T4R R2D 50 T X P T5T!) 49 . . . T5T 50 T x P Tx P 5 1 T3TD R2D 52 R2C R3D 53 R3C R X P 54 P3Tl R3R 55 123
  • 122. R3A R4A 56 R3C R4C 57 R3A T5A + 58 R3C Y,-Y, 19) Smyslov-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 e3AD A5C 4 P3TD A X C + 5 P X A P X P 6 D4C e3AR 7 D x PC TIC 8 D6T P4A 9 C2R C3A 10 P X P T3C 1 1 D2D! A2D 12 TlCD! D2A ( 12 . . . D4T 13 e4A! TlCR 14 T x P 0-0-0 15 T5C ± ) 13 D6D ( 13 e4D P3TD 14 P3C P4R! ) 13 0-0-0 ( 1 3 . . . D4T 14 . . . AlR) 14 D X D+ R X D ( 94) 94 B 15 C4D ( 15 e3e! . . . 16 A2R . . . 1 7 0-0) 15 . . . P3TD 16 A4A + RlA 17 P3e ( 17 C x C A x C 18 P4A ;!;; ; 17 A x P? P x A 18 T6C e4D! 19 C x C C x A 20 C X T e X P + 2 1 R2D R X e :¡: ) 17 . . . e4D 1 8 A2D P4R 1 9 e3C ( 19 C x e A x e 20 A3T RlC 21 ASA P6R! 22 P X P e x PR 23 A x e A X T 24 A x T PT x A =F ) 19 . . . Ase :¡: 20 A2C P4A (20 . . . A6A 21 A3T + ! y 22 0-0) 21 0-0 A6A 22 A3T TIA 23 TRlR R2A? (23 . . . P4TR! 24 P4A C5A 25 A X C P x A 26 C2D P5T :¡: ) 24 A2e 124 P4TR ( 24 . . . A x A! 25 R x A P4TR=F ) 25 P4A! esA (25 . . . e4D-2R 26 esT e x e 27 · A X C+ RlA 28 A x A;;!;; ) 26 A x A (26 esT? C x A 27 T X P + RlA 28 TR1C P6R! gana) 26 . . . P X A 27 A x e P x A 28 C2D (28 P3A T1D! 29 e4D C X C 30 P X C T x PD 31 T7R+ R3A! ) 28 . . . P x P 29 C X P! (29 PT X ? P5T) 29 . . . P X PT+ + 30 R x P TlA-lCR (30 . . . T5C 31 R3T T x P 32 C5C!) 31 R3T (31 TIC T5C 32 R3T? C4R!) 31 . . . T5C ( 3 1 . . . T7C 32 T2R T1e-6C+ 33 P X T T x T 34 C4T!) 32 T6R! T X P 33 T6A T2C 34 T X PA T X P2A (34 . . . eSO = ) 35 C5C T2R 36 R4T eso 37 T4A C4C 38 P4T C6A 39 T4A T2R-7R 40 T6C C4D 4 1 T x T (sellada) (41 . . . T x T 42 e6R+ R2D! 43 T6D + R2R 44 T x C R X C 45 T6D + = ) Y.-Y. 20) Botvinnik-Smyslov, India de Rey 1 P4D e3AR 2 P4AD P3CR 3 P3eR A2C 4 A2C 0-0 5 C3AD P3D 6 P3R CD2D 7 CR2R P4R 8 P3C TlR 9 A3TD P4TR!? 1 0 P3T P3T 1 1 P X P P x P 1 2 P4R? ( 12 C4R! ? ; 12 D2A con la inten­ ción de · 13 TlD) 12 . . . C2T 1 3 0-0 P5T 14 AlAD ( 14 P4CR eRlA-3R=F ) 14 . . . P3AD 15 A3R P X P 16 P x P D2R 17 D2D P4CD 18 TD1D? ( 18 P x P PT X P 19 P4TD! P5C 20 ClD A3TD 2 1 C2C) 18 . . . P X P 19 P x P D5C! 20 TIA? ( 20 ':['lC! D X P 21 TRIA D3R 22 e4T no es clara) 20 . . . AlA 2 1 R2T C4A 2 2 elCD P4T! 23 D2A A3R 24 TR1D TR1C 25 AlA P5T 26 A2D D3C 27 A3R P6T! 28 C2R-3A D4T 29 D2A A2R 30 T2A C3A 31 C2D T7C 32 TlD-lA TlD (con la intención de 33 . . . C6D; 32 . . . R2C! y· 33 . . . TlTR :¡: ) 33 A x C (95)
  • 123. 95 N 33 . . . D X A? (33 . . . A X A! 34 D x C - 34 D2R D x C! 35 T X D TlD x C - 34 . . . T >< C + 35 T X T T x T+ 36 A2e A5D gana) 34 D2R ( 34 D X D? T X e + ) 34 . . . DSC 3 5 C3C T X T 36 T x T ClR ( 36 . . . C2D! ? ; 36 ... R2e y 37 . . . T lTR) 37 eie e3D 38 e t-20 C2e 39 P4T e4A 40 e x e (40 A3T! A X A 41 R X A C6D 42 C3A no es clara) 40 . . . D x C 41 eae (sellada) D3D ( 4I . . . D2T 42 A3T A x A 43 R x A AlC! 44 TlA! D2D + 45 R2e D6D 46 D4C!) 42 T2D (42 A3T A x A 43 R X A D2D + 44 R2e ASe :¡: ) 42 . . . D5C 43 T2A P3A 44 A3T A2A 45 A4C R2C 46 R2C D3D! 47 T2D D1C 48 T2A A5C 49 P5T D3D 50 P X P A X PC 51 A5T D6D? (51 . . . A x A 52 D x A DBD! 53 T2R T1TR 54 D4C+ R2A gana) 52 A x A D X D+ 53 T x D R X A 54 T2AR! R2A 55 TIA R3R 56 T3A A2R 57 T1A A5C 58 T3A R2R 59 T1A R2A 60 T3A R3C 6 1 T2A 'l'3D 62 T5A A70 (62 . . . A6A-5D y P4AD, T3C-5C x C gana) 63 T3A A4C 64 P5A T2D 65 T3A? (G5 C5T T7D+ 66 T2A T7C 67 R3A A7D 68 C4A ASA 69 T2R no es clara) 65 . . . P4A 66 R3A R3A! 67 P x P (67 C5T P X P + 68 R x P T5D + 69 R3A P5R + 70 R2A T7D + gana) 67 . . . R x P 68 P4C + R3R 69 R2R (69 C5T T7D 70 T X P - 70 C X P P x P 7 1 C4C T7T 7 2 R4R P7T 7 3 T3TD T7R + y 74 . . . T6R + gana - 70 . . . R4D 71 C3C P5R + 72 R3e T7AD 73 TBT P6R gana) 69 . . . P5R 7 0 T4A R4R 71 T4T T2TR 72 T X P T7T + ( 73 RlD P6R 74 e1A T8T+ 75 R2A T x C + ! gana) 0-I 21) Smyslov-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P3TD A x C + 5 P x A P x P 6 D4C C3AR :rl)'x PC TIC 8 D6T P4A 9 C2R T3C 1 0 D2D eD2D! 1 1 A2C P3C ( 1 1 . . . D2A!) 12 P3T ( 12 C4A T1CR 13 A5C A2C 13 . . . D2A! - 14 P x P P x P 15 P4AD � ) 12 . . . A2C 13 T1CR D2A 14 0-0-0 0-0-0 ( 14 . . . P X P!? 15 P x P C4D 16 P4C TIA= ) I5 D4A D3A ( 15 . . . P4R 16 P x PR C x P 17 D5A + ;!; ) 16 P4C (16 P4A! D2A 1 7 D X D + R X D 18 P3AD ;!; / = ) 16 . . . C4D! 17 D x PR ( 1 7 D x PA C2D-3A IB P4AD T2D 19 P x C D X P 20 C4A? D4C!) 17 . . . D5T (96) 18 A2C ( 18 P4AD? ese 19 P5D A X P 20 T X A e X T 21 A2e e2D-3A 22 A x C T x A 23 P x C D x PT+ 24 R1C P x P gana) 18 .. . P4A 19 D3D (19 PC X P . ? T x A!) 19 . . . P5AD 20 D3e (20 D2D! C2D-3A - 20 . . . P X P 21 P x P T x P? 22 A x C gana - 21 P X P P X P 22 C4A :!; ) 20 . . . C2D-3A 2 1 C4A C x C 22 A x A + R x A 23 D x C C4D 24 D3A T 1AR 25 TDlR D1R! 26 P5C (26 P x P T x T 27 T X T T x P 28 T7C + R3T 29 D2R D3A 30 T x PTR e3A 31 T7R T X P!! gana) 26 . . . 125
  • 124. 96 B P3TR 27 P4TR P X P 28 T x Pe! T x T 29 P x T T1e 30 D2R (30 RlD D3A 3 1 D5T R3T! - con la intención 32 . . . esA - 32 07A? T x P 33 T x P T8e + 34 R2D D4e gana¡ 31 AlA - no es clara; 30 . . . T x P?? 31 D X e) 30 . . . D3A 3 1 D X PR D x D 32 T X D T X P 33 T5R R3A 34 R2D P4T (34 . . . P4e = ) 35 P4T T4T 36 T6R+ ( 36 R2R TST 37 T x P TBeD 38 A3T TBTD 39 ABA e x P 40 R2D e4D :;: ; 36 A3T T6T:¡: ) 36 . . . R2A 37 T5R R3A 38 T6R + R2A 39 T5R R3A 40 T6R + Y.-Y. 22) Botvinnik-S:myslov, Grünfeld 1 P4AD eaAR 2 P4D P3eR 3 e3AD P4D 4 A4A A2e 5 P3R 0-0 6 A5R? ! P3R! ( 6 . . . P x P!? 7 AR X P e3A) 7 e3A e020 8 A3e P3A 9 A3D P3e 1O 0-0 A2e 1 1 D2R D2R 12 TRlD ( 12 P3TR P4A! = ; 12 P4R P X PR 13 e x P e x e 14 A x e e3A 1 5 A2A e4T 16 A4T D2A y 17 . . . P4A:¡: ) 12 . . . e4T! 13 A4T D3D 14 P4eR!? eR3A 15 Aae D2R 16 P3TR ( 16 e5R! ?) 16 . . . P4A 17 PA X P e x P 18 e x e P x e! ( 1 8 . . . A x e 19 P4R A3AD 20 A5C) 19 A6T A X A 126 20 D X A P X P! (20 . . . P5A 2 1 D7e! D3R 2 2 e5e) 2 1 P X P (21 e X P e4A 22 D5e e5R :;: ) 21 . . . e3A 22 TOlA P4T (22 . . . esR!? 23 T7A D3A) 23 T7A ose (23 . . . D5R? 24 ese D1R 25 D7e!) 24 Pse e5R 25 D3T D4e ( 25 . . . P4T 26 A5R;!;; ) 26 D3e D1R 27 D3R? (27 D x PD!? e x A 28 P )( e D6R + 29 RlA! TDlR 20 T2A;!;; /?) 27 . . . TlA? (9'7) 97 B ( 27 . . . C X A 28 D X D TR X D 29 P x e T7R 30 TlAR T x P 31 e5R A x e :;: ) 28 TlD-lAD T x T 29 T X T e x A 30 D X D T X D 31 P X e T7R 32 T X PT T x P 33 T8T + R2T 34 T7T Rle (34 . . . P4e 35 T x P T X P 36 T7e T7eD 37 e5R ;tj 35 T8T + R2T 36 T8D T X P 37 T x P T2T (37 . . . T7eD 38 T7D R le = ) 38 R2A P3A?! ( 38 . . . RlC¡ 38 . . . T7T + = ) 39 P x P ( 39 T6D P x P 40 C x P + R3T 41 eaR T2eD 42 C4A P4eD = ) 39 . . . A x P 40 T6D R2e! ( 40 . . . T2AR 4 1 R2R � ) 4 1 T X P (se­ llada) 41 . . . P4e (41 . . . T7T + 42 R3R T7eR 43 R4A P4C + ! = ) 42 P4e '1'7T + . 43 RlA (43 R3R P x P 44 P X P T7CR = ) 43 . . .
  • 125. T8T+ 44 R2A T7T+ 45 RlA T8T+ !tHI. 23) Smyslov-Botvinnik, Ataque Indio de Rey 1 P4R P3R 2 P3D P4AD 3 C2D C3AD 4 P3CR P3CR 5 A2C A2C 6 eR3A CR2R 7 0-0 0-0 8 P3A P3D (8 . . . P4D!?) 9 P4TD P4A?! (9 . . . P4R!) 10 D3C P4D 1 1 P X PD P X P ( 1 1 . . . D X P 12 C4A D X P? 13 TlD D7R 14 A3R) 12 T1R ( 13 ClA ... 14 A4A) 12 . .. P5AR! 13 e1A A5e! (13 ... P x P 14 PA x P � ) 14 P X P ( 14 A x P? A x e 15 A x A P4CR gana; 14 D X PC? TIC 15 D6T T3C gana; 14 C5C D2D! 15 A X PA? P3TR!) 14 ... A x e ( 14 . . . D3D!?) 15 A X A R1T 16 A2D A3T (98) 98 B ( 16 . . . D3D 17 T2R y 18 TD1R:!: ; 16 . . . D2D 17 D5C! P3e? 18 T X C!) 17 T6R! A X P 18 TD1R A x A ( 18 · . . . e4R? 19 T1 x e A x T 20 T X A T X A 21 Ase T2A 22 D x PC gana; 18 . . . P5A!) 19 ex A e4A ( 19 . . . P3e!?; 19 ... T4A!?) 20 A2C! (20 D x PD ó 20 D x PC 20 . . . D4e + !) 20 . . . C5T 21 D X PD e x A 22 D X C7C (·22 D X D? e x D 23 T8R C x T gana) 22 . . . D X P 23 C4R T4A? (23 . . . T5A 24 D3e! - 24 e x P? ; 23 . . . D4D 24 C6D - 24 T6D D4A!) 24 e6D T6A (24 . . . T4T 25 P4AR! :!: - 25 C x P? C4R! 26 T6 x e T X T 27 T x T D8D + 28 DlA OSe + = ) 25 C X P TD1AR 2 6 e x P (26 T x e? T x P 27 D X T T X D 28 R X T . D7D+ = ) 26 . . . D4A 27 T8R! Rle (27 . . . D x e 28 D X T! ) 2 8 T X T+ (28 . . . R X T 2 9 e6R+ Rte 30 e5e T6D 31 D x C D X C+ 32 D2C D7D 33 D4R gana; 28 . . . D X T 29 C6R D3A 30 ese T4A 31 T8R+ R2C 32 eS'tl:+ R3T 33 D X e gana) 1-0 24) Botvinnik-Smyslov, India de Rey 1 C3AR e3AR 2 P4A P3eR 3 e3A A2e 4 P4D P3D 5 P3CR 0-0 6 A2e eD2D 7 0-0 P3A 8 P4R P4R 9 P3TR P4TD 10 A3R P X P?! ( 10 . . . P5T!?) 1 1 e x P T1R ( 1 1 . . . C4A? 12 P5R P x P 13 e XP) 12 D2A C4A 13 TD1D! eR2D ( 1 3 . . . P5T? 14 e x PA P x e 15 A x e) 14 eae! D2R 15 ex e P x e (15 . . . ex e 16 A4D!) 16 P4A ( 16 e4T! :!: ) 16 . . . eae! 17 P3e ( 17 D2A AlA) 17 . . . P5T 99 N 127
  • 126. 1 8 D2A! AlA 19 P5R (19 TR1R!?) 1 9 ... P4A 20 T3D (20 T6D! D2A 21 T3D� - 21 AD X P? C2D!) 20 . . . P X P 21 P x P A3R 22 TRIO;;!; (99) (22 . . . T6T 23 D2A TRIT 24 T6D;;!; - 24 . . . C2D? 25 C5D P X C 26 T x A! ) 22 . . . T3T!? Y.-Y.
  • 127. 4 BOTVINNIK • SMVSLOV Moscú S marzo-27 abril 1957 1 2 3 4 5 Botvinnik o � Ya 1 1 Smyslov 1 Ya y. o o 12 13 14 15 16 Botvinnik o 1 y. y, y. Smyslov 1 o y. y. y. 1 ) Botvlnnlk-Smyslov, Inglesa 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 P4R (De­ bilitándose ligeramente en las ca­ sillas negras; más lógico era 5 P3D seguida por C3A Y, 0-0) 5 . . . P4A! 6 CR2R C3A 7 0-0 P3D 8 P3TD A2D 9 P3T CiR 10 P3D C2A 1 1 TIC TIC 12 A3R P4CD 13 P X P C X P 14 C x C T x C 15 P4D D1A 16 P X P (Después de esto, las negras consiguen liber­ tad para sus piezas; lo mejor pa­ rece ser 16 R2T y si 16 . . . P x P 1 7 C X P C x C 18 A x C A X A 19 D x A cuando 19 . . . A x P 20 A x A, T4TR fracasa contra 21 P4CR D X P 22 D3R) 16 . . . P X P 17 R2T TlD 18 DlA C5D 19 C3A T2C 20 P4A A3AD 21 T2A P4TD 22 D1A C4C 23 P5R (lOO) (0 23 C X C A X C 24 DlA A6D 25 TIT P5A¡ 23 A X P A x C 24 5. - CAMPEONATOS MUNDO 6 7 8 9 1 0 11 o Ya o � Ya Ya 1 y. 1 y. y. y. 17 18 19 20 21 22 Total o y. y. o y, y. 9Y. 1 y. Ya 1 y. y. 12Y. 100 N P x A C X PA 25 T x T D X T 26 P5R A X A 27 D X A D2A 28 A3R T6D y las blancas no tienen nin­ guna casilla buena para el alfil) 23. . . . C X C 24 P X C A X A 25 T X A T X T 26 D X T D3A 27 T2D 129
  • 128. T X T 28 A x T P5AJ 29 A3R P3A 30 A4D R2A 31 DID P5T 32 D2R D4D 33 RIC AlA 34 P5A PA X P 35 P x P+ P x P 36 A X P P3R 37 D2A+ RlR 38 D6A A X P 39 D x PC+ R2D 40 D7T + (Esto proporciona a las negras muchas menos molestias que 40 D7C+, aunque las negras ganarían a pe­ sar de eso) 40 ... A2R 41 A6A (Sellada) 0-l. (El proceso gana­ dor es 41 . . . D4AD + 42 R2C P6T 43 A x A D x A 44 D2A D4A y si D4T + D3A+. entonces. . . D4TD y . . . D5T y D6C. . . no pueden im­ pedirse) 2) Smyslov-Botvinnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P X P 4 C x P C3A 5 C�AD P3D 6 A5CR P3R 7 D2D P3TD 8 0-0-0 P3T (Para aliviar la cla­ vada, porque, si 9 A4T t.20 10 P4A C X P etcétera, pero ligera­ mente debilitadora; mejor es 8 . . . A2D) 9 A3R C5CR 10 C x C P x C 1 1 A5A (101) 101 N 1 1 . . . A2C 12 P3TR P X A 13 D X D+ T X D 14 T X T+ R X T 15 P x C A3D 16 C4T R2A 17 A4A 130 T1D 18 P3CD AIAD 19 TlRJ (Una fuerte jugada centralizado­ ra que amenaza P5R cortando el camino a las piezas negras) 19 . . . P3A 20 C2C A5A+ 2 1 RlC A70 22 TlAR A5A 23 C3D A3D 24 R1A P4TD 25 P4T A2R 26 TlR A3D 27 P5R A x P 28 C x A P X C 29 T x P R3D 30 T3R TIA 31 P3AR P4R 32 R2D T5A 33 P3C T1A 34 T3D+ R2A 35 T3R R3D 36 A2R A3R 37 T3D+ R2A 38 T3A R3D 39 R3R A4D 40 T3D R2A 41 TID T3A 42 T1TR R3D 43 P4AD A2A 44 A3D R2R 45 A4R T3D Ya-Y. 3) Botvinnik.-Smyslov, India de Rey 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 P4D P3D 6 C3A C3A 7 0-0 P3TD 8 P5D C4TD 9 C2D P4A 10 D2A P4R 1 1 P3TD P3C 12 P4CD C2C 13 TIC A2D 14 C2-4R C x C 15 C x C D2A 16 P X P C x P 17 C x C PC x C 1 8 A2D TRlC 19 P4R (102) 102 N 19 . . . T X T 20 T X T TIC 2 1 T3C T X T 22 D X T A3AR (Para lle­ var el alfil a 1D, dándole mayor
  • 129. alcance) 23 P4TR AlD 24 R2T D3C 25 D2A P4TR 26 A3T AlR ( Las negras evitan el cambio de AD en vista de la estructura de peones, puesto que también las blancas amenazarían con penetrar con D4T) 27 A3A D2C 28 R2C R2T 29 R1A P4T 30 P4T D3T 31 D3C D3C 32 D2T D2C 33 R1C R1e 34 RlT R2T 35 R2C R1C 36 D2A R2T 37 A2D A3AR 38 R2T D3e 39 A3A A2C 40 ASA A3T 41 R2C Y.-Y. 4) Smyslov-Botvinnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P C3A 5 C3AD P3D 6 A5CR P3R 7 D2D P3TD 8 0-0-0 P3T 9 A3R A2D 1O P3A ( Pasiva; más agresiva es 10 P4A) 10 . . . P4CD 11 C x C A x e 12 D2A D2A 13 A3D A2R 14 D3C P3C 15 R1C-O-O-O 16 D2A R2C 17 C2R P4R 18 C1A (Una jugada tímida; un hermoso ataque podría obtenerse con 18 P4AD P X P 19 A x PA A x P + 20 A3D A X A + - 20 . . . A3A 21 T1AD - 21 T X A amenazando a la vez con A6C y T3C) 18 . . . P4D 19 P x P C x P 20 TRlR P4A 21 C3C e x A 22 D x C A3D 23 P4AD! P X P 24 A X PAD D3C 25 D2R (No había ninguna necesidad de evitar el cambio de damas, y la ventaja de las blancas persistiría después de 25 TlAD D x D 26 T x D amena­ zando a la vez A X P + y C5T+ ) 25 . . . R2T 26 T1AD A2C 27 TR1D P5R? (Mejor 27 . . . AlC) 28 A5D A5A 29 A x A? (Un sacrificio poco sólido que pasa por alto, en­ tre otras cosas, la fuerza de la jugada 30.' de las negras. Lo co­ rrecto era 29 T5A) 29 . . . A X T 30 A5D A6R 31 P X P P x P 32 D4A (Una lucha más fuerte era 32 e5T D X e 33 D x A + ) 32 . . . T2T 33 D X P T2-2D 34 T3D A4e 35 D3A (103) 103 N (Las negras tienen ahora una combinación decisiva basada en el hecho de que el rey blanco no tiene ninguna salida segura en la segunda fila. Si 35 P4TD T x A 36 T X T D X C ganan una pieza) 35 . . . T X A! 36 T X T D8C + 37 R2A T1A+ 38 R3D D8C+ 39 R4D D X P + 40 R4R T1R+ 41 R3D 0-1 5) Botvinnik-Smyslov, India de Rey 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3eR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 P4D P3D 6 C3A A5C (Este temprano desarrollo del AD es prematuro y concede a las blancas la ven­ taja de dos alfiles. Mejor es el normal 6 . . . CD2D ó 6 . . . C3A) 7 P3TR A x C 8 A X A C3A 9 A2C! (Hasta entonces, en la prác­ tica, las blancas habían enrocado, por ejemplo: 9 0-0 C2D 10 A2e C x P 1 1 A X P TIC 12 A2C. Esta jugada mantiene opciones abier­ tas en ambos flancos) 9 . . . C2D 10 P3R P4R 1 1 P5D C2R 12 P4R P4AR (Sería preferible desenre- 131
  • 130. dar primero los caballos con 12 . . . P4TD y 13 . . . C4AD) 13 P4TR! P5A ( Esta, juntamente con la próxima jugada, deja a las ne­ gras sin recursos en contra; 13 . . . P4TD! y 14 . . . C4AD) 14 A3T T3A 15 D2R A3T 16 A2D C4AD 17 P4CD P6A 18 DlA A X A + 1 9 R X A C3T 20 P3T P3A (Era preferible 20 . . . P4A cerrando al­ gunas líneas de ataque para las blancas) 2 1 D3D C2A 22 TDlCD TIC 23 TRIAD (104) 23 . . . P4TD 24 P5C P4A ( Dejan­ do de ver la fuerza de la réplica de las blancas; 24 . . . P x PD! ) 25 P6C ClR 26 TIR C2e 27 T3R DIAR 28 T5C TIT 29 C4T D2A 30 D3A P4T 31 T x PT TIC 32 C2C R2T 33 D3C Cle 34 C3D C3T 35 TlR C5C 36 D4T D2R 37 R2A T3-1A 38 T7T e1R 39 A X e P x A 40 D5C C3A 41 P4T R1C 42 D5T DlD 43 C2C C2D 44 ClD C3A 45 D5C D2R 46 P5TD D2T 47 R3D T2A 48 D2C C4T (Bus­ cando desesperadamente contra­ chances con . . . C5A 50 P X C P x P con posible . . . P6C pero Botvin­ nik bloquea esto) 49 T1C P4C 50 1 32 P x P TDlAR 51 D2D T5A 52 C3A C x P 53 T x C D7T 54 DlR 1-0 6) Smyslov-Botvinnik, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 eaA A2C 5 D3C P X P 6 D X PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R CR2D 9 0-0-0! ( En sus tiempos, esta jugada fue una in­ novación que Smyslov se había estado guardando en la manga; lo usual es 9 D3C) 9 . . . C3AD 10 P3TR A X C 11 P X A cae 1 2 D5A P4A 13 C2R ( Esto resulta bien para las blancas a causa de la débil jugada 14.• de las negras ; 13 P5D! y si . . . C4R entonces 14 A2R) 13 . . . D3D 14 P5R (105) 105 N 14 . . . D x D? ( Esto compromete el juego de las negras sin posible re­ paración; 14 . . . D4D! ) 15 P x D C5A 1 6 P4A! ( El alfil de las ne­ gras está ahora enterrado vivo) 16 . . . TRlD 1 7 A2C (Amenaza A x C y A4D) 17 . . . C x A 18 P x C C5C (Cediendo un peón; si 18 . . . P3R 19 A x C P x A 20 C4D gana fácilmente) 19 A x P TD1C 20 P6A R2A 21 C4D P3R 22 C5C
  • 131. C4D 23 T x C! P xT (23 . . . T X T 24 C x PA T4A + 25 RIC cuando C6T es decisiva) 24 CXPA TRIAD 25 A x T T X A 26 C x P T X P + 27 R2D R3R 28 e3A 1-0 7) Botvinnik-Smyslov, Nimzoin­ dia 1 P4AD e3AR 2 C3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R P3CD 5 eR2R A3T 6 P3TD A x e + (origina un juego difícil; preferible 6 . . . A2R) 7 e x A P4D 8 P3CD 0-0 9 A2R P x P 10 P X P C3A 1 1 ese e4TD ( Para expulsar al caballo con P3A. Los golpes en el centro con 1 1 . . . P4R 1 2 P5D e4TD I3 A2C permiten jugar a los alfiles de las blancas) 12 A2D P3A 13 A X C P x A (No pueden evitarse los peones doblados; si 1 3 . . . P X C 1 4 A4CD TlR 15 P X P las blan­ cas ganan un peón) 14 C3A P4A 1 5 C4T ( 1 5 PSD! P x P I6 C X P C x C 1 7 D X C D X D 1 8 P x D A x A 1 9 R x A y las blancas tie­ nen un final ganador; 17 . . . D3C! 18 0-0 TD1D 19 D5T T7D ± aun­ que con contrajuego para las ne­ gras) 15 . . . P x P 16 P X P D3D 1 7 0-0 TDlD 18 D2D D x PD 19 D X P D5R 20 e3A D3A 2 1 ese 3C 22 D x D P x D 23 TRID C5R Y.-Y. 8) Smyslov-Botvinnlk, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P C3A 5 C3AD P3D 6 A5CR P3R 7 D2D P3TD 8 0-0-0 P3T 9 A3R A2D 1O P4A TIA (Después de esto, las negras no tienen ningún lugar seguro para el rey; 10 . . . D2A! seguida por 1 1 . . . 0-0-0) 1 1 R1C P4CD 12 A3D CSCR (Tentadora pero infe­ rior; las negras debieron conti­ nuar el desarrollo con 1 2 . . . A2R y si 1 3 TR1R entonces e4TD con amenaza de . . . C5A) 1 3 AlC C x C ( 1 3 . . . A2R!) I4 A X C P4R IS AIC P X P I6 CSD! C6R 1 7 A X C P X A 18 D X P A3R 19 D7T A X C 20 P x A A2R 2 I TRIR D2A 22 D x P 0-0 (106) 106 B 23 P3A! (No 23 D x PC A3A con la amenaza 24 . . . TIC 25 D6A D2T 26 D X PD TIC 27 P3eD T3C ganando) 23 . . . A3A 24 A X P TIT 25 D6A DlC 26 D4A TIA 27 A6A T2T 28 D3C D2A 29 T4R P3C 30 T1AR A4R 31 P3TR R2C 32 T4CD TIA 33 P3T P4T 34 R2T DID 35 D2A P4A 36 D2A T2-2AR 37 P4TD P4C 38 T5e P5C 39 P5T PSA 40 P x P P X P 41 P6T 1-0 9) BotvJnnik-Smyslov, India de Rey 1 P4AD C3AR 2 e3AD P3CR 3 P3eR A2C 4 A2C 0-0 5 P4D P3D 6 C3A P3A 7 0-0 A4A (Ob­ jetivo de la jugada 6.': proteger la casilla 2CD contra C4TR; pero mejor son las usuales 6 . . . CD2D, 6 . . . P4A, 6 . . . C3A) 8 C4TR A3R 9 P5D P x P 10 P x P A2D 1 1 A3R C3T 12 A4D D4T 13 TlR C4A 14 P4R C5T 15 e x c D x C 16 P3C D6T (preferible 16 . . . D4T 133
  • 132. seguida por TRIA) 17 P4A A4C (Mejor 17 . . . TRIA 18 P5R ClR) 18 P5R e20 19 P6R A x A+ 20 O x A D4A 21 e3A! P x P 22 P x P (Un método elegante para ganar era 22 TOlA D x P 23 D x D P x O 24 C4D A3A 25 C X A P X e 26 T x PR C3C 27 T X PA) 22 . . . C3A 23 TDlA D4T 24 ese A3A 2S A x A P x A 26 T X P ese 27 P4TR P3TR 28 e7A R2T 29 P4e (10'7) 10'7 N 29 . . . TOlA 20 T X T T X T 31 e x PD P x e 32 O x P RlT 33 070 (2'25) T6A (Forzando un ja;.. que perpetuo) 34 080 + R2T 35 D7D+ RlT 38 08R+ R2T 39 D7R + RlT 40 D8R+ R2T Y.·Y. 10) Smyslov-Botvinnik, Ruy Ló­ pez, Morphy 1 P4R P4R 2 e3AR e3AD 3 Ase P3TO 4 A4T eaA S 0-0 A2R 6 TlR P4CD 7 A3e 0-0 8 P3A P3D 9 P3TR C4TD 10 A2A P4A 11 P4D D2A 12 eD2D C3A 13 P X PA P X P 14 elA A3R 15 eaR TOlD 16 02R P3e 17 CSC AlA 18 P4TD 02C 19 P X P P X P 20 P4T A3D 2 1 C50 C4TR 22 eaA (0 22 P4eR esA 23 A X e 134 P x A 24 e6A+ R2e 26 CS X PT TI T, las blancas pierden dos pie­ zas por una torre) 22 . . . P3A 23 A6T T2A 24 TR1D ASC 2S D3R C2C 26 T20 ClR 27 e2T A3R 28 D3C RlT 29 TDlD Tl·2D 30 ClA A1e 31 A3R C4T 32 A X P esA 33 T2R C X P (108) 108 B 34 TIC D3A 3S A4C CSA 36 P5T P4C 37 C1-3R Cl-30 38 A X e C X A 39 A3D T2CD 40 T2·2C P3T 41 D3A A2T 42 P4A P x P 43 T X T C X T 44 e x PAD R2C 45 A2R ASO 46 C5·3R ARx C 47 e X A C3D Y.-Y. 11) Botvinnlk-Smyslov, India de Rey 1 C3AR C3AR 2 P3CR P3CR 3 A2C A2C 4 P4A P3A 5 P40 P4D 6 P X P P x P 7 C3A 0·0 8 C5R C3A 9 0-0 A4A 10 C X C P x C 1 1 C4T C2D 12 P3C P4R 1 3 P x P A x P 14 A6T TlR (Lo mejor: después de 14 . . . A x T 15 Dx A D3A 16 D xD C X D 17 A X T R X A 18 TlA las blancas tienen un favorable final de jue­ go) lS TlA TlAD 16 020 ( 16 A3Rl? Ale 17 A4D; 16 . . . 02A 17 A x PO; 16 . . . D4T 17 TlR y
  • 133. 18 A4D) 16 . . . D2R 17 TR1R A3D 18 D4D D3A 19 D x D C x D 20 C5A C2D 21 C X C (Una línea más prometedora es 21 P4R) 21 ... A x C 22 P4R A6TD 23 TDlD A5CR Y.-Ya 12) Smyslov-Botvinnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3CR 3 P4A A2C 4 P4D P3D 5 C3A C3AD 6 A3R A5C? (No previendo la ju­ gada 11.• de las blancas. 6 . . . P x P 7 C xP C3A¡ 6 . . . C3A 7 P X P D4T son mejores) 7 P X P P XP 8 D X D + T x D 9 A x P A X C+ 1 0 P X A C3A lf C4D! C X P 12 Cx C P X C 13 A x PT A4A ( 13 . . . C x PAD!? 14 A6C T2D 15 P3A A3R) 14 P3A C3D 15 P4TD T1T 16 A6C 0-0 17 PSA ClA 18 P4C A3R 19 P5T C X A 20 PA X C TRlC (109) 109 B 21 A3D T X PC 22 P X T T X T+ 23 R2D T7T+ 24 R3R AlA (24 . . . T7CD 25 TlCD T x T 26 A x T AlA 27 R4D A2C 28 R5A y 29 A4R) 25 TlD (Amenaza 26 AXP PT X P 27 TBD+ R2C 28 T x A seguida por T x PA) 2 5 . . . T7eD 28 A4A R2e 27 T8D A3R 28 A x A P x A 29 T8C P4R 30 P4AD R2A 31 P5A R3R 32 TBD P4C 33 P3T .(innecesaria¡ 33 R3D!) 33 . . . TBe 34 R2D T4C 35 R3D TSC 36 R4A T8AD+ 37 R4C TSC+ 38 R4T T8T + 39 R4C T8C + 40 R3T TSTD + 41 R2C T4T 42 T3D TlT 43 R3e T4T (Sellada) 1-0. (Las blancas ganan con 44 R4C TlT 45 T3T y ahora 45 . . . T X T 46 R X T R2D 47 R4e RIA 48 R3A P5R 49 P4A! P X P 50 P4T¡ 45 . . . TlD 46 .T7T T5D + 47 R5T T5AD 48 P7C T X P+ 49 R6C T4C+ 50 R x P etcétera) 13) Botvlnnlk-Smyslov, Nimzoin­ dia 1 P4AD C3AR 2 e3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R P3CD 5 CR2R A3T 6 P3TD A X C+ 7 C x A P4D 8 P3CD 0-0 9 P4TD P4A 10 A3T PD X P 1 1 PC X P (11 PD X P! con iniciativa, por ejemplo 1 1 . . . D x D+ 12 T x D PA X P 13 P6A TIA 14 P7A! 6 11 . . . PC X P 12 AD X P D X D+ 13 C X D TIA 14 P4CD) 11 . . . C3A 12 ese A2C 13 A2R esR 14 A3A (110) 110 N 14 . . . ·c4C? (Antiposicional; 14 ... e4T!) 15 A X CI A x A 16 P3A 135
  • 134. P3TD 17 C3A P4A 18 0-0 D3A I9 D3D TRlD 20 P5D C2A 21 P4R PR x P 22 PA X P A2D 23 A2C C4R 24 D2R P5AR 25 ClD P4CD 26 C2A P5A 27 P x P P X P 28 D20 TOlA 29 TRIA TlR 30 A3A (Más fuerte 30 T7T y si D3CO 31 A4D) 30 . . . T2A 31 RlT T2C 32 T2T P4T 33 Tl�lT P5C 34 A x P 03CD 35 A3A D6R 36 CID D X O 37 T X D (2'29) C6D (2'29) 38 A4D Tl-IC 39 C3A T6C 40 P4T Tl-2C (2'29'50) 41 T8T+ (2'40) 1-0 14) Smyslov-Botvinnlk, Francesa 1 P4D P3R 2 P4R P40 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TO A x C + 6 P X A D2A 7 04C P4A 8 D3C C2R 9 A20 0-0 10 A30 P3CD 1 1 C3T A3T I 2 C4A D2D 1 3 P4TR (Lo mejor parece 13 A X A C X A y luego 14 P4TR) 13 . . . A X A 14 P x A CD3A 15 A3R P x P 16 P X P TOlA 17 P5T C4T ( 17 . . . CID!?) 18 P6T P3C 19 0-0 RlT 20 TDlC C1C 21 A2D C3AD 22 C2R ClD 23 TRIA C2A 24 04T T x T+ 25 T x T TIA 26 P3A T x T + 27 A X T (111 ) 111 N 136 27 . . . 02R (Tal como resulta, es mejor 27 .. . D4C 28 A5C C X A 29 D X C O X P 30 R2A D X PT 31 080 02R) 28 D x D C x D 29 C4A ClD 30 P4C P x P 31 P x P C2-3A 32 C2R R1C 33 R2A RlA 34 RlR C2A 35 P5C R2R 36 RlD R2D 37 R2A P4C 38 R3C P3T 39 P4T? (Un error que podría haber re­ sultado fatal; 39 A2D!) 39 . . . R2A (Mejores posibilidades ofrecía 39 . . . P x P + Por ejemplo 40 R X P C X PD 41 C x C C X PR 42 R5T C x P 43 A2D P4R 44 C3A R3R 45 C4T) 40 P x P P x P 41 A2D R3C 42 R3T R2C 43 R2C R3T 44 R3T C2-1D 45 AlR C2R 46 ClA Y.-Y. 15) Botvinnlk-Smyslov, Nimzoin­ dia 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R P3CD 5 CR2R A3T 6 P3TD A X C+ 7 C x A P40 8 P3CD 0-0 9 A2R P X P 10 P x P C3A 11 P4TD D2D 12 C5C TR10 13 A2C C4TO 14 02A P3A 15 C3T D2R I6 0-0 P4A 17 C5C A2C 18 A3T C3A 19 TR1D P3TD 20 C3A C5CD 21 D3C P4TD 22 C5C P3T (Esta y las pocas juga­ das siguientes son más bien des­ hilvanadas. 22 . . . T2D! seguida por TOlO; 22 . . . ClR! seguida de . . . C2A) 23 A2C TOlA 24 P3A P x P 25 P X P C4T 26 AlAR D4C 27 A3T C5A (Amenaza 28 . . . C6T+ 2 9 RlT C7A + ) 2 8 RlT P4T (28 . . . T x PA!) 29 A x C P X A 30 D X P P5T 31 T3T T4A 32 T1R T4A 33 C60 (Parece me­ jor 33 P5D) 33 . . . C X P 34 A X C P6T 35 A X P A X P + 36 T x A T x T (112) 37 C x P! T x C (No 37 . . . R x C 38 A X P + R3A 39 A5D T X A 40 07R+ R4A 41 D8R+ R5A 42 T4R mate) 38 A x P T x P 39 D x P T5A 40 A X T+ T x A 41
  • 135. 112 B D6R D5A 42 D6AD (Más claro es 42 D5D etcétera) 42 .. . T4A 43 D8T+ R2T 44 D4R D X D+ 45 T X J:) T4TD 46 R2C R3C 47 R3A? (Lo mejor es 47 T4A T x P 48 R3A con lo cual el rey negro tie­ ne cortado el camino hacia el peón pasado) 47 . . . R4A 48 T4A+ R4R 49 T4R+ R4A 50 T4A+ R4R 51 R4C T X P 52 R5C T3T 53 P4T T3AD 54 P5T R3R 55 R6C R4R+ 56 R5C R3R Y.-Y. 16) Smyslov-Botvinnik, Ruy Ló­ pez, Morphy 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 TlR P4CD 7 A3C 0-0 8 P3A P3D 9 P3TR C4TD 10 A2A P4A 11 P4D D2A 12 CD2D C3A 13 P x PA P x P 14 ClA A3D 15 C4T P3C 16 A6T TlD 17 D3A ClR 18 C3R P3A 19 C5D D2A 20 C6C TIC 21 C x A TD x C 22 P3CR AlA 23 A3R RlT 24 C2C C2A 25 TDlD T X T 26 T x T TlD 27 T X T C x T 28 P4TD D3R 29 P X P P x P (113) 30 P4T. R2C 31 P5T P4C 32 AlA C2C 33 C3R C3D 34 C5A+ (34 C4C!?) 34 . . . C X C 35 P X C D4D 36 A4R .D3D 37 A3R P3T 38 R2C 113 B (Imprecisa; 38 R2T!) 38 . . . A2R 39 P3C RlA 40 A6A D6D 41 R2T R2A 42 A7C P5R 43 A X PR? (43 D X P D X P 44 D6A etcétera) 43 . . . D x P 44 A5D+ C X A 45 D x C+ RlA 46 R2C D7A 47 P4CR D7R 48 R3C D7A 49 R3A D6A 50 R2C D7A 51 DBT+ R2A 52 D5D + RlA 53 R3A D6A 54 D8T+ R2A 55 D5D+ RlA Y.-Y. 17) Botvinnik'-Smyslov, India de Rey 1 C3AR C3AR 2 P3CR P3CR 3 P4A P3A 4 A2C A2C 5 P4D 0-0 6 C3A P4D 7 P X P P x P 8 C5R P3C 9 A5C A2C 10 A X C A x A 11 0-0 P3� 12 P4A A2C 13 TIA P3A 14 C3A C3A 15 P3R 020 16 D2R ( 16 T2AR! seguida por AlA para controlar la casi­ lla 4AD) 16 . . . C4T 17 P4TR C5A 18 A3T (Más vigorosa era 18 P4CR) 18 ... C3D 19 R2T P4TD 20 TRlR? (Ineficaz; 20 TlCR!) 20 .. . P4CD 2 1 CID P5C 22 C2A A3TD 23 DlD TRIA (114) 24 T X T+ ( Mejor intentar un ata­ que por el alar de rey con 24 P4C) 24 . . . T x T 25 AlA A x A 26 T X A D3A 27 C3D D7A + ? (27 .. C5R!) 28 D X D T X D+ 29 T2A 137
  • 136. 114 B T X T+ 30 C X T C5A. 31 CID R2A 32 P3C? C3D 33 R2C (33 P4C!) 33 . . . P4TI 34 R3T (Mejor 34 CIR seguida por C3D) 34 . . . C5R 35 P4C? (35 ClR) 35 . . . P X P + 36 R X P P4A+ 37 R3T A3A 38 C1R R2C 39 C3D C6A 40 C X C P x C 4 1 C1R R3T 42 C2A A2R 43 R3C? (43 P3T R4T 44 P4C) 43 . . . R4T 44 R3A? (44 P3T seguía siendo la mejor posi­ bilidad) 44 . . . R X P 45 ClR P4C 46 P x P R xP 47 C2A A3D 48 ClR? R5T 49 C2A R�T 50 C1T R7T 51 R2A A6C+ 52 R3A A5T! 53 C2A RSC 54 R2R R7C 55 ClT A2R 56 C2A R6C 57 ClR AlD 58 C2A A3A 59 P3T A2R 60 P4C P5T 61 C1R A4C 62 C2A A3A 63 R3D R7A 64 C1T AlD 65 C2A A4C 66 P5C AlD 67 C4C A3C 68 C2A A4T 69 C4C RSR 0-l (60 P4T habría producido tablas) 18) Smyslov-Botvlnnlk, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P3TD A X C+ 5 P x A Px P 6 D4C C3AR 7 D xPC TlC 8 D6T P4A 9 C2R T3e 10 D3R C3A 1 1 A2D C2R 12 C3C A2D 13 P X P D2A 14 P4AD A3A 15 138 A2R ese 16 A x C T X A 17 P3T T3C 18 C X P C4A HfC6D+ (115) 115 N 19 . . . D X C 20 P X D C X D 21 A X C A X P 22 TlCR R2D 23 P4TR P4TR 24 P5A (Esta y la jugada siguiente constituyen un plan defectuoso. Lo mejor es 24 A5C A5R 25 0-0-0 TDlCR 26 T3e P3A 27 A4A P4R 28 T X T T X T 29 A3C) 24 . . . TDlCR 25 TlC A6A 26 T X T T x T 27 R2D P4R 28 R3D (Mejor 28 T3C T7C 29 A4D A4D 30 P4AD A3A 31
  • 137. A X P T x P+ 32 TlR T4A 33 T3R) 28 o o o P3A 29 A2D T7e 30 R3R A3A 31 A3A R3R 32 P4A T X P 33 R3D T7eR 34 P x P P4A 35 T4e A5R+ 36 R4D T5e 37 AlR P4T 38 T2e A4D+ 39 R3D T5T 40 R2R T X PTD 41 T2D A5A + 42 R2A R2D 43 T4D A4e 44 A2D P5T 45 A5C T6D 46 T x T A X T 47 AlA A4e 48 R3R R3R 49 R4A A2D 50 A2e R4D 51 A3T AlA 52 AlA A3R (116) 53 A3T A2D 54 AlA R5D 55 A3T A3R 56 A4e AlA 57 A3T A3R 58 A4e A2D 59 A3T AlA 60 AlA R4D 61 A3T A2D 62 AlA Y.-Ya 19) Botvlnnik-Smyslov, Inglesa 1 P4AD P3eR 2 e3AD P4AD 3 P3eR A2e 4 A2e e3AD 5 P3R P3R 6 eR2R eR2R 7 P4D P X P 8 e x P P4D (También 8 0 0 0 e x e 9 P x e P4D = ) 9 P x P e x e 10 P x e e x P 1 1 0-0 0-0 12 D3e (11'7) 11'7 N 12 0 0 0 D3e (Si 12 0 0 0 A x P 13 A6T TlR 14 TD1D D3e 15 e x e P x e 16 A x P etcétera) 13 e x e P x e 14 A X P D X D 1 5 A X D A x P Y.-Ya 20) Smyslov-Botvinnik, Francesa 1 P4R f3R 2 P4D P4D 3 e3AD A5e 4 P5ll P4AD 5 P3TD A X e + 6 P X A D2A 7 D4e .P3A 8 e3A eaA 9 D3e D2A? (9 0 0 0 P x PD! 10 PA X P D2A 1 1 A3D CR2R) 10 PD X P eR2R 1 1 A3D P X P ( 1 1 o o o e3e!) 12 e x P e x e 13 D X e 0-0 14 0-0 e3A 15 D3e P4R 16 A3R A4A 17 TD1e A X A (Pro­ bablemente 17 o o o TD1e es mejor) 18 P x A TDlR 1 9 P4AR D2A? (118) 118 B (19 o o o P5R! y si 20 P4D e4T se­ guida por o o o e5A) 20 P x P T X T + 21 T X T D X P 22 D X D e x D 23 TlD R2A 24 P3T eaA 25 A4A T2R 26 A6D T2D 27 TIA+ R3R 28 TlR+ R2A 29 R2A P3eD 30 T1eD R3R 31 T5e P5D 32 P4A P x P 33 A2T T2A+ 34 R2R T2R 35 T X P R2D+ 36 R2D T3R 37 T5CR P3e 38 T5D + RlA 39 A1C T3A 40 A x P C x A 41 T X C T7A + 42 R3A (Sellada) 1-0 (Los dos peones pasados liga­ dos ganan fácilmente para las blancas, por ejemplo 42 o o o T X P 43 T4A P4TR 44 T7A RlC 4!1 P5A T6C 46 T7e) 1 39
  • 138. 21) Botvlnolk-Smyslov, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 P3CR P3A 4 A2C P4D 5 P x P P x P 6 C3AD A2C 7 C3A 0-0 8 C5R A4A 9 0-0 C5R 10 C x C AO.x C 1 1 P3A A4A 12 A3R C20 13 C x C D x C Y.-Y. 22) Smyslov-Botvlnolk, Francesa 1 P4R P3R 2 P40 P4D 3 C3AD C3AR 4 A5C P x P 5 C x P CD2D 6 C3AR A2R 7 C X C + A x C 8 A X A O X A 9 020 0-0 10 D5C D x D 11 C x O Y.-Y.
  • 139. 5 SMYSLOV - BOTVINNIK Moscú 4 marzo-8 mayo 1958 1 2 3 4 5 Smyslov o o o Ya 1 Botvinnik 1 1 1 y. o 13 14 15 16 17 Smyslov y. o 1 y. y. Botvinnik y. 1 o y. y. 1) Smyslov-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 C3AD P4D 3 C3A A5C 4 P3TR A X C 5 D x A C3AR 6 P3D P3R 7 A2R CD2D 8 D3C P3CR 9 0-0 A2C 10 A4A D3C ( 10 . . . 0-0? 11 A6D TlR 12 P5R ± ) 11 TDlC 0-0 12 A7A D5D 13 A3A P4R 14 A6D TRlR 15 A3T P X P (119) 16 P x P?! (16 C x P C x C 17 A X C = ) 16 . . . P4CD 17 TRlD D3C 18 P3C C4A 19 AlA D2A ( 19 . . . P5C 20 C4T C X C 21 P x C D4A 22 A3R D5A:¡: ) 20 A3R C3R 21 P4TD P3TD 22 P4C TD1D=F 23 A2R D2R 24 P X P PT X P 25 T x T T x T 26 A6C? T1T 27 P3A T6T 28 DlR A3T:¡: 29 AlA C5D 30 A5A D3R 31 A3D C2D 32 A x C P x A 33 C2R A6R+ 34 RlT C4R (Amenaza . . . C X P) 35 D1AR 030 36 P4AR (36 D1D C5A:¡:) 36 . . . C x A 37 P X C T x P 6 7 8 9 10 11 12 o Ya � y. y. 1 o 1 y. y. y. y. o 1 18 10 20 21 22 23 Total o 1 1 y. Ya 1 y. lOY. o y. y. o y. 12!/r 119 B 38 D3A T7D 39 TlAR D X PC 40 P5R D5A 41 C3C T7AD 42 P5A TSA 43 P6R PA XP 44 P x PC T x T+ 45 C x T P x P 46 D6A P5C 47 R2T P4C! 48 C x A P X C 49 D x PC+ R2A 50 D X P P6C 141
  • 140. 51 D5R P4A 52 D7A+ R3C 53 D8C R4A 54 D8A + R5R 55 D6A D4D 56 D3A+ R5D 57 DlD+ R4R 58 D2R + R3D 59 D6T + R2R 60 D7T+ R3A 61 D7T D4R+ 62 RlT P7C 0-1 2) Botvlnnik-Smyslov, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD A2C 4 P4R P3D 5 P3A 0-0 6 A3R P3TD 7 A3D C3A 8 CR2R TIC 9 P3TD C2D 10 AlCD C4T 1 1 A2T P4CD 12 P X P P X P 1 3 P4CD C5A 14 A X C P x A 15 0-0 ( 15 P5C! ±) 15 . . . P3AD 16 D2D C3C?! ( 16 . . . T1R) 17 A6T A X A 18 D X A P3A 19 P4TD C1T 20 TRlC± P4AR 2 1 D3R P x P 22 P X P C2A 23 P5D P x P 24 P x P A2C (24 . . . T4A!?) 25 TlAR D2D 26 D4D (26 D7T ± ) 26 . . . P3R 2 7 P x P C x P! (27 . . . D XPR 28 C4A D4R 2 9 TDlD) 28 D4C (28 D x PA P4D no es cla­ ra) 28 . . . TR1R 29 C4D D2C 30 TDlD (30 C x C D x C 31 D4A RlT 32 TOlA D4R no es clara) 30 . . . C2A 31 D4A T4R (120) 120 B D4D D3D 37 TlA-lR TlD-lR 38 T x T T X T 39 P5C C3R 40 D7T P5D 41 C4R 1-0 (41 . . . DlA 42 P6C C5A 43 P7C T1R 44 P8C =D T x D 45 C5C gana) 3) Smyslov-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 C3AD P4D 3 P4D P x P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 P4TR P3TR 7 C3A C2D 8 A3D A X A 9 D X A D2A 10 A2D CR3A 1 1 0-0-0 P3R 12 RlC 0-0-0 13 P4A P4A 14 A3A P x P 15 C x P P3T 16 D2R A3D 1 7 C4R C x C 18 D X C C3A ( 18 . . . C4A 18 D2A A4R 20 TR1R A3A 21 P3CR T2D! = ) 19 D2R T2D 20 TlAD D4A 21 C3C D4A+ 22 T2A A2A 23 P5A T4D 24 P6A A3C 25 C2D D6D (25 . . . D x P?? 26 C4A TR1D 27 P4T gana) 26 C4A A2A 27 D X D T X D 28 C5R?? (121) 121 N (28 P X P + R X P 29 A5R A X A 30 C X A T4D 31 P4A C2D 32 TRIAD C X C 33 T7A+ R3C 34 P X C TlAR 35 P4CD R4C! 36 T7C'+ -R5T 37 T5A T X T 38 P X T TIA= ) 28 ... T X A 29 P x P+ 32 C6A! A X C 33 D X P+ .P4D R X P 30 T x T A x C :¡: 31 T3C + 34 D X A TlD 35 D6C D2R 36 R2T 32 T1AD TlCD 33 T X T 142
  • 141. R x T 34 T4A e4D 35 R2A P4TR 36 P4CD R2C 37 R3C A3D 38 P3T A2A 39 T2A A3e 40 R4A C5A 41 P3C C6T 42 P3A ese 43 P4A C6A 44 P4T C5D 45 T2D C4A 46 P5T A6R 47 TBD (47 T7D+ R3A 48 T x P C3D+) 47 . . . A7A 48 P5C R2A 49 T8CR P X P + 50 R X P A X P 51 P6T A7A 52 R5T P3C 53 T8TD A8R+ 54 R5C C3D+ 55 R4T ClA (Tam­ bién 55 . . . A X P 56 P7T A7A 57 R3e A X P gana) 56 R5e A7A 57 R5T A2T 58 R5C P3A 59 R4C P4R 60 P X P P x P 61 R3A AlC 62 R3D C3C 63 P7T C x T 64 P X A=D+ R x D 65 R4R C3C 66 R X P C2D+ 0-1 4) Botvinnik-Smyslov, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 C3A A2e 5 D3C P x P 6 D x PA 0-0 7 P4R Ase 8 A3R CR2D 9 A2R C3C 10 D5A P3AD 11 TlD eD2D 12 D5T P4R! 13 P5D (13 C X P A X A 14 R X A C X C 1 5 P X C D5T 1 6 P4A P4C:¡:: ) 13 . . . P x P 14 e x PD C X C 15 D x C A3R 16 D2D (16 D x PC D4T+ 17 P4CD D x PT 18 D6T=) 16 . . . C3A 17 D4e P4TD 18 D5C ( 18 D3T!? DlC 19 C5e A2D 20 ASA P3T 21 A X T A X A 22 D3AR A5C+ 23 RlA no es clara) 18 ... D1R! 19 C2D D x D 20 A X D A X P 21 R2R (21 P3eD TRIA 22 TlT T6A 23 A4AD P4CD) 21 ... A3R 22 P3A TRIA 23 TlAD ClR 24 A3D C3D 25 T X T+ T X T 26 TlT TlT 27 A6C P5T 28 C1C? (28 P3eD A2D 29 P X P T X P 30 T X T A X T 31 C4A e x c 32 A X A A3AD:¡:) 28 . . . C5A 29 A X C A X A+ 30 RlR AlA (30 . . . P4A) 31 eaT A6C (31 ... A3R!) 32 TIA T3T 33 A3R T3A?! 34 T X T P X T 35 R2D P4AR 36 R3A P X P 37 P X P R2A 38 C4A R3R 39 A7T? (39 C5T A7T 40 R2A! R2D 41 e7C y e5A) 39 . . . A7T 40 ASe A3T! 41 A7A (41 P3CR!?) 41 . . . ASC 42 C2D A x e+ 43 R X A (122) 122 N 43 . . . A x P 44 P3eR R4D 45 R3A A7C?! (45 . . . P4e! 46 A8C A6A 47 A7A P5R 48 R2D R5A:¡:: ) 46 P4T ABA 47 ABC P4A 48 A7A A5R 49 ABe A8C 50 A7A P5R 51 A4A A6D 52 A3R P5A 53 A4A (53 A4D ABA! 54 A6C R4R 55 R2D R4A 56 A4D R5C 57 RlR R x P! 58 R x A R X P gana; 53 A4D ASA! 54 A2A R4R 55 R2D R4A 56 A1R P6A+! 57 R X P - 57 P x P R4R y -4D-5A - 57 . . . R5C 58 R4D R6A gana) 5 3 ... R3R 54 R2D R4A 55 A6D RSe (55 . . . P4T! Zugswang: 56 R3R P6A 57 P X P R3R y . . . R4D) 56 R3R A8C 57 A5R! = P6A 58 A x P R X P 59 A6A R5C 60 A7R R4A 61 A5C R4R 62 A6T A7A 63 A5e A6C 64 A6T A4D 65 A5C R4A 66 A6T R5C 67 A5C R6C 68 A8D R7C 69 A7R R8A 70 A4e P3T 71 ASA P4C 72 P5T P5C 73 A X P P6C 74 A4A P7C 75 A2T A2A 76 R X P A X P 77 R3D P8C=D 143
  • 142. 78 A X D R X A 79 R2A A3C+ 80 R3A A2A 81 R2A A7T 82 P4C Ya-Y. 5) Smyslov-Botvinnik, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C X P C3A 5 C3AD P3D 6 A2R P3CR 7 A3R A2C 8 P4TR!? 0-0 9 P5T P4D 10 PT X P PT X P 11 P x P ( 1 1 C x C P X C 12 P5R C5R 13 C x C P X C 14 A4D;;l;: ) 1 1 . . . C X P 12 C4D X C P X C 13 C X C D x C 14 D X D P x D 15 0-0-0 A2C 16 P4AR P50 17 A X P A X P 18 TR1C A5R 19 A x A R x A 20 T7D R3A 21 T40 A4A 22 TRID TOlA 23 Tl0-20 T2A 24 P3C TITR (24 . . . P4R=F) 25 A4A! T6T 26 R2C T6R 27 P4T P4R 28 P X P+ R X P 29 P5T A3R 30 A X A R x A 31 TSO R2R 32 TSCO T3R 33 P4A;;; P3T 34 R3A P4A 35 T20-80 (35 P4C!? segui­ da por P5A, T6C) 35 . . . P5A 36 T8R+ (36 T8Al=t P4C 37 T5A T3AR .38 T x PC P6A no es cla­ ra) 36 . . . R3A 37 T x T+ R X T 38 R4D (38 T8AR P4C 39 P4C!?) 38 . . . T2A 39 R4R R3D? (39 . . . T4A 40 T6C+ R2A 4 1 R3A T X P= ó 41 . . . P4C) 40 T6C+ R4A?? (123) 123 B 144 (40 . . . R2A 41 T x PT TIA 42 TxP P6A 43 TIC T1CO 44 T1AR T x P 45 T.x P TBC podría produ­ cir tablas) 41 R3D 1-0 (42 P4C mate) 6) Botvinnik-Smyslov, India de Rey 1 P4AD P3CR 2 P4R A2C 3 P40 P30 4 C3AO P3TO 5 A3R C3AR 6 P3A P3A 7 A3D P4CO 8 D2D P x P 9 A x P P40 1 0 A3C P x P 1 1 C x P ( 1 1 P x P! P4R I2 C3A ± ) 11 . . . 0-0 12 C2R P4TD! 13 0-0 P5T 14 A4AD CD2D 15 TOlA TIC 16 C X C+ A X C I7 C3A C3C 18 A2R A3R 19 TRlD A2C? (19 . . . 020 20 AlA TRID=F ) 20 A6TR A x A 21 D X A P3A 22 T2D A2A 23 P4T 020 24 P3T TRIO 25 C4R D1R 26 AlA A4D 27 C5A (124) 124 N 27 . . . OlA 28 D x D + R x D 29 C6T±. TlC-lA 30 C4C A6C!? (30 . . . T3D 31 T2D-2A RlR 32 A5C R2A! 33 C x A C X C 34 A X PT C3C 35 A3C T x P;!;; ) 31 T X P T x T 32 C x T T3D 33 C5T A7T (33 . . . P4R 34 C x A P x C 35 T3D!) 34 C7C! T4D .35 C5A P4R 36 C4R T x P 37 T X T P X T 38
  • 143. C X P R2R (38 . . . A5A? 39 C7D + ) 39 C X P A8C 40 A6T! (40 R2A P6D 41 C5C P7D 42 R2R A6D + ) 4 0 . . . C4D 4 1 R2A C6R 42 A2R R3R 43 C5C+ R4D 44 C4R A X C 45 P X A + R X P 46 P4CR R5A 47 P5T P X P 48 P X P R4C 49 R3A 1-0 1) Smyslov-Botvinnlk, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P X P 4 C X P C3A 5 C3AD P3D 6 A2R P3CR 7 A3R A2C 8 P4TR 0-0 9 P5T P4D 10 PT x P PA X P?! 1 1 P X P C X P 12 C X C5D ( 12 A4AD! P3R 13 C X C5D P X C 14 A3C Cx C 15 A x C D2R+ 16 R1A± ) 12 . . . D x C 13 A3A D5A 14 P3A C x C 15 P x C A3R 1 6 D3C Y,-Ya (125) 125 N (16 . . . T x A! 17 P x T D3A 18 D1D A4D 19 T3T D3R:¡: ) 8) Botvlnlilk-Smyslov, India de Rey 1 P4AD C3AR 2 C3AD P4R 3 P3CR P3A 4 C3A P3D 5 A2C P3CR 6 0-0 A2C 7 P4D CD2D 8 P4R 0-0 9 P3TR C1R 10 A5C P3A 1 1 A3R P4AR 12 D2D D3A 13 PRx P PC X P 14 A5C D2A 15 P3C P5A! 16 PD x P C X P (16 . . . P X P 17 C4R!) 1 7 A X P C X C+ 18 A X C A X P (126) 126 B 19 A2C ( 19 TRIR! A4R 20 A X A D X A 21 D5C + R2A 22 D4A± :E ; 19 TRlR! A3T 20 T X C) 1 9 . . . A X A 2 0 R X A C3A 2 1 D3D P4D 22 TDlD C4T?! (22 . . . TDlD= ) 23 A2D P x P 24 D X P D X D 25 P x D TDlD 26 C2R C3A 27 C4A TRlR 28 AlA R2A 29 A3R P3C 30 TITR P3TR (30 . . . C5C 31 AlA P3TR) 31 T x T? (31 A4D! ± ) 31 . . . T X T 32 R3A P4A 33 P4T T3D 34 T1AD (34 C5T C x C 35 T X C T6D 36 T5D T X T 37 P X T AlA 38 R4R R3A = ) 34 . . . C2D 35 R2R C4R 36 A2D? C3A? ( 36 . . . T50) 37 C5D T3R+ 38 A3R A5D 39 TlTR A2C 40 TlAD C5D + 41 R3D Y.-Ya (41 . . . C3A=F, pero luego 42 R2R hace tablas por triple repetición de la posi­ ción.) 9) Smyslov-Botvinnlk, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P C3A 5 C3AD P3D 6 A2R P3CR 7 A3R A2C 8 P4TR P4TR 9 P3A 0-0 10 D2D 145
  • 144. P4D 1 1 C x C! P X C 12 P5R C1R ( 12 . . . C2D 13 P6R!?) 13 P4A P3A 14 0-0-0 ( 14 P4CR! PT X P 15 0-0-0) 14 . . . P X P 15 P x P A x P 1 6 P4CR A x P 17 A X A P X A 18 P5T (127) 127 N 18 . . . P4C 19 A x PC D3D 20 T4T C3A 21 A X C D X C 22 T X P + RlT 23 RlC T1CR (23 . . . TD1C? 24 T6C! T X P+ 25 R1T) 24 T4C! (24 T6C T X T 25 P x T R2C 26 T1T T1T 27 T X T R x T:j: ) 24 . . . P4T 25 T6C A X C 26 P X A TDlC 27 T X T T X T+ 28 RlT TlC= 29 D3R T5C 30 P3T T5R 31 D3D D4R 32 R2C T6R 33 D4D D X D 34 P x D R2C (34 . . . P4R es mejor) 35 TIC+ R2A 36 P6T T6T 37 T7C+ R3A 38 T7T T5T 39 R3A T6T+ 40 R2C T5T �-� 10) Botvinnik-Smyslov, Inglesa 1 P4AD C3AR 2 C3AD P4D 3 P x P C x P 4 P3CR P3CR 5 A2C C x C 6 PC X C A2C 7 A3TD ( 7 P4TR P3TR 8 C3T=!;; ) 7 ... C2D 8 C3A P4AD 9 D4T 0-0 10 T1CD P3TD 11 P4A TIC ( 11 . . . D2A 12 0-0 T2T!, por ejemplo 13 A2C P4CD 14 D2A P4R) 12 0-0 D2A 13 P3D 146 TlD 14 A2C C1A 15 A x A R X A 16 T2C C3R 1 7 TRlC P4CD 18 PXP P x P 19 D4R A2D (128) 128 B 20 C5R (20 D5R+ P3A 21 D3R :!: ) 2 0 . . . AIR 2 1 C6A A x C 22 D x A D x D 23 A X D P5C 24 T1AD C5D 25 A4T TDlT 26 A3C T4T 27 RlA P3R 28 RIR R3A 29 A4A R2R 30 P4TR TI-lTD 31 P3R C4C 32 P4D (32 A x C T x A 33 P4D = ) 32 . . . C3D 33 A3C P x P 34 P X P TlD 35 T7A+ R3A 36 T2D C5R ( 36 . . . C4A 37 P5D P x P 38 T7C = ) 37 T3D T4AR 38 P4A C4A 39 TlD? (39 T2D) 39 . . . C X A 40 P X C T4-4D (40 . . . T4TD! :¡: ) 41 T4A TlCD 42 TlT R4A 43 R2A R5C 44 T7T Y.-Y. 11) Smyslov-Botvinnik, Grünfeld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD P4D 4 C3A A2C 5 D3C P X P 6 D x PA 0-0 7 P4R A5C 8 A3R CR2D 9 TlD C3C 10 D3C C3A 1 1 P5D C4R 12 A2R C X C+ 13 P x C A4T 14 P4TR D2D 15 P4T!? ( 15 P4A A X A 16 C x A P3AD = ) 15 . . . P4T (15 . . . A X C+ 16 P X A! D X PT 17 D X D C X D
  • 145. 18 R2D;;!;; ) 16 C5C CIA 17 A4D C3D?! (17 . . . A x A 18 C X A C3C;;!;;) 18 A x A R X A 1 9 C4D! Rle 20 TICR D6T (20 . . . P3AD 21 P x P P X P 22 eSA!) 21 D3R (129) 129 N 21 . . . P4AD? (Las mejores posi­ bilidades las ofrece 2 1 . . . D X PT: a) 22 P5R CIR 23 D6T D7T! 24 T3C e2e no está clara; b) 22 D6T P4R! 23 P x P a.p. P X P 24 C x P -si 24 T4C DBT+ 25 R2D D7T 26 e x P D4R!- 24 . . . T2A 25 ese T2R 26 T x e P x T 27 A4A+ RIT 28 A7A! gana) 22 P x P a.p. P X P 23 D5C! P4AD (23 . . . R1T 24 D X PR TDID 25 D6A+ y C6A) 24 e6A 1-0 12) Botvinnlk-Smyslov, Reti 1 P4AD C3AR 2 P3CR P3A 3 C3AR P4D 4 P3C A4A 5 A2CR P3R 6 A2C CD2D 7 0-0 P3TR 8 P3D A2R 9 CD2D 0-0 10 P3TD P4TD 1 1 D2A A2T 12 A3A P4CD! 13 P x PC P x P 14 P4CD?! (Mejor 14 A4D e1R 15 A3T) 14 . . . D2A 15 o2c cae 1a A5R 020 17 cae P x P 18 P x P T X T 1 9 T X T e5T (19 . . . A x Pe?? 20 D4D) 20 020 TIA 2 1 TIAD T X T+ 22 e x T elR (Más fuerte 22 . . . DID seguida por .. . e2D-1C-3T) 23 C4D RlA 24 A3T AlC 25 C4D-3C P3A 26 A1T D2T 27 P4D C3D 28 D2T C5A 29 C5A (0 29 C3D D3T 30 A3A) 29 . . . A X C 30 PD X A (130) 130 N (30 PC x A? D4T! 31 RlA C7D + 32 R2C e5R 33 eao D7D::¡: ) 30 . . . P4R?! (30 . . . D2AR) 31 D1C P5D 32 D5A D2AD 33 C3D A2A 34 D7T A1C 35 D4R! A2A 36 DBT+ A1R 37 A2eR R2R 38 P4A! e6R? (38 ... C6A 39 P x P P x P 40 P6A! ± amenaza D7C) 39 P X P P X P 40 D4R e x A 41 C x P! 1-0 13) Smyslov-Botvlnnik, Gambito de Dama, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AR C3A 4 C3A P3R 5 P3R CD2D 6 A3D P x P 7 A x PA P4CD 8 A3D P5C 9 C4R C X C 1O A X e A2C 1 1 0-0 A3D 12 A2D 0-0 13 TIA TIA 14 D2R D3e 15 TRlD A2R 16 A1R C3A 17 A1C P4A 18 P x P T x P 19 T X T D x T 20 C4D T1D 21 C3C D3C 22 T X T+ A X T 23 1 47
  • 146. P3A A4D= 24 A2AR A X C 25 P x A A2R 26 A3D A4A 27 A4A ClR 28 R1A C3D 29 A3D P3C 30 D2D P4A 31 A4A R2A 32 A3C (131) 131 N 32 . . . D3A ( 32 . . . C x A? 33 D7D+ R3A 34 A4T+ P4C 35 A X P+ ! R X A 36 D7C + etc.) 3 3 D3D P4TD 34 R2R R2R 35 A4T+ R2A 36 A3C R2R 37 A4A A3C (Ame­ naza 38 . . . C X A 39 P X C P5T!) 38 A X C+ D X A 39 D X D + R X D 40 A5C AlD 4 1 P4A Y,-Y. 14) Botvinnik-Sm:yslov, Inglesa 1 P4AD C3AR 2 C3AD P4D 3 P X P C x P 4 P3CR P3CR 5 A2C C x C 6 PC x C A2C 7 TlC C2D 8 P4AD 0-0 9 C3A T1C (9 . . . P4R! ) 10 0-0 P3C 11 P4D P4R 12 A3TD T1R 13 P x P ( 13 P5D!?; 13 C X P C x C 14 P X C D X D 15 TR X D A4A 1 6 P4R A5C 1 7 P3A A3R=) 13 ... A2C! ( 13 ... C X P 14 C x C A X C 15 A6A A6T 16 A X T D XA 1 7 T1R A6A 18 D3D A X T 19 T x A±) 14 D2A C x P 15 TRlD DlA 16 C X C A x A 1 7 R X A T x C 1 8 T5D D3R 1 9 T X T A x T 20 T1D T1R 2 1 D4R A3A 22 D x D 148 Tx D 23 R3A T3A� 24 TlAD A5D 25 P3R A4A 26 A2C P4A 27 R2R R2A 28 P3TR A2R 29 P4TD P4TR 30 R3D P5T?! 31 P4C! T4A 32 A3A T3A 33 T1CR T3D + 34 R2A A3A 35 P X P P x P 36 A x A R x A 37 TSC� T3A 38 R3A P3T 39 T8TR R4C 40 T8C+ R3A 41 T8TR R4C 42 R4D T4A (42 . . . T3D + ? 43 R5R±) 43 T7T R3C (43 . . . T3A! 44 T7D R3A 45 T5D D3R 46 R3A T3D= ¡ 43 . . . T3A! 44 T8T T4A 45 P4A+ R3T 46 T X P T4T 47 TST T X P 48 T8AD P4A+ 49 R5D T6T=) 44 T7D R3A 45 T5D T3A 46 R3A T3R 47 T4D R4C 48 T7D T3AD 49 R4C R3A 50 T4D R4C 51 T8D T3R 52 T8AD P5A (52 . .. T3AD 53 T8T P5A 54 P4R. El plan de Botvinnik es forzar. . . P4TD cuando P4A+ gane el PTR) 53 P X P+ R x P 54 "T x P R6A 55 T7TR T5R 56 T6T P4C (56 . . . R7C! 57 T X PC R X PT 58 T X P R7C 59 P5T P6T 60 T6C + R x P 61 T6TR R7C 62 P6T T8R 63 P5A T8TD 64 R5C TBC + 65 R6A P7T 66 P7T T8TD 67 R7C T8C+ 68 RST TSAD 69 P6A! T X P 70 T X P + R x T 7 1 R7C gana) 57 PT X P? (57 T X PTD P X PA 58 T6A P6A+ 59 R3C R X P 60 T X P+ - sigue T3TD) 57 . . . P x P 58 T6A+ R7C 59 R X P (132) 59 . . . T7R? (59 . . . R X P 60 P5A TSR 61 P6A TSC + 62 R6T TST+ 63 R7C T8C+ 64 RSA R7C 65 P7A P6T lleva a tablas. También 59 . . . TSR 60 P5A R x P 61 T4A T8C + 62 R6T TBT+ 63 R7C T8C+ 64 R7A T8TR! lleva a ta­ blas) 60 P5A T7C + 61 R6T T7T+ (61 . . . T7A 62 R6C T7C + 63 R7A R X P 64 T4A! TSC 65 P6A TBTR 66 R7D T8D+ 67 R6R TSAD 68 R5D TBD+ 69 TID
  • 147. 132 N gana) 62 R7C T7C + 63 T6CD T7A (63 . . . T X P 64 T3C± ) 64 P6A R X PT 65 P7A R7C 66 T6AD T7C+ 67 T6CD T7A 68 P4A 1-0 15) Smyslov-Botvlnnik, Caro­ Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P3AR P3R 4 C3A C3A 5 A5CR P3TR 6 A4T D3C 7 P3TD P4A! 8 CR2R C3A 9 PD x P A x P 10 C4T D4T+ 1 1 C2-3A ( 1 1 P4CD D X C 12 C3A A X P! ::¡:: ) 1 1 . . . A2R 12 A X C A X A 13 P X P C5D! 14 A3D ( 14 P x P A x P ::¡:: ) 14 . . . P x P 1 5 0-0 0-0 1 6 P4A P3CR 17 D1R A2C 18 R1T A2D 19 P4CD DlD 20 TlD P3C 21 D2A A3R 22 A6T D3A 23 T2D TD1D 24 C1D C4A 25 C4T-3A P5D 26 C4R D2R 27 A3D P4TD! 28 P X P P X P 29 P4TD D5C 30 T2R A4D 31 C3C C X C + 32 D x C TlD-lR 33 T2R-2A ( 33 T X T T X T 34 P5A P x P 35 T x P TBR+ 36 T lA T x T + 37 A x T AJA :¡: ) 33 . . . AJAR 34 D3T R2C 35 A5C T8R 36 D3D (133) 36 . . . AqR 37 D3CD T x T + 38 T x T D7D 39 C2A A1T 40 D3D D X PAR ::¡:: 41 P3T P4T 42 D2R 133 N D6R 43 D x D P x D 44 CID TlA? ! (44 . . . A5D 45 TlR P4A 46 C x P P5A 47 CID P6A::¡:: ) 45 C x P T6A 46 A3D T4A 47 C4A T4CR 48 T2A A3A 49 C6D T4R 50 C4A T4CR ( 50 . . . TBR + 51 TIA T X T+ 52 A X T A x P 53 C X P A X P::¡:: , pero no tan fácil!) 51 C6D T4D 52 C5C T4R 53 T2R T x T 54 A x T A2R 55 RlC 1-0 (Por tiempo. La posición es to­ davía ::¡:: ) 16) Botvlnnik-SJD.7slov, lhglesa 1 P4AD C3AR 2 C3AD P4D 3 P X P C x P 4 P3CR P3CR 5 A2C C x C 6 PC x C A2C 7 TlC C2D 8 C3A 0-0 9 O-O P4R 1O P4D P3AD 11 P4R D4T 1 2 D2A P x P 13 P x P C3C 14 A2D ( 14 A3Rl ) 14 . . . D5T 15 D x D C x D 16 TRIA C3C 17 A3R P4AR 18 C5R P X P 19 A X P A4A 20 A X A T X A 2 1 P4C T4-1AR 22 P4TD TD1R 23 P5T C4D 24 T X PC C X A 25 P x C A X C 26 P X A T X P (134). 27 T x PA (27 T x PT T5R! 28 P3T T x PR 29 T x PA P4C = ) 27 . . . T2A! 28 P6T T X P 29 T6-7A T8R+ 30 R2C T7R+ 31 R3C T6R+ 32 R2C T7R+ 33 R3C 149
  • 148. 134 B T6R+ 34 R4T T X T 35 T x T P3T 36 P5C P4T �-� 17) Smyslov-Botvioolk, Caro­ Kann 1 P4R P3AD 2 C3AD P4D 3 C3A P x P 4 C x P C3A 5 C x C+ PC x C 6 A4A A2C 7 P3TR A4A 8 0-0 P3R 9 TlR 0-0 10 P4D C20 1 1 A4A TlR 12 020 A3C ( 12 . . . 02R!? 13 P3A 01A) 13 P3A C3C 14 A3CD P4TD 15 P3T C4D 16 A6T D3C ( 16 . . . A x A 1 7 D X A D3C 18 A x C PA X A 19 P4TR D X PC 20 P5T D X PA 21 P x A PT x P no es clara) 1 7 A x A R X A 18 A2T TOlD 19 P4A C2R 20 TD10 D2A 21 03A A4T 22 T30 A3C 23 T2D T2D 24 C2T P4T 25 C3A Tl-1D 26 Tl-10 P3C 27 C4T C4A 28 C x A P x C 29 AIC P4A 30 A X C (135) 30 . . . P X P 31 T X P ( 31 A X PR P x D 32 T X T+ T X T 33 T XT+ D x T 34 AxD P xP) 31 . . . T X T 32 T x T T x T 33 D X T PC X A 34 P4CO P x P 35 P X P R2A 36 R1A R2R 37 R2R D2C 38 P5A D3T + 39 030 D7T + 40 R3A D1T+ 41 R3C P X P 42 P X P P5T + ! 43 R2T (43 R X P O X P 44 D3CR 05R+ 45 R5T P4R=) 150 1 35 N 43 . . . DlC+ 44 R1C D2A 45 D3T (45 D5C! ) 45 . . . R2A 46 D4C 03A 47 D6C 05R 48 05T D8C + 49 R2T D1C+ �-� 18) Botviooik-Smyslov, Inglesa 1 P4AD C3AR 2. C3AD P4D 3 P X P C X P 4 P3CR P3CR 5 A2C C X C 6 PC x C A2C 7 D3C C3A 8 C3A 0-0 9 0-0 C4T 10 D2A P4AD 1 1 P3D A4A 12 P4R A2D 13 A5C TIA 14 D2D A4C 15 TRlD A5T 16 T1R P3A 17 A6T ( 17 A3R P4R=F ) 1 7 . . . A X A 18 D X A O X P!? ( 18 . . . P4R) 19 P5R! C3A 20 T3R D7A 21 P x P P x P 22 TOlR TDlD (136) 23 A3T (23 C40!! P x C 24 A5D + ! T X A - 24 . . . RlT . 25 T7R - 25 T8R gana; 23 C40!! C X C 24 A5D + T x A 25 T7R gana) 23 . . . C4R 24 C x C P X C 25 P4AR A3A 26 D5C?? (26 T x PA 27 T7R T2A!) 26 . . . TlD-lR?? (26 . . . T7D 27 A6R + T2A 28 A X T + R X A gana) 27 T X P D X PA 28 T x T A x T? (28 . . . T X T) 29 D5R D X D 30 T x D P3C 31 T7R P4TD 32 T7CD T3A 33 T8C R2A 34 R2A T3D 35 R3R A5T (35 . . . P4T! ) 36 57C + R1C .37 T8C+ R2C 38
  • 149. T7C + R1C 39 TBC+ R2A 40 T7C+ RlA 41 T x PT P5A 42 T7AD P4CD 43 R4R P5C 44 T X P T7D 45 R5R T X PTD 46 T8A+ AlR? ? (46 . . . R2C 47 T7A + R1A 48 T8A+ tablas) 47 A7D T7R+ 48 R6A P4C (48 . . . P6C 49 T8C P7C 50 A x A T x A 51 T X P y R X P) 49 P x P T7A+ 50 R5R (50 ASA P6C 51 P6C gana) 50 ... T7R+ 51 R4A P6C 52 T8C P7C 53 A x A T x A 54 T X P P5T 55 136 8 T2T T1T 56 T3T R2A 57 P4T R3C · 58 R4R R4T 59 R4D T1D+ 60 R4A TlR 61 R5D TID + 62 R5R TlTD 63 R5D TlD+ 64 R5A TlCD 65 T x P T6C 66 R6D T x P 67 R7R T6C 68 T6T T2C+ (68 . . . R X P 69 P6C gana) 69 R6A T5C 70 T6D T5T (70 . . . T KP 71 R5A!) 7 1 T6R T5CD 72 R7A T2C + 73 T7R T5C 74 R7C l-0 19) Smyslov-Botvlnnik, Caro­ Kann l P4R P3AD 2 C3AD P4D 3 C3A A5C 4 P3TR A x C 5 D x A C3A 6 P3D P3R 7 P3T! A2R 8 P4CR CR2D (Lo mejor es 8 . . . P x P 9 P x P CR2D y . . . A4C) 9 P4D C1A? 10 A3R C3C 1 1 D3C A5T 12 D2T C2D 13 0-0-0± D1C 14 P4A P X P 15 C X P C3A 16 C X C+ A x C 17 D2A A5T 18 D3A C2R 19 A3D P3CR 20 P5A! (13'7) 137 N 20 . . . PR X P (20 . . . D6C 21 D X D A x D 22 P X PR P X P 23 A6TR! ± ) 21 A4AR DlD 22 P x P D4D 23 D4C A3A 24 TR1R P4TR 25 D3C P5T (25 . . . 0-0-0 26 A8C D4T 27 P x P P x P 28 T6R ± ) 26 D4C P X P 27 A X P R1A 28 A4R D7T 29 P3A T1D 30 TIA C4D 31 A2D T3D (31 . . . A2C 32 T X P + ! gana) 32 D8A+ R2R 33 D X P + (33 T1D-1R!) 33 . . . T2D 34 T1D-1R D8T+ 35 . A1C + 1-0 (35 . . . R3D 36 ·T x A+ C X T 37 A4A+ R4D 38 D3C mate) 20) Botvinnik-Smyslov, Inglesa 1 P4AD P4AD 2 C3AR P4A 3 P4D P x P 4 C X P P3CR 5 P3CR A2C 6 A2C C3AD 7 C5C C3A 8 CR3A 0-0 9 0-0 P3C 10 P3C A2C 11 A2C T2A 12 D2D D1AR 13 C3T T1D 14 TD1D C4TD 15 A X A C x A 16 C3T-5C P3TD 17 C4D (17 C7AI ± ) 17 . . . A3T 18 D2A 151
  • 150. P5A 1 9 C3A P3D 20 C4D TIT 21 C5D (21 C6R OlA 22 C x P A x C 23 P x A 05C+ no es clara) 2 1 . . . c x·c 2 2 P x C TIA 23 OlC D1R 24 AJT CID 25 D4R 020 (138) 138 B 26 R2C (26 C6R± ) 26 . . . 05C 27 P3A (27 P3T D4T 28 P4CR 04R 29 O X O P x D 30 C3A± ) 27 . . . D4T 28 C6R D4A! 29 C4D?! (29 D X D T X D 30 C x C T X C :n P4CR T4A-1A=) 29 . . . D X D 30 P x D P X P 31 T X T R X T 32 P X P A2C� 33 A2C P4CD 34 T2D R1R 35 R2A R2D 36 C3A A x A 37 T X A C2A 38 R3R T6A+ ( 38 . . . T8A!? 39 R20 T8TR 40 T2A T6T 41 T6A no es clara) 39 R2D P5C 40 TlC P4TR 41 P3T P4T 42 P X P P x P 43 TITO C3T (43 . . . T X P 44 T7T+ R1R 45 T8T+ CID 46 P5R! T6T 47 T8C) 44 T7T+ RlR 45 T8T+ R2A 46 P5R P x P 47 C5C + R2C 48 C6R+ Y.-Yí 21) Smyslov-Botvlnnlk, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P X P 4 C x P C3A 5 C3AD P3CR 6 C X C PD X C 7 D X D+ R x D 8 A4AD R1R 9 P4TD?! (9 152 A4A; 9 P5R) 9 . . . P4R 10 P4A A3R 1 1 A x A P X A 12 TIA A3T (139) 139 B 13 P5A ( 13 P x P A X A 14 T X A C5C = ) 1 3 . . . A x A 14 T X A R2R 1 5 T1D PC x P 16 P x P TD1D 1 7 T X T T X T 18 P3CD T1CR 19 P3C P4TR 20 P x P R x P 2 1 T2A P5T 22 P X P TlTR 23 ClD Y,-Y, 22) Botvinnlk-Smyslov, Holande­ sa 1 P4D P4AR 2 P3CR C3AR 3 A2C P3R 4 C3AR A2R 5 0-0 0-0 6 P4A P3A 7 C3A P4D 8 A5C CD2D 9 P3R DlR ( 9 . . . C5R 10 A x A O X A= ; 9 . • . P x P 10 C20) 10 D2A R1T 11 C2R P3TR 12 A x C A X A 13 P x P PR X P 14 C4A P4CR 15 C3D TlCR 16 03A A2R 17 C3A-5R C3A 18 P3A A3R 19 C5A? (19 P4CD TlO 20 P4TD± ) 19 . . . A X C 20 D X A? (20 P X A) 20 . . . C2D! 2 1 C X C D X C 22 TDlR T2C 23 T2A P3C 24 D3A D3D 25 T2A A2D 26 P4CD ( 26 P4R! P5A 27 P5R D3R 28 P4CR� ) 26 . . . P4TR! 27 RlT P5T 28 P X P P X P 29 P4A TDlCR 30 AJA AlR 31 020 03T 32 02R P6T 33 T2A-1A (140)
  • 151. 140 N 33 . . . T7C! 34 A x T T X A 35 D3A? (35 DlA A4T 36 P4R PA X P 37 T3A A6A 38 T x A P X T 39 D X P no es clara) 35 . . . D5T 36 P5C A4T 37 D X T P X D + 38 RlC P4A 0-1 23) Smyslov-Botvinnik, Reti 1 C3AR C3AR 2 P3CR P3CR 3 P4CD P3C 4 A2CD A2CD 5 C3T A2C 6 A2C 0-0 7 0-0 P3D 8 P4A P4A 9 C2A D2A 10 P3D CD2D 1 1 P4R P3R 12 C3R C5C 13 A x A C X C 14 P X C R X A 15 C5C TDlR 1 6 P3TD P4D! � 17 PC X P PC x P 1 8 D3C P5D 19 P x P P x P (141) 20 P5A! (Idea; 20 . . . C X P 21 141 B TOlA D4R 22 D5C no es clara) 20 . . . P3TR 21 C3A P4R 22 TOlA A3A 23 C4T TlCD 24 D1D DlD 25 A3T C3A 26 C3A D2R 27 D2A T2C 28 C2D T2A (28 . . . TRICD? 29 C4A! D x P 30 C X P) 29 D4A C2T 30 C3A T1CD 31 T2AR C4C 32 C x C P x C 33 P4T A1R 34 A4C P4T 35 AlD TlC-lA 36 T2A-2A A2D 37 A2R RlC 38 R2C R2C 39 RlC RlA 40 AlD R1C (40 . . . D3R! ) 41 D3C (41 P3T?! A X PTR 42 P4C T X P! 43 D X T T X D 44 T X T D3A � ) �-� (41 ... RlA 42 D4A D3RI 43 D X D A X D 44 P6A R2R 45 T5A R3D 46 T x PT T x P 47 T x T+ T X T� ).
  • 152. 6 BOTVINNIK · TAL Moscú 15 marzo-7 mayo 1960 1 2 3 4 Botvinnik o Ys y. Ys Tal 1 y. Ys Ys 12 13 14 15 Botvinnik y. y. y. Ys Tal y. y. Ys y. 1 ) Tal-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TD A X C+ 6 P x A D2A 7 D4C P4A 8 D3C C2R 9 D xP TIC 10 D x P P X P 1 1 R1D (Una línea original; Gli­ goric-Petrosian, Candidatos 1959, continuó: 11 :. . CD3A 12 C3A C x P 13 A5CR! -13 . . . C X C 14 A5C + !-) 1 1 . . . A2D 12 D5T+ C3C 13 C2R (Amenaza 14 C4A explotando la clavada; las negras deben tener ahora cuidado, por ejemplo 13 . . . D X PR 14 P X P ó 13 . . . P xP 14 C4A R2A 15 A3D con múltiples amenazas, por ejem­ plo: 15 . . . CD3A 16 A x P P X A 17 P6R x A+P 17 P6R+ A X P 1 8 D7T + T2C 19 D X T+!; 1 3 . . . A5T 14 C4A D x PA 15 A3D D x T 16 C x C C3A 17 C4A+!; 13 ... C3A 14 P X P T1AD 15 T2T) 13 . . . P6D! ( 1'01) 14 P X P (0'31) 154 5 6 7 8 9 10 1 1 Ys o o 1 1 Ys o Ys 1 1 o o y. 1 16 17 18 19 20 21 Total y. o y. o Ys y. BV. y. 1 y. 1 y. y. IZYs A5T + (Esta jugada no es del todo correcta; 14 . . . C3A! y . . . 0-0-0) 15 R1R D x PR 16 A5C! C3A 17 P4D D2A 18 P4T! P4R 19 T3T D2A 20 P X P CD x P 21 T3R R2D (21 . . . TlT 22 T X C+ 142 N
  • 153. R2D 23 T7R+ D x T 24 o x e) 22 TlC P3e 23 e4A TD1R 24 T4e! A3A 25 D1D! (142) 25 . . . e X C (Después de 25 . . . C5e 2 6 T2R ó 26 T X T T x T+ 27 A2R las negras están perdi­ das) 26 TD x e cae 27 T4D T x T + 28 P x T R2A 29 P4A P x P 30 A X P D2e 31 A X T D x.A (2'22) 32 P5T (e31) 1-0 2) Botvinnlk-Tal, Benoni Moder­ na 1 P4D C3AR 2 P4AD P4AD 3 P5D P3R 4 C3AD P x P 5 PxP P3D 6 eaA P3CR 7 A5C A2C 8 C2D (Más flexible que 8 P4R, por ejemplo . . . 0-0 9 A2R P3TR 10 A4T P4eR 1 1 A3C P4C! 12 A x PC C x PR 13 C x e D4T+ 14 020 O x A) 8 . . . P3TR 9 A4T P4eR 10 A3C C4T (Para desem­ barazarse del activo AO de las blancas. La continuación usual ha sido 10 . . . P3T 11 P4TD y luego suprimir el alfil) 1 1 C4A e x A 1 2 PT X C 0-0 13 P3R (Más fuer­ te que P4R, que podría alentar . . . P4AR. Fracasa en el intento de ganar el peón que está en 30 por medio de 13 C4R P4C 14 CA x P P4A 15 C x A P x C 16 P6D 04T+ 17 020 D x D + 18 R X O T x C) 13 . . . D2R 14 A2R T1D 1 5 0-0 C2D 16 P4TO C4R 17 C x e D x e 18 P5T TIC 19 T2T! (Ahora la dama y el alfil de las negras son ineficaces. El caballo de las blan­ cas tendrá libertad para ir a 4AD vía C5C-3T) 19 . . . A20 20 ese A X C (0'55) 21 A X A (143) 21 . . . P3C? (21 . . . P3T! 22 A4A P4C 23 P x P a.p. T x P 24 P3C T1T) 22 P6T! TC-1A 23 030 T2A 24 P3C D6A 25 D X D A X O 26 T2A A3A 27 P4CR T2R 28 T4A T1AD (Primordialmente para im­ pedir 29 P4C tras la cual es posi­ ble 29 , . , T2-2A 30 'l'1-1A A7C! 143 N 31 Tl-2A A6T 32 P x P A X P) 29 P3C A2C 30 T10 TIA 31 T30 (Se interpone en el camino de su propio alfil. El rey negro inicia una diversión) 31 . . . R2T 32 R2C R3C 33 TlD P4T 34 P x P + R x P 35 P4C + R3C 36 T2A TlTR 37 A3D+ R3A 38 R3C T2-1R 39 A5C T5R 40 T4A T X T 41 P xT R2R 42 A4T A4R + 43 R3A T5T 44 'l'lCR (Probablemente sin dar­ se cuenta de cuál iba a ser la ju­ gada próxima de las negras. Tras 44 A2A T6T+ 45 R4R T7T 46 TlAR A6C 47 R3A A5T!) 44 . . . P4A (2'07) Ya-Ya 3) Tai-Botvinnlk, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 C3AD P4D 3 C3A A5C 4 P3TR A X C 5 P X A!? (Ro­ tundamente condenada. General­ mente semejantes doblajes de peones están considerados como debilitadores, etcétera. En éste las blancas refuerzan su centro y abren la columna CR) 5 .. . P3R 6 P4D C20 7 A4AR (Dudosa; me­ jor 7 A3R controlando la impor­ tante casilla 4AR; después de 7 . . . A5C es una buena réplica 8 P3T) 7 . . . A5C 8 P4TR (Un error 155
  • 154. de cálculo. 8. P3TD! A4T 9 P4C A2A 10 A3R) 8 . . . eRSA 9 P5R (Después de esta jugada, ias blan­ cas están posicionalmente perdi­ das) 9 . . . C4T 10 A5CR D4T 1 1 A2D D3C 1 2 P3T A2R 13 A3R P3C! (Fijando las debilidades de las blancas) 14 C4T DlD 1 5 D2D e2e (144) (Evitando cualquier clase de com­ plicación; dP-spués de 15 . . . A X PT 16 A6T amenazando A3T-4C la posición de las blancas sería más satisfactoria que en la partida) 16 A5CR P3TR! 17 A X P C4AR 18 A4AR T x P 19 T x T C X T 20 0-0-0 P4CD! 21 C5A e xc 22 P x C A x P 23 A2R A2R 24 RIC! D2A 25 T1T 0-0-0 26 A3C e4A 27 T7T T1A (La torre no está muy sólidamente colocada en esta casilla; el alfil de las blancas rá­ pidamente desempeña un papel activo en el juego; 27 . . . A4A! se­ guida de T2D debería llevar a la victoria de las negras) 28 A4AR DlD 29 A3D T1T 30 T X T D X T 3 1 D5T (Las blancas obtienen ahora un ataque aparentemente lo bastante fuerte como para con- 156 seguir unas tablas) 31 . . . D8T+ 32 R2T D x P 33 D6T + Rle 34 D x PA! D x A4 35 A x P D x PR 36 D8R+ R2e (Más prudente era 36 . . . R2A) 37 D6A + R1e �-� 4) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 e3AD A5e 4 P3TD A x C + 5 P x A 0-0 6 P3A P4D 7 P x P P x P 8 P3R A4A (Probablemente la más ló­ gica. Las blancas pretenden un posible P4R y esto ayuda a obs­ taculizar sus intenciones) 9 C2R eD2D (Tras 9 . . . P4A es desagra­ dable 1O P4CR A3R - El sacrificio de pieza 10 . . . e X P 1 1 P X C D5T+ 12 R2D A5R 13 T1CR D x PT 14 D1R como en la par­ tida Averbach-Jasin, Campeonato de Moscú 1957, no era correcta - 1 1 ese con perspectivas para un ataque contra el rey) lO ese A3C 1 1 A3D P4A 12 0-0 T1R 13 T1R D2A 14 A x A (Este cambio re­ fuerza la defensa del rey negro. 14 P4R PA x P 15 PA X P P X P 16 P X P D6A 17 A3R C4D!) 14 . . . PT x A 15 P4R PA X P 16 PA x P TD1A ( 145) 145 B
  • 155. 17 A5C D7A 18 A X C D X D (La torre negra en 7A da a las blan­ cas la posibilidad de activar sus piezas con un tiempo de ventaja, por ejemplo 18 .. . C X A 19 P5R C2D 20 D X D! T X D 2 1 TR1C! C3C 22 P4TD T2R 23 T5C con la posible C1A-3R) 19 TR x D C X A 20 P5R C4T?! (Tras 20 · · ' C2D las blancas conseguirían me­ jor final de juego, por ejemplo 21 TD1C C3C 22 P4TD T2A 23 P5T C5A 24 T5C T1D 25 TRIC TR2D 26 T1T) 2I C2R T7A 22 RlA P4CR 23 TRIA TRIAD 24 P3C P3A 25 T x T T x T 26 TIC P3CD 27 T5C P x P 28 P X P T4A 29 C4D R2A 30 R2R (Ahora las negras ponen en juego al caballo, que ha «perdido su caminoD. 30 P4A! cuando las negras pueden esperar unas tablas con 30 . . . P3C 3 1 P x P C2C 32 T3C R2R) 30 . . . P3C 31 R3D C2C 32 TlC T4T 33 C2A! C3R 34 T4C T4A 35 P4TR P X P 36 T X PT P5D 37 C X P T X P 38 C X C R X C 39 P4T T4CR 40 T4R+ R3A ( 1 '53) Y.-Y. 5) Tal-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P X P 4 C X P A4A 5 C3C A3C 6 CR2R P3R 7 P4TR P3TR 8 C4A A2T 9 A4A C3A 10 D2R ( 10 0-0!; las blancas están tratando de pro­ vocar 10 . . . D X P después de lo cual 1 1 0-0 C5R 12 A3R da una amplia ventaja posicional al blan­ co) 10 . . . A3D 1 1 A3R CD2D (Si 1 1 . . . A X C 12 A X A D X P 13 A5R) 12 C3-5T C x C 13 C X C TlCR 14 P4CR D2A 1 5 P5C A3C! 16 o-o-o o-o-o 11 cae <1 7 A3D! aunque después de 17 . . . A x A I8 T X A P3CR 19 C3C P X P! 20 A X P P3A; 20 P X P P4AR! 2I P X P a.p. C x P 22 A5CR ASA+ las negras no tienen nada que te- mer) 17 . . . P X P 18 A X PC A5A+ 19 A X A D x A + 20 D3R (146) 146 N 20 . . . D3T! 21 A3D A x A 22 T X A C3C 23 D X D P X D 24 T3AR P4AR 25 TlR T3D 26 P3A T5C 27 C2R C4D! + (Endurecer el juego con 27 . . . T XPT 28 C4A R2D 29 C6C T7T 30 C8A+ R2R 31 T x PA sólo sirve para ayudar a las blancas) 28 TIT T1D 29 T3C T X T 30 P x T TIC 31 R2D T5C 32 R1R R2D 33 R2A T5R 34 T1R! R3D 35 ClA T X T 36 R X T P4A 37 R2R P X P 38 P X P C3A 39 R3D C4T 40 C2R P4R 41 P4T!? (Después de 41 P X P+ R X P 42 R3R? C X P! 43 C x C P5A+ 44 R3A P X C 45 R X P P4TR las negras ganan el consi­ guiente final de peones) 41 . . . C3A 42 P X �+ R X P 43 P4CD Y.-Y. 6) Botvinnik-Tal, India de Rey I P4AD C3AR 2 C3AR P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 P4D P3D 6 C3A CD2D 7 0-0 P4R 8 P4R P3A 9 P3TR D3C 10 P5D P X P 1 1 PA X P C4A 12 C1R (aquí son usuales I2 TlR ó 12 C2D) 12 . . . 157
  • 156. A2D 13 can c x c 14 n x c TRIA (Una posición crítica, la esencia de la cual consiste en la ruptu- ra . . . P4AR. La jugada directa 14 . . . C4T no consigue este obje- tivo en vista de 15 A3R D1D 16 D2R P4A 17 P x P, viéndose las negras forzadas a un juego po­ sicionalmente difícil después de 17 . . . T x P) 15 TIC C4T 16 A3R D5C 17 D2R T5A 18 TRlA Tl-lAD 19 R2T P4A! 20 P X P A x P 21 TlTD (Tras 21 P3T D6C 22 C4R T7A 23 T X T T X T 24 DlD las negras pueden probar el intere­ sante sacrificio de pieza 24 . . . C5A!? ) 2 1 . . . C5A 22 P X C P X P 23 A2D (23 P3TD - 23 A X PT D4T - DBC. 24 A x PT lleva a in­ teresantes complicaciones, ya que la pieza de más de las blancas puede ser encerrada con . . . P3C) 23 . . . D x P 24 TDlC (24 C1D pierde tras 24 . . . D4R, por ejem­ plo 25 D X D A X D 26 T X T T X T 2 7 TIA P6A + ; 25 D X D A X D 26 A3A T7A) 24 . . . P6A (Las ne-· gras habían colocado sus esperan­ zas en esta jugada, pero las blan­ cas tienen una sorprendente con­ tinuación para la iniciativa, a sa­ ber: 25 A X PA A x T 26 T X A D7A 27 A4R!! - 27 TlAD D7A 28 TICD etcétera - 27 . . . T X A 28 C x T! ! D X T 29 Cx P TIA 30 D6R+ R1T 31 C7A+ T X C 32 D X T D4A 33 D X D P X D 34 R3C A4R+ 35 A4A; 28 . . . A4R+ 29 R2C D X T 30 C X P! A X G 31 D6T+ R2C 32 D7D+ con mejor final de juego) 25 T X D? P x D 26 T3C T5D 27 AlR (27 A3R T x C 28 T3 X T T8D) 27 . . . A4R+ 28 RlC (14'1) 28 . . . A5A (A las negras se les pasó por alto 28 . . . T X C! 29 T3 X T T8D 30 T4A A7C) 29 C x P T X T 30 C X T4 T X A + 3 1 AlA 158 A5R 32 C2R A4R 33 P4A A3A 34 T x P A X P 35 T7AD A X P 38 T X PTD A5A 37 T8T+ R2A 38 T7T+ R3R 39 T3T P4D 40 R2A 14'1 N A5T+ 41 R2C R3D 42 C3C A X C 43 A X A P X A 44 R x A R4D 45 T7T P6A 46 T7AD R5D 0-1 'l) Tal-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P x P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 CR2R C2D 7 P4TR P3TR 8 C4A A2T 9 A4A P4R 10 D2R D2R 1 1 P x P n " x PR 12 A3R A4AD 13 A x A D >< D+ 14 R X D ( 14 C3 x D! e X A 15 ·o-0-0 C3A 16 C4D; aho­ ra el caballo de 3eR está mal co­ locado) 14 . . . e x A 15 TR1R C3A 16 P4C CD2D 17 R1A+ R1A 18 A3C P4CR! (Las negras obligan a retroceder al caballo blanco y a dejar libre 2CR para el rey) 19 P x P P x P 20 e3T T1CR 21 TR1D!? (Objetivamente era más fuerte 2 1 TDID pero surge una posición de tablas después de 21 ... TlR 22 T x T R >< T 23 TlR+ RlA 24 TlD R2R etcétera) 21 . . . P4T 2 2 P xP T x P 23 T6D R2R 24 TD1D T4R 25 C5T A3C? (148)
  • 157. (25 . . . T1TR!) 26 T x e + e x T 149 N 27 T x e+ R X T 28 e6A+ R3D 29 e x T T4AD 30 e6T P3A 31 C4e A x P? 32 e x PA A X A 33 P x A T4CD 34 e X P T X P 35 P4A T8C + 36 R2R T7e+ 37 R3A T6C + 38 R4C T7C 39 P3C 148 B P4C 40 C6-4R + R4D 4 1 P5A PSC 42 P6A T7TD 43 P7A TlT 44 e7T! P6e (44 . . . R X C 45 C6A + . . . 46 C8R) 45 C2D P7C 46 R3A R5D 47 R2R P4A 48 P8A=D T x D 49 C X T P5A 50 C6R+ R4D 51 C4A+ R5D 52 Cle ( 1'24) (3'17) 1-0 8) Botvinnik-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 e3AR P4A 4 P5D P X P 5 P x P P3CR 6 C3A A2e 7 A5C 0-0 8 P3R TlR (Más elástica es 8 . . . P3D) 9 C2D P3D 10 A2R P3TD 1 1 P4TD CD2D 12 0-0 D2A 13 D2A C3e 14 A3A (149) 14 . . . P5A? (Este sacrificio de peón es inadecuado; mejor era 14 . . . A4A 15 P4R A2D seguida por . . . C lA) 15 A x e A X A 16 P5T C2D 17 C3-4R A4R 18 D X P D1D 19 D2T P4A? (19 . . . e3A! con juego de piezas por el ala del rey) 20 C3A P4eR 21 C4A P5C 22 A2R D3A 23 C4T R1T 24 P3eR P4T 25 P4A! A5D 26 D3T! TDIC 27 CT6C P5T 28 TDlD A x e 29 P x A e4A 30 P x P A2D 31 D3A D x D 32 P x D A4e 33 TR1R e5R 34 TlAD (Un error que podría haber llevado a una derrota inmerecida) 34 . . . TD1A?? (Como se ve más tarde, 34 . . . TRIAD es correcto) 3 5 C5T A X A 36 T X A e x P 37 T x C! T X T 38 e x P Tl x P? (Lo necesario era 38 . . . TleD 39 e x P T6D 40 C x P T x PD 41 P4R T x e 42 P x T T X P con un final de juego para tablas) 39 T x T T x T 40 e x P T6D 41 e7A+ 1-0 9) Tal-Botvinnik, earo-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 e3AD P x P 4 e x P A4A 5 e3e A3e 6 eR2R C3A 7 P4TR P3TR 8 C4A A2T 9 A4A P3R 10 0•0 A3D 1 1 C X P! (150) 1 1 . . . P x e 12 A X PR (Con una pieza por dos peones, abierta la columna d� rey y el alfil en 6R impidiendo el enroque negro. Si las negras buscan alivio con el 159
  • 158. cambio 12 . . . A x e 13 P X A A1e entonces 14 DlR!!; si 14 . . . D2R entonces 15 ABA) 12 . . . D2A 13 TlR CD2D 14 ABe+ RlA! · 15 A x A T x A 16 esA P3eR! 17 150 N A x P+ R1e 18 e x A D x e 19 Ase T2R 20 D3D R2e 21 D3eR?? (Una jugada muy débil que pro­ bablemente tendría como resulta­ do un final perdedor. 21 P4AR! y después de 21 .. . TDlR 22 T5R! con muy buenas posibilidades) 21 . . . T X T+ 22 T X T D X D 23 P X D T1AR! 24 P4A ese 25 P5D P X P 26 P x P e2-3A 27 P6D T2A 28 TlAD T2D 29 T7A R2A 30 A x e e x A 31 R2A R3R 32 T x T R x T 33 R3A R X P 34 R4A R3R 35 P4eR e4D+ 36 R4R e3A + 37 R4A C4D + 38 R4R C5C 39 P3T? (Con 39 P4T las negras habrían hallado mayores dificultades para explotar su pieza de más) 39 . . . C3A 4 0 PST P4eR 41 P6T R3A 42 R5D R3e 43 R6R e4T 44 P4T C6C 45 R6D P4T 46 R5D R x P 47 R4A e8A 48 RSC e6D 49 P3eD e8A 50 R x P C x P+ 51 R4C C8A 52 R3A R3C 53 R2A e7R 54 R3D eSA+ 55 R2A C7R 160 56 R3D esA + 57 R4A R3A 58 P3C e7R 0-1 10) Botvinnik-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD A2C 4 P4R P3D 5 P3A 0-0 6 A3R P4R 7 P5D P3A 8 D2D P x P 9 PA X P P3TD 10 P4eR CD2D 11 CR2R P4TR 12 Ase P x P 13 P X P e4A 14 C3e A x P 15 P4C eD2D 16 P3TR A6A 17 T2T P4T (151) 151 B 18 Pse D3e 19 D2AR D X D+ 20 T x D A4T 21 P6e TRIA 22 ese e1R 23 e X A (Pierde la venta­ ja. Mejores posibilidades con 23 Tle! tras lo cual las negras ten­ drían una lucha difícil, por ejem­ plo 23 . . . e x P 24 e x P e x e 25 T x e) 23 . . . P x e 24 A3R e4A 25 A x e T x A 26 A3D TOlA 27 R2R T8A 28 T x T T x T 29 TIA T4A 30 TleD A3A 31 e3T A1D 32 e4A (Al tratar acertadamente de trasladar el caballo a 5AR las blancas pasan por alto una pe­ queña sutileza táctica. 32 C2A!) 32 . . . P4A! 33 e3R P x P 34 A x P RlT! 35 R3D e3A 36 A2C Rle 37 P4TD A2R 38 A3A AlA 39
  • 159. TIC+ R2T 40 A4R+ !! C X A 41 R X C A3T (Pasando por alto 41 . . . T6A! tras lo cual las negras, poseyendo un peón de más, ten­ drían buenas posibilidades de ga­ nar) 42 C5A T5A+ 43 R3D T X P 44 C X P T5D+ 45 R2R T X P 46 C4R R1T 47 C6A T7D + 48 R3A TlD 49 T6C P5TD (49 . . . A2C! 50 C X P AlA 51 C6A A2R segui­ da del avance del PTD) 50 T+ A X R2C 5 1 T7T+ R x C 52 T x PC T6D + 53 R2C T6CD 54 T7TD P6T 55 P7C R4A 56 T X P T x PC 57 T4T! T7C + 58 R3A T6C+ 59 R2C T6R 60 T4T (3'55) �-� 11) Tal-Botvinnik, Apertura Reti 1 C3AR C3AR 2 PJCR P3CR 3 A2C A2C 4 0-0 0-0 5 P4A: P3A 6 P3C C5R 7 P4D P4D 8 A2C A3R (Esto lleva a dificultades para las negras. Las blancas en­ cuentran una táctica interesante que implica el sacrificio de un peón, ya que el alfil no está bien colocado en 3R. Probablemente era más fuerte 8. . o . P4TD) 9 CD2D C X C 10 D X C! C3T 1 1 TOlA 030 1 2 C5R TRlD 1 3 TR1D TOlA 14 05T! (152) 152 N 6. - CAMPEONATOS MUNDO (Esta colocaci6n activa da origen a posibilidades tácticas: 14 . . o D2A 15 C x PAO! P x C 16 D x C P X P 1 7 AJTD D3C 1 8 D x D P x D 1 9 P x P; 14 . . . A X C 1 5 P X A D5C 16 A3AD!) 14 . . . P X P 15 C x P5 02A 1 6 DlR DlC 17 P4R A x C 18 T x A C2A 19 A3TR P3R 20 A1AD DIT! 2 1 A5C T1R 22 D2D P4AR 23 A6T A X A 24 D X A T2R 25 TlR TIA 26 T5A D1D 27 TSR T2-2A! 28 020 (2'02) D3D (2'15) 29 AlA T2D 30 P x P T X P 31 T5-4R T3A? (Las negras pueden forzar unas tablas con 31 • • o T4D! 32 A4A T X P 33 T X T D x T 34 O X D T X O 35 A X P + ) 32 P4TR! R2C 33 P5T P X P 34 T4T RlC 35 A30 T2C 36 T5R T3-2A 37 D6T 02R 38 T5 X PT C40! 39 D2D! C3A 40 T6T D3D 41 T4A D1A 42 D3R C4D 43 T X T D X T 44 D5R! C2A 45 05AD! ( 153) 153 N 45 . . . D6A 46 A x P+ T x A 47 D5C+ RlT 48 DBD+ R2C 49 T X T + R x T 50 D X C+ R3C 5 1 D XPC D5R 52 D6T! DSR+ 53 R2C D5R+ 54 RlA D8C + 55 R2R D7A+ 56 R3A D4A + 57 181
  • 160. R3R D4C+ 58 R2R D4T+ 59 R2D R3A 60 D X PA D4T+ 61 D3A D x P+ 62 R3R R2A 63 P5D! (Creando dos peones pasa­ dos ligados para las blancas) 63 . . . P x P 64 D7A+ R3A 65 D6A+ R2R 66 D X P D8T 67 D4R+ R2A 68 R4A D8A+ 69 R4C DSTD 70 D5D+ R1A 71 R5A D8C + 72 R6A 1-0 12) Botvlnnlk-Tal, Gambito de Dama 1 P4AD C3AR 2 P4D P3R 3 C3AR P4D 4 C3A P4A 5 P3R C3A 6 P3TD A3D 7 PD X P A x PA 8 P4CD A3D 9 A2C 0-0 10 P X P P X P 1 1 C5CD Al€ 12 A2R P4TD 13 P X P C X P 14 0-0 T3T 15 A5R! (Reduciendo las posibili­ dades atacantes de las negras) 15 . . . A X A 16 C x A TlR 17 C3D C5R 18 C4A T4R 19 TIA T3T ( 154) 154 B 20 C4D (Si 20 C X P? C3AD pa­ rece que las piezas blancas que­ dan colgadas, por ejemplo 2 1 C4A D5T 22 P3T P4CR 23 C5T P5C 24 P X P A X P 25 A x A TR X C) 20 . . . C3AD 21 P3C (Las blancas pueden ganar la calidad con 21 162 C3A T4A 22 P4C, pero después de 22 . . . T X C 23 T x T AxP las negras tienen la iniciativa) 21 . . . 21 . . . P4CR 22 C3D TlR 2 3 A4C! A X A 24 D X A C X C 25 P X C D3A 26 C5R C7D 27 TR1D T X C (Tras 28 P x T C6A + 29 RlA D3T+ 30 R2C T X P+ 31 R X C D X P+ 32 R2R D7T+ ! 33 R3D D3T + ; 29 . . . C X PR 30 DBA+ R2C 31 P3T con un peón y ata­ que por la calidad) 28 T X C T5R 29 D8A + R2C 30 D X P D3R 31 T1A? T8R?? (31 . . . T5-5T!! gana; véase comentario, página 27) 32 D5C D6T 33 P3A D3R 34 T2-2AR T3A 35 T X T D X T+ 36 R2C P5C 37 D3D P4T 38 TlA D3R 39 P X P T X T 40 R X T P X P 41 P4TD D3CD 42 R2A D5C? (42 . . . D7C + 43 R3R DBA+ 44 D2D DSCR+ 45 R4A R3A y tablas) 43 R3R D X PT 44 R4A D7T 45 D3R! D X P 46 D5R+ RlA 47 D6D+ R2C 48 D X P D7A + 49 R x P P4A + 50 R5C D x P+ 5 1 R X P D3C+ 52 R4A D3A+ 53 R3R R1A 54 R3D D8A+ 55 R4R D7C+ 56 R5R D4C . + 57 R6R D2R+ 58 R5A D2AD! (Asegurando las ta­ blas) 59 D8T+ R2R 60 D4R+ R1D 61 D4T+ RlA 62 D8T+ R2C 63 D5R D2A+ 64 R4R D3C+ 65 D5A D3D 66 D7A+ R1A 67 D5A+ R1D 68 D5T+ R1R 69 P5D R2R 70 D7T+ RlD 71 D8T+ R2D 72 R5A R2R �-� ll) Tai-Botvinnik, India de Rey 1 P4AD P4AD 2 C3AR C3AR 3 P3CR P3CD 4 A2C A2C 5 0-0 P3CR 6 P4D P X P 7 D X P A2C 8 C3A C3A! 9 D4T P3TR (Impi­ diendo 10 A6T y amenazando 10 . . . P4CR) 10 C5D P3R (155) (Las blancas tendrían más difi­ cultades después de 10 . . . C4TD, ya que es necesario 1 1 C2D TlAD
  • 161. 12 Tle} 11 e x e + o x e 12 D x D A x D 1 3 T1C e4TD (Si 13 ... ese entonces 14 A2D! e X P?? 15 TlT) 14 P3C A5R 15 A2C! A x A 1 6 T x A Y.-Y. 14) Boivinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD ASe 4 PJTD A x C + 5 P x A C5R 6 e3T (No es la mejor. Las blan­ cas deberían ejercer presión di­ recta en el centro, por ejemplo 6 D2A P4AR 7 P3R P3CD 8 A3D A2e 9 e2R D5T 10 0-0 0-0 1 1 156 B P3A C4e) 6 . . . P4AD 7 P3R D4T 8 A2D P x P 9 PA x P e x A 10 D X C D X D + 11 R X D P3CD 12 A3D A3T 13 TRIAD C3A 14 TD1C R2R (156) 15 P5A A x A 16 R x A TDlCD 17 T5C P X P 18 T1 X P P3TD! ( Más precisa que 18 . . . T x T) 19 T X T T X T 20 R2A T1AD 21 C4A P3D 22 T3A P4C Y.-Y. 15) Tal-Botvlnnik• Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P x P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 A4AD P3R 7 CR2R A3D 8 P4TR P3TR 9 C4A A x C (Si 9 . . . A2T 10 C35T las negras tienen que ju­ gar 10 . . . R1A) 10 A x A C3A 1 1 D2D CD2D 12 0-0-0 C4D 1 3 TD1R (Probablemente era más fuerte 13 A3D) 13 . . . C2-3C 14 A3C C x A 15 D x C C4D 16 D5R! 0-0 17 C4R! D1C ( 157) 157 B 18 C6D! T1D 19 C4A C3C 20 D x D TD X D 21 C5R A2T 22 T3T C2D (Si se acepta el peón, 22 . . . T x P viene 23 C x PAR! y si R x e 24 A x P + R1A 25 T3A + ; 24 . . . R3C 25 T3C + R4T 26 T X P) 23 P3AD C x C 24 T X C 163
  • 162. P3CD 25 TR3R TOlA 26 A4A T2A 27 P4CO RlA 28 P4C! AlC! 29 A3C A2T 30 P4AR AlC 31 R2C A2T 32 P5T Tl-1A 33 A2A A1C!! (Correcta valoración de la posición; después de 33 . . . A x A 34 R x A P4AO 35 PC X P P x P 36 P50 las blancas tienen venta­ ja) 34 P5CR P3A 35 T5-4R P4AO 36 A3C? (Era mejor 36 PD X P PC x P 37 P5C con ventaja en el ala de dama) 36 . . . P x PCO 37 PA x P PT x P 38 P x P P x P 39 T3C T2A 40 T X PC T7AR + 41 R3T T2AO Y.-Y. 16) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AO A5C 4 P3TO A X C + 5 P X A C5R 6 02A P4AR 7 C3T P30 8 P3A CR3R 9 P4R P x P 1 0 P X P P4R (Después de 10 . . . 0-0 las blan­ cas tienen la posibilidad de pro­ vocar un fuerte juego con 1 1 P5R P X P 12 P x P C5C 13 A30; 13 A5C) 1 1 C2A 0-0 12 A2R P4A 1 3 P x PR P X P 1 4 0-0 C3A 15 A5C D1R 16 C1D D3C 17 A x C T X A 18 C3R T X T + 19 T X T A3R 20 030 T10 2 1 C50 (158) 164 21 . . . T1AR? (Una defensa meior contra la amenaza 22 C7R+ es 21 . . . T20 y luego ofrecer cam­ bio de torres con . . . T2AR) 22 C7A! T x T+ 23 A x T D2A (Re­ tirar el alfil es peor; 23 . . . A2A 24 070; 23 . . . AlA 24 05D+ D2A 25 C5C y las negras se ven muy apuradas para evitar la derro­ ta) 24 D60 AlA 25 C6T! D5A 26 D5D + RlT 27 O x PA A3R 28 C7A A1C 29 02A O X PR 30 C8R 03C 31 D8A P5R 32 C6D C4R 33 P5A ( Reforzando la posición del caballo y despejando 4A para el alfil) 33. . . . C6D? (33 . . . D4C!) 34 C5A C4R 35 C7R 02A 36 D X D A x O 37 R2A A5A! 38 A X A (Después de 38 P6A P x P 39 C X P P6R + !! las negras pueden mantener unas tablas) 38 . . . C X A 39 PSA P X P 40 C x P P4TO 4 1 P4TD Y.-Y. 17) Tai-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AO 2 P40 P40 3 C3AD P X P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 A4AO P3R 7 CR2R C3A 8 C4A A3D 9 C X A PT X C 10 A5CR C020 1 1 0-0 D4T 12 P4A?! (De­ bilitando algo las casillas negras; 12 D2D!) 12 . . . 0-0-0 13 P3TO 02A 14 P4C C3C 15 A2R A2R 16 030 CR4D (Probablemente ·es mejor 16 . . . P4A, por ejemplo 17 P3A P5A; 17 PC x P T X P 1 8 P X C T X T 1 9 P x D A4A+ 20 R1T 'i' x c etcétera) 17 A x A D X A 18 P4A C3A 19 TOlC D2D! 20 TOlO RlC 2 1 D3C 02A 22 P4TO T5T 23 P5T ClA 24 D3R (159) 24 . . . C2R 25 05R T5-1T 26 P5C P x P 27 D x PC P3T 28 02C T2D 29 P5AD RlT 30 A3A C3A 31 A X C D X A 32 T3A D5T! 33 TR3D! TlAD 34 TIC O X P?! 35 ·T3C! D2A 36 03T R2T (36 . . . DlD! para luego jugar . . . T3A) 37 T6C
  • 163. 159 N D x PAR 38 C2R D5R 39 D3CD D4D (Con los· . apuros de tiempo, Botvinnik no llega a encontrar la defensa correcta 39 _ . . R1 T) 40 T x PT + (2'29) RlC 41 D4T 1-0 18) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3TD A x C+ 5 P X A C5R 6 D2A P4AR 7 C3T 0-0! 8 P3A C3AR 9 P5A P3CD 10 P x P PA x P (La rutinaria captura ha­ cia el centro es menos favorable, ya que la columna abierta TD es de menos valor y en cambio las blancas tienen ahora debilidad en 4AD) 11 P3R D2A 12 A2D ClR! 13 P4AD A3T 14 T1A C3D 1S D4T D3A! (160) 16 D X D C X D 17 A4C C X A 18 P x C A X P! 19 A x A TRIA 20 A x P + P x A 21 R2D R2A 22 C4A P4TD 23 P X P P X P 24 R3D P5T 25 T X T T X T 26 T1T C5A? < Después de esto, las negras tie­ nen que luchar por unas tablas; 26 . . . TlTD!) 27 TlCD P6T 28 T7C + R3A 29 T7T P4C?? (Sui­ cida. Las negras podrían forzar unas tablas con 29 . . . C7C+ 30 R2D C5A+ 31 R2R C7C! 32 160 B T x PTD T7A+ 33 RlR C5A) 30 C5T+ R3C 31 P4C C7C+ 32 R2D C5A+ 33 R3D C7C+ 34 R2D C5A+ 35 R2R! T3A! 36 P3TR! P4R 37 PD xP? (Con los apuros de tiempo, a Botvinnik se le pasa por alto la jugada más fuerte 37 P5D; ahora las negras tienen posibilidades de tablas) 37 . . . P X P 38 PT X P C x P5 39 T X PTD T7A + 40 RlA R2A 41 P4R T7D 42 RlR T7CR! 43 T3C R2R 44 C7C C X P + 45 T x C T x P 46 C5A+ R3R 47 C3C P4T 48 C x P T x P+ 49 R2A R4R 50 R3C T5TR 51 C7C T5AR 52 T3T (Si 52 T3R + , entonces 52 . . . R3A 53 C5T+ R4A) 52 . . . T5D 53 T6T T3D 54 T7T T5D 55 T7AR T5AR 56 T7R+ R3A 57 T7T T5R 58 C5T+ R3C - 59 R3A T5CD 60 C3C T5A + 61 R3R T2A 62 T5T T3A 63 C4R T4A 64 T6T+ R2C 65 C3C T4R+ 66 R4D T4C 67 R4R R2A 68 C5A T5C+ 59 C4D TBC 70 C3A T5C+ 71 C4D T8C 72 C6A R3C 73 C5R+ R4T 74 T5T TSR+ 75 R3A T8A+ 76 R3C (4'11) T5A (3'04) Y.-Y. 19) Tai-Botvlnnlk, Defensa Ho- 165
  • 164. landesa 1 P4AD P4AR 2 C3AR C3AR 3 P3CR P3CR 4 A2C A2C 5 P4D P3D 6 C3A P3R 7 0-0 0-0 8 D2A C3A 9 TlD D2R. 10 TlC P4TD 11 P3TD ClD 12 P4R P X P 13 C x P C x C 14 D x C C2A 15 A3T! D3A 16 A2D P4D ( 16 . . . P3A! y tras 17 A3A o bien 17 . . . P4R 18 A x A TD X A 19 P x P P x P con la amenaza. . . C3D o bien 17 . . . P4D) 17 D2R P X P 18 A4A C3D 19 C5C TlR 20 A2C T3T 21 C4R C x C 22 A X C P4CD 23 P3C P X P 24 D X P TIA 25 D X PC (25 TDlA) 25 . . . T3C 26 D3R T x T 27 A x T A2C 28 A2T A4D 29 A x A P x A 30 A X P P5T 31 T3D D4A 32 A5R A3T 33 D2R TIA 34 T3AR D6T (161) 161 B 35 A7A! AlA (La mejor defensa era 35 . . . D2D a pesar de que las blancas ganan un tiempo con 36 A4A) 36 D5C! D3R 37 A5R D3AD 38 D5T TlT ( 2'29 Y. ) (Evitando 38 . . . A x P? 39 T X A D8A+ 40 R2C D x T 41 D x P+ RlA 42 A6D+ ) 39 D2D (2'21) TIA ( 2,29 Y.) 40 R2C D2D ( 2'29 Y. ) 41 P4T (2'27) D5C 1-0 166 20) Bot'innik-Tal, Nimzoindia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3TD A X C+ 5 P x A C5R 6 P3R P4AR 7 D5T + !! P3CR 8 D6T (El experimento de apertura de las blancas ha tenido como re­ sultado el debilitamiento de las casillas negras en el ala del rey negro. Después de 8 . .. D4C 9 DX D C xD 10 P4TR ± ; 8 . . . D3A 9 C3AR! P3D 10 P4TR P4T 1 1 P5T con fuerte juego favorable a las blancas) 8 . . . P3D 9 P3A C3A 10 P4R! P4R 1 1 A5C D2R 12 A3D TIA ( 12 . . . C3A 13 P x PA P x PD + 14 RlA!; 12 . . . P5A 13 P3CR!) 13 C2R (Pasando por alto la jugada más fuerte 13 D4T! D2A 14 A6T TlT 15 C3T) 13 . . . D2A 14 D4T PA x P 15 PA x P C5C (162) 162 B 16 P3T D7A + 17 R2D D X D 18 A x D C7A 19 TRIAR C X A 20 T x T + ! R X T 21 R x C A3R 22 C3C (La continuación 22 A8D!? habría sido interesante, por ejem­ plo 22 . . . P3A 23 A7A R2R 24 P X P P X P 25 A X P C2D mere­ cería unas tablas) 22 . . . C2D 23 C1A P3TD! 24 A2A R2C 25 C2D
  • 165. TlAR 26 A3R P3C 27 TlCD 163 B < 1'51) C3A ( 1'55) �-� 21 ) Tal-Botvlnnlk, India de Dama l P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P3CD 4 P3CR A2C 5 A2C A2R 6 0-0 0-0 7 C3A C5R 8 D2A C x C 9 D x C P4AR 10 P3C A3AR l l A2C P3D 12 TD1D D2R 13 C lR A x A 14 C x A C3A 15 D3A D2D 16 C4A TD1R 17 P5D (Va­ lorando el final de juego después de 1 7 . . . A X A 18 P X P C4R 19 P x D C X D + 20 P x C T2R a fa­ vor de las blancas en vista de 21 P4TD! T x P 22 P4C) 17 ... CID (163) �-�
  • 166. 7 TAL · BOTVINNIK Moscú 16 marzó-12 mayo 1961 1 2 3 4 Tal o 1 o � Botvinnik 1 o 1 � 12 13 14 15 Tal 1 o y. o Botvinnik o 1 � 1 1 ) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P4D 6 P3TD P X P 7 A X P A3D 8 C3A C3A 9 C5CD?l (9 P4CD!) 9 . .. P4R 10 C x A D x C ( 10 . . . P X C) 1 1 P X P D X D+ 12 R x D C5CR 13 R2R CD x P 14 A5D P3AD ( 14 . . . TlD 15 A4R P3CD! 16 A X T A3T + ; 1 4 . . . TlD 1 5 TlD) 15 A4R A3R (15 ... P3CD!) 16 C2D!? (16 C x C C x C 17 P4A A5A + 18 R2A C6D + 19 A x C A X A 20 A20 y 21 A3A = ) 16 . . . TOlO ( 16 . . P4AR!) 17 P3T C3A 18 A2A T20 ( 18 . . . P3CO! y 19 . . . AlA) 19 P3CO TRIO 20 TlD C6D 21 A X C T X A 22 A2C (164) 22 . . . T6-2D? (22 . . . P4A!) 23 A )( C! P X A 24 P4CD! A4A?! (24 . . . A4D) 25 C3C A6D + ?! (25 . . . T X T 2 6 T X T T x T 27 R X T P3) 26 RIR P3C 27 TDlA A5R 168 5 6 7 8 9 10 1 1 � � o 1 o o o � y. 1 o 1 1 1 16 17 18 19 20 21 Total y. y. 1 o 1 y. o 8 o 1 o y. 1 13 164 N 28 P3A?! (28 T x T T X T 29 R2R!) 28 . . . T X T + 29 T X T T X T+ 30 R x T A4D? (30 . . . A4A! 31 C4D A20) 31 C40 P4AD 32 P x P P x P 33 C5C P3TO 34 C7A A5A 35 CBR! P4A 36 P4TR R1A 37
  • 167. C6D ASA 38 P3C R2R 39 C x P + R3R 40 P4R R4R 4 1 R2D (se­ llada) 1-0 2) Tai-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P X P 4 C X P A4A 5 C3C A3C 8 A4AD P3R 7 CR2R C3A 8 C4A A3D 9 O-O C4D! (9 . . . D2A 10 D3A! ? ) 10 C3C-5T ( 1 0 C x C PA x C 1 1 A5C+ C3A; 10 C3D 05T) 10 . . . 0-0 1 1 A3C C20 12 C x A ( 12 P4A C x C 13 C x C A4AR = ) 1 2 . . . PT x C 1 3 C3C 05T! 14 D3D TDlD?! ( 14 . . . C(2D) 3A amenaza 115 . . . e5eR; 14 . . . e(4D) 3A con la intención 15 . . . P4A) 1 5 T1R C(2D)3A 16 P3TR A5A 17 P3AD ( 17 e4R) 17 . . . P3e 18 D3A A x A 19 TD X A D5A 20 D2R P4A 21 TD1D D2A 22 P X P P X P 23 C4R C X C 24 O x e e3A 25 D2R T X T 26 T X T TlD 27 T x T + D X T= (165) 165 B 28 A4A DIC 29 D2D D2A 30 AlA RlA 31 P4CD P x P 32 P X P C4D 33 P3T D6A 34 D5C D3AR? ( 34 . . . P3A! 35 D x PC D X PT = ) 35 D3e D5A 36 030 D8A? (Bot­ vinnik estaba apurado de tiem- po; 36 . . . D2A! = ) 37 P4TD! R1e?! (37 . . . D6A ó 37 . . . D2A) 38 P5T D8R 39 D4D P3T 40 P5C P X·P 41 P6T D4T 42 P7T P5C 43 A4A! P3A 44 A5e! P6C 45 D4TD! 1-0 (45 . . . D X D 46 Ax O C3C 47 A X P R2A 48 A4T seguida de A6A) 3) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P4D 6 P3TD P X P 7 A X P A3D 8 C3A C3A 9 P4CD! P4R 10 A2C A5C 1 1 P5D!? ( 1 1 P X P) 1 1 . . . C2R 12 P3T A2D 13 C5eRI e3e? ( 13 . . . P3TR 1 4 e5-4R e x e 1 5 e x e A4AR= ) 14 e6R! P x C 1 5 P x P R1T 16 P x A D X P 17 0-0 D4A 18 C5D! (166) 166 N 18 . . . e1e? (18 . . . D5R? 19 e x c D X A 20 e x P!; 18 . . . P5R 19 e x e P x e 20 D2A amenaza P4A¡ 1 8 . . . TD1D 19 e x c P X C es lo mejor) 19 D4e D7A 20 D2R D4A 21 D4C D7A 22 D2R D4A 23 P4R D2D 24 TD1D TD1D 25 D4e DlR 26 P3C C3T 27 D5T elC 28 D2R C3-2R 29 e3R e3T 30 C4C! C X C (30 . . . D4T 31 R2C amenaza 32 169
  • 168. C X P) 31 P X C C3A 32 R2C A2R 33 A5D C5D 34 A x C P X A 35 A4A (35 A X P! P6D 36 D3R!) 35 . . . P4A? (35 . . . P3CR seguida de , . . R2C) 36 P5CD A3A 37 P4A P6D 38 T X P T X T 39 A x T A5D 40 P5R P3eR 41 TlTR R2C 42 D4R P3e 43 A4A ( sellada) 1-0 (43 . . . D2D 44 D6A D x D 45 P x D TIA 46 P6R!; 43 . . . D2R 44 P5e amenaza D6A y D6A + ; 43 . . . D2R 44 P5e TIA 45 P5A P x P 46 T X P + R X T 47 D4T+ R2e 48 D6T mate) 4) Tal·Botvinnik, earo-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R P4AD?! 4 P X P P3R 5 e3AD (5 e3AR! A X P 6 A3D con ventaja) 5 . . . C3AD 6 A4AR CR2R 7 C3A C3e 8 A3R! ( 8 A3e A x P 9 A3D) 8 . . . eR x P 9 C x e e x e 10 D5T ( 10 040!? e3A 11 A5eD) IO . . . eaA 11 0-0-0 A2R ( I l . . . P3eR 12 D2R A2e 13 e x P!) 12 P4A P3eR 13 D6T AlA 14 D5e D X D?! 15 P X D P3TD 16 e4T A2D 17 A4AR P3T! 18 cae TlD I9 A7A P X P 20 P4A P5D 21 P4CD A2C (167) 16'7 B 170 22 A X T? (22 P5e! Cle 23 P4TD P4R 24 TIR P3A 25 P3C seguida de A2C ganaría) 22 . . . R X A 23 P5e e1c 24 A2R P4A! 25 A3A P xP 26 P X P A x P 27 A x P R2A 28 P4TD (28 A3A? P5C; 28 AST? C3T) 28 . . . A X P 29 e x A R x A 30 R2D C2D 31 Tle+ R3A 32 TRIAD A4R 33 R3D TlT? ( 33 . . . A2A!) 34 T6e + ! C x T 3 5 P x C + R2D {35 . . . R4C 36 T5A+ segui­ da de T X A; 35 . . . R3D 36 P7e TleD 37 C5A) 36 C5A + R2R 37 TlR T6T + 38 R4A T6A + 39 R5e T6R 40 TlTD A X P 41 T7T+ RlR (aplazada;. 41 . . . R3A 42 T7T! ± ) ',4-',4 (42 T7T A5A 43 C7D P6D 44 C6A+ con jaque perpetuo) 5) Botvinnik-Tal, Nimzoindia 1 P4AD C3AR 2 e3AD P3R 3 P4D A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P4D 6 P3TD P X P 7 A x P A3D 8 C3A C3A 9 P4eD P4:R 10 A2C A5C 1 1 P X P C X PR ( 1 1 . . . A X PR 12 D X D TD X D 13 P5C A x eR 14 P x A e4TD = ) 12 A2R D2R 13 C5CD TRlD 14 D2A P3TD?! ( 14 . . . A4T) 15 e x A P x C 16 D1D TOlA= 17 0-0 C5R 18 e4D A x A 19 D X A C5A 20 TD1A P4D 21 D4C D2D 22 D x D ( 22 C5A?! P3CR 23 C6T+ R1A) 22 . . . T X D 23 T2A CR3D 24 TlD T2-1D?! (24 . . . T2-2A) 25 cae e x A 26 T XC C5A 27 T2T P3eD 28 RlA P3A 29 P4TD C4R 30 P5e T6A 31 e4D T1T 32 TD1T P4TD 33 TlD (168) 33 .. . T 1-1AD? ( 33 . . . C6D! 34 esA R2A 35 T2-2D C5C 36 e x e P X C 37 T X P T X PT = ) 34 esA T1-2A 35 T X P R2A 36 TlD?! ( 36 P4R) 36 . . . R3R 37 C4D + R2A 38 R2R T2-5A 39 P3T T5C 40 C2A TC-5AD 41 T2D (aplazada) 41 . . . R2R 42 e4D P3C 43 TlD
  • 169. C2D 44 C6A+ RlR 45 T6D T7A+ 169 B 46 T x T T x T+ 47 R3A T7T 48 ..-��-""'!'!!'!�-��-�-. T6R + RlA 49 T6D RlR 50 T6R+ RlA 51 R3e T x PT?! (51 . . . P4T) 52 T7R e4A 53 T x P e5R + 54 R2T eao 55 TBT+ ?! (55 T7D) 55 . . . R2A= 56 TBeD e5A 57 168 N TBA e7D 58 P4C T7T 59 TBeD C5R 60 T x P T X P+ 61 R1C T7e 62 e x P e7D 63 eaA C5A 64 T7C + R3R 35 P4T R4D 66 T7D + R4A 67 T3D R x P 68 C4D + R4A 69 C3A T7R 70 P5T P x P 71 P x P C X P 72 P6T T7C + 73 RlT T3C Y.�Y. 6) Tal�Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R P4AD?! 4 P x P P3R 5 D4C! e20 6 C3AR (6 A5CD D2A 7 C3AR D x P 8 C3A; 7 . . . C2R 8 C3A · C3CR 9 D3C A X P = ) 6 . . . C2R 7 A5CR P3TR 8 A x e (8 A4T? P4CR 9 A3C P4TR 10 D x Pe A3T 11 D4T ABA!) 8 . . . D x A 9 C3A D x P 10 0-0-0 P3T ( 10 . . . D x P?) 1 1 R1C eac 1 2 e40 A2D 13 P4TR 0-0-0= 14 T3T R1e 15 P4A ( 15 T3A) 1 5 . . . TlA (169) 16 P5T Tle 1 7 cae D2A 18 A3D C5A 19 A x C D x A 20 e4D A2R 21 T(3T) 3D D2A 22 D2R D3C 23 D4e D2A 24 D2R D3e 25 D4e D2A Y.�Y. '7) Botvlnnik�Tal, Nimzoindia 1 P4AD e3AR 2 C3AD P3R 3 P4D Ase· 4 P3TD A x C + 5 P x A P3CD?I 6 P3A A3T 7 P4R P4D 8 PA X P A x A 9 R x A P X P 10 A5C! P3TR 11 D4T + ! ( 1 1 A X C D X A! 1 2 P x P 0-0) 1 1 . . . P3A ( 1 1 . . . CD2D 12 A X C D x A 13 f x P; 11 . . . R1A 12 A x e; 11 . . . D2D 12 D X D + CD X D 1 3 A X C C X A 1 4 P5R C2D 1 5 e2R con ventaja) 12 A4T P X P 13 TlR P4eR?! ( 13 . . . 0-0 14 P x P D2A! ) · 14 A2A D2R 15 e2R P4C 16 D2A D x P? ( 16 . . . P6R 17 A x P 0-0 · 18 cae e4D 19 AlA D3A) 17 P4T PC x P? ( 17 . . . P5C) 18 A X P e020 19 eac 0-0-0 20 C X P TR1R (170) 21 R2A! (21 e x C? T x T + 22 R x T DST + 23 DlD D X P + 24 R2A e4R) 21 . . . e x C+ 22 P X C P3A 23 TlT D2R 24 T x P D X P 25 D x D T x D 26 TST+ Cle 27 A3C R2C 28 TR1T TlAD 29 T8-7T+ R3C 30 A x e P5C 31 1 7 1
  • 170. 170 B A60 P X P 32 ASA+ R4C 33 T1-4T I-0 8) Tal-Botvt.�nik, Caro-Kann 1 P4R P3AO 2 P40 P40 3 P5R P4AD?! 4 P X P P3R (4 . . . C3AD 5 ASCO!) 5 04C!? C3AD?! (5 . . . C2D) 6 C3AR 02A 7 A5CD A20 8 A x C O X A 9 A3R C3T! (9 . . . C2R 1 0 C02D C4A 1 1 C3C C X A 12 P X C; 9 . . . P4TR IO D3C C3T 1 1 C40!) 10 A x C P x A 1 1 CD20 O x P 12 P4A! o-0-0 ( 12 . . . P x P 13 0-0 A3A 14 TOlA) 13 0-0 RlC 171 N I72 I4 TR1D D3C?! ( 14 .. . A2R) I5 D4T! P4TO? ' I6 TOlA TIC 1 7 C3C! P5T? 1 8 P5A D2A 19 CD4D TIA 20 P4CO P X P a.p� 21 P X P 010 22 O X O T X D 23 P4CO T5C 24 P5C TIA 25 P6A AlR 26 T2A A2C 27 TlT A X PR 28 C x A T X C 29 C70 + ! 1-0 (171) (29 . . . R2A 30 P6C + RlO 3I P x P; 29 . . . A X C 30 P X A TlD 31 T8A+ T X T 32 TBT + ) 9) Botvinnik-Tal, Sistema Keres 1 P4AO C3AR 2 C3AD P4R 3 P3CR P3A 4 C3A P5R 5 C4D P40 6 P X P 03C?! (6 . . . A4AD?! 7 C3C A3C 8 P x P C xP ; 6 ... P X P) 7 C3C P X P (7 ... C5C!?) 8 A2C P4TO?! (8 . . . C3A) 9 P30 P5T 10 A3R 05C 1 1 C40 P6T ( 1 1 . . . O x P 12 C3A-5C) 12 C2A! O X P 13 A40 ASCO I4 C X A O X C 15 A X C P x A 16 0-0 A3R 17 TIA ( 17 OlA! es más fuerte aún) I7 . . . C3A 18 P X P P x P 1 9 C X P A X P 20 C60 + RlA 21 C x PC C4R 22 C5A TICO 23 C6T?! (17Z) 172 N (23 P4A) 23 . . . A6C 24 C X D A x O 25 TR X A T X C 26 TIT
  • 171. T7C 27 RlA R2C 28 T x P TlAD 29 A4R T1R 30 T4T T2R 31 ASA T2A 32 T4T P3T 33 T4T T4A 34 P3T C5A 35 A3D C4R 36 A4R C5A 37 A3D C4R 38 A4R C5A :HJ RIR C4R 40 T4T-4D T6A 4 1 T I D-20 (sellada) 4 1 . . . TBA + 42 'flD T6A 43 P4A P4A 44 A X P C5A 45 T4D-3D T6A-7A 4$ A4C 1'7T 47 T3C R3C 48 R2A C7D 49 T3R C5A 50 T3C C7D 5 1 T3R esA 52 TBR C7D 53 T5R R3A 54 T5A + R3e 55 T5R R3A 56 A5T T6A 57 P4T T5A 58 A3A T5A-7A 59 A5D T5T 60 A3A T5T-7T 61 TlR T5T 62 P5T T6A 63 A2C T7A 64 TlD T6T 65 A5D T5T 66 RlR T5D 67 A2C C6e 68 T x T C x T 69 R2A e3R 70 A4R T7C 71 T5A + R2C 72 T5D R3A 73 R3A 1-0 10) Tal-Botvinnik, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R A4A! 4 P4TR P3TR 5 P4CR A2D (5 . . . A2T? 6 P6R P X P 7 A3D) 6 P5T P4AD 7 P3AD C3AD B A3T P3R 9 A3R? ( 9 C2R; 9 P4AR D3C 10 C3A) 9 . . . D3C 1 0 D3e? < 1 0 e20 D X P 1 1 C2R) 10 . . . P x P! 11 D X D ( 1 1 P X P A5C + 1'73 B 12 C3A C4T 13 D2A TlA) 1 1 . . . P X D 12 P X P? e4T! 13 C3AD P4CD 1 4 AlAR P5e 15 ese RlD 16 e3AR esA { 1 6 . . . e6C 1 7 TlCD T X P 18 e6D A X C 1 9 P x A e3A 20 C5R) 17 A x e P X A 1 8 ean A x e 19 P x A AJA 20 esR A X T 2 1 e x P + RlR 22 C X T A5R (1'73) 23 P5D P X P 24 A4D C3A 25 R2D R2D 26 e7A R3R 27 C5R R X P 28 P3A A2T 29 P5C P x P 30 P6T P X P 3 1 C7A + R3R 32 C x PT etC 33 C4C A4A 34 C3R A3C 35 C4C A4A 36 C3R A3C 37 C4C RJD 38 C5R A4A! 39 e7A + R2D 40 e x P e2R 41 P4A e3A 42 C3A R3D (sellada) 0-1 11) Botvinnik-Tal, Gambito de Dama rehusado, Eslava 1 P4D C3AR 2 P4AD P3A 3 C3AD P4D 4 P x P P x P 5 C3A C3A 6 A4A A4A 7 P3R P3R 8 A5CD! A5CD ? ! (8 . . . C2D) 9 e5R D4T 1 0 A X C + P X A 1 1 �O A x C 12 P x A D X PA? ( 1 2 . . . P4A) 13 DlA! ( 1'74) 174 N 1 3 . . . D X D 14 TR X D 0-0?! ( J 4 . . . C4T) 1 5 P3A .P3TR 1 6 C x PAD 173
  • 172. TRlR 17 P4TD C2D 18 A6D C3C 1 9 A5A A6D ( 19 . . . C5A 20 P4R A2T 21 P X P P X P 22 C7R+ ) 20 C x P T X C 21 A X C T3T 22 P5T A5A 23 T3T P3A 24 P4R R2A 25 R2A T3T-1T 26 R3R TR1CD 27 T3T-3A T1AD 28 P4C TD1C 29 P4T T3A 30 P5T! T1C-1AD 31 P5R P3C? 32 P x P + R x P 33 T3A-2A P X P 34 P X P T1TR 35 T2TR T3A-1A 36 R2D A6C 37 P6T ASA 38 P7T T2T 39 TlTD T1D 40 A3R T2CD 41 T x P+ R2C 42 TlT-lT T7C+ 1-0 12) Tai-Botvinnik, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A5C 4 P5R P4AD 5 P3TD A X C+ 6 P x A D2A 7 D4C P4A (7 . . . C2R; 7 . . . P3A! 8 C3A P5A!; 7 . . . P3A! 8 A5C;t ) 8 D3C C2R!? (8 . . . P x P 9 P X P C2R 10 A2D 0-0 1 1 A3D P3CD 12 C2R A3T 13 C4A D2D = ) 9 D X P TIC 10 D +P P X P 11 R1D!? A2D 12 D5T+ RlD! 13 C3A!? (13 C2R; 13 P4AR!?) 13 . . . D x PA 14 T2T CD3A 15 T2C R2A 16 T5C T1T l'Í D x T ( 17 D5C TD1CR 18 D2D C3C) 17 . . . T X D 18 A2C D X C +! ( 18 . . . D4T? 19 T x D C X T 20 A X P) 19 P X D (1'75) 1'75 N 174 19 . . . C3C? (19 . . . T5T! 20 P4AR! con una posición poco clara) 20 P4TR! C(3C) X PR (20 . . . T X P 21 T x T C X T 22 P4AR) 21 P5T C2A?! 22 P4AR! C3D 23 T3C C5R 24 R1R T3T 25 A2R A1R 26 T3D C3A 27 A x P C X A 28 T x C A x P? 29 T3D T2T (29 . . . A X A 3 0 T3A+!) 30 TD3T A3C 31 T X T+ C X T 32 T6T C1A 33 T8T C2D 34 T8CR A2A 35 T7C A1R 36 T7R RlD 37 T X P A2A 38 T6TR R2R 39 A3D A3R 40 T5T C3A 41 T5C (sellada) 1-0 13) Botvtnnik-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD A2C 4 P4R P3D 5 P3A 0-0 6 A3R P4R 7 P X P P X P 8 D X D T X D 9 C5D C x C 1 0 PA X C P3AD 1 1 A4AD P4CD?! (1 1 . . . P X P 1 2 A x PD C3A) 12 A3C A2C 13 0-0-0 ( 13 TIA! P x P? 14 T7A T2D 15 T X A± ± ) 13 . . . P4AD?! (13 .. . P X P ) 14 A2AD C2D 15 C2R AlAR 16 C3A P3TD 17 P3CD TOlA 18 A3D C3C 19 A2R T3D 20 R2C P4A (20 P5A) 21 T1AD T3AR? (21 . . . P5AR) 22 P4TD! (1'76) 176 N
  • 173. 22 . . . P x PT 23 P x PT P4TD 24 R2A P5AD 25 TleD A5e 26 e2T A4A 27 A x A T X A 28 e3A AlA 29 T2e A2D 30 TlT-leD! A X P + 3 1 e x A e X e 32 T8e + R2e 33 Tle-7e+ T2AR 34 P6D T X T 35 T x T + R3A 36 T x P TIA 37 P7D TlD 38 A X P e4A 39 T7A+ R4e 40 A5e P x P 41 P x P 1-0 14) Tal-Botvinnik, earo-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R A4A 4 P4TR P4TR!? 5 C2R P3R 6 C3e P3eR (6 . . . A3C 7 A2R P4AD! 8 P3AD C3AD 9 A3R= ) 7 e x A PC x e 8 P4ADI P4A 9 PA x P (9 ASe!) 9 . . . D x PD 10 C3A D x PD 11 D3A (11 A5C + ! e3A 1 2 D2R) 1 1 . . . C3AD 12 A5eD C2R 13 A5C D X PR+ 14 RlA A3T 15 TlR DSD 16 A X C R x A 1 7 D X PA TDlD 18 T3T (1'77) 17"1 N 18 . . . D7D! 19 D XPAD+ D3D 20 D4A (20 D x D+ T X D 2l C4R) 20 . . . D5C 21 D2R D5C 22 A x C D X D + 23 C X D (23 T X D P X A 24 T3A) 23 . . . P X A 24 T3T T2D 25 T6T TlCD 26 C3C?! T X P! 27 e5A+ R3A 28 C X A T2D-7D 29 RlC! T x PA 30 Tl.AR T X T + 31 R x T R2C 32 T x PT R x C 33 T X P Y.-Y. 15) Botvinnik-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD A2C 4 P4R P3D 5 P3A 0-0 6 A3R P3A 7 A3D P4R 8 CR2R P x P (8 . . . CD2D) 9 A X P P4A?! 10 A2AR C3A 1 1 0-0 P3TD 12 D2D A3R 13 TD1D D4T 14 P3CD TD1C 15 AlC TRlD 16 P4A A5C 17 P3TR A x C 18 C X A D X D 19 T X D TIR 20 C3C (20 P5R P x P 21 A x PA P5R) 20 . . . AlA 21 TlR T3R 22 ClA TDlR 23 T2D-2R A2C 24 P4CR C2D 25 R2C T3R-2R 26 C2T ClA 27 A4T C3R 28 TlAR T2D?! (28 . . . P3A) 29 P5C (1'78) 1'78 N 29 . . . P4TR?! (29 . . . P4C) 30 P x P a.p. A X P 31 C4C A2C 32 C6A + A X C 33 A X A C2C 34 T2D C4TR 35 A3A TlR-lD 36 A2A RlA 37 AlD R2R 38 A4CR T2A 39 P5A RlR 40 P6A P4CD 41 T5D P x P 42 P x P (sellada) T2C 43 R3A T5C 44 A x T Cx A 45 A x C C x T 46 PR x C P X A 47 TlCD RlA 48 T6C RlC 49 175
  • 174. R4A R2T 50 R5C TIC + 51 R X P T6C 52 P4TR T6R 53 T x PD T4R + 54 R4C R3e 55 R4A T4A+ 56 R3R T4T 57 T X P T X PT 58 R3D R4A 59 T6A T7T 60 T X P T x P 61 T7A R x P 62 T7D R4R 63 T7R+ I-0 16) Tal-BohiDnlk, earo-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 PSR A4A 4 P4TR P4A?! 5 P x P D2A 6 C3AD C3AD 7 C3A T1D 8 CSCD D1A 9 eR4D (9 P3A!) 9 . . . A5C I O P3AR A2D 1 1 e x e P X C 1 2 C4D D1C 1 3 D2R P3R ( 13 . . . D5C + ? 14 P3A D X P5A 15 A3R) 14 C3C A x P 15 C x A D5C+ 16 P3A D X C 1 7 A3R D4T 18 P4eD!? ( 18 D2AR! TIT 19 D3C) 18 ... D2A 19 ASA e2R 20 PST P3TR 21 A6D D2C 22 0-0-0!? (22 P4C seguida por R2A) 22 ... TIT (22 . . . C4A 23 ASA! C6C 24 D2AR e X T 25 D4T AlA 26 A3D) 23 P4C P4T 24 D2AR P X P 25 P x P P4AD 26 A x e R X A 27 D X P+ R1R 28 R2C T1AD 29 D4D A5T 30 TIA T x T 31 R x T R2D (31 . . . D3A+? 32 R2D D7A + 33 R3R D X P 34 A2R) 32 R2C TlAD 33 A3D A4C 34 TlD D3T 35 P3T A x A 36 T x A R2R 37 D3R R1R 38 D2D T2A 39 P4A R2D 40 D3R?! RlD (179) 41 TlD?! (sellada) RlA 42 D3D D3C 43 D4D D4C 44 D3R R2C 45 T4D?! (45 T3D) 45 . . . D8A 46 P4T D7C + 47 T2D D8A 48 T2AD T x T+ 49 R X T D7C+ 50 R3C D x P 51 P5T DSD + ! 52 R2C DSA 53 D6C + RlT 54 D6A+ R2T 55 D7A+ RlT 56 DB.A+ R2T 57 D7A+ RlT 58 P5A DSR 59 DBA + R2T 60 D7A + RlT 61 D8A + R2T 62 D5A + R2C 63 D6C+ R1T a4 D6A + R2T 85 D5A + R2C 66 D4D D7R+ 67 R3T D4C 68 P X P P X P 69 D3A 176 1'79 B D8A 70 R2T D7R+ 71 R3C D8D + 72 D2A D8AR 73 R2T D4C 74 R3T D8A 75 D3A D8CD 76 P6T+ R x P 77 D6A + R2T 78 D7D+ RlC 79 D x PR D8T + 80 R3C DSD + 81 R2C D5D+ 82 R2T D X PC 83 DSC + R2A 84 D X P + R1D 85 D6A + D2R 86 D4A D3R 87 R2C RlR 88 D4T + R2A 89 D4A + RlR 90 R2A D3T !h-Y. 17) Botvinnik-Tal, India de Rey 1 P4D P3CR 2 P4R A2C 3 P4AD P3D 4 C3AD C3AR 5 P3A CD20 6 A3R 0-0 7 A3D P4R 8 CR2R C4T 9 P x P P X P 10 0-0 P3AD 1 1 D2D D2R 12 TDlD C4A 13 A1C C3R 14 DlR A3A!? 15 RlT e4T-5A 16 P3CR C x C 17 C X C P4TR?! 1 8 D2A P3C 19 P4A P X P 20 P x P A2CD (20 . . . A X P? 2 1 P5AR) 2 1 P5R P4A + 22 TSD! A2C 23 R1C C2A 24 C3A (24 T6D! TDID 25 TRID) 24 . . . e X T 25 P X C TDlD 26 A4R AlTO 27 D3C P4eD 28 D2A D2D 29 A x PA TRlR 30 D3C (30 P4C) T1AD 31 P4C RlT 32 D3A (32 P6R! P x P 33 D X P A x C 34 D x P+ R1C 35 RlT A X PD 36 TIC + ) 3 2 . . . P3T 33 RlT P4A! (180)
  • 175. 180 B 34 P x P a.p. ( 34 A2AD AlA! 35 A x A T x e) 34 . . . A x PA 35 A X P D5e 36 D3D? T1eR 37 A4R TD1R 38 A3A? D x P 39 e2R D5T 40 A2A D4C (aplaza­ da) 41 cae TlD 42 A3R D4R 43 TlD T5e 44 P3TD A2eD 45 A6e T2D 46 A3R T5T 47 eiA T5AD 48 A2e T2e 49 D2D P5T 50 P3T D7e 51 D X D A x D 52 ASA T2D 53 e3R T8A 54 T X T A X T 55 A4D + Rle 56 e4e A4C 57 Rle A X P 58 e5R A X A 59 C X T A x P 80 C5A AlA 61 R2A R2T? 62 P4T P x P 63 e x P4T A5A 64 R3A P6T 65 A1C P7T 66 A X P A x A 67 R4R A2D 68 C5A A4e 89 R5D R3C 70 C4R R4A 71 C3A A8A 72 R5A A4R 73 ClC R3R?! 74 C2D A3D + 75 R6C A7C 78 C3C A X P 77 R X P ABA + 78 R6C R3D 79 C5T A4A + 80 R7C A7R 81 C3C A6R 82 C5T R4A 83 R7A ASA+ 0-1 18) Tai-Botvinalk, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R A4A 4 P4TR P3TR 5 P4CR A2D 6 P3AD?! P4AD 7 A2C P3R 8 C2R A4C! 9 C3T? (9 C2D ó 9 A3R) 9 . . . A x C 10 D x A P x P 1 1 P x P A x C 12 P X A C3AD 1 3 A3R ( 13 A2C D4T+ 14 D2D D X D + 15 R x D C4T) 13 . . . D4T + 14 RlA CR2R 15 TlCD T1CD 16 A3T D5T 17 TlD D xPT 18 R2C D3T 19 D X D P X D 20 P5T R2D 21 TlCD T3C 22 R3C C4T 23 T X T?! P X T 24 P4A C5A 25 A1AD C3A 26 T1D ese 27 P3T C7T 28 P5A C x A 29 T x C P4CD 30 T1TD R2R 31 R4A TlAD 32 P5e P X P + 33 R x P P x P 34 A X P T3A 35 R4A T3T?! 36 A4C T3AD 37 TlAD? ( 37 P4T! y si 37 . . . P5C 38 A3A) 37 . . . P3A 38 ASA P X P + 39 P X P C X PR 40 T1D R3D 41 A4R T4A (sellada) 0-1 19) BotvJanlk-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3D 3 e3AD P3CR 4 P4R A2C 5 P3A 0-0 6 A3R P3TD 7 D2D P3A 8 A3D P4R 9 P X P P X P 10 C4T? P4CD 1 1 C6C T2T 12 A2AD ( 12 C X A T2D 13 C6C T X A 14 D2R D3D) 12 . . . A3R 13 D x D T x D 14 C2R ( 14 P4TD!) 14 . . . T2C 15 P5A P4TD 16 R2A AlAR 17 TRlD T x T 18 T x T CR2D 19 C x C C X C 20 AlC A X PA 21 A X A C X A 22 TlAD C3T 23 P4A P X P 24 C X P P4AD (24 . . . A2D) 25 R3R RlA 26 P5R R2R 27 A4R T2A 28 P4TD P X P 29 T1TD A6C 30 C5D+ A X C 3 1 A X A T2D 32 A4A C5C 33 T X P T5D 34 A5C R3R 35 T X P C4D + 36 R2A R x P 37 A2R R3D 38 T6T + R2D 39 T7T + C2A 40 P3CD T7D 4 1 R3A (181) 41 . . . P4A (sellada) 42 P4T R3A 43 A4A P3T 44 P3C T5D 45 R2A P4C 46 P X P P x P 47 T2T P5C 48 TlT R3C 49 T1R C4C 50 T6R+ C3D 51 R3R R2A 52 A3D R3A 53 A2A T5C 54 T6A R4D 55 T8A R4R 56 TBTD C5R 57 1 77
  • 176. 181 N T8R+ R4D 58 T8D + R3R 59 R4A e7D + 60 R3R e x p 61 T8R+ R2D 62 T5R R3D 63 T X PAR esD 64 T2A e x A + 65 T X C R4D 66 T2TR T5R + 67 R2D P5A 68 T8T T5D+ 69 R3R T6D+ 70 R4A P6A 7 1 T8D+ R5A 72 T8A + R6e 73 TBC + R7T 74 TSAD R7C 75 TBC+ RSA 0-1 (76 R X P P7A 77 TSAD R7C 78 T X P+ R x T 79 R4A T8D 80 P4e R6n 81 P5C R5D 82 P6e T8A+ 83 R5e R4R 84 P7C T8e+ 85 R6T R3A:¡:: ::¡:: ) 20) Tal-Botvlnnlk, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P5R A4A 4 P4TR P3TR 5 e2R!? P3R 6 eae e2R (6 . . . A2T!) 7 C3A C2D ( 7 . . . A2T 8 A3D A x A 9 P xA C3T) 8 A3R A2T 9 A3D A X A 10 P X A! P4TR! 1 1 CD2R ( 1 1 e x PT?! e4AR 12 P3CR P4A) 1 1 . . . P3eR?I ( 1 1 . . . caeR! = ó 1 1 . . . D4T+ 12 A2D D3T) 12 D2D C1eR! 13 0-0-0 A3T 14 Rle A x A? 15 P X A C3T 16 P4R D2R 17 P X P? ( 17 e4A!) 1 7 . . . PR xP 18 D5T C1A 19 TDlAR C3R 20 T3A DlD 21 D4T D3C 22 T1AD ese 23 C1A 0-0 24 C3R P4AR 178 25 P3CR e7T 26 T4AR C5C 27 C2C TD1R 28 D3T T2A 29 T3AD P3T 30 T3C D2T 31 D6D D1C 32 D X D T X D 33 TlA C7T 34 T1A TlR 35 C2C-4A C X C?! 36 P x C C5C 37 T6C R2C 38 TlT C3T 39 C3A T2A 40 C4T C2A 41 R2A ClD 42 R2D (aplazada) C3R 43 R3R T2D (182) 182 B 44 P4C R2A 45 C5A e x c 46 PC X C TlTD 47 R2D R3R? (47 . . . T2R = ) 48 TlCR T2C 49 R3A T2TD 50 R4C P4T + 51 R4T TlT? 52 Tl-lC T2TD 53 T1C-5C TIC 54 P3T TlR 55 T x PT Tl-1TD 56 T X T T X T+ 57 R4C P4e 58 PT X P P5T 59 P4T P6T 60 R3T P7T 61 TIC TlT 62 P6e? TlCR 63 TlTR T x P 64 T X P T6C 65 T6T + R2D 66 T7T + RlA 67 P6R T X P+ 68 R2C T6R 69 P7R R2D 70 P8R=D+ R X D 7 1 T x P RlD 72 P5T T7R + 73 R3C T8R 74 R2C T7R+ 75 R3A T7TD 76 T6e R2A! 77 P6T T8T 78 R2C T5T 79 R3C TBT 80 T7C + RlA 81 T6C R2A 82 T7C+ RlA 83 T7TD TBC + 84 R3A T8TD 85 T8T + R2A 86 R3C TSC + 87 R3A TBTD 88 R3C TBC + (aplazada)
  • 177. 89 R2T T4C 90 P7T T4T+ 91 R3C R2C 92 T8AR T4C + 93 R4T R x P 94 T X P T8C 95 T6A (95 T7A + R3T 96 T7A T5C + ! = ) 95 . . . R2C 96 P5A T8T+ 97 R4C TBC + 98 R3A TSA+ 99 R2D T8A lOO R3R R2A 101 T7A+ RlD 102 R2R T5A 103 R3D T6A+ 104 R2D RlA 105 R2R T5A 106 R3R T8A 107 T8A+ R2D 108 T6A R2A 109 T7A+ RlD 1 10 R2R T5A 1 1 1 R3D T6A+ 1 12 R2A RlA 113 P6A R1D 1 14 T8A+ R2A 115 R2D R2C 1 16 R2R T5A 1 1 7 R3R T8A 1 18 T7A+ RlA 1 19 R2D T6A 120 R2A RlD 121 T8A+ R2A Y.-Y. Zl ) Botvlnnlk-Tal, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 C3AD A2C 4 P4R P3D 5 P3A CD2D 6 A3R P4R 7 CR2R 0-0 8 P5D C4T 9 D2D P4AR 10 0-0-0 P3TD 1 1 R1C CD3A 12 P X P P x P 13 C3C D1R 14 A3D C X C?! 15 P X C P4A?! 16 A6T D3C 17 P4CR P4C 18 A x A R X A 19 T4T P x PA 20 A2A P3T 21 TD1T D4C 22 D X D+ P X D 23 T6T P x P 24 P x P A x P 25 T6C + R2A 26 TlAR R2R 27 T7C+ R1R (183) 183 B 28 C4R C2D 29 C x P+ R1D 30 T x T+ C x T 31 C X P A2D 32 T7A R2A 33 P6D+ 1-0
  • 178. 8 BOTVINNIK • PETROSIAN Moscú 22 marzo-20 mayo 1963 1 2 3 4 5 Botvinnik 1 � � y. o Petrosian o y. y. y. 1 12 1 3 14 15 16 Botvinnik y. y. 1 o y. Petrosian y. y. o 1 y. 1 ) Petrosian-Botvlnnik, Nimzoin­ dia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 D2A P4D 5 P x P P x P 6 A5C P3TR! 7 A x C D x A 8 P3TD A x C+ 9 D X A P3A 10 P3R 0-0 11 C2R T1R! 12 C3C?! ( 1 2 C4A?? D x C!; 12 C1A!? y 13 C3D) 12 . . . P3CR 13 P3A? ( 13 A3D!? P4TR 14 0-0) 13 . . . P4TR 14 A2R C2D 15 R2A P5T 16 ClA C1A 17 C2D T2R 18 TR1R A4A 19 P3T?! ( 19 C1A!?; 19 P4CD!?) 19 . . . TD1R 20 C1A C3R 21 D2D? ( 184) 21 . . . C2C? (Mejor 21 . . . C4C! amenazando A x PT forzando la posición abierta con amenazas de mate, por ejemplo 22 R1C A x P 23 P X A C x PT+ 24 R2C T x P!! 25 C x T D4C+ 26 C4C D X D 27 C6A+ R1T 28 C x T D4C + y mate inminente ó 22 DlD A x P 2 3 P X A C5R+ 24 R2C D4C + 25 180 6 7 8 9 10 1 1 1� o y. y. y. y. y. 1 y. y. �;. y. 17 18 19 20 21 22 Total y. o o y. y. y. 9Y. y. 1 1 y. y. y. 12Y. 184 N R2T C7A 26 P4A D3A 27 D2D T x P 28 C x T D X PA + 29 R2C C5R! amenazando mate y dama) 22 TDlD C4T 23 TIA D3D 24 T3A C6C 25 RIC (25 C x C P x C + ) 25 . . . C4T 26 A1D T3R
  • 179. 27 D2AR D2R 28 A3C P4CR 29 AlD? (29 P4R!? C5A 30 D2D . . . :i 1 T3-3R!? ) 29 . . . A3C 30 P4CR? ( 30 A2A!?) 30 . . . P X P a.p. 31 C X P C5A! 32 D2T P4AD! 33 D2D P5A 34 A4T P4C! 35 A2A ( 35 A X P!? TlC 36 A4T C6D y las torres negras penetran) 35 ... C x P+ 36 RlA D3A 37 R2C C5A + 38 P X C T X T 39 P X P D3R 40 P4A T7R+! 0-1 2) Botvinnik-Petrosian, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR C3AR 4 P3R P4A 5 A X P P3R 6 0-0 P3TD 7 P4TD C3A 8 D2R P x P 9 TlD A2R 10 P x P 0-0 11 A5CR C4D 12 A x A C3 X A 1 3 C5R (13 T3T!?) 13 . . . A2D 14 C2D A3A 15 C4R C5A 16 D3A A x C 17 D x A ( 17 D x C A4D 18 A3D C3C = ) 17 . . . C5-4D 1 8 T3T TIA 1 9 T3T C3CR! (185) 185 B 20 A X C P X A (20 . . . D X A? 21 D x D P x D 22 T3CD T2A 23 C4D con la intención de 24 C5A=F) 21 D5A D3D! 22 T3CD (22 C x P?! D5A 23 D5T T8A!) 22 . . . T2A 23 P3C P3C (23 . . . C x C!? 24 P xC D3R 25 D X D P X D = ) 24 TlR C2R (24 . . . C x C? 25 D X C y el cambio de damas dejaría vul­ nerable el PA de las negras) 25 D4A! T7A! 26 C3D DlD! (26 . . . D x D 27 C x D C3A 28 T X P C X P 29 R2C ± ) 27 D5C ClA 28 D X D T x D 29 P5T ('29 C4C T5A 30 C X PD T X PT = ) 29 . . . P x P 30 T8C T1A 31 T1T C2R 32 T x T+ R X T 33 T X P T7D 34 T X P T X C 35 T8T + ClA Y.-Y. 3) Petrosian-Botvlnnik, India de Dama 1 P4D C3AR 2 C3AR P3R 3 P3CR P3CD 4 A2C A2C 5 P4A A2R 6 0-0 0-0 7 C3A C5R 8 C X C A x C 9 ClR A x A 10 C x A P4D 1 1 D4T P4AD 12 A3R D2D 13 D X D C x D 14 PA X P PRX P 15 C4A C3A í6 P x P (para im­ pedir que las negras jueguen P5A) 16 . . . P x P 17 TOlA (186) 186 N 17 . . . P5D ( 17 . . . TDlA?! 18 T2A T2A 19 TRIA TRIA 20 P4CD!) 18 A2D P4TD (previendo que las blancas jueguen P3CD; con la in­ tención de atacar esa jugada con P5T) 19 C3D C2D 20 P3R! <Ais­ lando los peones negros) 20 . . . 181
  • 180. P X P 21 A x PR TRlC 22 TRlD P5T 23 R2C P3T?! (23 . . . P3e!) 24 T2D T4C 25 C4A e3A 26 R3A TDle 27 C3D C2D 28 A4A T1C-2e 29 A3R P3A? (Demasia­ do debilitadora; 29 . . . A3A ó 29 ... TIC eran mejor) 30 P4T! P4T 31 T4A? cae 32 T4A-2A P5A 33 A x C P X C 34 TBA+ R2A 35 A4D P4C! 36 T4A T5e 37 T x T T x T 38 A3A T5A 39 P X P P X P 40 T x P A3A 4 1 P3T P5T! 42 P X P A X A 43 T X A TX P 44 T5A (44 T6A T6T+ 45 R4e T6CD 46 R X P T X PC 47 P4A T6C hace tablas) 44 . . . R3A 45 T5e T5A+ 46 R3R T5T 47 T4C R4R! 48 R3D R3R 49 T5C R3A 50 R2R T5R+ 51 RlA T5T 52 R1e T5e + 53 R2T T5T+ 54 R2e T5e+ 55 R3T T5T+ 56 R3e T5D! 57 R3A T5A + 58 R3R T5T 59 T8e R3R 60 T8R+ R3A 6 1 R2D R2A 62 T3R T5AR 63 P3A T5T 64 R3A T6T 65 R4D T7T 66 P4e P X P a.p. 67 T X P R3R 68 R5A R2D 69 R5D T7R 70 P4T R2A 71 P5T T7TD 72 T5e T5T! 73 R5R P5e 74 P4A P6e 75 T3C T X P + 76 R6R T3T+ 77 R7R T3CR 78 T3A+ R3C 79 TIA= P7e 80 T1CR R2A 81 P5A T6e 82 P6A T6R+ 83 R7A T6CR 84 R6R T6R+ 85 R5A T6CR 86 P7A T6A + �-Y. 4) Botvlnnlk-Petrosian, Inglesa 1 P4AD P4AD 2 C3AD C3AD 3 eaA P3eR 4 P3R! e3A 5 P4D P X P 6 P X P P4D 7 P X P CR X P 8 D3C C x C 9 A4AD! (187) 9 . . . P3R (9 . . . A2C 10 A X P + R1A 1 1 P x C C4T 1 2 D5D:!: ó 9 . . . C4D 10 A X C P3R 11 A X C + P X A 1 2 0-0 A2eR:!:) 1 0 P x e A2e ( 10 . . . C4T 1 1 A5C + A2D 12 D4T C3A 13 P5D P X P 14 0-0 con fuerte ataque) 1 1 A3T AlA 182 187 N 12 A1AD A2C 13 A5eD A2D· 14 A3T AlAR 15 A X A (15 0-0!) 15 . . . R X A 16 0-0 R2C 17 A2R P3e 1 8 P4A D3A 19 D3R TR1R 20 C5R TDlD 21 TDlD D2R 22 P5A?! (22 P4A P3A 23 C3A D3D) 22 . . . C x C 23 D x C + D3A 24 P x P P x P ·Y.-Y. 5) Petroslan-Botvlnnik, Grünfeld 1 P4AD P3CR 2 P4D C3AR 3 e3AD P4D 4 C3A A2C 5 P3R 0-0 6 A2R P X P 7 A x P P4A 8 P5D P3R 9 P X P (9 P4R P X P 10 P XP TlR + ) 9 . . . D X D + 10 R X D A X P 11 A X A P x A 12 R2R C3A ( 12 ... C4D!?) 13 TlD TDlD ( 13 . . . R2A!) 14 T x T T X T 1 5 C5eR TIR 1 6 C5-4R C X e 17 C X C P3e 18 TIC C5C (188) 19 A2D! C4D (19 . . . C x P?! 20 TlTD C5C 21 A x C P X A 22 T X P A X P 23 T7CD ± ) 20 P4TD TlAD 21 P3CD AlA 22 T1AD A2R! (22 . . . P3TD 23 P4CD P5A 24 P5C P x P 25 P X P A2R� ) 23 P4CD! P5A (23 . . . R2A) 24 P5C R2A 25 A3A A6T 26 T2A e x A+ 27 T X C A5C 28 T2A R2R 29 C2D P6A (29 . . . A X C 30 R X A R3D 31 R3A R4A 32 T2D y gana) 30
  • 181. e4R A4T 31 R3D TlD+ 32 R4A 189 B T8D 33 C x P TBTR (Mejor es 33 . . . A X C 34 R X A T8TR 35 P3T R2D con algunas posibilidades de mantener la posición) 34 C4R T x P 35 R4D R2D 36 P3C (36 P4C 188 B P4T!) 36 . . . A5C 37 R5R T4T + 38 R6A A2A + 39 R7C P4R 40 T6A TBT 41 R7A! TBT 42 T6R A1D 43 T6D+ R1A 44 R8R A2A 45 T6AD T8D (45 . . . T x P 46 C3A ganando) 46 C5C T1D + 47 R7A T2D + 48 R8C 1-0 6) Botvinnik-Petroslan, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P X P 3 C3AR C3AR 4 P3R P3R 5 A X P P4A 6 0-0 P3TD 7 P4TD C3A 8 D2R A2R 9 P x P A x P 1 0 P4R C5CR ( 1 0 . . . P4R 11 A x P + ) 1 1 A4A D3A 12 A3CR C5-4R 13 C x C C x C 14 C2D 0-0 15 TD1D P3eD 16 DST e x A 17 e X e P4T (189) 18 C5R ( 18 A5R!?) 18 . . . D2R 19 T2D P3A 20 C3D P4R 2 1 C x A D X C 22 DlD A3R 23 T1R TD1A 24 P3T D5C=F 25 T3R TSA 26 P3e! T3A 27 R2T P4CD Yt-Yt 1) Petrosian-Botvinnlk, Inglesa 1 P4AD P3eR 2 C3AR A2e 3 e3A P4R 4 P3CR e2R 5 A2C 0-0 6 P4D! P x P 7 C x P CD3A 8 e x C e x e 9 0-0 P3D 10 A2D! ASe! 1 1 P3TR A3R 12 P3C D2D 1 3 R2 T TDlR? (mejor 13 . . . C2R 14 A X P A X P) 14 T1A P4A 15 C5D! RlT 16 A3R AlC 17 D2D CID 18 TR1D C3R 19 C4A e x e 20 A x C D1A 21 P4TR T2R 22 A3A A2A 23 D5T! AlR 24 P5A! P4D 25 A6D! (190) 190 N 183
  • 182. 25 . . . D2D 26 A x T D x A 27 T X P (27 P3R! P5D 28 T1R!) 27 . . . P5A 28 D2D A3AD 29 T3D A4C 30 T4D P x P + 31 P X P A x T 32 D x A+ D2C 33 D x D + R X D 34 T2A T1R (34 . . . TlCD 35 PGA! P3C 36 T2D TIAR 37 P4T A3T 38 T7D + T2A 39 A5D gana) 35 R2C R3A 36 R2A A3A 37 A X A P x A 38 T4A R4R 39 T4T T1TD 40 T6T R4D 41 P4CD R5A 42 P3T R4C 43 T5T + R5A 44 R3R P3TD 45 R4A R4D 46 R5C TlR 47 T X P T X P 48 T7T T4R+ 49 R4A T2R 50 T7C R3R 51 P4T R2D 52 T8C 1-0 8) Botvinnik-Petrosian, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR C3AR 4 P3R P3R 5 A x P P4A 6 0-0 P3TD 7 P4TD C3A 8 D2R A2R 9 P x P A x P 10 P4R C5CR 1 1 P5R! C5D 12 e x e D x e 13 C3'1.'!! <Plan: 14 C2A) 1 3 . . . A x C ( 1 3 . . . e x PR 14 P4CD!? C x A 15 C x C D x T 16 P x A ± ) 14 T X A e ¡o: PR (191) 191 B 15 P3CD! D4A! ( 15 . . . C X A 16 P x C 0-0 17 T3CR P3A 18 A6T 184 T2A 19 TlD D3C 20 D2C! D2A 21 T x P + T x T 22 D X PA ± ) 16 T2T C X A 17 P X C A2D 18 A3T D4A! 19 T2D A3A 20 T1R P4TR! (20 . . . P3A?! 21 P4C! ) 2 1 D3R (Idea: 22 T5Dl A x T 23 D5A D3A 24 P X A± ) 2 1 . . . P3A 22 D x P + D x D 23 T X D + R2A 24 T7R + R3C 25 P5T TDID 26 A6D TR1R 27 T X T T X T 28 P3A TBR+ 29 R2A TSTD 30 A4C T8CD 31 A3T T6C 3a AGD T6A 33 T4D ( 33. P5A!? P5T 34 P3T A4C) 33 . . . T7A + 34 R3C A2D 35 P4T A3R 36 P5A ASA 37 R4A A4C 38 P4C T6A 39 T4R A3A 40 T3R T5A+ 41 R3C T5T 42 A7A P x P 43 P x P A2D 44 A4A R2A (44 . . . T x P 45 T7R A3A 46 P5T + R2T 47 P6T = ) 45 T3C AlA 46 P5C! P X P 47 P X P T X P 48 A3R R3C 49 T6C+ R4A 50 P6A P x P 51 T X PA T6T 52 T5A + R3C 53 T6A + R4T 54 R4A T5T + 55 R3C Y.-Y. 9) Petrosian-Botvinnlk, Catalana 1 P4AD P3R 2 P3CR P4D 3 A2C C3AR 4 C3AR A2R 5 0-0 0-0 6 P4D CD2D 7 D2A P3A 8 A4A C5R 9 C3A (9 CR2D!? P4CR 10 A3R P4AR 11 C X C! PA x C 12 P3A ± ) 9 . . . P4CR! 10 AlA, P4AR 1 1 P3C A3A 12 A2C A2C ( 12 . . . D2R!? y 13 . . . D2C) 13 TDlD T� 14 e x C! PA x C 15 C1R ClA 16 P3A P X P (19Z) 17 A x P? ( 17 C x P cae 18 P4R P5C 19 C5R C x C 20 P X C T x T + 2 1 T x T± ) 1 7 . . . A2D 18 C3D A1R 19 DIA ( 19 C5R!? T4A 20 P4R:!: ) 19 . . . TIA 20 D3R TD2A 21 C5R T4A 22 A2C T x T+ 23 T X T D2R 24 A3TR P4TR 25 A2C C3C 26 C3D A2A (26 . . . P X P 27 P x P P4A!) 27 D2A P3C? (27 . . . P X P 28 P X P P4A 29 A3TD A X P 30 P3R
  • 183. C1R!) 28 P4R! P X PA 29 P X P P4A 30 P x P (30 P5D!?) 30 . . . P X P 3 1 A X A R X A 32 P5R ClA 33 D6A + (33 A4R!? ó 33 D3R!?) 33 ... D X D 34 P X D + R1C 35 esR C2D 36 e3A C x P 37 e x p R2C 38 TlR T2D! (38 . . . T2R?! 30 T5R e20 40 C x A! ± ) 39 C x P + A x e 40 T x A T8D + 41 19Z B AlA P4T (41 . . . C5C!? 42 P3TR C7T!?) 42 T3R C5e 43 T3T P5TD! 44 P3T C7T 45 R X C T X A 46 T x P (46 R2e TBA 47 T X P T6A � ) 46 . . . T7A + 47 RlC T7A 48 T3T T x PA 49 T3AR T7A 50 P4TD T7TD 51 T4A T6T 52 R2A T7T+ 53 R1R T6T 54 T5A P5T �5 P X P T X PTD Y.-Y. 10) Botvinnik-Petrosian, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR C3AR 4 P3R P3R 5 A X P P4A 6 0-0 P3TD 7 P4TD C3A 8 D2R P X P 9 TlD A2R 10 P X P 0-0 1 1 e3A eseD 1 2 A5CR A2D (193) 13 P5D! P X P ( 13 ... CR X P 14 A x A C x A 15 e5R C5-4D 16 ex e P X C 17 A X PD C x A 18 T x C A5C! 19 D4R A4A 20 D4D ± ) 14 e x p e5 x e ( 14 ... C3 x C 15 A x A C X A 16 e5R±) 15 AR X C C X A 16 Txe A X A 17 C x A P3T 18 020 P x C 19 T x A D3A 20 T x PC TD1D 21 D5T T3D 22 D4C TRlD 23 T1AR T5D 24 D3C T6D 25 D2A T7D 26 D7A D5A (26 . . . T x PA!? 27 D x T + D X D 28 T X T P3A) 27 193 B D x D P X D 28 P4T TIAD 29 T4e P6A! 30 P x P T1A-7A 31 P3C T7C 32 R2C T6D 33 TBe + R2T 34 T7C P3A 35 TlR T6D x PC 36 T x T (36 T7T T5C 37 TlR-7R T X PTD 38 T X P + R3T= ) 36 . . . T x T 37 T6R T5C 38 T x PT T x PTR 39 R3C P4C 40 R2C R3C 41 TBT T5AR 42 P5T T5TD 43 P6T R4A Y.-Y. 11) Petrosian-Botvlnnik, Gambito de Dama Rehusado, Tarrasch 1 P4AD P4AD 2 C3AR C3AR 3 C3A P3R 4 P3R P4D 5 P4D C3A 6 PA x P P X P 7 A5e A3D!? 8 P x P A x PA 9 0-0 0-0 10 P3CD A3R 1 1 A2C D2R 12 C2R TDlA 13 P3TD TRlD 14 C2-4D A5CR 15 A2R C5R 16 D3D (194) 16 . . . A3D! 17 P3C (17 C x C? 185
  • 184. T x C 18 C4D A x P + !) 17 . . . C4A (A4AD!?) 18 D l C C5R 19 D3D C4A 20 DlD C3R 21 TlR A4AD 22 C X C3A P X C 23 P4C A3C 24 D4T DlR! 25 TDID P3A 26 T2D D4T 27 DID P4AD 28 C4D (28 P X P!? A4T 29 C4D! 194 N A X A 30 TlR X A A x T? 31 C X C T1R 32 C4A±) 28 . . . A x A 29 D x A D x D 30 C x D C4C 31 R2C C5R 32 T2D-1D P X P 33 P x P T7A 34 A4D A X A 35 T X A T7C 36 P4T T1AD (36 . . . R2A!? 37 . . . P4TR 38 . . . P4CR) 3 7 T X P T1-7A 38 R3A C7D + 39 R2C C5R 40 R3A C7D + 4I R2C C5A �-Y. 12) Botvlnnik-Petrosian, Gambito de Dama Rehusado 1 P4D P4D 2 P4AD P3R 3 C3AD A2R 4 P x P P x P 5 A4A P3AD 6 P3R A4AR 7 P4CR A3R 8 A3D C2D 9 P3TR P4TR=t=! 10 P X P ( 10 D3A!? P X P 1 1 P X P A x P) 10 . . . CD3A 11 P6T C x P 12 D2A C4T?! ( 12 . . . D2D!? 13 . . . A4AR) 13 A5R P3A 14 A2T A3D 15 A6C + ( 15 0-0-0!?) 15 . . . A2A 16 C3A AD x A 17 D x A+ C2A 18 C4TR A X A 19 T X A D2A 20 186 C3A 0-Q-0 21 D4C+ RlC 22 P4TR C3D 23 o�0-0 P4AR (23 . . . TDlR!? 24 C2D C5R:'F ) 24 DlC P5A 25 C5R C2A 26 C6C (26 C3D!?) 26 . . . TRIR 27 T3T P x P 28 P X P C3A 29 TIA P3T 30 P5T C5R 31 C x C T X C 32 RIC C3D 33 C5R TIR 34 T3C T2R 35 TSA + R2T 36 TIA C5A 37 C x C P x C 38 T5A D2D 39 T5-3A P4A (195) 195 B 40 TIA (P x P? D6D + 4 1 RlT P6A:¡: ) 40 . . . P X P 41 P X P D X P 42 T1D D x D 43 TlD x D T2-4R 44 T5C T8R+ 45 R2A T8-7R+ 4� RIC R3C 47 T X T T X T 48 T X P T X P 49 R2A T6T 50 P3C T7T + 51 R3A T X P 52 R XP T7A + 53 R4C Y.-Y. 13) Petroslan-Botvinnik, India de Dama 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P3CD 4 P3CR A2C 5 A2C A2R 6 0-0 0-0 7 C3A C5R 8 C x C A X C 9 P5D AJA 1 0 C1R A X A 11 C X A P X P 12 P X P P4A 13 P X P a.p. (C3R!?) 13 . . . P x P 1 4 D2A P4A 15 TlD DIR 16 A4A C3A 17 A6D A2R 18 P3R TlD 19 A x A D X A 20 C4A P3C (196)
  • 185. 196 B 21 D4T (21 C5D?! T x C 22 T X T C5C =F ) 21 . . . C4R 22 T X T T x T 23 TlD PSA!? 24 P4R P4CD! 25 T X T + D x T 26 D X PC ( 26 D2A?! C6A + 27 R1T D5D!=F ) 26 . . . D8D + 2 7 R2C D6A+ 2 8 RlC 080 + 29 R2C D6A+ 30 RlC D X PR 31 DSD D X D (31 . . . D8C + 32 R2C D x PC 33 DBT+ R2C 34 D x P da a las negras al­ gunas posibilidades ganadoras) 32 C x D C6D 33 P4CD P X P a.p. 34 P X P P4A 35 P4CD R2A 36 P5C C4R 37 P6C P4TO 38 RlA R3R 39 P7C C3A 40 C7A+ ! 40 C6C!? R3D 41 P8C=D+ hace tablas) 40 . . . R3D 41 C6T P5T 42 R2R P6T 43 C4C! ClC 44 R3D R2A 45 R2A R X P 48 R3C R3C 47 R X P R4A 48 R3C R5D 49 R2A R5R 50 R2D R6A 51 R1R R7C 52 P4T R6A 53 C3D C20 54 R1A �-Y. 14) Botvlnnlk-Petroslan, Gambito de Dama Rehusado 1 P4D P4D 2 P4AD P3R 3 C3AD A2R 4 P x P P x P 5 A4A P3AD 6 P3R A4AR 7 P4CR A3R 8 · P3TR C3A (8 . . . P4TR!? 9 P x P C2D 1 0 A2R CD3A =F ) 9 A3D P4A 10 C3A C3A l l RlA 0-0 12 R2C P X P ( 12 . . . T1R!?) 13 C x P C x C 1 4 P X C C2D? ( 14 . . . TlR! ó 14 . . . T1A!? ) 1 5 D2A C3A! 16 P3A TlA 1 7 A5R A3D 1 8 TDlR A x A 19 T x A! P3CR 20 D2A C2D (20 . . . 030!? ) 2 1 T2R C3C (197) 19'7 B 22 TRlR (22 P4TR D3A 23 PST C5A!) 22 . . . C5A 23 A X C T X A ( 23 . . . P x A? 24 P5D!) 24 T2D TlR 25 T3R P3TO 26 P3C ( 26 T2-2R D3C 27 P4A TlD 28 P5A A2D 29 P x P O X PCR 30 T5R± ) 26 . . . T3A 27 C4T P3C 28 C2C P4TD 29 C3D P3A 30 P4TR A2A 31 T x T+ A X T 32 D3R A2A 33 P5C A3R 34 C4A A2A 35 C3D A3R 36 P x P! · D x P 37 D5C O X O (37 . . . R2C 38 C4A R2A 39 T2R D X P? 40 D6T DlT 4 1 C3D± ) 38 P X D P5T (38 . . . P3T!? ) 3 9 P X P T5A 4 0 P5T! P x P 41 CSA A4A 42 R3C PST (No es mejor 42 . . . P3T 43 P x P P4C 44 T2R T X P 45 TST TSAR 46 C6R! ó 42 . . . R2C 43 R4A P3T 44 P x P+ R3A 45 T2CD!) 43 R4A P6T 44 RSR T5C (44 . .. TSA!) 45 C3D T4C 46 R6D R2A 47 R6A A X C 48 T X A T7C! 49 T X P T7C 50 R X P T X P+ 5 1 R6A 187
  • 186. P4T 52 P5D 1.'7C 53 P6D T7AD+ 54 R7D P5T 55 P4A T7A 56 R8A T x PA 57 T7T+ 1-0 15) Petroslan-Botvlnnik, Grün­ feld 1 P4D C3AR 2 P4AD P3CR 3 e3AD P4D 4 D3e P x P 5 D x PA A2C 6 P4R 0-0 7 A2R C3A 8 C3A C2D 9 A3R C3e 10 D5A ( 10 D3D P4A!? ) 10 . . . A5C i 1 P5D (11 T1D!?) 1 1 . . . C2D 12 D3T ( 12 D4A!?) 12 . . . AD X C 1 3 A X A C5D 14 0-0-0 C X A 15 P x C e3C ( 15 . . . P3AD 16 P x P P x P 17 A4D;!: ) 16 D3C 020 (16 ... OlA!? 17 P4TR P3AD 18 P6D P x P 19 T X P D2A 20 A4A A3T!) 17 P4TR! P4TR 18 P4A! P3R 19 P x P D X P 20 D X D P X D 21 TRlC R2T 22 ese T2A 23 C4D T1R (23 . . . A x C!? 24 T X A T1R! es mejor) 24 C3A A3T 25 C5C+ A x C 26 T X A C5A (26 . . . ClA!?) (198) 198 B 27 TDlC? (27 P5A!! PR X P 28 P x P T x P 29 T7D + RlT 30 A4D+ C4R 31 P4A gana) 27 . . . TlCR 28 R2A! P3C (28 . . . C3D!? 29 P3A P3T, luego T2D y C2A) 29 P3C C3D 30 P3A T2D 31 188 T5-2C T2-lD 32 P4T! C2A 33 AlA P4R 34 A3R P x P?! (34 . . . TD1AR) 35 A x PA T2D 3 6 T2D T x T + 37 R X T TlD+ 38 R2R P4A 39 P5T! T2D (39 . . . P X P 40 T1TD T2D 41 T x P T2C 42 T X PA T x P 43 T7A ± ) 40 P X P P X P 41 TlTD R2C 42 T6T (42 T8T! ) 42 . . . T2C 43 TST R3A (43 . . . P4CD 44 T8AD P5A 45 P4C ± ) 44 T8AD C4R 45 R3R C2D 46 T6A + R2A 47 P5R CIA 48 T6A+ R2C 49 R4R P4CD 50 TOA R2A 51 T x PA C3R 52 T5D R2R 53 A3R TlC 54 T6D P5C 55 T6T T4C 56 T7T+ RlR 57 P4A RlA 58 P5A 1-0 16) Botvinnik-Petrosian, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P x P 3 C3AR C3AR 4 P3R P3R 5 A X P P4A 6 0-0 P3TD 7 P4TD C3A 8 D2R P x P 9 T1D A2R 10 P X P 0-0 11 C3A C4D 12 A3D! C3-5C 13 AIC A2D 14 D4R P3CR (199) 199 B ( 14 . . . C3AR 15 D4T P3T 16 A X PT P x A 17 D X P± ) 15 C5R! A3AR 16 D3A A2C 17 D3C ( 17 C4R!? T1A 18 A5C P3A 19 C X A
  • 187. D >< C 20 A4T -Tal) 17 . . . A1R 18 P4T! C3AD 19 C3A P3A 20 C x C P >< C? (20 . . . D >< C!? 21 A2T D2D 22 P5D C5C! = ) 21 P5TR! C2R 22 P >< P A >< PC 23 C4T A X A 24 T X A D2D 25 P3C T2A 26 D3AR P4A 27 D3C C3A 28 C3A T2R! 29 A4A T5R 30 C5R C >< C (Mejor 30 . . . D3R 31 C >< C D >< C 32 P3A T7R 33 TDlA D3CR 34 D >< D P >< D 35 T7A P4C!) 3 1 P X C T1R 32 P3A T7R 33 T1R T7T 34 A5C (34 TDlA!?) 34 . . . P5D 35 A6A D2AR 36 TOlO D3C 37 D >< D P >< D 38 A >< A R X A 39 P6R? ( 39 T >< P! T I AD 40 T7D+ ±) 39 . . . TlAD! 40 R2T ( 40 P7R Tl-7A! = ) 40 . . . T l-7A 41 T1CR T7D 42 T1D-1R R l A 43 P7R+ RlR 44 R3C P6D 45 T3R! T7T-7C 46 R4A T >< PCR 47 TlD T7CD-7D 48 T >< T T >< T 49 R5C T80! (49 . . . T7C+ ? 50 R6A P7D? 51 T3D ± ) 50 R6A (50 R >< P? T8C+ 51 R6A P7D 52 T3A T3C + gana) 50 . . . P5A 51 T4R T8AD 52 T4D T3A + 53 R5C T6A 54 R6A Y,-Y. 17) Petrosian-Botvinnlk, India de Dama 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P3CO 4 P3R A2C 5 P3TD P4D 6 P4CD P X P 7 A x P A2R 8 CD2D 0-0 9 TlCD!? CD2D 10 0-0 TlC 11 P5C P4A 12 P >< P a.p. A X PA 13 P4TD D2A 14 A2C D2C 15 TIA P3TO I C5R! ?) 16 TlR ( 16 A >< PT? A >< C! :¡: ) 16 . . . P4CD 17 P x P P >< P 18 A3D TRIA 1 9 P4R C3C 20 D2R ;t (20 P5D?! P X P 21 P5R C5R= ) 20 . . . C5T 2 1 AlT AlR 22 T X T T >< T (200) 23 P50!? C4T? (23 . . . C6A!? 24 A x C T X A 25 P6D AlD 26 P5R C4D) 24 P3C C4A (24 .. . C6A?! 25 A >< C T >< A 26 C4D± ) 25 C4D C >< A 26 D X C6D D3C? (26 . . . 200 B TlD 27 D3AR C3A 28 P x P P >< P 29 P5R± ) 27 P >< P? (27 P5R! y 28 P6D! ± ) 27 . . . P >< P 28 P5R A5C 29 TIC? (29 T1D!?) 29 . . . A3C 30 C4R D2C (30 . . . T5A!? ) 31 P3A A >< C 3 2 D >< A (32 P >< A T5A!?) 32 . . . D x D 33 P X D A4A 34 T x P P4C as R1A A x C a6 A >< A T8A+ 37 R2C P5C! 38 A3R T7A+ as RlC T5A Y.-Y, 18) Botvinnik-Petroslan, Gambi­ to de Dama Rehusado 1 P4D P4D 2. P4AD P3R 3 C3AD A2R 4 P x P P x P 5 A4A P3AD 6 P3R A4AR 7 P4CR AaR 8 P3TR CaA 9 C3A CD2D 10 A3D cae 11 D2A C5A 12 R1A (Más dura 12 A >< C!? P x A 13 P4R) 12 . . . C3D 1a C2D ( 13 C5CR A2D 14 P4RI) 13 . . . DlA 14 R2C C2D 15 P3A P3CR 16 TDlAD cae 17 PaC D2D 18 C2R (18 P4R!) 18 . . . C3D-IA 1 9 P4TD P4TD 20 A3C A3D 2 1 C4AR C2R 22 ClA P4T! 23 A2R P5T 24 A2T (AlR!?) (201) 24 . . . P4C 25 C3D (25 C5T!? T X C? 26 P X T A X P + es insu­ ficiente) 25 . . . D2A 26 D2D C2D 27 AlC C3CR (27 . . . P4AR!) 28 189
  • 188. A2T e2R 29 AlD P3e 30 RlC P3A 31 P4R A X A+ 32 D x A (32 T x A!) 32 . . . D X D + 33 T x l) TlD 34 R2A?! (34 T2D!?) 34 . . . R2A 35 R3R TRlR 36 T2D R2e 37 R2A P x P 38 P X P elAR 39 ClR Cl-3e 40 e2c T2D 41 A2A (41 C2T!? T1R-1D 42 eaA C4R 43 e2-1R!) 41 . . . A2A 42 et3R?? (42 TlA-lD TlR-lD 43 Cl-3R P4AD 44 P5D C4R 45 C4A e X e 46 P x C y 47 P5R) 42 . . . P4AD 43 P5D C4R 44 TIA? (44 C4A!?) 44 . . . A3C 45 RlR (45 Rle!?) 45 . . . ClA 46 T2-2A T2AR 47 R2D C3D 48 C5A+ A x C 49 PRX A P5A! 50 TlCD P4e 51 P4C (51 Pe x P C4 x P + ± ) 5 1 . . . P6A+ 52 R x P (52 R1D e4-5A 53 PC x P C7C+ 54 R1A P5e :¡::: ) 52 . . . T2A + 53 R2D e4-5A + 54 RlD C6T 55 T2e C3-5A 56 T2T PT x P 57 P x P C X P 58 T6T C6A+ 59 R1A C x P 60 A4T TlR-lAD 61 etR C5A 0-1 19) Petrosian-Botvlnnik, India de Dama 1 P4AD e3AR 2 e3AD P3R 3 e3A P3CD 4 P3CR A2C 5 A2C A2R 6 0-0 0-0 7 P4D esR 190 8 D2A e x C 9 D x e P4AR 10 P3C A3AR 1 1 A2e P3D 12 TDlD e20 13 ClR A x A 14 C X A A4e ( 14 . . . D2R!?) 15 D2A A3T 16 P4R P5A 17 elR D2R? (17 . . . D4C!?) 18 P5R! P x P 19 P x P TDlD ( 19 . . . T2A luego etA-3e -Tal) 20 D2R D4C (20 . . . e4A!?) 21 R2C P4T 22 C3A D4T (22 . . . D4A y P4eR) 2 3 A3T TRlR (23 . . . T2A 24 D4R P4CR!? ) 24 T4D ClC 25 TRlD T X T 26 T x T P X P 27 PT x P D2A 28 D4R P3C 29 D7C ( 29 D4T! R2C 30 P4CR P4A 31 T6D TlAR 32 D6A! ± ) 29 . . . A2C 30 P5A! P x P (30 . . . AlA 31 P x P! P x P 32 D XD + R X D 33 A x A R x A 34 T6D ± ) 3 1 A X P C2D 32 D X P C X P 33 D X D+ C x D 34 T4TD A6A (202) 35 T4AD? (35 A4D! ± ) 35 . . . A3A 36 A6C TlT 37 T4TD A6A 38 A4D A5C 39 P3T A3D? (39 . .. A2R!? 40 P4CD AlD 41 A3A T1AD proporciona mejor resis­ tencia) 40 P4CD A2A 41 A3A RlA 42 P5e (42 P x P!?) 42 . . . RlR 43 T4AD R2D 44 P4T TlAD 45 C2D C3D 46 T4D R2R 47 T3D C2C 48 C4R P4R 49 A2C A3C
  • 189. 50 A3T+ R3R 51 C5C + R4A 52 C x P P5R 53 P4C + ? (53 T7D!) 53 . . . R5A! 54 T7D T2A 55 T x T A x T 56 C6A AlD 57 C7D R X P 58 P6C A4C? (58 . . . R4A!? 59 CSA A X P 60 C x C P6R! 61 P X P A x P 62 CXP R3R) 59 C5A C x C 60 A x C ASA 61 P7C AlC 62 A3R P4C (62 . . . R4A 63 R3T P4C 64 A2D R3R 65 R4C R2D 66 A x PC R2A 67 A4A+ ± ) 63 A2D R4A 64 R3T A3D 65 A x PT P5C + 66 R2C 1-0 20) Botvinnik-Petrosian, Gambi­ to de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P X P 3 C3AR C3AR 4 P3R P4A 5 A x P P3R 6 0-0 P3TD 7 A3C C3A 8 D2R P x P 9 T1D A2R 10 P xP C4TD! 11 A2A P4CD 12 C3A A2C 13 A5C 0-0 (203) 14 TDlA TIA 15 AlC C5A 16 C5R C3C 17 D3D P3C 18 A6T TlR 19 D3T C5A 20 C X C (20 TlR!? amenazando 21 C X PA) 20 . . . T X C 21 C2R D3C �-� 203 B 21) Petrosian-Botvln.alk. In¡lesa 1 P4AD C3AR 2 C3AR P3CR 3 C3A P4D 4 P x P C x P 5 P4R C x C 6 PD X C D x D+ 7 R X D A5C 8 A2R C2D 9 A3R P4R 10 C2D Ya-Y. 22) Botvinnik-Petrosian, Gambito de Dama Aceptado 1 P4D P4D 2 P4AD P X P 3 C3AR C3AR 4 D4T + C3A 5 C3A C4D 6 P4R C3C 7 D1D A5C 8 PSD C4R 9 A4AR C3C 10 A3R P3R Y.-Y.
  • 190. 9 PETROSIAN • SPASSKV Moscú JO abril-9 junio 1966 1 2 3 4 5 Petrosian y. y. y. y. y. Spassky y. y. y. y. y. 13 14 15 16 17 Petrosian o y. y. y. y. Spassky 1 Ya y. y. y. 1) Spassky-Petrosian, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P X P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 P4TR P3TR 7 C3A C2D 8 A3D A X A 9 D x A D2A 10 A2D P3R 1 1 0-0-0 0-0-0 12 P4A CR3A 13 R1C P4A 14 A3A P X P 15 C x P P3T (204) ( 15 . . . C4R 16 . D2R C X P? 17 C5C ± ) 16 C3A! A4A 17 D2R A3D 18 C4R A2R! ( 18 . . . C x C 19 D X C C3A 20 D2R D3A 2 1 TD1R A2A 22 C4D ;!; ) 19 C x C A X C 20 A X A C x A 21 C5R T X T+ 22 T x T T1D 23 T X T+ (23 T1AD T5D 24 P3A T X PT 25 P5A!; 24 P3A C5R!) 23 . . . R x T 24 D3D+ R2R 25 D4D P4TR! 26 P3T (26 D4A R1A 27 P3A!?) 26 . . . C2D! 27 C x C D x C 28 D5A + (28 D X P?! D6D + ; 28 D X D+ R X D 29 R2A R3D 30 R3D P3CD! 3 1 P4CD P3A = ) 28 . . . D3D 29 D5C+ (29 192 6 y. y. 18 y. y. 7 8 9 10 u 12 1 y. ,Y. 1 y. y. o y. Ya o y. y. 19 20 21 22 23 24 Total o 1 y. 1 o y. 12Y. 1 o y. o 1 y. llY. 204 B D5C+ (29 D3R!? ) 29 . . . R1R 30 D3R D3A (30 . . . D8D+ 31 R2T D5C! 32 D5A! D x PC 33 D8AD + R2R 34 D7A+ R3A 35 D4A+ R3C 36 P3A!) 31 D3CR! P3CR 32 P3C D5R+ 33 R2C P4R 34
  • 191. D3R! D x PC 35 D X P+ RlA (35 . . . R2D? 36 D6A) 36 D8T+ R2R 37 D5R+ Y.-Y. 2) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama Rehusado 1 P4AD P3R 2 C3AD P4D 3 P4D A2R 4 C3A C3AR 5 A5C 0-0 6 P3R P3TR 7 A4T P3CD 8 P X P C X P 9 A X A D x A 10 C X C P x C 1 1 TIA A3R 12 D4T P4AD 13 D3T TIA 14 A2R P4TD (14 . . . DlA 15 P x P P x P 1 6 0-0 A2D 1 7 C2D TDlC 18 P4R P5D= ) 15 0-0 C3T?! ( 15 . . . R1A!?) 16 P X P ( 16 A5C C5C 1 7 C5R P5A 18 P4T;;!;; ) 16 . . . P x P 17 C4D! A2D ( 17 . . . C5C 18 C x A y .19 D4T ± ) 18 A x C T x A 19 C2R P5T? (205) 205 B ( 19 . . . A4C! 20 TRIR A X C 21 T X A P5D 22 TD1R D3D;;!;;} 20 TR1D D3D 21 T2D! (21 C3A P5D 22 C4R D3CR!) 21 . . . A3R 22 P3T T2A 23 C4A P5A 24 D X D T x D 25 C2R P6T!? (25 . . . T3C! 26 C3A T2T 27 TlA-2A T4T!} 26 P x P A4A ( 26 . . . T2T 27 C3A!) 27 C3A T2A-2D 28 T4D RIA 29 P3A R2R 30 TIA-ID A3R 31 TIC (3I R2A! ±) 31 . . . T3T 32 P4TD 7. - CAMf'I¡ONATOS MUNDO R3D! 33 R2A (33 P4R?! R4A! 34 TD1D R5C!) 33 . . . R4A 34 T2D T4T 35 R2R?! ( 35 T5CI TX T 36 P x T R5C! ; 35 P4C!) 35 . . . A4A! 36 P4R (36 T8C A6D+ 37 R2A P5D! :¡: } 36 . . . P x P 37 P x P T X T+ 38 R X T A2D 39 T7C R3A 40 T8C R4A 41 T8AR A3R 42 T8CD A2D 43 T7C R3A 44 T2C R4A 45 R3R T2T! (45 . . . .A X PTD? . 46 T7C A1R 47 T7A+ ±) 46 T2D A3A! (46 . . . A X PTD? 47 T5D+ R5C 48 R4D± ) 47 P4C T2C 48 T2AR! T2D! 49 T2D (49 T5A+ R5C 50 C5D+ A x C 51 P X A P3C 52 T5R P3A 53 T6R T X P = ) 49 . . . T2C 50 P4T P3A! Y.-Y. 3) Spassky-Petrosian, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P x P P X P 4 P4AD C3AR 5 C3AD P3R 6 C3A A2R 7 P x P C xP 8 A4AD C3AR 9 0-0 0-0 1O D2R C3A 1 1 A3R C4TD 1 2 A3D P3CD 13 A5CR A2C 14 TDID TIA 15 TR1R P3TR 16 AlA ( 16 A4T!? .C4D 17 D4R C3AR 18 D4A) 16 . . . A5C! 1 7 A2D AR X C! ( 17 . . . AD x C? 1 8 D x A D x P 1 9 C5CD!) 18 P X A D4D! = 19 DlA! (19 AlC!?) 19 ... D x PT 20 C5R C6C 21 T2R (21 A4AD? C X A; 21 A x P?! P x A 22 T3R) 21 ... C x A (21 . . . D6T! 22 AlR C8A!) 22 AlR C8A!) 22 T2 x C D4D 23 P4AD D3D 24 D2R TRlD 25 P3T C2D 26 C4C P4TR (26 . . . D5AI) 27 C3R (27 C5R!? P3CR; 27 . . . C x C? 28 P x C D3A 29 A7T+I) 27 . . . P3CR 28 T2T TlT 29 D2A R2C 30 A4R (30 P5A!? P X P 31 P x P C x P? 32 A X P; 31 ... D X P? 32 D2C + ; 30 P5A D2A!) 30 . . . A x A 3 1 D x A C3A 32 D4T T2D (32 . . . D3AI} 33 T2-2D TDlD 34 T3D P3T 35 D5C C5R 36 D4T C3A (36 . . . P4A! 37 P5D P4R; 36 193
  • 192. . . . P4A! 37 PSD P4R; 36 . . . P4A 37 P3A D6C! :¡: ) 37 T3C D2A ( 37 . . . TlAD! ?) 38 PSD (206) 206 N D4R (38 . . . P x P? 39 C5A+ P X C 40 D5C + RlA 41 D x C; 38 . . . P4CDI 39 PA X P C x P 40 T1AR - 40 C X C T X C 41 T X T T X T ame­ naza T80 + - 40 . . . P x P 41 T x P C6A 42 T2C TSD::¡: ; 38 . . . P4CO! 39 TlAD?! PC X P 40 T X P 04R! 41 P X P? T8D + ) 39 T x P P x P 40 C x P C X C 41 P x C T X P 42 O x T! T x D 43 T X T 08R+ (se­ llada) (44 R2T O X P 4S T X P OSA+ 46 RlT=) Y.-Y. 4) Petrosian-Spassky, Catalana 1 P4AD P3R 2 P3CR P40 3 A2C C3AR 4 C3AR A2R 5 0-0 0-0 6 P40 P3A 7 P3C P3CO 8 A2C A2C 9 C3A C020 10 02A TlA 11 TOlO P4CD 12 P5A P5C 13 C4TD A3T ( 13 . . . P4TO!?) 14 ClR! A4C 15 C30 P4TO 16 P3TO P x P 17 AD x P T1C 18 TIC TlR 19 C3A A3T 20 TRIO AlAR 2i P4R! P X P 2.2 C X P A X C! 23 O X A C4D! 24 TRIAD C20-3A 25 C6D A x C 26 P x A D2D 27 D6T;;!;; TRIAD 28 D x PT C1R! 194 29 OSA T4C 30 D4A T4C-1C ( 30 . . . C x P? 31 AD X C O X A 32 D+Tl ± ) 31 OSA T4C 32 D4A P3T (20'7) 20'7 B (32 . . . T4T 33 A4C C X P 34 AD x C D x A 35 P4CD;;!;; ) 33 T2A T4C-1C 34 T1C-1AD C x P 35 AD x C D x A 36 A X C PR x A 37 D4T T3C 38 T5A D3R 39 P4CD TlA-lC 40 T x PA T X T 41 D X T (sellada) 41 · . . . D x D 42 T x O T X P 43 RlA T x P 44 R2R Y.-Y. 5) Spassky-Petrosian, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P40 P40 3 P X P P X P 4 P4AD C3AR 5 C3AD P3CR 6 D3C A2C 7 P x P 0-0 8 P3C C3T (8 . . . CD2D!? 9 A2C C3C; 8 . . . P3R 9 A2C C X P 10 CR2R C3AD 1 1 0-0 C3C 12 TlD;!;; ) 9 A2C D3C lO D x D P x D 11 CR2R CSCD 12 0-0 TlD 13 P6D! (13 A5C CO x PO 14 C x C C X C lS TRlR P3T 16 A2D A3R=F) 13 ... T x PO (13 ... P x P 14 A5C± ) 14 A4A T2D 1 5 TR1D CD4D ( 15 . . . CR40 16 P3TO C X A 17 C X C C7A 1 8 TOlA C X PO 1 9 CR5D± ) 1 6 A5R± A3T? ( 16 ... TlO!?) 17 P3TO P3R ( 17 . . . TlD 18 C X C
  • 193. e x e 19 eaA e x e 20 P x e) 18 e x e e X C 19 T3D A4C (208) 208 B 1 1 0 . . . P3A? 20 A x C) 20 A X C! P x A (20 . . . T x A 21 C3A T4D-4T 22 A7A T4T-3T 23 P5D ± ) ·21 P4TR AID 22 TlAD T2R 23 C4A A3R 24 T3-3AD! A2D (24 . . . TlR 25 C x A P X C 26 T7A! ±) 25 e X PD T3R 26 A7A R2C 27 A X A T X A 28 e3R P4CD 29 P5D T3C 30 C2A (30 T3C q 31 T4e!? ) 30 . . . P3T 31 C4C P4C 32 P X P P x P 33 R2e T3AR 34 T3R ( 34 T7A A5C! 35 T1A-3A T1R) 34 . . . TlTR 35 C3D (35 T7A? A6T+ 36 RlC A5C 37 C3D T3-3TR 38 T x P+ RlC! + ) 35 . . . T3D ( . . . A6T + ? 36 RlC A5C 3 7 P4A! ± ) 36 C5R A6T+ 37 R3A T X P 38 T7A A3R 39 T x PC T4A ( 39 . . . R3A! ) 40 T7T (40 P4CD A4D! 41 R4C) 40 . . . A4D+ (40 . . . T7T!) 4 1 R4C T7A (sellada) 42 R X P T x PA 43 C3D T6A 44 T7-7R T x T 45 T X T P3A+ 46 R4A R2A 4 7 C4C ASA 48 T3AD T7T 49 P3C A3R 50 C3D (50 CGA A4D 51 C4D T7A + ! 52 R3R T7C 53 C x P A x P!; 50 . . . T7T 5 1 C4D A20 52 P4CD ± ) 50 . . . T7T 51 T7A+ R3C 52 C5A A2A 53 T7e (53 T7T P5C! 54 P4T T6T) 53 . . . T x P 54 T x P T8T! 55 C4R TSAR+ 56 R3R T8R+ 57 R3A T8AR+ 58 R2R TSCD 59 C2D T8C 60 R2A T8AD 61 P4CD T7A 62 R3R T6A + 63 R4A T6D 64 C3A (64 C4R A4D!= ) 64 . . . A4D 65 C4T+ R2A 66 T8C T5D+ 67 R3R T5R+ 68 R2A R2R 69 C6C+ R2D 70 C4A A3A 71 C3D R2A 72 TBAR A4C 73 C4A R2D 74 T7A+ R1R 75 T7CD T X P 76 eso T7C+ 77 R3R TBC+ 78 R4A ASA 79 C x P + RlA �-� 6) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama Rehusado · 1 P4AD P3R 2 P4D C3AR 3 C3AR P4D 4 e3A P4A 5 PA X P C x P 6 P3CR C3AD (6 . . . P X P 7 C X C D x C 8 D X P D4CD! - 8 . .. D X D 9 e x o A5C + 10 A2D A X A + 1 1 R X A;t - 9 P3R A5C + = ) 7 A2C C x C (7 . . . 209 B P X P 8 C x P CR x C 9 P X C C x C 10 D x C A2R= ) 8 P x C P x P 9 P X P A5C + 10 A2D A2R ( 10 . . . A X A+ 1 1 D x A;t ) 1 1 0-0 0-0 ( 1 1 . . . C x P? 12 D4T+ C3A 13 C5R± A2D 14 AX C P X A 15 195
  • 194. D5T ó 13 . . . D x A 14 C x C A2D 15 TDlD y 16 T x A) 12 T1C ( 12 A3A!; 12 P3R!) 12 . . . C x P 13 C x C D X C 14 D2A D4A (209) 15 D X D ( 15 D4T A2D 16 D x A TD1D= ; 15 D4R D6T 16 D2A D4A=) 15 . . . A x D !h-!lt 7) Spassky-Petrosian, Peón de Dama 1 P4D C3AR 2 C3AR P3R 3 A5C P4D 4 CD2D A2R 5 P3R CD2D 6 A3D P4A 7 P3A P3CD 8 0-0 A2C 9 C5R (9 P4TD!?) 9 . . . C xC 10 P X C C2D 1 1 A4AR ( 11 A X A D X A 12 P4AR 0-0 13 P4R = ) 11 . . . D2A (11 ... P4CR?! 12 A3C P4TR 13 P3TR) 12 C3A ( 12 D4C? P4CR 13 A x PC T1CR 14 P4TR P3TR) 12 . . . P3TR! 13 P4CD P4CR! 1 4 A3C P4TR ( 14 . . . P x P? 15 P x P A X P 16 C4D) 15 P4TR PC x P! (15 . . . P5C 16 C1R C X P 17 A5C + R1R 18 P x P P x P 19 D4T± ) 16 A4AR ( 16 C x P? P5A 17 A2A A X C 18 A X A D x P::¡:: ) 16 . . . 0-0-0 17 P4T ( 17 P x P .P x P 18 T1C no es cla- ra) 17 . . . P5A! 18 A2R ( 18 A5A!? si 18 . . . P x A 19 P6R A3D 20 P x C + T X P 21 D4D) 18 . . . P3T! 19 R1T TDlC 20 TlCR T5C 21 D2D. (21 C2T!? T3C 22 C3A TR1C 23 D2D) 21 . . . TRlC 22 P5T P4C 23 TDlD AlA! (amenazando 24 . . . P3A 25 P x P P4R) 24 C2T C x P! 25 C x T P x C 26 P4R A3D (26 . . . P x P?? 27 A X C ± ) 27 D3R C2D (27 . . . P6C!? 28 P3A!) 28 A X A D X A 29 T4D? (29 P4A! P4A 30 P5R D2A) 29 . . . P4R! 30 T2D (30 T X PD!? A x T 31 T1D C3A 32 P x A:j: ) 30 . . . P4A! 31 P x PD (31 P X PA P6T! ::¡:: ; 31 P X PA C3A! 32 P3A C4T! 33 P x P C6C + 34 R2T P5D! ::¡:: ) 31 . . . P5A 32 D4R (32 D7T P5R::¡:: ) 32 . . . C3A 33 D5A + R1C 34 P3A (34 D6R D X D 35 P x 0 C5R!) 34 196 . . . AlA 35 DlC P6C 36 T1R P6T 37 AlA (37 P x P P7C+ 38 R1C D2D! ::¡:: ) 37 . . . T1T 38 P x P A X P 39 RlC (39 A X A D2D!) 39 . . . A X A 40 R x A (40 T X A D2D con la intención 41 . . . D6T ó 41 . . . D2TD + ) 40 . . . P5R! 41 DlD (210) 210 N ( 41 P X P P6A!) 41 . . . C5C (sella­ da) 42 P x C P6A 43 T2CR P x T + (44 R X P D5A!) 0-1 8) Petrosian-Spassky, Inglesa 1 P4AD P4AD 2 C3AR C3AR 3 C3A C3A 4 P4D P X P 5 C x P P3R 6 P3R ( 6 P4R A5C= ) 6 ... A2R (6 ... P4D 7 PXP P X P 8 A.2R A3D = ) 7 A2R 0-0 8 0-0 P3D 9 P3CD P3TD 10 A2C A2D 11 D2D D2A 12 TOlA TOlA 13 TR1D DlC 14 C3A TRlD= 15 A3D ( 15 C5CR A1R 16 CD4R C x C 17 C x C P4D 18 P x P T X P 1 9 D3A C5D! 20 D X T C X A+ 21 RlA T x T + 22 R X C D x D 23 T X D T1D 24 T7A A1A=F ) 15 . . . AlR 16 ·o2R (16 P4R P4D! = ) i6 . . . P4D! 17 P x P C x P 18 C x C T X C (211) 19 P3TD ( 19 D2A!? P3T 20 A7T+
  • 195. 2 1 1 B RIT 21 T X T P x T 22 A5A ± ; 19 D2A!? P3CR 20 D3A!; 19 D2A T4AD 20 A x P + RlT 21 DlC! T x T 22 T X T P4A 23 A x PA; 19 D2A T4TR! 20 P3TR P3T ame­ nazando 21 . . . T4AD) 19 . . . T I A-lD 2 0 A4R T x T+ 21 T X T T x T + 22 D x T D1D 23 D x D A X D !l.-Y. 9) Spassky-PetrosJan, Caro-Kann P4R P3AD 2 P4D P4D 3 P X P P x P 4 P4AD C3AR 5 C3AD P3R 6 C3A A2R 7 P x P C x P 8 A3D C3AD 9 0-0 0-0 10 TlR A3A 1 1 A4R C3-2R 12. D2A ( 12 C5R A2D 13 D3D P3CR 14 A6T A2C 15 A X A R X A 16 A x C! :!: ) 12 . . . P3CR 13 A6T A2C 1 4 A5C (212) (14 D2D!?) 14 . . . P3A! 15 A2D A2D 16 D3C (16 P4TR A3A 17 P5T C4A 18 P X P P x P 19 P4CR C4A-2R= ) 16 . . . A3A 17 A X C (17 T2R D2D = ) 1 7 . . . P x A 18 C4R T2A 19 C5A C4A 20 P3TR AlA 21 C6R D2D 22 C X A T2 X C 23 A4C TR1R 24 T X T+ T X T 25 TlR T X T+ 26 A X T Y.-Y. 10) Petrosian-Spassky, India de Rey 1 C3AR C3AR 2 P3CR P3CR 3 P4A A2C 4 A2C 0-0 5 0-0 C3A 6 C3A P3D 7 P4D P3TD 8 P5D C4TD 9 C2D P4A 10 D2A P4R 1 1 P3C C5C 12 P4R (12 A2C P4A 13 TDlR!? ) 12 . . . P4A 13 P x P P X P 14 CID!? ( 14 A2C! A2D 15 TDlR P4C 16 C1D :!: ) 14 . . . P4C 15 P3A? ! ( 15 A2C TIC 16 P3A C3AR 17 A3A! A3T 18 T1R) 15 . . . P5R! 1 6 A2C PR x P 17 A x P A x A 18 D x A C4R 19 A2R P5A!? (19 . . . T2T!?) 20 PC X P (213) (20 T X P T X T 21 P X T C3C 22 C4R CRX P 23 C2A T2T) 20 . . . 197
  • 196. A6T? ( 20 . . . T xP! 2 1 C3R D4C+ 22 RlT T X T+ 23 C2D X T T2T::¡:: ) 21 C3R!! A X T ( 21 . . . T X P? 22 T X T D4C+ 23 T4C - 23 RlT D X T 24 TIC+ :¡: - 23 . . . C x T 24 C x C A X C 25 A x A D X A + 26 R1T D5D 27 TIC+ RlT 28 D X D P X D 29 T4C ± ) 22 T X A C3C 23 A4C C x P? ( 23 . . . T x P? 24 A6R+ RlA 25 T X T+ ; 23 . . . D3A! 24 A6R+ R1T 2 5 D X D+ T X D 26 P5A C4R 27 CAR! ± ) 2 4 T x C! T X T 25 A6R+ T2A 26 C4R D5T ( 26 . . . Tl-2T 27 C5AR! DIAR 28 D6A! + ) 27 C x PD D4C+ 28 RlT T2T (28 . . . D x C 29 A x T + RIA) 29 A X T+ T x A 30 D8T + ! 1-0 11) Spassky-Petrosian, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD P x P 4 C x P C2D 5 C3AR CR3A 6 C X C + C x C 7 A5CR A2R 8 A3D P4A 9 P X P D4T + 1 0 P3A D X P5A 1 1 D2R A2D ( 1 1 . .. 0-0 12 0-0-0 T1D - 12 . . . A2D? 13 A X C A x A 14 A X P + - 13 C5R D2A 14 P4AR y si 14 . . . P3TR 15 P4TR± ) 12 C5R! AJA ( 12 . . . C5C!? 1 3 C X P! R X C 14 A X A D X PAR+ 1 5 D x D C X D 16 R X C R X A ;;!; ) 13 P4TR! T1D (A X P?! 14 TlCR A3A 15 0-0-0! ± ) 14 0-0-0 C2D 1 5 C x A!? ( 15 A X A! D x A 16 C x A P x C 1 7 A4R :!: ) 1 5 . . . A X A+ 16 P X A D X PC + 17 R2A P x C 18 T5T ( 1 8 A4R D4AD 19 T5T D3C 20 D3A;:t ) 18 . . . D5A 19 A4R ( 19 A6C?! D5T+ 20 RlA P X A 21 D X P + RlA 22 D6D R2A 23 T3T TRlR) 19 . . . D2A! (214) 20 D4A (20 D4C!? P3C 21 A x PC PA x A 22 D X PR+ RlA 23 T3T; 20 D4C C3A 21 D X PC R2R 22 A6C!; 20 D4C R2R!? 2 1 D X PC TR1C) 20 . . . P4AD 2 1 D5C (21 T x PT!? = ) 21 . . . P3C 22 T4T 198 214 B (22 T X C?! T X T 23 T x PA D3D:t: ) 22 . . . 0-0 (22 . . . R2R 23 A6A C4R 24 D X P + = ) 23 D6A!? D x D 24 A X D C4R 25 T X T T X T 26 A5C ( 26 . . . TIC 27 P4T P4TR 28 T4R C5C 29 P3A C3A 30 T4AD C4D!) Y.-Y. 12) Petrosian-Spassky, Fianchet­ to de Rey 1 C3AR P3CR 2 P4A A2C 3 P4D P3D 4 C3A C2D 5 P4R P3R 6 A2R P3C 7 0-0 A2C 8 A3R C2R 9 D2A P3TR 10 TDlD 0-0 11 P5D! (Previniendo 11 . . . P4AR) 1 1 . . . P4R 1 2 D1A R2T 13 P3CR P4AR!? ( 13 . . . P4TD!? 14 C4TR C4AD y 15 . . . AlA) 14 P x P C x PA ( 14 . . . P x P 15 C4TR! y 16 P4A± ) 15 A3D AlA 16 R2C C3A 17 C4R C4T!? ( 1 7 . . . C x C 1 8 A x C C x A 1 9 P x C! A5C 20 D2A DIR) 18 A2D A2D 19 R1T 09 P4CR C5T+ 20 C X C D x C 2 1 P x C D6T+ ± ) 19 . . . C2R 20 C4T! A6T (20 . . . P3A 2 1 P3A P x P 22 P x P TlA 23 DlC ± ) 2 1 TIC A2D (21 . . . D2D 22 P4CR!) 22 A3R (22 P3A!? y 23 TDlA) 22 . . . DlR (22 . . C4A 23 C x PC! R x C 24 P4CR) 23 TDlR D2A 24 D2A RlT 25 C2D C4A
  • 197. 26 e x e! (26 C x P + ? D X C 27 P4eR e4T-6C+ 28 ·P X C D x P + ) 26 . . . P x e 27 P4CR! P5R!? (27 . . . P5C?! 28 A6C D3A 29 A X PC - 29 P X e P X A 30 P X P PSR - 29 . . . PT x A 30 A4R± ) 28 P X C P5A! ? (28 . . . P x A 29 D x P TDlR! ) 29 T X A!! D X T 30 TlCR D4R ( 30 . . . PR x A 31 D x P D X T + 32 R X D T1C + 33 R1T P x A 34 D x P T4C 35 C4R! T1R 36 P4TR! T X PT 37 D4D T1-4R 38 C6A! gana; 30 . . . A5C 31 T x A! D x T 32 A4D+ R1C 33 A x PR T2A 34 P3A D4C 35 A6e T2R 36 C4R) 31 C3A!! (215) 215 N PR X A (31 . . . P x C 32 A2D! gana) 32 C x D? (32 D x P! A4A 33 C X D A X D 34 A4D! P x C - 34 . . . A5R+ 35 P3A! - 3S A X P + R2T 36 T7e+ RlT 37 T x P+ y 38 T X A debería ganar) 32 . . . P x D 33 A4D! P X C 34 A X P+ R2T 35 T7C + RlT 36 T7A+ R l e 37 T7e+ RlT 38 T6C + ( 38 T x A+ Rle 39 T7C + R1T 40 T x P + RlC 41 T7e+ RlT 42 T I C + R2T 43 TlAD TDlR 44 A4D T7R es satisfactorio para las negras) 38 . . . R2T 39 T7C Y.-Y. 13) Spassky-Petroslau, Caro-Kann 1 P4R P3AD 2 P4D P4D 3 C3AD P x P 4 C x P A4A 5 C3C A3C 6 P4TR P3TR 7 C3A C2D 8 P5T A2T 9 A3D Ax A 10 D X A D2A 1 1 A2D P3R 12 D2R! CR3A 13 o-o-o o-o-o 14 esa c x c ( 14 . . . C3C 15 'A5T P4A 1 6 D5C! :!:: ) 15 P x C C2D · 16 P4AR A2R 17 C4R C4A 18 C3A P3A! ( 18 . . . T5D 19 A3R T x T+ 20 T X T TlD 21 D4C! :!:: ; 18 . . . TR1R 19 P4CR! AlA 20 P5C ;t ) 19 P x P A x P 20 D4A (20 P4eD? A x C 2 1 A x A D x P + 22 R1e - 22 A2D D3A! ó 22 . . . D5R! - 22 . . . C5R 23 A x P TRIC� ) 20 . . . D3C 21 P4eD! (21 A3R? C6e+ ) 21 . . . e3T 2 2 C4R! (22 D x P + ? R1C 23 P3T - 23 C4R TR1R 24 D5A DSD - 23 . . . T x A! 24 R x T DSD + ) 22 . . . C2A 23 TR1R T5D (23 . . . A2R!? 24 A3A C4D 25 A x P A X P) 24 D3e D4e 2S P3A! T x C!? (25 . . . TS-lD 26 C5A! ± ) 26 T x T D x PT 2 7 D4A D4AR 28 D2R P4TR 29 AlR TlR 30 P3C P4T 31 P x P D x PT 32 D2AD (32 P4A D6T+ 33 RlC y 34 T3D; 32 P4A?! A6A 33 A X A - 33 T3D D6T + y 34 . . . DSC + - D x A + 34 Rle D x PC 3S D x P TIA) 32 . . . D4AR 33 T4T P4eR?! ( 33 . . . P4CD!?) 34 P X P A x P+ 3S Rle D x D + 36 R x D P4R (36 . . . P4e!? 37 T4R e4D) 37 T4R e4D 38 A2A e3A 39 T4TD R2A 40 ASA C4D 41 T4R (216) P3C (sellada) 42 A1e (42 P4A P X A - 42 . . . juega e 43 T X P! T x T 44 A6D+ - 43 P x C R3D! 44 T4TD A6R! 4S T6T ASO 46 P x P TlAR con contrajuego) 42 . . . A1D 43 T1AR C3A 44 T2R P4A 45 TSA R3D 46 P4T! R4D 47 R3D ese 48 T2CD (48 T x PT T1A!) 48 . . . TIT 49 P5T! P5A+ (49 . . . P x P 50 T5CD!) 50 R2R 199
  • 198. R5R 51 T7A P x P 52 TBC P5TD 53 T8AD (53 T7D P6T!) 53 . . . A3A 54 T X P+ ? (54 T X T A x T 55 T7A! gana) 54 . . . R4A 55 T7TD ( 55 T X P TlAD! 56 P4A T1CD 57 T2T T6C con contrajue­ go) 55 . . . P6T (55 . . . T1D!? 56 T7 x P A4C! ) 56 T x P TlCD 57 T4C TlAD 58 P4A A2R 59 P5A! P5R (59 . . . A x P? ? 60 T3A) 60 T7T A3A ( 60 . . . A x P?? 61 T5T) 216 N· 61 T7T? (61 T7-4T) 6 1 . . . R3C 62 T7D R4A 63 T5D + A4R 64 T6C P6R! .( 64 . . . T1TD 65 A4D! T'IT+ 66 A2C! TlT 67 A 'X A C X A 68 T6TR gana) 65 R3A ( 65 A x P R5R 66 '1'30 A X P ) 65 . . . C3A 66 T3D T X P 67 A x P T7A 68 T8D T6A 69 R2R T7A + 70 RlD T6A 71 A2A C5R? (71 . . . C5C!?; 71 ... T6T) 72 T8A+ R4C (72 ... C3A!? 73 T8 x C + A x T 74 T x A + ! R x T 75 A4D + R4C! 76 A x T P5T!; 72 . . . R5C! 73 T4C!) 73 TSC! T6D + (73 ... C x A + 74 T x C T6R 75 T2R! gana) 74 R2R T4D 75 T x T C6A + 76 R3A C x T 77 T8TD (77 R4R C3A+ 78 R x A? C2D + ) 77 . . . R4A 78 T5T R3R 79 AlR C3A 80 TSC 200 CID 81 A2D A2C 82 AlA A4R 83 A2C A2A 84 T5A A3D 85 TlA C2R 86 TlR + ! (86 T1TR? C4A! 87 T3T C X P = ) 86 . . . R4A 87 T1TD C3A 88 T6T A4R 89 T x C A x A 90 T5A + R3C 91 R4A A2C (sellada) 1-0 14) Petrosian-Spassky, Ataque Indio de Rey 1 C3AR C3AR 2 P3CR P4CD 3 P4TD P5C 4 P3D A2C 5 P4R P3D 6 A2C CD2D '1 0-0 P3R 8 P5T TlCD 9 CD2D A2R 10 C4A 0-0 1 1 TlR P3TD = 1 2 A4A AlT 13 D2lt T1R 14 P3T AlA 15 C4-2D ( 1 5 P5R P x P 16 CR x P C x C 17 C x C A x A 18 R x A D4D + ! = ) 15 . . . P3C 16 A5C P3T 17 A3R A2CR 18 R2T D2R 19 T2T? ( 1 9 ClCR!? y 20 P4AR) 19 . . . R2T 20 Cl CR P4D! 21 P4AR P4R! 22 PA x P D x P (22 . . . CD x P!? 23 P4D C5A! 24 C X C P x C 25 P5R C4D) 23 P4D (23 A4A D2R 24 A x PA TD1 A+ ) 23 . . . D3R 24 P5R C5R 25 T2-1T P4AD! 26 C x C P x C 27 P3A PC X P 28 PC x P P X P (28 . . . T6C!) 29 P X P P3A! 30 P X P C x P 3 1 TDlC C4D! 32 D2D T x T 33 T x T D3D! 34 C2R D6T 35 AlC D6D! 36 DlR (Zl'J) 217 N
  • 199. ( 36 D X D? P X D 37 C4A C6A gana) 38 . . . A3AD?! (36 . . . TlAD 37 TlD T7A! 38 T X D P x T 39 A3A C2A! pero no 39 . . . C5A 40 P x C A x A 41 R3C T x C 42 DIO A5R 43 P4T!; 37 TIA T x T 38 C x T D7A 39 C2R P6R:¡:; 38 . . . D6AD 39 D X D C x D 40 C3C :¡: ) 3 7 TlD? ( 37 TIA A4C 3 8 C3A! = ) 37 . . . D6T ( 37 . . . A4C!? 38 T X D P X T 39 A x C T X C + 4 0 D X T P X D 4 1 A2A A X P 42 AlR; 37 . . . A4C!? 38 C4A!?) 38 C4A! C x C 39 P x C A4C (39 . . . D3D! 40 A3R A2D y 41 . . . A4A =F ) 40 A3R A6D 41 P4T! (sellada) 41 . . . D3D 42 P5T P4C (42 . . . P X P 4 3 D2A TlD 44 A3T!) 43 D3C A x P 44 A X A (44 A x P + ?! T x A 45 T x A T X A! ;!;; ) 44 . . . D x A 45 P x P D4R (45 . . . D4A 46 D4A!) 46 D X D T X D 47 P x P T x PTD (47 . . . P6R 48 A3A P7R 49 TlR T X PTD 50 R3C T7T 51 R2A P4T 52 R3R! =) 48 R3C T4C + 49 R2A P4T 50 TITD R x P 51 A1T T x P 52 R3R A7A 53 TlAD T6T + 54 R4D P5T 55 A x P A x A 56 R X A P6T 57 R4D 'Ir-Y. 15) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AD C3AD 3 P3CR P3CR 4 A2C A2C 5 P3D P3D 6 C3T C3A 7 0-0 A5C 8 P3A A X C 9 A x A 0-0 1 0 A3R ClR! 1 1 020 C2A 12 TDlR P3C 13 CID P4D 14 D2R P3R 15 P4AR P4A = 16 AlA T2A 17 A2C D2D 18 C2A T l D 19 P3A P4CD 20 P X PD P X P 2 1 A2D P5A 22 D3A C2R 23 P x P PC X P (23 . . . PD X P 24 A3R! ) 24 P3C! C1A 25 P X P P x P 26 AlA D5T 27 T1D! Tl-lA 1 27 . . . T x T?! 28 T x T; 27 . . . T2-2D?! 28 T x T T x T 29 TlR) 28 A3R! C3C (28 . . . D X P?! 29 A5A TlR 30 D6A amenazando 31 ASO) 29 ASA (29 C3T!? P3TR 30 T6D) 29 . . . TIA 30 A4C C3T (30 . . . P4TD?! 31 ASA) 31 A6D D4T 32 P4C D x PA 33 D2R! D3A?I ( 33 . . . C4A!?) 34 TR1R! T2D 3S A7R! T X A (35 . . . D2A? 36 T X T C x T 37 A7C gana) 36 D X T D X D 37 T X D C4A .38 P x P P6A! ( 38 . . . P X P 39 A3TI) 39 P X P P x P 40 T2R (40 T X P A5D! 4 1 Tx A P7A 42 TlD C6D!!) 40 . . . T2A (218) 218 B 41 C4R (41 C4C!?) 41 . . . C3R! 42 C x P! (sellada) (42 C5C C x P 43 TBR + AlA 44 A4R P7A 45 A x PA T X A 46 Tl-8D C2D) 42 . . . C5D! (42 . . . C x P 43 TBR + R2A 44 C5C! ) 43 TSR! (43 T2-2D T X C 44 T X C A X T 4S T X A T7A! ) 43 . . . A X T 44 P X A T X C 45 T x C R2A 46 T6D T4A 47 T6A + R2C . 48 A4R T X P 49 T x P + R2A 50 A2A (50 T4C! y 51 A2A) 50 . . . T8R + 51 R2A T8TD 52 T6AD T X P 53 P4T C4D 54 R3A T6T + 55 R4R T6AD Y.-Y. 16) Petroslan-Spassky, Fianchet­ to de Rey 1 P4D P3CR 2 P4R 201
  • 200. A2C 3 C3AR P3D 4 A2R P3R 5 P3A C2D 6 0-0 C2R 7 CD2D P3C 8 P4TD P3TD (8 . . . A2C 9 P5T!) 9 T1R A2C 10 A3D 0-0 1 1 C4A D1R 12 A2D (12 P5R!? P4D 13 C3R; 12 P5R P X P 13 CR X P;t ) 1 2 . . . P3AR 1 3 D2R RlT 14 RlT D2A 15 C1C P4R! ( 15 . . . P4AR?I 16 P x P C x P 17 D x P C5T 18 P3A) 16 P x P PA x P 17 P3A C4AD 18 C3R DlR! ( 18 . . . C x A?!) 1 9 A2A P4TD 20 C3T AlA (20 ... A3TDI? ) 21 C2A A3R 22 D1D D2A 23 T3T A2D 24 C3D C X C 25 A X C A3T 26 A4A D2C 27 T2R ClC (219) 219 B 28 A x C! T X A 29 C5D A x A 30 T X A A3R 3 1 P4CD D2A 32 D2R T2T! 33 TlT TIAR ( 33 . . . P x P!? 34 P x P T1-1T 35 DlD R2C) 34 P5C T2-1T 35 D3R TDlC 36 TIAR D2C 37 D3D T2A 38 RlC Tl-1AR 39 C3R P4C 40 T2-2AR P4T 41 P4AD (sellada) 41 . . . D3C 42 C5D! TlCR (42 . . . A x C 43 PA X A P5C 44 P x P T x T 45 T X T T X T 46 R X T D x PC) 43 D3R R2T 44 D2D T1-2C 45 D3R R1C 46 T2D R2T 47 T2-2AR TIA 48 T2-2A 49 D3R V.-Y. 202 1'1) Spassky-PetroslaD, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR CSAD 3 C3A P3CR 4 P3CR A2C 5 A2C C3A 6 PSD 0-0 7 C4TR TIC 8 P4A P3D 9 0-0 A2D 10 P5A! P4CD 1 1 A5C P5C 12 C5D P4TD ( 12 . . . C x C 13 P x C C4R 14 D2D + ) 1 3 RlT (13 D2D!?) 1 3 . . � C4R 14 D2D A3A 15 TDIR;;!;; P5T 16 D2R ( 16 A6T!? ; 16 P3TR!? y 17 P4C) 16 ... D2D 17 AlA ·n2C 18 C3R P3R (220) 220 B 19 P X PR?! ( 19 P4C PR X P 20 CR x PA! ?) 19 . . . P x P 20 C3A C X C 2 1 T X C P4D! 22 P x P P x P 23 C4C TDlR 24 C X C+ A x C 25 T3R T x T 26 D x T TlR 27 D2A T X T+ 28 D x T R2A 29 D2R D2R Y,.-Y,. 18) Petroslan-Spassky, India de Dama 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P3CD 4 C3A A2C 5 P3TD A X C? (5 . . . A2R 6 P5D! ± ; 5 . . . P4D = ) 6 PC X A A2R 7 P4A P4D 8 P5AR! PR X P 9 A2C 0-0!? 10 P X P ( 10 C x P?! C X C 11 A X C P3A 1 2 A2C A3D y 1 3 .. . D5T con contrajuego) 10 . . . A3D ( 1 0 . . . CD2D 1 1 D3D! ; 1 1 P6D A x P
  • 201. 12 A x T D x A con compensación) 1 1 D3D P3C 12 A5C T1R 13 P4TR ! 1 3 0-0-0! CD2D - 13 . . . P3TR 14 A2D! pero no 14 A X P e5C! - 14 P3A - 14 P4R? P X P 15 C X P A2R 1 6 P6D P X P 1 7 e x C+ A x e 1 8 A x A TIA + ; 14 . . . P5A 1 5 A3T T6R 16 D5C D1R 17 C4R± ) 13 ... CD2D 14 P5T TIC 15 P x P?! ( 1 5 D3T D2R! 16 R1A DIA 17 A3A P4C 18 P3R D2C 1 9 e2R ± ) 15 . . . PA X P 16 0-0-0 P4C! 17 e xP ( 17 P4R P X P 18 A x P; 18 Cx PR A2R 19 A3T e J A; 18 . . . C1A! 19 D3T ASA! pero no 19 . . . A2R 20 A x P P X A 2 1 DST+ R2A 22 A6T!) 1 7 . . . OlA 1 8 T2D 02e ( 18 . . . D3T I9 C X A D x C 20 T2A C X P± ; 20 .. C5R 21 A X C P X A 22 D3T ClA 23 T6A D x PD 24 T X P+ P X T 25 DST+ R2A 26 D6A+ Rle 27 T8T mate) 1 9 C3A D6C 20 D2A R2e! (20 . . . A X P? 2I O X D T X D 22 P X A T x C + 23 R2e T5A 24 R3e) 21 A3A (21 D X D T X D 22 R2A TRieD 23 e4T ;t ; 23 . . . esR 24 A x e P X A 2!J T4T ó 23 . . . T6-4C 24 P4C e x P 25 A x e T x A 26 C3A) 2I . . . P4TR! 22 D x D T x D 23 T2A 221 N TR1CD 24 P3R R2A 25 T1D (25 A2R? T X C 26 T X T C5R; 25 e1C!? con la intención 26 e20 y 27 C4A) 25 . . . cae 26 A x C R X A 27 A2R P5T 28 P4A TlR 29 R2D (221 ) T x C! 30 T x T! ( 30 P X T C X P 3 1 A5C T X P 32 P4A A x PA 33 P x C T6CD+ y 34 . . . T + A + ) 30 . . . C X P 31 ASe! ( 3 1 T6A e x PR 32 TlTR C7C; 3I T3C C x PR 32 T x C A x PA) 3I . . . e x T ( 3 1 . . . T x P?I 32 T x T A x PA 33 T1R P4C 34 R3D C X T 35 T X e A X T 36 R X A:!: ) 32 A x T e x T 33 R X C Y.-Y. 19) Spassky-Petroslan, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 eaAD C3AR 4 P5R eR2D 5 C3A P4AD 6 P x P e3AD 7 A4AR A X P 8 A3D P3A 9 P X P C X P 1 O O-O 0-0 11 C5R ( 1 1 A3C!?) 1 1 . . . A2D! ( 1 1 . . . esa? 1 2 A X C T X A 13 C3D!) 12 C x C A x e 13 D2R D2R 14 TDIR TD1R 15 A3e P3TD 16 P3TD D2AR (16 . . . C2D!?) 17 P4C A5D 1 8 A5R ( 18 CID P4R! 19 P3AD A2T 20 A X PR? C2D! gana) 18 . . . A X A 19 D X A C2D 20 D3e P4R! 21 P3A D5A?! (222) 222 B 203
  • 202. (21 . . . D3A!? 22 CID P4CD 23 C3R D5A) 22 D X D T X D 23 T2A P3CR 24 T2D C3C 25 T2-2R C2D 26 CID P4CD 27 P3A T2A 28 A2A R2C 29 A3C P4TR 30 C3R C3C 31 C2A C2D? (31 . . . T2-2R 32 P4AR P5R 33 C4D A2D) 32 T3R! P5T 33 P3T T3A 34 C4D! A2C 35 P4T T1D 36 C2R P X P?! (36 . . . R3TI?) 37 A x PT C3C 38 A3C P5R (38 . . . TlR 39 C4D C2D 40 A4T) 39 C4D R3T 40 T1D TlAD? (40 . . . T2D!?) 41 P x P! (sellada) (41 T1T TlR 42 T5T T3D 43 TSA) 41 . . . P x P 42 C6R! C5A (42 . . . P4T 43 P x P C5A 44 A x C T X A 45 C4D T5T!; 43 C5A AlT 44 C X P A x C 45 T X A T x P 46 T X P + R2C; 43 T6D! C5A 44 A X C T X A 45 C8D! T X T 46 C7A+ R4T 47 C X T T2A 48 P5C gana; 42 . . . C5T 43 T1AD C7C 44 C5A T x C 45 P X T C6D; 43 T7D AlT 44 T7AD T1CD 45 P4C!) 43 A x C T x A 44 C5A T2A 45 TlT R4C 46 T5T! (46 C x PT A X C 47 T x A T2D! ) 46 . . . R5A (46 . . . R3T 47 C x A T X C 48 T x PT T2-2AD 49 T6R T x PA 50 T x T T x'T 51 T X P gana) 47 R2A A4D 48 C3C! R4R + 49 R2R 3AD 50 C2D R3R (50 . . . T5AR? 51 P4A!) 51 C x P ASA + 52 R2D T2D + 53 R2A R2A 54 T5R R2C 55 C2D A4C 56 C3A A5T+ 57 R2C T8D 58 T5-4R T8AR 59 TlR T X T 60 T x T T3A 61 T4R P4C 62 C x PC T7A + 63 R3T A3A 64 T x P A X P 65 C4R T7R 66 C5A ASA 67 T4AR TSR 68 P4T 1-0 20) Petrosian-Spassky, Nimzoin­ dia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P4A 6 C3A P4D 7 0-0 C3A 8 P3TD A X C 9 P X A PD X P 10 A x PA D2A 11 A3D P4R 12 D2A A5C?! ( 12 . . . TlR!? 13 C x P C x C 204 14 P x C D x P 15 P3A A2D 16 P4TD A3A 17 P4R TDlD 18 A4AD P3CD = ) 13 C x P C X C 14 P X C D x P 15 P3A A2D (223) 223 B 16 P4TD! ( 16 TlR A5T! 17 D2C TD1D 18 AlA P3CD 19 P4AD TR1R 20 D x D T X D = ) 16 . . . TR1R ( 16 . . . P5A!? 1 7 A X P TOlA!) 17 P4R P5A 1 8 A2R A3R (18 . . . D4AD+ !?) 19 A3R D2A 20 TD1C C2D 21 T5C! ± P3CD 22 TRlC D3A 23 A4D P3A 24 D2T RlT 25 AlA P3TR 26 P3T TDlC 27 PST T2C (27 . . . P3T DST;::!; ) 28 P x P P X P 29 D2AR?! (29 D2C! TlT 30 D4C T2-2T 31 A x PC T6T 32 A4D T6C 33 T x T P X T 34 P4AD!) 29 . . . TlT 30 D2C T2-2T! (30 . . . T3T 31 P4C! ± ) 31 A X PC T7T (31 . . . T6T!? 32 A2A T6C 33 T x T P x T 34 P4AD TlCD) 32 D4C T7AD? (32 . . . T7T-5T 33 D7R T1CD 34 T5-2C T5-1R 35 A7A±; 32 . . . Tl-6T! 33 A4D T6C 34 T x T P x T 35 P4AD T7AD 36 D X P T8A! 37 T5D! no es clara) 33 A2A D2A (33 . . . Tl-7T 34 A3C!) 34 D7R A X P? (34 . . . D3A 35 A4D + ) 35
  • 203. P x A T X A 36- R X T D7T + 37 A2C C4R 38 T8C+ T X T 39 T x T + R2T 40 T8D C3C (40 . . . C6D + 41 T X C gana) 4 1 D6R 1-0 21 ) Spassky-Petrosian, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD C3AR 4 A5CR P x P 5 C x P A2R 6 A x C A X A 7 P3AD C2D 8 C3A 0-0 9 A3D P4R! 10 D2A ( 10 D2D!?) 10 . . . P x P 1 1 P x P P3CR 12 P4TR! A2C! 13 P5T C3A 14 P x P PT x P (224) 224 B 15 0-0-0 ( 15 C4-5C D2R+ 16 R1A! C4D 17 TIR; I5 C4-5C C4D) 15 . . . C x C! 16 A x C A5C= 17 D3C ( 17 A X PCD? TIC 18 A4R A x C 19 A X A A x P:¡:: ) 17 . . . D3D 18 T4T ( 1 8 D X PC? TD1C 19 D5D D5A+ 20 R1C TR1D! 18 RlC! ? ) 18 ... D5A+ 19 D3R D x D+ 20 P X D A x C 21 P x A P3AD 22 R2D TRIR 23 P4C A3A 24 T4C T2R 25 A3D TD1R 26 TlR P3T 27 A4A R2C 28 T4-1C TlTR 29 TlTR T x T 30 T X T T2D 3 I A3C A1D 32 P4A P4AR 33 R3D P4T 34 P X P A X P 35 TlAD R3A 36 T4A T1D 37 R2R A2A 38 T4T P4CR 39 P X P + R X P �-� 22) Petroslan-Spassky, Polaca 1 P4D P4CD 2 P4R A2C 3 P3AR P3TD 4 A3R P3R 5 C2D C3AR 6 P3A A2R 7 A3D P3D 8 P4TD P3A 9 · C2R CD2D 10 0-0 0-0 1 1 C3CR T l R 12 P X P PT x P ( 12 . . . PA X P?! 13 C3C y C5TD± ) 1 3 T x T D x T 1 4 D2A AlAR 15 P4C! ± D1C 16 C3C P3C 17 TlT P4R 18 D2A P4D 19 PD x P CD X P 20 A2A A2C? (20 . . . P4T! 2 1 P x PD P5T! 22 C4R C x C 23 A x C P x P 24 A2A P6T!) 21 A7T D2A 22 A6C D1C 23 A7T D2A 24 A6C DIC 25 A7T (225) DIA? 26 A4D! P4T 27 P3T P5T 28 CIAR P X P 29 P X P C4R-2D 30 C1A-2D (30 P5R!? C x P 31 C5A!?) 30 ... P4A 31 C X P C x C 32 P X C A x P 33 A3C! (33 A x C gana) 33 . . . A4A 34 T7T C2D (34 . . . TlA 35 D X P gana) 35 C3A DlC 1-0 ( 36 P6A) 23) Spassky-Petrosian, Francesa 1 P4R P3R 2 P4D P4D 3 C3AD C3AR 4 A5CR P x P 5 C x P A2R 205
  • 204. 6 A X C A x A 7 C3AR A2D!? 8 D2D (8 A3D A3A 9 P3A C2D 10 D2R A2R 11 0-0 0-0 12 TD1D C3A = ) 8 . . . A3A 9 C X A + D X C 1 0 C5R 0-0 1 1 0-0-0 C2D!? ( 1 1 . . . T1D!? 12 P4TR AlR 13 T3T C3A) 12 C X A P x C 13 P4TR! TD1C 14 T3T P4A ( 14 . . . T3C!? 15 D5C TRlC) 15 D5C! ± (226) 226 N P X P ( 15 . . . D X PA? 16 T3AR DBC 17 A5C gana; 15 .. . TRlD 16 TR3D± } 16 D x D C X D 17 T X P T2C 18 T3CD! T X T 19 PT X T TlT 20 T4AD ClR (20 . . . C4D 21 P3C ó 21 T5A± ) 21 T4T C3D 22 P3C RlA (22 . . . ClA 23 T4AD; 22 . . . P4TD 23 P4CD) 23 A2C TIA 24 T X P R2R 25 R2D P3T 26 P4AD P4C 27 P x P P x P 28 R3A R2D 29 P4CD T1TR 30 P5C T7T (30 . . . ClA 31 A6A+ RlD 32 TBT gana) 31 A6A + RlD 1-0 (32 P5A C4A 33 P6C gana; 32 P6C?! P x P 33 T7D + R1A 34 T X C R2A 35 T7D+ R x A 36 T X P±) 24 Petroslan-Spassky, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AÓ P3CR 3 P3CR A2C 4 A2C 0-0 5 C3AD 2()6 P3D 6 P3R CD2D 7 CR2R P3TD (7 . . . P3A!?) 8 P3C TIC 9 P4TD! P4TD 10 A3TD P3A 1 1 0-0 02A 12 D2D TlR 13 TOlA TlT 14 TRIO± ClC 15 P3T C3T 16 R2T P4T 17 P4A! C5CD 18 TIA P4R 19 PA X P P XP 20 P5D TlD (20 . . . P5R? 21 P6D! DlD 22 TDlD± ) 2 1 P4R C2D (21 . . . P5T 22 P4C A x P?!) 22 TlCD C4A 23 C2T C5-3T 24 D3R D3C (24 . . . P3C 25 C2R-3A± ) 25 C2R-1A D2T (25 . . . C x PT 26 D3AR! P3A 27 C3D C5T-4A 28 D3R C2D 29 P5A ± ) 2 6 C3D C x C 2 7 D x C TlR 28 T2C C4A 29 D3R C2D 30 D1A (30 D5C!?) 30 . . . D3C 31 T2-2AR P3A (3l . . . D X P? 32 T x P! D xC? 33 D5C! R2T 34 AlA gana' 3? T3A DlD 33 C3A ClA 34 D2A (34 TlD!) C2T 35 T3D D2A 36 D2R A3T 37 P4T AlA 38 P6D?! (38 A X A) 38 . . . D2A 39 A3T A x A 40 R x A TRlD (227) 227 8 (40 . . . P3C!?) 41 P5A (sellada) D3R+ 42 R2C A3T 43 CID C1A 44 C2C C2D! 45 T3-3AR D5C 46 D4A+ R2C 47 C3D TlR 48 T1CD (48 A2C!? P4CR!? ; 48 . . . D3R 49 C x P! C X C 50 D X D T x D 51
  • 205. T X P) 48 . . . D3R 49 D X D T X D 50 P4CD P X P 51 T x PC T2T 52 T2C (52 T2A!? ó 52 TlAl) 52 . . . T l R 5 3 TlA R2A! (53 . . . T x P? 54 T X PC TlD 55 C4C! gana) 54 P5T R3R 55 A.4C A6R! 56 T2R A50 57 R3T TlAR 58 TlA T2-lT 59 R2C TlCR (59 . . . P4CR!?) 60 ClR P4CR 61 C3A P x P 62 C X PT T5C 63 C5A Tl-lCR 64 R3T Tl-4C (64 . . . P5T! 65 P XP P5A:¡:) 65 TlCD T X PR 66 T x T TX C 67 T2R T6A! 68 R2C T6D 69 T2D T6R 70 T2T P4A 71 AlR C X P 72 A2A T6C 73 T X T C X T 74 T3T C4A 75 A X A P X A '16 T3AR . P6D 77 R2A Y,-Y:i
  • 206. 10 PETROSIAN - SPASSKV Moscú 14 abril-17 junio 1969 1 2 3 4 5 Petrosian 1 y. y. o o Spassky o y. y. 1 1 13 14 15 16 17 Petrosian y. y. y. y. o Spassky y. y. y. y. 1 1) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AO 2 C3AR P3R 3 P40 P x P 4 C x P P3TO 5 A30 C3AD 6 C X C PC X C 7 0-0 P40 8 C2D C3A 9 D2R A2R 10 P3CO 0-0 1 1 A2C P4TD 12 P4AR! P3C ( 12 . . . C2D!? ) 13 TD1D (13 P x P PA x P 14 05R A3T; 1 3 TD1R!) 13 . . . C2D 14 P4A P5T 15 P5AR! PR X P 16 P x PA A3A 17 A x A ( 17 P X PC!?) 17 . . . C X A 18 02A PT x P 19 PT x P T7T 20 P x PC (20 AlC) 20 . . . PA X P 21 P3T 02R! 22 040 P4A 23 04A A2C! 24 TDlR D2C 25 03R P5D! 28 06R+ D2A 27 02R TlR 28 D2A T X T 29 O X T (29 T x T C5C!) 29 . . . OlR! 30 O x O + C X O 31 A4R T X C 32 A x A C30 33 A50+ R2C 34 P4CO! P X P 35 P5A C4A 36 P6A (36 TIC) 36 ... T7AD 37 P4C? (37 TIC!) 37 . . . C30? (37 . . . C6R 38 T7A+ R3T 208 6 7 8 9 10 11 12 y. y. o y. 1 1 y. y. y. l y. o o y. 18 19 20 21 22 23 Total y. o 1 o y. y. lOY. y. 1 o 1 y. y. lZYa 228 B 39 A4R P6C 40 P7A T6A; 40 T7D T5A y 41 . . . R4C; 40 T7CO C5A 41 P7A C30) 38 T4A P60 39 T40 P70 40 A3C T x P 41 T X PO C5R 42 T7D+ R3A 43 T X P TBA + 44 R2C C4A 45 A7A (45 A5D P6C
  • 207. 46 A x P C x A 47 P4T C5D! 48 P5C + R4A 49 P5T P X P 50 T X P R5C) 4 5 . . . P6C 46 P5C+ R X P 47 P4T+ R3A 48 P5T T7A+ (48 . . . P x P 49 A xPC!; 48 . . . P4C 49 A6C!) 49 R3A P7C 50 A2T P X P (50 . . . P4C 51 T7A+ R4R 52 P6T) 5 1 T X P T8A (228) 52 T6T + ? (52 R3R C5T 53 T4T C6A 54 T4CD) 52 . . . R4R 53 T6CD C5T 54 T6R+ (54 T4C T8TD 55 T X C T x A 56 T4CD R4D) 54 . . . R5D 55 T4R+ R4A 56 T X C T8TD 0-1 2) Petrosian-Spassky, Tarrasch 1 P4AD P3R 2 ·P4D P4D 3 C3AD P4AD 4 PA X P PR X P 5 C3A C3AD 6 P3CR C3A 7 A2C A2R 8 0-0 0-0 9 A5C P x P 10 CR x P P3TR 1 1 A3R A5CR· 1 2 C3C A3R 1 3 TIA ( 13 C5A P5D!) 13 . . . T1R 14 C5C ( 14 C5A A X C 15 A X A C5R) 14 . . . D2D 15 C5C-4D A6TR 16 C X C P X C 17 D3D A X A 18 R X A P4TD! 19 T2A P5T 20 C2D? (20 C5A) 20 . . . D2C! 21 RlC TDlA! 22 TRIA C2D 23 C3A P4AD 24 P3C P X P? (24 . . . AlA) 25 P X P AlA 26 TlT C3A 27 T2A-2T TlT 28 T X T T X T 29 229 8 T X T D X T 30 D2A C5R 31 C2D C X C 32 A x C D3T 33 RlA (P4R? D7R 34 P X P P5A 35 P X P A5C) 33 . . . D4C 34 A3A P3C 35 D1D D3A 36 P3A D3R 37 R2C P4T 38 P3T A3D (38 . . . P5T 39 P X P!) 39 D3D A4R 40 A X A D X A (229) 41 P4TI RlA 42 RlA R2R 43 R2A D3R 44 D5C D3D 45 D7C+ R3A 46 D5C D2A 47 D3D P5A 48 P X P P X P 49 D3A+ R3R 50 R3R! D4A+ ( 50 . . . D4R+ 51 R2D D X D + ? 52 R X D R4D 53 P4R+!) 51 D4D D6T+ 52 R2D D4T+ 53 R2A D4CD 54 R3A D6C+ 55 R2D D5C + 56 R2A D5T+ 57 R3A D4T+ 58 R x P D2A+ 59 R3D D x P 60 D4R+ R3A 61 D4D + R2R Y.-Y. 3) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C X P P3CR 5 P4AD C3A 6 .C3AD C X C 7 D x C P3D 8 A3R A2C 9 P3A 0-0 10 D2D A3R (lO . . . D4T 11 C5C!) 1 1 TIA D4T 12 A2R ( 12 C5D!) 12 . . . TRIA 13 P3CD P3TD 14 C5D ( 14 0-0 P4CD) 14 . . . D X D+ 15 R X D C xC 1 6 PA X C A2D 17 T X T+ T X T 18 TlAD T x T 19 R X T (230) 230 N 209
  • 208. 19 . . . RlA 20 R2A P3R 2 1 P4TD P X P 22 P x P R2R 23 A3D A4R 24 P3C RlR 25 R2D R2R 26 A6C AlR 27 P4A A2C 28 P4CR A2D 29 P3T P4TR 30 A2R P X P 31 P X P A7C 32 R3R A8A+ 33 R3A A7C 34 A3D A6A 35 P5A P X P 36 A X PA A X A 37 P x A R2D 38 R4R A8R 39 R3D R lA 40 R4A A7D 41 P4C A8R 42 P5C A7D 43 A4D A8R Y.-Y. 4) Petrosian-Spassky, Tarrasch 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AD P4AD 4 PA X P PR X P 5 C3A C3AD 6 P3CR C3A 7 A2C A2R 8 0-0 0-0 9 A5C P X P 10 CR X P P3TR 1 1 A3R A5CR 1 2 C3C A3R 13 TIA TlR 14 TlR D2D 15 A5A! TOlA 16 A x A D X A 17 P3R TR1D 18 D2R A5C! (lB . . . P5D 19 C X P C X C 20 P X C T X P 21 C5C T X T 22 C X T!) 19 P3A ( 19 DlA C5R 20 C2R) 19 . . . A4A 20 TDlD C4R 21 C4D (21 C X P 231 N T x C 22 T x T C x T 23 P4R C6D!) 21 . . . A3C (21 . . . A2D 22 P4A A5C 23 P x C!) 22 A3T T5A!? 23 P4CR (23 P4A A4T 24 D1A C3A! 25 P4CR C x PC 26 C x P 210 Tl x C 27 D x T D5T!; 23 D1A D5C) 23 . . . T5C 24 .P3C (24 P4A C5A-3D) 24 . . . C3A 25 D2D T3C 26 C3A-2R? (26 C4T) 26 . . . A2T 27 A2C TlR 28 C3C C x C 29 P X C T3R 30 TX T D X T 3l TJAD A3C 32 AlA? ( 32 R2A!) 32 . . . C2T! 33 D4A ClA ( 33 ... D3C 34 T5A C4C!) 34 T5A (34 D5R!) 34 . . . A8C! 35 P4TD C3C 36 D2D D3AR 37 R2A .(37 TIA C5T) 37 . . . C5A 38 P5T ( 38 T3A C3R) (231) 38 . . . A6D! 39 C5A (39 D3A D5T 40 RlC A x A 41 T8A A4C!) 39 . . . D4C! (amenaza 40 . . . C6T + ) 40 C3R D5T + 41 RlC A x A 0-1 (42 C X A T7R; 42 R X A D6T + 4 3 R2A D x PT+ 44 RlR T X C + ) 5 ) Spassky-Petrosian, Semi-Ta­ rrasch 1 P4AD C3AR 2 C3AD P3R 3 C3A P4D 4 P4D P4A 5 PA x P C X P 6 P4R C X C 7 P X C P x P 8. P X P A5C + 9 A2D A x A+ 10 D x A 0-0 1 1 A4A C3A 12 0-0 P3CD 13 TDlD A2C ( 13 . . . C4T 14 A3D A2C 15 TRlR TlA? - 15 ... D3D - 16 P5D P XP 17 P5R!) 14 TRlR ( 14 P5D C4T 15 A3D - 15 P x P!? - 15 . . . P x P 16 P5R AlA!) 1 4 . . . TlA ( 14 . . . C4T 15 A3D D3D) (232) 15 P5D! P x P ( 15 . . . C4T! 16 P x P D X D 17 P x P + RlT 18 C X D C x A 19 C x C T x C 20 P5R AlA 21 P6R A X P 22 T X A P3C= ; 16 A3D P X P 17 P5R!?) 16 AXP ( 16 P X P C4T 17 AlA D3D 18 C5C D3T!) 16 . . . C4T ( 16 . . . D2R 1 7 D4A T2A 18 C4T D4R) 17 D4A D2A 18 D5A A X A 19 P x A D7A ( 19 . . . C5A 20 C5C P3C 2 1 D3T P4TR 22 C4R!; 19 ... D3D 20 C5C D3C 21 D x D PT X D 2 2 P6D!) 20 D4A! D x PT 21 P6D TDlD 22 P7D D5A 23 D5A P3TR (23 . . . D3A 24 C5R
  • 209. 232 B D3R 25 D2A) 24 TIAD D3T 25 T7A P4CO 26 C40 D3CO (me­ jor 26 . . . 030 27 C X P 070 28 TlAR C6C!) 27 TSA C2C (27 . . . P5C 2 8 T8R D X C 2 9 T x T + T x T 3 0 T X T+ R x T 31 D5A + I ; 2 7 . . . P3C 28 T x T O x T 29 D x PCD) 28 C6A C30 29 C x T! C x D 30 C6A 1-0 6) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A2R 4 C3A C3AR 5 A5C P3TR 6 A4T 0-0 7 TIA C5R 8 A x A D x A 9 P3R P3AD 10 D2A C x C 1 1 D x C C2D 12 P3TD P x P 13 A x P P3CD 14 0-0 A2C 15 TRIO TRlD 16 A2R TOlA 17 P4CO T2A (17 . . . P4AO 18 PC x P P x P 19 D5T) 18 T2A TlT 19 C2D P4TD . . . P4R 20 P50) 20 A3A (20 P x P T X.P 21 C4A TIT 22 TIC P4AD) 20 . . . T2T 21 TIC P x P 22 P x P DlA 23 P3T D2R (23 . . . D1T) 24 T2-1A (24 C4A P4AO) 24 .. . A3T 25 03C A4C 26 C4R C3A (233) 27 C X C + (27 C3A A6D 28 TlT T x T 29 T X T P4R) 27 . . . O X C 28 D2C D2R 29 TlT T x T 30 T x T T2T 31 T X T D X T 32 A4R 233 B 02R 33 D3T P4C 34 03A D3D 35 A3A R1A 36 P4R R2C 37 P5R D2R 38 A4R OlD 39 DlT 02R 40 D3T D1D 41 D1T D2R 42 D3A D2T 43 R2T D7T 44 D3A 070 45 D6A+ R1C 46 DBD + R2C 47 D6A + RlC Y.-Y. 7) Spassky-Petrosian, Eslava 1 P4D P4D 2 P4AD P3AD 3 C3AR C3A 4 C3A P x P 5 P4TD A4A 6 P3R P3R 7 A X P A5CO 8 0-0 CD2D 9 D2R 0-0 (9 . . . C5R 10 A3D!) 10 P4R AaC 1 1 A3D T1R 234 N 211
  • 210. ( 1 1 . . . A4TR) 12 P5R (también I2 C5R C x C I3 P X C C2D I4 P4A) I2 . . . C4D (12 . . . A x A 13 D X A C4D I4 C5CR!) I3 A x A ( 13 C X C PR X C I4 CIR A x C!) 13 . . . PA X A! 14 A2D A2R 15 D4R ClA 16 P5T TIA I 7 TRIA P3TD (17 . . . P4A I8 P x p A X P I 9 T1D; I8 . . . T X P I 9 C4TD) I8 D4C P3T 19 C4R 020! 20 P4T (234) 20 . . . TRlD 21 T4A DIR 22 TD1AD (22 P3CD seguida por AIA-3T) 22 . . . T2A 23 C3C D2A 24 CIR T2-2D 25 C3A T2A 26 D4R T2-2D 27 D4C Yt-Y. 8) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama I P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A2R 4 C3A C3AR 5 A4A P4A 6 PD X P C3T 7 P3R C x P 8 P X P P X P 9 A2R 0-0 IO 0-0 A3R 1 1 A5R TIA I2 TIA P3TD 13 P3TR P4CD (235) 235 B I4 A3D? ( 14 C4D) 14 . . . P5D! I 5 A X PD (15 C x P C x A I6 C x A? P x C; I5 C2R P X P) I5 . . . C X A I6 D x C A5A 1 7 DIC A X T I8 T X A OW I9 C2R ( 19 C4R 2I2 D2A-7A} I9 ... A3A 20 TID D2A 21 A x A C X A 22 C3-4D D4R 23 030 TRIO 24 P4TD! P X P 25 TlT C5R! 26 D X P TIT 27 030 (27 D4A D3A 28 C4A D3CD!; 27 . . . TRIAD 28 T x P!) 27 . . . TIR 28 C4A P3C 29 D3T D3A ( amenaza 30 . . . C x P) 30 C3D ( 30 TlAD TRIAD 3I T X T + T x T 32 D x P TBA + 33 R2T C x P 34 D8T+ R2C 35 D3A T8T + 36 R3C T8AR!) 30 . . . TRIAD 3I TID T5A 32 P4CD (32 P3A C6C 33 P3C T6A 34 D4C Tl-IAD 35 P x P D4C 36 P4A D4TR! ) 32 . . . TI-lAD 33 P5C T6A 34 DIT (34 D x P T x C!¡ 34 D2C P6T 35 DlC P7T!) 34 . . . T X C! 35 T x T D X P + 36 R2T D6C + 37 RIC D7A + 38 R2T D6C + 39 RlC C7A 40 C6A (40 T3A C X P+ 4I RlT C7A + 42 RIC TT X T 43 D X T C5C) 40 . . . C x P + 4 1 RlT C7A + 42 RIC C x T 43 C7R+ RlA 44 C X T D X PR + 0-I (45 R2T D4R + ; 45 RlT C7A + 46 RIC C5C+ 47 RIT D4T+ ) 9) Spassky-Petl'osian, India de Rey 1 P4D C3AR 2 P4AD P4A 3 P5D P4R 4 C3AD P3D 5 P4R P3CR 6 A3D C3T 7 CR2R C5CD! 8 AlC A2C 9 P3TR A2D 10 A3R 0-0 I I 020 C3T I2 A3D C5CD I3 AIC C3T 14 P3T C2A 15 A3D TlC ( 15 . . . P4CD!?) 16 P4CD P3C I7 P4C P4TR IB P5CR (I8 P3A C2T) 18 . . . C2T 19 P4TR P3A 20 0-0-0 (20 P4A PR x P 21 C x P DlR 22 P5R PAR X P 23 C x PC T4A! ) 20 . . . PAR x P 21 PT x P A5C! 22 TDlC DIR ( 22 . . . T6A 23 C3C T X A!?; 22 ... P x P 23 P X P 020) 23 P5C! TlT 24 R2A T6A 25 C3C P3T (25 . . . T x A 26 D x T DIO 27 A2R A2D 28 A X P!) 26 P4T P X P 27 PA X P!
  • 211. D2A? (27 . . . DlAR 28 A2R T5A) (7 . . . P4A! 7 . . . A2C) 8 A X P A2C < Z36) 9 P3A! P4A 10 P3TD P x P 1 1 P X A P X C 1 2 C X P C3A ( 12 . . . 236 B C4D 6 12 . . . P3TD) 13 P5C C4R 28 A2R T5A 29 P3A T X PA (29 . . . A X P 30 A X A T x A 31 C x P!) 30 A X T D X A 31 T2T OlA 32 T2A DlA 33 ClA T2T 34 030 DlT 35 D4A D1D 36 C2TR A2D 37 C3A A5C 38 DIA! A2D 39 R3C AlR 40 C2D ClA 41 C4A C2T 42 D2C (42 C x PC C x PCD) 42 . . . AlA 43 T2T T2C . (43 . . . ClT 44 P5T y 45 Tl-lTD) 44 R2A A2R 45 TIC DlC 46 T2-2C? (46 P5T! P x P 47 P6C ó 47 C X PT; 46 . . . C1T 47 P X P ClT X P 48 C5T) 46 . . . ClT 47 T2T? (47 P5T) 47 . . . A1D! 48 R3D A2D 49 T1C-1TD ClA 50 R2A AlR 51 D2R A2AD 52 T1AR AlD 53 T2T-1T C2T 54 TlCR ClA 55 A2D C2T 56 T3T ClA 57 Tl-1TD C2T 58 P5T P X P 59 C x PT A X C 60 T X A C2A 61 T1CD ClA 62 A3R C2D 63 D2A R2C 64 R3D RlC 65 D2TD C3C lit-Y. 10) Petroslan-Spassky, Nimzoin­ dia 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AD A5C 4 P3R 0-0 5 A3D P3CD 6 CR2R P4D 7 0-0 P X P 13 .. . C4TD 14 A2R!) 14 A2R D2A ( 14 . . . C4D 15 D4D) 15 P4R TRID 16 DlR! D4A + 17 D2A! D2R ( 17 . . . D x D+ 18 R x D C6D + 19 A X C T X A 20 A3R!) 18 T3T ClR 19 A4AR C3C 20 A3R C3D (20 . . . D5C 21 TIC C4R 22 AlAR C6D 23 A x C T X A 24 Tl-1T) 21 TRlT CIAD (23'7) 237 B 22 AlAR (con la intención C2R-4D) 22 . . . P4A 23 P X P P X P 24 T4T T1R 25 A2D D4A 26 D x D P X D 27 T4AD T4R 28 C4T P3TD ( 28 . . . C3C 29 T X P) 29 C x P P x P 30 C x A T X T 31 T x C+ R2A 32 CSD + R2R 33 C6A+ R2D 34 C x T + R X T 35 C x C P x C 36 A3A TSC 37 R2A P5C 38 A X PCR 1-0 11) Spassky-Petroslan, India de Dama 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P3CD 4 P3TD A2C 5 C3A P4D 6 P3R CD2D 7 P x P P X P 8 A2R A3D 9 P4CD 0-0 10 0-0 P3TD 1 1 D3C D2R 12 TIC 213
  • 212. ( 12 P5C P X C P x P 13 C x PC P4A 14 C X A D X C 15 P x P P X P! ) 12 . . . C5R! 13 P4TD (13 C x P A x C 14 D X A C6A) 13 . . . C2-3A ( 13 . . . A x PC 1 4 C X C! P x C 15 D x A P4AD 16 P X P P X C 17 A x P) 14 P5C C x C 15 D x C C5R 16 D2A TRlA 17 A2C ( 17 C2D P X P 18 P X P P4AD!) 1 7 . . . P3AD 18 P x PA A x PA 19 D3C 020 20 T1T P4CD 2 1 P5T? (21 P X P) 21 . . . A2C (también 21 . . . P5C y 22 . . . A4C) 22 C5R DIO (22 . . . D2R!; 22 . . . A x C 23 P X A C7D 24 D4C C X T 25 A4C) 23 TR1D (23 A3D! C7D 24 A X P + ! ) 23 . . . D5T 24 P3C D2R 25 P3A C4C 26 P4T C3R 27 P4A P3A 28 C3A ClD! 29 R2A C2A 30 C2D (238) 238 N 30 . . . T5A! 31 030 (31 C x T PD x C) 31 . . . T1R 32 A3AR A5C 33 A3T A x A 34 T X A C3D 35 TlR P4A 36 T3-1T C5R+ (36 . . . Tl-lAD!) 37 A X C PA x A 3 8 DlC D2D 39 T2T Tl-IAD 40 C x T (40 C3C D6T! 4 1 TlTR T7A+! 41 TIC T6A 42 C5A Tl XC 43 D3C D5C) 41 . . . A x P 42 T lD P6A 43 T2A D6T 44 T1C DSC 45 R2C D6A + 46 R2T D X PR 47 P5A (47 DlD D6D 48 D4C D X T+ 49 T2C D x T + !) 47 . . . D4A 48 T1AR PSC 49 P6A P6C 50 T2-2A P7A 51 DlA P6R 52 P7A+ RlA 53 T5A P7C 54 D X PC P8A=D 55 D X P + R X D 56 T5C+ Q-1 12) Petrosian-Spassky, Tarrasch 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AR P4AD 4 PA X P PR X P 5 P3CR C3AD 6 A2C C3A 7 0-0 A2R 8 C3A 0-0 9 ASC P x P 10 CR X P P3TR 1 1 A3R A5CR 12 D4T! C4TD ( 12 . . . D2D 13 C X P! ) 13 TD1D CSA 14 AlA OlA! 15 D2A (15 C x P C x C 16 A x C C3C 17 D3C C X A 18 D X C A3A; 15 D5C C3C 16 D3D A5C) 15 . . . TlD 18 P3C C4R 17 A2C D2D 18 P3A! A4T ( 18 . . . A3R 19 P4A; 1 8 . . . A6TR 1 9 A X A D x A 2 0 D5A!) 19 D5A! C3A ( 19 . . . D2A 20 C3-5C DlC 21 C6R!) 20 D x D T X D 2 1 C X C P X C 22 C4T (239) 239 N P x T P5D) 40 . .. PD X C 4 1 PSD 22 . . . ClR (22 . . . P4A 23 A X C; (41 D4C P6A 42 T2A T5A 43 22 . . . A3D 23 A3TR T2-1D 24 214
  • 213. TIA) 23 TIA (23 A3TR T2A 24 A5R A3D 25 A X A C x A 26 P4R C x P! ? ) 23 . . . T2A 24 A5R! A3D (24 . . . C3D 25 P4CR A3C 26 P4A!) 25 A X A C x A 26 TR1D C4C 27 R2A (27 P4CR A3C 28 P4A P3A? 29 T x PA!) 27 . . . P3A 28 P3R (28 CSA! T2R 29 C6T AlR 30 P4TD C3D 31 P4R) 28 . . . A2A 29 AlA C3D 30 T3A (30 A6T) 30 . . . RlA? ( 30 . . . P4C) 31 C5A P4TD 32 Tl-lA T2R 33 A3T T1-2T 34 P4T (34 C3D AlR 35 C4A) 34 . . . P4C! 35 TlD R2C 36 C3D AlR 37 ClA P4AR 38 C2R? (38 A2C P5C 39 P4A) 38 . . . P5C! 39 A2C P x P 40 A x P C5R + 41 A X C PA X A 42 C4D T2A+ 43 R2C T3A 44 TlAR T x T 45 R x T P4T 46 R2C A2D 47 T2A! T3T 48 P4CR (Las ne­ gras amenazaban R2A-2R-3D y P4AD) 48 . . . P X P 49 R3C !,4-1/s 13) Spassky-Petroslan, Petrov 1 P4R P4R 2 C3AR C3AR 3 C X P· P3D 4 C3AR C xP 5 D2R D2R 6 P3D C3AR 7 A5C D X D + 8 A x D A2R 9 C3A P3A 1 0 0-0-0 C3T 1 1 C4R C x C 12 P X C C4A 13 TRlR A x A 14 C x A R2R í240) 240 B 15 CJA TlD 16 C4D P3CR 17 AlA R1A 18 P4CD C3R 19 C3C P3C 20 T3R A2C 21 P3TD T2D 22 P3C TlR 23 P4TR T2-1D 24 A4A C2A 25 Tl-lR Yz-1/s 14) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AR C3AR 4 A5C A2R 5 P3R 0-0 6 P x P P x P 7 C3A CD2D 8 A3D P3CD 9 0-0 A2C 10 TlA P4A 11 ASA (amenaza 12 A X C7 D X A 13 A X C A x A 14 P X P P X P 1 5 C4R) 1 1 . . . TlR 12 TlR ( 12 A X C7 D X A 13 P X P P X P 14 A x C A x A 15 C4TD P5A 16 T x P A3T) 12 . . . ClA 13 P X P P X P 14 C4TD C5R 15 A x A D x A 16 C2D C3D 17 A4C? (17 A3T) 17 . . . P5A I 8 C3AR? P4A! 19 A3T C2D? (19 . . . F_4C 20 P4CR P4TR 21 P X PA P5C) 20 P3CR C3A 21 C4D P3C 22 C3AD C3D...5R 23 AlA TDlA 24 T2A D5C 25 C X C C x C 26 D2R C4A 27 D2D P4TD 28 P3C! D XD 29 T X D A3T 30 Tl-lD T1R-1D 31 TIC R2A 32 A2R (32 P X P P X P 33 T6C¡ 32 . . . A x P 33 T2A) 32 . . . C6D! 33 T2-1D (33 PXP P x P 34 T6C P6A! 35 T X C P7A 36 C x PAD A X T) 33 . . . R2R 34 RlA C5C 35 P3TD C7T! 36 P X P! C6A 37 T6C! T3D (37 . . . C x T 38 T x A; 37 . . . A x P 38 A X A) 38 T X T R X T 39 TIA C x A 40 R x C P x P 41 -R2D TlCD 42 R3A R4D 43 TlD R5R? (43 . . . R4A) (241) 44 P3A + R x PR (44 . . . R4D 45 C x P + ; 44 . . . R4R 45 C6A+ ) 45 T2D! (amenaza mate) 45 . . . T6C + 46 C X T P X C 47 T7D (47 P4A!) 47 . . . P4T (47 . . . R x P 48 T x P R7C 49 T6T) 48 T7TD (48 T6D A7R 49 P4A R7A 50 T x P R7C) 48 . . . ASA! 49 P4A P5TR! 50 P x P (50 T x P P6T!) 50 . . . R X P 215
  • 214. 51 T x P R5R (51 . . . R5C 52 p3CD ( 15 . . . A3C) 16 Cx A P X C T4T + P5A 53 T4C) 52 R X P? (242) (52 TBT P5A 53 TBR+ R6A 54 T6R!; 53 . . .. R4D 54 T8CR) 52 .. . 242 B P5A 53 T5CR P6A 54 T x P A6T! 241 B ( 54 . . . P7A 55 T6AR R6R 56 P5T A7R 57 T x P! ) 55 TIC (55 T6AR A4A 56 T6A P7A 57 TIA A6T 58 P5T R4AI) 55 . . . P7A 56 T1AD Y.-Y. 15) Spassky-Petrosian, Petrov 1 P4R P4R 2 C3AR C3AR 3 C X P P3D 3 C3AR C x P 5 D2R D2R 6 P3D C3AR 7 A5C D x D + 8 A x D A2R 9 C3A P3A 10 o�0-0 C3T 1 1 TRIR C2A 12 AlA C3R 13 A2D. A2D 14 P4D P3TR 15 A3D P4D 16 P3TR TlD 17 P3T 0-0 18 A3R AlA 19 C4TR TRIR Ya-Y. 16) Petrosian-Spassky, Tarrasch 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AR P4AD 4 PA x P PR x P 5 P3CR C3AD 6 A2C C3A 7 0-0 A2R 8 C3A 0-0 9 A5C A3R 1 0 P X P A X P 1 1 A x C ( 1 1 C4TD) 1 1 . . . D x A 1 2 C x P D X P 1 3 C7A TDlD 14 D1A D xD 15 TD x D 216 17 T4A ( 17 A3T T3A 18 CSC C5D 19 RlT!?) 17 . . . C5D 18 C x C T X C 19 T x T A x T 20 P3R A4A 21 T1D T2A 22 A4R P3C 23 P4TR ( 23 A2A-3C) 23 . . . T2A 24 R2C A2R 25 R3A R2C 26 T2D A5C 27 T2A T X T 28 A x T R3A 29 A3D P3TR 30 A4R P4CR 31 P5T A8R Y.-Y. 17) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3R 3 P4D P x P 4 C x P P3TD 5 A3D C3AD 6 C x C PC x C. 7 0-0 P4D 8 C2D C3A 9 P3CD A5C! 10 A2C! P4TD ( 10 . . . A x C 1 1 D X A P x P 12 D5C) 11 P3AD A2R 12 P4AD 0-0 13 D2A P3T 14 P3TD A3T! 15 TR1R D3C 16 PR x P ( 16 D3A P5D! ) 16 . . . PA X P 17 P X P A x A 18 D x A TRlD! 19 C4A D3T 20 D3AR T x P 21 TDID T4AR 22 D3C T4CR 23 D7A!? (03AR) (243) 23 . . . TlR (23 . . . C4D 24 D7D TlD 25 D4T C5A; 24 T X C P X T 25 T x A P x C 26 T x P T x P + I ; 25 P4TR!1 ) 24 A x C P X A ( 24 . . .
  • 215. A x A 25 C6D TlAR 26 C4R) 25 T7D T1AD 26 D7C D x D 27 T x D R1A 28 P4TD A5C 29 T3R (29 T1D T4D!) 29 ... T1D 30 P3C TSD+ 31 R2C T4AD 32 T3AR P4A? (32 . . . R2C) 33 P4C T5D 34 PX P P X P 35 TSC+ R2R (35 243 N . . . R2C 36 T3C+ T5C 37 T5C) 36 T3R+ R3A 37 T6C+ R2C 38 T3C+ R1A 39 T8CD+ R2R 40 T3R+ R3A 41 T6C + R2C 42 T3C + RlA 43 T x P P5A 44 T3-3T (44 T4C P6A+ !; 44 T3AR T4C + 45 R3T R2C 46 T4T T4C4D) 44 . . . R2C? (44 . . . T4C + 45 R3A R2R) 45 T6-5T! P6A+ 46 R3C T X T 47 T X T T6D 48 C x P R3C 49 T5CD A X C 50 T x A T x P 51 TBT T6T 52 P5T R4C 53 P6T R3C 54 P7T R2C 55 P4T R2T 56 PST R2C 57 P6T+ R2T 56 R4A 1-0 18) Petroslan-Spassky, Tarrasch 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AD P4AD 4 PA x P PR x P 5 C3A C3AD 6 P3CR C3A 7 A2C A2R 8 0-0 0-0 9 ASC P X P 10 CR X P P3TR 1 1 A3R TlR 12 TlA AlA 13 cae A3R 14 ese A5CR 15 P3TR A4AR 16 C5C-4D C x C 17 C X C A2D1 18 D3C D4T 19 P3T A3D 20 D3D DlD 21 TR1D D2R 22 A2D C5R 23 A1R (23 D3C TDlD 24 D x PC A X PC!) 23 . . . A4R! 24 D3C (244) 244 N 24 . . . A x C (24 . . . TDlD! 25 D X PC C X PC!; 25 D X PD A5T 26 D X C A x T 27 T x A D3A) 25 T X A A3A 26 P4TR D4R 27 D3R? (27 P3R) 27 . . . D3A (amenaza 28 . . . C X PC) 28 A X C T X A 29 T X T P X T 30 A3A D4A 31 TlD TIR 32 T6D (32 D X PTD P6R!) 32 . . . P3A 33 T4D (33 D4AI? D4TR 34 T x P!) 33 . . . P3T 34 R2T D5C 3-5 P4T R2A 36 RIC T4R 37 T6D T4AR (37 . . . T4TR!? ) 3 8 P3C D6T 39 AlR D5C 40 A3A D6T 41 A4D P4TR (41 . . . T6A 42 P X T P X P 43 D6R+ ) 42 AJA R1C 43 T8D + R2T 44 T6D D5C 45 P5T D3e 46 P4CD D2A 47 A4D D5A 48 ASA T4R 49 A4D T4AR 50 ASA D7A 51 D2D D6C 52 D1D D7C 53 D2D DST+ 54 DID D4R 55 D4D DIR 56 D4A A4C 57 D6R D x D 58 T X D T4D 59 T6D! (59 T x PR T8D + 60 R2T A3A) �-Y. 217
  • 216. 19) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 P4D P X P 4 C X P C3AR 5 C3AD P3TD 6 A5CR CD2D 7 A4AD D4T 8 D2D P3T 9 A X C C XA 10 0-0-0 P3R 1 1 TRlR A2R? ( 1 1 . . . A2D 12 P4A 0-0-0) 1 2 P4A 0-0 13 A3C TlR 14 R1C AlA 15 P4C! CxPC (15 . . . P4CD 16 P5C P X P 17 P X P C4T 18 P6C) 16 D2C C3A ( 16 . . . P4R 17 C5A) 17 TRlC A2D 18 P5A! (amenaza 19 P x P P X P 20 C5A) 18 . . . R1T 1 9 TD1AR DlD ( 19 . . . P4R 20 C6R! ; 19 . . . D4R 20 C3A) ·20 P X P P x P (245) 245 B 21 P5R! P X P 22 C4R C4T (22 . . . P X C 23 C x C P4CR 24 D3T T2R 25 T X P A2C 26 T X A!) 23 D6C! P x C (23 ... C5A 24 T x C P X T 25 C3AR D3C 26 C5R!) 24 C5C (24 ... P X C 25 D X C+ RlC 26 D7A+ RlT 27 T3A) 1-0 20) Petroslan-Spassky, Gambito de Dama 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AR A2R 4 C3A C3AR 5 A5C 0-0 6 P3R P3TR 7 A X C A X A 8 D2D P3CD 9 P X P P X P 1 0 P4CD A2C 1 1 TlCD P3A 12 218 A3D C2D 13 0-0 T1R 14 TRIA P4TD 15 P X P! (15 P3TD P X P 16 P x P P4CD!) 15 . . . T x PT 16 A5A T3T (16 . . . P4CD? 17 A x C) 17 T3C P3C 18 A3D T2T 19 Tl-IC A2C 20 P4TD D2R 21 AlA A3T 22 P4T A x A 23 T X A P4T (23 . . . D3R 24 P3C D6T 25 TIA T3R!) 24 TlR T2-1T 25 P3C D3D 26 R2C RlA 27 Tl-1CD RlC 28 DlD AlA 29 T3-2C A2C 30 T2A T2T 31 Tl-1A ClC 32 C2R T2A (32 . . . T X P 33 T X P!) 33 030 T2T 34 D3C T3T 35 C4A TlD 36 C3D AlA (36 . . . TlAD 37 C4C T4T 38 C x PA!) 37 C3A-5R TIA 38 T3A A2R 39 C4AR A3A 40 C5-3D T4T (246) 246 B 41 D X PC T X P 42 T5A! T3T (42 . . . C2D 43 T x PA!) 43 T X PD! D X C (43 . . . OlA 44 D7C) 44 D X T D5R+ 45 P3A D3R 46 D4A D x P (46 . . . TlR 47 T5R!) 47 C5R TIA 48 T5A! A2R 49 T1CD! A x T (49 . . . R2C 50 T7C; 49 . . . A3D 50 T2C) 50 T X C 1-0 (50 . . . R1T 51 C x PA+ R2C 52 C5C) 21) Spassky-Petroslan, Ruy Ló­ pez 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3
  • 217. A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 T lR P4CO 7 A3C 0-0 8 P3A P30 9 P3TR C2D 10 P4D A3A l l A3R C4T 12 A2A C5A 13 AlA A2C 14 P3CO C5-3C 15 A3R TlR 16 P5D TlAD ( 16 . . . A2R) 17 C020 P3A 18 P4A PA X P 19 PA x PO 02A 20 TlAO D1C 21 P4TD! C4A 22 P X P P X P 23 T1T P5C 24 02R C3-2D (247) 247 B 25 A3D!? (25 C4A A3T 26 C3-20) 25 . . . C x A? (25 . . . A X P!?) 26 D x C AlT 27 C4A C4A 28 A x C! T x A 29 T4T P3T 30 020 A2R 3 1 Tl-lT A2C 32 O x PC P4A 33 T7T! T2A 34 P x P OlA 35 C3R P5R 36 C4D A3AR 37 TlAR A3T 38 T X T O X T 39 04T TlT 40 TlD DlC 41 C6A 02C 42 D x P D x P 43 TlR A6A 44 TlC D7T 45 C4CO D5T 46 D6R+ RlT 47 D x PD A7R 48 C6A 07T 49 T8C + T x T 50 D X T+ R2T 51 DJCR A4TR 52 R2T A8R 53 P6A! 1-0 (53 . . . P X P 54 C5A A3C 55 C6-7R) 22) Petrosian-Spassky, Gambito de Dama 1 P4AD P3R 2 P4D P4D 3 C3AD A2R 4 C3A C3AR 5 A5C 0-0 6 P3R P3TR 7 A x C A x A 8 D2D P3CD 9 P x P P x P 10 TlO A3R 1 1 P3CR C2D 12 A2C A2R 1 3 0-0 P3AD 14 D2A TIA 15 C5R! C x C 16 P x C P3A 17 P X P (1 7 D3C A2A!; 17 . . . P x P? 1 8 P4R!) 17 . . . A x P 18 C2R D3D 19 T20 ( 19 P4R D5C) 19 . . . TR1D 20 TRIO 02R 2 1 C4A A2A 22 . A3T T2A 23 ASA (23 C6C D1R 24 ASA A XP) 23 . . . P4CR 24 C2R P4A 25 P4R!? (248) 248 N 25 . . . A5D! (25 . . . P5D 26 P4A) 26 C x A (26 D4T P4CD! 27 D x PC P X P) 26 . . . P X C 27 030 P x P 28 A x P R2C 29 03AR D3A 30 D X D+ R x D 31 P3C P4TD �-Y. (32 T x P? T X T 33 T x T R4R) 23) Spassky-Petrosian, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P D2A 5 C3AD P3R 6 A3R P3TD 7 A3D C3A 8 0-0 C4R 9 P3TR A4A 10 D2R P3D 11 P4A C4-2D 12 C3C A X A + 1 3 D X A P3CD 14 TD1R A2C ( 14 . . . P4R 15 P X P P X P 16 C5D) (249) 219
  • 218. 249 B C X C A X C 17 P X P D X P 18 D4D) 16 P X P C4D 17 C X C A x C 18 T4A P4CD 1 9 C4D TlCD ( 19 o . . 0-0 20 T4T; 19 o o o P3CR 20 A X PCD! ) 20 P3A P3C 21 P3T 0-0 22 T4T P4A (22 o o o TRlD 2 3 D6T ClA 24 T4A y P4TR-5) 23 P X P aopo T x P 24 A4R C4A 25 A X A P X A 26 D7R D X D 27 T x D P4TR 28 C3A C5R 29 T7D T3D 30 T X T C x T 31 T4D C5A 32 T x P C X PC 33 T6D P4T 34 T X P+ R2T 35 T6AD! C5A (35 o o o P5TD 36 C5R T1R 37 T5A) 36 P4TD C7C 37 P x P T x P 38 P4A T2C 39 P5A T2T 40 T6D R2C 41 P6A (sella- 15 P5R! P X P ( 15 0 0 o C4D 16 da) Y.-Y.
  • 219. 11 SPASSKV · FISCHER Reykiavik 11 julio-15 septiembre 1972 1 2 3 4 Spassky 1 1d o y. Fischer o Of 1 y. 12 13 14 15 Spassky y. o y. y. Fischer y. 1 y. y. 1 ) Spassky-Fischer, Nimzoindia 1 P4D CJAR 2 P4AD P3R 3 C3AR P4D 4 C3A A5C 5 P3R 0-0 6 A3D P4A 7 0-0 CJA 8 P3TD A4T 9 C2R PD x P 10 A x PA A3C 1 1 P X P D X D 1 2 T x D A X P 13 P4CD A2R 14 A2C A2D! (Un me­ joramiento respecto a 14 . . . P3CD 15 C4A A2C 16 C5C CID 17 TOlA P3TR 18 C5 X PR P x C 19 C x P TlA 20 A3C! de la partida Spass­ ky - Krogius, 25.• Campeonato URSS 1958, y un indicio para Spassky y sus segundos -Geller, Krogius y Nei- de la amplitud y confianza logradas por las prepa­ raciones de Fischer.) 15 TOlA ( 15 A X C A X A 16 T X A? A x T:¡:: ::¡:: ; 15 P4R!?) 15 . . . TRlD 16 C2-4D C x C 17 C x C A5T 18 AJC A x A 19 C x A T X T+ 20 T X T T1AD 21 R1A R1A 22 R2R C5R (Amenaza 23 . . . T7A+ ) 23 5 6 7 8 9 10 1 1 o o y. o y. o 1 1 1 y. 1 y. 1 o 1 6 1 7 1 8 1 9 20 2 1 Total y. y. y. y. y. y. o SY. y. y. y. y. 1 12Y. TlAD T X T 24 A X T P3A 25 C5T C3D 26 R3D AlD 27 C4A A2A 28 C x C A X C 29 P5C 0�50) 250 N 29 . . . A X PTR!? Fischer tomó el peón con su alfil, procurando 221
  • 220. apartarse del proceder normal de la batalla -Spassky. En lugar de esto, unas tablas habrían sido inevitables después de 29 . . . R2R 30 P3T P4R seguida de . . . R3R. Ahora Fischer tiene, en el mejor de los casos, unas tablas. 30 P3C P4TR 31 R2R PST 32 R3A R2R! Si 32 . . . P6T 33 R4C ABC 34 R x P A X P entonces 35 A2D man­ tiene al alfil atrajado. Después de 32 . . . P4C 33 R2C P5C 34 R x A P6T la partida tiene aspec­ to de tablas, pero después de 35 P3A! P4A 36 P x P P x P 37 A2C gana; con tiempo suficiente el al­ fil va a lC y libera al rey -Blackstock. 33 R2C P xP 34 P x P A X P 35 RX A R3D 36 P4T R4D 3'7 A3T RSR? 37 . . . P3T! de­ bería conseguir tablas, por ejem­ plo 38 P6C R3A 39 P5T R4D; las negras necesitan solamente cam­ biar sus peones del ala de rey por el PR de las blancas y luego llevar su rey a lAD, 6 38 ASA P x P y R5R con un plan similar -Pachman. 38 ASA! P3T Si 38 . . . P3CD 39 A x P! ± ± 39 P6C! (251) 251 N 222 Spassky debe retener este peón si quiere disponer de posibilidades ganadoras; P x P no bastaría. 39 .. . P4A! Lo mejor, después de 39 . . . P4R 40 R4C P3C tanto 41 A7R R x P 42 A x P R5D 43 R5C como 41 R3C P4A 42 R4T P5A 43 P X P R X P! 44 A7R! P5R 45 A5C + R6A 46 AlA P6R 47 R5C P7R 48 A2D R7A 49 R X P ganan; ó 39 . . . R4D 40 ABA P3C 41 A7R P4A 42 R4A± ±. 40 R4T!! ( ± ± ) 40 . . . PSA 40 . . . R4D se cita ampliamente como posibilidad de tablas, por ejemplo 41 ASA P4R! 42 R5C P5A 43 P X P P X P 44 R X P R3A 45 A7R R X P 46 ABD+ R3A 47 P5T P4CD! =. Las blancas pue­ den ganar con 41 A4C! R5R (Des­ pués de 41 . . . P4R 42 R5C P5A 43 P X P P X P 44 R X P R3A 45 A5T ó 41 . . . R3A 42 A5T las blancas ganan.) 42 A2D R6D 43 AlA R7A 44 A3T R6D (Después de 44 . . . R6C Pachman da 45 ASA R x P 46 A x P R4C 47 R5C ± ± ) 45 A5A! R5A 46 ABA! R6D (0 46 . . . P3C 47 R5C P4R! 48 R6A! P5A -«después de 48 . . . R4D 49 R7R R3A 50 P4T con las blancas ganando pronto el PCD - 49 P X P P5R - si 49 . . . P X P 50 A6D gana - 50 A3T P6R 51 AlA R6D 52 A X P R X A 53 R X P R X P 54 R6A± ± ) 47 A X P R X P 48 R5C y ahora: a: 4S . . . P5A 49 A3A R6D 50 R X P! R X A 51 R5R R5A 52 R X P R4A 53 P5T R3A 54 R7R± ± b: 48 . . . R6D 49 R4A R5A 50 R5R R4A 51 P5T! R5C 52 R6D! ± ± e: 48 . . . R5R! 49 A3A R4DI (Tras 49 . . . P5A 50 R6A P6A 51 AlR P4R 52 A3C R5D! 53 R5A! P5R 54 R4A pronto pone a las negras
  • 221. en Zugzwang.) 50 A1R!! (Halla­ da colectivamente por Robert Byr­ ne, Bent Larsen y Jeffrey Kast­ ner) 50 . . . P4T (ó 50 . . . R4A 51 A2A + R�e 52 R6A R X P 53 R x P R4e 54 R6D P4T 55 R7A R3T 56 A3R! P5T 57 AlA± · ± ) 5 1 A2A! (No 51 A X P R3A=) 51 . . . R5R 52 R6A P4R 53 R6R P5A 54 R6D R6A 55 R X P ± ± - Kastner. 41 P x P R X P 42 R5T R4A (Si 42 . . . P4e 43 R6e! P4R · 44 R6A P5e 45 A6D± ± ; ó 42 . . . R5R 43 R6e R4D 44 A1e R5A 45 R7A! R5e 46 R x PR R X P 47 R7D R4e 48 R7A± ± ) 43 A3R! RSR 44 A2A R4A 45 A4T P4R 46 A5C P5R 47 A3R! Ganando la oposición para forzar una entrada de rey 47 . . . R3A 48 R4C R4R 49 R5C R4D 50 R5A P4T 51 A2A P4C 52 R x PC R5A 53 RSA R5C 54 R x P R x P 55 R5D R4C 56 R6D 1-0 «En la primera partida, am­ bos jugadores estuvimos nervio­ sos.» -spassky. Z) Fiseher-Spassk;y, 0-1 sin jugar por no haberse presentado Fis­ cher dentro de la hora siguiente al momento fijado para el co­ mienzo. Respecto a la historia de esto, véanse los comentarios del gran Maestro Gligoric en la pá­ gina 54. «Tuve el punto, pero no me trajo ninguna buena suerte. Si Fischer se hubiese presentado a jugar, la apertura habría sido probablemente análoga a la que se dio en la 4.•. Pero jugué la 4.• en una situación diferente, ha­ biendo quedado perturbado por los acontecimientos de la s.-.» -Spassky. 3) Spassk:r-Fiscber� Benoni Mo­ derna 1 P4D e3AR 2 P4AD P3R 3 e3AR P4A 4 P5D P x P 5 P x P P3D 6 eaA P3eR 7 e2D eD2D 8 P4R. A2e 9 A2R o-o 1o o-o T1R 1 1 D2A (Sin duda Spassky estuvo pensando en la partida Gligoric-Fischer, Interzonal 1970, que continuó 11 P4TD e4R 12 D2A P4eR?! 13 eaA y en su me­ jora 13 e4A e x e 14 A X C ese 15 e2R! P3TD 16 T3T D2R 17 T3eR! La trasposición aparente­ mente inconsecuente de jugadas por parte de Spassky le permite a Fischer ejecutar una maniobra de sorpresa que gana líneas de acción en el ala del rey. Una al- te.rnativa es 1 1 P3A.) 11 . . . e4T! 12 A x e ( 12 e4A!?) 12 ... P x A 13 e4A e4R 14 eaR D5T 1 5 A2D ese (Después de 15 . . . C6A+ si­ gue 16 P x C A4R 17 TR-1A!) 16 e X e P X e 17 A4A (Posible tam­ bién 1 7 C2R con la intención C3e y A3A) 17 . . . D3A! ( = ) 18 P3eR? (Debilitando las casillas blancas. Debió jugar 18 020, ó 18 A3C P4TR 19 P3A con posibilidades a lo largo de la columna AR.) 18 . . . A2D 19 P4TD P3C! (Prepa­ rándose a avanzar en el ala de dama) (252) 252 B 223
  • 222. 20 TR1R P3TD 21 T2R P4C 22 Tl-lR (La brecha central 22 P X P P x P 23 T X T T X T 24 P5R se responde con 24 . . . TBT + 25 R2C P X P 26 T X P P5C 27 C4R? D3TD con amenazas.) 22 . . . D3C 23 P3C (Si 23 DID A4R! 24 A X A T X A 25 D2A Tl-1R con presión sobre el PR de las blancas.) 23 . . . T2R 24 D3D TIC 25 P x P P x P 26 P4C (Previniendo . . . P5C y . . . A4C) 26 . . . P5A 27 D2A Tl-1R 28 T3R P4T 29 T3-2R R2T 30 T3R RlC 31 T3-2R A X C 32 D X A T X P 33 T X T T X T 34 T x T (0 34 TlT TlR) 34 . . . D X T 35 A6T (35 A x P? D X P 36 A4A DSD + 37 R2C A3A+ y sale mate ó 36 D6A DSD+ 37 R2C A3A + ) 35 . . . D3C 36 AlA D8C 37 RlA A4A 38 R2R (38 R1R) 38 . . . D5R+ 39 D3R D7A + ! 40 D2D (40 RlR) 40 . . . D6C 41 D4D?? («Al final de esta infortunada 3.1 partida no me atuve a una regla que normalmente sigo con todo rigor; hice la 41.' jugada en el tablero en lugar de sellarla en el sobre. Si me hubiese controlado como era mi costumbre, habría sellado 41 R1R y eso me ha­ bría dado posibilidades de man­ tener la partida.» -Spassky. En lugar de eso. . . ) 41 . . . A6D + ! (Se­ llada) 0-1 (Si 42 R3R D8D 43 A2C DSR + 44 R4A D7D+ gana un alfil.) ((Antes de la 3.1 partida di mi consentimiento para que se juga­ se en una habitación cerrada sin espectadores. Fui víctima de la ilusión de que Fischer tenía in­ tenciones de abandonar el match y que, salvando este importante encuentro, yo podía esperar que la lucha continuase conforme al espíritu del ajedrez tradicional. . . Dar mi consentimiento a este 224 cambio injustificado de habita­ ción fue un gran error psicológi­ co. . . Además sentía como el re­ sultado de la influencia negativa de tener la conciencia bajo una especie de deuda por haberme be­ neficiado en un punto gracias a la victoria por incomparecencia.» -spassky. 4) Fischer-Spassky, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 P4D P x P 4 C x P C3AR 5 C3AD C3A 6 A4AD Fischer se daba buena cuenta de que se realizaría un esfuerzo especial para presentar­ le problemas en esta su favorita Variante Sozin. Pero sentía curio­ sidad por ver lo que podrían ha­ ber descubierto. 6 . . . P3R 'l A3C A2R 8 A3R En la partida Fis­ cher-Olafsson, Estocolmo Interzo­ nal 1962, se siguió 8 P4A 0-0 9 A3R C x C 10 A X C P4CD 1 1 P5R P x P 12 P X P C2D 13 0-0 P5C 14 C4R A2C 15 C6D A x C 16 P X A D4C 17 D2R A4D?! 18 TD1D A x A 19 PT x A P4R 20 D5C! ± 8 . . . 0-0 9 0-0 P3TD Fis­ cher-Korchnoi, Zagreb 1970, ha­ bía seguido 9 . . . C x C 10 A x C P4CD!? 1 1 C xP A3T 1 2 P4AD A x C 13 P X A C X P 14 D4C C3A 15 D2R C2D (15 . . . P4D!?) cuan­ do en lugar de 16 D3R? las blan­ cas tienen 16 TOlA� . lO P4A C x C 10 . . . A2D 11 P5A! DlA? 12 P x P A x P 13 C X A P X C 14 C4T le dio a Fischer una ventaja decisiva en su 3.1 partida del match con Larsen. 11 A X C P4CD 12 P3TD?! En lugar de esto a: 12 P5A P5C! 13 C4T P4:R 14 A3R A2C es bueno para las ne­ gras; b: 12 D3A A2C 13 P3TD P4TD! se jugó en la partida Radulov­ Bobotsov, Vama 1967;
  • 223. e: 12 PSR P X P 13 P X P e2D 14 e4R ( 14 D4e fue idea de Sokols­ ky; si 14 D3A e4A! -Larsen) 14 . . . A2e 1S e6D! (mejor que 1S D4e en una partida soviética Klovsky-Shamkovich) 1S . . . A X e 16 P X A D4e! 17 D2R TDID 18 TDlD P4R 19 A3R D3e fue dada por Shamkovich en Informator 12. Todas estas partidas y notas suplementarias proporcionan algo del telón de fondo sobre el cual Spassky debió de haber construi­ do sus preparaciones. 12 . . . A2C 13 030 P4TD! Esta jugada ame­ nazando . . . P5e pone en movi­ miento una fuerte iniciativa ne­ gra. También es jugable el mo­ vimiento de Larsen 13 . . . TlA con un posible sacrificio de calidad. 14 P5R Si 14 P5A P5C! para lue­ go . . . P4R 14 . . . P X P 15 P x P C2D 16 C x P C4A! 17 A x C! Tras 1 7 D3R C x A 18 D X C P5T! 19 D3D! A3T! ( mejor que 19 . . . D4D 2 0 T2A A3T? 2 1 C7A!) 20 TD1D Dle 21 P4A Ax e 22 P x A T4T las negras retienen la inicia­ tiva. 17 . . . A x A + 18 RlT D4C. La sorpresa fue que Spassky em­ pleó veinte minutos pensando an­ tes de hacer esta jugada. Las blancas podrían mantener la po­ sición después de 18 . . . D x D 19 P x D A3T 20 e7A T2T! 21 e x A T X C 22 A4A T2T. 19 D2R?! Smyslov sugirió 1 9 D3e ya que después de 19 . . . D x D 20 P x D A3T 2 1 P4T A x C 22 P X A A5D 23 P3A A x PR 24 P4eR A2A la posición de las blancas sería de­ fendible. 19 . . . TOlO 20 TDID T x T! Si inmediatamente 20 . . . P4T 2 1 eao da a las blancas buen contrajuego. 21 Tx T P4T 2 1 . . . A6R -idea 22 . . . A5A- 22 C6D A I T 23 TlAR con amena­ zas contra 2AR de las negras; 21 . . . TlD! daba mejores posibilida­ des. 22 C6D AlT 23 A4A! Fis­ cher busca ahora cualquier opor­ tunidad para conseguir que sus piezas estén debidamente coordi­ nadas. 23 . . . P5TR No dándole a Fischer ningún tiempo para 24 A3D P6T 2S A4R a causa de 25 . . . D X PR!! y si 26 A7T+ R X A 27 D X D A x PC mate. 24 P3T Aquí habría sido más segu­ ro 24 e4R D X PR 2S C x A D x e 26 P3T T1e 27 P3A. 24 . . . A6R!? Con 24 . . . D6e 25 C4R (25 T3D? A x Pe + !) 2S . . . D X PR 26 C X A D X e Spassky podría retener al­ guna ventaja. Sin embargo pue­ de justificarse su aspiración a más. 25 D4C D x P. También es complejo 2S . .. D X D 26 P X D ASA! (mejor que la inmediata 26 . . . P6T 27 AlA cuando a: 27 . . . ASA permite 28 e4A; b: 27 . . . T1D 28 T3D! A5A 29 T X P A x PR 30 T8T+ !; ó e: 27 ... P3A 28 C4A A5A 29 PR X P T X P 30 T8D + ) 27 TlR P6T 28 AlA P3A 29 e4A PA x P cuando la amena­ za de . . . A6e debería forzar una posición en la cual las negras tie­ nen mejores perspectivas de cara al final. 26 D X PT P4C Si 26 . . . A4A 27 A3D 2 7 D4C (253) Ahora Spassky podría haber probado: a: 27 . . . T1D 28 e x P! lleva a tablas, por ejemplo 28 . . . T X T + 29 D x T D5R (29 . . . D6e 30 C6T + ! R2e 31 D7D + ) 30 e6T+ R2C 31 DlAR. b: 27 . . . A2T 28 C x P T x e 29 D X PR! D X D 30 A X D AJA! 31 TlAR A1R 32 T5A con posibili­ dades ganadoras para las blancas. e: 27 . . . R2C y ahora no 28 AlA TlD 29 e4A T X T 30 D x T D6e 31 e x A D x PT + ! con lo cual las negras deberían ganar, sino 28 225
  • 224. 253 N A2R! con la intención A3A y/o e4A. d: 27 . . . D X P 28 A3D! (Después de 28 e X P la sugerencia de Hon­ fi 28 . . . D x PA! lleva, mediante 29 e6T+ RlT! 30 A2R! D x T + a una victoria de las negras) con ideas de D5T y e4A. e: 27 . . . P4A 28 e x P!! ( Si 28 D5T R2e 29 eSR + T x C 30 D x T A X P+ ! gana) 28 . . . T X e 29 T80 + T1A 30 D X PR + O x D 31 A X O+ R2C 32 T x T R X T 33 P4CD! manteniendo el finál. 2'7 . . . A4A! Después de esto, Fischer tenía 53 minutos, y Spass­ ky solamente 25 para las trece jugadas siguientes. 28 C5C! Si 28 C x P R x C 29 T1AR + R2C 30 T X T tratando de forzar las ta­ blas, las negras tienen 30 . . . A30! 31 T4A O x T 32 D X D P x O! 28 . . . R2C Con el plan . . . T1TR, . . . T5T con vistas a . . . T x PTR+ 29 C4D! (254) Si Spassky hubiese jugado aho­ ra: a: 29 . . . A3D? 30 C5A + ! P x C 3 1 O x PC + tablas. b: 29 . . . TlD!! -para engatusar a las blancas a fin de ocupar su 226 254 N casilla 3AD con un peón dejándo­ la así inutilizable para la dama -30 P3A (Si 30 C x P + ? P X C 31 T x T 08R+ permite a las ne­ gras dar mate en tres jugadas, en tanto que 30 C5A + R3A! 3 1 C6T T X T+ 32 D X T R3C 3 3 C4C D x P da a las negras una posi- ción ganadora. ) 30 . . . TITR! (Esto es mejor que 30 . . . A3D 31 RlC TlTR - 3 1 . . . 06R + no lleva a nada después de 32 RlA! A6C 33 02R, por ejemplo 33 . . . D5A+ 34 RlC A7T + ? 35 R1T TlTR 36 C X P+! P x C 37 T7D + hace ta­ blas - 32 A x P!) con lo que: bl: 31 C3A? fracasa ante 31 . . . A X C 3 2 O X A ( 32 P X A T5T) 32 . . . A30! b2: 31 A X P A X C 32 P x A D x A 33 D x P + D3CR 34 D5R+ P3A 35 D7A+ R3T 36 P5D TlCR 37 D4AR+ D4C 38 D3A TlD con al­ gunas posibilidades ganadoras para las negras. b3: 3 1 TlAR T5T 32 C5A+ (Tras 32 C3A T x D 33 C X D T x P 34 T x P+ R3T deberían ganar las negras.) 32 . . . o x e 33 T x D T X D 34 T X A T X P 35 T X PT! (35 A5D? pierde) 35 . . . ASA 36
  • 225. AlA! (ó 36 P3C R3C buscando una posibilidad de lanzar una red de mate con R4T-5T-6C) 36 . . . T x P+ 37 R1C con lo cual las negras, con una posición más ho­ mogenea, tienen algunas posibili­ dades ganadoras. b4: 31 A3D! RlA (No 31 . . . T5T 32 C5A + !, ni 31 . . . A30 32 C5A+ ) 32 C3A A x C 33 P x A! T5T 34 02C con un final defen­ dible. 29 . . . TlT! 30 C3A A x C 31 D x A A3D? 31 . . . T5T todavía habría obligado a Fischer a apu­ rar hasta el máximo sus posibili­ dades defensivas. 32 D3A! Con el cambio de damas, la presión de las negras se evapora. 32 . . . D x D 33 P X D A4R 34 T'7D R3A 35 RIC A X P 36 A2R A4R 37 RlA T l AD 38 AST! T2A 39 T x T A x T 40 P4TD R2R 41 R2R P4A 42 R3D A4R 43 P4A R3D 44 A7A A6C 45 P5A + Y.-Y. Con alfiles de distinto color son inevitables las tablas. Esta partida debe cla­ sificarse como una de las mayo­ res luchas de cualquier match por el campeonato mundial, y quizá tuvo una influencia decisi­ va en el curso del match en cues­ tión. Al ser entrevistado por un corresponsal del semanario ruso cc64)), Spassky dijo: <<Algunos erro­ res cometidos en la apertura por R. Físcher me dieron la posibili­ dad de ganar. La partida fue ten� sa, llena de posibilidades de lu­ cha ; en una palabra, interesante. Y fue ahí donde perdí mi garra. Aunque podría decirse que ésta es una conclusión prematura; que está demasiado cerca. .. » 5) Spassky-Fischer, Nimzoindia 1 P40 C3AR 2 P4AO P3R 3 C3AO A5C 4 C3A P4A 5 P3R C3A 6 A30 A X C + (Entrando en una línea introducida en la práctica contemporánea por Robert Hüb­ ner) 7 P x A P30 8 P4R P4R 9 P50 C2R (No 9 . . . C4TD 10 P3TR P3CO 1 1 A3R A3T 12 D2R 020 13 P4TO seguida por 0-0, C20, TR1C, C3C y las blancas contro­ lan el juego) 10 C4T (para luego jugar 1 1 A5C y P4AR) 10 . . . P3TR! 1 1 P4A! (Usualmente las blancas se han contentado con jugar 1 1 P3A, como en la parti­ da Oonner-Portisch, Olimpíada de Skopje 1972, que continuó 1 1 . . . D4T 1 2 02A P4CR 1 3 C5A C X C 14 P x C A20 1 5 P4TR P5C con lo cual 16 P5T!? habría manteni­ do buenas perspectivas. También es posible P3C.) 1 1 .. . C3C! (No 11 . . . P X P 12 A X P P4CR a cau­ sa de 13 P5R!, por ejemplo 13 . . . C5C 14 P6R! C3AR 1 5 A3C P X C 16 A x PT C3C 17 A30 X C P X A 18 0·0 0-0 19 030 con triunfo de las blancas.) 12 C X C (Si 12 C5A A x C 13 P x A C X PA 14 A X C P x A 15 0-0 0-0 16 T X P C20 y finalmente . . . C4R) 12 . . . P X C 13 P x P? (Al parecer Spassky d� bía de sentirse en terreno desco­ nocido. El pasado PO carece de valor en el medio juego; en rea­ lidad existe un verdadero peligro de que las negras puedan apostar un caballo en 30 inmediatamen­ te frente al peón con presión so­ bre 4AD y 4R de las blancas. Mucho mejor es 13 0-0 y, des­ pués de 13 . . . 0-0 como réplica, continuar, bien con 14 P5A!, por ejemplo, 14 . . . P x P 15 P X P P5R 16 A2R! bien con 14 P3TR segui­ da por T1C-2C-2AR antes de avanzar P4C.) 13 . . . P X P 14 A3R? (Más positiva es 14 0-0 0-0 15 01R con la idea de 03C y re­ servándose P4TD-5T.) 14 . . . P3C 227
  • 226. 15 0-0 0-0 16 P4TD?! (Coloca este peón como una diana. Las alter­ nativas eran 16 DIR con la inten­ ción D3C y 16 P3TR C4T 17 T X T+ DX T 18 A2R C5A 19 A4C.) 16 ... P4TD! 17 Tl C A2D 18 T2C TIC 19 T2-2AR (Para contener las jugadas C-1R-3D de las negras. Más agudo habría sido 19 P3T C4T 20 T X T + D X T 2 1 A2R C5A 2 2 A4C.) 1 9 . . . D2R 20 A2A P4CR (La desgraciada ju­ gada 13.• de Spassky, solidifican­ do el centro, ha dejado a Fischer con una ventaja de espacio en el ala de rey.) 21 A2D DlR 22 AlR (Es difícil organizar las piezas blancas en posición activa. Spass­ ky quiere llevar este alfil a 3CR presionando sobre el PR de las negras.) 22 . . . D3C 23 D3D C4T 24 T x T+ (Krogius, el segundo psicológico de Spassky, sugirió el sacrificio de calidad 24 P3C T x T 25 T x T TlAR 26 T5A!? ) 24 . . . T X T 25 T X T+ R X T 2 6 A1D 255 N (Si 26 A3CR C5A 27 A X C PC X A con la mayoría activa de peones. Después de 26 P3C Fischer po­ dría proponerse afianzar posicio- 228 nes bien con el rey negro en 2AD, el caballo en 3D y la dama en lR o planear . . . C3AR, . . . A1R, . . . D2T y . . . A3C.) 26 . . . CSA (No 26 . . . C3A 27 A3CR! ) 27 D2A? ? (255) (Spassky, inmerso en íntimos rea­ justes y preocupado por los apu­ ros de tiempo, pasa por alto com­ pletamente un hermoso golpe tác­ tico. Con 27 DlC todavía podría seguir luchando en una posición inferior.) 27 . . . A x P!! 0-1 Si 28 D x A D x P llevaría directamen­ te al mate. Brillante elección de apertura y juego bien conducido por Fischer. Spassky habla de «la manifestación en mi juego de de­ sasosiego e impulsividad». 6) Fischer-Spassky, Gambito de Dama Rehusado, Defensa Tarta­ kower 1 P4AD P3R 2 C3AD P4D 3 P4D (El primer Gambito de Dama serio de Fischer; no una completa sorpresa) 3 . . . C3AR 4 C3A A2R 5 A5C 0-0 6 P3R P3TR 7 A4T P3CD (Predecible. Ha sido la defensa más segura de Spass­ ky en el gambito de dama.) 8 P x P C x P 9 A x A D x A 10 C x C P X C 11 TIA A3R 12 D4T P4AD 13 D3T TIA 14 A5C! ( 14 A2R P4TD 15 0-0 C3T 16 P x P P X P 17 C4D A2D 18 A X C T X A es la partida Petrosian-Spassky, match 1966, página 166 con lo cual 19 TRIR retiene alguna ini­ ciativa para las biancas. 16 A5C es digno de consideración después de 14 A2R. Llevando la idea un paso más adelante y moviendo in­ mediatamente el alfil a 5C es sólo un progreso metódico en las aper­ turas.) 14 . . . P3T?! (Las alterna­ tivas son 14 . . . RlA 15 P x P T X P!? 16 T X T D X T 17 R2D D X D 18 P X D C2D 19 A X C
  • 227. A x A 20 C5R AlR 21 T1AD R2R 22 R3D P3A 23 C3A R3D 24 R4D A2D 25 C2D T1R 26 P3A P4CR Y.-Y. Zelinsky - Sichev, Campeonato por Correspondencia URSS 1971 y 14 . . . D2C 15 P X P P x P 16 T x P T x T 1 7 D X T P3T 18 A3D D x P 19 0-0 C2D! -Chess Archives. ) 15 P X P P X P 16 0-0 T2T? (Geller, el principal segundo de Spassky, había suge­ rido dos años antes 16 . . . D2C 17 A2R C2D �RGW, en tanto que Portisch recomienda 16 . . . D2T.) 17 A2R C2D (Furman-Geller, Campeonato URSS 1970, siguió 17 . . . P4TD 18 T3A! C2D 19 T1-1A±. SI 17 . . . DlA 18 C5R ó 17 . . . P5A 18 D X D T X D 1 9 C4D C3A 20 C x A P x C 21 P3CD! ± ) 18 C4D D1A? (0 18 . . . ClA 19 C3C! Mejor para las negras habría sido 18 . . . C3A 19 C3C PSA 20 D X D T X D 21 C4D - C5T!? - ;!:.) 19 C X A! P XC 20 P4R! PSD? (256) 256 B (Capitulación posicional - Boles­ lavsky. Entre jugadas mejores, están 20 . . . RlT 21 P x P P x P 22 A4C TlC! 23 A X C T X A 24 PJCD P5A! ; 20 . . . P x P; 20 . . . C3A; y 20 . . . P5A 2 1 D3T C4A 22 P X P P X P 23 TRlD T1D 24 A3A - 24 T x PD T X T 25 A X P T2-2D! - 24 . . . C6D) 21 P4A! (Este y el PR cortan un amplio campo en la posición negra. A esto hay que añadir las posibles desviaciO­ nes de la dama blanca al ala de rey con lo que se ve clara la gran superioridad de la posición de Fischer.) 2 1 . . . D2R 22 P5R TIC (Si 22 . . . C3C 23 P5A P x P 24 D3CD + ) 23 A4A RlT (0 23 . . . C3C 24 D3CD) 24 D3T! ClA (No 24 . . . T X P 25 D X PR D X D 26 A X D P6D 27 TRlD) 25 P3CD P4TD 26 P5A! P x P 27 T x P C2T 28 T1-1A DlD 29 D3C T2R 30 P4TR T1-2C 31 P6R! T2C-2A (Si 31 . . . P6D 32 T5D!) 32 D5R DIR (O 32 . . . P6D 33 T5-3A P7D 34 T3D) 33 P4T DlD 34 T1-2A D1R 35 T2-3A DlD 36 A3D! D1R 37 D4R (Amenaza T8A + ) 37 . . . C3A 38 T x C! P X T 39 T X P R1C 40 A4A RlT 41 D4A 1-0 (Si 41 . . . RlC 42 D X PT) «Probable­ mente la mejor partida del match)) -Spassky. 7) Spassky-Fischer, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 P4D P x P 4 C x P C3AR 5 C3AD P3TD (Jugar esto, la Variante Najdorf, es un acto de fe por parte de Fischer.) 6 A5CR (Spassky, fiel a sí mismo, se dispone a navegar tan ceñido al viento como le sea posible.) 6 . . . P3R 7 P4A D3C (Dispuesto a entrar en la varian­ te del <<Peón envenenado!!) 8 D2D D x P 9 C3C (Esta, la continua­ ción de Nezhmetdinov, amenazan­ do atrapar a la dama negra con P4TD seguida de T2T, se ha ju­ gado con poca frecuencia en com­ paración con 9 TlCD que Fischer había tenido que afrontar siem- 229
  • 228. pre en ocasiones anteriores, por ejemplo Parma-Fischer, Rovinj/ Zagreb 1 970, siguió entonces 9 . . . D6T 1 0 A x C P x A 1 1 A2R A2C 1 2 0-0 P4A ganando finalmente Fischer.) 9 . . . D6T! (Esto es más exacto que 9 . . . C3A 10 A X C P x A 1 1 C4T! D6T 12 C6C TlCD 13 C4A D5T 14 A2R± o bien que 9 . . . CD2D 10 A x C P X A! 1 1 A2R ±.) 10 A3D?! ( lO A X C se jugó en la 1 1.' partida.) lO . . . A2R! 1 1 0-0 P3T! 1 2 A4T! (Des­ pués de 12 A X C A x A 13 P5R P x P 14 C4R C2D, las blancas, aunque con algunas vagas posibi­ lidades de ataque, casi no tienen suficiente compensación por los peones. ) 12 . . . C x P! 1 3 C x C A x A 14 P5A! (Con las amena­ zas 15 D4A/15 P x P. También 14 A5C + !?) 14 . . . P X P! (Si 14 . . . P4D 15 P6A! P x C? 16 P x P TlCR 1 7 D X P amenazando D8T) 15 A5C + ! ? <Buscando complica­ ciones, pero la idea de. Korchnoi -15 C3A- es un intento más se­ guro. En lugar de eso, 1 5 D5A A2R y 15 D3A 0-0 no prometen nada.) 15 . . . P x A 16 C X P + RlA ( 16 . . . R2R? 17 C x P4C D3T 1 8 D4C+ con una posición acti­ va) 17 C x A C3A 18 C6D (Si 18 D7D puede ser refutada con 18 ... P3CR!, luego 19 D X PC D3T, ó 19 C6D C4R! 20 D x PC D X C! 2 1 D x T R2C 22 D7C TlCD -9& Dí'O 'i?lOD 23 TDlD A7A=F + -Tal) 18 . . . TlD 19 C X P4C D2R! (Las negras tienen una po­ sición ganadora. La jugada del texto es mejor que 19 . . . T x D 20 C x D T4D con lo cual 21 C4A P3CR 22 TlT-lD T x T 23 T x T R2R 24 C5A da a las blancas con­ trajuego.) 20 D4A P3CR 21 P4T A4C (Fischer está tratando de mantener a Spassky bajo cons- 230 tante presión, pero 21 . . . R2C se­ guida de . . . TlT-1R habría sido más eficaz. Spassky tenía posibi­ lidades de tablas en el aplaza­ miento después de la jugada 40.", principalmente porque la TR de las negras estaba todavía en casa.) 22 D4A A6R+ 23 R1T PSA 24 P3C! (Obteniendo contrajuego práctico, por ejemplo 24 . . . P X P 25 TlT-1R amenazando T X A/ D3A) 24 . . . P4C!? (Arriesgada. 24 . . . C4R! y si 25 D2R P4C ó 25 D4R P4A) 25 T1T-1R (Con la intención 26 P X P P X P 27 T X P ) 2 5 . . . D5C 2 6 D X D C x D 27 T2R R2C?! (Ahora lo deseable se ha puesto un poco agrio. Prime­ ramente 27 . . . C3A habría mini­ mizado el contrajuego de las blan­ cas.) 28 C5T! P3C?! (Una serie de jugadas superficiales hechas rápidamente con las que Fischer se proponía mantener la presión más bien sobre la persona de Spassky que sobre la posición de éste. Mejor 28 . . . T2D! 29 C4A T1AR.) 29 C4A C4D 30 C4-6D A4A ?! (Más exacto es 30 . . . R3C 31 P4A C3A) 31 C7C TlAD?! (Más fuerte es 31 . . . C6R 32 C x T T x C! con muchas posibili­ dades) 32 P4A! (Esto debilita la fuerza de las negras en el ala de rey.) 32 . . . C6R 33 T3A C X P ( 33 . . . P x P es demasiado compli­ cada.) 34 P x P P5C (34 . . . T1T-1R!) 35 T3D P4T 36 P3T! C4T?! (36 . . . T1T-1R! ) 37 C7-6D! (Spassky empieza a dirigir sus piezas contra el rey negro y a preparar T-5D-5CR. ) 37 . . . A x C?! (Quizá 37 . . . T3A y si 38 C8R+ R3C da todavía posibilidades ga­ nadoras.) 38 C X A T8A + 39 R2T (Con la intención 40 T7R) 39 . . . C5A 4 0 C8R + ! R3C 4 1 P4:T! (Se­ llada después de 45 minutos de
  • 229. reflexión. La principal alternati­ va 41 T5D resultaba no ser casi tan buena, por ejemplo 41 . . . P3A con lo que 42 P4T permite tanto . . . T6A! como . . . T7A! mientras 42 T7R -amenazando 43 T7CR+ R3T 44 T5-5CR!!- es bien refu­ tada por 42 . . . T7A + 43 RlT P6C! 44 T7CR + R3T 45 T5-5CR P7C+ 46 RlC C4R!!) 41 . . . P3A 42 T6R! T7A+ 43 RlC (No 43 R3C TlA 44 T5D C7D!) 43 . . . R4A ( El sacrificio de calidad con 43 . . . T x C 44 T x T R4A sería un interesante intento ganador, por ejemplo: 45 T8AD R5R 46 T6D P6C) 44 C7C + ! (257) 257 N 44 . . . R X P? ? (44 . . . R3C 45 C8R vuelve a la posición existente des­ pués de la 43.' jugada de las blan­ cas desde la cual no hay otras tentativas serias de victoria, por ejemplo 45 . . . TIA 46 T5D da suficiente juego y 45 . . . R2A per­ mite 46 P5A! T X C 47 T7D+ lle­ vando al jaque perpetuo. La ju­ gada del texto debería haber lle­ vado a la pérdida de la partida.) 45 T4D+ R6C (Si 45 . . . R6A 46 T x PA + R6C 47 C5A + R6A 48 C6D + gana una pieza.) 46 C5A+ R6A 47 T6-4R?? ( Inadvertida por los jugadores y comentaristas pre­ sentes en la partida; en el match aparece y desaparece una crisis. 47 T3D + ! R5A 48 C3C habría significado la victoria de las blan- cas, por ejemplo 48 . . . C4R 49 T X PA mate, ó 48 . . . C7D 49 C2R + R4A 50 C4D+ y 51 C X T, ó 48 . . . P4A 49 C2R + T X C 50 T X T seguida por R2C, ó 48 . . . T8A+ 49 R2A T7A + 50 RlR T8A + 51 R2R T7A+ 52 RlD C7C + 53 R X T C x T 54 C2R+ R4A 55 C4D + y 56 R x C, ó 48 . . . T8A+ 49 R2A T7A + 50 RlR T8A + 51 R2R P4A 52 R2A! T7A+ 53 C2R + T X C+ 54 T X T P6C + 55 R2C.) 47 . . . TBA+ (No queda tiempo para 47 . . . TlAD ya que las blancas tienen 48 T4A+ R7R 49 C3C+ R6R 50 T4A-4R+ R6A 51 T3D+ y mate inminente.) 48 R2T T7A + 49 RlC �-� 8) Fischer-Spassky, Inglesa 1 P4AD P4AD 2 C3AD C3AD 3 C3A C3A 4 P3CR P3CR 5 A2C A2C 6 0-0 0-0 7 P4D P x P 8 C X P C x C 9 D X C P3D 10 A5C?! (Nueva, pero no recomendable a menos que las negras replicasen 10 . . . P3TR con lo cual 1 1 A x C A x A 12 D2D A2C 13 una u otra TlD amenazando P5A coloca a las negras bajo seria presión. Sin embargo contra la acostumbrada 10 D3D ó 10 A2D las negras pue­ den jugar favorablemente P4CD) 10 . . . A3R 1 1 D4A (Con la dama libre para regresar des­ de aquí hasta 20 la jugada de Fischer promueve una mayor ar­ monía interna que la más rutina­ ria 1 1 D4T. Los apuros de Spass­ ky en las posteriores fases de esta 231
  • 230. partida podrían brotar del hecho de que quería investigar profun­ damente 1 1 . . . T1A 12 P3C C4T 13 D3R P4C y recordar la simi­ laridad de 14 C x P! con su parti­ da contra Petrosian en el Torneo de Moscú de 1967, por ejemplo 14 . . . A X T 15 T X A P3TD 16 C7T T2A 17 C6A DlR 18 D6C dando a las blancas una conside­ rable vinculación ·de piezas. Em­ pleó mucho tiempo pensando; un informe indicaba 52 minutos, otro 63. . .) 1 1 . . . D4T! 12 TOlA TDlC? (Spassky podría haber tomado la iniciativa con 12 . . . TOlA 13 P3C T4A!, por ejemplo 14 P4TR P4CD!) 13 P3C TRIA 14 D2D! P3TD 15 A3R (258) 258 N 15 . . . P4CD? (¿Era esto un pro­ yectado sacrificio de calidad? Después de 15 . . . T2A 16 C5D D x D 17 A x D la situación es ;t. En lugar de eso tanto 15 ... A2D 1 6 A7T TlT 17 A4D A3A 18 TR1D/18 P4R P4CD como 15 . . . D4T podrían dar a las negras juego satisfactorio.) 16 A7T P x P (Mejor 16 . . . T1T) 17 A X T T X A 18 P x P A X P 1 9 TRlD C2D?? 232 (Este fue uno más entre el núme­ ro impropiamente alto de errores en una lucha por el campeonato del mundo y que deslució la ac­ tuación completa de Spassky, sig­ nificando la pérdida de un peón. Mejores eran 19 . . . D4R 20 TlC T X T 2 1 T x T P4TR, 19 . . . RlA, 19 . . . A3R y 19 . . . D4T.) 20 C5D! D X D 21 C x P+ RlA 22 T X D R X C 23 T x A T8C + 24 AlA C4A 25 R2C P4TD 26 P4R ABT 27 P4A P3A 28 T2R R3R 29 T2-2AD (Tratando de cambiar torres, tras lo cual cualquier po­ sibilidad de contragolpe dejaría de existir para las negras) 29 . . . A7C 30 A2R P4T 3 1 T2D A6T 32 P5A + P x P 33 P X P+ R4R (33 . . . R X P 34 T X C + ) 34 T4-4D R X P 35 T5D + R3R 36 T x PD + R2R 3 7 T6AD 1-0 Spassky sacó la conclusión de que «No era ne­ cesario buscar la perfección total, sino contentarse con jugar más calmosamente utilizando la técni­ ca tal como había hecho Fischer.>> 9) Spassky-Fischer, Gambito de Dama Rehusado, Semi-Tarrasch 1 P4D C3AR 2 P4AD P3R 3 C3AR P4D 4 C3A P4A 5 PA X P C x P 6 P4R C x C 7 P x C P X P 8 P X P C3A (Lo usual es 8 . . . A5C + - Véase Spassky-Petrosian página 210, partida 5_.) 9 A4AD (P3TD, para evitar el cambio de algunas piezas menores, es una inmediata idea alternativa.) 9 . . . P4CD!? (Después de 20 minutos de reflexión, Fischer probable­ mente halló esto incluso por él mismo sobre el tablero. 9 . . . A5C+ 1 0 A2D D4T 1 1 P5D! dio a las blancas el final mejor en la partida Platonov-Krogius, 39.• Campeonato URSS 1971.) 10 A3D?t (Polugaievsky recomienda
  • 231. 10 A2R A5C+ 1 1 A2D A X A+ 12 D x A P3TD 13 P4TD P5C 14 0-0 0-0 15 P5D con complicacio­ nes que favorecerían a las blan­ cas.) 10 . . . A5C+ 1 1 A2D {Ko­ tov-J. Purdy, Sydney 1963, conti­ nuó 11 R2R?!) 1 1 . . . A X A + 12 D x A P3TD 13 P4TD (Una idea interesante para las blancas es no prestar atención a la superiori­ dad de peones de las negras en el ala de dama y jugar calmosa­ mente 1 3 0-0 0-0 14 D3R seguido de la centralización de las torres.) 13 . . . 0-0! 14 D3A (Si 14 P X P C X P) 14 . . . A2C! 1 5 P X P P X P 1 6 0-0! (No puede permitirse la jugada 16 A x P a causa de 16 . . . T x T + 1 7 D X T C5C!, por ejem­ plo 18 D1C D4T 19 A2R A X PI! 20 D X A C6D+ + ganando, mien­ tras que si 16 T x T D x T 17 A x P las negras recuperan el peón del modo más simple con 17 . . . C2T.) 16 . . . D3C (No 16 . . . P5C 17 D5A! Tal vez más exacto que la jugada hecha sería jugar antes 16 . . . T X T 17 T x T, por ejemplo 17 . . . D3C 18 P5D P5C 19 TIC P x P 20 P X P P x D 21 T X D C l D 22 P6D A X C 23 P X A C3R = . ) 1 7 TD1C (Si 17 P5D P x P 18 P xP C2R!) 17 . . . P5C (259) 18 020 (Después de esto, la par­ tida asume un carácter de tablas. 18 P5D! P X P 19 P X P P X O 20 T x O C4T! -20 . . . ClD 21 T6D! :!:- 21 P6D es más complejo, aunque las negras podrían res­ ponder con 21 . . . TRIO 22 TIA TOlA 23 P7D -ó 23 T5C A3T- 23 . . . T4A 24 T5C T X T 25 A X T �A U A X A C x A n T x P T X P!) 18 . . . C X P 1 9 C x C D x C 20 T X P 020 (También 20 ... T7T) 21 D3R (Las blancas no pueden quemar sus naves con 21 P5R? TRlD 22 T4C D x A 23 D6T ya que las negras tendrían 23 . . . O x T+ que llevaría a la victoria.) 21 . .. TRIO 22 Tl-1C 259 B D X A (No 22 . . . A XP 23 A X A!) 23 D X D T X D 24 T X A P4C 25 TBC+ T x T 26 T x T+ R2C 27 P3A T7D 28 P4T P3T 29 P X P P x P Ys-Ys << . • • unas tablas apaci­ bles. . .>) -8passky. 10) Fischer-Spassky, Ruy López 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A4T C3A 5 0-0 A2R 6 T1R P4CD 7 A3C P3D (Así pues, no iba a ser la Marshall 7 . . . 0-0 8 P3A P4D, una de las anteriores líneas favoritas de Spassky.) 8 P3A 0-0 9 P3TR ClC (El reagru­ pamiento Breyer; Spassky es uno de sus principales practicantes.) 10 P4D C1-2D 11 Cl-2D (Fischer abandona, al menos en esta par­ tida, su normal 1 1 C4T.) 11 . . . A2C 12 A2A T1R 1 3 P4CD AlAR 14 P4TD (Una alternativa es 14 P3T con la intención A2C, T1AD, A3D/D3C y finalmente P4AD.) 14 . . . C3C (Kavalek-Portisch, Wijk aan Zee 1969, siguió: 14 . . . 233
  • 232. P4TO 15 PT X P PT X P 16 A2C PC X P 17 A x P P3A Y,-Y.. Otra aproximación es 14 . . . P4A 15 PC X P PR X P 16 P3 X P PO X P como en la partida Balashov-Pod­ gayets, Moscú 1966.) 15 P5T C3C-2D 16 A2C DlC (Esto es para proteger el PR después de . . . P4AO.) 17 TIC? ( 17 P4A! Sa­ von-Mujin, partida de desempate, Zonal, Moscú 1973) 17 . . . P4A! (Si 17 . . . P3C 18 P4AO) 18 PC x P PD x P 19 P x PR C2 x P 20 e X e (Si 20 P4A C X C+ 21 O XC T3R con la intención . . . C20, . . . A30, . . . 02A y . . . T01R.) 20 . . . D X e 21 P4AD D5A (260) 260 B Esta es una posición crítica a la que se han dedicado muchas re­ flexiones intentando calibrar exactamente la variante. Si 22 T3R T01D 23 02R A3A 24 P5R C20 25 TlR P5C es dudoso, pero no entusiasma demasiado. En lu­ gar de eso, Fischer habría obte­ nido ventaja con 22 P5R!?, por ejemplo 22 . . . C2D 23 A4R! TOlC 24 A x A T X A 25 T4R 04A 26 D2R± , ó 22 . . . TRlD 23 AlA! C2D 24 C4R! ó 22 .. . TDlD 23 234 P x C T x C. (Si 23 . . . T X T+ 24 D X T T x C 25 AlA! D4C 26 OlA ± ) 24 D X T! D X D 25 T X T PCR X P! (No 25 . . . D X A 26 PARX P gana) 26 AlA! La parti­ da continuó. . . 22 A x C D X A 23 P x P TlR-lD (Aunque el consenso general de la opinión es que Spassky debe­ ría haber jugado la otra torre, después de 23 . . . T0-10 24 OlA! D6AD 25 P x P tanto después de 25 . . . A X PT 26 A4T! como 25 . . . T x C 2 6 P x A ! n o habría obte­ nido una posición satisfactoria. Una alternativa es 23 . . . P x P! 24 T x P A3T 25 T6C 06AO con lo que tanto 26 C3C TlR-10 27 DlA P5A como 26 C3A D X P 27 DlC A5A! 28 P5R P3T resulta sa­ tisfactorio para las negras.) 24 DlA D6AD (Después de 24 . . . P X P! 25 T X P A3T 2 6 T6C D5A! -las complicaciones tácticas de 26 . . . D6AO 27 C3C P5A 28 P5R pueden sortearse- 27 T3R P5A los dos alfiles dan bastante con­ trajuego.) 25 C3A D X P? Ahora los dos jugadores intercambian golpe tras golpe. 25 .. . P5A es buena. Pero 25 . . . P x P habría sido muy poco clara, por ejem­ plo 26 T X P A3T 27 T3R o qui­ zás incluso 27 P5R D x T + ?! 28 D X O A X T 29 DlC T x P 30 A X P + RlT 31 C5C A5A 32 ASC que debería ganar.) 26 A3C! P x P 2'7 D4AR T2D! (Aunque 27 . . . P5A!? 2 8 A x P P X A 29 T X A D4T -quizá también 29 . . . P3A­ Y si 30 C5R? T8D 31 T x T D X T + 32 R2T P3A 33 C X P 050 les habría permitido a las blancas ganar un peém, habrían tenido dificultades para lograr la victoria; sin embargo es más fuer­ te 30 P4C.) 28 C5R D2A 29 TlC-lD! T2R? (29 . . . T x T per-
  • 233. mite 30 A X P+ RlT 31 C6C + que fuerza el mate. 29 . . . T1-1D! 30 A X P + T X A 31 D X T+ D X D 32 C X D T X T 33 T X T P5A, más bien que 33 . . . A X P?, dando prio­ ridad a los peones ligados pasa­ dos las blancas tendrían que lu­ char por las tablas.) 30 A X P+ T X A 31 D X T+ D x D 32 C X D A X P Se han sugerido 32 . . . P5C y 32 . . . P5A. 33 T x A (33 C6T+ pierde un tempo, por ejemplo 33 . . . P x C 34 T x A P5A.) 33 . . . R x C 34 T7D + R3A 3 5 T'7CD T8T+ (Si inmediatamente 35 . . . P5C 36 RlA TIA 37 T4AD TlD las blancas, con 38 R2R R3R 39 T5C pararían los peones pasados de las negras y prepararían el avance de sus propios peones del ala de rey.) 36 RZT A3D + 37 P3C P5C 38 R2C P4T (Algunos comentaristas estudiaron esto y recomendaron 38 . . . R4A, para contestar a 39 T4AD con . . . R4R-4D, pero 39 T3R permitiría a las blancas continuar progresan­ do hacia la victoria. Si 38 . . . A4R 39 P4A A5D 40 P4C T7T+ 41 RlA T6T 42 P4T T6T 43 P5T con ventaja.) 39 T6C TSD 40 R3A R2A? (40 . . . P4C! ?) 41 R2R T4D 42 P4A! (Esto, dentro ya del aná­ lisis de aplazamiento, es mejor que 42 T7C+ R3A 43 T7D R4A 44 P3A P4C 45 P4C + P X P 46 PT x P + R3A con una posición defendible.) 42 . . . P3C 43 P4C P X P 44 P x P (Planeando T5C y T4 X P) 44 . . . P4C 45 P5A A4R 46 T5C! R3A (Si 46 . . . A5D 47 T7C + RlA 48 R3D asumiendo el rey el papel bloqueador, ó 46 . . . ASA 47 T7C + RlA 48 T4-7R) 4'7 T4 x P ASO 48 T6C+ R4R 49 R3A ( amenaza de mate) 49 . . . TID 50 TSC! T2D 51 T4-'7C T3D 52 TGC T2D 53 T6C R4D 54 T x P A4R 55 P6A R5D 56 TIC 1-0. Spassky, aunque con un déficit de tres puntos, no estaba desco­ razonado. Su comentario fue: ({el combate estaba delante de mÍ». 11) Spassky-Fischer, Siciliana 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 P4D P X P 4 C X P C3AR 5 C3AD P3TD 6 A5CR P3R 7 P4A D3C 8 D2D D X PC 9 C3C D6T 10 A X C (En la séptima partida, se jugó 10 A3D. ) 10 . . . P X A 11 A2R P4TR (Esto detiene A5T con presión so­ bre 2AR de las negras. Kuzmin­ Platonov, 35.• Campeonato URSS, Jarkov 1967, había continuado 1 1 . . . C2D 12 0-0 P4TR 13 RlT A2R 14 TD1R C4A 15 P5A A2D y aca­ bó en tablas. También 1 1 . . . D5C y si 12 D3R C2D.) 12 0-0 C3A! (También 12 . . . A2R para seguir con . . . A1D, echándole una mano a la dama tras D3C fue lo que recomendó Rossolimo, en tanto que la eLección de los críticos so­ viéticos fue 12 . . . C2D.) 13 RIT (La sugerencia de 13 C1C inme­ diatamente se probó en Palma de Mallorca unos meses después del match por Robatsch; Korchnoi se defendió con 13 . . . D5C 14 D3R P4A! y después de la continua­ ción de la partida 15 P X P P4D 16 P X P P X P 17 P3A -si 17 P5A D5R- 17 ... D2R 18 Cl-20 A2D 19 C3A 0-0-0 conseguía man­ tener la posición.) 13 . . . A2D 14 CIC Hecha después de 30 minu­ tos de reflexión, C1C, amenazan­ do encerrar a la dama negra, no sirve para el desarrollo y es auto­ obstructora; uno esperaría que prevaleciesen las leyes compensa­ torias que ayudan a mantener al­ gunos de los hermosos equilibrios dentro de las posiciones ajedrecis­ tas. Pero Spa:ssky supone acerta- 235
  • 234. damente que Fischer no se con­ tentará con hacer tablas por re­ petición de posiciones después de 14 . . . D7C! 15 C3A! (No 15 P3TD T1AD! y si entonces 16 T3A P4R! ::¡:, ó 16 C3A C5D+, ni 15 P4TD P4D! 16 P X P C5C :¡:: ) , 14 . .. D5C 14 ... D5T es también me­ nos exacta que la jugada del tex­ to, por ejemplo 15 P3TD C2R! -no 15 . . . D x PR 16 A3D segui­ da de C3A con la dama en otra red- para proporcionar una sali­ da después de 16 C3A con 16 . . . D3A aunque después de 17 C5T D2A 18 C4A e3A las blancas to­ davía mantienen alguna presión. Tras 14 . . . D5T Gligoric, durante el match, pensó que 15 P4A daba ventaja a las blancas, pero el sudafricano De Williers ha mos­ trado que las negras pueden za­ farse con éxito mediante 15 . . . D5C 16 D3R C4T 1 7 C1-2D C X e 18 c x e D5T. 15 D3R (261) 261 N (La amenaza de las blancas es 16 P3TD seguida de 17 C3A. Si 15 . .. C2R 16 el-2D es fuerte. La oscura alternativa -ningún co­ mentador parece haberla discutí- 236 do antes de la partida arriba men­ cionada Robatsch-Korchnoi- me­ recedora de atención es 15 . . . P4A con la cual tanto 16 eaA A2C como 16 P x P P4D! -16 . . . A2C?!- 1 7 P X P P X P 1 8 P5A D5R proporcionan a las negras posiciones jugables.) 15 . . . P4D? 16 P X P! C2R 17 P4A! ( ± Una importante jugada que fija las debilidades negras -desarrollo pobre no coordinado, rey en el centro y posible red al­ rededor de la dama- y hace muy difícil la eliminación de aquéllas.) 17 . . . C4A 18 D3D! (Después de 18 D4R P5T 19 A4C C3D pro­ porciona a las negras un tiempo más que en la partida, en tanto que 18 D2A P5T 19 R1C P4TD permite a las negras apartar las amenazas contra su dama.) 18 . . . P5T? (La amenaza de 19 . . . e&C+ 20 P x e PT X P + 2 1 R1C A4A+ se para fácilmente. En lugar de eso, otros agrupamientos defensi­ vos podrían surgir de 18 . . . 0-0-0, 18 . . . TIA, 18 . . . A4A, 18 . . . D3C y 18 . . . P x P, pero las blancas mantendrían la ventaja; por ejem­ plo, después de 18 . . . P x P po­ drían tener 19 C3A! D x P 20 D2D con desagradables posibili­ dades atacantes a lo largo de las columnas centrales.) 19 A4C! e3D 20 Cl-20! P4A?! (20 . . . T1CR habría sido ligeramente mejor.) 21 P3TD! (Las negras están to­ talmente perdidas. Si 21 . . . D5T 22 D3AD con amenazas D x T1- C5A/AlD) 21 . . . D3C 22 P5A D4C 23 D3AD P x A (Tras 23 . . . TlCR 24 C4D A2C 25 e X D gana una pieza.) 24 P4T (La dama ne­ gra está perdida; si 24 . . . D7R 25 TD-lR) 24 . . . P6T 25 P X D P x P + 26 R X P T6T 27 D6A e4A 28 P6A AlA 29 PD x P
  • 235. PA x P 30 TlA-lR A2R 3 1 T x PR 1-0 «Se había alcanzado un pun­ to crucial (en la edición del match) . La segunda fase. . . empe­ zaba. . .)) -8passky. 12) Fischer-Spasskr. Gambito de Dama Rehusado, Defensa Ortodo­ xa 1 P4AD P3R 2 C3AR P4D 3 P4D C3AR 4 C3A A2R 5 A5C P3TR 6 A4T 0-0 7 P3R CD2D! Psicológicamente la elección más interesante de variante de aper­ tura en todo el match. Spassky se apartó de su repertorio previo de aperturas. Algún conocimien­ to de Fischer sobre el Gambito de Dama debió de estar basado ente­ ramente en un estudio de las par­ tidas de Spassky. Posiblemente Fischer estuvo en guardia desde esta jugada en adelante. En las primeras once jugadas, Fischer empleó 30 minutos contra 10 que empleó Spassky y en las prime­ ras dieciséis 62 minutos contra 35 del campeón. En todas las parti­ das anteriores Spassky había sido con mucho el jugador más lento. Sin embargo, Fischer jugó la apertura conforme al «libro)) y mostró que la posición después de 18 jugadas no es tan igual para las negras como se aceptaba co­ rrientemente. 8 T1A P3A 9 A3D P x P 10 A x P P4CD 1 1 A3D P3T 12 P4TD! P X P! 13 C X P D4T+ 1 4 C2D A5C 1 5 C3A P4A I6 C3C DID!? (Quizá más segura 16 . . . D3C de Stahlberg-Capablan­ ca, Margate 1936) 17 0-0 P X P I8 C X P A2C 19 A4R! DlC (Si 19 . . . D3C 20 C4T D2T 21 T7A) 20 A3C (Esto, en contraste con la manera extrañamente vacilante de su juego en varias fases de esta partida, fue jugado demasia­ do rápidamente. Con 20 C6A las negras no habrían organizado con tanta facilidad sus torres en lAD y ID.) 20 . . . D2T 21 C6A A2 X C 22 A x A T1T-1A 23 C4T TlAR-1D! (No sucumbiendo a la tentación de 23 . . . C4A? que después de 24 C x C T X A? permite la interme­ dia 25 C4R!) 24 A3A (24 D3A parece haber sido universalmente preferida. ) 24 . . . P4TD! (24 . . . C4R 2 5 A X C T X D 26 T X T8A+ ) 25 T6A?! T X T 26 A X T TlAD 27 A3A D3T 28 P3T D4C 29 A2R D3A 30 A3A D4C 3I P3C!? A2R 32 A2R D5C 33 A6T T3A 34 A3D C4A ( 34 . . . A3D!) 35 D3A T1A (35 . . . C4-5R!) (262) 262 B 36 C x C (Si 36 TIA D7D! 37 T X C T x T 38 D8T+ AlA 39 C X T D8A + ) 36 . . . A X C (Ahora no 36 . . . T X C 37 D8T+ AlA 38 A6D mientras que si 36 . . . D X C 37 D7C es difícil de confrontar.) 37 TIA TID 38 A4AD D7D 39 TlA A5C 40 A7A T2D 41 D6A (sellada) D7A (Previniendo un posible P4R-5R de las blancas) 42 A5R T7D 43 D8T+ R2T 44 A X C P x A 45 D3A P4A 46 P4C D5R 47 R2C R3C 48 TIA A6T 237
  • 236. 49 T1TD A5C 50 T1AD A2R (Para acabar con la presión) 51 P X P+ P X P 52 T1R T X P+ 53 R X T A5T+ 54 R2R D x D+ 55 R X D A X T Y. Yz 13) Spassky-Fischer, Defensa Ale­ khine 1 P4R C3AR La sexta oca­ sión en que Fischer emplea seria­ mente esta defensa 2 P5R C4D 3 P4D P3D 4 C3AR P3CR 5 A4AD Más moderna que 5 A2R de Browne-Fischer, Zagreb 1970, y que 5 C5C. 5 . . . C3C 6 A3C A2C 7 CD2D Las alternativas son: 0-0 0-0 8 P4TD como en la partida Keres-Kupka, Kapfenberg 1970, y 7 D2R. '1 . . . O-O 8 P3TR?! Intros­ pectiva. Como 8 . . . A5C podía ser contestada con P3TR, 8 D2R esta­ ba en orden. 8 . . . P4TD! 9 P4TD! Aunque esto lleva a la pérdida de un peón, las posiciones acti­ vas que surgen han de preferirse a las que saldrían de 9 P3A A4A y 9 P3T P x P 10 P x P C3T. Uno percibe que Spassky está tratan­ do de recapturar las grandiosas posibilidades estratégicas del en­ cuentro Spassky-Fischer en la Olimpíada de Siegen, 1970. 9 . . . P x P 1 0 P X P C3T! 11 0-0 C4A 12 D2R Mejor para mantener una guerra posicional con 12 .. . A4A. 12 . . . DIR 13 C4R! 13 D5C D x D 1 4 P x D A2D no encierra ningu­ na esperanza. 13 . . . C3 x P Fis­ cher ha ganado un peón y sólo hay asomos de compensación para Spassky. Si el peón blanco que está en 5R puede mantenerse, hay un problema de comunicación dentro de la posición de las ne­ gras que podría significar un po­ sible ataque por el ala de rey a favor de Spassky. 14 A X C C X A 15 TlR! En todos los aspectos esto es preferible a 15 D4A A2D 16 238 D X PAD con lo cual 16 . . . A3AD 17 TlR DlD da posibilidades so­ lamente a las negras. 15 . . . C3C 16 A2D? El PTD de las negras re­ sulta ser menos diana en 5T que en 4T; por tanto 16 A5C inme­ diatamente es mejor. 16 . . . P5T 1'7 A5C Aparentemente descartan­ do 17 A4C 17 . . . P3T 18 A4T Si 18 ASA?! A4A! 18 . . . A4A Esto es mejor que 18 . . . A3R 19 C4D ASA 20 D2D, pero más promete­ dor que ambas es 18 . . . A2D para jugar . . . A4C seguido de .. . C5A o bien simplemente . . . A3AD. 19 P4CR?! Más natural y menos comprometedor es 19 C4D, por ejemplo 19 . . . A X PR 20 C X A P x c 2 1 cae A x P 22 C x P con diversas posibilidades de ataque ó 19 . . . A X C 20 D X A con más potencia en el centro y, por tan­ to, compensación. 19 . . . A3R Las alternativas son: 19 . . . A2D con la intención P4AR y 19 . . . A X C 263 B 20 D x A P3R! ( Las blancas no tienen ninguna dificultad después de 20 . . . P3AD 21 D4C) 21 D X CD D4C con juego activo en el ala de dama para las negras y sin
  • 237. contrajuego verdadero para las blancas. 20 C4D! ASA 21 D2D Amenaza 22 C6AR+ . Uno recuer­ da que la jugada D2D de las blan­ cas tiene menos punta como re­ sultado de su jugada 16.•. 21 . . . D2D Si 21 . . . A X P 2 2 D X P A2C 23 D3R con algún ataque. 22 TlT-lD TRlR 23 P4A! A4D 24 CSAD Las blancas tienen contra­ juego a cambio del peón, pero to­ davía no está justificado el em­ puje de peones por el ala de rey. 24 . . . DlA Amenaza . . . P6T (263) 25 D3A Criticada por todos. 25 P5A? pierde un segundo peón tras 25 . . . C5A ya que 26 D4A fracasa ante 26 . . . P4CR 27 A X P P x A 28 D X P P3AR y si 29 D6C A2A atrapando la dama. Pero 25 P6R proporciona posibles com­ plicaciones después de 25 . . . C5A cuando: a: 26 D2R con 26 . . . C x P? 27 C5A! o bien 26 . . . C3D 27 P5A!; b: 26 D4C P3C 27 P X P + A x P, según Krogius 28 C5-6R? es bue­ no para las negras por 28 . . . A2A X C; y e: 26 DlA = , puede ser refutada con 25 . . . P6T! 25 . . . P3R! :¡: 26 R2T Sin objeto -apuros de tiem­ po; mejor 26 A3C en busca de P5AR. 26 . . . C2D 2'7 C3D? Me­ jor C5C. Después de la jugada del texto, las piezas negras se coordinan razonablemente. 2'7 . . . P4AD. Pachman sugirió 27 . . . P3AD con la intención del agru­ pamiento . . . AlAR, P4CD y . . . D2C. 28 ese D3A 29 e&D D x e 30 P x D A x D 31 P x A. Fischer, mediante su formación de peo­ nes relativamente indemne, tiene un mejor final. 31 . . . P3A. Esto no remata la deseada contención de las piezas blancas. 31 . . . P6T! 32 P5C! PT x P?! Smyslov anali­ zó 32 . . . P5A! 33 C4C PT X P 34 P X P P4A que difiere de la par­ tida en que el caballo de las blan­ cas no habría llegado a 5R como en la partida. Esta es la posibili­ dad más simple de ganar sugeri­ da hasta la fecha. 33 P x P P4A 33 . . . P x P 34 A X P TlAR es también posible. 34 A3C R2A 35 C5R+ C x C 36 A X C P4C 31 TlAR! Para jugar T4A-4TR-7TR 3'7 . . . TlT! 38 A6A! Si 38 A X T T X A y las negras tienen todo el juego. 38 . . . P6T 39 T4A P'7T 40 P4A! Abriendo la diagonal 6AR- 1TD. 40 TlTD es peor, ya que no quedaría ningún apoyo para un posible P7D. 40 . . . A X P 41 P'JD A4D 42 R3C! Sellada después de prolongada reflexión. Las blan­ cas quieren jugar T4TR. 42 . . . T6T+ Nada sacan las negras con 42 . . . P4R 43 A x P R3R (ó 43 . . . T lTR-lD 44 T x A R3R 45 T X PAD ) 44 A x T T X A 45 T4TR TlD 46 T6T. 43 P3A No 43 R2A T6 X P 44 P8D=D T X D 45 A X T P4R! para atrapar la torre y ga­ nar después de 46 A6A R3R. 43 . . . TRlT! Si 43 . . . P4R? 44 T4TR T X P+ 45 R2A T X T 46 P8D=D 44 T4TR! P4R 45 T'7T+ R3R 46 T'7R+ R3D 4'7 T x P T x P + 48 R2A T7A + 49 RlR R X P 50 TS X A+ R3A 51 T6D + R2C 52 T'7D+ ! La tentadora 52 T6R TlAD 53 A5R T3A 54 T7D+ RlA fue probablemente descarta­ da durante las discusiones del aplazamiento. 52 . . . R3T 53 T7-2D T X T 54 R x T PSC 55 P4TR! La creación y uso de peones pasa­ dos es de primordial importancia en la mayoría de los finales. 55 R2A sería demasiado lento, por ejemplo 55 . . . R4C 56 R2C P5AD 57 RlT P6AD. 55 . . . R4C 56 P5T 239
  • 238. PSAD! Exacta distribución del tiempo. Ahora, si 57 P6T P6A+ 58 R3D PST=D 59 T X D T X T 60 P7T TBD+ ! ! 61 R2A T8TR 62 P8T=D T X D 63 A X T R5A y ganarían el final. 57 T1TD P X P Un incauto 57 . . . P6A + podría perder tras 58 R3D. 58 P6C P5T 59 P7C Tras 59 A x P TlCR! y las negras ganan el final de tres peones contra alfil. 59 . . . P6T 60 A7R! TlCR 61 ABA Igualmente 61 ASA llevaría a unas tablas, por ejemplo 61 . . . P7T 62 R2A R3A 63 R2C R3D 64 R X P (tam­ bién 64 T1T) 64 . . . T7TD + 65 R2C T X T 66 P8C =D P8T=D 67 080+ . (264) 264 N La posición en este fantástico fi­ nal debería haber llevado a unas tablas y justificaba la opinión de Spassky cuando el aplazamiento en la jugada 41.' de que tenía bue­ nas posibilidades de tablas. Fis­ cher también lo apreció así y em­ pleó cerca de 70 minutos desde su jugada 59.• a la 63.•. Continuó ha­ llando las jugadas que le ofrecían las mejores posibilidades prácti­ cas de ganar. 61 . . . P'JT! 61 . . . 240 P6A + habría sido un desastre para las negras en el sentido de que después de 82 R3D estarían en Zugzwang y perderían, por ejemplo 62 . . . P5A 63 R4D! P6A 64 R3D! R5T 65 R4A. 62 R2A R3A Para llevar al rey a que apoye el avance de los peones AR y TR. 63 TlD! P6C+ 64 R3A?! Más exacto habría sido 64 R2C, por ejemplo, 64 . . . P5A 65 T6D+ R2A 66 T10! P6AR 67 R3A P7A 68 R2C o bien 64 . . . P8TR=D 65 T X D R4D 66 TlD + R5R 67 TlR+ R6D 68 TlD + R7R 69 TlAD forzando a Fischer a acep­ tar las tablas. 64 . . . P8TR=D! 65 T X D R4D 66 R2C PSA 67 TllD+ Tras 67 T8T P6AD + 68 RlT P7A gana. 67 . . . R5R 68 TlAD R6D 69 TlD +?? Esto lleva a la derro­ ta. Spassky estaba con apuros de tiempo y la posición no era fácil de calcular. Lo correcto era 69 T3A+ R5D 70 T3A P6A + 71 R1T P7A 72 T X PA+ R6A (ó 72 . . . R6D 73 TIA R7D 74 R2C) 73 T3A + ! R7D 74 A3T T X P 75 T X P= ó 69 T3A + R7R 70 T x PA P6A 71 TlA P7A 72 R X P = 69 . . . R7R 70 TlAD P6AR 71 ASA O 71 T x P P7A 72 T4R+ R6A 73 T6R P8A=D y gana. 71 . . . T X P 72 T X P T2D! Amenaza T8D/T7D+ 73 T4R+ R8A 74 A4D P7A 0-1 Si 75 A X P T7D+ ó 75 T4A T X A 76 T X T R7R 77 T4R+ R6A 78 T8R P8A=D 79 T8AR+ R7R 80 T X D R X T 81 RlT R7R 82 R2C R7D 83 RlT R6D 84 R2C P8T=D+ 85 R X D R6A con una victoria elemental. Spassky: « . . .enfrentado de nuevo con un margen critico de 3 pun­ tos. La presión era nuevamente fuerte». 14) Fiseher-Spassky, Gambito de
  • 239. Dama Rehusado, Defensa Orto­ doxa 1 P4AD P3R 2 C3AR P4D 3 P4D C3AR 4 C3A AZR 5 A4A Fischer, deseando indudablemen­ te dictar la elección de la varian­ te, escoge una línea insólita. Por­ tisch es el principal devoto de la misma. 5 . . . 0-0 Petrosian-Spass­ ky, a.· partida 1969 -Véase pá­ gina 183- continuó 5 . . . P4A 6 PD x P C3T con lo cual 7 A6D! C X P 8 A X A D X A 9 P X P P x P 1 0 P3R de Portisch-Bobotzov, Amsterdam 1971, es un mejora­ miento. 6 P3R P4A Esta es la ma­ nera convencional de hacer frente a la jugada A4AR de las blan­ cas, pero serian jugables 6 . . . CD2D 7 P3TD P3A de Larsen­ Spassky, Palma de Mallorca 1968, y 6 . . . P3CD. "1 PD X P C3A 8 P x P Portisch-Berger, Interzonal 1964, continuó 8 P3TD A X P 9 D2A D4T 10 T1D, partida que Por­ tisch, ayudado por un error de su oponente en la jugada 15.', ganó en 19 jugadas. Como las posicio­ nes del peón aislado de dama ha­ bían sido un rasgo de los matches de 1963, 1966 y 1969, es cuestio­ nable si Fischer se habría lanza­ do a la batalla en un sector don­ de su oponente había mostrado bastante virtuosismo. 8 . .. P x P Generalmente, en posiciones en que las negras tienen aislado el peón de dama, y disfrutan de una buena afluencia de las piezas al­ rededor de él en el medio juego, en tanto que las blancas tienen mejores perspectivas en el final. 9 A2R A x P 10 0-0 A3R Si 10 .. . P5D 11 C4TD 11 T1A T1A! Spass­ ky necesita tener el alfil en 2R si las blancas juegan A5CR; de otro modo preferiría ir a 3CD para apoyar a su debido tiempo la ruptura por el centro . . . P5D. Se siente feliz al posponer la de­ cisión; 12 C X P? permitiría, des­ pués de 12 . . . D x C, 13 D x D C x D 14 T X A C x A 15 P X C la jugada intermedia 15 . . . C5D! ga­ nando material, por ejemplo 16 T5R C x A + 17 T x C A5A. 12 P3TD P3TR! Tratando de apartar a 5CR el alfil de las blancas con su presumible presión sobre el peón de dama aislado. 13 A3C Smyslov sugirió 13 C5CD A3C 14 A6D T1R 15 ASA A X A 16 T X A. 13 . . . A3C 14 C5R 14 A4T 14 . . . C2R! Spassky, estando con tres puntos por detrás, naturalmente rehuye las continuaciones que pudieran colocarlo en posiciones en que unas tablas estuviesen ra­ zonablemente aseguradas pero eso no le conviene, como después de 14 . . . P4D 15 C x C T x C 16 P X P A x P 1 7 A3A T3C 1 8 C4T?? A6C. 15 C4T C5R 16 T x T A x T 17 C3AR Con objeto de jugar A5R y tratar de dominar las casillas ne­ gras 5AD/4D/5R 1"1 . . . A2D! 18 A5R?! Las blancas no tendrían ningún problema después de 18 C x A D x C 1 9 D4D/19 A5R y 18 C x A C x A 19 PT X C D X C 20 D4D, pero probablemente estas posiciones resultan defendibles para las negras. 18 . . . A X C! 19 D X A C3AD 20 A4AR? 20 A3A!; 20 A4D C x A 21 C x C D3A con no más que unas tablas. Fischer está tratando de inducir a Spass­ ky a la aparentemente fuerte P4C 21 A3C P4TR, siendo así que él tiene preparado el hermoso y ne­ cesario recurso 22 T1D!! P5T 23 A5R PSC 24 C2D! C X P! -24 . . . C x C permite 2 5 D x PC+ y dará mate- 25 R X C C X A 26 D4AR TlR 27 C4R! con buenas posibi­ lidades ganadoras -análisis por C. J. S. Purdy. Esta es una de las 241
  • 240. razones por las que los rusos han descrito a Fischer como un juga­ dor experto en celadas. Para el comentarista, esta partida es una doble demostración del modo como los jugadores que se sumer­ gen profundamente en los pro­ blemas de una posición a menudo pasan por alto la táctica más ele­ mental. 20 .. . D3A! Esto impide la jugada A5R de las blancas y por tanto renueva el plan P4CR/ P4TR-5T. Zl A5CD Fischer toda­ vía se aferra al plan de dominar las casillas negras, pero ello con­ duce a la pérdida de un peón. En lugar de eso, podía haber variado con 21 D3C y si 21 . . . P5D 22 D5D TlR 23 A3D con una posi­ ción defendible, ya que después de 23 .. . C4A 24 AlC C3R 25 D4R mantiene la posición en con­ junto mediante la amenaza de ja­ que y 23 .. . C X P? 24 R X e P x P + 25 R3C no es peligrosa para las blancas. Gligoric reco­ mienda 21 D2A P4C 22 A3e P4TR (Más segura 22 . . . e x A 23 PT x e TlD) 23 A5C! con una posición poco clara -si 23 . . . P5T 24 A X C PT x A 25 A X PD. 21 . . . D x P 22 A X C C6A! Con esta jugada intermedia Spassky con­ solida la ganancia de un peón. No tiene que temer 23 A5R C X D 24 A X D P x A. 23 D4C D x D 24 P x D P x A 25 ASR C4C 26 TIA TIA Mejor inmediatamente 26 . . . P3A 27 C4D (265) Con la simple amenaza de 28 C x C 27 . . . P3A?? Spassky, en­ trevistado, dijo: 11• • • cometí un error espantoso. Quizás ello se debió a la ausencia de tensión hasta esta jugada. Pero ahora (después de la edición del match) , al volver la vista atrás, debo de­ cir que no puedo explicar ciertos 242 265 N erroreS.>> Spassky, posiblemente, se habría complicado en las difi­ cultades de final de juego des­ pués de 27 . . .CXC 28 AxC AXA(28 . . . RIA 29 RlA P3A 30 R2R R2R 31 A X A P X A 32 T1TD con lo cual esta torre activa da a las blancas buenas posibilidades de tablas) 29 P x A TIC 30 T X P T X P 3 1 R1A T X P 32 T6T que debían haber hecho tablas. La mejor posibilidad para la victoria es jugar 27 . . . A x C y retener un par de piezas menores en el ta­ blero; técnicamente no sería fá­ cil. 28 A x P! Una combinación desesperada en su forma más sim­ ple. 28 . . . A x C 29 A x A C x A 30 P x C ( = ) 30 . . . TIC 31 RIA Si 31 T X P P4TD! 31 . . . T X P 32 T x P T x P 33 T6TD R2A 34 T X PTD + R3A 35 T7D P4T 36 RZR P4C 37 R3R TSR+ 38 R3D R3R 39 T7CR R3A 40 T7D R3R Y.-Y. 15) Spassky-Fiscber, Siciliana - Najdorf 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 P4D P X P 4 C X P C3AR 5 C3AD P3TD 6 ASCR P3R 7 P4A AZR Para 7 . . . D3C véanse
  • 241. partidas 7.' y 1 1.' 8 D3A D2A 9 0-0-0 CD2D 10 A3D Más usual es 1 0 P4CR, por ejemplo en la partida Minic-Fischer, Rovinj-Za­ greb 1970. lO . . . P4C 11 TRlR A2C 12 D3C Completamente nue­ vo. 12 C5D, utilizada por Velimi­ rovic para aplastar a Ljubojevic en el Campeonato Yugoslavo 1972, puede ser refutada con 12 . . . P x e 13 C5A P3T!! ¡ un análisis colecti­ vo publicado por Ole Jakobsen continúa 14 P5R! P x P 1 5 P x P C x P 18 T x C D X T 17 A4AR P5D! 18 A x D A X D 19 P x A R1A 20 T1R AlD 21 A6D + R1C 22 C X PC!? R X C 23 TIC+ C5C 24 T x C+ R3A 25 A4R P4TR! 26 TIC R3R 27 A x T R x A con tablas probables. 12 . . . 0-0-0?! 12 ... P5C! 13 C5D! P x C 14 P x P R1D 15 C5A AlAR y si 1 6 D3R D4A! 13 A x C! C x AI 13 . . . A x A da a las blancas la oportunidad de un fuerte ataque con 14 A xP y si 14 . . . P X A 15 C4 X PC se­ guida de 16 C X P + y 17 P5R, y 13 .. . P x A es poco apetitosa des­ pués de 14 D7C T1D-1A 15 C x PR. 14 D X P TIO-lA ¿Qué tienen las negras como compensación por el peón? La pregunta se expresa me­ jor así: «Pueden las blancas uti­ lizar su peón de más?ll 15 D3C No 15 D6T P5C 16 C4T D4T 17 P3CD C5C 18 D3T C7A 15 ... P5C Más elástico es 15 . . . R1C -Kro­ gius. 16 C4:T T1T-1C Acertada­ mente se abstiene de recuperar el peón tanto con 16 .. . C4T 17 D2A C x P 18 D x C D4T (ame­ naza . . . A4C) 19 C5AR! ó 16 . . . D4T 17 P3C C4T 1 8 D2A C x P 19 A X P! A X A ( 19 . . . D x A 20 D x C TlT-lC 21 D2A T5C? 22 C5AR!) 20 C6A A4CR! 2 1 D7T! D4C 22 C6C+ D X C3C 23 C7R+ A X C 24 D x D C7R+ 25 T x C Ax T 26 T4D y las blancas ga­ nan. 11 D2A C2D! Alguien con un diferente estilo de juego podría elegir 17 . . . D4T 18 P3CD P4D 19 P5R C5R 20 A x C P X A 2 1 T3R TlD. 1 8 RlC 1 8 P4A!? 1 8 . . . RlC 1 8 . . . C4A! por ejemplo 1 9 C x C P x C 2 0 C3A P5A! 2 1 AlA TlD 22 P3CD;t 19 P3A! C4A 20 A2A Mejor que 20 C XC 20 . . . P x P 2 0 . . . C x C 21 A x C P x P 22 TlAD! D5A (22 . . . D4T 23 A6A) 23 C6A + ! A x C 24 D6C + A2C 25 T x P D x A 26 T7A. 21 C X PA A3AR Las piezas menores negras están fuertemente situa­ das y con esto Fischer tiene al­ guna compensación. 22 P3CR P4TR 23 PSR?! Intentando abrir líneas de ataque contra la posi­ ción del rey negro. Keres sugirió 23 T3R que habría capacitado a las blancas para mantener una prolongada iniciativa, por ejem­ plo 23 . . . D3C 24 C3A! TlD 25 266 B D2R! con amenazas de P5R y C-2D-4A ó 23 . . . P5T 24 C3C P x P 25 P X P A x C 26 T X A C x P 27 A X C A X A + 28 RlA! D2T (Si 28 . . . TIA 29 D4D ó 28 243
  • 242. . . . D2D/D2C 29 C5A) 29 D X D + R x D 30 T X P. También 23 TlAD y 23 D2R. 23 . . . P X P 24 P X P AlT! Por el momento el PR de las blancas está a salvo, por ejemplo 24 . . . A X P? 25 C4-5C P x C 26 C x P A x PCR 27 P X A D3C 28 P4T! � . El ataque sobre él puede irse construyendo gra­ dualmente. 25 C3A TlD 25 . . . T5C! 26 P3TR T5C 26 T x T + T X T 2'7 CSCR? Mejor preparar esto con 27 T3R ó 27 D2R 27 . . . A x P 28 D X P No 28 T X A? D X T 29 C X PA TlAR 28 . . . T2D (266) También 28 . . . A X P!? 29 D X PT? Fischer tiene fama por sus arriesgadas capturas de peones, ¡pero no Spassky! Uno ha­ bría esperado 29 D2A! para tener las piezas blancas trabajando jun­ tas. 29 D8R+ habría llevado a tablas, por ejemplo 29 . . . TlD 30 D7A con repetición de jugadas como 29 . . . AlA permite 30 C5-4R C x C 31 C X C D3C 32 A3C P4T 33 D x PT. 29 . . . A x C 30 P x A D3C+ 31 RlA?! Esta elección ha sido muy criticada, pero si 31 RlT las negras tienen, además de 31 . . . T7D 32 TICD D4T 33 D8T + R2T 34 T2C P4R (34 ... D6T 35 C3A) 35 D6T y si 35 . . . D X PA? 3 6 D6CD+ RlT 3 7 C4R!! como ha analizado Korchnoi, 31 . . . D4T 32 D8T+ R2T 33 T1CD P4R 34 T4C. 31 ... D4T EL ata­ que concentrado de Fischer com­ pensa los dos peones. 32 DST + R2T 33 P4TD! Para evitar D6T+ seguida de A4D/... T3D 33 C6D+ 33 . . . C X P!? 34 A x C T X A 35 R2A T4D?! 35 . . . T2D! 36 D4T A3A amenazando .. . A x P + ; 35 . . . T1D 36 D5R D X PT+ 37 RlC T4D con ata­ que ganador. 36 T4R! TlD?! 36 . . . T x C podía llevar a una su- 244 perreducción de material después de 37 D4D + D4AD 38 T X P; 36 . . . A3A 37 R3C T X C habrían dado mejores perspectivas de vic­ toria. 3'7 D7C! D4AR 38 R3C D4D + 38 . . . RlT! Si 39 D5R TlCR! 40 P4T!! salvaría la pieza. 39 R3T D7D U T4CD D8A+ 40 . . . T2D!? 41 T2C! (sellada) 41 . . . DSTD + 42 T2T D8AD+ 43 T2CD DSTD + Y.-Y. 16) Fischer-Spassky, Ruy López­ Variante del Cambio 1 P4R P4R 2 C3AR C3AD 3 A5C P3TD 4 A X C PD x A 5 0-0 P3A (5 . . . A5CR!? ; 5 . . . D3D) 6 P4D A5CR (6 . . . P X P 7 C X P P4AD de Pé­ rez-Spassky, La Habana 1962, fue mejorada para las blancas en Fischer - Portisch, La Habana, Olimpíada 1966.) 7 P X P D X D 8 T X D P X P 9 T3D A3D (Procu­ rando un control más firme que 9 . . . A x C 10 T X A C3A 1 1 C3A A5C -también 1 1 . . . P3T!? 12 T3D A4A de Hecht-Matanovic, Berlín 1971- 12 A5C A x e 13 P X A! T1AR 14 A X C T X A 15 T X T P X T 16 T1D con lo cual 16 . . . R2R;;!;; de Fischer-Smyslov, Mónaco 1967, tiene el mejora­ miento 16 . . . P4TD! = de O'Kelly.) 10 eD2D C3A 1 1 C4A e x P 12 CD X P (Desviándose de 12 CR X P A3R - 1 2 . . . A4AR 13 P4CR! de Hecht-Westerinen, Berlín 1 97 1 - 13 P3AR AR X C 14 C x A - hasta aquí Bronstein-Lengyel, Moscú 1971 - con lo cual 14 . . . C4A! 15 T3R G-0-0= ) 12 ... AD x C 13 e X A 0-0! (Se hace el enroque por este ala con objeto de utilizar ac­ tivamente los peones del ala de la dama) 14 A3R (Alternativa 14 P3CD TD1R 15 A3R) 14 . . . P4CD! (Para obtener más espacio en el ala de dama. pero es mejor
  • 243. 14 . . . TDlR.) 15 P4A?I (Querien­ do jugar 16 TlAD y 17 P5A. Si 15 . . . P X P 16 T4D. Sin embar­ go, la próxima jugada de las ne­ gras asegura un adecuado contra­ juego a lo largo de la columna CD. Por tanto habría sido mejor 15 T1AD ó 15 C2D y si entonces . .. C4A 16 T3A C5T 17 T x P C x P 1 8 A4D C5T 1 9 C4R con las piezas blancas más activas y mejor coordinadas.) 15 . . . TD1C! 16 T1AD ( 16 P3CD!?- A6T! = ) 16 . . . P x P 17 T4D TRlR 18 C2D (Si 18 T2A P6A! da de lleno en la debilidad de la primera fila de las blancas.) 18 . . . C X C 19 T x C T5R (Mejor T5C! ya que 20 P3TD T6C 21 T x P permite 21 A x PTD! Por otra parte, 19 . . . A4R no sería tan buena como la jugada del texto, ya que después de 20 T x P A x PC 21 T X P el desarrollo de las negras se retra­ sa más.) 20 P3CR (Si 20 RlA A x P 21 P3CR? A X P) 20 . . . A4R 21 T1-2A R2A! (267) (Una torre blanca no escapará a la próxima de las negras con ja­ que eficaz) 22 R2C (22 T2R! A3A 23 R2C T5CD 24 R3A TlR) 22 . . . T x P! 23 R3A (Si 23 T X T P6A 24 T2C-2A P x T 25 T X PD R3R=i= ) 23 . . . P6A 24 R X T P X T 25 T X PO T4C 26 T2A A3D 27 T X P T4TD 28 A4A! (Rechazan­ do la pasiva 28 T2A R3R que amenazaba . . . T5T + ) 28 . . . T5T+ 29 R3A T6T+ (Si 29 . . . A X A 30 P X A T X PT 31 T X PA + R3A 32 T7T fácilmente se llega a las ta­ blas.) 30 R4R T x PT 31 A x A P X A 32 T X PD T X P (Con las blancas pudiendo colocar la torre detrás del PTD, Spassky no ten­ dría ninguna perspectiva de vic­ toria en el final de T + 3P con­ tra T + 2P. El final de T + 2P contra T + P estando todos los peones en la misma ala, está tam­ bién absolutamente desprovisto de una victoria a este nivel o in­ cluso al nivel de ajedrez de casi­ no. Las restantes e innecesarias jugadas se hicieron rápidamente: el total de las 60 se jugó dentro de las primeras cinco horas de sesión. Muchos subdirectores de periódicos, llamados por teléfono para reservar un espacio extra, vociferaron.) 33 T x P T x P 34 R3A T7D 35 T7T + R3A 36 T6T+ R2R 37 T7T+ T2D 38 T2T R3R 39 R2C T2R 40 R3T R3A 41 T6T+ T3R 42 T5T P3T 43 T2T R4A 44 T2AR+ R4C 45 T7A P3C 46 T4A P4T 47 T3A T3AR 48 T3T T3R 49 T3AR T5R 50 T3T R3T 51 T6T T4R 52 R4T T5R+ 53 R3T T2R 54 R4T T4R 55 T6CD R2C 56 T4C R3T 57 T6C T8R 58 R3T T8TR+ 59 R2C T8T 60 R3T T5T Y.-Y. 17) Spassky-Fischer, Defensa Pire 1 P4R P3D 2 P4D P3CR 3 C3AD C3AR (Primera Pire en un match por el Campeonato Mundial) 4 245
  • 244. P4A (El Ataque Austríaco) 4 . . . A2C 5 C3A P4A 6 P X P (Lo más sólido. También 6 A5C+ A2D 7 P5R C5C 8 P6R A X A 9 PRx P + R2D 1 0 e x A D4T+ 1 1 C3A P X P 12 C X P A x C 13 D X A C3AD 14 D1D D4T= ó 6 P5R CR2D 7 PR X P 0-0! ó 6 P5D 0-0 7 A3D P3R 8 P X P P X P 9 0-0 C3A) 6 . . . D4T 7 A3D D x PA 8 D2R 0-0 9 A3R D4TD (También 9 . . . D2A) 10 0-0 A5C! 1 1 TD1D (Después de larga reflexión. Si 11 A4A e X P!. Una alternativa es 1 1 P3TR A X C 12 D X A C3A 13 P3T con más espacio.) 11 .. . C3A 12 A4A!? ( 12 P3TR) 12 . . . C4TR?! ( 12 . . . TDIA 13 A3C P4CD) 13 A3e (268) ( 13 T5D D2A 14 T5CD pero esto permite 14 . . . AD X C 15 D x A? C5D. Si se da la improbable 13 A2D las negras tienen 13 . . . A5D + 1 4 R1T C6C + . Después de la jugada del texto, el escena­ rio está dispuesto para un inte­ resante choque de estilos. ¿Qué otro, además de Fischer, entre los grandes maestros, renunciaría al alfil de fianchetto del flanco 246 de rey con objeto de ganar un peón?) 13 . . . AR X C 14 P x A D X PA 15 P5A (Naturalmente, tratando de forzar la apertura de la posición del rey negro para explotar la ausencia del alfil) 15 . . . e3A! (Esto es mejor que 15 . . . C4R 16 R1T! ó 16 D2A, pero no 16 A4D esAR! mas sorprendente­ mente las negras pueden conside­ rar en serio 15 . . . P x P 16 P x P A x P ya que las ganancias por 17 C5C ó 17 C4D no son eviden­ tes.) 16 P3TR A x C 17 D >< A C4TD (No 1 7 . . . D4R 1 8 A5D!, pero otras ideas de las negras son 17 . . . D5C 18 A6T D X P y 1 7 . . . C4R 1 8 D4A P4TD/D3A.) 1 8 T3D D2A (18 . . . D4R pierde ante 19 A5D e3A 20 P3A! C x A 21 P x C C4T/1D 22 A4D.) 19 A6T ( 19 D3C!?) 19 . . . C x A 20 PA x C D4A+ 21 RlT?! (21 T3R!) 21 . . . D4R!? (La idea de sacrificar la calidad para reducir las posibili­ dades de ataque de las blancas en el ala de rey es inteligente: como compensación, las negras tienen un peón, una torre activa y el PR de las blancas como dia­ na. Pero las negras pueden tam­ bién sobrevivir después de 21 . . . TRIA 22 P x P? PA X P 2 3 P4eR con 23 . . . D4R 24 P5C T7A; si después de 21 . . . TRIA 22 A5C D4R 23 A X C D X A 24 P X P D X D! 25 P x PT + RlT! 26 T3 X D P3A 27 T3C T7A 28 T4A TlAR 29 T4-4e T2AR y entonces pasa a utilizar la otra torre con efica­ cia.) 22 A X T T x A 23 T3R (23 T1R? P4D) 23 . . . TIA! (La acti­ vidad de esta torre fue el factor vital en el sacrificio de calidad de Fischer.) 24 P x P?! PT X P 25 D4A (No puede dejarse a la dama negra tan fuertemente colocada.)
  • 245. 25 . . . D x D (25 D3R!? ) 26 T x D C2D (Algo mejor habría sido 26 . . . T7A, por ejemplo 27 P4TD C2D ó 27 P5R C4D 28 P x P C X T6 29 P X P TIA 30 T4D R2C 31 T8D T8A+ 32 R2T C8A+ 33 R1C C6C+ 34 R2A C5R+ 35 R3A C3A = ) 27 T2A C4R 28 R2T T8A 29 T3-2R C3A (Era impor­ tante impedir que las torres blan­ cas se pusiesen entre los peones negros o detrás de éstos.) 30 T2A T8R 31 T2AR-2R T8TD 32 R3C R2C 33 T2A-2D T8AR 34 T2AR T8R 35 T2A-2R TSAR 36 T3R P3TD 37 T3AD T8R 38 T4A T8AR 39 T2-2AD (Amenaza TIA) 39 . . . T8TD 40 T2A T8R 41 T2-2A (Queriendo jugar R4A se­ guido de T x C, pero era mejor 41 P4TR. Planes posibles para las blancas eran P4TR con P4CR y P5T ó 41 T2C seguida por P4CD-5C. Por el momento, si 41 T2C R3A 42 P4C C4R 43 T7A T6R+ 44 R2A T6T con contra­ juego.) 41 . . . P4CR! 42 TIA T7R 43 Tl-2A T8R 44 TIA T7R 45 T1-2A Ya-Va 18) Fischer-Spassky, Siciliana­ Richter-Rauser 1 P4R P4AD 2 C3AR P3D 3 C3A C3AD 4 P4D P X P 5 C X P C3A 6 ASCR Fis­ cher reemplaza su sospechosa So­ zin -véase partida 4.•- ¡con una favorita de Spassky! 6 . . . P3R 7 D2D P3TD 8 0-0-0 A2D 9 P4A A2R 10 C3A Para preparar P5R. También 10 D2R y 10 P5A. Para 10 A2R véase partida 20.'. 10 . . . P4CD! 1 1 A X C Si 1 1 P5R P5C con lo cual 12 P x P!? P x C 13 D x P AlAR no está claro; 12 P X C P x C 13 D x PA P x P 14 A4T P4TD 15 R1C C5C ofrece contrajuego. 11 . . . P x A Hacer el gambito de un peón con 1 1 . . . A X A 12 D X P es dudoso, por ejemplo 12 . . . A2R 13 D2D T2T 14 D3R Suetin-Csom, Kecskemet 1972. 12 A3D Sorprendentemente nuevo. La usual 12 P5A es refu­ tada con 12 . . . D3C! 13 RlC 0-0-0 12 D4T 13 R1C PSC 14 C2R D4AD. Con objeto de avanzar los peones del ala de dama. Por su parte, Fischer se dispone a pre­ sionar sobre 3R de las negras como medio de socavar la posi­ ción del rey negro. 15 PSA P4TD 15 . . . P x P? 16 P x P A X P 17 A X A D x A 18 C4A seguida de C5D. 16 C4A PST 17 TlAD! Para aprovechar los intentos de rup­ tura con . . . P6C y, después de . . . P6T, jugar P3CD y posterior­ mente P3A. 17 . . . T1CD Keres prefería 17 . . . C4R 18 P3A P6C!? Si 18 . . . D3C 19 A4A! Tras 18 . . . C4R 1 9 PAD X P D x P 20 D X D T x D las esperanzas de vic­ toria de Spassky serían remotas, factor este que entra en sus cálculos. 19 P3TD El ala de dama está bloqueada, pero no entera­ mente segura contra un caballo negro apostado en su 5AD o un sacrüicio de pieza menor en 3TD de las blancas. El macizo centro de peones de las negras deja a las blancas algo agarrotadas. 19 . . . C4R 20 TRIA ¿Está Fischer mostrándose invitatorio, defensi­ vo o pasivo a la expectativa? En lugar de la jugada que ha hecho, las blancas tienen a: 20 D2R b: 20 C4D! con 20 ... C5A 21 D2R C x PT+ 22 P X C D x PT 23 P X P! P7C 24 P x P + ! y el ataque vale por lo menos unas tablas ó 20 . . . C x A 2 I P X P!! con Lo cual 2 1 . . . C x T 22 P x A+ R X P 23 T X C da a las blancas amplia compen- saclOn y 2 1 . . . P X P 22 D x C! P4R (Si 22 . . . D4R 23 TRIA 247
  • 246. RIA/2A 24 TlAD-lR ± ) 23 C4A-6R DlA 24 C7C+ R2A 25 C4-5A retira los caballos venta­ josamente; e: 20 P X P! P x P 21 C4D. 20 . . . C5A 21 AxC 2 1 D2R C x PT + !? 21 . . . D X A 22 TDIR ¿Quieren las blancas las torres en lD/lR o en IR/lAR? Difícil pregunta. Si 22 C4D R1D 22 . . . R1D 22 . . . P4R?! 23 RIT T4C 24 C4D T4T 25 C3D R2A Si 25 . . . P4R?! 26 C3A A3A (26 . . . P4D? 2 7 C3D x P!) 2 7 D3R pla­ neando C2D, P4A y C4C-5D 26 C4C P4T 2'7 P3C T4R 28 C3D T1CD! El sacrificio de calidad no puede ser aceptado, por ejemplo 29 C x T PD x C 30 C3A P X P 3 1 P X P AXPT 29 D2R T4T 3 0 P X P P x P 31 T2A ¡Fuera de la diago­ nal 1AR-5CD! Si 31 C4A D x D 32 T X D T4R! 33 C6C RlD! 34 C X T PA X C 35 C3A A4C. La amenaza es 32 C4A! 31 . . . P4R 31 . . . TlR puede tomarse en con­ sideración, por ejemplo 32 C4A D x D 33 T2 X D P4R 34 C5D + T X C 35 P X T P x C 36 T x A T X T 37 T X T P6D! y también 31 . . . R2C, pero no 31 P4D? 32 P5R. 32 C5A A X C 33 T x A P4D 34 P x P (269) Tanto 34 .. . T X P 35 C4A! como 34 . . . A X P 35 P X A D X PA+ 36 RlC D5D 37 D4R no sirven para las negras en esta posición intensamente interesante, donde, como indica C. J. S. Purdy, el rey blanco sufre de claustrofobia mientras el negro está aquejado de agorafobia, lo opuesto. 34 . . . D X PD? Mejor 34 . . . T1D pues tanto 35 C4A D X D 36 T X D R3D:¡: con 37 . . . T X P como 35 C4C? D x D 36 T X D A X C 37 PA X A T4 X P no son buenas para las blancas. Las blancas pueden hacer mejoras sobre éstas con 35 248 269 N T4A! P X T (35 . . . D x PD 36 C4C A X C 37 T X A) 36 D X A+ T2D 37 P6D+ R1A 38 DSA+ R2C (38 . . . TlD 39 T8R) 39 T7R D3A 40 D8R! ó 36 . . . R1A 37 C x P; hay también, lo que es más seguro, 35 T5-IA D x PD 36 TlD. 35 C4C?! 35 C4A! D2A 36 T X PT con 37 D4R en la mente proporcionaría a las blancas buenas posibilida­ des ganadoras. 35 . . . D2D 36 T x PT? Las ideas son 37 C6T+ y 37 D4A+ . 36 T3A y 36 D4A + R2C 37 T3A para poner a las torres blancas en armoniosa acti­ vidad parecen reclamar una prio­ ridad más alta. 36 . .. A x C! 3'7 PA X A T4D 38 T1AD + Podría buscarse la cooperación de las torres con 38 T4T y si 38 . . . TlD 39 T4AD+ y 40 T4-1A. 38 . . . R2C 39 D4R TIAD! La defensa de la primera fila de las blancas retie­ ne abajo a las piezas mayores que se necesitan para un asalto final contra el expuesto rey de las negras. 40 T1CD Si 40 T X T R X T 41 TST+ R2A deja abierta la primera fila de las blancas. 40 . . . R3C 40 . . . R1C!? 41 T'7T T5D 42 D6C O 42 T x D T x D
  • 247. 43 T6D+ T3A 44 T X T+ R X T= 42 . . . D3A Sellada. En lugar de eso 42 . . . D3R 43 D7C± ó 42 . . . D3D 43 D7C T2A= 43 T7AR T3D 44 D6T! La amenaza es 45 D3R+ . Si 44 P4T D7A ó 44 D5A? D7A! 45 T X P T1-3A gana. 44 . . . D6AR 44 . . . D7A 4 5 T X P 45 D7T D3A Con la esperanza de 46 . . . T2A 46 D6T D6AR 47 D'7T D3A Y,-Y, 19) Spassky-Fischer, Defensa Ale­ khine 1 P4R C3AR 2 P5R C4D 3 P4D P3D 4 C3AR A5C (La par­ tida 13.' continuó 4 . . . P3CR.) 5 A2R P3R 6 0-0 A2R 7 P3TR A4T 8 P4A C3C 9 C3A 0-0 (Tomar peones con 9 . . . P x P 10 C x P A X A 1 1 D X A D X P sería me­ terse en dificultades después de 12 T1D, por ejemplo 12 . . . D5T 13 C5C C3T 14 D3A 0-0 15 T4D D3A 16 D X P ± ó 12 . . . D4A 13 P4CD D XPC 14 C5C C3T 15 A3T D5T 16 D3A T1AR 17 A x A R X A 18 D X PC ganando proba­ blemente.) 10 A3R (He ahí un caso para 10 P x P P x P primero y luego 11 A3R C3A 12 P5D P x P 13 C x P C x C como en Browne-Hort, Wijk aan Zee 1 972 con lo cual 14 D x C A3C 15 D2D, sugerida por Hort, mantendría a las negras bajo presión.) 10 . . . P4D 11 P5A (También 11 P3CD P x P 12 P x P C3A es poco cla­ ra) 1 1 . . . A X C 12 A X A (Inte­ resante es la 4.' partida de Ga­ prindashvili-Kushnir, Match 1969 -sin 7 P3TR A4T- 11 P X A C3-2D 12 P4C P3AR 13 P4A P4AR!) 12 . . . C5A 13 P3CD!? ( Matanovic - Vukic, Campeonato Yugoslavo 1972, continuó -sin 7 P3TR A4T- 12 AlA P3CD 13 P3CD C4T 14 C4T?! C2C! 15 D2A? C3A!) 13 ... C x A 14 P X C P3CD!?? ( 14 . . . P3AR!? = ó 14 . . . C3A 15 TIC P4TD 16 P3T P3CD 17 P4CD PT X P 1 8 PT X P P X P 19 PC x P T6T= ) 15 P4R! (Si 15 P4CD P4TD 16 P3T PT X P 17 PT x P T X T 18 D x T A4C) 1 5 . . . P3AD! (No 1 5 . . . PC x P 1 6 PR x P PA X P 1 7 P6D!) 16 P4CD PC X P (Abrir más columnas con 1 6 . . . P4TD 1 7 P3T PT X P 18 PT x P aumenta la ventaja de las blan­ cas. ) 17 PC x P D4T (270) 2'70 B (Las negras quieren jugar C-3T- 2A y TDIC.) 18 C X P!! (Una fan­ tástica apreciación de las posibi­ lidades que existen en la posi­ ción. El desarrollo retrasado de las negras y la vulnerabilidad de su TD están siendo explotados. Si 18 . . . PR X C?! 19 P X P con lo cual 19 . . . P X P 20 A X P C3T 21 T x P! T X T 22 A X T + ¡ 19 . . . C2D 2 0 P6D! y 1 9 . . . C3T 20 P6D A4C 21 A x P TD1C 22 A5D! A6R+ 23 R1T D6A 24 P6A D xPO 25 P7A son todas muy buenas para las blancas. Lo mis­ mo puede decirse de 18 . . . PA X e 19 P x P C3T 20 P6D A4C 2 1 A X T T X A 22 T X P!) 1 8 . . . A4C! 249
  • 248. 19 A5T? (Más fuerte, quizá gana­ dora, es 19 D3D y si 19 . . . C3T 20 04A! con una gran ventaja po­ sicional.) 19 . . . PA X C 20 A x P + ! (No 2 0 T X P C3A) 20 . . . T x A! (Si 20 . . . R1T 21 P x P P x P 22 A X P gana) 21 T X T 070!? (La recuperación con 21 . . . R X T pro­ porciona a las blancas un ataque ganador con 22 D5T+ . Las alter­ nativas eran 21 . . . C3A 22 D4C R X T 23 TlAR + RlC! -23 . . . RlR 24 O X PR+ C2R 25 P6A! 02A 26 D7A+ y mate inminen­ te- 24 D X P + RlT 25 D X C ga­ naría; 21 . . . DlD 22 D5T C3A 23 Tl-lAR - amenaza T X PC + - 2 3 . . . A3T 24 D4C con u n buen ataque; 21 . . . D6A!? ) 22 D X D (No 22 D5T O x PD + 2 3 R2T D X P4R + 24 P3C D7C + ) 22 . . . A X D 23 TI-lAR C3A 24 P x P (24 T7A! -indicada por Reshevs­ ky- da mejores posibilidades ga­ nadoras, por ejemplo 24 . . . C XPD 25 T1-7A A3T 26 P X P P X P 27 T X PT TIC 28 T7T-7C TlT 29 P4C! ; la mejor 24 . . . P x P! ) 24 . .. P x P 25 T7D A6R + 26 R1T A x P 27 P6R A4R! 28 T X PD T1R 29 TlR T X P 30 T6D! R2A (Si 30 . . . T X T 31 P X T R2A 32 TlAD! = ) 31 T x C T x T 32 T x A R3A 33 T5D R3R 34 T5T P3TR 35 R2T T3T 36 P6A T x PA 37 T5T P3T 38 R3C R3A 39 R3A T6A + 40 R2A T7A+ �-�. ¿Si­ gue Spassky todavía aferrado a su opm10n «creo que la mejor partida del match, la más pura, es la 19.•ll? 20) Fischer-Spassky, Siciliana­ Richter-Rauser 1 P4R P4AD 2 C3AR C3AO 3 P40 P x P 4 C x P C3AR 5 C3AD P30 6 A5CR P3R 7 020 P3TO 8 0-0-0 A20 9 P4A A2R 10 A2R La partida 18.• con- 250 tinuó con la más usual 10 C3A. La jugada 10 A2R se reserva mo­ ver el caballo tanto a 3CD como a 3AR y plantea a las negras la necesidad de tomar decisiones en cuanto a la colocación del rey y a la disposición general de las piezas que quedan por desarro­ llar. 10 . . . 0-0?! La teoría consis­ te en a: 10 . . . P3TR 1 1 A4T C X P? 1 2 C3 x C A X A 1 3 C X PD + ± ; b: 10 . . . P4C 11 A3A P5C? (mejor 11 . . . TlAD) en una partida 1964 Darga-Nievergelt; e: 10 . . . D2A 11 A3A 0-0-0 ( 1 1 . . . TlAD ocurrida en Kavalek-Bras­ ket, Chicago 1 968) 12 C3C! C1R?! 13 C50 P X C 14 P X P A X A 15 P x C A X PAD 16 A x A D X A 17 P X A T2D ± R. Byrne-Mednis, Campeonato USA 1970. 11 A3A 1 1 C3A!? ; 11 P4CR!? 11 . . . P3T. El debilitamiento del ala de rey sólo puede justificarse por la 12.• de las negras. 11 . . . TlA 12 TRlR?! P3T! 13 A4T C X P Kava­ lek-Barden, Londres 1969 y 1 1 . . . D2A son alternativas. 12 A4T 12 P4TR sería digna de considera­ ción. Fischer jugó la mayor par­ te de la partida muy cuidadosa­ mente como si tuviera intencio­ nes de conseguir unas tablas. 12 . . . C x P! 13 A x A! C x D 14 A x D C7 x A No 14 . . . C x C 15 A X P± 15 C x C6AR Si 15 C x C3AD A x C 16 A7R TRlR 17 A X P C5T 15 . . . TlA X A 16 T x P RlA 17 Tl-10 R2R ( = ) 18 C4TD Para penetrar vía 5AD/6CD y amenazando T X A + 18 . . . A1R 19 T x T T X T 20 C5A 20 T x T C X T y 2 1 . . . A3A=F 20 . . . TIC Indudablemente no queriendo unas tablas. 21 T30 La alternati­ va es 2 1 TIA (amenazando P5A) y si 21 . . . R3D 22 C4R+ R2A 23 C3C, pero no 21 P4TD? C5C =F. 21
  • 249. . . . P4TD Z2 T3C P4CD 22 P3CD permitiría la repetición 23 C6T T2C 24 C5A 23 P3TD Si 23 T3A C5C:j: por medio de C x PT/C4D 23 . . . P5T 24 T3A Es posible 24 T3R con la inten· ción P5A. Si 24 T3D TIA pla­ neando . . . C-4T-5A. Z4 . . . TlD 25 C3D P3A! 26 TSA 26 C4C!? 26 . . . TIC 26 . . . C4T!? 27 T3A P4C 28 P3CR R3D?! Mejor 28 . . . T3C para permitir . . . A3C-4T 29 CSA Es posible 29 C2A teniendo a la vista 30 C4C/4R + 29 . . . P5CR?! Esto es demasiado com­ prometido para un final de alfi­ les, especialmente con peones fi­ jados del mismo color que el al­ fil. Mejores eran 29 . . . P5CD 30 PT X P T X P! :¡: ó 29 . . . T3C. 30 C4R + R2R 31 ClR TlD 32 C3D T5D 33 C4-2A P4T 34 T5A T4D 35 T3A 35 T X T P x T 36 R2D =/ :¡: 35 . . . CSD 36 T7A+ T2D Su­ perior a 36 . . . A2D 37 C4C T4AR 38 C4R± y 36 . . . R3D 37 T7CR amenazando C4R+ seguida por C4C + 37 T X T+ A x T 38 ClR P4R? 38 . . . A3A puede ganar. 39 P x P P x P 40 R2D A4A (2'71) 271 B 41 CID! ( sellada) Las blancas es­ tán agarrotadas, pero no tienen ninguna debilidad seria; las ca­ sillas 3AR y 2AD están adecua­ damente protegidas por el caba­ llo situado en lR. 41 . . . R3D 42 C3R A3R 43 R3D A2A 44 R3A R3A 45 R3D R4A 46 R4R R3D 47 R3D. No se deja atraer a 47 C5A + C x C 48 R X C R4D 47 . . . A3C + 48 R3A R4A 49 C3D + R3D. Si 49 . . . A X C 50 R X A C6A 51 R4R= 50 C1R R3A. Después de 50 . . . C6A 5 1 C x C P X C 52 R2D seguida de P3A sin entrada alguna para el rey negro. 51 RZD R4A. Tratar de conservar la ten­ sión mediante 51 . . . P5R con ame­ naza 52 . . . C6A 53 e x e PR x e no conduce a nada, ya que las blancas montan la fortaleza 54 CID seguida por C2A y P3A. 52 C3D+ R3D 53 CIR C3R 54 R3A CSD Y.-Y.. Spassky dijo: ccEn la 20.• perdí una victoria simple. . .)) 21) Spassky-Fischer, Siciliana­ Kan/Paulsen 1 P4R P4AD 2 C3AR P3R 3 P4D P X P 4 C X P P3TD 5 C3AD C3AD Un orden de ju­ gadas preferible a 5 . . . D2A 6 P3CR. Ahora 6 P3CR sería con­ fortablemente refutado con 6 . . . P3D 7 A2C A2D. 6 A3R C3A 7 A3D P4D!? Nueva. 8 P X P P X P! La posición adopta el carácter de una Defensa Francesa. La juga­ da hecha es mejor que 8 . . . e X P 9 C4 X C P X C (9 . . . e x A? 10 C X D C X D 11 T X e R X C 12 A x PTR + ) 1 0 A4D ;;!:; . 9 0-0 A3D! 10 C x C?! No 10 C5A A x e 1 1 A X A P5D!, pero planes mejores para las blancas podrían derivar­ se de 10 A2R con la intención 1 1 A3A ejerciendo presión sobre el PD de las negras o de 10 P3TR 0-0 con una elección de 1 1 TlR, ó 251
  • 250. 11 C4T, ó 1 1 C3-2R con el pro­ pósito de 12 A4AR, ó 11 D3A. 10 . . . P X e 11 A4D 11 A5CR 0-0 es similar a una Apertura Esco­ cesa con lo cual si 12 D3A TIC 13 P3CD A4R plantea problemas a las blancas. 11 .. . 0-0 12 D3A!? Tratando de meter a Fischer en complicaciones; si ahora 12 . . . C5C 1 3 P3TR D5T (No 1 3 . . . C7T 14 D5T) 14 TRIR es un enredo. Nota: 12 . . . A5CR es refutada por 13 A x C. 12 . . . A3R 13 TR1R Si 13 TDlR las negras deberían evitar 13 . . . C5C 14 P3CR! ya que 14 . . . P4AD permite 15 T X A! y 14 . . . D2D 15 C4T! 13 . . . P4AD 14 A x C 14 A5R 14 . . . D x A! 15 D x D P x D De nuevo la posición puede compararse con la Escoce­ sa. 16 TlT-10 Amenaza 17 A4A 16 . . . TIA-ID 17 A2R. Para un reforzamiento contra PD de las negras. La alternativa es 17 C4T apartando el caballo de la diago­ nal 5TD/1R. 17 . . . TlT-te 18 P3eD P5A!? También 18 . . . P5D. La amenaza de Fischer es 19 . . . A5CD. 19 e X P! Spassky trata de conservar alguna tensión; esto explica el sacrificio de calidad a cambio de dos peones fuertes para el final. En lugar de eso, C4T crea nuevos objetivos para las negras después de 19 . . . A5CD 20 P3AD AlAR 21 P4CD P4TD. 19 . . . A x e 20 T x A A x P + Des­ pués de 20 . . . P X P 21 PT X P A x P + 22 R X A T X T 23 A x P la compensación de las blancas es más clara, ya que 23 . . . T7D 24 A3D T X PAR 25 R3C deja la úni­ ca torre negra inutilizada excep­ to para nuevos sacrificios; pero son probables unas tablas. 21 R x A T X T 22 A x P T7D! 23 A x PT. A primera vista 23 A3D es muy prometedora, por ejem- 252 plo 23 . . . T X PAR 24 TlD T5A? 25 A X PTD TlT 26 T6D, pero 24 . . . TlAD hace tablas fácilmente, por ejemplo 25 R3C Tl x P 26 A X T T x A 27 P4TD T6A + 28 R2A T x P 29 T6D. 23 . . . T X PAD 24 T2R! T x T 25 A x T T1D! 26 P4T Apostado para posterior avance. 26 . . . T7D 27 A4A T7T! 27 . . . T x P!? tiene elementos de extremado peligro, por ejemplo 28 P5T T7T 29 P6T RlA 30 P4CD T5T 31 P5C! T X A 32 P6C que gana, como hace también 31 . . . R2R 32 P6C R3D 33 P7T! R3A 34 A5D +! 28 R3C RlA 29 R3A R2R 30 P4CR? ¡La cautela ha sido arrojada por la borda! Esto le permite a Fischer crear un peón pasado y pensar en ganar la partida. Mejor era 30 P3C pla­ neando R3R, P3A y un cuidadoso control del ala; una línea simple podía ser 30 P3C P4A 31 R3R P5A+ 32 R X P ( 32 P X P podría también llevar a unas tablas) 32 . . . T x PA + 33 R3R T7TD. 30 . . . P4A! 3 1 P X P P3A 32 ASe P3T 33 R3C R3D 34 R3A? Es mejor 34 P4A, colocando una barrera contra la proyectada penetración del rey negro detrás de los peo­ nes del ala del rey blanco. 34 . . . T8T 35 R2C R4R 36 A6R RSA 37 A7D T8CD 38 A6R T7C 39 A4A T7T 40 AGR P4T? 40 . . . R5C! seguida de. . . P4T habría sido un procedimiento más sim­ ple para ganar. 41 A7D? (Sella­ da) (272) 0-1 Rendición por teléfono a pri­ meras horas de la tarde siguien­ te. Después de 41 . . . R5C la ame­ naza es tejer una red de mate con . . . P-5T-6T, por ejemplo 42 A6R P5T 43 A7D P6T + 44 RlC T8T+ 45 R2T TSAR 46 P5T T X P + 47 RlC R6C 48 P6T
  • 251. Z72 N con 42 A6A P5T 43 A3A + R x P 44 A6A R5C 45 A3A+ R5A 46 A6A T7A! sólo retrasa el resulta­ do, por ejemplo 47 A70 P4A se­ guida de . . . R5C y . . . P6T + . 6 47 A5D T6A 48 P5T P6T + 49 R2T R5C 50 P6T T7A 51 P7T T X P + 52 RlC R6C dando de nuevo mate. Si hubiese sido 41 R3T! la jugada secreta, habría costado más trabajo refutarla, pero también era posible con 41 ... T X PA 42 P5T T8A!! 43 P6T T8TR + 44 R2C T8T 45 A4A R X P 46 P4C R4R! 47 P5C R3D 48 P6C R3A 49 P7C R2A con lo cual la torre y dos peones pue­ P7T + 49 RlT T8A mate; una den maniobrar por sí mismos línea más fuerte de resistencia parar lograr la victoria.
  • 252. íNDICES 1 PERSONAS Alekhine, 8-15, 20, 42, 50 Alf, 62 Anderssen, 8 Asztalos, 46 Averbach, 29, 34 Benko, 27, 30 Blackburne, 8 Bogoljubov, 8 Boleslavsky, 16, 20 Botvinnik, 13-16, 18-25, 31-49, 52, 54, 55, 58 Botvinnik, padres de, 44 Bronstein, 14-22, 27, 31, 32, 34, 46 Capablanca, 8, 9, 15, 20, 44 Cardoso, 17, 18, 46 Chigorin, 8 Clay, véase Alf Collins, 65 De la Bourdonnais, 8 Dückstein 44 Euwe, 8, 9. 13, 42, 61, 62 Filip, 17 Fine, 13 Fischer, 27, 28, 30, 31, 58, 66 Fox, 64 Fuderer, 18, 19 G�e� �. � � u. �. �. M. � Goldberg, 34 Gunsberg, 8 Janowski, 8 Kan, 21, 35 Keres, 13, 27, 28, 30, 31, 45, 47, �9. 50, 53, 63 Korchnoi, 48, SO, 52-55, 63 2 ACONTECIMIENTOS 1894 Steinitz-Lasker, 38 1927 Capablanca-Alekhine, 9, 15 1935 Moscú, 34 254 Kramer, 65 Larsen, 52-54, 63 Em. Lasker, 8, 9, 20, 31, 38, 50 Lombardy, 65 MacDonell, 8 Marshall, 8 Morphy _ , 8, 9 Najdorr, 44 Nixon (Presidente), 60 Olafsson, 27-30 Organizadores islandeses, 62, 64 Pachman, 44 Petrosian, 46-57, 60, 61, 63 Petrosian, Rona, 52 Quinteros, 60 Ragozin, 34 Reshevsky, 13, 26 Schmid, 65 Simagin, 35 Slater, 62 Smyslov, 9, 13, 14, 18-28, 31-35, 42, 45,48 Spassky, 18, 45,• 46, 50 Spielmann, 34 Saínt-Avant, 8 Staunton, 8 Stein, 48 Steínitz, 8, 38 Taimanov, 18, 28 Tal, 25, 27-45, 47-51, 54, 58, 63 Tarrasch, 8 Tolush, 48 Zukertort, 8 1947 Moscú, 44 1948 Match Torneo La Haya-Moscú, 13, 69-96
  • 253. 1948 Interzonal, Saltsjobaden-Esto- colmo, 18 1950 Candidatos, Budapest, 14, 20, 28 Boleslavsky-Bronstein desem- pate, 16 1 �51 Botvinnik-Bronstein, 13-16, 18, 1 953 22, 32, 97-1 12 Candidatos, Neuhausen-Zurich, 20, 29 1 954 Botvinnik-Smyslov, 20, 21, 22, 24, 113-128 1 955 URSS-Hungría, 46 Geller-Smyslov, desempate, 26 1 956 Candidatos, Amsterdam, 20, 24, 28, 46-47 1957 Campeonato URSS (Moscú) 32 Botvinnik-Smyslov, 20, 23, i29- 140 1958 Campeonato URSS (Riga), 32 Smyslov-Botvinnik, 20, 23, 33, 141-153 lnterzonal, Portoroz, 17-18, 28, 32, 47 Olimpíada de Munich, 24 1959 Campeonato URSS (Tiflis), 18 Moscú, 18 URSS-Yugoslavia (Kiev), 17-19, 24 Spartakiad, 25 Zurich, 29, 30, 32 Candidatos (Bled, Zaf¡reb, Bel- J rado) , 17, 23, 2S, 8, 29, 32, 3, 35, 47, 58 3 APERTURAS 1 P4R P4R Ruy López 3 . . . PJTD 4 A4T P3D, 69, 78, 79, 80 3 . . . P3TD 4 A4T C3A S 0-0 A2R, 70, 73, 74, 79, 134, 137, 219, 234 S . . . P3D, 1 19 5 . . . C x P, 86, 88, 89, 91 Cambio, 245 Cuatro Caballos, 94 Petrov, 21S, 216 1 P4R otras Alekhine : 2 P5R C4D 3 P4D P3D 4 C3AR 4 . . . P3CR, 239 4 . . . ASC, 250 Caro-Kann : 2 C3AD P4D 3 C3A, 141 , 149, 150, 151, 155 2 P4D P4D 3 C3ADÍ l4_b 157, 158, 1S9, 163, 164, 169, 19 , 1� 3 P x P, 193, 194, 197 1960 Panillas rápidas (Belgrado), 32 Riga, 35 Botvinnik-Tal, 36-39, 42, 43, 45, 154-167 Olimpíada de Leipzig, 25, 39, 45 1961 Tal-Botvinnik, 39-41, 45, 168-179 1962 Candidatos, Cura�o. 47, 59 1963 Botvinnik-Petrosian, 47, 180-191 Los An�eles (Copa Piatigors- ky), 4 1964 Leningrado-Moscú, 48 Interzonal, Amsterdam, 19 1965 Zagreb, 49 Matches de Candidatos, 45, 48 1%5-66 Hastin J s, 51 1966 Mar del lata, 26 Petrosian-Spassky, 52, 54, 192- 207 Equipos soviéticos, 45 Santa Mónica (Copa Piatigors- ky), 60 Olimpíada de La Habana, 45 1967 Mónaco, 15 Spartakiad, 5 1 lnterzonal, Sousse, 64 1968 Palma de Mallorca, 52, 54, 55 1969 Petrosian-Spassky, 221 54-57, 208- Yugoslavia-URSS (Skopje), 55, 57 1971 Matches de Candidatos, 61 1972 Spassky-Fischer, 58-66, 222-254 3 PSR, 170, 171, 172, 173, 175, 176, 177, 178 Francesa : 3 C2D P4AD, 76, 85, 87, 98, 106 3 C3AD ASC, 89, 95, 113, 114, 1 17, 1 18, 124, 136, 138, 139, 154, 174 3 C3AD otras, 140, 198, 203, 205 2 P3D, 125 Pire, 246 Siciliana : 2 C3AD C3AD. 120, 121, 201 2 C3AR C3AD 3 P4D P x P 4 C x P CJA S CJAD P3D, 100, 130, 131 6 ASCR, 82, 100, 130, 131, 133, 248, 251 6 A2R P3CR, 144, 145 6 A4AD, 224 S . . . PJCR, 152 4 . . . P3CR. 209 4 . . . D2A, 220 3 C3A PJCR, 202 2 ... P3CR, 135 2 . . . P3D (Najdorf), 219, 225, 230, 236, 243 255
  • 254. 2 . . . P3R 3 P4D P x P 4 C x P P3TD, 208, 216, 252 1 P4D P4D 2 P4AD Tarrasch, 102, 162, 185, 209, 210, 214, 216, 218 Otras 2 . . . P3R, 87, 95, 186, 187, 189, 195, 210, 211, 212, 215, 220, 229, 233, 238, 242 Eslava, 70, 75, 86, 99, 102, 119, 173, 211 Semieslava, 71, 73, 82, 83, 108, 112, 115, 1 17, 147 2 . . . P x P 3 C3AR 3 P3TD, 1 15, 118 3 . . . C3AR, 181, 183, 184 185, 191, 193 Catalana, 76, 184, 194 1 P4D C3AR Nimzoindia : 4 D2A, 90, 91Í 93, 105, 180 4 P3TD, 156, 63, 164, 165, 166, 171 4 P3R P3CD 5 CR2R, 107, 1 14, 133, 134, 135, 136 4 P3R otras, 72, 80, 83, 100, 168, 169, 170, 204, 213, 222, 228 India de Dama, 103, 167, 181. 186, 189, 190, 202, 213 Holandesa , 78, 97, 101 , 102, 103, 104, 106, 110, 152, 166 Benoni Moderna, 155, 224 Benoni Checa, 212 4 PARTIDAS Para jugadores con Blancas BOTVINNIK Bronstein 1951, 97-1 12 Euwe 1948, 71, 82, 93 Keres 1948, 80, 90 Petrosian 1963, 180-191 Reshevsky 1948, 72, 83, 94 Smyslov 1948, 77, 88; 1954, 113-128; 1957, 129-140; 1958, 141-153 Tal 1960, 154-167; 1%1, 168-179 BRONSTEIN Botvinnik 1951, 97-1 12 EUWE Botvinnik 1948, 76, 87 Keres 1948, 69, 80, 91 Reshevsky 1948, 79, 90 Smyslov 1948, 73, 84, 94 FISCHER Spassky 1972, 222-254 256 Grünfeld : -Eslava, 71, 99 4 C3A AlC 5 D3C, 77, 81, 84, 94, 132, 143, 146 5 P3R, 182 4 A4A, 126 4 D3C, 188 4 P x P, 98, 116 Ne�. 88, 108, 111 India de Rey : Saemisch, 142, 144, 160, 174, 175, 176, 177, 179 3 P3CR A2C 4 A2C ().{) 5 C3AD, 109, 120, 122, 123, 124, 129, 130, 131 , 133, 137, 140, 145, 157, 159, 197, 206 Irregular, 161, 162 2 C3AR P3R 3 ASC, 196 1 P4D Misceláneas 1 . . . P3CR, 201 1 ... P4CD, 205 1 . . . P4D 2 C3AR A4A, 90, 1 17 Distintas de 1 P4R/1 PID Inglesa : 1 . . . P4R, 145, 172 1 . . . C3AR 2 C3AD P4D, 92, 146, 148, 149, 150 2 . . . P3CR, 129 2 C3AR, 191 1 . . . P3CR, 139, 183 l . . . P4AD, 151 , 182, 196, 232 1 . . . P3R, 74, 84 1 C3AR, 72, 105, 122, 147, 153, 198, 200 KERES Botvinnik 1948, 74, 85, 95 Euwe 1948, 74, 86 Reshevsky 1948, 78, 88 Smyslov 1948, 70, 81, 92 PETROSIAN Botvinnik 1963, 180-191 Spassky 1966, 192-207; 1969, 208-221 RESHEVSKY Botvinnik 1948, 78, 89 Euwe 1948, 73, 84, 95 Keres 1948. 72, 83, 93 Smyslov 1948, 75, 86 SPASSKY Fischer 1972, 222-254 Petrosian 1966, 192-207; 1969, 208-221 SMYSLOV Botvinnik 1948, 71. 82: 1954, 113-128; 1957, 129-140; 1958, 141-153 TAL Botvinnik 1960, 154-167; 1961, 168-169
  • 255. COLECCION ESCAQUES Ultimas novedades ERRORES TIPICOS Persits - Voronkov Dos experimentados entrenadores soviéticos ponen al lector en guar­ dia frente a los errores que más asiduamente se presentan en la práctica ajedrecista. LA DEFENSA ALEKHINE Eales - Williams El dinamismo de esta defensa y su riqueza de nuevas ideas han hecho que este tipo de apertura logre una creciente popularidad en todas sus variantes. FINALES ARTISTICOS Kasparian Las 300 composiciones integradas en este libro representan lo mejor de toda la obra de Kasparian, el mejor compositor de finales que existe en el mundo. DICCIONARIO DE AJEDREZ Ramón Ibero Este diccionario -único existente hoy en lengua castellana- recoge los conceptos fundamentales y los nombres propios que han hecho h istoria o conforman la actualidad ajedrecística. Contiene el Regla­ mento Oficial.

×